Está en la página 1de 28

Teología de la cruz

de Jürgen Moltmann
Teología de la cruz
de Jürgen Moltmann
Un análisis teológico–crítico

Víctor Casali
Autor: Víctor Manuel Casali
Título original de la obra: Análisis teológico-crítico de la teología de la cruz de Jürgen Moltmann
Dirección editorial: Rafael O. Paredes, Editorial Universidad Adventista del Plata
Edición: Walter Fernando Bogorni, Editorial Universidad Adventista del Plata
Corrección: Viviana Marsollier de Lehoux, Editorial Universidad Adventista del Plata
Diseño de tapa e interior: Mauro Perasso, Editorial Universidad Adventsita del Plata
Es propiedad © Editorial Universidad Adventista del Plata (2017)
MMXVII – 300

Casali, Víctor
Teología de la cruz de Jürgen Moltmann : un análisis teológico-crítico / Víctor Casali. - 1a ed. -
Libertador San Martín : Universidad Adventista del Plata, 2017.
226 p. ; 23 x 15 cm.
ISBN 978-987-765-003-7
1. Teología . 2. Método Histórico. I. Título.
CDD 200.7

Editorial Universidad Adventista del Plata


25 de Mayo 99, Libertador San Martín,
E3103XAC Entre Ríos, ARGENTINA
Teléfono: 54 343 4918000, int. 82 1230
Fax: 54 343 4918001
Dirección de correo electrónico: direccioneditorial@uap.edu.ar
Sitio web: www.uap.edu.ar

La Editorial Universidad Adventista del Plata es miembro de

Red de Editoriales
de Universidades Privadas

Se terminó de imprimir en Docuprint S. A., Ruta Panamericana km 37, Parque Industrial Garín, calle
Haendel, lote 3, (B1669IEA) Garín, Buenos Aires, Argentina; en diciembre de 2017.
Prohibida la reproducción total o parcial de esta publicación (texto, imágenes y diseño), su manipula-
ción informática y transmisión ya sea electrónica, mecánica, por fotocopia u otros medios, sin permiso
previo del editor.
Dedicatoria

A mi esposa Liria y mis hijos Guillermo y Cintia, por su comprensión y


apoyo moral constantes durante esta investigación.
Índice

Dedicatoria.........................................................................................vii

Introducción general.............................................................................xi

1.. Introducción particular: vida, principales producciones


teológicas e influjo luterano en Moltmann........................................1

2.. Lineamientos para una teología de la cruz.....................................17

3.. Implicaciones de la teología de la cruz moltmanniana....................55

4.. Evaluación de la estaurología moltmanniana.................................81

5.. Consideraciones conclusivas: hacia una teología de la cruz..........127

Apéndice..........................................................................................167

Bibliografía.......................................................................................177
Introducción general

Planteamiento del problema y propósito


de la investigación

D os hechos transcurridos durante la década de los años


70 colocaron la cruz sobre el tapete en el ámbito de los estudios teoló-
gicos. Por un lado, del 13 al 18 de octubre de 1975 se llevó a cabo en Roma el
Congreso Internacional sobre “La sabiduría de la cruz hoy”, organizado por
la Casa Generalicia de los pasionistas. Además, en 1972, apareció Der Ge-
kreuzigte Gott. Das Kreus Christi als Grund und Krutik christlicher Theologie,
de Jürgen Moltmann, obra a la que se aludirá posteriormente.
El contenido de esta publicación ha suscitado reacciones favorables y ad-
versas en diferentes círculos teológicos. El libro (que será citado más ade-
lante), editado por Michael Welker, Diskussion über Jürgen Moltmann Buch:
Der Gekreuzigte Gott, testimonia de este hecho. Ahora, ab initio de esta in-
vestigación, expresamos el planteamiento de la problemática que motiva la
misma a través de la siguiente pregunta: ¿qué aciertos y qué falencias anidan
en la teología de la cruz moltmanniana, particularmente en las áreas de me-
todología, soteriología, inmutabilidad de Dios y teología política de la cruz?
De este interrogante, emana el propósito del presente estudio, que será,
luego de describir la teología de la cruz de Moltmann, analizar desde una
perspectiva escriturístico-teológica sus puntos positivos y aspectos proble-
máticos en las áreas ya indicadas.

Limitaciones al tema
Aun cuando el trabajo estará restringido a las áreas mencionadas, no obs-
tante es menester establecer ciertas limitaciones.
No se considerarán áreas como ateísmo, dialéctica negativa y teoría crí-
tica, teodicea, liturgia, liberación psíquica del hombre, estructura eclesial,
escatología (solo se tratará y evaluará el método escatológico).
Si bien es cierto que nos imponemos estas limitaciones, queremos de-
cir que en algunos casos, por razones propias del tratamiento general de la
xii | Teología de la cruz de Jürgen Moltmann

teología de la cruz moltmanniana, algunas de estas áreas deslindadas quizás


sean tocadas tangencialmente.

Metodología y organización
de la investigación
Se procederá a trabajar el tema de esta tesis a través de la mediación del
método que denominaremos teológico-interpretativo-crítico. Teológico,
debido a la naturaleza teológica del tema: estaurología. Interpretativo, por
cuanto se tratará de entender, interpretar los textos de Moltmann. Crítico,
puesto que se efectuará una valoración crítica de su pensamiento dentro de
los límites ya establecidos.
La tesis estará organizada en cinco capítulos. El capítulo primero será pa-
norámico-introductorio, con énfasis en la vida, las producciones teológicas
más importantes de Moltmann y su influjo luterano.
El segundo capítulo entrará ya en la parte descriptiva del pensamiento es-
taurológico moltmanniano. Primeramente, se expondrán sus principales mé-
todos: dialéctico, histórico, escatológico, y hermenéutica política. Luego, en
uso de los métodos histórico y escatológico, se verá cómo Moltmann inter-
preta el evento de la cruz desde el pasado y desde el futuro. Su movimiento es
doble, avanza desde el principio hacia el final y desde el final hacia el principio.
El Cristo abandonado por Dios recibe especial atención de nuestro autor.
Hay implicaciones definidas de esta teología de la cruz, que se proyectan
en la doctrina de Dios como teología trinitaria de la cruz convirtiéndose esta
en el comienzo de la historia trinitaria de Dios, como pasión de Dios, como
devenir de Dios, etcétera; también se prolongan en una teología política de
la cruz, en la que el concepto de liberación es pluridimensional. Esto será
tratado en el capítulo tercero.
Habiéndose expuesto la theologia crucis del teólogo de Tubingia, en el ca-
pítulo cuarto se concretará su evaluación, su valoración crítica, vertebrada
por cuatro áreas básicas: metodología, soteriología, inmutabilidad de Dios y
teología política de la cruz.
Posteriormente, en un quinto capítulo, ya de carácter conclusivo, expon-
dremos una teología de la cruz alternativa, en la que se focalizarán aspectos
Introducción general | xiii

