Está en la página 1de 20

Género no es igual a mujer.

Distancias y proximidades entre hombres y mujeres.

Fernando Pequeño
2003. Fundación Lapacho. Salta
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta

2
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta.

Las diferencias entre los hombres y mujeres pueden ser consideradas esenciales, próximas a una na-
turalidad inmutable, o históricas, producidas por los propios valores culturales del medio en el que
cada uno esta situado. Ambas posiciones permiten visualizar las relaciones de género como posibles
de ser equitativas y no jerarquizadas.

¿Por qué motivo hombres y mujeres se han considerado históricamente diferentes? ¿Por qué se
ha pensado que esa diferencia implica una jerarquía esencial? Del concepto de género como herra-
mienta para entender nuestras diferentes maneras de ser mujeres y hombres, nos deslizaremos al sur-
gimiento del patriarcado para entender los mecanismos por los cuales ‘diferente’ se ha transformado
en ‘subordinado’.

3
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta

Contenido:
Cuadros:
• Los usos del género
• Una herramienta para exotizar lo próximo • Desigualdad – inequidad de género
• La lógica binaria del género • Cómo se construye el género
• Género y diferencia sexual no son iguales • La reproducción de los estereotipos
• Origen del patriarcado • Cuadro sinóptico: Género no es igual a mujer.
• La posibilidad de pensar
• Crisis del modelo heterosexual: crisis del patriarcado

4
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta.

LOS USOS DEL GENERO

El uso social del concepto ‘género’ es muy diverso: nos remite a la


gramática, al arte, a la taxonomía de las ciencias naturales e inclusive a
la producción textil de la industria.
Actualmente el referente género en el ámbito de las ciencias sociales
tampoco es unívoco. Cuatro son los significantes que rápidamente y a
modo de primera aproximación pueden enunciarse de su uso colectivo
entre quienes transitan por las ciencias sociales, pero también ya invo-
lucrados en el imaginario social.

El género es usado como sinónimo de mujer, ó en alusión a estudios


que tienen su punto de anclaje en las problemáticas de las mujeres. En
otras ocasiones aparece también asimilado al sexo. Así; es concebido
como un conjunto de individuos que tienen las mismas características
sexuales. Pero para nuestra sorpresa, como una de tantas contradiccio-
nes de nuestra sociedad, se usa género como opuesto a sexo; enten-
diendo por este las características biológicas, anatómicas y fisiológicas,
ligadas principalmente a la reproducción, y por género las cualidades y
las funciones de cada sexo. En esta visión el sexo biológico es entonces
opuesto al género cultural. Otra gran categoría de significantes se basa
en la mención del género en relación al sexo como si se tratase de un
sistema que organiza y regula de una manera jerárquica las diferencias
de sexo en la sociedad, ese sistema se denomina patriarcado y avanza-
remos luego sobre él.

La diferencia sexual entre varón y mujer (macho ó hembra), se tradujo


en una diferencias genérica: masculino - femenino; manteniéndose co-
mo un opuesto, pero además –y principalmente– como jerárquica. Esta
diferencia jerárquica implica dominación de unos sobre otros. Así, qui-
nes han estado dominados han intentando superar la dominación y la
jerarquización, que no es lo mismo que pretender negar las diferencias
sexuales.

5
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta

En los últimos treinta años las mujeres y también algunos hombres han El género es una variable más de tantas que forman la identidad de una
estado pensando algunos modos de superar la oposición binaria de los persona y no la única, ni la más importante, la que por otro lado, está
sexos, lo que equivale, como veremos en seguida, a superar la jerarqui- también en constante cambio. A él podemos sumarle las experiencias
zación y la dominación en las relaciones sociales al interior del patriar- personales, las normas sociales y los códigos culturales, las interrela-
cado. ciones sociales y los intereses personales, como también –y a propósito
De esta manera es posible visualizar dos formas de posicionarse frente lo enuncio en último lugar–, los condicionamientos biológicos pensa-
a la diferencia sexual. dos como naturales.

