Está en la página 1de 117

1

UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA
CENTRO UNIVERSITARIO DE CIENCIAS DE LA SALUD
DIVISION DE DISCIPLINAS BASICAS
DEPARTAMENTO DE PSICOLOGIA BASICA
ACADEMIA DE EVALUACION Y DIAGNOSTICO PSICOLOGICO

MANUAL DE APLICACIÓN
DEL TEST DE APERCEPCION TEMATICA

(ENFOQUE PSICOANALITICO)

TRADUCIDO DEL FRANCES POR EL MTRO. JOSE C. MEDEROS SILVA

ENERO DE 1998

VICA SHENTOUB & AL.


DUNOD, PARIS,1990
2

INTRODUCCION

Los tests denominados proyectivos, que deberían ser más bien considerados
como pruebas de personalidad, ya que proceden de mecanismos que
sobrepasan el cuadro de la proyección , aun en la acepción amplia del término,
constituyen uno de los instrumentos más importantes del psicólogo clínico.
Entre éstos el Test de Apercepción Temática (T.A.T.) ocupa un lugar
preponderante. Creado en 1935, ha suscitado siempre gran interés , pero
también resistencias. Desde entonces ha sido experimentado y su base teórica
reformulada por todos aquellos, que de una manera o de otra, se interesan a la
psicología clínica y patológica.
Pero, ¿se puede hablar de “tests” o de “técnicas” a estas pruebas de
personalidad?. Otros, antes que nosotros, se han opuesto a la aplicación de
este título al Rorschach o al T.A.T., pues da la idea de ser un método objetivo y
resultados objetivables, según el método de las ciencias exactas.
La complejidad del funcionamiento mental humano exige que se tome en
cuenta un número considerable de factores interdependientes que sólo toman
sentido cuando se considera su valor dinámico y su valor económico dentro de
una organización dada.
No se trata tampoco de una técnica cuyo aprendizaje garantizaría por sí solo el
uso correcto de sus resultados. Aquí, la técnica , o más exactamente ciertos
principios metodológicos, no son más que un instrumento, que sería inútil si no
se basa en una teoría de la personalidad de la cual procede y que permite
entonces a los elementos recogidos en forma desordenada el poder ser
organizados en un todo con sentido. La técnica no puede ser asimilada por
aquellos que no dominan el conocimiento de la teoría, ya que tales pruebas
constituyen también el lugar privilegiado en donde los conocimientos teóricos –
corpus abstracto – encuentran su ilustración y su encarnación y en donde , al
mismo tiempo , son interpelados por el discurso viviente del sujeto.
La intención de estas pruebas coincide con la de la mayoría de los clínicos
contemporáneos, quienes, más allá de un diagnóstico cuya finalidad sea
establecer una comparación con un cuadro nosológico ya conocido, buscan ,
además, percibir las singularidades de los funcionamientos mentales , lo que
corresponde a una investigación de las diferencias. (Widlöcher D.,1970).
Se debe, indudablemente, a esta última perspectiva las interrogantes y las
teorías que se refieren a las distintas organizaciones de las neurosis y de las
psicosis mentales clásicas , que han hecho estallar en añicos los cuadros
nosológicos y modificar los tratamientos terapéuticos.
Preocupados, en primero lugar, por los instrumentos mismos , la necesidad de
referencia a un corpus teórico homogéneo, de la elección del mismo, la
elaboración de los métodos, de su validez, de la confrontación con las otras
teorías y métodos - de los cuales nos ocupamos en la primera parte -
pensamos disponer actualmente de un instrumento como el T.A.T.
relativamente terminado, cuyas posibilidades hemos experimentado
ampliamente, pero que continúa siendo un instrumento evolutivo y abierto a
cambios futuros.
Su objetivo principal, aunque no exclusivo, es contribuir a una reflexión
diferencial sobre las modalidades de las organizaciones que provienen tanto
de la normalidad como de la patología mental.
3

PRIMERA PARTE

LA TEORIA
1.- HISTORIA ACERCA DEL T.A.T.

1.1. – MURRAY

El T.A.T. tuvo su origen en 1935, en la “Harvard Psychological Clinic”, famoso


semillero de psicología clínica americana de la cual Henry Murray , autor de
esta prueba, llegó a ser director después de una larga carrera como médico y
bioquímico.
En su forma original, el T.A.T. estaba compuesto por treinta y una imágenes,
administradas en dos períodos y pudiendo ser divididas en series destinadas
respectivamente a los adultos hombres y mujeres y a los muchachos y
muchachas de más de diez años. Esta imágenes representan personajes de
edad y sexo diferentes, tomados en situaciones relativamente determinadas
pero dejando lugar a las interpretaciones, y también paisajes relativamente
poco estructurados.
El sujeto era invitado, a propósito de cada una de las láminas, a imaginar une
historia tan rica y dramática como fuese posible que tenga cuenta del
presente, del pasado, del futuro y de los sentimientos de los personajes que
aparecen en escena.
H. Murray recomendaba para el sujeto la posición acostado, un buen rapport
que lo pusiese en confianza, un ambiente propicio a las confidencias con una
iluminación indirecta y suave. Las palabras de aliento, las preguntas y las
apreciaciones estaban autorizadas con el fin de que el sujeto proporcionase el
máximo de material significativo de sus conflictos inconscientes.
Es en su obra “Explorations in personality” (1938) que H. Murray expone su
sistema teórico centrado en la dualidad necesidades- presiones ( needs-press),
que planteaba como hipótesis principal la identificación del narrador con el
personaje principal, medio por el cual expresaba sus propias necesidades , los
otros personajes debían representar el medio de vida del cual el sujeto resiente
la presión.
El manual de H. Murray (1943) presentaba una colección muy compleja de
veinte “necesidades” del héroe de la historia , agrupadas bajo nueve rúbricas
y “presiones “ que provenían del medio y que entraban en conflicto con estas
necesidades.
4

La teoría y el método de H. Murray tuvieron en Estados Unidos un éxito


efímero. El hecho de que la teoría , se asemejara a las fórmulas de la
bioquímica, dice L. Bellak,, estuviera alejada de la teoría psicoanalítica de la
cual pretendía inspirarse y que el método fuese difícilmente aplicable y
limitado en su alcance práctico, todo ello fue claro para los psicólogos de la
Harvard Clinic quienes estaban muy ocupados en resolver a su manera los
complejos problemas humanos que la declaración de la guerra mundial les
planteaba.
En el “Journal of Projective Techniques” L. Bellak (1956) consideraba que el
psicoanálisis , a pesar de contar ya con cincuenta años de vida y las técnicas
proyectivas que se inspiraban de él, eran totalmente incomprendidas por los
psicólogos que habían “triunfalmente reducido el uno y las otras al absurdo en
un gran número de tesis de doctorado”
El absurdo consistía principalmente en la creencia que se podía colocar al
sujeto en un medio “semejante al psicoanalítico”, vencer sus resistencias –
ignorando el rol de los mecanismos de defensa inconscientes - y que se podía
extrapolar del contenido manifiesto del relato a la vivencia profunda del sujeto
, de la fantasía elaborada a la realidad, es decir, ser informado sobre su
comportamiento y de sus relaciones con el medio.
Dicho en otros términos, en virtud de una especie de “proyección” en el
sentido más literal, el sujeto atribuiría a su “héroe” y a los personajes que lo
rodeaban, los sentimientos, las necesidades, las tendencias y reacciones,
características de su vivencia real, posición que no tiene en cuenta los
procesos que rigen los sistemas conscientes e inconscientes y sus lazos
mutuos.
1.2.- LA ESCUELA AMERICANA

L. BELLAK

Según nosotros, es a L. Bellak (1954) a quien corresponde el mérito de haber


resituado al T.A.T. sobre los rieles de los cuales había salido, particularmente
sobre la teoría psicoanalítica, poniendo el acento sobre el segundo tópico (ello,
yo, superyó), el rol del yo y de sus funciones, las resistencias y las defensas. El
se encargó igualmente de la enseñanza y emprendió la tarea de su revisión.
Si él fue el primero en hacerlo, fue también el primero en abordar una técnica
dicha proyectiva con la ayuda de su formación multidimensional de psicólogo,
psiquiatra y psicoanalista práctico.
Los nombres de J.B.Rotter (1940), de D. Rapaport (1946,1947), de
S.Tomkins(1947), de F. Wyatt (1947,1958), de Z.A. Piotrowski (1950), de
P.M.Symonds (1951,1954), de W,E,Henry (1956), para no citar que los más
importantes, quedan ligados a las otras tentativas de modificación del método
del H. Murray. Cada uno propuso vías diferentes, pero durante un largo
periodo , cuyas huellas persisten aún, nadie se atrevió a poner en entredicho
la terminología y la metodología del “padre del más importante test de
psicología americano” (Bellak L., 1958). Se permaneció apegado al “héroe”, se
establecieron clasificaciones nuevas de las necesidades, se permaneció
preferencialmente encerrado en el contenido del tema que, analizado a la luz
de los sueños o de las ensoñaciones, debía esclarecer la vida inconsciente del
sujeto.
5

E.R. BALKEN, D. RAPAPORT, H. HARTMANN, R. SCHAFER...

Otra tendencia se manifiesta con los autores que interrogan el aspecto formal
de las historias : R. Balken (1940), D.Rapaport (1952), H. Hartmann (1954),
R.R.Holt (1958), R.H.Dana (1959). El trabajo de R. Schafer (1958) “How was this
story told?” pone el acento sobre las modalidades del discurso que, más que el
contenido, diferencia a los individuos. R. Schafer (1954,1956), como
psicoanalista, entiende la historia como si se tratara de la palabra de un
analisante y su experiencia le permite efectivamente explotar , tanto la forma
como el contenido de estos dichos para dar cuenta del drama pulsional y de las
defensas puestas en escena por el sujeto. El aplica el método psicoanalítico ,
no elabora un análisis específico del material T.A.T.

R.R. HOLT

Finalmente, el trabajo de R. R.Holt (1961) introduce la discusión sobre la


diferencia que existe entre la fantasía espontánea, como la ensoñación, y la
historia proporcionada en el TAT, producida por petición expresa y a partir de
un material concreto. Su trabajo , como todos los escritos americanos, se
inspira de la teoría del “Ego Psychology” (psicología del yo) , tal cual fue
edificada por la Escuela psicoanalítica americana bajo la batuta de H.Hartmann
(1964) , y que representa una modificación no pequeña de la metapsicología
freudiana clásica.

Para H. Hartmann y la Escuela psicoanalítica americana , el yo poseería su


estructura propia. No se desarrollaría a partir del núcleo del Ello (como en la
teoría freudiana) sino que sobrevendría de un estadio indiferenciado en el cual
los rudimentos del yo estarían claramente presentes: habría pues una
dicotomía entre el Ello y el Yo.
Para esta escuela, igualmente, la energía pulsional sufriría cambios
cualitativos cuando se introduce en la estructura del yo. A este cambio la
Psicología del Yo lo nombra “neutralización”, lo que quiere decir : abandono de
la orientación instintual, desexualización, pérdida de la agresividad. La
neutralización de la energía está puesta al servicio de “la Autonomía del Yo”,
autonomía que significa el grado de independencia del yo con relación a las
pulsiones y los conflictos.
Otro aspecto de la Psicologìa del Yo sobre el cual la escuela hartmanniana ha
puesto un acento importante concierne a una de las funciones del yo,
particularmente con la facultad de la cual dispondría éste de regresión en
servicio propio. La noción de “regresión al servicio del yo” había sido descrita
antes por E. Kris (1952) a propósito de la creación artística, luego fue retomada
por numerosos autores , entre otros por Anna Freud (1965), quien ha mostrado
que la regresión pulsional controlada por el yo – quien no sigue el camino de la
regresión – forma parte del proceso evolutivo y de todo funcionamiento
psíquico Se le observa en el sueño , en el dejarse llevar en el soñar despierto,
en el coito, incluso en las enfermedades somáticas. Ella participa en la
homeostásis psico-biológica del organismo en la media en que se muestra
reversible. No reversible ,ella puede provocar restructuraciones patógenas.
6

En materia de técnicas proyectivas, L.Bellak (1947) y R. Schafer (1956) han


hecho llamado ampliamente a esta noción , particularmente seductora, para
explicar el proceso de construcción de las historias. En efecto, cuando se pide
al sujeto imaginar , se le pide una especie de dejarse llevar que hace pensar
en una regresión controlada por el yo. Si no fuese controlada por el yo, esta
regresión daría lugar , ya sea a las asociaciones libres, o al delirio, o a un
acting, pero no a una historia coherente, transmisible a otro.
El tema de “función de oscilación”, entre el dejarse llevar y el control , es
utilizada por la escuela americana . En Francia, encontramos un pensamiento
equivalente en la obra de D. Lagache (1964) que habla de “facultad de
decentralización”: paso de la razón a la sinrazón, de las asociaciones libres a la
reconstrucción (en el análisis). El dejarse llevar hace apercibir el contenido de
las pulsiones. La observación de la función de oscilación y de las defensas que
el yo levanta contra las emergencias pulsionales nos informa sobre la
organización del yo y sobre su fuerza.

R. R. Holt considera que la historia TAT es un “producto cognitivo”, resultante


de un comportamiento “adaptativo” y de la neutralización de las pulsiones, por
consiguiente radicalmente diferente del sueño o de la ensoñación.
El trabajo presentado por R.R. Holt en un simposio (en Kagan J.y Lesser G.
1961), titulado “The nature of TAT.-stories as a congnitive product” y destinado
a suprimir del vocabulario TAT. el término de “fantasía”, fuente de confusiones
difíciles de arrancar de raíz entre las fantasías espontáneas , estilo sueños-
ensoñaciones diurnas, y las historias del TAT, este trabajo muy valioso por
cierto, es una ilustración ejemplar de un tal aborde teórico. R.R. Holt
demuestra, en efecto (después de F.Wyatt por cierto,1958) , que existen
diferencias fundamentales entre la fantasía espontánea no destinada a la
comunicación, sometida al principio del placer y a la ley del proceso primario,
expresándose en imágenes más que por el lenguaje, independientemente de
los estímulos exterrnos, y las historias que a su vez obedecen a los principios
exactamente contrarios; pero haciendo esto, R. R. Holt no tiene en cuenta las
relaciones dinámicas y económicas existentes entre estas historias y la fantasía
subyacente reactivada por el material, portadora ella deseos y defensas, de
una fantasía sin la cual no habría realidad, como diría D. Lagache (1964)... ni
historias en el TAT.

LOS TRABAJOS AMERICANOS DESDE 1970

Los trabajos americanos culminan hacia 1970. Alrededor de esa fecha podemos
encontrar 1300 títulos sobre investigaciones diversas de validación y sobre las
aplicaciones clínicas. A partir de este período, los escritos sobre el TAT. se
rarifican como si, no lograran sobrepasar las divergencias teóricas y
metodológicas entre las escuelas, clínicos e investigadores renunciando a
proseguir su reflexión. De hecho, los unos y los otros parecen toparse con la
ausencia de una teoría homogénea susceptible de explicar lo que se pasa
dentro del sujeto cuando se le pide “imaginar una historia a partir de la
lámina.”, de una teoría de la cual dependerían la elaboración de una
metodología igualmente homogénea.
7

Los conceptos de J. Kagan (1961) vertidos en el simposio sobre las técnicas


proyectivas, traducen esta dificultad : “Nosotros no comprendemos , decía él,
el trabajo interno (“innerworking”) de este instrumento, de las variables
desconocidas y no sospechadas que parecen jugar un rol vital en las
respuestas a los estímulos, nosotros experimentamos la necesidad de una
teoría concerniente a este instrumento” En otros términos,: de una teoría
susceptible de esclarecer los mecanismos mentales comprometidos en esta
situación particular.
Es en la elaboración de esta teoría , de la cual dependía efectivamente la
existencia de una metodología , que nos hemos comprometido. Expondremos
aquí las etapas de nuestra propia vía y los resultados de nuestras
investigaciones ; pero antes trataremos de precisar nuestro propio punto de
vista ante las posiciones de la escuela psicoanalítica americana que enfatiza
sobre los procesos conscientes, dejando vacío el lugar de las representaciones
y de los afectos inconscientes, escotomizada la problemática a la cual reenvía
el estímulo.

El problema de la autonomía del yo

Más que de autonomía , hay que hablar aquí de las relaciones de


interdependencia entre el yo y las otras instancias del aparato psíquico, sean
de “cooperación” o de “conflicto”. Lo que quiere decir que no existe cerrazón
entre los sistemas, sino que al contrario relaciones de interdependencia , lo
que excluye la autonomía absoluta. Pero se puede invocar la heteronomía y la
autonomía conjugadas, como por ejemplo en el sistema del yo. Para
convencerse basta referirse , como ya se dijo antes, a sus funciones
antinómicas (satisfacción de las pulsiones y oposición a las pulsiones,
conocimiento objetivo y abandono a los prejuicios, independencia de los fines y
subordinación a las demandas que provienen del ello y del superyó, por
ejemplo.
Para comprenderlo precisa concebir los conflictos internos del yo. Su
heteronomía principal reside en el hecho que él está sometido , “afectado” por
sus motivos de defensa, pero es igualmente él que desencadena las
operaciones defensivas, esto apoyándose sobre la palabra (concepción
freudiana que liga la verbalización a la toma de conciencia.
La autonomía absoluta, operando con la ayuda de las energías “neutralizadas”,
tal como H.Hartmann lo concibe, ¿ qué sería ella de más que una vista del
espíritu? ¿ Aún más , qué sería el yo, “autónomo”, es decir cortado del
depósito pulsional y energético? ¿”Qué sería la acción creadora sin
combatividad y sin amor?” (Lagache, D. ,1966)
Por otra parte, ¿se puede concebir la autonomía no sujeta a las fluctuaciones
en función de los conflictos que separan la evolución biológica y lo vivido
individual? Cuando se dice “conflicto”, se supone el afrontamiento entre el
deseo y la prohibición. La demanda (explícita o no, consciente o no), lo que
supone la puesta en causa de un equilibrio , de una organización previa, y
arrastra una tensión , incluso una ruptura de este equilibrio y la puesta en obra
de una organización defensiva. El restablecimiento puede tomar la forma del
reforzamiento de la organización previa al conflicto, puede operarse
igualmente sobre la base de una nueva relación: el yo puede reforzar su
autonomía, como puede debilitarla. Puede perderla, por ejemplo, en provecho
8

de su propio aparato defensivo inconsciente, puede también ganarla


objetivando la situación : desligándose. Así , la autonomía no es más que un
propósito, en ningún caso un estado.
Se llega así al concepto de autonomía relativa. Término a doble valencia:
dependencia e independencia. Desde luego, todo depende de la organización
del equilibrio , de un equilibrio siempre precario pues está continuamente
puesto a prueba por todo lo que constituye la trama de la existencia.
Si no se puede nunca concebir una función o una acción cortada totalmente de
la corriente libidinal y agresiva, se puede constatar que una función invadida la
una o la otra por estas pulsiones cesa de ejercer “libremente” fallando así su
finalidad. Tomemos un ejemplo esquemático : la marcha, función
“autonomizada” (aunque se puede discutir de la manera de caminar que
traduce las actitudes profundas , como la necesidad de seducir, etc.) puede
escapar al control consciente del yo, como es le caso cuando ella está
perturbada por los rituales (en los obsesivos, por ejemplo)). Entonces la función
, teóricamente autónoma, se convierte en un acto simbólico del cual el sentido
escapa a la consciencia gracias al desplazamiento y al aislamiento. Pasa lo
mismo con no importa que función intelectual si ella está “fagocitada” por los
conflictos. (Ej. el lenguaje).
El concepto de autonomía relativa recubre lo que D. Lagache (1966) entiende
por “compenetración del mundo privado y del mundo común”. La
heteronomía , y al límite la patología, residiría en el aislamiento entre el mundo
fantasmático inconsciente y el de la razón consciente. La hipótesis de una
compenetración, de une continuidad es más adecuada para dar cuenta de las
acciones humanas y, en particular , de las producciones del espíritu
(Lagache,D., ibid). En efecto, es difícil de concebir una actividad mental de la
cual la resonancia fantasmática estaría totalmente ausente. Incluso en una
elaboración científica, el pensamiento fantasmático puede tener un rol de
“encendido”. Todos los grandes descubrimientos reposan sobre esta brecha
brutal formada en la corriente del pensamiento del mundo común por la
intrusión de una nueva idea que no formaba parte del bagaje de pensamiento.
anteriormente.
El equilibrio individual (o cura) no significa ni transformación de esta autonomía
relativa en autonomía absoluta, ni reducción del mundo privado en mundo
común . Dicho en otros términos: ni imperialismo de los procesos conscientes,
ni la inversa, sólo reducción de la brecha entre el yo consciente y el yo
inconsciente, integración al menos parcial del aparato defensivo , más libre
circulación entre el mundo de los fantasmas y el mundo de la razón. Desde el
punto de vista económico , la energía psíquica investida en el aparato
defensivo se encuentra recuperada en provecho de las funciones relativamente
autónomas ; por ejemplo, la energía investida en volver contra sí mismo la
agresividad, o su proyección puede ser recuperada en beneficio de una
conquista de un deseo, de un objetivo.
Hecho aparentemente paradójico: entre más la conciencia y la acción están
abiertas a lo fantasmático, menos pueden ser ellas infiltradas o devoradas por
ella. Cuánto más lo fantasmático es familiar, más se puede tomar su distancia
de él, más libremente se puede manejar y tirar partido del mismo: es éste uno
de los aspectos de la fuerza del yo. Lo contrario sería la subordinación del yo a
los fantasmas y a las compulsiones defensivas, su debilidad, su heteronomía o
su alienación.
9

Lo que precede interesa directamente a nuestra intención. Lo que buscamos a


través de un protocolo del TAT no es la trama anecdótica del conflicto, tal como
no es narrado por el sujeto al nivel del contenido manifiesto del relato, sino la
manera como el yo organiza su respuesta en una situación conflictual que
representa , a la vez, el material (que reenvía , como se verá más tarde, a los
conflictos universales), la consigna y la situación en su conjunto. Para que esta
respuesta tenga “éxito”, es preciso que el yo disponga de esta autonomía
relativa que permita la familiaridad con lo fantasmático. Precisa que éste
disponga de la facultad de jugar, al mismo tiempo sobre el registro consciente
y el registro inconsciente, que pase sin demasiadas dificultades de la sinrazón
a la razón y a la inversa; es necesaria esta relativa integración del aparato
defensivo que deja la energía libre a la disposición del yo consciente.

La historia dada al T.A.T. ¿puede ser asimilada a una ”fantasía”?

En los trabajos citados anteriormente R. R .Holt plantea este problema que


podría ser tomado como una simple discusión terminológica si no tocara de
lleno a los postulados fundamentales de la interpretación del material . El uso
corriente de este término no está exento de objeciones. La fantasía contiene la
idea de un producto imaginario incontrolado, tipo ensoñación diurna, sueño.
De aquí la confusión, siempre persistente en la mente de numerosos clínicos e
investigadores entre el producto del T.A.T. y el producto del sueño y de la
ensoñación diurna; de aquí la transposición pura y simple del método de
análisis de los sueños al análisis de las historias; de aquí la ilusión de pensar
que las historias , como los sueños, representan una especie de realización del
deseo y basta decifrarlos, como se decifran los sueños , para conocer el
contenido del deseo; de aquí, finalmente, la ausencia de toda teoría coherente
concerniente al material específico del T.A.T.
R. R. Holt va a oponerse a la utilización de este término de fantasía en el T.A.T.
Pero decir que la historia T.A.T. no es una fantasía (aun si esta demostración
fuese muy útil, si no necesaria, en un clima científico americano en donde
numerosos autores continúan confundiendo historia del T.A.T. y sueños y sólo
buscan las “motivaciones” expresadas por el “héroe”), expresarlo así no
resuelve todo el problema. Falta saber lo que ella es si refutamos el término de
“producto cognitivo”.
Vamos a ver, pues, como para los nociones hartmannianas de autonomía y de
neutralización, lo que hay que retener de su demostración y sobre todo lo que
es preciso añadir.
Hemos introducido el término de fantasía consciente inducida para distinguir
precisamente la “fantasía” dada bajo forma de una historia, de la fantasía
inconsciente (o fantasma) de la cual ella procede. Por otra parte, poco importa
el término, a condición de distinguir los significados diferentes que éste denota,
e igualmente a condición de analizar los lazos que unen o separan estos
significantes.
Es necesario distinguir fantasía espontánea, que pertenece al mundo privado
de cada uno y fantasía inducida, producida sobre pedido del otro que espera
su comunicación, y debiendo inspirarse de un material relativamente
estructurado. Importa, pues, saber si la una difiere radicalmente de la otra o su
un “tertium quid” las une.
10

Lo que las une, ante todo, es la elaboración consciente : ésta interviene tanto
en la una como en la otra, a grados diversos desde luego, la una admitiendo
más del proceso primario que la otra. Pero ambas están sometidas al proceso
secundario.
Pero ni la una ni la otra existirían si no procedieran de un fondo dinámico
común : se trata de la fantasía inconsciente o fantasma, dimensión
fundamental del psiquismo humano. La fantasía consciente , ya se inducida o
espontánea, sólo es una transposición de la fantasía inconsciente.

Fantasma: “Escenario imaginario en donde el sujeto está presente y que


representa, de manera más o menos deformada por los procesos defensivos, la
satisfacción de un deseo y, en última instancia, de un deseo inconsciente”
(Laplanche J., Pontalis J.B., 1967,p.152)

El fantasma se presenta bajo disfraces diversos, en la fantasía consciente , en


el sueño o en la ensoñación diurna, tal como el análisis los revela : estructuras
subyacentes a un contenido manifiesto. Jamás está presente como tal, se le
infiere a partir de un material parcial y específico o por elementos múltiples y
diversos. No está nunca representado por el sujeto, es concebido por aquel que
lo interpreta o por el sujeto mismo a condición de que este último sea capaz
de adoptar una actitud analítica en su discurso. Conducido por las palabras,
acciones, afectos, estados y actos corporales , el fantasma enuncia una
relación del sujeto con los objetos de su mundo interior, expresa el deseo
inconsciente pero también los motivos de defensa. Las compulsiones
defensivas del yo son igualmente fantasías inconscientes, su función común de
ambas es el desconocimiento del deseo. (Lagache, D.1964,pp.5l8,519)
La fantasía inconsciente confiere al discurso del sujeto una estructura latente y
permanente. Ella se alimenta tanto de la experiencia individual que le da un
cariz particular y que la hace tomar rasgos eminentemente singulares, pero
también en lo que trasciende la experiencia individual , o mejor dicho, en lo
que religa la experiencia individual y la experiencia universal : se trata que
aquello que se denominan fantasmas originarios, los que se observan en los
humanos sin que se puedan relacionar con acontecimientos realmente
vividos.

Fantasmas originarios: estructuras fantasmáticas típicas (vida intra-uterina,


escena originario, castración,
seducción) que el psicoanálisis reencuentra como organizadora de la vida
fantasmática, no importando las experiencias personales de los sujetos ; la
universalidad de estos fantasmas se explica, según Freud, por el hecho que
ellas constituirían un patrimonio transmitido filogenéticamente. (Laplanche J.,
Pontalis J.B.,1967,p.157)
________________________________________________________________________________
________

S. Freud creyó inicialmente en la realidad de estos eventos , atribuyéndoles el


rol traumático que determina las neurosis. Sin jamás abandonar la búsqueda
de una verdad histórica (Cf. “El hombre de los lobos,1918) llegó a admitir que
estas “escenas”, verdaderas o falsas, forman parte de una realidad distinta, la
11

sola que interesa, la realidad psíquica. Se trataría de escenarios imaginarios o


de construcciones teóricas (como la teoría de la sexualidad en la infancia)
mediante la cual el neurótico , pero también todo niño busca el responder a los
enigmas mayores de su existencia : su venida al mundo, la diferencia de sexos,
su inmadurez biológica ante el mundo adulto.
Viene al caso hacer notar que nosotros formulamos con palabras y con
conceptos este “algo” que parece traducir una realidad psíquica universal, aun
si ella nos llega ya modulada por la experiencia única de cada uno . El edipo es
del orden de esta realidad psíquica universal en la medida en que los mismos
fantasmas se organizan alrededor de la experiencia infantil , cualquiera sean
los acontecimientos imprevisibles de la vida real y no importa en que cultura .
¿Se puede pensar que la fantasía consciente difiere radicalmente de la
fantasía inconsciente? Admitirlo sería hacer cortes separados entre los
sistemas conscientes e inconscientes. De hecho, únicamente los fantasmas
originarios serían inconscientes, toda otra fantasía combina en grados diversos
las ideas conscientes , preconscientes e inconscientes.
S. Freud escribe (citado por Laplanche J., Pontalis J.B., 1967,p.155) : “ Hay
fantasmas altamente organizados, no contradictorios ; ellos tienen a su
beneficio todas las ventajas del sistema consciente ; por otra parte, son
inconscientes e incapaces de llegar a ser conscientes. Es su origen
inconsciente que es decisivo para su destino...”
De esta manera ciertos fantasmas que efectivamente llegan a la superficie
bajo una forma altamente secundarizada (ideas, actos, rasgos de carácter) no
hacen sino vehicular una fantasía inconsciente. Desde otro punto de vista, las
formaciones las más inconscientes, las más saturadas de lo fantasmático como
los sueños no son totalmente desprovistas de esta secundarización : el
contenido manifiesto del sueño corresponde ya a una re-elaboración.
Sin embargo, hay razón para plantear que, si los fantasmas vienen a la
superficie bajo una forma más o menos elaborada por el proceso secundario,
ellos obedecen a los procesos primarios.
De hecho, el problema se presenta , como fue el caso para la “autonomía”, en
términos de relaciones entre fantasía consciente y fantasía inconsciente :
relaciones en movimiento y de interpenetración , el ideal siendo representado ,
no por el imperialismo de la secundarización, sino más bien por la
compenetración entre el mundo de los fantasmas y el mundo de la razón. La
creatividad sólo existe a este precio.
Así pues, el dilema en la situación T.A.T. está en asegurar una oscilación entre
la razón y la ausencia de ella, una compenetración entre el fantasma y la
realidad. La historia , su texto, testimonia del modo de solución del conflicto
entre los imperativos conscientes e inconscientes.

1.2. – LA ESCUELA FRANCESA

Los trabajos de V. Shentoub iniciaron en 1954 y han continuado hasta ahora


en el cuadro de diversas actividades clínicas y de la enseñanza universitaria. El
camino seguido ha sido relativamente semejante al de los autores americanos
en lo concerniente a que desde el inicio nuestras investigaciones han sido
orientadas hacia una perspectiva diametralmente opuestas a la de H. Murray y
de aquellos , entre sus continuadores, que retuvieron sus puntos de vista
12

teóricos o su terminología: teoría de las necesidades-presión, búsqueda de las


motivaciones, de los conflictos, etc.
Hemos, igualmente, dejado de lado las investigaciones que estudian las
variables aisladas tales como la agresividad, las necesidades sexuales, el
deseo de afirmación o de realización... sobre las correlaciones que pueden
existir entre estas variables y el comportamiento manifiesta del sujeto. No es
posible detallar las múltiples etapas de estas investigaciones cuyo objetivo fue
precisamente sacar el T.A.T. de la rutina de estos contenidos pretendidamente
significativos, para hacerlo operacional en materia de diagnóstico diferencial
entre los modos particulares de funcionamiento mental. Desde esta
perspectiva el T.A.T. sólo tiene un interés de aproximación holística : dicho en
otros términos, es a la noción de estructura individual a la que cual debemos
referirnos, pues corresponde a las grandes líneas relativamente estables de la
organización mental, a los sistemas electivos de la vida interior y relacional de
cada uno.
En las investigaciones de 1955 a 1962, la atención se centró sobre la forma de
las historias, es decir, sobre las diversas modalidades del discurso, testigo de
los mecanismos de defensa y de su liberación, tales como se presentan en las
estructuras psicopatológicas conocidas, en particular las psicosis juveniles, las
manifestaciones delirantes, las organizaciones neuróticas y normalo-neuróticas
del niño. (Shentoub V., 1957,1963,1967)
En 1961, la investigación sobre el tema banal, es decir, la frecuencia de los
temas dados por una población normal y psicopatológica que confirmaba
nuestra hipótesis que había sido nuestro punto de partida sobre el valor no
diferenciado de los temas tomados literalmente y la necesidad de considerar la
manera como el tema está construido, en función de la distancia establecida
por el sujeto en relación con las representaciones reactivadas por el estímulo.
A partir de 1963, el acento fue puesto sobre el rol del yo, de sus formas
conscientes e inconscientes, den el cacto de organización que representa el
hecho de “contar una historia a partir del estímulo”, se trate de casos clínicos o
de reflexiones teóricas.
Es en 1967, con ocasión de una investigación longitudinal sobre el devenir de
las manifestaciones fobo-obsesivas en el niño que aparece la dimensión
decisiva de este trabajo, s saber , la necesidad de elaborar una teoría del
T.A.T. , y, para ello, no referirse a los elementos dispersos aquí y allá de la
teoría psicoanalítica sino al corpus metapsicológico freudiano tomado en su
totalidad. Era preciso, pues, tomar en consideración tanto la primera
clasificación estructural (iconsciente/preconsciente/consciente) como
la segunda (ello/yo/superyó) y los tres puntos de vista clásico : dinámico,
económico y estructural (tópico), sin que por ello confundir la situación
psicoanálitica con la situación T.A.T. ,las asociaciones libres obtenidas en la
cura y las fantasías espontáneas en el T.A.T.
Los trabajos publicados entre 1969 y 1974 dan cuenta de manera sucesiva de
los resultados obtenidos: V.Shentoub (1972-73,1976) y R. Debray (1970-71)
exponen en ellos la técnica del análisis y de la interpretación del material , así
como los postulados teóricos.
La comprensión teórica del Proceso – T.A.T. permite la elaboración de un
método objetivo del análisis del material recogido.
Por más modificaciones que el método pueda tener en función de la extensión
de los intereses y las orientaciones en materia de psicopatología , la teoría
13

concerniente al Proceso – T.A.T. y a los principios del método éstos se


muestran operacionales tanto en la práctica clínica como en la reflexión teórica
en lo que toca a la diversidad de funcionamientos mentales, e igualmente
como principio de investigación sobre otros tests denominados temáticos,
como lo son , por ejemplo, el C.A.T.

2.- EL T.A.T. HOY DIA: VICA SHENTOUB y SUS COLABORADORES

2.1 - LOS CONCEPTOS PSICOANALITICOS Y SU ARTICULACIÓN CON LA


TEORIA DEL T.A.T.
La metapsicología freudiana
La primera clasificación estructural
(consciente/preconsciente/inconsciente)

En la primera clasificación estructural , el rol del yo consiste en distinguir entre


sus procesos internos y la realidad , la alucinación del objeto y el objeto mismo.
En efecto, el inconsciente – el futuro “ello” tiende a la descarga inmediata y a
la repetición de las antiguas experiencias de satisfacción; posteriormente, la
compulsión en repetir les experiencias insatisfactorias, y esto para dominarlas
mejor , será evocado por S. Freud para explicar los sueños traumáticos. Ahora
bien, el rol del yo está precisamente en impedir que la influencia de la imagen-
recuerdo (huella mnésica) del primer objeto, fuente de satisfacción, domine
sobre la percepción clara del objeto-meta, aquí y ahora, y que la alucinación de
la imagen mnésica sea confundida con la realidad.
Intervienen entonces dos nociones capitales: la del proceso primario, modo
de funcionamiento de las estructuras inconscientes y la del proceso
secundario, modo de funcionamiento de las estructuras conscientes.

