Está en la página 1de 82

FRECUENCIA DE INFECCÍÓN DE VÍAS URINARIAS EN MUJERES

EMBARAZADAS QUE ASISTEN EN EL HOSPITAL DE BOSA EN EL PERIODO


COMPRENDIDO ENTRE ENERO DE 2011 Y ENERO DE 2012

JAIR GERARDO ASCENCIO BULLA


MYRIAM XIMENA ARÉVALO GÓMEZ
LAURA PAOLA GALARZA RAMIREZ
ZAIR ANDRES HERNÁNDEZ DÍAZ

UNIVERSIDAD DE CIENCIAS APLICADAS Y AMBIENTALES


FACULTAD DE MEDICINA
PROYECTO DE INVESTIGACIÓN
BOGOTÁ, DC
2012
FRECUENCIA DE INFECCÍÓN DE VÍAS URINARIAS EN MUJERES
EMBARAZADAS QUE ASISTEN EN EL HOSPITAL DE BOSA EN EL PERIODO
COMPRENDIDO ENTRE ENERO DE 2011 Y ENERO DE 2012

JAIR GERARDO ASCENCIO BULLA


MYRIAM XIMENA ARÉVALO GÓMEZ
LAURA PAOLA GALARZA RAMÍREZ
ZAIR ANDRES HERNÁNDEZ DÍAZ

Asesor Científico
DR. WILIAM ONATRA
Médico cirujano
Especialista en Ginecología

UNIVERSIDAD DE CIENCIAS APLICADAS Y AMBIENTALES


FACULTAD DE MEDICINA
PROYECTO DE INVESTIGACIÓN
BOGOTÁ, DC
2012
Nota de aceptación

----------------------------------------------------
----------------------------------------------------
----------------------------------------------------
----------------------------------------------------
----------------------------------------------------
----------------------------------------------------

Firma del presidente del jurado

----------------------------------------------------

Firma del jurado

----------------------------------------------------

Firma del jurado

----------------------------------------------------

Bogotá, 17 de Mayo de 2012


DEDICATORIA

A Dios, por su gran bendición al darme la oportunidad de cumplir esta meta, llena
de esfuerzo, sacrificio y mucho conocimiento. A mi madre María Nelly Ramírez
Ramírez y a mi padre Félix Eduardo Galarza Múrcia por su apoyo incondicional, su
amor y su fortaleza para ayudarme a seguir adelante. A mi hermana Adriana
Galarza Ramírez por brindarme siempre la mejor energía en este proceso y por
ser mi amiga incondicional y motor de vida. Juntas haremos que este gran logro y
muchos mas sean la muestra de nuestras grandes capacidades que nos harán
siempre ser las mejores.
Laura Galarza.

Al creador, pues sin él no tendría sentido nuestra existencia. A mis padres Myriam
y José, quienes con su sabiduría me guiaron para escoger el mejor camino de mi
vida y la más hermosa de las profesiones, a mi hermano Amaury, por su apoyo
irrestricto se convirtió en el mejor guía de mi carrera. A mi familia quienes siempre
estuvieron atentos a prestarme su apoyo incondicional.

Ximena Arévalo

A Dios. Por haberme permitido llegar hasta este punto y haberme llenado de
salud, paciencia y sabiduría para lograr este objetivo, además de su infinita
bondad y amor; A mi madre Marleny Díaz Por haberme apoyado en todo
momento, por sus consejos, sus valores y motivación constante que me ha
permitido ser una persona de bien, pero más que nada, por su amor; A mi padre
Víctor Hernández por los ejemplos de perseverancia y constancia que lo
caracterizan y que me ha infundado siempre, por el valor mostrado para salir
adelante y por brindarme los recursos necesarios para los logros obtenidos hasta
el momento; A mis Hermanos Wilder y sheyla por ser ejemplo de hermanos tanto
mayor como menor los cuales me enseñan día a día bondad amor, amistad y
confianza en si mismo; a mi Tía Liliana (QPD) quien con sus buenos consejos
y enseñanzas me acompañaran siempre para ser un buen profesional y una mejor
persona en las diferentes metas a cumplir.
Zair Andrés Hernández Díaz

A mis padres Gerardo Ascencio, Yanira Bulla, mi esposa Gina Largo, mi hijo
Mathias Ascencio, quienes con su apoyo ayuda y amor permitieron la realización
de este trabajo.
Jair Gerardo Ascencio bulla
AGRADECIMIENTOS

Con profundo sentimiento de amor y gratitud agradecemos, a nuestros


amadísimos padres y hermanos por su apoyo irrestricto, pues con su sacrificio,
tiempo de dedicación y de buenos consejos, fueron parte fundamental para el
largo camino que tuvimos que avanzar; con mayor relevancia, a los Directivos y
Personal Administrativo de la universidad de Ciencias Aplicadas y Ambientales, y
en especial a nuestros excelentes catedráticos de las diferentes disciplinas, que
con sus aportes académicos, sapiencia, conocimiento y sabiduría supieron
transmitirnos su valiosa gama de conocimientos los cuales se ven hoy reflejados
en sus alumnos graduandos que supieron escoger esta hermosa profesión.

A nuestros queridos compañeros de carrera, que con su aporte, dedicación y


profesionalismo, logramos alcanzar esta meta y a quienes recordaremos con un
inmenso afecto.

Al Doctor William Onatra por su asesoría científica constante y enriquecedora para


nuestro proyecto investigativo.

A los Hospitales de Bosa Nivel II y La Victoria, por brindarnos su información,


acceso a las historias clínicas y a las instalaciones para la realización de nuestro
proyecto de investigación.
CONTENIDO

1. INTRODUCCIÓN ............................................................................................... 12

2. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA ................................................................ 13

3. OBJETIVOS ....................................................................................................... 16

3.1 OBJETIVO GENERAL ..................................................................................... 16

3.2 OBJETIVOS ESPECÍFICOS ............................................................................ 16

4. JUSTIFICACIÓN ................................................................................................ 17

5. MARCO TEÓRICO ............................................................................................ 18

5.1 CAMBIOS ANATÓMICOS Y FISIOLÓGICOS EN EL SISTEMA URINARIO


DURANTE EL EMBARAZO Y SU RELACIÓN CON LA INFECCIÓN URINARIA . 18

5.2 INFECCIÓN DE VÍAS URINARIAS (IVU) ........................................................ 20

Bacteriuria asintomática ..................................................................................... 24

Bacteriuria sintomática ....................................................................................... 29

6. DISEÑO METODOLÓGICO............................................................................... 42

6.1 TIPO DE INVESTIGACIÓN.............................................................................. 42

6
6.2 POBLACIÓN ................................................................................................... 42

6.3 PARTICIPANTES ........................................................................................... 42

6.4 DESCRIPCIÓN DE LAS VARIABLES ............................................................. 43

6.5 CRITERIOS DE INCLUSIÓN Y EXCLUSIÓN .............................................. 47

6.6. TÉCNICAS DE RECOLECCIÓN DE DATOS Y PROCESAMIENTO DE LA


INFORMACIÓN. .................................................................................................... 48

6.7 ASPECTOS ÉTICOS DE LA INVESTIGACIÓN ............................................... 49

7. HOSPITAL DE BOSA ........................................................................................ 51

7.1 RESULTADOS................................................................................................. 51

Descripción de las participantes ........................................................................ 51

7.2.DISCUSIÓN ..................................................................................................... 72

7.3 CONCLUSIONES ............................................................................................ 76

7.4 RECOMENDACIONES .................................................................................... 77

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS....................................................................... 78

ANEXOS ................................................................................................................ 80

7
TABLA DE TABLAS

Tabla 1. Esquema de tratamiento para la bacteriuria asintomática………………31

Tabla 2. Perfil de resistencia de los patógenos urinarios………………………….32

Tabla 3. Criterios diagnósticos para la bacteriuria sintomática …………………..36

Tabla 4. Dosis de antibióticos y duración del tratamiento de la cistitis y

la bacteriuria asintomática……………………………………………………………..37

Tabla 5. Tratamiento de cistitis y bacteriuria………………………………………...38

Tabla 6. Esquema de tratamiento de la Pielonefritis Aguda………………………43

Tabla 7. Esquema de tratamiento de la pielonefritis aguda extrahospitalaria…..43

Tabla 8. Esquema de tratamiento de la pielonefritis aguda intrahospitalaria

y/o sépsis……………………………………………………………………………….44

Tabla 9. Relación de la edad gestacional y el urocultivo de las participantes en

el Hospital de Bosa……………………………………………………………………..67

Tabla 10. Relación de los hábitos con el reporte del urocultivo de las

participantes en el Hospital de Bosa…………………………………………………72

Tabla 11. Relación entre los antecedentes farmacológicos y el reporte

8
de urocultivo de las participantes en el Hospital de Bosa…………………………72

Tabla 12. Relación entre los antecedentes patológicos y la edad gestacional de las
participantes en el Hospital de Bosa…………………………………………………..73

Tabla 13. Relación entre los antecedentes farmacológicos y la clasificación de la


edad gestacional de las participantes en el Hospital de
Bosa……………………………………………………………………………………….74

9
TABLA DE GRÁFICAS

Gráfica 1. Edad de las participantes Hospital de Bosa nivel II. .............................. 56

Gráfica 2. Estado civil de las participantes en el Hospital de Bosa Nivel II. ........... 56

Gráfica 3. Escolaridad de las participantes en el Hospital de Bosa nivel II ............ 57

Gráfica 4. Estrato Social de las participantes en el Hospital de Bosa nivel II. ....... 58

Gráfica 5. Hospitalizaciones previas por infección urinaria de las participantes en el


Hospital de Bosa Nivel II. ....................................................................................... 59

Gráfica 6. Gestaciones Previas de las participantes en el Hospital de Bosa nivel II.


............................................................................................................................... 60

Gráfica 7. Tipo Parto Previo de las participantes en el Hospital de Bosa nivel II .. 62

Gráfica 8. Edad Gestacional de las participantes en el Hospital de Bosa nivel II. . 63

Gráfica 9. Antecedentes patológicos de las participantes en el hospital de Bosa


nivel II .................................................................................................................... 64

Gráfica 10. Antecedentes farmacológicos de las participantes en el Hospital de


Bosa Nivel II ........................................................................................................... 65

Gráfica 11. Hábitos de las participantes en el hospital de Bosa nivel II ................. 65

Gráfica 12. Revisión por sistemas de las participantes en el Hospital de Bosa Nivel
II. ............................................................................................................................ 66

Gráfica 13. Urocultivo de las participantes en el Hospital de Bosa Nivel II ............ 67

10
Gráfica 14. Relación de la edad gestacional con reporte de bacterias del parcial de
orina de las participantes en el Hospital de Bosa Nivel II. ..................................... 69

Gráfica15. Relación de la edad gestacional con el sedimento urinario (sangre) de


las participantes en el Hospital de Bosa Nivel II. ................................................... 70

Gráfica 16. Relación de la edad gestacional con el sedimento urinario (leucocitos)


de las participantes en el Hospital de Bosa Nivel II. .............................................. 71

Gráfica 17. Relación entre la edad gestacional y las hospitalizaciones previas de


las participantes en el Hospital de Bosa Nivel II. ................................................... 72

11
FRECUENCIA DE LA INFECCÍON DE VÍAS URINARIAS EN MUJERES
EMBARAZADAS QUE ASISTEN AL HOSPITAL DE BOSA EN UN PERIODO
COMPRENDIDO ENTRE ENERO DE 2011 Y ENERO DE 20121

William Onatra2 Jair Gerardo Ascencio Bulla 3


Laura Paola Galarza Ramírez 4
2012

RESUMEN

La infección de vías urinarias es una condición patológica que representa la mayor


causa de consulta hospitalaria durante el embarazo (15%), ya que durante este
proceso, se generan cambios a nivel del sistema urinario de componente
anatómico y fisiológico, además si se asocian enfermedades concomitantes,
multíparidad y un bajo nivel socioeconómico el riesgo es mayor. En este estudio
se pretende determinar la frecuencia de la infección de vías urinarias en mujeres
embarazadas en el Hospital de (Bosa Nivel II), en un periodo comprendido entre
Enero de 2011 y Enero de 2012, mediante la revisión de las características
propias de las participantes; los resultados del parcial de orina y el urocultivo,
procedentes de las historias clínicas. Estos datos fueron consignados es un
instrumento modificado de las variables presentes del CLAP. Posterior a eso, los
datos fueron almacenados en bases de datos en Excel por hospitales y
posteriormente manejados en el programa estadístico SPSS para la obtención de
gráficas y de estadísticos. Se obtuvieron 200 casos de los cuales 100 fueron
procedentes del Hospital de Bosa Nivel II. Luego de los análisis respectivos, se
encontró que la infección de vías urinarias en el embarazo se produce durante el
tercer trimestre. Se asocio los malos hábitos, multiparidad, infección urinaria previa
y nivel socioeconómico bajo al aumento del riesgo de infección urinaria. Se
identifico como agente causal mas frecuente la Echerichia Coli (74%) y su manejo
previo se obtuvo cefalosporinas (83%). La infección urinaria en el embarazo es
una entidad patológica más frecuente, en la cual un diagnóstico oportuno y
tratamiento adecuado, presentan un impacto significativo sobre la morbilidad
materna.

Palabras claves: Infección de vías urinarias (IVU), Embarazo, Parcial de orina,


Urocultivo, Antecedentes personales.

1 Trabajo de grado en modalidad de investigación


2 Asesor científico; Médico Ginecoobstetra
3,4Estudiantes Ultimo año, Carrera Medicina.

Vicerrectoría de Investigaciones U.D.C.A | Normas para la elaboración de resúmenes de


trabajos de grado
Página 1
1. INTRODUCCIÓN

La infección de vías urinarias es una de las complicaciones médicas más


frecuentes durante el proceso de gestación, ya que la madre desarrolla
modificaciones de tipo anatómico y funcional a este nivel, favoreciendo el aumento
del riesgo a padecer esta condición, además de otros factores asociados, tales
como la multiparidad, el estado socioeconómico y enfermedades concomitantes,
los cuales permiten un incremento en la presentación de estos casos en el servicio
de ginecobstetricia.

