Está en la página 1de 11

BOSQUEJO

Sufrimiento inocente

Walter Jolón

SERIE: LA TEOLOGÍA DEL SUFRIMIENTO


Sufrir es experimentar dolor, esa experiencia podría llegar a ser muy fuerte y
profunda. Al estudiar el sufrimiento a través de la Biblia, cuando el dolor llegue no
nos tomará por sorpresa. El sufrimiento tendrá sentido para nosotros.
REFERENCIA BÍBLICA: JOB 1
FECHA: Domingo, 3 de Septiembre de 2017.




Derechos reservados Iglesia Casa de Gracia
Palín, Escuintla, Guatemala
E-mail: iglesia@casadegracia.gt
Todos los derechos reservados

WWW.CASADEGRACIA.GT | +502 31388072
ESQUEMA

I. INTRODUCCIÓN
a. Oración: “Dios, háblanos…”
b. Hoy continuamos con nuestra nueva serie que
hemos llamado “La Teología del Sufrimiento”.
c. Teología del sufrimiento significa que vamos a
aprender a ver el dolor, las aflicciones, las
tribulaciones, la angustia, la tristeza y las desilusiones a
través de las enseñanzas del Libro de Dios, La Biblia.
d. El objetivo principal de la serie es aprender que
el sufrimiento no nos sorprenda, que cuando el
dolor nos encuentre podamos seguir
glorificando a Dios y amando a Jesucristo.
e. El mensaje de hoy lo hemos llamado
“Sufrimiento inocente”.
i. Este es el tercer mensaje de la serie.
ii. El mensaje anterior nos ayudó a
comprender los “no” de Dios para tomar
su respuesta como un deber y un privilegio
que nos permite participar de los
sufrimientos y el dolor de Cristo.
iii. Este mensaje nos ayudará a descansar en
el plan y el cuidado de Dios para nosotros,
aún en medio del sufrimiento que viene
por causas ajenas a nuestro pecado (“11He
aquí, tenemos por bienaventurados a los que
sufren. Habéis oído de la paciencia de Job, y
habéis visto el fin del Señor, que el Señor es muy
misericordioso y compasivo.” —Santiago 5.11,
RVR60).
II. ¿POR QUÉ SUFRO?

1
a. Transición: Parte de nuestro sufrimiento tiene su origen
en causas que son ajenas a nosotros, donde nosotros
no somos los responsables directos del sufrimiento.
b. Recuerdo que desde muy pequeño empecé a
experimentar el dolor. Estuve al borde de la
muerte cuando era un recién nacido, al grado
de que mis abuelitos estaban preparando mi
funeral, mientras mi papá estaba internado en
un hospital con la mandíbula fracturada a
causa de una pedrada por pleitos de
borracheras.
c. En mi niñez sufrí al vivir en la pobreza y en un
hogar donde había violencia intrafamiliar.
d. En mi pre adolescencia sufrí la separación de
mis padres. El hogar se hizo pedazos.
e. Yo sufrí:
i. Por el pecado de mis padres.
ii. Por la violencia de otros.
iii. Por la enfermedad.
iv. Por la pobreza.
f. ¿Por qué tengo que sufrir esto? Era mi
pregunta. ¿Por qué a mí? ¿Por qué yo?
g. ¿Qué hice para merecer ese sufrimiento?
h. La mayoría de nosotros hemos sufrido a causa
de otros, y quizá nos hemos hecho las mismas
preguntas: ¿Por qué a mí? ¿Qué hemos hecho
para merecer esto?
i. Mucho de nuestro dolor viene por el pecado
de otras personas:
i. Un marido abandona a su esposa y se va
con su secretaria.
ii. Una esposa ataca verbalmente a su
marido.
2
iii. Un niño muere por culpa de un conductor
borracho.
iv. Una mujer es violada por alguien en quien
confiaba y amaba.
v. Un hijo rebelde que acarrea problemas a
sus padres.
vi. Padres violentos que lastiman a sus hijos.
vii. Otros pecan contra nosotros y esto duele
profundamente.
j. Nuestro dolor también puede venir por causas
que podríamos desconocer.
k. Mucho de nuestro sufrimiento puede originarse
por causas ajenas como:
i. El pecado de otros.
ii. Adán.
iii. Satanás.
iv. Dios.
III. SUFRIMIENTO INOCENTE
a. Transición: Al sufrimiento que no es por causa de mi
pecado le llamamos sufrimiento “inocente”.
b. Tenemos que aclarar que no existe ningún ser
humano que de veras sea justo o inocente.
c. La Biblia declara que todos hemos pecado
(Ro. 3.23). Y todos los pecadores merecemos el
castigo eterno.
d. Alguien sufre inocentemente cuando otros le
causan dolor.
i. Cuando eso sucede, somos víctimas de
injusticia.
ii. Esa injusticia sucede únicamente en el
plano horizontal (entre los hombres).
iii. Nadie sufre jamás injusticia en el plano
vertical (hacia Dios).
3
iv. Nadie sufre injustamente en su relación
con Dios.
v. Siempre que carguemos con la culpa del
pecado, no podemos alegar que Dios sea
injusto al permitir que suframos.
vi. Sufrimos inocentemente cuando nosotros
no somos los causantes de ese sufrimiento.
vii. En lo que respecta a mi relación con los
demás, puede que yo sea inocente.
viii. Pero en cuanto a mi relación con Dios, no
soy una víctima inocente.
IV. SUFRIMIENTO Y PECADO
a. Transición: Para que podamos comprender mejor el
sufrimiento y el dolor que puede venir por causas
ajenas debemos hacernos la siguiente pregunta.
b. ¿Hay siempre una relación entre sufrimiento y
pecado?
c. Hay personas que piensan y creen que todo el
sufrimiento que padecemos es siempre por
causa de nuestro propio pecado.
d. Aunque es verdad que sufrimos a causa del
pecado. No siempre sufrimos por causa de
nuestro pecado.
V. JOB EL JUSTO
a. Transición: La Biblia nos muestra un caso de
sufrimiento inocente en la vida de Job.
b. Leer Job 1 RVR60
c. Job sufrió de las siguientes maneras:
i. Por manos de ladrones dos veces (Job
1.15).
ii. Por causas naturales:
1. Probablemente un rayo que mató su
ganado (Job 1.16).