El proceso primario está caracterizado por:

- la necesidad de descarga y de satisfacción inmediata,


- el paso de una representación a otra según los mecanismos de
desplazamiento y/o de condensación,
- la alucinación del objeto-fuente de satisfacción primitiva,
- la ausencia de coherencia, de relaciones lógicas,
- el desconocimiento de las relaciones temporales,
- el desconocimiento del principio de realidad,
- la compulsión de repetición que obedece, al principio de identidad de
percepción.

El proceso secundario tiene como fin el moderar los procesos primarios,


obedeciendo él al principio de la realidad, a la lógica y a la coherencia.
Contrariamente al proceso primario, el proceso secundario obedece al principio
de identidad de pensamiento y no más a la identidad de percepción.
El proceso primario pretende encontrar una percepción idéntica a la imagen del
objeto resultante de la experiencia de satisfacción del deseo. En el proceso
14

secundario, la identidad buscada es aquella de los pensamientos entre ellos


mismos. (Laplanche J., Pontalis J.B., 1967,p.194)

De esta manera, deseo y recuerdo, o, más exactamente, huellas mnemónicas


conteniendo la satisfacción del deseo, parecen absorber todo lo que constituye
la fantasía inconsciente.
Si se considera desde el punto de vista económico, se puede considerar la
fantasía inconsciente como la re- absorción del antiguo objeto-fin por el
movimiento del deseo inconsciente. Si se tiene en cuenta el principio que, en
los principios inconscientes, la cantidad predomina sobre la calidad existirá
una relación inversamente proporcional entre la presión fantasmática y la
elaboración de la fantasía consciente : mientras más aumenta la presión
fantasmática y más también la imagen reactiva y reinviste las antiguas huellas
mnemónicas y los afectos , menos la respuesta está ajustada al objeto-fin
actual. Dicho en otros términos, más la imagen deviene “significante” por
exceso, menos el yo está apto para obedecer al principio de realidad, para
distinguir el estímulo de la imagen alucinada y para responder al fin
consciente: contar una historia.
Y a la inversa, una historia construida coherentemente demuestra, no la
supresión de la fantasía inconsciente , sino la posibilidad que tiene el yo de
tomarla a su cargo de manera que enriquezca el funcionamiento consciente.
Ciertamente, la fantasía consciente, tal como ella se presenta bajo la forma del
texto manifiesto, debería idealmente estar dominada por el proceso secundario
. El principio de realidad debe imponerse sobre el principio del placer. La idea
clara del objeto-fin, aun en el caso de los límites que impone el estímulo a la
fantasía y la necesidad de hacer un relato al otro, debe imponerse sobre el
dominio masivo del objeto percibido en función de las huellas mnemónicas.
Las funciones clásicas descritas en psicología pueden ser invocadas: atención,
discriminación, juicio, razonamiento, acción controlada, capacidad de resistir a
las interferencias de las ideas y de los afectos displacenteros y estabilidad del
lenguaje. “El pensamiento debe interesarse por las vías de contacto entre las
representaciones, pero sin dejarse engañar por su intensidad” escribe S. Freud
(citado por Laplanche,J. et Pontalis ,J.B., 1967,p.194).
Cuando se le pide al sujeto “contar una historia a partir del estímulo “ se hace
simultáneamente llamado al dejarse llevar imaginación libre) y al control
(historia a partir del material). De la articulación entre proceso primario y
proceso secundario dependerá la transmisibilidad de la historia al psicólogo.

La segunda organización estructural (ello/yo/superyó)

En esta segunda organización estructural (tópico) , son las partes involucradas


en el conflicto que conforman las instancias: yo, agente de defensas; superyó,
sistema de las prohibiciones; ello, el depósito pulsional).
La dicotomía entre consciente/preconsciente/inconsciente no caduca, sino que
las funciones y los procesos que estaban antes repartidos entre diferentes
sistemas vienen a reagruparse a nivel del yo.
De esta manera, la consciencia aparece como el núcleo del yo. Asimismo, las
funciones propias al sistema preconsciente son englobadas en él.
15

Las funciones, las más elevadas y también las más complejas se encuentran
integradas al yo.:
- control de la percepción y de la motilidad,
- prueba de la realidad,
- anticipación, ordenación temporal,
- pensamiento lógico, coherencia, racionalidad,
- elaboración de las representaciones por medio del lenguaje, etc.

Pero si se toma en cuenta el hecho de que toda una zona del yo queda bajo el
dominio de los procesos inconscientes, sus funciones aparecen igualmente
contradictorias , incluso antinómicas.
Efectivamente, el yo es al mismo tiempo:
- agente de represión y de liberación de la misma,
- agente de enfermedad y de su curación, de la resistencia y de supresión de
dicha resistencia, de la repetición y del cambio, de la racionalización y del
“insight”
- agente de control de la realidad y de la defensa contra esta realidad.
La heteronomía principal del yo reside en el hecho que él mismo es en efecto,
agente de las operaciones defensivas, operaciones inconscientes y
automáticas que le escapan de sus manos y obedecen a la compulsión de
repetición, propia al proceso primario : “...Necesidad de repetición y
repetición de la necesidad... el sujeto querría escapar a su tensión , a su
palabrería , incluso a su necesidad de transformar su entorno en el sentido del
deseo inconsciente, y no puede hacerlo...” (Lagache,D.,1961)
Pero el yo es o puede devenir el agente del cambio, de un cambio relativo que
pretende la disminución de la angustia y un desistimiento parcial cuando pone
en marcha sus mecanismos de defensa. El cambio propiamente dicho se opera
cuando el yo consigue ampliar su autonomía : es precisamente éste el objetivo
central del análisis, que no sólo el de hacer consciente lo que estaba
inconsciente – posición prevalente en la organización primaria – sino permitir al
yo de ampliarse, de extenderse a costas del ello y del superyó y de sus propias
operaciones defensivas.
Si se ven las cosas desde el punto de vista genético, el yo aparece en la
perspectiva freudiana como el producto de una diferenciación progresiva del
ello bajo la influencia de la realidad exterior y de un juego de identificaciones
establecidas a lo largo de la evolución , al seno de relaciones inter-subjetivas
con los objetos privilegiados.
Una última cuestión debe plantearse y ella concierne a la energía utilizada por
el yo. En la concepción freudiana, esta energía sólo puede ser pulsional :
libidinal y/o agresiva. Proveniente del ello, el yo quedará tributario de esta
reserva de energía de la cual obtiene su substancia. El concepto freudiano de
sublimación , incluso aún mal aclarado, no admite más que un cambio de
finalidad de esta energía pulsional. La pulsión es considerada sublimada en la
medida en que ella puede ser dirigida hacia un nuevo objetivo, no sexual, en
donde ella se insertará en objetos socialmente valorizados

Los tres puntos de vista clásicos.

1.-El punto de vista dinámico


16

Este supone el conflicto entre una demanda y una respuesta, entre el deseo y
la prohibición, entre el principio de placer y el principio de realidad. Se presenta
en el afrontamiento entre la representación –objetivo consciente y la
representación inconsciente.
Se puede decir, en efecto, que la consigna que el sujeto percibe de contar una
historia sobre la lámina , hace llamado a una representación –fin consciente (a
la cual debe satisfacer, aquí y ahora) y a una representación –objetivo
inconsciente reactivada por las solicitaciones latentes del material.
El sujeto debe realizar , a través de su producción ,un compromiso entre los
elementos de control consciente y la presión fantasmática inconsciente.
Recordemos que S. Freud atribuye a la inhibición de los afectos por el yo la
facultad de decidir si la apropiación del objeto – aquí se trata de la imagen – es
de naturaleza alucinatoria o si responde a su percepción de la realidad. Se
puede plantear que una sobre-apropiación fantasmática masiva de lo
percibido constituye una de las claves mayores a la solución del conflicto entre
la representación –objetivo consciente y la representación –objetivo
inconsciente.

2.- El punto de vista económico

Le concierne la distribución de la energía: ya sea investida en las funciones del


yo consciente, o consumida por los conflictos defensivos contra las ideas y
afectos displacenteros, o también repartidos entre los dos, teniendo en cuenta
el hecho de que el fantasma y la defensa son atributos permanentes del
psiquismo humano. Se llega así a la noción de involucramiento a buena
distancia adecuada para ligar los afectos y las representaciones y permitir la
creatividad a partir de una resonancia fantasmática enriquecedora.
El sobre-involucramiento fantasmático del objeto debilita, por el contrario, la
representación –objeto consciente y echa a andar las defensas que precisa
estudiar en la misma perspectiva: la energía se distribuye ahí de forma
armoniosa desembocando en un abanico suave y variado, o por el contrario el
aparato defensivo queda reducido a una o dos madalidades exclusivas
movilizando e incluso agotando la energía a costas de la creación.

3.- El punto de vista de la organización estructural (tópico)

Le concierne esencialmente el equilibrio entre los procesos primario y


secundario, entre los movimientos progredientes y regredientes, ya sea al
nivel del contenido latente como de las modalidades de estructuración del
contenido de la historia dada. Lo que denominamos , familiarmente los
”fracturados” concierne particularmente a las regresiones formales y,
particularmente, a una aparición en la superficie del proceso primario al nivel
del contenido manifiesto. Pero también se puede tratar igualmente de una
aparición brusca de un contenido arcaico, perturbando o no la estructuración
de la historia.
Desde este punto de vista , igualmente, el “éxito” no estriba en la
predominancia del proceso secundario sobre el proceso primario. Si la historia
debe obedecer a la secundarización, debe también de la misma manera
17

admitir una resonancia fantasmática. Una historia únicamente puede ser


creada cuando los dos , el primario y el secundario se conjugan.
Ninguno de estos tres puntos de vista no puede ser considerado aisladamente,
así como un elemento del texto manifiesto no puede ser aislado del contenido
latente, ni del conjunto del discurso. El protocolo, en su duración total
constituye un todo indisociable en cuanto testimonia un equilibrio – o
compromiso – siempre puesto a prueba y que reposa sobre un juego complejo
de relaciones en movimiento e interdependientes.
De esta manera , las regresiones formales sólo cobran significado cuando
están relacionadas con las posibilidades o no de ser retomadas en el sentido
progrediente. Un material que muestra, por ejemplo, una posición arcaica ante
el edipo, toma un sentido diferente según sea esporádico o repetitivo, que
aparezca en las láminas estructuradas o poco estructuradas, que se acompañe
o no de afectos masivos y que se presente o no en el contexto de una fractura
formal.
Los mismos procedimientos defensivos cambian de signo según participen en
la separación o sólo en la disminución del nivel de la tensión, o que aparezcan
de alguna forma vacíos de su contenido no teniendo más que la apariencia de
un mecanismo de defensa.
Finalmente, los mecanismos propios a los procesos primarios, tales como los
desplazamientos, condensaciones y simbolizaciones se reencuentran también
en el proceso secundario, con la diferencia esencial , sin embargo, de estar
limitados en sus efectos e inciden sólo sobre pequeñas cantidades de energía:
de esta manera participan eficazmente en lo toma de distancia y en la
descarga.

Los conceptos freudianos fundamentales

El conflicto está bajo presión por la pulsión que no se localiza en cuanto tal ,
pero si se reconoce gracias a sus representaciones que son los afectos y la
representación.

Representaciones y afectos

Parecen absorber todo lo que concierne a la fantasía inconsciente (o fantasma)


reactivada por el material. Por oposición a esta fantasía inconsciente,
nombramos fantasía consciente inducida a la historia construida por el sujeto.
La fantasía inconsciente corresponde al contenido latente del relato. La
fantasía consciente unducida corresponde al contenido manifiesto.
La fantasía consciente o contenido manifiesta traduce la manera como las
representaciones y afectos inconsciente han sido “metabolizados” por el yo
con ayuda de los mecanismos que le son propios y con ayuda del lenguaje.
¿Qué es una representación? En filosofía y en psicología ,este término designa
clásicamente lo que uno se representa, es decir, aquello que forma el
contenido concreto de un acto de pensamiento y, en particular, la reproducción
de una percepción anterior. (Lalande, A.1972, Vocabulario técnico y crítico de la
filosofía, París, P.U.F.11e.Ed.,p.921). Sigmund Freud habla de
“representaciones inconscientes”, términos que aparentemente son
paradójicos y mediante los cuales está significado el sentido particular dado a
18

“representación” que es el de la representación inconsciente: lo que del objeto


– anteriormente percibido – ha venido a inscribirse en las “huellas
mnemónicas”.

Huellas mnemónicas : No se trata de memoria en el sentido clásico del


término, considerada como un depósito de imágenes y de recuerdos “enteros”.
Para S. Freud significan elementos fragmentados y distribuidos en diferentes
series asociativas. Más que referirse a la memoria, él se refiere a huellas
mnemónicas: lo que no quiere decir impresión débil sino más bien un
contenido significante, inscripción de un evento, de un fragmento de
acontecimiento. Este fragmento puede encontrarse asociado con otros – una
huella mnemónica asociada a otra huella – y presentarse bajo forma de
recuerdo-pantalla, por ejemplo. Tal recuerdo está constituido de huellas
mnemónicas religadas a cadenas asociativas; puede estar muy alejado de la
realidad.
En esta perspectiva es cuestión de representación de cosa, que es una
representación que caracteriza el sistema inconsciente. Esta consiste
precisamente en un involucrar huellas mnemónicas más o menos ligadas a la
cosa. La representación de la cosa reaviva la inscripción de un acontecimiento,
o más exactamente uno de sus aspectos. (Laplanche J., Pontalis J.-
B.1967,p.417)
Se trata, volvemos a insistir, de un proceso inconsciente que se pone en
marcha cuando el sujeto está solicitado para imaginar algo a partir del
estímulo.
Veremos más delante lo que sucede con esta representación de cosa cuando
ella pasa por el filtro del yo y el proceso secundario.

El afecto es inseparable de la representación

Sólo puede ser comprendido mediante la intermediación del modelo teórico de


la pulsión. Es la pulsión que constituye su fuente de origen. Es la parte
energética de la representación , dotada de una cantidad y de una calidad. El
afecto y la representación tienen entre ellos lazos recíprocos : la representación
despierta el afecto y el afecto movilizado está busca una representación. El uno
es inconcebible sin el otro , pero la psique puede disociarlos. Para subrayar
este lazo de unión , A. Green (1973) habla de representante psíquico de la
pulsión que contiene la representación y los afectos para evitar la distinción
entre , por una parte el representante-representación (“ideas”) de la pulsión y
de la otra parte los afectos.
Desde esta perspectiva , el afecto constituye parte integrante de las pulsiones
regidas por el principio de placer –displacer del sistema inconsciente.
Raramente estos términos pueden ser concebidos separadamente el uno del
otro : “No hay placer pleno ni completo que no comporte como telón de fondo,
al mismo tiempo el displacer ; como no hay displacer aunque sea
desesperante, que no deje entrever una búsqueda de placer” (Green A.,
1973,p.286).
De esta forma tanto el afecto como la pulsión de la cual deriva, conlleva en él
la dualidad y la contradicción. Por lo tanto es obvio que la defensa se ejerce no
solamente contra la representación sino también contra el afecto que los
19

acompaña y cuya reincidencia puede ser temida. El afecto también es una


forma de memoria. Es una de las huellas mnemónicas.
Asociados los afectos a la fuente pulsional , todo el tiempo que queden bajo el
dominio del inconsciente llevan sobre sí las características del modo de
funcionamiento propio a este sistema : son masivos, tempestuosos, tendientes
a la descarga directa. Bajo esta forma bruta, son desastrozos para la
organización psíquica.
Green, A. (1973,pp.288-289) escribe: “El afecto de violencia pura reduce al yo
a la impotencia” y más delante: “Cuando el afecto penetra brutalmente al
campo consciente, puede (...) infiltrar el área que ha logrado apoderarse (...) El
sujeto no se reconoce más en esta situación que lo invade y puede hacerse
daño con esta irrupción afectiva, sea ésta de placer o de dolor (...).
Sobrepasados ciertos límites, el afecto se convierte en potencia de perdición,
aun en el orgasmo y el triunfo”.
De esta forma todo va a depender del potencial organizador del yo, de la
organización por el yo de las representaciones y de los afectos despertados y
reactivados por el estímulo – T.A.T. Organización, en esta perspectiva, quiere
decir: esfuerzos para superar el conflicto entre el principio de placer-displacer y
el principio de realidad, entre el deseo de una descarga directa y la auto-
conservación. Los organizadores del yo van a intervenir para reelaborar las
representaciones de la pulsión.

Representación de cosa – Representación de palabra

La representación de cosa caracteriza el sistema inconsciente : es involucrar


una huella mnemónica que concierne a la “cosa”. Queda por precisar si se
trata de una representación esencialmente visual, como es la representación
alucinatoria de la madre en el hijo pequeño, tenido por éste como equivalente
del objeto percibido, es decir , de la madre real.
Al lado de esta representación “esencialmente visual que deriva de la cosa”,
Sigmund Freud ha distinguido una representación “esencialmente acústica que
deriva de la palabra”. “Esta distinción tiene para él un alcance
metapsícológico, la unión de la representación de cosa a la representación de
palabra correspondiente caracterizando el sistema preconsciente-consciente
con la diferencia del sistema inconsciente que no comprende más que las
representaciones de cosa” (Vocabulario del Psicoanálisis, J. Laplanche,
J.B.Pontalis,op.cit. p.417) Dicho en otros términos, la representación de palabra
liga la verbalización a la conciencia. Es asociando a una imagen verbal que la
imagen mnésica adquiere un índice de cualidad específica de la conciencia.
En 1915, S.Freud escribió :”La representación consciente engloba a la
representación de cosa más la representación de palabra correspondiente,
mientras que la representación inconsciente es la representación de cosa
solamente” . (El Inconsciente, en Metapsicología, París, Gallimard, p.118).
En otros términos, la intervención del lenguaje hace pasar la representación
inconsciente al dominio del consciente y marca la distinción entre una
representación alucinatoria y la percepción clara del objeto-fin presente.
Distinción, subrayémoslo bien , siempre puesto en duda, como es la
“autonomía”, pues esta percepción clara del objeto-fin actual puede siempre
ser puesta en duda por “la identidad de percepción” : el objeto puede ser re-
20

invadido siempre por las huellas mnemónicas y es uno de los principios de la


proyección
En el T.A.T. toda inestabilidad del lenguaje, toda discordancia entre el
significado y el significante da fe de la intrusión del proceso primario y por lo
tanto del fracaso de la proyección.
De esta manera la representación tomada a cargo por el yo, por el proceso
secundario que caracteriza el sistema consciente, se tornará “representación
de palabra” : ella será tomada en la red del lenguaje, del simbolismo propio de
una cultura dada ; pasará , por un lado , del mundo “privado” al mundo
“común “.
En el T.A.T. esto significa construir una historia con ayuda de un lenguaje
estable y coherente. En efecto, la historia contada por el sujeto testimoniará
del compromiso entre la representación inconsciente reactivada por el material
y los imperativos conscientes – “contar una historia” -.
La fantasía consciente inducida traduce el aspecto híbrido de este proceso :
“fantasía” en la medida en que las raíces penetran en las representaciones y
afectos inconscientes; “consciente” , en la medida en que los organizadores del
yo han puesto en ellos el sello de la secundarización
Teóricamente, el principio de realidad debe entonces imponerse sobre el
principìo de placer , la percepción clara del objeto –fin debe privar sobre la
involucración particular del objeto en función de las huellas mnemónicas.
Decimos claramente que esto es en teoría, pues no habría fantasía, ni historia
en el T.A.T. si no hubiese representaciones y afectos subyacentes, si no
existiese este hilo ininterrumpido de la actividad inconsciente con la actividad
consciente e a la inversa.
Una historia estructurada con resonancia fantasmática, es lo que se espera de
un sujeto normal. Lo contrario a esto sucede cuando, por ejemplo, se da una
invasión de las representaciones y los afectos inconscientes, lo que se da
cuando van juntas una historia mal estructurada o desestructurada.
El problema puede presentarse en los términos siguientes: las
representaciones y afectos inconscientes- constitutivos de fantasmas – que el
material y una parte de la consigna solicitan , ¿van a escapar al control del yo,
a la elaboración secundaria , o, por el contrario, el yo logrará bloquear la
fantasía inconsciente y mantenerse a distancia suficiente de ella, al mismo
tiempo que saca provecho de ella para enriquecerla , pero a condición de que
no perturbe sus actividades conscientes? Se trata de bloquearla o más
exactamente de organizar un material que por definición es inorganizado y no
de suprimir la fantasía inconsciente.
La defensa contra la fantasía encuentra una especie de equivalente en la
defensa por la fantasía : huida en la fantasía para defenderse de la realidad.
Así, el dilema en el T.A.T., es de establecer una especie de compromiso ideal
entre los imperativos conscientes y los imperativos inconscientes. Nosotros
juzgaremos del modo de organización del sujeto descodificando los
procedimientos que han permitido los translados de las
representaciones/afectos inconscientes reactivadas por el estímulo, al texto
manifiesto de su discurso, es decir de la historia.
Hasta aquí hemos hablado de las representaciones , aislando arbitrariamente
los afectos. Sin embargo, ¿qué sucede con el afecto cuando se topa con la
barrera del yo?
21

Esquemáticamente podemos decir que el afecto es aceptado o rechazado. El


rol de los organizadores del yo es “poner en cadena”, afirma A. Green
(1973,p.287) quien precisa: “El afecto se encuentra entre la puesta en cadena
en el discurso y la ruptura de la cadena que vuelve a otorgar al ello su poder
original” . Al término de cadena, nosotros preferimos el término clásico de lazo
de unión : el afecto debe estar atado con la representación. Lazo de unión,
puesto en cadena, términos equivalentes, pero que son lo contrario de la
“neutralización” de los afectos, tal como lo propone la teoría del “Ego
Psychology”.
A fin de que la unión entre afectos y representaciones pueda llevarse a cabo,
es preciso que intervenga ,al nivel de los afectos, una transformación
cuantitativa. En efecto, así como el afecto es masivo y tempestuoso cuando
permanece largo tiempo bajo la influencia del sistema inconsciente, de la
misma manera puede devenir flexible y fragmentado cuando pasa al sistema
consciente.
Nos referimos aquí al punto de vista económico : el funcionamiento del
pensamiento sólo es posible con la ayuda de “pequeñas cantidades” de afecto:
más o menos de la justa media, ningún trabajo del pensamiento es posible.
Las fuerzas brutales y masivas del afecto, deben ser trabajadas y
fragmentadas para que puedan tornarse operantes. Pero, si el trabajo del
pensamiento no es compatible con una elevación cuantitativa demasiado
grande , tampoco puede privarse de la energía afectiva so pena de convertirse
en “monstruoso” .
Si el lazo de unión entre representaciones y afectos con la ayuda de “pequeñas
cantidades” representa la posición ideal, la representación y el afecto pueden
alimentar otras relaciones que dan fe de las dificultades para operar esta unión
y, según el caso , de la predominancia del uno sobre el otro.
El afecto puede acallar a la representación y substituirse a ella: esto se
manifiesta mediante un vacío en las representaciones. En otros casos, puede
hacer caer la “cadena” del discurso en lo absurdo, en lo indescriptible. De esta
manera reduce al yo a la impotencia. Pero también puede suceder lo inverso: el
yo puede no aceptar al afecto y entonces es la representación la que “sube” en
el discurso como una representación aislada del afecto.

2.2. – TEORIA DEL PROCESO – T.A.T.

Por proceso –T.A.T. entendemos el conjunto de mecanismos mentales


comprometidos en esta situación singular en donde es solicitado el sujeto para
imaginarse una historia a partir de una lámina . Dicho de otra manera, de forjar
una fantasía a partir de una cierta realidad.
El análisis de estos procesos mentales no puede ser abordado sino después de
un análisis profundo de la situación que le ha dado origen.

Esta situación T.A.T. comprende tres parámetros mayores:

- El material,
- La consigna,
- La presencia del psicólogo clínico.

El material
22

El material, es decir la serie de imágenes presentadas al sujeto, ha escapado


siempre a una reflexión seria debido a que la atención de los investigadores se
ha centrado siempre sobre las historias proporcionadas por los individuos, es
decir, sobre las modalidades particulares de su elaboración.
Para H. Murray, las imágenes representaban las “situaciones humanas
clásicas”. Diríamos más bien que se trata de situaciones que tienen relación
con los conflictos universales. En efecto, cualquiera sea la lámina, existe una
referencia permanente a lo que es propio a la condición humana, a saber, el
manejo de la libido y de la agresividad, ya sea en el registro de la problemática
edípiana que compromete la diferencia de los sexos y la diferencia de las
generaciones, o en el registro de una problemática más arcaica. ( Nos
referimos al edipo en tanto que modelo estructural en relación con el cual se
pueden apreciar las posiciones particulares que atestiguan los avatares de la
evolución ) .
El desarrollo de la prueba invita al sujeto a entrar de alguna manera en estos
“moldes” sucesivos, a modular sus representaciones, sus afectos, incluso sus
defensas y a elaborar la historia en resonancia con el nivel de la problemática
sugerida.
Se conoce, por otra parte, el grado de estructuración de estas imágenes, a
menudo triviales y relativamente poco ambiguas en la presentación de los
personajes y de las cosas.
Ante un material tal, “objetivamente” trazado pero resonante con los conflictos
universales, nuestra opción fue de plantear que existe, para cada una de las
imágenes, un contenido manifiesto figurado por los elementos mayores en
presencia – personajes, su sexo, sus edades, posiciones respectivas, objetos,
etc. – y de sus solicitaciones latentes, susceptibles de reactivar tal o cual nivel
de problemática.
El término de solicitaciones latentes, aplicado al material, da cuenta de la
ausencia de neutralidad y de los mensajes de los cuales está saturado ; él
apoya nuestro postulado según el cual existe, al interior de este material , una
contradicción interna esencial – a explotar – entre el contenido manifiesto que
fija los límites de la fantasía haciendo llamado al principio de realidad y las
solicitaciones latentes que reactivan las huellas mnemónicas individuales en
relación con las fantasías originales, haciendo llamado así al principio de
placer.

La consigna

La consigna : “Imagínese una historia a partir de la lámina”, está cargada de


una misma contradicción interna. El acento está puesto ahí, , a la vez, sobre el
control consciente, es decir, sobre la necesidad de tener cuenta del contenido
manifiesto de la imagen – representante de lo real – y elaborar una historia
lógica, coherente, transmisible a otro, que obedece a los principios de la
“secundarización” (consciente) y, al mismo tiempo, sobre la necesidad de bajar
el nivel del control para dejarse llevar por la imaginación : lo que significa
regresión, acceso a los fantasmas y a los procesos primarios.
Se ha podido comparar esta consigna a una especie de orden paradójica que
sería tal si la proposición de crear una historia no constituyera precisamente el
medio de salida. Se puede invocar igualmente la función de “decentramiento”
23

(Lagache, D. 1964,p.532) que permite la oscilación entre la razón y la locura ,


como es el caso en la cura psicoanalítica. Pero lo que hay de particular en esta
consigna , es la obligación de ligar los dos en un solo y mismo movimiento :
dejarse llevar pero controlando la manera de transformar las representaciones
de cosas en representaciones de palabras ; admitir los afectos tales como el
movimiento regresivo los desencadena, pero filtrándolos de manera que
puedan ser tomados bajo el cargo del pensamiento.

El psicólogo clínico

El clínico, elemento constitutivo de la situación proyectiva, a quien el futuro


sujeto no puede concebir más que de manera aproximada, es, como todo
objeto, investido, incluso antes de ser percibido. (Lebovici, S. “La relación
objetal en el niño”, Psiquiatría del niño, 3,(1),50.)
La neutralidad del clínico es necesaria, pero es mucho más un fin a alcanzar
que un dato inmediato.
La neutralidad es puesta en duda por el sujeto debido a las reacciones
transferenciales que la situación desencadena. La persona del clínico está
investida positivamente, negativamente o de manera ambivalente. Puede ser
vivida como una autoridad que impone y controla , puede ser vivida como una
instancia permisiva, etc.
Por regla general, se puede decir que la distancia instaurada en toda situación
de examen entre los dos protagonistas compromete la neutralidad.
La neutralidad , igualmente, es puesta en duda por el clínico : su
comportamiento consciente e inconsciente influye en el modo de reaccionar
del sujeto.
Algunos psicólogos principiantes obtienen, por razones que a ellos mismos les
escapan, únicamente “historias romanezcas” o sólo protocolos notoriamente
pobres. Ciertas actitudes permisivas pueden tener por efecto bloquear al sujeto
que se prohibe el dejarse llevar, etc. Por otra parte, la comprensión del clínico
pasa no sólo por el camino del conocimiento, sino igualmente por el de la
disposición para comprender - o de la resistencia para comprender – lo que
plantea el problema complejo de su formación.
El clínico está obligado a una conducta que traduzca la dualidad de su rol :
estar presente sobre un tono neutro, no intervenir, no hacer preguntas,
abstenerse de todo juicio y de toda relación real, pero, al mismo tiempo,
imponer el material y la consigna y transcribir las historias del sujeto , lo que
hace de él el representante de la fantasía y de la realidad.
Es él, como el conjunto de la situación, portador de una regla que comprende
la incitación del deseo y la prohibición, pero puede , igualmente, jugar por
momentos un rol de apoyo y de sostén.

Los tres parámetros mayores de la situación - T.A.,T. así considerados pueden


ser asimilados a una situación de conflicto por excelencia.
Efectivamente, el conflicto se da desde el momento en que se afrontan , como
es el caso aquí, el principio de placer y el principio de realidad, la
representación de cosa y la representación de palabra, la identidad de
percepción y la identidad de pensamiento, el deseo y la prohibición...
dicho de otra forma, los imperativos conscientes e inconscientes.
24

La historia T.A.T. no es un “producto cognitivo” testigo de energías


neutralizadas y de afectos ya maduros, emitidos con una finalidad adaptativa.
Lo que nos es permitido ver y que representa el mayor interés de este test, no
son las “necesidades” o “motivaciones” al límite de lo anecdótico, sino los
modos particulares y siempre singulares de funcionamiento del
individuo en toda situación generadora de conflicto.

El proceso de elaboración

Según nuestras hipótesis este proceso pasa por los estadios siguientes:
 El contenido manifiesto de la imagen es percibido.
 Las solicitaciones latentes de la imagen , así como la consigne “de
imaginar” , ponen en marcha una regresión y representaciones
inconscientes ( huellas mnemónicas) acompañadas de afectos que
les está ligados.
 Este complejo “representaciones –afectos”, por definición no
organizado como todo lo que se refiere a los procesos primarios, será
o no será tomado al nivel preconsciente-consciente para ser
simbolizado por medio del lenguaje.
En función de su actividad defensiva, el yo tomará o no estas mociones a cargo
según sus posibilidades de integrar las huellas mnemónicas reactivadas y la
representación del fin-consciente : “contar una historia” en relación con el
contenido manifiesto.
*De aquí proviene la fantasía consciente : la historia contada, o más bien
el conjunto total del protocolo , testimonia del compromiso original realizado
por el sujeto, desde el momento que está atrapado en la red de una demanda
contradictoria donde vienen a estrellarse de frente, de manera inmediata cara
a cara, los imperativos conscientes e inconscientes. Ella atestigua la posibilidad
o la imposibilidad de resolver el conflicto por un trabajo de unión entre los
diferentes niveles de funcionamiento mental e informa sobre las modalidades
utilizadas.
Plantear la noción de conflicto entre los sistemas del aparato psíquico, es
considerar los puntos de vista dinámico y tópico. Es importante , además,
analizar el Proceso -T.A.T. desde el punto de vista económico.

Desde el punto de vista Económico, el trabajo de unión está condicionado


por la repartición de la energía. Esta puede ser investida de una manera
preferencial ya sea en las representaciones fantásticas y/o las operaciones
defensivas inconscientes, o en las funciones conscientes.
Si se toma en cuenta el principio freudiano (1900) según el cual en los
procesos inconscientes , la cantidad predomina sobre la calidad, se puede decir
que la involucración masiva de las representaciones reactivadas por las
solicitaciones latentes de la imagen no pueden sino bloquear la percepción del
objeto-fin presente.
Expresado en otra forma , mientras más lo percibido es significante en exceso,
teniendo en cuenta la super -involucración de las huellas mnemónicas, menos
el yo está en capacidad de obedecer al principio de realidad, es decir, para
distinguir lo percibido de la imagen alucinatoria y dar una “historia a partir de
la lámina”.
25

El postulado freudiano según el cual el trabajo del pensamiento sólo es


compatible con una elevación cualitativa y cuantitativa moderada, encuentra
su ilustración en el Proceso -T.A.T. Se observa en ello un nexo inversamente
proporcional entre la intensidad de la presión fantasmática reactivada por el
estímulo y la calidad de la elaboración consciente.
Las historias alteradas por el impacto fantasmático, incluso desorganizadas a
pesar de la puesta en ejecución de las defensas no menos masivas,
representan un modelo del fracaso del trabajo de este nexo.
Otro modelo , que corresponde igualmente a una fracaso, resulta del sobre-
involucramiento de las estructuras conscientes a despensas del sobre-
involucramiento de las huellas mnemónicas inconscientes En este caso, lo
“real”, lo cotidiano, le fáctico, lo actual, el buen juicio y las ideas ya adquiridas
vienen a colmar la ausencia de mociones inconscientes. La historia es, con
frecuencia, perfectamente secundarizada , pero hay efectivamente una grieta
abierta del lado de la resonancia fantasmática y predominancia de la inhibición
por falta de defensas mentales más sofisticadas. Estamos encerrados aquí, en
el “mundo común de la razón” (Lagache,D., 1964,p.532) que oculta toda
problemática propia al sujeto.
Se viene así a la noción de compromiso relativamente homogéneo que excluye
tanto la preponderancia de los procesos primarios que la de los procesos
secundarios. El proceso de la respuesta compromete , lo hemos ya dicho, el
trabajo de unión entre ellos y una historia correctamente secundarizada, al
mismo tiempo que coloreada por una resonancia fantasmática representa el
modelo ideal.
Así el construir una historia en el T.A.T. es un acto de organización y no
solamente un acto de imaginación en una situación que solicita la
desorganización (regresión) y la reorganización . Analizar estos movimientos
regredientes y progredientes nos llevan a “poner a prueba” la autonomía
relativa del yo implicando “la comunicación entre las estructuras inconscientes
y las actividades adaptativas y creadoras del espíritu” (Lagache, D.
1964,p.521).

