Está en la página 1de 23

Número suelto € 1,00.

Número atrasado € 2,00

L’OSSERVATORE ROMANO
EDICIÓN SEMANAL EN LENGUA ESPAÑOLA
Unicuique suum Non praevalebunt
Año L, número 4 (2.551) Ciudad del Vaticano 26 de enero de 2018

Concluye la semana de oración por la unidad de los cristianos

La misma gracia bautismal


página 2 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 26 de enero de 2018, número 4

Editorial
Viaje pastoral del Papa a Perú
Amazonia nuestra
GIOVANNI MARIA VIAN
En el programa del viaje papal a Perú ha-
bía impresionado inmediatamente que el pri-
mer evento fuera el encuentro con los pue-
blos de la Amazonia y no con las autorida-
des, como en general sucede, pero el mismo
Pontífice subrayó este hecho en Puerto Mal-
donado. Y en la puerta peruana de esta re-
gión, que se define como el pulmón del pla-
neta por la inmensidad y la variedad de sus
recursos naturales, precisamente el Amazo-
nas, que Bergoglio definió como «nuestro»,
fue, de hecho, el gran tema afrontado por el
Pontífice en el país.
Tierra de esperanza por la pluralidad cul-
tural, por la presencia de muchos jóvenes,
por la santidad de algunas figuras cristianas.
Sin embargo, todo Perú está amenazado por
la ávida e insensata sobreexplotación de sus
riquezas, en detrimento del medio ambiente
natural y del humano. Por eso, dirigiéndose
a las autoridades, el Papa volvió a hablar de
ecología integral, central en la encíclica Lau-
dato si’, el gran documento social del Pontifi-
cado que ha tenido un fuerte impacto en El Papa condena las políticas de esterilización forzosa de las poblaciones indígenas
muchos ambientes laicos.
La alarma lanzada por Bergoglio ha sido clarísima.
La degradación ambiental, lleva con sí la moral: des- Defender la Amazonia
de la trata, que es «un nuevo modo de esclavitud», a
la corrupción, virus que infecta a los pueblos y las de- del colonialismo económico e ideológico
mocracias, dañando sobre todo a los pobres y a la
«madre tierra» cantada por el santo de Asís. Y una Empezó en la Amazonia la primera jornada transcurrida por el en sus territorios como lo es-
breve representación de esta dramática situación fue Papa Francisco en Perú. En la mañana del viernes 19 de enero, el tán ahora. La Amazonia es
realizada, en forma de danza, por algunos jóvenes Pontífice desde Lima llegó en avión al vicariato apostólico de tierra disputada desde varios
frente al Pontífice conmovido durante la visita a la Puerto Maldonado para reunirse con los pueblos indígenas y frentes: por una parte, el neo-
casa «El Principito» de Puerto Maldonado, dirigida entregarles la encíclica Laudato si’ en las lenguas locales. extractivismo y la fuerte pre-
por el misionero suizo Xavier Arbex y que acoge a Publicamos a continuación el discuro del Papa en el palacio de sión por grandes intereses
niños sin familia. deportes Coliseo Madre de Dios, donde tuvo lugar el encuentro. económicos que apuntan su
Madre de Dios se llama esta parte de tierra amazó- avidez sobre petróleo, gas,
nica visitada por primera vez por un Papa: no es, por Queridos hermanos reflejo de esta tierra. Un ros- madera, oro, monocultivos
lo tanto, tierra de nadie, una «tierra huérfana» excla- y hermanas: tro plural, de una variedad agroindustriales. Por otra par-
mó con fuerza Francisco frente a la población, inclu- Junto a ustedes me brota el infinita y de una enorme ri- te, la amenaza contra sus te-
so si algunos quieren transformarla en una «tierra canto de san Francisco: «Ala- queza biológica, cultural, es- rritorios también viene por la
anónima, sin hijos, una tierra infecunda». Es la cultu- bado seas, mi Señor». Sí, ala- piritual. Quienes no habita- perversión de ciertas políticas
ra del descarte, tantas veces criticada por Bergoglio: bado seas por la oportunidad mos estas tierras necesitamos que promueven la «conserva-
por una parte, «consumismo alienante» y por la otra que nos regalas con este en- de vuestra sabiduría y conoci- ción» de la naturaleza sin te-
«sufrimiento asfixiante», como el de muchas mujeres cuentro. Gracias Mons. Da- miento para poder adentrar- ner en cuenta al ser humano
usadas y violadas por una cultura machista tenaz; es vid Martínez de Aguirre Gui- nos, sin destruir, el tesoro que y, en concreto, a ustedes her-
nea, señor Héctor, señora Yé- encierra esta región, y se ha- manos amazónicos que habi-
la idolatría de la avaricia, del dinero y del poder que
sica y señora María Luzmila cen eco las palabras del Señor tan en ellas. Sabemos de mo-
llega a exigir sacrificios humanos. En cambio, el ros-
por sus palabras de bienveni- a Moisés: «Quítate las sanda- vimientos que, en nombre de
tro abigarrado de la Amazonia, fue celebrado por
da y por sus testimonios. En lias, porque el suelo que estás la conservación de la selva,
Francisco en el encuentro emocionante con los repre-
ustedes quiero agradecer y sa- pisando es una tierra santa» acaparan grandes extensiones
sentantes de sus pueblos, que el Pontífice quiso enu-
ludar a todos los habitantes (Ex 3, 5). de bosques y negocian con
merar uno a uno, como los que llegaron a Jerusalén
para Pentecostés, descrito al inicio de los Hechos de de Amazonia. Permítanme una vez más ellas generando situaciones de
los Apóstoles. Frente a ellos y con ellos, solemnemen- Veo que han venido de los decir: ¡Alabado seas Señor opresión a los pueblos origi-
te, el Papa quiso reafirmar «una opción sincera por la diferentes pueblos originarios por esta obra maravillosa de narios para quienes, de este
defensa de la vida, defensa de la tierra y defensa de la de la Amazonia: Harakbut, tus pueblos amazónicos y por modo, el territorio y los re-
cultura», nunca tan amenazadas. Esse-ejas, Matsiguenkas, Yi- toda la biodiversidad que es- cursos naturales que hay en
Francisco alzó así su voz contra la explotación sal- nes, Shipibos, Asháninkas, tas tierras envuelven! ellos se vuelven inaccesibles.
vaje pero también contra «la perversión de ciertas po- Yaneshas, Kakintes, Nahuas, Este canto de alabanza se Esta problemática provoca as-
líticas que promueven la “conservación” de la natura- Yaminahuas, Juni Kuin, Ma- entrecorta cuando escucha- fixia a sus pueblos y migra-
leza sin tener en cuenta al ser humano». Porque «la dijá, Manchineris, Kukamas, mos y vemos las hondas heri- ción de las nuevas generacio-
defensa de la tierra no tiene otra finalidad que no sea Kandozi, Quichuas, Huitotos, das que llevan consigo la nes ante la falta de alternati-
la defensa de la vida», reafirmó con cortante nitidez. Shawis, Achuar, Boras, Awa- Amazonia y sus pueblos. Y vas locales. Hemos de romper
Y en este prólogo del sínodo convocado para la jún, Wampís, entre otros. he querido venir a visitarlos y con el paradigma histórico
Amazonia, la nueva denuncia del Pontífice a los «co- También veo que nos acom- escucharlos, para estar juntos que considera la Amazonia
lonialismos ideológicos disfrazados de progreso» y a pañan pueblos procedentes en el corazón de la Iglesia, como una despensa inagota-
las políticas de esterilización contra las mujeres que se del Ande que se han venido a unirnos a sus desafíos y con ble de los Estados sin tener
incentivan y promueven por organismos internaciona- la selva y se han hecho ama- ustedes reafirmar una opción en cuenta a sus habitantes.
les reclamó las palabras de la Laudato si’. En perfecta zónicos. He deseado mucho sincera por la defensa de la Considero imprescindible
coherencia con las dos encíclicas, Populorum progressio este encuentro. Quise empe- vida, defensa de la tierra y realizar esfuerzos para gene-
y Humanae vitae, publicadas por Pablo VI hace medio zar por aquí la visita a Perú. defensa de las culturas. rar espacios institucionales de
siglo y reivindicadas como defensa de la vida por el Gracias por vuestra presencia Probablemente los pueblos respeto, reconocimiento y diá-
propio Montini en el balance del Pontificado cuaren- y por ayudarnos a ver más de originarios amazónicos nunca logo con los pueblos nativos;
ta días antes de morir. cerca, en vuestros rostros, el hayan estado tan amenazados asumiendo y rescatando la

TIPO GRAFIA VATICANA EDITRICE Tarifas de suscripción: Italia - Vaticano: € 58.00; Europa (España + IVA): € 100.00 - $ 148.00; América
L’OSSERVATORE ROMANO GIOVANNI MARIA VIAN
director L’OSSERVATORE ROMANO Latina, África, Asia: € 110.00 - $ 160.00; América del Norte, Oceanía: € 162.00 - $ 240.00.
EDICIÓN SEMANAL EN LENGUA ESPAÑOLA don Sergio Pellini S.D.B. Administración: 00120 Ciudad del Vaticano, teléfono + 39 06 698 99 480, fax + 39 06 698 85 164,
Giuseppe Fiorentino director general
Unicuique suum Non praevalebunt subdirector
e-mail: suscripciones@ossrom.va.
Servicio fotográfico
Silvina Pérez photo@ossrom.va
En México: Arquidiócesis primada de México. Dirección de Comunicación Social. San Juan de Dios,
jefe de la edición 222-C. Col. Villa Lázaro Cárdenas. CP 14370. Del. Tlalpan. México, D.F.; teléfono + 52 55 2652 99 55,
Ciudad del Vaticano Publicidad: Il Sole 24 Ore S.p.A.
Redacción System Comunicazione Pubblicitaria fax + 52 55 5518 75 32; e-mail: suscripciones@semanariovaticano.mx.
ed.espanola@ossrom.va via del Pellegrino, 00120 Ciudad del Vaticano Via Monte Rosa 91, 20149 Milano En Perú: Editorial salesiana, Avenida Brasil 220, Lima 5, Perú; teléfono + 51 42 357 82; fax + 51 431 67 82;
www.osservatoreromano.va teléfono 39 06 698 99410 segreteriadirezionesystem@ilsole24ore.com e-mail: editorial@salesianos.edu.pe.
número 4, viernes 26 de enero de 2018 L’OSSERVATORE ROMANO página 3

cultura, lengua, tradiciones, derechos y espirituali- pueblos originarios nos recuerda que no somos educación de los pueblos originarios debe ser una
dad que les son propias. Un diálogo intercultural los poseedores absolutos de la creación. Urge asu- prioridad y compromiso del Estado; compromiso
en el cual ustedes sean los «principales interlocu- mir el aporte esencial que le brindan a la socie- integrador e inculturado que asuma, respete e in-
tores, sobre todo a la hora de avanzar en grandes dad toda, no hacer de sus culturas una idealiza- tegre como un bien de toda la nación su sabidu-
proyectos que afecten a sus espacios»1. El recono- ción de un estado natural ni tampoco una especie ría ancestral, y así nos lo señalaba María Luzmila.
cimiento y el diálogo será el mejor camino para de museo de un estilo de vida de antaño. Su cos- Pido a mis hermanos obispos que, como se vie-
transformar las históricas relaciones marcadas por movisión, su sabiduría, tienen mucho que ense- ne haciendo incluso en los lugares más alejados
la exclusión y la discriminación. ñarnos a quienes no pertenecemos a su cultura. de la selva, sigan impulsando espacios de educa-
Todos los esfuerzos que hagamos por mejorar la
Como contraparte, es justo reconocer que exis- ción intercultural y bilingüe en las escuelas y en
vida de los pueblos amazónicos serán siempre po-
ten iniciativas esperanzadoras que surgen de vues- los institutos pedagógicos y universidades4. Felici-
cos.
tras bases mismas y de vuestras organizaciones, y to las iniciativas que desde la Iglesia Amazónica
propician que sean los propios pueblos originarios Son preocupantes las noticias que llegan sobre peruana se llevan a cabo para la promoción de los
y comunidades los guardianes de los bosques, y el avance de algunas enfermedades. Asusta el si- pueblos originarios: escuelas, residencias de estu-
que los recursos que genera la conservación de los lencio porque mata. Con el silencio no generamos diantes, centros de investigación y promoción co-
mismos revierta en beneficio de sus familias, en la acciones encaminadas a la prevención, sobre todo mo el Centro Cultural José Pío Aza, el CAAAP y el
mejora de sus condiciones de vida, en la salud y de adolescentes y jóvenes, ni tratamos a los enfer- CETA, novedosos e importantes espacios universi-
educación de sus comunidades. Este «buen ha- mos, condenándolos a la exclusión más cruel. Pe- tarios interculturales como el NOPOKI, dirigidos
dimos a los Estados que se implementen políticas
cer» va en sintonía con las prácticas del «buen vi- expresamente a la formación de los jóvenes de las
de salud intercultural que tengan en cuenta la
vir» que descubrimos en la sabiduría de nuestros diversas etnias de nuestra Amazonia.
realidad y cosmovisión de los pueblos, promo-
pueblos. Y permítanme decirles que si, para algu- viendo profesionales de su propia etnia que sepan Felicito también a todos aquellos jóvenes de los
nos, ustedes son considerados un obstáculo o un enfrentar la enfermedad desde su propia cosmovi- pueblos originarios que se esfuerzan por hacer,
«estorbo», en verdad, ustedes con su vida son un sión. Y como lo he expresado en Laudato si’, una desde el propio punto de vista, una nueva antro-
grito a la conciencia de un estilo de vida que no vez más es necesario alzar la voz a la presión que pología y trabajan por releer la historia de sus
logra dimensionar los costes del mismo. Ustedes organismos internacionales hacen sobre ciertos pueblos desde su perspectiva. También felicito a
son memoria viva de la misión que Dios nos ha países para que promuevan políticas de reproduc- aquellos que, por medio de la pintura, la literatu-
encomendado a todos: cuidar la Casa Común. ción esterilizantes. Estas se ceban de una manera ra, la artesanía, la música, muestran al mundo su
La defensa de la tierra no tiene otra finalidad más incisiva en las poblaciones aborígenes. Sabe- cosmovisión y su riqueza cultural. Muchos han
que no sea la defensa de la vida. escrito y hablado sobre ustedes.
Sabemos del sufrimiento que al- Está bien, que ahora sean uste-
gunos de ustedes padecen por des mismos quienes se autodefi-
los derrames de hidrocarburos nan y nos muestren su identi-
que amenazan seriamente la vida dad. Necesitamos escucharles.
de sus familias y contaminan su Queridos hermanos de la
medio natural. Amazonia, ¡cuántos misioneros y
Paralelamente, existe otra de- misioneras se han comprometido
vastación de la vida que viene con sus pueblos y han defendido
acarreada con esta contamina- sus culturas! Lo han hecho ins-
ción ambiental propiciada por la pirados en el Evangelio. Cristo
minería ilegal. Me refiero a la también se encarnó en una cul-
trata de personas: la mano de tura, la hebrea, y a partir de ella,
obra esclava o el abuso sexual. se nos regaló como novedad a
La violencia contra las adoles- todos los pueblos de manera que
centes y contra las mujeres es un cada uno, desde su propia iden-
clamor que llega al cielo. «Siem- tidad, se sienta autoafirmado en
pre me angustió la situación de Él. No sucumban a los intentos
que hay por desarraigar la fe ca-
los que son objeto de las diver-
tólica de sus pueblos5. Cada cul-
sas formas de trata de personas.
tura y cada cosmovisión que re-
Quisiera que se escuchara el gri-
cibe el Evangelio enriquece a la
to de Dios preguntándonos a to- Iglesia con la visión de una nue-
dos: «¿Dónde está tu hermano?» va faceta del rostro de Cristo. La
(Gn 4, 9). ¿Dónde está tu her- Iglesia no es ajena a vuestra pro-
mano esclavo? [...] No nos haga- blemática y a vuestras vidas, no
mos los distraídos ni miremos quiere ser extraña a vuestra for-
para otra parte. Hay mucha ma de vida y organización. Ne-
complicidad. ¡La pregunta es pa- cesitamos que los pueblos origi-
ra todos!»2. narios moldeen culturalmente las
Cómo no recordar a santo To- Iglesias locales amazónicas. Y al
ribio cuando constataba con gran pesar en el ter- mos que se sigue promoviendo en ellas la esterili- respecto, me dio mucha alegría escuchar que uno
cer Concilio Limense «que no solamente en tiem- zación de las mujeres, en ocasiones con descono- de los trozos de Laudato si’ fuera leído por un
pos pasados se les hayan hecho a estos pobres cimiento de ellas mismas. diácono permanente de vuestra cultura. Ayuden a
tantos agravios y fuerzas con tanto exceso, sino La cultura de nuestros pueblos es un signo de sus obispos, ayuden a sus misioneros y misione-
también hoy muchos procuran hacer lo mismo…» vida. La Amazonia, además de ser una reserva de ras, para que se hagan uno con ustedes, y de esa
(Ses. III, c.3). Por desgracia, después de cinco si- la biodiversidad, es también una reserva cultural manera dialogando entre todos, puedan plasmar
glos estas palabras siguen siendo actuales. Las pa- que debe preservarse ante los nuevos colonialis-
labras proféticas de aquellos hombres de fe —co- una Iglesia con rostro amazónico y una Iglesia
mos. La familia es —como dijo una de ustedes— y con rostro indígena. Con este espíritu convoqué
mo nos lo han recordado Héctor y Yésica—, son ha sido siempre la institución social que más ha
el grito de esta gente, que muchas veces está si- contribuido a mantener vivas nuestras culturas. el Sínodo para la Amazonia en el año 2019, cuya
lenciada o se les quita la palabra. Esa profecía de- En momentos de crisis pasadas, ante los diferen- primera reunión, como Consejo pre-sinodal, será
be permanecer en nuestra Iglesia, que nunca deja- tes imperialismos, la familia de los pueblos origi- aquí, hoy, esta tarde.
rá de clamar por los descartados y por los que su- narios ha sido la mejor defensa de la vida. Se nos Confío en la capacidad de resiliencia de los
fren. pide un especial cuidado para no dejarnos atrapar pueblos y su capacidad de reacción ante los difíci-
De esta preocupación surge la opción primor- por colonialismos ideológicos disfrazados de pro- les momentos que les toca vivir. Así lo han de-
dial por la vida de los más indefensos. Estoy pen- greso que poco a poco ingresan dilapidando mostrado en los diferentes embates de la historia,
sando en los pueblos a quienes se refiere como identidades culturales y estableciendo un pensa-
con sus aportes, con su visión diferenciada de las
«Pueblos Indígenas en Aislamiento Voluntario» miento uniforme, único… y débil. Escuchen a los
(PIAV). Sabemos que son los más vulnerables de ancianos, por favor. Ellos tienen una sabiduría relaciones humanas, con el medio ambiente y con
entre los vulnerables. El rezago de épocas pasadas que les pone en contacto con lo trascendente y les la vivencia de la fe.
los obligó a aislarse hasta de sus propias etnias, hace descubrir lo esencial de la vida. No nos olvi- Rezo por ustedes y por su tierra bendecida por
emprendieron una historia de cautiverio en los lu- demos que «la desaparición de una cultura puede Dios, y les pido, por favor, que no se olviden de
gares más inaccesibles del bosque para poder vi- ser tanto o más grave que la desaparición de una rezar por mí. Muchas gracias. Tinkunakama
vir en libertad. Sigan defendiendo a estos herma- especie animal o vegetal»3. Y la única manera de (Quechua: Hasta un próximo encuentro).
nos más vulnerables. Su presencia nos recuerda que las culturas no se pierdan es que se manten- 1 Carta enc. Laudato si’, 146.
que no podemos disponer de los bienes comunes gan en dinamismo, en constante movimiento.
al ritmo de la avidez y del consumo. Es necesario ¡Qué importante es lo que nos decían Yésica y 2 Exhort. ap. Evangelii gaudium, 211.

que existan límites que nos ayuden a preservarnos Héctor: «queremos que nuestros hijos estudien, 3 Carta enc. Laudato si’, 145.
de todo intento de destrucción masiva del hábitat pero no queremos que la escuela borre nuestras 4 Cf. V Conferencia General del Episcopado
que nos constituye. tradiciones, nuestras lenguas, no queremos olvi-
El reconocimiento de estos pueblos —que nun- darnos de nuestra sabiduría ancestral»! Latinoamericano y del Caribe, Documento de Apa-
ca pueden ser considerados una minoría, sino au- La educación nos ayuda a tender puentes y a recida (29 junio 2007), 530.
ténticos interlocutores— así como de todos los generar una cultura del encuentro. La escuela y la 5 Cf. ibíd., 531.
página 4 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 26 de enero de 2018, número 4

El Papa pide combatir la cultura del descarte y las esclavitudes modernas

No se puede aceptar la violencia contra las mujeres


La segunda etapa del Pontífice en Puerto Maldonado a media mañana del viernes 19 de enero se desarrolló que determinados trabajos pondrían fin a situa-
en el campo del instituto Jorge Basadre para encontrar a la población local. A continuación, su discurso. ciones precarias, se basaron en el brillo promete-
dor de la extracción del oro. Pero no olvidemos
que el oro se puede convertir en un falso dios que
Queridos hermanos y hermanas: dre! Esta buena noticia se va transmitiendo de ge- exige sacrificios humanos.
neración en generación gracias al esfuerzo de tan-
Veo que han venido no sólo de los rincones de Los falsos dioses, los ídolos de la avaricia, del
tos que comparten este regalo de sabernos hijos
esta Amazonia peruana, sino también de los An- de Dios y nos ayuda a reconocer al otro como dinero, del poder lo corrompen todo. Corrompen
des y de otros países vecinos. ¡Qué linda imagen hermano. la persona y las instituciones, también destruyen
de la Iglesia que no conoce fronteras y en la que el bosque. Jesús decía que hay demonios que, pa-
En varias ocasiones me he referido a la cultura ra expulsarlos, exigen mucha oración. Este es uno
todos los pueblos pueden encontrar un lugar! del descarte. Una cultura que no se conforma so-
Cuánto necesitamos de estos momentos donde de ellos. Los animo a que se sigan organizando
lamente con excluir, como estábamos acostumbra-
poder encontrarnos y, más allá de la procedencia, en movimientos y comunidades de todo tipo para
dos a ver, sino que avanzó silenciando, ignorando
animarnos a generar una cultura del encuentro y desechando todo lo que no le sirve a sus intere- ayudar a superar estas situaciones; y también a
ses; pareciera que el consumismo alienante de al- que, desde la fe, se organicen como comunidades
que nos renueva en la esperanza.
gunos no logra dimensionar el sufrimiento asfi- eclesiales de vida en torno a la persona de Jesús.
Gracias Mons. David, por sus palabras de bien- Desde la oración sincera y el encuentro esperan-
xiante de otros. Es una cultura anónima, sin lazos
venida. Gracias Arturo y Margarita por compartir zado con Cristo podremos lograr la conversión
y sin rostros, la cultura del descarte. Es una cultu-
con todos nosotros sus vivencias. Nos decían ra sin madre que lo único que quiere es consumir. que nos haga descubrir la vida verdadera. Jesús
ellos: «Nos visita en esta tierra tan olvidada, heri- Y la tierra es tratada dentro de esta lógica. Los nos prometió vida verdadera, vida auténtica, vida
da y marginada… pero no somos la tierra de na- bosques, ríos y quebradas son usados, utilizados eterna. No vida ficticia, como las falsas promesas
die». Gracias por decirlo: no somos tierra de na- hasta el último recurso y luego dejados baldíos e deslumbrantes que, prometiendo vida, terminan
die. Y es algo que hay que decirlo con fuerza: us- inservibles. Las personas son tratadas también llevándonos a la muerte.

