Está en la página 1de 15

Red de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y Portugal

Sistema de Información Científica

José Luis Eduardo Uribe Sánchez


El pensamiento complejo de Edgar Morin, una posible solución a nuestro acontecer político, social y
económico
Espacios Públicos, vol. 12, núm. 26, diciembre, 2009, pp. 229-242,
Universidad Autónoma del Estado de México
México

Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=67612145012

Espacios Públicos,
ISSN (Versión impresa): 1665-8140
revistaespaciospublicos@yahoo.com.mx
Universidad Autónoma del Estado de México
México

¿Cómo citar? Fascículo completo Más información del artículo Página de la revista

www.redalyc.org
Proyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto
El pensamiento complejo de Edgar Morin,
una posible solución a nuestro acontecer político,
social y económico

Fecha de recepción: 13 de febrero de 2009


Fecha de aprobación: 2 de junio de 2009

José Luis Eduardo Uribe Sánchez*

Resumen

Vivimos en un mundo de crisis profunda, una crisis compleja devenida multi-


dimensional, multicultural, que nos afecta y concierne a todos, que involucra
todos los aspectos y entornos de nuestra vida: política, economía, educación,
salud, alimentación, medio ambiente, trabajo, vivienda, etc. Necesitamos
una manera diferente de pensar que nos ayude a encontrar soluciones, como
la que nos propone el filósofo francés Edgar Morin.

Palabras clave: pensamiento complejo, una posible solución.

Abstract

We live in a world of deep and complex crisis that has become multidimen-
sional and multicultural, affecting and concerning us all, and involving all
the aspects of our daily life such as: politics, economics, education, health,
food, environment, housing, work, etc. we need to develop a different way of
thinking that helps us find concrete solutions, like the one proposed by the
french philosopher Edgar Morin.

Key words: thinking complex; one possible solution

Lamentablemente, no sabemos por donde atacar la problemática que día


a día nos acontece y amenaza. Es suficiente una rápida leída a la infor-

* Maestro en Humanidades: ética. Profesor de asignatura en itesm, Universidad Siglo xxi, Facultad de
Derecho y Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, uaem.

229
El pensamiento complejo de Edgar Morin, una posible
solución a nuestro acontecer político, social y económico

mación diaria que los noticieros muestran del mundo y de las cosas muchas veces sin
para poder observar que la mayoría de los darnos cuenta de ello. Para Morin, “un
problemas globales, vitales y cotidianos, no paradigma es un tipo de relación lógica;
sólo se caracterizan por ser de magnitudes inclusión, conjunción, disyunción, exclu-
excepcionales, fuera de cualquier estándar sión, entre un cierto número de nociones o
normativo conocido, sino que también se categorías maestras, el cual privilegia ciertas
caracterizan por sus escalas irreductibles. relaciones lógicas en detrimento de otras, y
Pero la característica más importante de es por ello que maneja y dirige la lógica y la
estos problemas es que muestran las dis- semántica del discurso” (Morin, 2003: 89-
tintas y muy variadas interconexiones entre 91). Es menester que tomemos conciencia
las dimensiones de lo real, que a su vez de la naturaleza y de las consecuencias de
se manifiestan en toda su complejidad. En los paradigmas, ya que muchos de ellos
estos problemas podemos observar emer- desfiguran la realidad y mutilan el conoci-
gencias de hechos, objetos y procesos que miento. Un cambio fundamental y una re-
son multidimensionales, multirreferenciales volución paradigmática parecen necesarios
e interactivos –retroactivos y recursivos– y para evitar continuar nuestro camino con
además, con componentes de aleatoriedad, una visión unidimensional, abstracta.
de azar e indeterminación.
De acuerdo con Morin, “vivimos bajo el
Para Edgar Morin: imperio de los principios de disyunción,
de reducción y abstracción, cuyo conjunto
la moderna patología de las ideas está en el constituye el paradigma de la simplificación”
idealismo, donde la idea oculta la realidad (Morin, 2003: 29-32). Es decir, hemos
en vez de traducirla, así, esa idea es tomada aceptado la propuesta de reducir nuestra
como única realidad. La enfermedad de la experiencia a sectores limitados del saber,
doctrina está en el doctrinarismo y en el
y de alguna manera, hemos sucumbido a
dogmatismo, que cierran a la teoría sobre
ella misma y la petrifican. Y la patología de la la tentación del pensamiento reduccionista,
racionalidad en la racionalización, pues encie- olvidamos que cada componente forma parte
rra a lo real en un sistema coherente de ideas de un todo más grande, que las relaciones
parcial y unilateral, no sabe que una parte de y las interconexiones de esos elementos
la realidad es irracionalizable, no sabe que la también son importantes, y que los contex-
racionalidad tiene por misión dialogar con lo tos nos hablan de la existencia de realida-
irracionalizable (Morin, 2003: 34). des diferentes. “La disyunción basada en
separaciones y compartimentaciones, ha
Sabemos que muchas de las operaciones favorecido la falta de comunicación entre
utilizadas por nuestra lógica son común- el conocimiento científico y la reflexión
mente dirigidas por paradigmas; principios filosófica, pero sobre todo, ha privado a la
supralógicos de organización que se ocultan ciencia de toda posibilidad de conocerse, de
del pensamiento y en ocasiones de la con- reflexionarse, incluso de concebirse científi-
ciencia, los cuales determinan nuestra visión camente a sí misma” (Morin, 2003: 28-29).