estaurológicos, pero claros, semisilenciados o inexistentes en Moltmann. In-


mediatamente, se arribará a la etapa de las conclusiones últimas.
Todas las citas bíblicas ad litteram serán tomadas de la Biblia de Jerusalén,
a menos que se indique otra cosa. Las traducciones de citas que originalmen-
te aparecen en inglés y portugués pertenecen al autor de la presente tesis.

Situación de la investigación
del tema en la actualidad
El autor de esta tesis ha investigado la bibliografía sobre el tema en con-
sideración, disponible en Argentina y Brasil (además ha solicitado algunas
obras de Europa y Estados Unidos). Ha explorado —además de las obras de
Moltmann— periódicos religiosos, índices de periódicos religiosos, libros,
tesis y recensiones (publicados en castellano, inglés, francés, alemán, italiano,
y portugués), y además numerosos artículos, libros y capítulos de libros sobre
la teología de la cruz de Jürgen Moltmann. Pero no ha hallado ninguna tesis
doctoral que exponga y evalúe su teología de la cruz.
Por consiguiente, esta investigación tiene carácter de originalidad por
tres razones:
• Hasta donde se puede conocer, no se ha investigado este tema a
nivel doctoral.
• Diferentes autores han detectado problemas de metodología, soteriolo-
gía, teotropismo, etcétera, en este rubro de la teología de Moltmann, pero
las críticas en muchos casos son de carácter enunciatorio y no se observa
mayor refutación. Esta tesis tratará de profundizar críticas ya existentes,
elaborar y profundizar nuevas críticas y refutar tesituras moltmannianas.
• En el capítulo conclusivo, se ofrecerá una teología de la cruz alternativa,
en la que se expondrán aspectos hamartiológicos, las dimensiones cósmi-
cas de la cruz, el concepto panorámico de la preexistencia, la encarnación,
la vida, la muerte, la resurrección y la ascensión, el significado redentivo
de la cruz, la reconciliación, la aplicación de los beneficios de la cruz en
la vida del creyente, la justificación, la santificación, la justificación según
Moltmann y según Trento y las dimensiones éticas del acto expiatorio
de Jesucristo.
1
Introducción particular: vida, principales
producciones teológicas e influjo
luterano en Moltmann

E l propósito primordial de esta investigación es analizar el


pensamiento estaurológico de Jürgen Moltmann. Dentro de este contex-
to teleológico amplio, se enuncia el propósito bidimensional del presente
capítulo. El primero es esbozar una biografía con énfasis en las actividades
teológicas del autor en consideración, y el segundo, presentar el influjo lute-
rano en su quehacer teológico. Ab initio y durante su desarrollo, este primer
capítulo contribuirá a un mejor conocimiento de Moltmann; principalmen-
te, conducirá a una mayor inteligencia de su teología de la cruz.

Vida y obra
A los efectos de un tratamiento ordenado (aunque no exhaustivo, pues
esto será introductorio) de la vida y la actividad teológica de Moltmann, se
dividirá su trayectoria en las siguientes etapas: período desde la infancia hasta
la culminación de su preparación teológica formal; período de estudio de
historia de la teología reformada; elaboración de una teología de la esperan-
za; adhesión al programa de teología política; elaboración de una teología de
la cruz; y finalmente, elaboración de una pneumatología y una eclesiología.
A continuación, se irá avanzando paso a paso según el esquema propuesto en
las líneas previas.

Período desde la infancia hasta la culminación


de su preparación teológica formal
Jürgen Moltmann nació el 8 de abril de 1926 en Hamburgo, Alema-
nia.1 La confesión religiosa en la que se crió y a la cual pertenece es la Iglesia


1
Jürgen Moltmann, Experiencias de Dios (Salamanca: Sígueme, 1983), 18; Rosino Gibellini, La Teo-
logia di Jürgen Moltmann (Brescia: Queriniana, 1975), 10.
2 | Teología de la cruz de Jürgen Moltmann

Evangélica Reformada de Alemania.1 Aun cuando su familia podría ser


considerada teóricamente cristiana, no obstante Moltmann la califica como
“ilustrada”, “liberal”, y “secularizada”.2 Al dar una mirada retrospectiva, él mis-
mo escribe de la religión de su hogar paterno en los siguientes términos: “En
mi casa, el cristianismo había sido algo puramente institucional y externo, o
con el que nos encontrábamos una vez al año por Navidad como algo muy
remoto y alejado de nuestras vidas”.3
En los años de su carrera primaria y secundaria, se lo observa como un
adolescente de altos ideales y de mente inquisitiva.4 Una vez terminado el ba-
chillerato, anhelaba seguir estudiando matemática y física en la universidad,
ya que su afición por tales disciplinas la tenía muy adentro, debido a su admi-
ración por los profesores de esas asignaturas y también porque la teoría de la
relatividad y la física cuántica eran para él “los secretos más fascinantes de
la naturaleza”.5 Durante ese período, la posibilidad de la teología no tenía ca-
bida en su mente. Sus propias palabras son elocuentes: “En esa época, la idea
de dedicarme a la teología era tan remota como la misma iglesia”.6
En breves pinceladas biográficas como estas, es insoslayable la mención
de la guerra y sus efectos en la experiencia de Moltmann. Ciertamente, formó
parte de la “generación que vivió conscientemente, a través de los horrores de
la segunda guerra mundial, el colapso de un Reich y de todas sus institucio-