tedes no son tierra de nadie. Esta tierra tiene con esta lógica: son usadas hasta el cansancio y Hermanas y hermanos, la salvación no es gené-
nombres, tiene rostros: los tiene a ustedes. después dejadas como «inservibles». Esta es la rica, no es abstracta. Nuestro Padre mira personas
Esta región está llamada con ese bellísimo cultura del descarte, se descarta a los chicos, se concretas, con rostros e historias concretas. Todas
nombre: Madre de Dios. No puedo dejar de ha- descarta a los ancianos. Allí, saliendo, cuando hi- las comunidades cristianas tienen que ser reflejo
cer mención de María, joven muchacha que vivía ce el recorrido hay una abuela de 97 años, ¿vamos de esa mirada de Dios, de esta presencia que crea
en una aldea lejana, perdida, considerada también a descartar a la abuela, qué les parece? No, por- lazos, genera familia y comunidad. Es una mane-
por tantos como «tierra de nadie». Allí recibió el que la abuela es la sabiduría de un pueblo. ¡Un ra de hacer visible el Reino de los Cielos, comu-
saludo y la invitación más grande que una perso- aplauso a la abuela de 97 años! nidades donde cada uno se sienta parte, se sienta
na pueda experimentar: ser la Madre de Dios; Pensando en estas cosas permítanme detenerme llamado por su nombre e impulsado a ser artífice
hay alegrías que sólo las pueden escuchar los pe- en un tema doloroso. Nos acostumbramos a utili- de vida para los demás.
queños.1 zar el término «trata de personas». Al llegar a Tengo esperanza en ustedes… además al reco-
Ustedes tienen en María, no sólo un testimonio Puerto Maldonado, en el aeropuerto vi un cartel rrer vi muchos chicos y donde hay chicos hay es-
a quien mirar, sino una Madre y donde hay ma- que me llamó la atención gratamente: «Está aten- peranza, gracias. Tengo esperanza en ustedes, en
dre no está ese mal terrible de sentir que no le to contra la trata». Se ve que están tomando con- el corazón de tantas personas que quieren una vi-
pertenecemos a nadie, ese sentimiento que nace ciencia. Pero en realidad deberíamos hablar de es- da bendecida. Han venido a buscarla aquí, a una
cuando comienza a desaparecer la certeza de que clavitud: esclavitud para el trabajo, esclavitud se- de las explosiones de vida más exuberante del
pertenecemos a una familia, a un pueblo, a una xual, esclavitud para el lucro. Duele constatar có- planeta. Amen esta tierra, siéntanla suya. Huéla-
tierra, a nuestro Dios. Queridos hermanos, lo pri- mo en esta tierra, que está bajo el amparo de la nla, escúchenla, maravíllense de ella. Enamórense
mero que me gustaría transmitirles —y lo quiero Madre de Dios, tantas mujeres son tan desvalora- de esta tierra Madre de Dios, comprométanse y
hacer con fuerza— es que ¡esta no es una tierra das, menospreciadas y expuestas a un sinfín de cuídenla, defiéndanla. No la usen como un simple
huérfana, es la tierra de la Madre! Y, si hay ma- violencias. No podemos «naturalizar» la violen- objeto descartable, sino como un verdadero tesoro
dre, hay hijos, hay familia y hay comunidad. Y cia, tomarla como algo natural. No, no se natura- para disfrutar, hacer crecer y transmitirlo a sus
donde hay madre, familia y comunidad, no po- liza la violencia hacia las mujeres, sosteniendo hijos.
drán desaparecer los problemas, pero seguro que una cultura machista que no asume el rol prota-
se encuentra la fuerza para enfrentarlos de una gónico de la mujer dentro de nuestras comunida- A María, Madre de Dios y Madre Nuestra nos
manera diferente. des. No nos es lícito mirar para otro lado, herma- encomendamos, nos ponemos bajo su protección.
nos, y dejar que tantas mujeres, especialmente Y por favor, no se olviden de rezar por mí, y los
Es doloroso constatar cómo hay algunos que invito a todos a rezar a la Madre de Dios.
quieren apagar esta certeza y volver a Madre de adolescentes sean «pisoteadas» en su dignidad.
Dios una tierra anónima, sin hijos, una tierra infe- Varias personas han emigrado hacia la Amazo- Dios te salve, María…
1 «Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tie-
cunda. Un lugar fácil de comercializar y explotar. nia buscando techo, tierra y trabajo. Vinieron bus-
Por eso nos hace bien repetir en nuestras casas, cando un futuro mejor para sí mismas y para sus rra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y
comunidades y en lo hondo del corazón de cada familias. Abandonaron sus vidas humildes, pobres a los prudentes y haberlas revelado a los peque-
uno: ¡Esta no es una tierra huérfana! ¡Tiene Ma- pero dignas. Muchas de ellas, por la promesa de ños» (Mt 11, 25).
número 4, viernes 26 de enero de 2018 L’OSSERVATORE ROMANO página 5

A los niños la invitación a no renunciar a los propios sueños

El mundo los necesita tal y cual son


Finalmente, en la conclusión de la mañana del viernes 19 de enero, el Papa
visitó la casa «El Principito» que acoge a menores sin familia. Entre cantos
y coreografías realizadas por los niños, después del saludo dirigido por el
director y el testimonio de una joven que ha crecido en el Hogar, Francisco
pronunció el siguiente discurso.

Queridos hermanos y hermanas, ser luz de esperanza para todos


queridos niños: nosotros. Me da alegría ver que
Muchas gracias por este bonito tienen un hogar donde son acogi-
recibimiento, por las palabras de dos, donde con cariño y amistad
bienvenida. Verlos cantar, verlos los ayudan a descubrir que Dios
bailar me da mucha alegría. Gra- les tiende las manos y les pone
cias. Cuando me contaron de la sueños en el corazón. Es lindo
existencia de este «Hogar El Prin- eso.
cipito» y de la Fundación Apro- ¡Qué testimonio tan bueno el
nia, sentí que no podía irme de de ustedes jóvenes que han transi-
Puerto Maldonado sin saludarlos. tado por este camino, que ayer se
Quisieron reunirse de diferentes llenaron de amor en esta casa y
albergues en este lindo «Hogar El hoy han podido formar su propio
Principito». Gracias por los es- futuro! Ustedes son para todos
fuerzos que realizaron para poder nosotros la señal de las inmensas
estar hoy aquí. potencialidades que tiene cada
Acabamos de celebrar la Navi- persona. Para estos niños y niñas
dad. Se nos enterneció el corazón ustedes son el mejor ejemplo a se-
con la imagen del Niño Jesús. Él guir, la esperanza de que ellos
es nuestro tesoro, y ustedes niños también podrán. Todos necesita-
son el reflejo, y también son nues- mos modelos a seguir; los niños
tro tesoro, el de todos nosotros, el necesitan mirar para adelante y
tesoro más lindo que tenemos que encontrar modelos positivos:
cuidar. Perdonen las veces que los «Quiero ser como él, quiero ser
mayores no lo hacemos o que no como ella», sienten y dicen. Todo
les damos la importancia que uste- lo que ustedes jóvenes puedan ha-
des se merecen. Cuando sean cer, como venir a estar con ellos, a aprovechen la oportunidad que taciones. Los necesitamos auténti-
grandes no lo olviden. Sus mira- jugar, a pasar el tiempo es impor- tienen para formarse, esta oportu- cos, jóvenes orgullosos de pertene-
das, sus vidas siempre exigen un tante. Sean para ellos, como decía nidad que les da esta Fundación cer a los pueblos amazónicos y
mayor compromiso y trabajo para el Principito, las estrellitas que ilu- Apronia. El mundo los necesita a que aportan a la humanidad una
no volvernos ciegos o indiferentes minan en la noche.1 Algunos de us- ustedes, jóvenes de los pueblos alternativa de vida verdadera.
ante tantos otros niños que sufren tedes, jóvenes que nos acompañan, originarios, y los necesita no dis- Amigos, nuestras sociedades tantas
y pasan necesidad. Ustedes, sin proceden de las comunidades nati- frazados sino tal y cual son. No veces, necesitan corregir el rumbo
lugar a dudas, son el tesoro más vas. Con tristeza ven la destruc- disfrazados de ciudadanos de otro y ustedes, los jóvenes de los pue-
preciado que tenemos que cuidar. ción de los bosques. Sus abuelos pueblo, no, como son ustedes, así blos originarios —estoy seguro—,
Queridos niños del «Hogar El les enseñaron a descubrirlos, en los necesitamos. ¡No se conformen pueden ayudar muchísimo con es-
Principito» y jóvenes de los otros ellos encontraban su alimento y la con ser el vagón de cola de la so- te reto, sobre todo enseñándonos
hogares de acogida. Algunos de medicina que los sanaba —lo re- ciedad, enganchados y dejándose un estilo de vida que se base en el
ustedes a veces están tristes por la presentaron bien al principio llevar! No, no, nunca sean vagón cuidado y no en la destrucción de
noche, echan de menos al papá o aquí—. Hoy son devastados por el de cola. Los necesitamos como todo aquello que se oponga a
la mamá que no está, y sé también vértigo de un progreso mal enten- motor, empujando. Y les reco- nuestra avaricia. Y lo principal
que hay heridas que duelen mu- dido. Los ríos que acogieron sus miendo una cosa, escuchen a sus también, es que quiero agradecer
cho. Dirsey, vos fuiste valiente y juegos y les regalaron comida hoy abuelos, valoren sus tradiciones, al padre Xavier [Arbex de Mor-
nos lo compartiste. Y me decías están enlodados, contaminados, no frenen su curiosidad. Busquen sier, fundador de la Asociación
«que mi mensaje sea una luz de muertos. Jóvenes, no se confor- sus raíces y, a la vez, abran los Apronia]. Padre Xavier ha sufrido
esperanza». Pero déjame decirte men con lo que está pasando. No ojos a lo novedoso, sí… y hagan mucho y le ha costado esto, sim-
algo: tu vida, tus palabras y las de renuncien al legado de sus abue- su propia síntesis. Devuélvannos plemente gracias, gracias por su
todos ustedes son luz de esperan- los, no renuncien a su vida ni a al mundo lo que aprenden porque ejemplo. Quiero agradecer a los
za. Quiero darles las gracias por el sus sueños. Me gustaría estimular- el mundo los necesita originales, religiosos y religiosas, a las misio-
testimonio de ustedes. Gracias por los a que estudien; prepárense, como realmente son, no como imi- neras laicas que hacen una labor
fabulosa y a todos los benefactores
que conforman esta familia. A los
voluntarios que regalan su tiempo
gratuito que es como bálsamo re-
frescante en las heridas. Y también
agradecer a quienes fortalecen a
estos jóvenes en sus identidades
amazónicas y los ayudan a forjar
un futuro mejor para sus comuni-
dades y para todo el planeta. Y
ahora, como estamos, cerramos los
ojos y pedimos a Dios que nos dé
la bendición.
Que el Señor tenga piedad y los
bendiga, ilumine su rostro sobre
ustedes, que el Señor tenga piedad
y misericordia y los colme con to-
da clase de favores, en el nombre
del Padre y del Hijo y del Espíritu
Santo. Amén (cf. Nm 6, 24-26; Sal
66; Bendición del Tiempo Ordi-
nario). Y les pido dos cosas: que
recen por mí y que no se olviden
que son las estrellitas que iluminan
en la noche.
1 Cf. Antoine de Saint-Exupéry,

XXIV; XXVI.
página 6 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 26 de enero de 2018, número 4

Una Iglesia de rostro amazónico e indígena


una minoría, sino auténticos interlocutores»,
y pueblos que deben definir su cultura sin
dejarse dominar por «colonialismos ideoló-
gicos disfrazados de progreso» que llevan a
«un pensamiento uniforme, único y débil».
Por eso ha felicitado a los jóvenes licencia-
dos indígenas «que se esfuerzan por hacer,
desde el propio punto de vista, una nueva
antropología y trabajan por releer la historia
de sus pueblos desde su perspectiva», así
como a los artistas. Deben tomar la palabra,
pues «muchos han escrito y hablado sobre
ustedes. Está bien que ahora sean ustedes
mismos quienes se autodefinan y nos mues-
tren su identidad. ¡Necesitamos escuchar-
les!».
Francisco ha pedido a los indígenas que
«ayuden a sus obispos, misioneros y misio-
neras, para que se hagan uno con ustedes, y
de esta manera dialogando entre todos, pue-
dan plasmar una Iglesia con rostro amazóni-
co y una Iglesia con rostro indígena. Con
este espíritu convoqué un Sínodo para la
Amazonia para el año 2019». El trabajo or-
ganizativo ha comenzado ya, y el Papa les
de nuestra enviada el Papa aborda el toro por las astas y de- ha confirmado que «la primera reunión pre-
SILVINA PÉREZ nuncia que el gran problema de esta región sinodal será aquí esta tarde», presidida por
es: «el neo-extractivismo y la fuerte presión el cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario ge-
El primer encuentro del Papa con la po- de grandes intereses económicos que dirigen neral del Sínodo de Obispos. Inaugurando,
blación de Perú tuvo lugar en Puerto Mal- su avidez sobre petróleo, gas, madera, oro, tal como la hizo en Bangui con el Jubileo
donado, corazón de la selva amazónica, en- monocultivos agroindustriales». Además del de la Misericordia, un importante momento
tre los ríos Tambopata y Pueblo de Dios, daño directo, Francisco ha señalado que de la Iglesia desde las periferias, subrayando
donde se reunió el viernes con cuatro mil «paralelamente, existe otra devastación de la una vez mas la universalidad de la Iglesia.
indígenas para denunciar juntos el saqueo y vida acarreada con esta contaminación am- El Santo Padre considera que éste era solo
la destrucción de la Amazonia a manos de biental propiciada por la minería ilegal. Me un primer encuentro y se ha despedido con
la minería legal e ilegal. A ellos, los más refiero a la trata de personas: la mano de una expresión en quechua: «¡Tinkunaka-
postergados del continente les ha dicho: obra esclava o el abuso sexual». ma!» («¡Hasta la próxima!»).
«¡Quise empezar por aquí la visita a Perú!». A eso se añade, según el Papa, «la perver- Como es tradicional, el discurso ha sido
Llegar hasta la sede del encuentro no resulta sión de ciertas políticas que promueven la seguido por la entrega de regalos, que co-
del todo fácil. Entre casas de lamiera y ca- “conservación” de la naturaleza sin tener en menzaron por los adornos amazónicos para
lles de fango con cunetas de agua estanca- cuenta al ser humano y, en concreto, a uste- los jefes y las fiestas. Se los entregó desde
da, tantos chiquillos y ancianos en un esce- des hermanos amazónicos que habitan en su silla de ruedas «Apu», un indígena tiro-
nario de pobreza bien visible entre una hu- ellas», pues acaparan grandes extensiones teado cuando pedía paz en medio de un en-
medad sofocante y un verde orgulloso. de selva excluyendo a los nativos y provo- frentamiento. Francisco se los puso ensegui-
En el coliseo deportivo Madre de Dios, cando la «asfixia de sus pueblos». Con pa- da, para delirio de todos los presentes. Lue-
prevalecen dos colores: el marrón y el verde, labras claras y eficaces, el Papa ha urgido a go el Papa subió al papamóvil y bajo un sol
los representantes de los pueblos amazóni- «romper con el paradigma histórico que sin piedad ha realizado la vuelta del campo
cos recibieron a Francisco con danzas y can- considera la Amazonia como una despensa del Instituto con vistas al Coliseo.
ciones tradicionales, la bienvenida estuvo a inagotable de los Estados sin tener en cuen-
cargo del obispo David Martínez de Agui- ta a sus habitantes». La sintonía plena se ha
rre, vicario apostólico de Puerto Maldona- manifestado con otro aplauso arrollador. Pe-
do, pero también con tres discursos a cargo ro lo más vil e inhumano, porque va direc-
de Héctor, Yésica y María Luzmila, que no tamente contra la vida de los indígenas, es
dejaban lugar a dudas sobre el saqueo que la presión internacional «sobre ciertos paí-
sufren los habitantes de estas tierras, pues ses» de los nueve principales de la Amazo-
los forasteros en busca de «agua negra», oro nia, para que hagan campañas de esteriliza-
o maderas, destruyen sus ríos y arrasan sus ción, especialmente «de las poblaciones
selvas. Bajo un gran crucifijo que presidía aborígenes. Sabemos que se siguen promo-
todo el espacio, el Papa ha agradecido su viendo en ellas la esterilización de las muje-
claridad y ha saludado por sus nombres res, en ocasiones con desconocimiento de
mencionando uno a uno a los principales ellas mismas».
«pueblos originarios de la Amazonia: Hara- En el Coliseo dos pantallas gigantes, en-
kbut, Esse-ejas, Matsiguenkas, Yines, Shipi- marcadas para la ocasión en hojas de palma,
bos, Asháninkas, Yaneshas, Kakintes, Na- los indígenas podían ver primeros planos de
huas, Yaminahuas, Juni Kuin, Madijá, Man- la expresión ilusionada en el rostro del Papa
chineris, Kukamas, Kandozi, Quichuas, cuando elogiaba las «iniciativas esperanza-
Huitotos, Shawis, Achuar, Boras, Awajún, doras que surgen de vuestras bases y organi-
Wampís, entre otros». Al frente de la dióce- zaciones, y propician que sean los propios
sis de Puerto Maldonado está un obispo pueblos originarios y comunidades los guar-
dominico español, David Martínez de Agui- dianes de los bosques, y que los recursos
rre, un auténtico misionero como su prede- que genera la conservación de los mismos
cesor «Apaktone», también dominico espa- reviertan en beneficio de sus familias». Du-
ñol, en proceso de beatificación. rante su discurso el Papa ha pedido una de-
«Quienes no habitamos estas tierras nece- fensa especial de «la vida de los más inde-
sitamos de vuestra sabiduría y conocimiento fensos», entre los que ha destacado los
para poder adentrarnos, sin destruir el teso- «Pueblos Indígenas en Aislamiento Volun-
ro que encierra esta región, y se hacen eco tario» que sin duda son, «los más vulnera-
las palabras del Señor a Moisés: “Quítate bles de entre los vulnerables», huidos a «los
las sandalias, porque el suelo que estás pi- lugares más inaccesibles del bosque para
sando es una tierra santa”» dijo el Papa. La poder vivir en libertad». Ellos en particular
reacción de los presentes fue inmediata, son las victimas silenciosas de los grandes
condensada en un aplauso general que no grupos que tienen intereses en la zona. Al
escondía la emoción y el entusiasmo por no ser documentados, no se conoce la iden-
sentirse respetados y considerados. Tal co- tidad y existencia de muchos de ellos. Fran-
mo lo ha hecho en Santiago, Temuco e cisco ha dicho además que los pueblos ama-
Iquique en los encuentros en tierra chilena, zónicos «nunca pueden ser considerados
número 4, viernes 26 de enero de 2018 L’OSSERVATORE ROMANO página 7

La corrupción infecta todo


El Papa denuncia el mal que corroe las democracias latinoamericanas
El viernes 19 de enero, por la tarde, el Papa volvió desde la Amazonia hasta de vida. La pérdida de selvas y bos- tierra los más perjudicados. Lo que
Lima en avión. Después de una breve visita a la capilla militar en la escala en ques implica no sólo la pérdida de se haga para luchar contra este fla-
la capital —donde dejó como regalo una escultura de madera que representa a especies, que incluso podrían signifi- gelo social merece la mayor de las
María Auxiliadora— llegó en automóvil el palacio del gobierno, para encontrar a car en el futuro recursos sumamente ponderaciones y ayudas… y esta lu-
las autoridades civiles. Al saludo dirigido por el presidente de la República, importantes, sino la pérdida de rela- cha nos compromete a todos. «Uni-
Pedro Pablo Kucynski, el Papa respondió con el discurso que publicamos a ciones vitales que terminan alteran- dos para defender la esperanza», im-
continuación. Después, siguió una visita de cortesía al jefe del estado, con un do todo el ecosistema2. plica mayor cultura de la transparen-
encuentro privado e intercambio de regalos. En este contexto, «unidos para cia entre entidades públicas, sector
defender la esperanza» significa im- privado y sociedad civil, y no exclu-
pulsar y desarrollar una ecología in- yo a las organizaciones eclesiásticas.
Señor Presidente, dimientos como, asimismo, la res-
tegral como alternativa a «un mode- Nadie puede resultar ajeno a este
miembros del Gobierno y del Cuer- ponsabilidad comunitaria por el de-
lo de desarrollo ya caduco pero que proceso; la corrupción es evitable y
po Diplomático, sarrollo de todos que se conjuga en
sigue provocando degradación hu- exige el compromiso de todos.
distinguidas autoridades, la solidaridad, mostrada tantas veces
representantes de la sociedad civil, ante las diversas catástrofes vividas. mana, social y ambiental»3. Y esto A quienes ocupan algún cargo de
señoras, señores todos: exige escuchar, reconocer y respetar responsabilidad, sea en el área que
En este contexto, quisiera señalar a las personas y a los pueblos locales sea, los animo y exhorto a empeñar-
Al llegar a esta histórica casa doy a los jóvenes, ellos son el presente como interlocutores válidos. Ellos se en este sentido para brindarle, a
gracias a Dios por la oportunidad más vital que posee esta sociedad; mantienen un vínculo directo con la su pueblo y a su tierra, la seguridad
que me concedió de pisar, una vez con su dinamismo y entusiasmo pro- tierra, conocen sus tiempos y proce- que nace de sentir que Perú es un
más, suelo peruano. Quisiera que meten e invitan a soñar un futuro sos y saben, por tanto, los efectos espacio de esperanza y oportuni-
mis palabras fueran de saludo y gra- esperanzador que nace del encuentro catastróficos que, en nombre del de- dad… pero para todos, no para
titud para cada uno de los hijos e entre la cumbre de la sabiduría an- sarrollo, provocan muchos proyectos unos pocos; para que todo peruano,
hijas de este pueblo que supo man- cestral y los ojos nuevos que brinda y se altera todo el entramado vital toda peruana pueda sentir que este
tener y enriquecer su sabiduría an- la juventud. que constituye la nación. La degra- país es suyo, no de otro, en el que
cestral a lo largo del tiempo y es, sin Y me alegro también de un hecho dación del medio ambiente, lamenta- puede establecer relaciones de frater-
lugar a dudas, uno de los principales histórico: saber que la esperanza en blemente, no se puede separar de la nidad y equidad con su prójimo y
patrimonios que tiene. esta tierra tiene rostro de santidad. degradación moral de nuestras co- ayudar al otro cuando lo necesita;
Gracias señor Pedro Pablo Kuc- Perú engendró santos que han abier- munidades. No podemos pensarlas una tierra en la que pueda hacer rea-
zynski, Presidente de la Nación, por to caminos de fe para todo el conti- como dos instancias distintas. lidad su propio futuro. Y así forjar
la invitación a visitar el país y por nente americano; y por nombrar tan A modo de ejemplo, la minería in- un Perú que tenga espacio para «to-
las palabras de bienvenida que me sólo a uno, Martín de Porres, hijo formal se ha vuelto un peligro que das las sangres»4, en el que pueda
ha dirigido en nombre de todo su de dos culturas, mostró la fuerza y destruye la vida de personas; los realizarse «la promesa de la vida pe-
pueblo. la riqueza que nace en las personas bosques y ríos son devastados con ruana»5.
Vengo a Perú bajo el lema «uni- cuando se concentran en el amor. Y toda la riqueza que ellos poseen. Es- Quiero renovar junto a ustedes el
dos por la esperanza». Permítanme podría continuar largamente esta lis- te proceso de degradación conlleva y compromiso de la Iglesia católica,
decirles que mirar esta tierra es de ta material e inmaterial de motivos promueve organizaciones por fuera que ha acompañado la vida de esta
por sí un motivo de esperanza. para la esperanza. Perú es tierra de de las estructuras legales que degra- Nación, en este empeño mancomu-
Parte de vuestro territorio está esperanza que invita y desafía a la dan a tantos hermanos nuestros so- nado de seguir trabajando para que
compuesto por la Amazonía, que he unidad de todo su pueblo. Este pue- metiéndolos a la trata —nueva forma Perú siga siendo una tierra de espe-
visitado esta mañana y que constitu- blo tiene la responsabilidad de man- de esclavitud—, al trabajo informal, a ranza.
ye en su globalidad el mayor bosque tenerse unido precisamente para de- la delincuencia… y a otros males
fender, entre otras cosas, todos estos Que santa Rosa de Lima interceda
tropical y el sistema fluvial más ex- que afectan gravemente su dignidad
motivos de esperanza. por cada uno de ustedes y por esta
tenso del planeta. Este «pulmón» y, a la vez, la dignidad de esta na-
bendita Nación.
como se lo ha querido llamar, es una Sobre esta esperanza apunta una ción.
de las zonas de gran biodiversidad sombra, se cierne una amenaza. Nuevamente gracias.
Trabajar unidos para defender la
en el mundo pues alberga las más «Nunca la humanidad tuvo tanto esperanza exige estar muy atentos a
variadas especies. poder sobre sí misma y nada garan- esa otra forma —muchas veces sutil— 1 Carta enc. Laudato si’, 104.
Poseen ustedes una riquísima plu- tiza que vaya a utilizarlo bien, sobre de degradación ambiental que conta- 2 Cf. ibíd., 32.
ralidad cultural cada vez más inte- todo si se considera el modo como mina progresivamente todo el entra- 3 Mensaje Urbi et Orbi, Navidad
ractuante que constituye el alma de lo está haciendo»1 —decía en la Car- mado vital: la corrupción. Cuánto
2017.
este pueblo. Alma marcada por valo- ta encíclica Laudato si’. Esto se ma- mal le hace a nuestros pueblos lati-
4 José María Arguedas, Todas las
res ancestrales como son la hospitali- nifiesta con claridad en la manera en noamericanos y a las democracias de
dad, el aprecio por el otro, el respe- la que estamos despojando a la tie- este bendito continente ese «virus» sangres, Buenos Aires (1964).
to y gratitud con la madre tierra y la rra de los recursos naturales sin los social, un fenómeno que lo infecta 5 Jorge Basadre, La promesa de la

creatividad para los nuevos empren- cuales no es posible ninguna forma todo, siendo los pobres y la madre vida peruana, Lima (19582).
página 8 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 26 de enero de 2018, número 4