230
José Luis Eduardo Uribe Sánchez

Definitivamente, el principio de disyunción Vivimos un desmedido progreso donde el


ha asistido la separación de los tres grandes crecimiento económico está ligado al cre-
campos del conocimiento científico: la física, cimiento tecnológico. Los individuos y las
la biología y la ciencia del hombre. organizaciones estamos enajenados por los
prodigios de la tecnología moderna y cree-
En términos del conocimiento, nos hemos mos erróneamente que nuestros problemas
aproximado a una lamentable mutación sin se pueden solucionar siempre a través de
precedentes, está cada vez menos hecho ella. El avance tecnológico no sólo es consi-
para reflexionar sobre él mismo y para ser derado como la solución perfecta a nuestros
discutido por el espíritu humano, está cada problemas, sino también como el factor que
vez más hecho para ser encajado en la memo- determina nuestro sistema de vida, nuestra
ria informacional, desde luego manipulado organización social y por tanto y muy a
por las potencias anónimas, principalmente pesar, nuestro sistema de valores. Hemos
por muchos jefes de estado. Esta masiva creado una cantidad brutal de tecnologías
y sorprendente ignorancia es desatendida que tristemente requieren el uso intensivo,
por los supuestos sabios hombres de cien- constante y desmedido de nuestros recursos
cia, mismos que en la práctica difícilmente naturales. De tal manera que el incremento
llegan a dominar las consecuencias de sus de la producción, del consumo y del dese-
descubrimientos, muchas veces ni siquiera cho de enormes cantidades de productos
intelectualmente el sentido y naturaleza de químicos peligrosos como plásticos, fibras
su investigación. sintéticas, fármacos, suplementos alimenta-
rios, pesticidas, no es más que el resultado
Hemos llegado ahí donde nuestros proble- del irresponsable crecimiento tecnológico y
mas humanos son susceptibles no solamente económico. Aunado a ello, en una práctica
del oscurantismo científico, sino también de también irresponsable las industrias quími-
muchas doctrinas políticas que pretenden cas vierten sus desperdicios y desechos en
dirigir la cientificidad y retardar o impedir nuestra tierra sin preocuparse de las terri-
los acuerdos, ahí donde son vulnerables a bles consecuencias de contaminación y de
las supuestas ideas clave, que siendo tan degradación ambiental.
pobres pretenden tener la llave que abre
todas las puertas. Desafortunadamente, la Otro problema de capital importancia está
incapacidad para concebir la complejidad relacionado con la producción de la energía
de la realidad antropo-social, en su mi- nuclear y la eliminación de sus desechos.
crodimensión –el ser individual– y en su Cada año un reactor puede producir tone-
macrodimensión -el conjunto planetario de ladas de desechos radiactivos cuya toxicidad
la humanidad-, nos ha conducido a infinitas se calcula puede llegar a durar cientos de
tragedias (Morin, 2003: 30-32). Recorde- años. La construcción y mantenimiento de
mos que atender los fenómenos humanos las plantas nucleares requiere cada vez más
con una visión mutilante y unidimensional inversiones de capital, mientras que los acci-
se paga muy mal. dentes nucleares amenazan la salud de millo-

231
El pensamiento complejo de Edgar Morin, una posible
solución a nuestro acontecer político, social y económico

nes de personas, y las sustancias radioactivas identifica, es decir, jerarquiza lo principal


envenenan nuestro medio ambiente. y lo secundario, y centraliza en función de
un núcleo de nociones maestras. Pareciera
Nuestra obsesión por el crecimiento econó- que el único objetivo es el de aislar las
mico ha creado un ambiente físico y mental variables de las interacciones permanentes
en el que nuestra vida dista mucho de estar en un sistema, y nunca el de considerar con
sana por el sistema de valores en el que se precisión las interacciones permanentes del
apoya. La industria alimentaria es un ejem- sistema. Paradójicamente, los estudios en la
plo notable de los peligros para la salud pro- superficie de los fenómenos son ciertamente
vocados por intereses comerciales. Sabemos mucho más complejos de lo que se piensa.
que para que la comida sea un verdadero
alimento, debe ser natural, a manera de un Es cierto, la visión mecanicista cartesiana
compuesto orgánico inalterado e integral, ha tenido gran influencia en todas nuestras
completo y no fragmentado, no refinado, no ciencias y sobre todo en nuestra mentalidad
enriquecido artificialmente, cultivado orgá- occidental. El racionalista Descartes profun-
nicamente sin residuos químicos ni aditivos dizó en las críticas de Galileo y Bacon sobre
tóxicos, libre de venenos –requisitos casi los métodos y creencias existentes, pero al
imposibles de cumplir en el mundo de hoy–, contrario de este último, que se inclinaba por
y sin embargo, hoy el más grande consumo la práctica de un método inductivo basado
de alimentos en el mundo devenido de una en hechos observados, Descartes hizo de las
manipulación comercial irresponsable es el matemáticas el modelo para toda ciencia al
de la comida artificial; rápida e instantánea, aplicar sus métodos deductivos y analíticos
carente de todo nutriente natural y saturada a todo campo del saber, compartió la idea
de quién sabe qué sustancias raras, cuyos de Bacon en cuanto a que la meta de la
efectos, si bien nos va, conocemos dema- ciencia es la de dominar y controlar a la
siado tarde al sufrir sus consecuencias. No naturaleza; sólo el conocimiento científico
olvidemos que hemos podido comprobar que nos dará la posibilidad de transformarnos
los efectos del uso excesivo de químicos en en dueños de ella.
la agricultura son desastrosos para la tierra,
para todo el ecosistema de nuestro planeta y Descartes decidió reconstruir el conocimien-
por ende, para nuestra salud personal. to humano sobre una base absolutamente
certera y rechazó cualquier creencia, incluso
la de su propio existir hasta que pudiera
La organización del conocimiento probarla como verdadera –escepticismo
metodológico–, y fundó la prueba lógica
Nuestros conocimientos trabajan y se logran de su propia existencia en el acto de dudar
a través de la selección y la descalificación de ella con su famosa afirmación; pienso,
de datos significativos y de los que no lo son. luego existo. Su fundamental separación de
Es decir, nuestro conocimiento, o separa, mente y cuerpo, conocida como dualismo,
distingue, y desarticula, o une, asocia, e hizo plantear el problema de la explicación