Una es concebir las diferencias sexuales como cosas separadas en Digo a propósito porque cualquiera sea el lugar desde donde se piense
hombres y mujeres. Esto implica deconstruir la identidad como una el género, el hilo conductor, lo que subyace, es la intención de desnatu-
cuestión esencial y concebirla como producto de un interjuego entre el ralizar lo que se piensa y siente como natural en el ser humano; por que
individuo y la sociedad, como algo que se va inscribiendo en el cuerpo lo que se piensa como natural se concibe también como imposible de
y que va cambiando, y que por lo tanto se puede modificar. ser modificado, como una cuestión absoluta y eterna; y en mi opinión
La otra línea es pensar las diferencias como integradas en el individuo. lo único eterno y absoluto en nuestro universo es el cambio.
Entonces solo se habla de sexo y ya no de género. Esta línea de pensa-
miento es más compleja porque intenta trascender el género como un
referente unívoco de la sexualidad y verlo como un fenómeno cultural UNA HERRAMIENTA PARA EXOTIZAR LO PROXIMO
múltiple. Esta línea de pensamiento implica el riesgo de caer de nuevo
en una visión dicotómica de los sexos, que es justamente lo que se in- El género facilita decodificar el significado que las culturas otorgan a la
tenta erradicar. Pretendiendo deconstruir la oposición hombre – mujer diferencia de los sexos y una manera de comprender las complejas co-
se puede caer fácilmente en crear otras oposiciones como homosexua- nexiones en la interacción humana. (Lamas, 1995)
lidad – heterosexualidad; ó bisexualidad – heterosexualidad. Es muy
importante intentar pensar de un modo complejo superando el pensa- Para entender los referentes del género, es preciso conectar dos ideas: la
miento binario que es sobre el que se funda la lógica de dominación diferencia sexual y el poder.
sobre la que pretendemos avanzar. Volveremos sobre esto. (Lerner, ... ‘el género es un elemento constitutivo de las relaciones sociales ba-
1990) sadas en las diferencias que distinguen los sexos y el género es una
forma primaria de relaciones significantes de poder’... (Scott, en La-
La posición que cada individuo ocupa en la sociedad depende de mu- mas: 1995). Hay cuatro elementos principales que hacen al género co-
chas más cosas que de su conducta sexual; y de lo que se trata es de mo categoría de análisis:
pensar y difundir valores sociales que permitan relaciones diferentes a - los símbolos y los mitos culturalmente disponibles que evocan repre-
las actuales entre los géneros, relaciones más equitativas sentadas en la sentaciones múltiples
igualdad y no en la diferencia. - las normas sociales entendidas como las maneras en que se manifies-
tan las cosas que el hombre va simbolizando, por ejemplo la religión,

6
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta.

la educación, la ciencia, la política; todas las cuales afirman unívo- Los teóricos del psicoanálisis piensan que existe una estructura psíquica
camente el significado de varón y de mujer universal. No todos los antropólogos están de acuerdo con esto, y por
- la organización social, por ejemplo el sistema de parentesco, la fami- eso muchas corrientes teóricas antropológicas lo ha criticado fuerte-
lia, la situación en que se trabaja, la escuela, los actos políticos mente, y hasta lo han dejado de lado.
- la identidad
El género está en la base de la construcción y concepción de poder. ... Quienes siguen líneas estructuralistas están interesados en distinguir los
“la di-visión del mundo basada en referencias a las diferencias biológi- conjuntos básicos de oposiciones que subyacen en un fenómeno cultu-
cas y sobre todo a las que se refieren a la división del trabajo de pro- ral complejo y en mostrar las formas como ese fenómeno es al mismo
creación y reproducción actúa como la mejor fundada de las ilusiones tiempo, una expresión de esas oposiciones y una reelaboración de ellas.
colectivas. Establecidas como conjunto objetivo de referencias, los El conocimiento de los conjuntos importantes de oposiciones de una
conceptos de género estructuran la percepción y la organización con- cultura revela los ejes de pensamiento y los límites de lo pensable en
creta y simbólica de toda la vida social. (Bourdieu en Lamas, 1995)1 una cultura dada.

Cuando el género designa las relaciones sociales entre los sexos se está Pero la cultura no es solo el resultado de las acciones y pensamientos
mostrando que no hay un mundo de las mujeres aparte del mundo de de los sujetos, es también una mediación: es el conjunto de mecanismos
los hombres, que la información sobre las mujeres es necesariamente de defensa del yo ante la entrada violenta al mundo por el nacimiento y
información sobre los hombres. Es la ventaja de usar el género como a la paulatina estructuración psíquica, con la adquisición del lenguaje.
categoría relacional. El uso y la introyección del lenguaje implican la estructuración particu-
lar del sujeto. El lenguaje no es solo un instrumento que usamos a vo-
Quienes estudiamos antropología, usamos el género para analizar la luntad, también lo introyectamos inconscientemente. Desde la perspec-
elaboración simbólica de la diferencia sexual. Para explicar que quiero tiva psicoanalítica, el acceso del sujeto al uso de una estructura de len-
decir con diferencia sexual, me desplazaré antes a la capacidad de sim- guaje que lo precede coincide con la organización y el establecimiento
bolización que tiene el hombre y a las repercusiones que esa capacidad del inconsciente. Cada lengua articula y organiza el mundo de manera
a producido en nuestras vidas. diferente. Se puede hablar porque se tiene la capacidad de simbolizar,
de abstraer y de metaforizar. El lenguaje permite nombrar lo subjetivo,
PRINCIPIOS Y MECANISMOS DE OPOSICION BINARIA DEL en otras palabras hablar de si mismo. Y cuando se habla, o sea cuando
PROCESO DE SIMBOLIZACION se nombra, se abre una brecha entre ese nombre y aquello que es nom-
brado, en otras palabras entre el significado y el significante. Así, el
La antropología trabaja con lo que ocurre con la simbolización, pero no nombre de una cosa, no es la cosa misma. (Lamas, 1995)
con la manera en que ocurre la simbolización en los seres humanos.
Para entender esto los antropólogos recurrimos al psicoanálisis. Casi todas las sociedades hablan y piensan binariamente y así elaboran
sus representaciones, quiero decir, así simbolizan.