1
Este movimiento forma parte de lo que se considera la segunda reforma, cuyo objetivo fue completar
la reforma luterana ( Jürgen Moltmann, entrevista por Antonio Luengo, en Gibellini, La Teologia di
Jürgen Moltmann, 336]). Acerca de las iglesias reformadas, F. Mead declara: “Those Reformation-
founded churches called Reformed, as distinguished from those called Lutheran, originated in Swit-
zerland under Zwingli, Calvin, and Melanchton; they were Presbyterian in England and Scottland
and Huguenot in France” (Frank S. Mead, Handbook of Denominations [Nashville: Abingdon Press,
1975], 230, 231).
2
Entrevista a Moltmann (Gibellini, La Teologia di Jürgen Moltmann, 337; Moltmann, Experiencias de
Dios, 22).
3
Moltmann, Experiencias de Dios, 22.
4
“With the eye of memory I see myself as a boy gazing out of the window of his parents’ house upon
the forests which cross the horizon of northern Germany. There the horizon is a boundary which
does not confine but rather invites one to go on beyond. That boy was not filled with curiosity about
what was on the other side of the horizon. It was from that early experience of the distant horizon
that he developed this yearning for what lies beyond, for what is new and different” ( Jürgen Molt-
mann, “Foreword”, en M. Douglas Meeks, Origins of Theology of Hope [Philadelphia: Fortress Press,
1974], x).
5
Moltmann, Experiencias de Dios, 19.
6
Ibíd.
1 · Introducción particular: vida, principales producciones teológicas… | 3

nes, la culpa y la vergüenza del propio pueblo y un prolongado período como


prisionero de guerra”.1
A los diecisiete años, se enroló como soldado convocado por el ejército
alemán.2 La “razón férrea” con la que se dirigió a la guerra se fundamenta-
ba en las poesías de Goethe y las obras de Nietzsche.3 Su carrera militar fue
“breve y sin gloria”, como él mismo confiesa.4 Luego, desde 1945 hasta 1948,
debió sobrellevar la amarga experiencia de ser prisionero de guerra en campos
de concentración.
En esa circunstancia, “la experiencia de la miseria, del abandono y de la
humillación diaria fue cristalizando en una experiencia de Dios”.5 Aquella
“era la experiencia de la presencia de Dios en la noche oscura del alma”. Era
“Dios como la fuerza de la esperanza y del sufrimiento: esta experiencia fue
la que me moldeó en los años de mayor receptividad de la vida, entre los 18
y 21 años”, expresó.6
Todo esto lo hizo abandonar su sueño por la matemática y la física, y le
indujo a estudiar teología.7 En realidad, fue en los campos de concentración
donde comenzó la formación teológica de Moltmann, quien aprendió de
profesores que se disponían a dar clases a sus compañeros de desventuras.8
Al producirse la liberación del cautiverio en 1948, Moltmann se sentía
como Jacob después de su lucha con el ángel de Dios.9 Había otras realida-
des que enfrentar. Experimentaba incomodidad ante la mera conservación


1
Ibíd., 18.

2
Battista Mondin, Os grandes teólogos do século vinte. Os teólogos protestantes e ortodoxos, vol. 2 (Sao
Paulo: Ediciones Paulinas, 1980), 195.
Moltmann, Experiencias de Dios, 19.
3

Mondin, Os grandes teólogos do século vinte, 2:195.


4

Moltmann, Experiencias de Dios, 20.


5


6
Ibíd., 20, 22.

7
Ibíd., 22.
Mondin, Os grandes teólogos do século vinte, 195.
8

Moltmann, Experiencias de Dios, 23. En una pequeña biografía que cubre un período de su vida,
9

Moltmann declara lo siguiente acerca de sus vivencias luego de ser repatriado: “Più tardi siamo stati
chiamati la ‘generazione scettica’… Ma in fondo non eravamo ne scettici né rassegnati. Naturalmente
gravaba su di noi un cupo sentimiento di colpa e di lutto, e tuttavía siamo tornati in Germania con
la voluntà decisa a cambiare una volta per sempre e a diventare più umani e più democratici” ( Jürgen
Moltmann, “Sguardo retrospettivo personale sugli ultimi dieci anni”, Gibellini, La Teologia di Jürgen
Moltmann, 238).
4 | Teología de la cruz de Jürgen Moltmann

del status quo y deseaba aventurarse a nuevos logros más allá de las antiguas
condiciones que “se restauraron de un modo tan obstinado”.1 Con tal motivo,
participó en protestas como las siguientes: protesta contra la política de rear-
me de la Alemania occidental, protesta contra el equipamiento de bombas
atómicas, protesta contra la disposición de la iglesia de enviar capellanes a
las fuerzas armadas, protesta contra muchas otras cosas. Para pesar de Molt-
mann, estas campañas no tuvieron el efecto deseado.2
Asimismo, a partir de 1948, continuó sus estudios teológicos, ahora en
la Universidad de Göttingen, donde fue alumno de Gerhard von Rad, Ernst
Käsemann, Hans Iwans, Ernst Wolf y Otto Weber.3 Entre tanto, leía las obras
de Kierkegaard y estudiaba la teología dialéctica y la teología de la cruz de
Lutero.4 De la institución antes mencionada egresó como doctor en teología
en 1952.5

Período de estudio de historia


de la teología reformada
Dentro de este período, Moltmann también desarrolló actividades pas-
torales y docentes, que es lo que bosquejaremos ahora antes de considerar lo
concerniente a sus investigaciones durante esta época. Antes de avanzar es
conveniente mencionar que estos períodos no establecen limitaciones rígi-
das. Por ejemplo, al describir su carrera docente, se entrará cronológicamente
en la próxima etapa, y luego, al tratar la próxima etapa se estarán viendo as-
pectos que cronológicamente corresponden al presente período.
Al terminar sus estudios en 1952, y a partir de 1953 hasta 1958, Molt-
mann desempeñó actividades pastorales en Bremen en calidad de pastor de
una iglesia y consejero de estudiantes.6

