Está en la página 1de 20

 E – 27-141-C-10

El pie en el deporte
E. Benguerbi, S. Isidro, M. Campillo, M. Bettan, D. Doleux, P. Pin,
Y. Parinaud, L. Avagnina, W. Bienstman

Las distintas disciplinas deportivas requieren un análisis detallado y adecuado, cuya


credibilidad depende de una exploración apropiada, basada en unos conocimientos
exhaustivos de la anatomía, la fisiología y la biomecánica. La anamnesis sigue siendo la
piedra angular de la exploración física del deportista respecto al motivo de consulta. La
exploración estática en carga y en descarga orienta hacia un morfotipo, que se completa
con la exploración podométrica. El análisis del movimiento (cinta de correr con grabación
de las imágenes, podometría dinámica) aporta el complemento necesario para compren-
der la cinemática deportiva. Todas estas informaciones se recopilan en una base de datos
para clasificarlas y obtener estadísticas. Los datos referentes a los impactos, las fricciones
y los nuevos materiales permiten pensar que un cuestionamiento constante es el único
medio de ser eficaz en el contexto deportivo. Sin embargo, hay que intentar simplificar
nuestro trabajo para basarse en datos fáciles de utilizar. Las afecciones de los deportistas
jóvenes son independientes de su morfogénesis, de su entorno y del tipo de solicitaciones
mecánicas que experimentarán durante la práctica de su actividad. Para identificarlas
y tratarlas, se debe comprender el proceso de osificación del pie, la evolución rotacional
del miembro inferior, el aprendizaje de la bipedestación, así como la biomecánica del
movimiento deportivo. Las afecciones dermatológicas requieren una atención especial.
La prevención con el desecado, la aplicación de cremas y el corte de las uñas consti-
tuyen la principal orientación del terapeuta. Después, los tratamientos con protocolos
bien establecidos permiten abordar todas las afecciones que requieren cuidados sobre el
terreno. Un conocimiento de los productos de cuidado es indispensable. Por último, cada
deportista puede preparar un botiquín de primeros auxilios adecuado a sus necesidades.
Para organizar el seguimiento del deportista en su búsqueda del rendimiento, el tera-
peuta debe informarse de las evoluciones técnicas que implican a los suelos deportivos.
Gracias a los progresos de la química, se han inventado nuevos materiales, que tienen
múltiples composiciones asociadas a técnicas de mezclado precisas y constituyen una
solución indispensable en el seguimiento del atleta. Por último, el calcetín ya no se limita
a la absorción de la transpiración, pues está fabricado con multifibras, lo que le confiere
propiedades de rigidez, resistencia, elasticidad, capacidad de absorción y comodidad.
© 2012 Elsevier Masson SAS. Todos los derechos reservados.

Palabras clave: Motivo de consulta; Biomecánica; Postura; Tecnopatías; Bipedestación;


Osteocondrosis; Zona de crecimiento; Flictenas; Onda de choque; Polímero

Plan ■ Podología deportiva 4


Atletismo 4
■ Introducción 2 Baloncesto 4
Ciclismo 5
■ Exploración física del deportista 2 Esgrima 6
Exploración física global 2 Fútbol 6
Sistema de análisis del movimiento 3 Golf 7
Electromiografía 4 Balonmano 7
Informática y podología del deportista 4 Rugby 7
Running, carrera a pie o jogging 8
Deportes de deslizamiento 9
Tenis 10
Voleibol 10

EMC - Podología 1
Volume 14 > n◦ 4 > noviembre 2012
http://dx.doi.org/10.1016/S1762-827X(12)63396-3
E – 27-141-C-10  El pie en el deporte

■ Enfermedades del pie del niño deportista 11 El reflejo optocinético graba en la retina imágenes futu-
Crecimiento del pie infantil 11 ras que le permiten la anticipación [1] . Si se provoca un
Morfogénesis del pie y del miembro inferior relacionada desequilibrio podal, una sucesión de compensaciones le
con la bipedestación 11 requerirá más concentración.
Etiopatogenia y fisiopatología 12 La exploración física es el primer paso obligatorio en
Enfermedades deportivas relacionadas con el estudio del deportista para proponerle un tratamiento
el crecimiento 12 adecuado.
Traumatología deportiva en deportistas jóvenes 14
Fracturas 14
Tendinopatías 14 Exploración física global
Periostitis 14
Inestabilidad tibiotarsiana 14 Anamnesis y motivo de consulta
Condropatía femororrotuliana 14 La toma de contacto entre el terapeuta y el deportista
Síndrome doloroso de los compartimentos lateral comienza por la escucha y la comprensión del motivo de
y medial del tobillo 15 consulta, que puede ser variado: enfermedad, búsqueda
■ Dermatología del deporte y consejos 15 de comodidad, personalización del calzado, búsqueda de
Prevención 15 mejora del rendimiento, etcétera. El terapeuta debe com-
Cuidados sobre el terreno 15 prender las necesidades y traducirlas en un tratamiento
Cuidados después del deporte 16 adecuado.
Aceites esenciales 16 Hay que conocer el deporte o deportes practicados,
■ Podología y evoluciones técnicas 17
saber si la aparición del dolor se relaciona con la actividad
Suelos deportivos 17
deportiva, el nivel de práctica (profesional o aficionado),
Calzado deportivo 17
así como los objetivos para adaptar el trabajo del tera-
Materiales y técnicas de termoformación 18
peuta en el tiempo (ortesis plantares, cuidados, consejos,
Utilidad y fundamentos de las plantillas termoformadas
reorientación hacia otro terapeuta). Se debe recordar que,
en los deportistas 18
cono independencia de su nivel, el deportista tiene exi-
Calcetines técnicos 18
gencias y necesidades muy personales. Se puede añadir
que «cada persona hace deporte de alto nivel a su nivel».
■ Conclusión 19 Hay que recoger información sobre la frecuencia de entre-
namiento (de 1 vez a la semana a 13 veces), el kilometraje
(de 10 km a 200 km en el caso de algunos maratonia-
 Introducción nos), las superficies sobre las que se practica el deporte, el
modelo de calzado, las ortesis plantares y tener en cuenta
Los autores quieren precisar que este artículo de podo- los puntos positivos y negativos. Hay que observar todas
logía deportiva es la retranscripción de una práctica las modificaciones (aumento del entrenamiento, cambio
profesional y de la experiencia adquirida durante años de superficie o del calzado, etc.) y recopilar los anteceden-
en el ámbito deportivo. El objetivo es proponer un enfo- tes que puedan estar asociados (por ejemplo, tendinopatía
que ordenado a los terapeutas que quieran ocuparse de los rotuliana derecha y mioaponeurositis plantar derecha).
deportistas.
Exploración estática
 Exploración física del En descarga
Se realiza una palpación en busca de dolor relacionado
deportista con el motivo de consulta, así como una exploración
articular, vascular y neurológica [2–6] . Las mediciones bio-
Los terapeutas que se ocupan de la podología del mecánicas se efectúan en cadena abierta [4] .
deporte disponen desde hace unos 15 años de sistemas
de análisis que obligan a evaluar al deportista en su con- En carga
junto. Las distintas disciplinas deportivas requieren un Aunque el análisis en descarga ha sido objeto de nume-
análisis detallado y adecuado cuya credibilidad exige una rosas publicaciones [2–6] , no ha sucedido lo mismo con «el
exploración apropiada, basada en unos conocimientos análisis en cadena cerrada». Las mediciones biomecánicas
exhaustivos de la anatomía, la fisiología, la biomecánica, se realizan en cadena cerrada [3] :
etcétera. • estudio en los tres planos del espacio (eje anatómico del
Por su parte, el deportista debe responder a informa- cuerpo) [5, 7–9] ;
ciones provenientes de sus órganos sensoriales (ojos, oído • plano frontal: valgo-varo;
interno, músculos, columna vertebral, piel, pies), que le • plano sagital: antepulsión-retropulsión;
permiten una adaptación a su actividad deportiva. El cere- • plano horizontal: torsión tibial-femoral, rotación
bro es el director de orquesta de todos estos sentidos y (rodilla-pelvis).
organiza del mejor modo posible los gestos deportivos, En los tres planos, hay que observar las adaptacio-
a la vez que se adapta de forma constante a los factores nes espiroideas (horarias y antihorarias), que se deben
exteriores (fuerzas gravitatorias, materiales, suelos, etc.). comprender y analizar para compensar los efectos. La ten-
Aunque la calidad del deportista sea innegable, cada sen- dinitis de la cintilla iliotibial es un ejemplo idóneo, en la
tido puede mejorarse con un entrenamiento, así como con que se ven afectados los tres planos [7] .
una reequilibración podal. El objetivo es mejorar las refe-
rencias espaciotemporales en el entorno del deportista. La Podometría
equilibración de éste es la clave del éxito del tratamiento La plataforma reenvía las imágenes que contienen las
ortésico. Nunca se debe crear un desequilibrio podal para coordenadas de cada sensor estimulado y el valor de com-
no alterar la información obtenida por los órganos senso- presión de cada uno de estos sensores. Por tanto, la imagen
riales. podométrica es un cuadro o matriz de sensores [10] , que
Para el deportista que está en constante movimiento, el informa sobre la postura. La carga se define por la suma
registro del apoyo, de la posición y de imágenes le permite de los valores de compresión de los sensores de una zona
la anticipación. Durante la exploración, el médico debe concreta (general, derecha o izquierda). Representa el peso
ser receptivo a un desequilibrio provocado por un error del cuerpo, que tiende a colapsar las articulaciones del
de corrección. pie. La superficie se define por el número de sensores

2 EMC - Podología
El pie en el deporte  E – 27-141-C-10

estimulados de una zona concreta (general, derecha o


izquierda). Representa la disposición del pie sobre el suelo,
que depende de la tensión muscular.

Exploración dinámica (marcha, carrera y


gesto deportivo)
Descalzo
La exploración tiene como objetivo aumentar las cargas
de trabajo para analizar las anomalías de reacción.
Calzado
Además de visualizar los trastornos angulares, se debe
apreciar la elección del calzado.
Podometría dinámica
Su objetivo es evaluar la reactividad del pie durante la
marcha. El análisis dinámico permite cuantificar la capa-
cidad de absorción de la carga de trabajo y la capacidad Figura 1. Podometría estática en un atleta: aponeurositis del
de reenvío de esta carga. El pie debe absorberla y después pie derecho (disciplina atlética: 5.000 m).
reenviarla al otro pie. El análisis se realiza sobre una escala
temporal y de fuerza.
Todas estas combinaciones no impiden que se pasen
por alto parámetros imprevistos. Siempre pueden lograrse

“ Punto importante buenos rendimientos en casos inadaptados a la práctica


de un deporte. Algunos deportistas se equilibran en su
desequilibrio.
Tobillo [5, 7–9] . La articulación tibioastragalina permite
Biomecánica de la articulación subastraga- movimientos de flexoextensión. Pueden observarse défi-
lina [3, 11] cits de movilidad del tríceps sural, así como de las
Parece ser la clave de una cinética eficaz en muchas articulaciones subastragalina y tibioastragalina.
actividades deportivas. Rodilla [5, 7–9] . El análisis de la movilidad de la rodi-
De la totalidad de la movilidad, la supinación lla se realiza de forma estática y dinámica: cadena abierta
representa dos tercios y la pronación, un tercio. y cadena cerrada. Hay que incluir el papel del pie y de
Una movilidad de 30◦ requiere 20◦ de supina- la cadera a la hora de comprender las afecciones tanto
ción y 10◦ de pronación. En este ejemplo, un musculotendinosas como osteoarticulares. La pronación
valgo calcáneo de 5◦ hace que se pierda la mitad del pie induce una rotación medial tibioperonea, mientras
que el fémur está limitado por la articulación coxofermo-
de la movilidad necesaria. Un elemento pronador
ral y las movilidades del hueso ilíaco, sobre todo en caso
de 8 mm posterolateral efectúa un bloqueo pos- de anteversión y antepulsión de la pelvis.
terolateral, pero limita los movimientos de esta Pelvis [5, 7–9] . La anteversión, retroversión, antepulsión
articulación. y retropulsión provocan desequilibrios en la dinámica
deportiva. Por ejemplo, un tenista con una antepulsión
excesiva carece de impulso para golpear la pelota. El podó-
Durante la dinámica, la podometría ha demostrado que metro electrónico proporciona una interpretación podal
el pie se equilibra en zonas muy pequeñas, de alrededor y postural del deportista (Fig. 1).
de 1 cm2 [3, 4, 10] . Una torsión femoral interna provoca en la mayoría
Los metatarsianos tienen un papel preponderante en el de los casos una compensación mediante torsión tibial
equilibrio del antepié, con tres elementos emparejados [12] : externa [7] .
• el primer radio con sus dos sesamoideos;
• los metatarsianos 2.◦ y 3.◦ ;
• los metatarsianos 4.◦ y 5.◦ . Sistema de análisis del movimiento
Estas tres parejas son útiles en las transferencia de
El pie es el vector de la amortiguación, de la estabilidad y
fuerza en el plano frontal (valgo-varo), en el plano sagital
de la propulsión. Responde a solicitaciones considerables
(durante la propulsión) y en el plano horizontal (adecuán-
y diferentes en función de las disciplinas deportivas.
dose a las movilidades en rotación medial y lateral de la
tibia).
A continuación, se resumen los movimientos [3, 4, 11] : Sistema podométrico: plataforma y
• supinación: movimiento en tres planos del pie o de una plantillas instrumentadas [3, 4, 10]
parte que consta simultáneamente de movimientos en
dirección de aducción, inversión y flexión plantar; El análisis de los apoyos plantares es indispensable para
• pronación: movimiento en tres planos del pie o de una evaluar el movimiento deportivo. Mediante una plantilla
parte que consta simultáneamente de movimientos en interior con sensores se registran informaciones de presio-
dirección de abducción, eversión y dorsiflexión. nes y de fuerza. Está conectada con cables a un sistema de
El deportista utiliza, dependiendo del deporte y de su registro de datos.
morfotipo, distintos sistemas adaptativos a nivel de sus Esto permite comprender la marcha o el gesto. El depor-
pies: tista realiza con libertad su gesto atlético durante varios
• pie de apoyo: estabilizar y reforzar su equilibrio; minutos. Los análisis se realizan con zapatillas sin y con
• pie «direccional»: mejorar la precisión; ortesis.
• pie frenador: frena y controla el movimiento;
• pie propulsor: acelera el movimiento. Cinta de correr y vídeo
Hay que anotar el tipo de pie (cavo, plano, valgo o varo), El vídeo informático permite al podólogo trabajar con
determinar cuál es el pie de apoyo, el pie direccional, el precisión para cuantificar las observaciones obtenidas
pie frenador y el pie propulsor. durante la exploración física [13] .

