Está en la página 1de 5

Posicionamiento del Secretario General de la D-II-UP3 con respecto al reunión de

marketing político convocada por los contertulios para “destapar” la planilla de los
“notables”

“Los señoritos por siempre con sus desplegados,


los señoritos de siempre en el mitin de hoy.
En su importante grupito no más de (diez),
los señoritos jugando a la revolución;
Así se carguen a los de abajo,
y hasta se caiga el propio país.
Siempre través de escudos humanos
y un lugarcito a salvo en París (o en la Coordinación).
Con el poder heredado de sangre en la tinta.
Los señoritos bien son los abajo firmantes,
¡Cómo por Dios!, que la beca es de quién la trabaja
Los señoritos bien son no gubernamentales,
organizados los pioneritos con paliacates y mochilitas
cual buen salvaje en selva de asfalto.
Viene y van con su guerrillita.”
(Los señoritos, Jaime López)
I

Lo primero que llama la atención lo obcecado de convocar a una reunión poco seria, propuesta
por ciertos compañeros que se abrogan el carácter de “ser la élite rancia” de los académicos
de la UPN, para discutir la distribución del paquete navideño mediante una junta, claro
conformada por ellos, los notables (parecen más bien a los viejos porfiristas que se
autonombraban como los científicos), como si estuviésemos en otras condiciones , y no estas
que vivimos donde lo primordial es luchar porque se dé los recursos correspondientes a esta
prestación. Se invita a esta reunión a pesar que el Comité Sindical haya convocado a una
asamblea general para entregar el informe a la base de su gestión y conformar el comité
electoral para dar inicio al proceso de cambio de la representación gremial. Es decir, que su
interés verdadero no es el proceso electoral para elegir nuevos representantes laborales, sino
tomar el sindicato al estilo de “vanguardia revolucionaria” de los charros del SNTE. Por eso
dicha “iniciativa” no fue consensada” en el conclave democrático de los días miércoles sino
más bien es una artimaña política “sugerida” por su adalid, en tanto, que le permitiese tener
un espacio idóneo para generar una serie de conflictos laborales sin fin, con ello degastar al
actual Rector y que le catapultase al máximo puesto de autoridad de la UPN.
Por eso considero que dicha reunión presenta más bien rasgos de una argucia de marketing
político, donde el Dr. Julio Rafael Ochoa sea destapado como el candidato a la secretaria
general y su equipo sería conformado ¡oh coincidencia! Con los notables “propuestos” ‘para
esta junta, todo un show político al estilo priista. Vale, en las cuestiones políticos sindicales
cada quien puede optar lo que considera que le acomoda a su persona.
Sin embargo, cometen dos grandes errores políticos que ponen en riesgo el disfrute de las
prestaciones de fin de año, comúnmente identificadas como el paquete navideño.
1) El primero es el más acuciante en lo político, al pretender solicitar la mediación de una
autoridad subalterna de Rectoría (el secretario administrativo) para que intervengan en
asuntos sindicales vulnera delicadamente la autonomía gremial que debe tener cualquier
organización propia de los trabajadores con respecto a la patronal. Es de una candidez que
refleja la falta de mira política-sindical; cuando existen diferendos entre la base
trabajadora se recurren a instancias propias del ámbito sindical, y por ningún motivo se
debe pedir a la anuencia de la autoridad, a menos que deseen formar parte de los
“sindicatos blancos”. Por otra parte, el papelón que llevaron a cabo los contertulios al
pedir al subalterno del Rector Tenoch que resuelva lo que ellos no han sido capaces de
encarar gremialmente, y más aún, cuando se presenta mediáticamente como severos
críticos de la autoridad, ahora reclaman su intervención para poder proseguir con sus
acciones sindicales, considero que la impronta que les confirió ser parte de los mandos
siguen pesando en ellos, y cualquier acción debe ser notificada a su superior inmediato, el
razonamiento burocrático los marco. Es una lástima que su identidad de autoridad sea un
impedimento para sus pretensiones de luchadores gremiales independientes, en tanto,
con ello demuestran que resultaría difícil fungir como representantes de los trabajadores,
cada razonamiento tendrían que “avisarle” a sus jefes.
2) Al demandar la conformación de una junta de notables que dispongan la distribución del
paquete navideño están propiciando un excelente pretexto para que las autoridades no
otorguen los recursos que les corresponde a esta prestación, ellas podría apelar que en
tanto existen una petición de una fracción de los académicos que no reconozcan a los
representantes legítimos que son el comité en funciones , y les otorguen los recursos a
ellos, en tanto, junta de notables (que por cierto no se encuentra contemplada en los
estatutos del SNTE, aunque no nos gusten nos rigen) , existiría una indefinición jurídica a
quien otorgar dichos dineros, porque tendría que tener a su vez el reconocimiento para
justificar su gasto mediante los comprobantes pertinentes, sino fue así estaría en falta
grave. Por eso aunque parezca una verdad de Perogrullo, es conveniente expresarla de
esta manera: en tanto no sea elegido un nuevo comité y el que está se encuentra en
funciones es púnica instancia reconocida para para solicitar el recurso y cuentan con la
potestad para distribuirlo, que por cierto, debido a destiempo de su entrega, y si hubiesen
presupuesto para ello, la totalidad de este beneficio sería destinado a una tarjeta de
monedero electrónico, que sin ser grandes pitonisas serían la gran propuesta de los
notables . Ahora bien, puede estar tentados los contertulios a pretender destituir y dar un
albazo político y erigirse en comité de facto, pero tendría que suplicar que los avalaran al
SNTE. Y para tal proceso el tiempo se encuentra en contra, se llevaría por lo menos quince
días en tales trámites, a menos claro que ya hayan pactado con los charros para agilizar el
reconocmiento. Y posteriormente dicha comisión de facto (esta si sería espuria, como
pregona Virginia Casas en relación al actual comité) tendría que convocar a la elección de
nuevos representantes sindicales legítimos. Es costo político sería sumamente alto para
quienes presumen ser simpatizantes de los movimientos sociales, de la CNTE e incluso del
EZLN, o por lo menos, cenicientas de café que presumen tener una actitud progre (sic).
Por eso le sugiero que cambien de asesor sindical, sus propuestas son de tal estupidez que
no les ayuda en nada. Como dice el dicho popular: “ pa´que tanto brinco, estando el suelo
tan parejo”. Les recuerdo que el cambio de comité tendrá lugar antes de que inicié el
nuevo semestre, tal como lo plantee anteriormente, lo prudente sería respetar los tiempos
propuestos por el actual comité.
P.d. También cabe mencionar de pasadita que la fecha para solicitar el recursos de
cualquier beneficio ya concluyo el 31 de octubre, y quién firmó la petición fue su servidor,
por lo tanto soy la persona que requiere entregar cuentas del mismo, y no tengo ninguna
intención de someterme a los caprichos y veleidades de la gerontocracia de los notables y
demás señoritos que aparezcan en usuarios.
Franco... tuya es la hacienda...
la casa, el caballo y la pistola...
Mía es la voz antigua de la tierra.
Tú te quedas con todo
y me dejas desnudo y errante por el mundo...
más yo te dejo mudo... ¡mudo!...
Y cómo vas a recoger el trigo
y a alimentar el fuego
si yo me llevo la canción?