1
Moltmann, Experiencias de Dios, 23, 24.
2
Ibíd., 24.
3
Ibíd., xi.
4
Gibellini, La Teologia di Jürgen Moltmann, 330.
5
Mondin, Os grandes teólogos do século vinte, 195; Gibellini, La Teologia di Jürgen Moltmann, 10, 13.
6
Moltmann, Experiencias de Dios, 24; Mondin, Os grandes teólogos do século vinte, 195; Gibellini, La
Teologia di Jürgen Moltmann, 10.
1 · Introducción particular: vida, principales producciones teológicas… | 5

Posteriormente, en 1958, fue nombrado profesor en la Escuela Superior


de la iglesia de Wuppertal, donde por tres años tuvo la oportunidad de ser
colega de Wolfhart Pannenberg. En el año 1963, fue llamado por la Univer-
sidad de Bonn como profesor de teología sistemática y ética social. Desde
1967 y hasta el presente, desarrolla actividades docentes en el área de teología
sistemática en la Universidad de Tübingen. Durante el año académico 1967-
1968, actuó como visiting professor en la Universidad Duke, Estados Unidos
de Norteamérica. En esta ocasión, visitó diversos puntos de aquel país para
dictar conferencias.1 Asimismo, es oportuno destacar que en 1977 visitó Bra-
sil y Argentina. En Buenos Aires, expuso cinco conferencias2 en el Instituto
Superior Evangélico de Estudios Teológicos.
En 1952, Moltmann se casó con Elisabeth Wendel, doctora en teología.
De esta unión matrimonial, nacieron cuatro hijos.3
Seguidamente, se considerará algo de lo concerniente a investigaciones
realizadas durante este período. El tema en esencia es uno: historia de la teo-
logía reformada.
Bajo la dirección del Dr. Otto Weber, Moltmann culminó su tesis en
1952, su tesis doctoral titulada Gnadenbund und Gnadenwahl, que consiste
en un estudio de la teología de la academia hugonota de Saumur en el con-
texto de la tradición reformada.4 Aun cuando esta investigación doctoral no
fue publicada, una porción de la misma apareció en el periódico teológico
Zeitschrift für Kirchengeschichte en 19545 y se constituyó así en la primera
publicación científica de Moltmann.

Moltmann, Experiencias de Dios, 24; Gibellini, La Teologia di Jürgen Moltmann, 10; E. Frank Tup-
1

per, The Theology of Wolfhart Pannenberg (Philadelphia: The Westminster Press, 1973), 25, 26.

2
Dichas conferencias se encuentran traducidas y publicadas en Jürgen Moltmann, Temas para una
teología de la esperanza (Buenos Aires: La Aurora, 1978).
Gibellini, La Teologia di Jürgen Moltmann, 10.
3

Gibellini, La Teologia di Jürgen Moltmann, 13.


4


5
Jürgen Moltmann, “Prädestination und Heilgeschichte bei Moyse Amyraut. Ein Beitrag zur Geschi-
chte der reformierten Theologie swischen Ortodoxie un Aufklärung”, Zeitschrift für Kirchengeschi-
chte 65 (Heft 3, 1954): 270-303, citado en Gibellini, La Teologia di Jürgen Moltmann, 13. De esto,
Gibellini comenta: “Amyraut – come risulta della ricostruzione di Moltmann – prospetta la dottrina
della predestinazione in termini di storia della salvezza, introducendo cosi un Nuevo tipo di pensie-
ro: il pensiero storico-salvifico, ricupernado da una parte il genuino calvinismo, che nell’ortodossie
beziana aveva subìto una contrazione, e precorrendo dall’altra il tipo di pensiero quale si esprimerà
nell’illuminismo” (ibíd., 13, 14).
6 | Teología de la cruz de Jürgen Moltmann

En 1958, presentó su Habilitationsschrift,1 con la que quedó habilitado


para enseñar en las áreas de Dodmengeschichte und systematische Theologie.
Dicho trabajo de habilitación reconstruye un período de la historia del calvi-
nismo en Bremen, y fue publicada en el mismo año de su presentación.2
Dos escritos posteriores, unos sobre Dietrich Bonhoeffer3 y otro sobre la
doctrina de la perseverancia de los santos,4 culminan esta etapa de estudio de
historia de la teología reformada.5

Elaboración de una teología de la esperanza


Con el prólogo firmado el 10 de setiembre de 1964, aparece en ese mismo
año la obra de la pluma de Jürgen Moltmann titulada Theologie der Hoffnung,6
que en un período de nueve años tuvo nueve ediciones y fue traducida a nue-
ve idiomas.7 Esta obra convirtió a Moltmann en una “figura de prominencia
internacional en el mundo de la teología” y su impacto se dejó sentir tanto en
Europa y en Estados Unidos como en los países orientales.8 Battista Mondin,
tomando en cuenta esta y otras obras importantes de Moltmann, decla-
ra que esta es tal vez la figura más representativa de la teología protestante