Se puede pensar que esta libertad de funcionamiento, determinado por la


permeabilidad de los sistemas del aparato psíquico, condiciona no solamente la
construcción de las historias en el T.A.T., según la consigna y los otros
imperativos de la situación, no sólo la producción de obras, sino todo el trabajo
mental creador : en primer lugar aquel en que el ser humano está presionado
para mantener la homeostásis de su organización psíquica en medio de
inevitables traumatismos y conflictos.
Hemos comparado el Proceso-T.A.T. con el proceso de la creación (Shentoub,V.
1981) Los dos son en gran parte asegurados por la posibilidad de regresar , de
operar la toma de las representaciones que han entrado en el preconsciente (
protegiéndose al mismo tiempo con la ayuda de los mecanismos de defensa
privilegiados) y de simbolizar estas imágenes por medio del lenguaje (Anzieu,
D., 1974,1981).
Observar las modalidades de elaboración de las historias, las singularidades y
el valor económico de este trabajo, la presencia o la ausencia relativas de
“juego” entre los sistemas consciente e inconsciente, es observar en un aquí y
ahora lo que refleja las modalidades habituales y dominantes del
funcionamiento psíquico individual .
26

SEGUNDA PARTE

LA METODOLOGIA
PRIMERA ETAPA : LA APLICACIÓN
LAS ETAPAS DE LA APLICACIÓN DE LA PRUEBA

ETAPA 1 : LA APLICACIÓN

ETAPA 2 : ANALISIS LAMINA POR LAMINA

Decodificación de los procedimientos -----------------


Problemática

ETAPA 3 : SINTESIS

REAGRUPAMIENTO DE LOS ------- LISIBILIDAD -------


HIPOTESIS
PROCEDIMIENTOS SOBRE Y
CONCERNIENTES
LA HOJA DE VACIADO PROBLEMATICAS A LA
ORGANIZACIÓN
PSIQUICA
________________________________________________________________________________
__________________

1.- INDICACIONES
27

El T.A.T. puede ser propuesto en toda situación que implique o necesite de un


examen psicológico cuyo objetivo sea la investigación profunda del
funcionamiento psíquico de un individuo. En general el sujeto se encuentra en
una situación en la que él es el demandante o está sufriendo de trastornos de
orden psicopatológico en el momento de presentarse a realizar la prueba. La
respuesta que podemos aportarle requiere de una reflexión efectiva que
permita proponer la mejor orientación para el tratamiento de sus dificultades.
Esta reflexión se basa en un trabajo de exploración serio de las diferentes
modalidades de funcionamiento psíquico de que el sujeto dispone. Desde esta
perspectiva , un examen psicológico honesto comprende dos pruebas
proyectivas : el Rorschach y un test temático, particularmente el T.A.T. o el
C.A.T. par los niños de menos de 9 años, asociados , si el caso lo amerita, con
una prueba de evaluación del funcionamiento intelectual (Chabert, C., 1987)
En el ámbito de la investigación , el T.A.T. es susceptible de ser utilizado solo,
sin otra prueba psicológica: los objetivos de este procedimientos son , en
efecto, parcialmente diferentes de aquellos que caracterizan la clínica. Cuando
se trata de una investigación cuyo objetivo es el diagnóstico (o la terapia) el
psicólogo debe esforzarse en obtener el máximo de datos a fin de realizar un
análisis lo más fino posible de las diversas modalidades de funcionamiento
psíquico del sujeto y de las articulaciones efectivas de estas modalidades que
constituyen su organización mental.

2.- LA SITUACION T.A.T.

Esta situación T.A.T. está determinada por los parámetros habituales de toda
situación de test proyectivo que comprende tres elementos: el sujeto, el test y
el clínico. El desarrollo de la prueba implica necesariamente tomar en cuenta
las interacciones susceptibles de producirse entre estos tres elementos.
El material del T.A.T. presenta esta particularidad común a los tests temáticos:
ser a la vez representativo de algo de modo simbólico y ambiguo. En este
sentido , se presta a un análisis objetivo de tipo perceptivo (que conduce a la
exigencia de contar con una descripción detallada del material manifiesto) y
una interpretación subjetiva de las asociaciones de orden proyectivo (lo que
traduce los significados latentes atribuidos al estímulo).
El T.A.T. , como toda prueba proyectiva solicita conductas perceptivas y
proyectivas a la vez, de tal forma que se pueda evocar el carácter
eventualmente paradójico de esta doble exigencia, como sucede por ejemplo
con el Rorschach. Paradójica en el sentido de D.W.Winnicott (1971) , ya que el
objeto – test es comprendido al mismo tiempo como objeto real , tangible,
concreto y como lugar de involucración de significaciones subjetivas a la
manera del objeto transicional ,objeto de la realidad externa pero dotado de
significados personales e imaginarios que el niño le atribuye.
La capacidad mostrada por el sujeto de aceptar el objeto-test en su doble
vertiente perceptiva/objetiva es prueba de su aptitud para aceptar la paradoja
de D.W. Winnicott, que consiste en pensar que el objeto es susceptible de
situarse en el campo intermediario entre lo real y lo imaginario que constituye
el espacio transicional.
Dicho con mayor precisión, es la capacidad del sujeto a dejarse llevar a une
especie de ensoñación a partir de una realidad perceptiva sin que por ello sea
desorganizado por esta actividad asociativa, sin ser obligado de manera
28

desmesurada por los imperativos de la objetividad que será identificada a


través de sus respuestas al T.A.T.
En su libro sobre el T.A.T., F. Brelet (1986, p.55) ha mostrado el impacto
seductor (en el sentido psicoanalítico del término) de la situación T.A.T. El
clínico propone en efecto al sujeto de “ver” escenas relacionales ,
descubriendo , solicitando redes asociativas fantasmáticas y pulsionales
excitantes , lo que puede, en efecto, ser vivido por el sujeto como la repetición
de una seducción que reaviva fantasmas primitivos.
Sea que se trate de espacio transicional – planteando la cuestión
particularmente entre los límites entre dentro y fuera, entre imaginario y real,
entre mundo interno y externo - o de seducción, se puede ha captar la
eventual dimensión de transferencia que caracteriza las modalidades de
involucración de la situación y por lo tanto de la relación al test y al clínico. La
noción de transferencia se entiende aquí en su sentido amplio del término que
le confiere Freud por oposición a la neurosis de transferencia cuya presencia
caracteriza la relación con el psicoanalista en el proceso de la cura.

3.- MATERIAL, CONSIGNAS

El método que nosotros utilizamos comporta un cierto número de variantes con


relación al de H. Murray.

El material

De la edición original que consta de 31 láminas sólo utilizaremos las que nos
parecen más pertinentes y más significativas. Estas láminas son :
1,2,3BM,4,5,8BM, propuestas para los muchachos y muchachas, a los hombres
y mujeres ; 6BM/7BM, para los muchachos y hombres; 6GF/7GF y 9GF,
propuestas a las muchachas y a las mujeres; 10,11,12BG, 13B, 19 y 16, para
los muchachos y muchachas, a los hombres y a las mujeres y la 13MF
propuesta únicamente a los sujetos adultos, hombres y mujeres.
El orden de presentación de las láminas debe ser respetado, la lámina 16 debe
ser propuesta al fin de la aplicación.
El desarrollo de la prueba del T.A.T. confronta al sujeto a una modificación del
estímulo, las láminas van de situaciones muy estructuradas a las menos
estructuradas : las diez primeras láminas , más explícitas en su elementos
figurativos, representan personajes sexuados, mientras que las láminas 11,19 y
16 no contienen objetos concretos bien definidos.

El cuadro que aquí presentamos retoma el orden de presentación de las


láminas en función del sexo y de la edad del sujeto.*

Nº. Lámina 1 2 3BM 4 5 6BM/7BM 6GF/7GF 8BM 9GF 10 11 12BG


13B 13MF 19 16

Sexo & edad


29

HOMBRE * * * * * * * * * *
* * * *

MUJER * * * * * * * * * * *
* * * * *

MUCHACHO * * * * * * * * * *
* * *

MUCHACHA * * * * * * * * * * *
* * *

La aplicación sólo toma una sola sesión.

La consigna “Imagine una historia a partir de la lámina. “ es dada al inicio y


no se repite más.durante la aplicación de la prueba.
Al contrario del método de H. Murray, no se realiza una encuesta sobre cada
lámina al fin de la aplicación, sino durante la aplicación, ante el sujeto muy
inhibido y/o en quien manifiesta gran malestar pueden plantearse preguntas.
Se tratará entonces de evaluar el valor trófico de estas preguntas : ¿sirven de
sostén y de apoyo permitiendo una realimentación en la prosecución del
relato? ¿ Refuerzan el peso de las defensas del sujeto o bien son vividas como
una injerencia y al causar fractura precipitan al sujeto hacia una
desorganización aún más importante?

4.- APLICACIÓN DE LA PRUEBA

4.1.- EL TIEMPO

Se conserva la forma clásica de tomar en cuenta las características temporales


de la aplicación. En efecto, se mide el efecto el tiempo de latencia , es decir, el
tiempo transcurrido entre la presentación de la lámina y el momento en que el
sujeto comienza a hablar ; se mide igualmente el tiempo total por lámina, es
decir, el tiempo transcurrido desde la presentación de la lámina hasta el fin del
relato hecho por el sujeto.
Las características temporales no son nunca interpretadas en términos de
eficiencia y éxito - como sucede en las pruebas de inteligencia, sino
únicamente como señales clínicas que muestran la mayor o menor reactividad
del sujeto, o por el contrario su tendencia a la inhibición : la necesidad para él
de reflexionar antes de comprometerse , o, por el contrario, de precipitarse en
el relato, o cuando los efectos específicos de cada lámina, los unos o los otros
arrastran una larga latencia o, por el contrario, una rapidez inhabitual debido al
hecho del impacto particularmente intenso del material.
Los tiempos de latencia y los tiempos totales deben siempre ser tomados en
consideración , pero su interpretación depende de los elementos clínicos
aportados para el análisis del conjunto de o de los relatos.
30

Sobre el aspecto práctico, se prohibe utilizar cronómetro, éste corre el riesgo


de introducir una connotación psicométrica a la aplicación . Es mejor servirse
de un reloj (con segundero) más discreto , sin pretender ocultarlo.

4.2. – LA ESCRITURA DE LAS HISTORIAS

Es absolutamente necesario anotar integralmente el discurso del sujeto


respetando todas sus características : abreviaciones y reconstrucciones, las
interpretaciones del clínico deben evitarse.
En efecto, el trabajo sobre el T.A.T. va a efectuarse a partir del análisis formal
del relato : es pues esencial de transcribir el discurso del sujeto lo más
fielmente posible.
La utilización de una grabadora sigue siendo problemática en la medida en
que ella introduce una nueva variable en la situación, vivida positiva o
negativamente, pero nunca jamás sin efecto alguno: el sujeto puede tener el
sentimiento de ser espiado, robado , o incluso sentirse extremadamente
valorizado, cuando no interprete el uso de la grabadora por parte del clínico
como signo de falta de confiabilidad en su escucha.
Por otra parte, el análisis del protocolo implica su transcripción : los riesgos de
errores en la escucha son también importantes como es el caso de una
aplicación espontánea.

4.3.- LAS INTERVENCIONES EN EL TRANSCURSO DE LA APLICACIÓN

En general los clínicos intervienen poco durante la aplicación, lo que no


significa que no deban hacerlo: la situación T.A.T. es ante todo una situación
clínica, y corresponde al psicólogo de arreglar la relación con el sujeto en
función de su experiencia y de su sensibilidad.
Puede, pues, intervenir si lo juzga necesario, a condición de evitar ciertos
escollos tales como la sugestión o el juicio de valor. Las intervenciones, si
tienen efectos positivos, deben favorecer el trabajo asociativo personal del
sujeto. El psicólogo tendrá en cuenta sus intervenciones y su impacto en la
apreciación de la aplicación : él notará , por ejemplo, que sus intervenciones
son recibidas como una oferta de apoyo, de un sostén , o, por el contrario,
como inhibidoras o indiscretas, o también como persecutorias... todas ellas
características esenciales para captar las modalidades de compromiso personal
en la relación.

5.- VACIADO DE LAS HISTORIAS

Una vez terminada la aplicación y el protocolo recogido, el psicólogo se dedica


al trabajo de análisis y de interpretación del protocolo. Esta actividad se
centrará sobre el texto de las historias contadas por el sujeto, anotadas en el
orden de presentación de las láminas.
Los datos de la anámnesis y los clínicos se dejarán transitoriamente de lado :
es importante que el análisis del T.A.T. sea despojado de posibles influencias
por las manifestaciones sintomáticas o por la historia del sujeto ya conocidas.

Este trabajo comprende dos fases:


- El análisis lámina por lámina
31

- La síntesis.

6.- ANALISIS DEL MATERIAL : contenido manifiesto y solicitaciones


latentes de las láminas.

6.1.- PRINCIPIOS TEORICOS A TOMAR EN CUENTA

Dos grandes registros de problemáticas que no son independientes el uno del


otro, van regularmente a ser solicitados por las láminas del T.A.T. , que de la
misma manera se dan en una misma perspectiva y por todas las pruebas
proyectivas.

La identidad y la identificación

La primera categoría de problemática es acerca de la identidad y la


identificación.

El término identidad designa el conjunto de los procesos psíquicos


fundamentales por el cual el individuo accede a una representación de su
continuidad de existir en el tiempo y en el espacio.
La construcción de la identidad se desarrolla sobre una imagen del cuerpo
relativamente sólida y sobre la eficacia del proceso de individuación y de
diferenciación con relación al otro y al medio que le rodea.

El término identificación (secundaria) está tomado en sentido de “Proceso


psicológico por el cual un sujeto asimila un aspecto , una propiedad , un
atributo del otro y se transforma, total o parcialmente , sobre el modelo de
éste . La personalidad se constituye y se diferencia mediante una serie de
identificaciones”.(Laplanche, J., Pontalis, J.B., 1967,p.187)
La constitución de los signos identificatorios supone, una vez habiendo
accedido a la identidad, el reconocimiento de la diferencia de sexos y de las
generaciones, correlativo del edipo.

En términos del T.A.T. esto nos conduce a plantear las preguntas siguientes:
- ¿Existe estabilidad de identidad, o , por el contrario , la unidad identitaria es
difícil de realizar?
- ¿Los personajes están diferenciados los unos con relación a los otros?
- ¿Las identificaciones están claramente definidas, las características
sexuadas están netamente establecidas o no?

Relación de objeto

La segunda categoría de problemática , estrechamente articulada a la primera,


reenvía a las modalidades de representaciones de relación, dicho en otros
términos, a los contenidos de los actos de pensar relativos a las relaciones de
objeto
32

El término relación de objeto designa “el modo de relación del sujeto con su
mundo, relación que es el resultado complejo y total de una cierta organización
de la personalidad, de una aprehensión más o menos fantasmática de los
objetos y de tales tipos privilegiados de defensa.
Se hablará de relaciones de objeto de un sujeto dado, pero también de tipos de
relaciones de objeto que se refieren , ya sea a momentos evolutivos (ejemplo;
relación de objeto oral), ya sea a la psicopatología (ejemplo: relación de objeto
melancólico) “ (Laplanche, J., Pontalis,J.B., 1967,p.404)

El T.A.T. solicita diferentes registros de representaciones de relaciones, en un


contexto de investisión objetal y/o narcisista.
Según las láminas y la organización psíquica del sujeto, se pueden encontrar
así solicitadas diferentes modalidades de relación a las imágenes parentales .

Todas las proposiciones de interpretación del material se inscriben en esta


doble perspectiva : representación de sí según los ejes identidad e
identificación , representación de relaciones.

Por otra parte, se sabe que el material reactiva afectos y


representaciones .

Toda pulsión se expresa en los dos registros del afecto y de la representación. A


condición que ella encuentre su fuente en la excitación corporal, la pulsión está
representada en el plan psíquico por:

- El representante – representación, definido como “representación o grupo


de representaciones a las cuales la pulsión se fija en el curso de la historia
del sujeto y por la mediación de las cuales ella se inscribe en el psiquismo”
(Laplanche,J.,Pontalis,J.B.,1967,p.412).
- El representante – afecto que es “la expresión cualitativa de la cantidad de
enrgía pulsional y de su variaciones” (Laplanche,J.,Pontalis,J.B.1967 p.12)

Tengamos en cuenta que si sólo el representante-representación puede, por la


vía de la represión, ser más o menos sustraído del aparato consciente, afectos
y representaciones permanecen habitualmente ligadas (unidas) a fin de limitar
el libre curso de las excitaciones , de la misma manera que quedan ligadas
entre ellas las representaciones y también los movimientos afectivos al nombre
de la función de unión dinámica y viviente de las pulsiones de vida. El sujeto
puede así acceder al conflicto de ambivalencia ,es decir, a la capacidad de
experimentar a la vez el amor y el odio por el mismo objeto, sin que la
identidad del uno o del otro no sea amenazada, lo que define ,según M. Klein la
“posición depresiva”
Melanie Klein , cuando ella se refiere a la entrada en la posición depresiva en
los alrededores del 6º mes en el niño , plantea que en un primer tiempo cuando
la madre está ausente, el niño puede fantasmear que él la ha destruido por sus
ataques agresivos. Son las ausencias y los retornos de la madre que van a
permitir poco a poco la integración de sus aspectos “a la vez buenos y malos”
en el mismo tiempo en que el niño llega a ser capaz de tener el sentimiento
33

que él puede haber destruido a su madre, pero que puede también repararla
cuando ella regrese. Cuando la posición depresiva está elaborada, el niño es
capaz de investir un objeto total, susceptible de ser vivido a la vez como malo
cuando se ausenta y como bueno cuando regresa. Por identificación a este
objeto, a la vez bueno y malo el niño puede sentirse él mismo bueno y malo.

La unión de los movimientos pulsionales libidinosos y agresivos permiten


establecer a la vez la continuidad del objeto, la continuidad narcisista del
sujeto y su acceso a la ambivalencia.
La noción de posición depresiva definida por M. Klein no corresponde
solamente a un estadio del desarrollo sino más bien a un posición que va a ser
puesta a prueba regularmente durante toda la vida.
La desunión ( desligamiento)marca, por el contrario, una brusca liberación de
energía que tiende de manera incoercible hacia la descarga bajo forma de un
excedente de excitaciones. En el cuadro de la última teoría de las pulsiones
(Freud,S.,1920) la desunión o desligamiento caracteriza el fin de las pulsiones
de muerte cuya función es destruir los lazos (desunión).
Pulsión de vida como pulsión de muerte están constantemente movilizadas en
el sistema psíquico. Sin embargo, la prevalencia de la una o de la otra van a
determinar las modalidades psíquicas diferentes:
Cuanto más “armoniosa” es la unión , las modalidades de funcionamiento van
a ser más flexibles y se inscriben en una conflictualidad viviente. Por el
contrario, mientras los procesos de unión son menos eficaces, las modalidades
de funcionamiento serán más frágiles : el apogeo mórbido esquizofrénico
constituye un ejemplo extremo de ataque de los lazos y de la desintegración
del pensamiento.
El análisis de los protocolos debe ser considerado desde el punto de vista
económico debido a la importancia fundamental de apreciar las cantidades de
energía pulsional movilizada y su calidad, tanto libidinal y/o agresiva. Esto nos
conduce a plantear las cuestiones siguientes:

- ¿Son identificables en los protocolos los movimientos libidinales y


agresivos?
- ¿ Existe un nexo posible entre ellos, o por el contrario los procesos de
desunión son los que prevalecen?
- ¿Las representaciones de relación constituyen un conflicto de ambivalencia
, o por el contrario una tendencia más o menos importante para la
descomplejización pulsional?

6.2.- PRESENTACION DE LAS LAMINAS

LAMINA 1

Material Manifiesto : esta lámina representa un muchacho con la cabeza entre


las manos, que mira un violín que está ante él.
Solicitaciones latentes : la lámina reenvía de manera preferencial a la
identificación de un muchacho que se encuentra en situación de inmadurez
funcional y que se encuentra confrontado con un objeto considerado como un
objeto adulto cuyos significados simbólicos son transparentes.
34

La cuestión que se presenta es la siguiente: ¿ en qué medida este muchacho


cuya inmadurez funcional debe ser reconocida , puede considerarse “capaz de
utilizar su instrumento”?
Para que la esta pregunta pueda plantearse en estos términos, es preciso que
el muchacho y el violín sean percibidos en su integridad ; por una parte la
percepción del muchacho aún pequeño, debe dirigirse hacia una
representación humana total, no parcial; y , por otra, el violín debe ser
identificado como un objeto que está íntegro, es decir, que no está roto, ni
echado a perder.
Si el objeto y el muchacho son percibidos de esta manera, en su integridad, la
hipótesis que se puede emitir lo más frecuentemente (a condición de que no
sea cuestionada posteriormente) es que hay capacidad para que el sujeto
se sitúe todo él ante un objeto también entero.

El examinado puede reconocer que el muchacho , en el momento presente, es


incapaz de servirse del objeto “violín”, interpretación que reenvía a la
impotencia actual del niño, pero impotencia que podrá superarse en el futuro.
En el mejor de los casos, esto implica el reconocimiento de la angustia de
castración , problemática esencial planteada por esta lámina, a saber,
el reconocimiento de la inmadurez actual del muchacho y la
posibilidad de comprometerse en un proyecto identificatorio (lo que
corresponde al tema común y corriente) con un juego posible entre posiciones
activas y /o posiciones pasivas, respetando la bisexualidad psíquica.
La problemática de castración no debe solamente entenderse en términos de
potencia/impotencia (tener o no) sino igualmente como la posibilidad de
acceder al disfrute y al placer : se deberá entonces preguntarse acerca del
lugar del afecto y principalmente del deseo : el objeto “violín” puede ser
investido como objeto de deseo susceptible de aportar satisfacciones, y por
consiguiente, suficientemente aceptado.
Cuando la problemática narcisista y la lucha anti-depresiva dominan , se
constata un evitamiento de la angustia de castración en la afirmación de una
posición omnipotente a través de historias del estilo “ Es un niño prodigio, que
está por tocar en una sala , aclamado por un público que está fascinado por
sus capacidades, etc.” En este caso , es el principio de placer que se afirma
sobre un registro megalomaniaco negando la inmadurez funcional del niño y su
impotencia actual.
Por el contrario, puede darse una posición inversa (porque la posición
megalomaniaca se asocia a un profundo sentimiento de impotencia) en
historias de este tipo: “Es un niño desesperado, no conseguirá jamás el sacarse
de apuros, es incapaz de , etc.”, poniendo en evidencia las insuficiencias del
compromiso de sí, estos son los afectos depresivos que aparecen entonces.

LAMINA 2

Material manifiesto: la lámina 2 representa “Una escena campestre” con tres


personajes.
En primer plano, una joven que tiene en los brazos unos libros,
En segundo plano , un hombre con un caballo y una mujer recargada en
un árbol en la que se puede percibir que está embarazada.
35

A nivel del contenido manifiesto , no existe una diferencia de generación


evidente entre los tres personajes, por el contrario la diferencia de sexos
está claramente representada.

Solicitaciones latentes : la relación triangular ahí representada es susceptible


de reactivar el conflicto edípico.

Cuando la identidad es estable existe una diferenciación efectiva


entre los tres personajes, cada uno de ellos pudiendo ser percibido como
afortunado: los libros para la joven, el caballo para el hombre y,
eventualmente, el embarazo para la mujer, cada uno de los detalles teniendo
un significado simbólico claro.
En cierto número de casos, el conflicto no se liga en términos triangulares, sino
que se juega en una relación dual en donde la joven está en situación de
dependencia con relación a la pareja de campesinos que representan la pareja
parental englobada en una especie de entidad única.
Cuando los procesos identificatorios son poco estables, se da una falsa-
triangulación , ya sea por una “interpenetración de roles” , o por un división
entre un buen objeto y uno malo que vienen a subsistuir la diferencia de sexos.
Puede haber igualmente evocación de una relación dual por supresión de
terceros personajes.
El reconocimiento del lazo que une a la pareja del segundo plano está
sobreentendido por fantasmas de la escena primitiva más o menos
elaborados : en términos edípicos el conflicto va a establecerse entre los
deseos y las defensas, la joven sería portadora a la vez de deseos libidinosos
hacia el hombre y de movimientos agresivos hacia la mujer lo que se inscribe
en un doble movimiento pulsional, a saber, el deseo libidinal por el padre y la
rivalidad con la madre . La atracción por el personaje de sexo puesto y la
rivalidad con el personaje del mismo sexo se acompañan de la evocación de la
nostalgia y de una cierta tristeza por tener que renunciar a sus objetos de
amor, este afecto matizado viene a marcar el peso de las prohibiciones que
cargan sobre el incesto.
Cuando la problemática narcisista y/o antidepresivo prevalece, la lámina puede
reavivar otros registros problemáticos. En efecto, teniendo en cuenta esta
revivicencia de una problemática de pérdida (renunciar a sus primeros objetos
de amor), la elaboración del conflicto edipiano se torna particularmente difícil
(fragilidad del control pulsional, precariedad de los elementos libidinosos
aceptados, manejo de la agresividad mal administrado).
Finalmente, en los contextos psicóticos, los lazos entre los personajes son
masivamente atacados lo que puede ser asociado a fantasmas de la escena
primitiva destructores y mortíferos.

LAMINA 3 BM

Material manifiesto : un individuo cuyo sexo y edad están indeterminados y se


encuentra tirado al pie de un sofá.
En la esquina de la izquierda se encuentra un pequeño objeto, en ocasiones
difícil de identificar, pero que es, no obstante, percibido como un revólver. El
36

hecho de que no sea identificado no constituye una supresión del objeto si la


problemática a la cual reenvía la lámina es percibida.

Solicitaciones latentes : la lámina reenvía a una problemática de pérdida de


objeto y plantea la cuestión de la elaboración de la posición depresiva (la
postura del personaje representado está considerado como revelando
esencialmente la depresión).
El personaje de esta lámina está presentado de manera relativamente poco
clara en cuanto su edad y su identidad sexual.
Si el material pone a prueba la representación narcisista de sí propio en sus
fundamentos más arcaicos (malformación del personaje), moviliza también los
procesos identificatorios en la medida en que el personaje representado de
manera relativamente poco clara en cuanto a su identidad sexual.
Se puede pensar que la elaboración de la posición depresiva es posible cuando
los afectos depresivos están reconocidos y asociados con una representación
de pérdida de objeto. Por el contrario, cuando los afectos depresivos no son
reconocidos , la negación de la depresión constituye una defensa mayor de tipo
maniaco.
¿Cuáles van a ser las modalidades de reacción del sujeto? ¿Tiene posibilidades
de “hundirse” en la depresión en un primer momento, y salir de ella
proyectando en el futuro un trabajo de duelo posible, o bien, la pérdida de
objeto arrastrará consigo el fantasma de una sobrevivencia imposible para el
sujeto: “Yo no puedo vivir sin ti, si tú mueres, yo muero.”
En las organizaciones neuróticas , la lámina muestra, a menudo, una
elaboración posible de la posición depresiva : los afectos depresivos están
reconocidos y la representación de pérdida de objeto está asociada a la
ambivalencia hacia el objeto. El conflicto se juega en términos intrapsíquicos
entre el deseo y las prohibiciones del superyó que amenazan el lazo de amor
con las figuras parentales. La depresión está entonces dominada por el
sentimiento de culpabilidad y el temor inconsciente de un castigo.
En las modalidades de funcionamiento de tipo narcisista, el conflicto se juega
en referencia a un ideal del yo exigente. El fantasma narcisista es puesto en
escena y la pérdida del objeto es vivido en términos de herida narcisista. La
depresión está dominada entonces por los sentimientos de vergüenza y de
inferioridad.
A través de estas modalidades de representaciones de relaciones se da uno
cuento que el objeto no ha sido investido en un movimiento relacional objetal
sino que ha sido percibido como un doble movimiento narcisista con una
búsqueda permanente de ganancias para el propio narcisismo del sujeto..
En las organizaciones de tipo psicótico, si los afectos depresivos pueden
eventualmente ser invocadas, la representación de pérdida no lo es
necesariamente. Es la representación unitaria de la imagen de sí, que
está deficiente, lo que se traduce por la percepción de malformaciones
corporales en el personaje. En otros momentos pueden aparecer temas de
destrucción o también temas paranoides o paranoiacos.
En el primer caso , la agresividad regresa masivamente y se vuelve contra el
mismo sujeto en un movimiento destructor que no permite mantener la
identidad en su integridad, y en el segundo caso, hay proyección de la
agresividad al exterior, el objeto externo se vuelve perseguidor.
37

Los movimientos destructores atacan el pensamiento, el discurso puede ser


desorganizado, el relato se torna caótico y hace estallar la imagen de la
representación que el sujeto puede tener de su cuerpo y de él mismo.

LAMINA 4

Material manifiesto : una pareja , una mujer cerca de un hombre que se voltea
para evitarla. La diferencia de sexos está claramente representada pero no
hay diferencia de generaciones.

Solicitaciones latentes : ellas reenvían al conflicto pulsional al seno de una


relación heterosexual, en la medida en que cada uno de los protagonistas
puede ser portador de movimientos pulsionales diferentes, agresividad y/o
libido. Si el dualismo pulsional está presente en todas las láminas, aquí está
más fuertemente representado.
Evidentemente estructurado por la diferencia de sexos, la lámina 4, así como
las planchas 6BM, 6GF y 7BM, se presta menos fácilmente a asociaciones
regresivas. Sólo rara vez se encuentra la confusión total entre los dos
personajes, pero la inestabilidad en las identificaciones que se traducen por
tomas de posición alternativas masculinas y femeninas , es , a menudo,
retrospectivada : a veces es el hombre quien es percibido como poderoso y
fuerte y la mujer como frágil y dependiente, mientras que en otros casos, la
situación es inversa y es una mujer dominadora y castradora quien se
encuentra confrontada a un hombre débil y sumiso.
El doble movimiento pulsional es, por lo tanto, esperado, pero importa mucho
que haya una unión posible entre la agresividad y la libido, es decir,
ambivalencia en la relación.
Por otra parte, la presencia de un tercer personaje, cuando éste ha entrado en
la escena, puede acentuar el impacto edípico de la fantasmática : la lámina
está estructurada en el sentido del edipo positivo para el muchacho : el
hombre y la mujer se aman y el hombre desea ir a pelear con su rival para
poder conservar a aquella que ama. La valencia femenina de la problemática
edípica está ahí presente igualmente : en la parte superior y a la izquierda, en
un detalle que se nota a penas, hay un personaje femenino, que a veces es
percibido como parcialmente desnudo, reactivando la rivalidad entre las dos
mujeres por el hombre; el movimiento de salida del hombre puede entonces
ser interpretado como significativo del deseo de ir a encontrar esta otra mujer.
Está presente así la doble conflictualidad de la problemática edipiana:
atracción por el personaje del sexo opuesto y rivalidad con el personaje del
mismo sexo.

LAMINA 5

Material manifiesto :una mujer de media edad, la mano sobre la empuñadura


de una puerta, mira hacia el interior de una pieza. Esta mujer está
representada entre un adentro y un afuera.
El adentro está figurado por el interior de una pieza, en la que se encuentran
una mesa, un ramo de flores, una lámpara sobre la mesa, y, en el fondo una
38

especie de librero en el cual se encuentra colocada una pequeña biblioteca con


libros entre dos pisa-papeles.

Solicitaciones latentes : la presencia de la mujer que abre la puerta y que mira


hacia el interior de la pieza permite decir que las solicitaciones latentes
reenvían a una imagen maternal que penetra y que mira, formulación
importante, en la medida en que ella no prejuzga un registro conflictual en el
cual el sujeto va a situarse , pues las modalidades de relación a la imagen
materna son ellas mismas múltiples.
La madre puede ser vivida como una instancia superyóica que viene a
sorprender una escena transgresiva : la lámina, en efecto reactiva la curiosidad
sexual y los fantasmas de escena primitiva, incluso la culpabilidad ligada a la
masturbación. La mirada de la mujer condensa a la ve la pulsión voyerista y la
prohibición superyóica , lo que en este caso, inscribe el conflicto intrapsíquico
en una problemática edipiana.
En otros momentos , manifestaciones que dan cuenta de movimientos
agresivos y libidinosos menos matizados caracterizan la relación con la imagen
maternal. Por ejemplo, pueden surgir fantasmas incestuosos asociados a una
imagen maternal seductora : mujer mostrando su pierna desnuda por el borde
de su vestido. (Dd raro).
Se diferenciará , en el registro de una problemática edipiana relativamente
elaborada, los conflictos que se expresan en términos de agresividad y de
prohibición, de deseos y de culpabilidad, y aquellos que reenvían más a una
escena de seducción que es reactivada en el aquí y ahora de la aplicación del
test.
En un registro más arcaico, en la ausencia de una interiorización suficiente del
superyó, puede haber una referencia a una imago maternal que penetra y que
mira con mirada persecutoria. Las cantidades de energía pulsional agresiva
que van a ser movilizadas ante esta representación permitirán el evocar ,
tenida cuenta igualmente de un cierto número de proyecciones arbitrarias, una
vivencia de intrusión , de persecución misma en la relación a la imagen
maternal. La mirada de la mujer no estará integrada a un sistema conflictual
interno y las mociones pulsionales agresivas proyectadas en fuertes cantidades
sobre el personaje figurado, traerán consigo un desbordamiento por
representaciones masivas y una deformación del material : “Ella tiene una
mirada llena de odio”

LAMINAS 6 y 7

Las láminas 6 y 7 reenvían a las relaciones , a las imágenes materna y


paterna al seno de una problemática edipiana.
Su estructuración en el sentido de una neta diferencia de los sexos y de las
generaciones facilita poco las asociaciones regresivas, en revancha el
acercamiento dual que ellas privilegian puede dar lugar a manifestaciones de
angustia intensa cuando el sujeto tiene dificultad para situarse en relación con
una imagen parental que siente como peligrosa por su poder o su proximidad.
Se observa entonces, ya sean desbordamientos pulsionales (fantasmas
incestuosos y/o de destrucción), o por una inhibición invalidante, que dan
cuenta de la imposibilidad para metabolizar los conflictos.
39

LAMINA 6BM

Material manifiesto : una pareja, un hombre visto de frente, con semblante


preocupado y una mujer anciana que mira hacia otro lado.

Esta lámina propuesta a los hombres y a los muchachos está fuertemente


estructurada por la diferencia de sexos y de generaciones , es incluso la
primera lámina del T.A.T. en donde la diferencia de generaciones se da de
manera tan clara.

Solicitaciones latentes : Acercamiento de la madre y el hijo en un contexto de


malestar. La diferencia de generaciones al nivel del contenido manifiesto
reenvía a la prohibición del acercamiento edipiano, acentuado todavía más por
el hecho de que los dos personajes están cara a cara, la mujer dando la
espalda al joven varón.
Dentro de un contexto edípico, el acento está puesto sobre la prohibición del
contacto “El muchacho debe abandonar a su madre”. Los afectos y de manera
notoria la tristeza cuando es reconocida , reenvían a un tema de duelo, duelo
del padre el más frecuentemente , esta evocación pudiendo estar
sobreentendida por un fantasma parricida. Si en la lámina 5 , dentro del mismo
contexto edipiano, la relación con la imagen materna puede ser , a la vez,
erotizado y prohibido, en la lámina 6BM está más estructurada en el sentido
de la prohibición ; es claro que tanto la madre como el hijo están solos, pero la
diferencia de generaciones está muy acentuada, la mujer se separa del hombre
y además una representación de pérdida de objeto viene a inscribirse en el
acercamiento madre e hijo.
Cuando la problemática edipiana está suficientemente estructurada, la
evocación de la muerte no trae consigo desorganización clara en la medida en
que el lazo de unión entre la agresividad y los afectos tiernos es posible. Es la
tristeza del duelo que ellos comparten lo que acerca a los dos , madre e hijo.
En un registro más arcaico de relación con la imagen materna, se puede
observar fantasmas de realización incestuosa que se traducen claramente por
la ausencia de percepción de la diferencia de generaciones o bien los estados
de gran excitación o de desorganización parcial pueden aparecer a través de
temas de destrucción o de muerte que dan cuenta de la peligrosidad del
acercamiento madre-hijo.

LAMINA 6GF

Material manifiesto : una pareja heterosexual, una joven mujer sentada, en


primer plano, se voltea hacia un hombre , quien a su vez se inclina hacia ella
teniendo una pipa en los labios.

