Está en la página 1de 9

E-Business para el proceso de aprovisionamiento de Bio D

Edward Jhiovanny Acuña

Jhon Wilson Alvarado Ardila

Angélica María Guarín Hernández

Miguel Antonio Chaverra Gómez

Universidad Piloto de Colombia

Resumen

Este documento plantea las posibles aplicaciones de soluciones electrónicas para el

proceso de abastecimiento de Bio D, iniciando con un breve recorrido por diferentes

nociones de e-business y e-comerce - comercio electrónico desde el punto de vista de

diferentes autores. Adicionalmente se menciona como la gestión de TIC influye

directamente en el establecimiento de las relaciones comerciales a través de internet y

adicionalmente se indican de manera general las diferentes clases ce comercio electrónico.

El ensayo concluye que el comercio electrónico en alineación con la TIC, contribuye con la

mejora del proceso de abastecimiento en la obtención de múltiples beneficios.

Palabras claves

Bio D, TICS, E-Business, E-commerce - Comercio electrónico, aprovisionamiento,

PSA, TIC, B2B - Empresa a Empresa, B2C – Empresa a Consumidor, G2C – Gobierno a

Consumidor, B2E – Empresa a Empleado and C2C – Consumidor a Consumidor.

Abstract

This paper presents the possible applications of electronic solutions for the supply

process of Bio D, starting with a brief tour of various notions of electronic commerce from
the point of view of different authors. In addition, it is mentioned how TIC management

directly influences the establishment of commercial relations through the internet and

additionally indicates in general the different e-commerce classes. The paper concludes that

e-commerce in alignment with TIC contributes to the improvement of the procurement

process in obtaining multiple benefits.

Key words

Bio D, TICS, E-Business, Electronic commerce, provisioning, PSA, TIC, B2B -

Business to Business, B2C - Business to Consumer, G2C - Government to Consumer, B2E

- Business to Employee and C2C - Consumer to Consumer.

En la actualidad, la globalización ha suprimido los límites económicos, políticos,

sociales y culturales, originando diferentes interrelaciones, y esto se ha evidenciado más

aceleradamente con la penetración de las tecnologías de la información y las

comunicaciones TICS. Específicamente, el ambiente empresarial, dentro de la llamada

“Tercera Revolución Industrial”, se está viendo transformado por la inclusión de estas

tecnologías, las cuales se han convertido en factores clave para lograr un mejor

posicionamiento de las empresas dentro del mercado, alcanzar una mayor flexibilidad en

sus procesos, desarrollar una mejor gestión interna y optimizar la relación con los actores

de la red de valor, entre otros aspectos, para forjar una organización competitiva y ser

sostenibles en el tiempo.

De acuerdo a esto, según Pérez y Camacho (2006) se supone que las organizaciones

colombianas deben integrarse a este nuevo esquema para lograr gestionar adecuadamente

sus procesos logísticos y competir con éxito en los mercados internos y externos. No
obstante, estas herramientas y sus beneficios no son del todo conocidos por los

empresarios, sobre todo de las micro, pequeñas y medianas empresas.

Dentro de estas nuevas tecnologías, se encuentra la estrategia del E-business. Este

término, del inglés electronic y business, fue acuñado por IBM en la década de los años 90

para adelantarse a la gran dimensión transformadora de la integración de la Internet y las

TICS (Svarzman 2007). Para Pérez (2008), E-business es una estrategia cuya meta es

optimizar la eficiencia de todos los procesos de la organización, permitiendo que esta

funcione integralmente: la comercialización y el aprovisionamiento se sincronizan para

atender los requerimientos del cliente a través del e-commerce, la gestión de la cadena de

abastecimiento, la administración electrónica de órdenes y la gestión de la relaciones con

los clientes se optimizan. Asimismo, las relaciones con los stakeholders se hacen más

productivas y dinámicas.

En resumen, podría decirse que E-business es la aplicación de las TICS, para

facilitar la dinamización y enlace, y por lo tanto, mejoramiento de las operaciones de la

empresa como un todo, cubriendo los procesos internos de producción, gestión del

inventario, I+D+I, gestión del riesgo, finanzas y marketing, entre otros, siendo su

fundamento la eficiencia en las operaciones y la optimización de costos.

