Está en la página 1de 2

INTRODUCCIÓN

- El historiador necesita organizarse en períodos


- Cada período es un segmento aislable, debe estar dotado de una cierta unidad
- Para verificar la existencia de esa unidad, el historiador debe indagar las analogías y
paralelismos existentes en
o Arte
o Literatura
o Filosofía
o Acontecimientos
o Religión, etc.
- Al buscar analogías, el historiador debe recurrir a información
o Incompleta
o De segunda mano
- Muchas veces el historiador fuerza las comparaciones y los paralelismos
- Por ello, es de esperar que los historiadores del arte y los historiadores de la filosofía
acojan con recelo la relación que hace el autor entre la arquitectura gótica y el
pensamiento escolástico
- Sin embargo, el autor postula que esa concordancia es factual (basada en hechos), clara
en el espacio y el tiempo, y no es producto de la casualidad

CAPÍTULO 1

- Correspondencia: Renacimiento carolingio (s. IX) y filosofía de Juan Scoto


- Tras un siglo (s. X), aparece el arte románico en su diversidad:
o Simplicidad (grupo de Hirsau)
o Estructuralismo severo .(Normandía e Inglaterra)
o Preclasicismo (Francia e Italia)
- En filosofía también hay una diversidad de corrientes:
o Fideísmo (Pedro Damián, Manegold de Lautenbach. San Bernardo)
o Racionalismo (Berenguer de Tours, Roscelino)
o Protohumanismo (Hildebert de Lavardin, Marbode de Rennes, Escuela de
Chartres)
- Siglos XI-XII: Escolástica primitiva, busca solucionar el conflicto entre razón y fe: Lanfranc,
Anselmo de Bec, Gilberto de la Porrée, Abelardo)
- Al mismo tiempo nace la primitiva arquitectura gótica (Saint-Denis de Suger)
- Ambas nacen con diversas influencias, pero en torno a París
- Fines del siglo XII: Gótico clásico (Chartres, Soissons) y filosofía escolástica (Jean le Loup,
Jean d’Orbais, Robert de Luzarches, Jean de Chelles, Hugues Libergier, Pierre de
Monterreau)
- El primer gótico se distingue del clásico por el naturalismo, basado en el aristotelismo:
o Inmortalidad del alma
o Ornamentación
o La existencia de Dios puede ser demostrada a través de la creación
- En el mismo sentido, la filosofía escolástica clásica difiere de sus predecesores. Es una
filosofía exhaustiva y sistemática, es la suma (y no el resumen) de los conocimientos, al
estilo de la “Suma” de Tomás de Aquino.
- Hacia 1270-74 se inicia el final de la época clásica del gótico: la vida intelectual y artística
se descomponen. La cultura se descentraliza hacia el sur de Francia, Italia, los países
germánicos, Inglaterra.
- La suma escolástica es reemplazada por pensamientos menos sistemáticos y ambiciosos.
Al mismo tiempo el tipo clásico de catedral es reemplazado por tendencias abstractas y
lineales, un tanto arcaicas.
- La escolástica se aglutina en manuales populares o en elaboraciones sutiles (Duns Scoto),
el arte gótico se simplifica y empobrece o se refina y complejiza.
- Hacia 1340 se pasa a la escolástica tardía en dos tendencias: mística y antiracionalista
(Eckhart) y nominalismo agnóstico (Pierre de Aureole, Guillermo de Occam), que sólo
aceptan la existencia de las cosas particulares (“cada cosa es singular únicamente para sí y
nada más que para sí”).
- Sin embargo, persiste el dilema del empirismo: si sólo pueden ser captadas las cosas
particulares, nada de lo real puede ser racional y nada de lo racional puede ser real.
Entonces, la metafísica y la teología, inclusive la existencia de Dios, no pueden ser
planteadas más que como probabilidades.
- Todas estas corrientes (misticismo y nominalismo) son subjetivistas, aspectos opuestos
de la misma actitud. El misticismo intenta salvar el sentimiento religioso, el nominalismo
intenta salvar el pensamiento racional y la observación empírica. Ambos se basan en los
sentidos. Y ambos tienen una noción del infinito, pero para el místico el infinito es el “yo”
que trasciende en Dios, y para el nominalista es el mundo físico.
- Paralelamente, el arte gótico tardío también tiene estilos diversos que reflejan
diferencias regionales e ideológicas, y que se basan en el subjetivismo. La expresión más
característica del subjetivismo es la perspectiva (Giotto, Duccio) que abre el camino al
“naturalismo” moderno. La perspectiva también transforma la escultura y la arquitectura.
Es una nueva manera de percibir y concebir el arte desde el punto de vista del sujeto.
- Esto afecta también a las “andachtsbilder” (imágenes empáticas de piedra) características
del misticismo: la Piedad, el Ecce Homo, invitan al espectador a sumergirse en el infinito
del Creador.
- Nominalismo y misticismo son extremos que se tocan. En el siglo XIV, se fundirán
temporalmente en la pintura de los maestros flamencos, y en la filosofía de Nicolás de
Cusa y Roger van der Weiden.