Notemos cómo el material manifiesto no es simétrico al de la lámina 6BM : si la


prohibición del incesto está fuertemente puesto en escena en la lámina 6BM
(particularmente en la diferencia de generaciones y las posturas de los dos
personajes), en la lámina 6GF es menos claro (no hay diferencia de
generaciones, la postura de los dos personajes es diferente, en la lámina 6BM
40

el personaje femenino se voltea para evitar al personaje masculino, mientras


que en la lámina 6GF hay un movimiento de reencuentro entre el hombre y la
mujer: el hombre se inclina hacia la mujer y ésta a su vez dirige su rostro hacia
él ; existe una particular solicitación del deseo ).
Una identificación de los personajes de la lámina 6GF del estilo “Es una pareja,
el marido y la esposa”, no autoriza , de ninguna manera una interpretación en
los términos de realización de un fantasma incestuoso en la medida en que la
diferencia de generaciones no es perceptible.

Solicitaciones latentes : esta lámina reenvía a un fantasma de seducción. La


lámina pone a prueba la capacidad de integrar la identificación femenina al
interior de una relación de deseo.
Cuando la problemática narcisista domina, se observa una sobre-involucración
del cuerpo, de el movimiento y la postura de los personajes, su idealización o,
por el contrario , su depreciación, sin una verdadera posibilidad de elaboración
del conflicto pulsional.

LAMINA 7 BM

Material manifiesto : dos cabezas masculinas , una al lado de la otra. La una


“de un viejo” , está volteada hacia la otra , “ de un joven”, que hace un gesto
de rechazo.

La diferencia de generaciones está acentuada pero no hay en esta lámina


noción de inmadurez funcional de uno de los personajes.

Solicitaciones latentes : reenvían a un acercamiento padre-hijo en un contexto


de reticencia del hijo; los cuerpos están excluidos. El conflicto se da en torno
del acercamiento entre estos dos personajes en términos de ternura y de
oposición (ambivalencia de sentimientos en la relación del padre).
La energía pulsional está movilizada tanto al interior de los movimientos
agresivos que libidinales, los escenarios en que aparecen la agresividad y la
rivalidad son a veces prevalecientes. Sin embargo, cuando un contacto más
tierno es evocado, él reenvía no únicamente a la erotización de l relación, sino
que puede testimoniar del apoyo posible sobre un “buen padre”, lo que
atestigua de la resolución del conflicto edipiano y del acceso a la
ambivalencia : el padre es ciertamente un rival, pero el amor del cual es objeto
permite ligar la agresividad experimentada hacia su persona.
En ocasiones, la ambivalencia es difícil de elaborar: o bien el afrontamiento
conflictual es evitado mediante el recurso a una relación espejo (problemática
narcisista dominante) o bien echa a andar el surgimiento de fantasmas
destructores.

LAMINA 7 GF

Material manifiesto: una mujer, con un libro en la mano, inclinada hacia una
pequeña que tiene una expresión de soñar despierta , y, quien tiene un bebé
en sus brazos.
41

Aquí, igualmente, la diferencia de generaciones está señalada y acentuada por


la presencia del bebé. La inmadurez funcional caracteriza la posición de la
joven.

Solicitaciones latentes : pueden reactivar la problemática de las relaciones


madre-hija en su doble dimensión:
- de rivalidad y de identificación,
- de interacciones precoces madre-niña.

En un contexto edipiano, la imagen puede dar nacimiento a temas de iniciación


abriendo el camino a una identificación femenina. Como sucede a menudo en
el T.A.T. uno de los personajes es portador del deseo : “la madre se inclina
hacia la hija para contarle cosas” y la hija se voltea. Se trata de un escenario
clásico entre el deseo de saber, o casualmente “ la curiosidad y la defensa
contra el deseo” : “A la hija eso no le interesa , piensa que preferiría ir a jugar
fuera y divertirse con sus amigas”
Además de la prueba identificatoria , otra dimensión es aquí solicitada por la
presencia del bebé en los brazos de la pequeña hija, bebé que puede ser
investido como “el representante del bebé edipiano”.
De todas maneras, es la calidad de los lazos “madre-hija” que están siendo
solicitados y se traduce en particular por la forma como el bebé está abrazado
por la niña : la reactivación de las relaciones precoces madre-hija trae consigo
movimientos de proyección y de desplazamiento sobre la relación “pequeña
hija-bebé” : los temas de caída, particularmente, pueden ser interpretados en
referencia al “holding” winnicottiano. Es la capacidad de representarse una
madre “suficientemente buena” lo que está puesto en juego aquí.

LAMINA 8 BM

Esta lámina es propuesta a los hombres y a los jóvenes varones, pero puede
ser interesante de presentarla igualmente a las jóvenes mujeres.

Material manifiesto : en primer plano un joven muchacho, adolescente, solo ,


con un fusil a su lado, tornando la espalda del segundo plano : éste representa
a un hombre acostado y otros dos inclinados sobre él, el uno teniendo en su
mano un objeto punzante.

Solicitaciones latentes : la imagen reactiva de las representaciones


susceptibles de ser puestas en relación con la angustia de castración y/o la
agresividad hacia la imagen paternal.
Las preguntas son las siguientes:
- en el registro de los procesos identificatorios, ¿cuál va a ser la posición
privilegiada del sujeto : posición activa o posición pasiva?
- En el registro de la problemática edípica la agresividad , por una parte, y el
amor por la otra, ¿ permiten la reparación del imagen paterna?
De esta manera se plantea de entrada una problemática que solicita a la vez la
representación de un conflicto y los afectos ambivalentes que le están
asociados.
42

El personaje centreal posee a la vez atributos que pertenecen a la infancia y a


la edad adulta : parece muy joven y al mismo tiempo está vestido como un
hombre, lo que puede ser comprendido como una condensación de las
identificaciones en la adolescencia.
La elección puede ser decidida entre una posición activa, frecuentemente
expresada a través del tema del accidente de cacería (utilizar un fusil, es
efectivamente, como recurso rápido, mostrarse capaz de tomar el lugar del
padre mediante la identificación), o, por el contrario, una posición pasiva ,
homosexual, representada por el hombre acostado.
La escena de la operación condensa a la ve los deseos parricidas y los
fantasmas de castración que los engendran al interior de una culpabilidad
edipiana. Sin embargo, puede también ser interpretada como escena de
seducción homosexual (fantasma de penetración).
En un contexto edípico, es el deseo de tomar el lugar del padre y el deseo
concomitante de matarlo que domina la escena, pero otro aspecto de la
relación al padre aparece en la dimensión reparadora hacia este padre herido y
no asesinado. Es la ambivalencia que está fuertemente solicitada en la relación
con la imagen paterna: manejo de la agresividad y de la libido , liga posible del
amor y del odio.
El deseo parricida puede tener referirse a un fantasma más masivo, la
agresividad es entonces movilizada en grandes cantidades : representaciones
de relaciones sadomasoquistas (escenas de tortura) o bien escenas que
reenvían a la muerte y a la destrucción.
El destrabamiento pulsional es entonces mayor, los lazos se rompen y las
representaciones masivas y avasalladoras. El manejo de la agresividad aparece
no negociable y se inscriben en un sistema de funcionamiento pre-genital, en
donde dominan las representaciones y los afectos exagerados.

LAMINA 9 GF

Material manifiesto : dos personajes del mismo sexo y de la misma generación.


En primer plano, una joven mujer tras un árbol teniendo objetos en la mano y
que mira atentamente.
En segundo plano, otra joven mujer que corre en la pendiente.
En el plano de fondo, un paisaje frecuentemente identificado como paisaje
marítimo.

Solicitaciones latentes:

Las preguntas que se plantean son las siguientes:

- En el registro de los procesos de identidad y de identificación, ¿existe


una diferenciación suficiente entre los dos personajes femeninos?
La lámina solicita fuertemente ,en efecto, una problemática de identidad que
se traduce principalmente por la confusión de los personajes y el choque de los
roles.
Más allá de esta problemática de identidad, está la cuestión de la identificación
sexual femenina que es puesta a prueba.
El acceso a esta identificación femenina es evidente y ampliamente tributaria
de las capacidades de conflictuación del sujeto, en este sentido que “
43

identificarse con alguien es poder imaginar el tomar su lugar” y tomar el lugar


del otro es poder fantasmear su desaparición, (Cf. Lámina 8BM, en donde la
problemática de identificación era particularmente solicitada en un contexto de
rivalidad con el padre).
En un contexto edípiano, la problemática reenvía a la rivalidad entre dos
mujeres con la introducción de un persona que no figura en la imagen., “un
hombre joven”. El escenario se organiza alrededor de una rivalidad entre las
dos jóvenes mujeres por el amor del hombre joven. Es el esquema más clásico
que se pueda encontrar y que pone en escena un fantasma edípico incluyendo
a la ve la seducción del uno y la rivalidad con el lotro.
Pero la relación de rivalidad entre dos mujeres reenvía necesariamente a la
rivalidad de la hija con la madre, lo que en muchos casos trae consigo una
modificación del contenido manifiesto del material mediante la introducción de
una diferencia de generaciones. La madre se convierte entonces la
representante superyóica cargada de prohibiciones al interior de un conflicto
madre-hija , traduciendo un conflicto intrapsíquico.
En estos dos casos de imágenes, el registro permanece siendo edípico, las
cantidades de energía agresiva movilizadas son negociables y permiten la
puesta en escena de una problemática “legible”.
Una dimensión más rara , pero que es importante no descuidar es la que
reenvía a la ambivalencia en la relación madre-hijo en las representaciones en
donde el pe4rsonaje femenino del primer plano está investido no como objeto
perseguidor, sino como un objeto de apoyo. La mirada juega entonces un rol de
sostén para el segundo personaje que va corriendo, quien es percibido en un
contexto de gran excitación pulsional , mientras que el personaje que mira
atentamente juega un rol de evitador de excitación.
En ocasiones , la confrontación a la relación entre las dos mujeres arrastra
emergencias agresivas mucho más importantes facilitadas por el material
susceptible de inducir problemáticas más arcaicas.
- El parecido, objetivo, entre las dos jóvenes mujeres , puede eventualmente
traer dificultades para los sujetos cuya identidad es difusa y frágil. En este
caso, su parecido sirve de trampolín a la evocación de una relación en
espejo. Las dos jóvenes mujeres, mal diferenciadas, son tomadas en un
sistema de identificación narcisista con una evitación total del conflicto.
- El paisaje marítimo puede reactivar fantasmas de relaciones arcaicas ,
peligrosas, incluso mortíferas. La negociación en términos de rivalidad no es
entonces ya posible y bascula en temas en donde la amenaza vital aparece
en primer plano. Los temas de destrucción y de muerte pueden aparecer a
través de la evocación de ahogarse y de tempestad; interpretaciones
proyectivas de tipo paranoico dan a la mirada de la mujer una connotación
persecutoria y no solamente superyóica.
Finalmente, la “confusión de roles”, es signo de trastornos mayores a nivel de
la identidad.

LAMINA 10

Material manifiesto : un acercamiento físico de una pareja en donde sólo los


rostros están representados.
44

No se da la diferencia de generaciones , pero la imagen está lo suficientemente


difusa para que pueda tener diferentes interpretaciones en cuanto a la edad y
al sexo de los dos personajes.
Por otra parte, el carácter poco claro y sombreado del material y los contrastes
de negro/blanco deben ser tomados en consideración.

Solicitaciones latentes : éstas reenvían a la expresión libidinal en una pareja.


Si ciertas láminas del T.A.T están fuertemente saturadas en solicitaciones
pulsionales agresivas, a la inversa , el contenido de esta imagen evoca
claramente una acercamiento de tipo libidinal.
Una característica importante proporcionada por el contenido manifiesta reside
en el hecho que los personajes están representados con una parte del rostro en
la penumbra. Para que pueda darse reconstrucción de la integridad de estos
rostros es preciso que el sujeto sea capaz de percibirlos a pesar de estas
carencias, es decir, que tenga a su disposición una representación íntegra de la
imagen del cuerpo. De otra manera, se presenta un aferrarse del contenido
manifiesto (en las respuestas del estilo “Le falta una parte del rostro”) , que
sirve de soporte a la imagen del propio cuerpo. Las partes del rostro en la
sombra no pueden ser reconstituidas e integradas a una representación
completa por sujetos que sufren de angustias de despedazamiento o de
desintegración. La ausencia de figuración interna de un objeto hace imposible
su reconstrucción a partir de un estímulo parcial.
Más allá de esta problemática de identidad, el material está suficientemente
ambiguo para que pueda tener diferentes interpretaciones en cuanto sexo de
los personajes determinando la identificación a una pareja heterosexual u
homosexual.
La problemática puede enviar a un acercamiento libidinal al interior de una
relación heterosexual : ¿ existe el reconocimiento del lazo sexual entre los dos
personajes o bien defensas importantes son puestas en acción para luchar
contra esta representación? El lazo entre ternura y sexualidad subraya la
elaboración y el declive del conflicto edípico.
El conflicto puede aparecer “en caliente” en la evocación de la curiosidad
sexual, de escenarios sub-entendidos mediante fantasmas de escena primitiva
o ligados a las relaciones de pareja parental; se puede entonces observar
evocaciones que muestran la defensa contra la erotización de este
acercamiento en historias del tipo “¡Ah! ésta es una pareja, pero es una muy,
muy vieja pareja. Mientras que son muy tiernos el uno hacia el otro”.
Cuando el conflicto edípico no está estructurado, se puede observar una
reactivación de fantasmas incestuosos, que se manifiestan por la evocación de
un acercamiento entre un padre y un niño (padre con su hijo, padre con su hija,
madre con su hija, madre con su hijo).
En un contexto en donde l problemática narcisista domina, la diferencia de
sexos no se toma en cuenta y deja el lugar a relaciones de espejo : relación
homosexual, búsqueda de una imagen ideal de sí propio, negación de la
diferencia.
Se puede reencontrar igualmente, una relación de apoyo básico que evacúa la
dimensión sexual del acercamiento y en donde el otro está investido como
sostén indispensable (por ejemplo: tema de consolación sobreentendido por la
búsqueda de apoyo).
45

El nivel más arcaico reenvía a las problemáticas de orden psicótico y a la


incapacidad para el sujeto de cernir los personajes en su integridad corporal.
Las cualidades particulares de sombreado y de luz a nivel del material
manifiesto favorecen la confusión y el choque de los roles en los sujetos cuya
identidad es frágil.

LAMINA 11

Esta lámina se presenta a todos los sujetos. El material es poco ilustrado en


figuras y más ambiguo en la media en que las representaciones humanas
están ausentes. Es una lámina a la vez muy poco clara y susceptible de
ofrecer una estructuración perceptiva animal.

Material manifiesto : se trata de un paisaje caótico con vivos contrastes de


claroscuro y escarpado. Algunos elementos más estructurados , puente,
camino, detalle a la izquierda (dragón o serpiente etc.) permiten una
reorganización del material.

Solicitaciones latentes: la lámina es angustiante, la angustia debe ser


experimentada como tal aquí y su reconocimiento constituye un índice
patológico en todos los casos. Esta lámina evoca el combate contra la
naturaleza representada en sus aspectos peligrosos, lo que reenvía
simbólicamente a la evocación de las relaciones con la madre naturaleza, es
decir, con la madre arcaica. Este material reactiva materiales psíquicos de
orden pre-genital y se espera encontrar en los relatos fantasmas arcaicos ,
pero las representaciones que los manifiestan pueden aparecer en termas
elaborados.
Esta lámina pone a prueba la capacidad del sujeto para elaborarla angustia
pregenital. El sujeto, ¿es capaz de arrojarse en este material cuya solicitación
regresivante es particularmente importante y estresante? , ¿ en qué medida
puede el sujeto manejar esta “inmersión regresiva”, remontar y reconstruir un
paisaje relativamente organizado a partir de un material caótico apegándose a
los elementos del material manifiesto más estructurante?
En un contexto de funcionamiento neurótica, de entrada el sujeto puede
situarse en un sistema de secundarización efectiva de fantasmas arcaicos ; el
desplazamiento , la condensación , la simbolización permiten la construcción
de un relato que se asemeja al relato del sueño.

LAMINA 12 BG

Esta lámina originalmente propuesta a los muchachos y muchachas es muestra


también interesante para aplicarse a los adultos de ambos sexos.
El interés mostrado por las problemáticas narcisistas y depresivas estos últimos
años nos han conducido a introducir esta lámina en el procedimiento clásico
habitualmente propuesto al sujeto, después de un estudio sistemático llevado
a efecto en una población de jóvenes y adultos de los dos sexos. (Boekholt, M.
1987)
46

Material manifiesto : un paisaje arbolado al bordo de un río , conteniendo en


primer plano un árbol y una barca ; vegetación y plano de fondo imprecisos ; el
grafismo es relativamente aereado con dominancia a la claridad.

Solicitaciones latentes : La lámina aporta ante todo un momento de


apaciguamiento con relación a la lámina precedente, invitando al sujeto a
diversificar el registro de sus reacciones sensoriales y afectivas. El aspecto
figurativo y familiar del material pone a prueba las capacidades elementales de
diferenciar el mundo externa y reenvía a una actividad perceptiva conocida,
por referencia a las “buenas” experiencias pre-genitales.
Precisa aún que en la ausencia de personaje alguno en la ilustración de la
lámina , el sujeto pueda reconocer la ausencia del objeto sin por ello temer su
pérdida haciéndole un espacio de representación ocupando la escena
mental : lo que depende directamente de los modos de elaboración de la
posición depresiva. Las láminas 3BM, 12BG y la lámina 13B que va a seguir a
ésta, forman así una sucesión particularmente interesante a estudiar en cuanto
el aborde de la posición depresiva.
En un contexto edípico la lámina sirve de soporte a las representaciones de
relaciones desconflictuadas y hasta tiernas y netamente erotizadas.
Raras son , de hecho, las inmersiones regresivas y proyectivas que den fe de
trastornos mayores de identidad – estos pudiendo tomar apoyo sobre la parte
la menos estructura del material para traducir la presencia de objetos parciales
persecutorios - . La parte figurativa del dibujo ofrece generalmente a los
sujetos atacados de disfuncionamientos psíquicos graves un mínimo de amarre
posible en lo “conocido” y en lo concreto para permitir una desconflictuación
de las representaciones y una regulación del afecto al menos relativas.
En revancha , las polaridades depresivas y narcisistas se encuentran, ellas,
fuertemente solicitadas a través de la reactivación de una problemática de
pérdida y de abandono o a través de la incapacidad para introducir una
dimensión objetal con el fin de proteger de todo desbordamiento pulsional.
Conviene subrayar cómo los adolescentes mayores o los jóvenes adultos son
desestabilizados sobre estos modos en esta lámina.

LAMINA 13 B

Originalmente destinada a los muchachos solamente, es muy recomendable el


proponerla no sólo a las muchachas , sino también a los adultos hombres y
mujeres.

Material manifiesto : un muchachito sentado bajo el marco de una puerta, en el


dintel de una cabaña de planchas de madera mal ensambladas , su imagen a
contraluz de la que viene del exterior y de la oscuridad que viene del interior.

Solicitaciones latentes: reenvían a la soledad en un contexto de precariedad


del simbolismo materno: la soledad, en la media en que se trata de un
personaje solo, y la precariedad del simbolismo materno, figurado aquí por la
casa con tablas mal ensambladas, son los elementos más importantes de esta
lámina.
47

Al igual que en las láminas 3 BM y 12 BG con las cuales ésta puede ser puesta
en paralelismo y que, ellas también reactivan claramente la posición
depresiva , lo que se pone a prueba aquí, es la capacidad del sujeto para estar
solo.
¿En qué medida el sujeto es capaz de subsistir en ausencia del objeto? ¿En
qué medida puede él elaborar la posición depresiva?

La soledad y la inmadurez funcional pueden hacer aparecer asociaciones


susceptibles de ser decodificadas en términos de fantasmas de escena
primitiva , pero en general, es más bien la dimensión depresiva y de abandono
de la relación madre/hijo que está fuertemente solicitada.
En la medida en que esta imagen reactiva angustias de separación y de
pérdida de objeto, se espera a que los afectos depresivos aparezcan y sean
efectivamente asociados a representaciones de pérdida ; se observa
eventualmente la aparición de defensas maniacas a través de relatos
organizados alrededor de la lucha anti-depresiva.

En un contexto de relaciones arcaicas con la imagen materna, la precariedad


del simbolismo materno (tablas mal ensambladas) sirven de soporta a la
proyección de una imagen maternal deficiente, incluso echada a perder,
acompañada o no de mecanismos de reparación.
Finalmente, cuando los deseos de reparación no son movilizados, esto
testimonia de una complejidad pulsional más importante, fantasmas
persecutorios y/o destructores pueden surgir de manera prevalente.

LAMINA 13 MF

Material manifiesto : la lámina 13 MF no se administra antes de los 14-15 años


, debido a su carácter crudo del material manifiesto que representa en primer
plano a un hombre de pie, con los brazos delante del rostro y, en segundo
plano , una mujer por tierra con el pecho desnudo. Esta escena solicita
fuertemente movimientos pulsionales a la vez sexuales y agresivos.

Las solicitaciones latentes : ellas reenvían a la expresión de la sexualidad y de


la agresividad en la pareja.
Se plantea la cuestión de saber en qué medida la dimensión pasional de la
relación heterosexual está percibida y en qué medida puede ser traducida a
través de un escenario “legible”.

La integración de mociones pulsionales, agresiva y libidinal , al interior de una


historia dramática permiten el desarrollo de un escenario en el que aparecen la
sexualidad, en la evocación de la unión de la pareja y la agresividad, en la
evocación eventual de un crimen pasional..

Desde el punto de vista económico, teniendo en cuenta las solicitaciones


inducidas por el carácter crudo de la escena representada, grandes cantidades
de energía pulsional son esperadas (representaciones y afectos masivos). Los
matices aportados por los temas de culpabilidad y de remordimiento, ligados a
la vez a la expresión de la sexualidad y de la agresividad, muestran el vaivén
48

entre el deseo, la liberación pulsional y la defensa en términos de prohibición y


de culpabilidad. Este tipo de relato atestigua el conflicto intrapsíquico, lo que
da fundamento al funcionamiento neurótico en el T.A.T.

Por otra parte, el material puede suscitar una importante reactivación pulsional
y fantasmática determinando movimientos de inhibición masiva, y de historias
restrictivas.
En otros casos se presentarán representaciones en donde sólo la agresividad
es desarrollada o solamente los aspectos sexuales de esta relación son puestos
en evidencia.

La lámina 13 MF está esencialmente en la puesta a prueba de las capacidades


de unión de los movimientos pulsionales agresivos por los movimientos
libidinosos.

LAMINA 19

Por su carácter no figurativo y la ausencia de representaciones humanas se


puede encontrar semejanza de la lámina 19 con la lámina 11.

Material manifiesto: representa un paisaje con una casa bajo la nieve o una
escena marítima con un barco en medio de la tempestad rodeado de formas
fantasmales y vagas.
El contraste entre el negro y el blanco están fuertemente acentuados y
constituyen otro elemento del material manifiesto en la medida en que los
contornos de la lámina permiten una delimitación entre el afuera y el adentro.

Solicitaciones latentes : tanto el mar como la nieve constituyen referencias a


la naturaleza que de forma implícita y simbólicamente reenvían a la imagen
maternal. El estímulo reactiva una problemática pre-genital en la evocación de
un receptáculo que contiene y de un entorno que permiten la proyección del
buen y mal objeto. La lámina empuja , igualmente, a la regresión y a la
evocación de fantasmas fobógenos.
La cuestión esencial es poder saber en qué medida el sujeto es capaz de
manejar la separación entre dentro y fuera, en evocar un contenido y un
entorno que permitan la proyección del buen y mal objeto , en qué medida el
sujeto puede evoca , a la vez, experiencias positivas y negativas y, finalmente,
asegurar la división entre el buen y el mal objeto : guardar el bueno al interior ,
expulsar el malo al exterior constituye el mecanismo fundador del
funcionamiento del psiquismo , incluso si enseguida ellos se inscriben en una
dialéctica menos exclusiva.
Cuando los límites entre el dentro y el afuera no son confiables, las
representaciones de relaciones ponen el acento sobre la intrusión, la
persecución , la destrucción, la muerte, lo que reenvía a las modalidades de
funcionamiento arcaicos.
La lámina 19 constituye una puesta a prueba decisiva de las capacidades de
delimitación entre dentro y fuera por introyección del bueno y expulsión del
malo, lo que constituye los fundamentos originarios del pensamiento
(Freud,1925).
49

LAMINA 16

Material manifiesto: hoja en blanco y última lámina en ser presentada , es


totalmente diferente a las demás láminas ; su carácter insólito requiere la
presentación de una consigna nueva formulada de la siguiente manera:
“Hasta ahora, le he mostrado imágenes que representaban personajes o
paisajes, ahora le propongo esta lámina que es la última : usted puede
contarme la historia que usted quiera.”

Solicitaciones latentes : ellas reenvían a la manera cómo el sujeto estructura


sus objetos privilegiados y a las relaciones que establece con ellos.
Por otra parte, la dimensión transferencial de la situación está intensificada en
la medida en que el material no es figurativo, y en donde se trata de la última
lámina propuesta.
Nunca se insistirá demasiado acerca de la importancia de esta lámina, sobre
las dificultades para interpretarla y sobre la amplitud de solicitaciones que ella
implica.

7.- LAS ETAPAS DEL PROCESO


La aplicación del T.A.T. debe ser considerado como una situación en donde de
entrada se establece una relación entre tres términos: el sujeto, el test y el
clínico.
Los datos recogidos deberán tener en cuenta la especificidad de cada uno de
estos tres parámetros y de su interacción.
- el sujeto inviste al psicólogo clínico y la situación de test, aun antes que
tenga lugar el encuentro cara a cara.
- El material y la consigna del test favorecen el juego entre la razón y la
sinrazón, el dejarse llevar y el control de sí mismo.

La duración de la prueba estrictamente limitada en tiempo, la actitud del


clínico... son otros tantos elementos constitutivos de la situación T.A.T. que
permiten al clínico recoger los datos que, en referencia a la teoría subyacente,
lo conducirán a apreciar el modo de funcionamiento psíquico del sujeto.

La aplicación de las láminas en su conjunto, una vez terminada , el material


que se ha recogido será objeto de un análisis .
El método de análisis de un protocolo T.A.T. reposa esencialmente sobre el
estudio de los procedimientos puestos en ejecución por el sujeto en la
elaboración de los relatos y de su articulación con las problemáticas que él se
esfuerza por tratar-

ETAPA 1.- LA APLICACION

ETAPA 2.- ANALISIS LAMINA POR LAMINA


50

DECODIFICACION DE LOS PROCEDIMIENTOS -------------


PROBLEMÁTICA

ETAPA 3.- SINTESIS

REAGRUPACION DE LOS ---------------- LEGIBILIDAD


--------------- HIPOTESIS
PROCEDIMIENTOS SOBRE Y
CONCERNIENTES A
LA HOJA DE VACIADO PROBLEMATICAS LA
ORGANIZACIÓN
PSIQUICA

Este trabajo se realiza en dos tiempos:

+ En un primer tiempo se procede al análisis lámina tras lámina del


Protocolo. Dicho análisis comprende :

 La codificación de los procederes de elaboración del discurso , esto se


realiza con la ayuda de vaciado de datos. Estos procederes reenvían
a las modalidades de tratamiento de los conflictos reavivados por la
presentación del material. El análisis deberá tener en cuenta la
naturaleza, la variedad, el peso de los procederes utilizados por el
sujeto , pero igualmente, de su articulación con otros procederes de
la misma serie o de otra serie.
 Se trata , igualmente, de identificar las problemáticas abordadas por
el sujeto ante las láminas, éstas pudiendo oscilar y reenviar a redes
conflictuales diferentes.

Estos dos movimientos (análisis de procederes y problemáticas) están


estrechamente imbricados , aun si para clarificar el trabajo de análisis se les
separa transitoriamente. El uno y el otro tienen por objetivo el captar el trabajo
psíquico de que dan fe los procederes de elaboración del discurso ante las
solicitaciones implicadas por la situación T.A.T.

+ En un segundo tiempo, la síntesis de las informaciones obtenidas


anteriormente deberá pasar por:

 El reagrupamiento en la hoja de vaciado de datos de los diferentes


procederes de elaboración del discurso utilizado por el sujeto. Esto
permitirá el apreciar la calidad del proceso asociativo teniendo en
cuenta las relaciones entre las representaciones, los afectos y los
mecanismos de defensa (desde el punto de vista tópico, económico y
dinámico).
 Se podrá así extraer las modalidades de funcionamiento psíquico
puestas en juego en la experiencia T.A.T. y proponer las hipótesis
que conciernen a la organización psíquica del sujeto.
51

SEGUNDA ETAPA

ANALISIS LAMINA POR LAMINA

1.- LA DECODIFICACION DE LAS CONDUCTAS DE LA ELABORACIÓN

DEL DISCURSO

Esta decodificación es facilitada mediante la utilización de la hoja de vaciado


de datos que permite la identificación y el reagrupamiento. Estos
procedimientos pueden ser formales (identificables al nivel sintáctico) y/o
narrativos (organizando la historia según tal o cual estilo.

Hipótesis: Las conductas de elaboración identificables en los protocolos del


T.A.T. están sobreentendidas por operaciones inconscientes (mecanismos de
defensa y otras modalidades de conductas psíquicas) de las cuales son la
traducción manifiesta.

1.1. - MECANISMOS DE DEFENSA Y CONDUCTAS DE ELABORACIÓN DEL


DISCURSO.

El concepto de mecanismo de defensa ha sido definido por J. Laplanche y J.B.


Pontalis en el Vocabulario de Psicoanálisis (1967,p.234) como representando :
“Diferentes tipos de operación en los cuales puede especificarse la
defensa. Los mecanismos prevalecientes son diferentes según el tipo de
afección perseguida, según el tipo genético considerado, según el grado de
elaboración del conflicto defensivo, etc.
Hay consenso para decir que los mecanismos de defensa son utilizados por el
yo, la cuestión teórica quedando abierta de saber si su puesta en juego
presupone siempre la existencia de un yo organizado que le sirve de soporte”.

Para D. Widlöcher, la definición propuesta por los autores precedentes es


demasiado vaga. En su curso sobre los mecanismos de defensa en la
Universidad de París V, (1971-72, p.14) define la defensa como siendo “un
conjunto de operaciones cuya finalidad es reducir un conflicto intrapsíquico
haciendo inaccesible a la experiencia consciente uno de los elementos del
conflicto. Los mecanismos de defensa serán los diferentes tipos de operación
en los cuales puede especificarse la defensa, es decir, las formas clínicas de
estas operaciones defensivas”
La actividad defensiva existe en toda organización psíquica , ya sea
ésta normal o patológica.

1.2.- PRESENTACION DE LA HOJA DE VACIADO DE DATOS


52

Breve síntesis histórica

La primera hoja de vaciado de datos fue creada en 1958. Los reajustes


sucesivos que se le han hecho desde los inicios de nuestros trabajos muestran
los lazos existentes entre la investigación en metodología proyectiva y la
evolución conceptual en psicología clínica y patológica. (Shentoub, V., 1958;
Debray, R., 1978; Brelet,F., 1981; Grupo de investigaciones en psicología
proyectiva, 1989).
Esta hoja de vaciado de datos no pretende ser una síntesis exhaustiva de las
modalidades de funcionamiento presentes en todas las organizaciones
psíquicas. Debe ser , ante todo, considerada como un instrumento de
trabajo que puede ser regularmente modificado, teniendo en cuenta sus
imperfecciones y también y sobre todo , la evolución de la clínica y sus
interrogantes.
Esta hoja de vaciado de datos – en la cual cada ítem va a ser presentado en
detalle – sirve de cuadro de referencia para apreciar y evaluar las
particularidades de construcción de cada una de las historias. Cuadro dividido
en cuatro grandes categorías de conductas, sólo es llenado una vez terminado
el análisis del protocolo completo.

SERIE “ A” y “B”

Las dos primeras categorías que reagrupan las conductas de las series
“A” y “B” reenvían a los procederes de elaboración del discurso hecho por el
sujeto, susceptibles de estar subentendidos por los mecanismos de defensa
neuróticos (y en particular la represión) testigos de la existencia de un conflicto
intrapsíquico y especialmente de una lucha entre los sistemas del aparato
psíquico : en términos tópicos o estructurales (pre-consciente, consciente,
inconsciente ), o en términos de segundo tópico (lucha entre el ello y el
superyó a través el yo) lo que supone la existencia de un espacio interno
constituido , netamente diferenciado con relación al mundo exterior , espacio
interno que servirá de escena a la puesta en acción y a la dramatización de
los conflictos.

Estos procedimientos son representativos , en los dos casos, de organizaciones


psíquicas elaboradas , dominadas por el conflicto que:
- en la serie “A” está tomado a cargo por el pensamiento portador de la
expresión del deseo y de la defensa,
- en la serie “B” por la puesta en escena de las relaciones interpersonales
que vienen a expresar el afrontamiento entre las instancias .

SERIE “C”

La tercera categoría - conductas de la serie “C” trata de los


mecanismos de evitación del conflicto.

Se distinguen cinco series de procederes :


53

- Los procederes de la serie “C/P”


Ponen de manifiesto de manera específica los manejos fóbicos en los cuales
dominan la evitación y la huida. Su asociación con los procederes de la serie
“A” y/o “B” muestra la naturaleza neurótica del conflicto. Utilizados en
pequeña cantidad , van a constituir un recurso transitorio y permitir la
continuación del relato : a pesar de las tentativas para restringir la expresión
del conflicto subyacente, las representaciones y afectos va a reaparecer bajo
forma de regreso de lo reprimido. Los relatos elaborados por el sujeto guardan
una cierta consistencia simbólica, una cierta resonancia fantasmática
en relación con las solicitaciones latentes de la lámina.
Sin embargo, es preciso no olvidar que estas conductas no tienen un
significado diagnóstico unívoco y pueden dar cuenta de modalidades de
funcionamiento otros que sólo los neuróticos.

- Las actuaciones de la serie “C/N”

Han sido destacados por F. Brelet (1981-1983) en el transcurso de un estudio


sobre las personalidades consideradas clínicamente como “Personalidades con
rasgos narcisistas graves” y desarrollados en su obra “El T.A.T. Fantasma y
situación proyectiva” (1986).
Esta serie de comportamientos reenvía a las modalidades narcisistas del
funcionamiento psíquico y más particularmente a la sobre- involucración de la
polaridad narcisista del fantasma.
El cuerpo no es investido más para seducir, como en el registro histérico, sino
utilizado para comunicar y producir un significado.
Como sucede con las otras series, se tendrá cuidado en todos los casos de
preguntarse cuál es el lugar dinámico y económico de tales involucraciones.
Utilizados de manera puntual (se puede encontrarles en todos los protocolos )
ellos sirven de trampolín a la evocación de un conflicto dramatizado sobre un
registro más secundarizado en el cual los movimientos pulsionales son
metabolizados.
O bien, pueden ser la traducción de un retiro libidinal narcisista que toma el
lugar del conflicto pulsional.

- Las actuaciones de la serie “C/M”

Envían a los mecanismos de tipo maniaco tomados en el sentido kleiniano de


lucha anti-depresiva. Algunos buscan evacuar las representaciones y los
afectos depresivos, otros los sobre-invisten en un llamado al otro. (Brelet, F.,
1986-1988).

- Las actuaciones de la serie “C/C”

Clasifican las conductas en acción que constituyen un recurso al


comportamiento durante la ejecución del test. Estas conductas pueden estar
ligadas a una dificultad momentánea o durable en el trabajo de elaboración
psíquica y/o inscribirse en una regulación o en un reinicio del proceso
asociativo.
Es conveniente distinguir dos modos particulares de conductas en acción :
54

- Algunas son la expresión, en la relación con el clínico, de un fantasma


subyacente que los procesos de pensamientos necesarios para la
elaboración del relato no pueden tomar sobre sí. (Cf. Ejemplo de la lámina 7
BM, )
- Otros , sólo tendrán como función el tender hacia la descarga y la
disminución de la excitación y de la tensión.
Esta lista de ítems no es exhaustiva y debe quedar abierta.

