Está en la página 1de 1

_______________________________________________________________

Capítulo 3
UNA ERA DE TINIEBLAS ESPIRITUALES
En contraste con el capítulo 2, donde los seguidores de Cristo sufrirán
cruel persecución por mano de la Roma pagana, este capítulo nos presenta
tiempos en los cuales se vivirá una supuesta paz. La autora de una manera
singular nos presenta que la conversión de Constantino, no fue movida de
manera genuina como tal vez muchos piensan en la actualidad, sino que fue una
conversación nominal, quizá movido por intereses más políticos que religiosos.
Es así que la autora va a entrelazar este suceso histórico del fin de la
persecución, con el cumplimiento de una profecía dada por el apóstol Pablo (2
Tes 2:3,4), conocida como “la gran apostasía”.
En la actualidad podemos saber que en realidad, cuando Constantino
decreto el fin de la persecución de los cristianos, que estos ingresaron en el
ámbito político (con los conocidos obispos), y así fueron olvidando sus
verdaderas raíces humildes y su fe centrada en las escrituras.
Es también claro y conocido que el cristianismo desplazó al paganismo en
la Roma imperial, pasando ahora a ser el cristianismo la religión oficial del
imperio romano.
Las creencias fundamentales se fueron perdiendo, como lo es el
reconocer a Dios como Señor y al Espíritu Santo como vicario de Cristo, ahora
apareció el asunto de los papas que según la autora, llegaron incluso a pretender
títulos que no les correspondía a ellos, sino solo a la Divinidad.
Además un punto resaltante es el paulatino abandono del verdadero día
de reposo, y más adelante su cambió total al domingo. Ahora este punto también
se le suma la prohibición de la divulgación y circulación de la Biblia en otros
idiomas, sino solo en el idioma del imperio romano, el Latín.
Algo que resalto en este capítulo es que la autora va a relacionar estos
eventos a los proféticos, que fueron anunciados muchos años antes. Como por
ejemplo, el paso de la roma pagana ahora a la roma cristiana, que ella lo
relacionará con un suceso en Daniel 7:25, igualando a la roma cristiana con el
cuerno pequeño que intentaría cambiar los tiempos y la ley, además de dominar
el mundo a su gusto por 1260 años.
Algo fascinante de este capítulo es que la autora presenta información
interesante y contundente sobre como el poder de la iglesia romana, como ella
llama al poder del vaticano hizo lo que quiso, incluso al punto de mover a los
reyes y gobernantes a su gusto, y especialmente como impone su manera de
pensar por sobre la Biblia (por eso se conocen a esos años como la edad
oscura).