Está en la página 1de 9

Pesebre viviente 2013

1º acto - Dios llama al ángel para ir junto a Zacarías

(Para esta escena pueden haber muchos angelitos en el cielo cantando, alabando a Dios o
dando vueltas por ahí, luego guardan silencio cuando Dios llama al ángel Gabriel)

NARRADOR: Se acerca la navidad, en esta época del año recordamos el nacimiento de


Jesús ¿quieren que les cuente la historia de cómo Jesús vino al mundo? Bueno, todo
comenzó hace más de 2mil años cuando Dios se hizo hombre en el vientre de María. Se
hizo uno más de nosotros. Se convirtió en compañero nuestro, en amigo nuestro. Pero
antes de que nazca Jesús, Dios quiso que un profeta le prepare el camino, así fue como
nació Juan el bautista... Presten atención

(en el cielo los ángeles alaban a Dios)


DIOS: Gabriel... Gabriel!
ÁNGEL: Aquí estoy Padre, ¿me llamaste?
DIOS: Gabriel, escúchame bien lo que te voy a decir, necesito que vayas a la Tierra y le
digas a Zacarías que su esposa Isabel le dará un hijo que será mi servidor y hará que
muchos hijos de Israel vuelvan a mí. Ve ahora.
ÁNGEL: Sí mi señor, allá voy

2º acto - el ángel visita a Zacarías

NARRADOR: Siendo Herodes rey de Judea, vivía allí un sacerdote llamado Zacarías y su
esposa Isabel. Ambos eran personas muy cumplidoras a los ojos de Dios y se esmeraban
en cumplir todos los mandamientos y leyes del Señor. No tenían hijos porque Isabel era
estéril y ambos eran ya de avanzada edad. Un día, mientras Zacarías ofrecía incienso en
el templo del Señor, se le apareció el ángel Gabriel.
(Zacarías se asusta mucho)

ÁNGEL: no tengas miedo Zacarías porque tu oración ha sido escuchada. Tu esposa Isabel
te dará un hijo al que llamarás Juan. Será para ti un gozo muy grande, y muchos más se
alegrarán por su nacimiento, porque ese hijo tuyo será un gran servidor del señor. No
beberá vino ni licor y estará lleno del Espíritu Santo ya desde el seno de su madre. Por
medio de él, muchos hijos de Israel volverán al señor, su Dios. Juan abrirá el camino para
el señor, reconciliará a los padres con los hijos. Y llevará a los rebeldes a la sabiduría de
los buenos. Así preparará al señor un pueblo bien dispuesto.
ZACARÍAS: Pero eso, ¿quién me lo puede asegurar? yo ya soy viejo y mi esposa
también.
ÁNGEL: y yo soy Gabriel. El que tiene entrada al consejo de Dios, él me envió para
comunicarte esta buena noticia pero tú no has creído en mis palabras. Por eso te quedarás
mudo hasta que suceda todo esto que te he dicho. (Zacarías hace gestos comprobando
que se quedó sin voz)

3º acto - Dios llama al ángel para que vaya junto a


María
NARRADOR: Después de 6 meses, Dios volvió a llamar al ángel.

DIOS: Gabriel, ven


ÁNGEL: aquí estoy Padre.
DIOS: Gabriel, ahora necesito que vayas a una ciudad de Galilea, a Nazaret, allí vive una
joven virgen que está comprometida con José, él es de la familia de David. Ella se llama
María, dile lo siguiente: "ante mis ojos ha sido encontrada llena de gracia y la he elegido
para que sea madre de mi hijo, quiero que le ponga por nombre Jesús. Que no tenga
miedo de cómo va a suceder, el Santo Espíritu la va a asistir en todo. Ese hijo será grande
y él me dará a conocer ante el mundo". Ve enseguida, Gabriel, no tardes más.
ÁNGEL: si mi señor.

4º acto - el ángel visita a María

NARRADOR: EL ángel Gabriel fue a junto a una joven virgen llamada María que estaba
comprometida en matrimonio con un hombre llamado José, de la familia de David.
ANA: María, hija mía, ayúdame a limpiar la casa.