1
Jürgen Moltmann, Christoph Pezel (1539-1604) und der Calvinismus in Bremen (Bremen: Verlag
Einkehr, 1958).
2
Gibellini, La Teologia di Jürgen Moltmann, 14.
3
Jürgen Moltmann, Herrschaff Christi und soziale Wirklichkeit nach Dietrich Bonhoeffer (München:
Chr. Kaiser Verlag, 1959). Este trabajo se puede encontrar también en inglés, Jürgen Moltmann y
Jürgen Weissbach, Two Studies in Theology of Bonhoeffer (New York: Charles Scribner’s Sons, 1967).
4
Jürgen Moltmann, Prädestination und Perseveranz. Geschichte und Bedeutung der reformierten Lehre
“de perseverantia sanctorum” (Neukirchen Kreis, Moers: Neukirchener Verlag, 1961).
5
Gibellini, La Teologia di Jürgen Moltmann, 15, 16, 31.
6
Jürgen Moltmann, Theologie der Hoffnung. Untersuchungen zur Begründung und zu den Konzeguen-
zen einer christlichen Eschatologie (München: Chr. Kaiser Verlag, 1964). Primera edición castellana,
Teología de la esperanza (Salamanca: Sígueme, 1968).
7
Gibellini, La Teologia di Jürgen Moltmann, 344-345.
8
Martín R. Tripole, “Ecclesiological Developments in Moltmann’s Theology of Hope”, Theological
Studies 34 (marzo 1973): 19. Textualmente, Tripole dice: “Jürgen Moltmann has become a figure of
international prominence in the world of theology as a result of the major statement of his thought,
the Theology of Hope, which first appeared in 1964. Since then, Moltmann himself, as well as many
others, have not ceased to marvel at the impact the work has made, not only in the United States and
Europe, but in Oriental countries as well” (ibíd.).
1 · Introducción particular: vida, principales producciones teológicas… | 7

contemporánea, luego del fallecimiento de grandes teólogos como Barth,


Cullmann, Tillich y Bonhoeffer.1
Avanzando ahora hacia una apretada síntesis de la Teología de la esperan-
za, se puede decir que en ella Moltmann propone una interpretación nueva
del mensaje cristiano en términos escatológicos. Influenciado por la filosofía
de la esperanza de Ernst Bloch, por la dimensión escatológico-escriturística
y por la situación socio-económico-política (el boom económico de los años
sesenta), Moltmann dejó a un lado las distintas interpretaciones existencia-
listas que Bultmann, Tillich, Barth y Brunner habían hecho del mensaje cris-
tiano y propuso una interpretación en la que los aspectos sociales, políticos y
escatológicos cobran una importancia destacada, en el marco de una esperan-
za definidamente enfatizada. Para Moltmann, la esperanza es esa fuerza que
se suscita en el hombre a la luz de la fe en la promesa divina de una existencia
futura. Al hombre que alberga esta esperanza, la promesa de este futuro lo
abre ya ahora a la presencia del futuro prometido en su propia vida; pero esto
ocurre solo como anticipación al futuro. La esperanza, entonces, establece
una conexión entre el futuro y el presente. Asimismo, libera al hombre de las
cadenas del presente y le posibilita comenzar a disfrutar desde ahora la vida
en libertad del reino futuro.
El pensamiento núcleo de la obra es que Dios, el Dios de Israel, nos toma
y nos lleva a un fututo cuya garantía universal es la resurrección de Cristo.
Esta resurrección otorga a la vida del presente un carácter histórico y proyec-
ta al hombre hacia el frente, hacia horizontes siempre nuevos.2

Adhesión al programa de teología política


Entre 1964 —cuando terminó de elaborar su teología de la esperanza— y
1972 —año en que culminó la elaboración de su teología de la cruz (de la
que trataremos en el próximo acápite)—, Moltmann pasó por un período de
intensa reflexión y publicación. Uno de los hechos destacados en esta etapa

Mondin, Os grandes teólogos do século vinte, 2:195. Sobre este punto, Hans Schwarz opina que “the
1

present-day ‘giants’ Wolfhart Pannenberg and Jürgen Moltmann, though important in their own
right, just do not fill the gap left by the disappearance of the previous generation” (“Current Trends
in German Theology”, Dialog 25 [1986]: 61).
Mondin, Os grandes teólogos do século vinte, 2:196; Tripole, “Ecclesiological developments in
2

Moltmann’s Theology of Hope”, 22; Hendrikus Berkhof, “Teología de la esperanza”, en W. D. Marsch


y Jürgen Moltmann, Discusión sobre teología de la esperanza (Salamanca: Sígueme, 1972), 162.
8 | Teología de la cruz de Jürgen Moltmann

fue su adhesión al programa de teología política que a la sazón estaba siendo


elaborado y propuesto por el teólogo católico Joham Baptist Metz; uno de
sus libros más importantes es Zur Theologie der Welt, aparecido en 1968.1
Entre las propuestas de esta teología, está la de la desprivatización de la reli-
gión, puesto que la salvación no es algo meramente privado, sino público y de
connotaciones políticas. Moltmann adhiere a este programa; su posición la
encontramos en un artículo del año 1968 titulado “Historia de la existencia
política del evangelio”.2
Después de mencionar que en la Biblia encontramos la promesa de una
nueva libertad que debe ser anunciada, y que luego la hermenéutica histórica
se ocupará de planear los medios y métodos que puedan conducir a la libera-
ción práctica, Moltmann declara que “a esta hermenéutica se la puede llamar
hermenéutica política en cuanto que significa el horizonte más amplio en que
se desarrolla la vida actual del hombre”.3
Posteriormente, Moltmann desarrollará una teología política de la cruz
que será considerada en el capítulo 3 de esta investigación.

Elaboración de una teología de la cruz


Por varias motivaciones que se estudiarán en el próximo capítulo, Molt-
mann avanza de una teología de la esperanza a una teología de la cruz. En ver-
dad, la estaurología moltmanniana no debe interpretarse “como una alterna-
tiva, sino como una continuación y una profundización de su pensamiento
teológico sobre la esperanza”.4 El mismo Moltmann admite que se le puede
preguntar sobre las razones del cambio, y responde que este paso no es un
“retroceso de la trompetería pascual a las lamentaciones del viernes santo”;
en realidad, la teología de la cruz es el “reverso” de la teología de la esperanza,
puesto que el núcleo de esta es la resurrección del Crucificado.5

1
Edición castellana de Johann Baptist Metz, Teología del Mundo (Salamanca: Sígueme, 1971).
2
Dicho artículo forma parte del libro de Jürgen Moltmann, Esperanza y planificación del futuro (Sala-
manca: Sígueme, 1971), 215-244.
3
Ibíd., 233.
4
Alfonso Ortíz García, Presentación a Christian Duquoc et al, Teología de la cruz (Salamanca: Sígue-
me, 1979), 9. Aclarar esta referencia
5
Jürgen Moltmann, El Dios crucificado. La cruz de Cristo como base y crítica de toda teología cristiana
(Salamanca: Sígueme, 1975), 14. La primera edición alemana, Der Gekreuzigte Gott. Das Kres Christi
1 · Introducción particular: vida, principales producciones teológicas… | 9

