Está en la página 1de 6

COLEGIO DE MÉXICO

CENTRO DE ESTUDIOS DEMOGRÁFICOS


URBANOS Y AMBIENTALES

DOCTORADO EN ESTUDIOS URBANOS Y AMBIENTALES

Resumen 1
La Naturaleza en Bruno Latour

Basado en los capítulos 1 y 2 de libro “Nunca Fuimos Modernos”

Presentado por:
MARÍA DE LA LUZ MAQUEDA ROJO
I. Introducción

Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de pasión.
La vida es desierto y oasis.

Walt Whitman (1819­1892)

En este trabajo se analizar la posición que adopta Bruno Latour sobre la naturaleza y con ello
continuar el proceso de estudio de los discursos sobre lo natural dentro de las ciencias
sociales. Se cuestionará a este autor sobre los tres grandes temas ante los cuales ya fueron
interrogados los clásicos de la sociología Marx-Engel, Weber y Durkheim, es decir: cómo ve
este autor la independencia de la naturaleza respecto a la subjetividad humana; si la
naturaleza se presenta como un valor moral y como un fin en sí mismo, o bien, si contempla
a la naturaleza como factor explicativo que interviene en la conformación y la acción social.
Debe señalarse que Latour es un autor contemporáneo, que nació en el siglo pasado pero se
encuentra vivo y ha tenido una trayectoria académica que se caracteriza por sus estudios
sobre filosofía de la ciencia. Pero fundamentalmente, ha tenido la oportunidad de contemplar
el mundo antes y después de la caída del campo socialista, y lo que implica este hecho, en
términos del discurso de las ciencias sociales.
El pensamiento de este autor es un pensamiento crítico a la modernidad como fenómeno
cultural y discursivo de las ciencias sociales, análisis que puede trasladarse a la relación con
la naturaleza.
Latour presenta una crítica a los grandes momentos analíticos que se han desarrollado hasta
la fecha, haciendo énfasis en la crítica al pensamiento moderno. Por tanto se aleja de los
clásicos cuyo basamento estaba en última instancia unido al espíritu de la modernidad.
Latour hace una crítica de lo que ve como tres grandes estadios en el conocimiento humano,
la premodernidad, la modernidad y la posmodernidad. Sin embargo considera que la
humanidad nunca pudo realmente realizarse en la modernidad, pero la posmodernidad
deviene en un síntoma y no una solución fresca al problema, mientras que nunca que
abandonó el estadio anterior: premoderno.
II. La Naturaleza y la subjetividad humana

Para Latour, la naturaleza y lo humano dentro del paradigma de la modernidad


aparentemente, tienen una separación tajante, ya que el concepto “moderno” da cuenta de
dos fenómenos diametralmente opuestos, por un lado están las prácticas que generan
híbridos de naturaleza y cultura, mientras que por otra parte la modernidad o lo moderno crea
zonas ontológicas diferenciadas: la de los humanos y la de los nohumanos. Es decir, que se
establece una separación entre un mundo natural y una sociedad con intereses
(Latour,2007:28). Es dentro de la segunda definición que Latour ve una división entre el
mundo natural y el humano, que se muestra intrínsecamente a la sociedad “con intereses y
desafíos previsibles y estables, y un discurso independiente tanto de la referencia como de la
sociedad” (Latour, 2007:28). Sin embargo en el primer discurso esa división no es tan clara,
pues es en donde se dan las “mezclas entre géneros de seres totalmente nuevos” (Latour,
2007:28).
En el análisis que realiza Latour sobre las construcciones de Hobbes y Boyle, encuentra que
dichos autores construyen con sus postulados “el mundo moderno”, en donde que lo humano
y lo no humano quedan plenamente separados, de un lado se encuentra la fuerza natural y
por el otro la fuerza social, en uno se tienen los objetos de la ciencia y en el otro los sujetos
de derecho (Latour, 2007:53-55).
Latour plantea que la “Constitución moderna”, inventa una separación entre el poder
científico y el poder político, el primero es el encargado de representar las cosas, mientras
que el poder político representa a los sujetos, sin embargo los propios fundadores Hobbes y
Boyle terminan recapitulando para dar indicaciones sobre cómo se debe interrogar a la
naturaleza o cuáles son los derechos y deberes, por ejemplo, de las mujeres. Por tanto para
Latour, en la cuestión de la separación humanida-naturaleza se observa una paradoja, por
un lado si se considera a los híbridos sólo pueden observarse mezclas ente naturaleza y
cultura mientras que si se considera el proceso de separación “o purificación” entonces se
presenta una separación total entre la naturaleza y cultura (Latour, 2007:56).

