Está en la página 1de 22

ARCANOS MAYORES TAROT

0, EL LOCO: Su nombre lo indica todo: falta de cordura, carencia de sentido común, inconsciencia,
irreflexión. Esta carta significa movimiento, desplazamientos, viajes, cambios, pero de una manera
inesperada, improvisada, imprevista. Es la marcha hacia adelante sin un plan prefijado o meditado,
sino improvisado, sin que importe demasiado lo que queda atrás ni el futuro que le aguarda.
Señala a la persona que vive y disfruta del presente, que saca todo el jugo que puede a lo
inmediato, sin importarle el daño que pueda causar. Cuando aparece El Loco en una tirada suele
indicar, asimismo, la irreflexión, la impulsividad, el atolondramiento y la precipitación con que se
está actuando en el asunto que se tiene entre

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: El Loco puede significar ideas disparatadas, proyectos
descabellados, falta de ánimo constructivo, inercia patológica, alteraciones neurológicas, retraso
mental o de crecimiento, disminución física, carencia de seguridad en sí mismo, ideas negras de
suicidio, alucinaciones, locura, paranoia, esquizofrenia, etcétera,

De todas formas, invertida siempre avisa de equivocaciones, de decisiones erróneas, de expiación


o penitencia por locuras del pasado, pero en menor grado que cuando está del derecho.

Igualmente puede reflejar depresiones profundas, estrés, agotamiento físico, pesimismos


exagerados, melancolías y total incertidumbre a la hora de elegir un camino, La expresión «no sé
dónde estoy» se corresponde con este arcano invertido.

I, EL MAGO: El naipe de El Mago, del malabarista, del ilusionista, del prestidigitador, del brujo, del
hechicero, del adivino, del equilibrista, etc., simboliza a la persona que recurre a sus
conocimientos, destreza, artimañas, encantos y recursos mágicos para armonizar lo nuevo con lo
viejo, lo moral con lo amoral, lo pacífico con lo guerrero, lo material con lo espiritual, lo mundano
con lo elevado, es decir, que lucha por mantener un equilibrio ante cualquier evento, conflicto,
situación, problema o enfrentamiento, cual experto malabarista.

Este arcano representa, por consiguiente, la habilidad, astucia, diplomacia, destreza, sentido
comercial, maquiavelismo, sagacidad, pericia y confianza en la propia valía y actuación para salir
adelante con cualquier proyecto, empresa o negocio.

En lo más elevado, el arcano de El Mago representa al adivino, al mágico, al brujo, al hechicero, al


chamán que emplea secretos mágicos y cósmicos para obtener lo que desea. Los instrumentos y
artilugios que tiene en la mesa en este caso, altar, simbolizan los utensilios, parafernalia y rituales
para conectar los dos mundos: el macrocosmos y el microcosmos, el cielo y la tierra, lo espiritual y

Es una carta que, en lo positivo, indica la recuperación, el resurgimiento personal o comercial, etc.,
así como un golpe de suerte o un peligro que se elude aunque sea sacándose una carta de la
manga o haciendo trampas.
CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Cuando se vuelve el naipe y el mismo queda invertido o
del revés (cabeza abajo), quiere decir que la persona tiene poca resistencia ante las
enfermedades. También puede significar desequilibrio metabólico, anemia, salud general mala,
falta de vitalidad, carencia de fuerza de voluntad, dudas sobre la propia valía y conocimientos,
ofuscamientos mentales.

Por otro lado advierte que se carece de diplomacia y de sentido común, lo que puede dar lugar a
problemas y conflictos por no saber disimular o negociar o no saber callar algún secreto.
Asimismo, significa retraso en el inicio de proyectos, empresas o negocios, así como desequilibrio
comercial o monetario.

En lo más negativo puede indicar que el sujeto es un trapisondista, un charlatán embustero, un


explotador de la credulidad de los demás, un timador, estafador, una persona que se vale de
cualquier artimaña para obtener lo que desea o que dirige su habilidad o creatividad hacia fines
inconfesables.

Otros significados son: falta de aptitud para trabajos delicados o de precisión; dado al plagio o a la
copia fraudulenta en trabajos creativos o industriales; carencia de originalidad, buscando
aprovecharse de las ideas de los demás; intrigante en la familia o en la empresa, creando malestar
con sus falacias y arterías. Persona que se aprovecha de las buenas disposiciones de los demás
para convertirse en sablista y pedigüeño.

