Está en la página 1de 3

Cordón Umbilical

También llamado tallo corporal o funículo por los ginecólogos; se extiende desde
el ombligo fetal hasta la superficie fetal de la placenta. Su aspecto externo nos
muestra una coloración blanca y opaca recubierta por amnios. Pueden verse a
través de él correr tres vasos umbilicales. Su diámetro puede ir desde 1.5 cm a
2.5 cm, y tener una longitud de unos 55 cm. Los vasos que se aprecian deben
corresponder a dos arterias y una vena; las arterias muestran menor calibre que la
vena.

La forma en la cual se constituye el cordón umbilical se puede resumir así: en


período embrionario la estructura corporal está representada por una formación
bilaminar y luego por una trilaminar que crecen cráneo-caudalmente,
interponiéndose entre el amnios y el saco vitelino. Como la superficie dorsal
embrionaria crece más que la ventral, el embrión hace prominencia en el saco
amniótico y la parte dorsal del saco vitelino se incorpora al cuerpo del embrión
para formar el tubo digestivo

Al mismo tiempo que ocurre lo anterior, se puede apreciar que


el mesodermo extraembrionario se ha engrosado en la región caudal del disco
embrionario y tiende a conectar a éste con el corion. Con el progresivo
crecimiento del cuerpo y la incurvación cráneo-caudal, este engrosamiento
del mesodermo se ve precisado a cambiar su posición caudal a una ventral, pero
sigue conectando el cuerpo del embrión al corion. Hacia el momento en que se
cierra la pared corporal en la región ventral y que el saco vitelino se ve precisado a
proyectarse parcialmente fuera del cuerpo del embrión, se introduce en esta masa
de tejido mesodérmico, haciendo parte de la conformación que de ahora en
adelante será llamada tallo corporal, en el sentido que es quien conecta
al embrión con la estructura de la cual él va a captar su nutrimento.

Para este estado de cosas tendremos al cordón umbilical o tallo corporal, formado
por las siguientes partes:
Mesodermo extraembrionario, que se presenta de una manera laxa y que recibe el
nombre de gelatina de Wharton, el pedículo vitelino y la vesícula vitelina primitivas;
la vesícula alantoidea, y, por último los vasos que tratan de llevar sangre desde los
tejidos maternos al cuerpo del embrión, los llamados vasos umbilicales.
Decíamos que normalmente, se deben ver tres estructuras vasculares dentro del
cordón umbilical, dos arterias y una vena.

La causa de esta representación vascular reside en el hecho de que inicialmente


se forman dos arterias y dos venas umbilicales, pero luego se aprecia la
obliteración de la vena umbilical derecha y por tal motivo quedará sólo la vena
umbilical izquierda presente dentro del cordón.

Las venas están encargadas de conectar la placenta con el cuerpo embrionario o


fetal, con la obliteración embrionaria temprana de la vena umbilical derecha, la
vena umbilical izquierda es la encargada de llevar sangre desde la placenta al
cuerpo embrionario. Luego del nacimiento la vena umbilical izquierda fetal se
oblitera y deja como remanente el llamado ligamento redondo del hígado.
Las dos arterias umbilicales embrionarias son encargadas de llevar sangre
desoxigenada desde el feto al corion, y en el adulto estarán representadas por las
arterias umbilicales, ramas de las arterias ilíacas internas. Estas arterias
umbilicales se van cerrando luego del nacimiento, y en el adulto deben estar
obliteradas y fibrosas conformado los ligamentos umbilicales laterales.
Hacia la sexta a novena semana de desarrollo, cuando el intestino medio se
elonga demasiado y no cabe en la cavidad abdominal, se introduce en el cordón
umbilical, pero luego debe regresar a la cavidad abdominal, alrededor de la
novena a décima semana; éste estadío de las asas intestinales dentro del cordón
umbilical es lo que se denomina hernia umbilical fisiológica, la cual es normal. Si
existiera alguna dificultad para el regreso de todas las asas intestinales, o sea que
quedara alguna dentro del cordón umbilical, entonces se formará
la hernia umbilical congénita.

Fuente: http://embriologiahumana.com/cordon-umbilical/

También podría gustarte