- Las actuaciones de la serie “C/F”

Identificados por R. Debray (1978), se distinguen de los precedentes en la


medida en que la inhibición nos está ya asociada a los mecanismos de
represión reconocibles a través el retorno de lo reprimido.
La angustia está aparentemente ausente y el estímulo está investido como
objeto real y no ya como fuente de reactivación fantasmática como era el caso
en los relatos del registro anterior “C/P”
El acento está puesto aquí de manera muy específica en los elementos de la
realidad exterior , lo fáctico, lo cotidiano y las ideas recibidas que vienen a
substituir a un mundo interno desfalleciente.
Apareciendo de manera transitoria en un relato, se puede encontrarlas en
todos los registros de funcionamiento psíquico y en este caso el recurso a lo
fáctico servirá de trampolín a la elaboración del conflicto pulsional.
Utilizados de manera mayoritaria, corresponden a las modalidades de
funcionamiento que se particularizan por la ausencia de conflicto intrapsíquico,
tales como han sido descritos por h. Deutsch (1965) a propósito de las
personalidades “As if” , o también tal como han podido ser definidas por P.
Marty (1976) a partir de la noción de “pensamiento operatorio”.
Todos las actuaciones de la serie “C”, ya sean “C/P, “C/N”, “C/M”, “C/C” o “C/F”
pueden aparecer en las modalidades de funcionamiento psíquico de manera
variada. Se plantea siempre la cuestión de saber si su utilización sólo es
transitoria , o bien, intervienen de manera dominante, lo que hace
preguntarse sobre el valor dinámico y económico de estas conductas.

SERIE E

La cuarta categoría - comportamientos de la serie E , reagrupan las


modalidades de pensamiento saturadas en procesos primarios.
Algunas traducen una sobre- investisión de los fantasmas arcaicos lo que no
reenvía necesariamente a modalidades de funcionamiento psíquico patológico.
La presencia de mecanismos de la serie “E” en pequeñas cantidades es
esperada en el T.A:T. , su aparición pone entonces el acento sobre una cierta
permeabilidad de las instancias y una flexibilidad que autorizan la irrupción y la
circulación de fantasmas y/o de afectos más abundantes sin que por ello el
sujeto sea completamente desorganizado.
En mayores cantidades, pueden tomar una connotación mucho más patológica
si aparecen de manera dominante y reiterativa.
Los comportamientos de la serie “E” no tienen tampoco mayor significación
diagnóstica unívoca, todo depende se su repartición y de su asociación con los
comportamientos de otras series.
55

Se distinguen en esta serie dos actuaciones que traducen:


- Mayores desfallecimientos de conductas perceptivas y del anclaje en su
realidad externa .(Items E1 a E6,)
- Perturbaciones profundas ligadas a la invasión por el fantasma (Items E7 a
E10),
- Trastornos mayores ligados a la relación de objeto, incluso a la identidad
(Items E11 a E16),
- Y , por último, trastornos ligados a la desorganización del pensamiento y del
discurso que desde entonces no se inscribe más en una lógica de
comunicación (E17 a E20)

1.3.- ANALISIS DE LA HOJA DE VACIADO DE DATOS.

Cada ítem será presentado de la manera más descriptiva que sea posible,
evitando toda definición interpretativa. Estará acompañada de un ejemplo
escogido para ilustrar la puesta en obra del procedimiento subrayado en el
texto, sin que por ello sea excluida la presencia de otras actuaciones de la
misma serie, incluso de otra serie , y de comentarios : ellos tienen como
objetivo poner en evidencia ya sea la función del proceder al interior del
discurso, o su articulación con la problemática o con otros procederes. De
ninguna manera dispensan la realización de un análisis detallado tal como él es
efectuado en el proceder clásico y que se encuentra ilustrado en la tercera
parte.

LAS ACTUACIONES DE LA SERIE “A”

A1

Las actuaciones o procederes de la serie “A1” fueron puestos en


evidencia por V. Shentoub y S.A. Shentoub en un estudio sobre el tema banal
(1960) y en referencia a la noción de mecanismo de liberación introducida por
E.Bibring, (1943) y retomada por D. Lagache (1956) y de la cual damos la
definición propuesta por J. Laplanche y J.B.Pontalis en el Vocabulario del
Psicoanálisis (1967,p.237) :
“... D. Lagache opone los mecanismos de liberación a los mecanismos de
defensa : mientras que éstos sólo tienen como finalidad la reducción urgente
de las tensiones internas, conforme al principio de displacer – placer, aquéllos
tienden a la realización de las posibilidades, incluso al precio de una aumento
de tensión. Esta oposición se basa en que los mecanismos de defensa -
compulsiones defensivas – son automáticas e inconscientes, quedan bajo el
influjo del proceso primario y tienden hacia la identidad de percepción,
mientras que los mecanismos de liberación obedecen al principio de identidad
de los pensamientos y permiten progresivamente al sujeto liberarse de la
repetición y de sus identificaciones alienantes”.
56

En el curso de este mismo estudio, los autores han demostrado que los
procederes de la serie A 1 correspondían a los mecanismos utilizados por una
población que presenta “variaciones de la normal”

A 1/1 : historia construida cercana del tema banal

Los autores demostraron, igualmente en este estudio, que dado el grado de


estructuración de las imágenes del T.A.T. ciertos temas se imponían con toda
evidencia. Es el no reconocimiento de esta situación “banal” en todas
sus modalidades (absurdos, chusquedades, desplazamiento del conflicto sobre
un personaje secundario introducido, omisión del conflicto, no evocación de los
detalles mayores de la lámina...) que es significativo.
Esta investigación había igualmente mostrado que el tema banal se acompaña
a menudo de referencias culturales, literarias, oníricas o bien puede
aparentarse con hechos diversos. En este caso, el conflicto no se encuentra
dentro del cuadro socialmente permitido y del sentido común . De esta manera
el sujeto se mantiene a gran distancia de las solicitaciones latentes de la
lámina , es decir, de las representaciones/afectos que ella podría suscitar. Esta
distancia no impide , sin embargo, la evocación de un conflicto que permanece
en resonancia con el material.

A 0 conflictualizacion intra-personal

A1
1- Historia construida próxima del tema banal.
2- Recurso a referencias literarias , culturales, al sueño.
3- Integración de las referencias sociales y del sentido común.

A2
1- Descripción con apego a los detalles (de la cuales algunos
raramente evocados) compren-
dida en ella expresiones y posturas.
2- Justificación de las interpretaciones por estos detalles.
3- Precauciones verbales.
4- Alejamiento tempo-espacial
5- Precisiones numeradas.
6- Titubeos e interpretaciones diferentes.
7- Ida y vuelta entre la expresión pulsional y la defensa.
8- Reafirmación, ruminación.
9- Anulación.
10- Elementos de tipo reaccional (limpieza, orden, ayuda, deber,
economía, etc.).
11- Rechazo, negación.
12- Insistencia sobre lo ficticio.
13- Intelectualización. (abstracción, simbolización, titulo dado a la
historia en relación con el
57

Contenido manifiesto.
14- Cambio brusco de dirección en el curso de la historia
(acompañado o no de pausa en el dis-
curso ).
15. Aislamiento de los elementos o de los personajes.
16. Detalle grande y/o detalles pequeño evocado y no integrado.
17. Acento puesto sobre los conflictos intra-personales.
18. Afectos expresados de manera muy insignificante.

________________________________________________________________________________
_______

En la historia construida de esta manera estarán movilizados a la vez los


mecanismos proyectivos y los mecanismos perceptivos en un movimiento
relativamente armonioso entre el principio de placer y principio de realidad ,
procesos primarios y procesos secundarios.
Si el recurso a las referencias sociales , culturales , etc. No se acompaña de
una resonancia fantasmática y de elaboración del conflicto, no se
estará más en el registro “A”. sino en un registro “C” en donde la inhibición
testimoniará de un modo de funcionamiento dicho “fáctico”.

Lámina 2

Esta joven mujer , hija de campesinos, tenía gustos intelectuales. Para


agradar a sus padres , ha
procurado interesarse por los trabajos de la tierra, pero a pesar de sus
deseos, no ha podido acos-
tumbrarse a ello. Deja a sus padres para irse a hacer sus estudios en la
ciudad. Sus padres , decep-
cionados , en un inicio se enojaron, luego a fuerza de argumentos logra
hacerles entrar en razón
y terminaron por aceptar esta separación.

A 1 /2 - Recurso a referencias literarias , culturales, al sueño.

Se trata de una tendencia a abordar la situación conflictual al abrigo de


una referencia literaria, cultural u onírica. Esta actitud sólo es preliminar o
puntual y permite al sujeto tratar enseguida el conflicto y encontrarle una
solución.
A diferencia de los procederes “C” (revestimientos) como se ha expresado
anteriormente, pero también de procederes “C/N-8- Puesta en recuadro “y” A2-
12 Insistencia sobre los fictivo”.

Lámina 13MF
58

¡Difícil de no pensar en el Telón Rojo. Imaginar que esto no es eso! Difícil


cuando tengo un esquema... 2’55” Difícil de encontrar una acción, R.C.
ha detenido todo... Pues bien, imaginemos que es una pareja unida. La
mujer está condenada a morir, tiene una enfermedad del corazón. El
médico ha prohibido a la pareja de hacer el amor, pero como ella siente
que su vida está en peligro, pide a su amante de evitarlo y
voluntariamente se ha dado muerte. Es un gesto de desesperación, no
de vergüenza o de pena lo que yo veo en el hombre.

El recurso a una referencia cinematográfica va ha permitir al sujeto construir


un relato cuya temática : sexualidad, muerte y transgresión de las
prohibiciones , se asemeja a la de un film al mismo tiempo que permanece
siendo original, integra las solicitaciones latentes de la lámina que son la
agresividad y la sexualidad en la pareja.

A 1/3 – Integración de las referencias sociales y del sentido común

La situación confictual es abordada al abrigo de modelos sociales. Esta


actitud sólo es preliminar o puntual y no envía a un revestimiento en la
utilización de normas externas – lo que correspondería entonces al proceder
“C/F-4 - sino consiste en encontrar una solución al conflicto evocado
haciendo llamado al sentido común.

Lámina 1

Los padres han decidido dar lecciones de violín al niño, pero éste tiene
más ganas de soñar despierto que tocar el violín. Ha puesto su violín
sobre la mesa , lo mira, pero preferiría ir a jugar con sus amigos.
Después de reflexionar al fin se pondrá a hacerlo, pues mientras más
pronto haya terminado , más pronto irá a reunirse con sus amigos.

Por referencia al sentido común, el sujeto encuentra una solución que tenga en
cuenta a la vez el principio de realidad (darle gusto a sus padres) sin tener que
renunciar a sus propios deseos (principio de placer).

Actualmente la noción de mecanismos de liberación del compromiso y sus


implicaciones en el T.A.T. están siendo puesto en causa por un cierto número
de psicólogos clínicos por el hecho de su connotación normativa. Se
considera , en efecto, que todo proceder de elaboración del discurso,
cualesquiera sea su naturaleza , puede tener un valor dinámico.

A2

A 2 /1 - A 2/ 2

Estos dos procederes marcan la investisión del cuadro perceptivo. El


desplazamiento de la atención sobre el detalles puede también como fin el
aislamiento de los afectos ligados al conflicto pulsional.
59

Uno de los problemas mayores en lo tocante a los primeros procederes de la


serie A 2 , desde que la hoja de vaciado ha sido rehecha, es poder evaluar si la
utilización de la realidad exterior y el apego a los detalles reenvían al control y
si por consiguiente es preciso calificarla en A 2 o bien si el choque con los
diferentes elementos del contenido manifiesto de la lámina atestigua una
cierta inhibición para elaborar el conflicto dependiente entonces más del
registro dicho “factual”.
Cierto que hay necesariamente descripciones y apegos al contenido manifiesto
en el T.A.T. ya que se trata de una prueba que pone en juego mecanismos
perceptivos, pero es importante poder distinguir los diferentes modos de
aprehensión entre ellos puesto que es de su calidad que depende la distinción
entre el campo de la neurosis y los otros registros de funcionamiento.
El criterio esencial que permitirá distinguir entre una descripción de los
elementos del contenido manifiesto de la lámina que entra en el marco de
procederes de la serie “A2” o de los procederes “C/F” consiste en lo que la
descripción debe servir de trampolín a la conflictualización y a la
dramatización.
Se calificará en “A 2” cada vez que la descripción del material que se hace más
particularmente a partir de los pequeños detalles (Dd) de la lámina (Ver lista en
cuadro A2-1) será retomado en un segundo tiempo al interior de una
conflictualización efectiva testimoniando de un compromiso entre la defensa y
la emergencia de las representaciones y de los afectos.
La descripción del material que pertenece a un registro neurótico que se
acompaña en la mayor parte de los
casos de numerosos items de la serie “A” o de la serie “B”, y aun de la serie
C/P, mientras que la descripción del material que proviene de un registro
factual consiste en una simple enumeración o descripción de los elementos
mayores del contenido manifiesto (grandes detalles) - los pequeños detalles
no son generalmente tomados en cuenta - sin que estos participen en la
elaboración del conflicto ni que esta descripción desemboque sobre una
racionalización o sobretodo otro proceder testimoniando del conflicto
intrapsíquico , como es el caso en un registro neurótico.

A2-1 Descripción con apego a los detalles


(De los cuales algunos son raramente invocados) comprendidos
aquellas expresiones y posturas.

Detalles objetivos de la lámina corrientemente percibidos o no,


comprendidas las expresiones y posturas de los personajes representados.
Para cada lámina es posible de hacer una lista de los grandes detalles “D” y de
los pequeños detalles “Dd” más frecuentes que reenvían al contenido
manifiesto de la lámina.

Lámina 1 :
D: Un muchacho, un violín. Dd : Una mesa, un arco de violín y una
hoja de partitura musical,

Lámina 2 :
60

D : Tres personajes: un hombre, Dd : Libro, arado, caballo, la gravidez del


personaje recargado en el árbol
dos mujeres y eventualmente el paisaje de fondo.

Lámina 3 BM :
D : Un personaje , un objeto posado Dd : Un banco
sobre el piso.

Lámina 4 :
D : Dos personajes en primer plano: Dd : Un personaje en segundo plano.
un hombre y una mujer.

Lámina 5 :
D : Un personaje, una mujer. Dd : Todo el mobiliario, vaso con flores,
libros, biblioteca, mesa, lámpara,
bufete.

Lámina 6 BM:
D : Dos personajes: un hombre,Dd El sombrero que tiene el hombre, el tejido
tenido por la mujer.
una mujer.

Lámina 6GF :
D : Dos personajes, una mujer, Dd : La pipa, la mesita redonda.
un hombre.
Lámina 7 BM :
D : Dos personajes: dos hombres. Dd : La mueca del joven varón.

Lámina 7 GF :
D : Dos personajes: una mujer, Dd : Una mesa, un libro, un sillón, la mirada de
la niña , la posición del
una niña, un bebé. bebé en los brazos de la niña.

Lámina 8 BM :
D: Cuatro personajes: un joven Dd : Luz.
varón en primer plano, un hombre
tirado en segundo plano, dos hom-
bres inclinados sobre él. Cuchillo,
fusil.

Lámina 9GF:
D: Dos personajes: dos jóvenes Dd: Objeto tenido por el personaje del primer
plano, el árbol.
Mujeres, vestido, olas,mar.

Lámina 10:
D: Dos personajes. Dd: Contraste blanco y negro, la mano.

Lámina 11:
61

D: Todos los elementos del pai- Dd: NADA de Dd.


Saje, precipicio, puente, muro,
Camino, rocas, grupo central,
Dragón, caida de agua.

Lámina 12BG:
D: Un árbol, una barca, un arroyo Dd: Tonalidad clara.

Lámina 13MF:
D: Dos personajes, un hombre Dd: El brazo de la mujer que cae, libros, una
mesa de noche, una lámpara con un brazo delante de la cara, de noche,
un cuadro sobre el muro, una silla.
una mujer desnuda, una cama.

Lámina 13B:
D: Un personaje: un muchacho, Dd: Pies desnudos, oscuridad del interior de la
casa, casa con las tablas
una casa . mal ensambladas.

Lámina 19:
D: barco, casa, fantasmas,chime- Dd: Ventanas iluminadas, sombras, olas.
nea.

Lámina 16:
D: Una hoja en blanco. Dd: NADA DE Dd.

Se puede dar , por ejemplo, el relato de la lámina 5 desarrollado por un


sujeto:

Lámina 5:

Es una mujer que entra a su casa, luego ella tiene miedo, tiene la
expresión de tener miedo, está abriendo la puerta. Tiene libros sobre
una mesita que no tiene puerta, hay un gran mueble en donde debe
tener guardada la vajilla, hay una mesa sobre la cual está un vaso de
flores y una lámpara de mesa...(?) Seguramente no va a entrar, se
dispone a partir, se va. (?) Tiene miedo, aquello le parece tenebroso,
sombrío. Encima de la mesa hay un mantel.

El apego a los detalles reenvía a la utilización de la realidad externa para


luchar contra las emergencias de la realidad interna. (La representación a la
cual está ligado el afecto de “miedo” está reprimido).

A2-2 Justificaciones de las interpretaciones por estos detalles


62

Toda utilización de un detalle banal de la lámina para justificar , es decir,


racionalizar una interpretación o para rehusarla

Lámina 10
Dos personas en la oscuridad, dos ancianas abrazadas... abrazadas, es
todo. Los ojos cerrados, tal vez se han encontrado , no sé si una de ellas , va a
irse. Parecen tristes. Entonces es seguro que un de las dos se va

El apego a la expresión del semblante “Parecen “ permite objetivar los


elementos de la realidad interna del sujeto, en este caso “el afecto de tristeza”
y apoyarse en una realidad perceptiva correctamente captada para justificar el
afecto ligado a la separación.

A2-3 Precauciones verbales

Todo empleo de expresiones tales como “Puede ser”, “Se diría que”, “Se puede
imaginar que”, “Tengo la impresión que”, etc. que permiten al sujeto no
comprometerse en una afirmación directa. Este proceder, en ocasiones banal,
si los relatos no están sobrecargados, atestiguan de la conciencia para elaborar
una fantasía e interpretar.

Lámina 10
... No sé... Se diría... Son dos personajes maduros... Dan la impresión de
abrazarse y luego... no de abrazarse, más bien de... de consolarse... existe
también un contraste, es decir que he ahí... se podría creer que... Ha sucedido
un... no un drama en una familia... sino que han perdido una persona querida y
tratan de... en suma, o, al contrario, son dos personas que se encuentran , no
se han visto durante algunos años, y están emocionados.

A pesar de la gran cantidad de precauciones verbales que dificulta


considerablemente la fluidez del discurso, el sujeto consigue expresar el
conflicto pulsional ligado a la angustia de separación.

A2-4 Alejamiento tempo-espacial

Toda tendencia a situar los personajes o el relato más o menos lejos en el


tiempo y en el espacio.

No confundir con un desarrollo de la acción en el futuro , como es por ejemplo


“Irá más tarde...”

Lámina 2
Yo, diría que esto sucede al fin del siglo pasado... Joven mujer de clase
media. Sus padres deben ser agricultores, quieren que su hija estudie, que no
trabaje la tierra, que trabaje para adquirir una buena educación. + Tiene
aproximadamente una veintena de años.+++ ¿Dije ya que era una estudiante?
Si tiene éxito, irá a la ciudad, será profesor, si no acierta , se quedará en su
casa y trabajará la tierra como sus padres. + Creo que es todo, si no me salgo
63

del tema ++ Está el joven señor y el caballo y la vieja mujer recargada en el


árbol. El es el hijo de la mujer que reemplaza al padre. La vieja mujer, es tal
vez la madre o la comadre del vecindario. Esta foto tiene el tipo americano.

La utilización del alejamiento a la vez en el tiempo y en el espacio permite


manejar la expresión del deseo edípico : aquel de no dejar de reaparecer bajo
la forma de retorno de la represión del deseo edípico: éste no pierde la ocasión
de reaparecer bajo la forma de retorno de la represión en la expresión “ El, es
el hijo de la mujer que reemplaza a su padre”.

A2-5 Precisiones cifradas

El sujeto siente la necesidad de aportar mayor precisión en su relato mediante


el empleo de cifras : fecha, edad, etc.

Lámina 3 BM

Es un muchacho que ha sido castigado y se durmió sobre un lado del


banco, de rodillas. Duerme. O también es un muchachito que está como
cuando un se ha fugado de la casa, está dormido por el cansancio de la
caminata. Tiene más o menos 10-12 años, sí, apenas. Es todo.

La precisión en cifras viene a reforzar el movimiento defensivo que tiende a


frenar el efecto depresivo ligado a la representación (castigo/éxodo).

A 2 –6 Indecisiones entre interpretaciones diferentes

Toda indecisión en la elección, el desarrollo y / o la solución del tema.

Lámina 1

¿Es preciso que yo cuente una historia con esto? +++ Pero entonces es
preciso encontrar una interpretación de esta imagen. Se pueden encontrar
varias. Una historia o una interpretación. O el niño estudioso ante su trabajo a
realizar o la del niño ante un trabajo no hecho, o la espera de un profesor, o el
inicio, o después de un renglón. Si no una fotografía que puede estar hecha a
no importa cual momento de un momento de esta lección. Espero que usted
pueda hacer algo con este relato.

Esta multiplicación de hipótesis que no permite al sujeto ni hacer una elección


clara ni tampoco ir hasta el fin de su historia traduce la lucha intrapsíquica
entre dos tendencias opuestas (Actividad/Pasividad).

A2-7 Ida y vuelta entre la expresión pulsional y la defensa


64

Oscilación y/o alternancia entre la expresión pulsional – de manera más


particular de la agresividad – y las defensas (aislamiento, negación, anulación,
desplazamiento, etc.).

Lámina 8BM

¡Ahora aquí!... Se diría que se está operando a alguien.. Se diría que están
operando a alguien (Tono un poco inquieto)... Esto no me dice otra cosa .... que
una operación. No se trata , sin embargo, de poner en un féretro, ¿no es
verdad? Más bien, según yo, cuidados... una operación ... Alguien que está
acostado y que está siendo curado... Lo que yo no comprendo, es este hombre
vestido diferentemente y que no mira, está manifiestamente triste.

La inhibición con tendencia al rechazo, la insistencia, las formaciones reactivas


(cuidados), el aislamiento , son todas operaciones defensivas , inoperantes
para mantener reprimida la representación ligada a un fantasma de
destrucción y que resurge “cruelmente” bajo forma de pregunta al clínico, con
valor de negación “No se trata , sin embargo, de una puesta en el féretro”.

A2-8 Insistencia, Ruminación

Procedimiento que consiste en volver continuamente sobre los mismos


elementos del tema, sin que haya verdaderamente progresión en el relato,
como si el pensamiento se obstinara en permanecer fijado obsesivamente.
Procedimiento que puede ir junto con el precedente: “Ir y venir entre la
expresión pulsional y la defensa”.

Lámina 5

Es una mujer que entra en una recámara de uno de sus hijos... Aunque la mesa
no sea una mesa de noche... La forma como ella entra me hace pensar en la
actitud de una madre entrando en la recámara de sus hijos.... O, más aún, una
mujer que viene a prevenir que el alimento está servido, o que entra en el
estudio de su marido y éste está recibiendo un visitante... Aunque la mesa no
sea un escritorio. La lámpara no es un lámpara de salón, es una lámpara de
noche... hay demasiados libros en algunos estantes para que esto sea un
gabinete de trabajo... Esto puede ser, por el contrario, algunos libros que se
tienen en una recámara.

La insistencia machacona que hace sobre la identificación del lugar “La


recámara” está puesta en evidencia para evitar un escenario imaginario
construido alrededor de la curiosidad sexual y de los fantasmas de escena
primitiva reprimidos

A2-9 Anulación
65

Para declarar nulo e inoportuno el conflicto evocado. La anulación borra la


representación pulsional bajo una forma mágica. A diferenciar de “B2-7 cuya
finalidad es de valor de realización mágica del deseo”.

Lámina 3BM

En primer lugar es un niño triste que está a punto de llorar con su juguete-
revólver a sus pies. No, ésta no puede ser una persona que se ha suicidado, el
cuerpo no caería de esa manera; no, no es un suicidio, es más bien un niño
que se ha dormido jugando a policías y ladrones. Se despertará , es todo. No,
no es un suicidio, no caería de esa manera.

La segunda hipótesis tiene un valor de anulación de la evocación del suicidio


mediante el recurso al tema banal que evacúa el conflicto y a la regresión que
constituye el replegarse en el sueño.

A2.10 Elementos de tipo formación reactiva.


(Limpieza, orden, ayuda, deber, economía, etc.)

Todo elemento del discurso, que da cuenta de la conversión de la pulsión en su


contrario : ayudar/oponerse o hacer mal, poner en orden/ensuciar, etc.

Lámina 5

El conserje que acaba de subir al apartamento de la Señora Durand para


decirle que su niñito acaba de caerse en la calle y se ha hecho mal. Ella
aprovecha para echar un mirada sobre el apartamento que está limpio y
en orden. La madre baja, esto no será más que una falsa alarma.

La agresividad en la relación madre/hijo desplazada inmediatamente sobre el


entorno (“acaba de caerse... se ha hecho mal”), se convierte en su contrario
bajo una formación reactiva “... limpio y en orden”.

A2-11 Negación

Procedimiento por el cual el sujeto, al mismo tiempo que formula un de sus


deseos, pensamientos o sentimientos, continúa defendiéndose negando lo que
le pertenece. La negación se fija sobre las representaciones y los afectos , es
decir, sobre la realidad interna y no sobre la realidad externa como lo hace al
negar.

Lámina 3BM

Esto, es alguien que está , o bien atacado por un malestar o bien por una pena
muy fuerte... Se ha caído por tierra. .. Se diría que hay un objeto, ahí... que
sería un precioso indicio para saber lo que ha sucedido... Pero yo no comprendo
qué es este objeto... No lo veo... No creo que se trate de una arma... que se
trate de una persona herida que ha tratado de poner fin a sus días...Usted
encontrará esto ridículo, sin duda, mis respuestas.
66

Mediante esta negación, el sujeto rehusa el reconocer que la representación de


la muerte puede pertenecer a su mundo interno.

A2-12 Insistencia sobre lo ficticio

Actitud de tomar distancia que consiste en poner delante el aspecto irreal del
material o de la historia transformando toda situación conflictiva en escena de
película, cuadre, sueño o pesadilla, etc.
A diferenciarlo de la actuación en A1-2 en que hace “recurso a referencias
literarias, culturales, al “sueño” cuyo peso económico es menos importante y
con N-8 en que “pone en cuadro” lo que tiene como objetivo el congelar todo
movimiento pulsional.

Lámina 4

Esto hace pensar en una película. El hombre que quiere irse para actuar, la
mujer que trata de retenerlo aún algunos minutos... El hombre da la impresión
de ser un activo... el género de ciertos actores del Oeste (pequeña sonrisa)... +
++ Se puede suponer que se trata de una película de acción. Con una parte
de sentimentalismo como en el 80% de las películas. Pero, aquí, en suma yo lo
veo más en película que en la realidad.

El recurso insistente hacia una referencia cinematográfica permite al sujeto


ponerse a distancia de todo movimiento pulsional libidinal y/o agresivo.

A2-13 Intelectualización (abstracción simbolización, título


dado a la historia en relación con el contenido manifiesto)

Procedimiento por el cual el sujeto busca dar una formulación abstracta a los
conflictos y a las emociones puestas en escena.

Lámina 1 (Abstracción)

A este muchacho quien tal vez es artista, se le enseña música, no tiene quizá
mucha experiencia. Contemplando el violín ve en él este objeto inanimado .El
paso de lo inanimado a la vida con la intención de la creación, podría él
preguntarse, si yo me baso en su expresión... Opino que sus pensamientos
están centrados sobre el esfuerzo creador. El arte está contenido virtualmente
en este objeto inanimado, él está en potencia. ( ? ) Pues bien, a él, sus
consideraciones lo conducen a proseguir sus esfuerzos para concretizar ese
arte , o , al contrario, si él piensa no poder llegar a una cierta perfección,
entonces, no vale la pena de continuar. Es de alguna manera una etapa. La
comunicación estrecha del hombre y de la materia. Si sí o no él se detiene en
esta materia. Si no logra dirigirse hacia otra manifestación en donde él pueda
dominar y expresarse a través de ella.
67

La intelectualización masiva utilizada en este relato constituye una tentativa


“de lucha” para evitar el deseo (“tocar el violín”) y la confrontación con la
angustia de castración (“piensa no poder llegar a una cierta perfección”)

Lámina 6BM (Título)

Esto podría intitularse ...”A la cabecera de alguien... o “la espera”... “la” espera
de alguien... Se nota en la expresión del personaje masculino que algo sucede
de grave... tiene su sombrero en la mano... toda su actitud refleja un
acontecimiento dramático. En cuanto a la mujer no se sabe si es su madre o
una sirvienta que la introducido en una casa cerca de su prometida. O una
escena de ruptura--- esto me hace pensar que hay un tercer personaje que uno
ve en la mirada de la mujer.

La utilización puntual de la intelectualización bajo forma de un título no


obstaculiza la prosecución del relato que pone en escena el conflicto : las
referencias discretas pero claras “A la cabecera de alguien, un acontecimiento
dramático” traducen el fantasma de crimen del padre (Mientras que la
erotización de las relaciones mediante la evocación de la “prometida”
permiten, gracias al desplazamiento , la realización del deseo edípico.)

A2-14 Cambio brusco de dirección en el curso de la historia


(acompañado o no de pausa en el discurso.

Después de haber evocado un primer tema en relación con las solicitaciones


latentes de la lámina, el sujeto da una segunda interpretación sin relación
alguna con lo que precede, rehusando la responsabilidad del lazo que existe
entre los dos temas mientras que éstos están sobreentendidos por el mismo
fantasma.

Lámina 8BM

Allá, detrás hay dos médicos que están realizando la operación de un


muchacho que imagina cómo va a llevarse a cabo la operación . Se le informa
que va a ser operado, entonces él imagina (?) Esto parece más bien darle
miedo porque el otro tiene la expresión de sufrir sobre la mesa de operación.
¡Vaya! , hay un fusil allá. Otra versión, aquél operado de urgencia durante la
guerra, sería su hijo, se le cuenta una historia, la historia de su padre operado
de urgencia durante la guerra.

El cambio de tema sirve al aislamiento a cuyo abrigo surgen con claridad los
deseos agresivos hacia el padre (segundo tema) trayendo consigo una
angustia de castración importante (primer tema)

A2-15 Separación de los elementos o de los personajes

Conducta que consiste en negar textualmente o en ignorar la relación entre los


elementos y/o los personajes de la lámina.
68

Lámina 2

Esto se parece un poco a un cuadro de... Millet... +++ Yo no veo la relación


entre los personajes que están ahí... principalmente de la joven que
tiene... libros , no se lo que ella tiene en su mano. Allá , hay un labrador con,
me lo imagino, un caballo de tiro y un arado. No hace buen tiempo +++ Eso es
todo.

Frecuentemente utilizado en esta lámina, el aislamiento de los personajes sirve


a la represión de las representaciones edípicas y/o sexuales fuertemente
inducidas

.
A2-16 D/Dd evocado y no integrado

Grande o pequeño detalle – D o Dd - percibido y no utilizado en la elaboración


de la historia. Los más comunes son el “revólver” en la Lámina 3BM y el “fusil”
en la Lámina 8BM.

Lámina 3 BM

Persona con expresión de abatimiento... cerca de una cama, ella reclina su


brazo derecho extendido sobre la cama y posa su cabeza en el hueco del codo.
Es una mujer. + Ahora...+++ Hay un pequeño objeto a la izquierda, pero no
veo lo que es. No sé cual es la causa de su tristeza, pero la actitud está ahí.

El interés puesto en un detalle de la lámina – frecuentemente percibido como


siendo un revólver - pero que aquí no puede ser ni identificado ni integrado en
el relato, es muestra de la proximidad del fantasma suicidario y la tentativa de
represión subentendida por la negación de aceptarla.

Lámina 8 BM

¡Vaya!, una superposición de imágenes. Tengo la impresión que lo del plano


posterior está pasando en la mente del muchacho : una operación quirúrgica
como en los viejos tiempos. ¡Ah! no, ¡Hay un fusil! ¡Ah! no habría fusil!...+ (?)
K Finalmente, se puede imaginar lo que se quiere, yo no encuentra esto muy
interesante. El vuelve a ver eso. Retorno al pasado, como Proust.

Después de la evocación de un tema banal y socializado, la referencia al fusil,


que representa el retorno de lo reprimido, no permite finalmente de servir de
trampolín al desplegado del fantasma parricida sub-yacente.

A2-17 El acento puesto sobre los conflictos intrapersonales

El conflicto está puesto sobre las exigencias internas contrarias – entre un


deseo y una exigencia moral o entre dos sentimientos contradictorios , por
69

ejemplo: conflicto en donde no sólo se confrontan deseos contrarios sino en


donde éstos se afrontan con la prohibición.

Lámina 3 BM

Es una persona que está completamente desesperada, que está por tierra, el
brazo sobre el sofá , que está llorando... y al lado de ella hay una pistola y ella
se pregunta si debe matarse o no... ella no sabe lo que debe hacer,+ .Yo pienso
que no se matará, que se levantará y retomará valor.

En el relato , el centrarse sobre el pensamiento da fe de la capacidad del


sujeto para interrogarse sobre lo que se pasa en sí mismo sin que por otra
parte este cuestionamiento impida el encontrar una salida al conflicto.

A2- 18 Afectos expresados en mínima parte

Toda historia en la cual la expresión de los afectos es limitada, aun ausente,


incluso cuando se trata de temas que comprometen potencialmente una carga
afectiva importante (Tema de miseria, pérdida, destrucción,etc.)

Lámina 13 MF

Es un hombre que encuentra a su mujer muerta, +++ El está muy apenado.

La minimización de los afectos asociados a una representación masiva, en el


caso de la evocación de la “muerte de su mujer”, visualiza aquí la separación
entre los afectos y las representaciones.

PROCEDERES DE LA SERIE “B” (Labilidad)

B1

Con los procederes de la serie “B1”, el relato elaborado por el sujeto, aun
teniendo en cuenta el contenido manifiesto y las solicitaciones de la lámina,
corresponderá a una creación más personal , en la cual el sujeto introducirá
elementos originales.

B0 Conflictualización interpersonal

B1
1 Historia construida en torno de una fantasía personal.
2 Introducción de personajes que no figuran en la lámina
3 Identificaciones flexibles y difusas.
4 Expresiones verbalizadas de afectos matizados, modulados por el
estímulo.
.
70

B2

1 Entrada directa en la expresión.


2 Historia a sobresaltos. Fabulación de la imagen.
3 Acento puesto sobre las relaciones interpersonales . Relato en forma
de diálogo.
4 Expresión verbalizada de afectos fuertes o exagerados.
5 Dramatización.
6 Representaciones contrastadas. Alternancia entre estados
emocionales opuestos.
7 Ida y vuelta entre deseos contradictorios. Fin con valor de realización
mágica del deseo.
8 Exclamaciones, comentarios, disgresions, referencias/apreciaciones
personales.
9 Erotización de las relaciones, Pregnancia de la temática (“Fuerza, y
por ella estabilidad y frecuencia de la organización psicológica
privilegiada entre todas aquellas que son posibles” . Definición de
pregnancia. Diccionario Robert)
10 Apego a los detalles narcisistas con valencia relacional.
11 Inestabilidad en las identificaciones. Titubeos sobre el sexo y/o la
edad de los personajes.
12 Acento puesto sobre la temática del estilo: ir, correr, decir, huir, etc.
13 Presencia de temas de miedo, de catástrofe, de vértigo, etc. en un
contexto dramatizado.