II, LA SACERDOTISA: El arcano de La Sacerdotisa, de La Papisa, de la maga, de la hechicera, de la


adivina, de la mujer sabia, de la bruja, etc., señala y prudencia, discreción, inteligencia,
conocimiento interior, sabiduría, estudio, cultura, cordura, sentido común, equilibrio entre dos
tendencias, altos ideales, vivencias interiores conocimiento firme y sereno, inclinaciones místicas,
espirituales, religiosas u ocultistas, búsqueda de lo conveniente y mesurado, la memoria interior o
conciencia, donde todo queda registrado y memorizado.

Quiere decir que se necesita intuición, discreción y sentido práctico para resolver cualquier
problema o conflicto, rehuyendo peleas, enfrentamientos. Por encima de todo, La Sacerdotisa es
pacífica y pacificadora, ya que con su sexto sentido y sabiduría interior puede obtener lo que
desea sin necesidad de agresiones o violencias.

En muchas ocasiones, además, representa la utilización de las artes mágicas u ocultas para
obtener lo que se quiere; en tales circunstancias, el arcano se convierte en La Maga, La Bruja, La
Adivina, La Sibila, etcétera.

También quiere decir que se tiene que ir con cuidado con lo que se dice y explica a los demás, ya
que la indiscreción puede traer disgustos inesperados.

Asimismo, este arcano significa lo misterioso y esotérico, la intuición, la paciencia femenina, la


ayuda que puede recibirse de los demás (sobre todo de mujeres), las fuerzas ocultas de la
naturaleza, los misterios y secretos, la ciencia, los estudios que sigue la consultan te, la pedagogía,
la psicología, el psicoanálisis, el naturismo y medicinas alternativas, las facultades psíquicas, las
paraciencias, la reserva y meditación, la filosofía, la capacidad para el estudio, la adquisición de
nuevos conocimientos.

En otro plano, representa a la mujer religiosa y mística, más espiritual que materialista, más
conformista que ambiciosa, más idealista que interesada.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Cuando el arcano de La Sacerdotisa queda del revés,
presagia (de acuerdo con el tipo de pregunta que se haga) enfermedad o dolencia por
imprudencias o por no saber alimentarse adecuadamente (en general por incultura o falta de
conocimientos adecuados), obsesiones, desequilibrio psíquico, mental o metabólico, espíritu
rencoroso o vengativo, mala utilización de las artes mágicas o de los conocimientos adquiridos,
emotividad alocada, irracionalidad en el enfoque de problemas o situaciones, ofuscamientos
mentales, neurosis, enfermedades ginecológicas o abdominales, ciclos menstruales dolorosos,

Asimismo, puede señalar problemas, conflictos o enfrentamientos por no saber callar a tiempo,
mostrarse irascible o divulgar secretos íntimos. Otros significados son: cambios inesperados en el
trabajo o profesión (en especial si se inquiere por una mujer), atracción sentimental por una
persona que no nos conviene (sobre todo si el consultante es un hombre), divulgación de secretos
íntimos o familiares, avaricia, analfabetismo, cultura rudimentaria, pereza para el estudio,
ignorancia, conocimientos superficiales, impericia, pedantería, superstición, oscurantismo.

En lo más negativo señala a la persona charlatana, embaucadora, mentirosa, falaz, falsa,


estafadora, timadora aprovechada, explotadora de la credulidad de los ingenuos.

En lo sexual, denuncia lesbianismo o relaciones secretas o inconfesables.

III, LA EMPERATRIZ: Este naipe simboliza la autocracia femenina, el matriarcado, la maternidad, la


responsabilidad social y familiar de la mujer, su creatividad y realizaciones su sentido protector; de
ahí que la figura de La Emperatriz parezca la de una matrona en su trono, una mujer en estado de
buena esperanza, representación de la maternidad responsable.

Por otro lado, el número 3 que la distingue también tiene su significado especial. Lo masculino y
los deseos de El Mago (arcano I) y lo femenino y memoria de La Sacerdotisa (arcano II) suman 3, o
sea, que se unen para generar un crecimiento a través de la imaginación y potencia creadoras. El
arcano III simboliza, pues, la actividad que hay detrás de toda manifestación. Es el crecimiento,
desarrollo, expansión, libertad, germinación, incubación, fermentación, generación, fecundación.