El Pontífice entre las poblaciones golpeadas por el Niño

Violencia e inseguridad devastadoras como tempestades


En la mañana del sábado 20 de enero, el Papa llegó en avión a Trujillo, en la el aceite para ir corriendo y ayudarse día: ¿cuántas lágrimas has secado
costa norte. La primera etapa fue Huanchaco, ciudad histórica vinculada a los como verdaderos hermanos. Estaba hoy?
sitios arqueológicos de la cultura inca. Tras una vuelta en papamóvil entre la el aceite de la solidaridad, de la ge- Otras tormentas pueden estar azo-
multitud, presidió la misa en honor a Santa María «Puerta del cielo». nerosidad que los puso en movi- tando estas costas y, en la vida de
miento y fueron al encuentro del Se- los hijos de estas tierras, tienen efec-
ñor con innumerables gestos concre- tos devastadores. Tormentas que
Estas tierras tienen sabor a Evange- bas; Él atravesó todos los dolores tos de ayuda. En medio de la oscuri- también nos cuestionan como comu-
lio. Todo el entorno que nos rodea, para poder acompañarnos en los dad junto a tantos otros fueron ci- nidad y ponen en juego el valor de
con este inmenso mar de fondo, nos nuestros. Jesús en la cruz quiere es- rios vivos que iluminaron el camino nuestro espíritu. Se llaman violencia
ayuda a comprender mejor la viven- tar cerca de cada situación dolorosa con manos abiertas y disponibles pa- organizada como el «sicariato» y la
cia que los apóstoles tuvieron con para darnos su mano y ayudar a le- ra paliar el dolor y compartir lo que inseguridad que esto genera; se lla-
Jesús; y hoy, también nosotros, esta- vantarnos. Porque Él entró en nues- tenían desde su pobreza. man falta de oportunidades educati-
mos invitados a vivirla. Me alegra tra historia, quiso compartir nuestro vas y laborales, especialmente en los
En la lectura del Evangelio, pode-
saber que han venido desde distintos camino y tocar nuestras heridas. No más jóvenes, que les impide cons-
mos observar cómo las muchachas
lugares del norte peruano para cele- tenemos un Dios ajeno a lo que sen- truir un futuro con dignidad; o falta
que no tenían aceite se fueron al
brar esta alegría del Evangelio. timos y sufrimos, al contrario, en de techo seguro para tantas familias
pueblo a comprarlo. En el momento
Los discípulos de ayer, como tan- medio del dolor nos entrega su ma- crucial de su vida, se dieron cuenta forzadas a vivir en zonas de alta
tos de ustedes hoy, se ganaban la vi- no. Estos sacudones cuestionan y de que sus lámparas estaban vacías, inestabilidad y sin accesos seguros;
da con la pesca. Salían en barcas, ponen en juego el valor de nuestro de que les faltaba lo esencial para así como tantas otras situaciones que
como algunos de ustedes siguen sa- espíritu y de nuestras actitudes más encontrar el camino de la auténtica ustedes conocen y sufren, que como
liendo en los «caballitos de totora», elementales. Entonces nos damos alegría. Estaban solas y así queda- los peores huaicos destruyen la con-
y tanto ellos como ustedes con el cuenta de lo importante que es no ron, solas, fuera de la fiesta. Hay co- fianza mutua tan necesaria para
mismo fin: ganarse el pan de cada estar solos sino unidos, estar llenos sas, como bien saben, que no se im- construir una red de contención y
esperanza. Huaicos que afectan el
alma y nos preguntan por el aceite
que tenemos para hacerles frente.
¿Cuánto aceite tienes?
Muchas veces nos interrogamos
sobre cómo enfrentar estas tormen-
tas, o cómo ayudar a nuestros hijos
a salir adelante frente a estas situa-
ciones. Quiero decirles: no hay otra
salida mejor que la del Evangelio: se
llama Jesucristo. Llenen siempre sus
vidas de Evangelio. Quiero estimu-
larlos a que sean comunidad que se
deje ungir por su Señor con el aceite
del Espíritu. Él lo transforma todo,
lo renueva todo, lo conforta todo.
En Jesús, tenemos la fuerza del Es-
píritu para no naturalizar lo que nos
hace daño, no hacerlo una cosa na-
tural, no naturalizar lo que nos seca
el espíritu y lo que es peor, nos roba
la esperanza. ¡Los peruanos, en este
momento de su historia, no tienen
derecho a dejarse robar la esperanza!
En Jesús, tenemos el Espíritu que
nos mantiene unidos para sostener-
nos unos a otros y hacerle frente a
aquello que quiere llevarse lo mejor
de nuestras familias. En Jesús, Dios
nos hace comunidad creyente que
sabe sostenerse; comunidad que es-
pera y por lo tanto lucha para rever-
tir y transformar las múltiples adver-
sidades; comunidad amante porque
día. En eso se juegan muchos de de esa unión que es fruto del Espíri- provisan y mucho menos se com- no permite que nos crucemos de
nuestros cansancios cotidianos: po- tu Santo. ¿Qué les pasó a las mu- pran. El alma de una comunidad se brazos. Con Jesús, el alma de este
der sacar adelante a nuestras familias chachas del Evangelio que hemos es- mide en cómo logra unirse para en- pueblo de Trujillo podrá seguir lla-
y darles lo que las ayudará a cons- cuchado? De repente, sienten un frentar los momentos difíciles, de mándose «la ciudad de la eterna pri-
truir un futuro mejor. Esta «laguna grito que las despierta y las pone en adversidad, para mantener viva la es- mavera», porque con Él todo es una
con peces dorados», como la han movimiento. Algunas se dieron peranza. Con esa actitud dan el ma- oportunidad para la esperanza.
querido llamar, ha sido fuente de vi- cuenta que no tenían el aceite nece- yor testimonio evangélico. El Señor Sé del amor que esta tierra tiene a
da y bendición para muchas genera- sario para iluminar el camino en la nos dice: «En esto todos reconoce- la Virgen, y sé cómo la devoción a
ciones. Supo nutrir los sueños y las oscuridad, otras en cambio, llenaron María los sostiene siempre llevándo-
rán que ustedes son mis discípulos:
esperanzas a lo largo del tiempo. sus lámparas y pudieron encontrar e los a Jesucristo. Y dándonos el úni-
en el amor que se tengan los unos a
Ustedes, al igual que los apósto- iluminar el camino que las llevaba co consejo que siempre repite: «Ha-
los otros» (Jn 13, 35). Porque la fe
les, conocen la bravura de la natura- hacia el esposo. En el momento in- gan lo que él les diga» (cf. Jn 2, 5).
nos abre a tener un amor concreto,
leza y han experimentado sus gol- dicado cada una mostró de qué ha- Pidámosle a ella que nos ponga bajo
bía llenado su vida. Lo mismo nos no de ideas, concreto, de obras, de
pes. Así como ellos enfrentaron la su manto y que nos lleve siempre a
pasa a nosotros. En determinadas manos tendidas, de compasión; que
tempestad sobre el mar, a ustedes les su Hijo; pero digámoselo cantando
tocó enfrentar el duro golpe del circunstancias nos damos cuenta con sabe construir y reconstruir la espe-
con esa hermosa marinera: «Virgen-
«Niño costero», cuyas consecuencias qué hemos llenado nuestra vida. ranza cuando parece que todo se
cita de la puerta, échame tu bendi-
dolorosas todavía están presentes en ¡Qué importante es llenar nuestras pierde. Así nos volvemos partícipes ción. Virgencita de la puerta, danos
tantas familias, especialmente aque- vidas con ese aceite que permite en- de la acción divina, esa que nos des- paz y mucho amor». ¿Se animan a
llas que todavía no pudieron recons- cender nuestras lámparas en las múl- cribe el apóstol Juan cuando nos cantarla? ¿La cantamos juntos?
truir sus hogares. También por esto tiples situaciones de oscuridad y en- muestra a Dios que enjuga las lágri- ¿Quién empieza a cantar? «Virgenci-
quise estar y rezar aquí con ustedes. contrar los caminos para salir ade- mas de sus hijos. Y esta tarea divina ta de la Puerta…» ¿Nadie canta?
A esta eucaristía traemos también lante! Dios la hace con la misma ternura ¿El coro tampoco? Entonces se lo
ese momento tan difícil que cuestio- Sé que, en el momento de oscuri- que una madre busca secar las lágri- decimos, si no lo cantamos. Juntos:
na y pone muchas veces en duda dad, cuando sintieron el golpe del mas de sus hijos. Qué linda pregun- «Virgencita de la puerta, échame tu
nuestra fe. Queremos unirnos a Je- Niño, estas tierras supieron ponerse ta la que nos puede hacer el Señor a bendición. Virgencita de la puerta,
sús. Él conoce el dolor y las prue- en movimiento y estas tierras tenían cada uno de nosotros al final del danos paz y mucho amor».
número 4, viernes 26 de enero de 2018 L’OSSERVATORE ROMANO página 9

Encuentro con sacerdotes, religiosos y seminaristas

Hagan soñar a los viejos y tendrán jóvenes profetas


Tras celebrar la misa en Huanchaco,
la mañana del sábado 20 de enero, el
Papa llegó en coche al barrio Buenos
Aires que se asoma al océano Pacífico.
Subió al papamóvil y dio una vuelta a
la plaza que fue golpeada por las
inundaciones de abril de 2017, después
llegó al cercano arzobispado de Trujillo,
donde comió. A primera hora de la
tarde visitó la catedral para después ir
al seminario dedicado a santos Carlos
y Marcelo, donde se reunió con los
sacerdotes, religiosos y seminaristas de
las circunscripciones eclesiásticas del
norte de Perú. A continuación,
publicamos el discurso pronunciado.

Queridos hermanos y hermanas:

¡Buenas tardes! [gran aplauso] Co-


mo es costumbre que el aplauso vie-
ne al final, quiere decir que ya ter-
miné, así que me voy. [gritan: ¡No!]
Agradezco las palabras que Mons.
José Antonio Eguren Anselmi, Arzo-
bispo de Piura, me ha dirigido en
nombre de todos los que están aquí. hizo a nuestros padres y que, cuan- cro a todos: obispos, sacerdotes, cho: una, hablá con Jesús, con la
do sigue viva en medio nuestro, es consagrados y consagradas, religio- Virgen, la oración, rezá y pedí la
Encontrarme con ustedes, cono- causa de nuestra alegría y nos hace sos y religiosas y seminaristas. Sim- gracia de la alegría, de la alegría so-
cerlos, escucharlos y manifestar el cantar: «el Señor ha estado grande plemente se nos pide trabajar con el bre la situación real; la segunda pas-
amor por el Señor y la misión que con nosotros, y estamos alegres» Señor, codo a codo, pero sin olvi- tilla la podés hacer varias veces por
nos regaló es importante. ¡Sé que hi- (Sal 125, 3). Me gustaría compartir darnos nunca de que no ocupamos día si la necesitás, sino una sola bas-
cieron un gran esfuerzo para estar con ustedes algunas virtudes, o algu- su lugar. Y esto no nos hace «aflo- ta, miráte al espejo, miráte al espejo:
acá, gracias! Nos recibe este Colegio nas dimensiones, si quieren, de este jar» en la tarea evangelizadora, por «Y ¿ese soy yo?, ¿esa soy yo? Ja ja
Seminario, uno de los primeros fun- ser memoriosos. Cuando yo digo el contrario, nos empuja, nos exige ja….». Y eso te hace reír. Y esto no
dados en América Latina para la for- «quiero que un obispo, un cura, una trabajar recordando que somos discí- es narcisismo, al contrario, es lo con-
mación de tantas generaciones de monja, un seminarista sea memorio- pulos del único Maestro. El discípu- trario, el espejo, acá, sirve como cu-
evangelizadores. Estar aquí y con us- so», ¿qué quiero decir? Y es lo que lo sabe que secunda y siempre se- ra. Primero era entonces la alegre, la
tedes es sentir que estamos en una me gustaría compartir ahora. alegre conciencia de sí.
cundará al Maestro. Y esa es la
de esas «cunas» que gestaron a tan-
1. Una dimensión es la alegre con- fuente de nuestra alegría, la alegre 2. Lo segundo es la hora del lla-
tos misioneros. Y no olvido que esta
ciencia de sí. No hay que ser un in- conciencia de sí mismo. ¡Nos hace mado, hacernos cargo de la hora del
tierra vio morir, misionando —no
consciente de sí mismo, no. Saber bien saber que no somos el Mesías! llamado.
sentado detrás de un escritorio—, a
qué es lo que le está pasando, pero Nos libra de creernos demasiado im- Juan el Evangelista recoge en su
santo Toribio de Mogrovejo, patrono
alegre conciencia de sí. portantes, demasiado ocupados —es Evangelio incluso hasta la hora de
del episcopado latinoamericano. Y
El Evangelio que hemos escucha- típica de algunas regiones escuchar: aquel momento que cambió su vida.
todo esto nos lleva a mirar hacia
nuestras raíces, a lo que nos sostiene do (cf. Jn 1, 35-42) lo leemos habi- «No, a esa parroquia no vayas por- Sí, cuando el Señor a una persona le
a lo largo del tiempo, nos sostiene a tualmente en clave vocacional y así que el padre siempre está muy ocu- hace crecer la conciencia de que es
lo largo de la historia para crecer ha- nos detenemos en el encuentro de pado»—. Juan el Bautista sabía que un llamado…, se acuerda cuándo
cia arriba y dar fruto. Las raíces. Sin los discípulos con Jesús. Pero me su misión era señalar el camino, ini- empezó todo esto: «Eran las cuatro
raíces no hay flores, no hay frutos. gustaría, antes, mirar a Juan el Bau- ciar procesos, abrir espacios, anun- de la tarde» (v. 39). El encuentro
Decía un poeta que «todo lo que el tista. Él estaba con dos de sus discí- ciar que Otro era el portador del Es- con Jesús cambia la vida, establece
árbol tiene de florido le viene de lo pulos y al ver pasar a Jesús les dice: píritu de Dios. Ser memoriosos nos un antes y un después. Hace bien
que tiene de soterrado», las raíces. «Ese es el Cordero de Dios» (Jn 1, libra de la tentación de los mesianis- recordar siempre esa hora, ese día
Nuestras vocaciones tendrán siempre 36); al oír esto ¿qué pasó? dejaron a mos, de creerme yo el Mesías. clave para cada uno de nosotros en
esa doble dimensión: raíces en la tie- Juan y se fueron con el otro (cf. v. Esta tentación se combate de mu- el que nos dimos cuenta, en serio,
rra y corazón en el cielo. No se olvi- 37). Es algo sorprendente, habían es- chos modos, pero también con la ri- de que “esto que yo sentía” no eran
den esto. Cuando falta alguna de es- tado con Juan, sabían que era un sa. De un religioso a quien yo quise ganas o atracciones sino que el Se-
tas dos, algo comienza a andar mal hombre bueno, más aún, el mayor mucho —era jesuita, un jesuita ho- ñor esperaba algo más. Y acá uno se
y nuestra vida poco a poco se mar- de los nacidos de mujer, como Jesús landés que murió el año pasado— se puede acordar: ese día me di cuenta.
chita (cf. Lc 13, 6-9), como un árbol lo define (cf. Mt 11, 11), pero él no decía que tenía tal sentido del hu- La memoria de esa hora en la que
que no tiene raíces, marchita. Y les era el que tenía que venir. También mor que era capaz de reírse de todo fuimos tocados por su mirada. Las
digo que da mucha pena ver algún Juan esperaba a otro más grande lo que pasaba, de sí mismo y hasta veces que nos olvidamos de esta ho-
obispo, algún cura, alguna monja, que él. Juan tenía claro que no era de su propia sombra. Conciencia ra, nos olvidamos de nuestros oríge-
«marchito». Y mucha más pena me el Mesías sino simplemente quien lo alegre. Aprender a reírse de uno nes, de nuestras raíces; y al perder
da cuando veo seminaristas marchi- anunciaba. Juan era el hombre me- mismo nos da la capacidad espiritual estas coordenadas fundamentales de-
tos. Esto es muy serio. La Iglesia es morioso de la promesa y de su pro- de estar delante del Señor con los jamos de lado lo más valioso que un
buena, la Iglesia es madre y si uste- pia historia. Era famoso, tenía fama, propios límites, errores y pecados, consagrado puede tener: la mirada
des ven que no pueden, por favor, todos venían a hacerse bautizar por pero también aciertos, y con la ale- del Señor: «No padre, yo lo miro al
hablen antes de tiempo, antes de él, lo escuchaban con respeto. La gría de saber que Él está a nuestro Señor en el sagrario» — Está bien,
que sea tarde, antes que se den gente creía que era el Mesías, pero lado. Un lindo test espiritual es pre- eso está bien pero sentáte un rato y
cuenta que no tienen raíces ya y que él era memorioso de su propia histo- guntarnos por la capacidad que te- dejáte mirar y recordá las veces que
se están marchitando; todavía ahí ria y no se dejó engañar por el in- nemos de reírnos de nosotros mis- te miró y te está mirando. Dejáte
hay tiempo para salvar, porque Jesús cienso de la vanidad. Juan manifies- mos. De los demás es fácil reírse ¿no mirar por él. Es de lo más valioso
vino para eso, a salvar, y si nos lla- ta la conciencia del discípulo que sa- es cierto?, sacarle el cuero, reírse pe- que un consagrado tiene: la mirada
mó es para salvar. be que no es ni será nunca el Me- ro de nosotros mismos no es fácil. del Señor. Quizá no estás contento
Me gusta subrayar que nuestra fe, sías, sino sólo un invitado a señalar La risa nos salva del neopelagianis- con ese lugar donde te encontró el
nuestra vocación es memoriosa, esa el paso del Señor por la vida de su mo «autorreferencial y prometeico Señor, quizá no se adecua a una si-
dimensión deuteronómica de la vida. gente. A mí me impresiona cómo de quienes en el fondo sólo confían tuación ideal que te «hubiese gusta-
Memoriosa porque sabe reconocer Dios permita que esto llegue hasta en sus propias fuerzas y, se sienten do más». Pero fue ahí donde te en-
que ni la vida, ni la fe, ni la Iglesia las últimas consecuencias: muere de- superiores a otros»1. Reíte. Rían en contró y te curó las heridas, ahí. Ca-
comenzó con el nacimiento de nin- gollado en un calabozo, así de senci- comunidad y no de la comunidad o da uno de nosotros conoce el dónde
guno de nosotros: la memoria mira llo. Nosotros consagrados no esta- de los otros. Cuidémonos de esa y el cuándo: quizás un tiempo de si-
al pasado para encontrar la savia mos llamados a suplantar al Señor, gente tan pero tan importante que, tuaciones complejas, sí; con situacio-
que ha irrigado durante siglos el co- ni con nuestras obras, ni con nues- en la vida, se han olvidado de son- nes dolorosas, sí; pero ahí te encon-
razón de los discípulos, y así recono- tras misiones, ni con el sinfín de ac- reir. «Sí, padre, pero usted no tiene tró el Dios de la Vida para hacerte
ce el paso de Dios por la vida de su tividades que tenemos para hacer. un remedio, algo para…» Mira ten-
pueblo. Memoria de la promesa que Yo cuando digo consagrados involu- go dos «pastillas» que ayudan mu- SIGUE EN LA PÁGINA 10
página 10 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 26 de enero de 2018, número 4