Los relatos construidos en “B 1” pueden igualmente comprender otros


procederes de la serie “B 1” e incluso de la serie “B 2”.
(La crítica hecha a los procederes de la serie “ A 1” , se aplica también a esta
serie de ítems).

B 1-1 Historia construida alrededor de una fantasía personal

Lámina 1

Este niño que siente en él un gusto por la música tiene a su padre y su tío que
vienen a tocar violín en una reunión familiar , acompañados por sus esposas.
Este niño está conmovido. El tiene dotes , es hijo y nieto de músicos. Cuando
todos se han marchado, se queda sentado ante este violín del cual su padre
acaba de sacar bellas melodías, no se atreve a tocarlo pero reflexiona y quiere
llegar a ser un gran virtuoso. Se dice : “¡He aquí que he encontrado mi
vocación!” Desde esta noche hablará de ello con sus padres, les pedirá
lecciones. El padre y la madre están conmovidos y felices.

B1-2 Introducción de personajes que n o figuran en la lámina

Toda referencia a un personaje que no está representado a nivel de contenido


manifiesto en la lámina.
71

Lámina 5

Es el interior de una casa burguesa y la sirvienta entra y sorprende en el salón,


no en el comedor... perdón... su joven amante platicando con un hombre
joven...es todo... ella está escandalizada.

La introducción de personajes que no figuran en la lámina permite la puesta en


acto de una escena imaginaria en la que se encuentra en tensión la
curiosidad sexual y los fantasmas de escena primitiva.

B1-3 Identificaciones flexibles y difusas

Caracteriza un sistema de identificación que permite al sujeto, en el curso de


un relato o en el conjunto del protocolo, tomar varias posturas, roles diferentes,
conservando siempre una identidad estable. Este ítem da cuenta de la sutileza
psíquica.

Lámina 4

Estamos ante una ruptura. Un hombre viene a anunciar a su amante que la


deja y ésta está desesperada, aferrándose a todo lo que han vivido juntos, a lo
que ha sido su dicha y busca el retenerlo. Pero la decisión ha sido tomada por
el hombre y no se dejará conmover por las lágrimas , él la abandonará.

En este relato construido de una manera sutil y poniendo en escena un


conflicto interpersonal fuertemente dramatizado, el sujeto puede
alternativamente describir y expresar sin titubeos los sentimientos y actitudes
de cada uno de los protagonistas sin que haya un toma de posición particular
por el uno o por el otro.

B1-4 Expresión verbalizada de afectos matizados, modulados por el


estímulo

Los afectos expresados están en relación con las solicitaciones latentes de la


lámina y dan cuenta de esta forma de la asociación posible entre afectos y
representaciones..

Lámina 3 BM

Es una mujer que llora. Ella acaba de perder un ser que le era muy querido, su
padre o su madre. Después de las emociones dolorosas que han seguido al
anuncio de la muerte, se encuentra sola con su pena, sola con sus recuerdos y
se imagina cómo ella podrá vivir sin este ser al cual estaba tan apegada.
Luego, con la ayuda del tiempo logrará rehacer su vida y consagrarse de nuevo
a sus ocupaciones , pero el recuerdo quedará grabado para siempre en su
memoria.

Este relato ilustra las modulaciones del afecto : se asiste al paso de los afectos
fuertes a los afectos mucho más mitigados en una situación que reactiva las
representaciones de pérdida de objeto.
72

B2
B2-1 Entrada directa en la expresión

Precipitación en el decir que concierne, ya a la situación percibida , ya también,


y eso más frecuentemente, a los sentimientos experimentados por el sujeto
ante esta situación.

Lámina 6 GF

Ella está horrorizada. Ahí y entonces estaban en plena recepción.... Atreverse


a dirigirle una provocación como él sabe hacerlo. Ella lo había estado
fastidiando mucho desde... que los invitados habían llegado y no se esperaba
de él que es tan calmado, incluso paciente+++ atreverse así... ponerla en
evidencia ante todas estas personas. El había hecho esto con una amplia
sonrisa, solamente sus ojos tenían una mirada de ironía. Unicamente su
hermana se había dado cuenta y no lo aceptaba+++ Ella lo fulminaba con su
mirada y se dirigió hacia sus amigos como si nada hubiese sucedido.

La entrada inmediata en la historia se realiza mediante la puesta por delante


de un afecto fuerte y dramatizado que sirve a la represión de las
representaciones de relaciones muy cargadas de eroticidad.

B2-2 Historia a saltos. Fabulación lejos de la imagen

Relato relativamente largo en donde las secuencias se multiplican hasta el


desarrollo final. Existe, sin embargo, un lazo con el contenido manifiesto y las
solicitaciones latentes de la imagen.
A diferenciar del ítem “E-7” – Fabulación fuera imagen.

Lámina 8 BM

Un joven ha ido a cacería con uno de sus amigos. Cada uno buscaba una presa
por su lado, se habían alejado insensiblemente , nada de presa, ni un tiro. De
repente, el joven oye moverse algo en un matorral y contento de ser el primero
en encontrar una presa, jala el gatillo sin cerciorarse antes de que animal se
trataba. Un grito desgarrador respondió al tiro y espantado vio caer a su amigo
a quien había tomado como presa. Fue inmediatamente a buscar ayuda y luego
al hospital más próximo , en donde su amigo estaba siendo operado, esperaba
angustiado. Durante mucho tiempo él tendrá miedo de ir de cacería, luego
volverá, se ha vuelto prudente para siempre.

En esta historia original , dramática y dramatizada , la intriga se establece


alrededor de un escenario construido lejos de la imagen de la lámina
integrando al mismo tiempo los elementos de contenido manifiesto (tiro,
personajes, etc.) La problemática de la agresividad hacia la imagen paterna,
desplazada sobre un amigo, está integrada en un relato de suspenso que es
una mezcla de secundarización exitosa y de dejar ir la fantasía .
73

B2-3 1.El acento puesto en las relaciones-interpersonales. 2.Relato


en forma de diálogo

1. Contrariamente al proceder “A2-17” el conflicto no concierne al pensamiento


del sujeto desgarrado entre la expresión del deseo y la prohibición, pero está
puesto en escena mediante las relaciones entre los personajes que vienen a
aparecer generalmente en las instancias que se afrontan (y, por lo tanto, el
conflicto intra-psíquico)
2.Empleo del diálogo entre los personajes en el transcurso del relato.

Lámina 4

Allá , un joven y una joven , pero siempre en estos casos hay uno que ama al
otro y el otro que no ama a éste. Es la muchacha la que ama más de los dos...
Ella se ha arreglado para estar hermosa a fin de seducir ese hombre que, él,
tiene deseos de irse , de viajar. No porque deteste a la muchacha sino porque
no tiene ganas de dejarse atrapar vanamente. La joven se aferra al hombre ,
pero no conseguirá retenerlo y él partirá.

(Relato en forma de diálogo)

Yo me imagino un diálogo...+++ Carolina atrapa a Daniel quien está a punto de


partir, su rostro es adusto y frío como el mármol. Carolina le suplica para
retenerlo: “Daniel, quédate, te lo suplico, vamos a comenzar de nuevo, me
excuso por lo de hace un momento, me dejé llevar, pero quédate, yo te lo
ruego, yo te amo. Daniel comportándose de mala manera: “Es demasiado
tarde, todo ha terminado y bien terminado “ Carolina se abraza a él y Daniel la
empuja brutalmente y se marcha.

En estos dos relatos, el conflicto pulsional se expresa a través de una puesta


en escena interpersonal dramatizada elocuentemente que da cuenta de la
ambivalencia del deseo.

B2-4 Expresión verbalizada de afectos fuertes o exagerados

El afecto expresado de manera un poco teatral tiene a veces lugar y cabida


en la representación y , en todos los casos, la acompaña.

Lámina 2

Carolina no amaba a Ida... ella sentía por su persona una especie de odio,
disimulando una terrible envidia... con el corazón lleno de amargura,
pasaba ,cada mañana , ante la granja antes de ir al colegio... Ida estaba ahí,
junto a su esposo... y con el corazón emocionado , contemplando al hombre
que ella amaba, envolviéndolo con la mirada... orgullosa de ser la legítima... en
vías de procreación, y, Carolina se iba, llena de tristeza , alejándose de este
amor que no podía conquistar , no podía conquistar.
74

El conflicto puesto en escena entre los personajes reactiva fuertes afectos de


odio, de amor, de envidia, de deseo libidinal por el objeto, hasta que la
“mirada orgullosa de la legítima” viene a bloquear el acceso a la realización del
deseo edípico y marcarlo con la prohibición. Es entonces la renuncia al objeto
amado que se expresa de manera dramatizada.

B2-5 Dramatización

Relato en donde el sujeto experimenta placer en poner en escena


acontecimientos y relaciones entre los personajes bajo forma más o menos
teatral.
Puede existir una cierta concordancia con el ítem “B1-1” (historia construida en
torno de una fantasía personal) y con “B2-2” (historia a saltos)

Lámina 11

El puente ha sido destruido al menos en parte. No obstante, era necesario


atravesar. La tormenta que había provocado la avalancha ya había terminado,
los relámpagos se proyectaban sobre el precipicio y toda la montaña
resonaba , era infernal. Les parece posible.. atravesar sobre las ruinas del
puente. Se avanzaron sobre él y en el sitio en donde el impacto había sido más
brutal , debieron escalar las rocas que la avalancha había arrastrado. Esto les
tomó mucho tiempo, debieron ayudarse mutuamente para trepara las enormes
rocas. El torrente bramaba , hacía un ruido insoportable. Cuando hubieron
pasado la avalancha.... pudieron montar los pilares del puente y re-encontrar el
camino que, fácilmente , los conduciría hacia la gruta abrigada del otro lado de
la montaña.

En esta historia a episodios y construida en derredor de una fantasía personal


el sujeto consigue integrar la problemática arcaica de destrucción inducida por
la imagen de la lámina.

B2-6 Representaciones constrastadas , alternancia entre estados


emocionales opuestos

Los relatos construidos en “B2-6” muestran el paso más o menos brusco de las
imágenes , de los temas yo de los afectos cuya oposición manifiesta traduce la
labilidad del funcionamiento mental.

Lámina 4

Es una pareja en la cual el hombre es muy amado pero que es bastante


indiferente al amor de esta mujer, quien tiene otro centro de interés que no es
por esta mujer, mientras que ella sólo lo tiene por él.
75

Este ejemplo que ilustra la asociación entre estados emocionales opuestos


“muy amado/indiferente” y representaciones contrastadas “Ella sólo ama a
él/El tiene otro centro de interés que ella” traduce la ambivalencia de
sentimientos y deseos del sujeto ante el objeto.

B2-7 1. Ir y venir entre los deseos contradictorios. 2. Desenlace de


valor de la realización mágica del
deseo.

1. Oscilación entre la expresión del deseo y la represión : la represión actúa


sobre la expresión del deseo libidinal prohibido por el superyó.
2.El fin de valor responderá al principio de placer-omnipotente del deseo y no
al principio de la realidad.

Lámina 1

Ahí está un muchacho a quien le gustaría mucho tocar el violín, quien debe
haber vivido una frustración que lo ha deprimido y no ha querido tocar más.
Pero aún tiene ganas de tocar, no puede hacerlo , mas el deseo es más fuerte
que él, pero en el fondo de sí mismo tiene ganas de tocar. Finalmente, esto se
termina con que él tocará ciertamente y será feliz.

Se observa en este ejemplo, el ir y venir entre los deseos contradictorios y el


desenlace de valor de la realizacíón mágica del deseo

B2-8 l. Exclamaciones. 2- comentarios, disgresiones. 3.


Referencias,/apreciaciones personales.

1.Todas manifestación afectiva (alegría, extrañeza, placer/displacer) a


propósito del material , de la situación o de los propios decires del sujeto.

2.Toda indicación “al lado de” del test, formulada en el curso de la aplicación
que testimonia de la necesidad del sujeto de sustraerse de la tarea, de huir de
la ansiedad suscitada por el examen de una lámina dada.

3.Toda comparación explicita y puntual entre la situación evocada y la propia


experiencia del sujeto : el sujeto se encuentra en la misma situación que el
objeto imaginado (la noción de alteridad existe).

A diferenciar de las referencias personales del tipo “N” en donde el objeto está
asimilado a lo vivido propio del sujeto.

Exclamaciones

Lámina 11
76

¡Oh Dios mío! (45”) ¡Qué cuadro tan fantástico! Es un animal prehistórico, no
sé cual. Ruinas de un castillo-fortaleza del otro lado. Hay una batalla entre los
hombres y los animales monstruosos. Ellos terminarán por triunfar.

La entrada directa en el decir traduce la expresión de un sobresalto emocional


ante un material que reactiva una angustia fóbica.

Comentarios, disgresiones
Referencias personales / Apreciaciones personales

Lámina 5

(Se ríe) Esto es una persona adulta que entra en la recámara de un niño por
inquietud , curiosidad. Ella trata de ver rápidamente si todo va bien. Y luego,
ella va a cerrar la puerta después de haber notado este ramo de flores
personal que no le ha sido dirigido a ella. Es un poco un secreto entre el niño y
ella. Cuando mi abuela entra en mi recámara me exaspera (ríe).

A lo largo del relato el sujeto trata de evitar la conflictualidad en la relación con


la madre. La referencia personal final permite poner en evidencia y liberar los
movimientos pulsionales agresivos controlados hasta entonces

B2-9 Erotización de las relaciones , fuerza impositiva de la temática


sexual y/o simbolismo transparente.

En la evocación de las relaciones interpersonales, el acento ha sido puesto de


manera completamente privilegiada sobre la sexualidad y el erotismo, incluso
en las láminas que, por su construcción misma, no invitan en nada a evocar
este tipo de problemática.

Lámina 2

Curioso como sucede en los esquemas de literatura barata. .. Es cierto que la


calidad plástica de estas imágenes... Se puede imaginar a esta joven de
vacaciones, virgen, turbada por la virilidad de este hombre. El campesino le
revela el amor, la mujer estará celosa, felizmente las vacaciones han terminado
y todo entra en orden.

Después de algunos comentarios intelectualizantes , aparece una puesta en


escena interpersonal extremadamente erotizada y una temática sexual que se
impone con fuerza revelando toda la agudeza del conflicto edípico.

Lámina 5 (Simbolismo transparente)

Es una madre que entra en la recámara de su hijo, muy tarde en la noche,


porque ella piensa que ha oído un ruido en su recámara y lo encuentra
leyendo en voz alta. Ella está muy sorprendida de descubrir que su hijo
permanece hasta muy tarde leyendo poesías. El hijo continua haciendo esto
algunos años hasta sobrepasar la edad del romanticismo y llega a ser... un
profesor.
77

La evocación “de un ruido en la recámara”, representación o simbolismo


transparente, que envía a fantasmas de curiosidad sexual y de escena
primitiva.

B2-10 Apego a los detalles narcisistas de valencia relacional

El sujeto da una importancia particular a las cualidades físicas y estéticas de


los protagonistas que él valora positiva o negativamente : cuerpo, vestimenta,
joyas, etc. en un contexto de relaciones objetales.

Lámina 6 GF

Aquí , de nuevo el caso de una joven mujer quien está estupefacta de ver un
hombre de cierta edad mirarla con esta actitud, ella tiene un semblante
estupefacto. No sé incluso si ellos se conocen , ellos no se conocen , son
extranjeros. Ella está bien vestida, un traje sastre bien ceñido, perfil muy fino,
nariz ligeramente respingada, nariz bien dibujada, ojos bastante grandes, porte
de cabeza bastante alto, es muy hermosa. En cuanto al Señor, debería ser
también bastante joven, un rostro en donde no hay rasgos de maldad, un
rostro bastante bueno. Fuma la pipa tranquilamente y estos dos seres ahí
permanecen el uno ante el otro sin conocerse. Es todo.

El centrarse sobre los atributos narcisistas de la joven mujer revela el fantasma


de seducción que se manifiesta mediante varios elementos:
- la insistencia sobre los atributos de edad entre los personajes “El hombre
de más edad, él fuma la pipa/La joven mujer”.
- La oscilación entre el deseo de acercamiento libidinal y la prohibición “Un
hombre... la mira/ ellos son extranjeros, Ellos incluso ni se conocen”.
- El apego a los detalles físicos que tienen como objetivo seducir al hombre,
pero también restaurar el sujeto sobre el plan narcisista ante una angustia
de castración perceptible en el involucramiento de los detalles simbólicos
“Nariz, porte de la cabeza”.

B2-11 1. Inestabilidad en las identificaciones. 2. Titubeos acerca


del sexo y/o edad de los personajes

1. Paso rápido de un personaje a otro sin que se pueda determinar a qué


personaje se identifica el sujeto preferentemente.
2. El sujeto titubea en cuanto a la identidad sexual de los personajes o en
cuanto su edad.

Lámina 10

Miguel y Juana son una pareja de una cincuentena de años, un gran afecto y
una gran conplicidad parece unirlos, aun en los momentos difíciles. Juan y
Micaela... no, ¿qué es lo que yo había dicho?.... Miguel parece ser un marido
protector y Juana es feliz de poder apoyarse y reposarse sobre él.
78

A pesar de la desexualización de la relación , la agudeza de la problemática


identificatoria es tal que las representaciones sexuales están invertidas
mostrando la inestabilidad que reina en este nivel y el carácter casi caricatural
del proceso de represión.

B2-12 Acentuación sobre una temática del estilo : ir, correr, decir,
huir, etc.

Acento puesto sobre un “Actuar corporal” en un movimiento un poco teatral


y muy a menudo erotizado
Adiferenciar del item “C/F-3” en donde el actuar recae sobre lo concreto y lo
cotidiano.

Lámina 9 GF

Aquí debe haber una tormenta y viento, se ven hojas que se mueven y esto
debe ser una madre con su hija ue ven que va a llegar una tormenta y van a
ponerse a salvo del viento, borrasca, etc. Apresurémonos , huyamos, huyamos,
vamos aprisa a escondernos antes de que esto inicie. Corramos, corramos,
esto va a comenzar, hay incluso señales de agua en el piso. Es preciso correr
para ponerse al abrigo lo más rápido posible. Corramos, corramos, huyamos,
huyamos. Es todo, es preciso que se apresuren para ponerse al abrigo.(?) Si
no, van a ser englutidas y despedazadas por la tormenta, esto será el fin de
todo, esto será el fin.

La proyección de un peligro sobre el muna exterior (tormenta, viento,


borrasca”), susceptible de traer consigno la destrucción ( “englutidas,
despedazada), figura por desplazamiento la violencia en la relación entre
madre/hija. La utilización de procederes lábiles y notablemente el recurso al
actuar permite la puesta en escena y la expresión de un fantasma mortífero.

B2-13 Presencia de temas de miedo, de catástrofe , de vértigo, etc.


en un contexto dramatizado

Este item asocia a la vez el item “B2-4- Expresión verbalizada de los afectos
fuertes o exagerados” – y “B2-5-Dramatización”.

Lámina 11

La noche tenía alguna cosa de impenetrable... de petrificante... Ese montón de


rocas... daban una impresión de terror... estaba oscuro, muy oscuro... y sólo el
ruido de las rapaces... rompía el silencio implacable.

La puesta en evidencia de afectos fuertes y dramatizados está al servicio de la


represión de las representaciones insonscientes.

PROCEDERES DE LA SERIE “C” ( evitación del conflicto)


79

C/P

C/P-1 Tiempo de latencia inicial largo y/o silencios importantes


intra-relato

Ti= Tiempo de latencia inicial : tiempo transcurrido entre la presentación de la


lámina y el momento en que el sujeto comienza a hablar (anotaciones o
historias).
Silencios importantes intra-relato: silencios más o menos largos en el curso del
relato.

Lámina 1

60” Un joven muchacho ante su violón +++ Yo no sé , yo, él piensa +++ su


padre es tal vez músico, él quiere llegar a ser músico +++ o al contrario, esta
guitarra lo hace soñar +++ producir conciertos +++Yo no sé +++ tiene el
semblante de estar nostálgico

El tiempo de latencia largo y los numerosos silencios intra-relato dañan


considerablemente a la construcción del relato , mas sin embargo, la
problemática ligada a la angustia de castración puede ser expresada.

C/P –2 Tendencia general a la restricción

Historia muy corta en donde el conflicto es difícilmente abordado sin estar


desarrollado.

Lámina 3 BM

Es una persona que tiene, yo no sé ... que tiene un malestar cualquiera. Yo no


sé... es difícil...

El relato se limita al enunciado de un afecto banalizado y excluye toda


representación
.
Lámina 5

Una mujer que entra en su casa ... que descubre alguna cosa de inhabitual... +
++ Es todo lo que yo veo.

El conflicto que aflora en la expresión “descubrir alguna cosa de inhabitual” es


inmediatamente sofocado por una inhibición masiva que impide su desarrollo.

C/P – 3 Anonimato de los personajes

Toda puesta en escena de personajes desprovistos de estatus familiar o social


80

C/P
1- “Ti” largo y/o silencios importantes intra-relato.
2- Tendencia general a la restricción.
3- Anonimato de los personajes.
4- Motivos de los conflictos no precisados ; relatos banalizados al
excesos, impersonales, de pegote
5- Necesidad de plantear preguntas. Tendencia al rechazo. Rechazo.
6- Evocación de elementos ansiógenos seguidos o precedidos de pausas
en el discurso.

C/N

1- Acento puesto sobre lo subjetivamente experimentado. (no


relacional)
2- Referencias personales o autobiográficas.
3- Afecto-título.
4- Postura significante de afectos.
5- Acento puesto sobre las cualidades sensoriales.
6- Insistencia sobre el señalamiento de límites y de contornos.
7- Relaciones en espejo.
8- Puesta en un cuadro
9- Críticas de sí mismo.
10-Detalles narcisistas. Idealización de sí.

C/M

1- Sobre-involucramiento de la función de apoyo del objeto


2- Idealización del objeto (valencia positiva o negativa)
3- Piruetas, Maromas.

C/C

1- Agitación motriz. Mímicas y /o expresiones corporales.


2- Peticiones hechas al clínico.
3- Críticas del material y/o de la situación.
4- Ironía, burla.
5- Cierre de ojo al clínico.

C/F
1- Aferramiento al contenido manifiesto
2- Acento puesto sobre lo cotidiano, lo factico, lo actual, lo concreto
3-Acento puesto sobre el hacer.
4- Llamado a normas exteriores
5.- Afectos de circunstancia.

Lámina 13 MF
81

Ahí , un hombre y una mujer. Esto puede ser o la mañana o la tarde... o la


mañana temprano o la tarde. Aparentemente , él estaba en la cama con ella y
luego se levantó para irse. Por el suelo, hay objetos pero no puedo ver lo que
está allá, debajo de la cama. (pone sus lentes) No se sabe si ella duerme o si
ella está muerta o si incluso se trata de un crimen.

El anonimato de los personajes tiene por finalidad evitar la evocación de


representaciones de relaciones demasiado precisas pues están muy cargadas
sobre el plan pulsional, libidinal y/o agresivo (mañana/tarde, duerme/muerte).

Lámina 10

... Tienen una postura de recogimiento... Se asemejan a dos personajes... Uno


está más preocupado (designa al varón) el otro tranquilo... entonces
evidentemente... Tienen la expresión de pensar en lo peor.

A través de un discurso ambiguo, el anonimato de los personajes pone aquí el


acento sobre la dificultad de recuperar la identidad.

C/P-4 1. Motivos de conflictos no precisados. 2. Relatos


banalizados en demasía, impersonales, camuflados.

1. Todo relato en donde el sujeto deja en la faguedad los móviles de los actos
o las relaciones de los personajes entre ellos. Mecanismo que puede, a
veces, estar muy próximo de la banalización exagerada.
2. Interpretación de la lámina demasiado anodina, prácticamente sin evocar el
conflicto. Las solicitaciones latentes, tratadas con una gran toma de
distancia , están fuertemente banalizadas.
Llevada hasta el extremo, la banalización puede estar muy próxima del item
“C/F2-“ - Acento puesto sobre lo cotidiano, lo fáctico...”.

Motivos de conflictos no precisados

Lámina 3 BM

1’25” (?) No veo nada... (?) 1’42” Es un pequeño muchacho que acaba de
hacerse regañar, si él llora ya va a dejar de hacerlo.

El conflicto y el afecto depresivo a penas evocados están también frenados por


el recurso a la inhibición que se caracteriza por la importancia del tiempo de
latencia intra-lámina asociada a una tendencia al rechazo y una tendencia
general a la restricción.

Relatos banalizados excesiva, impersonales, camuflados

Lámina 3 BM
82

Todavía Toto... sus padres habían salido y durante la ausencia de ellos, se ha


comido todos los dulces. + Sus padres se han dado cuenta de ello. Toto ha
recibido una nalgada. El ha ido a refugiarse enojado en su rincón, sus padres lo
han enviado a la cama.

La banalización excesiva de este relato, mediante el recurso a una referencia


infantil, toma el lugar del reconocimiento de la situación depresiva.

Lámina 1

Es un muchacho que ha recibido como regalo un violín. Se ha puesto a tocarlo


y ha llegado a ser un gran músico. Se ha convertido en un gran jefe de
orquesta célebre. Se ha casado y ha tenido muchos hijos y él les ha enseñado
la música y es feliz.

Todo se pasa como en un cuento de hadas, el conflicto está completamente


dividido por un rechazo de las exigencias de la realidad. El sujeto proyecta de
entrada el éxito megalomaniaco sin tener en cuenta la dificultad que tiene
para un niño el llegar a ser músico célebre y termina su relato con una
referencia estereotipada.

C/P – 5 1.Necesidad de plantear preguntas. 2. Tendencia al


rechazo. Rechazo franco.

1. Toda obligación de intervención del examinador para solicitar la continuación


de la historia o el témino de la historia e incluso a veces las dos.
2.Rechazo de la lámina y negación de contar una historia.

Lámina 3 BM

Es una persona que está fatigada. Yo no sé lo que es preciso decir... (?) No sé


nada, ella está apenadísima... +++ Ha recibido una mala noticia...+++ (?) Yo
no sé nada. Sobre su familia, su situación, yo no sé nada... +++ Puede
recuperarse si tiene valor, o no.

Las preguntas hechas por el clínico constituyen una ayuda que va a permitir al
sujeto construir muy laboriosamente una historia en la cual el conflicto y sus
motivos quedan imprecisos.

C/P-6 Evocación de elementos ansiógenos seguidos o


precedidos de pausas en el discurso

Item que señala de manera más específica un proceso fóbico, que se encuentra
preferentemente en las láminas que envían a lo vivido más arcaico y en las
cuales los elementos evocados están muy cargados de angustia.

Lámina 11
83

Yo no veo lo que esto puede ser...+ Un camino lleno de piedras que conduce a
una fortaleza, una tormenta... relámpagos, una especie de monstruo. Es todo.

La descripción de elementos sobre los cuales está proyectada la angustia


fóbica, entrecortada de pausas en el discurso, no permite servir de trampolín al
despliegue de un escenario imaginario. Los objetos percibidos quedan aislados
los unos de los otros, es la inhibición y la estupefacción del pensamiento que
dominan.

C/N

C/N-1 Acento puesto sobre lo experimentado subjetivamente


(no relacional)

Consiste en la descripción fina y matizada de los afectos, de los rasgos de


carácter, de lo vivido de uno de los protagonistas de la historia. El sujeto pone
en escena un personaje que él inviste como representación de él mismo
(positiva o negativa).

Lámina 6 BM

He ahí un hombre que ha tenido demasiadas dificultades en la vida. Siempre


solo y debiendo afrontar todo , ya no puede más, le gustaría que se le ayude,
que se le comprenda, pero permanece solo con su pena.

El centro del relato se efectúa sobre el personaje masculino cuya vida, descrita
de manera fina, ocupa todo el contenido del mismo. La presencia del personaje
femenino está apenas sugerido por la petición de apoyo, “le gustaría que se le
ayude”, cerca de un personaje anónimo.

C/N-2 Referencias personales o autobiográficas

En las referencias personales de tipo “C/N” la decentración que implica la


consigna no es mantenida y el sujeto cuenta la historia, o una parte de la
historia, en su nombre propio.

Lámina 3 BM (referencias personales)

Para mí , esto representa el cubismo... sí.... un cuadre... es alguien que se ha


desmayado, vistp de espaldas, la cabeza puesta sobre un pequeño banco, que
llora... yo creo que él se ocupa demasiado de sí mismo, es como yo .Es todo.
Es un cuadro , entonces todo queda fijo.

Lámina 16 (Referencias autobiográficas)

10” Sí, yo podría contar... mi examen, mi certificado profesional. Yo estaba


miedosísimo, había dejado la hoja de la prueba toda en blanco. Sufrí una
perdida de memoria en que todo se me olvidó. No sabía nada. Es todo.
84

Por la referencia personal, el sujeto presenta en el primer relato un personaje


que él asimila explícitamente a sí mismo, mientras que en el segundo relato el
sujeto no puede proyectarse en un personaje y es un episodio de su propia
historia que él cuenta.

C/N-3 Afecto-título

Lejos de rechazar el afecto, el sujeto lo pone como título, lo erige y lo da a ver


como lo que “ identifica” a sí mismo o a los protagonistas de la historia

Lámina 6 BM

Angustia de la espera. Pero la madre está visiblemente un poco ingenua. Ella


espera... ¿Qué le habrá podido suceder? El muchacho a la derecha tiene algo
sobre la cabeza de manera más precisa... Se diría que acaba de entrar ,
sombrero en mano. Eso viene bien al caso. Hay en esto un asunto sentimental.
Tal vez el padre del joven que está a la derecha y el marido de la mujer ha ido
a ver la prometida o la amiga del joven. En fin, esto se arreglará.

El afecto puesto como título principal de la historia, “Angustia de la espera”,


caracteriza la madre y el muchacho.

C/N –4 Postura significante de afectos

Es la posición del cuerpo que traduce el afecto. El afecto está evocado a través
de una actitud corporal que lo hace visible.

Lámina 3 BM

¡Que desfallecimiento! Esto me recuerda estados pasados en los cuales uno se


siente de tal manera desfalleciente que se pregunta si podrá un día
levantarse... está uno tan débil como si no se quisiera emprender
absolutamente nada, uno se esconde de todo y de todos.

La postura corporal expresa el afecto a lo largo de todo el relato y representa


la pérdida y la depresión.

C/N-5 Acento puesto sobre las cualidades sensoriales

La importancia es dada a los elementos de la lámina que envían al contacto , al


tacto, a lo que se siente (frío, calor, pesadumbre., etc.)
A diferencia del registro “A”, lo que se experimenta aquí es aparente, casi
sensual.

Lámina 13B

¡Ah!, un pequeño... hace mucha, mucha calor ,hay un sol intenso que hace
que se tenga la impresión que se está mejor poniéndose al abrigo de la puerta.
85

El muchachito mira algo de manera fija y atenta, pero al mismo tiempo


permanece tranquilo inmóvil.
Esta sensibilidad al calor sirve de contra-involucramiento en las angustias de
abandono solicitadas por la lámina.

C/N-6 Insistencia sobre la búsqueda de los límites y de los


contornos

La insistencia está puesta sobre todo lo que es “límites” : curvas, piel, vela,
superficie, envoltura corporal, etc. Es la frontera dentro-fuera que es investida.

Lámina 19

Yo veo una barca bajo la nieve con dos pequeñas ventanas que dan hacia el
interior muy caliente Es en el norte. Es este maravilloso estado de
permanecer al abrigo cuando fuera está gélido. Estar un poco a lo estrecho en
el canal. Una vida intensa al abrigo... Yo me imagino personas con sus abrigos
de lana llenos de color y con pieles de animales y eso huele un poco a lámpara
de petróleo. Es maravillosamente confortable en un mundo tranquilo, lleno de
frío y de nieve. Sin problemas. Con bosques, hay bosques. Y así , etc....

Los abrigos de lana y las pieles llenas de color forman parte aquí como tantas
formas de protección reforzando las paredes que delimitan el interior y el
exterior..
.
C/N-7 Relaciones miradas como en espejo.

Los dos personajes están en relación simétrica, como en un espejo

Lámina 9 GF

Yo no puedo hacer una historia sobre esto. Es duro. Son las mismas dos
cabezas, las dos mismas mujeres +++Es la misma, yo no sé, ella se mira en el
agua, o ella sueña, o ella sueña de ser así (?) que ella tendrá un hermoso
vestido.

Evocación de una relación en espejo. Los dos personajes no están confundidos


sino idénticos.

C/N-8 Puesta en un cuadro

El desarrollo de la historia se fija en un cuadro, un cliché del instante


existencial. El tiempo, inmovilizado, escapa a toda historicidad.
A diferenciar de A1-2 “Recurso a referencias literarias, culturales, al sueño”

Lámina 13B

Este se asemeja a una foto tomada por alguien. Yo tengo tendencia a ver sus
imágenes como fotos, como un tiempo muy corto, que está inmovilizado (?)...
Allá, vería yo claramente a un pequeño niño en una familia de pioneros en
86

América en tiempo de la conquista del Oeste. Su mamá está dando a luz una
pequeña hermanita. Se le ha pedido salir y esperar , pero él no se aleja pues
está un poco inquieto. Espera el nacimiento, es todo.

La suspensión de vida de la imagen , suspende también el trabajo activo de la


puesta en marcha de la historia. Es sólo mediante el cuestionamiento del
clínico que permitirá el pasar al relato.

C/N-9 Crítica de sí mismo

Toda indicación (positiva o negativa) dirigida al sujeto y/o sus producciones,


susceptible de introducir una ruptura en la continuidad del relato : en esto este
item se asemeja a los procederes de la serie C/C.

Lámina 16

40” No sé nada, nunca he sido hábil para contar historias. Yo estoy en la playa
+++ Voy a pasearme en barco... Hay viento pero el mar está tranquilo. .. le
barco llega, me embarco y el paseo es agradable. Es todo.

La crítica del sujeto hacia su propia persona está hecho sobre el


reconocimiento de su inhibición en pensar y en contar una historia que de
hecho no es tal.

C/N –10 1.- Detalles narcisístas. 2.- Idealización de sí

1. Insistencia sobre los detalles calificando él o los personajes, que tiene por
función asegurar la recuperación identificatoria en su relación con el otro.
2. Toda representación (positiva o negativa) de un “Yo “ percibido como
idealmente bueno, poderoso, bello, o lo contrario, etc.

Lámina 7 GF (Detalles narcisistas)

Es una mamá y su hija ¡eso! La mamá debe hacer la lectura a su hija que debe
ser muy pequeña pues ella es una bebé. La mamá está sentada en un canapé
estilo regencia. La hijita está sentada sobre uno de los brazos del sofá. Esto se
puede pasar en un salón, yo pienso que se ve aquí el piso de madera tipo
parquet. Una mesita con un mantel. La mamá esta también peinada no con
peinado de actualidad, por el contrario ella tiene un hermoso vestido con un
gran adorno y un cuello blanco. La pequeña debe tener zapatos y tobilleras.
Sólo se ve una pierna pero ella tiene la pierna replegada detrás de la otra. Yo
pienso que la mamá debe leerle algo porque la pequeña no parece mover los
labios, una historia propia de su edad, es todo lo que esto me inspira.
Esta insistencia sobre las vestimentas y el cuerpo de los protagonistas no
tiene aquí la intención de seducir, pero constituye más bien una recuperación
“molesta” de todos los detalles permitiendo la delimitación de la identidad de
cada uno de ellos
.
Lámina 1 (idealización)
87

El muchacho mira el violín y... imagina todos las melodías que va a escuchar.
Es un artista excepcional y será un gran virtuoso, el más grande del mundo.
Entonces él mira el violín, escucha la música pero eso lo torna triste porque se
dice que no podrá jamás obtener los sonidos que él desearía. Entonces ,
desanimado, rompe el violín.