Dentro del concepto de e-business se han desarrollado varias aplicaciones que lo

conforman: el Enterprise Resource Planning, ERP, con el cual se lleva a cabo la Gestión

operacional diaria; el Customer Relationship Management, CRM, que es una herramienta la

gestión de las relaciones con el cliente; el Supply Chain Management, SCM, para llevar a

cabo la administración de las relaciones con los proveedores, distribuidores y socios; el

Selling-Chain Management con el que se gestiona la cadena de ventas; el E-Procurement:


para la administración del suministro, permitiendo el control de las órdenes anterior a

generar la compra y posibilitando la negociación con los proveedores; la Integración de las

aplicaciones empresariales IAE, que enlaza toda la información de los sistemas ERP y

CRM, y finalmente el Business Intelligence, BI, que busca disponer y presentar los datos de

todos los sistemas de una forma efectiva y ágil para tomar decisiones apropiada y

oportunamente. (Pérez 2008).

Por otro lado, el comercio electrónico o su denominación en inglés e-commerce

(electronic commerce) está hoy en día presente en todo el entorno empresarial, desde la

simple compra y venta de productos o de servicios hasta estrategias Supply Chains globales

basadas en Tecnologías de la Información e-Commerce. El e-commerce se encuentra

incluido en los procesos de e-business, aunque, erróneamente, se usen los dos términos

como sinónimos.

El Comercio electrónico es el proceso de compra, venta o intercambio de bienes,

servicios e información a través de la red (Internet). Adicionalmente representa una gran

variedad de posibilidades para adquirir bienes o servicios ofrecidos por proveedores en

diversas partes del mundo. (Castañeda & Zavala, 2012). Igualmente, “el comercio

electrónico (CE) ofrece a las organizaciones la capacidad de operar globalmente, a través

de nuevas fórmulas para mostrar sus productos/servicios o reducir las barreras de

entradas a nuevos mercados” (Kurnia, Choudrie, Mahbubur, & Alzougool, 2015, pág. 12).

La adopción del comercio electrónico se ve afectada por múltiples factores

organizacionales y del contexto, cuya influencia, a su vez, se encuentra moderada por las

estrategias y sistemas de control de gestión de TIC de la empresa, de manera que los

niveles más altos de adopción de comercio electrónico se alcanzan cuando la gestión de las

TIC está alineada a la estrategia organizacional (Jones, Mottab, & Alderetec, 2016, pág. 2).
Es de destacar que “El nivel de implementación y la antigüedad en el uso del

comercio electrónico es considerablemente mayor en las empresas grandes que en las

pequeñas” (Del Pino & Vázquez, 2004, pág. 43).

En cuanto a comercio electrónico se distinguen 5 categorías básicas, los cuales están

relacionados con la participación de sus diferentes actores en las operaciones

transaccionales: entre empresas B2B (Business to Business), entre empresas y consumidor

B2C (Business to Consumer), entre el gobierno y consumidor G2C (Government to

Consumer), entre empresa y empleado B2E (Business to Employee) y entre consumidores

C2C (Consumer to Consumer). Teniendo en cuenta los anteriores modelos de comercio

electrónico, Bio D presenta en su proceso de abastecimiento el de Negocio a Negocio

(B2B) ya que se ubica en la definición de Kaba (2008):

Operaciones comerciales, de negocios, de asociación, de inversiones que se realizan

entre empresas soportadas por Tecnología de Información y Comunicaciones. En esta

modalidad las empresas identifican a sus potenciales socios y negocian directamente a

través de medios electrónicos. Las empresas están continuamente verificando que a partir

del Comercio Electrónico pueden no sólo generar más oportunidades sino también mejorar

su competitividad” (p.28).

Dentro de los beneficios que se obtienen con el comercio electrónico. Jones et al.

(2016) afirman: La reducción de los costos de transacción y el incremento de la velocidad y

eficiencia de los procesos y las operaciones organizacionales. A su vez, Internet y el

comercio electrónico son herramientas que permiten una mejor comunicación e interacción

con clientes, socios y proveedores, proporcionando información sobre los productos,

brindando servicios en línea que mejoran la calidad de atención a clientes, ofreciendo la

posibilidad de compra en línea, entre otros (p.2).


En el caso de Bio D, compañía colombiana de producción de Biodiesel constituida

por la unión de 13 compañías de cultivadores de palma de aceite, y ubicada en la Vereda

Mancilla del Municipio de Facatativá (Cundinamarca), se ha realizado una leve incursión

en soluciones electrónicas para el aprovisionamiento de productos y servicios con la

construcción de interfaces específicas que no han permitido establecer ningún tipo de

relación permanente con proveedores dando cabida a mejoras sustanciales el

aprovisionamiento por medio del comercio electrónico que puede ser orientado a: La

interacción comercial entre Bio D y sus proveedores, aumento del flujo de información de

mercado, desarrollo eficiente y aumento de las transacciones, reducción de los tiempos de

respuesta de las solicitudes, oportunidades de nuevos negocios, disminución de los tiempos

de negociación. Todo lo anterior desde una perspectiva estratégica del proceso de

abastecimiento promovida por la alta dirección para la gestión optima de la Red de Valor.