VIENE DE LA PÁGINA 9 pero necesita de los demás. Sólo el


Hagan soñar a los viejos Señor tiene la plenitud de los dones,
testigo de su Vida, para hacerte par- sólo Él es el Mesías. Y quiso repartir
te de su misión y ser, con Él, ser ca- y tendrán jóvenes profetas sus dones de tal forma que todos
ricia de Dios para tantos. Nos hace podamos dar lo nuestro enriquecién-
bien recordar que nuestras vocacio- cordar la hora del llamado, hacer giar el amor de Jesús. La fe en Jesús donos con lo de los demás. Hay que
nes son una llamada de amor para memoria alegre del paso de Jesucris- se contagia, no puede confinarse ni cuidarse de la tentación del «hijo
amar, para servir. No para sacar taja- to por nuestra vida, nos ayudará a encerrarse; y aquí se encuentra la fe- único» que quiere todo para sí, por-
da para nosotros mismos. ¡Si el Se- decir esa hermosa oración de san cundidad del testimonio: los discí- que no tiene con quién compartir.
ñor se enamoró de ustedes y los eli- Francisco Solano, gran predicador y pulos recién llamados atraen a su Malcriado el muchacho. A aquellos
gió, no fue por ser más numerosos amigo de los pobres, «Mi buen Je- vez a otros mediante su testimonio que tengan que ocupar misiones en
que los demás, pues son el pueblo sús, mi Redentor y mi amigo. ¿Qué de fe, del mismo modo que en el pa- el servicio de la autoridad les pido,
más pequeño, sino por amor! (cf. Dt tengo yo que tú no me hayas dado? saje evangélico Jesús nos llama por por favor, no se vuelvan autorrefe-
7, 7-8). Así le dice el Deuteronomio ¿Qué sé yo que tú no me hayas en- medio de otros. La misión brota es- renciales; traten de cuidar a sus her-
al pueblo de Israel. No te la creas, señado?». pontánea del encuentro con Cristo. manos, procuren que estén bien;
no sos el pueblo más importante, De esta forma, el religioso, sacer- Andrés comienza su apostolado por porque el bien se contagia. No cai-
sos de lo peorcito, pero se enamoró dote, consagrada, consagrado, semi- los más cercanos, por su hermano gamos en la trampa de una autori-
de ese, y bueno, qué quieren, tiene narista es una persona memoriosa, Simón, casi como algo natural, irra- dad que se vuelva autoritarismo por
mal gusto el Señor, pero se enamoró olvidarse que, ante todo, es una mi-
de ese... Amor de entrañas, amor de sión de servicio. Los que tienen esa
misericordia que mueve nuestras en- misión de ser autoridad piénsenlo
trañas para ir a servir a otros al esti- mucho, en los ejércitos hay bastantes
lo de Jesucristo. No al estilo de los sargentos no hace falta que se nos
fariseos, de los saduceos, de los doc- metan en nuestra comunidad.
tores de la ley, de los zelotes, no, no,
Quisiera antes de terminar: ser
esos buscaban su gloria.
memorioso y las raíces. Considero
Quisiera detenerme en un aspecto importante que en nuestras comuni-
que considero importante. Muchos, dades, en nuestros presbiterios se
a la hora de ingresar al seminario o mantenga viva la memoria y se dé el
a la casa de formación, o noviciados diálogo entre los más jóvenes y los
fuimos formados con la fe de nues- más ancianos. Los más ancianos son
tras familias y vecinos. Ahí, aprendi- memoriosos y nos dan la memoria.
mos a rezar, de la mamá, de la abue- Tenemos que ir a recibirla, no los
la, de la tía… y después fue la cate- dejemos solos. Ellos [los ancianos],
quista la que nos preparó… Y así por ahí, no quieren hablar, alguno se
fue como dimos nuestros primeros siente un poquito abandonado…
pasos, apoyados no pocas veces en Hagámoslo hablar, sobre todo los
las manifestaciones de piedad y espi- jóvenes. Los que están en cargos de
ritualidad popular, que en Perú han formación de los jóvenes, mándelos
adquirido las más exquisitas formas hablar con los curas viejos, con las
y arraigo en el pueblo fiel y sencillo. monjas viejas, con los obispos viejos
Vuestro pueblo ha demostrado un
—dicen que las monjas no envejecen
enorme cariño a Jesucristo, a la Vir-
porque son eternas— mándelos a ha-
gen, a sus santos y beatos en tantas
blar. Los ancianos necesitan que les
devociones que no me animo a nom-
vuelvan a brillar los ojos y que vean
brarlas por miedo a dejar alguna de alegre y agradecida: trinomio para diando alegría. Esta es la mejor se- que en la Iglesia, en el presbiterio,
lado. En esos santuarios, «muchos configurar y tener como «armas» ñal de que hemos «descubierto» al en la Conferencia episcopal, en el
peregrinos toman decisiones que frente a todo «disfraz» vocacional. Mesías. La alegría contagiosa es una convento, hay jóvenes que llevan
marcan sus vidas. Esas paredes con- La conciencia agradecida agranda el constante en el corazón de los após-
tienen muchas historias de conver- adelante el cuerpo de la Iglesia. Que
corazón y nos estimula al servicio. toles, y la vemos en la fuerza con los oigan hablar, que les pregunten
sión, de perdón y de dones recibi- Sin agradecimiento podemos ser que Andrés confía a su hermano:
dos, que millones podrían contar»2. los jóvenes a ellos, y a ellos ahí les
buenos ejecutores de lo sagrado, pe- «¡Lo hemos encontrado!». Pues «la van a empezar a brillar los ojos y
Inclusive muchas de vuestras voca- ro nos faltará la unción del Espíritu alegría del Evangelio llena el cora-
ciones pueden estar grabadas en esas van a empezar a soñar. Hagan soñar
para volvernos servidores de nues- zón y la vida entera de los que se a los viejos. La profecía de Joel, 3, 1.
paredes. Los exhorto, por favor, a tros hermanos, especialmente de los encuentran con Jesús. Quienes se
no olvidar, y mucho menos despre- Hagan soñar a los viejos. Y si los jó-
más pobres. El Pueblo de Dios tiene dejan salvar por Él son liberados del venes hacen soñar a los viejos les
ciar, la fe fiel y sencilla de vuestro olfato y sabe distinguir entre el fun- pecado, de la tristeza, del vacío inte-
pueblo. Sepan acoger, acompañar y aseguro que los viejos harán profeti-
cionario de lo sagrado y el servidor rior, del aislamiento. Con Jesucristo zar a los jóvenes.
estimular el encuentro con el Señor. agradecido. Sabe reconocer entre el siempre nace y renace la alegría»3. Y
No se vuelvan profesionales de lo memorioso y el olvidadizo. El Pue- ésta es contagiosa. Ir a las raíces. Yo quisiera en esto
sagrado olvidándose de su pueblo, blo de Dios es aguantador, pero re- —ya estoy terminando— citar un San-
Esta alegría nos abre a los demás, to Padre, pero no se me ocurre nin-
de donde los sacó el Señor, de de- conoce a quien lo sirve y lo cura con es alegría no para guardarla, sino guno, pero voy a citar a un Nuncio
trás del rebaño —como dice el Señor el óleo de la alegría y de la gratitud. para transmitirla. En el mundo frag-
a su elegido [David] en la Biblia—. En eso déjense aconsejar por el Pue- apostólico. Me decía él, hablando de
mentado que nos toca vivir, que nos
No pierdan la memoria y el respeto blo de Dios. A veces en las parro- esto, un antiguo refrán africano que
empuja a aislarnos, somos desafiados
por quien les enseñó a rezar. quias sucede que cuando el cura se aprendió cuando él estuvo allí —por-
a ser artífices y profetas de comuni-
A mí me ha pasado que —en reu- desvía un poquito y se olvida de su dad. Ustedes saben, nadie se salva que los Nuncios apostólicos primero
niones con maestros y maestras de pueblo —estoy hablando de historias solo. Y en esto me gustaría ser claro. pasan por África y ahí aprenden mu-
novicias o rectores de seminarios, reales, ¿no?— cuántas veces la vieja La fragmentación o el aislamiento chas cosas—, y el refrán era: «Los jó-
padres espirituales de seminario— sa- de la sacristía —como la llaman, «la no es algo que se da «fuera» como venes caminan rápido —y lo tienen
le la pregunta: «¿Cómo le enseña- vieja de la sacristía»— le dice: «Pa- si solamente fuese un problema del que hacer— pero son los viejos los
mos a rezar a los que entran?». En- drecito, cuánto hace que no va a ver «mundo». Hermanos, las divisiones, que conocen el camino». ¿Está
tonces, les dan algunos manuales pa- a su mamá. Vaya, vaya a ver a su guerras, aislamientos los vivimos bien?
ra aprender a meditar —a mí me lo mamá que nosotros por una semana también dentro de nuestras comuni- Queridos hermanos, nuevamente
dieron cuando entré—: «o esto haga nos arreglamos con el Rosario». dades, dentro de nuestros presbite- gracias y que esta memoria deutero-
acá», o «aquello no», o «primero te- 3. Tercer, la alegría contagiosa. La rios, dentro de nuestras Conferencias nómica nos haga más alegres y agra-
nés que hacer esto», «después este alegría es contagiosa cuando es ver- episcopales ¡y cuánto mal nos hacen! decidos para ser servidores de uni-
otro tal paso»… Y en general, los dadera. Andrés era uno de los discí- Jesús nos envía a ser portadores de dad en medio de nuestro pueblo.
hombres y mujeres más sensatos que pulos de Juan el Bautista que había comunión, de unidad, pero tantas Déjense mirar por el Señor, vayan a
tienen este cargo de maestros de no- seguido a Jesús ese día. Después de veces parece que lo hacemos desuni- buscar al Señor, ahí, en la memoria.
vicios o de padres espirituales o rec- haber estado con Él y haber visto dos y, lo que es peor, muchas veces Mírense al espejo de vez en cuando.
tores de seminarios optan: «Seguí dónde vivía, volvió a casa de su her- poniéndonos zancadillas unos a Y que el Señor los bendiga, que la
rezando como te enseñaron en ca- mano Simón Pedro y le dijo: «He- otros, ¿o me equivoco? [responden: Virgen Santa los cuide. Y de vez en
sa». Y después, poco a poco, los mos encontrado al Mesías» (Jn 1, ¡No!]. Agachemos la cabeza y cada cuando —como dicen en el campo—
van haciendo avanzar en otro tipo 41). Ahí no más fue contagiado. Esta cual ponga dentro del propio sayo échenme un rezo. Gracias.
de oración. Pero, «seguí rezando co- es la noticia más grande que podía lo que le toca. Se nos pide ser artífi- 1 Exhort. ap. Evangelii gaudium,
mo te enseñó tu madre, como te en- darle, y lo condujo a Jesús. La fe en ces de comunión y de unidad; que 94.
señó tu abuela», que por otro lado Jesús se contagia. Y si hay un cura, no es lo mismo que pensar todos 2 Cf. V Conferencia General del
es el consejo que San Pablo le da a un obispo, una monja, un seminaris- igual, hacer todos lo mismo. Signifi-
Timoteo: «La fe de tu madre y de tu ta, un consagrado que no contagia ca valorar los aportes, las diferen- Episcopado Latinoamericano y del
abuela, esa es la que tenés vos, seguí es un aséptico, es de laboratorio, cias, el regalo de los carismas dentro Caribe, Documento de Aparecida (29
por estas». No desprecien la oración que salga y se ensucie las manos un de la Iglesia sabiendo que cada uno, junio 2007), 260.
casera porque es la más fuerte. Re- poquito y ahí va a empezar a conta- desde su cualidad, aporta lo propio 3 Exhort. ap. Evangelii gaudium, 1.
número 4, viernes 26 de enero de 2018 L’OSSERVATORE ROMANO página 11

La última cita del Pontífice en Trujillo de la Misericordia, «a través de la


—antes de la vuelta a Lima— fue el cual —escribía— cualquiera que en-
sábado 20 por la tarde, en la plaza de trará podrá experimentar el amor de
Armas, donde presidió la celebración Dios que consuela, que perdona y
mariana en honor de la Virgen de la ofrece esperanza».3 Y quiero repetir
Puerta. Después de una vuelta en junto a ustedes el mismo deseo que
papamóvil entre los fieles reunidos en tenía entonces: «¡Cómo deseo que
la plaza, Francisco fue saludado por el los años por venir estén impregna-
arzobispo, al inicio del rito. dos de misericordia para poder ir al
encuentro de cada persona llevando
Queridos hermanos y hermanas: la bondad y la ternura de Dios!»4.
Cómo deseo que esta tierra que tie-
Agradezco a Mons. Héctor Mi-
ne a la Madre de la Misericordia y
guel sus palabras de bienvenida en
la Esperanza pueda multiplicar y lle-
nombre de todo el Pueblo de Dios
var la bondad y la ternura de Dios a
que peregrina en estas tierras.
cada rincón. Porque, queridos her-
En esta hermosa e histórica plaza manos, no hay mayor medicina para
de Trujillo que ha sabido impulsar curar tantas heridas que un corazón
sueños de libertad para todos los pe- que sepa de misericordia, que un co-
ruanos nos congregamos para encon- razón que sepa tener compasión ante
trarnos con la «Mamita de Otuzco». el dolor y la desgracia, ante el error
Sé de los muchos kilómetros que
tantos de ustedes han hecho para es-
tar hoy aquí, reunidos bajo la mira-
Luchar contra la plaga y las ganas de levantarse de muchos
y que no saben cómo hacerlo. La
compasión es activa porque «hemos
da de la Madre. Esta plaza se trans-
forma así en un santuario a cielo
abierto en el que todos queremos
del feminicidio aprendido que Dios se inclina hacia
nosotros (cf. Os 11, 4) para que tam-
bién nosotros podamos imitarlo in-
dejarnos mirar por la Madre, por su Por una legislación y una cultura contra la violencia clinándonos hacia los hermanos».5
maternal y tierna mirada. Madre que Inclinándonos especialmente ante
conoce el corazón de los norteños aquellos que más sufren. Como Ma-
ñora de Alta Gracia de Huamachu- Con ustedes doy gracias a la deli-
peruanos y de tantos otros lugares; co, Santo Toribio de Mogrovejo de ría, estar atentos a aquellos que no
cadeza de nuestro Dios. Él busca la
ha visto sus lágrimas, sus risas, sus Tayabamba —Huamachuco—, la Vir- tienen el vino de la alegría, así suce-
forma de acercarse a cada uno de la
anhelos. En esta plaza se quiere ate- gen Asunta de Chachapoyas, la Vir- dió en las bodas de Caná.
manera que pueda recibirlo y así na-
sorar la memoria de un Pueblo que gen de la Asunción de Usquil, la cen las más distintas advocaciones. Mirando a María, no quisiera fi-
sabe que María es Madre y no aban- Virgen del Socorro de Huanchoco y Expresan el deseo de nuestro Dios nalizar sin invitarlos a que pensemos
dona a sus hijos. las reliquias de los Mártires Conven- por querer estar cerca de cada cora- en todas las madres y abuelas de es-
La casa se viste de fiesta de mane- tuales de Chimbote. zón porque el idioma del amor de ta Nación; son verdadera fuerza mo-
ra especial. Nos acompañan las imá- Cada comunidad, cada rinconcito Dios siempre se pronuncia en dialec- tora de la vida y de las familias del
genes venidas desde distintos rinco- de este suelo viene acompañado por to, no tiene otra forma de hacerlo, y Perú. ¡Qué sería Perú sin las madres
nes de esta región. Junto a la queri- el rostro de un santo, el amor a Je- además resulta esperanzador cómo y las abuelas, qué sería nuestra vida
da Inmaculada Virgen de la Puerta sucristo y a su Madre. Y contemplar la Madre asume los rasgos de los sin ellas! El amor a María nos tiene
de Otuzco, saludo y doy la bienve- que donde haya una comunidad, hijos, la vestimenta, el dialecto de que ayudar a generar actitudes de
nida a la Santísima Cruz de Chal- donde haya vida y corazones latien- los suyos para hacerlos parte de su reconocimiento y gratitud frente a la
pón de Chiclayo, al Señor Cautivo do y ansiosos por encontrar motivos bendición. María será siempre una mujer, frente a nuestras madres y
de Ayabaca, a la Virgen de las Mer- para la esperanza, para el canto, pa- Madre mestiza, porque en su cora- abuelas que son un bastión en la vi-
cedes de Paita, el Divino Niño del ra el baile, para una vida digna… zón encuentran lugar todas las san- da de nuestras ciudades. Casi siem-
Milagro de Eten, la Virgen Dolorosa ahí está el Señor, ahí encontramos a gres, porque el amor busca todos los pre silenciosas llevan la vida adelan-
de Cajamarca, la Virgen de la Asun- su Madre y también el ejemplo de medios para amar y ser amado. To- te. Es el silencio y la fuerza de la es-
ción de Cutervo, la Inmaculada tantos santos que nos ayudan a per- das estas imágenes nos recuerdan la peranza. Gracias por su testimonio.
Concepción de Chota, Nuestra Se- manecer alegres en la esperanza. ternura con que Dios quiere estar Reconocer y agradecer, pero miran-
cerca de cada poblado, de cada fa- do a las madres y a las abuelas,
milia, de vos, de vos, de mí, de to- quiero invitarlos a luchar contra una
dos. Sé del amor que le tienen a la plaga que afecta a nuestro continen-
Inmaculada Virgen de la Puerta de te americano: los numerosos casos
En la catedral de Lima de feminicidio. Y son muchas las si-
Otuzco que hoy junto a ustedes,
quiero declarar: Virgen de la Puerta, tuaciones de violencia que quedan
Herederos de santos «Madre de Misericordia y de la Es- silenciadas detrás de tantas paredes.
peranza». Virgencita que, en los si- Los invito a luchar contra esta fuen-
El domingo 21 de enero el Papa dejó el santuario del Señor de los Milagros y glos pasados, demostró su amor por te de sufrimiento pidiendo que se
fue a la catedral de Lima. Después de recorrer en papamóvil la plaza para los hijos de esta tierra, cuando colo- promueva una legislación y una cul-
saludar a los fieles presentes, entró en la iglesia primacial de Perú para rezar cada sobre una puerta los defendió y tura de repudio a toda forma de vio-
delante de las reliquias de los santos del país. A continuación, fue a pie al los protegió de las amenazas que los lencia.
arzobispado, donde encontró a los prelados de la Conferencia episcopal afligían, suscitando el amor de todos Hermanos, la Virgen de la Puerta,
nacional. Publicamos la oración de Francisco a los santos peruanos. los peruanos hasta nuestros días. Madre de la Misericordia y de Espe-
Ella nos sigue defendiendo e indi- ranza, nos muestra el camino y nos
cando la Puerta que nos abre el ca- señala la mejor defensa contra el mal
Dios y Padre nuestro, bendecida por el testimonio de mino a la vida auténtica, a la Vida de la indiferencia y la insensibilidad.
que por medio de Jesucristo vida cristiana que no se marchita. Ella es la que Ella nos lleva a su Hijo y así nos in-
has instituido tu Iglesia de otros hermanos fieles al sabe acompañar a cada uno de sus vita a promover e irradiar una «cul-
sobre la roca de los Apóstoles, Evangelio, hijos para que vuelvan a casa. Nos tura de la misericordia, basada en el
para que guiada por el Espíritu agradece tu acción en nuestra acompaña y lleva hasta la Puerta redescubrimiento del encuentro con
Santo sea en el mundo signo e historia que da Vida porque Jesús no quiere los demás: una cultura en la que
instrumento y te suplica ser fiel a la herencia que nadie se quede afuera, a la in- ninguno mire al otro con indiferen-
de tu amor y misericordia, recibida. temperie. Así acompaña «la nostal- cia ni aparte la mirada cuando vea el
te damos gracias por los dones Ayúdanos a ser Iglesia en salida, gia que muchos sienten de volver a sufrimiento de los hermanos».6 Que
que has obrado en nuestra Iglesia acercándonos a todos, la casa del Padre, que está esperan- la Virgen les conceda esta gracia.
en Lima. en especial a los menos do su regreso»1 y muchas veces no 1Carta ap. Misericordia et misera al
Te agradecemos de manera especial favorecidos; saben cómo volver. Decía san Ber- concluir el Jubileo extraordinario de
la santidad florecida en nuestra enséñanos a ser discípulos nardo: «Tú que te sientes lejos de la la misericordia (20 noviembre 2016),
tierra. misioneros tierra firme, arrastrado por las olas 16.
Nuestra Iglesia arquidiocesana, de Jesucristo, el Señor de los de este mundo, en medio de borras- 2Hom. II super «Missus est», 17:
fecundada por el trabajo apostólico Milagros, cas y de tempestades: mira la Estre- PL 183, 70-71.
de santo Toribio de Mogrovejo; viviendo el amor, buscando la lla e invoca a María».2 Ella nos indi- 3 Bula Misericordiae vultus (11 abril
engrandecida por la oración, unidad ca el camino a casa, ella nos lleva a
2015), 3.
penitencia y caridad de santa Rosa y practicando la misericordia Jesús que es la Puerta de la Miseri-
4 Ibíd., 5.
de Lima para que, protegidos por la cordia, y nos deja con Él, no quiere
nada para sí, nos lleva a Jesús. 5 Carta ap. Misericordia et misera al
y san Martín de Porres; intercesión
adornada por el celo misionero de Nuestra Señora de la En el 2015 tuvimos la alegría de concluir el Jubileo extraordinario de
de san Francisco Solano Evangelización, celebrar el Jubileo de la Misericor- la misericordia (20 noviembre 2016),
y el servicio humilde de san Juan vivamos y anunciemos al mundo dia. Un año en el que invitaba a to- 16.
Macías; el gozo del Evangelio. dos los fieles a pasar por la Puerta 6 Ibíd., 20.
número 4, viernes 26 de enero de 2018 L’OSSERVATORE ROMANO páginas 12/13