EMC - Podología 3
E – 27-141-C-10  El pie en el deporte

Sistema del movimiento en 3D para ser de la máxima utilidad a los atletas. Debido a su
Este sistema está disponible para las consultas, con el morfotipo, existe una auténtica tecnopatía [19] correspon-
fin de cuantificar la cinemática. Permite materializar en diente a un enfoque individual. Los atletas se entrenan
3D el movimiento, colocando puntos de referencia [14] . durante todo el año en superficies diversas: pista exterior,
pista interior, asfalto, sotobosque.
Las zapatillas de atletismo pueden ser de entrena-
Electromiografía miento, de tipo running o de «clavos» para entrenamientos
específicos y para la competición. La longitud de los clavos
La electromiografía de superficie utiliza sensores cutá-
depende de su empleo (cf infra).
neos que registran la actividad muscular [7] .
Afecciones específicas
Reseña sobre el trabajo muscular
Afecciones cutáneas
Las afecciones musculotendinosas observadas en el
deportista requieren contar con unos conocimientos Se trata de callos, durezas, uñas encarnadas, hiperhi-
exhaustivos del trabajo muscular concéntrico y excén- drosis, flictenas, intertrigo micótico, seudocromhidrosis
trico. La carga en trabajo excéntrico es más elevada que plantar (en los saltadores de longitud y de triple salto) o
en concéntrico [15, 16] , por lo que existen muchas afeccio- hematoma subungueal.
nes que se producen durante el frenado muscular (control Afecciones musculotendinosas y osteoarticulares [20–25]
del descenso en la carrera, desaceleración en los velocistas, Se distinguen en función de cada disciplina. Las carreras
etc.). de velocidad y los saltos provocan afecciones musculares
En un esguince tibioastragalino y subastragalino, el (isquiotibiales): distensión, elongación, desgarro muscu-
mecanismo es más rápido (30 ms) que el reclutamiento de lar, desinserción muscular; el medio fondo corto o largo
los músculos peroneos (60 ms) [17, 18] . El análisis mediante y las carreras fuera del estadio provocan afecciones por
la electromiografía de la reequilibración de los agonis- sobreuso.
tas y de los antagonistas con una ortesis plantar es una • En el pie y en el tobillo:
exploración fundamental en podología deportiva. ◦ contusión del talón;
El rendimiento muscular es mucho mejor si el movi- ◦ mioaponeurositis plantar;
miento se realiza de forma controlada. ◦ síndrome doloroso del 2.◦ radio de tipo bursitis;
◦ tendinopatía: tibial posterior y tibial anterior, tendón
de Aquiles, peroneos;
Informática y podología del deportista ◦ fracturas de estrés de los metatarsianos;
• Gestión de las informaciones: la informática permite ◦ osteocondrosis de crecimiento de tipo Sever;
la clasificación temporal de las exploraciones y de los ◦ escafoiditis.
tratamientos efectuados. • En la pierna y en la rodilla:
• Datos estadísticos en podología deportiva: para mejorar ◦ periostitis tibial;
la comprensión de las afecciones y de los factores exó- ◦ síndrome de la cintilla iliotibial;
genos que las provocan, el podólogo emplea programas ◦ síndrome femororrotuliano;
informáticos estadísticos. ◦ tendinopatía de los músculos de la pata de ganso;
La exploración física constituye la base de cualquier ◦ osteocondrosis de crecimiento de tipo Osgood-
terapeuta que desee analizar a deportistas. Debido a Schlatter;
la especificidad de cada deporte (las tecnopatías), la ◦ lesión del tríceps sural.
anamnesis se debe completar siempre con pruebas com- • En el muslo, la pelvis y la columna vertebral:
plementarias. ◦ pubalgia;
◦ tendinitis del glúteo medio, de los isquiotibiales;
◦ distensión de los isquiotibiales;
 Podología deportiva ◦ desigualdad de longitud de los miembros inferiores
(DLMI): hay que verificar y compensar moderada-
mente el lado izquierdo en las carreras con curva.
La podología del deporte o podología deportiva es una
disciplina que tiene en cuenta al paciente deportista,
tanto aficionado como profesional. Las distintas discipli- Tratamientos podológicos
nas deportivas (atletismo, rugby, tenis, etc.) se analizan y Tratamientos cutáneos
se consideran de forma específica. Se establece una pareja Se desarrollan más adelante (cf infra).
«un deporte-un deportista». Cada disciplina o deporte se
diseca para conocer hasta los más mínimos detalles téc- Tratamiento ortésico [26, 27]
nicos. De ello se obtiene una tecnopatía por cada deporte Se recurre al uso de polímeros. Dependiendo de las dis-
o disciplina [1] , con el objetivo de obtener una cartografía ciplinas, se observan dos principios:
precisa de las técnicas y de las afecciones asociadas, para • ortesis plantares dinámicas de base termoplástica
aportar consejos y tratamientos adaptados. De este modo, (copolímero de etilenvinilacetato [EVA] y resina com-
el terapeuta puede ser más preciso en su enfoque clínico. puesta) y de elastómero (espuma de caucho natural
[NR, natural rubber], caucho clorofeno [CR]) para las
disciplinas dinámicas que requieren mucha energía de
Atletismo propulsión;
• ortesis plantares protectoras de base termoplástica (EVA
La carrera y la marcha son disciplinas que se remontan a y polietileno [PE]) y de elastómero (CR y caucho de
60.000 años antes de nuestra era. Los griegos y los egipcios nitrilo-butadieno [NBR]) para las disciplinas de larga
practicaban todas las formas de actividades que se realizan distancia.
en la actualidad: saltos, lanzamientos, carrera, etcétera. Se añaden elementos de corrección suplementarios,
dependiendo de las afecciones y de la exploración física.
Datos del deporte: superficie, material,
movimiento, tipo de deportista, etcétera
Baloncesto
El atletismo engloba varias disciplinas y cada una
corresponde a técnicos especializados en la mayoría de los El baloncesto se practica en un club (deporte en pabe-
casos. El podólogo debe conocer la especificidad técnica llón cubierto), en la escuela o en la universidad (mixto,

4 EMC - Podología
El pie en el deporte  E – 27-141-C-10

en gimnasio o al aire libre), libre (al aire libre, de uno a Tratamientos podológicos
cinco jugadores) y en los países suele haber federaciones,
Tratamientos cutáneos
ligas y campeonatos nacionales (con diversas categorías,
tanto masculinas como femeninas). Esta disciplina cuenta Se desarrollan más adelante (cf infra).
con sus correspondientes equipos de entrenadores y de Tratamiento ortésico
terapeutas. Se utilizan polímeros: ortesis plantares dinámicas de
base termoplástica (EVA y resina compuesta) y de elas-
Datos del deporte: superficie, material, tómero (espuma de NR, CR) para una disciplina dinámica
movimiento, tipo de deportista que requiere mucha energía de propulsión. Los materia-
les tienen una relevancia preponderante sobre todo por
Los suelos y la superficie del terreno provocan trau- la actividad abrasiva y la morfología de los deportistas. Se
matismos por sobreuso considerables [28, 29] . El campo de asocian elementos de corrección adicionales en función
juego mide 24 m de largo por 15 m de ancho y el espacio es de las afecciones y de la exploración física.
reducido (velocidad de ejecución, concentración elevada
de los pies en la zona, toma de decisiones con rapidez).
Las tensiones generadas sobre los suelos durante la fase Ciclismo [32]
de impulsión o de aterrizaje imponen al pie un período
de desaceleración con una «onda de choque de retorno». El ciclismo es uno de los deportes en los que el menor
Cuanto más «duro» es el suelo, menor es su compresión error, en el entrenamiento, en competición o de mate-
y mayor es la onda de choque de retorno y, por tanto, más rial, provoca trastornos. La pareja de hombre y máquina
peligroso para el sistema osteoarticular. Cuanto más elás- requiere mucha atención y la más pequeña anomalía
tico es el suelo, más se comprime, por lo que es menos puede provocar rápidamente graves consecuencias. La
traumático (medida de seguridad), con una restitución razón de esto es simplemente el gran número de pedaladas
elevada de la energía, que aumenta el rendimiento, pero que se dan en esta actividad repetitiva y simétrica.
también la inestabilidad.
Sabiendo que un baloncestista profesional se entrena Datos del deporte: superficie, material,
dos veces al día, el uso de un terreno de parquet de madera, movimiento, tipo de deportista
que tiene una amortiguación difusa, con una restitución Existen varias disciplinas, que van del ciclismo afi-
elevada de energía, es un buen compromiso entre seguri- cionado al profesionalismo. Este último implica recorrer
dad, rendimiento y longevidad de la carrera deportiva. muchos kilómetros. La articulación más afectada es la
Este deporte lo practican deportistas de talla elevada y rodilla. Las amplitudes van de 10-15◦ de flexión cuando el
las articulaciones de los miembros inferiores sufren espe- pedal está abajo a 110-115◦ de flexión cuando está arriba.
cialmente. Como en muchas actividades deportivas, las anomalías
• Bases: toma de decisiones, velocidad, destreza. rotacionales entre la tibia y el fémur deben analizarse con
• Aleros: movilidad, explosividad, destreza. mucha atención. Una torsión externa tibial (en la mayoría
• Pívots: combatividad, potencia, resistencia. de los casos fisiológica) provoca una rotación interna tibial
Los movimientos son multidireccionales: delante, al presionar sobre el pedal. La articulación subastragalina
detrás, lateral, rotaciones con ritmos variados (marcha, tiene un papel preponderante, debido al apoyo sobre el
carrera, sprint) y encadenamientos de saltos. antepié. Un antepié en varo provoca una rotación interna
El calzado debe conjugar estabilidad, adherencia y tibial durante el apoyo (presión sobre el pedal) más mar-
aireación criterios que no siempre se respetan, al estar cada que puede crear tensiones sobre la polea rotuliana.
supeditados a las decisiones de mercadotecnia.
Los profesionales utilizan como promedio de cuatro a Afecciones específicas
seis pares de zapatillas de corte alto por temporada para
permitir una buena estabilidad laterolateral. La parte ante- Afecciones cutáneas
rior debe estar reforzada para evitar un desgaste precoz por Se trata de callos, durezas, uñas encarnadas, hiperhidro-
abrasión durante las fases de frenado y de impulsión. sis, flictenas, intertrigo micótico y hematoma subungueal.
Afecciones musculotendinosas y osteoarticulares
Afecciones específicas • En el pie y en el tobillo:
Afecciones cutáneas ◦ síndrome doloroso del 2,◦ radio de tipo bursitis;
◦ tendinopatía: tibial posterior y tibial anterior, tendón
Se trata de callos, durezas, uñas encarnadas, hiperhi-
de Aquiles.
drosis, flictenas, intertrigo micótico, seudocromhidrosis
• En la pierna y en la rodilla:
plantar y hematoma subungueal.
◦ síndrome de la cintilla iliotibial;
Afecciones musculotendinosas y ◦ síndrome rotuliano;
osteoarticulares [20–25, 30, 31] ◦ tendinopatía de los músculos de la pata de ganso.
• En el pie y en el tobillo: • En el muslo, la pelvis y la columna vertebral:
◦ fracturas por estrés de los metatarsianos 2.◦ , 3.◦ y 5.◦ , ◦ pubalgia;
así como de la estiloides del 5.◦ metatarsiano; ◦ tendinitis del glúteo medio y de los isquiotibiales;
◦ contusión del talón; ◦ DLMI: verificar y compensar de forma moderada;
◦ esguince de tobillo; ◦ lumbalgia.
◦ mioaponeurositis plantar;
◦ tendinopatía: tendón de Aquiles. Tratamientos podológicos
Tratamientos cutáneos
• En la pierna y en la rodilla:
Se desarrollan más adelante (cf infra).
◦ periostitis;
◦ síndrome rotuliano; Tratamiento ortésico
◦ afectaciones cartilaginosas; Se utilizan polímeros. Las ortesis para ciclistas, con
◦ lesiones meniscales. independencia de su disciplina, tienen como objetivo
• En el muslo, la pelvis y la columna vertebral: transmitir las fuerzas ejercidas a nivel de los calapiés.
◦ lesiones musculares de los isquiotibiales y del cuádri- Se trata de ortesis de base termoplástica (EVA y resina
ceps; compuesta). Los materiales son finos, con coeficientes de
◦ lumbalgia; fricción bajos. Las ortesis pueden estar aireadas. No es pre-
◦ DLMI: verificar y compensar de forma moderada. ciso realizar ortesis demasiado duras cuando el calzado ya

EMC - Podología 5
E – 27-141-C-10  El pie en el deporte

lo es. Se asocian elementos de corrección adicionales en Fútbol


función de las afecciones y de la exploración física.
El fútbol es el deporte más mediático y más popu-
lar del mundo. Se trata de un deporte colectivo en el
Esgrima que compiten dos equipos de 11 jugadores (más los
La esgrima es un deporte que puede practicarse de forma reservas), con morfotipos, cualidades físicas y técnicas
individual o por equipos. Se trata de un deporte de com- que pueden variar en función del puesto ocupado en el
bate en el que luchan dos esgrimistas que, con ayuda de terreno.
su arma, deben tocar al adversario. El objetivo es tocar sin Un jugador de fútbol corre una media de 8-12 km; 4-6
ser tocado. km de carrera lenta, alrededor de 1 km de sprint y 2 km
En la esgrima se pueden utilizar tres armas: espada, sable volviendo a su puesto andando. El portero, a pesar de estar
y florete. en un perímetro reducido, está en esta media.