La presentación clínica frecuentemente se desarrolla de forma variable.


Inicialmente se presenta como Bacteriuria asintomática (en un 4 a un 7 % de
mujeres en edad reproductiva se puede demostrar la presencia de 100.000
bacterias por mililitro de orina, pero raramente dan síntomas). Otra presentación
es aquella que se acompaña de síntomas que además de orientar el cuadro
clínico con el que cursa esta condición patológica, permite enfocar la gravedad de
la infección urinaria.

El presente estudio, pretende dar un mayor conocimiento a las formas de


presentación clínica en que se estudia y se enfoca la infección de vías urinarias en
las mujeres embarazas que son una población especial. Se presenta una base
teórica que sustenta la relación de esta condición patológica y el embarazo; los
cambios que se producen, además de las características de los diferentes
paraclínicos (parcial de orina y urocultivo) tomados en dichas mujeres. Por otra
parte se describe las particularidades sociodemográficas de las participantes del
estudio permitiendo de esta manera un enfoque global sobre los diferentes
factores que se relacionan con el desarrollo de la infección urinaria.

Para el desarrollo de esta investigación, se toman 200 mujeres embarazadas con


infección urinaria diagnosticadas. Se obtienen datos procedentes de las historias
clínicas los cuales son consignados en un instrumento elaborado por el grupo
investigativo. Estos datos relacionados con las características previamente
descritas son aquellas que se toman como variables del estudio. Así mismo con
ellas se realiza un análisis univariado y bivariado, para encontrar las diferentes
relaciones de las características de las participantes y sus historias clínicas con la
base teórica plateada en el estudio. Con ello se busca encontrar la frecuencia de
la infección de vías urinarias en mujeres embarazadas en el hospital de Bosa en el
periodo comprendido entre enero de 2011 y enero de 2012.

12
2. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

Durante el proceso de gestación en la madre, se producen modificaciones de


componente anatómico y funcional a nivel del sistema urinario los cuales
aumentan el riesgo a padecer infecciones a este nivel, tales como: La
hidronefrosis del embarazo, el aumento del volumen urinario en los uréteres que
produce una columna líquida continua que ayuda a la propagación de la infección
desde la vejiga al riñón, disminución del tono ureteral y vesical que se asocia a un
aumento del volumen urinario en la vejiga ampliando su capacidad vesical y
disminuyendo su vaciamiento (estasis urinaria), obstrucción parcial del uréter por
gravidez uterina y rotación hacia la derecha, aumento del pH de la orina
especialmente por la excreción incrementada de bicarbonato que favorece la
multiplicación bacteriana, la hipertrofia de la musculatura longitudinal del uréter, el
aumento de la filtración glomerular que determina la presencia de glucosa en la
orina lo que favorece la aparición de los gérmenes, el aumento del reflujo
vesicoureteral, la menor capacidad de defensa del epitelio del aparato urinario
bajo, el incremento de la secreción urinaria de estrógenos y finalmente, el
ambiente hipertónico de la médula renal. Además si la madre gestante presenta
enfermedades concomitantes, multípara y de bajo nivel socioeconómico el riesgo
es mayor, pero sobre todo en aquellas con historia previa de infección urinaria. 1

Un estudio realizado en Estados Unidos describe que la infección de vías urinarias


representa alrededor de casi 7 millones de consultas por cita programada y 1
millón de consultas al servicio de urgencias, dando como resultado total estimado
100.000 hospitalizaciones por esta condición patológica. Sin embargo, en el
momento de evaluar con mayor precisión su incidencia, esta es dificultosa ya que
en Estados Unidos la infección urinaria no es una de las condiciones patológicas
por las que se realiza notificación controlada. Esta situación obstaculiza mucho
más el control de esta enfermedad, debido a que el diagnóstico depende
directamente de la presencia de síntomas asociados y del reporte del urocultivo
positivo. Además, se estima que la prevalencia relacionada con la infección de
vías urinarias durante el embarazo mantiene una relación en cuanto a su
incremento, dado por la edad materna; la edad promedio de infección urinaria en
embazadas de 1 de cada 3 mujeres es de 24 años de edad1.

Aproximadamente la mitad de todas las mujeres experimenta una infección de las


vías urinarias durante toda su vida. Algunas subpoblaciones específicas que
presentan lesiones de la médula espinal y / o catéteres por tiempo prolongado,
diabetes o la esclerosis múltiple, pacientes con el síndrome de inmunodeficiencia

13
humana y con anomalías urológicas subyacentes presentan mayor riesgo a
desarrollar infección urinaria2.

La frecuencia de la infección de vías urinarias en mujeres embarazadas es similar


a las pacientes que no están en embarazo, según estadísticas de los Estados
Unidos (0.3-1.3 %).2 Algunos factores, tales como el coito (posición, frecuencia,
antibióticos administrados posteriormente al coito) pueden llegar a relacionarse
con la compensación de la recurrencia para las pacientes que presentan riesgo de
padecerla ¡Error! Marcador no definido..

Las infecciones urinarias son en promedio 14 veces más frecuentes en la


población femenina que en la masculina, según lo que se ha descrito
anteriormente en el estudio realizado en Estados Unidos.2 La diferencia entre la
población de mujeres en estado de embarazo y las no embarazadas, esta dada en
la prevalencia de la bacteriuria asintomática, representada en un 2.5 a 11 % en
comparación con las mujeres que no están en estado de embarazo (3.8%). Se
asocia que en un 40% de estos casos, la bacteriuria puede avanzar y convertirse
en infección de vías urinarias sintomática y asociarse a pielonefritis.¡Error! Marcador no
definido.

Ciertos factores, tales como el nivel socioeconómico bajo, hacen que la infección
de vías urinarias se asocie al aumento de la frecuencia de infección urinaria
durante el embarazo. Al realizarse una comparación con pacientes de niveles
socioeconómico alto y bajo, se dice que la segunda población presenta 5 veces
más de riesgo de desarrollar bacteriuria. Este riesgo se incrementa cuando las
pacientes presentan antecedentes patológicos, tales como: Anemia de células
falciformes, diabetes mellitus, vejiga neurogénica, historia de reflujo vesicoureteral
(tratada o sin tratar), trasplante renal e infección de vías urinarias previas.¡Error!
Marcador no definido.

En Bangladesh se evidencia una mayor prevalencia de infección urinaria en


mujeres blancas (6.3%), que en las mujeres procedentes de este país (2%). Los
autores del estudio proponen la hipótesis de que esta diferencia puede
relacionarse con las prácticas de higiene y el tipo de ropa de uso persona.¡Error!
Marcador no definido.

En un estudio poblacional, alrededor de 200.000 mujeres israelíes en estado de


embarazo evidencia una tasa de 2,5% relacionada con la bacteriuria
asintomática y 2,3% de infección urinaria de tipo sintomática. En esta población, la
infección urinaria asintomática encuentra asociación directa con factores tales

14
como el embarazo múltiple asociada a otras complicaciones, (diabetes mellitus e
hipertensión arterial).¡Error! Marcador no definido.

En Colombia, del 2 al 10% de las embarazadas sin antecedentes, desarrollan


bacteriuria asintomática y sin tratamiento, el 30 al 50% evolucionarán a
pielonefritis, ésta por su parte puede asociarse a insuficiencia renal aguda, sépsis
y shock séptico.¡Error! Marcador no definido.

Según Mesa Restrepo, especialista en ginecología y obstetricia, en una entrevista


concedida al periódico la patria de Manizales, expone que las variaciones
anatómicas del aparato genitourinario ocasionan las infecciones urinarias
constituyendo el segundo grupo de infecciones más comunes en las mujeres
embarazadas. Se calcula que la infección urinaria afecta un 15 % de mujeres de
todas las edades, cada año aproximadamente; y de éstas, más del 25% puede
presentar una recurrencia. “Uno a veintinueve % de los embarazos se complica
por una infección urinaria, siendo una de las complicaciones médicas más
comunes de la gestación, que corresponde a 10 % de las admisiones hospitalarias
durante este período”, asegura Mesa Restrepo.¡Error! Marcador no definido.

Por esto, la investigación está encaminada a determinar la frecuencia de esta


condición patológica en la población de gestantes que acuden a los hospitales
ubicados en el sur de Bogotá, dado que, como anteriormente se expone, las bajas
condiciones socioeconómicas son un factor de importancia en el desarrollo de
infecciones del tracto urinario en mujeres gestantes en la actualidad.

Con base en lo anterior, la pregunta problema que centra la investigación es:

¿Cuál es la frecuencia de la infección de vías urinarias en mujeres embarazadas


en el hospital de Bosa en un periodo comprendido entre enero de 2011 y enero de
2012?

15
3. OBJETIVOS

3.1 OBJETIVO GENERAL

Determinar la frecuencia de la infección de vías urinarias en mujeres embarazadas


en el hospital de Bosa, en el periodo comprendido entre enero de 2011 y enero de
2012.

3.2 OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 Caracterizar las participantes embarazadas con infección urinaria que


consultan en el hospital de Bosa, en función de las variables
sociodemográficas de interés.

 Identificar los agentes etiológicos más frecuentemente relacionados con el


desarrollo de infección de vías urinarias en las participantes.

 Documentar el diagnóstico de infección de vías urinarias con relación a la


edad gestacional de las mujeres embarazadas y el parcial de orina y
urocultivos, reportados en la historia clínica de las participantes en el
estudio.

 Identificar el tratamiento antibiótico más utilizado por las mujeres


embarazadas con infección de vías urinarias en el hospital de Bosa.

16
4. JUSTIFICACIÓN

La importancia en la detección oportuna de cualquier tipo de infección durante la


gestación se establece en la posibilidad de prevenir complicaciones en el
embarazo. La infección de vías urinarias es una de las condiciones patológicas
más frecuentes en las gestantes por factores asociados, que al ser identificados,
permite que puedan ser modificados y/o controlados y de esta manera favorecen
en la reducción de esta condición patológica.

Se ha mencionado que otros factores relacionados como la multiparidad, el estado


socioeconómico y enfermedades concomitantes, hacen que actualmente vayan en
aumento los casos de infección de vías urinarias en las gestantes.

Se ha visto que en los servicios de ginecobstetricia ingresa un número


considerable de mujeres embarazadas con signos y síntomas asociados a
infección urinaria. Por esta razón se busca en esta investigación determinar la
frecuencia de dicha patología en las mujeres gestantes que asisten al hospital de
Bosa en un periodo comprendido entre enero de 2011 y enero de 2012.

Para el desarrollo de esta investigación se toma una población de estudio de


mujeres gestantes, quienes al realizar la recolección de datos procedentes de sus
historias clínicas (presentación del cuadro clínico, antecedentes de importancia
relacionados, examen físico y exámenes paraclínicos), además de la terapéutica
instaurada por las instituciones mencionadas anteriormente, permite identificar y
relacionar cada una de las características que establecen íntima relación con el
desarrollo de este proceso patológico, analizando cada uno de ellos para conocer
la frecuencia de las infecciones de vías urinarias en esta población y así informar a
las futuras gestantes sobre las condiciones que favorece al desarrollo de esta
patología y la manera como pueden prevenir e identificar a tiempo la infección
urinaria para que de esta forma se reduzca la aparición de esta condición y sus
complicaciones de manera oportuna.

17
5. MARCO TEÓRICO

5.1 CAMBIOS ANATÓMICOS Y FISIOLÓGICOS EN EL SISTEMA URINARIO


DURANTE EL EMBARAZO Y SU RELACIÓN CON LA INFECCIÓN URINARIA

La infección de vías urinarias es una de las complicaciones médicas más


frecuentes durante el proceso de gestación, ya que la madre desarrolla
modificaciones de tipo anatómico y funcional a este nivel, favoreciendo el aumento
de la probabilidad a padecer esta condición. Durante el embarazo, según García y
cols., a nivel anatómico, el riñón aumenta su tamaño aproximadamente 1 cm en
su longitud además de su peso, dado por el incremento en el volumen intersticial y
vascular secundario al estado de hiperdinamia renal de la gestante, por el
aumento del 50 al 80% del flujo plasmático renal durante el segundo trimestre,
que al término de la gestación disminuye hasta normalizarse15.

Por otra parte, los cálices renales, la pelvis y el uréter se dilatan


aproximadamente en un 90% de las gestantes, como lo expresa Estrada y cols; la
dilatación de los cálices se causa por factores hormonales y mecánicos. Estos
cambios se relacionan con el aumento de los niveles hormonales, especialmente
de la progesterona y por la acción de la prostaglandina E2 (PGE2) producida por
acción indirecta de la prolactina, las cuales generan la disminución progresiva en
el tono de la musculatura de la uretra y la vejiga, que según como lo plantean
García y cols. y Álvarez y cols, favorece en el aumento de su capacidad vesical
alcanzado cerca de un litro de orina al término del embarazo, además de la
disminución de su vaciamiento, llevando a estasis urinaria que secundario a lo
anterior, se suma la presencia de insuficiencia de la válvula vésico-ureteral, la
cual genera reflujo a este nivel incrementando el volumen urinario en los uréteres
y así mismo se produce una columna líquida de orina continua que permite la
migración de los microorganismos desde la vejiga hacia el riñón. 8-15-20.