4
2. Viento fuerte: probablemente un
huracán que provocó la muerte de
sus hijos (Job 1.18-19).
iii. Insensibilidad de sus amigos:
iv. Enfermedad (Job 2.7).
d. Job sufrió inocentemente por causa de otros,
incluyendo a Dios.
e. Job sufrió por causa del pecado de los
ladrones, también por causa de la
enfermedad que Satanás le aplicó.
f. El responsable detrás el sufrimiento de Job era
Satanás.
g. Pero Satanás no podía actuar sin el
consentimiento o el permiso de Dios.
h. El sufrimiento de Job era voluntad de Dios.
i. Job era un hombre justo que experimentó la
miseria extrema en este mundo.
j. Sus amigos mostraron insensibilidad ante su
miseria.
k. Ellos creían que el grado de sufrimiento de Job
era en proporción a su pecado.
l. Ellos creían que como el pecado de Job era
grande, su sufrimiento tenía que ser igualmente
grande.
m. Dios no permite esto.
n. A Jesús le hicieron una pregunta sobre el
hombre que había nacido ciego: “1Al pasar
Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento.2Y le
preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿quién
pecó, éste o sus padres, para que haya nacido
ciego?3Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus

5
padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten
en él.” —Juan 9.1–3, RVR60
o. Los discípulos consideraron que el sufrimiento
del ciego tenía solamente dos explicaciones:
i. El pecado del hombre o,
ii. El pecado de los padres.
p. Estaban equivocados, en ese sentido.
q. Aunque tenían parte de razón:
i. Ellos sabían lo suficiente de la Escritura
para darse cuenta que hay una relación
entre el sufrimiento y el pecado.
ii. Ellos sabían que el sufrimiento y la muerte
entraron por causa del pecado.
iii. Antes de que el pecado entrara al
mundo, no había sufrimiento ni muerte.
iv. La muerte no es natural.
v. Es natural para el hombre caído.
vi. No era natural para el hombre, tal como
fue creado.
vii. El hombre no fue creado para morir.
viii. La muerte entró como consecuencia del
pecado.
r. También tenían parte de razón en otro punto:
i. Estaban conscientes de que a veces
existe relación directa entre el pecado de
una persona y su sufrimiento.
ii. Por ejemplo: Dios afligió a Miriam con
lepra por su pecado al murmurar de
Moisés (Números 12.9-10).
s. El error de los discípulos fue suponer que
siempre existe una relación directa, una razón