MARÍA: Si mamá.
ANA: coloca eso por allá.
ÁNGEL: "alégrate, llena eres de gracia, el Señor está contigo"
MARÍA: (María se sorprende al escuchar estas palabras y se sorprende) ¿qué significa
todo esto... y este saludo...?
ANGEL: no temas, María, porque has encontrado la gracia de Dios. Concebirás y darás a
luz un hijo, al que pondrás el nombre de Jesús. Él será grande y justamente será llamado
hijo del altísimo. El señor Dios le dará el trono de David, su antepasado, gobernará por
siempre y su reino no tendrá fin.
MARÍA: ¿cómo puede ser eso, si yo no convivo con ningún hombre?
ÁNGEL: EL espíritu santo descenderá sobre ti y el poder del altísimo te cubrirá con su
sombra, por eso tu hijo será santo y con razón lo llamarán hijo de Dios. También tu
pariente Isabel está esperando un hijo en su vejez, y aunque no podía tener familia, se
encuentra ya en el sexto mes de embarazo. Porque para Dios nada es imposible.
MARÍA: Yo soy la servidora del señor, hágase en mí todo tal como lo has dicho (el ángel
se retira)
ANA: María, María... ¿con quién hablabas hija mía?
MARÍA: ¡alabado sea el señor por siempre! (se levanta)
ANA: María, María... ¿con quién hablabas hija mía?
MARÍA: tengo noticias de Isabel
ANA: (extrañada) ¿de tu prima Isabel? ¿qué noticias?
MARÍA: va a tener un hijo dentro de 3 meses. Hace 6 meses que concibió a la criatura
ANA: pero Isabel es estéril, y ahora es demasiado vieja... no sabes lo que dices, hija mía
MARÍA: es la verdad, va a dar a luz a un hijo, debo ir a visitarla.

5º acto - Visita de María a Isabel


NARRADOR: por entonces María tomó una decisión y fue sin demora alguna a una ciudad
ubicada en los cerros de Judá donde vivía Isabel con Zacarías. Como María era una chica
muy buena y servicial, después de que se quedó embarazada, no se preocupó solo de si
misma, fue a servir a una prima suya, Isabel que también estaba esperando un hijo.

MARÍA: ¡Isabel! (María saluda alegremente)


ISABEL: ¡María! (Isabel tira la escoba de tanta emoción)
MARÍA: querida prima ¿cómo estás? vine para acompañarte en este tiempo delicado de tu
embarazo
ISABEL: Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre ¿cómo
he merecido yo que venga a mí la madre de mi señor? Apenas llegó tu saludo a mis oídos
el niño saltó de alegría en mis entrañas ¡Dichosa tu por haber creído que se cumplirían las
promesas del señor!
MARÍA: Proclama mi alma la grandeza del señor y mi espíritu se alegra en Dios mi
salvador. Porque se fijó en su humilde esclava, y desde ahora todas las generaciones me
llamarán feliz. Porque el poderoso ha hecho grandes cosas por mí: su nombre es santo!
muestra su misericordia siglo tras siglo a todos aquellos que viven en su presencia. Dio un
golpe con todo su poder, deshizo a los soberbios y sus planes. Derribó a los poderosos de
sus tronos y exaltó a los humildes. Colmó de bienes a los hambrientos, y despidió a los
ricos con las manos vacías. Socorrió a Israel, su siervo, se acordó de su misericordia como
lo había prometido a nuestros padres, a Abraham y a sus descendientes para siempre.

6º acto - el ángel visita en sueños a José

NARRADOR: María estaba comprometida con José, de oficio carpintero, pobre, pero lleno
de sabiduría popular, pero antes de vivir juntos, María había quedado embarazada por
obra del Espíritu Santo. Según las leyes de entonces, cuando una mujer no estaba casada
y quedaba embarazada, podía ser condenada a muerte. José decidió divorciarse
discretamente de María, pues pensaba que ella era totalmente de Dios, y él se sentía
quizás como un estorbo.