Se acompaña también de la reducción en el peristaltismo ureteral y del sistema


colector. A esto se le añade el efecto obstructivo o compresivo parcial de tipo
mecánico, que el útero grávido y rotado a la derecha a partir de la segunda mitad
del proceso de la gestación, induce a la permanencia de las bacterias en el
sistema urinario, ya que por el aumento de la presión intravesical, durante la
micción se produce reflujo de orina desde la vejiga hacia los uréteres. 20

18
Durante el tercer trimestre de la gestación, se produce el desplazamiento lateral
intravesical de los uréteres por estiramiento del trígono vesical, permitiendo que se
acorte la porción terminal de los uréteres, favoreciendo a la disminución de la
presión en su interior, como lo explica García15.

Además, este mismo autor menciona que uno de los cambios estructurales
iniciales durante la gestación son las dilataciones de la pelvis renal y la de los
uréteres. A este último se le designa el nombre de hidroureter fisiológico del
embarazo, que se caracteriza por el incremento considerable de su diámetro
interno dado por la hipotonía e hipomotilidad de su musculatura lisa. Su volumen
puede aumentar aproximadamente hasta 25 veces de lo normal y así retener
hasta 300 cc de orina; la preferencia de este fenómeno anatómico es por el lado
derecho, por arriba del estrecho pélvico superior. Se explica debido al cruce de los
vasos sanguíneos, que desarrolla congestión del uréter derecho. Se acompaña a
esto la dextrorrotación uterina dada por la ubicación del colón sigmoide, que
produce compresión del uréter derecho. 15.

El trígono vesical, comprendido por los meatos uretrales derecho e izquierdo


(desembocadura de los uréteres hacia la vejiga) y el cuello vesical, también se
compromete. Probablemente secundario a la acción de los estrógenos, agrega
García, produce hiperplasia e hipertrofia muscular del mismo. Además, los
cambios en la morfología asociados al final del embarazo, la vejiga es desplazada
hacia arriba y adelante, determinando que el trígono cambie su forma cóncava en
convexa, dado por el crecimiento uterino y la hiperemia de los órganos pélvicos15.

A pesar de que la uretra no presenta cambios importantes durante la gestación, su


corto tamaño en relación a la de los hombres representa uno de los factores de
importancia en el desarrollo de infección urinaria, según Mesa. Todos estos
cambios son de desarrollo progresivo, que a medida que avanza el embarazo son
más acentuados. Lo mencionado anteriormente se sintetiza en el cuadro 1. 1-¡Error!
Marcador no definido.

A nivel funcional, continuando con lo que expone Mesa cols. y Álvarez y cols., la
filtración glomerular aumenta aproximadamente del 30 al 50%, aún en casos en
que la función renal esta disminuida y regresa a su nivel normal al término de la
gestación. Este aumento se da por el incremento en el flujo plasmático renal (80%
en el segundo trimestre y del 60% en el tercer trimestre).¡Error! Marcador no definido. 20

19
Además de esto, se desarrollan cambios en la fisiología del túbulo renal, ya que se
produce mayor reabsorción del sodio filtrado aumentando la cantidad de sodio
corporal, y por ende, la retención de líquido en el organismo de la gestante. A ello
se le suma el aumento en la depuración de creatinina (120-140 mL/min) y la
disminución de la creatinina sérica (0.8 mg/dL) y el nitrógeno ureico (12 mg/dL)
durante la gestación. Un valor superior a lo mencionado anteriormente debe
tomarse como un valor anormal. El metabolismo ácido-base se ve comprometido
debido a la disminución del bicarbonato de 4-5 mmol/L y de la PCO2 en 10
mmHg. Es por esto que en el embarazo se asocia la alcalosis respiratoria
compensada, como lo determina García con su investigación19.

Por el aumento de la velocidad de filtración glomerular hay aumento en la filtración


y excreción de sodio (Na+2), ocasionando de manera gradual durante el
embarazo la retención de éste aproximadamente de 20 a 30 mEq/semana,
expresado por García, la cual será contrarrestada por mecanismos fisiológicos
para la expansión del volumen extracelular durante el embarazo. Estos
mecanismos están comprendidos por la activación del eje Renina - Angiotensina –
Aldosterona .19

Por otra parte, se reduce la reabsorción de componentes no electrolíticos


(glucosa, aminoácidos y las microglobulinas) a nivel del túbulo proximal debido al
aumento de la filtración glomerular, lo cual explica la glucosuria y la pérdida de
proteínas asegura Mesa. También a esto se suma el aumento del pH de la orina
excretada por el incremento en la eliminación de bicarbonato, que acompañado de
la glucosuria permite que las bacterias proliferen a nivel del tracto urinario. Al
parecer el aumento en la excreción de estrógenos favorece lo anterior, con base a
lo dicho por Mesa; a nivel de la médula renal se desarrolla hipertonía por los
mecanismos anteriormente mencionados, imposibilita el desplazamiento de los
leucocitos, el proceso de fagocitosis y la activación adecuada del complemento, lo
explica Mesa¡Error! Marcador no definido..

5.2 INFECCIÓN DE VÍAS URINARIAS (IVU)

La infección de vías urinarias es una de las complicaciones médicas más


frecuentes durante el proceso de gestación ya que la madre desarrolla
modificaciones de tipo anatómico y funcional a este nivel favoreciendo el aumento
del riesgo a padecer esta condición. Durante el embarazo, según García y cols,
Mesa y cols. Estrada y cols., a nivel anatómico, el riñón aumenta su tamaño
aproximadamente 1 cm en su longitud además de su peso dado por el aumento
en el volumen intersticial y vascular secundario al estado de hiperdinamia renal de

20
la gestante por el incremento del 50 al 80% del flujo plasmático renal durante el
segundo trimestre y que al termino de la gestación disminuye hasta normalizarse. 3-
15

Por otra parte, los cálices renales, la pelvis y el uréter se dilatan en


aproximadamente en un 90% de las gestantes, como lo expresa Estrada, por
factores hormonales y mecánicos. Estos cambios se relacionan con el aumento de
los niveles hormonales, especialmente de la progesterona y por la acción de la
prostaglandina E2 (PGE2) producida por acción indirecta de la prolactina, las
cuales generan la disminución progresiva en el tono de la musculatura de la uretra
y la vejiga que según como lo plantean García y Álvarez, favorece en el aumento
de su capacidad vesical alcanzado cerca de un litro de orina al término del
embarazo además de la disminución de su vaciamiento llevando a estasis urinaria
que secundario a lo anterior se suma la presencia de insuficiencia de la válvula
vésico-ureteral, la cual genera reflujo a este nivel incrementando el volumen
urinario en los uréteres y así mismo se produce una columna líquida de orina
continua que permite la migración de los microorganismos desde la vejiga hacia el
riñón.8 15 20

Se acompaña también de la reducción en el peristaltismo ureteral y del sistema


colector. A esto se le añade el efecto obstructivo o compresivo parcial de tipo
mecánico, que el útero grávido y rotado a la derecha a partir de la segunda mitad
del proceso de la gestación induce a la permanencia de las bacterias en el sistema
urinario ya que por el aumento de la presión intravesical, durante la micción se
produce reflujo de orina desde la vejiga hacia los uréteres.15

Durante el tercer trimestre de la gestación, se produce el desplazamiento lateral


intravesical de los uréteres por estiramiento del trígono vesical, permitiendo que se
acorte la porción terminal de los uréteres favoreciendo a la disminución de la
presión en su interior, como lo explica García 15.

Además, este mismo autor menciona que unos de los cambios estructurales
iniciales durante la gestación son las dilataciones de la pelvis renal y la de los
uréteres. A este último se le designa el nombre de hidroureter fisiológico del
embarazo, que se caracteriza por el incremento considerable de su diámetro
interno dado por la hipotonía e hipomotilidad de su musculatura lisa. Su volumen
puede aumentar aproximadamente hasta 25 veces de lo normal y así, retener
hasta 300 cc de orina. 15

21
La preferencia de este fenómeno anatómico es por el lado derecho, por arriba del
estrecho pélvico superior. Se explica debido al cruce de los vasos sanguíneos,
que desarrollarán congestión del uréter derecho. Se acompaña a esto la
dextrorrotación uterina dada por la ubicación del colón sigmoide, que produciría
compresión del uréter derecho. El trígono vesical comprendido por los meatos
uretrales derecho e izquierdo (desembocadura de los uréteres hacia la vejiga) y el
cuello vesical también se compromete. Probablemente secundario a la acción de
los estrógenos, agrega García, produce hiperplasia e hipertrofia muscular del
mismo. Además los cambios en la morfología asociados al final del embarazo, la
vejiga es desplazada hacia arriba y adelante determinando que el trígono cambie
su forma cóncava en convexa dado por el crecimiento uterino y la hiperemia de
los órganos pélvicos.3 15

A nivel de la mucosa vesical se desarrolla congestión y aumento en el tamaño y


flexibilidad de los vasos sanguíneos, volviéndose más edematosa lo que hace que
sea más susceptible a las infecciones. A pesar de que la uretra no presenta
cambios importantes durante la gestación, su corto tamaño en relación a la de los
hombres representa uno de los factores de importancia en el desarrollo de
infección urinaria, según Mesa. 3

Todos estos cambios son de desarrollo progresivo y a medida que avanza el


embarazo son más acentuados. Lo mencionado anteriormente se sintetiza en el
cuadro 1.

Cuadro 1: Cambios anatómicos en el tracto urinario durante el embarazo.


Estructura Cambios
Riñón Aumento de la longitud renal
Sistema colector Disminución del peristaltismo
Uréteres Hidroureter
Disminución del peristaltismo
Obstrucción mecánica
Vejiga Disminución del tono muscular aumentando su capacidad de volumen.
Trígono vesical Hiperplasia e hipertrofia muscular

Válvula vésico-ureteral Insuficiencia valvular


Uretra Disminución del tono muscular
Fuente: Elaborado por los autores del proyecto con base a Macejko, Estrada y
García.

22
A nivel funcional, continuando con lo que expone Mesa y Álvarez, la filtración
glomerular aumenta aproximadamente del 30 al 50%, aún en casos en que la
función renal esté disminuida y regresa a su nivel normal al término de la
gestación. Este aumento se da por el incremento en el flujo plasmático renal (80%
en el segundo trimestre y del 60% en el tercer trimestre).2 20

Además de esto, se desarrollan cambios en la fisiología del túbulo renal, ya que se


produce mayor reabsorción del sodio filtrado aumentando la cantidad de sodio
corporal, y por ende, la retención de líquido en el organismo de la gestante. A ello
se le suma el aumento en la depuración de creatinina (120-140 mL/min) y la
disminución de la creatinina sérica (0.8 mg/dL) y el nitrógeno ureico (12 mg/dL)
durante la gestación. Un valor superior a lo mencionado anteriormente debe
tomarse como un valor anormal. El metabolismo ácido-base se ve comprometido
debido a la disminución del bicarbonato de 4-5 mmol/L y de la PCO2 en 10
mmHg. Es por esto que en el embarazo se asocia la alcalosis respiratoria
compensada, como lo determina García con su investigación.15

Por el aumento de la velocidad de filtración glomerular hay aumento en la filtración


y excreción de sodio (Na+2), ocasionando de manera gradual durante el
embarazo la retención de éste aproximadamente de 20 a 30 mEq/semana,
expresado por García, la cual será contrarrestada por mecanismos fisiológicos
para la expansión del volumen extracelular durante el embarazo. Estos
mecanismos están comprendidos por la activación del eje Renina - Angiotensina –
Aldosterona.15

La aldosterona incrementa la reabsorción de Na+, sin que se altere su


metabolismo. Hormonas tales como los estrógenos contribuyen en la
reabsorción.15

Respecto al metabolismo del potasio (K+) tampoco se ve afectado, dado por la


acción de la progesterona la cual se encarga de inhibir la eliminación de éste por
la orina de manera exagerada, algo que si podría darse por el incremento en la
función de la aldosterona.15

Otros componentes relacionados en la retención electrolítica están el cortisol,


lactógeno placentario, la prolactina, hormona de crecimiento y la hormona
adrenocorticotrópica (ACTH).15

23
La reabsorción de componentes no electrolíticos a nivel del túbulo proximal dado
por el aumento de la filtración glomerular, como lo es la glucosa, los aminoácidos y
las microglobulinas se reduce, lo cual explica la glucosuria y la pérdida de
proteínas asegura Mesa. 3

También a esto se suma el aumento del pH de la orina excretada por el


incremento en la eliminación de bicarbonato, que acompañado de la glucosuria
permite que las bacterias proliferen a nivel del tracto urinario.

Al parecer el aumento en la excreción de estrógenos favorece lo anterior, con


base a lo dicho por Mesa 3.