En el coloquio con los periodistas durante el vuelo hacia Roma

Durante el vuelo de Lima a Roma, el 21 de enero


por la tarde, tras finalizar el viaje en Chile y Perú,
el Papa Francisco encontró a los periodistas a bor-
do del avión. Publicamos la transcripción de las
respuestas del Pontífice y una síntesis de las pre-
El viaje en Chile y en Perú básico en todo tribunal: nemo malus nisi probetur,
ninguno es malo a no ser que se pruebe. Y ahí es-
tá la palabra «prueba», que creo que es la que me
jugó a mí la mala pasada. Estaba entrando y una
periodista de Iquique me pregunta: «Nosotros en
guntas. Después de la introducción del director de mientos que los han enriquecido mucho, sino esta el de los Legionarios y ya fue resuelto en su mo- Chile tenemos el gran problema del obispo Barros,
la sala de prensa de la Santa Sede, Greg Burke, el riqueza de estos días que yo vi. mento por el Papa Benedicto XVI, que en eso estu- ¿qué piensa usted?». Creo que las palabras que
Papa se dirigió así a los periodistas: «Buenas tar- vo muy firme y muy fuerte. Benedicto no toleraba dije fueron estas: Primero pensé: «¿Respondo o no
des. Gracias por su trabajo. Ha sido un viaje... no [Giovanni Hinojosa Navarro de «La República»] El esas cosas. Y yo aprendí de él a no tolerarlas tam-
respondo?». Dije, sí. ¿Por qué razón? Porque Ba-
sé cómo se dice en italiano, pero en español se di- problema de la corrupción en Perú ha implicado tanto poco. No sé si te respondí. O sea, el estado jurídi-
rros había sido obispo de Iquique y una feligresa
ce “pasteurizado”, como se hace con la leche: se a la clase política como a algunos miembros de la co hoy día del Sodalicio es «comisariamiento» y a
la vez sigue la Visita Apostólica. de él me lo preguntaba. Tiene derecho a una res-
hace pasar del frío al calor, del calor al frío, y no- Iglesia con las víctimas del Sodalicio de Vida Cristia-
puesta. Y dije: «el día que tenga una prueba voy a
sotros hemos pasado del sur de Chile, fresco, ese na esperando justicia. ¿Qué piensa usted de ambos ca-
sos? hablar». Creo que dije «no tengo pruebas», creo,
paisaje bellísimo, al desierto, al bosque de Maldo- pero no me acuerdo. Pero está registrado, lo pue-
nado, después a Trujillo, el mar, y después Lima: [Juan Pablo Iglesias Mori, «la Tercera»] en su pri-
Bien, primero el problema de la corrupción. Yo mer mensaje en Chile fue muy duro contra los abusos. des encontrar. Yo hablaría de evidencias y claro, yo
todas las temperaturas y todos los climas. Y esto no sabría responderte históricamente el progreso Usted habló de «vergüenza», habló de comprender el sé que hay mucha gente abusada que no puede
cansa. Muchas gracias. Y ahora, las preguntas. de la corrupción o históricamente en otros sectores dolor de la víctimas. Pero el último día hizo declara- traer una prueba, no la tiene. Y que no puede. O a
Empezamos con las del viaje, todas, y cuando ter- del mundo. Yo sé que en algunos países de Euro- ciones sobre el caso del obispo Barros, ¿por qué cree veces la tiene, pero tiene vergüenza, lo tapa y sufre
minan estas, si falta algo sobre el viaje lo diré yo, y pa hay mucha corrupción —algunos, no todos—.
después las otras preguntas, si hay». más el testimonio del obispo Barros y que el de las en silencio. El drama de los abusados es tremen-
Sí, en Latinoamérica hay muchos focos de corrup- víctimas? do… es tremendo… A mí me tocó atender hace
ción. Ahora está de moda hablar de Odebrecht,
[Armando Canchanya Alaya «Rpp»]. ¿Qué se lleva por ejemplo. Pero eso, es un botón de muestra. El Comprendo la pregunta. Sobre Ba-
del viaje a Perú? origen de la corrupción es…, yo diría que es el pe- rros hice una declaración, no declara-
Me llevo la impresión de un pueblo creyente, un cado original que te lleva... Yo escribí un librito ciones: una. Yo hablé en Chile, y eso
pueblo que pasa muchas dificultades, y las pasó una vez, muy pequeño, que se llama «Pecado y co- fue en Iquique, al final. Hablé en Chile
históricamente, pero una fe que me impresiona. rrupción»; y el lema que saco de eso, de ese libro, dos veces sobre los abusos: con mucha
No sólo la fe en Trujillo, donde la piedad popular es: «pecador sí, corrupto no». Todos somos peca- fuerza delante del gobierno, que era
es muy rica y muy fuerte, sino la fe de las calles. dores. Pero yo sé que todos nosotros, los que esta- hablar delante de la patria, y en la cate-
Ustedes vieron lo que eran las calles, y no sólo en mos acá, —también yo hago la voluntad de mi par- dral con los sacerdotes. El discurso que
Lima, donde evidentemente se nota, también en te, y… pienso bien de ustedes que los hacen—, dije a los sacerdotes es lo que yo siento
Trujillo. También en Puerto Maldonado yo pensa- cuando se encuentran en «off side», en un pecado más profundamente respecto a este ca-
ba tener el acto en un lugar como este —y era una fuerte: «Bueno, “esto” está mal, acá me porté mal so. Ustedes saben que empezó el Papa
plaza llena—, y cuando iba de un lado para otro, con un amigo o robé, o hice “esto” o me drogué», Benedicto con tolerancia cero, yo seguí
las calles también. O sea, un pueblo que salió a y entonces me freno y trato de no hacerlo. Bueno, con tolerancia cero, y después de casi
expresar su alegría y su fe. Es verdad que ustedes pero está el perdón de Dios sobre todo eso. Yo al cinco años de Pontificado no he firma-
tienen —como dije hoy al mediodía—, ustedes son pecado no le tengo miedo, le tengo miedo a la co- do un pedido de gracia. Los procesos
una tierra «ensantada», son el pueblo latinoameri- rrupción, porque la corrupción ya te va viciando el son así: entran en la Congregación para
cano que tiene más santos. Y santos de alto nivel: alma y el cuerpo; y un corrupto está tan seguro de la Doctrina de la Fe y la Congregación
Toribio, Rosa, Martín, Juan. Creo que la fe la tie- sí mismo que no puede volver atrás. O sea, la co- da la sentencia… En los casos de quite
ne muy calada dentro. Yo me llevo de Perú una rrupción es como esos pantanos chupadizos que del estado clerical es definitiva la sen-
impresión de alegría, de fe, de esperanza, de volver vos pisás y querés salir, y das un paso y te vas más tencia en primera instancia; la persona
a andar, y sobre todo… muchos chicos. O sea, vol- adentro, más adentro, más adentro, y te chupó. Es que es condenada tiene derecho a ape-
ví a ver esa imagen que vi en Filipinas y vi en Co- una ciénaga… Ese sí, es la destrucción de la perso- lar. Hay un Tribunal de Apelación de
lombia: los papás y las mamás, a mi paso, levan- na humana. Yo no sé si toqué algo, —¿si querés segunda instancia. El Tribunal de Ape-
tando los chicos, y eso dice futuro, eso dice espe- preguntar algo más sobre la corrupción?, después lación sabe que si hay pruebas claras
ranza, porque nadie trae hijos al mundo si no tie- paso al Sodalicio—. Y claro, el político tiene mu- de abuso no hay lugar para la apela-
ne esperanza. Lo único que les pido es que cuiden cho poder. También el empresario tiene mucho po- ción; no se apela, lo que sí puede ape-
la riqueza, no sólo las que tienen las iglesias y los der. Un empresario que les paga la mitad a sus larse son los procedimientos: falla de
museos —que las obras de artes son geniales—, no obreros es un corrupto, y una ama de casa que está procedimientos, irregularidades…, en-
sólo las de la historia de la santidad y de los sufri- acostumbrada y cree que es lo más normal explo- tonces ahí tiene que sentenciar o revi-
sión de proceso, como en todo juzga-
do, ¿no es cierto? Si la segunda instan-
cia confirma la primera solamente le
queda una salida, a la persona, y es
apelar al Papa, como gracia. Yo, en cin-
co años, habré recibido —no sé el nú-
mero— 20, 25 casos de gracia que se
animaron a pedir. No firmé ninguno.
tar a las mucamas, ya sea con el sueldo ya sea con Suprema Corte de Justicia del Vaticano. La causa
Solamente en un caso, que no fue gra-
el modo de tratar, es una corrupta, porque ya lo está en apelación. Por los datos que tengo saldrá cia ni nada, fue una discusión de sen-
toma como normal. Una vez, recuerdo una conver- en menos de un mes. Lleva un año en el proceso. tencia jurídica, en mi primer año de
sación que tuve con una persona, un profesional. En menos de un mes saldrá. Pero, ¿qué sucedió pontificado, y me encontré con dos
Y me decía cómo llevaba la cosa. Joven, tendría ahora? Ese juicio fue gatillo para que otras vícti- sentencias. Una muy seria que venía de
treinta años. Y él me decía que trataba al personal mas de esa persona hicieran juicio civil y eclesiásti- la diócesis, y otra que dio la Doctrina
doméstico de una manera nada noble, y menciona- co. Entonces, si la Signatura Apostólica pone fin a de la Fe. La de Doctrina de la Fe era la
ba las cosas que hacía con el personal doméstico. este juicio primero… —si a favor o en contra—, ya más dura, la que venía de la diócesis
Yo le dije: «Pero… usted no puede hacer eso. Eso no tiene sentido, porque este hombre, ahora sí, era muy seria, con mucha cautela y
es pecado». «Padre —me dice—, no vamos a com- hay cosas mucho más graves que dirá la justicia, muy condicionada. O sea, con estas
parar esa gente conmigo, esa gente está para eso». pero son varios casos graves e intervino la justicia condiciones hay que esperar un tiempo
Y es lo que piensa el tratante sexual, el tratante de civil, lo cual en estos casos de abusos siempre es y ver que…, o sea, no cerraba el caso.
trabajo esclavo: los corruptos. ¿Y en la Iglesia, hay conveniente, porque es un derecho. Y creo, por lo Como hay que hacer en buena jurisprudencia, dos meses a una mujer abusada hace cuarenta años
corrupción? Sí. Hay casos de corrupción en la que sé, pero no estoy muy al tanto, que la cosa es —¡cuarenta!—. Casada, con tres hijos. Esa mujer no
siempre a favor del reo, opté por la más leve, con
Iglesia. En la historia de la Iglesia siempre los hu- bastante desfavorable al fundador. Por otro lado, recibía la comunión desde esa época, porque en la
las condiciones. A los dos años se evaluaron que
bo. Siempre los hubo, porque hombres y mujeres no era una situación personal solamente, había co- mano del cura veía la mano del abusador. No po-
las condiciones no las cumplió y entonces dejé
de Iglesia entraron en el juego de la corrupción. Y sas ahí no del todo claras. Entonces, hace casi dos día acercarse. Y era creyente, era católica. No po-
esto me sirve de puente para lo del Sodalicio. El años yo mandé un Visitador al Sodalicio en la per- funcionar la otra. Es el único caso que dudé, pero
porque eran dos sentencias y había un principio día… Así que la palabra prueba no era la mejor
Sodalicio empezó con un caso de una persona que sona del cardenal Tobin, obispo de Newark. El para acercarme a un corazón dolorido; yo diría,
parecía muy…, con mucha virtud, murió e investi- cardenal Tobin hace la visita; descubre cosas que jurídico, in dubio pro reo, ¿no? Y entonces opté
por eso. Esa es mi postura. Ahora el caso del obis- evidencias… En el caso de Barros se estudió, se
gando se descubrió que tenía doble vida. Es el pri- no entiende o que no están claras; nombra dos reestudió, y no hay evidencias, y eso es lo que qui-
mer caso del Sodalicio, que yo conozco. ¡Eh! Pero veedores económicos y este es el tercer abuso que po Barros. Es un caso que lo hice estudiar, lo hice
se decir: no tengo evidencias para condenar. Y ahí,
esto hace 20, 25 años atrás, y después una denun- también rozaba al fundador: el manejo económico. investigar, lo hice trabajar mucho, y realmente no
si yo condenara sin evidencias o sin certeza moral
cia ya de abuso, no solo sexual, sino de abuso de ¿No? Y después de un estudio recomienda «comi- hay evidencias —uso la palabra evidencia, porque cometería —yo— un delito de mal juez. Pero hay
manipulación de conciencia para con el fundador. sariar» el Sodalicio. Llegó la carta de él hace cua- después voy a hablar de la pruebas—, no hay evi- otra cosa más que quiero decir. ¿Vos entendés el
El proceso del fundador entró en la Santa Sede, se tro semanas, se estudió el caso y hace dos semanas dencias de culpabilidad, más bien parece que no se italiano? Lo explicaré en italiano. Uno de vosotros
le dio una condena, no se lo expulsó del Sodalicio, se nombró un comisario. Si hoy día el Sodalicio van a encontrar porque hay una coherencia en otro se me ha acercado y me ha dicho: «¿Ha visto la
sino que vive solo, y una persona lo atiende… Él está «comisariado» por la Santa Sede es por todo sentido. Entonces, en base a ese no haber eviden- carta que ha salido?», y me ha enseñado una carta
se declara inocente de las pruebas que hubo en el esto. Un caso parecido —parecido dirían en los cias es que yo espero alguna evidencia para cam-
juicio y apeló a la Signatura Apostólica, que es la nuevos procedimientos, no en las acusaciones— es biar de postura, sino aplico el principio jurídico SIGUE EN LA PÁGINA 18
página 14 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 26 de enero de 2018, número 4

Para acercar la miseria de los hombres


al poder de Dios
A las religiosas el Pontífice recuerda el alcance universal de la vida de clausura
La última jornada del Papa Francisco en Perú, tar más que algunas situaciones que son cada día no también con el servicio concreto. Cuántos con-
domingo 21 de enero, se abrió con la visita al más urgentes. Ustedes son como aquellos amigos ventos de ustedes, sin faltar la clausura, respetan-
monasterio de las nazarenas en el complejo del que llevaron al paralítico ante el Señor, para que do el silencio, en algunos momentos de locutorio
santuario del Señor de los Milagros, en el centro de lo sanara (cf. Mc 2, 1-12). No tenían vergüenza, pueden hacer tanto bien.
Lima. En presencia de quinientas religiosas de vida eran «sin vergüenza», pero bien dicho. No tuvie- La oración de súplica que se hace en sus mo-
contemplativa, procedentes de todo el país, el Pontífice ron vergüenza de hacer un agujero en el techo y nasterios sintoniza con el Corazón de Jesús que
guio la oración de la hora tercia, durante la cual, bajar al paralítico. Sean «sin vergüenza», no ten- implora al Padre para que todos seamos uno, así
comentado la lectura breve tomada de la Carta a los gan vergüenza de hacer con la oración que la mi- el mundo creerá (cf. Jn 17, 21). ¡Cuánto necesita-
Romanos (8, 15-16), pronunció la siguiente homilía. seria de los hombres se acerque al poder de Dios. mos de la unidad en la Iglesia! Que todos sean
Esa es la oración vuestra. Por la oración, día y uno. ¡Cuánto necesitamos que los bautizados sean
Queridas hermanas de los diversos monasterios de noche, acercan al Señor la vida de muchos her- uno, que los consagrados sean uno, que los sacer-
vida contemplativa: manos y hermanas que por diversas situaciones dotes sean uno, que los obispos sean uno! ¡Hoy y
no pueden alcanzarlo para experimentar su mise- siempre! Unidos en la fe. Unidos por la esperan-
¡Qué bueno es estar aquí, en este Santuario del
ricordia sanadora, mientras que Él los espera para
Señor de los Milagros, tan frecuentado por los za. Unidos por la caridad. En esa unidad que
llenarlos de gracias. Por vuestra oración ustedes
peruanos, para pedirle su gracia y para que nos brota de la comunión con Cristo que nos une al
curan las llagas de tantos hermanos»2.
muestre su cercanía y su misericordia! Él, que es Padre en el Espíritu y, en la Eucaristía, nos une
«faro que guía, que nos ilumina con su amor divi- unos con otros en ese gran misterio que es la
no». Al verlas a ustedes aquí, me viene un mal Iglesia. Les pido, por favor, que recen mucho por
pensamiento: que aprovecharon para salir del la unidad de esta amada Iglesia peruana porque
convento un rato y dar un paseíto. Gracias, Ma- está tentada de desunión. A ustedes le encomien-
dre Soledad, por sus palabras de bienvenida, y a do la unidad, la unidad de la Iglesia, la unidad
todas ustedes que desde el silencio del claustro de los agentes pastorales, de los consagrados, del
caminan siempre a mi lado. Y también —me lo clero y de los obispos. El demonio es mentiroso y,
van a permitir porque me toca el corazón— desde además, es chismoso, le encanta andar llevando
aquí mandar un saludo a mis cuatro Carmelos de de un lado para otro, busca dividir, quiere que en
Buenos Aires. También a ellas las quiero poner la comunidad unas hablen mal de las otras. Esto
ante el Señor de los Milagros, porque ellas me lo dije muchas veces, así que me repito: ¿saben lo
acompañaron en mi ministerio en aquella dióce- que es la monja chismosa? Es terrorista, peor que
sis, y quiero que estén aquí para que el Señor las los de Ayacucho hace años, peor, porque el chis-
bendiga. No se ponen celosas, ¿no? [Responden: me es como una bomba, entonces va y “suif, suiff
«No»] suiff” como el demonio, tira la bomba, destruye y
Escuchamos las palabras de san Pablo, recor- se va tranquila. Monjas terroristas no, sin chis-
dándonos que hemos recibido el espíritu de adop- mes. Ya saben que el mejor remedio para no chis-
ción filial que nos hace hijos de Dios (cf. Rm 8, meares morderse la lengua. La enfermera va a te-
15-16). Esas pocas palabras condensan la riqueza ner trabajo porque se les va a inflamar la lengua,
de toda vocación cristiana: el gozo de sabernos pero no tiraron la bomba. O sea, que no haya
hijos. Esta es la experiencia que sustenta nuestras chismes en el convento, porque eso lo inspira el
vidas, la cual quiere ser siempre una respuesta demonio, porque es chismoso por naturaleza y es
agradecida a ese amor. ¡Qué importante es reno- mentiroso. Y acuérdense de los terroristas de Aya-
var día a día este gozo! Sobre todo en los mo- cucho cuando tengan ganas de pasar un chisme.
mentos en que el gozo parece que se fue o el al- Esfuércense en la vida fraterna, haciendo que
ma está nublada o hay cosas que no se entienden; cada monasterio sea un faro que pueda iluminar
ahí volverlo a pedir y renovar: «Soy hija, soy hija en medio de la desunión y la división. Ayuden a
de Dios».
profetizar que esto es posible. Que todo aquel
Un camino privilegiado que tienen ustedes pa- que se acerque a ustedes pueda pregustar la bie-
ra renovar esta certeza es la vida de oración, ora- naventuranza de la caridad fraterna, tan propia de
ción comunitaria y personal. La oración es el nú- la vida consagrada y tan necesitada en el mundo
cleo de vuestra vida consagrada, vuestra vida con- de hoy y en nuestras comunidades.
templativa, y es el modo de cultivar la >experien-
Cuando se vive la vocación en fidelidad, la vi-
cia de amor que sostiene nuestra fe, y como bien
nos decía la Madre Soledad, es una oración siem- da se hace anuncio del amor de Dios. Les pido
pre misionera. No es una oración que rebota en que no dejen de dar ese testimonio. En esta Igle-
los muros del convento y vuelve para atrás, no, es sia de Nazarenas Carmelitas Descalzas, me permi-
una oración que va y sale, y sale... to recordar las palabras de la Maestra de vida es-
piritual, santa Teresa de Jesús: «Si pierden la
La oración misionera es la que logra unirse a guía, que es el buen Jesús, nunca acertarán el ca-
Por eso mismo podemos afirmar que la vida de
los hermanos en las variadas circunstancias en que mino». Siempre detrás de Él. «Ay, padre, pero a
clausura no encierra ni encoge el corazón sino
se encuentran y rezar para que no les falte el veces Jesús termina en el Calvario». Pues andá
amor y la esperanza. Así lo decía santa Teresita que lo ensancha ¡Ay! de la monja que tiene el co-
razón encogido. Por favor, busquen remedio. No vos ahí también, que ahí también te espera, por-
del Niño Jesús: «Entendí que sólo el amor es el que te quiere. «Porque el mismo Señor dice que
que impulsa a obrar a los miembros de la Iglesia se puede ser monja contemplativa con el corazón
encogido. Que vuelva a respirar, que vuelva a ser es camino; también dice el Señor que es luz, y
y que, si faltase el amor, ni los apóstoles anuncia-
un corazón grande. Además, las monjas encogidas que no puede nadie ir al Padre sino por Él»3.
rían ya el Evangelio, ni los mártires derramarían
su sangre. Reconocí claramente y me convencí de son monjas que han perdido la fecundidad y no Queridas hermanas, sepan una cosa: ¡la Iglesia
que el amor encierra en sí todas las vocaciones, son madres; se quejan de todo, no sé, amargadas, no las tolera a ustedes, las necesita! La Iglesia las
que el amor lo es todo, que abarca todos los siempre están buscando un «tiquismiquis» para necesita. Con su vida fiel sean faros e indiquen a
tiempos y lugares, en una palabra, que el amor es quejarse. La santa Madre [Teresa de Jesús] decía: Aquel que es camino, verdad y vida, al único Se-
eterno… En el corazón de la Iglesia, que es mi «!Ay! de la monja que dice: «hiciéronme sin ra- ñor que ofrece plenitud a nuestra existencia y da
madre, yo seré el amor»1. Ojalá que cada una de zón, me hicieron una injusticia». En el convento vida en abundancia4.
ustedes pueda decir esto. Si alguna está media no hay lugar para las «coleccionistas de injusti- Recen por la Iglesia, recen por los pastores,
flojita y se le apagó el fueguito del amor, ¡pídalo!, cias», sino hay lugar para aquellas que abren el por los consagrados, por las familias, por los que
¡pídalo! Es un regalo de Dios amor amar. corazón y saben llevar la cruz, la cruz fecunda, la sufren, por los que hacen daño y destruyen tanta
¡Ser el amor! Es saber estar al lado del sufri- cruz del amor, la cruz que da vida. gente, por los que explotan a sus hermanos. Y
miento de tantos hermanos y decir con el salmis- El amor ensancha el corazón, y por tanto con por favor, siguiendo con la lista de pecadores no
ta: «En el peligro grité al Señor, y me escuchó, el Señor vamos adelante, porque él nos hace ca- se olviden, de rezar por mí. Gracias.
poniéndome a salvo» (Sal 117, 5). Así vuestra vida paz de sentir de un modo nuevo el dolor, el sufri- 1 Manuscritos autobiográficos, Lisieux (1957), 227-
en clausura logra tener un alcance misionero y miento, la frustración, la desventura de tantos 229.
universal y «un papel fundamental en la vida de hermanos que son víctimas en esta «cultura del 2 Const. ap. Vultum Dei quaerere, sobre la vida
la Iglesia. Rezan e interceden por muchos herma- descarte» de nuestro tiempo. Que la intercesión
contemplativa femenina (29 junio 2016), 16.
nos y hermanas presos, emigrantes, refugiados y por los necesitados sea la característica de vuestra
3 Libro de las Moradas, VI, cap. 7, n. 6.
perseguidos; por tantas familias heridas, por las plegaria. Con los brazos en alto como Moisés,
personas en paro, por los pobres, por los enfer- con el corazón así tendido, pidiendo… Y cuando 4 Cf. Const. ap. Vultum Dei quaerere, sobre la

mos, por las víctimas de dependencias, por no ci- sea posible ayúdenlos, no sólo con la oración, si- vida contemplativa femenina (29 junio 2016), 6.
número 4, viernes 26 de enero de 2018 L’OSSERVATORE ROMANO página 15

El discurso a los obispos de Perú

Hacia la otra orilla

Publicamos a continuación el discurso dirigido por el Papa Francisco a los obispos peruanos durante el encuentro que tuvo te nuevo como es el digital, por citar
lugar el domingo 21 de enero, en la capilla del arzobispado de la capital, después de los saludos dirigidos por el cardenal un ejemplo. Conocer el lenguaje ac-
Juan Luis Cripriani Thorne, arzobispo de Lima, y por el arzobispo Salvador Piñeiro García Calderón, presidente de la tual de nuestros jóvenes, de nuestras
Conferencia Episcopal. Al finalizar, el Pontífice mantuvo una conversación privada con los obispos durante media hora, en familias, de los niños… Como bien
la que respondió a una docena de preguntas de los prelados e intercambió opiniones en un clima fraternal. supo verlo santo Toribio, no alcanza
solamente llegar a un lugar y ocupar
un territorio, es necesario poder des-
Queridos hermanos en el episcopa- paso como si se tratase del mar Ro- ro hasta el inicio de la capitanía de pertar procesos en la vida de las per-
do: jo, para que pudiera llegar a la otra Chile. ¡Como cualquiera de las dió- sonas para que la fe arraigue y sea
orilla donde lo espera un numeroso cesis de ustedes, no más…! Diecio- significativa. Y para eso tenemos
Gracias por las palabras que me
grupo de nativos. Detrás de santo cho años recorriendo tres veces su que hablar su lengua. Es necesario
han dirigido el señor Cardenal Arzo-
Toribio hay una gran multitud de territorio, sabía que esta era la única llegar ahí donde se gestan los nue-
bispo de Lima, y el Señor Presidente
personas, que es el pueblo fiel que forma de pastorear: estar cerca pro- vos relatos y paradigmas, alcanzar
de la Conferencia Episcopal en
sigue a su pastor en la tarea de la porcionando los auxilios divinos, ex- con la Palabra de Jesús los núcleos
nombre de todos los presentes. Te-
evangelización.2 En la Pinacoteca hortación que también realizaba más profundos del alma de nuestras
nía ganas de estar con ustedes. Man-
Vaticana está esto. Esta hermosa continuamente a sus presbíteros. Pe- ciudades y de nuestros pueblos.5 La
tengo un buen recuerdo de la visita
imagen me «da pie» para centrar en ro no lo hacía de palabra sino con evangelización de la cultura nos pi-
ad limina del año pasado. Creo que
ella mi reflexión con ustedes. Santo su testimonio, estando él mismo en de entrar en el corazón de la cultura
ahí hablamos muchas cosas por eso
Toribio, el hombre que quiso llegar la primera línea de la evangeliza- misma para que ésta sea iluminada
lo que voy a decir hoy no va a ser
a la otra orilla. ción. Hoy le llamaríamos un Obispo desde adentro por el Evangelio. Es-
tan extenso.
Lo vemos desde el momento en «callejero». Un obispo con suelas toy seguro que me conmovió, antea-
Los días transcurridos entre uste- que asume el mandato de venir a es- gastadas por andar, por recorrer, por yer, en Puerto Maldonado, cuan-
des han sido muy intensos y gratifi- tas tierras con la misión de ser padre salir al encuentro para «anunciar el do… —entre todos esos nativos que
cantes. Pude escuchar y vivir las dis- y pastor. Dejó terreno seguro para Evangelio a todos, en todos los lu- había ahí de tantas etnias—, me con-
tintas realidades que conforman es- adentrarse en un universo totalmente gares, sin asco y sin miedo. La ale- movió cuando tres me trajeron una
tas tierras —una representación—, y nuevo, desconocido y desafiante. gría del Evangelio es para todo el estola; todos pintados, con sus tra-
compartir de cerca la fe del santo Fue hacia una tierra prometida guia- pueblo, no puede excluir a nadie».4 jes: eran diáconos permanentes. Aní-
Pueblo fiel de Dios, que nos hace do por la fe como «garantía de los ¡Cómo sabía esto santo Toribio! Sin mense, anímense, así lo hacía Tori-
tanto bien. Gracias por la oportuni- bienes que se esperan» (Hb 11, 1). miedo y sin asco se adentró en nues- bio. En aquella época no había diá-
dad de poder «tocar» la fe del Pue- Su fe y su confianza en el Señor lo tro continente para anunciar la bue- conos permanentes, había catequis-
blo, de ese Pueblo que Dios les ha impulsó, y lo va a impulsar a lo lar- na nueva. tas, pero en su lengua, en su cultura,
confiado. Y realmente aquí no se go de toda su vida a llegar a la otra y ahí se metió. Me conmovió ver a
2. Quiso llegar a la otra orilla no
puede no tocar. Si vos no tocás la fe orilla, donde Él lo esperaba en me- esos diáconos permanentes.
sólo geográfica sino cultural. Fue así
del Pueblo, la fe del Pueblo no te dio de una multitud. como promovió por muchos medios 3. Quiso llegar a la otra orilla de
toca a vos; pero estar ahí, las calles
1. Quiso llegar a la otra orilla en una evangelización en la lengua na- la caridad. Para nuestro patrono la
repletas, es una gracia y hay que po-
busca de los lejanos y dispersos. Pa- tiva. Con el tercer Concilio Limense, evangelización no podía darse lejos
nerse de rodillas.
ra ello tuvo que dejar la comodidad procuró que los catecismos fueran de la caridad. Porque sabía que la
El lema de este viaje nos habla de del obispado y recorrer el territorio realizados y traducidos en quechua y forma más sublime de la evangeliza-
unidad y de esperanza. Es un pro- confiado, en continuas visitas pasto- aymara. Impulsó al clero a que estu- ción era plasmar en la propia vida la
grama arduo, pero a la vez provoca- rales, tratando de llegar y estar allí diara y conociera el idioma de los entrega de Jesucristo por amor a ca-
dor, que nos evoca las proezas de donde se lo necesitaba, y ¡cuánto se suyos para poder administrarles los da uno de los hombres. Los hijos de
santo Toribio de Mogrovejo, Arzo- lo necesitaba! Iba al encuentro de sacramentos de forma comprensible. Dios y los hijos del demonio se ma-
bispo de esta Sede y patrono del todos por caminos que, al decir de Yo pienso a la reforma litúrgica de nifiestan en esto: el que no practica
episcopado latinoamericano, un su secretario, eran más para las ca- Pío XII, cuando empezó con esto a la justicia no es de Dios, ni tampoco
ejemplo de «constructor de unidad bras que para las personas. Tenía retomar para toda la Iglesia —Pío el que no ama a su hermano (cf. 1
eclesial», como lo definió mi prede- que enfrentar los más diversos cli- XII—. Visitando y viviendo con su Jn 3, 10). En sus visitas pudo cons-
cesor san Juan Pablo II en su primer mas y geografías, «de 22 años de Pueblo se dio cuenta de que no al- tatar los abusos y los excesos que
Viaje Apostólico a esta tierra.1 episcopado —22 y un cachito—, 18 canzaba llegar tan sólo físicamente, sufrían las poblaciones originarias, y
Es significativo que este santo los pasó fuera de Lima, fuera de su sino que era necesario aprender a así no le tembló el pulso, en 1585,
Obispo sea representado en sus re- ciudad, recorriendo por tres veces su hablar el lenguaje de los otros, sólo cuando excomulgó al corregidor de
tratos como un «nuevo Moisés». territorio»,3 que iba desde Panamá así, llegaría el Evangelio a ser enten- Cajatambo, enfrentándose a todo un
Como saben, en el Vaticano se cus- hasta el inicio de la capitanía de dido y penetrar en el corazón. sistema de corrupción y tejido de in-
todia un cuadro en el que aparece Chile, que no sé dónde empezaba ¡Cuánto urge esta visión para noso- tereses que «arrastraba la enemistad
santo Toribio atravesando un río en aquel momento —quizás a la altu- tros, pastores del siglo XXI!, que nos
caudaloso, cuyas aguas se abren a su ra de Iquique, no estoy seguro—, pe- toca aprender un lenguaje totalmen- SIGUE EN LA PÁGINA 16
página 16 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 26 de enero de 2018, número 4

