Está en la página 1de 2

“La cultura hebrea asume aspectos foráneos, los recompone y da un salto

original en su cultura, especialmente en el ámbito religioso”. A pesar de que los hebreos


no se asentaron en las riberas de un gran rio por ser nómadas, lograron asentarse mucho
tiempo después y lograr fusionar estructuras con mezcla de astronomía y religión, además de
su gran aporte: el Monoteísmo.
“Las tierras mesopotámicas vieron nacer culturas que conformaron destacados
imperios”. Sabemos por la historia que grandes imperios se formaron de la cultura
mesopotámica, como los sumerios y los babilonios, que dieron grandes aportes a nivel de
agricultura, astronomía y leyes (código de Hammurabi). Los Asirios por el comercio, minería
y la innovación en el arte.
“Ahora bien, la historia señala la existencias de estas tierras; sin embargo,
aparecen, de igual forma, el desierto como escenario geográfico.” Esta es la razón, por la
cual estas tribus se posesionaban en lugares, donde las oportunidades de obtener los medios
para vivir, fueran más potenciales, por ende que se esquiva la geografía desértica porque ahí
la vida se hace más difícil.
“Lo anterior les permitió tener influencia egipcia y babilónica”. Los diferentes
grupos que se desplazaron por la vía migratoria y que se establecieron en dichos imperios, es
un hecho que se tuvieron que sumergir, en todo lo que compete a sus creencias, forma de
trabajar, acostumbrarse a la forma de ejecutar las leyes que tenía cada imperio; en fin
constatamos, que el quedarse en ese territorio exigía asumir todo lo del imperio.
“De hecho, los hebreos instaurados en Egipto experimentaron la opresión y
fueron dirigidos por Moisés; emprendieron su éxodo en el año 1165 antes de Cristo.”
En este aspecto no podemos hacer de lado la experiencia de salida que vivió el pueblo hebreo;
experiencia que trasciende más allá de un simple acontecimiento, y que con el tiempo el
pueblo lo viene asumiendo como una historia de salvación, siendo Moisés uno de los
personajes importantes de este acontecimiento.
“Moisés conocedor de su origen, no se olvidó de su pueblo y un día al ver que
maltrataban a un hebreo, mató a uno de los verdugos”. En los textos sagrados nos
encontramos con este personaje, interpelado por la realidad que vive su pueblo de origen y
que pasa por todo un proceso, de escucha a la voz de Dios que le elige, para que sea el guía
de su pueblo y tribus; que más tarde será Israel y que experimentará a un Dios desconocido.
“Estas mismas tribus hebreas lograron conquistar las comarcas ubicadas al este
del río Jordán y en su valle”. En la trayectoria del tiempo encontramos; como este
pueblo de Israel fortaleció y evoluciono, tanto en su experiencia de Dios, como en la parte
de gobierno y geográficamente. En todo este caminar desde la salida de Egipto el texto
sagrado rescata a la persona de Moisés y Josué.