A nivel de la médula renal desarrolla hipertonía por los mecanismos anteriormente


mencionados, imposibilita el desplazamiento de los leucocitos, el proceso de
fagocitosis y la activación adecuada del complemento, lo explica Mesa. 3

5.2.1 DEFINICIÓN Y CLASIFICACIÓN DE LA INFECCIÓN DE VÍAS URINARIAS

Según el nivel de compromiso anatómico y clínico la infección de vías urinarias se


clasifica en: Asintomática (bacteriuria asintomática) y sintomática (cistitis y
pielonefritis); además, como infecciones altas, bajas, complicadas y no
complicadas.8

Bacteriuria asintomática

Mesa la define como la colonización bacteriana de manera significativa en el tracto


urinario inferior en ausencia de signos y síntomas de infección urinaria.6 8 9

Esta es comúnmente se desarrolla durante la gestación, hallándose entre el 2% y


el 7% de las mujeres embarazadas.9

Según los criterios de Kass, expuestos por Carmona (2008), para la bacteriuria
asintomática, se deben presentar 105 unidades formadoras de colonias

24
(UFC)/mililitro (ml) y que así mismo requiera cifras de 100.000UFC /ml en dos
cultivos consecutivos.8

Epidemiología

Según Macejko, el embarazo no es directamente un factor de riesgo para el


desarrollo de la bacteriuria asintomática ya que de un 4 al 6% de mujeres, que
sean o no gestantes, la presentan. 9

Por otra parte Macejko y Hamdan, los factores predisponentes relacionados en la


aparición de esta condición patológica se encuentra el bajo nivel socioeconómico
de la gestante, ya que se observa que las mujeres de bajos recursos tienen una
incidencia de bacteriuria cinco veces mayor que las mujeres con nivel
socioeconómico alto, igualmente influye la edad, el comportamiento sexual, la
historia de infecciones urinarias previas, baños genitales precoitos, postcoitos y la
no micción luego del coito. Se suman además las enfermedades concomitantes,
tales como la anemia de células falciformes, la multiparidad, diabetes mellitus,
compromiso inmunológico, patologías neurológicas como la esclerosis múltiple,
antecedentes de infección urinaria y alteraciones anatómicas o funcionales del
tracto urinario que así mismo favorecen el desarrollo de infección urinaria. 8 9

Fisiopatología

Normalmente, el sistema genitourinario es estéril hasta la porción distal de la


uretra. La bacteriuria asintomática se produce debido al ascenso de los
microorganismos procedentes de la carga bacteriana que se encuentran en el
intestino, la vagina o el área periuretral y, que así mismo, migran desde la uretra
hacia la vejiga y al no ser tratadas pueden llegar a comprometer el riñón. 6 8 9

Etiología

Según lo expuesto por Estrada, los microorganismos más frecuentes en el


desarrollo de la bacteriruria asintomática lo comprenden las enterobacterias
específicamente a la Escherichia coli en más del 90% de los casos, le siguen
Klebsiella sp y Proteus sp. En este orden continúan los estafilococos como el

25
Staphylococcus coagulasa negativo. En la población de mujeres jóvenes sin algún
factor de riesgo predisponente para el desarrollo de infección de vías urinarias, se
encuentra el Staphylococcus saprophyticus acompañado de un cuadro de
cistouretritis. Este microorganismo genera del 5 al 15% de infecciones urinarias en
dicha población. Otros microorganismos encontrados según Macejko son la
Gardnerella vaginalis, lactobacilos, Chlamydia trachomatis yUreaplasma
urealyticum.1 8 (Ver cuadro 2).

Cuadro 2. Microorganismos asociados a bacteriuria asintomática.


Microorganismos
Enterobacterias (90%) Escherichia coli
Klebsiella
Enterobacter
Otros gramnegativos Proteus. mirabilis
Pseudomonas
Critrobacter
Gran positivos Staphylococcus saprophyticus
Estreptococos del grupo B
Otros microorganismos Gardenella vaginalis
Ureaplasma urealyticum
Fuente: Elaborado por los autores del proyecto con base en Macejko y Estrada.

Tamizaje

Asegura Macejko y colaboradores que el American College of Obstetricians and


Gynecologists recomienda actualmente el tamizaje de la bacteriuria asintomática
en todas las mujeres embarazadas. “Un estudio de 3.254 mujeres embarazadas
determina que el momento óptimo es a las 16 semanas de gestación”. 1

El examen de laboratorio de referencia es el urocultivo y se debe realizar a todas


las gestantes durante el primer trimestre de gestación, el cual para que tenga un
95% de especificidad, requiere de dos muestras de orina. El uso exclusivo de una
sola muestra para el diagnóstico de la bacteriuria puede llevar consigo a una
sobrestimación, debido a que se incluyen a mujeres con presencia de

26
contaminación o con bacteriuria transitoria; es por esto que es necesaria la toma
de otra muestra para la confirmación de la bacteriuria. 1 8

Pero al considerar los riesgos de la bacteriuria en la gestación, es recomendable


tratar esta patología sin esperar el cultivo de confirmación. Si el único cultivo inicial
es negativo, no se recomiendan cultivos de repetición, porque sólo del 1 al 2% de
las gestantes con cultivos iniciales negativos, desarrollan pielonefritis durante el
embarazo. Casos como mujeres con antecedentes de infección urinaria
recurrentes o aquellas que presentan anomalías conocidas del tracto urinario, se
les debe practicar la toma de una segunda muestra. Se recomienda además la
realización de urocultivos de seguimiento durante todo el proceso de gestación
todo con base a los estudios realizados por Macejko y colaboradores. 1

Diagnóstico

El diagnóstico de la bacteriuria asintomática es microbiológico. Se realiza a través


del urocultivo positivo (Gold Standard); encontrando 100.000 UFC/ml de un
microorganismo único en la muestra.1 6 8 9

Según Rabanal y colaboradores, la orina generalmente debe ser estéril y la


presencia de microorganismos atribuye a entidad patológica o es indicación de
contaminación de la muestra. Esto último es difícil de evitar, sin embargo si se
identifica porque el urocultivo muestra presencia de gérmenes en menor cantidad. 9

Esta muestra de orina deberá ser obtenida bajo ciertas condiciones de asepsia
(después de la limpieza de los genitales externos) y tomada en la mitad de la
micción. Rabanal expone que no es necesario poner sonda vesical para la toma
de la muestra para el urocultivo. 9

En los casos de infección por Staphylococcus saprophyticus y Enterococcus


faecalis el conteo bacteriano corresponde a 102 UFC/ml para el diagnóstico. En el
caso de que se encuentre más de un microorganismo diferente se considera que
esta contaminada la muestra por lo cual se debe repetir urocultivo, como lo
manifiestan Estrada y Rabanal. 8 9

27
Tratamiento

Para hablar del tamizaje y el manejo terapéutico de la bacteriuria asintomática, se


retoma lo expuesto por Macejko, el cual menciona que el tratamiento de esa
patología disminuye de manera significativa el riesgo de infección urinaria
sintomática y sus complicaciones. Según Macejko y colaboradores el tratamiento
de la bacteriuria asintomática reduce la incidencia de pielonefritis durante el
embarazo del 13,5 al 5,30%. La duración del manejo terapéutico recomendado es
de 3 días de tratamiento, esquemas menores no establecen una eficacia
significativa.1

Debe realizarse un cultivo de seguimiento a la semana después del tratamiento


para corroborar que se ha tratado con éxito la bacteriuria. Dentro del 20 y 30% de
las pacientes, falla el tratamiento de corta duración. En esos casos, es adecuado
repetir una pauta de 7 a 10 días con un antibiótico indicado por el antibiograma,
esto teniendo en cuenta las indicaciones dadas a través del estudio de Macejko y
Estrada. 1 8 (Ver tabla 1).

Tabla 1. Esquema de tratamiento para la bacteriuria asintomática:


Fármaco
Tiempo de evolución del Nombre Dosis y vía de administración Duración
embarazo
Nitrofurantoina 100 mg vía oral cada 6 horas 7 días
Primer trimestre Amoxicilina / Ácido 250/125 mg vía oral cada 12 7 días.
clavulánico
Nitrofurantoina 100 mg vía oral cada 6 horas 7 días.
Segundo trimestre Amoxicilina / Ácido 250/125 mg vía oral cada 12 7 días
clavulánico horas
Fosfomicina GU 3 Gr vía oral dosis única -
Nitrofurantoina 100 mg vía oral cada 6 horas 7 días
Tercer Amoxicilina / Ácido 250/125 mg vía oral cada 12 7 días
Trimestre clavulánico horas
Fosfomicina GU 3 Gr vía oral dosis única -
Fuente: Elaborado por los autores del proyecto con base a Estrada.

También teniendo en cuenta según lo escrito por Ferreira y colaboradores que por
el mal manejo empírico, se está creando resistencia bacteriana, ya que no se debe
dar un medicamento empíricamente si la resistencia que muestra el germen es
mayor al 20%, en este estudio se evidenció que E. coli era el patógeno más
frecuente en mujeres gestantes con un 64% seguido de la Klebsiella pneumniae
con un 11%, mostrando una resistencia a la ampicilina de 82% y 100%
respectivamente, en la tabla 2 se muestran los gérmenes más comunes y su
respectiva resistencia a los medicamentos10.

28
Tabla 2. Perfil de resistencia de los patógenos urinarios.

sulfametoxazol

Nitrofurantoina
Ciprofloxacina

Gentamicina
Trimetoprim

Meropenem
Cefotaxime
Amikacina
Ampicilina

Ampicilina
sulbactam

Cefalotina

Imipenem
Cefepime
E. coli 82% 79% 69% 54% 7% 3% 3% 3% 3% 0% 0% 0%

Klebsiella pneumoniae 0% 0% 50% 0% 0% 0% 0% 0% 0% 0% 0%


Enterobacter cloacae 67% 33% 0% 0% 0% 0% 0% 0% 0% 0%
Klebsiella oxytoca 50% 50% 0% 0% 0% 50% 50% 0% 0% 0% 0%
Fuente: Elaborado por los autores del proyecto con base a Ferreira y
colaboradores.

Bacteriuria sintomática

Mesa, define esta condición como la presencia de más de 100.000 UFC/ ml


asociado a síntomas de compromiso del tracto urinario alto y/o bajo.3

Clasificación

Este tipo de infecciones, se clasifican en dos grandes entidades: Cistitis aguda


(infección de las vías urinarias bajas) y pielonefritis aguda (infección de las vías
urinarias altas).Estudios realizados con respecto a la bacteriuria sintomática tales
como el de Macejko y Mesa, han demostrado que este tipo de infecciones son
muy frecuentes en mujeres en estado de gestación, en quienes en 1ml de orina,
están presentes alrededor de 100.000 colonias de bacterias.1 3

Cistitis aguda

Definición

Herráiz expone que la cistitis aguda es una infección urinaria que compromete la
pared vesical y que se acompaña del síndrome miccional, sin compromiso del
estado general del paciente. Así mismo, agrega que la cistitis aguda debería

29
considerarse como una infección de las vías urinarias de tipo primaria,
independientemente de las otras formas de infección urinaria, ya que al contrario
de lo que sucede con la pielonefritis aguda, depende de la previa existencia de la
bacteriuria asintomática. 11

Epidemiología

El resultado de los estudios de Macejko y colaboradores, han demostrado que es


frecuente encontrar que entre el 1 y el 2 % de las mujeres en estado de gestación,
manifiestan este tipo de infecciones. En otros estudios como el elaborado por
Mesa, evidencia que aproximadamente un 60% de las mujeres en estado de
embarazo, muestran cultivo de orina inicial negativo, en donde se refleja una
recurrencia de reinfección urinaria cerca al 1.3%. Agrega Herráiz que el casi el
90% de las pacientes gestantes con infección de las vías urinarias queda limitada
a la vejiga, sin que se presente compromiso renal por lo cual la tasa de recurrencia
se reducen entre el (15 y el 17%) en relación a la bacteriuria asintomática. Sin
embargo, estas cifras son considerablemente altas, por lo cual de justifica que se
debe realizar el seguimiento tal como se estableció para la bacteriuria
asintomática.1 11

Además, asegura Herráiz que la cistitis aguda no alcanza a progresar a


pielonefritis aguda, pero puede que esta última se presente con síntomas similares
a la cistitis y sea así mismo diagnosticada como tal. 11

En cuanto a su presentación durante la gestación según lo establecido por


Rabanal la mayoría de las gestantes presentan cistitis agudas durante en el
segundo trimestre del embarazo.9

Fisiopatología

La cistitis aguda, según describe Astudillo en su libro, posee una fisiología


relacionada con la bacteriuria asintomática y difiere con la de la pielonefritis. Es de
anotar que la cistitis aguda conduce a tener ciertos determinantes que se
caracterizan por ser coherentes con el aspecto sociodemográfico y se asemeja a
los de la bacteriuria asintomática.12

30
Se encuentra dentro de este grupo sociodemográfico, la enterobacteria E.coli y
cuya presencia es más relevante. La cistitis aguda a su vez comparte una alta
prevalencia de uropatógenos en la flora periuretral.12

Según estudios, la infección renal posee bacterias recubiertas de anticuerpos.


Estas bacterias, tienen presencia en aproximadamente en un 5% de la cistitis
aguda, contrario al caso de la bacteriuria asintomática y pielonefritis aguda, cuya
presencia bacteriana esta entre el 45 y 65% respectivamente. 12

Etiología

La mayoría de las pacientes con cistitis agudas presenta esta patología


secundaria a la presencia de microorganismos en su orden: E. coli en un 73%, P.
mirabilis: en un 7,2%, Klebsiella spp un 6,6%, S. Agalactiae 1,7% y el
Staphylococcus Saprophyticus en un 0,7%; así lo asegura el estudio realizado por
Geijo y colaboradores. Complementando lo anterior Herráiz menciona que en el
95% de los casos de cistitis aguda, el proceso infeccioso es de tipo
monobacteriano.11 14

Cuadro clínico

Se ha establecido que las infecciones de las vías urinarias bajas, están asociadas
a un cuadro clínico de: frecuencia, urgencia, disuria, hematuria y piuria, a su vez
acompañados de dolor en región suprapúbica asegura Macejko. Por otro lado,
Herráiz y Mesa describen que la cistitis aguda se caracteriza por la presencia del
síndróme miccional: disuria, polaquiuria, tenesmo y urgencia miccional y que así
mismo suele acompañarse de molestias suprapúbicas con sensación de presión
en esta zona, cambios en las características de la orina como presencia de
turbidez, olor fétido y, en ocasiones, hematúrica. Exponen además que este
síndrome no suele acompañarse de síntomas sistémicos como fiebre y dolor
costovertebral lo que lo diferencia de la pielonefritis aguda. 1 3 11

31
Diagnóstico

Rabanal, describe que para el diagnóstico de cistitis aguda, la clínica sugestiva y


el urocultivo positivo (≥100.000 UFC) es confirmatorio. En la muestra de orina se
puede encontrar hematuria de tipo macro/microscópica. Según Herraiz, menciona
en su estudio que hasta en el 50% de los casos el resultado puede dar negativo y
expone tres razones que lo justifica:1

a. Puede presentarse el urocultivo con valores inferiores a 100.000 UFC/ml.


b. La cistitis aguda puede ser provocada por Chlamydia trachomatis, la cual
no crece en los cultivos habituales. Si este es el caso se le denomina
síndrome ureteral agudo o cistitis abacteriúrica.
c. Debido a la posible presencia de obstrucción del tracto urinario

También menciona que el sedimento de la orina demuestre piuria (> 10


leucocitos/mm3). 1

Así mismo Echavarría, expone algunos criterios diagnósticos para la bacteriuria


sintomática clasificados en dos grupos. 13 (Ver tabla 3).