La pasión
de un obispo
GIOVANNI MARIA VIAN
VIENE DE LA PÁGINA 15 bierta por el prólogo amazóni-

de muchos», incluyendo al Virrey.6


Así nos muestra al pastor que sabe
que el bien espiritual no puede
nunca separarse del justo bien ma-
A co en Puerto Maldonado, la
visita papal el Perú ha tocado
en Lima y en Trujillo una serie
de temas que el Pontífice ha resumido
en las horas conclusivas de su sexto via-
terial y tanto más cuando se pone je americano, el 22º internacional del
en riesgo la integridad y la digni- pontificado, iniciado en Chile. Como
dad de las personas. Profecía epis- siempre, un primer balance ha surgido
copal que no tiene miedo a de- en la larga rueda de prensa en el vuelo
nunciar los abusos y excesos que de regreso. Con un fuera de programa
se cometen frente a su pueblo. Y de algunos minutos a causa de una tur-
de este modo logra recordardentro bulencia meteorológica durante la cual
de la sociedad y de sus comunida- Bergoglio no volvió a su lugar y quiso
des que la caridad siempre va quedarse entre los periodistas. Le pre-
acompañada de la justicia y no guntaron repetidamente sobre las heri-
hay auténtica evangelización que das y las divisiones provocadas por los
no anuncie y denuncie toda falta abusos por parte de miembros del clero,
contra la vida de nuestros herma- el Papa confirmó la línea adoptada con
nos, especialmente contra la vida determinación por su predecesor Bene-
de los más vulnerables. Es una dicto XVI, como había declarado en se-
alerta a cualquier tipo de coqueteo guida y sin equívocos en Chile en los
mundano que nos ata las manos discursos a las autoridades y en la cate-
por algunas migajas; la libertad dral de Santiago.
del Evangelio... Un número impresionante de perua-
4. Quiso llegar a la otra orilla nos corrió a escuchar las palabras de
en la formación de sus sacerdotes. Bergoglio, que a menudo integró sus
Fundó el primer seminario pos- discursos improvisando con indudable
tconciliar en esta zona del mundo, eficacia. En el último día casi un millón
impulsando de esta manera la for- de fieles participó en la gran misa final
mación del clero nativo. Entendió en la base aérea de Las Palmas. Y pocas
que no bastaba llegar a todos la- horas antes, en el encuentro con los
dos y hablar la misma lengua, que obispos, el Pontífice dialogó con ellos
era necesario que la Iglesia pudie- distendidamente, volviendo entre otras
ra engendrar a sus propios pasto-
res locales y así se convirtiera en
Hacia la otra orilla cosas al tema de la Amazonia, sobre el
declive y la debilidad de la política y
madre fecunda. Para ello defendió sobre la corrupción, fenómenos preocu-
la ordenación de los mestizos —cuando estaba muy mento de comunión. No se olviden que lo que atraía pantes que ponen en riesgo las demo-
discutida la misma— buscando alentar y estimular a de la Iglesia primitiva era ver cómo se amaban. Esa cracias de esta parte del continente ame-
que el clero, si se tenía que diferenciar en algo, era era, es y será la mejor evangelización. ricano y tocan también a los católicos.
por la santidad de sus pastores y no por la proceden- 6. Y a santo Toribio le llegó el momento de cruzar Así el Papa enriqueció el discurso pre-
cia racial.7 Y esta formación no se limitaba solamente hacia la orilla definitiva, hacia esa tierra que lo espe- parado y centrado en Toribio de Mo-
al estudio en el seminario, sino que proseguía en las raba y que iba degustando en su continuo dejar la grovejo, arzobispo de Lima en los últi-
continuas visitas que les realizaba, estaba cerca de sus orilla. Este nuevo partir, no lo hacía solo. Al igual mos veinte años del siglo XVI.
curas. Ahí podía ver de primera mano el «estado de que el cuadro que les comentaba al inicio, iba al en- Pronto venerado, representado como
sus curas», preocupándose por ellos. Cuenta la leyen- cuentro de los santos seguido de una gran muche- un nuevo Moisés y finalmente declarado
da que en las vísperas de Navidad su hermana le re- por Juan Pablo II patrón del episcopado
dumbre a sus espaldas. Es el pastor que ha sabido
galó una camisa para que la estrenara en las fiestas. latinoamericano, san Toribio fue descri-
cargar «su valija» con rostros y nombres. Ellos eran
Ese día fue a visitar a un cura y al ver la situación en to ahora por el Pontífice como «el hom-
su pasaporte al cielo. Y fue tan así que no quisiera
que vivía, se sacó su camisa y se la entregó.8 Es el bre que quiso llegar a la otra orilla»,
dejar de lado el acorde final, el momento en que el precisamente como el legislador bíblico
pastor que conoce a sus sacerdotes. Busca alcanzar- pastor entregaba su alma a Dios. Lo hizo en un case-
los, acompañarlos, estimularlos, amonestarlos —le re- que guió a su pueblo al atravesar el mar
río junto a su pueblo y un aborigen le tocaba la chi- hacia la tierra prometida. Y los rasgos
cordó a sus curas que eran pastores y no comercian-
rimía para que el alma de su pastor se sintiera en del santo obispo que Bergoglio sobre
tes y por lo tanto, habrían de cuidar y defender a los
paz. Ojalá, hermanos, que cuando tengamos que em- todo destacó son indicaciones dirigidas
indios como a hijos—.9 Pero no lo hace desde «el es-
prender el último viaje podamos vivir estas cosas. Pi- no solamente a Perú, ni exclusivamente
critorio», y así puede conocer a sus ovejas y ellas re-
damos al Señor que nos lo conceda.12 a América Latina, sino una vez más a la
conocen en su voz, la voz del Buen Pastor.
Recemos unos por los otros y recen por mí. Gra- misión, sobre todo a los alejados y dis-
5. Quiso llegar a la otra orilla, la de la unidad.
cias. persos. Porque la alegría del Evangelio
Promovió de manera admirable y profética la forma-
«no puede excluir a la nadie» repitió el
ción e integración de espacios de comunión y partici- Papa citando el documento programáti-
pación entre los distintos integrantes del Pueblo de 1 Discurso al episcopado peruano (2 febrero 1985), 3. co del pontificado.
Dios. Así lo señaló san Juan Pablo II cuando, en es- 2 Cf. Milagro de santo Toribio, Pinacoteca vaticana. Ya en el tercer concilio de Lima el ar-
tas tierras, hablándole a los obispos decía: «El tercer 3 Jorge Mario Bergoglio, Homilía en la celebración zobispo español había dispuesto que se
Concilio Limense es el resultado de ese esfuerzo, pre- prepararan catecismos en quechua y ay-
sidido, alentado y dirigido por santo Toribio, y que Eucarística, Aparecida (16 mayo 2007).
4 Exhort. ap. Evangelii gaudium, 23. mara, las principales lenguas indígenas,
fructificó en un precioso tesoro de unidad en la fe, mientras con fuerza había sostenido la
de normas pastorales y organizativas a la vez que en 5 Cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium, 74.
constitución de un clero nativo. A más
válidas inspiraciones para la deseada integración lati- 6 Cf. Ernesto Rojas Ingunza, El Perú de los Santos, de cuatro siglos de distancia permanece
noamericana».10 Bien sabemos, que esta unidad y en: Kathy Perales Ysla (coord.), Cinco Santos del Pe- vital la voluntad de llegar «a la otra ori-
consenso fue precedida de grandes tensiones y con- rú. Vida, obra y tiempo, Lima (2016), 57. lla», es decir a ambientes y ámbitos
flictos. No podemos negar las tensiones, existen, las 7 Cf. José Antonio Benito Rodríguez, Santo Toribio donde es necesario anunciar la novedad
diferencias, existen; es imposible una vida sin conflic- evangélica. Una meta para llegar que es
tos. Pero estos nos exigen, si somos hombres y cris- de Mogrovejo, en: Kathy Perales Ysla (coord.), Cinco
por tanto no solo geográfica y cultural,
tianos, mirarlos de frente, y asumirlos. Pero asumirlos Santos del Perú. Vida, obra y tiempo, 178.
sino social, es decir, en la dimensión de
8 Cf. ibíd., 180.
en unidad, en diálogo honesto y sincero, mirándonos la caridad y de la justicia. De san Tori-
a la cara y cuidándonos de caer en tentación, o de ig- 9 Cf. Juan Villegas, Fiel y evangelizador. Santo Tori- bio el Pontífice recordó como Wojtyła
norar lo que pasó o quedar prisioneros y sin horizon- bio de Mogrovejo, patrono de los obispos de América La- lo había definido constructor de la uni-
tes que ayuden a encontrar caminos que sean de uni- tina, Montevideo (1984), 22. dad de Iglesia: «No podemos negar las
dad y de vida. Resulta inspirador, en nuestro camino 10 Juan Pablo II, Discurso al episcopado peruano (2 tensiones, existen, las diferencias, exis-
de Conferencia Episcopal, recordar que la unidad ten; es imposible una vida sin conflic-
febrero 1985), 3.
siempre prevalecerá sobre el conflicto.11 Queridos her- tos» dijo el Papa. Pero estos son asumi-
11 Cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium, 226-230.
manos obispos, trabajen para la unidad, no se que- do en una confrontación honesta, y en
den presos de divisiones que parcializan y reducen la 12 Cf. Jorge Mario Bergoglio, Homilía en la celebra-
la prospectiva de la unidad indicada por
vocación a la que hemos sido llamados: ser sacra- ción Eucarística, Aparecida (16 mayo 2007). Bergoglio con este viaje.
número 4, viernes 26 de enero de 2018 L’OSSERVATORE ROMANO página 17

En la misa en Lima el Papa recuerda a los niños y a los adolescentes que viven al borde del camino

Una sociedad que no acepta a los que sufren


es una sociedad deshumana
El Papa Francisco concluyó el viaje en Perú celebrando en la tarde del 21 de sufrimiento y con el que sufre. para que aprendan a mirar la reali-
enero, en la base aérea Las Palmas de Lima, la misa en el tercer domingo […] Una sociedad que no logra dad a la manera divina. Los invita
del tiempo ordinario. Publicamos a continuación la homilía pronunciada por aceptar a los que sufren y no es a generar nuevos lazos, nuevas
el Pontífice desde el altar sobre el que estaba colocada la venerada imagen capaz de contribuir mediante la alianzas portadoras de eternidad.
del Señor de Los Milagros. compasión a que el sufrimiento Jesús camina la ciudad con sus
sea compartido y sobrellevado discípulos y comienza a ver, a es-
también interiormente, es una so- cuchar, a prestar atención a aque-
«Levántate y vete a Nínive, la de zafar. Y razones, ni a Jonás ni ciedad cruel e inhumana»2. llos que habían sucumbido bajo el
gran ciudad, y predícales el men- a nosotros nos faltan. Mirando la
Cuando arrestaron a Juan, Jesús manto de la indiferencia, lapida-
saje que te digo» (Jon 3, 2). Con ciudad podríamos comenzar a
se dirigió a Galilea a proclamar el dos por el grave pecado de la co-
estas palabras, el Señor se dirigía constatar que existen «ciudadanos
Evangelio de Dios. A diferencia rrupción. Comienza a develar mu-
a Jonás poniéndolo en movimien- que consiguen los medios adecua-
de Jonás, Jesús, frente a un acon- chas situaciones que asfixiaban la
to hacia esa gran ciudad que esta- dos para el desarrollo de la vida tecimiento doloroso e injusto co- esperanza de su pueblo suscitando
ba a punto de ser destruida por personal y familiar —y eso nos ale- mo fue el arresto de Juan, entra en una nueva esperanza. Llama a sus
sus muchos males. También vemos gra—, el problema está en que son la ciudad, entra en Galilea y co- discípulos y los invita a ir con Él,
a Jesús en el Evangelio de camino muchísimos los «no ciudadanos», mienza desde ese pequeño pueblo los invita a caminar la ciudad, pe-
hacia Galilea para predicar su «los ciudadanos a medias» o los a sembrar lo que sería el inicio de ro les cambia el ritmo, les enseña
buena noticia (cf. Mc 1, 14). Am- «sobrantes urbanos»1 que están al la mayor esperanza: El Reino de a mirar lo que hasta ahora pasa-
bas lecturas nos revelan a Dios en borde de nuestros caminos, que Dios está cerca, Dios está entre ban por alto, les señala nuevas ur-
movimiento de cara a las ciudades van a vivir a las márgenes de nues- nosotros. Y el Evangelio mismo gencias. Conviértanse, les dice, el
de ayer y de hoy. El Señor se pone tras ciudades sin condiciones nece- nos muestra la alegría y el efecto Reino de los Cielos es encontrar
en camino: va a Nínive, a Gali- sarias para llevar una vida digna y en cadena que esto produce: co- en Jesús a Dios que se mezcla vi-
lea… a Lima, a Trujillo, a Puerto duele constatar que muchas veces menzó con Simón y Andrés, des- talmente con su pueblo, se implica
Maldonado… aquí viene el Señor. entre estos «sobrantes humanos» pués Santiago y Juan (cf. Mc 1, 14- e implica a otros a no tener miedo
de hacer de esta historia, una his-
toria de salvación (cf. Mc 1, 15-21 y
ss.).
Jesús sigue caminando por
nuestras calles, sigue al igual que
ayer golpeando puertas, golpean-
do corazones para volver a encen-
der la esperanza y los anhelos: que
la degradación sea superada por la
fraternidad, la injusticia vencida
por la solidaridad y la violencia
callada con las armas de la paz.
Jesús sigue invitando y quiere un-
girnos con su Espíritu para que
también nosotros salgamos a ungir
con esa unción, capaz de sanar la
esperanza herida y renovar nuestra
mirada.
Jesús sigue caminando y des-
pierta la esperanza que nos libra
de conexiones vacías y de análisis
impersonales e invita a involucrar-
nos como fermento allí donde es-
temos, donde nos toque vivir, en
ese rinconcito de todos los días.
El Reino de los cielos está entre
ustedes —nos dice— está allí donde
nos animemos a tener un poco de
ternura y compasión, donde no
tengamos miedo a generar espa-
cios para que los ciegos vean, los
paralíticos caminen, los leprosos
sean purificados y los sordos oi-
gan (cf. Lc 7, 22) y así todos aque-
llos que dábamos por perdidos
Se pone en movimiento para en- se encuentran rostros de tantos ni- 20) y, desde esos días, pasando gocen de la Resurrección. Dios no
trar en nuestra historia personal y ños y adolescentes. Se encuentra por santa Rosa de Lima, santo To- se cansa ni se cansará de caminar
concreta. Lo hemos celebrado ha- el rostro del futuro. ribio, san Martín de Porres, san para llegar a sus hijos. A cada
ce poco: es el Emmanuel, el Dios Juan Macías, san Francisco Sola- uno. ¿Cómo encenderemos la es-
Y al ver estas cosas en nuestras peranza si faltan profetas? ¿Cómo
que quiere estar siempre con noso- ciudades, en nuestros barrios —que no, ha llegado hasta nosotros
tros. Sí, aquí en Lima, o en donde anunciado por esa nube de testi- encararemos el futuro si nos falta
podrían ser un espacio de encuen- unidad? ¿Cómo llegará Jesús a
estés viviendo, en la vida cotidiana tro y solidaridad, de alegría— se gos que han creído en Él. Ha lle-
del trabajo rutinario, en la educa- gado hasta Lima, hasta nosotros tantos rincones, si faltan audaces y
termina provocando lo que pode- valientes testigos?
ción esperanzadora de los hijos, mos llamar el síndrome de Jonás: para comprometerse nuevamente
entre tus anhelos y desvelos; en la un espacio de huida y desconfian- como un renovado antídoto contra Hoy el Señor te invita a cami-
intimidad del hogar y en el ruido za (cf. Jon 1, 3). Un espacio para la globalización de la indiferencia. nar con Él la ciudad, te invita a
ensordecedor de nuestras calles. la indiferencia, que nos transforma Porque ante este Amor, no se pue- caminar con Él tu ciudad. Te invi-
Es allí, en medio de los caminos en anónimos y sordos ante los de- de permanecer indiferentes. ta a que seas discípulo misionero,
polvorientos de la historia, donde más, nos convierte en seres imper- Jesús invitó a sus discípulos a y así te vuelvas parte de ese gran
el Señor viene a tu encuentro. susurro que quiere seguir resonan-
sonales de corazón cauterizado y, vivir hoy lo que tiene sabor a eter-
do en los distintos rincones de
Algunas veces nos puede pasar con esta actitud, lastimamos el al- nidad: el amor a Dios y al próji-
nuestra vida: ¡Alégrate, el Señor
lo mismo que a Jonás. Nuestras ma del pueblo, de este pueblo no- mo; y lo hace de la única manera
está contigo!
ciudades, con las situaciones de ble. Como nos lo señalaba Bene- que lo puede hacer, a la manera
1 Exhort. ap. Evangelii gaudium,
dolor e injusticia que a diario se dicto XVI, «la grandeza de la hu- divina: suscitando la ternura y el
repiten, nos pueden generar la manidad está determinada esen- amor de misericordia, suscitando 74.
tentación de huir, de escondernos, cialmente por su relación con el la compasión y abriendo sus ojos 2 Carta enc. Spe salvi, 38.
página 18 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 26 de enero de 2018, número 4