Aparece en un primer tiempo un movimiento de idealización positiva a través


de la proyección de un deseo de éxito megalomaniaco... “Gran virtuoso... el
más grande del mundo” Luego, vuelto a la realidad de su inmadurez funcional
y confrontado a la angustia de castración, el sujeto se da cuenta que sus
capacidades lo sitúan muy lejos de ese Yo-Ideal megalomaniaco al cual
aspiraba. Desde entonces el objeto que no es ya más la fuente de
gratificaciones narcisistas, no sólo pierde para él todo su valor , sino que es
destruido.

C/M

C/M-1 Sobre-inversión de la función de apoyo del objeto

El objeto se define esencialmente a través de su función de apoyo y de


soporte.

Lámina 3 BM

Es un niño que está triste porque se le ha atrapado y que espera que alguien
venga a buscarlo para consolarlo. Es todo (?) ... que alguien va a venir y le va
a hablar para que él comprenda no únicamente lo que se le pide sino también
el por qué.

La petición de apoyo que aparece en la primera parte del relato se encuentra


reforzada por la pregunta del clínico.

C/M-2 Idealización del objeto (valencia positiva o negativa)

Toda representación de un “objeto” percibido como idealmente bueno,


poderoso, bello, etc. o lo contrario.

Lámina 8 BM

30” Mi padre era un gran cirujano. El hubiese querido que yo sea a su imagen.
Es preciso reconocer que si él manejaba maravillosamente el bisturí, yo
prefería usar el arco de violín. Yo era un ensoñador. Escribía poemas y les ponía
música, pero no quería desagradar a mi padre y estaba muy atormentado por
ello. Felizmente que mi madre me apoyaba. Ella dijo todo a mi padre , que yo
prefería la música y escribir a la cirujía . Mi padre tomó muy a bien mi elección
88

y al contrario de disgustarse me aconsejó, me felicitó de haber escogido este


camino que me convenía (?). Yo pienso que es el niño que hable y el cirujano es
su padre. El me dice una frase muy cierta : si él curaba con el bisturí , la
música podía curar igualmente de muchos males.

La idealización que aparece desde el principio del relato no es del orden de


una idealización amorosa como lo atestigua la expresión “Hubiese querido que
yo sea a su imagen”. Ella va a permitir al sujeto construir una representación
del yo mismo idealizado, en espejo con la figura paterna idealizada , evitando
con ello la angustia de castración y cerrando la herida narcisista que le está
asociada.

C/M – 3 Pirueta, papalotear.

Por la burla, la chusquedad o el humor integrado al relato, el sujeto trata de


escapar al afecto depresivo.

Lámina 16

¿Es una hoja en blanco? Esto me hace pensar en una tarjeta postal de deportes
de invierno. Para mí , es una tarjeta postal y que en al reverso han escrito mira
como se divierte uno, , yo te abrazo muy fuertemente, un amigo, una familia
más bien.

Mediante la pirueta señalando el recurso a la defensa maniaca (“uno se


divierte”), el sujeto trata de negar el afecto depresivo que ha sido reactivado
por lo blanco de la lámina.

C/C

C/C- 1 Agitación motriz. Mímica y/o expresiones corporales

Todo actuar corporal que tiene como fin romper el discurso o , al contrario,
acompañarlo como es el caso por la risa, la sonrisa, las mímicas o las
diferentes posturas.

Lámina 11

Esto me hace pensar en un truco de Gustavo Dorá. Esto, yo no veo que pueda
ser... (Da vueltas a la lámina en diferentes direcciones)Un truco de ciencia –
ficción. .. ¿Está usted seguro que no tiene un cigarro? (El sujeto se levanta para
ir a pedir uno afuera) ¿No le aburre esto?

Las manifestaciones comportamentales invasoras vienen a interrumpir la


elaboración psíquica del conflicto y eventualmente , como aquí, a remplazarla.

C/C-2 Peticiones hechas al clínico


89

Toda pregunta dirigida al psicólogo sobre:


-lo que el sujeto debe hacer,
-un detalle de la imagen,
. -la interpretación que convendría dar,
etc.
y que atestigua la dependencia del sujeto ante un situación ansiógena.

Lámina 10

No puedo decir si es una mujer o un hombre, ¿podría usted ayudarme? Tal vez
son dos hombres homosexuales (ríe) o un hombre y una mujer que quieren
hacer el amor y se cuentan historias de amor.

La pregunta dirigida al clínico , que se refiere sobre la identificación sexual de


los personajes, tiene por objeto tomar al psicólogo como “soporte” antes de
poder evocar las representaciones de relaciones que están investidas
veladamente por un fantasma sexual crudo.

C/C –3 Críticas al material y/o a la situación.

Toda crítica (positiva o negativa) sobre el material o la situación y que


interrumpe el curso del relato.

Lámina 10

¡Oh! Yo no sé nada. Usted me hace sufrir con estas cosas. ¿puedo fumar? +++
Esto puede ser o la madre o el hijo o dos enamorados, ¡qué puedo saber yo
sobre ello!. ¡Oh! Esto me pone nervioso. ¡ Dos personajes que se aman , claro!
Ellos se aman... ¡Oh! Yo no llego a acertar, me excuso verdaderamente.

La problemática incestuosa muy presionante y la angustia que ha sido


reactivada no pueden ser tomadas a cargo por los procesos del pensamientos
necesarios para la construcción de un relato. La expresión de agresividad ante
la situación y a la persona del clínico, constituye la única posibilidad de aliviar
el exceso de tensión.

C/C-4 Ironía, burla

Toda utilización del humor más o menos irónico que tiende a ridiculizar, a
disminuir la importancia de la situación test , o incluso al clínico, y a dirigir
hacia el exterior la responsabilidad de la modalidad de la respuesta y del
malestar que experimenta el sujeto.
A diferenciar del C/M-3, en donde el humor, la burla y la ironía permanecen
contenidos en el relato como lo exige la consigna.

Lámina 7 BM
90

(Risas) ¿Qué es lo que usted desea que yo diga acerca de esto? ¿Toma usted
nota de mi silencio? ¡Humm!... ¿Cuántos años de estudio ha hecho usted para
estar aquí?

El conflicto de autoridad sugerido por la lámina es inmediatamente proyectado


en la relación con el clínico. La fuerte tensión que el clínico pone en marcha en
el sujeto encuentra vías de descarga a través de las risas, las críticas y las
actitudes irónicas que reemplazan la elaboración del relato.

C/C –5 Guiños al clínico

Tomar al psicólogo como testigo y cómplice.

Lámina 13 MF

Llegamos a los temas complicados. ¡Oculten esos senos que yo no podría ver!
No sé lo que él hace,¡pero sé bien lo que yo haría! Yo no cerraría los ojos
porque el cuerpo de una mujer es una de las cosas más bellas a mirar que
existe sobre la tierra, ¿no cree usted? Esto es todo. No soy yo el tipo que está
ahí, yo me voltearía hacia ella, con los ojos bien abiertos y la tomaría entre mis
brazos. Pasemos a otra cosa antes que yo me vuelva obsceno.

En este relato , como continuación de comentarios personales, la pregunta al


clínico se inscribe en una relación de provocación y de seducción que tiene
como finalidad el negar la asimetría en la relación de test, testigo de alteridad.

C/F

C/F-1 Apego al contenido manifiesto

El apego al contenido manifiesto se presenta en el contexto de un discurso


marcado por la restricción, el evitamiento , la huida y la ausencia de
conflictualización. Consiste en una enumeración de los elementos objetivos de
la lámina. (D o eventualmente Dd)

A diferenciar del item “A2-1”.

Lámina 5

Veo una recámara , una pieza... ¿Se la describo o qué es lo que hago?... Bueno,
veo una mesa cuyas patas están replegadas, una alacena... Encima de la
alacena, una biblioteca llena a la mitad... (?) Nada de nada.

Solamente los objetos concretos son inventoriados. El omitir el personaje


femenino acentúa todavía más el rechazo de toda emergencia conflictual.

C/F-2 Acento puesto sobre lo cotidiano, lo fáctico, lo actual, lo


concreto
91

Los relatos construidos en un registro “C/F” se construyen sobre hechos y


eventos de la vida cotidiana que no despiertan en los sujetos ningún recuerdo,
ni asociación o reacción afectiva. Están desprovistos de resonancia
fantasmática.

Lámina 5

5” Es de noche, la casa parece vacía pero María cree haber visto una luz o
escuchado un ruido. Ella se precipita en la pieza en donde ha visto la luz pero
no ve a nadie. La luz está encendida, ella va a apagarla y marcharse y
descender al salón.

El inicio de la dramatización es bruscamente interrumpido por el recurso a lo


fáctico que corta de manera total el desarrollo del conflicto.

Lámina 10

Son dos novios, después del viaje de uno de ellos se encuentran en el andén de
la estación y se abrazan y ellos... la mujer le cuenta su viaje, lo que ha hecho y
también sus pensamientos. El hombre +++ el hombre toma su auto y la
acompaña a su casa, a la de ella. Ahí comen juntos y ya tarde en la noche se
despiden... para verse de nuevo al día siguiente.

Opuestamente de lo que se observa en las modalidades de funcionamiento


neurótico , la lucha extremamente importante contra la erotización eventual
de las relaciones se traduce aquí por una falta de dramatización. La relación
está como atrapada en esquemas estereotipados de la vida cotidiana, ella está
prisionera en la red de una realidad externa que viene a sofocar toda
expresión de afectos y ocultar todo deseo libidinal.

C/F-3 Acento puesto sobre el hacer

“El hacer” proveniente del registro “C/F” re-envía a los actos de la vida
cotidiana y está en liga estrecha con el item precedente “C/F-2” pues se
relaciona con todo lo que del orden cotidiano, de lo fáctico, de lo actual, de lo
concreto y todo ello en un contexto muy banalizado.
A diferenciar del item “B2” de la serie lábil en donde el actuar se inscribe en un
registro relacional, conflictual y dramatizado

Lámina 16

Es un domingo después de mediodía, voy al Zoológico, compro un boleto de


ingreso, voy primero a ver todos los animales, entro en donde se encuentran
los insectos, miro todos los animales que puede haber... tengo hambre, voy a
92

comprarme algo para comer... Hago un paseo a caballo y entro a casa. He ido
el domingo.

El recurso a actuar que se inscribe aquí en un contexto de hechos se


acompaña de una centración narcisista importante.

C/F 4 Llamado a las normas exteriores

Toda referencia a lo que sería del orden de un superyó exterior, a un “se” o a


un “ideal del yo”. La prohibición no emana de un superyó interiorizado, y el
deseo del sujeto no está tomado en cuenta.

Lámina 4

Evidentemente , cada individuo puede dar una forma a esta imagen. Se puede
intitular esto “La vida”. Dos seres pueden entregarse el uno al otro sin por ello
tener el mismo objetivo en la vida. La vida es una dura prueba que se debe
compartir y que requiere a menudo una gran fuerza de voluntad. Estos dos
seres que parecen amarse, no tienen necesariamente la misma manera de ver
y es precisamente por ello que muy frecuentemente las parejas están
desunidas. Cuando se inicia una tarea , que muy a menudo es difícil, debe
tomar cada uno sus responsabilidades. Pues la vida , sólo es pasajera y más
vale entenderse para hacer reinar la paz.

La tentativa de elaboración del conflicto en la pareja, “...¡ parecen amarse! no


tienen forzosamente la misma manera de ver”, está bloqueada por la
referencia a las actitudes convencionales que vienen a poner término a toda
tentativa personal de encontrar en ellas una salida

C/F-5 Afectos de circunstancia

Afectos dictados , en cierta manera, por la circunstancia de cortesía y que es


costumbre experimentar en tales circunstancias.

Lámina 13 MF

Es un hombre que entra a casa por la noche, que encuentra a su esposa, y de


acuerdo con la expresión que él hace debe estar muerta o entonces es él quien
la ha matado... es todo... (?) Si no es él quien la ha matado como la amaba
mucho puede ... puede estar desesperado, o entonces sí es él quien la ha
matado y puede ir a prisión (F4). Es todo..

Este relato que ilustra a la vez el item “afectos de circunstancia” y “llama a las
normas externas” da cuenta de la utilización de referencias afectivas
comúnmente aceptadas para mitigar las insuficiencias de lo experimentado
interiormente.

PROCEDERES DE LA SERIE “E”


93

(Emergencia en procesos primarios).

E-1 Eliminación del objeto manifiesto

Todo personaje o elemento manifiesto e importante de la lámina que no está


integrado en el relato.

No hay deformación de la realidad sino una “manipulación de lo percibido” con


fines defensivos , que puede ligarse estrechamente en ciertos casos a un
movimiento de negación y, en otros casos, ocultar la represión.

(Ver la lista de los elementos manifiestos y que son relevantes p. ).

Lámina 1

Es un muchachito que da la impresión de aburrirse, esto es todo... ¿Es preciso


que yo cuente algo todavía?... Se diría que se le ha puesto ahí en penitencia...
No parece estar contento, se diría que tiene ganas de ir a jugar fútbol... (?) No
da la idea de ser muy activo. No creo sea capaz de evadirse por la ventana
para ir a jugar fútbol con los amigos, finalmente, pienso que debe ciertamente
estar enojado con las personas que lo han puesto ahí (Eliminación de toda
mención del violín) .

La eliminación de toda mención del violín permite la represión de la


problemática ligada a comprometerse y al deseo objetal, conflicto que sin
embargo está desplazado y reaparece en una actividad sustitutiva, “jugar al
fútbol

1. Escotomización del objeto manifiesto.


2. Percepción de detalles raros y/o anormales
3. Justificaciones arbitrarias a partir de estos detalles.
4. Falsas percepciones-
5. Percepción sensorial
6. Percepción de objetos despedazados (y/o objetos deteriorados o de
personajes enfermos, deformados).
7. Inadecuación del tema al estímulo. Fabulación fuera de la imagen;
Abstracción, simbolismo hermético.
8. Expresiones “crudas” ligadas a una temática sexual o agresiva.
9. Expresión de afectos y/o de representaciones masivas ligadas a toda
problemática (como la incapacidad , el desamparo, el éxito megalomaniaco,
el miedo, la muerte, la destrucción, la persecución, etc.).
10.Perseveración.
11.Confusión de identidades ( choque de roles)
12.Inestabilidad de los objetos.
13.Desorganización de las secuencias temporales y/o espaciales.
94

14.Percepción del objeto malo, tema de persecución.


15.Separación por partes del objeto.
16.Búsqueda arbitraria de la intencionalidad de la imagen y/o de las
fisionomías o actitudes.
17.Fallas verbales (trastornos de la sintaxis)
18.Asociaciones por contigüidad, por consonancia, de un lado al otro sin
sentido.
19.Asociaciones cortas.
20.Vago, indeterminado, poca claridad del discurso.

Procederes de la serie E (emergencia en procesos primarios )

Lámina 2

Entonces ahí, he... es una joven mujer que está tratando de, que lee, que tiene
libros en su mano y que ha pasado el día en los campos ocupada en leer, ella
se descansa y ¡heee! En fin está triste, no es muy agradable, las fotos son
tristes (?) porque los ojos están un poco apagados, en fin esto representa un
poco el tedio de vivir. (¿Joven mujer?) Ella piensa un poquito en su día de
hoy, un poquito en sus libros que tiene en su mano (Omisión de la pareja en
segundo plano)

En este relato , obtenido de un protocolo de un esquizofrénico, la omisión de la


pareja parental permite “negar” todo lazo al objeto, mientras que en al mismo
tiempo la centración exclusiva sobre la joven mujer favorece la expresión de la
angustia existencial “... un poco el tedio de vivir porque... los ojos están un
poco apagados...”

E-2 Percepción de detalles raros y/o anormales

Detalles manifiestos de la lámina pero estadísticamente es raro que sean


utilizados por la población en general.
O detalles menores y apenas perceptibles, prácticamente nunca tomados en
cuenta, pero vienen a ser para el sujeto portadores de significaciones
particulares, arbitrarias o herméticas.

Si se puede establecer una lista de “D” y de “Dd” es más difícil dar una lista de
Dd raros y anormales que escapan por definición a toda codificación.

Lámina 3 BM

La fatiga esa...+++ Yo no sé lo que está por tierra, no veo si es una pistola o


una flor. Lo que ha pasado antes... es...++ ya sea una fatiga moral o física...++
+ lo que sucede, abatimiento pues y posteriormente, ella no va a permanecer
así siempre, ¡se lo deseo así a ella! En fin ella tendrá calambres, exactamente
como yo (ríe), ella terminará bien para hacer otra cosa.
95

Este detalle raramente evocado contrasta con el “D” pistola evocado


precedentemente y marca la tentativa de anulación de la representación
ligada a la muerte y a la destrucción.

Lámina 7 BM

Dos jóvenes cuyos cabellos están grasosos , una gran nariz , los ojos negros
con cejas y pestañas abundantes y la barbilla puntiaguda se amaron mucho.
Eran dos amigos . El mayor de los dos tenía un tren eléctrico y una guitarra. El
otro amigo tenía una motocicleta para ir a casa de sus amigos.

Estos detalles anormales se inscriben en un contexto en donde aparecen otros


items numerosos de la serie “E”, significando con ello la infiltración del
discurso por el proceso primario.

E/3 Justificaciones arbitrarias a partir de estos Dd

Toda utilización de un Dd raro, bizarro, incluso de una falsa percepción para


racionalizar una interpretación o para rehusarla.

Lámina 6 BM

Eso, es sin lugar a dudas el hijo culpable. Tiene además, las manos juntas
como si las tuviese esposadas. En cuanto a la madre que se encuentra a la
izquierda, ha perdido toda esperanza. Su rostro está tenso ante el fracaso de
todo lo que había previsto . El debió hacer algo muy grave , según ella. Yo creo
que ha asesinado a alguien. Pero no ha venido a contarlo a su madre. Ella lo ha
sabido. No podrá hacer nada para liberarlo .

El sujeto al borrar de su realidad perceptiva el sombrero que el hombre tiene


(detalle manifiesto de la lámina) fuerza “arbitrariamente” la realidad en él
dando una orientación conforme a su fantasma lo que va a permitirle el
justificar la interpretación de “hijo culpable”.

E-4 Falsas percepciones

Toda alteración de los elementos mayores y manifiestos de la lámina que


testimonian de la deformación de lo real..
(Referirse a la listaa de los elementos manifiestos y mayores de las láminas ,
p.?)

Lámina 12 BG

¿Hay perritos en la barca? Es la historia de una perra que acaba de parir varios
perritos y todos están jugando en la barca.

Después de plantear una pregunta al psicólogo, y, sin esperar respuesta, el


sujeto construye un relato fuera de la lámina, a partir de una percepción
defectuosa , con un objetivo antidepresivo.
(Ver igualmente la lámina 1 del protocolo de Diana, en la 3º. Parte)
96

E-5 Percepciones sensoriales

Operación mediante la cual el sujeto es arrojado de manera masiva a una


realidad a la cual adhiere fuertemente sin que por ello una tal interpretación
sea particularmente sugerida por el material. Esta realidad, sentida y vivida
como peligrosa, incluso perseguidora, se manifiesta poor un ataque a nivel de
los sentidos provocando un verdadero malestar en un movimiento o “objeto “ y
“sujeto”, “realidad interna” y “realidad externa” se encuentran confundidos.
A diferenciar del item “C/N5 – Acento puesto sobre las cualidades sensoriales”
de la cual la dimensión arbitraria casi alucinanatoria está ausente.

Lámina 3 BM

Este señor está encerrado en un cuarto de hospital. No volverá nunca jamás a


ver eso... Ha matado a tres personas ya de edad. Es la Cruz Azul , más severa
que la Cruz Roja. El está encerrado, no trabajará nunca más y vivirá una vejez
mayor que los otros. Será condenado a vivir más de 85 años, y será asesinado
a golpes en la cabeza, es así como se mata en los hospitales psiquiátricos.
(¿Qué hace?) El llora, sufre, se le escucha llorar.

El final de este relato construido completamente sobre un modo delirante, la


pregunta del clínico provoca un fenómeno que se une a una alucinación
auditiva en el aquí y ahora de la aplicación .

E- 6 Percepción de objetos hechos pedazos (y/o de objetos


deteriorados o de personajes enfermos , deformados)

Toda anomalía o enfermedad percibida en el o los personajes, así como toda


evocación de objetos deteriorados, rotos, echados a perder o mal fabricados.

Lámina 1

He ahí un muchacho que quería tener un violín. .. Yo no distingo bien, sea que
está roto por la mitad o que no sabe como hacer. La expresión de su rostro...
Veo una inflamación en el ojo derecho. Fisiológicamente está mal presentado.
Imagen inexpresiva.

En este relato, la coexistencia de un daño a la imagen del objeto (roto) y la del


sujeto (ojo hinchado) pone el acento sobre el lazo estrecho que existe entre
representación de si propio y representación del objeto.

Lámina 1

Es un muchacho que observa un violín +++ Tiene, algo de asimétrico en su


rostro, no sé bien que . Un ojo abierto , otro cerrado. El muchacho parece
inteligente, pero tal vez un poco enfermo. Tiene una cabeza grande... Además
un cicatriz en el mentón, da la impresión de sufrir. Tiene una expresión de
demencia, de locura, pues, que se desprende de él
97

Además de detalles bizarros, la percepción de un personaje enfermo y


deformado, se debe notar también, en esta historia, una proyección masiva del
orden de la identificación proyectiva..

E-7 Inadecuación del tema a los estímulos

1.- Un relato largo que sólo tiene una relación lejana con el contenido
manifiesto de la lámina.

Fabulación que no tiene nada que ver con la imagen

Lámina 1

Pienso que su padre es un herrero, él está preparándose para domir, es todo,


eso va a explotar, él pone los dedos en sus oídos para no oír , eso va a estallar,
él va a morir . Tal vez él quiere matarse porque no ama a su familia, hace
tonterías , robar un auto. El va a morir, no va existir más. (¿y su familia?) Ella
llorará.

En este relato , el único contacto con el material se traduce por la percepción


del muchacho evocado bajo cubierta de un “El” anónimo. Toda la historia está
construida en torno a una fabulación delirante que comporta fantasmas de
destrucción particularmente impresionantes.

Abstracción, simbolismo esotérico

Toda consideración metafísica sobre Dios, el alma, el bien o el mal.

Lámina 16 (Abstracción)

(Sonríe) ¡No hay nada! Una superficie plana, blanca. Todo es un misterio, una
interrogante que busca expresar esta hoja de papel. Es esto natural o el objeto
de una imagen inventada, pero una luz va a surgir y todo se tornará hermoso.
Un universo de personas felices, casas blancas, selvas blancas y muebles
blancos. A pesar de su felicidad subsistirá una especie de puertas cerradas
entre tres personas como Sartre lo ha expresado tan bien, la perpetua
interrogación del hombre sobre su existencia y su origen. ¿Quién es? ¿A dónde
va? ¿Por qué vive? Una interrogante sobre la vida, la realidad y el sueño, una
idea que flota y no encuentra jamás soluciones, sólo los ruidos de una
imaginación demasiado buscada. Todo es sólo una invención, falsedad e
imaginación, pero aquél que logre percibir un aspecto de esta hoja habrá
encontrado el camino que le conducirá directamente a estas cuestiones, estas
preguntas, estas respuestas y a su destino ya trazado, que le toma todo su
tiempo. Fin.

Está al abrigo de una referencia cultural , (“Puertas cerradas”, pieza de teatro


de Jean Paul Sartre), y de de manera muy abstracta pero no esotérica, que el
98

sujeto puede expresar y comunicarnos sus angustias metafísicas concernientes


al origen del ser.

Lámina 4 (Simbolismo esotérico)

Es una pareja que me recuerda las parejas de los faraones egipcios en donde el
hombre y la mujer forman una sola unidad. Ella está en el aquí y él en el más
allá. La mujer sostiene al hombre , elle lo recibe en su corazón y al mismo
tiempo que ella lo recibe en su corazón lo calienta y lo da a luz, lo empuja
hacia el futuro puesto que ella es la raíz del porvenir. Ellos están
completamente unidos ellos dos. Pero no forman una pareja cerrada, porque
estando al mismo tiempo completamente unidos , realizan una acción hacia el
futuro. Ella está en actitud de recibir... en el rostro de la mujer se lee el don de
sí , la atención constante ; en su mano el apoyo constante, en su corazón la
recepción y la presión constante. En el hombre, hay fidelidad y afecto, está
completamente unido a ella y la visión... es una visión del Divino. Por la mujer,
el hombre encarna a Dios.

Contrariamente al relato precedente, la referencia cultural no permite elaborar


una historia estructurada sobre la base de consideraciones abstractas. El
acercamiento corporal de los personajes da lugar a una pluralidad de
fantasmas sexuales y fusionales insostenibles sin el recurso a un misticismo
delirante.

E-8 Expresiones “crudas” ligada a una temática sexual o


agresiva

Toda evocación brutal de asesinato, violación, incesto proporcionada con poco


o nada de afecto.

Lámina 8 BM

Entonces, está otra vez un joven varón. Detrás de él hay dos hombres que
están traspasando a un cuarto hombre, matándolo, ya lo habían herido con el
fusil, lo han atrapado, acostado sobre la mesa para acabarlo de matar. O
entonces, lo contrario, no, no. + El joven varón , ¿qué hace ahí dentro? El
podría pensar, no, él podría ser testigo de lo que ha pasado
Mientras su padre dormía, el ... el hijo se preguntaba si, si debía esperar... que
los asaltadores apuñalen a su padre o si él mismo iba a matarlo con una
carabina.

En estos dos relatos , el fantasma agresivo es particularmente crudo está


evocado en un contexto relacional sádico. Pero mientras que en el primero
relato la expresión de la agresividad se inscribe en un movimiento marcado
por la emergencia del fantasma y la tentativa de anulación,, el segundo relato
propone una puesta en escena abrupta y sin rodeos del fantasma parricida.

E-9 Expresión de afectos y/o de representaciones masivas


ligadas a toda problemática (entre las cuales la incapacidad, la
99

miseria, el éxito megalomaniaco, el miedo, la muerte, la destrucción,


la persecución, etc.)

Expresión de afectos y / o de representaciones masivas que atestiguan un


pérdida de distancia, obedeciendo a las leyes de la proyección, de la
identificación proyectiva misma.

Lámina 9 GF

Hay una mujer que corre en la playa para ir ... para ir a ahogarse. Y hay otra
mujer que está escondida detrás de un árbol y que la mira. Y yo pienso que
esta mujer está celosa y que va a dejarle que se ahogue, que n o va a
impedírselo.++ Se ve que hay una terrible tempestad, con la olas y todo eso,
que hace mucho viento.

En este relato, las representaciones masivas se inscriben en un contexto


relacional pasional que pone en escena y dramatiza el conflicto de rivalidad
entre las dos mujeres.

Lámina 4

Un miedo, un miedo y... él trata ... un miedo que retiene su atención , un


miedo (Bis +++) y una mujer que trata de retenerlo. ¡Ah! sí... pero es
demasiado para la foto.

El afecto aparece de manera repetitiva y masiva, invadiendo todo el discurso


del sujeto, y se substituye a las representaciones dejando un “agujero” en su
lugar.

Lámina 5

Humm. El pollo está rostizado, está cocido. ¿Qué es lo que va a suceder? Se


agita la familia. La familia comienza a arrojarle todo lo que encuentra en el
salón. Todo el mobiliario va a ser un arma para matarla. Entonces se arrojan los
libros, las lámparas, la biblioteca.

Después de una referencia banal de lo cotidiano, surgen brutalmente


representaciones masivas conduciendo a un desorden fantasmático , asesino y
matricida.

E – 10 Insistencia perseverante

Toda vuelta sobre el mismo tema o de un elemento relevante del tema que se
impone a pesar de las variaciones del estímulo.
Teniendo en cuenta la diversidad de solicitaciones ofrecidas por las láminas, la
repetición de un tema – incluso cuando él continúa adaptado al material
propuesto – sugiere la existencia de un fantasma importante. La problemática
de la cual se inspira la puesta en escena puede ser:
100

- del orden de la culpabilidad, de la castración y enviar a un registro


neurótico (Cf. 1er . ejemplo).
- del orden de la pérdida y envía al registro narcisista,
- o del orden de la destrucción y envía al registro de la psicosis. En este caso
la realidad perceptiva no es más tomada en cuenta (2º. Ejemplo).

Lámina 4

¡Son imágenes más bien tristes! Se diría una mujer que da la impresión de
reconfortar a su marido, que parece desesperado. La mujer parece tomar las
cosas menos trágicas que el marido Digamos que se trate de una declaración
de guerra , una requisición, entonces el marido debe partir a la guerra, por ello
su mujer lo consuela. El se va, evidentemente pues está obligado a hacerlo. +
(?) No sé , no veo nada más, que él va a partir, está obligado (?) No sé nada al
respecto, o el será matado o él volverá con una sola pierna y un solo brazo.
Puede suceder una explosión y él estará muerto. El parece estar enojado, se
puede suponer que va a pelear con un vecino y que su mujer se lo impide. Al
fin , o termina liberándose y hace lo que él quiere, o ella se lo impide. Es difícil
de decir cual de los dos ganará... un acontecimiento que pasará y está
terminado. Se llama al policía si hay un pleito, hay siempre un policía en los
alrededores de un lugar.

Lámina 6 BM

Hay ahí un muchacho, o no sé. Parece que la señora es francamente de mayor


edad que el señor, por lo tanto no son marido y mujer sino más bien madre e
hijo. Dan la impresión de estar en conflicto, la sorpresa en la mujer es bien
notoria y él está desesperado. ++ No sé , se puede suponer, es al entrar al su
departamento , alguna cosa de, de las... no grave , no grave, que sé yo, que
pone obstáculo en su vida, que debe concernirles, no sé, de la parte de sus
familia, qué sé yo, accidente u otra cosa por ejemplo, yo digo eso como así,
que sea al departamento de policía , que busquen su auto robado, y les
informen ahí que no se ha encontrado, o que ha habido un accidente , que el
auto ha quedado inservible y por lo tanto de modo general se encuentran en
una situación (?) Yo decía que ante todo han recibido una mala noticia. ¿Cómo
termina todo esto? No se puede saber si esto tiene solución o no. Ellos tratan
de actuar o volver a sus ocupaciones, que sé yo, es todo lo que veo.

En estos dos relatos dados por el mismo sujeto , se nota la presencia en


pequeña dosis de una insistencia perseverante ligada a una problemática de
castración: la ida y vuelta constante entre la expresión de la agresividad y la
prohibición marcan el tratamiento neurótico del conflicto pulsional y los
contenidos simbolizados se articulan en continuidad asociativa.

Lámina 1

Un día, este muchacho tenía ganas de tocar el violín. Arregló bien su arco que
estaba roto, lo hizo reparar y se divirtió largo tiempo tocando su violín. Un
buen día , dejó caer su arco y éste se rompió. El muchacho pidió a su padre el
101

repararlo. Una vez que fue reparado , el muchacho volvió a tocar su violín : una
cuerda se rompió. Fue a comprar otra, la puso en el violín y luego afino éste.
Esta cuerda se volvió a desafinar más aprisa que las demás, los intervalos
estaban evidentemente falsos. El muchacho afinó su violín un tono más alto
que lo normal, luego un medio-tono más alto que lo normal. Ahora, el
muchacho toca otra pieza en su violín. Otra cuerda se rompe, el muchacho
dejó caer su violín (ríe) de un metro de altura; otras tres cuerdas se han
desafinado, el muchacho afinó el violín y la cuarta cuerda.

Lámina 5

Un día, una violinista compró unos bonitos vasos, mesas, un armario, una
biblioteca y dos lámparas y los mostró a su marido : él los admiró. Un buen día
la lámpara se rompió, una lámpara también se rompe, compró otra más
barata y más sólida. Ella puso mucho cuidado para que nada se rompa y
estuvo muy contenta porque no había hecho más gastos inútiles. Se compró
libros, un ladrón los desgrarró y los quemó. La violinista fue a la caseta de
policía y ésta atrapó al ladrón que había quemado los libros. El ladrón fue pues
castigado , y no rasgó más y no quemó más los libros que la violinista había
vuelto a comprar.

Estos dos relatos han sido proporcionados por el mismo sujeto. La insistencia
perseverante en la identificación del personaje (“violinista”) envía a una
“confusión de las identidades” entre el muchacho de la lámina 1 y la imagen
feminina de la lámina 5. En cuanto a la repetición inagotable de los temas de
destrucción y de reparación, ella señala la precaridad de la permanencia del
objeto en el tiempo.
Estos relatos , desarticulados y repetitivos , están caracterizados por una
ausencia total de lazos de unión entre las asociaciones.

E- 11 Confusión de identidades (choque de los roles)

Cuando el proceder es utilizado de manera masiva , los personajes del relato


se encuentran confundidos, amalgamados incluso en una sola representación
(ejemplo no.1) En menos proporción , este proceder puede manifestarse por un
uso de pronombres personales “él” o “ella” de tal manera que es difícil de
saber “quién es quién” “quién hace qué” (ejemplo no. 2)

Lámina 2

Esto representa campos. Hay ahí un señor que dirige a un caballo que ara. Y
allá , es cuando ella era joven , ella aprende en los campos porque espera un
bebé.
Es curioso, esto hace... en los tiempos antiguos... es... a la orilla del mar, debe
hacer buen clima, ella no es del mismo medio que los dos campesinos y ... ella
los mira de manera rara. No se sabe qué es lo que desea. No se sabe incluso
qué es lo que ella mira. Ella debe... envidiarlos. Ellos, están en su parcela
desde la mañana. El caballo ha trabajado mucho y... ella toma simplemente el
aire. Está encinta, se reposa recargada a un árbol... La hija de la mirada rara va
102

a partir y ellos van a continuar su jornada tranquilamente. De todas maneras,


ellos no la han visto. Es todo.

En el primer relato se trata de una confusión perceptiva que trae consigo un


choque entre los dos personajes femeninos quienes desde ese momento sólo
hacen uno , mientras que en el segundo relato la utilización gramatical
deficiente trae como consecuencia un tal confusión en el discurso que el clínico
no puede distinguir más los personajes a los cuales el sujeto hace referencia.

E- 12 Inestabilidad de los objetos

Mecanismo por el cual el sujeto inviste moderadamente todos los objetos, sin
marcar particular preferencia por uno de entre ellos, como si todos tuviesen el
mismo valor y como si todos fuesen intercambiables.
Este mecanismo muestra la incapacidad del sujeto para interiorizar la
“permanencia de los objetos” privilegiados. Las situaciones y las
representaciones son permutables, el sujeto no muestra la menor duda entre
éstas : los “objetos” son buenos cuando apoyan, se tornan malos cuando no
sostienen más.

Lámina 13 B

Tenemos un muchacho ante una cabaña de madera que está sentado ante la
puerta de ingreso. Tiene el aspecto de quien espera a alguien o a un animal o
no importa qué. Un perrro (?) da la impresión de estar bastante enojado.