1 Bourdieu, Pierre. 1976 (1994) . Razones Prácticas. Anagrama. Barcelona.

7
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta

Lo primero y más elemental y básico que un ser humano simboliza, y binan lo femenino con lo masculino. Una clasificación rápida pero
que es universal porque ocurre en todas las sociedades, es la diferencia siempre reduccionista de estas combinaciones permite reconocer por lo
corporal, específicamente el sexo. menos cinco sexos biológicos:
- varones: personas que tienen dos testículos
Justamente porque se trata de una simbolización tan primaria, el sexo y - mujeres: personas que tienen dos ovarios
el cuerpo están asociados a lo natural y por ende a lo inmutable. Y - hermafroditas o herms: personas que tienen al mismo tiempo un testí-
cuando algo está asociado a lo natural la biología aparece inmediata- culo y un ovario
mente como la palabra autorizada, que en el caso que aquí nos ocupa, - hermafroditas masculinos o merms: personas que tienen testículos
instituirá a la sexualidad y el cuerpo, a sus diferencias, categorías algo pero que presentan otros caracteres sexuales femeninos
absolutas y eternas. - hermafroditas femeninos o ferms: personas con ovarios pero con ca-
racteres sexuales masculinos.
Ahora bien, la biología es también un discurso, una simbolización, una
construcción cultural y sus lecturas y tesis cambian a mediad que cam- La sociedad es un espacio simbólico definido por la imaginación, pero
bian las sociedades, así; es la propia biología la que hoy nos ofrece es determinante en la construcción de la auto imágen de cada persona.
elementos para deconstruir y volver a pensar lo que hasta hace unas La conciencia de cada ser humano esta habitada por el discurso social.
décadas parecía imposible y se tomaba como verdad absoluta.
La diferencia sexual es la representación cultural mas primiginea y uni-
La biología que debe entenderse como una construcción cultural –lo versal porque tiene que ver con el cuerpo y con el reconocimiento y la
acabo de decir– , como un discurso especifico con un fin propio, y no interacción con otro.
como la ciencia de ‘lo natural’; muestra que los seres humanos vienen
al mundo empaquetados en dos sexos, basándose en cinco áreas fi-
siológicas. Pero son más las combinaciones que resultan de estas cinco LA LOGICA BINARIA DEL GÉNERO
áreas fisiológicas de las cuales depende lo que en términos generales se
llama el ‘sexo biológico’. Estas son: genes, hormonas, gónadas, órga- La lógica del género es una lógica de poder y de dominación, y es una
nos reproductivos internos y órganos reproductivos externos (o genita- de las formas en que se produce la violencia simbólica. Esta es aquella
les). violencia que se ejerce sobre un individuo con su complicidad o con-
Estas áreas controlan cinco tipos de procesos biológicos en un continuo sentimiento2.
y no en una dicotomía de unidades discretas. Sus extremos son lo mas-
culino y lo femenino. Las investigaciones más recientes en el tema se- El patriarcado aparece como natural gracias al acuerdo casi perfecto e
ñalan que para entender la realidad biológica de la sexualidad es nece- inmediato que obtiene por un lado de las estructuras sociales y por el
sario introducir la noción de intersexos. Como dentro del continuo po- otro de las estructuras cognitivas. Cuando Bourdieu dice estructuras
demos encontrar una gran variedad de posibilidades de combinatorias sociales esta refiriéndose aquí por ejemplo a la organización social del
de caracteres, cuyo punto medio es el hermafroditismo, los intersexos
serían aquellos conjuntos de características fisiológicas en que se com- 2 Bourdie. Espacio social y violencia simbólica. En Razones Prácticas. op cit.

8
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta.