JOSÉ: cómo! ¿cómo es posible que María me haya engañado? cómo hago para salir de
esta? tengo que hacer algo para que no apedreen a María. Ya sé, la voy a abandonar en
secreto. Así la voy a salvar. (José se va a dormir y en sueños se le aparece el ángel)
ÁNGEL: José, descendiente de David, no tengas miedo de llevar a María, tu esposa, a tu
casa, si bien está esperando un hijo, no es porque te haya engañado, sino que es obra del
Espíritu Santo, tu eres el que le pondrá el nombre al hijo que dará a luz. Y lo llamarás
Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados, él será grande.
(el ángel se retira, José se levanta y va junto a María)

7º acto - José se disculpa con María

JOSÉ: María, ven, tengo que pedirte perdón porque he dudado de ti, pensé que me habías
engañado y no sabía qué hacer, pero ahora no dudo que el señor actuó en ti, y estoy
decidido a colaborar con la obra del señor.
MARÍA: gracias José.
JOSÉ: Ana ¿me das la mano de tu hija para casarme con ella?
ANA: por supuesto que si José, yo se que tu eres un buen muchacho

8º acto - Nacimiento de Juan el Bautista

NARRADOR: cuando Isabel dio a luz a su hijo, sus amigos y parientes se alegraron con
ella al enterarse de la misericordia tan grande que Dios le había mostrado.

PARIENTE 1: ¡qué hermoso niño! ¿cómo se llamará?


PARIENTE 2: llamémoslo Zacarías como su padre.
ISABEL: no, mi hijo se llamará Juan.
PARIENTE 1: pero si no hay nadie en la familia que se llame así.
PARIENTE 2: Zacarías, ¿cómo quieres que se llame tu hijo?
(Zacarías pide una tablita para escribir en ella "su nombre es Juan
PARIENTE 1: ¡aquí dice que se llamará Juan!
PARIENTE 2: me pregunto ¿qué va a ser este niño?
(en ese momento se suelta la lengua de Zacarías y ya puede hablar)
ZACARÍAS: Bendito sea el señor Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo.
Ahora sale triunfante nuestra salvación en la casa de David su siervo, como lo había dicho
desde tiempos antiguos por boca de sus santos profetas: Que nos salvaría de nuestros
enemigos y de la mano de todos los que nos odian, que nos mostrarían el amor que le
tiene a nuestros padres y como recuerda su santa alianza. pues juró a nuestro padre
Abraham que nos libraría de nuestros enemigos para que lo sirvamos sin temor, justos y
santos, todos los días de nuestra vida. Y tú, niño, serás llamado profeta del altísimo porque
irás delante del señor para prepararle sus caminos, para decir a su pueblo lo que será su
salvación, pues van a recibir el perdón de sus pecados. Obra de la misericordia del señor,
cuando venga desde lo alto para visitarnos cual sol naciente, iluminando a los que viven en
tinieblas, sentados a la sombra de la muerte y guiar nuestros senderos de paz.

9º acto - María y José se despiden de Ana

NARRADOR: Por aquellos días salió un decreto del emperador Augusto, por el que se
debía proceder a un censo en todo el imperio. José debía ir a Belén para inscribirse allí e
inscribir a María, porque ese es su pueblo natal.

JOSÉ: Ana, tengo que ir a Belén.


ANA: ¿qué? ¿justo cuando María está por da a luz?
LOSÉ: es mi pueblo natal y María tendrá que venir conmigo.
ANA: por qué?
JOSÉ: por el censo
ANA: si por lo menos yo pudiera ir con ustedes. Si pudiera... José... necesitarás ayuda
cuando el niño nazca
JOSÉ: no te preocupes, Ana, estará bien cuidado. Todo será conforme lo ha dicho el
señor.