III. La naturaleza como medio con fines no humanos o como fin en si mismo

Para Latour en la Constitución que define lo humano de lo no humano dada por Hobbes y
Boyle, y sus seguidores se construye un contexto social y a la vez un concepto de naturaleza
independiente en sí mismo. Según la lectura de Latour sobre Hobbes, este plantea que los
hombres construyen la sociedad y su Leviatan, responsable de toda la estructura comercial,
científica, artística, etc. Dicho Leviatán es una construcción humana pero supera al individuo.
Por otra parte la corriente de Boyle, afirma que la naturaleza no es una construcción artificial
que es descubierta por la ciencia dentro del laboratorio, pero es en sí misma infinita.
Latour señala que existen dos grandes paradojas en el proceso de construcción de lo natural
frente a lo humano, la primera paradoja señala dos posiciones una que nos advierte que la
naturaleza no es una construcción humana, sino por el contrario es trascendente e infinita,
mientra que por otra parte se afirma que la sociedad es una construcción inmanente a la
acción. La segunda paradoja presenta por un lado a la naturaleza como una construcción
artificial en el laboratorio (Boyle) y es inmanente al humano, mientras que en el otro extremo
se señala que la sociedad no es una construcción social (Hobbes), (Latour,2007:59)
Del debate entre Hobbes y Boyle se retoman tres garantías, primero, que aunque nosotros
construyamos la naturaleza, es como si no la construyéramos, su simétrico sería que aunque
no construyamos la sociedad es como si la construyéramos, y por último, que la naturaleza y
la sociedad deben de ser absolutamente distintas; por lo que el trabajo de purificación es
permanente y distinto del de mediación (Latour,2007:59). Sin embargo pese a que la
naturaleza trasciende en sí misma no es un impedimento para la construcción y permanencia
de lo social, con lo cual los hombres se vuelven actores de su propio destino político, es la
tercera garantía la que prohíbe toda contaminación entre lo que pertenece a la naturaleza y
lo pertenece a la política (Latour,2007:61). Sin embargo, la separación no se logra
plenamente, puesto que en la misma naturaleza de la Constitución moderna se multiplican
los híbridos.

IV. La naturaleza como factor explicativo e interviniente en la conformación y acción


social

Para Latour un aspecto fundamental dentro de la modernidad es la visión a partir de la cual


las construcciones culturales, política y humas se separan de lo natural, es decir, que la
naturaleza no interviene en la construcción de lo social, y plantea que esto sólo fue posible
mediante la presencia de las que denomina la cuarta garantía, misma que posibilita la
regulación de Dios, del lado de los Hobbesianos, se vacía a la sociedad de todo origen divino
y por el lado de los Boylianos se desprovee a la naturaleza de la presencia divina. Esa es la
esencia de la modernidad bajo la cual Dios se encuentra fuera de la las leyes de la
naturaleza y fuera de los principios de la República, (Latour,2007:62), por tanto, la naturaleza
no interviene en la acción social, a primera vista, pero la visión de una naturaleza y que no
es obra humana y una sociedad plenamente construida por los humanos paraliza el buen
sentido de cualquier espíritu moderno, ya que la sociedad supera y domina pese a que la
construyamos y tiene sus leyes inmanentes, mientras que la naturaleza es humanizable y
socializable.
En el fondo la naturaleza dentro de la modernidad es parte y ajena a la construcción social,
cumple los dos estados, por lo que Latour denomina la “Constitución de los modernos”. Por
tanto Latour explica esta constitución de los modernos que presenta una naturaleza
trascendente siempre y cuando sea movilizable y una sociedad libre mientras sea
trascendente, posibilitó que los modernos pudieran movilizar cosas y personas a una escala
no lograda antes (Latour,2007:70), llevando a masas de humanos y no humanos en una
mezcla sin precedentes, por ello para Latour cuando los modernos se plantean la pureza de
la ciencia, más cercanos están a la fabricación de la sociedad.(Latour,2007:71),

Conclusiones

Latour analiza en primera instancia los postulados y significados de la modernidad, para


imprimir una crítica hacia la misma, de donde concluye que la modernidad ha jugado con una
falsa separación entre lo humano y lo natural ya que en el fondo para la propia existencia de
la modernidad es necesario de la unión de éstos dos campos, sumado al uso figurativo de
Dios.
Latour explica que en el fondo, dado que la Constitución moderna deja el camino abierto para
construcción de híbridos, nunca se ha alcanzado la modernidad como tal, y sin embargo la
aparente separación de estos dos mundos, ha logrado la movilización de personas y de
elementos naturales a una escala no pensada. Es en ese sentido, que los modernos
haciendo una separación entro lo humano y la naturaleza, han logrado movilizar a esta última
a escala planetaria y con ello modificado las relaciones humanas (políticas-sociales).
La naturaleza aparece en esta crítica de la modernidad hecha por Latour, en dos sentidos
distintos, por un lado la naturaleza es un entre en sí mismo: trascendente, y por otro es un
elemento que puede ser dominado y analizado.
En general la crítica presentada por Latour es un acercamiento a un nuevo enfoque sobre el
estudio de la naturaleza que se presenta fuera o por lo menos desdoblado del pensamiento
moderno.

Referencias
Latour, Bruno (2007). Nunca fuimos modernos. Ensayo de antropología simétrica. Siglo
XXI.