tiempo y del espacio y a la división sexual del trabajo; y cuando habla Todas las normas y valores sociales reflejan la lógica binaria del géne-
de estructura cognitiva se refiere a las maneras de pensar y sentir el ro. Así por ejemplo mediante el género se ha naturalizado la hetero-
mundo que está inscrita en el cuerpo y también en la mente. sexualidad excluyendo a la homosexualidad de una valoración simbóli-
ca equivalentemente aceptable. Aunque en nuestra cultura de hecho se
En el sistema de dominación patriarcal de los cuerpos y las mentes, los acepte la homosexualidad y esté más visibilizada, el deseo homosexual
sujetos dominados – estoy pensando en mujeres, homosexuales, hom- queda fuera de la lógica del género y tiene un status simbólico, moral y
bres no proveedores, mujeres no reproductoras ó viejos y viejas, y otros jurídico diferente: está fuera de la ley.
grupos minoritarios – aplican a cada objeto del mundo y en particular a Y cuando digo homosexualidad estoy pensando en cualquier hecho
la relación de dominación en la que se encuentran atrapados y atrapa- social en donde el deseo no esté moldeado de acuerdo a las normas
das, y de la misma manera a las personas a través de las cuales esta culturales vigentes; y más concretamente funcionales a la cultura pa-
relación se realiza, –los dominadores– esquemas no pensados de pen- triarcal.
samiento que son el producto de la encarnación de esta relación de po-
der en forma de pares dicotómico –como alto-bajo, macho-hembra, Cuando la identidad sexual escapa a la norma o lógica del género, en-
recto- torcido, etc. – y que por lo tanto las lleva a construir la relación gendra mayor violencia simbólica. Me refiero a la diferencia entre tole-
con el dominante como si fuera natural, sin ningún cuestionamiento. rar y aprehender otras identidades no solo sexuales como parte de la
(Bourdieu, en Lamas, 1995) diversidad en que se vive.

En otras palabras, el pensar en pares binarios, naturaliza el poder desde


el punto de vista de quien esta dominado. GENERO Y DIFERENCIA SEXUAL NO SON IGUALES
La dominación de género ocurre a través de un acto cognitivo y de fal-
so reconocimiento que está mas allá de los controles de la concilia y de Es preciso revalorizar el plano psicológico, y estoy pensando específi-
la voluntad. Ocurre por un encarcelamiento efectuado mediante el camente en este momento en el inconsciente y en los aportes del psico-
cuerpo. Todo el trabajo social para que un individuo se integre a la so- análisis.
ciedad –el trabajo de socialización– tiende a efectuar una somatización
progresiva a través de una operación doble: construyendo una visión Aunque las personas están configuradas por la historia de su propia
determinada del sexo biológico –lo que debe ser el sujeto según su infancia, por las relaciones pasadas y presentes dentro de la familia y en
sexo–, y construyendo una visión determinada del cuerpo y de la mane- la sociedad, las diferencias entre masculinidad y feminidad no provie-
ra en que ese cuerpo debe comportarse –lo que debe ser el sujeto según nen solo del género, sino también de la diferencia sexual, del incons-
su género–. Así, se masculinizan los cuerpos de los machos humanos y ciente, de lo psíquico, de lo subjetivo.
se feminizan los cuerpos de las hembras humanas. La forma en que se
modelan los cueros es arbitraria en el sentido de cultural y no natural. Es importare diferencias dos conceptos: la construcción cultural de la
Pero es preciso tener siempre presente que al modelar el cuerpo, tam- identidad genérica no es igual a la estructuración psíquica de la identi-
bién se modela el inconsciente. dad sexual.

9
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta

La identidad genérica se construye mediante los procesos simbólicos No existe un cuerpo natural, el cuerpo es también una construcción
por los que una cultura modela el género, es la que hace que un niño no cultural y por esto los cambios en todo lo que ha parecido natural, eter-
quiera ponerse un vestido. Esta identidad genérica esta históricamente no y absoluto son posibles.
construida de acuerdo a lo que la cultura considera femenino o mascu- ... ‘El cuerpo es el territorio sobe el que se construye una red de place-
lino, y va cambiando: hace 30 años, en la década del ’70, ningún hom- res e intercambios corporales, a los que los discursos dotan de signifi-
bre en Salta que se preciara como tal hubiera usado un pantalón blanco, cados [entonces] las sanciones y prohibiciones que le dan forma y di-
hoy ningún hombre usaría un pantalón con botas anchas, que si se usa- reccionalidad a la sexualidad, que la regulan y la reglamenten, pueden
ban en los ’70. ser transformadas’... (Foucault, en Lamas: 1995)3
La identidad sexual en cambio se conforma mediante la reacción indi-
vidual ante la diferencia sexual. Y no cambia, es la estructura psíquica Cuando se piensa en el género y en el cuerpo desde este lugar se está
de una persona, la que hace por ejemplo que alguien se considere caminando irreversiblemente a la desencialización de la idea de hombre
homosexual o heterosexual. y mujer. Comprender los procesos sociales, pero también los psíquicos
por los cuales las personas nos convertimos en hombres y mujeres de-
El género en la antropología permite pensar como se articula la diferen- ntro de un esquema cultural de género –que para sufrimiento de hom-
cia sexual con la cultura. Porque la sociedad puede modelar al sujeto, bres y mujeres postula la complementariedad de los sexos y la normati-
pero este también produce sentidos que van modelando lentamente la vidad de la heterosexualidad– facilita la aceptación de la igualdad de
cultura. La relación no es nunca determinante en ninguno de los dos los seres humanos y la reconceptualización de todas las posibilidades
sentidos. de sexualidad. Y también amplia nuestra comprensión sobre el destino
que compartimos mujeres y hombres como seres humanos incompletos
El psicoanálisis muestra como la estructuración psíquica se realiza fue- que se buscan a si mismos; una búsqueda que se hace tanto más difícil
ra de la conciencia y de la racionalidad de los sujetos. Ofrece una vi- cuanto mas poderoso es el encasillamiento en dos modelos supuesta-
sión de la manera en que se construye la subjetividad y la sexualidad, mente complementarios: hombre y mujer.
así como el proceso mediante el cual el sujeto resiste a la cultura.
La urgencia es disminuir el sufrimiento humano, eliminar la violencia
Los seres humanos estamos sometidos a la cultura y al inconsciente. En social y familiar, física y simbólica.
este punto pueden confluir pero de hecho también difieren la antropo- Es imprescindible para esta empresa comprender como se fue articu-
logía y el psicoanálisis. lando y como funciona la lógica del género. Y es también necesario
plantear un modelo de relaciones sociales y sexuales en que la diferen-
Pensar que algo es natural es también pensar que es inmutable. Insisto cia no se traduzca en desigualdad.
en esto porque es el eje principal donde se asientan las tesis de todas las
disciplinas sociales que permean los estudios de género.