El viaje en Chile y en Perú


VIENE DE LA PÁGINA 13 esto. Y entiendo —como dice el
apóstol Pedro en una de las cartas—
que yo había escrito hace algunos el incendio que se ha levantado. Es-
años, cuando empezó el problema to es lo que yo puedo decirte con
de Barros. Esta carta debo explicar- sinceridad. Barros se quedará ahí si
la, porque es también una carta a fa- yo no encuentro la forma de conde-
vor de la prudencia con la que se ha narlo. Yo no puedo condenarlo si no
gestionado el problema de Barros. tengo —no digo pruebas— si no evi-
Esa carta no es la narración de un dencias. Y hay muchas formas para
hecho puntual; esa carta es la narra- llegar a una evidencia. ¿Está claro?
ción de más o menos diez/doce me- Me dicen que después de la turbu-
ses. Cuando estalló el escándalo Ka- lencia de Barros y del Sodalicio, te-
radima, un hombre del que todos nemos una más meteorológica. Yo
conocemos cuál es el escándalo, se me quedaré aquí. Si vosotros no te-
empezó a ver cuántos sacerdotes que néis problema, lo haremos sin mirar-
habían sido formados por Karadima nos, sentados, para no perder tiem-
habían sido abusados o han sido po: porque después viene la cena y
abusadores. Hay en Chile cuatro nos cortan la rueda de prensa. Dicen
obispos que Karadima había envia- que los ángeles no tienen espalda:
do al seminario. Alguna persona de veamos… Yo me quedo de pie si no
la Conferencia episcopal ha sugerido se mueve; si se mueve, continuaré
que estos obispos —tres, porque un sentado.
cuarto estaba muy enfermo y no te-
nía un encargo diocesano, pero tres [Matilde Burgos «Cnn/Chile»] sobre
tenían un encargo diocesano— si es- el caso de Barros: ¿Por qué para usted
tos obispos quizá no fuera mejor el testimonio de la víctimas no es una
que renunciaran, dimitieran, se to- evidencia? Y después: ¿A qué atribuye
maran un año sabático y después, usted que se considere su visita a Chile
pasada la tormenta, para evitar acu- como un fracaso de fieles y un fracaso
saciones… porque son obispos bue- de que la Iglesia parece más dividida?
nos, buenos obispos. Como Barros:
El testimonio de las víctimas siem-
Barros tenía entonces ya veinte años
pre es una evidencia. Siempre. En el
de episcopado. Estaba por terminar
caso de Barros no las hay: no hay
en el obispado castrense, porque él
evidencias. Empezó quizás con esa
fue primero auxiliar en Valparaíso,
mala decisión de la renuncia y se lo
después obispo de Iquique y des-
empezó a acusar. Pero de abuso, no
pués ordinario militar durante casi
hay evidencias.
diez años. Dice: «Le pedimos la di-
misión, quizá explicándole…», y él
[Matilde Burgos] ¿De encubrir abu-
generosamente dimitió. Vino a Ro-
sos?
ma, y yo he dicho: «No. Así no se
juega. Porque esto es admitir culpa- Sí, sí, de encubrir, pero es un abu-
bilidad previa. Cualquier caso, si so también. O sea, encubrir abuso es
hay culpables, se indaga». Y yo he un abuso. No hay evidencia. Por
rechazado las dimisiones. Estos son eso, lo mejor es que el que cree que
los diez meses de la carta. Después, es así, aporte las evidencias rápido.
cuando fue nombrado [en Osorno], Si creen que es así honestamente. Yo
fue adelante todo este movimiento en este momento no creo que sea
de protesta, y él me dio la dimisión así, porque no las hay, pero tengo el focar la vida de las personas. Por lo una hermosa conversación. Después,
por segunda vez. He dicho: «No, tú corazón abierto a recibirlas. Y lo tanto, ¿hay un ambientalismo que va al día siguiente, estaban los dos y
vas». He hablado mucho con él, otro, de Chile, es un cuento chino. contra el hombre? cuando hicimos las fotografías, ellos
otros han hablado mucho con él: Yo de Chile me vine contento. Yo me dijeron esto: «Nosotros íbamos a
«Tú vas». Y vosotros sabéis qué su- no esperaba tanta gente en la calle, Sí. En esa zona… yo no podría en
este momento describirlo bien, pero casarnos en la iglesia, estamos casa-
cedió allí el día de la toma de pose- y eso —no pagamos la entrada, ¿eh? dos por lo civil, pero el día antes
sión. Se ha continuado haciendo in- Esa gente no fue pagada ni llevada ese proteger la selva para salvar al-
gunas tribus que después se han —se ve que eran de una ciudad pe-
vestigaciones sobre Barros: no emer- en colectivo—, la espontaneidad de queña— la iglesia se derrumbó en el
gen evidencias. Por esto… es lo que la expresión chilena fue muy fuerte; quedado fuera y la selva ha termina-
do explotada. Pero el dato más con- terremoto y no se celebró el matri-
yo he querido decir. No puedo con- incluso en Iquique que yo pensé que monio». Esto hace 10 años, 8 tal
denarlo, porque no tengo las eviden- iba a ser una cosa muy poquita por- creto de este caso está en las estadís-
vez: en el 2010 fue el terremoto, ha-
cias; pero también yo estoy conven- que Iquique es desierto. Ustedes vie- ticas de la zona. Allí creo que en-
ce 8 años. «Sí, lo hacemos mañana,
cido de que es inocente. Paso a un ron lo que fue de gente, ¿no? En el contrarías seguramente datos preci-
pasado mañana… Así es la vida,
tercer punto —el de la carta lo he ex- sur lo mismo. Y las calles de Santia- sos. Es un fenómeno que para custo-
después viene una hija, después otra
plicado claramente, así como ha go hablaban por sí mismas. En eso diar el ambiente termina aislando:
hija… Pero nosotros siempre tene-
ido—, paso a un tercer punto: qué yo creo que la responsabilidad del han quedado aislados de un progre-
mos esto en el corazón: nosotros no
sienten los abusados. Sobre esto de- informador es ir a los hechos concre- so real; un fenómeno que se ha veri-
estamos casados». Yo les pregunté
bo pedir perdón, porque la palabra tos. ¿Y que el pueblo dividido? No ficado allí, en esa zona y en las in-
un poco y las respuestas eran claras:
«prueba» ha herido, ha herido a sé de dónde sale. Eso es la primera formaciones que enviaron para pre-
«Para toda la vida…» —«Y ¿cómo
muchos abusados. «Ah, yo tengo vez que lo oigo. Quizás este caso de parar el viaje lo he estudiado. Gra-
sabéis estas cosas? Tenéis buena me-
que ir a buscar la certificación de es- Barros es el que lo ha creado, pero cias.
moria del catecismo…» —«No, noso-
to, o hacer eso…?». No. Es una pa- ubicándolo en su realidad puede ser tros hicimos cursos prematrimoniales
[Aura Vistas Miguel, «Radio Renas-
labra de traducción del principio le- por eso. Pero a mí, la impresión que en aquel tiempo». Estaban prepara-
cença»] sobre la celebración del matri-
gal y ha herido, y pido perdón si he me dio es que lo de Chile fue muy dos. A los párrocos les digo que es-
monio en el avión. De ahora en ade-
herido sin darme cuenta, pero es grande y gratificante, y muy fuerte. tos estaban preparados y yo he juz-
lante, ¿qué diría a los párrocos, a los
una herida hecha sin querer. Y a mí Yo después quisiera volver sobre… gado que estaban preparados. Me lo
obispos, cuando los novios van a pre-
esto me duele mucho, porque yo los —al menos a un momento—, de los preguntaron: Los sacramentos son
guntar para casarse no sé dónde, en la
recibo, y en Chile he recibido a dos, que más me conmovió de Chile, pe- para las personas humanas. Todas
playa, parques, barcos, aviones…?
que se saben, y hay otros más que ro eso antes de pasar a otros temas las condiciones estaban claras. ¿Y
no se conocen. En Perú, no. Pero en si tenemos tiempo. Pero usted se imagina: cruceros por qué no hacer hoy lo que se pue-
todos los viajes está siempre alguna con matrimonio… Esto sería… Uno de hacer hoy y no aplazarlo a maña-
posibilidad. Fueron publicados los [Andrea Tornielli, La Stampa] Santi- de vosotros me dijo que yo estoy lo- na, un mañana que tal vez hubiera
de Filadelfia, esos otros… dos, tres dad, yo quería hablar de lo que usted co por hacer estas cosas. La cosa ha sido dentro de 8 o 10 años? Esta es
han sido públicos; otros casos no lo dijo el otro día, en la Amazonia, por- sido sencilla. El señor, el hombre, la respuesta. He juzgado que esta-
han sido… Sé cuánto sufren. Escu- que había en aquel discurso, no sola- estaba en el vuelo precedente, ella ban preparados, que sabían lo que
char que el Papa les dice en la cara mente la amenaza representada por los no estaba. Y hablé con él… D es- hacían. Cada uno de ellos se prepa-
«tráeme una carta con la prueba», es grandes grupos económicos, sino tam- pués, me di cuenta de que me había ró frente al Señor, con el sacramento
una bofetada. Y ahora yo me doy bién la amenaza —de hecho, usted ha- «sondeado»: habló de la vida, de de la Penitencia y después los casé.
cuenta de que mi expresión no ha si- bló de «perversión»— de algunas polí- qué pensaba yo de la vida, de la vi-
do buena, porque no he pensado en ticas ambientales que terminan por so- da de familia, hablaba… tuvimos SIGUE EN LA PÁGINA 19
número 4, viernes 26 de enero de 2018 L’OSSERVATORE ROMANO página 19

VIENE DE LA PÁGINA 18
El viaje en Chile y en Perú Un primer
Y cuando llegaron aquí todo había
terminado… Me dijeron que les ha- cias, con obstinación, esto es calum- bría qué responder porque no soy balance del viaje
bían dicho a algunos de ustedes:
«Vayamos al Papa a pedir que nos
nia. Pero si viene una persona y me
da la evidencia, yo soy el primero en
técnico en esto, pero, en general, una
política liberal que no implica a todo a Chile y Perú
case», no sé si es cierto o no que te- escucharla. Debemos ser justos en es- el pueblo es selectiva y reduce. Pero
nían esa intención. Así ha sido la co- to, muy justos. Yo he pensado en lo es una regla general, el caso de Chile SILVINA PÉREZ
sa. Pero se puede decir a los párrocos que dijo el cardenal O’Malley, le realmente no lo conozco así como
que el Papa los interrogó bien; y des- agradezco por la declaración, porque para poder responder. Pero vemos Se concluyó el lunes 22 de ene-
pués, cuando me dijeron que habían ha sido muy justa, ha dicho todo lo que en otros países de América Lati- ro, por la tarde el viaje apostó-
hecho el curso… Pero eran conscien- que yo he hecho y hago por la Igle- na la cosa va disminuyendo cada vez lico del Papa Francisco a Chile
tes, eran conscientes de que estaban sia y después ha dicho el dolor de las más. y Perú. Durante el vuelo de
en una situación irregular. Gracias. víctimas, no de este caso, en general. Sobre el viaje yo quisiera decir al- vuelta en el avión, se realizó la
Porque, como he dicho al inicio, hay go que me ha conmovido mucho. La habitual rueda de prensa con
[Nicole Winfield, «Associated Press»] tantas víctimas que no son capaces, cárcel de las mujeres: yo tenía el co- los periodistas que lo han
¿Fueron precisamente las palabras del por vergüenza, por lo que sea de lle- razón ahí. Siempre soy muy sensible acompañado. Cuarenta minutos
cardenal O’Malley que le han hecho en- var un documento, un testimonio… a la cárcel y a los presos y siempre, después del despegue en Lima,
tender el dolor de las víctimas de abu- Es esto. Y la segunda pregunta que cuando voy a una cárcel, me pregun- a pesar de los ritmos de los úl-
sos? Y después: el término de los prime- usted me hacía ¿era…? La comisión, to «por qué ellos y no yo...». Ver es- timos días, el Pontífice respon-
ros miembros de la comisión para la la comisión, sí, se nombró por tres tas mujeres, ver la creatividad de es- dió durante casi una hora a las
protección de los menores, guiada por el años, creo. Y ha llegado al término; tas mujeres, la capacidad de cambiar preguntas que le hicieron. Du-
cardenal O’Malley parece para algunos se estudió la nueva comisión y ellos, y querer cambiar de vida, de reinser- rante el coloquio, también un
un signo de una no prioridad del tema. la propia comisión decidió renovar el tarse en la sociedad con la fuerza del breve fuera de programa: el
He entendido, he entendido. El mandato por una parte y por otra Evangelio… Uno de vosotros me ha avión atravesó una zona de tur-
cardenal O’Malley… Yo vi la declara- nombrar nuevos miembros. El martes dicho: «He visto la alegría del Evan- bulencias y el Papa se tuvo que
parar algún instante, sentándo-
se entre los periodistas. Además
de las «turbulencias» a propó-
sito de los temas tratados atra-
vesamos también estas meteoro-
lógicas y después continuamos,
dijo sonriendo.
El Papa, ante todo, expresó
palabras de aprecio por los paí-
ses visitados, diciéndose impre-
sionado por la profunda religio-
sidad del pueblo peruano y
muy emocionado por algunos
eventos en Chile, como por
ejemplo el de Iquique, donde
dijo haber tocado con la mano
la religiosidad del norte del
país.
En el centro del diálogo,
también la cuestión de la co-
rrupción en los países latinoa-
mericanos. Al respecto, el Pon-
tífice dijo que en América lati-
na hay muchos casos. Se habla
mucho de Odebrecht [la socie-
dad brasileña que desde hace
algunos años está en el centro
de un escándalo de corrup-
ción], pero es solo un ejemplo.
ción del cardenal O’Malley, dijo tam- antes de la partida vino —de la parti- gelio». Me ha conmovido esto, real- Para el Papa, el origen de la co-
bién: «El Papa siempre ha defendido da para este viaje— vino la lista de la rrupción es el pecado original
mente estaba muy conmovido en ese
[a las víctimas]…, el Papa tiene tole- comisión definitiva y ahora sigue la que cada uno lleva en sí. Y re-
encuentro. Es una de las cosas más
rancia cero…». Con esa expresión no tramitación normal de la Curia. Ha- cordó haber escrito un pequeño
bonitas del viaje. Después, en Puerto
feliz, ha [sucedido] lo que usted ha bía dos observaciones sobre alguno libro que se titula precisamente
Maldonado, ese encuentro con los
dicho y esto me ha hecho pensar en que se deben aclarar, porque para los Pecado de corrupción, cuyo te-
aborígenes, no hace falta decir por-
el efecto de la palabra «prueba»... nuevos, las personas nuevas, se estu- ma podría resumirse en la fór-
que es obvio que es conmovedor, es
Calumnia: sí, uno que dice con obsti- dia el currículum, cómo ha hecho… mula «pecadores sí, corruptos
dar un signo al mundo… Ese día ha
nación, sin tener la evidencia, que us- Había dos observaciones que debían no».
sido la primera reunión de la Comi- Francisco, respondiendo a los
ted ha hecho esto, que este ha hecho aclararse… Pero sobre esto el carde- sión pre-sinodal del Sínodo para la
esto, eso es calumnia. Si yo digo: nal O’Malley ha trabajado bien, ha periodistas que lo interrogaron
Amazonia que será en 2019. Pero me a propósito de algunas palabras
«Usted ha robado». —«No, yo no he trabajado como debe la comisión…
conmoví en el Hogar «Principito»: suyas y sobre su posición en la
robado…». —«Usted ha robado, ha No, no por favor, no piensen que…
ver estos niños, la mayoría abandona- cuestión de los abusos del clero
robado…», estoy calumniando, por- Los tiempos son los tiempos norma-
que no tengo evidencias. les de un nombramiento del estilo... dos, esos chicos y esas chicas que y sobre el caso específico del
han conseguido, con la educación, ir obispo de Osorno, se detuvo
[Winfield replica hablando de las vícti- [Catherine Marciano, «AFP»] Santi- adelante… Hay profesionales, allí... durante un largo tiempo en la
mas] dad, uno de los objetivos de la Iglesia Esto me ha conmovido mucho. Las atención a reservar a las perso-
es luchar contra la pobreza. Chile en obras que llevan una persona «hacia nas que han sufrido abusos y
Pero yo no he escuchado a ningu- arriba», así como las cosas que he-
veinte años ha rebajado el nivel de po- reafirmó la línea iniciada por su
na víctima de Barros... No vinieron, mos hablado antes llevan la persona
breza del 40% al 11%. ¿Es el resultado predecesor y mantenida por él
no han dado las pruebas para el jui- «hacia abajo». Esto me ha conmovi-
de una política liberal? Y otra pequeña con decisión.
cio. Es un poco vago esto, es algo
pregunta respecto al cardenal Maradia- do mucho del viaje. Y después la Finalmente, el Pontífice con-
que no se puede tomar. Usted, con
ga… ¿Qué piensa usted de la noticia gente, el calor de la gente. ¡Aquí hoy tó que se conmovió durante la
buena voluntad, me dice que hay víc-
del dinero sobre él? era como para no creer, cómo estaba visita a la cárcel femenina en
timas, pero yo no las he visto porque
no se presentaron. Es cierto que Ba- Sobre el cardenal Maradiaga, no es Lima! ¡Para no creer! El calor de la Santiago, confiando que tenía
rros era del grupo de los jóvenes allí. del viaje, pero respondo. Él ha hecho gente… Yo digo: este pueblo tiene fe el corazón allí. «Soy muy sensi-
Barros entró en el seminario no sé una declaración grabada, hay un ví- y esta fe me la contagia, y doy gra- ble a los presos», añadió y «pa-
cuándo, pero lleva hoy 24 o 23 años deo, y yo digo lo que él ha dicho. cias a Dios por esto. Y doy gracias a ra mí ha sido conmovedor ver a
de obispo, tendría 15 años de cura… Sobre el liberalismo, yo diría que vosotros por el trabajo que os espera aquellas mujeres y las activida-
Desde hace muchos años, entró jo- debemos estudiar bien los casos de para hacer los artículos y las noticias des que desarrollan, la capaci-
vencísimo. Él dice que no lo ha visto. política liberal. Hay otros países en que tenéis que hacer. Gracias por la dad que tienen de cambiar de
Era del grupo, pero después fue por América Latina con políticas liberales paciencia y gracias por haber hecho vida, de reinsertarse en la socie-
otro camino. En esto debemos ser que han llevado al país a una pobre- las preguntas precisas. Muchas gra- dad, con la alegría del Evange-
claros: uno que acusa sin las eviden- za más grande. Allí realmente no sa- cias. lio».
página 20 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 26 de enero de 2018, número 4

Tierra de esperanza
oy las gracias al Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo

D de Lima, por sus palabras, y a los obispos de Puerto


Maldonado y de Trujillo, cuyas jurisdicciones eclesiásti-
cas pude visitar durante estos días. También doy gracias al pre-
sidente de la Conferencia Episcopal, a mis hermanos obispos
por su presencia y a todos ustedes que han hecho posible que
esta visita dejara una huella en mi corazón.
Agradezco a todos los que han hecho posible este viaje, que
fueron muchos y muchos anónimos. En primer lugar, al señor
Presidente Pedro Pablo Kuczynski, a las autoridades civiles, a
los miles de voluntarios que con su trabajo silencioso y abnega-
do como «hormiguitas» contribuyeron para que todo pudiera
concretarse. Gracias voluntarios, anónimos. Agradezco a la co-
misión organizadora y a todos los que con su dedicación y es-
fuerzo hicieron posible este encuentro. De modo especial quiero
agradecer al grupo de arquitectos que han diseñado los tres al-
tares en las tres ciudades.
Que Dios les conserve buen gusto. Me ha hecho bien encon-
trarme con ustedes. Comenzaba mi peregrinación entre ustedes
diciendo que Perú es tierra de esperanza. Tierra de esperanza
por la biodiversidad que la compone, con la belleza de una geo-
grafía capaz de ayudarnos a descubrir la presencia de Dios. Tie-
rra de esperanza por la riqueza de sus tradiciones y costumbres
que han marcado el alma de este pueblo. Tierra de esperanza
por los jóvenes, los cuales no son el futuro, sino el presente de
Perú. A ellos les pido que descubran en la sabiduría de sus
abuelos, de sus ancianos, el ADN que guió a sus grandes santos.
Chicas y chicos, por favor, no se desarraiguen. Abuelos y ancia-
nos, no dejen de transmitir a las jóvenes generaciones las raíces
de su pueblo y la sabiduría del camino para llegar al cielo. A
todos los invito a no tener miedo a ser los santos del siglo XXI.
Hermanos peruanos, tienen tantos motivos para esperar, lo lo
vi, lo “toqué” en estos días. Por favor, cuiden la esperanza, que
no se la roben. No hay mejor manera de cuidar la esperanza
que permanecer unidos, para que todos estos motivos que la
sostienen, crezcan cada día más. La esperanza no defrauda (cf.
Rm 5, 5). Los llevo en el corazón. Que Dios los bendiga. Y, por
favor, no se olviden de rezar por mí. Gracias.
número 4, viernes 26 de enero de 2018 L’OSSERVATORE ROMANO página 21

El logo de Foro
en la sede de Davos
en Suiza (Afp)

Llamamiento del Papa a no callar delante del sufrimiento de millones de seres humanos heridos en su dignidad

La persona y sus derechos


en el centro de los módelos económicos
Los modelos económicos «deben respetar una Las inestabilidades financieras recurrentes artificial, la robótica y otras innovaciones
ética de desarrollo integral y sostenible, basada han comportado nuevos problemas y graves tecnológicas deben emplearse de tal manera
en valores que pongan en el centro a la desafíos que los gobiernos deben enfrentar, que contribuyan al servicio de la humanidad
persona humana y sus derechos». Lo escribe el tales como el crecimiento del desempleo, el y a la protección de nuestra casa común, en
Papa en un mensaje a los participantes del aumento de las diversas formas de pobreza, lugar de lo contrario, como algunos análisis,
Foro económico mundial que se desarrolló del el aumento de la brecha socioeconómica y lamentablemente, prevén.
23 al 26 de enero en Davos, Suiza. El las nuevas formas de esclavitud, a menudo No podemos permanecer en silencio ante
mensaje, que publicamos a continuación, fue enraizadas en situaciones de conflicto, mi- el sufrimiento de millones de personas cuya
leído por el cardenal Peter Kodwo Appiah graciones y diversos problemas sociales. «A dignidad está herida, ni podemos seguir
Turkson, presidente del Dicasterio para el eso se asocian algunos estilos de vida un avanzando como si la difusión de la pobre-
servicio del desarrollo humano integral, durante tanto egoístas, caracterizados por una opu- za y la injusticia no tuvieran ninguna causa.
la ceremonia de bienvenida que se celebró por lencia insostenible y a menudo indiferente Crear las condiciones adecuadas para con-
la tarde del día 22. respecto al mundo circunstante, y sobre to- sentir que cada persona viva de manera dig-
do a los más pobres. Se constata amarga- na es un imperativo moral, una responsabi-
Al profesor Klaus Schwab mente el predominio de las cuestiones técni-
Presidente Ejecutivo lidad que involucra a todos. Rechazando
cas y económicas en el centro del debate una cultura «del descarte» y una mentali-
del Foro Económico Mundial político, en detrimento de una orientación dad de indiferencia, el mundo empresarial
Agradezco su invitación para participar en antropológica auténtica. El ser humano co- tiene un enorme potencial para producir un
el Foro Económico Mundial 2018 y su deseo rre el riesgo de ser reducido a un mero en-
cambio sustancial aumentando la calidad de
de incluir la perspectiva de la Iglesia católi- granaje de un mecanismo que lo trata como
la productividad, creando nuevos puestos de
ca y de la Santa Sede en el encuentro de un simple bien de consumo para ser utiliza-
trabajo, respetando las leyes laborales, lu-
Davos. También le agradezco sus esfuerzos do, de modo que —lamentablemente lo per-
chando contra la corrupción pública y pri-
por llevar esta perspectiva a la atención de cibimos a menudo—, cuando la vida ya no
vada y promoviendo la justicia social, junto
los reunidos en este Foro anual, incluidas sirve a dicho mecanismo se la descarta sin
con la distribución justa y equitativa de los
las distinguidas autoridades políticas y gu- tantos reparos. (Discurso al Parlamento Eu-
beneficios.
bernamentales presentes y todos aquellos ropeo, Estrasburgo, 25 de noviembre de
2014). Hay una gran responsabilidad de discer-
comprometidos en el ámbito de los nego-
nir sabiamente, ya que las decisiones toma-
cios, la economía, el trabajo y la cultura, En este contexto, es esencial salvaguardar
la dignidad de la persona humana, especial- das serán fundamentales para modelar el
mientras discuten los desafíos, preocupacio- mundo del mañana y el de las generaciones
nes, esperanzas y perspectivas del mundo de mente ofreciendo a todos oportunidades
reales para el desarrollo humano integral y futuras. Por lo tanto, si queremos un futuro
hoy y del futuro. más seguro, un futuro que anima la prospe-
aplicando políticas económicas que favorez-
El tema elegido para el Foro de este año ridad de todos, es necesario mantener la
can a la familia. «la libertad económica no
—Crear un futuro compartido en un mundo brújula orientada continuamente hacia el
prevalezca sobre la concreta libertad del
fracturado— es muy oportuno. Confío en que «verdadero Norte», representado por los va-
hombre y sus derechos, que el mercado no
ayudará a orientar vuestras deliberaciones lores auténticos. Es este el momento de to-
sea algo absoluto, sino que considere las
mientras buscáis mejores cimientos para mar medidas valientes y audaces para nues-
exigencias de la justicia» (Discurso a la Con-
construir sociedades inclusivas, justas y soli- federación General de la Industria Italiana, 27 tro amado planeta. Es este el momento ade-
darias, capaces de restituir dignidad a aque- de febrero de 2016). Los modelos económi- cuado para traducir en acción nuestra res-
llos que viven con gran incertidumbre y que cos, por lo tanto, deben respetar una ética ponsabilidad de contribuir al desarrollo de
no logran soñar con un mundo mejor. de desarrollo integral y sostenible, basada la humanidad.
A nivel de gobernanza global, somos ca- en valores que pongan en el centro a la per- Espero, por lo tanto, que este encuentro
da vez más conscientes de que existe una sona humana y sus derechos. del Foro Económico Mundial en 2018 per-
creciente fragmentación entre los Estados y «Ante tantas barreras de injusticia, sole- mita un intercambio abierto, libre y respe-
las instituciones. Están surgiendo nuevos ac- dad, desconfianza y sospecha que aún se si- tuoso, y que esté inspirado, sobre todo, por
tores, así como una nueva competencia eco- guen levantando en nuestros días, el mundo el deseo de promover el bien común.
nómica y acuerdos comerciales regionales. del trabajo, del cual vosotros sois actores de Renuevo mis mejores deseos para el éxito
También las tecnologías más recientes están primer nivel, está llamado a dar pasos va- del encuentro e invoco de buen grado sobre
transformando los modelos económicos y lientes para que “encontrarse y estar juntos” usted y todos los que participan en el Foro
hasta el mundo globalizado, que, condicio- no sea sólo un eslogan, sino un programa las bendiciones divinas de sabiduría y forta-
nado por intereses privados y de la ambi- para el presente y el futuro» (Ibid.). Solo a leza.
ción de beneficio a toda costa, parece favo- través de una firme resolución, compartida
recer la sucesiva fragmentación e individua- por todos los actores económicos, podemos Vaticano, 12 de enero 2018
lismo, en lugar de facilitar enfoques que esperar dar una nueva dirección al destino
sean más inclusivos. de nuestro mundo. También la inteligencia FRANCISCO
página 22 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 26 de enero de 2018, número 4