232
José Luis Eduardo Uribe Sánchez

de cómo dos sustancias tan diferentes como del conocimiento científico clásico ha sido
cuerpo y mente pueden afectarse la una a la descubrir detrás de la aparente complejidad
otra, problema que fue imposible resolver de los fenómenos, un orden perfecto, rector
y que ha sido desde entonces motivo prio- del cosmos, hecho de micro-componentes,
ritario de interés en la filosofía (Mardones, átomos, diversamente reunidos en objetos y
1991). sistemas. Tal conocimiento sostiene su rigor
y su funcionalidad sobre lo medible y lo
Descartes formuló el paradigma científico calculable, pero la matematización y la for-
por excelencia, el de la simplificación, que malización han desintegrado cada vez más a
regido por los principios de disyunción- los seres y a los componentes por considerar
reducción-abstracción, hace separar al solamente como realidades a las fórmulas y
sujeto pensante de la cosa extensa, y separa a las ecuaciones que dirigen a las entidades
así, a la filosofía de la ciencia. Este para- cuantificadas. El pensamiento simplificante es
digma permite los enormes progresos del incapaz de concebir la conjunción de lo uno y
conocimiento científico a través del dominio lo múltiple, ya que, o unifica abstractamente
de la ciencia. Dicha manera de concebir al anulando la diversidad, o por el contrario,
universo, ha proporcionado la autorización yuxtapone la diversidad sin concebir la uni-
científica para establecer la manipulación dad (Morin, 2003: 29-31).
de los recursos naturales, misma que se
ha vuelto una constante de nuestra cultura Definitivamente, para Morin estamos cie-
occidental. gos ante el problema de la complejidad,
sin embargo, esa ceguera es parte de los
El método de reducir fenómenos complejos efectos de nuestras ideas no evoluciona-
ha quedado tan arraigado en nuestra cultura das, y es sólo a través de un pensamiento
que común y equívocamente es identificado complejo que podremos civilizar nuestro
como el único método científico. Es cierto conocimiento. Debemos concientizarnos,
que tiene mucho éxito, especialmente en el las hiperespecializaciones nos impiden ver
campo de la física y la biología, pero también tanto lo global como lo esencial, tratar co-
que ha limitado otros posibles caminos para rrectamente los problemas particulares que
la investigación científica. sólo pueden ser planteados y pensados en
relación a un contexto. La causa profunda
Desafortunadamente, la única manera en del error no está en el error de hecho, a
que hemos solucionado el problema de la manera de una falsa percepción, ni en el
disyunción en las ciencias ha sido a través error lógico como incoherencia, sino en el
de otras simplificaciones: la reducción de lo modo en que organizamos nuestro saber,
complejo a lo simple; la reducción de lo bio- es decir, en sistemas de ideas; teorías e
lógico a lo físico, la reducción de lo humano ideologías. Esos errores, ignorancias, ce-
a lo biológico. Así, la hiperespecialización ha gueras, peligros, etc., tienen un carácter
desecho y fragmentado el tejido complejo de común, ya que son el resultado de un modo
las realidades, al mismo tiempo que el ideal de organización mutilante del conocimiento