3 Foucault, Michel. 1990 (1976). Historia de la Sexualidad. Siglo xxi. Madrid.

10
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta.

ORIGEN DEL PATRIARCADO


Los hombres tenían unos derechos sobre las mujeres que estas no ten-
En lo que sigue haré intentaré usar un modelo muy simple de una situa- ían sobre los hombres. Y se convirtieron en un recurso que los hombres
ción muy compleja, por lo que puede ser muy reduccionista. En todo adquirían igual que se adueñaban de tierras. En este sentido la sexuali-
caso vale para el propósito que aquí nos ocupa que es entender el sur- dad de la mujer y su capacidad reproductiva se convirtieron se cosifica-
gimiento del sistema en el que comenzó la dominación de género y así ron. Es aquí importante diferenciar entre la sexualidad de la mujer, co-
entender la manera en que hoy están modeladas las relaciones entre sificada; y la mujer como sujeto, que nunca se convirtió en cosa. Las
hombres y mujeres, o mejor, entre los seres humanos. mujeres no eran vistas como cosas, conservaban su poder de actuación
y de elección al igual que los hombres, pero más limitado. (Levy
El Patriarcado es la manifestación y la institucionalización del dominio Strauss en Lerner, 1990)
masculino sobre las mujeres y los niños de la familia y la ampliación de
ese dominio masculino sobre las mujeres a la sociedad. Implica que los El primer papel social de las mujeres fue el de ser intercambiadas en
varones tienen el poder en las instituciones importantes de la sociedad y transacciones matrimoniales, otro; el de ser esposas suplentes, lo que
que se priva a las mujeres de acceder a él. No implica que las mujeres implicaba un trabajo sexual eficiente. Si una mujer no cumplía esto que
no tengan ningún tipo de poder o que se las haya privado por completo se le pedía, era sustituida y perdía todos sus privilegios y posición.
de sus derechos, influencia y recursos

El paternalismo, más específicamente, describe la relación entre un Consecuencias del patriarcado


grupo dominante, al que se considera superior, y un grupo subordinado,
al que se considera inferior, en la que la dominación queda mitigada La desviación sexual en tanto no reproducción coloca a la mujer en la
por las obligaciones mutuas y los deberes recíprocos. situación de status mas baja dentro de su clase social. Las mujeres que
no prestan servicios heterosexuales –monjas, solteras o lesbianas- están
El sistema patriarcal es una creación histórica elaborada por hombres y vinculadas a un hombre dominante de su familia de origen y a través de
mujeres que tardó casi dos mil quinientos años en completarse. el obtienen los recursos que necesitan para su vida. En algunos perío-
La sexualidad de las mujeres en tanto su capacidad reproductora se dos históricos y aun en la actualidad, los conventos y otros espacios
convirtió en una mercancía antes que existiera la sociedad occidental. similares eran espacios de refugios en donde estas mujeres podían ac-
tuar y conservar su respetabilidad. También las mujeres solteras depen-
Cuando surge la agricultura en el mundo, hace diez mil años en el co- den de la protección de los hombres de su familia. Además las mujeres
mienzo del periodo neolítico, las mujeres se intercambiaban entre las independientes que se mantienen por si mismas son las menos.
tribus para evitar las guerras mediante la consolidación de alianzas ma-
trimoniales, y porque las sociedades con más mujeres podían producir La familia patriarcal es independiente del sistema político económico
más hijos y esto significaba mas fuerza de trabajo; y esta, mayores en el que se encuentre. El patriarcado es más extensivo que el capita-
posibilidades de sobrevivir primero y más adelante en el desarrollo de lismo y no debe confundírselos.
la civilización, mayores posibilidades de riqueza y fortuna.

