Está en la página 1de 24

BOLETil

r^lV^lCAL
^"ini'"i¡in"'iíini'"i pi^tTT

Sumario correspondiente al mes de


fyz< M a y o
Sección Siteraria
T^úsicos TA-ayores de
ayer.-(íDon ' J u a n V í n o -
lo ©aforio) ]. Torró Jorda.
6n el centenario del ro-
manticismo José Subirá
£o Que hacen en otras
naciones Miedes Aznar
Copleros y xoraueleros.. P. C. ^
T^uestros grandes artis-
taS,-(GaspaP CaSSadÓ), Modesto Rebollo
Charlas )ossach d'Alacant
TAusicales., .' A. S.
•Ceatros
61 "Ceatro Sírico 9^aclo-
nal (£os noveles, tema
fundamental) Arturo Mori
Orfeones
61 O r f e ó n C a t a l á n . . Eduardo Torres
Sociedad Coral de "Co-
rrelavega
©esdeCBijón. (Orfeón
Ovetense. - Sociedad
^TÜarmÓnlca) ). Martir.cz

* »/í^A

'rKj^
r I
Consultor profesiona.
BGLtTIN MUSICAL establece en su formato una nueva sección, titulada "ConSUltOF p r o f e s i o n a l "
c(ue esperann)s seía bien aco<5¡cla por su mani[iesta utilidad, ya (|uc en ella se dará cuenta de las vacan-
: —: :- : :- ; tes existentes en todos los sectores musicales. :- ; :- : :— :
Para cjue nuestra idea rinda el beneficio que esperamos, es preciso que, tanto los señores Mú.sicós Ma-
yores, como Directores de Bandas Vlunicipales, Maestros de Capilla y demás entidades musicales, nos
-o- —o- ayuden remitiéndonos nota detallada de las vacantes exi.stentes. - o - - o -
Al implantar esta nueva sección, creemos completar la significación de nuestro ideario, al mismo tjempo
-:- -:- que ofrecemos a nuestros lectores, una sección de \'erdadera importancia. -:- -:-

"Núm. d e Residencia de la
Cuerpos Clases Instrumentos vacantes Plana Mayor

Regimiento Reina, i (') Clarinete Córdoba.


ídem Soboyci. 6 Bajo Madrid.
Idein Soria, o Fiiscorno Sesilla.
Idein Geroiici, ii Trompeta Zaragoza.
ídem Bailen, 14 í^^larinete Logroño.
ídem Toledo, T,^ niscorno Zamora.
ídem San Marcial. 44 rliscorno o trompeta . Burgos.
ídem San Q u i n t í n , 47 Bajo Figueras.
ídem Clarinete • • ídem
ídem Asia, f 5^ Flauta Cjerona,
ídem Saxofón si bemol . • • ídem.
ídem Caja ídem.
ídem Cádiz, Ó7 Trompeta Cádiz.
ídem Clarinete o requinto . ídem,
ídem La Victoria. 7Ó Bombo Salanianca.
ídem Trompeta ídem.
Regimiento Ordenes Militares, 77 Lid uta Astorga.
Batallón Mon. Alba de Tormes, z Trompeta Ronda.
ídem Trompa ídem.
ídem Fjstella, 4 Corneta Granojlers.
ídem Caja ídem.
ídem Reiis, ó Clarinete . Ma nresa,.
ídem Saxofón alto • ídem.
ídem Bombardiiio o bajo. . ídem.
ídem La Palma, 8 Crompeta si bemol • • faca.
ídem Langarote, 9 Caja • Alcalá Henares.
ídem '. Trombón ídem.
Primera media Brigada Cazadores Larache- Clarinete Larache.
ídem •• Saxofón tenor ídem,
ídem LldUtd ídem.
Academia Especial Infantería Bombo .. Toledo.

(') Est<»í plrtzas se anunciaron en el Diario Oficial, núm. 1 14 correspondiente al 24 de Mayo de 1070. verijicandose las oposiciones pasa-

do»
do veinte días de su publicación. ' ' . '
•1

Wépo 1<Í50 Bstéttn lüusical

M: ioJSo:
CONCIERTOS .••;.°í-.
•o-Z-o;

Sociedad Tilarmónlca Tercera parte, - a) Gebet, plegaria), b) Pasto-


ral, c) Marcha; Haendcl. d) Danza ác «La vida
Tercera parte. - Cuadros de una exposición.
I. Gnomus. II. El castillo medioeval. 111. Tullerías.

dé T^adrid breve»; Falla, e) Zapateado; Sarasatc.


Cuarta parte. — IV Sonata en re mayor. I. Ada-
Disputas de niños después del ¡uego. IV. Bydlo.
Una carreta polonesa de enormes ruedas arrastra-
gio. II. Allegro. !11. Larghetto. IV. Allegro. da por bueyes. V. Baile de polluelos dentro del
"Ceatro de la Comedia cascarón. VI. Samuel Goldember y Schumuyle.
Dos judíos poloneses; uno rico y otro pobre. Vil.
Concierto celebrado el 9 de Mayo: Alma Moo-
Concierto celebrado el día i^ de Abril tle 1950 «Limoges». El mercado. Vlll. Catacombe. Sepul-
dié (violín); Enrique Aroca (piano de acompaña-
por el Trío Húngaro: liona Kraus (piano); Alice crum romanum. IX. La Cabana sobre patas de
miento).
Molnar (violín); Laszió Vincze (viblonceiló. gallina. X. La puerta de los Bohatyrs de Kiew;
PROGRAMA Moussorgsky Ravel.
PROGRAMA
Primera parte. — Sonata VIH, en sot mayor, op,
Primera parte.-Trio en re mayor, op. 70,
50, núm. 5.1. Allegro assai. II. Tempo di minuetto. -••-
núm. I.
III. Allegro vivace; Beetlioven.
I. Allegro vivace con brío. II. Largo assai ed
espressivo. III. Presto.
Segunda Darte. — Sotiata en sol menor, para
violín solo. 1. Adagio. 11. Fuga. III. Siciliano. IV.
Conciertos ©aniel
Segunda parte. -Trío en mi bemol mayor, op. Presto; L S. Bach.
70, núm. 2. "Ceatro de la Comedia
Tercera parte. - Concertó XXII". en la menor.
1. Ppco sostenuto. - Allegro, ma non Iroppo.
I. Allegro modéralo. II. Ada gto esprcssivo. ilí ri- Concierto celebrado el 1 4 de Mayo por el pia-
II. Allegretto. 111. Allegretto, tiía non troppo. IV. Fi-
nale con anima; Viotti. nista francés Gil-Marchex.
"«IÉ; Allegro.
Cuarta parte, —a) Seis danzas rumanas; Bartok.
Tercera parte. - Trio en si bemol mayor, op. 97. PROGRAMA
b) Tarantela; Sarasate.
I. Allegro modéralo. II. Scherzo. Allegro. 111. Primera p a i t e . - 5 1 Variaciones en do menor;
Andante cantabile, ma con moto. iV. Allegro Beethoven.
modéralo.
"Ceatío Cervantes Preludio, Coral y Fuga; César Franck.
Segunda parte.—Musette en rondeau et tam-
Conciertos celebrados los días 50 de Abril y 1."' bourin; Rameau.
Concierto celebrado el z 8 de Abril por la So-
de Mayo por la Orquesta Sinfónica de Madrid, di- Le bovolet pottant; Couperín.
ciedad de Instrumentos dntig;uos: Marius Casade-
rigida por el maestro Arbós. El Cucú; Daquin.
Wi! (ouintón); Mme. Lucette Casadesus (viola de
Día ^o de Abril: Giga en do mayor; Scarlatti.
gamba); Henri Casadesus (viola de amor); Mau-
fice Revilliers (bajo de viola); Mme. Regina Pa- Pavana a una infanta difunta; Ravel.
PROGRAMAS
tOrni-Casddesus (clave). Five o'clok (Fox-Trot); Ravel.
Primera parte. - L a s bodas de Fígaro; Mozart. Tres saudades del Brasil; Darius MiRiaucf.
PROGRAMA Los pííjaros; O . Respighi. Allegro bárbaro; Bela Bartok.
La alborada del gracioso; M. Ravel. Tercera parte.—Scherzo en si bemol menor;
Primera parte.-Suite Flamande; Jean Ancot.
Segunda parte. -Tercera sinfonía, en mi bemol. Chopín.
<)Minucto; Loeillet. b) Adogio; Ariosti. c) Ron-
I. Allegro con brío. 11.- Marcha fúnebre. Adagic Cuatro Preludios: La Catedral Sumergida. Lo
•"ó; Sacchini.
assei. IH. Scherzo. Allegro vivace. IV. Finale. que ha visto el viento del Oeste. La danza de Puck.
' Segunda parte. -• a) Preludio y fuga; j . S; Bach.
Allegro molto; Beethoven. Minstrels; Debussy.
-'•} Cappriccioso: Desmarets. Divertissement; Ni-
Tercera parte. —Canciones rusas, a) Canto re- R^ipsodia españolo; Liszt.
co?ey.
ligioso, b) Canto de Navidad, c) Lamento, d) Can-
Tercera parte. - Les Récréations dé la Cam-
to cómico. «Y° l"^ bailado con el moscardón>. -••-
P«¿l>l;; Ch. F. Clémént.
e) Leyenda de los pájaros, f) Cqnción de cuna,
g) Ronda, h) Coro y danza de aldeanos; Liadow.
Concierto celebrado el 7 de Mayo: Alma Moo- El sueño de una noche dé verano. Scherzo; Men- Sociedad Tilarmónicar*
delsshon. Salomé. Danza de los siete velos; (pri-
«', '«ie (violín); Enrique Aroca (píaílo de acompa/ía-
'.y>«>iento). mera vez); Slraus!. de Valencia
|ueves 1.'' de Mayo segundo concierto. • *" ^
•:'':''- ' PROGRAMA' , Primera parte.-U)S n^urmultoti de la selva. Concierto celebrado et día 4 de Abril de 1950
\^y^ primera:parto.-Sonata en mi menor. I. Alle- Tannahauser.-pteTudlo'del acto tercero. Los maes- por el Cuarteto Lener de Budapest.
íj?]]|||<i)»il. Metiuetto. III Gavota. IV. Ritornello. V. tros cantores Preludio; R. Wagner. PROGRAMA
Veraclni. Segúrt'da paAe. —Quinta sinfonía, en re'mayor. Primera parte - Cuarteto en sol mayor. (Petqr* • it
'iScgondd parte. -Parlila'eti re mcnar, para vio- I. An«¿(<ítt¿' anfaüiie. II. Lento. Quast andante. núm. \i). I, Allegro \i\ace assai. II. Miaúetta. ' ,.
lir.''kléífc{''l>um-|Jáó. IV. Ane#''b ri*o!utb-¿coñ' Allegrífto'. III. Andíinte cantabile. IV. FÍMIÍ.' K W - ' ; . ' ^ \
1n1&; K^«tkow»Ly. . < to allegro; Moíart. , /-¿i
Boletín lUusical JUapo 1950

PROGRAMA
Segunda purte. -Cuarteto en fa mayor. I. Alle-
gro modérate. II. Assez vif tres rliytmé. III. Tres Sociedad filarmónica Primera parte.—Las Bodas de Fígaro; Mozart.
lent. IV. Vif et agité; Ravel.
Tercera parte. —Cuarteto en fa mayor, o|). 90. de T^álaga Los Pájaros, Preludio, La Paloma, La Gallina, El
Cuco, Finale; O . Respiglii. La Alborada del Gra-
I. Allegro ma non troppo. II. Lento. III. Molto \ ¡ - cioso; Ravet.
vace. IV. Vivace ma non troppo; Dvorak. Concierto celebrado el 8 de Mayo de 1950 por
Segunda parte, -Sexta Sinfonía en fa. Apaci-
Elise Menagé Challa (cantante); Luis López Mu-
bles sentimientos que se experimentan al llegar al
ñoz (Pianista acompañante).
Concierto el r i de Abril por Gaspar Cassadó, campo. Escena junto al arroyo. Danzas Pastoriles.
violonchelista y Emile Hekking, pianista. PROGRAMA Alegría y reconocimiento de los pastores despuCs
Primera parte. - Der |ager. El Cazador; |. de la tempestad; Beethoven.
PROGRAMA Tercera parte.-Cuadros de una exposición,
Brahms.
Primera parte. -Toccata; Frescobaldi. Gnomus, El Castillo medioeval, Tullerías, Bydlo,
Guten Abcnd. Buenas noches; ). Brahms.
' Sonata en sol. I. Allegro assai. II. Adagio can- Auf dem Kirchhofe. En el Cementerio. |. Brahms Baile de polluelos dentro del cascaron; Samuel.
tabile. III. Rondó; Brebal. Der Schmied. El Herrero. |. Brahms. Goldember y Schumuyle, «Limoges», Catacombe.
Segunda parte. —Sonata en la menor. I. Intro- La Peine. Moussorgsky. Scpulcrum romanum, La Cabana sobre patas de
ducción y allegro. II. Sclierzo. III. Adagio. IV. Trouble. Moussorgsky. gallina. La puerta de los Bahatyrs de Kiew; Mous-
Allegro pnal; Cassadó. sorgsky-Ravel.
Un Brave.' Moussorgsky.
Segunda parte. - L a mujer del soldado; Rach- Segundo concierto:
Tercera parte. —Melodía; Tschaikowsky.
El vuelo del moscardón; Rimsky-Kór.íakoff. maninoff.
PROGRAMA
Serenata napolitana; Sgambatt. El campo de trigo. Algunas veces. Canción po-
pular rusa. Crepúsculo. Canción popular rusa. Primera parte. —Concertó Grosso, en sol me-
Capricho húngaro; Dunkler.
Acuérdate. Canción popular rusa; Rachmaninoff. nor número 17, Largo afectuosso, Allegro ma non
Tercera parte. - Pendant la pluie; H. de Bock. troppo, Larguctto, Allegro; Haendel. Viaje de Sig-
' Concierto el 1 <• de Abril por la Orquesta Sin- frido por el Rhin; Wagner.
Le díplí; H. de Bock. ,
fónica de Valencia, dirigida por el maestro, |. Ma- Segunda parte. - Quinta Sinfonía en re mayor,
l'Attente inutile; H. de Bock.
, nuel Izquierdo. Allegretto amabile, Lento, Allegro burlando, Alle-
La plume d'autruche; H. de Bock.
Granadina; j . Nin. gro risoluto e con brío; Miaskowsky.
PROGRAMA
El Vito; |. Nin. Tercera parte.—Aventuras de un cochecito de
Primera parte.—Lohengrin. Preludio; Wagner. Corazón inquieto; |. Nin. , niños. En Voiture, El Guardia, El Organillo, Pe-
La Procesión Nocturna. Poema sinfónico; H. Cantares; |. Turina. rros, Sueños; ). Carpcnter. El Albaicín; Albéniz •
Rabdud. Arbós. Danza Final de «El Sombrero de Tres P¡-
. Fantasía; Glazounoff. cos>( Falla.
Concierto celebrado el 24 de Mayo por Josepna
Segunda parte.-Octava Sinfonía, en fa, op. Lerln (piano).
9J.'I. Allegro vivace. II. Allcgretto scherzando. Conciertos celebrados los días 1 1 y 11 de Mayo
PROGRAMA ,
III. Sentpo di minuetto. IV. Allegro con brio;
Primera parte. -Rondó, en sol mayor, op. f 1, de 1950, por la Orquesta Sinfónica de Madrid,
Beethoven.
núm. i\ Beethoven. ^ Dirigida por el Maestro Alemán Heinrich Laber^
Tercera parte. - Dos apuntes sinfónicos, a) Es- Primer concierto:
Sonata, en sol menor, op. zz. I. Allegro vivace.
tip. b) Invierno; Luis Sánchez.
II. Andantino. Ili. Scherzo. IV. Rondó Presto;
Los Preludios. Poema sinfónico; Listz. PROGRAMA
Schamann.
Segunda parte.—Polonesa, en do sostenido Primera parte. — Los maestros Cantores, Wag-
Concierto el 50 de Abril por Leopoldo Querol, menor, op. z6. núm. 1. Berceuse. Impromptu, en ner. Sinfonía en si bemol mayor, Allegro assai -
pUnitta. la bemol, op. xq; Chopin. Andante, Presto; Jnan Cristian Bach.
Sonata, en do; Scarlalti. ' Segunda parte.—Séptima Sinfonía en la, Poco
PROGRAMA ' sostenuto. Vivace, Allegretto, Presto, Assai meno
Tercera parte. - Córdoba; Albjniz. Asturias;
Albíniz. prestq, Allegro con brio; Beethoven.
Primera pirte.--Sonata, op. f. I. Allegro maes-
' ' tei*(>. . U. Andante espresivo. III. Scherzo. Allegro Murmullos del viento^ Sauer. Tercera parte. — TristeSn e Iseo; Preldidio y mué-
eaícgico. IV. Intermezzo. Andante molto. V. Fina- Rapsodia húngara, núm. 15; Liszt. te de Iseo. Tannhau^er; Wagner.
\n. Alfraro. mpdcrato ma rubatq. Segundo concierto:
_ . ••-^.,- /
Seguixld parte. - Danza valenciana en la mayor; PROGRAMA
Cuetta. '
'S- ' La viudita del conde Laurel; Osear EspM. Sociedad Tilormónica Primera parte.-Suite, Allemande, Sarabande,
Cibell. Henry PurcelL El Carnaval Ronvan6,Ober-
.'^afi^a {ioal del ballet Sonatina; Halffter.
",'. 'NavárraV Albeniz, de Oviedo tura; Berljoz. / *
Secunda parte. - Quinía Sinfonía eii do menor, '
^'¿i'^^f'^'P^'' parte.-^BárceirQÍd,;pp. bo. Bcrceuse,
Conciertos celebrados los días 1 f y 1 ó de Mayo Allegro csn brio, Andante con mo^o, Scherzo,'Pi- ,
, S^l^erzo «n Ao sostenido, op, 79. Polo-
de I9}<^| por la Orquesta Sinfónica de Madrid, nale, Allegro molto; beethoven.
1 befpoi, op. ^\\^ Chopin.
t-4Í*«l|« lfC|IU9B^4))dIlt»(C«aldBltf CMi Tercera' parte, - Nocipco»; [ulio Gó|nei> Tría^v --
'5 ' ¡ . ".:' ' »». '!«'.< • ., -JA,^ »