233
El pensamiento complejo de Edgar Morin, una posible
solución a nuestro acontecer político, social y económico

que es al mismo tiempo incapaz de reco- plificado, donde la ciencia construye su ob-
nocer y de aprehender la complejidad de jeto extrayéndolo de su ambiente complejo
la realidad. para ponerlo en situaciones experimentales
no complejas. La ciencia por tanto, se ha
Carlos Maldonado considera que existe en fundamentado sobre una simplificación
nuestra actual realidad, una clara evidencia necesaria para extraer las leyes y propieda-
de las categorías fundamentales que carac- des de un universo simple. Es cierto, nos
terizan a nuestra humanidad y sobre todo a ha hecho falta examinar lo complejo como
nuestra racionalidad occidental. tal, para pasar luego de lo complejo a sus
componentes y procesos más elementales
Sabemos que la geometría es una de las pri- (Morin, 2003: 35).
meras ciencias que nace en occidente como
una ciencia axiomática y con un método de-
ductivo propio. También podemos advertir Racionalidad, racionalización
que nuestro pensamiento occidental es un
saber predominantemente del espacio, don- Ambos aspectos de naturaleza racional
de el tiempo permanece como un motivo o merecen ser tratados a través de una au-
circunstancia, casi siempre, extralógica. De tocritica compleja de su noción, cuya base
ahí que mucha de la ciencia y de la filosofía indiscutiblemente lógica está sustentada en
occidental esté fundada en la geometría, se la coherencia de las cosas y los fenómenos
derive de ella y, por lo tanto, la suponga de del universo. La racionalidad es el juego, el
forma imprescindible. Así nuestra racionali- diálogo incesante entre nuestro espíritu que
dad occidental es eminentemente deductiva crea las estructuras lógicas, que las aplica
o hipotético-deductiva. Por tanto, ser occi- al mundo, y que dialoga con ese mundo de
dental significa ser una persona o individuo verdad. Aunque nuestra racionalidad no
cargado de pre-juicios, de pre-conceptos tiene la pretensión de englobar la totalidad
(Maldonado, 2001). de la realidad dentro de un sistema lógico,
sin embargo, siempre tiene la voluntad
Para él las ciencias de la complejidad son de dialogar con aquello que lo resiste. El
el nuevo tipo de racionalidad científica que universo es más rico que las estructuras de
corresponde a nuestra actualidad y a nues- nuestro cerebro, por más desarrolladas que
tro futuro, y en relación con la ciencia y la estén. La racionalización por su lado, ha sido
filosofía tradicionales se vuelven referentes y es una palabra empleada apropiadamente
básicos para la comprensión y explicación para hablar de una patología, especialmente
del dinamismo existente en nuestro mundo en la psiquiatría. Ella consiste en querer
actual. encerrar la realidad dentro de un sistema
coherente. Y todo aquello que contradice
Existen afortunadamente, nos dice Morin, al sistema es descartado, olvidado, puesto
filósofos como Bachelard, quienes sostienen al margen como algo ilusorio (Morin, 2003:
que lo simple no existe, sólo existe lo sim- 101-104).

234
José Luis Eduardo Uribe Sánchez

Aunque ambos términos tienen la misma y el mito del progreso garantizado (Morin,
fuente, al desarrollarse se vuelven antago- 2006: 144-147).
nistas. Es muy difícil saber en qué momen-
to pasamos de una a otra situación, pues La paranoia es una forma clásica de racionali-
zación delirante. En tanto nuestro espíritu agi-
propiamente no existen fronteras o señales
tado así nos lo indica, suponemos cosas que
de alarma que nos lo indiquen. De hecho,
no son ni existen. De hecho no hay fronteras
inconscientemente todos tenemos cierta ten- netas entre la paranoia, la racionalización, y
dencia a descartar de nuestro espíritu aquello la racionalidad. En nombre de la lógica, una
que lo puede contradecir, de esta manera visón poco racional acerca de los mitos y las
minimizamos y repudiamos los argumentos religiones, hemos descuidado la realidad y
contrarios, tenemos una atención selectiva profundidad de la fuerza religiosa y mitológica
hacia lo que favorece nuestras ideas y una in- en el ser humano. Debemos luchar sin cesar
atención también selectiva hacia aquello que contra el engrandecimiento y la exaltación
la desfavorece. Lamentablemente y muy a de lo racional que es, sin embargo, nuestro
único instrumento confiable de conocimiento,
menudo, la racionalización se desarrolla cada
a condición de no ser solamente crítico, sino
vez más en el espíritu mismo de quienes se
también autocrítico (Cameron, 1990: 252).
dedican a la ciencia, se cree racional porque
construye todo un sistema lógico perfecto, Tenemos entonces, una necesidad de una
pero se fundamenta en bases parceladas, racionalidad autocrítica, único corrector del
mutiladas, incluso falsas, consecuentemente delirio lógico.
se niega a la discusión de argumentos y a la
comprobación empírica. La racionalización “El hombre tiene dos tipos de delirio.
constituye una de las fuentes de errores y Uno bien visible es el de la incoherencia
de ilusiones más poderosas, así, aquella absoluta, el de las onomatopeyas, de las
doctrina que obedezca al modelo mecanicista palabras enunciadas en la eventualidad. El
y determinista para estudiar al mundo será otro, mucho menos visible, el delirio de la
completamente racionalizadora y no racional, coherencia absoluta. El recurso contra este
ya que pretende encerrar la realidad dentro segundo delirio es la racionalidad autocrítica
de un sistema coherente, descartando desde y la utilización de la experiencia” (Came-
luego, todo lo que le contradice. ron, 1990: 693-698). Tenemos entonces,
necesidad de un diálogo permanente con el
El racionalismo que ignora a los seres, a la
descubrimiento. La virtud de la ciencia se
subjetividad, a la afectividad y a la vida, es
pura irracionalidad. La racionalidad debe fundamenta en los nuevos datos que llegan
reconocer el lado del afecto, del amor, del asiduamente y que además, la llevan a mo-
sentimiento. Comenzamos a ser verdadera- dificar sus posiciones e ideas.
mente racionales cuando reconocemos la
racionalización en nuestra racionalidad y Ciertamente, nos dice José Rozo Gauta,
cuando reconocemos nuestros propios mitos,
entre los cuales se encuentran el mito de nues- nuestra lógica nos es indispensable para
tra razón todopoderosa, razón providencial, verificar y controlar, sin embargo, el pensa-