11
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta

La familia patriarcal ha sido extraordinariamente flexible y ha variado de una tradición que reafirme la independencia es un punto sobre el que
según la época y los lugares. El patriarcado oriental incluía la poliga- es preciso insistir. Allí donde no existe un precedente no se pueden
mia y la reclusión de las mujeres en harenes. El patriarcado entre los concebir alternativas a las condiciones existentes.
griegos y en su evolución europea esta basado en la monogamia, pero
en cualquiera de sus formas estableció un sistema de doble status Cuando se ve que las mujeres han salido de sus hogares para trabajar, o
sexual en detrimento de las mujeres. que los grupos minoritarios de género van logrando mayor visibilidad,
se tiende a pensar que el patriarcado esta cediendo en su poder de do-
Actualmente, las relaciones sexuales son más igualitarias aunque las minación. Esto es una falacia, porque los verdaderos cambios consisten
económicas siguen siendo muy patriarcales. Lo importante a considerar en incluir en las representaciones sociales, las experiencias, los pensa-
es que los cambios dentro de la familia no alteran el predominio del mientos y las ideas de todos estos grupos.
hombre sobre la esfera pública, las instituciones y el gobierno.

La familia es siempre un reflejo del orden imperante, educa a los hijos LA POSIBILIDAD DE PENSAR
y así crea y refuerza constantemente el orden social patriarcal.
Los grupos oprimidos, comparten y participan en los principales símbo-
Bajo la dominación patriarcal el dominado cambia protección por su- los controlados por los dominadores, pero también y al mismo tiempo
misión, trabajo no remunerado por manutención. desarrollan sus propios símbolos. En las épocas de cambios revolucio-
narios estos se convierten en fuerza importante para la creación de al-
El sistema patriarcal funciona solo gracias a la cooperación de quienes ternativas. En otras palabras, solo se pueden generar ideas revoluciona-
están dominados en el. Esta cooperación implica la inculcación de los rias cuando los oprimidos poseen una alternativa al sistema de símbolos
roles genéricos, la privación de la enseñanza, la imposibilidad de los y significados de aquellos que los dominan.
grupos de crear su propia historia, la división de los individuos en res-
petables y devaluados de acuerdo al ejercicio de su sexualidad; y tam- La manera para pensar en abstracto es definir con exactitud, crear mo-
bién mediante la represión y la coerción total, por la discriminación en delos mentales y generalizar a partir de ellos. Esto es lo que las mentes
el acceso a los recursos económicos y al poder político; y al recompen- poderosas, en relativo equilibrio con su medio, hacen. Pero las personas
sar con privilegios de clase a todos aquellos que se conforman. Más subordinadas tienen un profundo conocimiento de la ambigüedad, del
arriba he intentado mostrar como se producen estos mecanismos a nivel dolor, y los sentimientos se mezclan con ideas, los juicios de valor co-
social y psicológico. lorean las abstracciones. Así, han aprendido a dudar de sus experiencias
y de su conocimiento y a devaluarlos. No quiero decir con esto que
Todos los grupos dominados bajo el patriarcado han participado en el quienes ocupan posiciones de dominados no puedan pensar con la po-
proceso de su propia subordinación porque se los ha moldeado psicoló- tencia y eficiencia de quienes ocupan lugares de poder, sino que los
gicamente para que interioricen la idea de su propia inferioridad. Y la sistemas de pensamiento, las maneras en que elaboran las ideas son
ignorancia de sus propias historias de luchas y reivindicaciones ha sido diferentes. De hecho, los dominados, cuando logran potenciar su inte-
una de las principales formas de mantenerlos subordinados. La carencia

12
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta.