,'.,•<' J ' "* •- ' «.i* Irt '.'• 'í '-*' ' t '1
lüayo 1950 Boletín IDusical

Sociedad filarmónica 'Ceatro principal de "Ceatro de Sarcelona


de Segovia £eón Dom ingo I I de M a vo de 1050. —Concierto de
homenaje dedicado al maestro Tomás Buxó, con la
colaboración de Mercc Plantada, soprano; Anna
Concierto de Piano celebrado el día i^ de Abril Conciertos celebrados los días ib y 17. por la
Roig, pianista; | o a n S a g a l á , tenor; Bernardi G á l -
•de 19^0. fl Cíirgo de Enrique Aroca. Coral Vallisoletana. Bajo la dirección del maestro
\ez, violoncellista: Pere Vallriber.i. pianista.
García Blanco. Primer concierto:
PROGRAMA Programa. - Primera parte: Dintre el jardí;
Primera parte. — Balada en la bemol ma\Ar, PROGRAMA C a n f ó d'amor; Si jo fos blanca petita flor; Record
Nocturno en do menor; Chopin. Chacona; Baeh- de Solsona; La mes hermosa; Romanea sens páran-
Primera parte. - Ay.por entrar (Danza Asturia-
Busoni. les; Diada d'amor (estrena); Matinal; Clavell
na; seis voces mixtas); L. Marcos. Dicen que no
Segunda parte.—Sonata appassionata, Assai- d'amor; (|oan Sagalá).
me quiere (Canción Casiellana; solo y cinco voces
Allegro, Andante con moto, -Mlegro ma non troppot mixtas); G- Blanco. Canción de Marinero ( C a n - Segunda parte: Allegro appassionato; Scherzo
P r e s t o ; Beethoven. ción Asturiana: seis voces mixtas); B. Fernández. sobre un tema popular; (Bernardi Gálvez). Sonata
Tercera parte. — Clair de Lunc; Debussy, jueves Por los aires van (Canción Leonesa; seis voces •en si menor (estrena); Allegro modéralo; Scherzo;
mixtas); M . llriartc. |ota del Olni (Canción C a - Con fantasía-Allegro; (Anna Roig).
Santo a media noche; Turina. Allegro de concier-
l o , Danza; G r a n a d o s . talana; seis voces mixtas); E. Morera. Tercera parte: Pirinenques (Cicle de sis melo-
Segunda parte.—Super fluinina (Salino 156; dies); La monja (Glossa de la canfó popular);
seis voces mixtas): CI1. G o u n o d . Oh esus mi ami- C a n y ó de taverna; El blat és segat (estrena); (Mer-
' Concierto de guitarra, celebrado el día ó de
go (Coral; cuatro voces mixtas); |. S. Bach. O cé p l a n t a d a ) .
M a y o de 1950, a cargo de Agapito Marazuela.
Sacrum convivium (cuatro voces mixtas); G . Blan-
PROGRAMA co. Hic vir (Antiphona; cuatro voces mixtas) (Siglo
-••-
XVI); T. L. Victoria.
Primera parte,—Minuetto; Sors. Evocación,
Tercera parte.—Canciones de cuna (Castella-
C a p r i c h o árabe; Tárrega. Leyenda; Albéniz.
Segunda p a r t e . — D a n i a andaluza: Granados,
nas; seis voces mixtas); G . Blanco. Sardana de las
Monjas (seis voces mixtas); E. Morera. Ay larala
disociación de Cultura
fandaguillo; Turina. Impresiones de España. M a - '
lats. Variaciones; Mozart-Sors
(Canción de ronda; seis voces mixtas); F. Apari-
cio. Tengo de darte una rosa (Canción Castella-
T^usical
Tercera p a r t e . ^ - M o m e n t o musical; Schubert.
na; seis voces mixtas), Antonio |osé. Canción de Conciertos celebrados por las diferentes dele-
Nocturno; Chopín. Trémolo, Golchalk. G r a n jota;
trilla (Castellana; solo y cinco voces mixtas), |otas gaciones de la Asociación Cultural en España:
Arcas-Tárrega.
Castellanas (seis voces mixtas); G . Blanco.
MADRID
-••- El 16 de Mayo.—Alejandro Uninsky, pianista.
Segundo Concierto:
TOLEDO
'Ceatro Guimerá de PROGRAMA
El 4 de Mayo. - Regino Sáinz de la Maza, guita-
Primera p a r t e . - - C a e la nieve (Canción Astu-
5anta Crus de Tenerife riana; seis voces mixtas); B . Fernández. Foliada
rrista.

de Negreira (Canción Gallega; seis voces miKtas);


Recital de piano por Diego G a r c í a de Paredes, |. Doncel. Eres alta y delgada (Canto de romería Raphael Lañes, violoncellista, y Antonio Rivera,
•con el siguiente programa. Castellano; ocho voces mixtas); ). Manzanares. pianista, han sido los encargados d e dar los c o n -
P r i m e r a , parte-,—«Sonata»,. O p , f ? . (Appas- Canto de Arrieiro (Canción Gallega; seis voces ciertos en las siguientes capitales:
sionata), a) Allegro a«sai, b) Andante con tnoto, mixtas); |. Doncel. Danzas Castellanas (seis voces En Lorca, el ó de Mayo.
•c) Allegro, man nori tfoppo; Beethoven. mixtas); G , Blanco. En Cartagena, el 7 d e Mayo.
Segunda parte.—«Preludio» en do sostenido Segunda parte.—Ave María (cuatro voces mix- En Murcia, el 8 de Mayo.
•menor; Rachmaninoff. «Dos estudios» ( O p . 10, tas) (Siglo X y i ) ; |. Arcadelt. Caligaverunt ocul- En Alicante, el 9 de Mayo.
númeíos v y 4)! Chopín. «Carnaval», O p . 9, méi (cuatro voces mixtas) (Siglo XVI); T. L. Vics En Alcoy, el 10 de Mayo.
Preámbulo. Pierrot, Ariefluin, Vals noble, Euse- torla. Ld Conjianza (Cor.al del Oratorio Elijat; En Almería, el 11 de Mayo.
biut, Plorestaq, Coqueta réphca, Papillons, cuatro voces mixtas); Mendeissohn. Largo religioso En G r a n a d a , el 15 de Mayo.
A. S, C . H . , S. C . H. A. .Letras danzantes), (cuatro voces mixtas); Haendel. En )aén, el i ? de M a y o .
Chiarina, Chopín, Estrella,> Reconocimiento, Pan- Tercera parte. — Ay que me muero de sed ( C a n - En Huelva, el 1 7 de Mayo.
íalón y Colombina. Vals alemán, Intermezzo; Pa- ción d e N o c e d o (Leórt); solo y seis voces mixtas); En Cádiz, el 19 de Mayo.
ganini, Repeticióa del Vals alemán. Aveu; Paseo, F. Aparicio. Ah, dicen que ya no me quieres ( C a n - En ierez, el 10 de Mayo.
Pausa, Marcha de los Davidbuler contra los Filis- ción Salroontína;. cinco voces mixtas); G . Blanco, En Gibraltar, el zi de Mayo.
.teos! Schfiftnann. ' . ;. > • ' Trajará (Canción Leonesa; seis voces mixtas); E B Valladolid, el i 4 , d e M a y o . ; '
Tercera p a r t e . r v « P p s Arabescos», a) Modérate M.'Uriarte. ituna ( C a n t o Amatorio; seis voces En Salamanca, el i 8 de M a y o .
>b) Allegro, «La Catedral Sumergida», «Pour le mixtói); N Almandoz Cracoviak (cuatro voces En^Santander, el 17 de M a y o .
pMtio» (suite),<<^ Preludio, b ) Zarabanda,' o) ,To- mixtas); Moniuszko. jotas Castellanas (seis voces En Tolosa, el 19 de Mavo
•coM; Debuasy' mixtas); G . Blancq. - En Irún, el ^ o d e Mavo •"•
Boletín JDtateal tÚapo a<fSÜ

Bimili lE U ÉIU Enseñanza Rlusícal


ILUSTRADO por correspondenüía
Se publica en cuaderno» quincenales de
^ DESEA Catálogos S'2 páginas, o de 24tCOii ana lámina
LA MAS CÓMODA Y MÁS SÓLIDA

fuera de texto Comprende las materias siguientes: Métri-


(te los Editores es- ca, rítmica, acústica, anéksis, fraseo, histo-
ria, estética, hasta las formas más elevadas
Betrat08. Terminología italiana, france-
pañoles de Libros y sa, inglesa y alemana • Hiato i ia - Anéc- de composición, etc. Profesorado especia-
h'zado, métodos modernos. Plan especial
dotas - Biogra&'a - Bibliografía Instru-,
iHusicas'' mentos - Autógrafos - Coreografía - Ar- para accionados.

gumentóa de óperas, etc., eto. Diracclárfr Msiatf O


Láminas a dos colore i>, fuera de texto
CKrrreiD Hiarmimía Precio» ám 8u«orlpcl6n;
ANTOHIO R I B E R m n i E J A
Lecciones de"piano poí nue\os métodos,
MONTENEGRO EspaAa: T8 pacatas aamastira
Extran|aro; 18 paaatas sainvatra
sólo para loé que residen eh Madrid.

Téenlc«>d«I pteto

i GfaÉ lio SDI Central Catalana de Piibticaclbnes para detnlJ«s escribid a

Palma de San Justo, núm. 3


(SOVA, i í S
BRASIL BAECELOIfA'

Almacén de Miisica
Pianos-Instrumentos-Accesorios de Música miK dt e. caffiíi
Dato 111.28 UIT8RI
••••••«•
•baaiiaM'

'•••• mmm w IÉW- •!•#'"'1 ^ - •¥%•• Paifa adifuipip'sus insipif-'


Alfe]MO.I,m ZARAGOZA mentosde bandih dípí/o'
7 • .
..... ,.,,A..,, _ — - . . I •'. '•• M . se siempre a esta ontí-
gpa easa, que d0ifdé su
XáüQres npográficoa. fafídacHÓWs&dédieM SX-

ILÁ I B E K I C A TRUMENTOS BB BñN-'


Dñ. Más d9 cincaeník
;'|piwiigiw<ir'ip,'iipwi"iiiii>'<pi»'M''<«»
f* * / . Paqift íiemáchueéos, tyJgt, -#
liMÍt..JIÍi
ii ' iT 11- ^-ttiMÉtM
IBOLET
nmyHli i[g|ii^niKli'HiiiMB"'l»"'iW"^'^W"<!l^"''m"'U'""ll^'^
miV^ICAIL
jM^unFmymg I nnpiwmf IUKII ^lmlmmlll|^p||||y|[^^lll^|glllllB^ln^|l1^^[|l•lpnllB|ll'^[|lnl mi"'lll'°'IP"IB'"lBP"ir""lll"'1

PUBLICACIÓN MENSUAL
PRECIOS DE SUSCRIPCIÓN POR UN AÑO
Director: Rafael Serrano
España •• •• • • IQ pesetas
Redacción y Administración: Calle del Gran Capitán, 3 8
Extranjero • • 12 »
Apartado de correos número 59.-CÓRDOBA — — — Para publicidad pídase tarifas — — —

Año Córdoba - Mayo - 1930 Núm. 26

5^úsicos 7A.ayores de ayer fesional y recordade sus deberes colecti-


vos, dejó la guitarra y se levantó. Voy a

©on ^uan Viñolo (saforio atendedes a ustedes. iVámonos al des-


pacho!
Pasamos a su despacho-biblioteca don-
Deseando dar a conocer a los lectores Llobet, Sainz de la Maza. PujolyNogués de le dimos a conocer los diferentes tra-
del BOLETÍN MUSICAL de Córdoba la entre otros varios. También se destaca un bajos publicados por los críticos señores
opinión de algún Músico Mayor antiguo grupo de \ihuelistas del Renacimiento: Es- del Brezo y Barroso, por el profesor señor
(opinión controlada por los muchos años Cuevas y por los Músicos Mayores señores
de servicios músico-militares en los cuar- Calés, Vega, Rebollo, Cambronero y
teles) hemos aprovechado la casualidad Sansalvador. Después de haber leído to-
de vivir retirado en esta ciudad de León, dos los artículos periodísticos, el señor
donde nos encontramos circunstancialmen- Viñolo exclamó: ¡Dios nos libre de los
te, don luán Viiñolo Gaforio (andaluz de críticos! En mis tiempos — nos dice — allá
pura cepa, aclimatado en las tierras del por los años primeros de nuestro siglo,
Norte por las imperiosas leyes del hogar). cuando a las músicas militares las carac-
A tal efecto, hemos visitado al señor Vi- terizaba un sello de distinción artística; en
ñolo para informarle del debate que, alre- aquella época en que tantos artistas había
dedor del programa de oposiciones a Mú- en los cuarteles, no había para las músi-
sicos Mayores, unos críticos musicales, cas militares críticos musicales./J"/i-er/ac
han puesto sobre el tapete profesional. hermosas las músicas militares de aque-
llos tiempos, que un Diputado en el Con-
Le sorprendemos en su gabinete de es-
greso llegó a decir que los Regimientos
tudio, acariciando una soberbia guitarra
eran Ulúsicas escoltadas!
de Ramírez que, en sus manos, suena ad-
mirablemente. Instrumento — nos dice — al i ?
que ha consagrado toda su vida y sus Las guarniciones que he conocido en mj
amores, que hizo su vida de cuartel me- vida activa son: Manresa, Barcelona, Ma-
nos amarga. Y. en verdad que este tan de- nacor, Oviedo, Ferrol, Malilla, León y
licado como difícil instrumento, resulta en Lugo. He tenido tiempo de conocer a va-
Sus manos una pequeña orquesta de am- pinel, Norváez, Euenllana, Daza y Amat. rias generaciones de Músicos Mayores de
biente seductor. Nos dejó oir el Capricho Varios cuadros de comarcas alpujarreñas diversas procedencias y todo sigue sin es-
Árabe de Tárrega, Rondó de Aguado, un nos determinan lo patria chica del señor peranzas de horizontes más amplios. Unos
estudio de Sors y una ligera composición Viñolo: Albuñol (Granada). por otros se ha quedado siempre la casa
suya que nos dejó encantados. El señor Al darle a conocer el proyecto de nues- sin barrer y debido a la acumulación des-
Viñolo es un hábil guitarrista y empleamos tra visita, notamos que el señor Viñolo tructiva del tiempo el edipcio bandístico
esta frase porque él por modestia nos supli- rasgueaba la guitarra con un misterio fú- amenaza derrumbarse, siendo ésto tal vez,
ca, aunque para nosotros resulta un guita- nebre, algo parecido a los murmullos reli- la solución del problema músico-militar.
rrista formidable. P o r las paredes vemos giosos de los conventuales que se enclaus- ¿ ?
fotografías de guitarristas contemporáneos traron en su vejez. De seguro que no le La decadencia artística de las músicas
con alguna dedicatoria: Tárrega, Segovia, gustaba el tema, pero por deferencia pro- militares empezó a notarse hacia el año
Boletín I72usical JUajfo 1950