235
El pensamiento complejo de Edgar Morin, una posible
solución a nuestro acontecer político, social y económico

miento finalmente opera de la trasgresión a una omnisciencia, esto implica el recono-


esa lógica. La racionalidad no se reduce a la cimiento de un principio de incompletud y
lógica, sino que esta última se utiliza como de incertidumbre, al mismo tiempo que un
un instrumento. Además, toda vez que nos ha principio de existencia de los lazos entre las
resultado fallida la promesa de un progreso entidades que nuestro pensamiento debe
infaliblemente predicho por las leyes de la
necesariamente identificar y distinguir entre
historia o por el desarrollo ineluctable de
sí, pero no aislar o mutilar. La complejidad
la ciencia y la razón, es necesario pensar y
trabajar en la incertidumbre, porque nadie busca integrar en sí misma todo aquello que
puede prever lo que pasará mañana o después pone orden, claridad, distinción, precisión
de mañana. Vivimos una situación donde en el conocimiento.
también debemos tomar conciencia de las
necesidades de vinculación y de solidaridad El pensamiento complejo reúne en sí, orden,
(2005: 57-59). desorden y organización, lo uno y lo diverso.
Nociones que trabajan las unas con las otras
dentro de una interacción complementaria y
antagonista, así el pensamiento complejo vive
La propuesta de Edgar Morin la relación entre lo racional, lo lógico y lo
empírico, y está animado por la aspiración
Él nos sugiere que al tocar el tema de lo a un saber no parcelado, no dividido, no
complejo no intentemos retomar la ambición reduccionista, y por el reconocimiento de
del pensamiento simple, es decir, tratar de lo inacabado e incompleto de todo conoci-
dominar e incluso manipular la realidad, por miento, donde las verdades más profundas,
el contrario, de lo que se trata es de ejercitar sin dejar de ser antagonistas las unas de las
un pensamiento de apertura –racionalidad otras, son complementarias. La ambición del
abierta– capaz de dialogar, de negociar con pensamiento complejo es dar cuenta de las ar-
ticulaciones entre los dominios disciplinarios
la existencia real y efectiva de las cosas. Para
infringidos por el pensamiento simplificante
ello hay que disipar dos ilusiones que nos y disgregador que aísla lo que separa, y que
hacen distanciar del problema del pensa- oculta todo lo que interactúa, lo que religa, lo
miento complejo; por un lado, creer que la que interfiere (Morin, 2003: 21-24).
complejidad conduce a la eliminación de la
simplicidad, y por el otro, confundirla con Como hemos podido ver a lo largo de la
la completud. historia el término complejo ha resultado
sinónimo de confusión y de incertidumbre,
El pensamiento complejo trata de integrar mientras que es, en realidad, el desafío que
lo más posible los modos simplificadores debemos afrontar para poder distinguir y
de pensar, pero repudia las consecuencias vincular lo incierto. El reto es doble, pues
mutilantes, reduccionistas, unidimensionali- es necesario vincular lo que era considerado
zantes y cegadoras. Es un pensamiento que como separado y, al mismo tiempo, aprender
aspira a un conocimiento de tipo multidimen- a conjugar certidumbre con incertidumbre.
sional, sin embargo, uno de sus axiomas es De cualquier forma la complejidad no es la
el de la imposibilidad, incluso teórica, de clave del mundo, sino el desafío a afrontar.

236
José Luis Eduardo Uribe Sánchez

El pensamiento complejo no es aquel que fuera de dos aceras opuestas; la que borra la
evita o suprime la contienda, sino el que nos diferencia reduciéndola a la unidad simple,
ayuda a verla, incluso tal vez, a superarla. y la que oculta la unidad por que no ve más
que la diferencia (Morin, 2003: 39-40).
Los objetivos que Morin pretende alcanzar
con su propuesta son: hacernos ver las Morin concibe su propuesta como un arte y
enormes carencias de nuestro pensamien- estrategia del espíritu que sabe relacionar,
to para comprender que un pensamiento que anima al actual contexto que solamente
mutilante conduce regularmente a acciones sabe globalizar y fragmentar. El pensamiento
rutilantes; hacernos comprender que dicho complejo es la respuesta ante la ruptura y la
pensamiento está siempre animado por una dispersión de los conocimientos, mismos que
tensión constante entre la aspiración a un no pueden hacer frente a la emergencia de
saber no parcelado, no dividido, no reduc- fenómenos complejos. Dicho pensamiento
cionista; hacernos reconocer lo inacabado lleva a cabo la rearticulación de los conoci-
e incompleto que todo paradigma de la mientos mediante la aplicación de sus prin-
simplicidad posee; hacernos emprender y cipios; criterios generativos y estratégicos
promover acciones sustanciales de pensa- de su método: principio sistémico u organi-
miento complejo analizando y considerando zacional, hologramático, retroactividad, de
siempre su importancia y trascendencia. recursividad, de autonomía-dependencia,
Cabe aclarar que no pretende enumerar una dialógico y de reintroducción del cognos-
serie de mandamientos, por el contrario, cente en todo conocimiento; basa el análi-
busca una manera de sensibilizarnos a las sis de su investigación en cuatro aspectos
enormes carencias del pensamiento simpli- fundamentales: el error basado en el modo
ficador, pues considera que sólo a través de de organizar nuestro saber en sistemas de
un pensamiento complejo podremos civilizar ideas; la ignorancia ligada al desarrollar de
nuestros conocimientos. la ciencia; nuestra inteligencia ciega causada
por la degradación racional; los riesgos a la
Su propuesta es humanidad derivados de un progreso ciego
del conocimiento. Morin está a la búsqueda
un camino, un movimiento de dos frentes de una posibilidad de pensar y trascender
inseparables, aparentemente divergentes las complicaciones, las interretroacciones,
y antagonistas, para reintegrar al hombre las incertidumbres y las contradicciones. La
dentro de los otros seres naturales, y aunque complejidad es el desafío no la respuesta.
podemos distinguirlo, no debemos reducirlo.
Trata en consecuencia de desarrollar una Su propuesta pretende escapar de la alterna-
teoría, una lógica, una epistemología de la tiva entre el pensamiento reductor que no ve
complejidad que pueda resultar benéfica al más que el pensamiento globalizador, más
conocimiento de nosotros mismos. Busca la que el todo; se ubica en la perspectiva de
teoría de la más alta complejidad humana a la deficiencia consciente del conocimiento,
través de un principio de raíces profundas y pues acepta la contradicción y la incertidum-