32
Tabla 3. Criterios diagnósticos para la bacteriuria sintomática
Criterios

1. Presencia de uno de los 2. Presencia de dos de los siguientes


siguientes signos o signos o síntomas:
síntomas: Fiebre (> 38ºC)
Tenesmo, polaquiuria, disuria o dolor
Fiebre (> 38ºC) suprapúbico.
Tenesmo, polaquiuria,
disuria o dolor Más cualquiera de los siguientes:
Suprapúbico Nitratos o leucocito-estearasa positivo.
Urocultivo con 105 Piuria > 10 leucocitos/mL.
UFC/mL con no más de Visualización de microorganismos en la
dos especies de tinción de Gram.
organismos. Dos urocultivos con > 103 UFC/mL del
mismo germen.
Urocultivo con ≥ 105 UFC/mL de orina
de un solo patógeno en paciente
tratado con terapia antimicrobiana
apropiada.

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto con base a Echavarría.

Tratamiento

Para este tipo de infección, en la actualidad se viene administrando el mismo


tratamiento que para la bacteriuria asintomática (Ver Cuadro 1). Sin embargo
Herraiz complementa la terapéutica planteada por Estrada, con el siguiente
esquema de antibióticos. (Ver tabla 4). 8 11

33
Tabla 4. Dosis de antibióticos y duración del tratamiento de la cistitis y la
bacteriuria asintomática.

Antibiótico Dosis Días (Duración)

Fosfomicina-trometamol 3g/ día 1

Nitrofurantoína 50 mg cada 6 horas 7

Amoxicilina 250 mg cada 8 horas 5

Amoxicilina/ ácido clavulánico 250 mg cada 8 horas 5

Ampicilina- sulbactam 375 mg cada 8 horas 5

Cefalexina 250 mg cada 6 horas 5

Cefradoxilo 500 mg cada 12 horas 5

Cefuroxima 250 mg cada 12 horas 3

Cefixima 400 mg /día 3

Cefpodoxima 100 mg cada 12 horas 3


Fuente: Elaborado por los autores del proyecto con base a Estrada.

Otro estudio realizado por Geijo, sugiere un esquema terapéutico para la cistitis
aguda y para la bacteriuria asintomática planteando antibióticos de primera
elección y su alternativa. Este esquema se expone en la tabla 5. 14

34
Tabla 5. Tratamiento de cistitis y bacteriuria

Primera elección

Antibiótico Dosis Días (Duración)

Amoxicilina- ácido clavulánico 500 mg/8 h vía oral 7

Cefuroxima axetilo 250 mg/12 h vía oral 7

Cefixima 400 mg/24 h vía oral 7

Fosfomicina 3 g vía oral Dosis única Separadas 3 días

o 2 dosis

Alternativa ( alergia)

Antibiótico Dosis Días ( Duración)

Nitrofurantoina 50-100 mg/6h vía oral 7

Fosfomicina 3 g Dosis única -


Fuente: Elaborado por los autores del proyecto con base a Geijo.

Seguimiento

Para comprobar el éxito de la terapia antibiótica se debe realizar un urocultivo a


los 15 después de haber finalizado el tratamiento. En caso de que haya recidiva,
se ajusta el esquema terapéutico según el antibiograma y si en alguna instancia
no se dispone de él, se prescribe un antibiótico de amplio espectro. Se
recomienda realizar un urocultivo en cada trimestre del embarazo, como lo
manifiesta Rabanal 9

35
Pielonefritis aguda

Definición

La pielonefritis aguda definida por García, es el proceso infeccioso del sistema


urinario superior y del parénquima renal de uno o ambos riñones y que se
acompaña de signos y síntomas urinarios altos.15

Epidemiología

Rabanal menciona en su estudio que del 1 al 2 % de la población gestante


presenta pielonefritis aguda, cuya prevalencia aumenta hasta un 6% en las
embarazadas que no se han realizado el tamizaje para la bacteriuria asintomática
durante el proceso de gestación, alrededor del 80 y el 90% de las pielonefritis
agudas aparecen durante el 2º y 3º trimestre de gestación y durante el
puerperio. La causa originaria de esta enfermedad, proviene principalmente
cuando la bacteriuria asintomática no es tratada a tiempo, o producida después
de haber presentado esta patología y no haber sido diagnosticada . 9

En los estudios realizados por Bogantes y Solano, determinaron que en el estado


de gestación, la pielonefritis es considerada una de las enfermedades de mayor
relevancia y con mayor riesgo a complicaciones. 16

Se ha detectado, de acuerdo a las investigaciones realizadas por Macejko y Mesa,


que entre el 20 a un 40% entre aquellas mujeres que presentan infecciones
urinarias no tratadas, pueden en la mayoría de los casos desarrollar pielonefritis
en el estado de gestación. 3 6

Estos mismos demuestran que el rango de incidencia de contraer infección


durante la gestación, está entre el 1 y el 2% de la población total de mujeres
embarazadas tal como lo menciona también Rabanal en su estudio. Igualmente
Macejko, similar a Rabanal, han determinado que la pielonefritis aguda se
presenta con mayor frecuencia en el tercer trimestre de gestación, ya que en este
periódo los cambios anatómicos en la mujer, como la estásis urinaria y la
hidronefrosis, son más relevantes. 6 9

36
Agregando también a esto, los cambios de la expresión de los receptores del
tejido los cuales fueron expuestos por Nowicki y cols., mostraron que éstos tienen
un papel importante en este periodo de la gestación, tales como el incremento de
expresión del receptor CD55 favoreciendo la colonización de tejidos por bacterias
como ejemplo la E. coli que ha demostrado su mayor colonización cuando este
receptor se encuentra en su mayor expresión, ya que este mismo presenta
incremento en su función y ello es directamente proporcional con la elevación en
la progesterona durante la gestación, estos autores lo han denominado tropismo
de tejido gestacional.17

Fisiopatología

Este proceso patológico puede llevarse a cabo mediante migración directa de los
microorganismos de manera ascendente desde la vía urinaria inferior hasta el
riñón o por vía hematógena procedente de focos de infección en otros sistemas. El
mecanismo frecuentemente se produce por el ascenso de las bacterias
procedentes de la vejiga y que migran hasta la pelvis renal a través de los
uréteres, dado por factores dependientes del microorganismo implicado y del
huésped principalmente por mecanismos de adhesión de las bacterias al urotelio y
la existencia de factores mecánicos que el caso de las mujeres gestantes, el útero
grávido produce la obstrucción mecánica del flujo urinario, el reflujo vesicouretral,
disfunción neurogénica o la presencia de sonda vesical. 3

Cuando el microorganismo llega al riñón causa infección a nivel de la médula y de


las papilas renales, las cuales son sensibles al pH ácido, aumento en la
osmolaridad y disminución de la perfusión renal. Estos acontecimientos interfieren
en la acción de mecanismos de defensa propios del riñón como los son la
migración de los leucocitos, el proceso de fagocitosis y el sistema de
complemento, que finalmente favorecerá a la invasión bacteriana del parénquima
renal. La susceptibilidad del riñón al proceso infeccioso no es de tipo uniforme. Un
inóculo bacteriano pequeño es capaz de generar fácilmente infección de la médula
renal, mientras que microorganismos inoculen 10.000 veces más, solo alcanzarán
a infectar la corteza renal.3

Según Yomayusa, ciertos estudios fisiopatológicos evidencian de manera indirecta


la respuesta inmune de tipo inespecífica, local y sistémica, así como la respuesta
de tipo celular ante la colonización e invasión bacteriana, pero hasta el momento
no se ha podido explicar su función en la prevención de las infecciones de vías
urinarias. 18

37
La capacidad de la respuesta humoral sérica y urinaria es mayor en la pielonefritis
que en la cistitis, debido a que se produce menor compromiso de células
inmunorreactivas en este proceso.18

Etiología

Según el estudio realizado por Durán, el microorganismo más comúnmente


aislado tanto en pacientes ambulatorias como en infecciones urinarias no
complicadas es la Escherichia coli dentro del 80 y 90 %. Otros microorganismos
como el Enterobacter, Pseudomonas, Klebsiella y Proteus también se encuentran
asociados.19

Cuadro clínico

La presentación clínica de la pielonefritis aguda, se establece en la presencia de


síntomas tales como alteración del estado general, fiebre, diaforesis, escalofríos y
dolor lumbar intenso y constante. En la exploración física suele ser muy
demostrativa ya que al momento de realizar la puñopercusión lumbar homolateral
suele exacerbar el dolor de manera intensa lo que contrasta con la normalidad de
la zona contralateral según lo expone en su estudio García y Macejko. 6 15

Diagnóstico

El diagnóstico clínico se acompaña del urocultivo con > 100.000 UFC/ml en orina.
En el sedimento se encontrara presencia de leucocituria y además con la posible
presencia de cilindros leucocitarios, proteinuria y hematíes. García. 15

Tratamiento

Las pacientes que presentan este tipo de infección, según Macejko, el primer
manejo médico, es con la administración de medicamentos por vía parenteral
iniciando con antibioticoterapia al combinar ampicilina + gentamicina, o
cefalosporinas. Otra alternativa para el tratamiento es la utilización de fármacos

38
como cefalosporinas de segunda o tercera generación, lográndose su efecto a las
72 horas de haberse administrado el medicamento en la mayoría de las mujeres. 14

Cuando no se presenta el efecto deseado con estos tipos de tratamiento, es


posible que exista resistencia al mismo, por lo tanto, dependiendo del reporte del
cultivo se reemplaza por un nuevo medicamento que sea sensible al
microorganismo. De no ser óptimo el resultado con este nuevo tratamiento, debe
acudirse a una ecografía para determinar qué tipo de entidad esta interrumpiendo
la evolución del paciente.14

Una vez se encuentre la medicación adecuada, se puede pasar el antibiótico a vía


oral por 2 semanas, continuando hasta el momento del parto con tratamiento
supresor. 14

Según Mesa, la prevención de la pielonefritis aguda se puede reducir entre el 70 y


80% de los casos como el resultado al tratamiento de la bacteriuria asintomática. 3

Se debe resaltar, que durante el embarazo es necesario que la población en


estado de gestación, que la orina se mantenga libre de microorganismos
existentes; es posible que en esta etapa de gestación no se tenga certeza del
tiempo que pueda durar el efecto con el tratamiento que se inicia, ni del antibiótico
que se debe manejar; en caso contrario, se debe proceder a una inspección
permanente de los resultados paraclínicos del paciente y la administración
combinada de tratamiento antibiótico.3 14

La madres gestantes que desarrollan insuficiencia respiratoria es necesario


tratamiento intrahospitalario como mínimo de 3 días; sin embargo autores como
Curren sugieren que en las mujeres en estado de embarazo con pielonefritis
aguda no complicada y que tengan buena evolución con ceftriaxona, administrar
este medicamento 1gramo cada 12 horas intramuscular.3 14

Otro manejo que se puede instaurar es suministrar vía oral 2 cápsulas de 500 mg
de cefalexina por 10 días.14

Siguiendo con Mesa, y según investigaciones recientes para una mayor


efectividad y menor riesgo de resistencia al tratamiento, es recomendable utilizar
cefuroxime vía oral por 14 días, iniciando este tratamiento de manera intravenosa.
(Ver tabla 6).3

39
Tabla 6. Esquema de tratamiento de la Pielonefritis Aguda
Fármaco
Estado Gestacional Nombre Dosis y vía de administración Duración

Gentamicina 80 mg IV cada 8 horas 10 días


Primer trimestre Amikacina 500 mg IV cada 12 horas 10 días
Cefotaxime 1 Gr IV cada 8 horas 10 días

Gentamicina 80 mg IV cada 8 horas 10 días.


Segundo trimestre Amikacina 500 mg IV cada 12 horas 10 días
Cefotaxime 1 Gr IV cada 8 horas 10 días
Gentamicina 80 mg IV cada 8 horas 10 días
Tercer Amikacina 500 mg IV cada 12 horas 10 días
Trimestre Cefotaxime 1 Gr IV cada 8 horas 10 días
Fuente: Elaborado por los autores del proyecto con base a Mesa.

Al anterior esquema de manejo, Geijo y cols., añaden un manejo terapéutico con


antibióticos de primera elección y su alternativa según sea el manejo de la
pielonefritis extrahospitalaria e intrahospitalaria asociada a sépsis. Este esquema
se expone en la tabla 7 y 8.14

Tabla 7. Esquema de tratamiento de la pielonefritis aguda extrahospitalaria

Primera elección

Antibiótico Dosis Días (Duración)

Amoxicilina- ácido clavulánico 1 g/8 h intravenoso 14

Cefuroxima 750 mg/8 h intravenoso 14

Ceftriaxona 1 g/24 h intravenoso o intramuscular 14

Alternativa ( alergia a Betalactámicos)

Antibiótico Dosis Días ( Duración)

Aztreonam 1 g / 8h intravenoso 14

Fosfomicina 100 mg/ kg / día 6-8 horas intravenoso 14

Gentamicina o Tobramicina 3 mg/kg/día intravenoso o intramuscular. 14


Fuente: Elaborado por los autores del proyecto con base a Geijo.