lectualidad pueden estar en posiciones ventajosas de percepción y ela- social en el que tuvo sentido como sistema de gestión de la sexualidad.
boración de pensamiento. En otras palabras, la heterosexualidad está en crisis porque el sistema
patriarcal está en crisis, en un proceso de transformación; y estamos
La capacidad de pensar en inherente a la humanidad, puede animársela viviendo una situación coyuntural, acompañada y dinamizada por los
o desalentársela pero no se la puede reprimir. Pero una cosa es el pen- procesos de la globalización.
samiento que genera la vida diaria, es el nivel de pensamiento en que la
mayoría de los hombres y mujeres se mueven toda la vida; otra muy La sexualidad es un conjunto de prácticas y discursos –relativos al
distinta es el pensamiento abstracto y de nuevos modelos conceptuales, género, al deseo, a la afectividad y a la reproducción– que atraviesan
ese que permite la formación de teorías y que va produciendo la visión transversalmente el sistema cultural. Es la estrategia social que permite
que las propias sociedades tienen de si mimas. controlar el deseo erótico. Por la sexualidad, la cultura genera deseo
erótico y lo controla al mismo tiempo. Este deseo erótico es un tipo de
La generación de este ultimo tipo de pensamiento, depende de que el atracción socioafectiva entre personas, capaz de escapar a las normas
pensador haya sido educado en lo mejor de las tradiciones existentes y sociales.
de que lo acepten en un grupo de personas instruidas que con sus críti-
cas y el intercambio de ideas le darán un marco de referencia cultural y La heterosexualidad, en tanto que sistema de gestión social del deseo
social indispensable. Depende de disponer de tiempo para uno; depende tiene cuatro características básicas: defiende el matrimonio y la pareja
de que el pensador no solo sea capaz de absorber esos conocimientos estable, es coitocéntrica y reproductiva, define lo femenino como subal-
sino también de dar un salto creativo a un nuevo orden de ideas. La terno y lo interpreta en perspectiva masculina y condena, persigue o
discriminación en la enseñanza impide acceder a esos conocimientos, y ignora a todos los que se partan del modelo.
mucho más al marco de referencia cultural y social del que hablo.
Pero si la pareja reproductora tiene sentido en la sociedad industrial que
CRISIS DEL MODELO HETEROSEXUAL: crisis del patriarcado. necesita abundante mano de obra, en las sociedades posindustriales de
los países de capitalismo avanzado como consecuencia de los cambios
El patriarcado promulga un tipo de sexualidad dominante que es la en los modos de producción, esta función reproductora de la pareja ya
heterosexualidad. no es tan importante. Estas sociedades han aprendido a reproducir con
eficacia los medios de producción y han abolido gran parte del trabajo
La heterosexualidad como hoy la concebimos, como saber sexual humano que necesitaban antes para acumular y perpetuarse. La inven-
hegemónico, aparece en la cultura occidental judeocristiana en los ción tecnológica que ha permitido esto, logró también disociar el sexo
últimos doscientos años. Nace asociada al trabajo asalariado y a la re- de la reproducción: con las técnicas contraceptivas primero, y con la
volución industrial. inseminación artificial más recientemente. . Esto permite a las personas
explorar nuevas formas de expresión sexual y corporal que convierten
La heterosexualidad esta en crisis y en proceso de disolución y rápida el coito en unas más de múltiples y legítimas opciones posibles.
transformación porque su función social como modelo sexual vigente y
hegemónico está en crisis, al haber cambiado el contexto histórico y

13
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta

Mucho he dicho ya aquí sobre que lo femenino y lo masculino son pro-


ductos históricos que no están determinados pro lo biológico.
La tendencia a presumir de una mayor capacidad de expresión afectiva
de las mujeres tiene que ver con nuestra herencia animal. En tanto que
mamíferos las madres practican con su descendencia la expresión cor-
poral afectiva y al hacerlo sientan las bases que permiten naturalizar las
conductas femeninas muy fácilmente. No es que los varones sean me-
nos capaces para el afecto y la emotividad. Pero en nuestra sociedad, la
reivindicación de lo femenino que plantean algunos varones desde os
años setenta implica cuestionar una de las características centrales de la
heterosexualidad: la definición de lo femenino como algo subalterno.

En el nuevo contexto económico de los países capitalistas, la sociedad


informática relega la fuerza bruta del hombre al espacio metafórico de
los gimnasios, lo que posibilita e impulsa una redefinición de la identi-
dad masculina que acepte y valore lo femenino como propio. Pero a
diferencia de otros momentos históricos, esta redefinición de la mascu-
linidad empieza a afectar al conjunto de la sociedad y no solo a las cla-
ses altas, a los intelectuales y a los artistas. En este nuevo contexto so-
cial la desmasculinización de los varones no es una cuestión coyuntural
o de moda sino de adaptación de los varones a un nuevo ambiente.

Es posible que en un futuro no muy lejano las relaciones interpersona-


les ya no se basarán en el dominio, ni en la sumisión ni en la opresión,
sino en la seducción entre seres humanos que sientan interés por cono-
cerse entre si.

14
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta.

Cuadros:

• Desigualdad – inequidad de género

• Cómo se construye el género

• La reproducción de los estereotipos

• Cuadro sinóptico: Género no es igual a mujer.

15
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta

DESIGUALDAD – INEQUIDAD DE GÉNERO 4

Sexo (diferencia biológica) VARON MUJER


Género (diferencia cultural) Masculino Femenino

Familia Padre Madre


“jefe” de familia “reina” del hogar
División sexual del trabajo
Economía Trabaja No trabaja(1), cuida del hogar y educa a los hijos
Provee Administra
produce Reproduce (2)
Desigual distribución del poder
Política Gobierna Acompaña
Protagoniza Secunda
Doble código de moralidad
Moral Libre ejercicio de su sexualidad Control social
Modelos sexuales: honesta - deshonesta

(1) Trabajo remunerado fuera de la casa = doble jornada de trabajo


Militancia (sindicalismo, política, derechos humanos) = triple jornada de trabajo

(2) Reconstrucción de la fuerza de trabajo:


- renovación de energías (comida)
- renovación de ropa de trabajo (lavado, planchado, costura)
- renovación de mano de obra (hijos)

4 Este grafico fue realizado en el Centro de Estudios de la Mujer. María Julia Palacios. Universidad Nacional de Salta. 2003.