catorce, al iniciarse la organización de las militarmente menor de edad y es sabido 1 Hasta las Naciones tienen su Sociedad!
bandas civiles, que fueron llevándose lo que todo menor necesita un tutor que lo El individuo ya no vale nada por elevada
mejor, lo mas florido de los cuarteles. Los represente, de ahí nacen las lagunas del que sea su talla. Como toda causa cual-
trastornos económicos de Europa en aque- Programa, al hablar de «Parte Militar» quiera que ella sea, necesita una fuerza
lla época guerrera fueron equilibrados por que el Reglamento le niega. que la apoye; la causa de los Músicos
la Oficialidad y por las clases de Reserva ¿ ? mayores es de la misma índole que las
con mejoras proporcionadas, pero se dejó Estas cosas tan absurdas subsisten por demás, ni mejor ni peor, es una d¿ tantas.
de lado a las agrupaciones músico-milita- abandono de los interesados. También es Me dirán que los Músicos Mayores no pue-
res que empezaron a dispersarse en busca sabido que no es supciente tener razón si den hacer uso del camino más corto; en
de mejor suerte. Dispersión que, a pesar no se la quieren a uno dar. La clave del efecto, son los actuales (como éramos nos-
de haber transcurrido quince años, aún éxito consistirá en saber buscar el camino otros) un puñado de hombres dispersos
dura con más' intensidad. que conduzca a la razón y ese camino es- que no pueden declararse en huelga por
i. ? tá muy lejos y a medio hacer. Yo lo vi no representar artículos de primera necesi-
El cambio de programa de oposiciones pronto y no me cansé de recomendarle a dad, pero el que no puedan declararse en
que vino por aquel tiempo, se hizo a ins- mis compañeros de entonces, principal- huelga no les impide seguir otros caminos
tancias de un fefe de Caballería (del nom- mente a aquel infatigable campeón (como más eficaces. Hay en la vida una fuerza
bre del cual no quiero acordarme) que era en algún tiempo le llamara un «ídolo de efectos incalculables llamada vulgar-
a Id sazón Jefe del Negociado de Músicos Roto»), me refiero a don Aureliaiio San mente tacto de codos que da en todos los
casos los resultados apetecidos.
Mayores. Aquel programa, se hizo, al pa- José ya retirado; aquel hombre tan opti-
recer, con miras elevadas de redención de mista como ingenuo, que creía todos los <í ?
la clase, hasta acabar con los TENDE- caminos mejores que el único que tiene y
El tacto de codos a que me refiero es
R O S , que por lo visto (según opinión de así nos hubimos de marchar sin nada de
el producto de esa educación colectiva de
algunos) tanto abundaban en el personal lo que los demás tienen. Los jóvenes, es-
\a que nosotros carecíamos y las actuales
de Músicos Mayores de aquellos tiempos perando que se marchen los viejos que
generaciones de Músicos Mayores obser-
de soberbias IHúsicas militares. fueron jóvenes a su vez, y así en este eter-
vamos que siguen careciendo. Ha sido la
í ? no baile fueron cayendo todos; caímos
enfermedad crónica y reinante en el per-
Eso de programas y la carabina de Am- nosotros y caerán los actuales y los que
sonal de Músicos Mayores de todos los
brosio, es la misma cosa. Es raro que en- vengan. Salvo un milagro, que sería si un
tiempos. La envidia sorda por una parte y
tre los Músicos Mayores que se han ocu- jefe bueno que pasara por el Ministerio,
Id superación fanfarrona por otra, ambos
pado del dichoso programita en vigor, compadecido de los Músicos Mayores,
males, distancian en vez de acercar. En
aunque sea tan rápidamente, no haya ha- les reconociera su mayoría de edad. En
las guarniciones donde hay dos músicas,
bido uno que haya parado mientes en lo espera del milagro, sé sientan los jó\ enes
directores y dirigidos se tratan como ejér-
que se refiere a la parte militar del pro- por los muchos años que tienen delante, y
citos enemigos, y si hay tres o más los pio-
grama, que si se hizo con vistas a \a ASI- ya viejos, impacientes, ven con amargura
fesionales viven en constante guerra civil,
MILACIÓN.... ya ha llovido mucho des- cómo los jóvenes duermen sin acordarse de
mientras el público sonrierite exclama;
d e entonces y la asimilación no se ha de- que ellos durmieron lo mismo en su época
Imúsicósl imúsicosl
jado ver por ninguna pa'-fe. P u e d e que su juvenil. Desengañados se fueron a\ retiro
dutor se marchara asqueado en vista de su voluntariamente: Córdoba, M<anc{iado> Ba- i .?
fracaso. lagucr, Farfán, Macías, Elcid y otros. Se El Músico Mayor dunque pueda ser
¿.. ? licenciaron Saco del WaWc y T. San fose, procedente de \a clase de tropa, siempre
Cs un absurdo suponer gue el IDúsico y permanecen supernumerarios^ Pérez C a - resulta un hombre ilustrado (aunque ca-
IDapor no pueda tener personalidad mi- sas, Nortes y Martín Domingo. ' rezcd de alta cultura que es la que eleva
litar definida. De hecho p de derecho es ¿ ? di hombre a pldnos superiores), esa ilus-
el Jefe nato de la JDúsica p Bandas, pa El asunto es difícil por. lo que tiene de tración que posee, le pone en condiciones
que la única p exclusiva función de estas ideología. El Músico Mayor necesita de de adquirir ese tacto de codos que le es
midades al Wásico Wajfor corresponden una educdción colectiva de Id que carece tdn, necesdrio pdrd su liberdción. P u e d e
por entero, tanto la dirección artística o hd demostrddo carecer siempre. Hoy Id uno estar en id milicia y mdtrículdrse eti el
como ^ mando militar. Q u e no esté re- vidd son sindicatos, monopolios, federd- Conservatorio como cualquier paisano y
jconocyq en. Jos l^egldmcntos, tus- le quitd ciones, socíedddes, juntds y dgrupdcíones estudidr, yd que Id enseñánzd es librepdra
vürftu^dAd d Í9¡ ana. El Músico Mayor es que tienden d unir intereses colectivos. dquellos que quierdn «prender, pue()dt»
JUayo 1950 Boletín Wusical 5

pagarlo todo y no tengan atropada alguna de mi vejez ) el porvenir de mis hijos de- actuales sabrán esperar como esperamos
'Circunvolución de la masa encefálica. masiado negro y si hoy puedo vivir como nosotros estoicamente •^o años, por si tie-
i ? vi\o, ¡dichosos sean aquellos ^apatas que nen mejor suerte que nosotros. Nuestra
Mi vida de Músico Mayor se deslizó me permiten esta vicia desahogada! \ generación fué vencida al desconocer el
niuy suavemente. Procedente de la clase no [uí solo en seguir esta trayectoria, al- arte de la guerra, para poco nos valió la
'de paisano entré en el cuartel como en gunos de mis compaiieros me aventajaron conv¡\enc¡a constante con los militares.
•Casa propia. Al principio me ,crei ascen- en las lides comerciales. Para algo habían La mayoría no atendió a los llamamientos
der, pronto me di cuenta de que liab'a de servir los años juveniles que hemos pa- del patriotismo profesional de unos após-
•descendido: ya era tarde. Empecé a mirar sado estudiando soljeo, armonía, contra- toles, no acudiendo por nimiedades y pe-
a los demás y a mirarme introspectivamen- punto y fuga, transcripción, instrumenta- queneces (ique Santa Cecilia nos perdo-
'te y viendo que no podía comprenderme ción, composición y dirección. Y"^ ^^n ne!) a la palestra y prefirieron vivir en
y que por doquier me rodeaba una incóg- como los Conservatorios sirven para hacer despoblado con sus pasajeras glorias ar-
nita, me di en la manía de averiguar la algo más que músicos. tísticas.
•causa que sostenía el síatu quo y empecé ¿ ? i ?
<5 escribir a mis compañeros y en verdad Los críticos musicales que digan lo que
La inconsecuencia del Músico Mayor se
•que siento haber roto una correspondencia quieran porque han de vivir de la crítica y
retrata en algunas manijestaciones de su
•que por lo rara, les daría a ustedes, como hacen bien en poner peros, pero en vez
vida. Se dejaron arrancar unas conside-
me dio a rai, la clave del asunto. Es cla- de criticar, como hacen, al dependiente
raciones y sueldo hasta Comandante, a
To que yo me refiero a una corresponden- que da racimos diezmados de plátanos por
cambio de mejoras positivas que no se
•cia de un fo por i c o de la clase, el otro racimos compactos, que critique al dueño
vieron por ninguna parte. Se confeccionó
<¡o por ICO no contestaba nunca. Pensa- que es el propietario y el responsable de
el actual Reglamento con varias ambigüe-
ba, sin querer, en que no supieran escri- que falten plátanos a los racimos. En mis
dades gramaticales. Ejemplo, de muestra:
bir, no de otra manera podían dejarse in- tiempos había grandes músicas militares y
Articulo I.° Los lüúsicos IDapores ten-
•contestadas, cartas que levantaban tórdi- no había críticos, ahora hay musiquillas
drán ties categorías con consideración de
;gas de pellejo. De ese 50 por 100 que militares y hay críticos. Valga lo uno por
oficial todas ellas. Q[íciales son los Capi-
•contestaban, la mayoría lo hacía con in" lo otro. A medida que el presupuesto mu-
tañes, los Tenientes y los Alféreces. Si
•coherencias, cuando no, insultando. Ante nicipal ha ido en crescendo las músicas mu-
por otro artículo del citado Reglamento se
los hechos, me acomodé lo mejor que pu- nicipales han ido aumentando en propor-
dispone que el Músico Mayor tiene la ine-
de, sacando a la situación el mejor parti- ción directa; en cambio al subir a las nu-
ludible obligación de saludar a estos oji-
do y ei mayor provecho, porque un gar- bes el presupuesto estatal de Guerra, han
ciales /qué se entiende por categorías que
-banzo no hace puchero eíi casj del pobre. ido bajando al fondo de la tierra, las mú-
son tres y por consideraciones que son
i ? asimismo tresi'..... i Por si esto es poco, sicas militares. Sigan los críticos musicales
También nosotros constituímos nuestra aparece en otro artículo: '^Por su doble jugando a la peonza y empeñados en hacer
-«Junta de Defensa» en vista que las sub- condición de Ifíaestro p Jefe^. La palabra bailar las batutas, no lo conseguirán hasta
sistencias se encarecían y sacamos lo del Maestro ha de referirse a la parte artística que las batutas no se conviertan en peon-
'negro del sermón, los pies fríos y la ca- y la de Jefe a la parte militar sin perjuicio zas. Más realidades y menos retórica. Asi-
•beza caliente. Los caminos tortuosos solo de estar subordinado al Capitán Ayudante milación y 60 músicos profesionales y no
•conducen a buenos lugares a los grandes como Jefe de la Banda. Creemos imposi- tendremos necesidad de avergonzarnos de
•atletas, los músicos nunca han sabido ser ble decir ser y no ser en menos palabras. las músicas militares nuestras, cuando nos
atletas. Los Músicos Mayores de todos los El gramático Benot se encogería de hom- visiten los yanquis, los franceses, los ita-
tiempos, sobre todo los de Madrid, cuan- bros con todos sus sistemas sintáxicos y se lianos, etc.
•do eran directores nada hacían a derechas, sonreiría satisfecho al ver la labor cons-
•y cuándo no eran directores, no dejaban tructiva del idioma que inmortalizó a Cer- Nos despedimos del señor Viñolo (don
ihacer a los provincianos. vantes. Juan), Músico Mayor retirado y propietario
i ?
¿ ? añadimos nosotros, sin comentar sus ma-
Es claro que habrá algunos que irán a
nifestaciones que, avaladas por los varios
¡gustD en el macho. ¿Cómo no? Esto suce- Este viejo pleito de la asimilación de los
lustros de vida militar, son de un peso
•dió y Sucederá siempre, es cuestión de es- directores, no tiene cura, siendo ciirable.
aplastante. ¡Unguibus et rostro!
tómago. Por eso me dediqué yo a vender Se hizo crónica en España desde que se
L .zapatos porque, empecé a ver el horizonte crearon las músicas. Los Músicos.Mayores "». Corro ^ r d á
Boletín IDusical TUayo 1950

6n el centenario del '/Ro- vocal como en la del instrumento acom'


ñante. Un vigoroso individualismo crece^
con vital fuerza, frente al academicismo-

manticismo clasicista puramente formulario y por con-


siguiente exangüe. Las pequeñas nacionali-
dades musicales proclaman su derecho *
¡1930! ¡Centenario del romanticismo! porta. Representa una idea. Y ^^^ 'dea la vida y su participación en los beneficios-
«¿Pero de qué romanticismo? ¿Y cómo tuvo su fuerza expansiva en dicho año. estéticos, junto a las grandes nacionalida-
brotó este romanticismo?» He aquí unas Aceptemos, pues, como un símbolo esa des que antes parecían monopolizar el cul-
cuantas preguntas que se hacen algunos cifra, y sea este símbolo el que anime to- tivo del gran arte. Eso produjo aquel ro-
músicps, con sobrada razón. Y "o son las dos nuestros fervores. Fervores, sí; fervo- manticismo musical que la insensibilidadi
únicas, en verdad, pues también muchos res iluminados por el entusiasmo y soste- antiartística de algunos seudomúsicos con-
se interrogan: «¿Quién tiene razón? ¿Aqué- nidos por el corazón. De ningún modo temporáneos es incapaz de sentir. Insen-
llos que en estos años del alborotado y frías adhesiones inspiradas por un cerebra- sibilidad unida a una incomprensión inex-
alborotador siglo XX, proclamaban como lismo intelectualista muy de siglo XX, que
plicable y a una negación nihilista. Porque,
dogma de fe la quiebra del romanticismo? es la negación del arfe; y que cuando gri-
en estos últimos tiempos, era dar pruebaí
¿Aquéllos que exaltan y gloripcan este ro- ta, no muestra el fruto de la acción pre-
de mal gusto — ante ciertas gentes que se-
manticismo ahora? cisamente, sino el de la agitación; y que
guían el gusto de la moda — proclamar
cuando obra, no presenta un cosmos artís-
En todo caso, el romanticismo es un su entusiasmo por la música romántica.
tico, sino un caos artístico, en muchas
hecho ^testiguado histórica y documental- Hasta al mismo Beethoven, el precursor ¿el
ocasiones.
mente, cuya influencia se extendió por romanticismo, se lo trató con insuperable
todas las bellas artes: las plásticas, la li- Antes de 1830 ya habían muerto Bee- desdén. Había que volver al siglo XVIII,
teratura y la música; y cuyos efectos pe- thoven, Schubert y Weber, es decir los cultivando el «neoclasicismo» — iOh, la.
saron sobre la vida social, sin que los ha- tres excelsos precursores de un romanticis- nefanda palabreja, tanto más vulgar cuan-
yan podido abolir por completo el transcur- mo musical puio. Hacia 1830 andaban to más se la prodigaba y con la mayor in-
so de los años ni las prédicas de los de- alrededor de los veinte años Mendeissohn, consciencia se la ponía en circulación! — ,
moladores. •Schumann, Chopin, Liszt y Wagner, todos es decir tomando dechados pretéritos y
Romanticismo de 1930. Romanticismo netamente románticos, de modo que a la bordando sobre ellos magnas incoheren-
literario, si; pero con sus precursores y sus razón sus producciones no podían ejercer, cias, la vuelta a Mozart, la vuelta a Scar-
continuadorer. Entre los precursores, Juan todavía una influencia decisiva sobre el latti — y aun remontándose bastante más,
jdcobo Rousseau, Madame Stael, Cha- mundo filarmónico, aunque uno de estos la vuelta a Montcverdi — eran algo así
teaubriand, Andrés Chcnier, WalterScott, artistas — el Mendeissohn de la obertura de como el grito de guerra de esos corredores-
Lord Byron, Ossian Yo""8' Gcssner. En- «El sueño de una noche de verano» — ya de aparatosas novedades condenadas a
seguida, triunfante el movimiento, una fa- había lanzado al mundo una de sus obras fugaz perecimiento y que tan prodigadas
lange sagrad)): Víctor Hugo, Balzac, Mus- más atrevidas e innovadoras. fueron en estos últimos quince años.
sct, Lamartine, entre los franceses; Heine, Trazar el censo de grandes artistas a Y de un brochazo-sc pretendía-abolir-
entre los olemanes, etc., etc. Y ^''^^ éstos, quienes la música debió exaltaciones mag- toda esa comente romántica, que produjo-
otros muchos románticos de segunda hora nas o avances considerables bajo la égida obras endebles y aun pésimas, como las
O postromáticos. Solo en Francia, Flaubert del romanticismo, constituiría labor harto han producido todas las corrientes artísticas
y Renán, Leconfc de Lisie, Vigny, Baude- pesada, aunque desde luego útil. Porque en todas las épocas de la historia; pero
Idire. El romanticismo hacía su camino y hay entonces un despertar y un florecimien- que al lado de esos productos inferiores
marchaba a su ocaso. Pero el romanticis- to que se extienden por doquier, que in- tenía otros excelentes. Y *^ "" brochazo
mo era un hecho vivo, una realidad tangi- vaden todos los géneros, que presentan las se pretendía borrar una serie de nombres
ble, cuyas hue^s perdurarían a pesar de más variadas formas. Brota pujante el dra- tan dignos He respeto y con tanto derecho
\oÁo, y cuya existencia no podrá borrarse ma lírico en la escena; se despliega triun' a la vida, por lo menos, como los de otros
sin booar Ja cultura y la historia del siglo fal el poema sinfónico en la orquesta; flo' artistas que han venido tras ellos y preten-
XDC. rece una literatura pianística de valor insos- den desdic^arlos para ocupar los puestos
T«mbién el romantidsmo musical tuvo pechado; se impone a todos el lied, que, libres, como si en arte no hubiera lugar
sus pfecursores y sus continuadores. ¿Na- dejanHo de serla canción estrófica, realza- para todos, y como si fuera viable esto de
,: ció «n iS^o«i«cisdmente? Esto poco im- ba d valor psicológico tanto en la parte invocar una «nueva sensibilidad» para im-
Ifíayo 1950 Boletín ID USi cal

