Está en la página 1de 4

Materiales ferromagnéticos, paramagnéticos y diamagnéticos

 Materiales diamagnéticos

Los materiales denominados diamagnéticos se caracterizan por ser repelidos por los imanes
(es lo opuesto a los materiales ferromagnéticos, que son atraídos por los imanes). El
fenómeno del diamagnetismo fue descubierto en septiembre de 1845 por el físico y
químico Michael Faraday cuando observó que un trozo de bismuto era repelido por un
imán, cualquiera que fuese el polo. Esa experiencia indicaba que el campo externo
generado por el imán inducía en el bismuto un dipolo magnético de sentido opuesto.

Pero, ¿qué sucede en los materiales para que ocurra este fenómeno?

El diamagnetismo se puede explicar de forma sencilla si se considera una consecuencia de


aplciar la Ley de Lenz a nivel molecular. Según la teoría electromagnética, siempre
que varía el flujo magnético se genera una corriente inducida y, según esta Ley, "el sentido
de las corrientes inducidas es tal que con sus acciones electromagnéticas tienden a oponerse
a la causa que las produce".

Todos los átomos contienen electrones que se mueven libremente y cuando se aplica un
campo magnético exterior se induce una corriente superpuesta cuyo efecto magnético es
opuesto al campo aplicado.

Otra forma de explicar el diamagnetismo es a partir de la configuración electrónica de los


átomos o de los sistemas moleculares. De esta forma, el comportamiento diamagnético lo
presentan sistemas moleculares que contengan todos sus electrones apareados y los
sistemas atómicos o iónicos que contengan orbitales completamente llenos. Es decir los
espines de los electrones del último nivel se encontrarán apareados (por tanto el momento
magnético de los espines es prácticamente nulo).
Uno de los fenómenos más curiosos que presentan los materiales diamagnéticos es la
levitación diamagnética. Como se aprecia en la siguiente figura,un pedazo de grafito
pirolítico, que tiene un diamagnetismo especialmente alto, levita sobre un gran imán de
neodimio permanente .

Existe un caso particular de diamagnético con una susceptibilidad magnética bastante


grande en módulo. Son los superconductores, a los que podemos considerar diamagnéticos
perfectos. Estos materiales expulsan las líneas del campo magnético y consiguen un campo
nulo en su interior, creando para ello corrientes superficiales que originan el campo que
cancela el exterior. Como consecuencia de estas corrientes aparecen fuerzas magnéticas que
pueden conseguir la levitación de un superconductor.
 Materiales paramagnéticos

Los materiales paramagnéticos son aquellos cuya suma neta de los momentos magnéticos
permanentes de sus átomos o moléculas es nula (Figura 5). Estos materiales tienen un
comportamiento magnético muy débil.

Si se aplica un campo magnético exterior lo suficientemente elevado, los momentos


magnéticos de los materiales paramagnéticos se tienden a ordenar de forma paralela al
mismo.Por tano, los dipolos se orientan en la misma dirección y sentido que el campo
aplicado, por lo que la susceptibilidad magnética, aunque débil, es positiva, y la
permeabilidad relativa es ligeramente mayor que la unidad. Otra característica que los
diferencia de los materiales ferromagnéticos es el hecho de que cuando se elimina el campo
externo aplicado el efecto del paramagnetismo desaparece.
 Ferromagnéticos
El ferromagnetismo es un fenómeno que no se debe sólo a propiedades atómico-
moleculares sino que es un efecto colectivo que requiere una estructura sólida. Los
materiales ferromagnéticos son elementos de transición, con una configuración en sus
átomos que favorece la interacción entre los dipolos magnéticos, los cuales se alinean
paralelamente dentro de zonas que se llaman dominios. Como estos dominios se orientan
aleatoriamente, no se genera imanación neta en el material (Figura 9).

Figura 9

Al aplicar un campo magnético a un material ferromagnético desmagnetizado (Figura 10),


dado que su permeabilidad y la susceptibilidad magnética son superiores a uno, el campo
en el interior del material es mayor al campo magnético aplicado. Esto se debe a que los
dominios del material se orientan con el campo magnético exterior reforzándolo.