16
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta.

COMO SE CONSTRUYE EL GENERO 5

Varón Mujer Sexos socialmente reconocidos


Masculino Femenino
Fuerte, Duro – rudo, Atrevido – audaz, Valiente, Independiente, Protector, Cualidades Ideas
Dominante – autoritario, Sobrio, Seguro – estable, cómodo, Indiferente, infiel, diferentes Valores
activo – creativo, Intelectual, Frío, Racional – analítico, Provisor – planifica- Símbolos
dor, profundo Expectativas
Frágil – débil, Suave – dulce, Tímida, Temerosa, Dependiente, Protegida, Su- Tradiciones
misa – dócil, Coqueta, Inconstante, Abnegada – sacrificada, Curiosa, Fiel, Costumbres
Pasiva – receptiva, Afectiva, Sentimental, Intuitiva, Impulsiva, Superficial - Presiones sociales
frívola
Mandar, dirigir, producir Obedecer, organizar, reproducir Aptitudes Origen:
Abstracción Concreto diferentes Ideológico
Pensamiento universal Particular Político
(lo grande) (lo pequeño) Filosófico Cultura
Científico
religioso
Jefe de familia Reina del hogar Funciones y
Gobierno de la sociedad Gobierno de la casa Responsabilidades
Política – economía Cuidado de los hijos diferentes
Ciencia
Protagonizar Secundar
Espacio público: Espacio privado: Lugares sociales
La ciudad La casa diferentes
El estado El hogar
La cultura La familia

5 Este grafico fue realizado en el Centro de Estudios de la Mujer. María Julia Palacios. Universidad Nacional de Salta. 2003.

17
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta

LA REPRODUCCION DE LOS ESTEREOTIPOS 6

En la familia Mantenimiento de responsabilidades y roles diferentes los y las integrantes del grupo familiar:
Madre: Padre:
Las tareas femeninas: el trabajo doméstico y la atención Provisión de los recursos, jefatura de la familia (poder
de los hijos (educación, vestido, higiene, estudio) sobre hijos y esposa)
Hijas: Hijos:
Colaborar con las tareas domésticas, menor libertad y Tareas propias de varones, mayor libertad y permisividad
mayor control, menor permisividad. para la vida fuera de la casa.
En la escuela Expectativas, exigencias y controles diferentes para varones y mujeres
Uso de un lenguaje genérico masculino que invisibiliza a las mujeres
Transmisión de conocimientos que ocultan o desconocen el papel de las mujeres en la construcción de las sociedades
(los protagonistas de la cultura son los varones)
En el trabajo Distinción entre: profesiones femeninas (humanidades, ciencias sociales, literatura, arte, enfermería) y profesiones u
oficios masculinos (ingeniería, abogacía, medicina, cirugía, política, plomería, albañilería, etc.)
En la política Tareas diferentes: la conducción y el protagonismo para los varones, la actividad secundaria y el apoyo para las muje-
res.
En el derecho Reconocimiento tardío de la mujer como sujeto de derecho
Legislación que favorece el predominio masculino
Penalización diferenciada para delitos similares
Reconocimiento tardío de derechos de familia (patria potestad, divorcio, etc.)
En la econom- Desconocimiento del valor de la economía doméstica
ía Dependencia económica
Desjerarquización del trabajo femenino, menor remuneración
En la moral Persistencia de los modelos de feminidad: la madre, mujer honesta y virtuosa, y la otra, la puta.
Exigencia de fidelidad a las mujeres, no cuestionamiento de la infidelidad masculina
Dependencia psicológica. Aunque la mujer se autoabastezca, la dependencia psicológica y moral, que tuvo su origen
en la dependencia económica, persiste.

6 Este grafico fue realizado en el Centro de Estudios de la Mujer. María Julia Palacios. Universidad Nacional de Salta. 2003.

18
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta.

19
Género no es igual a mujer. Fernando Pequeño, 2003. Fundación Lapacho. Salta

Bibliografía:
Lamas, Marta. 1995.
“Usos, dificultades y posibilidades de la categoría género”. La Ventana. Universidad de Guadalajara, México.

Palacios, María Julia. 1997.


“El Género en la encrucijada” En ¿Historia de las mujeres ó historia no androcéntrica? María Julia Palacios, compiladora. Universidad
Nacional de Salta. Salta.

Lerner, Gerda. 1990.


La creación del Patriarcado. Crítica. Madrid. Cáp. 11: “El Origen del patriarcado”

Guasch, Oscar. 2000.


La crisis de la heterosexualidad. Leartes. Barcelona.

20