Publicados en la revista musi-


cal «Ritmo» los programas de
opos:iciones para ocupar estos
T^úsicos T^ayores ^^^-^
cargos en algunos Ejércitos de Europa, ve- J
posición hay más

vacante anunciac
Aquí hay
s por cada plaza
da.
alguna cosa que nosotros des-
tiene puesto en formación, ejecuta y man-
mos con simpatía y orgullo de artistas, que da lina unidad militar como es la música conocemos, porque en el personal de mú-
el programa español, sea el más amplio y formada y está sujeto en todo a la disci- sicos mayores hay, y nosotros conocemos,
difícil. plina militar. hombres de gran valia, de cultura poco
Ahora vamos a analizar las ventajas Todo esto nos parece extraño y como común y nombres prestigiosos. Como
que dicho cargo ofrece a los Directores no nos lo explicamos, veríamos con gusto nuestro BOLETÍN MUSICAL nació a la
de las bandas militares extranjeras: que los músicos mayores nos lo explica- vida periodística con la misión de defen-
Con motivo de las Exposiciones de ran. Este estado de cosas se viene soste- der la Música y Músicos, tenemos a bien
Barcelona y Sevilla ha venido a España niendo desde hace muchos años, y por ser un modesto portavoz de todos los sec-
una banda militar yanqui mandada y dirigi- aquello de que «algo tendrá el agua cuan- tores musicales.
da por un Capitán Músico, y es de supo- do la bendicen» suponemos nosotros que Ha sido muy reducido e' número de
ner, que no sea esa categoría el limite de alguna causa habrá que haga que el mú- músicos mayores que ha contestado a
la carrera. sico mayor no pueda ser combatiente ni nuestra encuesta profesional, por lo que
En Francia llegan a Comandantes elec- asimilado, quedando en una situación in- insistimos nuevamente, desde las colum-
tivos con un mayor sueldo regulador para depnida, por no estar ni dentro ni fuera, nas del BOLETÍN MUSICAL, para que
el retiro. En Italia llegan a disfrutar suel- que es la más difícil de las situaciones. cada cual aporte su valiosa opinión.
dos de Coronel. En Austria (imperial) Tenemos a la vista el Reglamento por Confiadamente esperamos que todos
también llegaban a Coroneles. En Ingla- el que se rigen las músicas militares y en los músicos mayores nos contesten, los
terra tienen asignados sueldos superiores a el que determina algo de los músicos ma- cuales tienen la palabra.
los Jefes y Oficiales, etc. (Estos datos son yores, y encontramos en el artículo -5.° del
antiguos, y suponemos que la Europa de citado Reglamento que habla de tres ca- Cuestionario:
la postguerra no habrá modi(icado). tegorías, de I . ' , i . ' y T,.^, con sueldos
Sabemos que el Músico Mayor español anuales de '•i.foo y 4 . 1 ^ 0 para la 3.'' ¿Adoptaría usted en su totalidad el pro-
carece de asimilación que es como decir categoría en la que permanecen f y lO grama impuesto en Francia, Inglaterra o
que no es persona militar, aunque vista el años respectivamente; f . i f o para la L.^ Alemania para oposiciones a Músicos Ma-
uniforme de Oficial del Ejército Español, y categoría en la que permanecen 10 años, y yores?
nos atrevemos a decir ésto fundándonos 6 . 7 ^ 0 pesetas para la 1 .^ categoría como ¿Qué modificaciones haría usted al pro-
en la siguiente consideración: límite de la carrera. grama que rige en España?
El Ejército se compone de combatien- No nos parecen estos sueldos en pro- ¿Cree usted que las músicas militares
tes y de auxiliares, los primeros MILITA- porción con el esfuerzo y cantidad de co- dependen del programa de oposiciones a
RES y los segundos ASIMILADOS. Unos nocimientos que se necesitan para vencer Músicos Mayores?
y otros regidos por las mismas leyes y su- el programa actual de oposiciones para ¿A qué es debido la falta de asimila-
jetos al mismo código de justicia militar. Músicos Mayores, tan imporlante como ción militar definida del Músico Mayor?
Si el músico mayor no es combatiente ni los que se exigen en algunas cátedras de ¿A qué causas obedece el estado actual
es asimilado, no pertenece a ninguna de Escuelas e Institutos de cultura superior. de decadencia artística de las bandas mi-
las dos ramas de que se compone el Ejér- Volvemos a decir que no nos-explica- litares?
cito y por lo tanto en buena lógica está mos estas cosas. Menos nos explicamos ¿Para este resurgir y ayuda a lo nuestro
fueraidel Ejército, lo que por otra parte no todavía como puede haber aspirantes a tiene usted alguna idea de fácil realización
puede admitirse porque el músico mayor estos difíciles cargos y hemos observado y de utilidad manifiesta?

poner una •finscnsibilidad» intelectualista asi como también muchos puntos sobre las Felipe Pedrell, ciñéndonos a los compo-
en los más de los casos verdaderamente íes en pro del arte. sitores. Fueron también compositores que
ruin.
No en vano han incubado el romanti- resaltaban bajo el aspecto didáctico, con-
cismo, o han vivido a sus expensas, o lo tribuyendo asi a la expansión délas corrien-
Pero asi como tras la declaración inter-
han difundido por el orbe, numerosos mú- tes románticas, otras numerosísimas per-
tidcional de guerra a Beethoven ha sobre-
sicos, algunos bien preclaros y otros bien sonalidades tan relevantes como Hummel,
venido, coincidiendo con el centenario,
estimables, como lo acreditan, en rápida Field, Cramer,Ries, Spohr, Czerny, Kalk-
una reacción beethoveniana que hizo sen- enumeración sintética, además de los ya brenner, Moscheles, Bertini, Herz, Rubins-
tir a muchos o dio que sentir a no pocos; citados, Berlioz, César Franck, Lalo, Bi- tein, Thalberg, Hellei, Beriot, Alard,
dhora, igualmente, tras esta declaración zet, Mcyerbecr, Brahms, Richard Strauss, Vieuxtemps, Wieniawsky, Max Bruch y
mtcmacional de guerra al romanticismo Verdi, Smetana, Brückner, Wolf, Borodín, nuestro Jesús de Monasterio. Y 'a lista po-
ttdbrá de sobrevenir una reacción román- Balakircff, Musorgsky, Rimski-Korsakoff, dría prolongarse citando la pléyade de
tica que pondrá las cosas en sus puntos, Gricg, Sinding, Elgar, Benoit y nuestro pianistas, violinistas, violonchelistas, can-
Boletín IHusical TDapo 1950

tdntes, agrupaciones de música de cámara Como lo trivial pasa fugitivamente, por de la amplia difusión conveniente a la cul-
y de música orquestal constituidas a la más que se lo exalte sin frenos, pero lo vi- tura general.
sombra del romanticismo -- y no precisa- tal subsiste, aunque se le declare la guerra, La nacionalización bien estudiada, es
mente para matar lo clásico en nombre de por eso el romanticismo, tras los años de lo acertado. Pero al nacionalizar un teatro,
lo romántico, a diferencia de algunos artis- pasión sañuda que se le hizo sufrir y muer- hay que estar bien prevenido para que éste
tas de nuestros días, ansiosos de matar lo te inminente a que se le quiso condenar, no se transforme viciosamente en una op-
romántico, en nombre de lo moderno, es presencia ahora una glorificación que sería cina más, en el refugio de la eterna trami-
decir de lo neoclásico; sino para hacer una resurrección verdadera si estuviera tan tación de lentitud desesperante, en un cen
vivir y convivir en alianza fecunda las crea- muerto, podrido y putrefacto como nos lo tro burocrático de expedienteo, con sus
ciones clásicas y las románticas sin distin- presentaban algunos vanguardistas impla- inevitables patronatos vitalicios, asesores
ciones, exclusivismos ni fingidas exaltacio- cables en estos años últimos. de nómina y comisiones o camarillas de
nes o mal reprimidos odios de capillita l o s é Subirá. amigos, en las que aunque sus compo
megalománicd corta por sus miras y tam- nentes, a veces, sean muy estimables per-
bién por sus alcances. sonalmente, puedan carecer de las impres-
cindibles dotes de competencia, organiza-
ción meditada, sin trámites de leguleyo.
y amplio criterio artístico. (Hasta ahora,

£o Que hacen en otras naciones cuando en España interviene lo oficial en


el sector artístico, los resultados son la-
mentables: Teatro Real, Exposiciones de
Hojeando periódicos de Italia, nos en- lizar verdadera labor artística, nunca debe Bellas Artes, Concursos del Estado — mu-
teramos de los planos y orientación defen- de estar a merced de la solicitación de sicales y literarios — ; implantación de pa-
siva que preocupan actualmente al elemen administraciones particulares. El particular, go a la entroda en Museos; etc.)
to artístico italiano en lo referente a su al arriesgar su capital, tiene que adminis- ¿Y cómo resolver ésto? ¿Cómo defen-
teatro de la Scala, con el fin de que el cé- trar un teatro con el proyecto definido de derse de lo que se presenta en estos casos
lebre teatro tenga vida próspera y responda benepciarse con el lucro que le rinda su como un mal crónico?
<a su prestigio artístico, sin verse acuciado capital exponente, y para que así sea, por Con la incesante pscalización e impug-
por el temor económico que suele malo- mucho que ofrezca cumplir siempre se lo nación de los entendidos en cuestiones
grar los proyectos de arte. impedirá la realidad, teniendo forzosamen- artísticas, bien esté el teatro nacionalizado
Toda nación, una vez resueltas o en te que desistir de los grandes planes artís- o en manos de administradores. Así lo
vías de realización las lógicas soluciones ticos, como igualmente el que por los pre- hace Italia. El maestro Adriáu Lualdi ha-
de su vida práctica, debe de atender a las bló recientemente en el Parlamento italia-
cios inmoderados, precisos para una nive-
de índole artístico-culfurales. Sin bienestar no sobre la administración del teatro de la
lación económica, el espectáculo carezca
económico no hay arte ni inclinación ha- Scala.
cia él, pues al escasear la multitud de lo Al hablar el maestro Lualdi en el Par-
más indispensable para la vida, se aletar- lamento italiano, los que le escuchaban,
ga en el individuo el anhelo de perfeccio- >r V i s O comprendían que el asunto objeto de la
namiento, quedando relegado al embrute- discusión era tan importante como un de-
cimiento sensitivo y cerebral. Resuelto este
ñ los Sres, suscriptores bate sobre aranceles o sobre la legalidad
importante problema, cada país <iene la Ponemos en conocimiento de de unas elecciones.
obligación ineludible de procurar que el nuestros suscriptores que pueden re- El teatro de la Scala, siempre fué un
arte en todas sus manifestaciones, pueda novar la suscripción correspondiente prestigio para Italia. De allí parten casi
llegar a las multitudes, no siendo el exclu- al año 1950-31 debiendo remitir todos los divos de fama que recorrerán el
sivo patrimonio de unos pocos, pties al por giro postal a la Administración mundo para que el antiguo repertorio ita-
llamado pueblo, se le achaca frecuentc- del BOLETÍN MUSICAL, Gran liano no se extinga. Allí, con el apoyo
tnente su ignorancia y barbarie en cuestio- Capitán •^S, el importe de la misma, cpcaz de las grandes casas editoriales — sin
nes artísticas, sin tener en cuenta que po- evitándonos con ello dilaciones y el cual, toda obra por muy notable que
c a s naciones y autores se preocupan por gastos innecesarios. sea queda arrinconada — se estrenan las
educarlo e imbuirle tendencias selectas. 61 .administrador óperas de autores nuevos que han de'pa-
Un teatro del Estado que pretenda rea- sar por todos los escenarios de Europa y
lUayo 1950 Boletín JUusical 7

América. El que quiere ver un espectáculo económicamente la vida del Scala, donde del que Italia no puede prescindir porque
musical en toda su magiiijicencia e inter- siempre han de responder sus espectáculos representa su historia. Se han representa-
pretación, se traslada a Milcán. Se atraen al prestigio musical de dicho teatro y edi- do óperas de autores de otras nacio-
forasteros y se fomenta un intercambio in- ficindo en Milán la sala de conciertos nes—menos de Rusia, excepción tenden-
cesante que beneficia a la ciudad y de re- proyectada, Italia consolidaría su impor- ciosa y censurable — ; se han puesto en
chazo a Italia, por su derivación en los tancia musical de estirpe tradicional. Italia, escena óperas nuevas de Vittadini', De
grandes negocios y pequeñas industrias. puede ser una sede musical moderna co- Sabata, Zandonai y del discutido Franco
¿No es muy lógico, que este asunto se mo Munich, Viena, Bruselas o Bayreuth Casavola, y por último, no ha faltado la
discuta en el Parlamento por los enten- durante la época estival. Adrián Lualdi es Tetralogía, concertada y dirigida por
didos? uno de los impulsores para que esto se Sigfredo Wa gner.
Por disposiciones gubernamentales, el realice, y lo mismo desde el Parlamento Como puede apreciarse, en Italia hay
teatro de la Scala contará anualmente coi' italiano que desde las columnas del Secólo quien piensa en el Arte. No todos piensan
cerca de un millón doscientas mil liras, Sera, no cesa en sus proyectos y revisio- en cañones, fusiles, ametralladoras y otras
más el cinco por ciento impuesto a la eje- nes. cosas de ínjima importancia para el hom-
cución de las obras que ya han entrado Debido a este interés por el arte musi- bre moderno.
en el dominio público.-El Scala paga los cal, durante una temporada del Scala se
impuestos como los demás teatros de Ita- ha revisado el antiguo repertorio operístico. TAiedes G a n a r
lia, aunque el Estado se los restituye me-
diante su protección económica. El maes-
tro l.ualdi, opinó que el Estado italiano en
vez de conceder, imponga obligaciones a
los administradores y directores artísticos
•del teatro, como igualmente que Milán y
Copleros y zarzueleros
su región aporten una contribución econó- Da grima ver el estado de extinción, en acompañamiento zumbón de toda una ba-
mica a la sida del Scala, por su recipro- calidad, a que ha llegado nuestro teatro líri- tería de ja;^ band para amenizar la delica-
cidad durante la temporada en bene|-¡cio co nacional. ¿Qué sería de los Arrietas, da tesitura de un piano y violín-, entonces
del comercio. Así podría estabilizarse la Marques, Caballeros, Chapís... «i en la ac- una duda nos asalta como fantasma que
orquesta y coro, pues según Lualdi, «sin tualidad tuvieran que abrirse paso y sentar tiende un tétrico velo sobre nuestro pasado
•orquesta y sin coro estables, no hay ni ha- el precedente de que sus obras tenían un y sopla levantando ventiscas en la ruta de
t r á posibilidad alguna de verdadera y valor rotundo en nuestra escuela musical nuestro porvenir, haciéndonos reflexionar si
plena vida musical.» Sin orquesta estable, teatral como el que la posteridad les ha en realidad nuestros compositores se han
•el projesorado se disgrega durante el cie- otorgado? Encontrarían empresarios, teatros desviado del camino roturado de la tradi-
rre del teatro, esparciéndose por los es- y ambiente propicios para desplegar su sin- ción zarzuelística o el gusto popular se ha
pectáculos de menor cuantía que dominan cero valor artístico? adulterado hasta el envilecimiento.
•en la actual vida europea, y al restituirse, Cuando hojeamos la prensa diaria o Estrenaron Alonso y julio Gómez en Es-
•aunque haya sido breve la ausencia, el asistimos a estrenos de esta índole; cuando lava, el maestro Villa en Price y Lapuerta
conjunto siempre ha perdido cohesión ar- el timbre orquestal llega a nuestros oídos y en Calderón. Sus obras, sin ser geniales
tística, la que hay que volver a recuperar en vez de orquesta dulce y sonora donde como seguramente estos señores no lo pre-
«n un tiempo que podía emplearse en pre- debía imperar el sonido de la cuerda como tenden dado que son gente avezada y docta
parar nuevas obras. en realidad requiere, pues para eso es or- en el opcio de la música y exentos de toda
Lualdi, también habló sobre la necesi questa, oímos la altisonante enjundia de la vanidad saben medirse a sí mismos y en
•dad de una sala de conciertos en Milán trompetería y f\ ensordecedor estruendo del ocasiones han triunfado decididamente en
"(consolémonos en Madrjd — mal de mu- bombo, caja y timbales; cuando en un tea- el género sinfónico cuya técnica e inspira-
•ckos.. — ) ; pues independientemente de tro de la Corte donde actúa una compañía ción ofrece muchas y más grandes dificul-
sus excepcionales condiciones acústicas, de comedia fina o dramática observamos tades que la zarzuela, ¿les concedió el pú-
«i Scala no es siempre apropiado para las que un público al parecer delicado por la blico la benevolencia y la observación que
^judiciones de música sinfónica, según per- calidad de espectáculo a que asiste acepta tales trabajos requerían teniendo en consi-
cibiesen los oyentes del oratorio «La Pa- el enjambrístico ruido de un altavoz que su- deración el prestigio y la veteranía de ellos?
sión según San Mateo» de Bach, efectua- ple la afectuosa intimidad del cuarteto o Los Vives, los Lunas para quienes los éxitos
d a en la primavera de 1919. Asegurando sexteto; cuando en los cafés se soporta el antaño eran camino trillado; ¿es que han
s Boletín lUusical IDavo 1950