Datos del deporte: superficie, material, Datos del deporte: superficie, material,
movimiento, tipo de deportista movimiento, tipo de deportista
La pista mide 1,5-2 m de ancho por 14 m de largo. El El fútbol se practica en un terreno que suele ser de
comienzo del combate se realiza sobre dos líneas de puesta hierba, pero cada vez hay más campos de juego sin-
en guardia separadas entre sí 4 m. téticos. Se observan afecciones diferentes dependiendo
Las zapatillas suelen ser asimétricas para respetar los del terreno. Este deporte se practica con zapatillas de
movimientos del deportista. Existen nuevos modelos, con tacos moldeados o atornillados, de formas y longitudes
corte alto o bajo, en cada olimpiada. Hay que analizar la variables. Se deben adaptar las zapatillas en función del
rigidez, la flexibilidad, el corte (alto, bajo) y el desgaste terreno. Los gestos del deportista engloban carreras, sal-
interior-exterior. tos, entradas, así como la conducción y el golpeo del
Los movimientos son unidireccionales, hacia delante balón. Las carreras son sobre todo de tipo entrecortado,
para atacar o hacia atrás para las retiradas. con desplazamientos multidireccionales, que requieren a
El esgrimista debe ser hiperdinámico sobre sus apoyos, la vez cualidades de explosividad y de resistencia (algunos
rápido en la ejecución de los gestos técnicos (todo ello jugadores recorren más de 10 km durante un partido).
con mucha precisión para tocar a su adversario sin ser La entrada es un gesto específico del futbolista, que
esquivado) y resistente. puede implicar contactos entre los pies propios con los
Por tanto, el sable requiere explosividad y rapidez, la del adversario, o de los pies con el balón, que pue-
espada resistencia y el florete, velocidad y mucha preci- den causar traumatismos directos o microtraumatismos
sión. repetidos.
Hay que estudiar los distintos movimientos del
esgrimista y realizar las ortesis plantares específicas y Afecciones específicas
asimétricas, que son distintas de las usadas para la pre-
paración física general. Afecciones cutáneas
Se trata de los callos, durezas, uñas encarnadas,
Afecciones específicas hiperhidrosis, flictenas, intertrigo micótico y hematoma
subungueal.
Afecciones cutáneas
Se trata de los callos, durezas, uñas encarnadas, hiper- Afecciones musculotendinosas y osteoarticulares
hidrosis, flictenas, intertrigo micótico, seudocromhidrosis • En el pie y en el tobillo:
plantar (en el pie retrasado) y hematoma subungueal. ◦ afecciones óseas: sesamoiditis, fractura de la estiloi-
Afecciones musculotendinosas y osteoarticulares des del 5.◦ metatarsiano, síndrome de la cola del
astrágalo, enfermedad de Sever y hallux rigidus.
En la esgrima, con independencia del arma, las afeccio-
◦ afecciones musculoaponeuróticas;
nes suelen ser asimétricas.
◦ esguinces: ligamento colateral lateral (LCL) (el más
• En el pie y en el tobillo:
frecuente) y ligamento colateral medial (LCM);
◦ la pierna adelantada corresponde a la mano de tiro:
◦ tendinopatía aquílea.
talalgia posterior o plantar;
• En la pierna y la rodilla:
◦ la pierna retrasada: sesamoiditis o fractura de estrés,
◦ periostitis, fractura de tibia y peroné;
sistema suroaquíleo plantar, mioaponeurositis plan-
◦ esguinces: LCL, LCM, ligamento cruzado anterior
tar bilateral, tendinopatía aquílea.
externo (LCAE);
• En la pierna y en la rodilla:
◦ tendinopatía rotuliana;
◦ la pierna adelantada corresponde a la mano de
◦ enfermedad de Osgood-Schlatter;
tiro: periostitis tibial, tendinopatía rotuliana, afeccio-
◦ afecciones meniscales.
nes cuadricipitales, afecciones cartilaginosas, lesión
• En el muslo, la pelvis y la columna vertebral:
meniscal.
◦ afecciones musculares que afectan al cuádriceps, los
• En el muslo, la pelvis y la columna vertebral:
isquiotibiales y los aductores;
◦ la pierna retrasada: lesiones musculares de los aduc-
◦ causas extrínsecas por contusiones e intrínsecas (dis-
tores, lumbalgia.
tensión, elongación, desgarro);
Tratamientos podológicos ◦ pubalgia;
◦ lumbalgia.
Tratamientos cutáneos
Se desarrollan más adelante (cf infra). Tratamientos podológicos
Tratamiento ortésico Tratamientos cutáneos
Se utilizan polímeros: ortesis plantares dinámicas y Se desarrollan más adelante (cf infra).
protectoras de base termoplástica (EVA y resina com-
puesta) y de elastómero (espuma de NR, CR) para Tratamiento ortésico
favorecer la energía de propulsión. La ortesis debe resistir • Ortesis plantares dinámicas de base termoplástica (EVA
una abrasión considerable. Se asocian elementos de y resina compuesta) y de elastómero (espuma de NR,
corrección adicionales en función de las afecciones y de CR) para las disciplinas dinámicas que requieren mucha
la exploración física. energía de propulsión.

6 EMC - Podología
El pie en el deporte  E – 27-141-C-10

• Ortesis plantares termoformadas poco voluminosas Balonmano


cuya función principal es la estabilización del retropié
y del mediopié. El balonmano se ha convertido en un deporte cada vez
Se asocian elementos de corrección adicionales en fun- más practicado. El físico de los jugadores ha aumentado
ción de las afecciones y de la exploración física. en los últimos años, con deportistas que combinan fuerza,
velocidad y potencia.

Golf Datos del deporte: superficie, material,


El golf es una actividad que requiere mucha resisten- movimiento, tipo de deportista
cia y precisión. La variedad de recorridos, así como la Los síntomas relacionados con la práctica del balon-
cantidad de movimientos rotatorios conllevan la apari- mano y que se tratan en la consulta se relacionan con
ción de muchas afecciones traumáticas por sobreuso. Un las modificaciones de su reglamentación en los últimos
recorrido de golf consta como promedio de 18 hoyos, 10 años y, sobre todo, la de 2004 referente al saque rápido
con una distancia total de 6 km. La precisión, rendi- que limita los cambios de jugadores defensivos y ofensi-
miento, técnica y fuerza mental son indispensables para vos durante el partido. Esta evolución de la práctica de este
este deporte. El movimiento lateral del golf puede anali- deporte ha revolucionado considerablemente la duración
zarse con un podómetro en plantilla instrumentada para del juego. Este deporte multidireccional requiere cambios
controlar la transferencia de apoyo. de dirección rápidos durante períodos de juego cada vez
más largos, lo que requiere una calidad del apoyo conside-
Datos del deporte: superficie, material, rable que permita los desplazamientos en curva, laterales,
posteroanteriores, pero también anteroposteriores sobre
movimiento, tipo de deportista
distancias cortas, lo que explica las tecnopatías del balon-
Los principales movimientos son el swing, la aproxima- mano. De forma general, en la actualidad se tiende a una
cióny el putting. homogeneización del morfotipo del jugador de balon-
mano hacia un físico veloz para favorecer las acciones
Afecciones específicas explosivas, robusto para las fases de combate y con una
gran capacidad de esfuerzo para una duración de juego
Afecciones cutáneas cada vez más larga.
Se trata de los callos, durezas, uñas encarnadas,
hiperhidrosis, flictenas, intertrigo micótico y hematoma Afecciones específicas
subungueal.
Afecciones cutáneas
Afecciones musculotendinosas y osteoarticulares Se trata de los callos, durezas, uñas encarnadas, hiper-
• En el pie y en el tobillo: hidrosis, flictenas, intertrigo micótico, seudocromhidrosis
◦ mioaponeurositis plantar; plantar y hematoma subungueal.
◦ síndrome doloroso del 2,◦ radio de tipo bursitis;
◦ tendinopatías: tibial posterior y tibial anterior, ten- Afecciones musculotendinosas y osteoarticulares
dón de Aquiles, peroneos. • En el pie y el tobillo:
• En la pierna y la rodilla: ◦ aponeurositis plantar;
◦ periostitis tibial; ◦ contusión del talón;
◦ síndrome de la cintilla iliotibial; ◦ síndrome doloroso del 2.◦ radio de tipo bursitis;
◦ síndrome rotuliano; ◦ tendinopatías: tibial posterior y tibial anterior, ten-
◦ tendinopatía de los músculos de la pata de ganso. dón de Aquiles, peroneos;
• En el muslo, la pelvis y la columna vertebral. ◦ fracturas de estrés;
◦ pubalgia; ◦ osteocondrosis de crecimiento de tipo Sever.
◦ coxalgia; • En la pierna y la rodilla:
◦ lumbalgia. ◦ periostitis tibiales;
◦ síndrome rotuliano;
◦ tendinopatía de los músculos de la pata de ganso;
Tratamientos podológicos ◦ osteocondrosis de crecimiento de tipo Osgood-
Tratamientos cutáneos Schlatter.
Se desarrollan más adelante (cf infra). • En el muslo, la pelvis y la columna vertebral:
◦ pubalgia;
Tratamiento ortésico ◦ lumbalgia.
En primer lugar, se estudian los distintos movimien-
tos del jugador: el swing, la aproximación y el putting. Tratamientos podológicos
A continuación, hay que elaborar unas ortesis plantares
dinámicas que tienen dos objetivos principales: aumentar Tratamientos cutáneos
las superficies de contacto para disminuir las hiperpresio- Se desarrollan más adelante (cf infra).
nes y estabilizar el retropié. Tratamiento ortésico
La base y el recubrimiento son de resina com-
Se utilizan ortesis plantares dinámicas y resisten-
puesta y de EVA, con elastómeros remanentes de forma
tes de base termoplástica (EVA y resina compuesta)
natural en el antepié para obtener un dinamismo
y de elastómero (espuma de NR, CR) para las dis-
máximo.
ciplinas dinámicas que requieren mucha energía de
El retropié también está compuesto por elastómeros
propulsión. Se asocian elementos de corrección adicio-
remanentes de forma natural, en función del objetivo bus-
nales en función de las afecciones y de la exploración
cado, pero destinados a conservar la propulsión del gesto
física.
técnico.
Se utilizan ortesis plantares dinámicas de base ter-
moplástica (EVA y resina compuesta) y de elastómero Rugby
(espuma de NR, CR) para las disciplinas dinámicas que
requieren mucha energía de propulsión. El rugby se ha convertido en un deporte profesional en
Se asocian elementos de corrección adicionales en fun- algunos países, con diversas ligas y divisiones. Se puede
ción de las afecciones y de la exploración física. practicar con 15 o con 7 jugadores.

EMC - Podología 7
E – 27-141-C-10  El pie en el deporte

El touch rugby es un deporte similar, pero sin contacto.


La profesionalización ha permitido una organización más
estricta, así como un aumento y modificación de las téc-
nicas de entrenamiento.

Datos del deporte: superficie, material,


movimiento, tipo de deportista
El jugador de rugby practica, además de su disciplina
y de sus entrenamientos específicos, musculación, carrera
en pista, en asfalto o en la naturaleza. Algunos partidos
pueden disputarse en terrenos sintéticos. Estas diferencias
de terreno provocarán afecciones específicas.
En el rugby se emplean los miembros inferiores, por lo
que están más expuestos a los traumatismos.

Afecciones específicas
Afecciones cutáneas
Se trata de los callos, durezas, uñas encarnadas,
hiperhidrosis, flictenas, intertrigo micótico y hematoma
subungueal. Figura 2. Ortesis plantares de un jugador de rugby.
Afecciones musculotendinosas y osteoarticulares
• Ortesis plantares dinámicas de base termoplástica (EVA
• En el pie y en el tobillo:
y resina compuesta) y de elastómero (espuma de NR,
◦ mioaponeurositis plantar;
CR) para las disciplinas dinámicas que requieren mucha
◦ tendinopatías: tibial posterior y tibial anterior, ten-
energía de propulsión.
dón de Aquiles, peroneos;
• Ortesis plantares protectoras de base termoplástica (EVA
◦ fracturas de estrés de los metatarsianos;
y PE) y de elastómero (CR y NBR) para el footing.
◦ osteocondrosis de crecimiento de tipo Sever;
La ortesis tiene como objetivo efectuar un bloqueo
◦ escafoides tarsiano: se afecta con mucha frecuencia
posteromedial y lateral para compensar los movimientos
por su gran exposición. Se observan fracturas traumá-
correspondientes a estos deportes multidireccionales. Se
ticas, de estrés relacionadas con microtraumatismos
asocian elementos de corrección adicionales en función
repetidos, así como escafoiditis u osteocondritis juve-
de las afecciones y de la exploración física.
niles (enfermedad de Kohler-Mouchet);
◦ cuboides y cuneiformes: fracturas por impacto
directo; Running, carrera a pie o jogging
◦ metatarsianos: fracturas frecuentes de la base, de la
diáfisis o del cuello, fractura de la estiloides del 5.◦ La carrera a pie se ha convertido en uno de los deportes
metatarsiano, síndrome doloroso del 2.◦ radio de tipo más practicados en el mundo. La falta de inscripción a un
bursitis; club de las personas que lo practican plantea dificultades
◦ traumatismo de la articulación de Lisfranc: esguinces y motiva errores de entrenamiento. Los corredores suelen
o fracturas; aumentar su carga de trabajo a menudo, sin relación con
◦ sesamoideos: fractura traumática o de estrés; las necesidades.
◦ fracturas de los dedos: muy frecuentes; Suele tratarse de una disciplina en sí misma o puede
◦ afecciones articulares: muchos esguinces tibioastra- formar parte de otra actividad.
galinos, subastragalinos, de Chopart;
◦ bursitis retro y preaquíleas, mioaponeurositis plan- Datos del deporte: superficie, material,
tares, tendinitis y tenosinovitis aquíleas, del tibial movimiento, tipo de deportista
posterior y del tibial anterior;
◦ fractura tibioperonea. Las superficies son variables: tierra, asfalto, sotobosque,
• En la pierna y la rodilla: arena. Las zapatillas han evolucionado, pero sin tener
◦ síndrome rotuliano; en cuenta realmente las necesidades. Se aconseja utili-
◦ fractura tibial y peronea; zar diversos modelos según varios parámetros: peso del
◦ esguince: LCM, LCL y LCAE; corredor, suelo, longitud del paso, velocidad y calidad
◦ tendinopatía de los músculos de la pata de ganso. del propio corredor [33–36] . Los consejos no siempre son
• En el muslo, la pelvis y la columna vertebral: adecuados y con mucha frecuencia dan lugar a afeccio-
◦ pubalgia; nes. Un estudio científico publicado en la revista American
◦ fractura femoral; Academy of Physical Medicine and Rehabilitation ha puesto
◦ lesiones musculares de los músculos del muslo. en entredicho las zapatillas modernas, pues provocarían
tensiones superiores en las articulaciones del miembro
Tratamientos podológicos inferior que las originadas al correr descalzo [37] .
Tratamientos cutáneos
Afecciones específicas
Se desarrollan más adelante (cf infra).
Afecciones cutáneas
Tratamiento ortésico
Se trata de los callos, durezas, uñas encarnadas, hiper-
Las ortesis se adaptan a los deportes. El entrenamiento hidrosis, flictenas, intertrigo micótico, seudocromhidrosis
de la carrera requiere un enfoque con materiales resisten- plantar y hematoma subungueal.
tes a la carga y al peso de los jugadores.
La musculación debe realizarse con un calzado que Afecciones musculotendinosas y osteoarticulares
resista el aumento de la carga aplicada. Estas afecciones son: fractura de estrés M2M3, sesa-
Las ortesis para el rugby son finas y resistentes, con ele- moiditis, mioaponeurositis plantar, tendinitis del tibial
mentos que dependen del puesto del jugador. Hay que posterior y del tibial anterior, de los peroneos y del
evitar todos los elementos que bloqueen el funciona- tendón de Aquiles, bursitis retroaquiliana, aponeurosi-
miento de las articulaciones del pie (Fig. 2). tis tibial (periostitis), gonalgia rotuliana interna (pata de