En El Dios crucificado, Moltmann “intenta mostrar que la teología cristia-


na contemporánea se halla como nunca en una doble crisis, de relevancia y de
identidad, calificada con propiedad como identity-involvement-dilemma”.1
Frente a este cuadro de crisis, la teología deberá expresarse con mayor rele-
vancia, y tendrá que hacerlo “actualizando de manera constante y plena el
grito de Cristo cuando al morir se ve abandonado por Dios”.2
En el pensamiento del teólogo alemán en consideración, todo tipo de teo-
logía y de existencia cristianas, así como el ateísmo, responden al grito de Je-
sús abandonado por Dios.3 Este Cristo abandonado por Dios “o es el fin de
toda teología, o marca el comienzo de una teología y una existencia específi-
camente cristianas y liberadoras”. Moltmann presenta con énfasis la idea del
pathos de Dios, el concepto de que el ser de Dios está en sufrimiento. Desde
esta perspectiva, asume una discusión de la crisis de la iglesia en el mundo
actual y una solidaridad crítica de los creyentes con los movimientos sociales
y políticos de la época.
Moltmann sostiene que el concepto del abandono de Cristo por parte de
Dios radicaliza enseñanzas capitales del cristianismo tales como la cristología
y la trinidad. La inserción de la cruz en la doctrina de Dios implica necesaria-
mente el abandono de predicados como la impasibilidad y la inmutabilidad.
Esto conduce a lo que Moltmann busca, es decir, una teología que haga justi-
cia a la idea de un Dios solidario, compasivo y misericordioso con el hombre
a través de la historia. La cruz es el locus de la doctrina de la trinidad. Allí el
Padre y el Hijo están profundamente separados, pero a la vez profundamen-
te unidos en su mutua actitud de abnegación. La cruz es el comienzo de su
mutua actitud de abnegación. La cruz es el comienzo de la historia trinitaria
de Dios. La trinidad no es un círculo cerrado en el cielo, sino un proceso
escatológico en la tierra, abierto a los hombres. La cruz no es solo reveladora,
sino constitutiva del Dios trinitario. Dios es el acontecimiento dialéctico del
Padre, el Hijo y el Espíritu en la cruz.

als Grund und Kritik christlichen Theologie (München: Kaiser Verlag, 1972). En los primeros tres
años después de su publicación ya había sido traducido a cuatro idiomas.

1
Víctor Casali, “Aproximación moltmanniana al ateísmo desde una teología de la cruz”, Theologika 3,
n.º 1 (1988): 34.

2
Jürgen Moltmann, El futuro de la creación (Salamanca: Sígueme, 1979), 82.
Ibíd.
3
10 | Teología de la cruz de Jürgen Moltmann

Además, se elabora una teología política de la cruz. Jesús muere como


un “revolucionario” zelote en manos del César opresor, y así como el César
es el fin de Cristo, la muerte de este es el fin del César. La iglesia, habiendo
recobrado conciencia de su identidad en el Dios crucificado, se convierte en
agente de liberación para la humanidad y en conciencia crítica de la sociedad.
La salvación-liberación es multifacética y abarca todas las esferas de la vida
humana.
En lo ateniente a la metodología, Moltmann recurre a los métodos dialéc-
tico, histórico, escatológico, y la hermenéutica política del evangelio.1
Más adelante, en los capítulos 2 y 3, se profundizará en lo que concierne a
los lineamientos y las implicaciones de la teología de la cruz.

Elaboración de una pneumatología


y una eclesiología
En el año 1975, Moltmann publica el libro titulado Kirche in der Kraft des
Geistes,2 con énfasis especial en la iglesia y el Espíritu Santo.
En la intención de su autor, esta obra completa una trilogía, juntamente
con Theologie der Hoffnung y Der Gekreuzigte Gott. Moltmann considera que
ambas perspectivas serían incompletas si no se añadiera lo relacionado con el
envío del Espíritu, su historia mesiánica y el poder carismático de su iglesia.3
Ciertamente, las tres obras tienen como tema las tres festividades cumbres de
la cristiandad, la Pascua, el Viernes Santo y el Pentecostés; según Moltmann,
las tres obras están relacionadas entre sí más o menos como estas tres fiestas
religiosas se encuentran relacionadas entre ellas.4

1
Moltmann, El Dios crucificado, 13, 14; Martín Rumscheidt, recensión de Jürgen Moltmann, Der
Gekreuzigte Gott, en Scottish Journal of Theology 27 (agosto 1974): 354-356; J. A. Estrada, recensión
de El Dios crucificado, en Estudios eclesiásticos 52 (Enero-marzo 1977): 147.
2
Jürgen Moltmann, Kirche in der Kraft des Geistes. Ein Beitrag zur Messianischen Ekklesiologie (Mün-
chen: Kaiser Verlag, 1975). Edición castellana, La Iglesia, fuerza del Espíritu. Hacia una eclesiología
mesiánica (Salamanca: Sígueme, 1978).
3
Margaret Kohl, recensión de J. Moltmann, The Church in the Power of the Spirit (London, S.C.M.
Press, 1977), en Journal of Theological Studies 29 (abril 1978): 614; Mondin, Os grandes teólogos do
século vinte, 2:197.
4
Mondin, Os grandes teólogos do século vinte, 2:197.
1 · Introducción particular: vida, principales producciones teológicas… | 11