perdido facultades para que las estentóreas de lo menos diez violines primeros, ocho tivos escénicos y musicales son la sicalipsis-
victorias de antes se hayan transformado en segundos, seis v.olas, seis violoncelos, y o la frivolidad.
dolorosas dificultades ahora? Si por el ren- cuatro contrabajos; v en el manejo de la Nunca fué tan necesaria como ahora una
dimiento crematístico hubiésemos de juzgar técnica de la instrumentación, cuya es la cruzada en favor del buen arte zarzuelístico-
el valor artístico de un Guridi — y de base de los buenos autores, de lo que debe por parte de la crítica musical como hoy.
otros — comparado con los que empaque- ser hoy la zarzuela, quedaría patente la de- La buena zarzuela, la pna, la delicada, la
tan sus billetes de banco en los desvanes finición que debe hacerse de los copleros que sirva de base o trampolín educativo
porque ya no les caben en los trajes ¿cómo con carácter de zarzuela y de la música de desde donde el público salte a la tribuna-
clasipcaríamos la popularidad en nuestro zarzuela con carácter de ópera, encauzando de la ópera y de la música sinfónica se
público? al público para que distinga lo que es tri- hace indispensable; de lo contrario, nues-
No podemos atribuir a falta de persona- vial y prosaico y lo que es delicado y se- tras salas de conciertos se verán invadidas
lidad ni a pérdida de aptitudes el que si los lecto, evitando e»ta promiscuidad que ha por ese auditorio que frenéticamente aplau-
músicos zarzueleros triunfaron antes con creado ese embrollo que confunde y ano- de «La Valse», de Ravel, tal vez embria-
suma facilidad no lo consigan ahora igual- nada a los públicos populares, educándo- gado crsyéndose saborear, de su confuso
mente, nó. Demasiado sabemos que la los en un ambiente escénico y musical vi- ritmo discordante, las clásicas emanaciones
madurez del artista, generalmente, da fru- cioso, hasta aislarlo de todas las sensacio de un «Danubio Azul»*enturbiado por las
tos más jugosos que la enverada juventud nes estéticas de alguna delicadeza repnada. borrascas hibernales de sus cuencas. Este
porque los cuida con más asiduidad, con De no ser asi ¿cómo se concibe que nues- público, orientado hacia la verdadera de-
más ternura, con más delicadeza; y nece- tros buenos autores zarzuelísticos retroce- puración musical,sería el agro donde nues-
sariamente han de ser más dulces, sabro- dan en lugar de progresar, como es lógico, tros conspicuos zarzueleros depositaran la<
sos V jugosos al paladar; pero si estos fru- dado que el progreso en el arte, como en semilla tradicional que los Arrietas, C h a -
tos en vez de presentarlos en bloncos man- todo, salvo excepciones, se purifica y acen- pís... nos legaron, mejorándola y adaptán-
teles y translúcidas vasijas cristalinas los dra con la práctica y los años? En cambio dola jcgún las exigencias de los tiempos
dejamos caer del árbol envueltos entre la vemos que triunfan los copleros, cuyos mo- que corren. p , C.
hierba y rastrojera que punzante se eriza,
la quién excitarán el apetito de saborearlos
con fruición? Ocurrirá como con alguna
gente de nuestra distinguida sociedad, que T^u estros grandes artistas
preperc la uva insípida de los invernáculos
belgas, pwrque es exótica, a los dorados y
suculentos racimos de nuestras plantas de
Málaga. Quiero decir que la crítica con su
apoyo incitard a que las obras siguieran
Gaspar Cassddó
más tiempo en los carteles; que los empre- Con motivo de sus recitales en la So- te de los compositores de todas escuelas y
sarios o directores de compañías, debían ciedad Filarmónica, de los que más ade- épocas, desde Bach hasta Hindemith, lo
ide distinguir, cuando montan una obra, latYte hablaremos, tuvimos la satisfacdón que hace que su producción adquiera la
lo que es una zarzuela liecha por un cople- de cambiar unas impresiones artísticas con consistencia precisa para poder afrontar
ro y lo que es una zarzuela hecha por un el genial violoncellista catalán que tanto ha con absoluto éxito el beneplácito del públi-
zarzuelero de temperamento teatral operis' honrado a España en ambos continentes, co mundial.
tico, condición que intuye en el éxito de los bien como instrumentista, bien como com- Nació este ilustre artista en Barcelona el
primeros y el fracaso de los segundos, por- positor, pues aunque poco conocido en año 1897 y desde la edad de 10 años,
que «mbos son servidos con los mismos este asp>ecto por sus compatriotas, cosa época en que con su familia se trasladó a
etementos orquestales y escénicos. rara, ha contribuido, con sus obras, a la París, estudió el violoncello con don Pablo
La base de la buena zarzuela es una difusión de la música española, ya que, Casáis y, la composición en general, con
buena orquesta, porque este espectáculo ferviente admirador del canto populaf, se su padre don Joaquín Cassadó, contem-
teatraJ, ante todo, es específicamente lírico. inspira, sin limitación de regiones, y adop- poráneo y amigo de Albéniz, siendo cor»
Y ' ^ autores de zarzuela grande, cuarido ta para sus obras motivos raciales, los que éste los primeros en trabajar sinfónicamen-
. estrenan, debían exigir una orquesta capaz manejados con una gran técnica, los que te la música españala.
ele (producir los e ^ t o s que caracterizan debe, parte, a los sabios consejos de sus Desde muy joven se dedicó a dar con-
este género. Es decir; una orquesta'd base maestros, y el resto, a la práctica constan- ciertos como violocerillisla, bien solo, o

t-.-..
Tüavo 7950 Boletín IHusical

acompañado por la mayoría de las grandes En ambos conciertos fué muy bien acom- Alicante y Málaga disfrutan de sueldos
orquestas europeas y de América del Sur. pañado al piano por la señora Hekking la equivalentes a los que tienen los jefes y
Es autor de múltiples obras sinfónicas y que, modestamente, contribuyó con su arte Generales en la milicia.
de concierto, destacando su sonata para al gran éxito alcanzado por Gaspar C a s - T. V . - i C h é , I oanet. no lo sé, pero lo
violoncello y piano, premiada en el con- sadó, y felicitamos a la |unta Directiva de creo posible dado la carestía de la vida y
curso internacional de Venecia en el año el altruismo administrativo de los Conceja-
• 9Z5', obra que han incluido en su reper- les artistas!
torio los grandes violoncellistas, y que él J. —Yo, ante esas buenas noticias, he
na estrenado en cuantas localidades ha comprado los tratados musicógrafos de
actuado desde dicha fecha, y siempre con Morera, Bretón, Eslava, Bas, Mitjana,
clamoroso éxito. Así mismo es muy conocí" Hugo Riemann, Rougnon, Salazar, Bot-
da, menos en €spaña, su Rapsodia Cata tazzo, jadassohn, Pedrell, Lobe, Richter,
lana, la que fué estrenada por la Orques- Stehan Krehl, Dubois, etc., y estoy suscri-
ta Filarmónica de New-York, y dirigida biéndome a todas las revistas musicalcg
por Mengelberg el que la incluyó en todos de España y del Extranjero.
ios programas durante su reciente tournée I. V . - i C h é , veo que eres una Enci-
por Holanda y Alemania, y el BRUINIER clopedia, pero yo no sabía que domina-
QUARTETT acaba de estrenarle, en Ber- bas diversos idiomas! Haces mal, amigo
lín un cuarteto sobre temas castellanos. joanet, en no confiar en tu viejo camarada
Su actuación en el concierto celebrado todos tus planes y empresas, proyectos y
en el Teatro Linares Rivas de esta ciudad sueños, secretos y ambiciones.
el día 2. de Abril se puede resumir en bre- j . — Poco a poco irá conociéndome, tío
ves palabras; baste saber que siendo cri- Vicente, ya sabe c|ue dejé el aprendizaje
terio cerrado de la junta Directiva de esta (le la Pauta, para evitar los trastornos vi-
rilarmónica el dar una gran variedad a los suales, siguiendo sus consejos. Ahora es-
Conciertos, para lo cual, artista que actúa tudio el O b o e y va bien el asunto. No le
en una temporada no se le repite hasta dije nada de mis condiciones de Intérprete
que no pasan varios años, fué tal el éxito porque no sé interpretarme a mi mismo.
obtenido en su recital, que la Directiva, Soy SEXTIGLOTA porque conozco latín,
con general satisfacción, organizó para el español, francés, catalán, italiano v ale-
día 24, del mismo mes, un concierto ex- la Filarmónica Coruñesa, ya que no dudó mán, y por eso puedo muy bien compene-
traordinario a cargo de dicho artista, el un momento en romper su tradición, al trarme con los musicólogos mencionados.
que transcurrió en medio de continuas ova- comprender que con ello complacía en T. V . - i C h é , en verdad que pareces
ciones, lo que obligó a Cassadó a tocar Pleno, a la Sociedad. una Torre de Babel truncada, con la frio-
fuera de programa múltiples obras, desean- T^odesto 'Rebollo. lera de seis lenguas! ¿Dónde piensas ir a
do corresponder con ello a las pruebas de TAúsico TAayor del 54 de linea, estudiar, al Conservatorio de Valencia, al
Oirector de la Coral Coruñesa "62 6CO".
admiración del distinguido público que lle- de Barcelona o al de Madrid?
naba el teatro. LaC oruna f. — iNo, señor! No quiero ir a ningún
y Abr
Conservatorio de Música. El SOLFEO
superior pienso estudiarle en la Escuela de
Comercio, la ARMONÍA en la Secretaría
Regional de Artes Gráficas, el C O N T R A -
PUNTO lo cursaré en el Salón de Dan-
zas Macabras, la FUGA en la Escuela
de Aviación, la C O M P O S I C I Ó N pro-
JOANET. — iChé, tío Vicente, tengo noticias enseguida aunque sean de música curaré estudiarla en la Relojería del maes-
que comunicarle varias noticias que supon- ratonera! tro Armatoste, la TRANSCRIPCIÓN en
go no le disgustarán. No se trata de mú ). — P u e s \erá usted, me han asegura- Bolsa, la INSTRUMENTACIÓN en el
sica clásica sino de músico ratonera! do que los Directores de las Bandas Mu- Observatorio .\stronómico, la DIREC-
l l O VICENTE. — ¡Vengan; che, esas nicipales de Barcelona, Madrid, Valencia, C I Ó N en la Com pañía General de Au_
to Boletín TUiísical IDapo 1950

tobuses Urbanos, el PIANO en el Hospi- nores. Y por último, el maestro director eso no quiero ir a estudiar a los Conser"
tal de Santa Tecla y el VIOLIN en el «Semifusa» es muy apcionfldo a las dis- vatorios porque allí solo se forman músi-
Instituto Cul mano. tracciones infantiles de las FUGAS de cos-artistas y a la Música Arte la Sociedad
T. V. — iCállate clié, no sigas, que vocales y semanalmente envía dos fugas a actual no le reserva ninguna cotización en
desafinas! Acuérdate de quien mucho los concursos literarios de las invisibles re- Bolsa. Lo que se cotiza es la Música me-
abarca poco aprieta. No serás nada con vistas profesionales. cánica.
tanta música ratonera. T. V. - ¡Che. f oanet. menos verborrea T. V. — ¡Ahora comprendo, che! ¡Ca-
]. —No me lo diga, tío Vicente, porque y vamos al grano! ¿Cuánto calculas que ramba, foanet, que vivo eres! De manera
usted no sabe que el maestro «Semifusa» ganará anualmente el maestro director que tú iio quieres ser músico-artista, que
(de renombre mundial) se gana aristocrá- «Semifusa» con sus numerosos cargos y es lo que de los Conservatorios sale o de-
ticamente Id Vida sin mengua de su per- subcargos.? bía salir, sino que, como antes me decías,
sonalidad directora. j ; — Pues, haciendo la cuenta de la vie- tú quieres estudiar fuera de los Conserva-
T. V. - Tú,' Joanet, olvidas que los Mú- ja, se puede uno aproximar. Vamos a ver; torios y así serías MUSICO-comerciante-
sicos no pueden hablar de mezquindades el maestro director «Semifusa» dirigiendo impresor-danzarín-aviador-relojero-bolsis-
económicas y menos los Directores que el orfeón «Los Argonautas» tiene pag.ido ta-astrónomo enfermero-chófer, etc., todo
son considerados .seres angélicos, entre los café y'puro, las noches de ensayo, que en bloque.
cuales debe pgurar el renombrado maes- son alternas. Dirigiendo la Música del ]. — ¡Hombre, tantas profesiones no; pe-
tro «Semifusa». Cíisino tiene garantizadas tres.cenas se- ro unas por otras ayudan a ,bien vivir! Es-
|. — Francamente yo no sé si el maestro manales grjtuítds. Arreglando instrumen- tudidiido fuera de los Conservatorios, se
director «Semifusa» figura clasificado co- tos, ganará unas dos pesetas diarias, ex- puede ser: MUSICO-impresor-enfermero,
mo angélico. Y " 'o que digo a usled es cluyendo los gastos del estaño. En el M Ú S I C O -comerciante-astrónomo, MUSÍ-
que el maestro «Semifusa» se gana muy Music-hall recibe seis pesetas diarias, pe- CO-bolsista-relojero, M Ú S I C O aviador-
bien la Vida porque DIRIGE el orfeón ro como tiene que enviar, de vez en cuan- danzarín, etc., etc. Son tantas las combi-
«Los Argonautas» del Cabañal y la Músi- do, un substituto al orfeón «Los Argonau- naciones que en MÚSICA pueden formar-
ca infantil del Casino Familiar; RECOM-- tas» las seis pesetas quedan reducidas a se que llegaríamos a Cdnsdrnos contán-
P O N E el instrumental de las músicas de cinco y fracción» dolas.
Alboraya, Catarroja, Bcnifayó, Alginet y T. V . — iMuchas ocupaciones tiene que T. V. - ¡Che, I oanet, te veo las orejas!
Alcira; A C O M p A Ñ A al piano a las Ar- atender el maestro «Semifusa» y según me Lo que quieres decir, es que los MÚSI-
tistas del music-hall «Les Taronges»; dices, hay que admirar la resistencia física C O S necesitan pard vivir, por el Arte y
TRANSCRIBE textos de música mozára de ese Campeón de la Música! del Arte, ser MULTIPROFESIONALES y
be a época, contemporánea y actúa como j . —Aún es mucho más extensa la acti- MULTINSTRUMENTALES.
VIOLINISTA concertino en el Duetto de vidad del incansable apóstol del trabajo; |. — ¡Gracias, gracids tío Vicente, ha
violín y piano que el mismo maestro «Se- pues, transcribiendo textos antiguos el dado usted con el clavo, eso es, multipro
mifusa» forma solo, aprovechándose de maestro «Semifusa» no cobra nada, para fesionales y multinstrumentales. De ma-
b s muchos compases de espera que pgu- poder contribuir al enriquecimiento de los nerd que yo me formo multiprofesional y
ran en ambas partes instrumentales. pobres editores. En el duetto unipersonal muhinstrumental y si tengo la suerte de
T. V. - Bueno, che, no sigas porque iemifusista tampoco cobra nada, para ocupar Id dirección de und Bdndd de Mú-
veo que el maestro 'director «Semifusa» socorrer indirectamente a las víctimas de sica, en cualquier ciuddd de Id España
(de quien tenía buenas referencias), es un Id Clase. Armonizando r> contrapuntean- musicdl, cobrdré Id paga equivalente de
gMn acaparador y un perfecto ególatra do gana unos seis reales didrios y con Ids jefe o General sin servir en la milicia.
monopolizante. fugas tiene para las subscripciones profe- T. V. —Me ccn'ences,joanet; yo creía
J. — Espere, tío Vicente, aún no se lo he sionales, etc. . que quien mucho abarca poco aprieta y
<Ítdto iodo. El maestro «Semifusa» AR- T. V.—Observo extrañddo que el mdes- te aconsejaba que solo fueras músico-ar-
MONIZA en sus- composiciones, las dos tro director «Semifusa», a pesar de su tista (uniprofesional), pero yd que en los
tendeiKÚs opuestas de tonales y antito- gran actividad, vendrá a ganarse (capild- Ministerios de Hacienda y Economíd, Ma-
óatesy ás\ da gusto a ios de arriba y a lizandiK los regalos que recibe en dedica- rina y Guerra, el músico-artista no repre-
los de abajo; también CONTRAPUNTEA torias, diploma, coronas y alabanzas cor- senta absolutamente nada, no quiero que
•en ios concursos de Alháes cantando la porativas) unas diez pesetas diarias. me maldigas algún día y puedes hacer lo
paito de bajo en octAva alta, cuando de* ). - lEso mismo, DIEZ PESETAS DIA- que te plazca en el porvenir. Yo estoy dis-
.hkkétwvm» ^ttn gran esfiíerzo) a los te- FUA3 no efectivas, sino nominalesl Por puesto a acompañarte con mi bombaidino >