8 EMC - Podología
El pie en el deporte  E – 27-141-C-10

Afecciones específicas
“ Punto importante Afecciones cutáneas [31]
• Callos y durezas ocasionadas por el roce con las botas.
La causa principal es un trastorno estático.
Recuerdo de las fases de apoyo durante la • Uña encarnada: se observa con frecuencia en los depor-
carrera [21] tistas jóvenes por compresión en las botas descritas
• Fase de ataque o de impacto, con una com- previamente.
ponente vertical igual al doble o triple del peso • Hiperhidrosis: todos los deportes de deslizamiento pue-
corporal y una duración de 20-30 ms (10% del den causar una hiperhidrosis. La epidermis se debilita
tiempo) por la imbibición de sudor en la piel plantar.
• Fase de apoyo o de transición/equilibrio, 80 ms, • Flictenas y ardores: una malposición del pie en el
calzado o un movimiento no habitual de amplitud arti-
40% del tiempo
cular anómala pueden provocar este tipo de problemas.
• Fase de impulso o de propulsión, 110 ms, 50%
Las lengüetas del patín pueden causar pinzamientos.
del tiempo, con una componente vertical igual al • Intertrigo micótico: el «pie de atleta» se desarrolla con
doble o triple del peso corporal facilidad en un medio cálido húmedo y oscuro. Los
dermatofitos se observan con más frecuencia que las
levaduras.
ganso), externa (cintilla iliotibial), tendinitis de inserción • Eritema pernio: son las afecciones causadas por el frío
proximal de los isquiotibiales, fractura de estrés (pelvis), por excelencia. Afectan a los deportistas que tienen defi-
lumbalgia. ciencias circulatorias periféricas.
• En el pie y el tobillo [38, 39] : • Seudocromhidrosis plantar: es una afección propia de
◦ aponeurositis plantar; deportistas, que se observa en esquiadores acrobáticos.
◦ contusión del talón; Se trata de una lesión benigna situada en la parte poste-
◦ metatarsalgias de tipo bursitis o fractura de estrés de rolateral del talón. La presencia de un punteado negro
los metatarsianos 2.◦ y 3.◦ ; es característica.
◦ en muy pocas ocasiones, neuroma o síndrome de • Hematoma subungueal: bota demasiado corta, técnica
Morton; deportiva inadecuada; los descensos provocan esta afec-
◦ tendinopatías: tibial posterior y tibial anterior, ten- ción.
dón de Aquiles, peroneos; Afecciones musculotendinosas y osteoarticulares
◦ osteocondrosis de crecimiento de tipo Sever. Son frecuentes en los deportes de deslizamiento, pero
• En la pierna y la rodilla: sobre todo en el patinaje sobre hielo o sobre ruedas, el
◦ periostitis tibial; esquí de fondo y la modalidad free-ride/free-style, debido a
◦ síndrome de la cintilla iliotibial; que la bota es menos estable y a la cuchilla del patín o el
◦ síndrome rotuliano; patín de ruedas. La bota de esquí, más estable y más alta,
◦ tendinopatía de los músculos de la pata de ganso; con un soporte y un ajuste eficaces, evita los problemas
◦ síndrome compartimental. de inestabilidad del pie. Los músculos afectados son los
• En el muslo, la pelvis y la columna vertebral: estabilizadores internos (tibial anterior y posterior) y los
◦ pubalgia; estabilizadores externos (peroneos).
◦ tendinitis del glúteo medio, de los isquiotibiales; El esquí puede causar hipertrofias a nivel de los maléo-
◦ fracturas de estrés del sacro y de los huesos ilíacos. los y del cuello del pie. Una mala posición del pie o un
movimiento de gran amplitud provocan lesiones osteoar-
Tratamientos podológicos ticulares. La bota rígida del esquí alpino, de esquí de
travesía, de la modalidad acrobática o de free-carve provoca
Tratamientos cutáneos fricciones continuas.
Se desarrollan más adelante (cf infra).
Afecciones de los túneles vasculonerviosos
Tratamiento ortésico Suelen deberse a una mala distribución de los apoyos.
Se utilizan ortesis plantares protectoras de base termo- Puede producirse un síndrome del túnel tarsiano con tras-
plástica (EVA y PE) y de elastómero (CR y NBR). tornos circulatorios.
Se asocian elementos de corrección adicionales en fun- Tratamientos podológicos
ción de las afecciones y de la exploración física.
Tratamientos cutáneos
La resección de los callos y de las durezas debe efec-
Deportes de deslizamiento [40] tuarse antes de la práctica de todos estos deportes. Las
uñas encarnadas pueden evitarse con un ajuste mejor de
En la actualidad, existen técnicas de ortesis plantares la bota, una higiene rigurosa y un corte de las uñas ade-
termoformadas para las actividades de deslizamiento, gra- cuado. Los fungicidas se emplean contra los dermatofitos
cias a varios técnicos del esquí que han aportado sus y las levaduras, pero una buena higiene y el uso de calceti-
conocimientos para el desarrollo de la podología del nes limpios y adaptados a estos distintos deportes también
deporte. son una solución.
El podólogo puede interesarse en múltiples disciplinas Los calcetines, unas botas que no compriman el pie, así
y encontrar soluciones para las afecciones observadas. como productos tópicos con vitamina A son la solución
contra el eritema pernio.
Datos del deporte: superficie, material, La seudocromhidrosis se evita mediante la adición de
materiales amortiguadores en las botas, que impidan un
movimiento, tipo de deportista impacto elevado en la recepción de los saltos. Es preferible
Los deportes de deslizamiento se clasifican en función utilizar materiales que no tengan consecuencias negativas
de los movimientos y de los materiales. sobre el equilibrio, la postura y el movimiento.
Debe observarse que todos los deportes de desliza- El hematoma subungueal debe evacuarse por el borde
miento y sobre todo el patinaje sobre hielo y sobre ruedas libre de la uña. La asepsia debe ser perfecta, porque la rea-
solicitan los sistemas osteoarticulares y musculotendino- nudación de la actividad deportiva con el uso de las botas
sos del pie. puede causar una sobreinfección.

EMC - Podología 9
E – 27-141-C-10  El pie en el deporte

Tratamiento ortésico va del pie al miembro superior. Actúa como impulsor


El tratamiento ortésico es el que resulta más satisfac- del movimiento. Su acción de contrapeso debe encon-
torio con gran diferencia. El aspecto principal es lograr trar un equilibrio entre la anteversión-retroversión y
una comodidad extrema mediante el uso de técnicas de la antepulsión-retropulsión para no generar tensiones a
moldeado de la ortesis y del botín interior inyectado. La nivel de los pies.
personalización obtenida es el primer factor básico que Se dispone de distintos modelos de zapatillas, depen-
debe respetarse. El moldeado de la ortesis o la elabora- diendo del terreno: tierra batida, suelos duros, hierba.
ción del botín interior pueden realizarse para lograr una
corrección o para aportar comodidad. La corrección de Afecciones específicas
los trastornos estáticos evita las hipersolicitaciones de los Afecciones cutáneas
sistemas osteoarticular y musculotendinoso. El uso de un
Se trata de los callos, durezas, uñas encarnadas,
botín interior inyectado asociado a una ortesis termofor-
hiperhidrosis, flictenas, intertrigo micótico y hematoma
mada en todas estas disciplinas de deslizamiento aporta
subungueal.
a los deportistas posibilidades de tratamiento y de rea-
nudación rápida de la actividad. Los materiales usados Afecciones musculotendinosas y osteoarticulares
ofrecen todas las características técnicas deseadas para • En el pie y el tobillo:
cada deporte. El podólogo elige los materiales en función ◦ síndrome del sesamoideo medial;
del peso del deportista, del papel deseado y del deporte. ◦ síndrome del túnel tarsiano;
Se asocian elementos de corrección adicionales en fun- ◦ entesopatía del abductor del primer dedo;
ción de las afecciones y de la exploración física. ◦ aponeurositis plantar;
◦ síndrome doloroso del 2.◦ radio de tipo bursitis;
◦ tendinopatías: tibial posterior y tibial anterior, ten-

“ Punto importante dón de Aquiles, peroneos;


◦ osteocondrosis de crecimiento de tipo Sever.
• En la pierna y la rodilla:
◦ periostitis tibial;
• La bota debe pensarse más en cuanto a su volu- ◦ esguince de tobillo;
men que en cuanto a su talla, pues la talla no ◦ síndrome rotuliano;
siempre tiene en cuenta la anchura del antepié o ◦ tendinopatía de los músculos de la pata de ganso;
del retropié. ◦ osteocondrosis de crecimiento de tipo Osgood-
• Existen calcetines adaptados a cada disciplina. Schlatter;
Se fabrican con materiales adaptados lo mejor ◦ lesiones meniscales y cartilaginosas de la rodilla.
posible a la práctica deportiva. Los refuerzos • En el muslo, la pelvis y la columna vertebral:
situados en los maléolos, el cuello del pie y ◦ pubalgia;
◦ lesiones musculares del glúteo medio, de los isquio-
unas costuras bien diseñadas garantizan una gran
tibiales;
comodidad. ◦ coxalgia;
• Los productos tópicos pueden usarse como ◦ lumbalgia;
tratamiento preventivo de los problemas relacio- ◦ síndrome del hallux rigidus.
nados con el frío, los roces y la hiperhidrosis.
Tratamientos podológicos
Tratamientos cutáneos
Se desarrollan más adelante (cf infra).
Tenis [41] Tratamiento ortésico
El material específico de una actividad suele con- • Ortesis plantares dinámicas de base termoplástica (EVA
siderarse el único vector exógeno de un rendimiento y resina compuesta) y de elastómero (espuma de NR,
inadecuado. En el tenis, dado que la raqueta se considera CR) para las disciplinas dinámicas que requieren mucha
el único elemento técnico, se realizan muchos esfuerzos energía de propulsión.
centrados en ella (los materiales compuestos, el cordaje, • Ortesis plantares protectoras de base termoplástica (EVA
así como los distintos tipos de pelota ocupan el centro y PE) y de elastómero (CR y NBR) para el footing.
de toda la atención). No obstante, hay un ámbito que a Se asocian elementos de corrección adicionales en fun-
menudo suele estar poco estudiado: el análisis del pie y ción de las afecciones y de la exploración física.
de todas las interfases (zapatillas, suelos, calcetines, etc.). Voleibol
Por tanto, los pies presentan un punto de anclaje que per-
mite una mejora del equilibrio muscular sobre el impacto, El voleibol es un deporte colectivo en el que compiten
sobre la distribución correcta de las fuerzas y sobre el dos equipos de seis jugadores en un terreno de 18 m de
momento de «impulso». Los movimientos rotatorios muy longitud por 9 m de ancho con una red situada a 2,43 m
dinámicos requieren una potencia de anclaje considerable para los varones y 2,24 m para las mujeres.
a nivel del pie y se ven amplificados en las mujeres para Es uno de los deportes más practicados del mundo, con
aumentar la potencia de golpeo. 260 millones de jugadores. El voleibol se reconoció como
deporte olímpico en 1957 (1996 para el voley-playa).
Datos del deporte: superficie, material,
movimiento, tipo de deportista Datos del deporte: superficie, material,
Un tenista jugará con más facilidad si empuña la
movimiento, tipo de deportista
raqueta con la mano homolateral a una pierna corta El voleibol se inventó en 1895 en Estados Unidos, por
fisiológica. En el caso contrario, realizará esfuerzos que Morgan, un profesor de educación física, para ocupar a los
repercutirán a nivel lumbar. El tenis es un deporte atletas durante el invierto de ese año.
rápido y multidireccional, con cambios de dirección • Material: el balón pesa 160 g y mide 20 cm de diámetro.
frecuentes y violentos que implican también saltos. Las zapatillas son de caña alta o baja dependiendo del
Las aceleraciones y desaceleraciones rápidas solicitan de puesto o de las preferencias de los jugadores.
forma activa los apoyos podales. La pelvis constituye un • Características morfológicas del jugador de voleibol: se
intermediario relevante para la actividad mecánica que trata de un deportista completo. Debe ser dinámico

10 EMC - Podología
El pie en el deporte  E – 27-141-C-10

sobre sus apoyos y vivo en su ejecución del gesto téc-


nico, todo ello con mucha precisión. Los jugadores
suelen ser longilíneos y muy altos, salvo en los puestos
de líbero y de pasador, donde puede haber morfotipos
más bajos.