40
Tabla 8. Esquema de tratamiento de la pielonefritis aguda intrahospitalaria y/o
sépsis.

Primera elección

Antibiótico Dosis Días (Duración)

Aztreonam 1 g/8 h intravenoso 14

Ceftacidima 1 g/8 h intravenoso 14

Cefepime 1 g/8 h intravenoso 14

Alternativa ( alergia a Betalactámicos)

Antibiótico Dosis Días ( Duración)

Fosfomicina disódica 200 mg/ kg / día 6-8 14


horas intravenoso

Amikacina 15 mg/kg/día 14
intravenoso
Fuente: Elaborado por los autores del proyecto con base a Geijo.

Recomienda Geijo, que se debe realizar tratamiento parenteral hasta las 48 horas
hasta que la paciente este afebril. Después de este tiempo puede pasarse a
tratamiento por vía oral. Si persiste los picos febriles se deben realizar nuevos
urocultivos y estudios de imagenología.14

41
6. DISEÑO METODOLÓGICO

6.1 TIPO DE INVESTIGACIÓN

La presente investigación es un estudio de tipo descriptivo, de serie de casos.

6.2 POBLACIÓN

Las historias clínicas de pacientes embarazadas entre un periodo gestacional (1-


40) semanas, diagnosticadas con infección de vías urinarias, que fueron
evaluadas en el hospital de Bosa, teniendo en cuenta el parcial de orina y
urocultivo asociado a los antecedentes patológicos, farmacológicos, hábitos y la
revisión por sistemas.

6.3 PARTICIPANTES

Las participantes del estudio están comprendidas por 200 pacientes embarazadas
entre (1-40) semanas gestacionales que fueron diagnosticadas con infección de
vías urinarias evaluadas en los hospital de Bosa en un periodo comprendido entre
Enero de 2011 y Enero de 2012.

42
6.4 DESCRIPCIÓN DE LAS VARIABLES

NOMBRE DE LA DEFINICIÓN DEFINICIÓN NIVEL DE MEDICIÓN


VARIABLE TEORICA OPERATIVA

EDAD Medición MEDIANTE LA CUANTITATIVA:


cronológica que REVISIÓN DE DISCRETA
determina el HISTORIAS
tiempo en años CLÍNICAS
que vive una
persona

OCUPACIÓN Actividad física MEDIANTE LA CUALITATIVA:


que puede REVISIÓN DE NOMINAL
realizar un HISTORIAS
persona CLÍNICAS

ESTADO CIVIL Es un estado MEDIANTE LA CUALITATIVA:


jurídico en que se REVISIÓN DE NOMINAL
encuentra una HISTORIAS
persona frente a CLÍNICAS
la familia y a la
sociedad

RESIDENCIA Lugar físico MEDIANTE LA CUALITATIVA:


donde reside o REVISIÓN DE NOMINAL
habita una HISTORIAS
persona CLÍNICAS

43
NIVEL DE Es un indicador MEDIANTE LA CUALITATIVA:ORDINAL
ESCOLARIDAD que determina la REVISIÓN DE
capacidad del HISTORIAS
conocimiento de CLÍNICAS
una persona
desde el punto de
vista cultural,
social e
intelectual.

PROCEDENCIA Es el origen MEDIANTE LA CUALITATIVA:


territorial de REVISIÓN DE NOMINAL
donde proviene HISTORIAS
una persona CLÍNICAS

MUJER Período que MEDIANTE LA CUALITATIVA:


EMBARAZADA transcurre entre REVISIÓN DE NOMINAL
la implantación en HISTORIAS
el útero del óvulo CLÍNICAS
fecundado y el
momento del
parto en cuanto a
los significativos
cambios
fisiológicos,
metabólicos e
incluso
morfológicos que
se producen en la
mujer
encaminados a
proteger, nutrir y
permitir el
desarrollo del
feto, como la
interrupción de
los ciclos
menstruales, o el
aumento del

44
tamaño de las
mamas para
preparar la
lactancia

SÍNTOMAS Es un fenómeno MEDIANTE LA CUALITATIVA:


CLÍNICOS que revela una REVISIÓN DE NOMINAL
enfermedad, el HISTORIAS
síntoma es CLÍNICAS
referido de
manera subjetiva
por el enfermo
cuando percibe
algo anómalo en
su organismo.

INFECCIONES Es la aparición de MEDIANTE LA CUALITATIVA:


DE VÍAS tres episodios por REVISIÓN DE NOMINAL
URINARIAS año. HISTORIAS
RECURRENTES CLÍNICAS

El resultado de la
aplicación del
INFECCIONES protocolo MEDIANTE LA CUALITATIVA:
DE VÍAS establecido, para REVISIÓN DE NOMINAL
URINARIAS resultados HISTORIAS
TRATADAS satisfactorios pos CLÍNICAS
tratamiento.

INFECCIONES Cuando no se MEDIANTE LA CUALITATIVA:


DE VÍAS toman las REVISIÓN DE NOMINAL
URINARIAS NO medidas HISTORIAS
TRATADAS terapéuticas en el CLÍNICAS
momento
oportuno ya sea
porque no se han
diagnosticado a
tiempo o por
acudir el paciente

45
a consulta médica
cuando ya
presentan
complicaciones
graves
Examen en el
cual se toma una
UROCULTIVO muestra de orina MEDIANTE LA CUALITATIVA:
insertando un REVISIÓN DE NOMINAL
catéter (una HISTORIAS
sonda delgada de CLÍNICAS
caucho) a través
de la uretra hasta
la vejiga.

PARCIAL DE Es la evaluación MEDIANTE LA CUALITATIVA:


ORINA física, química y REVISIÓN DE ORDINAL
microscópica de HISTORIAS
la orina. CLÍNICAS

46
6.5 CRITERIOS DE INCLUSIÓN Y EXCLUSIÓN

6.5.1 CRITERIOS DE INCLUSIÓN

Mujeres en estado de gestación en las edades correspondientes entre 16 - 38


años de edad que consultaron al Hospital de Bosa en un periodo comprendido
enero de 2011 a enero 2012.

Infección de vías urinarias documentada por los datos respecto a la revisión por
sistemas, el parcial de orina con sedimento urinario (leucocitos, bacterias, sangre)
y urocultivos positivos procedentes de la historia clínica de las participantes.

Pacientes hospitalizadas por infección de vías urinarias y con antecedentes de


hospitalizaciones previas por dicha patología en el Hospital de Bosa en un periodo
comprendido enero de 2011 a enero 2012.

6.5.2 CRITERIOS DE EXCLUSIÓN

Manejo con antibiótico 15 días previos al ingreso.

Presencia de alteraciones anatómicas y funcionales del sistema genitourinario con


relación al desarrollo de la infección de vías urinarias.

Pacientes a quienes se les diagnostique infección de vías urinarias nosocomial.

47
6.6. TÉCNICAS DE RECOLECCIÓN DE DATOS Y PROCESAMIENTO DE LA
INFORMACIÓN.

El origen de los datos de las participantes para la realización de la interpretación


de los mismos será con base a los registros documentados por la historia clínica.
Se tendrán en cuenta datos, como las características sociodemográficas propias
de las participantes (edad, estado civil, nivel socioeconómico, escolaridad,
antecedentes patológicos, hospitalarios por infección urinaria previa,
farmacológicos, gestaciones previas, tipo de parto, hábitos), además de la revisión
por sistemas, laboratorios como el parcial de orina con sedimento urinario y los
urocultivos con reporte positivo.

Inicialmente, los datos mencionados anteriormente se consignarán en un


instrumento modificado de las variables del CLAP; luego serán almacenados en
una base de datos en Excel para ser introducidos en el sistema SPSS y de esta
manera se obtendrán las respectivas gráficas y datos estadísticos para el análisis
de los mismos. Posterior a ello se describe las características de las participantes
y los datos procedentes de los paraclínicos. Se identificara el agente etiológico
más frecuente relacionado con el desarrollo de esta condición patológica y así
mismo, se correlacionará con la semanas gestacionales y las hospitalizaciones
previas por infección urinaria con el fin de observar la frecuencia de esta infección
en las participantes objeto de estudio. Se mencionará el antibiótico más utilizado
por las mujeres embarazadas con infección de vías urinarias consignado en las
historias clínicas respectivas y se realizara un registro por gráficos con el fin de
determinar que antibiótico fue el más utilizado. Esto igualmente se realizara con
cada una de las características mencionadas anteriormente de las participantes.

Luego de la descripción individual de los datos, se desarrollan las diferentes


correlaciones entre ellos, tomando importancia en la edad gestacional (semanas)
con: el reporte del urocultivo ( Echerichia Coli, Shiguella y Klesiella), las
características del sedimento del parcial de orina (bacterias, sangre y leucocitos);
las hospitalizaciones previas por infección urinaria, antecedentes farmacológicos
(cefalexina, cefalotina, nitrofurantoina, ampicilina), además los antecedentes
farmacológicos y reporte de urocultivo y finalmente antecedentes patológicos con
la edad gestacional. También reporte del urocultivo y los hábitos de las
participantes (consumo de alcohol, fumadora, ejercicio, sedentarismo, consumo de
sustancias psicoactivas); reporte del urocultivo y los antecedentes patológicos
(Diabetes mellitus, infección urinaria, Virus de Inmunodeficiencia Humana).
Posteriormente a esto se lograra identificar la frecuencia de la infección urinaria en
las mujeres embarazadas objeto de estudio.

48
6.7 ASPECTOS ÉTICOS DE LA INVESTIGACIÓN

Esta investigación se llevará a cabo teniendo en cuenta la RESOLUCION Nº


008430 DE 1993(4 DE OCTUBRE DE 1993), realizada por el Ministerio de Salud
de la República de Colombia, según:

“TITULO II “DE LA INVESTIGACION EN SERES HUMANOS CAPITULO I. DE


LOS ASPECTOS ETICOS DE LA INVESTIGACION EN SERES HUMANOS.
ARTICULO 5. En toda investigación en la que el ser humano sea sujeto de
estudio, deberá prevalecer el criterio del respeto a su dignidad y la protección de
sus derechos y su bienestar”

Según lo estipulado anteriormente, además en el ARTICULO 11, respecto a la


clasificación del tipo de riesgo de la investigación, dicha corresponde a una tipo de
estudio investigativo sin riesgo ya que en este estudio se obtendrán datos
procedentes de las historias clínicas de las participantes sin realizar ninguna
intervención sobre la población de estudio y serán consignados en una base de
datos para su respectivo análisis estadístico.

CAPITULO IV “DE LA INVESTIGACION EN MUJERES EN EDAD FERTIL,


EMBARAZADAS, DURANTE EL TRABAJO DE PARTO, PUERPERIO,
LACTANCIA Y RECIEN NACIDOS; DE LA UTILIZACION DE EMBRIONES,
OBITOS Y FETOS Y DE LA FERTILIZACION ARTIFICIAL”:

“ARTICULO 33. Las investigaciones en mujeres embarazadas que impliquen una


intervención o procedimiento experimental no relacionado con el embarazo, pero
con beneficio terapéutico para la mujer, como sería en casos de toxemia gravídica,
diabetes, hipertensión y neoplasias, entre otros, no deberán exponer al embrión o
al feto a un riesgo mayor al mínimo, excepto cuando el empleo de la intervención o
procedimiento se justifique para salvar la vida de la mujer”.

49
“ARTICULO 34. Las investigaciones en mujeres embarazadas, con beneficio
terapéutico relacionado con el embarazo, se permitirán cuando:

a. Tengan por objeto mejorar la salud de la embarazada con un riesgo mínimo


para el embrión o el feto.

b. Estén encaminadas a incrementar la viabilidad del feto, con un riesgo mínimo


para la embarazada.”

La realización del trabajo investigativo, servirá como soporte para nuevos estudios
estadísticos con el fin de justificar la frecuencia de infección de vías urinarias en
mujeres gestantes, en los hospitales (Bosa y La Victoria) y así mismo mejorar su
calidad de vida.

50
7. HOSPITAL DE BOSA

7.1 RESULTADOS

Autores
Ascencio bulla Jair Gerardo
Galarza Ramírez Laura Paola

Descripción de las participantes

Se tomaron 100 participantes embarazadas con infección de vías urinarias


diagnosticada en el Hospital de Bosa. Se tuvieron en cuenta datos procedentes de
las historias clínicas tales como: La edad, estado civil, nivel socioeconómico,
escolaridad, antecedentes patológicos, hospitalarios por infección urinaria previa,
farmacológicos, gestaciones previas, tipo de parto, hábitos), además de la revisión
por sistemas, laboratorios como el parcial de orina con sedimento urinario y los
urocultivos con reporte positivo.

Gráfica 1. Edad de las participantes del Hospital de Bosa.

EDAD DE LA MADRE
30

23
20
20

15

10 12
11
9
Desv. típ. = 5,27
Media = 24,1
0 3 3 2 2 N = 101,00
15,0 20,0 25,0 30,0 35,0 40,0
17,5 22,5 27,5 32,5 37,5 42,5

EDAD MADRE
Grafica 1. Distribución de la edad de las mujeres embarazadas con

infección de vias urinarias del Hospital de Bosa. Nivel II


Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

51
En el estudio realizado en el Hospital de Bosa en el periodo comprendido entre
enero de 2011 y enero de 2012, fueron ingresadas 100 mujeres embarazadas con
diagnóstico de infección de vías urinarias en el servicio de ginecobstetricia cuyas
características como la edad entre 15- 45 años represento una media de 24.1
años en el Hospital de Bosa.

Gráfica 2. Estado civil de las participantes en el Hospital de Bosa.

ESTADO CIVIL

SEPARADO SOLTERO
2,0% 18,8%

CASADO

UNION LIBRE 18,8%


60,4%

Grafica 2. Distribución del estado civil de las mujeres embarazadas

con infección de vias urinarias del Hospital de Bosa II Nivel

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

En las participantes estudiadas, el estado civil de las mismas presento una


distribución corresponde a un 60.4% a unión libre, seguido a un 18.8% casada;
18% soltera y el 2% restante a separado en el Hospital de Bosa.