••.••^^ \
IDayo 1950 Boletín IDusical 11

en do bemol, por las ciudades y pueblos, dades, inquilinato, uniformes y descuen- eres! P o r obra y gracia de tu imaginación,
en busca de la plaza vacante de Director tos invisibles. los sueldos de los directores de música
de la Banda de Música para que la ocu- J. — iNo sea pesimista, tío Vicente, to- militar se han cuadruplicado. Las pesetas,
pes tú. No olvides que a los músicos de do tendrá arreglo! sin ninguna clase de obstáculos, se han
Algemesí les compraste un oboe en si be- T. V. —\o no soy pesimista. Lo que convertido en 14.000 reales anuales,
mol o sea con dos bemoles. t; digo es que según las pagas efectivas, 17.000, 11.000,y 17.000 reales. ¡Eres
|.—¿Dígame, lio Vicente, usted que los directores de música vivirán en los pi- todo un hombre!
•está bien enterado de las cosas de la mi- sos altos y se podrán casar, de los f o a j . —Y'' ^^ visto usted como es cuestión
ilicia, solo han de ser multiprofesionales y los óo años, si quieren cumplir sus debe- de amoldarse a las circunstancias. Q u e
multinstrumentales los directores de las res de ciudadanía con la Tierra que les vio un director de música militar o civil no
músicas civiles? nacer, o de lo contrario, vivirán siempre pueda vivir en un piso principal, que viva
T. V. — jTambién son multinstrumenta- solos y solteros. en un •^.°, o si nó en e l 6 . ° . Unos u otros
les y multiprofesionales los directores de j . - N o h a y que ser pobres de espíritu. tienen que habitar los pisos altos. Q u e un
Música Militar en España, aunque te pese, lY^ he encontrado solución! ¿Para no director de música militar o civil no pueda
-amigo Joanet, una cosa es consecuencia molestar pidiendo subidas de sueldo"para llevar los hijos a los Institutos, que no se
•de otra! los directores de las músicas militares y case o que lleve los hijos a un taller, ya
|. —¿Sabe usted los sueldos que tienen civiles a los ministerios de Hacienda y que los talleres necesitan aprendices; o
•asignados los Directores de Música Mi- Economía, Guerra y Marina, a que no que vayan a labrar la tierra, que buena fal-
•Jitar? sabe que se me ha ocurrido? ta hacen a la agricultura...
T. V. —En Espalda cobran, durante los T. V . - M e sorprendes, joanet; porque T. V. —Observo con pena la invasión
primeros cinco años de empleo, '^.f oo pe- la verdad, que un director de música mili- del multip ofesionalismo y el multinstru
setas qnuales, después están diez años tar cobre la paga efectiva de Capitán del mentalismo en la música. El músico-artista
•cobrando 4.i5'o {pesetas. Siguen otros ejército a los i ^ años de empleo, cuando tiende a desaparecer substituido por el
•diez/años con f . i f o pceCtas anuales y al los opciales la cobran de jefe o General, músico-mecánico. ¡Adiós Arte! Y<' ves los
fin, a los i f años de directores, reciben el no lo creo muy filarmónico; pero si tú tie- contrabajos y violonchelos, las batutas y
•sueldo máximo de su carrera, ó . y f o pese- nes la solución: ¡dichoso tú, que serás partituras, las arpas y trompas, los timba-
tas anuales bendecido por los directores de música les y clarinetes en las casas de compra-
). — i Che me parecen sueldos demasia- militar, los cuales, agradecidos, si forma- venta. ¡Viva el jazz-band!
do elevados con relación a los ingresos sen jurado, te harían de un golpe director j . - N o hay más remedio, tío Vicente,
•del maestio «Semi[usa>l de todas les músicas de España! o ser multiprofesional y multinstrumental
T. V. - Es verdad, pero en contra co- j . — Y ' ' verá, tío Vicente, cuál es mi en la vida activa, o enclaustrarse los mú-
bran menos que los directores de las Mú- solución. Así como la Oficialidad cuenta sicos-artistas (uniprofesionales) hasta que
sicas municipales de Barcelona, Madrid. con pesetas ¿a que no sabe que habían de a la Sociedad vuelva, la época de poder
Málaga, Valencia y Alicante, que según hacer los directores de música militar para contar las pesetas como los portugueses a
•decías antes, tienen paga de ]e(e o de G e - equipararse a los jefes y Opciales sin as- sus caballos: Quatrocentos pés de caba-
neral . fixiar el presupuesto del Ejército? llos igual a cien caballos.
|. - N o s olvidamos del Arte y caemos T. V . - P u e s no caigo amigo, joanet. T. V. — ¡Qué grandes eres, joanet!
•envueltos imantados en el vil metal. [So- Me siento torpe por esta vez. i Sólo hablas de música ratonera! Haces
bran pagasl Lo que hay que hacer es que j . — iChé, cómo se conoce que no sa- bien en no prepararte para músico-artista,
•el multiprofesionalismb y el multinstru- be nada de Portugal! Los portugueses di- ya que en realidad, no sirves porque care-
mentalismo se entronicen en los Conser- cen que cuentan los caballos por los pies ces de alas para remontar el vuelo y ade-
vatorios de Música y todos, valientemente, y para decir cien caballos, exclaman: más eres un p>oco cargado de espaldas.
les cantemos 4:Aleluyas> y Ivíva la soltería ¡quatrocentos pés c/e capa//os/Siguitnóo j . — N o hable de mis defectos físicos,
y el nomadismol esta norma, los directores de música mi- porque le diré los suyos, que son aplas-
T. V. — No te conozco, joanet, estás litar podrían contar las pesetas por reales tantes, y después le pesará.
alborotado desde que sabes las pagazas y así tutti contentti, y los empleados de T. V. — Bueno, Joanet, perdona y que
que los Dírectotes de música reciben, pe- los ministerios de Guerra y Marina, Eco- te vaya bien. Antes de reñir prepcro ausen-
ro te has o'vidado de que las pagas son nomía y Hacienda no fX)ndrian ninguna tarme. jAdiósl
nominales. PÓM que éstas sean efectivas clase de reparos.
liay que descontar los impuestos de utili- T. V. — I Gracias, joanet; qué grande 'Sossach d ' / n a c a n t
12 Boletín IDusical TDayo 1950

7^ u S i c a 1 e s IV. a) La, lá..., b) Señor San Pedro,


z) Molodrón, a seis voces mixtas (Solo:
IV. Boda en la Aldea, escena de |. de
Río Sáinz, a cuatro voces mixtas; L. Lázaro.
señores Hernando y Párraga); L. Lázaro. V. Romería, cantos romeros con pande-
Valladolid V. Trasmeranas, cantos romeros, a seis retas pito ) tamboril; P Udini.
Para quienes vivimos la recia Castilla y voces mixtas; P. Carré. Opem
el arte musical, ha sido muy alagador el ar-
Tercera parte. —(Típicas Montañesas): También hemos tenido los vallisoletanos
tículo inserto en BOLETÍN MUSICAL co-
I. iCon aire!, a seis voces mixtas; L. Lá- una breve temporad de ópera italiana por
rrespondiente al mes de Abril próximo pa-
zaro. una modesta compañía a base del tenor
sadocuyo título es « ¿ / movimiento Coral
II. Los Segadores, a cuatro voces mixtas Adolfo Sirvent, que han dado Tosca, Rigo-
castellanoy^y ene! cual el incógnitoX-Y-Z.
(Solo: señor párraga); p . Udini. letto. Cavallería Rusticana, Pagliacci y Fa-
da en el clavo, elogia y alienta a las sim-
vorita, muy del agrado del público.
páticas Corales en su cruzada por el arte y III. Ronda de Maceres, a seis voces mix-
Se anuncian los conciertos de la Orques-
por Castilla. tas (Solo: Sfa. Arce y Sres. Maíllo y Pá- ta Sinfónica de Madrid.
Las Sociedades Corales tienen mucho rraga); L. Lázaro.
de artísticas, pero aún tienen más de socia-
les, pues aunar elementos dispersos de dis-
TEATROS ¡ím.
••V**
tintos campos y tendencias políticas y reli-
giosas, sólo lo consigue el mágico poder
••.í-i(
0
del arte musical. Bienvenidas sean estas
Asociaciones. 61 'Ceatro Sírico TSÍacíoñal
A la actuación de la <i.Coral IDierense*
(de muy grato recuerdo) ha seguido una
nueva muestra del arte regional, presentárf- £os noveles, tema fundamental
dose el día dieciséis del actual la Coral
de Torrelavega que obtuvo un franco y re- Hace bastante tiempo que en los perió- Una de las proposiciones de arriendo-
sonante éxito y cuyo programa fué el si- dicos de Madrid se planteó el viejo, aunque del teatro Español al municipio iba prmada
guiente: siempre nuevo, tema de los noveles. La por el marqués de Fontalba. Y en ella, muy
Primera parte. - I Leyenda, poema co- Agrupación Española de Bellas Artes adop- discreta, muy sensata, por cierto, se omi-
ral, a cuatro voces mixtas; Tschaikowsky. tó la empresa y ya tenía hasta un teatro tía la obligación de estrenar, durante la tem-
II. Yo vi un día..., canción del siglo para ofrecer al público representaciones de porada una obra de principiante. Esto fu6
XVI, a cuatro voces mixtas; R. Lassus. autores noveles que, a juicio de un consejo . lo único que no nos pareció bien de la pro-
III. Ojuelos verdis, canción leonesa, a de críticos y.eminencias merecieran ser co- posición.
seis-voces mixtas (Solo: señora CubiHas ; nocidos, cuando las picaras tramitaciones Lo mismo en el teatro Español que en Ios-
F. Alfonso. oficiales pusieron una esclusa a los entu- teatros líricos, hace falta el aliciente fecun-
IV. Cuando mi marido viene a des- siasmos. do de las revelaciones. Si se lo^a nuestro-
hora..., canción del siglo XVI, a cuatro En esa campaña, pensaban sus organi- ideal: la creación de un teatro lírico de la
voces mixtas; R. Lassus. zadores ofrecer al público, entre otras no- sección, que eleve el tono de nuestras pro-
V. Ay laralá, canción castellana, a seis vedades, unas cuantas obras musicales de ducciones musicales y renueve constante-
voces mixtas (Solo: señor Párraga); F. Apa- noveles, interpretadas por un conjunto ar- mente el desple de autores, lo primero que
ricio. tístico irreprochable. habrá que pedir será que se dejen las puer-
VI. El Capotito, canción báquica a cua- A nosotros ya nos parecía esto mucho tas abiertas,' de par en par, para, los que
tro voces mixtas; L. Lázaro. asunto para una sola entidad. La protec- lleguen a él, con dignidjd y talento, sin
Segunda parte. —(Típicas Montañesas) ción es una labor de mecenas, de público, otro apoyo que el estreno ni otro porvenir
I. Sí, sí, sí..., a seis voces mixtas (Bai- de prensa, de Estado; todo a un tiempo.
que el buen éxito de sus zarzuelas.
le «a lo alto»); L. Lázaro. Vafias veces nos hemos lamentado de la
falta de producción lírica. Si los músicos Y no se crea que hemos dicho /aauelas
II. lOlel iOlcál, canción del pastor,
«seis voces mixtas (Solo señor Párraga); actuales no trabajan, ¿por qué no han de a humo de pajas. Este y la ópera, menos
•P. Üdíñi. llenar los huecos que ellos dejan en las frecuente, son los únicos géneros que con-
m. ó) Préstame un beso» b) Dicen que temporadas teatrales los autores nuevos, sideramos viables en un teatro Jírico napio-
te cdMS, d seis voces mixtas; L. Lázoro. suflcientenicrtte ensayados? - nal, entendiéndole pofr zarzuelas- taAibién
Juay o 1950 Boletín TQusical 15