Afecciones específicas
Afecciones cutáneas
Se trata de callos, durezas, uñas encarnadas, hiperhidro-
sis, flictenas, intertrigo micótico y hematoma subungueal.
Afecciones musculotendinosas y osteoarticulares
Se distinguen por miembro más que por puesto. 1
• En el pie y en el tobillo [32] :
2
◦ mioaponeurositis plantar;
◦ esguinces de tobillo;
◦ contusión del talón;
◦ metatarsalgias; 3
◦ tendinopatía aquílea; Figura 3. Tres ejes del miembro inferior: eje del cuello femoral,
◦ lesión muscular del tríceps sural; eje de los cóndilos femorales, eje de la articulación del tobillo.
◦ osteocondrosis de crecimiento de tipo Sever. 1. Plano del fémur inferior; 2. plano del cuello del fémur; 3. plano
• En la pierna y en la rodilla: del tobillo.
◦ tendinopatías rotuliana y/o cuadricipital;
◦ osteocondrosis de crecimiento de tipo Osgood- La longitud del pie se triplica, pasando de 7,5 cm al
Schlatter. nacer a 26 cm al final del crecimiento.
• En el muslo, la pelvis y la columna vertebral:
◦ pubalgia.
Morfogénesis del pie y del miembro
Tratamientos podológicos inferior relacionada con
Tratamientos cutáneos la bipedestación [4, 16, 42, 44–47]
Se exponen más adelante (cf infra).
La evolución del pie es el resultado de modifi-
Tratamiento ortésico
caciones relevantes durante la vida fetal y desde el
En primer lugar, hay que estudiar los distintos movi- nacimiento hasta la edad adulta, bajo la influencia de dos
mientos del jugador, la recepción del servicio o de ataque, factores:
la toma de impulso para efectuar un ataque o para con- • intrínseco: poder morfogénico propio de la persona;
trarrestar a un adversario. El retropié también se compone • extrínseco: poder modelador, relacionado sobre todo
de elastómero remanente de forma natural de mayor o con factores neuromusculares y las estructuras conjun-
menor altura, en función del objetivo buscado, pero para tivas (capsuloligamentarias y tendinosas) bajo el efecto
conservar la propulsión del gesto técnico. Hay que insistir de la postura durante la vida fetal y de la madurez loco-
en la estabilidad subastragalina. motora, hasta la edad adulta.
Se utilizan ortesis plantares dinámicas de base ter- Estos dos factores explican la gran diversidad del mor-
moplástica (EVA y resina compuesta) y de elastómero fotipo en el niño y en el adulto.
(espuma de NR, CR) para las disciplinas dinámicas que Las técnicas de investigaciones clínicas y paraclínicas
requieren mucha energía de propulsión. Se asocian ele- (radiografías, tomografía computarizada [TC]) permiten
mentos de corrección adicionales en función de las observar, normalizar y comprender estos fenómenos
afecciones y de la exploración física. de orientación del miembro inferior, como la torsión
femoral, el ángulo rotatorio fémur-tibia (tuberosidad
anterior-surco trocantéreo: TA-ST), la torsión tibial y la
 Enfermedades del pie detorsión submaleolar.
Durante la vida fetal, debido a la presión de la pared
del niño deportista uterina, el cuello femoral se encuentra en una posición
de anteversión, cuyo valor al nacer es de 40◦ y las piernas
La morfogénesis del pie y del miembro inferior del niño,
y los pies se encuentran en una posición apoyada sobre el
inducida por el cartílago de crecimiento y el cartílago cuerpo del feto en posición medial.
apofisario en fase de osificación y con una vasculari- La evolución del miembro inferior desde el nacimiento
zación profusa, es un fenómeno muy jerarquizado que hasta la edad adulta se realiza hacia una superposición de
experimenta modificaciones morfológicas debidas a las fenómenos óseos que asocia:
tensiones mecánicas relacionadas con el aprendizaje de • una detorsión vertical del miembro inferior por:
la bipedestación estática y dinámica. ◦ una disminución de la antetorsión femoral (de 20◦
Las solicitaciones ocasionadas por la actividad depor- en la madurez ósea): ángulo de declinación entre el
tiva demasiado intensiva pueden participar en la plano frontal bicondíleo y el plano del eje del cuello
patogenia, al igual que el contexto genético, vascular, femoral (disminución de 30◦ a los 2 años y de 3◦ cada
endocrino o nutricional que determinan la cronología del 2 años),
crecimiento. ◦ un aumento de la torsión tibial externa (de 20◦
en la madurez ósea): ángulo que forma el plano
Crecimiento del pie infantil [23, 42, 43] frontal epifisario tibial superior con el plano bima-
leolar inferior (dos picos significativos a los 2 y a los
La osificación del pie infantil, es decir, el paso de un 4 años);
esbozo cartilaginoso al hueso, es un proceso perfecta- • una disminución progresiva de la rotación tibial
mente programado y muy lento, pues comienza hacia el (ángulo entre el eje bicondíleo y la tangente a los plati-
3.er mes de vida intrauterina y finaliza a los 14 años en las llos tibiales) que corresponde a una disminución de la
mujeres y a los 16 años en los varones. amplitud de rotación en la rodilla;

EMC - Podología 11
E – 27-141-C-10  El pie en el deporte

Figura 4. División del ciclo de la mar-


cha.

Pie
Contacto totalmente
Elevación Elevación Contacto del
del talón apoyado en del de los talón
derecho el suelo talón dedos derecho

0% 50% 100%
Porcentaje del ciclo (tiempo)

Doble Doble Doble


Apoyo unipodal Apoyo unipodal
contacto contacto contacto
derecho izquierdo

Apoyo derecho Oscilación derecha

Oscilación izquierda Apoyo izquierdo

Duración del ciclo

• una detorsión submaleolar (normalizada de 10-15◦ ): eje • el concepto de los microtraumatismos repetidos que
del pie centrado sobre el 2.◦ radio y de la perpendicular actúan según dos vectores anatomopatológicos:
del eje bimaleolar (Fig. 3). ◦ por compresiones óseas y articulares directas durante
Esta evolución rotatoria tiene como objetivo adaptar los apoyos dinámicos intensivos y de las recepciones,
del mejor modo posible a la bipedestación las adquisi- cuya consecuencia es la afectación del cartílago de
ciones presentes al nacer y las debidas al crecimiento, conjunción y del cartílago articular,
asociada a la resultante del ángulo de Fick y al ángulo ◦ por tracciones musculotendinosas causadas por los
de paso (media de 7◦ a los 4 años). esfuerzos repetidos que alteran las zonas apofisarias
Tiene como resultado una infinidad de situaciones y las zonas de osificación.
morfoestáticas posibles, así como de fenómenos compen- Se debe tener en cuenta también todo el entorno en
sadores. el que evoluciona el joven deportista quien, además, pre-
Los cinco factores que definen una marcha normal senta con frecuencia una diferencia considerable entre las
según Gage son: edades cronológica, ósea y estatural: el uso del tiempo
• una estabilidad en la fase de apoyo; escolar, de la vida diaria, de los entrenamientos escolares
• la ausencia de tropiezo del pie durante la oscilación; y en un equipo, la alimentación, el equipamiento depor-
• la recolocación correcta del pie al fin de la oscilación; tivo (sobre todo el calzado), el tipo de revestimiento del
• una longitud adecuada de los pasos; suelo en el que se realiza la actividad.
• la conservación de la energía.
A partir de los 7 años, el niño ha adquirido la madurez
motora; estas reacciones son comparables a las del adulto Enfermedades deportivas relacionadas
y la marcha se convierte en automática (Fig. 4). con el crecimiento [4, 23, 24, 43, 44, 48, 49]
Etiopatogenia y fisiopatología [47, 48] Se trata sobre todo del conjunto de las osteocon-
drosis u osteodistrofias de crecimiento. Estas afecciones
La comprensión de esta morfogénesis y de la jerarquía son las más frecuentes en los niños o adolescen-
cronológica de la osificación permite detectar clíni- tes deportistas, por las razones mencionadas con
camente las distintas afecciones de estas estructuras anterioridad.
debilitadas por el modelado inducido por el crecimiento, El motivo de consulta es un dolor mecánico diurno
sobre todo en los niños deportistas. (al contrario del dolor nocturno relacionado con el cre-
Los diversos estudios, en especial anglosajones, elabo- cimiento) en una zona bien delimitada uni o bilateral,
rados sobre este tema plantean dos teorías que explican la con mucha frecuencia crónico (hay un episodio anterior al
aparición de las alteraciones encontradas con frecuencia que no se ha prestado una atención especial), de aparición
en la consulta deportiva: progresiva, agravado con el esfuerzo deportivo (o incluso
• la tesis del «estirón» sugiere la alteración del creci- que impide éste) y que disminuye con el reposo. Es infre-
miento relacionada con la adaptación de la longitud cuente que aparezca de forma súbita y postraumática, en
de los músculos al esqueleto, sometidos a solicitacio- cuyo caso sería invalidante, con un posible componente
nes considerables durante los estirones del crecimiento; diurno y la presencia de inflamación local con edema, e
algunas publicaciones constatan una recidiva tempo- incluso tumefacción.
ral de los casos clínicos, con una correlación con las En la exploración física, se observa dolor a la palpa-
fases de crecimiento infantil y el calendario depor- ción, que se acentúa con el pinzamiento y la percusión.
tivo. Este concepto resulta aún más convincente en En las zonas correspondientes a las inserciones mio-
los niños que presentan predisposiciones morfoes- tendinosas, la exploración contra resistencia y con
táticas y dinámicas como una antetorsión femoral estiramiento pasivo del músculo puede desencadenar el
excesiva, que se compensa en la rodilla con afeccio- dolor.
nes rotulianas, o como una torsión tibial externa o El estudio radiológico es fundamental para descartar
una detorsión submaleolar que se compensan con una alguno de los diagnósticos diferenciales, pero no es con-
posición podálica de pies planos o valgos, valgo medio- cluyente para confirmar una afectación osteocondral.
plantar, pies cavos varos o bien pies supinadores o Puede que no haya correlación entre la clínica y las
pronadores; pruebas de imagen. En el caso contrario, estas pruebas

12 EMC - Podología
El pie en el deporte  E – 27-141-C-10

muestran una condensación heterogénea de los núcleos con disparo, impulsión y recepción y que presentan tras-
de osificación afectados, con o sin contornos irregulares, tornos morfoestáticos como una hipoextensibilidad del
o una polifragmentación de estos últimos. tríceps o un pie valgo.

Osteocondrosis articulares Enfermedad de Iselin


Se trata de una afección osteocondral del tubérculo de
Corresponde a una afectación de los núcleos de osi- la base del 5.◦ radio que, por su forma prominente sobre
ficación primarios y secundarios por hipersolicitación el borde lateral del pie y debido a la tracción del peroneo
interarticular. corto que se inserta en él, sufre tensiones mecánicas y de
Osteocondrosis de los cuneiformes compresión en la práctica de los deportes de combate, la
Se producen en niños de 3-7 años en los núcleos danza, la carrera a pie o los deportes con calzado estrecho
primarios de osificación que, debido a su localización en los niños de 8-13 años.
de enclavamiento anatómico, sufren las solicitaciones En la exploración, se observa una tumefacción sobre la
mecánicas durante el inicio de la actividad deportiva. En estiloides del 5.◦ metatarsiano.
la exploración, se observa un dolor durante la solicita-
Enfermedad de Renander
ción activa y pasiva de la zona mediotarsiana. Las pruebas
de imagen informan sobre la integridad de las articula- Se trata de una osteodistrofia de crecimiento de los sesa-
ciones, que pueden presentar una remodelación articular moideos del 1.er radio que afecta sobre todo a niñas de
secundaria. 9-17 años que realizan deportes que solicitan a la 1.a arti-
culación metatarsofalángica en una fase propulsiva como
Escafoiditis tarsiana o de Koelher-Mouchet en la danza, la gimnasia, el atletismo, el tenis y el fútbol.
Se trata de una osteonecrosis del núcleo de osificación
del navicular que se produce bajo la influencia, por una Afectaciones sobre los huesos supernumerarios
parte, de su posición de piedra angular anatómica del Por su situación anatómica (prominentes o incluidos
mediopié y, por otra, del efecto de la tracción mecánica en una estructura de inserción tendinosa), experimen-
del tibial posterior. Este trastorno afecta sobre todo a niños tan hipersolicitaciones traumáticas por choques directos
de 3-9 años que practican deportes multidireccionales, o por los conflictos que pueden provocar el uso de calzado
con presencia de dolor en la parte medial o dorsal del deportivo (esquí, patinaje, danza) y/o solicitaciones de
pie, que puede evolucionar hasta ser invalidante. En la tracción musculotendinosa: es lo que sucede con el navi-
exploración, se observa un dolor al presionar el navicular, cular accesorio y el hueso de Vesalio o, también, con el
que aumenta con la pronación dinámica del pie (paciente hueso trígono, situado en un espacio articular donde sufre
joven que presenta un trastorno estático del pie: pies pla- conflictos mecánicos secundarios a la amplitud articular
nos valgos, pies pronadores, pies cavos) o con la inversión relacionada con los gestos deportivos repetidos.
frente a resistencia (debe distinguirse de una tendinopatía
del tibial posterior). La radiografía muestra una modifi-
Otras osteocondrosis de crecimiento del
cación del núcleo de osificación, que adopta un aspecto
bicóncavo condensado característico. miembro inferior
Otras afectaciones de las estructuras de osificación
Afectaciones epifisarias de las cabezas metatarsianas y
pueden observarse en todo el miembro inferior, con fac-
enfermedad «de Freiberg»
tores etiopatogénicos relacionados con las solicitaciones
Estos trastornos pueden afectar a las cinco cabezas
deportivas, los factores de crecimiento y la morfoestato-
metatarsianas entre los 8 y 16 años. La más frecuente
dinámica del pie.
es la de la 2.a cabeza, denominada «osteocondrosis de
Freiberg», que suele observarse en niñas de 12-15 años Enfermedad de Osgood-Schlatter
que tienen un pie griego, en el que la mayor solicitación Se trata de una apofisitis de la tuberosidad tibial ante-
recae en el 2.◦ radio, con una insuficiencia de apoyo del rior por tracción del tendón rotuliano cuando se tensa
1.er radio. el aparato extensor de la rodilla, que está muy solicitado
En la exploración, se observa la presencia de dolor cuando se corre sobre terreno duro, en los disparos, las
intenso en la palpación de la cabeza afectada. impulsiones y las recepciones. Afecta sobre todo a niños
En las lesiones evolucionadas, la exploración radio- de 10-15 años y a niñas de 8-14 años.
lógica puede mostrar una afectación articular dorsal
evolutiva. Enfermedad de Sinding-Larsen
Los deportes que solicitan los apoyos anteriores son los Es una osteocondrosis de la punta de la rótula debida al
más propensos a la aparición de estas afecciones, sobre efecto del mismo proceso patógeno que el de la enferme-
todo el tenis (en especial con una fisiología de pie cavo dad de Osgood-Schlatter. Se observa en adolescentes de
anteromedial), el balonmano, el baloncesto, el atletismo, 10-14 años y provoca un dolor mecánico que se agrava al
el fútbol con tacos y la danza clásica. subir y bajar escaleras.

Osteocondrosis extraarticulares Enfermedad de Koening


Se producen en: Se trata de una osteocondrosis que afecta a los cóndilos
• una apófisis que corresponde anatómicamente a una femorales, provocada por actividades que originan micro-
zona de unión músculo-tendón-hueso, que presenta traumatismos repetidos, como en los deportes colectivos
una solicitación directa por la tracción muscular; (balonmano, fútbol, baloncesto, rugby) o el tenis, el judo
• un hueso supernumerario. y la gimnasia.