6
fija entre el pecado de una persona y el
sufrimiento de esa persona.
t. Jesús les dice que la razón de la ceguera del
hombre no es ¡Ni lo uno, ni lo otro!
i. La razón por la que el hombre había
nacido ciego no era por:
1. su pecado,
2. ni el de sus padres.
ii. La razón era “para que las obras de Dios
se manifiesten en él”.
iii. El hombre ciego había sido afligido con
ceguera para la gloria de Dios.
u. Esta es una enseñanza importantísima para
nosotros.
i. Sirve de advertencia para que no
saquemos conclusiones apresuradas sobre
el “por qué” de nuestro sufrimiento.
v. Dios usó la ceguera del hombre para su gran
gloria.
w. Lo que Jesús les enseña a los discípulos se
muestra claramente en el libro de Job.
x. Si los discípulos hubieran conocido este libro no
hubieran cometido el error que cometieron.
y. Ellos cometieron el mismo error que los amigos
de Job.
i. Creer que Job sufría como consecuencia
por su pecado.
z. El “mal” de la enfermedad y el sufrimiento del
ciego se volvió útil para Dios.
aa. Dios triunfó sobre ese mal, y por medio de
esto llevó a cabo su maravilloso plan.
bb. El caso de José:

7
i. Su terrible sufrimiento a manos de sus
hermanos.
ii. A través de la traición, se llevó a cabo el
plan de Dios.
iii. Cuando José se reconcilió con sus
hermanos dijo: “Ustedes pensaron hacerme mal,
pero Dios cambió todo para bien, para hacer lo
que hoy vemos, que es darle vida a mucha gente”
(Génesis 50.20).
iv. Dios obra a través del mal para llevar a
cabo salvación.
VI. EL SUFRIMIENTO DE JESÚS
a. Transición: Esas son las buenas noticias del evangelio.
b. Jesús siendo inocente, padeció injustamente a
causa de nuestros pecados.
c. “18Porque también Cristo padeció una sola vez por los
pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios,
siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado
en espíritu;” —1 Pedro 3.18, RVR60
d. La traición de Judas a Jesús fue algo muy
malvado. Le causó a Jesús sufrimiento injusto.
e. Dios llevó a un feliz término el sufrimiento
inocente de Cristo en la cruz del Calvario.
f. Esa es la esperanza que nos da el evangelio
que podemos ser perdonados.
g. Dios no sólo nos ofrece perdón de pecados en
Cristo, sino que también nos da el poder para
rechazar el pecado. ¡Podemos cambiar!
h. Podemos evitar hacer sufrir a los demás por
nuestro pecado.
VII. PERSIGUIENDO EL EJEMPLO

8
a. Transición: Nosotros, al igual que Job, el hombre
ciego de nacimiento o Jesús padeceremos y
sufriremos.
b. Sufriremos por el pecado de otros:
i. Un potencial adulterio
ii. Conversaciones secretas que podrían
llevar a la infidelidad cuando salgan a luz.
iii. Maltrato emocional y sicológico.
iv. Mentiras, inmoralidad sexual, adicciones.
v. Padecer escasez económica por:
1. El vicio, la drogadicción, la tacañería,
mala administración del dinero.
vi. Pérdidas materiales.
vii. Pérdida de un ser querido.
viii. Pérdida de un trabajo, etc.
c. En este mundo, algunas personas sufren
mucho menos de lo que merecen por sus
pecados.
d. Mientras otras personas soportan mayor
proporción de sufrimiento. Es por eso que
David clamaba: “¿Hasta cuándo, Señor, ¿hasta
cuando se regocijarán los impíos?” (Salmo 94:3).”
e. Hay muchas veces que sufrimos
inocentemente a mano de otras personas.
f. Muchas veces sufriremos sin saber la causa,
como en el caso de Job.
g. Job nunca conoció las razones por las que
sufrió y tampoco sus amigos.
h. El justo o inocente que sufre no parece saber
nada de los debates de la corte celestial que
se llevan a cabo entre Dios y Satanás que
dieron lugar a su dolor.

9
i. Confiemos en Dios y seamos capaces de decir
lo mismo que dijo Job: “15He aquí, aunque él me
matare, en él esperaré…” —Job 13.15, RVR60
j. Job no entendía su sufrimiento, pero lo
aceptaba. Job confiaba en Dios. Dios merece
que confiemos en Él.
VIII. CONCLUSIONES
a. Transición: Para ir concluyendo, leamos lo que el
apóstol Pablo enseña a los Romanos.
b. “3Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las
tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia;4y
la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza;5y la esperanza
no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en
nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.” —
Romanos 5.3–5, RVR60
c. Pongamos nuestra esperanza en Aquel que es
superior a todo sufrimiento. Nuestra esperanza
en Cristo hace posible que perseveremos en
tiempos de tribulación y angustia.
d. Tenemos un ancla en nuestra alma que
descansa en Aquel que ha ido delante de
nosotros y ha vencido.
e. Por encima de toda injusticia, todo dolor y
todo sufrimiento, se encuentra un Dios
soberano que realiza su plan de salvación por
sobre, contra, e incluso a través del mal.

¡Cristo sea exaltado siempre!

10

También podría gustarte