Si bien es cierto que el libro trata de las propiedades, las funciones y los
ministerios de la iglesia, una parte del mismo está relacionada con Cristo,
quien vivió, enseñó, fue crucificado y resucitó; en su resurrección inauguró
el reino venidero de Dios. De esta manera, la cristología, la escatología y la
pneumatología están amalgamadas en la eclesiología moltmanniana. En esta
eclesiología, el autor apunta las dimensiones de una teoría actual de la igle-
sia, una iglesia que debe ser misionera, ecuménica y política. Moltmann opta
por una iglesia orientada mesiánicamente hacia el futuro de Dios siguiendo la
suerte y el destino de Jesucristo, que arrastra al mundo tras de sí. La trinidad
en la glorificación, como obra del Espíritu, le permite aventurar para la iglesia
un futuro creador de reconciliación y alegría, como servicio al mundo y a la
causa de la unificación de Dios consigo mismo y con el mundo. Al tratar de
la relación entre la iglesia y el reino de Dios, se ocupa de la referencia de la
iglesia al pueblo de Israel y a las otras religiones, así como también a los pro-
cesos históricos y sociales en el mundo. Ubica en la pneumatología el ámbito
de encuentro que coloca bajo la acción del Espíritu la presencia de Dios en
todas estas realidades históricas, llamadas al reconocimiento del señorío de
Dios en Jesucristo. Moltmann también recoge la vigencia del Evangelio, el
bautismo, la cena y el culto en la iglesia, que comportan una peculiar forma
de vivir. Asimismo, está presente el tema de la misión de la iglesia en el marco
del mundo y la sociedad.1
Al culminar esta parte, es necesario señalar que las obras de Moltmann
mencionadas anteriormente son las que permiten seguir las líneas fundamen-
tales de su pensamiento teológico. Hay muchos otros libros y artículos im-
portantes a los que no se hará alusión aquí. Para un conocimiento mayor de la
producción literario-teológica de Moltmann, se recomienda ver la obra de R.
Gibellini, La Teologia di Jürgen Moltmann,2 ya citada anteriormente, y la bi-
bliografía al final de esta tesis, que registra los títulos de libros y artículos de
Moltmann accesibles en las principales bibliotecas teológicas de Argentina
y Brasil.


1
Kohl, Recensión de Jürgen Moltmann, 614; Adolfo González-Montes, recensión de Der Gekreuzigte
Gott, en Scottish Journal of Theology 27 (agosto 1974): 354-356; J. A. Estrada, recensión de El Dios
crucificado, en Estudios eclesiásticos 52 (Enero-marzo 1977): 147.
Gibellini, La Teologia di jürgen Moltmann, 343-376.
2
12 | Teología de la cruz de Jürgen Moltmann

Influjo luterano en Moltmann


Si bien es cierto que la extracción confesional de Moltmann es de línea
reformada calvinista, el influjo teológico que ha recibido de Lutero es más
perceptible que el que heredó de Calvino. Es probable que esta influencia la
haya recibido a través de Hans J. Iwand, uno de sus profesores de teología.1
A continuación, se irá mostrando cómo y en qué aspectos se verifica el
influjo de Lutero en Moltmann.
Considerando primeramente la teología de la cruz de Moltmann, debe
señalarse que esta ha de ser entendida en el contexto de la más pura tradición
luterana. En efecto, fue Lutero quien expressis verbis usó la formulación theo-
logia crucis para definir su propia posición frente a lo que él llamó theologia
glorias, que buscaba conocer a Dios a través de sus obras y de la razón. Me-
diante su teología de la cruz, Lutero quería indicar que el verdadero cono-
cimiento de Dios no procede de la razón o de la naturaleza, sino a través de
Cristo crucificado, per pasiones et crucem.2
En las tesis diecinueve y veinte de la controversia Heidelberg,
Lutero declaró:
No se puede con derecho llamar teólogo a aquel que considera que las cosas invisibles
de Dios se comprenden por las creadas. Mas merece ser llamado teólogo aquel que
entiende las cosas invisibles e inferiores de Dios, considerándolas a la luz de la Pasión y
de la Cruz… En efecto, como los hombres abusaron del conocimiento de Dios basado
en las obras, Dios a su vez quiso ser reconocido por los sufrimientos… Como dice
1 Corintios: “porque por no haber el mundo conocido en la sabiduría de Dios a Dios
por sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación”. Por
tanto, no es suficiente ni provechoso para nadie conocer a Dios en su gloria y majes-
tad, sino le conoce también en la humildad y en la vergüenza de la cruz… En Cristo
crucificado está la verdadera teología y el conocimiento de Dios.3

1
Meeks, Origins of Theology of Hope, 16, 37, 60.
2
Ortíz García, Presentación a C. Duquoc et al., Teología de la cruz, 11.
3
Martín Lutero, Obras de Martín Lutero: Disputación acerca de la determinación del valor de las indul-
gencias, vol. 1 (Buenos Aires: Paidós, 1967), 41.
1 · Introducción particular: vida, principales producciones teológicas… | 13

Esto mismo, Moltmann lo cita en El Dios crucificado.1 Inmediatamen-


te después de la cita, hace su comentario. Declara que Lutero sigue aquí el
pensamiento de Romanos 1,18-21, pero lo relaciona con 1 Corintios capítu-
lo 1, haciendo una contraposición entre el conocimiento de Dios en la cruz y
el natural basado en las obras de él. “No niega la posibilidad del conocimien-
to natural de Dios, pero sí su realidad”. Luego Moltmann acota que es forma
potencial, el conocimiento natural está abierto al hombre, pero este lo usa
mal buscando su autoexaltación y autodivinización.
Hasta aquí, entonces, se han podido ver los rastros de Lutero, primera-
mente en el motivo de la theologia crucis. Además, se aprecian dichos rastros
en la posición que Moltmann adopta en relación con el conocimiento natu-
ral de Dios a través de la revelación general. Esta tesitura la expresa repetidas
veces en su teología de la cruz.
También, el estauromonismo luterano de la tesis número veinte se pro-
yecta en el pensamiento de Moltmann cuando este dice que “solo en la cruz
de Cristo se hace visible la esencia de Dios y es directamente reconocible”.2
La única revelación de Dios válida se da en la cruz; esto conduce a Moltmann
a erigir la cruz en norma de juicio y crítica para toda revelación, la teología,
la iglesia y la sociedad. Más aún, la cruz se constituye en principio epistemo-
lógico de la teología. Como se verá luego en la evaluación en el capítulo 4,
dicho enfoque condice con el “canon dentro del canon” que Lutero efectúa
en su quehacer teológico.
Hay otra implicación en la teología de la cruz de Lutero. Para él, la pa-
radoja de la cruz en su dialectica oppositorum le ayudaba a concebir parado-
jas como las del simul justus et peccator y del simus dolens et gaudens. Dios
actúa sub contrario: “si quiere dar la gracia, muestra su ira; si quiere levan-
tar, humilla”.3 La cruz esconde a Dios mismo y revela no solo su poder, sino

Moltmann, El Dios crucificado, 293-294.