En esta lámina que envía a la ausencia del objeto el sujeto evoca “los objetos”
que están totalmente carentes de diferenciación los unos en relación con los
otros, no involucrados, lo que se traduce al nivel del discurso por la ausencia
total de hesitación entre las interpretaciones dadas.

E 13 Desorganización de las secuencias temporales y/o


espaciales

Se manifiesta por la confusión en el desarrollo de la historia entre la acción


presente, pasada y futura.

Lámina 11 (tiempo)

¿Qué es esto? Esto representa pájaros. Una montaña con pájaros. ¡Allá! ... Los
pájaros... han encontrado un abrigo para dormir. Ellos volaron, buscó y
después de algunos instantes ellos encontraron una caverna en la montaña.
Ellos pudieron dormir ahí cómodamente.

Este relato pone en evidencia el defecto de continuidad temporal que se


desprende del ilogismo del transcurso de la historia cuyo final precede al
desarrollo . Además, el error sintáctico (buscó) puede revelar la existencia de
una confusión entre unidad y pluralidad.

Lámina 13 MF (Espacio)
103

10” Entonces allá, es un hombre y una mujer después de que han hecho el
amor. Entonces el Señor se viste y deja dormir a la mujer y enseguida busca
sus cigarros, luego se rasca la cabeza en la nuca, y se pregunta en dónde ha
puesto sus cigarros y la mujer duerme profundamente, a ella no le importa,
finalmente ella se duerme.

Este relato es un ejemplo de una falta de referencias en el espacio ligado a


trastornos del esquema temporal en un sujeto cuyos límites internos –externos
parecen ser extremadamente precarios.

E –14 1.- Percepción del mal objeto 2.-temas de


persecución.

1.- Toda atribución de un carácter malhechor a uno de los personajes de la


lámina. La “percepción de mal objeto” es un concepto propio a la teoría
kleiniana y corresponde a la noción de “proyección” en la terminología clásica
freudiana.
2.- El mal objeto puede a veces aparecer independientemente de un tema de
persecución , pero él puede también aparecer de manera explícita como
“atacante”.

Lámina 2 (mal objeto)

Ahí , son los padres que laboran el campo y su hija se va a la escuela


preparatoria. Esto sucede hace mucho tiempo en 1925. Se diría que la madre
está muy fatigada , ella trabaja muy duro. Se diría que la madre se burla de la
hija y se diría también que la madre está embarazada un poco (?) La historia y
la imagen es infinita . La madre tendrá un bebé y la vida continuará siempre
así.

Después del aparente reconocimiento de una situación triangular , el lapsus


“su hija” descubre la prevalencia de una relación dual con la imagen materna
percibida como un mal objeto (“Ella se burla de...”)

Lámina 11 (Tema de persecución)

...++... Veo mal lo que es... esto parece...+... al infierno. (murmura entre
dientes, muy perturbado). Un animal malhechor que viene del cielo, que va a
atacar a un hombre en la tierra. Es todo.

A partir de la percepción de un mal objeto (animal malhechor) se desplega un


fantasma de persecución franco.

E 15 Situación de fractura del objeto

Oscilación extrema y repetida entre las representaciones de objetos totalmente


“buenos” y otros totalmente “malos”, teniendo como consecuencia la
posibilidad para uno de estos objetos pasar completa y brutalmente del uno al
otro de estos extremos.
104

Lámina 5

Esta mujer ha debido oír ruido en una pieza y se precipita hacia ella.
Aparentemente este ruido le ha provocado miedo, como se desprende de la
expresión de su rostro. Mujer de cierta edad, en la cincuentena. Yo diría que
eso se pasa en Inglaterra. La pieza presenta un aspecto de tener muchos
objetos, hay poco espacio entre la mesa y el armario. Deber estar muy
sombrío. Vieja casa sólida, poca luz, húmeda... Probablemente es la ama de
casa. Se ven algunos libros sobre los estantes , pero es de dudar que ella lea
mucho. Por otra parte, para confirmar esto: los dos prensa -libros se tocan. Ella
es cuidadosa en su interior, las flores están frescas, esto no parece estar sucio.
Es todo.

En esta lámina que envía a la relación con una “imago materna” se asiste al
paso brutal, como de ruptura, de una representación de objeto compacto sobre
el cual se puede apoyar (“vieja casa sólida”) a una representación
infinitamente negativa, muy infiltrada de elementos sensoriales (“húmeda).

E 14 Búsqueda arbitraria de la intencionalidad de la imagen y/o


de las fisionomías o actitudes

El sujeto está más o menos convencido que la imagen tiene un sentido oculto
que él debe descifrar y / o que ella está destinada a hacerle decir alguna cosa
de preciso , el estímulo siendo responsable de la modalidad de la respuesta.
Las intenciones prestadas a las imágenes provienen de un mecanismo cercano
de “E-3 – Justificaciones arbitrarias a partir de Dd” pero ellas atestiguan
además de una convicción proyectiva e interpretativa.

Lámina 5

Es muy feo, todo es horrible, sin duda es querido que así sea. Los pequeños
libros presionados entre dos soclos, esta mesa, todo ello está horroroso. Una
falta de aereación que es molesta. Esto da la impresión de malestar , de
miseria , de extrema pobreza. La mujer también da la impresión de fatiga, de
decepción. Lo libros son sin duda novelas policiacas y los tres libros pequeños
que están allá , que no han sido probablemente leídos nunca , que están
estúpidamente allá, para aparentar y quedar bien. Una iluminación estúpida, la
mujer que parece mostrar una pierna a la Marlène Dietrich. Es estúpido este
aire de familia fatigada. Se puede suponer que ella abre la puerta y que dice:
“El no ha llegado” El “él” siendo para su hijo que se puede suponer como un
sujeto de una veintena de años , educado descuidadamente y arrastrándose
por todos lados.

Los elementos proyectados no son reconocidos por el sujeto como


perteneciéndole a él , sino que provienen de una manipulación que él pone en
juego: la actitud est interpretativa

E- 17 Perturbaciones verbales (trastornos de la sintáxis)


105

Toda perturbación a nivel del discurso – momentánea o durable – que


manifiesta una falla de la secundarización bajo el impacto de un fantasma.

Lámina 4

Un marido que parece atraído por un espectáculo... o una otra mujer. Su mujer
trata de retenerla . El hombre parece bastante decidido. La mujer se hace
suplicante. Espero que se dejará convencer pos su mujer y entrará en la línea
la más moral.

Lámina 1

Una historia inventada ? ... ++ Héla aquí. El niño se plantea la cuestión de si


está compenetrado con su violín. Pregunta él a su violín si va a tocar bien, le
pregunta :: ¿“Violín, vas a tocar bien? ¿Estás bien afinado? ¿Conseguiremos
ambos el tocar bien?”. Es todo.

Mientras que en el primer relato la perturbación verbal revela en el sujeto la


inestabilidad en las identificaciones , en el segundo relato la perturbación
verbal y los trastornos de la sintaxis son manifestaciones de los trastornos
identificatorios graves en donde lo animado y lo inanimado están confundidos.

E-18 1) Asociaciones por contigüidad, 2) por consonancia, 3)


incoherentes pasando de un tema al otro.

1.- Discurso dominado por las asociaciones de ideas, sin lazos aparentes entre
ellas.
2.- Evocación de términos escogidos por su semejanza fonética.
3.- Serie de expresiones que pasan bruscamente de un sujeto al otro y
puediendo arrastrar consigo contracciones en el discurso.

Lámina 6 BM

Un varón joven y su abuela se contaron una historia de motocicleta


descompuesta. La abuela escuchaba sus historias. El joven compró un saco
negro par sí y un vestido de interior para su abuela. La abuela estuvo muy
contenta y el joven también. El joven servía el café en un restaurante durante
varios años. En la noche cuando estaba libre, telefoneaba a su abuela o a sus
amigos. El joven estuvo contento de ir a casa de su abuela y de sus amigos.

En este relato, la utilización masiva de asociaciones por contigüidad y yendo


de una tema al otro hace el discurso totalmente incoherente y sin una ilación
lógica.

Lámina 2 (asociaciones por consonancia)


106

Ella va a tener éxito , es bella, muy simpática, su madre la envía a la escuela


para que no sea una campesina sino una señorita de sociedad. Es guapo el
hombre, de espaldas no se ve nada pero ella, ella no estará satisfecha, es
preciso absolutamente que deje la granja y que parta pero sin embargo es
muy bonito ahí donde ella está, es muy bonito. Está la madre, pero ella tendrá
otros mares, su madre no ha conocido nada pero está tal vez muy contenta ,
hay muchas personas que no se mueven de su tierra, pero ella es hermosa,
tiene bonitos ojos, tengo envidia de ponerme ese objeto que ella trae puesto,
es muy bonito.

El peso del fantasma subyacente trae consigo una desorganización del


discurso que está infiltrado por las asociaciones cortas, el ir y venir de las
asociaciones sin coherencia y sólo por consonancia desorganizan el discurso.

E –19 Associaciones cortas

Todo discurso compuesto de dos o más ideas , desprovistas de lazos lógicos


entre ellas, como si faltaran las cadenas asociativas explícitas . Proceder que
puede ser preciso o bien invadir todo el discurso

Lámina 3 BM

Un arlequín se sacudía resoplando sobre la estepa congelada, lleno de


preocupaciones infernales, sus miembros flacos, la muerte en el alma y el alma
en un hilo , con el corazón rumiando dudas infernales y construyendo sobre la
nada.

Esta historia en la cual el sujeto no tiene en cuenta pa4a nada el contenido


manifiesto del material y en donde el contenido parece asemejarse a una
fabulación fuera de toda imagen está completamente construida de
asociaciones cortas y muy saturada de simbolismo hermético.

E . 20 Vaguedad, indeterminación , discurso impreciso

Infiltración del curso del pensamiento por los procesos primarios sin tener en
cuenta los principios lógicos del pensamiento consciente.

Lámina 7GF

1’08” No veo nada... 1’20” Una mamá cuenta... lee historias a su pequeña hija
y eso la hace reflexionar sobre las dificultades que ocasionan los niños a sus
padres... y las dificultades también ... la vigilancia que dan los bebés a las
jóvenes mamás... porque ella tiene su muñeca en los brazos... Es todo

Lo impreciso y vago del discurso en el relato tiene por objeto esencial el evitar
la conflicto de la relación con la madre.

. Lámina 19
107

Gracias... +++ 3’(Tose)...++ (Sonrisas) Se diría en la parte superior a la


derecha y en la parte superior a la izquierda dos penes masculinos, más el de
izquierda que el de derecha , y hay círculos allá... se creería que son salidas de
túnel, se ve la luz al fondo de las cosas.

En este relato , además de la emergencia en proceso primario se dan


representaciones sexuales crudas, conviene hacer notar un discurso poco claro
que debido a lo confuso de las representaciones , da cuenta de la
desorganización del pensamiento y de la pobreza en las referencias
identificatorias.

2.- PROBLEMATICAS

Al término del análisis de cada una de las láminas, conviene finalmente captar
cómo el sujeto trata las solicitaciones latentes del material, a cuál (es) registro
(s) conflictual (es) es enviado (en relación o no con las solicitaciones latentes).
Se trata pues cada vez de analizar el contenido latente de cada uno de los
relatos del sujeto y de confrontarlos con las solicitaciones latentes a las cuales
reenvía el material.
Para captar bien este proceso de análisis, el lector deberá dirigirse al párrafo 3
de la primera etapa en la cual han sido expuestas las diferentes problemáticas
susceptibles de ser reactivadas en un sujeto y esto para cada una de las
láminas.

TERCERA ETAPA

SÍNTESIS

LAS ETAPAS DEL PROCESO

_______________________________________________________________

ETAPA 1 - LA APLICACIÓN DEL TEST

ETAPA 2 - EL ANALISIS LAMINA POR LAMINA

DECODIFICACION DE LOS PROCEDERES -----------


Problemática

ETAPA 3 - SÍNTESIS

Reagrupamiento de los ---------- Comprensión ----------


Hipótesis concernientes
108

Procederes sobre y a la
organización
la hoja de vaciado Problemáticas
psíquica

Esta nueva etapa consiste en llenar la hoja de vaciado toda completa con la
finalidad de determinar los procederes de elaboración del discurso
característicos del conjunto del protocolo. Esto debe permitir el darse
cuenta de la diversidad de las organizaciones defensivas y de plantear
hipótesis en cuanto a las modalidades de funcionamiento psíquico del
sujeto.

1.- EL REAGRUPAMIENTO DE LOS PROCEDERES DE ELABORACION DEL


DISCURSO

El reagrupamiento de los procederes de elaboración del discurso constituye


una etapa importante y decisiva en el análisis de un protocolo : facilita la
apreciación de la organización defensiva privilegiada dentro del funcionamiento
psíquico.
Es igualmente, una etapa delicada en cuanto que no consiste solamente un
una simple evaluación cuantitativa que conduciría a elaborar “un catálogo” de
los procederes ahí presentes ; exige también de la parte del clínico los
conocimientos profundos que permitirán a medida que se organizan los
resultados el poder darles una interpretación adecuada.
En la práctica , el reagrupamiento de los procederes identificados en el
protocolo hay que marcarlos con una señal sobre la hoja de vaciado teniendo
en cuenta:

- la frecuencia de su aparición
- y/o su peso específico en el proceso asociativo

Estos dos criterios no están necesariamente ligados : en efecto ciertos


procederes poco presentes en el enunciado de los relatos pueden dar cuenta ,
en su peso significativo, de la existencia de mecanismos de defensa esenciales
por el hecho de su especificidad psicopatológica.
De tal manera, que el vaciado de la hoja exige una evaluación tanto
cuantitativa como cualitativa.

ABORDE CUANTITATIVO

La evaluación relativa de cada item debe ser efectuada con gran rigor. Según
su importancia , cada uno será calificado de la manera siguiente:

+ : presente,
++ : frecuente,
109

+++ : muy frecuente.

Se obtiene así una evaluación que permite, gracias a estos símbolos sobre la
hoja de vaciado , el ubicar la predominancia de ciertos procederes, las
reparticiones operadas al interior de cada categoría, las comunicaciones entre
los diferentes registros de funcionamiento : predominancia de los procederes A
o B asociados a E o a C , y también predominancia de C asociados a E y a D...
todas las configuraciones son posibles y atestiguan de la riqueza y la
complejidad del funcionamiento psíquico de cada individuo.

ABORDE CUALITATIVO

Es importante también subrayar que un simple trabajo de evaluación


cuantitativa no es suficiente y se corre el riesgo de cometer errores de
apreciación muy importantes.
En efecto, el lugar ocupado por los diferentes procederes de elaboración del
discurso no son idénticos. Depende ampliamente del tipo de operación psíquica
que está bajo ellos y que les sirve de base.
No se otorgará la misma importancia , en la evaluación del modo de
funcionamiento psíquico, a los procederes provenientes de conductas
necesariamente implicadas en la aplicación del test como son la descripción
del material , y, los procederes que dan cuenta de los mecanismos defensivos
más activos o más estructurados como son , por ejemplo, el énfasis dado al
conflicto intrapsíquico (A2-17) o la dramatización (B2-5).

Será necesario entonces apreciar el abanico de los procederes utilizados por el


sujeto y su naturaleza, así como su articulación con los preocederes de la
misma serie o de otra serie.

Ejemplo

Al interno de los procederes de la serie A2, algunos son susceptibles de


ser regularmente presentes en no importa qué protocolo no importando la
organización psíquica que sea : por ejemplo, las precauciones verbales (A2-3),
las descripciones (A2-1), mientras que otros procederes más específicos ponen
en evidencia el manejo neurótico del conficto. Entre estos, los
procederes “A-1”, “A2-17” y “A2-12”, que están bajo la influencia de la
“conflictualización intrapsíquica”, establecen una distinción clara entre realidad
interna y realidad externa y ponen el acento sobre el carácter interno de la
elaboración del conflicto pulsional.
La asociación entre los procederes citados precedentemente y otros procederes
de la serie A2 de los cuales algunos tienen mayor peso económico es
susceptible de confirmar la naturaleza eurótica del conflicto cuando dan fe e la
existencia de mecanismos de defensa específicos de la neurosis. Ellos
atestigurarán de la distancia entre posiciones contradictorias , la lucha entre el
deseo y la existencia de un conflicto más o menos importante entre las
instancias psíquicas.
110

Entre éstas se puede citar “A2-6, titubeos entre interpretaciones diferentes”,


“A2-7, ida y vuelta entre la expresión pulsional y la defensa”, “A2-8,
ruminación”, A2-9, anulación, “A2-10, elementos de formación reaccional “, A2-
11, negación”, A12-13, intelectualización” “ A2-15 , “A2-16, ambos procederes
en tensión interna por medio del aislamiento.
En esta configuración defensiva que revela una organización nuerótica de tipo
obsesivo, deben aparecer igualmente procederes de otras series ,
particularmente de la serie “B2”. Ellos acentúan la existencia del núcleo
“histérico”, destacado por S. Freud , como siendo común a todas las
organizaciones neuróticas.
Su presencia en mayor o menor cantidad , pone igualmente en evidencia el
hecho que los mecanismos de control , ya evidenciados , conservan una cierta
flexibilidad , que no encierran al individuo en un modo de funcionamiento
“aislado” e “intelectualizado”, sino por el contrario el pensamiento conserva
sus rasgos libidinales
La asociación , siempre en pequeñas cantidades, de estos procederes de
control con los procederes de la serie C/P, en particular con “C/P-6”, pero
también “C/F, C/N, C/M “ dan cuenta de una cierta inhibición y puede
manifestar arreglos internos de tipo fóbico-obsesivo.
Si la asociación de los procederes de control , entre los cuales la configuración (
“A-1, A2-17 y A2-12 , Conflictualización intrapsíquica”) está poco o nada
representada, se realiza con una mayor cantidad de procederes “C” , y
principalmente con procederes de la serie “C/F”, entonces ella traduce la
ausencia de juego entre realidad interna y externa.
El apego a la realidad externa en “ C/F-1” que no permite más desde entonces
el desplegamiento del conflicto intrapsíquico , viene a substituir a la expresión
de una realidad interna desfalleciente y/ o candente. Este tipo de
funcionamiento, en el cual las capacidades de simbolización y de
dramatización características de la neurosis son puestas en desventaja,
sobresaldrá aún más sobre el plan diagnóstico de “carácter neurótico” o bien
de “neurosis de carácter”
En la misma perspectiva , si la asociación de procederes de control ( A-1, A2-
17, etc.) con los procederes de la serie “E” (Emergencia en procesos
primarios) se hacen en pequeña cantidad , su presencia refleja, como ya lo
hemos dicho antes, la circulación de representantes de procesos primarios
testigo de una cierta permeabilidad tópica y de la eficacia de estos procederes
de control que pemiten la elaboración mental del conflicto.
En mayor cantidad, si esta asociación de procederes “A2” (A2-17, A2-6, A2-7,
etc.) se hace con procederes “E” que ponen al día el surgimiento brutal de
emergencias en procesos primarios y en particular de representaciones y/o de
afectos masivos (E-8, E-9) , ella viene a revelar el peso del fantasma
subyacente y la eventual fragilidad de la organización defensiva.
Si ella se acompaña de procederes que traducen el ataque de ligas de
pensamiento (E-17, E-18, E-19, E-20) ella puede revelar una desorganización
psíquica mucho más importante y de riesgos de descompensación.

Al terminar este trabajo conviene efectuar la síntesis de los procederes


presentes y apreciar el inventario defensivo con que cuenta el sujeto.
111

Se tratará entonces de proponer un análisis de la organización defensiva que


sobre la hoja de vaciado se da, en la medida en que ésta permite expresar la
variedad de los procederes del discurso y su presencia.
Precisará entonces tratar de evaluar , a partir de los procederes, los
mecanismos de defensa y las conductas psíquicas subyacentes e
interpretarlas en términos psicopatológicos . Los conocimientos en este campo
son pues indispensables para poder traducir los procederes del T.A.T. en
términos de funcionamiento neurótico, límite, narcisista, psicótico, etc.

2.- LISIBILIDAD Y PROBLEMATICAS

Es necesario respetar la dialéctica del funcionamiento psíquico del sujeto


analizando las articulaciones singulares de los procederes que aparecen no
sólo en cada lámina sino en el conjunto de todo el protocolo.
Se analiza la calidad de la lisibilidad , que puede ser estable o variable en un
mismo sujeto.

2.1. LA LISIBILIDAD

La noción de lisibilidad está tomada de Andrés Green : quien sirviéndose de la


metáfora de la escritura para dar cuenta del movimiento en una sesión de
análisis, expresa: “ En suma, el criterio de éxito reside aquí menos en la
construcción del contenido del texto que en la construcción de del texto
mismo en la formación de los trazos de su escritura”. (El discurso viviente,
1973,p.206)
En el T.A.T. la lisibilidad permite apreciar la calidad y los efectos de los
procederes del discurso utilizados en la construcción de las historias, los cuales
permiten el manejo y la expresión de las representaciones y de los afectos
movilizados por el material.
En ciertos casos , estos procederes aseguran la unión entre los imperativos
conscientes y la fantasmatización. Ellos participan a la elaboración del relato y
poseen así un valor liberador seguro. La lisibilidad atestigua entonces de una
relación de comunicabilidad entre el sujeto y su mundo interno por una parte ,
y entre el sujeto y el otro por otra parte.
En otros casos, se puede observar la sobrecarga más o menos importante de
ciertos procederes, sobrecarga que atestigua una lucha entre el empuje
fantasmático no elaborable y las modalidades defensivas. La enrgía investida
en este tipo de defensa unívoca , que disminuye ciertamente el dintel de la
angustia - y posee así un valor económico – puede encontrarse más o menos
sustraída a los procesos secundarios, incluso de la misma fantasmatización. El
relato está entonces empobrecido ,”desmenuzado” por las defensas, y
desorganizado de manera momentánea o definitiva. La lisibilidad dará cuenta
aquí de una alteración transitoria o patente en la relación de comunicabilidad
del sujeto con su mundo interno y/o con el otro.
La reducción de la elección de los procederes o su demasiada dispersión ,
asociados a una inhibición importante , traducen igualmente perturbaciones en
la construcción de la respuesta , señalando el riesgo de la invasión de los
procesos primarios o también de su contención extrema por sobre-investisión
de la realidad. La lisibilidad testimoniará entonces de los trastornos
112

eventualmente graves en la relación de comunicabilidad del sujeto con él


mismo y con el otro.

En esta perspectiva,

- la lisibilidad es sinónimo de un trabajo de lazo de unión cuando:

+ las historias están construidas,


+ los procederes puestos en acción están presentes bajo un modo flexible y
variado y suficientemente sólidas para participar en la elaboración del relato.
+ los afectos ligados a las representaciones aparecen modulados en función
de las variaciones del estímulo,
+ la resonancia fantasmática está en relación con las solicitaciones de la
imagen.

- Sobre un continuum regrediente , la lisibilidad se altera y, al límite, se


deteriora : un demasiado fuerte impacto fanstasmático provocado por las
solicitaciones latentes de la imagen precipita defensas igualmente masivas,
lo que perturba y, eventualmente, desorganiza el curso del pensamiento. La
naturaleza de los procederes puestos en acción, su valor económico y
dinámico, y sobretodo sus constelaciones son otros tantos testigos de las
modalidades de funcionamiento psíquico.

- La lisibilidad es igualmente considerada como alterada si las historias


aparentemente construidas se revelan desprovistas de toda resonancia
fantasmática.

________________________________________________________________________________
_________________-

Teniendo en cuenta de las particularidades del material presentado que


reactiva problemáticas diferentes , la lisibilidad puede oscilar a lo largo de todo
el protocolo. Lo que importa , por ejemplo, ante los movimientos de inhibición
del pensamiento o de una aparente desorganización de éste, es saber si ellos
pueden estar seguidos o no, de un reinicio asociativo.
Nosotros postulamos entonces estar en presencia de una organización
susceptible de cambio. El interés de todo diagnóstico siendo el de poder
apreciar la apertura al cambio en un individuo, la variedad asociada a la
movilidad de los mecanismos de defensa tal como puede apreciarse a través
de la hoja de vaciado, manifiesta muy bien este dinamismo del
funcionamiento psíquico.

2.2. PROBLEMATICAS
113

Es igualmente, a las modalidades de elaboración de un tema, más que a su


contenido, que nosotros nos dirigimos para apreciar el lugar que tal o cual
problemática tiene en la vida psíquica del sujeto. Se acuerda uno , en efecto,
que las láminas del T.A.T. solicitan , por construcción, el despertar de
problemática diferentes. Se puede, pues, plantear que la puesta en escena de
un conflicto edipíco, o aun de una relación de destrucción, en las láminas que
solicitan estas problemáticas , no llegan a ser significativas de conflicto no
integradas sólo en el caso de que el relato se encuentre perturbado ,
desorganizado incluso por el impacto del fantasma y las defensas. Si, por el
contrario, un tal material forma parte de la red de una “ asociatividad “ que
permite la creación de una pequeña obra original en donde los famtasmas y la
realidad de la lámina se conjugan, podemos emitir la hipótesis de que el sujeto
es capaz de tratar diferentes problemáticas, sin estar desorganizado, en una
dinámica conflictual estructurante.
De hecho lo que importa no es tanto la presencia de tal o cual problemática en
las láminas en donde ésta se encuentra reactivada , sino en la manera como
esta problemática se elabora en el discurso transmitido al clínico.
La aplicación de las láminas en el orden indicado implica también un desarrollo
temporal que va de la manipulación de las situaciones las más figurativas y las
menos ambiguas a las menos figurativas y a las más ambiguas.; la carga
ansiosa es así acrecentada , dejando entrever las posibilidades de cambios
sucesivos de los conflictos y la intervención de modalidades defensivas : precio
pagado o prima de placer en las estrategias adoptadas por el sujeto por su
“trabajo” de conexión o incluso de desconexión de las representaciones y de
los afectos.

3.- HIPOTESIS CONCERNIENTES A LA ORGANIZACIÓN PSIQUICA

Como último paso hay que formular una hipótesis concerniente a la


organización psíquica y las diversas modalidades de funcionamiento de que
dispone el sujeto.
Esta hipótesis procede del análisis de los elementos calificados en la hoja de
vaciado, de la apreciación de la lisibilidad de conjunto del protocolo y de la
integración de los contenidos de los relatos sucesivos teniendo en cuenta los
elementos diferenciales siguientes: calidad de los procesos asociativos,
repartición de las involucraciones narcisistas y objetales, capacidad de
elaboración de los conflictos.
La nosografía psicoanalítica , como toda otra, ofrece (una ) tentativa de
“clasificación” . Su utilidad , como cuadro de referencia, es incontestable pues
ella se refiere no a los síntomas aislados ni a los contenidos de los conflictos
únicamente, sino a las organizaciones particulares que sirven de base a los
cambios.
Con referencia a esta nosografía , los datos recogidos en el T.A.T. permiten ,
según el caso, hacer la hipotésis por ejemplo, de una organización neurótica ,
obsesiva o histérica, de una organización psicótica (esquizofrénica,
melancólica, paranoide ) o incluso de un funcionamiento límite. Si tales
diagnósticos son frecuentemente pedidos por los psiquiatras y presentan el
interés de orientar a veces la decisión terapéutica, dejan en la penumbra otros
114

datos del protocolo que muestran , en la gran mayoría de los casos, la


complejidad y la singularidad de la organizaciones psicopatológicas.
El principio de la complejidad de la organizaciones psíquicas no escapan a los
autores contemporáneos que evocan, bajo términos diferentes provenientes de
cuadros conceptuales no idénticos, la posibilidad de coexistencia de
estructuras parciales al interior de una misma organización psicopatológica.
Esta perspectiva no tiene sólo un interés epistemológico : ella conduce a
tomar en cuenta el lugar relativo que tienen estas configuraciones parciales en
la economía general del funcionamiento psíquico. Así, los mecanismos y la
problemática de estilo psicótico pueden tomar un valor preponderante . como
no aparecer más que esporádicamente, cediendo de inmediato el lugar a las
modalidades neuróticas. De la misma manera dígase del narcisismo del cual
sabemos que es “normal” mientras se inscribe en una economía más amplia y
que se torna patológico cuando invade todo el campo del funcionamiento
psíquico (Widlöcher, 1980)
La apreciación de esta actividad permite no solamente afinar el diagnóstico
sino prever el pronóstico, las modalidades del compromiso terapéutico, con sus
logros y sus dificultades.
Por último , el análisis del T.A.T. pone a prueba las posibilidades de cambio
cuyo trabajo se asemeja a la creación. Y el cambio es el objetivo de todo
diagnóstico y de todo trabajo terapéutico.

PERSPECTIVAS RELATIVAS AL MANUAL

No hay conclusión definitiva a un Manual más que la que le permite al


psicólogo clínico al encarnarlo en la práctica del mismo. Conclusión siempre
provisional : situación de trabajo, la metodología del T.A.T. debe ampliar sus
registros de comprensión, prolongar su lenguaje en función de la evolución de
la clínica y de los avances de la teoría psicoanalítica que le sirve como
referencia. En este movimiento, garantía de la vida, no puede desarrollarse
fuera de la puesta en prueba , la confrontación siempre renovada con la
experiencia singular , propia de cada uno de los sujetos que la situación
proyectiva permite abordar.
La redacción de este Manual da cuenta de este movimiento: teorización como
punto de partida, evolución de las metodologías, aplicaciones concretas
apegadas a un mismo canevá , pero de coloración diferente, ( y a veces
sensiblea a los procesos de elaboración todavia difíciles a tomar en cuenta en
la evaluación), todos ellos puntos de referencia en un camino a recorrer, el de
Vica Shentoub y del grupo de investigaciones en psicologìa proyectiva.
Ellos dan testimonio del potencial que encierran sus intuiciones y lo logros ya
obtenidos, que garantizan descubrimientos prometedores para el futuro. Lo
hemos podido constatar a lo largo de este trabajo, cuya escritura evoca
obstáculos, aproximaciones, discusiones que exigen búsqueda de contenidos
por descubrir.

Un test proveniente de los Estados Unidos de Norteamérica en donde se ha


tenido una cierta decepción por él, es un utensilio aún nuevo que se apoya en
pensamiento psicoanalítico marcado por el interés del rol decisivo del yo en la
115

evolución del hombre, Vica Shentoub pone en evidencia una actitud


interpretativa que se ha revelado eficiente:
- Ningún contenido de fantasma aporta luz sobre el sujeto, si no está
“articulado” con la manera como él se inscribe en las conductas psíquicas ,
y, para el T.A.T. , en las conductas de pensamiento. ¿Cómo encuentra en él
su expresión? ¿Es ahí acogido , desarrollado, transformado, censurado,
inhibido? Confinado, ¿cómo regresa, cual “defensa” aparente le permite
paradójicamente encarnarse y tomar vida? Reprimido, o sin espacio para
desarrollarse, ¿en qué vacío de identificación deja al sujeto? Eh aquí de lo
cual testimoniará de manera muy precisa – aunque difícil de codificar, lo
hemos visto - la organización de la sintáxis de la historia, la forma
narrativa del discurso en el T.A.T.
- Esta dialéctica sólo toma ella misma sentido en la comprensión de la
sucesión de los procesos discursivos: la conducción de la historia da cuenta
de manera más o menos precisa de la compleja dinámica en la cual se
encuentran inmersos los movimientos de elaboración de cada uno,
dinámica que constituye la originalidad de su economía.

A partir de todas estas consideraciones se abren numerosas perspectivas ,


propondremos algunas de ellas:

 Diagnósticas en primer lugar, y de una manera propia a la disciplina


psicológica : más que poner en evidencia un cuadro que reagrupe los
signos diagnósticos, se trata de acompañar al sujeto testado en sus
organizaciones sucesivas. Sorprendido, a la defensiva, lúdico,
seductor, nos hace participar su respuesta interna a la solicitación
pulsional de la lámina, y, a través de ella, las modalidades de su
relación consigo mismo y con otro.
 Heurísticas, enseguida, el T.A.T. permite poner a prueba , en los
campos de la psicología proyectiva , conceptos nacidos de otra clínica
: el narcisismo, el doble límite, la identificación proyectiva, por
ejemplo, han encontrado iluminación complementaria a través de la
puesta a prueba en el campo del discurso y de lógicas conscientes.

Pero se puede también pensar que el T.A.T. es, con el Rorschach, un utensilio
privilegiado para comprender las diferentes patologías en su relación con el
acto de pensamiento, por el hecho mismo de su construcción a la articulación
del fantasmático y del discursivo, del visual y del lenguaje. Sometido
imperativamente , aunque no exclusivamente, a las reglas retóricas propias a
nuestra cultura, la historia T.A.T. atestigua de la posibilidad para el sujeto de
inscribirse en estas reglas y de servirse de ellas para proponer al otro (el
clínico, destinatario del mensaje), los movimientos que lo animan , las figuras
del Eros que dinamizn su vida psíquica.

BIBLIOGRAFIA

PARTE TEORICA

ANZIEU D. , CHABERT C.(1983). Los métodos proyectivos, París ,P.U.F.


7º.edición, Cap. IV, 131-171
116

BRELET F. (1978) El T.A.T. Fantasma y situación proyectiva, París,


Dunod
BRELET F. (1987) “ Se busca un director de escena...” Psychología
Francesa, 32,3, 137-140.
DEBRAY R. (1973). La interpretación psicoanalítica del T.A.T..
Contribución a una teoría de criterios diagnósticos. Tesis de
Doctorado de 3er.ciclo, Paris X
DEBRAY R. (1987) “El T.A.T. hoy y mañana” Psychología Francesa,
32,3,127-130
FREUD, S (1911) La interpretación de los sueños. París, PUF. 1967
FREUD, S (1915) Metapsicología, Gallimard, 1968
GREEEN, A (1973) El discurso viviente .París, PUF..
LAPLANCHE J. Y PONTALIS J.B. (1967) Vocabulario del Psicoanálisis.
París , PUF.
SHENTOUB V. , DEBRAY R “Contribución del T.A.T. al diagnóstico
diferencial entre lo normal y lo patológico en el niño” .Psiquiatría del
niño,12,1, .241-266.
SHENTOUB V. DEBRAY R. (1970-71) “Fundamentos teóricos del
proceso T.A.T.” Boletín de Psicología, 24292,12-15,897-903
SHENTOUB V. (1981) “T.A.T. test de creatividad” Psicología Francesa,
26,1, 66-70

METODOLOGIA , ANALISIS LAMINA TRAS LAMINA

BOEKHOLT M. (1987). “Niveles de los conflictos y depresión, su


expresión en la lámina 12 BG dul T.A.T.”Psicologìa Francesa,32,3,169-
174.
BRELET F. (1981) A propósito del narcisismo en el T.A.T. “Psicología
Francesa, 26m1m24-37
CHABERT C.(1987) “Roschach y T.A.T.: Antinomia o
complementariedad”, Boletín de psicología francesa, 32,3,141-144
FREUD A. (1946) El yo y los mecanismos de defensa, PUF. Paris
WINNICOTT D.W. (1971) Juego y realidad. Es espacio potencial,
Galimard, Paris.
SHENTOUB V., SHENTOUB S.A. (1958) “Contribución a la validación de
la hoja de vaciado”. Revista de Psicología Aplicada, 8,4,275-341

METODOLOGIA , SINTESIS, PSiCOPATOLOGIA

BERGERET J. (1974) La personalidad normal y patológica, la


estructuras mentales, el carácter y los síntomas, Paris, Dunod
KERNBERG O. (1975) La personalidad narcisista. Toulouse , Privat,
1980
WIDLOCHER D (1970) Freud y el problema del cambio. Paris, PUF.
117