Se puede suponer que Bio D al emplear profundamente la versatilidad del comercio

electrónico en alineación con las TIC podría obtener mejoras en su proceso de

aprovisionamiento, con la reducción de ciclos de suministro, disminución de costos en las

compras, generación de nuevos canales de comercialización que aseguran un flujo

constante de insumos y materias primas, fortalecimiento de la competitividad de la Red de

Valor, acceder a ofertas mucho más amplias de productos/servicios, condiciones o precios,

identificación de nuevos proveedores o socios comerciales, entre otros.

En conclusión, se puede afirmar que la informática ha evolucionado

considerablemente hasta el punto de convertirse en una herramienta indispensable para las

organizaciones que buscan ser más competitivas, agilizando las operaciones comerciales

entre compradores y vendedores, sin embargo, hay que implementar PSI claros, para que

las negociaciones se realicen de una manera efectiva, sabiendo a quien se le está


comprando, que se está comprando, cuando será provisto el bien o servicio, como se

gestionaran los fallos en los productos adquiridos y desviaciones en los servicios y demás

aspectos contractuales.

Asimismo, para que Bio D realice un intercambio comercial eficientemente con sus

proveedores, es necesario que constantemente esté revisando aspectos como la información

de los precios, catálogo de productos, plataforma de tramitación de pagos y su propio

proceso de gestión de pedidos. Con el objetivo de establecer un marco de referencia para

aplicar medidas enfocadas a reducir las barreras y potenciar las ventajas que posibiliten la

implantación de un modelo de comercio electrónico que contribuya a una integración

Upstream.

Es importante que el proceso de aprovisionamiento que realiza Bio D a través del

comercio electrónico este soportado en una excelente gestión de las TIC para lograr una

mejora sustancial en dicho proceso y aumentar el desempeño organizacional en la

concertación de oportunidades de creación de valor asociadas a la implementación de TIC.


Referencias

Castañeda, D. H., & Zavala, J. G. (24 de julio de 2012). Google Academico.

Recuperado el 14 de mayo de 2017, de Comercio Eléctronico:

http://www.eumed.net/ce/2012/tcgz.html

Del Pino, A. G., & Vázquez, E. Y. (8 de marzo de 2004). Google Academico.

Recuperado el 14 de mayo de 2017, de El comercio electrónico en España Una

aproximación estadística al fenómeno:

http://www.revistasice.info/cachepdf/BICE_2798_31-

45__4EDBF89C5543D00BDCBBA2AB225DBD0B.pdf

Jones, C., Mottab, J., & Alderetec, M. V. (2016). Gestión estratégica de tecnologías

de información y comunicación y adopción del comercio electrónico en Mipymes de

Córdoba, Argentina. Estudios Gerenciales, 2. Recuperado el 14 de mayo de 2017, de

http://web.a.ebscohost.com.ezproxy.unipiloto.edu.co/ehost/pdfviewer/pdfviewer?sid=ffceec

66-2fd9-4b64-a04a-78a495800ac4%40sessionmgr4010&vid=1&hid=4214

Kaba, I. (2008). Elementos básicos de comercio electrónico. La Habana: Editorial

Universitaria. Recuperado el 15 de mayo de 2017, de Elementos básicos de.

Kurnia, S., Choudrie, J., Mahbubur, R. M., & Alzougool, B. (2015). E-commerce

technology adoption: A Malaysian grocery SME retail sector study. Journal of Business

Research, 1906–1918. Recuperado el 14 de mayo de 2017

Olivares, H. (2012). Modelos de e-business. Recuperado de

http://docencia.fca.unam.mx/~gcervantes/blog/Modelos_E-Business_Hec.pdf
Pérez, J., 2008. Análisis y diseño de herramientas de e-business. Recuperado de

https://upcommons.upc.edu/bitstream/handle/2099.1/6101/proyecto_Juan_de_Miguel.pdf

Pérez, R. y Camacho R. (2006). E-business como herramienta para el mejoramiento

de los procesos productivos en las empresas: estudios de casos. Recuperado de

http://biblioteca.unitecnologica.edu.co/notas/tesis/0036528.pdf

Svarzman, G. (2007). Empresas transnacionales: sus estrategias de investigación y

desarrollo y el papel de Argentina y el Mercosur. Recuperado de

http://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/3540/S2007061_es.pdf;jsessionid=18D

21658A958EC72D6CF81149F44E010?sequence=1