1

Ibíd., 296. Sobre este punto Mondin declara: “Para Lutero a cruz de Cristo é o criterio fundamental
2

e o principio hermenéutico supremo de que e preciso valer-se para penetrar e compreender qualquier
outro aspeto da fé cristá. A mesma dialética dos opostos que na cruz revela a misteriosa, paradozal,
antitética realidade de Deus, deve ser projectada sobre o qualquieroutro acontecimiento, sobre qual-
quer outra realidade e verdade” (Mondin, Os grandes teólogos do século vinte, 2:145-146).

3
Michael Schmaus et al., Historia de los dogmas. El método teológico, vol. 3 (Madrid: BAC, 1975), 3:8.
14 | Teología de la cruz de Jürgen Moltmann

también su impotencia. Las gracias de Dios se esconden bajo su ira, y sus


dones y bendiciones están “escondidos bajo la cruz”.1
Lo que acabamos de ver se refleja directamente en el uso que Moltmann
hace del sub contrario. “A causa de ello, su conocimiento se realiza no con la
guía de las analogías desde la tierra al cielo, sino sub contrario, mediante con-
tradicción, dolor, sufrimiento”.2
En la adopción del método dialéctico, Moltmann parte de aquí y pasa por
Schelling, quien sostuvo: “Todo ser puede manifestarse solo en su contrario,
el amor, únicamente en el odio, la unidad, únicamente en la disputa”.3 En ple-
no uso de la dialéctica, Moltmann expresa que Dios solo se manifiesta como
tal en sus contrarios, en la impiedad y el abandono por su parte: “Su gracia se
revela en los pecadores. Su justicia se manifiesta en los injustos y desprovistos
de derechos… La divinidad de Dios se revela en la paradoja de la cruz”.4
Asimismo, la idea de la muerte de Dios, del Dios crucificado (que da el tí-
tulo a su libro), Moltmann la toma de Lutero, quien aseveró: “Dios no puede
morir en su naturaleza. Pero una vez que están unidos en una persona Dios
y hombre, es justo hablar de muerte de Dios, al morir el hombre, que es una
cosa o una persona con Dios”.5
Otra área de influencia es la concerniente a la justificación por la fe, y no
por las obras. Espigando algunas declaraciones de Lutero, escribimos las si-
guientes: “Aquellos que mediante muchas obras buenas… quieren hacerse
agradables a Dios y en cierto modo comprarle a Dios su gracia y merced,

1
Martin Luther, Luther’s work: Selected Psalms III, vol. 14 (St. Louis: Concordia Publishing House,
1955), 305, 309, citado por Paul Althaus, The Theology of Martin Luther (Philadelphia: Fortress
Press, 1979), 30; Ortíz García, Presentación a C. Duquoc et al., Teología de la cruz, 11. Cf. Jos E.
Vercruysse, “Luther’s Theology of the Cross at the time of the Hiedelberg Disputation”, Gregorianum
57 (1976): 523-548; Theobald Baer, “La ‘Theología Crucis’ de Lutero”, Scripta Theologica 16 (1984):
747-780; Hieno O. Kadai, ed., Accents in Luther’s Theology (St. Louis: Concordia Publishing House,
1967), 230-272.
2
Moltmann, El Dios crucificado, 47.
3
F. W. J. Schelling, Über das Wesen der menschlichen Freiheit, 89; citado en Moltmann, El Dios
crucificado, 47.
4
Ibíd.
5
WA 50, 590, 19, que corresponde a las obras de Lutero en la edición Weimar (Weimarer Ausgabe
[WA]) citado en ibíd., 331.
1 · Introducción particular: vida, principales producciones teológicas… | 15

como si fuese un buhonero o jornalero que no quisiera dar gratuitamente su


gracia y merced”.1
“La fe justifica porque se aferra del tesoro que es Cristo”. “Todos llegan a
ser justos por la justicia de otro”. La justicia que se nos imputa es la “justicia de
Cristo, exterior a nosotros y ajena a nosotros”.2
Estos conceptos soteriológicos luteranos reverberan en la teología de
Moltmann. Algunas citas pueden ser ilustrativas. En una de ellas se expresa:
“En Rom. 1,17ss se desarrolla la justificación por la fe críticamente contra la
derivada de las obras de la ley, de modo que de ella se resalta la liberación de
la necesidad de las obras para la justificación”.3
El hombre “no se hace justo ante Dios mediante obras de la ley, sino por
la gracia de Dios en la fe”.4
Las consideraciones anteriores nos ayudarán a enmarcar la teología molt-
manniana en un contexto de influencia del pensamiento de Lutero. Para una
descripción sintética de otras vertientes de la teología de Moltmann, remiti-
mos al apéndice de esta investigación.
Al culminar este primer capítulo, se concluye que el esbozo biográfico,
la presentación de las actividades teológicas de Moltmann y su influjo lu-
terano conducirán a una mayor comprensión de su teología, y particular-
mente de la teología de la cruz que él propone, la que constituirá el tema del
próximo capítulo.


1
Martín Lutero, Obras de Martín Lutero: Las buenas obras, vol. 2 (Buenos Aires: Paidós, 1974), 31.

2
WA 40, 229; WA 2, 491; WA 391, 83, citadas en Althaus, The Theology of Martin Luther, 228, 230.
Moltmann, El Dios crucificado, 106.
3


4
Ibíd., 452.