237
El pensamiento complejo de Edgar Morin, una posible
solución a nuestro acontecer político, social y económico

bre, aunque al mismo tiempo, la conciencia fenómeno perceptible y cognoscible, y


de esta deficiencia le hace batallar activa- no susceptible de ser explicado por una
mente contra la mutilación. ley simple.

La complejidad no es un fundamento, es el Así entonces, nos propone un diálogo


principio regulador que no pierde ni deja estimulador a través de su propuesta de
de ver y considerar la realidad del tejido pensamiento complejo, ya sea desde la cá-
fenoménico en el cual nos movemos, que tedra o desde los ámbitos más diversos de
constituye nuestro mundo. Él considera que la práctica social, desde las ciencias duras o
lo que hay en nuestra realidad es enorme blandas, o desde el campo de la literatura,
y fuera de toda norma, y aunque en última incluso de la religión. Nos propone despertar
instancia escapa a nuestros conceptos regu- nuestro interés por participar y desarrollar el
ladores, podemos intentar tratar de dirigir método complejo de pensar nuestra propia
al máximo tal regulación. experiencia humana, con lo cual podremos
recuperar el asombro por el milagro del co-
Para Morin existen diversas etapas de una nocimiento y del misterio que asoma detrás
situación que es considerada compleja: de toda filosofía, de toda ciencia, de toda
religión, y que aúna a la empresa humana en
• Primera etapa: tenemos conocimientos su aventura abierta hacia el descubrimiento
simples que nos ayudan a conocer las de nosotros mismos, de nuestros límites y
propiedades del conjunto. Una tela es de nuestras posibilidades.
más que la suma de las fibras que la
componen. Un todo es más que la suma
de las partes que lo constituyen. Por qué pensar complejo
• Segunda etapa: el hecho de que haya
una tela hace que las cualidades de tal o Es muy probable que la necesidad de tal
cual tipo de fibra no pueden explicarse pensamiento difícilmente pueda ser justi-
plenamente en su totalidad. Es decir, esas ficada en unas cuantas líneas, es decir, tal
cualidades son inhibidas o virtualizadas. necesidad para él, solamente puede impo-
El todo es entonces menos que la suma nerse progresivamente durante el trayecto
de las partes. de un camino en el cual surgen ante todo
• Tercera etapa: ésta presenta dificultades los límites, las insuficiencias y las carencias
para nuestro entendimiento y nuestra del pensamiento simplificante, así como
estructura mental. El todo es más y, al las condiciones en las cuales no podemos
mismo tiempo, menos que la suma de las eludir enfrentar el desafío impuesto por lo
partes. En una tela, como en toda una or- complejo.
ganización, las fibras no están dispuestas
al azar. Están organizadas en función de Inevitablemente necesario es preguntarnos
una unidad en la que cada parte contri- si es que existen complejidades diferentes
buye al conjunto. La organización es un y si es posible ligarlas a un orden aún más

238
José Luis Eduardo Uribe Sánchez

complejo. Es necesario saber si hay un modo mos que uno no existe sin el otro, más aún,
de pensar, o un método capaz de estar a la que uno es al mismo tiempo el otro” (Morin,
altura del desafío de la complejidad. Dicho 2003: 89-90).
desafío nos hace vivir bajo apariencias con-
fusas e inciertas; los eventos, los fenómenos Con esa voluntad de simplificación, el co-
y el mundo mismo. nocimiento científico ha tenido por misión
la de descubrir la simplicidad detrás de la
Ahora bien, para poder comprender a la aparente multiplicidad y el aparente desor-
complejidad, nos dice Morin, debemos den de los fenómenos. La misma obsesión
reconocer que también existe el paradigma ha conducido a la búsqueda del tabique
de la simplicidad. Aunque la simplicidad ve elemental con el cual está construido el
lo uno y ve lo múltiple, lamentablemente no universo, así hemos creído encontrar en la
ve que lo uno también puede ser múltiple, molécula la unidad base, sin embargo, la
incluso al mismo tiempo. El principio de observación misma nos ha mostrado que la
la simplicidad, o bien separa lo que está molécula está compuesta de átomos. Nos
ligado –disyunción–, o bien unifica lo que hemos dado cuenta que el átomo es en sí
es diverso –reducción–. Es un paradigma mismo, un sistema muy complejo, compues-
que persigue al desorden con la idea y el to de un núcleo y de electrones. Por ende,
objetivo de hacer que el orden domine y nuestro universo es una entidad difusa,
predomine. Así el orden es reducido a un compleja, que no podemos aislar. Lo que
principio, a una ley. es más, ha tenido lugar un acontecimiento
más grande: la irrupción del desorden en
Al tomar como ejemplo al hombre, nos el universo físico. El desorden está en el
dice Morin, sabemos que éste es un ser universo físico, ligado a todo trabajo, a toda
evidentemente biológico, sin embargo, al transformación.
mismo tiempo es también un ser eviden-
temente cultural, meta-biológico, que vive No debemos olvidar que la complejidad ha
en un universo de lenguaje, de ideas, de conducido la aventura científica a descubri-
conciencia. “El problema del paradigma de mientos imposibles de concebir en términos
la simplificación es que nos obliga a ver dos de simplicidad. Él no plantea de ninguna
realidades; una biológica y una cultural, al manera la antinomia entre la simplicidad
igual que nos obliga a desunirlas y a reducir absoluta y la complejidad perfecta. Por
la más compleja a la menos compleja. De principio, su idea de complejidad incluye
esta forma estudiamos al hombre biológico la imperfección que lleva en sí misma la
en el departamento de biología, como un incertidumbre y el reconocimiento de lo
ser anatómico, fisiológico, etc., y estudiamos irreductible. Él cree que el mito de la simpli-
al hombre cultural en los departamentos cidad ha sido profundamente fecundo para
de ciencias humanas y sociales. Vemos al la obtención del conocimiento científico. Y
cerebro como órgano biológico, y al espíritu aunque considera que la simplificación es
como función o realidad psicológica. Olvida- necesaria, ésta debe ser relativizada, es de-

