Está en la página 1de 2

Método de densificar y esperar (Del ingeniero)

El método del ingeniero o también llamado densificar y esperar, es un método que


tiene como objetivo incrementar la densidad del fluido de perforación para que este
ejerza presión constante en el pozo y pueda contenerse el bote hasta que se tenga
el control total del mismo.

Este método es mayormente aplicable para operaciones de perforación profunda y


en la que los pozos tiene altas presiones o marítimos, y es importante que para
aplicarlo se tengan buenas instalaciones de mezclado, para que el lodo de
perforación sea preparado con los materiales necesarios que ayudaran a aumentar
su densidad, así como del personal calificado que llevara a cabo esta operación.

El elemento importante en este método es el lodo de perforación ya que a través de


él es como se controlará el brote. Las ventajas de aplicar este método es que se
controlara el pozo en circulación, siempre y cuando este lo permita, este proceso
es más rápido y seguro que otros y se puede manejar mejor la calidad del control
con más precisión.

Pero a como este método tiene sus ventajas, también tiene algunas desventajas
que es importante conocer, como lo son: Al momento de esperar el tiempo necesario
para que el proceso se lleve a cabo, puede haber una migración de gas, al igual que
si la densidad del el lodo se debe aumentar demasiado es algo difícil que esta
operación se realice de manera uniforme en esta algunas etapas, y si se utiliza este
método también se debe tener en cuenta el método volumétrico ya que se debe
considerar el efecto de la migración del gas. Y sobre todo es que en cualquier
operación en la industria petrolera el tiempo es un factor de vital importancia ya que
implica costos y al aplicar este método las operaciones son suspendidas, lo que
ocasiona pérdidas importantes de dinero.

Hay datos que es necesario conocer para que esta operación se realice como lo
son, la capacidad de desplazamiento de la bomba, la presión máxima de la bomba,
volumen de las presas, densidad total del pozo actual, la densidad del lodo
necesaria para controlar el pozo, la profundidad de la zona del brote, entre otras,
así como varios cálculos que nos permitirán controlar nuestro pozo de manera
eficiente.

Un dato a considerar a la hora de la operación es que si las presiones son iguales


a cero, el pozo estará controlado, en cambio, si las presiones son iguales entre sí,
pero mayores a cero, la densidad que aumentamos a nuestro fluido y bombeamos
al pozo no fue el adecuado, por lo que se tendría que volver a desarrollar toda la
operación.