10º acto - El censo

(María y José forman fila, caminan y llegan junto al censor)


CENSOR: dígame su nombre, el de su esposa, dígame también su profesión y donde
nació.
JOSÉ: me llamo José y ella es mi esposa María, soy carpintero y nací en la ciudad de
Belén.

11º acto - Búsqueda de una posada

NARRADOR: después de censarse, María y José debían encontrar una posada porque a
María ya le llegaba la hora del parto.

(María y José caminan)


MARÍA: José, José, creo que estoy por dar a luz, busquemos pronto un lugar para
hospedarnos.
JOSÉ: buenas noches señor. Estamos buscando un lugar donde pasar la noche. Ya
recorrimos todo el pueblo y no encontramos una posada en donde descansar.
POSADERO 1: no, señor, es imposible, ya no hay lugar, todas las piezas están ocupadas.
JOSÉ: buen día señor, ¿tendrá alojamiento para mí y mi esposa que está por dar a luz?
POSADERO 2: no tengo, todo está lleno por causa del censo.
JOSÉ: María, no tenemos suerte, no hay lugar en ningún lado ¿qué vamos a hacer?
MARÍA: José no te desesperes. Sigamos buscando por otro lado, seguro que vamos a
encontrar algo...
JOSÉ: buen día señora, mi esposa y yo hemos buscado alojamiento en todo Belén y no
hemos encontrado nada, mi esposa está por dar a luz y estamos en la calle ¿usted no
tendrá un lugar para nosotros?
POSADERA: no tengo lugar, no queda ninguna habitación. pero... si no se ofenden, solo
les puedo ofrecer un lugar no muy cómodo. No sé si les gustará.
JOSÉ: no importa señora, se lo vamos a agradecer
POSADERA: pero no es muy cómodo, pueden pasar allí
JOSÉ: muchas gracias!
MARÍA: José... llegó el momento
JOSÉ: ven, María, ponte cómoda.

(se cierra el telón, luego se abre y Jesús, José y María están dentro)
12º acto - el ángel se aparece a unos pastores

NARRADOR: En esa región había pastores que vivían en el campo y se turnaban para
cuidar a sus ovejas. El ángel del señor fue a anunciarles el nacimiento del Mesías.

(tres pastores vigilan mientras el resto duerme)


PASTOR 1: vigilen bien a nuestras ovejas, hoy en día hay muchos ladrones.
PASTOR 2: si, ya tengo mi garrote por si alguien quiere venir a llevárselas
PASTOR 3: ¡hey, miren, aquellas ramas se mueven!
PASTOR 1: ¿será que son ladrones y quieren robarnos las ovejas?
PASTOR 2: agarren los garrotes y atención... ¡ningún ladrón va a robarme ni una sola
oveja!
(el ángel aparece, los pastores se asustan y despiertan a los demás)
ÁNGEL: no!, no tengan miedo, pues yo vengo a comunicarles una buena noticia que será
motivo de mucha alegría para todo el pueblo. Hoy, en la ciudad de David ha nacido para
ustedes un salvador que es el Mesías y Señor.
PASTORES: ¡¡¡ ha nacido el Mesías!!! (los pastores festejan y se alegran)
PASTOR 3: pero ¿dónde podemos encontrarlo?
ÁNGEL: lo encontrarán muy cerca de aquí, en el establo de la posada hallarán a un niño
envuelto en pañales y acostado en un pesebre, vayan a adorarlo.
PASTOR 1: vayamos hasta Belén y veamos lo que ha sucedido y que el señor nos da a
conocer.
(aparecen muchos ángeles y comienzan a cantar)

13º acto

NARRADOR: La estrella de Belén guía a los reyes magos que vinieron del oriente. (La
estrella puede bailar y luego bajar del escenario, pasar en medio del público siempre
bailando, luego regresar al escenario seguida por los 3 reyes magos, puede ser una
señorita vestida de amarillo para que no se confundan con el ángel).

(la estrella guía a los reyes magos)

14º acto

NARRADOR: Como Jesús había nacido en Judá durante el reinado de Herodes, los reyes
magos se fueron a preguntarle por el niño recién nacido.