Leon Felipe
II
Por otra parte, deseo aprovecha para hacerle ciertas preguntas a la consejera suplente y demás
contertulios, que se arropan de la figura de la consejería académica para tratar de imponer sus
intereses de juegos palaciegos y entremeterse en cuestiones sindicales (cuando en años anteriores
eran partidarios de que lo académico debe estar separado de los sindical), desatienden asuntos
que en verdad les competen. Es loables su labor por atajar los múltiples problemas que
padecemos en la unidad Ajusco, sin embargo, en mi opinión dejan de tener tiempo necesario para
las cuestiones que les incumbe rigurosamente, más aún, cuando ellos son los doctos en la
materia: a) en vísperas de celebrar el cuadragésimo aniversario de la UPN sería conveniente
propiciar una discusión colectiva a nivel nacional del proyecto académico que queremos; b)
propugnar por la puesta en marcha nuevamente de la Coordinadora Académica del Ajusco, es la
instancia legal para atender los problemas del ámbito de operación de la unidad Ajusco, que por
cierto, los representantes de las distintas áreas a esta instancia han demandado por enésima vez;
c) demandar la apertura del concurso de oposición de las plazas sin titular (en tanto, conocen de
las necesidades académicas existentes en las distintas áreas), son alrededor del 15 % del total de
profesores de Ajusco. Si bien, también le compete al comité sindical solicitar la emisión del
concurso, el peso significativo en los usos y costumbres de la UPN para tal pronunciamiento son
los de índole académica; d) regular la temporalidad de la gestión de los Directores de las unidades
de la CDMX mediante un acuerdo del Consejo Académico; e) demandar la presentación de los
informes a la base magisterial de las distintas Comisiones de Becas en operación, etc.