52
Gráfica 3. Escolaridad de las participantes en el Hospital de Bosa.

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

En relación al tipo de escolaridad de las participantes objeto de estudio, se


encontró que el 51% presentan un nivel de escolaridad tipo bachiller del 100%
total de la muestra; el 42% un nivel de escolaridad tipo escolar y el5% y 2%
restantes tienen un nivel escolar tipo técnico y preescolar respectivamente en el
Hospital de Bosa.

53
Gráfica 4. Estrato Social de las participantes en el Hospital de Bosa.

ESTRATO SOCIAL

3
3,0% 1
21,8%

2
75,2%

Grafica 4. Distribución del estrato social de las mujeres

embarazadas con IVU del Hospital de Bosa II Nivel

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

Con respecto al estrato social de las participantes del estudio, se evidenció que el
75.2% pertenecen a un estrato social 2; el 21.8% a un estrato social nivel 1; el
restante que equivale a un 3% de las pacientes del total corresponde a estrato
social nivel 3 en el Hospital de Bosa.

54
Gráfica 5.Hospitalizaciones previas por infección urinaria de las participantes en el
Hospital de Bosa.

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

La distribución porcentual correspondiente a las hospitalizaciones previas por


infección urinaria de las participantes del estudio, representó en un 12%, siendo
negativo en un 88% en el Hospital de Bosa.

55
Gráfica 6. Gestaciones Previas de las participantes en el Hospital de Bosa.

Grafica 21. Realizada por el grupo de investigación

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

Otra de las características de las participantes objeto de estudio fue el numero de


gestaciones previas las cuales se encontró que el 52.5% de las participantes
presentó 2 gestaciones previas, seguido de un 24.8% a 1 gestación; 21.8 % a 3
gestaciones previas y finalmente 1% a 4 gestaciones en el Hospital de Bosa Nivel
II.

56
Gráfica 7. Tipo Parto Previo de las participantes en el Hospital de Bosa.

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

Además de encontrarse el número de gestaciones previas, se determino el tipo de


parto previo de las participantes del estudio en el cual se encontró que el 81% de
las mujeres embarazadas con infección urinaria presentaron un parto por vía
vaginal. El 19% restante tuvieron un parto por cesárea en el Hospital de Bosa.

57
Gráfica 8. Edad Gestacional de las participantes en el Hospital de Bosa.

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

En el Hospital de Bosa las mujeres embarazadas participantes del estudio se


encontraron dentro del rango de edad gestacional entre las 15 y 40 semanas con
una media de 32.6 semanas.

58
Gráfica 9. Antecedentes patológicos de las participantes en el hospital de Bosa.

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

En el estudio se encontró que el 5% de las mujeres embarazadas de la muestra


de estudio, presentan antecedente patológico relacionado a infección de vías
urinarias; el 2% presentaron antecedente de diabetes mellitus. El 93% restante no
presento ningún antecedente patológico en el Hospital de Bosa Nivel II.

59
Gráfica 10. Antecedentes farmacológicos de las participantes en el Hospital de
Bosa.

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

Según los antecedentes farmacológicos, la cefalexina y cefalotina fueron los dos


antibióticos mas utilizados por las mujeres embarazadas con infeccion de vías
urinarias correspondiente al 83 % y 10 % respectivamente, seguido por
nitrofirantoina con un 4% y ampicilina en un 3% en el Hospital de Bosa Nivel II.

60
Gráfica 11. Hábitos de las participantes en el hospital de Bosa.

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

Se evidenció que el hábito mas frecuente es el sedentarismo con un 41% de las


pacientes estudiadas, seguida del alcoholismo en un 26%, el 16% consume
tabaco, y solo el 13% realiza ejercicio, mientras que el 5 % presentaron hábitos del
consumo de sustancias.

61
Gráfica 12. Revisión por sistemas de las participantes en el Hospital de Bosa.

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

Con respecto a las principales manifestaciones clínicas se encontraron que el 50%


de las participantes presento disuria, seguida en un 32% con dolor lumbar y fibere
en un 18% de la poblacion. Se documenta que entre el 1-8 % de la revisión por
sistemas se encuentra la mayoria de los síntomas tales como es la polaquiuria,
hematuria, poliuria, emesis, nauseas, orina turbia y nicturia en el Hospital de Bosa.

62
Gráfica 13. Urocultivo de las participantes en el Hospital de Bosa.

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

En cuanto al reporte de los urocultivos de las participantes del estudio se encontro


que el 74% de los mismo dieron positivo para el agente Echerichia Coli (E. coli),
siendo el que mas predomina, en comparación en un 17% y 9% restante
correspondiente a Shigella y Klebsiella respectivamente en el Hospital de Bosa.

63
Tabla 9. Relación de la edad gestacional y el urocultivo de las participantes en el
Hospital de Bosa.

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

La descripción de los urocultivos evidenció que el 38.6% de pacientes


embarazadas entre la semana 22-33 tienen un urocultivo positivo para E. Coli, el
agente causal menos frecuente para las mujeres embarazadas sin determinar las
semanas por urocultivo es la Klebsiella con un 12.3 % el 73.7% de las mujeres
embarazadas entre la semana 11 y 42% tienen una infección de vías urinarias con
urocultivo positivo para E. Coli, la Shiguella es el segundo agente con 14%.

64
Gráfica14. Relación de la edad gestacional con reporte de bacterias del parcial de
orina de las participantes en el Hospital de Bosa.

100

80

60

40
Clasificación semana

11-21 Semanas
Porcentaje

20

22-33 Semanas

0 34-42 Semanas
++ +++ ++++

BACTERIAS

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

Siguiendo con la correlación de la edad gestacional, se observo que en cuanto a al


sedimento del parcial de orina (bacterias), se observa que el 78% de las mujeres
embarazadas entre la semana 11-21 tienen presencia de bacterias (+++). En el
sedimento del parcial de orina la presencia de (++++) esta distribuida durante las
diferentes semanas de gestación. En las semanas 22 – 42 la presencia de
bacterias (++) es del 40 al 60%.

65
Gráfica 15. Relación de la edad gestacional con el sedimento urinario (sangre) de
las participantes en el Hospital de Bosa.

80

60

40

Clasificación de la
20
11-21 Semanas
Porcentaje

22-33 Semanas

0 34-42 Semanas
+ ++ +++ ++++ NO

SANGRE

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

Se evidencia que en el periodo gestacional entre 22-33 semanas presentan (++++)


de sangre en el sedimento urinario en un 8% de la muestra, un recuento de
hematíes en sedimento de (++) cruces en la mayoría de las semanas
gestacionales entre el 43% y 76% de la población. En las semanas 11-21 no se
presentan recuento de hematíes correspondiente a (+++) mientras que en las
semanas 22-42 si se presentan pero en un porcentaje poco significativo.

66
Gráfica 16. Relación de la edad gestacional con el sedimento urinario (leucocitos)
de las participantes en el Hospital de Bosa.

60

50

40

30

20 Clasificación de la

11-21 Semanas
Porcentaje

10
22-33 Semanas

0 34-42 Semanas
3-5 XC > 10 XC
6-10XC INCONTABLES

LEUCOCITOS

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

Finalmente la correlación entre la edad gestacional y el sedimento urinario


(leucocitos), la presencia de 3-5 por campo es más representativa en la edad
gestacional de 22-42 semanas en un 40-55% de la muestra. En la edad
gestacional de 11-21 semanas, la presencia de 6-10 leucocitos por campo es mas
representativa en un 55%; le sigue el periodo de 22-33 semanas con un 26% y en
el periodo de 34-42 semanas con un 17%. La presencia de un sedimento con
leucocitos >10 por campo se presenta en la semanas 11-21 en un 34% de la
muestra, seguida por un 28% en las semanas 22-33 y un 17% en las semanas 34-
42.

67
Gráfica 17. Relación entre la edad gestacional y las hospitalizaciones previas de
las participantes en el Hospital de Bosa.

120

100

80

60

40 Clasificación de la

11-21 Semanas
Porcentaje

20
22-33 Semanas

0 34-42 Semanas
SI NO

HOSP. PREVIAS IVU

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

La edad gestacional también correlacionada con las hospitalizaciones previas por


infección de vías urinarias. Se encontró que el 16% de las mujeres embarazadas
entre la semana 22-33, presentaron hospitalizaciones previas por infección de vías
urinarias al igual que las pacientes con edad gestacional 34-42 semanas con un
14%; sin embargo aquellas con edad gestacional entre 11-21 semanas el 100% no
presento hospitalizaciones previas de infección urinaria. Las mujeres entre 22-33
semanas y las de 34-42 presentaron 85% y 87% respectivamente.

68
Tabla 10. Relación de los hábitos con el reporte del urocultivo de las participantes
en el Hospital de Bosa.

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

Se observa que el agente documentado por urocultivo mas frecuente


correspondiente al 73,7% de la muestra fue la Echerichia Coli (E.Coli) el cual se
relaciono con habitos como el sedentarismo, el alcohol,el tabaco y las sustancias
psicoactivas. Los microorganismos como la shigella en un 14% y klebsiella con un
12.3%. presetaron mayor relacion con habitos como el tabaco, el ejercicio y el
consumo de alcohol.

Tabla 21. Relación entre los antecedentes farmacológicos y el reporte de


urocultivo de las participantes en el Hospital de Bosa.

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

69
En relación con los antecedentes farmacológicos y el urocultivo se evidenció que
el medicamento mas utilizado para el manejo de la infección de vías urinarias en
las mujeres embarazadas con dicha condición patológica por los agentes causales
Echerichia Coli (E. Coli) en un total de 35 pacientes, Shiguella con 7 y Klebsiella 6
pacientes es la cefalexina, seguida de la cefalotina con un total de 7 pacientes
para Echerichia Coli (E. Coli), y una paciente para Shiguella y Klebsiella
respectivamente. La nitrofurantoina fue utilizada en 3 pacientes con infección por
Echerichia Coli (E. Coli) y en una paciente con infección por Shiguella. La
ampicilina presento poco uso debido a que solamente 3 pacientes fueron tratadas
con dicho medicamento para la infección por Echerichia Coli (E. Coli). No fue
utilizada para el manejo de los microoganismos Shiguella y Klebsiella.

Tabla 12. Relación entre los antecedentes patológicos y la edad gestacional de las
participantes en el Hospital de Bosa.

Tabla 11. Realizada por el grupo de investigación

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

En las participantes en el Hospital de Bosa, se describe que las pacientes que se


encuentran embarazadas entre el rango 34-42 semanas gestacional, el 43% sin
ningún antecedente patológico pueden presentar infección de vías urinarias, se
describe que el 11.9% de las mujeres embarazadas con antecedentes patológicos
como Diabetes mellitus e Infección de vías urinarias, presentaron una nueva
infección en el rango de semana gestacional entre 34-42 semanas, solo el 5% de
las mujeres embarazadas entre la semana 11-21 presentaron infección de vías
urinarias sin ningún antecedente patológico.

70
Tabla 13. Relación entre los antecedentes farmacológicos y la clasificación de la
edad gestacional de las participantes en el Hospital de Bosa.

Fuente: Elaborado por los autores del proyecto de investigación.

Se evidencia que medicamento mas empleado en las mujeres embarazadas con


infección de vías urinarias en las 34-42 semanas fue la cefalexina con 43
pacientes, seguida de la cefalotina con 6 pacientes y nitrofurantoina con 2
pacientes. No se empleo ampicilina en esta edad gestacional. En la semanas 22-
33, el medicamento de elección fue la cefalexina, seguida de la cefalotina,
nitrofurantoina y ampicilina con 40, 7, 2 y 3 pacientes respectivamente. El
medicamento que presento única elección durante las semanas 11-21 fue la
cefalexina con 5 pacientes del total de la población estudiada.

71
7.2. DISCUSIÓN

En el Hospital de Bosa, las características sociodemográficas de las participantes


del estudio, en cuanto a la edad, se encontró que presentan 24.1 años
acercándose al rango de edad estipulado en el estudio de Vallejos y cols, titulado
Prevalencia de infecciones de vías urinarias en embarazadas atendidas en el
Hospital Universitario de Puebla, en donde la edad de las mujeres embarazadas
se presento entre los 20 a 24 años. Continuando, en relación al nivel
socioeconómico se encontró que el 96% del total presenta estrato 1 y 2;
relacionando según Mesa y cols, en su articulo de revisión titulado Infección de
vías urinarias en mujeres embarazadas, que la población de mujeres
embarazadas con nivel socioeconómico bajo favorece a las malas condiciones de
higiene que así mismo permite que se presente infección urinaria además de los
recursos limitados para la facilidad de acceso a medios hospitalarios para el
manejo de esta condición patológica, además asociado a el bajo nivel educativo el
cual limita al conocimiento de medidas de prevención de infecciones durante la
gestación. Sin embargo a pesar de que Mesa menciona lo anterior, en nuestro
estudio encontramos que dentro del total de las participantes, el 50.8 % tiene un
nivel educativo de tipo bachiller siendo este un nivel de conocimiento superior a lo
comúnmente relacionado con las pacientes que por no presentar educación, son
mas susceptibles a desarrollar procesos infecciosos por el no conocimiento a la
calidad de higiene que se debería. 3

Según la edad gestacional de las participantes del estudio, dato importante para
determinar el periodo en el cual es mas frecuente la infección urinaria, en el
hospital de Bosa se encontró que la edad gestacional correspondió a 32,6
semanas de gestación, lo cual según lo establece Mesa y cols, esta condición
patológica se ubica preferentemente durante el segundo y tercer trimestre. Por
otro lado, en relación a los antecedentes de las mujeres embarazadas con
infección urinaria, según el articulo de revisión de Yomayusa y cols, la multiparidad
es uno de los factores de riesgo a desarrollar infección urinaria debido a los
cambios anatómicos que se producen a este nivel; en nuestro estudio
encontramos que las participantes objeto de estudio presentaron entre 1 y 2
gestaciones previas en un 76% del total coincidiendo con lo mencionado en su
teoría Yomayusa y cols que refiere su presencia en un 70 a 80%. 18

Continuando, el tipo de parto previo presenta relación en cuanto al desarrollo de


la infección urinaria, debido a que Mesa y cols. menciona que el parto tipo vaginal
produce alteraciones a nivel de las estructuras del sistema urinario inferior
perdiendo su capacidad para mantener estéril su medio, favoreciendo así el

72
desarrollo de infección a este nivel. En nuestro estudio en el hospital de Bosa se
encontró que el 81% de las participantes presento parto tipo vaginal previo lo que
nos demuestra intima relación con la infección urinaria.