Osteocondrosis de Sever Epifisitis vertebral o enfermedad de Scheuermann


Se caracteriza por la presencia de talalgia posteroinferior Es una alteración de la integridad de los platillos verte-
mecánica, exacerbada durante el esfuerzo y que corres- brales, sobre todo en los jóvenes con cifosis, con cadenas
ponde a la afectación del núcleo de osificación secundario posteriores e hipertonía (atletismo, danza, equitación)
del calcáneo no soldado, que es vulnerable y está muy (Fig. 5).
expuesto a los impactos sobre el talón y también a las
solicitaciones intensas del sistema suroaquiliano plantar.
Esta afección es recidivante en deportistas jóvenes de 9-
Diagnósticos diferenciales
12 años, que practican deportes de desplazamiento rápido Se pueden citar las siguientes causas:

EMC - Podología 13
E – 27-141-C-10  El pie en el deporte

• médico;
• kinesiterápico: crioterapia, fisioterapia (ultrasonidos,
ionización), estiramientos y trabajo muscular especí-
fico y apropiado a cada disciplina para rearmonizar una
coherencia isométrica y concéntrica de los músculos
agonistas y antagonistas (síndrome de Lucy);
• podológico: también debe ser coherente con los gestos
deportivos y se aplica después del estudio de los apoyos
plantares en actitud estática y dinámica. Dependiendo
de la afección, la ortesis plantar tendrá como función:
◦ la descarga de la zona afectada, bien mediante la limi-
4 tación de las tracciones musculotendinosas o bien
por descarga de las tensiones de apoyo o de fricción,
◦ la corrección de los trastornos estatodinámicos de los
pies susceptibles de causar o de agravar este tipo de
alteración de forma directa o indirecta.
Traumatología deportiva en deportistas
1 jóvenes [23, 24, 43, 44, 47]
Engloba el conjunto de las afecciones deportivas intrín-
secas a cada disciplina, aunque con ciertas peculiaridades,
que pueden comprometer la integridad ósea, articular y
muscular, así como un proceso armonioso y equilibrado
del crecimiento.

2
Fracturas
2 Pueden afectar a todos los huesos del pie y del miem-
bro inferior, con un riesgo de alterar el crecimiento de
los segmentos del miembro (diferencia de longitud, detor-
sión y torsión modificadas). Sus características mecánicas
3 se relacionan con una elasticidad y un modelado mayor,
3 así como con un diámetro óseo que debilita la resisten-
cia al impacto. Afectan sobre todo a los huesos largos y
su localización es muy frecuente en las zonas de creci-
A B miento apofisarias debido a la fragilidad de estas regiones
Figura 5. Osteocondrosis juveniles del pie (A) y del miem- anatómicas por el proceso de osificación.
bro inferior (B). 1. Apofisitis posterior del calcáneo, denominada
«enfermedad de Sever»; enfermedad de Haglund; 2. osteo- Tendinopatías
condrosis del navicular o enfermedad de Kohler-Mouchet;
3. enfermedad de Freiberg u osteocondritis del 2.◦ metatarsiano; Son poco frecuentes en los deportistas jóvenes, porque
4. osteocondrosis de Osgood-Schlatter. las zonas más frágiles son las inserciones tendinosas en las
zonas apofisarias (cf supra).
• traumáticas: fractura, fractura de estrés;
• infecciosas: osteomielitis, osteítis, etc.; Periostitis
• constitucionales: sinostosis;
• tumorales: sarcoma de Ewing, osteoma osteoide, etc.; Las periostitis, sobre todo del compartimento ante-
• cutáneas: verruga, dermatosis, cuerpos extraños, etc.; rior, son muy frecuentes al principio de la temporada
• sistémicas: hiperuricemia, hiperlipidemia; o durante los períodos de solicitaciones elevadas. Se
• reumáticas: artritis crónica juvenil, espondiloartritis deben tratar con rapidez, porque la debilidad del perios-
anquilosante juvenil, etcétera. tio puede hacer que evolucionen deprisa hacia fracturas de
estrés.
Tratamiento
La actitud que debe adoptarse respecto a estas afeccio- Inestabilidad tibiotarsiana
nes se modifica según la sintomatología (grado de dolor),
la magnitud de las lesiones radiológicas, la edad del niño, Los niños presentan una laxitud y una elasticidad
su nivel de práctica y su implicación. ligamentarias fisiológicas que pueden causar caídas reci-
La primera de las medidas es el reposo total del joven divantes, similares a esguinces benignos debido a que
deportista, tanto en su actividad como en sus gestos coti- la masa corporal es relativamente baja. La inestabilidad
dianos y, sobre todo, hacerle comprender mediante un tibiotarsiana se trata en un primer momento mediante un
proceso educativo cuál es la utilidad de la interrupción trabajo propioceptivo, pero si se confirma en el tiempo,
temporal para lograr una reanudación más rápida de las sobre todo con episodios agudos, se requiere un tra-
actividades en el calendario de la temporada antes de que tamiento con ortesis plantares moldeadas durante la
ésta o la siguiente se vea comprometida por un trata- actividad deportiva.
miento más drástico.
Cuando desaparece globalmente el dolor, se propone Condropatía femororrotuliana
una reanudación progresiva de una actividad (la menos
explosiva desde el punto de vista muscular), asociada a Se caracteriza por la presencia de dolor en el compar-
ejercicios de estiramiento de las cadenas musculares retraí- timento anterior de la rodilla debido a una anomalía de
das y de flexibilidad. la articulación de la rótula con la tróclea femoral, lo que
El tratamiento pluridisciplinario facilita la remisión de causa una afectación cartilaginosa durante la flexión y la
los síntomas: extensión de la rodilla. Es más frecuente en chicas jóvenes.

14 EMC - Podología
El pie en el deporte  E – 27-141-C-10

Puede deberse a varios factores: • Tipo de solución: solución de ácido cítrico al 2%.
• anomalías óseas del miembro inferior: hiperantever-
sión del cuello femoral, genu valgo o genu hiperlaxo, Aplicación de cremas
malposición de la tuberosidad tibial anterior, torsión • Función: antirrecalentamiento.
tibial externa; • Acción: evitar el recalentamiento de la piel con el cal-
• defecto de balance muscular: hipotonía del vasto cetín y el calzado.
medial y de los músculos de la pata de ganso e hiper- • Consejos: aplicar justo después del desecado una crema
tonía del vasto lateral asociada a la de los músculos del antirrecalentamiento 15 días antes de la competición y
bíceps y de la cintilla iliotibial, hipotonicidad cuadrici- el mismo día de ésta en todo el pie, insistiendo en las
pital y retracción de los músculos posteriores; zonas de fricción; esta crema contiene un producto que
• defecto de estabilización pasiva: alerón rotuliano deja en la superficie de la piel una película protectora
medial respecto al lateral; que permite el deslizamiento y evita las ampollas. Esta
• fisiología inadecuada de la tróclea femoral o de la rótula. operación debe repetirse en cada parada prolongada y
cada vez que se cambien los calcetines.
Síndrome doloroso de los
Hidrocoloide
compartimentos lateral y medial del
tobillo • Función: evitar la formación de ampollas; proteger las
zonas sensibles (zonas de roce).
Se observa en los niños que presentan un valgo podal • Acción: formar una segunda piel y proteger la epider-
marcado, que provoca dolores precisos debido a la com- mis, previniendo su despegamiento.
presión del compartimento lateral y dolores difusos frente • Consejos: debe utilizarse si el desecado preventivo y la
al compartimento medial por estiramiento del complejo aplicación de crema no se han podido realizar; emplear
musculotendinoso. de forma preferente hidrocoloides translúcidos, porque
Se puede realizar un estudio radiológico para eliminar si existen flictenas, se podrán visualizar.
el riesgo de sinostosis astragalocalcánea.
Los trastornos relacionados con la traumatología depor- Corte de las uñas
tiva son más graves en los niños cuando se producen
durante su crecimiento y pueden alterar de forma tem- • Función: evitar los traumatismos entre las uñas y el
poral o irreversible el proceso evolutivo inherente a su calzado.
esqueleto y a su musculatura. • Acción: cortar las uñas de forma cuadrada, en perpen-
En el tratamiento, es esencial incluir una actitud dicular a su eje, o de forma ligeramente redondeada,
preventiva frente a los diversos factores de sobreentrena- respetando la forma del dedo; evitar el corte en bisel,
miento a los que está sometido el joven deportista (ritmo porque conlleva un riesgo de que se encarne la uña.
deportivo y escolar), así como a los factores favorecedo- • Consejos: utilizar una pinza de uñas en lugar de un
res intrínsecos (morfotipo) y extrínsecos (equipamiento, cortaúñas. Las uñas se debe cortar con regularidad,
calzado, etc.). teniendo en cuenta la forma de la pulpa del dedo. Se
Para que estas afecciones, que en algunos deportistas deben evitar los conflictos con el calzado y con los otros
pueden ser recidivantes durante todo el crecimiento, per- dedos.
manezcan asintomáticas a pesar de los entrenamientos
más o menos intensivos, es obligatorio explicar su modo Regulación de la temperatura
de aparición al entorno familiar y deportivo, así como al
• Función: evitar la disminución de la temperatura de las
joven deportista para que éste adquiera pronto un cono-
extremidades.
cimiento de sus límites y de sus aptitudes.
• Acción: utilizar cremas basadas en la vitamina A para
reforzar la resistencia de la piel; friccionar con regu-
laridad los pies para activar la microcirculación de los
 Dermatología del deporte y dedos.
consejos • Consejos: utilizar calcetines fabricados con fibras que
mantengan los pies calientes y secos.
La práctica del deporte provoca problemas cutáneos
que alejan a los deportistas de las competiciones, ya sean Cuidados sobre el terreno
de tipo aficionado o profesional, o incluso les impiden
participar en ellas. Con una preparación rigurosa, estas Ampollas (flictenas)
afecciones pueden evitarse o tratarse si no se ha realizado • Definición: despegamientos provocados porel recalen-
una prevención previa. tamiento y constituidos por una acumulación de agua
Hay que saber a la perfección cuáles son las interrela- o de sangre en el espesor de la piel y que se producen
ciones entre el trabajo del podólogo y el deportista, por lo en zonas sometidas a roces repetidos. La fricción repe-
que es esencial contar con unos conocimientos precisos tida asociada también a un trastorno estático favorece
de las afecciones deportivas y de los productos de cuidado. su formación. En el estadio más avanzado, se observa
un despegamiento de la epidermis plantar.
• Acciones curativas:
Prevención ◦ primer estadio: rojeces (eritema); aplicar una solu-
ción de curtido, una pomada antirrecalentamiento
Desecado y utilizar una protección cutánea;
• Función: efecto astringente. ◦ segundo estadio: despegamiento de la piel; aplicar un
• Acción: preparar la piel para la aplicación de las solu- desinfectante local (antiséptico de tipo amonio cua-
ciones que favorecen su resistencia a la fricción. ternario); puncionar el líquido seroso con una jeringa
• Consejos: evitar los baños calientes y prolongados de desechable; introducir eosina acuosa (mercuresceína)
los pies antes del inicio de una competición o una y aspirarla; aplicar una solución de curtido y crema
ruta de senderismo, porque debilitan la epidermis; si antirrecalentamiento;
las ampollas son frecuentes, aplicar 15 días antes de la ◦ tercer estadio: desgarro de la piel; desinfección local
prueba la solución una vez al día con una compresa en con un antiséptico no alcohólico (si es posible, con-
todo el pie. servación de la piel despegada); aplicar eosina acuosa

EMC - Podología 15
E – 27-141-C-10  El pie en el deporte

Botiquín para tratamiento sobre el terreno:


farmacología podológica
Contenido
Su contenido depende del tipo y de la duración de la
actividad,por motivos de ligereza. Un trekking en el frío
no requiere los mismos productos que un maratón en un
desierto de arena.
• Guantes estériles: por motivos de asepsia.
• Jeringas desechables: por motivos de asepsia.
• Agujas estériles: por motivos de asepsia.
• Tijeras: para recortar compresas y apósitos.
• Eosina: antiséptico astringente.
• Compresas de 10 ×10: pequeñas, pero suficientes para
el pie (estériles y no estériles).
• Venda elástica: para el vendaje del tobillo.
• Tul graso: tratamiento de las heridas (ampollas).
Figura 6. Maceración. • Ácido cítrico al 2% u otros productos: desecado de la
piel.
al 2% o mercuresceína; proteger la piel con una • Aerosol frío: para las contusiones, vasoconstrictor y
pomada de vitamina A, una compresa y una banda antiinflamatorio.
de contención. • Vaporizador antitranspirante: controla la sudoración o
la humedad a nivel del pie.
Hematoma subungueal • Talonera amortiguadora de material flexible: alivio
• Definición: derrame sanguíneo formado por impacto momentáneo del dolor en el talón.
directo o microimpactos repetidos con un calzado mal • Pinza de depilar: extracción de espinas o de cuerpos
adaptado. extraños.
• Acción: descomprimir para evitar la caída de la uña y el Dependiendo del espacio disponible, si la logística de
dolor. la carrera es esencial, se deja la máxima cantidad de pro-
• Tratamiento: ductos en el centro de descanso. El botiquín no debe ser
◦ desinfectar la uña con un antiséptico; voluminoso.
◦ puncionar el hematoma con una aguja estéril o con
una fresa (en la consulta) para evacuar la sangre; Ejemplos de botiquines
◦ Aplicar una compresa estéril y fijarla con un espara- • Rutas cortas: cremas antirrecalentamiento, antiséptico,
drapo alrededor de la uña. apósitos hidrocoloides, venda elástica y tijeras.
• Consejos: • Rutas de 3 días: cremas antirrecalentamiento, anti-
◦ usar un calzado adaptado a la forma del pie, una talla séptico, apósitos hidrocoloides, venda elástica, ácido
mayor de la normal (dejarse aconsejar por un vende- cítrico al 2%, tijeras, eosina, árnica en crema y colodión
dor especializado); no utilizar calzado nuevo el día ricinado al 5%.
de la marcha; saturar la uña con crema grasa; • Carreras por la arena: cremas antirrecalentamiento,
◦ sólo en caso de urgencia y de un dolor excesivo sobre ácido cítrico y colodión ricinado al 5%.
el terreno: se puede usar un clip calentado con una
llama para puncionar con suavidad la placa ungueal
con el fin de evacuar el hematoma; utilizar un anti- Aceites esenciales
séptico cutáneo antes y después.
Los aceites esenciales son útiles porque se aplican porvía
cutánea. En la mayoría de los casos se presentan en dilu-
Maceración (Fig. 6) ción con aceites vegetales y ofrecen una eficacia rápida.
• Impactos y hematomas: aceites esenciales de helicrisa
• Definición: secreción considerable de sudor que modi- italiana; reabsorben el derrame sanguíneo (en los hema-
fica la textura de la piel, que se debilita al ablandarse, tomas subungueales).
lo que favorece la proliferación secundaria de micosis • Tendinitis: aceites esenciales de gaulteria, antiinflama-
(«pie de atleta»). torios (uso puro); en sinergia con un macerado de árnica
• Acción: limitar y regular la transpiración. (cinco gotas de árnica, dos gotas de gaulteria).
• Tratamiento preventivo: • Sinergia de nutrición hidratante y regenerante: compo-
◦ adoptar una higiene estricta, secando los espacios sición ya combinada (aceites esenciales de mirto rojo,
interdigitales de forma cuidadosa; geranio, bourbon, lavandín súper, laurel noble; aceites
◦ aplicar productos antitranspirantes (en polvo o aero- vegetales de jojoba, rosa mosqueta).
sol); • Sinergia antifúngica: composición ya combinada (acei-
◦ usar un calzado ventilado; debe limpiarse y secarse tes esenciales de lavandín súper, niauli, árbol del té,
con periodicidad; tomillo tujanol; aceites vegetales de jojoba, guanandí,
◦ cambiar el calzado en cuanto adquiera un olor nau- rosa mosqueta).
seabundo. • Esguinces y lesiones musculotendinosas: composición
• Tratamiento curativo: de aceites esenciales de alcanfor, de gaulteria y de clavo
◦ desecado de la piel; para las principales; poseen una acción de frío durante
◦ tratamiento antimicótico (consultar con el médico o 20-30 minutos, así como una acción calmante. Se deja
el podólogo). que penetre y después la parte tratada se mantiene en
reposo, sin masajearla, durante 30 minutos.
• Aceite de masaje muscular: composición de aceites
Cuidados después del deporte esenciales (gaulteria, alcanfor de romero, lavandín
Tratamiento abrial, estragón, menta piperita), que proporciona una
relajación rápida a los músculos y a las articulacio-
• Desinfección local con un antiséptico no alcohólico. nes fatigadas; se recomienda sobre todo tras el esfuerzo
• Apósito de vitamina A o aceites esenciales. deportivo.