Al nuevo vocero de los contertulios de doy sinceramente la bienvenida, al Dr. Julio Rafael Ocho,
como interlocutor en la actual disputa sindical, es un compañero que sea desempeñado de manera
honesta y propositiva como autoridad. Por tal razón, le propongo -modestamente- no recurrir al
escarnio político como estrategia electoral, daría una falsa percepción de falta de propuestas
políticas serias a debatir, que en su caso no es la situación. Los tiempos venideros son aciagos para
permanencia de los logros sindicales alcanzados, le sugiero “guarda” la compostura y lucha -claro
si resulta vencedor el proceso electoral- en defensa de los académicos. En verdad, mi temporalidad
a la frente del comité delegacional está finalizando, ya tendrá tiempo en proponer acciones de
lucha y no gastarse en pequeños conflictos que no tienen razón de entablarse, por el sencillo
motivo que ya está en marcha el proceso de cambio sindical de la representación de los
académicos, como dice Serrat:

“Bienaventurados los que presumen de sus redaños


porque tendrán ocasiones
para demostrarlo”.
Exhorto al grupo de opinión que representa usted que reflexione en una cuestión que debemos
sopesar como comunidad académica nos interpela a todos, independientemente de las
discrepancias coyunturales que nos separa en estos momentos, es que si permitimos que la
cuestión sindical se convierta una instancia de conflictos continuos aunado a los propiciados por
los recursos para respalda la vigencia de nuestro cuadro de prestaciones , que de acuerdo a los
tiempos de aciagos que vienen son inexorables que ocurran, estaríamos minado la existencia de la
propia UPN como institución viable. Debemos recordar que estamos en finales de un sexenio que
no otorgó importancia a nuestra casa de estudios en los planes de la cacareada reforma
educativa , tampoco está incluida en los programas políticos relacionados con la educación de los
posibles candidatos a la presidencia, es decir, la UPN no figuran como institución nodal en ellos.
Por lo tanto, por ningún motivo, nos conviene a la UPN se le considere en los inicios de un nuevo
sexenio como una institución conflictiva -como era la opinión pública predominante en la década
de los ochentas- esto último propiciaría su paulatina desaparición del presupuesto federal, como
ocurren con las escuelas normales ahora mismo. Nuestros esfuerzos son necesarios que se
avoquen en construir un verdadero proyecto académico a nivel nacional, que propiciemos la
inclusión real de las unidades de todo es país a una institución que aplique las mismas condiciones
y derechos a sus trabajadores por igual. Esto último nos daría posibilidad de propugnar por un
proyecto de autonomía que podría asegurar el financiamiento de nuestro centro de trabajo. De lo
contrario, tendría una actitud lerda que podría decirse que facilitaría el menos cabo de nuestras
condiciones de trabajo, en palabras llanas estaríamos matando la gallina de los huevos de oro; las
condiciones imperantes aquí son muy superiores a


“A veces, quedarse callado equivale a mentir,
porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia…
Venceréis, porque tenéis sobrada fuerza bruta.
Pero no convencéis, para converse hay que persuadir.
Y para persuadir necesitéis algo que os falta: razón y derecho en la lucha
(el odio no puede convencer)”.

Palabras de Miguel Unamuno, de frente, al General Millán Astray.

El peor maridaje político es aquel que se estable entre el odio, estupidez, y la cobardía, tiende a
expresarse mediante la calumnia como la única forma de hacer proselitismo gremial, y
lamentablemente han incurrido en esta práctica mis “entrañables” opositores (Héctor Reyes Lara y
Virginia Casas Santini); al vilipéndiame públicamente cuando aseveran que fue mi hermano
Roberto quien presento por mí el examen de oposición , resulta un verdadero dislate que causaría
sencillamente risa, sino no es que fuese una seria acusación de fraude a los procedimientos de la
CAD, tal vez estos compañeros que presumen de sus conocimientos burocráticos administrativos
sean legos en la cuestión del derecho civil y no dimensione que están cometiendo un delito grave
contra un compañeros suyo, no reparan que en derecho quien acusa tiene la obligación de
comprobar sus dichos, por ello me guardo mi derecho a proceder legalmente, tan sólo le señalo
que si persisten en prácticas escarnio no se sorprendan si presento una demanda civil contra de
ellos). La calidad moral de estos compañeros es tan ínfima porque tiene un doble discurso; una
cosa es lo que pregonan y otra muy distinta es su actuar, más adelante ahondare al respecto, tal
sólo les respondo que si de algo me orgullezco en la manera que ingrese a la UPN, a nadie le debo
mí dictamen. Participé en el concurso del 2002 como candidato externo, y cabe destacar que fue
uno de los proceso de ingreso de mayor transparencia académica que conto con dos sinodales
ajenos a la UPN, en mi caso fungieron como tales la Dra. Aurora Loyo Brambila, en esos momentos
investigadora del Instituto Mora, y Dr. Ramón Raymundo Reséndiz García egresado del COLMEX y
investigador de la FES Acatlán, y por parte de la UPN el Mtro. Alfonso Lozano Arredondo. No puede
ponerse en duda la calidad académica de tal sínodo, mi opinión la carencia de argumentos
políticos-sindicales obliga a mis opositores recurrir el escarnio como la única forma que tiene para
generar cierta simpatía. Con tales rasgos me da pena nombrarlos contrincantes.
Sin pretender una falsa se presentan como ejemplares

que imputa que se cometió fraude sin percatarse de ello, olítica y la falta de honestidad