HERODES: Encuentro algo raro en el ambiente. Es el tiempo en que debe cumplirse la


profecía de Isaías. Tengo que buscar la manera de deshacerme de ese Mesías, que
tratará de quitarme mi trono.
CENTURIÓN: señor, han llegado tres viajeros de oriente. Parecen príncipes y desean
verlo a usted.
AGRIPINA: ¡Herodes, ten mucho cuidado!
HERODES: que pasen, veremos qué es lo que andan buscando
MELCHOR: te saludamos Herodes... cada uno de nosotros venimos de lejanos lugares y
los tres nos dedicamos al estudio de las estrellas.
GASPAR: el brillo y movimiento de las estrellas, después de un largo estudio, nos hace
pensar que aquí hallaremos la solución.
BALTAZAR: creemos que es el lugar donde nacerá el rey de reyes.
HERODES: ¿Rey? ¿qué rey? yo soy el único rey! no voy a tolerar que alguien me quite mi
corona y mi trono!
MELCHOR: el mundo es grande y más grande aún es el universo
GASPAR: seguimos una estrella cuya estela nos anuncia que un ser superior va a nacer
en la Tierra: será limpio como el cristal y traerá la paz en nuestros corazones.
BALTAZAR: queremos rendirnos a sus pies para adorarlo y darle nuestros respetos.
HERODES: esperen un momento. ¡centurión!
CENTURIÓN: si, su alteza
HERODES: acompaña a estos reyes para que me esperen en otro lugar.
AGRIPINA: ¡actúa con rapidez Herodes! demasiadas cosas están pasando en tan poco
tiempo
SACERDOTE: mi rey, su mujer tiene razón, no nos conviene que esta noticia se propague
HERODES: (interrumpe) esperen... ¡déjenme pensar!
AGRIPINA: No hay tiempo Herodes, tienes la oportunidad que Roma te ha concedido para
atajar el mal que pone en peligro tu reinado
SACERDOTE: si! ¿qué será de nosotros si la profecía se cumple?
AGRIPINA: ¡tengo la solución! mata a todos los niños menores de 2 años, así nos
libraremos de la amenaza
SACERDOTE: ¡qué locura! ¿por qué no esperar a que vuelvan los de oriente y nos
indiquen donde ha nacido el que pretende ser el masías?
AGRIPINA: eso es perder el tiempo. Ordena a tus soldados que cumplan tus órdenes y así
seguirás siendo el rey ¿o quieres perder tu corona?
SACERDOTE: mi rey, usted haga lo que le parezca mejor
HERODES: ¡márchense, yo tomaré la decisión que crea más oportuna!... centurión!!
CENTURIÓN: ¿usted me llamó señor?
HERODES: Si, trae de nuevo a los reyes (el centurión hace lo mandado)
HERODES: queridos reyes magos, supongo que son sabios y merecen todo mi respeto,
encuentren a ese niño y luego vengan a decirme en donde está, pues yo y mi gente
también queremos adorarlo.

15º acto - Adoración al niño Jesús

(En el pesebre se encuentra la sagrada familia y los ángeles, se acercan a ellos los
pastores)

PASTOR 2: allí está, allí está! el niño acostado en el pesebre. Se nos había aparecido un
ángel que nos había dicho que había nacido el salvador.
PASTOR 1: buenas noches! hemos venido a adorar al Mesías
JOSÉ: sean bienvenidos
(los pastores se sientan y vienen llegando los reyes magos)
JOSÉ: sean bienvenidos a este humilde lugar
MELCHOR: Dios nos anunció con la estrella el nacimiento del rey de Israel
GASPAR: venimos a adorarlo, queremos contemplar al hijo de Dios
MELCHOR: oro te vengo a ofrecer, digno de los grandes reyes
GASPAR: incienso te traigo yo, para alabarte mi señor
BALTAZAR: mirra es mi presente porque todo te lo mereces
MARÍA: muchas gracias! que Dios los acompañe en su regreso