las comedias o sainetes musicales que ten- estimularle, darle, en su tiempo, la belige- Y las carceleras de «Las Hijas del Zebe-
gan un franco sentido español. rancia que merezca. deo» dieron fin al primer concierto, en el
Hay que ir a la busca del músico, del El intento de la Agrupación Española de que es ocioso consignar que los aplausos
libretista nuevos. No está tan sobrado el Bellas Artes tenía necesariamente que fra- se oyeron con gran insistencia.
mercado como para contentarnos con lo casar. Todavía no están las cosas para En el mismo local se celebró el segun-
que hoy tenemos a nuestra disposición. afrontar una batalla semejante. Pero es dig- do concierto, acudiendo numeroso público
Todavía el calvario del músico autor, es no de elogio y de difusión, si no porque lo no obstante lo incierto del tiempo.
mucho más penoso que el del escritor que que en vano ha querido hacer, por lo que Comenzó con la «Procesión del rocío»,
quiere dedicarse al teatro. Un músico dig- puede hacer el día de mañana. cuadro sinfónico de Turina, obra que fué
no de atención, el maestro Daniel, ha po- Repetimos que esta temporada lírica no interpretada de manera acabada. Siguió
dido estrenar un sainete lírico, en calidad ha sido fructífera artísticamente. Los músi un Nocturno y Danza de Mariano G . C a -
de novel, después de muchos años de bre- eos han trabajado poco y a los noveles no marero que mereció prolongados aplausos,
ga y cuando ya blanquean sus cabellos. se les deja entrar. Piénsese un poco en este quedando terminada la primera parte con
Y esto no debe ser. Es tan extenso, tan segundo punto y no se tardará en dar con «1812», la conocida obeitura de Tchai-
rico el foklore español, que no bastan los una causa funesta de decadencia del arte kowsky.
cinco o seis músicos de teatro actuales para lírico español. Los fragmentos de la «Vida breve» de
abarcarlo. Es indispensable oir al novel, ^Trturo TAorl, Falla con los Maestros Cantores de Nu-
remberg era la segunda parte, y, aún
perdura la impresión que nos produjo la
intachable ejecución dada a estas magnas
• BANDAS DE MÚSICA s obras por la banda madrileña.
Y Usandizaga con una selección de la
ópera «La Llama», el allegretto de la Sép-
de técnica que se admiran en la copiosa
nda Municipa tima sinfonía de Beethoven y el Barberillo
producción de R. Korsakoff. de Ldvapiés, pusieron digno remate a las
drid en Córdoba Y cerraba el concierto el bailable de la fiestas de arte, pues así debe calificarse la
ópera «Raimundo Lulio», de Villa; «Una actuación de la incomparable corporación
Con motivo de los festejos de la feria noche sobre el monte pelado», de Mus- musical madrileña.
en nuestra Ciudad, el Ayuntamiento con- sogsky, y las carceleras de «Las Hijas del
trató a \a Banda Municipal de Madrid para Zebedeo», de Chapí.
que celebrara dos conciertos durante los El nombre de Ricardo Villa figura con Á los Sres. Directores
días z8 y Í Q del mes de Mayo, verijicán- preferente puesto en aquellos intentos por
dose éstos en la Plaza de [oros con un la ópera española que alentó y protegió
de Bandas
éxito de los que dejan recuerdo. con escasa fortuna un empresario culto y Como contestación a los señores
En el programa del primer día pguraban altruista. De aquel intento, no queda otro Directores de Bandas Municipales
en la primera parte la «Obertura de O b e - recuerdo que el que el maestro Villa nos que a nosotros se dirigen solicitando
ron> de Wcber, Triana de la Suite iberia proporciona, incorporando al repertorio de noticias y detalles sobre la Federa-,
de Albcniz y los «Preludios», poema sin- su admirable eritidad, las transcripciones ción, y con el fin de unificar las ges-
fónico de Liszt, que contiene las más be- de las óperas que Chapí, Bretón y el tiones de organización, le manifes-
llas formas expresadas por medios de gran mentado Villa, escribieran con la ilusión tamos que deben dirigirse a don Pe-
efecto. «El niño judío», de Luna, con el de que en nuestra historia musical figurase dro I. Iguain, Director de la Banda
«Gallo de O r o » , introducción y marcha la ópera española. Y llegamos a Moüs- Municipal de Beasain (Guipúzcoa)
del cortejo, de R. Korsakoff, v la •?Ca- sorgsky, autor de «Una noche sobre el en quien radica, con plena autoriza-
- balgdta de la Walkyria» completaban la monte pelado», compositor de acusada ción de la junta Directiva de la Aso-
• segunda parte. personalidad, de tan privilegiada organi- ciación de Directos de Bandas Mu-
La óf>era «El Gallo de O r o » , de don- zación musical, que hoy, pasados los nicipales de la Región Vasco-Nava-
(,_ de están sacados la introducción y marcha tiempos, ante la formidable evolución mu- rra, la misión de imponer a cuantos
t del cortejo, fué ejecutado de manera ad- sical que todos conocemos, las obras de les interese, sobre tan importante
I mirablc, interpretación que señaló bien Moussorgsky constituyen el laboratorio en cuestión.
I, ponderadamente los interesantes detalles donde se recogen provechosas enseñanzas.
14 Boletín IDusical lUapo 1950

cos que conocemos, bastando ella sola

ORFEONES para cimentar la foma de un maestro: es


increíble la seguridad y maestría de los
orfeonistas en la ejecución de esta obra,

61 Orfeón Catalán ble encontrar otra agrupación coral capaz


de sufrir comparación con esta. La perjec"
difícil sobre toda ponderación.
Gracias a la magnanimidad de la Di-
El Domingo 4 de Mayo, llegó a Cór- ción del conjunto; la inimitable manera de putación de Barcelona ha podido Sevilla
doba de paso para Sevilla, en donde ha matizar; el perfecto empaste de las diver- admirar al Orfeó Cátala y saturarse de
celebrado dos conciertos de memorable sas cuerdas, y la depurada escuela de arte puro del que tan necesitados estamos
recuerdo, el Orfeón Catalán. emisión que posee cada uno de los com- en Andalucía.
A causa de llegar en domingo y tener ponentes, unida a profundos conocimien- ñduardo "Corres
especial interés los componentes del O r - tos musicales, hacen que el Orfeó Cátala
feón por oir misa en nuestra Santa Iglesia sea algo único y aparte entre todos: más BOLETÍN MUSICAL, al reiterarle su
Catedral pudimos saludar y convensar con sobre todo ello e infundiéndole \\¿a está cordial saludo y entusiasta felicitación al
el ilustre maestro Millet, haciéndonos más el alma depuradamente artística y siempre Orfeón Catalán desea a la notable agru-
grata la charla, la compañía del bondado- joven de Millet, naturaleza musical de pación coral que su estancia y actuación
so señor Joan Salvat, Director de la Revis- primer orden, vibrante siempre, alerta, cui- en Sevilla, constituya un hecho memorable
ta Musical Catalana. dadosa de todo detalle, aún del más nimio en su historial artístico.
Esperaba a los excurionsistas a la en- e imperceptible, irradiando en todo mo-
trada del templo el Maestro de Capilla mento fervor, v entusiasmo contagioso a -•*
don Rafael Vich Bennasar, quien pidió al coristas y oyentes
Maestro Millet en nombre de la Schola Aparte las obras de carácter popular, Sociedad Coral de
Cantorum del Seminario, cantasen durante
Id misa.
harmonizadas de manera exquisita todas
ellas y exquisitamente cantadas, nos ofre-
'Correlavega
Accediendo a la cariñosa petición, can- cieron algunas de gran envergadura no so- Don Francisco A. de Vega y Manteca,
taron una salve para solista y coro de ma- lo en cuanto a extensión y forma si que Secretario de la Sociedad Coral de Torre-
nera perfecta. también por el contenido altamente musi- lavega, nos ha remitido la Memoria corres-
Durante el trayecto de la Estación a la cal que las informa; son estas obras La pondiente al año 192.8-Z9, leyéndose en
Catedral como al regreso, no cesaron la mort del 6scolá y Divendres Sant de Ni- la misma importantes testimonios dignos
d jmostraciones de interés y admiración por colau, y Oda a la mar lejana y Proce- de la publicidad que muy gustuosos con-
partqdel público. Dada la excepcional im- sión en la montaña de Vives. Posee la cedemos.
portancia de esta entidad coral, hemos soli- música de Nicoiau un alto poder de sujes- «Nuestro cuerpo coral ha actuado en
citado de don Eduardo Torres, Maestro de tión interna, es emocional y cautivante por numerosos festivales y conciertos durante
Capilla de la Catedral de Sevilla, las la elegancia y exquisitez de su línea meló- los dos últimos años. A continuación ex-
adjuntas cuartillas que son el testimonio dica, y su lirismo acentuado débese más ponemos sucintamente todos esos actos
fehaciente de la brillante actuación del que a nadie a la simplicidad de medios que constituyen nuestro historial artístico.
Orfeón Catalán, eri la ciudad hermana: empleados; nada hay allí supérjiuo; sobrie- El 8 de Junio de 1919 en el Teatro Pe-
dad de procedimientos sabiamente dis- reda de Santander. Este concierto fué
61 Orfeó Cátala puestos para lograr el efecto apetecido, nuestro bautismo y nuestra consagración
De cuantos acontecimientos musicales superior a toda ponderación: Divendres artística como agrupación coral. Las deli-
presenció Sevilla de algunos años a esta Sant puede ser calijicado de obra cumbre, • rantes ovaciones con que el público premió
parte, ninguno como los conciertos del pues el contraste de lo clásico con lo po- la brilla nte actuación de nuestro cuerpo
Orfeó Cátala llegó a tener el carácter de pular está sabiamente logrado, y la pro- coral, el entusiasmo con que fuimos des-
exaltación apoteósica,. el unánime cntusias' gresión constante que va acrecentando el pedidos, son hechos y momentos que no
mo, tdiíto de las clases elevadas como de interés contrapuntístico hasta un grado su- se [borrarán de nuestra memoria.
las populares, acompañó a la celebérrima p)erlativo de emoción no creemos pueda El otro hecho magno que tanto abrillan-
agrupación, y la ciuciad ha vibrado al uni- ser superado por nadie. ta el historial de nuestra Sociedad es la
sorió para aclamar a las huestes de Mi- Oda a la mar le/ana de Vives es la inauguración del monumento en Polanco
Het. composición coral de más avanzados pro- a don )osc María de Pereda. El actoxle |
Sinceramente cceemos que no es posi- cedimientos harmónicos y contrapuntísti- la inauguración fué de una imponente a la't;
THayo 1950 Boletín Tüusical 15

par que sencilla solemnidad. Ante el mo- Y se cierra la Memoria con un Balance Entre las obras ejecutadas, llamaron
numento, cuajado de coronas y ramos de cuyo resumen copiamos: poderosamente la atención por el encanto
flores, desfilaron los danzantes de Polan- Importan los ingresos, pesetas 16,669,3^ de su sabor «astur» en la melodía y su
00, \o% Pocayos AQ Taños, las Sociedades ídem » gastos » 12,01-^,10 distinción y elegancia armónicas, «Va-
•Corales de Santander y de Torrelavega, queira», de Ignacio Ruiz de la P e ñ a , y la
"Coros Montañeses, Ateneo Popular de Saldo favorable 4,040,15' «Suite Llanisca», de Torner, verdadero
Santander y otros muchos que con la in- enamorado y paladín del folk-lore astu-
mensa muchedumbre y el hermoso día Al acabar de escribir las anteriores lí- riano.
fueron el mejor ornato y la mayor gloripca- nea? leemos en la prensa madrileña que la Puede asegurarse sin hipérbole alguna
•ción de la obra perediana. Sociedad Coral de Torrelavega ha actua- que el Orfeón Ovetense agregó un florón
Nuestra Sociedad sigue desarrollando y do con brillante éxito en la Corte, siendo más de gloria a su interesante historial ar-
•realizando el programa que inspiraron su su éxito más honroso por haberlo conquis- tístico con los conciertos celebrados re-
•creación, [^on Lucio Lázaro, trabaja con tado después de la actuación de otras im- cientemente en Gijón y Madrid.
;gran entusiasmo por elevar el nivel artísti- portantes masas corales Nuestra más entusiasta felicitación.
co del cuerpo coral y por dijundir la ense- Por lo que respecta al apoyo y protec-
ñanza musical abrieiido cursos, dando cla- ción que merece por parte de todos, y es- Sociedad Tilarmónica
ses de solfeo y canto, no solo en nuestra pecialmente del pueblo de Torrelavega, esta
Academia, sino también en las escuelas entidad coral que tanto ennaltece a la po- Esta entidad, siguiendo la costumbre
públicas de Torrelavega y Reocin. Actual- blación, sepan que BOLETÍN MUSICAL establecida en años anteriores, ha cesado
•mente es ayudado por don Gabino Mou- muygustoso se convierte en portavoz y pro- el presente curso musical con dos concier-
leira, quien desinteresadamente y a sa- pagador de la simpática labor que realizan tos a cargo de la Orquesta Sinfónica de
tisfacción del señor Director y de esta jun- tanto su funta Directiva corno su compe- Madrid, siendo dirigido el primero por el
ta viene prestándonos ese favor con todo tente director don Lucio Lázaro, y pide, insigne maestro Arbós y el segundo por el
•entusiasmo. Nuestro cuerpo coral conoce en nombre de la prosperidad de la Socie- maestro alemán Leibel.
•el solfeo perfectamente y esta técnicamen- dad, que estas lineas se divulguen y sean Los programas que constituyeron los dos
te preparado para estudiar y ejecutar todas leídas por toda la población para que, al conciertos estaban formado por obras ya
.las obras de su .repertorio, en el que se conjuro de los ideales que sostenemos, conocidas y sancionadas por todos los
ha atendido y se atiende a la interpretación apoyen como merece a la benemérita So- públicos, prescindiendo el maestro Arbós
•de la música popular y muy especialmente ciedad Coral de Torrelavega. de aquéllas para las que el desagrado del
•de la montañesa. El coro esta constituido público de Madrid fué bien notorio.
,por 8o coralistas: fo hombres, l o señori- -*•- Tratándose de la Orquesta Sinfónica
tas y I o niños de ambos se.vos. La matrí- no hay que decir que las ovaciones se su-
•cula en nuestra Academia ha sido la si-
guiente: Curso 1918-19, -^o señoritas,
©esde (Sijón cedieron unas a otras para premiar el tra-
bajo de esta insuperable Orquesta.
30 hombres y 45' niños. Grupo Escolar Orfeón Ovetense •íalme 7A.artIríes Sánchea
Alfonso XIII y Graduada n.° 1: Curso
1917-18, 80 niños de ambos sexos. Cur- Antes de su presentación en Madrid y
so I 9 i 8 - i 9 , 100 niños de ambos sexos. como prólogo de ella, el notabilísimo O r Publ icdciones Vil
iviusicales
Curso 1919-30, 110 niños de ambos se- feón Ovetense — que cun tanto entusias-
xos. Escuelas públicas de Reocin de la mo, como acierto, dirige el joven maestro
•Real Compañía Asturiana de Minas: Cur- Luis Ruiz de la Peña -dio un concierto en Contrapunto. Sa Tuga,
so 1918 19, 100 niños de ambos sexos. por Stephar "Krehl,
el Teatro Dindurra.
traducción d e >rntonio
Curso de i 9 i 9 - ' 5 0 , 110 niños dé ambos El programa, integrado todo él por IRtbera, - C o l e c c i ó n
sexos. obras de sabor regional, fué maravillosa- "Eabor", - Barcelona.
Todos estos cursos de solfeo y canto los mente interpretado por la agrupación coral
•da nuestro Director don Lucio Lázaro, te- ovetense. Sucedieron sin interrupción las De la «Editorial Labor S. A », hemos recibido
ovaciones, que después se repitieron en dos tomos interesantes para la enseñanza musical
•niendo también abiertos cursos de gimna-
que vienen a enriquecer notablemente el objeto de
sia retmica, cuyas exhibiciones han consti- Madrid con toda justicia, como premio
esta «Colección Labor> para la «iniciación cultu-
luido grandes éxitos en los ejercicios, exá- muy merecido a la labor excepcionalmentc ral» y aumentar la sección de dicha Colección,
• menes y festivales escolares celebrados. bella d("l Orfeón Ovetense. dedicada exclusivamente a la música.
Ib Boletín Wusical JUapo 19 50

