Está en la página 1de 2

Christian Alejandro Anguiano Molina

Código: 209414088

LA REALIDAD Y LA FICCIÓN DE INFANCIA: EL MUNDO DE JUAN JOSÉ MILLAS

La novela de Juan José Millas, El mundo (2007), se presenta como una novela de iniciación

en la que el autor introduce fragmentos decisivos de su vida desde sus primeros días, que

funcionan como flashback, hasta su vida en ese entonces, ya como un escritor de prestigio.

El tema de la infancia ya es de por sí atractivo: es la etapa en la que el mundo parece incierto,

un misterio complicado de explicar y que tratamos de entender desde una perspectiva, más

que ingenua, fantasiosa.

El personaje central, Juanjo, se sorprende con las sutilezas de la vida. Encuentra en

otras personas el sentido a la existencia en un lugar y tiempo marcados por la dictadura más

estigmática de España. El Vitaminas, su amigo, le muestra el mundo desde una ventana en la

que puede observar los pequeños detalles, esa idea de un mundo fantástico e incierto que se

encuentra tan cerca. Desde este punto, el autor juega con la realidad en contraposición con la

ficción que él mismo se crea. ¿Qué es más cierto: el mundo exterior o el visto desde la

ventana; un pacto entre padre e hijo o una complicidad con un agente encubierto de la

Interpol?

Así, esta lucha o desligamiento realidad-ficción marcan el tema central. Porque la

realidad no debe ser de esa manera, porque las palabras deben corresponder con su género

(las mujeres tienen brazas, los hombres brazos), porque el niño ciego que veía a ratos puede

ver cuando Juanjo cierra los ojos. La vida es mejor con esa ilusión, aunque resulte falsa,

aunque sea mejor que la realidad. De esta manera, el autor nos adentra en su infancia y nos

comunica sus inquietudes, sus lamentos.

1
De esta forma, muchas de esas inquietudes pueriles desembocan en la reflexión de la

escritura, el lenguaje que parece extraño, que conlleva a las preguntas locas sobre el acto del

habla y sus incongruencias. El asunto es tan fuerte, que por una coma (tal vez) bien empleada

es que decide ser escritor: “Tú no eres interesante, para mí” y ese momento se vuelve decisivo

para entender que el lenguaje se convertiría en su mejor aliado, el que lo salvaría de todo.

Nos muestra la vida de un escritor que ha tenido éxito, que no teme desmenuzar el mecanismo

de sus anteriores libros y que comparte su experiencia en esa profesión, lo que le ha valido

el reencuentro con algunas personas (sobre todo mujeres) decisivas en su crecimiento.

Por igual, no deja de ser importante la idea de venerar a los muertos, a personas que

son parte fundamental. Por eso, la historia inicia con las cenizas de sus padres y termina con

las mismas. Hay que enterrar el pasado y no ver a la muerte como un castigo –como bien se

alecciona en el episodio con el taxista– sino como una parte natural de la vida, una transición

que de esa manera debe ser.

El mundo es una novela autobiográfica en la que lo cotidiano deja de ser un simple

hecho sin importancia y se convierte en experiencias que cambian la perspectiva de lo que

hay a nuestro alrededor. Un viaje a los adentros, en retrospectiva, que busca hacer una

reconciliación con el pasado y el presente para rememorar aquellos acontecimientos que

marcan una vida.

Referencia:

Millas, Juan Jose (2007). El mundo. Planeta: Barcelona.


2