Cómo desenmascarar las falsas noticias


«“La verdad os hará libres” (Juan 8, 32) Fake profesión periodística y la responsabilidad perso- 2. ¿Cómo podemos reconocerlas?
news y periodismo de paz»: es el tema del mensaje nal de cada uno en la comunicación de la verdad.
Ninguno de nosotros puede eximirse de la res-
del Papa Francisco para la LII Jornada mundial de
ponsabilidad de hacer frente a estas falsedades.
las comunicaicones sociales, que este año se celebra en
1. ¿Qué hay de falso No es tarea fácil, porque la desinformación se ba-
diversos países el 13 de mayo, solemnidad de la
sa frecuentemente en discursos heterogéneos, in-
Anunciación. en las «noticias falsas»? tencionadamente evasivos y sutilmente engañosos,
«Fake news» es un término discutido y también y se sirve a veces de mecanismos refinados. Por
objeto de debate. Generalmente alude a la desin- eso son loables las iniciativas educativas que per-
formación difundida online o en los medios de miten aprender a leer y valorar el contexto comu-
comunicación tradicionales. Esta expresión se re- nicativo, y enseñan a no ser divulgadores incons-
fiere, por tanto, a informaciones infundadas, basa- cientes de la desinformación, sino activos en su
das en datos inexistentes o distorsionados, que desvelamiento. Son asimismo encomiables las ini-
tienen como finalidad engañar o incluso manipu- ciativas institucionales y jurídicas encaminadas a
lar al lector para alcanzar determinados objetivos, concretar normas que se opongan a este fenóme-
influenciar las decisiones políticas u obtener ga- no, así como las que han puesto en marcha las
nancias económicas. compañías tecnológicas y de medios de comunica-
La eficacia de las fake news se debe, en primer ción, dirigidas a definir nuevos criterios para la
lugar, a su naturaleza mimética, es decir, a su ca- verificación de las identidades personales que se
pacidad de aparecer como plausibles. En segundo esconden detrás de millones de perfiles digitales.
lugar, estas noticias, falsas pero verosímiles, son Pero la prevención y la identificación de los
Queridos hermanos y hermanas:
capciosas, en el sentido de que son hábiles para mecanismos de la desinformación requieren tam-
En el proyecto de Dios, la comunicación huma- capturar la atención de los destinatarios poniendo bién un discernimiento atento y profundo. En
na es una modalidad esencial para vivir la comu- el acento en estereotipos y prejuicios extendidos efecto, se ha de desenmascarar la que se podría
nión. El ser humano, imagen y semejanza del dentro de un tejido social, y se apoyan en emo- definir como la «lógica de la serpiente», capaz de
Creador, es capaz de expresar y compartir la ver- ciones fáciles de suscitar, como el ansia, el despre- camuflarse en todas partes y morder. Se trata de
dad, el bien, la belleza. Es capaz de contar su cio, la rabia y la frustración. Su difusión puede la estrategia utilizada por la «serpiente astuta» de
propia experiencia y describir el mundo, y de contar con el uso manipulador de las redes socia- la que habla el Libro del Génesis, la cual, en los
construir así la memoria y la comprensión de los les y de las lógicas que garantizan su funciona- albores de la humanidad, fue la artífice de la pri-
acontecimientos. miento. De este modo, los contenidos, a pesar de mera fake news (cf. Gn 3, 1-15), que llevó a las trá-
Pero el hombre, si sigue su propio egoísmo or- carecer de fundamento, obtienen una visibilidad gicas consecuencias del pecado, y que se concreti-
gulloso, puede también hacer un mal uso de la tal que incluso los desmentidos oficiales difícil- zaron luego en el primer fratricidio (cf. Gn 4) y
facultad de comunicar, como muestran desde el mente consiguen contener los daños que produ- en otras innumerables formas de mal contra Dios,
principio los episodios bíblicos de Caín y Abel, y cen. el prójimo, la sociedad y la creación.
de la Torre de Babel (cf. Gn 4, 1-16; 11, 1-9). La al- La dificultad para desenmascarar y erradicar las La estrategia de este hábil «padre de la menti-
teración de la verdad es el síntoma típico de tal fake news se debe asimismo al hecho de que las ra» (Jn 8, 44) es la mímesis, una insidiosa y peli-
distorsión, tanto en el plano individual como en personas a menudo interactúan dentro de ambien- grosa seducción que se abre camino en el corazón
el colectivo. Por el contrario, en la fidelidad a la tes digitales homogéneos e impermeables a pers- del hombre con argumentaciones falsas y atrayen-
lógica de Dios, la comunicación se convierte en pectivas y opiniones divergentes. El resultado de tes. En la narración del pecado original, el tenta-
lugar para expresar la propia responsabilidad en esta lógica de la desinformación es que, en lugar dor, efectivamente, se acerca a la mujer fingiendo
la búsqueda de la verdad y en la construcción del de realizar una sana comparación con otras fuen- ser su amigo e interesarse por su bien, y comienza
bien. tes de información, lo que podría poner en discu- su discurso con una afirmación verdadera, pero
Hoy, en un contexto de comunicación cada vez sión positivamente los prejuicios y abrir un diálo- sólo en parte: «¿Conque Dios os ha dicho que no
más veloz e inmersos dentro de un sistema digi- go constructivo, se corre el riesgo de convertirse comáis de ningún árbol del jardín?» (Gn 3, 1). En
tal, asistimos al fenómeno de las noticias falsas, en actores involuntarios de la difusión de opinio- realidad, lo que Dios había dicho a Adán no era
las llamadas «fake news». Dicho fenómeno nos nes sectarias e infundadas. El drama de la desin- que no comieran de ningún árbol, sino tan solo
llama a la reflexión; por eso he dedicado este formación es el desacreditar al otro, el presentarlo de un árbol: «Del árbol del conocimiento del
mensaje al tema de la verdad, como ya hicieron como enemigo, hasta llegar a la demonización bien y el mal no comerás» (Gn 2, 17). La mujer,
en diversas ocasiones mis predecesores a partir de que favorece los conflictos. Las noticias falsas re- respondiendo, se lo explica a la serpiente, pero se
Pablo VI (cf. Mensaje de 1972: «Los instrumentos velan así la presencia de actitudes intolerantes e deja atraer por su provocación: «Podemos comer
de comunicación social al servicio de la verdad»). hipersensibles al mismo tiempo, con el único re- los frutos de los árboles del jardín; pero del fruto
Quisiera ofrecer de este modo una aportación al sultado de extender el peligro de la arrogancia y del árbol que está en mitad del jardín nos ha di-
esfuerzo común para prevenir la difusión de las el odio. A esto conduce, en último análisis, la fal- cho Dios: “No comáis de él ni lo toquéis, de lo
noticias falsas, y para redescubrir el valor de la sedad. contrario moriréis”» (Gn 3, 2). Esta respuesta tie-
número 4, viernes 26 de enero de 2018 L’OSSERVATORE ROMANO página 23

ne un sabor legalista y pesimista: habiendo dado bien, y lo que, por el contrario, tiende a aislar, di- un periodismo sin fingimientos, hostil a las false-
credibilidad al falsario y dejándose seducir por su vidir y contraponer. La verdad, por tanto, no se dades, a eslóganes efectistas y a declaraciones alti-
versión de los hechos, la mujer se deja engañar. alcanza realmente cuando se impone como algo sonantes; un periodismo hecho por personas para
Por eso, enseguida presta atención cuando le ase- extrínseco e impersonal; en cambio, brota de rela- personas, y que se comprende como servicio a to-
gura: «No, no moriréis» (v. 4). Luego, la decons- ciones libres entre las personas, en la escucha recí- dos, especialmente a aquellos —y son la mayoría
trucción del tentador asume una apariencia creí- proca. Además, nunca se deja de buscar la ver- en el mundo— que no tienen voz; un periodismo
ble: «Dios sabe que el día en que comáis de él, se dad, porque siempre está al acecho la falsedad, que no queme las noticias, sino que se esfuerce en
os abrirán los ojos, y seréis como Dios en el cono- también cuando se dicen cosas verdaderas. Una buscar las causas reales de los conflictos, para fa-
cimiento del bien y el mal» (v. 5). Finalmente, se argumentación impecable puede apoyarse sobre vorecer la comprensión de sus raíces y su supera-
llega a desacreditar la recomendación paternal de hechos innegables, pero si se utiliza para herir a ción a través de la puesta en marcha de procesos
Dios, que estaba dirigida al bien, para seguir la otro y desacreditarlo a los ojos de los demás, por virtuosos; un periodismo empeñado en indicar so-
seductora incitación del enemigo: «La mujer se más que parezca justa, no contiene en sí la ver- luciones alternativas a la escalada del clamor y de
dio cuenta de que el árbol era bueno de comer, dad. Por sus frutos podemos distinguir la verdad la violencia verbal.
atrayente a los ojos y deseable» (v. 6). Este episo- de los enunciados: si suscitan polémica, fomentan Por eso, inspirándonos en una oración francis-
dio bíblico revela por tanto un hecho esencial pa- divisiones, infunden resignación; o si, por el con-
cana, podríamos dirigirnos a la Verdad en perso-
ra nuestro razonamiento: ninguna desinformación trario, llevan a la reflexión consciente y madura,
na de la siguiente manera:
es inocua; por el contrario, fiarse de lo que es fal- al diálogo constructivo, a una laboriosidad prove-
so produce consecuencias nefastas. Incluso una chosa. Señor, haznos instrumentos de tu paz.
distorsión de la verdad aparentemente leve puede Haznos reconocer el mal que se insinúa en una co-
tener efectos peligrosos. municación que no crea comunión.
De lo que se trata, de hecho, es de nuestra co- 4. La paz es la verdadera noticia Haznos capaces de quitar el veneno de nuestros
dicia. Las fake news se convierten a menudo en vi- El mejor antídoto contra las falsedades no son juicios.
rales, es decir, se difunden de modo veloz y difí- las estrategias, sino las personas, personas que, li- Ayúdanos a hablar de los otros como de hermanos
cilmente manejable, no a causa de la lógica de bres de la codicia, están dispuestas a escuchar, y y hermanas.
compartir que caracteriza a las redes sociales, sino permiten que la verdad emerja a través de la fati-
más bien por la codicia insaciable que se enciende Tú eres fiel y digno de confianza; haz que nuestras
ga de un diálogo sincero; personas que, atraídas palabras sean semillas de bien para el
fácilmente en el ser humano. por el bien, se responsabilizan en el uso del len-
mundo:
Las mismas motivaciones económicas y oportu- guaje. Si el camino para evitar la expansión de la
nistas de la desinformación tienen su raíz en la desinformación es la responsabilidad, quien tiene donde hay ruido, haz que practiquemos la escucha;
sed de poder, de tener y de gozar que en último un compromiso especial es el que por su oficio donde hay confusión, haz que inspiremos armonía;
término nos hace víctimas de un engaño mucho tiene la responsabilidad de informar, es decir: el donde hay ambigüedad, haz que llevemos claridad;
más trágico que el de sus manifestaciones indivi- periodista, custodio de las noticias. Este, en el
donde hay exclusión, haz que llevemos el com-
duales: el del mal que se mueve de falsedad en mundo contemporáneo, no realiza sólo un traba-
partir;
falsedad para robarnos la libertad del corazón. jo, sino una verdadera y propia misión. Tiene la
He aquí porqué educar en la verdad significa tarea, en el frenesí de las noticias y en el torbelli- donde hay sensacionalismo, haz que usemos la so-
educar para saber discernir, valorar y ponderar los no de las primicias, de recordar que en el centro briedad;
deseos y las inclinaciones que se mueven dentro de la noticia no está la velocidad en darla y el im- donde hay superficialidad, haz que planteemos in-
de nosotros, para no encontrarnos privados del pacto sobre las cifras de audiencia, sino las perso- terrogantes verdaderos;
bien «cayendo» en cada tentación. nas. Informar es formar, es involucrarse en la vida donde hay prejuicio, haz que suscitemos confianza;
de las personas. Por eso la verificación de las
donde hay agresividad, haz que llevemos respeto;
fuentes y la custodia de la comunicación son ver-
3. «La verdad os hará libres» (Jn 8, 32) daderos y propios procesos de desarrollo del bien donde hay falsedad, haz que llevemos verdad.
La continua contaminación a través de un len- que generan confianza y abren caminos de comu- Amén.
guaje engañoso termina por ofuscar la interiori- nión y de paz.
dad de la persona. Dostoyevski escribió algo inte- Por lo tanto, deseo dirigir un llamamiento a Desde el Vaticano, 24 de enero de 2018, memoria
resante en este sentido: «Quien se miente a sí promover un periodismo de paz, sin entender con de san Francisco de Sales
mismo y escucha sus propias mentiras, llega al esta expresión un periodismo «buenista» que nie-
punto de no poder distinguir la verdad, ni dentro gue la existencia de problemas graves y asuma to-
de sí mismo ni en torno a sí, y de este modo co- nos empalagosos. Me refiero, por el contrario, a
mienza a perder el respeto a sí mismo y a los de-
más. Luego, como ya no estima a nadie, deja
también de amar, y para distraer el tedio que pro-
duce la falta de cariño y ocuparse en algo, se en-
trega a las pasiones y a los placeres más bajos; y
por culpa de sus vicios, se hace como una bestia.
Y todo esto deriva del continuo mentir a los de-
más y a sí mismo» (Los hermanos Karamazov, II,
2).
Entonces, ¿cómo defendernos? El antídoto más
eficaz contra el virus de la falsedad es dejarse pu-
rificar por la verdad. En la visión cristiana, la ver-
dad no es sólo una realidad conceptual que se re-
fiere al juicio sobre las cosas, definiéndolas como
verdaderas o falsas. La verdad no es solamente el
sacar a la luz cosas oscuras, «desvelar la reali-
dad», como lleva a pensar el antiguo término
griego que la designa, aletheia (de a-lethès, «no es-
condido»). La verdad tiene que ver con la vida
entera. En la Biblia tiene el significado de apoyo,
solidez, confianza, como da a entender la raíz
‘aman, de la cual procede también el Amén litúr-
gico. La verdad es aquello sobre lo que uno se
puede apoyar para no caer. En este sentido rela-
cional, el único verdaderamente fiable y digno de
confianza, sobre el que se puede contar siempre,
es decir, «verdadero», es el Dios vivo. He aquí la
afirmación de Jesús: «Yo soy la verdad» (Jn 14,
6). El hombre, por tanto, descubre y redescubre
la verdad cuando la experimenta en sí mismo co-
mo fidelidad y fiabilidad de quien lo ama. Sólo
esto libera al hombre: «La verdad os hará libres»
(Jn 8, 32).
Liberación de la falsedad y búsqueda de la re-
lación: he aquí los dos ingredientes que no pue-
den faltar para que nuestras palabras y nuestros
gestos sean verdaderos, auténticos, dignos de con-
fianza. Para discernir la verdad es preciso distin-
guir lo que favorece la comunión y promueve el
página 24 L’OSSERVATORE ROMANO viernes 26 de enero de 2018, número 4

Las etapas principales del viaje Unidos no en una uniformidad esté-


realizado a Chile y Perú fueron
revividas por el Papa durante la
El significado ril, todos iguales: sino en toda la ri-
queza de las diferencias que hereda-
audiencia general del miércoles por la mos de la historia y de la cultura.
mañana, 24 de enero, en la plaza de
San Pedro. Al finalizar la catequesis,
lanzó un llamamiento por la paz en la
de un viaje Lo testimonió de forma emblemática
el encuentro con los pueblos de la
Amazonia peruana, que dio inicio
República Democrática del Congo. Audiencia general del Pontífice también al itinerario del Sínodo Pa-
namazónico convocado para octubre
Queridos hermanos y hermanas, cárcel, sin esta dimensión de la rein- cia. La del norte, en Iquique, entre de 2019, como también lo testimo-
¡buenos días! serción, porque si no está esta espe- océano y desierto, fue un himno al niaron los momentos vividos con la
Esta audiencia se hace en dos lu- ranza de la reinserción social, la cár- encuentro entre los pueblos, que se población de Puerto Maldonado y
gares unidos: vosotros, aquí en la cel es una tortura infinita. Sin em- expresa de forma singular en la reli- con los niños de la Casa de acogida
plaza, y un grupo de niños un poco bargo, cuando se trabaja para rein- giosidad popular. «El Principito». Juntos dijimos
enfermos, que están en el aula. Ellos sertar —también los condenados a Los encuentros con los jóvenes y «no» a la colonización económica y
os verán a vosotros y vosotros les ve- cadena perpetua pueden reinsertar- con la Universidad Católica de Chi- a la colonización ideológica.
réis a ellos: y así estamos unidos. Sa- se— mediante el trabajo de la cárcel le respondieron al desafío crucial de Hablando a las autoridades políti-
ludamos a los niños que están en el a la sociedad, se abre un diálogo. ofrecer un sentido grande a la vida cas y civiles de Perú, aprecié el patri-
Aula: pero era mejor que no pasaran Pero una cárcel siempre debe tener de las nuevas generaciones. A los jó- monio ambiental, cultural y espiri-
mucho frío, y por eso están allí. Vol- esta dimensión de la reinserción, venes dejé una palabra programática tual de ese país, y enfoqué las dos
ví hace dos días del viaje apostólico siempre. de san Alberto Hurtado: «¿Qué ha- realidades que más gravemente lo
en Chile y Perú. ¡Un aplauso a Chi- Con los sacerdotes y los consagra- ría Cristo en mi lugar?». Y en la amenazan: el degrado ecológico-so-
le y Perú! Dos pueblo buenos, bue- dos y con los obispos de Chile viví Universidad propuse un modelo de cial y la corrupción. No sé si voso-
nos... Doy gracias al Señor porque dos encuentros muy intensos, hechos formación integral, que traduce la tros habéis escuchado aquí hablar de
todo fue bien: he podido ver al Pue- todavía más fecundos por el sufri- identidad católica en capacidad de corrupción... no lo sé... No solo por
blo de Dios en camino en esas tie- miento compartido por algunas heri- participar en la construcción de so- allí hay: ¡también aquí es más peli-
rras —también los que no están en das que afligen a la Iglesia en ese ciedades unidas y plurales, donde grosa que la gripe! Se mezcla y
camino, están un poco parados... pe- país. En particular, confirmé a mis los conflictos no son ocultados sino arruina los corazones. La corrupción
ro es buena gente— y alentar el desa- arruina los corazones. Por favor, no
rrollo social de esos países. Renuevo a la corrupción. Y remarqué que na-
mi gratitud a las autoridades civiles die está exento de responsabilidad
y a los hermanos obispos, que me
han acogido con tanta atención y
La voz del Papa frente a estas dos plagas y que el
compromiso para contrarrestarlas es
generosidad; como también a todos
los colaboradores y los voluntarios. por los derechos de los yazidíes de todos.
La primera misa pública en Perú
Pensad que en cada uno de los dos la celebré en la orilla del océano, en
países había más de 20 mil volunta- la ciudad de Trujillo, donde el tem-
rios: más de 20 mil en Chile, 20 mil poral llamado «Niño costero» el año
en Perú. Gente buena: la mayoría jó- pasado golpeó duramente a la po-
venes. blación. Por eso les animé a reaccio-
Mi llegada a Chile estuvo precedi- nar a este, pero también a otros tem-
da de diferentes manifestaciones de porales como la maldad, la falta de
protesta, por varios motivos, como educación, de trabajo y de aloja-
vosotros habéis leído en los periódi- miento seguro. En Trujillo me reuní
cos. Y esto hizo todavía más actual con los sacerdotes y los consagrados
y vivo el lema de mi visita: «Mi paz del norte de Perú, compartiendo con
os doy». Son las palabras de Jesús ellos la alegría de la llamada y de la
dirigidas a los discípulos, que repeti- misión, y la responsabilidad de la
mos en cada misa: el don de la paz, comunión en la Iglesia. Les exhorté
que solo Jesús muerto y resucitado a ser ricos de memoria y fieles a sus
puede dar a quien se encomienda a raíces. Y entre estas raíces está la de-
Él. No solo cada uno de nosotros voción popular a la Virgen María.
necesita paz, también el mundo, También en Trujillo tuvo lugar la ce-
hoy, en esta tercera guerra mundial a lebración mariana en la que coroné a
pedazos... Por favor, ¡recemos por la la Virgen de la Puerta, proclamándo-
paz! la «Madre de la Misericordia y de la
En el encuentro con las autorida- Esperanza».
des políticas y civiles del país animé La jornada final del viaje, el do-
el camino de la democracia chilena, mingo pasado, transcurrió en Lima,
como espacio de encuentro solidario con un fuerte acento espiritual y
y capaz de incluir las diversidades; eclesial. En el Santuario más célebre
para este fin indiqué como método de Perú, en el que se venera la pin-
la vía de la escucha: en particular la tura de la Crucifixión llamado «Se-
escucha a los pobres, los jóvenes y ñor de los Milagros», me reuní con
los ancianos, los inmigrantes, y tam- unas 500 religiosas de clausura, de
bién la escucha a la tierra. vida contemplativa: un verdadero
«Toda persona tiene derecho a profesar libremente y sin restricciones «pulmón» de fe y de oración para la
En la primera eucaristía, celebrada su propio credo». Lo dijo el Papa Francisco a una representación de la Iglesia y para toda la sociedad. En
por la paz y la justicia, resonaron las comunidad yazidí de Alemania, en un encuentro que tuvo lugar el la catedral realicé un acto de oración
bienaventuranzas, especialmente miércoles 24 de enero, por la mañana, antes de la Audiencia general. especial para la intercesión de los
«Bienaventurados los que trabajan
En las palabras que les dirigió, el Pontífice aseguró que «es inacepta- santos peruanos, al que siguió el en-
por la paz, porque serán llamados
ble que los seres humanos sean perseguidos y asesinados debido a su cuentro con los obispos del país, a
hijos de Dios» (Mateo 5, 9).
pertenencia religiosa». Asimismo alentó a las instituciones y a las per- los cuales propuse la figura ejemplar
Una bienaventuranza para testi- sonas de buena voluntad pertenecientes a otras comunidades a contri- de san Toribio de Mogrovejo. Tam-
moniar con el estilo de la proximi- buir en la reconstrucción de sus hogares y lugares de culto. bién a los jóvenes peruanos indiqué
dad, de la cercanía, del compartir, los santos como hombres y mujeres
reforzando así, con la gracia de Cris- que no han perdido tiempo en «ma-
to, el tejido de la comunidad eclesial quillar» la propia imagen, sino que
y de toda la sociedad. En este estilo hermanos en el rechazo de todo gestionados en el diálogo. Siempre han seguido a Cristo, que les ha mi-
de proximidad cuentan más los ges- compromiso con los abusos sexuales hay conflictos: también en casa; rado con esperanza. Como siempre,
tos que las palabras, y un gesto im- a menores, y al mismo tiempo en la siempre hay. Pero, tratar mal los la palabra de Jesús da sentido pleno
portante que pude realizar fue visitar confianza en Dios, que a través de conflictos es todavía peor. No es ne- a todo, y así también el Evangelio
la cárcel femenina de Santiago: los esta dura prueba purifica y renueva cesario esconder los conflictos deba- de la última celebración eucarística
rostros de esas mujeres, muchas de a sus ministros. jo de la cama: los conflictos que sa- resumió el mensaje de Dios a su
las cuales jóvenes madres, con sus Las otras dos misas en Chile fue- len a la luz, se afrontan y se resuel- pueblo en Chile y en Perú: «Con-
hijos pequeños en brazos, expresa- ron celebradas una en el sur y otra ven con el diálogo. Pensad vosotros vertíos y creed en la Buena Nueva»
ban a pesar de todo mucha esperan- en el norte. La del sur, en Arauca- en los pequeños conflictos que te- (Marcos 1, 15). Así —parecía decir el
za. Las animé a exigir, a sí mismas y nía, tierra donde habitan los indios néis seguramente en vuestra casa: no Señor— recibiréis la paz que yo os
a las instituciones, un serio camino Mapuche, transformó en alegría los es necesario esconderlos sino afron- doy y estaréis unidos en mi esperan-
de preparación a la reinserción, co- dramas y las fatigas de este pueblo, tarlos. Buscar el momento y se ha- za. Esto es más o menos el resumen
mo horizonte que da sentido a la lanzando un llamamiento por una bla: el conflicto se resuelve así, con de este viaje. Recemos por estas dos
pena cotidiana. Nosotros no pode- paz que sea armonía de las diferen- el diálogo. En Perú el lema de la vi- naciones hermanas, Chile y Perú,
mos pensar en una cárcel, cualquier cias y por el rechazo de toda violen- sita fue: «Unidos por la esperanza». para que el Señor les bendiga.