Según lo mencionado en la literatura del articulo de revisión de Bogantes y cols


titulado Infecciones urinarias en el embarazo, existe cierta relación entre los
hábitos de la madre y esta condición. Hace mención sobre el tabaquismo y el
sedentarismo, siendo el primero el que se encuentra relacionado con la alteración
tanto las características inmunológicas como los medios de protección de las
mucosas. No hay una sustentación de la relación del sedentarismo y la infección
urinaria pero la mayoría de las pacientes con esta condición presentan este habito.
Esto mismo se encontró en el estudiop en el hospital de Bosa con un porcentaje
del 41%. Otro habito representativo de las participantes del estudio fue el consumo
de alcohol que puede estar relacionado con el fracaso de la terapéutica previa
para el manejo de la infección urinaria (26%).16

Siguiendo con los antecedentes de la madre, enfermedades concomitantes como


la diabetes mellitus, incluida la diabetes gestacional, favorece la frecuencia de ITU
y la aparición de formas más graves. 16

En relación a la expresión clínica, la infección del tracto urinario (ITU) se


caracteriza por presentar sintomatología frecuentemente relacionada con disuria,
fiebre, dolor lumbar y entre otros, según lo menciona Mesa y cols. se presenta
similitud en nuestro estudio ya que estos síntomas fueron los mas representativos
con un 50%, 32% y 5% respectivamente en el Hospital de Bosa. 3

En relación a los microorganismos involucrados más frecuentemente en la


infección urinaria en las mujeres embarazadas son las enterobacterias. Según el
estudio realizado por Ferrerra y cols titulado Infección urinaria durante el
embarazo, Perfil de resistencia bacteriana Al tratamiento en el hospital General de
Neiva, Colombia, realizado por Ferreira y cols al igual que el estudio realizado por
Vallejo y cols, titulado Prevalencia de infecciones de vías urinarias en
embarazadas atendidas en el Hospital Universitario de Puebla en un 64 % de la
población de estudio corresponde a la Echerichia Coli (E Coli). Presenta relación
con nuestro estudio ya que en los resportes del urocultivo de las participantes se
encontró que el microorganismo mas frecuente fue la E. Coli en un 74%. Otros
microorganismos encontrados, también se encuentra la Klebsiella ssp, y la
Shiguella ssp (17% y 9%). También mediante el proyecto realizado en esta
institución se puede observar que al igual que en el estudio titulado Infección
Urinaria durante el embarazo, perfil de resistencia bacteriana al tratamiento en el

73
Hospital General de Neiva, Colombia, el germen aislado mas frecuente fue la E.
coli siendo el 74% y 64% respectivamente, así mismo se puede evidenciar que en
el Hospital de Bosa Nivel II el mayor porcentaje (41,3%), de pacientes presenta
infección urinaria en el tercer trimestre, similar al estudio La prevalencia de
infección del tracto urinario en las mujeres embarazadas en Bugando Centro
Médico, Mwanza, Tanzania el cual muestra un porcentaje del 85,8%.

Para el manejo de esta patología autores como Mesa y cols, Bogantes,


Yomayusa, etc han determinado que el tratamiento antibiótico inicial en esta
población son las cefalosporinas, seguida de la nitrofurantoina y la ampicilina. En
nuestro estudio se encontró que estos medicamentos fueron los más utilizados por
las madres gestantes con infección urinaria. (93%, 4%, 3%)

Al mencionar los estudios que se han hecho en los distintos escenarios médicos ,
no solo en otros países sino en Colombia, de cierto modo han coincidido en sus
apreciaciones ya que los resultados de las investigaciones tiene similitud con los
hallazgos en nuestro estudio; encuentran estrechamente relacionadas con
aspectos como: La situación socioeconómica en que viven, la falta de una
educación adecuada , uso inadecuado de prendas de ropa interior no adaptable,
falta de higiene , además de otros aspectos que coadyuvan a desarrollar estas
infecciones, el alcoholismo, tabaquismo y el consumo de sustancias alucinógenas
en el desarrollo de la infección de vías urinarias.

Por otra parte, en nuestro estudio encontramos ciertas relaciones entre las
diferentes variables que en otros estudios similares al nuestro no destacan. Entre
ellos encontramos que la Echerichia Coli se presenta en mayor frecuencia en
aquellas mujeres embarazadas con hábitos de fumadora al igual que el
sedentarismo, y antecedentes de infección urinaria previa lo cual nos muestra la
posible relación con la recurrencia de esta condición patológica. A demás
relacionamos el reporte de urocultivo con la edad gestacional encontrando que la
echerichia coli es el microorganismo que mas se presenta entre las semanas 22 a
las 33 de gestación al igual que la shiguella; la kebsiella presenta discreta relación
de infección urinaria durante las semanas 11 y 42.

Otra relación que encontramos fue el uso de antibióticos según la edad


gestacional el cual durante todas las semanas de gestación, el antibiótico mas
utilizado fue la cefalotina y la cefalexina, sin embargo durante las semanas 11 a la
42 este grupo de medicamentos es el de elección.

74
Este uso de antibióticos fue relacionado además con el reporte del urocultivo
encontrando que las cefalosporinas son el antibiótico que presenta mayor utilidad
para el abordaje terapéutico tanto para la Echerichia Coli como para Shiguella y
Klebsiella responsables de la infección urinaria en mujeres embarazadas objeto de
nuestro estudio.

En cuanto al reporte del sedimento del parcial de orina y las semanas


gestacionales, se encontró que el conteo de bacterias difiere durante el embarazo.
Sin embargo un reporte con (+++), se presenta durante las diferentes semanas de
gestación. Bacterias (++) es mas frecuente durante las semanas 22-42 semanas
de gestación. Continuando con el sedimento, se encontró que la presencia de
sangre en el parcial de orina (++) es mas frecuente durante las semanas 22 y 42.
Finalmente, se encontró que el conteo de leucocitos por campo la presencia de 3-
5 se presento en las semanas 22 a las 42 (55%) y 6 a 10 en las semanas 11 a la
33 son las mas representativas.

Relacionando todo lo anteriormente mencionado, inicialmente la ausencia de


programas informativos dirigido particularmente a esta población vulnerable, sobre
la necesidad de realizarse un diagnóstico para detectar a tiempo la infección e
iniciar de manera oportuna el tratamiento médico correspondiente, es un indicador
muy importante que se puede deducir de dicha investigación.

Es de prioridad para las autoridades sanitarias que dediquen sus esfuerzos


administrativos, encaminados a dirigir programas de tipo informativo así como la
presencia de brigadas médicas hacia esta población, bajo un criterio de
prevención para hacer tomar conciencia de la importancia que tiene para la
madre gestante, mantener una vida saludable y evitar riesgos en su embarazo.

75
7.3. CONCLUSIONES

Mediante este estudio realizado en el Hospital de Bosa Nivel II, se puede concluir
que la edad promedio de mujeres embarazadas que presenten infección de vías
urinarias es de 24 años y a su vez la mayoría de ellas presentan un estado civil
tipo unión libre.

La patología fue más frecuente en el tercer trimestre del embarazo, así mismo el
mayor número de pacientes pertenecen a estrato social 2, como también muestra
que las pacientes en su mayoría no tienen antecedentes de hospitalizaciones por
infección urinaria.

Se pudo encontrar que es más frecuente la presencia de parcial de orina sugestivo


de infección urinaria entre la semana 11-21 y urocultivo positivo para E. coli entre
la semana 22-33 de embarazo.

Se evidencia que el medicamento mas empleado en las mujeres embarazadas


con infección de vías urinarias fue la cefalexina con 43 pacientes, seguida de la
cefalotina con 6 pacientes y nitrofurantoina con 2 pacientes.

76
7.4. RECOMENDACIONES

Basados en nuestro estudio recomendamos a la institución de salud objeto de


estudio, es de importancia el control de estas pacientes durante el segundo y
tercer trimestre de embarazo en relación a los signos y síntomas de alarma
relacionados con la infección urinaria ya que es un tiempo en el cual, los cambios
anatómicos y fisiológicos son más representativos y que favorecen a la aparición
de esta condición patológica. Es importante también una educación dirigida a las
mujeres gestantes en general en cuanto a los aspectos relacionados con los
cambios que se producen en el embarazo en relación a los cambios que se
producen en su sistema urinario y así mismo con sus estilos de vida, ya que
pueden llegar a prevenir de manera significativa la presencia de factores de riesgo
que pueden desencadenar patologías importantes en la gestación como es el caso
de las infecciones en el tracto urinario. Es necesario además la constante
vigilancia en cuanto al cumplimiento de la terapéutica para quede este modo la
infección urinaria durante el embarazo sea tratada adecuadamente y así evitar
complicaciones.

77
REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

1. Masinde A, Gumodoka B, Kilonzo A, Mshana S.E. La prevalencia de infección


del tracto urinario en las mujeres embarazadas en Bugando Centro Médico,
Mwanza, Tanzania: Tanzania Journal of Health Research, 2009; Vol. 11, No. 3;
154 a 159.

2. Johnson E,Lobo JJr, Kim E. Infecciones del tracto urinario durante el


embarazo. Revision. Emedicine. MedScape [en línea] 2012; 1-5. Disponible en:
http://emedicine.medscape.com/article/452604overview

3. Mesa C. Infección urinaria en el embarazo. Instituto de ciencias de la salud.


2010 1-8

4. Pemberthy C, Gutiérrez J, Arango N, Monsalve M,Giraldo N, Gutiérrez- F,


Amariles P. Aspectos clínicos y farmacoterapéuticos de la infección del tracto
urinario. Revisión estructurada.Rev CES Med 2011; 25(2):135-152

5. Carmona J, Alonso f. Bacteriuria asintomática en la consulta de atención


primaria. Información Terapéutica del Sistema Nacional de Salud. 2008; 32:
45-51.
6. Macejko A, Shaeffer A. Bacteriuria asintomática e infecciones sintomáticas del
tracto urinario durante el embarazo. Clínicas Urológicas de Norteamérica.
2007; 34:35-42

7. Hamdan Z, Ziad M, Salah K, Adam I. Epidemiologia del las infecciones del


tracto urinario y sensibilidad antibiótica en mujeres embarazadas en el hospital
Khartoum del norte. [en línea], 2011; 10:2; 1 a 5. Disponible en:
http://www.ann-clinmicrob.com/content/10/1/2

8. Estrada A, Figueroa R, Villagrana R. Infección de vías urinarias en la mujer


embarazada: Importancia del escrutinio de bacteriuria asintomática durante la
gestación. Perinatología y Reproducción Humana.2010; 24: 182-186.

9. Rabanal A, Cobo T, Arce H, Coll O, Palacio M. Infección vías urinarias y


gestación. Guía clínica: Infección vías urinarias. 2008; 1:7.

10. Ferreira F, Olaya S, Zúñiga P, Angulo M. Infección urinaria durante el


embarazo, perfil de resistencia bacteriana al tratamiento en el hospital general

78
de Neiva, Colombia: Revista Colombiana de Obstetricia y Ginecología, 2005;
Vol. 56 No. 3; Pág. 239 a 24.

11. Herráiz M, Hernández A, Asenjo E, Herráiz I. Infección del tracto urinario en la


embarazada. Enfermedades Infecciosas Microbiológicas Clínicas. 2005;
23(supl. 4):40-6.

12. Astudillo F. Uroginecologia y cirugía reconstructiva de la pelvis 3. ed.


Barcelona: Elsevier Masson; 2008.

13. Echevarría-Zarate J, Sarmiento E, Osores-Plenge F. Infección del tracto


urinario y manejo antibiótico. Acta méd. Peruana. 2006; 23: 26-31. ISSN 1728-
5917.

14. Geijo M, Senseja G. Protocolo de tratamiento de infección de vías urinarias.


Hospital virgen de la luz España; 2006.

15. García M. Infección de vías urinarias en embarazadas. El Portal de la Salud.


2011; 22:13.

16. Bogantes J, Solano G. Infecciones urinarias en el embarazo. Revista médica


de costa rica y Centroamérica LXVII. 2010; 593: 233-236.

17. Nowicki B, Sledzinska A, Samet A, Nowicki S. Pathogenesis of gestational


urinary tract infection urinary obstruction versus immune adaptation and
microbial virulence. BJOG. 2011; 118: 109-112.

18. Yomayusa N, Altahona H, Ministerio de la protección social. Guías para manejo


de urgencias: Infección de la vía urinaria inferior, Clínica Reina Sofía. Bogotá
(Colombia): pág. 1176 - 1184.

19. Duran C, Reyes N. Enfermedades renales y embarazo en Revista del Hospital


General Dr. Manuel Gea González. 2006; 7 (2):82-89.

20. Alvarez l, Echeverría J, Garau A, Lens V. Infección urinaria y embarazo.


diagnostico y terapéutica: Revista de Posgrado de la VI Cátedra de
Medicina.2006; 155: 20-23.

79
ANEXOS

80
81