16 EMC - Podología
El pie en el deporte  E – 27-141-C-10

Las afecciones cutáneas constituyen una proporción Calzado deportivo


significativa de los trastornos que sufren los deportistas.
Los terapeutas disponen de una gama de productos y Aunque el calzado parece remontarse a 5.500 años, el
técnicas de cuidados, aunque la prevención sigue siendo de tipo deportivo con especificidades técnicas es una crea-
el elemento fundamental, con posibilidades de cuidados ción de la industrialización del caucho, que tuvo su auge
durante y después de la competición. al final del siglo XIX y a principios del siglo XX [49] .
En la actualidad, existe una multitud de productos que
se asocian a una cierta mejora del rendimiento, pero que
 Podología y evoluciones requieren una cierta experiencia a la hora de usarlos para
no crear afecciones de compensación [37] .
técnicas El calzado es un elemento fundamental. El trabajo del
podólogo depende en parte de una utilización adecuada
El deportista, en su búsqueda de rendimiento, sufre de los cuidados (ortesis o cuidados podológicos) y de las
múltiples trastornos que requieren una atención intensa y interfases usadas por los deportistas. En nuestra práctica
multidisciplinaria por parte de los terapeutas. Un mínimo diaria, aconsejamos esencialmente los modelos de carrera
grano de arena en un engranaje en constante evolución a pie, carreras de aventura, tenis, senderismo y, según las
requiere un análisis multifactorial. Es obligatorio cono- regiones, de fútbol, rugby y baloncesto.
cer los distintos elementos constituidos por el calzado,
los suelos y los calcetines.
Los temas que se exponen a continuación no pro- Anatomía del calzado deportivo
porcionan soluciones, sino que plantean cuestiones que • El corte está constituido por varias partes: el empeine,
requieren respuestas. los refuerzos, la lengüeta, el interior de la zapatilla y los
cordones.
• El suelo del calzado tiene como finalidad amortiguar,
Suelos deportivos estabilizar, así como favorecer la adherencia y la resis-
El deportista realiza su actividad sobre suelos adecua- tencia a la abrasión. Está constituido por tres partes:
dos o no para su actividad. Estas superficies pueden estar ◦ la suela exterior, para proporcionar adherencia con el
fabricadas por industrias que favorecen las necesidades suelo y proteger la entresuela. El material utilizado es
específicas de una disciplina que presenta una serie de caucho reforzado, por su durabilidad y adherencia;
requisitos concretos o bien ser naturales, en cuyo caso ◦ la entresuela, para ofrecer amortiguación y comodi-
obligan a que el deportista se adapte y controle las solici- dad de adaptación;
taciones y tensiones para practicar su actividad en buenas ◦ la plantilla para la estabilidad, la comodidad de
condiciones. adaptación, la amortiguación y la absorción de la
sudoración [12, 26, 33, 36, 37, 50] .
Desde hace unos 15 años, los fabricantes han integrado en
Suelos industriales [29] su ficha técnica una terminología procedente de la fisiolo-
Los suelos de interior, que sufren menos las incle- gía y de la mecánica. Es frecuente que aparezcan términos
mencias meteorológicas se fabrican según unos requisitos como supinación, pronación, neutro, propulsión, estabi-
precisos. Se diseñan para la seguridad de los apoyos lidad y flexibilidad. Por desgracia, las funciones atribuidas
(deslizamiento), el rendimiento (elasticidad), la como- al calzado no son adecuadas a la situación.
didad (flexibilidad) y la seguridad (amortiguación). Sin La supinación y la pronación son componentes indis-
embargo, su diseño está dirigido a los deportistas adultos pensables para el corredor. La supinación permite al pie
con una masa superior a 70 kg y precisa una adaptación aterrizar para absorber las energías, preparar la propulsión
exigente a los niños. y transferir el apoyo hacia el otro pie. El paso hacia la posi-
Los suelos de exterior de tipo atletismo sufren condi- ción intermedia neutra y, después, a la pronación, es un
ciones que alteran sus cualidades, al igual que los campos impulsor que desencadena la flexión de la rodilla [3, 11] .
sintéticos de fútbol, de rugby, de tenis, etcétera. El calzado se aconseja no para corregir un defecto de
Para el podólogo, el suelo industrial permite un trabajo funcionamiento del corredor (mala técnica, afecciones de
preciso. Sin embargo, se debe realizar una evaluación jui- los pies, mala sincronía), sino para adaptarse a criterios
ciosa para aconsejar al deportista sobre el uso de ortesis más sencillos: protección, rendimiento, comodidad [12] .
plantares o de zapatillas adecuadas. Si el deportista aterriza demasiado pronto sobre el
mediopié o el antepié, sufre fuerzas de cizallamiento que
Suelo naturales (asfalto, arena, tierra, provocan tensiones en las articulaciones del mediopié.
Para el maratoniano, un método sencillo es remitirse al
hierba) [29] rendimiento: para los atletas que corren en alrededor de
Los suelos naturales requieren mucha atención. Las 2 h 10 min, se escogen zapatillas de 200 g, para una marca
condiciones meteorológicas modifican la calidad de un de 2 h 20 min, de 220 g, para 2 h 50 min, de 280 g, y para
material inestable. El asfalto cambia en función de una una de 3 h 30 min, de 330 g. Para una duración mayor, se
temperatura negativa o superior a 30 ◦ C. emplean las zapatillas de la máxima protección posible.
La arena, que es inestable, requiere mucho esfuerzo Sin embargo, los consejos dependen de la calidad de los
muscular de estabilización y provoca tensiones tendino- deportistas: la ligereza se emplea para el rendimiento; el
sas. peso de una zapatilla se mide en gramos y el del corredor
La hierba dura (cuando hace frío) y, de forma paradó- en kilogramos. Se deben preferir las zapatillas construidas
jica, un terreno muy embarrado, no permiten una buena según el principio de dos tercios posteriores y un tercio
adherencia. anterior, que se adaptan mejor a la mecánica del pie, que
Durante la reanudación del apoyo del pie en el suelo, se flexiona en la articulación metatarsofalángica para la
existe una primera fase denominada «pasiva» (arco reflejo) carrera a pie.
antes de que intervenga la actividad muscular de la Cuanto más rígida es la zapatilla en el plano frontal,
segunda fase denominada «activa» [35] . mayor es su rendimiento; no obstante, a velocidad baja,
Hay dos reflexiones obligatorias: se debe estabilizar y los músculos intrínsecos sufren mucho más. En cambio,
proteger a la vez el apoyo y no utilizar un material dema- parece difícil analizar el tipo de carrera mediante el
siado blando (que causa inestabilidad) ni demasiado duro desgaste de la zapatilla de running, porque este desgaste
(que puede lesionar), y tampoco elementos que alterarían suele deberse a varios parámetros sin relación con el tipo
el trabajo muscular de la fase activa. de carrera: fuerza de fricción, gravedad terrestre, calidad

EMC - Podología 17
E – 27-141-C-10  El pie en el deporte

de la zapatilla, masa del corredor, etcétera. El tenista tiene rendimiento, o protectoras, para obtener más resistencia.
zapatillas adaptadas a la tierra batida y a las superficies Se les añaden elementos compensadores, estabilizadores,
sintéticas. Un jugador de rugby utiliza zapatillas de así como revestimientos estudiados en función de las fuer-
running/entrenamiento adaptadas a su masa y que no zas de fricción.
deben emplearse durante las sesiones de musculación. Es Se deben analizar las interacciones comunes de la uti-
preferible recomendar tacos redondos atornillados más lización de los materiales del calzado sobre el suelo, para
que láminas, que fijan demasiado el pie al suelo, lo que evitar las vibraciones, que, por resonancia, pueden provo-
provoca un bloqueo en los movimientos de torsión, cuyo car lesiones en los tejidos.
brazo de palanca conlleva un riesgo de ascender a nivel El análisis del impacto se realiza con sistemas de
de la rodilla. medición: plataformas dinamométricas. Se estudia la
intensidad del impacto respecto a una duración. Dicho
impacto tiene una frecuencia propia (como cualquier sis-
Materiales y técnicas de tema físico) y hay que utilizar filtros para atenuarlo. Estos
termoformación filtros son útiles, pero no indispensables.
La fuerza vertical de reacción del suelo en función del
La tercera ley del movimiento (denominada en oca- tiempo es variable y se obtienen valores diferentes depen-
siones ley de acción-reacción) de Isaac Newton (físico y diendo de las actividades: carrera, marcha y saltos, que
matemático inglés, 1642-1727), cuyo enunciado afirma implican una solución ortésica adaptada. El coeficiente de
que «Cuando una fuerza actúa sobre un cuerpo, existe transferencia de fuerza se mide entre una fuerza de entrada
una fuerza igual y opuesta del mismo tipo que actúa sobre y una fuerza de salida. Para evitar cualquier efecto vibra-
un cuerpo distinto», ayuda a comprender las necesidades torio contaminante, se requiere una relación inferior a 1.
de un deportista que sufre cargas de trabajo durante su Algunos materiales absorben la energía por amorti-
actividad deportiva [51] . guación interna. La energía absorbida se transforma en
El impacto supone una intensidad por una duración. Al calor por el efecto Joule [28] . Algunos materiales absorben
igual que cualquier sistema físico, existe una frecuencia la energía por deformación. El efecto Joule es mínimo,
propia que se debe atenuar. El calzado o una ortesis pue- pero la inestabilidad es mayor. La elasticidad del material
den amplificarla. La ortesis constituye un filtro que se debe influye en los deportes dinámicos.
utilizar con precisión. Este sistema de resorte funciona en
distensión y en compresión; la masa del deportista y la
fuerza ejercida deben conocerse. A este nivel, hay que Calcetines técnicos
saber el rendimiento muscular concéntrico y excéntrico Desde hace unos 10 años, los fabricantes de calcetines
del gesto deportivo [16] . han llevado a cabo grandes avances técnicos para la ela-
Todos los parámetros citados previamente son ele- boración de modelos adaptados a cada situación. Aunque
mentos que se deben tener en cuenta, al igual que la todos los podólogos conocen los modelos recomendados
correspondencia adecuada entre el suelo, el calzado y el para las afecciones vasculares, no sucede lo mismo con la
movimiento. Un deportista puede agotarse si la energía práctica deportiva.
restituida por un suelo demasiado dinámico o un material El podólogo no debe interesarse en la evolución comer-
demasiado viscoelástico es superior a su capacidad neu- cial, sino en la de tipo técnico. La fabricación de un
romuscular. Por otra parte, la restitución intermitente es calcetín es comparable a la elaboración de una formula-
nefasta para el deportista, porque consume su energía. La ción farmacológica: hay que determinar su composición,
amplia elección de polímeros, asociada a las técnicas de en qué cantidad y en qué zona del calcetín.
aplicación ofrece un abanico infinito de soluciones. Hay que plantearse un gran número de preguntas,
Los cuatro grandes tipos de materiales sintéticos son aunque los podólogos no tienen por qué conocer a la per-
los termoendurecibles, los termoplásticos, las fibras y los fección las composiciones de los calcetines, pero sí saber
elastómeros [27] . por qué se aconseja cada modelo.
Unas reglas sencillas y mnemotécnicas permiten ayu-
dar a la hora de escoger los polímeros en función del El calcetín: componente esencial entre el
objetivo buscado. Por ejemplo, respecto a la elasticidad,
pueden ordenarse los materiales del menos elástico al más
pie y el calzado
elástico del siguiente modo: PE: poco elástico; EVA: evi- Dentro del equipamiento del deportista, los calcetines
dentemente elástico; elastómero: más elasticidad. suelen recibir muy poca atención, aunque, al igual que
el calzado, son fundamentales para conservar el pie. A
ningún deportista se le ocurriría correr con calcetines de
Utilidad y fundamentos de las plantillas vestir, aunque algunos realizan su deporte con calcetines
termoformadas en los deportistas de algodón. Este tejido tiene propiedades muy interesan-
tes de comodidad para una actividad diaria de tipo estático
La práctica deportiva, con independencia del nivel de o semiestático; en cambio, durante la práctica deportiva,
entrenamiento, provoca una hiperutilización del sistema el algodón absorbe la transpiración, lo que incrementa los
osteoarticular, muscular y cutáneo. La carga mecánica riesgos de micosis, y se endurece, lo que aumenta el riesgo
aplicada al cuerpo humano depende de la intensidad, la de aparición de ampollas.
dirección, la duración y la fuerza aplicada, y se relaciona Una vez conocida la composición, hay que escoger los
con el tipo de ejercicio. A continuación se expone cada calcetines en función de las clasificaciones de los deportes:
situación caso por caso. unidireccionales, multidireccionales y de deslizamiento.
Hay que estar atento y desconfiar de las fuerzas imper- Un corredor a pie avanza según un movimiento de atrás
ceptibles. La tercera ley de Newton afirma que: «cualquier hacia delante con un impacto. Los calcetines deben ser
cuerpo A que ejerce una fuerza sobre un cuerpo B expe- ligeros, evacuar la transpiración y favorecer una buena
rimenta una fuerza de intensidad igual, de la misma sujeción longitudinal. Los materiales deben estar reforza-
dirección, pero de sentido contrario, ejercida por el cuerpo dos en las zonas de fricción: bajo el 1.er metatarsiano para
B». En resumen, cualquier acción produce una reacción. los deportes con cambios de dirección (baloncesto, tenis,
El terapeuta interviene a este nivel para adaptar las orte- etc.), así como una sujeción lateral para evitar que el cal-
sis, teniendo en cuenta las reacciones del deportista y de cetín «ruede» bajo el pie. La duración de uso también es
su entorno. relevante, así como la gestión de las temperaturas exte-
Las ortesis plantares se termoforman para personali- riores. Debe calentar cuando haga frío y refrigerar cuando
zar el calzado. Las bases son elásticas, para lograr mayor haga calor. En carreras de aventura por la naturaleza y

18 EMC - Podología
El pie en el deporte  E – 27-141-C-10

El calcetín es una interfase necesaria para la práctica


deportiva adecuada. La «calcetinoterapia» es indispensa-
ble en casos de insuficiencia venosa, de piernas pesadas, de
flictenas, de lesiones traumáticas ungueales, así como para
ayudar a la estabilidad y a la comodidad del deportista.
Por tanto, para concluir, es esencial escoger bien el par
de calcetines.
Antes de la compra, hay que realizar una breve evalua-
ción, centrada en el deporte, la frecuencia con la que se
practica, los problemas habituales que aparecen al practi-
carlo, las afecciones del pie después del deporte (ampollas,
ardores, dolor) y su localización.