239
El pensamiento complejo de Edgar Morin, una posible
solución a nuestro acontecer político, social y económico

cir, él acepta la reducción consciente de que compañía está presente en nuestras vidas,
es reducción, y no la reducción arrogante todo esto no nos deja ver que en muchas
que cree poseer la verdad simple. más ocasiones y circunstancias de las que
pensamos, cada uno se conoce muy poco
Por lo demás, la complejidad es para él a sí mismo, es decir, sólo nos conocemos
una unión de simplicidad-complejidad, una a través de una apariencia simbólica de
unión de los procesos de simplificación que nuestro yo mismo, y en más de una ocasión,
implican selección, jerarquización, separa- nos engañamos acerca de quiénes somos en
ción, reducción, con los contra-procesos que realidad” (Morin, 2003: 87-88).
implican la comunicación, la articulación de
aquello que está disociado y distinguido. Sin Las auténticas mutaciones de nuestras multi-
embargo, la complejidad no es solamente variadas-personalidades, nuestras relaciones
la unión con la no-complejidad o simplifi- ambivalentes con los otros, el hecho de que
cación, pues la complejidad se halla en el somos llevados por la historia sin conocer
corazón de la relación entre lo simple y lo mucho el cómo sucede, el hecho mismo de
complejo de manera antagonista y comple- nuestras transformaciones a lo largo del tiem-
mentaria a la vez. po, todo ello nos indica que no solamente la
sociedad es la que es compleja, sino también
A partir de la creciente evolución científica, cada átomo del mundo humano, cada indivi-
nos dice Morin, hoy día se nos plantea obli- duo, cada persona, cada yo mismo.
gadamente la cuestión de la complejidad,
sin embargo nos hace falta verla ahí, en Sabemos con certeza que a lo largo de los
ese lugar donde parece estar ausente; en últimos tres siglos hemos podido adquirir
la vida diaria. un sorprendente conjunto de conocimientos
sobre nuestro mundo físico basados en los
La vida cotidiana es aquella en la que cada métodos de verificación empírica y lógica.
uno jugamos una multiplicidad de papeles Nos queda claro que nuestro conocimiento
sociales, de acuerdo con nuestro trabajo, a científico-paradigmático-moderno se ha lo-
nuestra familia y amigos, de acuerdo con grado a través de la selección de los datos
la comunidad en la que vivimos y partici- significativos y la descalificación de los datos
pamos, incluso ahí, con los desconocidos no significativos, sin embargo y lamenta-
en la calle. Vemos que cada uno somos un blemente, al mismo tiempo también han
conjunto heterogéneo de facetas aglutinadas progresado para la organización del cono-
que no podemos anular, que tenemos una cimiento, los errores devenidos de acciones
muy variada multiplicidad de identidades mutilantes. Nos hemos vuelto incapaces de
y de personalidades en nuestro yo mismo, reconocer la existencia de la complejidad de
algunas tan opuestas y disímiles que nos nuestras realidades.
parece lógicamente incongruente que poda-
mos referirnos a una misma persona. “Un Hemos visto que complexus es lo que está
mundo de sueños, anhelos y fantasmas cuya tejido en conjunto; un tejido de componentes

240
José Luis Eduardo Uribe Sánchez

heterogéneos inseparablemente asociados que en todo conocimiento y por la aspiración a un


