Está en la página 1de 2

Nuestra reunión con el Señor Jesucristo

“Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y nuestra reunión con él…”
2 Tesalonicenses 2:1

I. Introducción.

En muchas partes del mundo se efectúan infinidad de reuniones en las que participan
personas importantes en el mundo político, económico, social o religioso, algunas se
realizan “a puerta cerrada”; otras, en total secreto. Los más poderosos celebran “reuniones
cumbres”, es decir, de más alto nivel e importancia.
Quizás en estas reuniones no participemos usted o yo por no ser personas de ese nivel que
ellos consideran “ALTO”, mucho menos ser invitados para esas reuniones tenidas por
“importantes”. Pero, no me siento mal por eso, ni acomplejado.
Pero habrá una “reunión” muy especial mucho más importante que cualquiera entre
presidentes, reyes o cancilleres, en la cual me encuentro incluido en la “lista oficial de
invitados”. Me refiero a una “reunión” señalada por el apóstol Pablo en su segunda carta a
los tesalonicenses 2:1 “Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y
nuestra reunión con él.
Hemos sido invitados por el ser más importante sobre la tierra, nuestro Señor Jesucristo,
quien es el creador de todo e incluso de nosotros los humanos.
Esta maravillosa reunión exclusiva con Cristo, sí, ¡que me interesa sobremanera! Estoy muy
ilusionado con figurar entre los convidados. No quisiera perderla, por nada del mundo.
¿Estará usted amigo o hermano incluido en la lista de invitado para esta reunión?
Para estar presente en la reunión, es preciso saber cuándo y dónde (Hora y lugar) será
efectuada y que requisitos necesito para entrar.

¿Para cuándo está programada?

“Pero con respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo, y nuestra reunión con
él…” Claramente, la reunión con el Señor está programada para el día de su Segunda
Venida de nuestro Señor Jesucristo (Para el día del RAPTO).
La cuestión del tiempo de la Segunda Venida de Cristo no tiene una fecha exacta, el
mismo Señor da conocer algunos eventos que sucederán antes de su venida en el Capítulo
24 de Mateo, otra evidencia del tiempo lo declara 2ª. Tesalonicenses 2:1-3.
“El día del Señor está cerca.” “Cerca”, en el contexto de la eternidad , donde “un día
es como mil años, y mil años como un día” (2 Pedro 3:8).
“Nadie os engañe en ninguna manera” hay quienes se desesperan o no creen en este
evento ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres
durmieron, todas las cosas permanecen así como desde el principio de la creación” (2 Pedro
3:3-7). Hay quienes se atreven a fijar fechas exactas para el retorno de Cristo, o afirman
que está a la puerta.
Efectivamente, La reunión está en pie. La iglesia no debe desesperarse, sino estar
velando y firmes para cuando el Señor venga no halle haciendo así.
¿Dónde será efectuada? y debemos saber también cómo llegar al lugar de la reunión.

El lugar para la reunión es identificado en 1 Tesalonicenses 4:17. “Luego nosotros los


que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las
nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.”
El lugar de nuestra reunión con Cristo no es ningún punto sobre la superficie del planeta
Tierra. No será en la plaza punto de aquí de los Mochis, o en el recinto del congreso de la
Unión, nuestra reunión con él “en las nubes… en el aire”, y que conste, no volveremos a
vivir en la tierra, a excepción del “reino milenario terrenal”, ya que el texto nos dice “y así
estaremos siempre con el Señor”. En el lugar que él está preparando para los que le
aman y obedecen.

¿Cómo llegar? a esa reunión (¿Cual es el mapa a seguir para llegar?)


Es necesaria una transformación del cuerpo mortal a un inmortal
Para los muertos en Cristo (1ª. Tesalonicenses 4:13-16). Se podrá llegar con un nuevo
cuerpo espiritual, el cual traspasa la barrera de lo material, subiendo sin dificultad y
reuniéndose con el Señor “en las nubes” para jamás volver a la tierra.
Para los vivos en Cristo “Luego nosotros, los que vivimos, los que hayamos quedado,
seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire” (1
Tesalonicenses 4:17). “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos
seremos transformados” (1 Corintios 15:51). Es decir, no todo cristiano morirá físicamente.

El traslado a la reunión con Cristo “en el aire” .


1. El traslado a la reunión Cristo no lo efectuamos nosotros a través de gestiones o arreglos
de nuestra parte. Más bien, Dios mismo nos arrebatará, llevándonos arriba a la reunión “en
el aire”.
Cristo no viene silenciosamente, sino “con voz de arcángel, y con trompeta de Dios”.
El ladrón no anuncia su acercamiento, sonando trompeta, pero Cristo, sí, ¡lo hace!
Al venir Cristo, lo que sorprende es que viene “como ladrón”
¿Qué es lo que sorprende “como ladrón”? “Pero vosotros sabéis perfectamente que el día
del Señor vendrá así como ladrón en la noche; que cuando digan: Paz y seguridad,
entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y
no escaparán. Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os
sorprenda como ladrón ” (1 Tesalonicenses 5:2-4).
(3) El tiempo de la Segunda Venida sorprende, pero no a los cristianos despiertos
sino solo a la gente que duerme en las tinieblas de la ignorancia y el pecado.

QUIENES SON LOS INVITADOS A ESTA REUNION 1 Tesalonicenses 5:8-11.

Los que son del día


Los Sobrios
Los vestidos correctamente
EL REQUISITO PARA ENTRAR: Hechos 2:38, añadiendo Creer, Arrepentirse, Bautizarse.