Solamente en el enunciado de estos tomos se Revista 6spañei Sacro «Revista Musical Catalana», órgano del Orfeó>
verá su excepcional importancia, pues uno trata del T^usical-Eibrerta Ca- Cátala, Barcelona.
«Contrapunto» y el otro de «la Fuga». Su autor suUeras.-Claris, n," 15, «Lyrica», París.
es Stephar Krehl y'ambos han sido traducidos fe- Barcelona. «The Gramophone», Londres.
lizmente del alemán como sabe hacerlo y nosotros «Corriere Musicale dei Piccoli», Florencia'
no le hemos regateado elogios, el culto maestro Esta nueva revista ha salido con grande entu- Italia.
don Antonio Ribera Maneja, notable concertista y siasmo, brío y valentía, dirigida por el culto com- «Pro-Arte Musical», Habana,
distinguido musicólogo. positor don Más y Serracant, teniendo por consejo «Tesoro Sacro Musical», Madrid.
El tratado de Contrapunto se aparta de la ten- de redacción a los maestros de Capilla de las Ca- «Harmonía», Madrid.
dencia de conservar con tenacidad ideas anticua- tedrales metropolitanas de España, la revista men- «Musical Hermes», Barcelona.
das; quiere ocuparse no solo de las reglas y res- sual «España Sacro Musical», que viene a sustituir «Scherzando», Gerona.
tricciones en el estilo «a capella», sino que, tenido a la malograda y nunca bien alabada «Música Sa- «Fvicions», órgano de la Associació Obi era de
en cuenta el desarrollo épico y atrevido de la mú- cro Hispana». Concerts, Barcelona.
sica instrumental señale la forma distinta de la em- Fué una necesidad imperiosa que se dejó ver en
pleada hasta el presente: lo que está permitido o el pasado Congreso de Vitoria llevado a término
no. Por eso hace rigurosa distinción entre el estilo con tanto entusiasmo y con tantas consoladoras es-
vocal y el instrumental. peranzas para la música religiosa. Los tres núme- NOTICIAS VARIAS
El Contrapunto no debe ser una cosa mecánica, ros que hemos recibido revelan no sólo el apoyo
sino una verdadera creación libre. No es artista el de los Prelados, sino la innegable competencia y
que solo posee una técnica, sino cuando nos servi- aportamiento de energías de los distinguidos maes- ÍMecroloQía
mos de ella para descubrir y poner de manipesto tros directores.
el secreto maravilloso de su naturaleza. Mucho se ha hecho en España por la restaura- El z8 del pasado mayo, falleció en Madrid el:
ción del arte Sacro-musical desde la aparición del joven profesor de trompa José Rosas, pertenecien-
El método — además de la diversidad de estilo —
Motu Propio de Pío X y más auge ha tomado esta te a Id Banda Municipal y solista de la «Orquesta^
no pretende poner en práctica normas de un mo-
restauración desde que apareció la Constitución Filarmónica de Madrid». Instrumentista excelente,
dernismo exagerado, pero tampoco se muestra pro-
Apostólica «Divini cultus sancfitatem» Át\ Papa conocidísimas eran sus primorosas cualidades ar-
picio d emplear exclusivamente leglas que hace ya
reinante. Ejemplo elocuente son los cuatro congre- tísticas, unánimemente reconocidas, demostradas
cien años empezaron a abandonarse
sos (Valladolid, Sevilla, Barcelona y Vitoria) que en buen número de conciertos donde dejaba asom-
De una manera concisa y clara trata el Contra-
se han celebrado; pero también mucho queda por brados a los oyentes con sus interpretaciones de
punto sencillo a dos, tres y cuatro voces; el Con-
hacer. Todavía se oyen musiquillas en los templos obras difíciles, como el «Septimino», la «Sinfonía
trapunto doble a la octava, a la décima y a la duo-
más propias del baile y del salón que del templo, y en Re» de Franck, «El burgués gentilhombre» de
décima. El Canon en sus diferentes aspectos y el
en España cuenta la Música sacra con muchos y Strauss, etc. Ha muerto ¡oven, en su plenitud ar-
Contrapunto a cinco, seis, siete y ocho voces ter-
muy valiosos maestros que trabajan ignorados per- tística. Su recuerdo será duradero como artista de
mina el tomo con apéndices y bibliografía.
cibiendo unos sueldos «irrisorios». mérito y fraternal camarada.
La fuga del mismo Profesor Krehl está funda-
mentada sobre los mismos principios que el Con- Los cuatro números que tenemos a la vista son
trapunto, es decir: diversidad de estilo y modernis- verdaderamente orientadores en el sentido práctico Oposiciones a plasas de profesores deL
mo no exagerado en sus procedimientos. Ti-ne por de la palabra. Últimamente ha abierto una encues-
Hospicio de Sevilla
normas las que se deducen de las fugas de Bach y ta acerca de la educación de música que se da en
de Hándel. No quiere en la formación de la fuga los Seminarios; también toca el modo de formar
En el Hospicio se ha celebrado las oposiciones
el temor, la duda, ni la vacilación, sino que debe Capillas en pueblos y aldeas, puntos históricos,
convocadas por la Diputación provincial, parai
expresar el valor, la conpanza y la decisión. avance musical que debe tener el arte en el con-
proveer las plazas de profesores de solfeo y estéti-
Están concisa y claramente tratadas las tres par- cierto del adelantamiento actual, etc., etc.
ca de Id música, violín y violoncello, y pidno y ór-
tes en que se divide la fuga normal: se expone el Nosotros nos permitimos rogar a la naciente re- gdno, hdbiendo sido aprobados, con los primeros
tema en la tónica y en la dominante, se introduce vista que siga la campaña que en estas columnas lugdres, respectivamente, el maestro don Eduardo-
con modulación y se repite en la tonalidad princi- empezamos en favor del mejoramiento económico
Torres; don Segismundo Romero y don Diego
pal. Hace distinguir exactamente el tema, su res- de los Profesores que se dedican a la música del
Pantión.
puesta, su contrasujeto, la transformación del tema culto católico. Sin una justa remuneración espe-
El tribunal examinador, presidido por el diputa-
en estrecho, su movimiento contrario, la aumenta- cialmente a los Maestros de Capilla y Organistas
do provincial, visitador del Hospicio, don |osé Ma-
ción y disminución, las particularides de cada gru- de las Catedrales, se vendrán abajo tantos planes
ría Pinar y Pickman, lo constituían don Emilio
po y «divertimentos» o episodios, la fuga con dos y difícilmente podrán sustituirse los que actualmen-
Ramírez, por la Universidad; el señor Lerdo de
o m¿% temas, la fuga coral, la contrafuga, la te con tanto renombre ejercen.
Tejada, por la Real Sociedad Económica de Ami-
«fughelta» y el fugato.
gos del País; don Luis Piazza, por la Sociedad
En suma, dos libros útilísimos para erudición y 9levistas recibidas de Autores, y el maestro Castillo, director de la
formación artística musical en el ramo más amplio Banda de Música del Hospicio.
de la composición. ^«La Rassegna Mugicale», Torino. Para las oposiciones a la plaza de profesor de
«Le Menestrcl», Música y Teatro, Director )ac- guitarra, bandurria y matidolina, s^ hará nueva

g^5»3 ques Herugel París.


«Revista Nazionale di Música», Roma.
«Diccionano de la Música Ilustrada», Rambla
convocdtorid.

de Santa Mónica, 19» Barcebna.


yFlmacenistQS de 7A.úsica
i:S l A X I S I , \ 0 I. II \ A |(V^I: (iKiriO l'l A / / A i: N C I N \^ I \ I D A /
A l f o n s o !, n ñ i u . ; i !.ciri(v-;, i i ú i i i . c N u r \ M , 4^"' ! roNaUios. lu'iui
M.il.it;,, Pamplona

C AS A i: K\'\\\ (. . 1) A \1 A ^ IRA\>OCr:AMi: IKAniNO 11 A ^ ¿c IV C. l'l K l l LO


Mci\-,icli', Q > i c i " ¡ n ' > , 1111111. o ," M.'iii.iiu'r. 44 I ¡Ilion , 1 o
hnvrrl,.,,,, \ *alina i\v M a l l o i \ M

SATUKMNC^ \K1N \\[\',0 10> DI C. c: AKKION IU A \ 11 A / 1: \ p l A Z / A 11IK MAX OS


C S i n f o r i a n o l.^ipc/ ! )tito, iMini i> l'iioiu-.irr.il, ^- ,- I (.'1 i<), núm . i ~o
\-,t...,,, M>-KI,¡,1 ScxilLi

\' ui n A DI; I L I ) \S I; I I'A I*. LO K l C v m X \'DA. >lr MAKIIM:/' KUCKIK 1-1:1 11' r 11 VII X I: /
KiiniMíi Coiuilí'i.i-. Kíimlilii (lo S |ii.i:i 4 ' ' • U . U K I Í O M<ii\rlo lí Pl,,/>, l l r C c i n . n , , .
hari'cloiia l.irri>"i.!M (.iMxIoli.i Cór.lol..-,

T^úsicos 7A.ayores
Sr. D . Gregorio liaudin. -1;1 horro!. Sr. L). Ledcrico Delicado. -VLilión.

Sr. I ) . G e r m á n A. 13eií>heder. - | e r e / . Sr. ü . |ose lerol Goiidio. Santa C r u z de lenerije.


Sr. 1). Co8tci ncio Vlcildonjtlo. — SCL;O\¡II. Sr. [ } . |osé \'1o\a ( luillén. —Los Polmos (ConoriosV
Sr. \j. \ ' l o d e s t o Rehollii. Lo Goruñii.
Sr. D . |uon Sónclicz M d \ o r o L ScxilLi.
Sr. D . Insto SúiisdKodor C o r t é s . —León.
Sr. D . losé Postor C ) t l i o o . - L l u e s c o .
Sr. D . Isin<iel G r o n c r o Loyos. - G e r o n o .

Sr. D . Boni[cicio ( J Í L - l^atltijo/. Sr. 1). \ ícenle lerol G o n d i o . — |ótibo ( \ olencio ).

©irectores de Bandas 7A.unicipales y Civiles


Sr. D, Antonio C-juzmón Ricis. - P o l e n c i o . Sr. D. Moriono G ó m e z (^amorero. — C ó r d o b a .
Sr. D. jiion R e \ e s Bortlet. - C i i i d o d d e Icod (lenerife). Sr, D. Llios C a n i n o s P r a d e s . - Benicodos ( C a s t e l l ó n )
Sr. D Luis Rod rÍL^ucz NistoL \ olcnoio de D juoii ( L e ó n ) . Sr, D. Lugcnio l.loret G a r c í a . — Aguilar ( C ó r d o b a ) .
Sr. Manuel G o r r o l e . - O r t i o u e s e o (Lo Corufio). Sr, D Juan d e la l o r r e . — P u e n t e C i e n í l ( C ó r d o b a ) .
Sr. Cipriono P e d r o s o . — Somo de L<inoreo ( O s i e d o ) . Sr D. Ricardo \ illa. Madrid.
Sr. D. lulion C e r d ó n Murillo. ^ Sonlúcor de Bdo. ( d i d i z ) . Sr 1). Saturnino Pérez M e n d o z a . - Mieres ( O v i e d o ) .
Sr. D Agustín Z u l u o g o . — Líbor ( ( j i i í p ú z r o o ) . Sr 1). Lliginio C a m b e s e s C a r r e r a . - A n t a s ( P o n t e v e d r a )
Sr. Luis lorregroso. — Aliconle. Sr D. Pobló Monteogut. — Llardecans (Lérida).
Sr. Pedro S . Igudín. - Beosoin (Giiipúzciio). Sr D. M a n u e l L. Amor. — Betanzos (La C ó r u ñ a ) .
Sr. D |osc Froncisco Beristoin. - P u e n t e - A é r e o s (Ponte Sr D. Vlanuel juaneda Bordetas. —Teruel.
\edra). Sr D. |oo(|uín Gutiérrez. — Moiitilla ( C ó r d o b a ) .
Sr. D M a n u e l Rebollar. — C e e (Lo C o r u ñ o ) . Sr D. Aurelio Real Pérez. - Aracena ( H u e l v a ) .
Sr. D |ustino F e r n á n d e z . —Avilo. Sr. 13. |uan G o n z á l e z . —Navio (.Asturias).
Sr. D Miguel G o n z á l e z Arce. - l.lanes ( O v i e d o ) . Sr D. Antonio A. S a a v e d r a . — Fl C a r p i ó ( C ó r d o b a )

k.: J
-.-í^:íiJÉá
nQuía de Concertistas y ypgrupaciones T^usicales Q uotuor Copet. Rué Bonclie 47
"IE:

Orquestas Quintetos Q uotuor Corcmbos. Rué Tronchet x 1


MÁDRII3 MADRID QuotLior Choillc\. Rué Cholgrin 20
Orc|uesto Siii[ónicd. Mo\or c i Doble O uintcto. ploxo Principe Al- l)uotiior de Morpcs. Kuc Steinkcr
Or(|ucsto riloriiKinica. Pci\i(i i fonso I 7 (|LIC 2
Or(]ucsto l.osollc. A\'. Pi \ Vlnrtiiill Q uinteto Llispoiiio. Gro\ino 20 Q u otuor Duttenhoter. Rué Corlom-
Or([iiestii Beneditu. Aleóla ^'o PARÍS bcrt ^
BARClil.ONA CJuinteto Clio\ile\. Pue Blonche 47 LONDRES
Or(|uesto Sin[(')n'Cd. Bnich i zc C}uinteto Instruméntale. Ruc de La-
Q uotuor Cañerol.W igmore Str. 1 27
Orc|uesti.i Cosnis. AI[oiis(> XIII 440 bórele 34
Q uotuor Spencer. Dyke. String.
Or(|iiesto (lo Ccimero. pioxo del Sociedod de Instrumentos de X'iento.
Heler Rood 22
Teotro 8 Rué Loborde "54
Quotuor Uendoll. Strn\. Pembroke.
VAl.nX'CIA.-Orquesto Sinfónico. G, Sócete VIoderne d'Instruments o
Str. 2."
\ ' . Oennonios ij \ent Rué Migonord 1 7,
Quotuor Kinsey Piano. Bri\aiistOTi
JATi VA (Volencio).-Ort|uesto Sinfónico Societe des Instrumcns Aiiciens Rué
Str. 19
«El Espa ñoletci». A\enido Coiíale- de Steinkerc|ue 2
Quot uor London New Bond Str.
jas. ^o Societe Viole ct Clo\ecins. Rué
lói
AdolpheFocillon ^
C Ó R D O B A . - A sociocióii de Profeso- Quotuor \ irtuoso. Ibs-1 illetc/o
res de Orquesto, piozo Séneca 20 LONDRES
BERLÍN
BILBAO London Wind Ouintet. W'igmore
St I 24 Cuorteto L3enion. Bambergerst 22
Orquesta Sinfónico, blcano Í 1.° Cuorteto Ho\emann. N e u b a b e i s -
MILÁN (Romo)
SEVILLA.-Orquesta Bélico. Doma^ berg. Berlinerstr 1 45-
Ronion Quintet. \ ondegori 1 2
SAN SEBASTIAN BUENOS AIRES
Orquesto Sinfónica. Bertrán 1 1
I ALICANTE.-Orquesta d e Cá mará.
Cuartetos Sociedad de Cuorteto. Florida 940

Calderón de la Barca, -^4


MADRID 'Crios
Cuarteto Español, piazo Príncipe BARCELONA
A L C O Y (Alicante)
Alfonso I 7 1 río Barcelona. Plaza Letomendi 2f
Sinfónica Alcoyana
Cuarteto Francés. A\. Pí y Margoll ó Trio Ardesol. Son Fernando •54 1."
Z A R A G O Z A . --Orc|uesta Sinfónica
Cuarteto Milanés, Alcalá. 4 Trío Hispanio. portal del Ángel
Reconquista. 14, i.°
PARÍS BARCELONA
Orquesta Colonne. Rué Tocquexille Cuorteto Cosols. Alfonso XIII 440 PARÍS
PARÍS Trío Cosodesus. Rué Notre Dame
Orquesta Lamoureux. Rué Moncey i Loreltc ^4
Quatuor Kretlv. Rué de Puceoux 1 8
Orquesto Filarmónico. Rué lo Boetie Trío París. Rué La Boetie 45^
Q u a tuor Loiseau. Rué de Moscou 3^
18 Trío Lazarus. Rué de Petrogrod •^o
Quatuor Luquin. Rué Laborde ó
Orquesta Pasdeloup. Rué Grussol f- 1 rio Vendevoye. Rué Caulincourt 77
Quatuor Merckel. Rué La Boetie 45^
Sociedod de Conciertos. Rué de I río Vocal Henchin. Rué Lemecier
Quatuor Parent. Rué de rUni\ers¡te
Conservatoire i bis . 'f
BÉLGICA.-Royal Zoologicol Conciety Frío de la Scholo-Cantorum. Rué
Quatuor Pascal. Rué Vinense •54
Societe des Nouveaux Concerts Didot 48
Quatuor Pelletier. Rué de la Broclie-
REPÚBLICA ARGENTINA BÉLGICA
ou l.oups 2 I
- O rquesto Municipal. Teatro Colón Quatuor Poulet. Av. Saint Plilibert 8 Trío de lo Cuor de Belgic|ue. Rué
Orquesta Filafmónica Quatuor lalluel. Rué d'Artois 1 1 de frorembcrg •^ó
Orquesta Asociación Profesores. Quatuor Tourret. Rué de Berne 23 LONDRES
Sarmiento 1 .670 Q u a tuor vondelle. Rué de Tronchet
LONDRES Trío Chomber Musik. VVigmore Str.
Bdth P u m p Rüom Orcliestra Quatuor Vocol. Rué de Tronchet -^ r
Royal Phiharmoio Q u a tuor Morguerite Villot. Rué Di- Trio Chaplin. Jfbs Tiller, c o .
Margata Municipal Orcliestra do 48 pianistas
Lojidon Sympbony Orchestra Quatuor Zghera. Rué Belloni 4 MADRID
MILÁN
MIL (Italia) Quatuor Andolfi. Av. de Clinchi 62- Carmen Alvarez. Santa Isabel 1 f
Áugusteo Orchcstra. Vittoria 6 .Quatuor Bartillon. Av. de L'Obscr- Enrique Aroca. Carrera S. Jerónimo

I* Orchesira O f la Escala Boccacio z •^ ,


ZARAGOZA
OrcfucstdSinfónica, Reconquista, 14
vatoire 24
Quatuor Bastida. Rué Duperre 1 1
Quatuor Capelle.BdSdint-Martino 3
número 30. jesús Aroca.
fosé Balsa. Bola 8, . •
Migutl Berdion. P. la Castellana Ó4

Talkr^ Típ«gráfieo« «La Ibérica».—CMoba