presenta la paradoja de lo uno y lo múltiple. saber no fragmentado, no dividido.
Pero al poner más atención vemos que “la
complejidad es también un tejido de eventos, Afortunadamente, nos dice Morin, la comple-
acciones, interacciones, retroacciones, deter- jidad ha vuelto de alguna manera al terreno
minaciones, azares, que constituyen nuestro de las ciencias, esto es, al desarrollarse y
mundo fenoménico. Así es que ella se presenta ocuparse la ciencias físicas por descubrir el
con los rasgos inquietantes de lo confuso, de orden impecable del mundo; su determinis-
lo enredado, de lo muy difícil de desenredar, mo absoluto y perfecto, su obediencia a una
del desorden, de lo muy intricado, de la ambi- ley única, y su constitución a partir de una
güedad, de la incertidumbre, etc. De ahí surge materia simple primigenia –el átomo–, se
para el conocimiento, la impetuosa, urgente ha abierto finalmente a la complejidad de la
e ineludible necesidad de poner orden en los realidad, ya que se descubre un principio
fenómenos, lamentablemente lo hace con re- hemorrágico de degradación y de desorden
pudio al desorden y con descartar lo incierto, en el universo físico –el segundo principio de
es decir, selecciona los componentes de orden la termodinámica–. “En lugar de la supuesta
y de certidumbre, quita la ambigüedad, clari- simplicidad física y lógica, se ha descubierto
fica, distingue, jerarquiza, etc.” Así, con tales la extrema complejidad microfísica, donde la
operaciones necesarias para la inteligibilidad partícula no es un ladrillo primario, sino una
que eliminan los caracteres de lo complejo frontera sobre una complejidad tal vez incon-
hemos perdido aún más nuestra visión de las cebible. El cosmos resulta ser todo un proceso
cosas, de la vida, de nuestra esencia humana en vías de desintegración y de organización.
(Morin, 2003: 32). De esta forma se ha hecho evidente que la
vida no es una sustancia, sino un fenómeno
La necesidad de un pensamiento complejo de auto-eco-organización extraordinariamente
se nos presenta a lo largo y ancho de un complejo que produce la autonomía. Así,
camino en el que han aparecido las limita- sin la menor duda, los fenómenos antropo-
ciones, las insuficiencias y las carencias del sociales no pueden obedecer a principios de
pensamiento simplificador. Toda vez que inteligibilidad menos complejos que aquellos
nuestro conocimiento científico moderno tiene requeridos para los fenómenos naturales, es
por objeto disipar la aparente complejidad por ello que nos hace falta, más que disolverla
de los fenómenos a fin de descubrirnos el u ocultarla, afrontar nuestra complejidad
orden simple al que pertenecen y obedecen, antropo-social” (Morin, 2003: 95-96).
inminentemente el pensamiento complejo
debe surgir en un intento por articular los Al ser hoy la humanidad la protagonista de
dominios disciplinarios quebrados por el pen- los procesos de unidad, de avenencia, de
samiento disgregador, aspirando a lograr un integración del mundo, es preciso tomar
conocimiento multidimensional. De ahí que en cuenta la importancia de los contextos,
el pensamiento complejo esté siempre impul- de saber complejizar la propia noción de
sado por el reconocimiento de lo incompleto contexto para darle movimiento.

241
El pensamiento complejo de Edgar Morin, una posible
solución a nuestro acontecer político, social y económico

No sólo es preciso y oportuno ver lo entre- distinguir y asociar sin desarticular, sin
lazado, sino también es preciso observar las reducir.
dinámicas reconfigurantes del contexto con
sus emergencias, eventos, acontecimientos, Un paradigma que comporte un principio
etc. y su retroacción sobre la observación, dialógico y translógico, que integre a la ló-
con la finalidad de hacer frente no sólo a la gica clásica teniendo en cuenta sus límites
dificultad del aprendizaje y la comprensión, de facto –problemas de contradicciones– y
sino también, a la entropía del sentido y así de jure –límites del formalismo–. Un para-
favorecer la comprensión de la necesidad de digma que lleve en sí, un principio de unitas
su permanente recreación. Hay una trama multiplex, que escape a la unidad abstracta
que envuelve y atraviesa a las sociedades y al reduccionismo, ya que una realidad
mediante una red de redes. Esta trama no compleja no se reduce a la suma de sus
sólo sostiene, sino que configura y determina elementos, sino que constituye un sistema
cada vez más, las condiciones de posibilidad global regido por leyes.
de la toma de decisiones, el intercambio eco-
nómico, la gestión empresarial y pública, y la Aceptemos que el todo está en la parte que
dinámica de gestión científica y tecnológica. está en el todo. Busquemos, pretendamos y
respetemos la solidaridad del contexto y los
La dificultad del pensamiento complejo es que componentes del todo.
debe afrontar el juego infinito de las inter-
retro-acciones, al igual que la solidaridad de
los fenómenos entre sí, la bruma, la incerti- Bibliografía
dumbre, la contradicción, lo entramado. Pero
toda estrategia, nos dice Morin, debe surgir y Cameron, Norma (1990), Desarrollo y psicopato-
trabajar con y contra el juego múltiple de las logía de la personalidad, México, Trillas.
interacciones y las retroacciones con y contra
Maldonado, Carlos Eduardo (2001), Visiones
lo incierto, lo aleatorio. Un fenómeno comple-
sobre la complejidad, Bogotá, Universidad
jo exige de parte del sujeto una estrategia de El Bosque.
pensamiento, a la vez reflexiva, no reductiva,
polifónica y no totalitaria/totalizante. Mardones, J. M. (1991), Filosofía de las ciencias
humanas y sociales, Barcelona, Ántropos.

Conclusiones Morin, Edgar (2003), Introducción al pensamien-


to complejo, Barcelona, Gedisa.
De acuerdo con Morin, necesitamos que
emerja un nuevo paradigma de la comple- ________ (2006), El método 6. Ética, Madrid,
Ediciones Cátedra.
jidad que sustituya al obsoleto y destructor
paradigma de la disyunción-reducción- Rozo Gauta, José (2005), Sistémica y pensamien-
unidimensionalización, por el paradigma to complejo, Bogotá, Epígrafe Ediciones.
de la distinción-conjunción, el cual permita

242

También podría gustarte