 Conclusión
El seguimiento del deportista obliga a contar con
unos conocimientos exhaustivos de todos los parámetros
exógenos que componen su entorno. Las interfases consti-
tuidas por los suelos deportivos, el calzado, los materiales
de fabricación de ortesis termoformadas y los calcetines
Figura 7. Calcetín envolvente. deben analizarse con detalle para completar la explora-
ción física.

 Bibliografía
“ Punto importante [1] Rochcongar P, Monod H, Amoretti R, Rodineau J. Médecine du
sport. Paris: Masson; 2009.
Calcetín [2] Capelle P. Examen clinique élémentaire en podologie. EMC
Está constituido por cuatro partes: (Elsevier Masson SAS, Paris), Podologie, 27-030-A-05, 2009.
[3] Smekens J. La biomécanique podologigue (Tome1). Bruxelles:
• hilo exterior, denominado de fondo: constituye
Université de Bruxelles; 1988.
el 80% de un calcetín. Puede ser de tipo hidrófilo [4] Smekens J. Vade-mecum de podologie. Paris: Frison-Roche;
o hidrófobo. Puede estar compuesto de distintos 1995.
tipos de fibra estándar (algodón, lana, acrílico, [5] Barré T, Destas M, Duplouy M, Gaillet JC. Spécificité
lino), pero también de fibras técnicas (Coolmax d’examen clinique du pied et du membre inférieur par le
pédicure-podologue. EMC (Elsevier Masson SAS, Paris), Podo-
y Thermolite, de poliéster; Outlast, compuesta de logie, 27-030-A-10, 2007.
microcápsulas); [6] Gaillet JC. Pied, posture et sport. Le podologue scientifique avril
• hilo interior de vanizado, en contacto con la piel 2009. p. 14.
y que proporciona la elasticidad. El elastano es su [7] Nicolas J, Bensussan D. Harmonie et dysalgie par la podothé-
rapie. Paris: Bensussan D, Nicolas J. 1983. 255p.
principal componente y ofrece una gran elastici- [8] Dufour M. Anatomie de l’appareil locomoteur. Tome 1 : Mem-
dad: 400-700%; existen complejos de elastano y bre inférieur. Paris: Masson; 2007.
algodón; [9] Kapandji A. Anatomie fonctionnelle. Tome 2 : Membre infé-
• elástico para la sujeción del producto, con una rieur. Paris: Maloine; 2009.
presión de 10 mmHg (como información, la con- [10] Avagnina L, Benguerbi E, Schmidt G. Diagnostica, Biomecca-
nica con pedane di pressione. Bologna: Timéo; 2003.
tención es de 12 mmHg en la clase A); [11] Smekens J. La biomécanique podologigue (Tome 2). Bruxelles:
• talón y punta, con un hilo suplementario de Université de Bruxelles; 1988.
refuerzo. [12] Benguerbi E, Rebouh C. Podologie du sport. Le Podologue
février 2008.
[13] Matton S, Benguerbi E. Digitalisation d’images en podologie :
compte rendu des communications. Colloque médico-technique
en terrenos accidentados con condiciones meteorológi- FFA, octobre 1990.
cas cambiantes, hay que prever varios pares para evitar [14] Lebras S. Système d’analyse 3D : compte-rendu. Formation
las heridas cutáneas. El agua de la transpiración, las Association nationale des podologues du sport, janvier 1998.
condiciones de la carrera (paso por agua), así como la llu- [15] Goubel F, Lensel-Corbeil G. Biomécanique, éléments de la
via son vectores que debilitan la piel, lo que a menudo mécanique musculaire. Paris: Masson; 1998.
causa flictenas. [16] Viel E. La marche humaine, la course et le saut. Paris: Masson;
2000.
La asociación de «calcetines transpirables y calcetines
[17] Coudreuse JM. L’entorse de la cheville : démarche clini-
que evacuan» garantiza el éxito. La persistencia de hume- que et thérapeutique. Service de médecine du sport, CHU
dad estancada provoca problemas idénticos a los que Salvator. Enseignement national [DES-DIU de médecine
aparecen durante la práctica de carreras de aventura. physique et de réadaptation]. Module : rééducation des affec-
También hay que pensar en calcetines deportivos de tions chirurgicales et médicales de l’appareil locomoteur.
contención. Los médicos flebólogos han desarrollado www.cofemer.fr/UserFiles/File/L’entorse de la cheville.pdf.
modelos de contención activa que favorecen el retorno [18] Thonnard JL, Plaghki L, Willems P, Benoit JC, De Nyer J. Pat-
venoso, completando el trabajo de bomba del tríceps hogenesis of ankle sprain: testing of a hypothesis. Acta Belg
sural. Las fibras técnicas se ubican a nivel de la pantorri- Med Phys 1986;9:141–5.
lla, con una compresión de alrededor de 20 mmHg y en [19] Krantz N. Autour du pied : compte-rendu. Séminaire Associa-
tion nationale des podologues du sport, novembre 2003.
el tobillo con unos 5 mmHg. El fundamento es el con-
[20] Huertas C. Pathologies cutanées et ostéo-ligamentaires du pied
trario de la contención para las afecciones vasculares de du sportif. Laboratoires dermatologiques Ducray; 1996.
personas sedentarias. [21] Hérisson C, Rodineau J, Simon L. Pied et sports de loisir.
También existen calcetines denominados «de Montpellier: Sauramps médical; 1997.
estabilidad», con refuerzos a nivel de la articulación [22] Saillant G, Rodineau J, Mansat C. Les lésions chroniques du
subastragalina. Permiten una mejor estabilidad (Fig. 7). sport. Toulouse: Privat; 2001.

EMC - Podología 19
E – 27-141-C-10  El pie en el deporte

[23] Claustre J, Bénézis C, Simon L. Monographie de podologie, le [47] Bar-Or O. Médecine du sport chez l’enfant. Paris: Masson;
pied en pratique. Paris: Masson; 1984. 1987.
[24] Danowski RG, Chanussot JC. Traumatologie du sport. Paris: [48] Pilardeau P. Manuel pratique de médecine du sport. Paris: Mas-
Masson; 1990, 1995, 1996. son; 1987.
[25] Westlin N. Les lésions du pied chez le sportif. Paris: Masson; [49] Pilardeau P. Médecine du sport de l’enfant. Dictionnaire ency-
1994. clopédique, n◦ médecine du sport, 1993.
[26] Benguerbi E. La prescription du podologue du sport. Le podo- [50] Folachier M. Les 200 mots-clés de la chaussure de sport. Lyon:
logue scientifique juin 2010. Centre technique du cuir (CTC); 1991.
[27] Rebouh C. Principaux matériaux utilisés dans les orthèses [51] Chapple M. La physique de A à Z. Paris: Dunod; 2006.
plantaires. EMC (Elsevier Masson SAS, Paris), Podologie,
27-130-A-28, 2006.
[28] Fontaine B. Chocs et vibrations : compte-rendu. Formation Para saber más
Association nationale des podologues du sport, 1997.
[29] Rivat A. Performance et sécurité. Département R&D TARA- Monographie. Pathologie ostéo-articulaire du pied chez l’adulte. Rev
FLEX. Formation Association nationale des podologues du Prat 1997;47:17–71.
sport, janvier 1998. Dufour M. Anatomie de l’appareil locomoteur. Tome 2 : Membre
[30] Revue traumatologie sportive en pratique. Les tendini- supérieur. Paris: Masson; 2007.
tes du membre inférieur. Spécialité médicale. Ménarini, Dufour M. Anatomie de l’appareil locomoteur. Tome 3 : Membre Tête
janvier 1990. et tronc. Paris: Masson; 2007.
[31] Revue traumatologie sportive en pratique. Les tendinites du Kapandji A. Anatomie fonctionnelle (Tome 1). Paris: Maloine; 2008.
membre supérieur. Spécialité médicale. Ménarini. Janvier 1990. Kapandji A. Anatomie fonctionnelle (Tome 3). Paris: Maloine;
[32] de Mondenard JP. Technopathie du cyclisme. Paris: Geigy; 2010.
1989. Dubois JP, Levame JH. Anatomie descriptive du pied humain. Paris:
[33] Ruello O. La chaussure de sport. [mémoire de fin d’étude], Ecole Maloine; 1966.
d’ASSAS, 2000. Rouvière H, Delmas A. Anatomie humaine. Tome 3 : Membres et
[34] Hreljac A. Impact and overuse injuries in runners. Kinesio- système nerveux central. Paris: Masson; 1984.
logy and Health Science Department. Sacramento: University Lelièvre J. Pathologie du pied. Paris: Masson; 1971.
of Sacramento; 2004. de Vinci L. Anatomies de Domenico Laurenza. Paris: Grund; 2010.
[35] Duboy J, Junqua A, Lacouture P, Leplanquais F. Étude biomé- Bourdiol RJ. Podo-réflexo-cinésiologie. Paris: Maisonneuve; 1998.
canique de la course à pied. EMC (Elsevier Masson SAS, Paris), Benedetti MG, Raffaeta G, Catani F, Faldani C, Giannini S. Valu-
Podologie, 27-020-A-20, 2005. tazione funzionale nelle patologie dell’apparato locomotore.
[36] Daum B. Pied et chaussure de sport. EMC (Elsevier Masson Bologna: Timéo; 2002.
SAS, Paris), Podologie, 27-140-A-62, 2008. Wirhed R. Anatomie et science du geste sportif. Paris: Vigot; 1998
[37] Kerrigan DC, Franz JR, Keenan GS, Dicharry J, Della Croce Menarini. Collectif. Revue Urgence et sport (hors-série n◦ 1): Le rachis
U, Wilder RP. The effect of running shoes on lower extremity cervical-santé. 1998.
joint torque. PMR 2009;1:1058–63. Rodineau J, Saillant G. La traumatologie du sport : le genou. Spe-
[38] Pruvost J. Pathologie tendineuse du sportif. EMC (Elsevier Mas- cia/Pil, 1986.
son SAS, Paris), Médecine générale, 6-0620, 2009. Rodineau J, Saillant G. La traumatologie du sport : bassin-hanche-
[39] Benguerbi E, Pruvost J. Actualités sport et médecine. Spécial rachis. Specia/Pil, 1985.
athlétisme (n◦ 44) : La bandelette de Maissiat, 1995. Divert C, Mornieux G, Baur H, Mayer F, Belli A. Mechanical
[40] Benguerbi E. Spécialiste médecine du sport. Le pied du comparison of barefoot and shod running. Int J Sports Med
sportif-sports de glisse, octobre 1998. 2005;26:593–8.
[41] Parier J. Technopathies du tennis. Laboratoires Ciba Geigy; Lavigne A, Noviel D. Traité de la semelle orthopédique et autres
1992. 159p. orthèses en podologie. Paris: SCERDES; 1984.
[42] Lerat JL, Taussig G. Les anomalies de rotation des membres Pruvost J. La santé des sportifs. Paris: WEKA; 2005.
inférieurs. Rev Chir Orthop 1982;68:1–74. Huertas C, Presles P, Robles JP. Le guide du podologue : médicaments-
[43] Benezis C, Simeray J. L’enfant, l’adolescent et le sport. Paris: prescriptions. Toulouse: Privat; 2012.
Masson; 1986. Pierre M. L’ongle. Paris: Expansion Scientifique Française; 1978.
[44] Hoppenfeld S. Examen clinique des membres et du rachis. Stéphane M. Le strapping de terrain. Paris: Desiris; 2007.
Collection de rééducation fonctionnelle et de réadaptation. Faucon M. Les huiles essentielles en traumatologie. L’essentiel (n◦ 9).
Paris: Masson; 1984. Communication laboratoire EONA, Octobre 2009.
[45] Dimeglio A, Bonnel F. Pied de l’enfant. CD-Rom copyright Moro-Buronzo A. Grand guide des huiles essentielles. Paris:
2009, Intrasense. www.intrasense.fr. Hachette; 2008.
[46] Bonnel F. Le tissu osseux 1e , 2e et 3e . Le Podologue Scientifique. Roulier G. Les huiles essentielles pour votre santé. Paris: Danglès;
Avril, Juin, Juillet-Aout 2007. 2006.

E. Benguerbi (eric.benguerbi@podologiedusport.com).
S. Isidro.
M. Campillo.
M. Bettan.
D. Doleux.
P. Pin.
Y. Parinaud.
L. Avagnina.
W. Bienstman.
67, rue de l’Aigle, 92250 La Garenne-Colombes, France.

Cualquier referencia a este artículo debe incluir la mención del artículo: Benguerbi E, Isidro S, Campillo M, Bettan M, Doleux D, Pin P, et al.
El pie en el deporte. EMC - Podología 2012;14(4):1-20 [Artículo E – 27-141-C-10].

Disponibles en www.em-consulte.com/es
Algoritmos Ilustraciones Videos/ Aspectos Información Informaciones Auto- Caso
complementarias Animaciones legales al paciente complementarias evaluación clinico

20 EMC - Podología