Es por ello que el arcano de La Emperatriz representa el esplendor propio y material, la fortuna o
fama a través de realizaciones personales y profesionales, las iniciativas, la responsabilidad
profesional y familiar, las fuertes ambiciones, el poder, la riqueza, la influencia social. el
dinamismo, el señorío, el orgullo de la propia valía, la búsqueda u obtención del bienestar y el
confort, la pompa, el ornamento, el lujo, el refinamiento, la elegancia, la alta costura, el arte y la
belleza.
Representa, muchas veces, a la empresaria, mujer de negocios o con carrera, activista política,
mujer dominante o con influencia (casada con jefe militar, juez, político, senador, ministro, etc.),
madre, suegra, esposa, madrastra, jefa de carácter fuerte y autoritario… Además, es una carta
que puede representar a la misma consultan te, a la madre, esposa, hermana, hijas, según el tipo
de tirada que se haga y la índole de la pregunta.

En ocasiones denuncia a la mujer que gasta excesivamente, que le gusta el lujo, el destacar, el
figurar, el alternar en ambientes de personas influyentes, el despilfarrar en vestidos lujosos, fiestas
de sociedad, viajes, automóvil.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Según el tipo de tirada y sistema de barajar, cuando este
arcano sale invertido o del revés suele significar retraso en un asunto o negocio, pero que llega a
realizarse. Asimismo señala actitudes dictatoriales e intransigentes que crean problemas o
conflictos en el hogar, familia o trabajo.

Otros significados son: infertilidad, angustias internas o psicológicas, depresión emocional


problemas de salud (sobre todo de circulación o cardiovasculares), afecciones en la piel (en
especial en el rostro), dificultades en el embarazo, frivolidad, retraso en la curación de cualquier
dolencia, problemas domésticos o conyugales que perduran, inseguridad económica o social,
revés profesional, dificultades en las relaciones sexuales o para quedar embarazada, fecundación
artificial, madre dominante, suegra conflictiva, madrastra sin sentimientos.

Por otro lado, también es un naipe que, invertido, puede anunciar pérdida de bienes o
propiedades, indecisión, cobardía, abulia, vanidad, despilfarro por el afán de querer figurar,
pérdida de cargo o de influencias, peligros o perjuicios a causa del agua (mar, lluvia, reventones de
tuberías, inundaciones, caídas en el cuarto de baño o en la calle mojada, pérdida de cosecha por
falta de lluvia [sequía], etcétera).

IV, EL EMPERADOR: Este naipe simboliza al compañero, al marido, al consorte de La Emperatriz. Es


el patriarca, el rey, el padre, el poder fecundante, la creatividad masculina. Representa el poder
sólido y firme, al ejecutivo, a la autoridad, a los poderosos e influyentes, al poder económico, a la
oligarquía, a los que puede ayudar o proteger.

Es un arcano que significa el deseo de mandar y dominar a los demás de sobresalir, de destacar,
las ansias de grandeza, las altas ambiciones masculinas, el positivismo, el materialismo… Puede
representar una situación social elevada, el control de un problema o conflicto, el poder político o
el monetario (banca), a un personaje influyente o popular, un cargo político con responsabilidad, a
un hombre dominante o tirano.

En lo familiar, puede simbolizar al abuelo, al padre, al marido, al hermano, al suegro... mientras


que en lo social y mundano representa al jefe, al capataz, al patrón, al dueño del negocio, al
banquero con el que se tienen tratos, o a la autoridad a la que se han de solicitar favores o
trámites oficiales. Si aparece este arcano a favor del consultante puede significar que se controlará
una situación, que se obtendrá lo que se desea, que se verán cumplimentadas las altas
ambiciones, los logros económicos, sociales y profesionales, etcétera.

Como consejo psicológico, El Emperador indica que uno debe actuar con firmeza, seguridad, sin
miedo, con decisión, y desarrollar su personalidad al máximo, dejando de lado las dudas, miedos,
titubeos, indecisiones, cobardías, etc…, al menos para el tiempo en que se hace el pronóstico, ya
que las cartas pueden señalar lo contrario en otra ocasión y circunstancias.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Si el arcano de El Emperador sale invertido, quiere decir
que se perderán ayudas, apoyos o influencias que se tenían o que se confiaba obtener,
probablemente de tipo financiero, bancario o político. y en el caso de que no se contara con tales
apoyos, significa que el consultante seguirá sin «padrinos», protectores, mecenas o «caballitos
blancos».

En el aspecto caracterológico designa un estado de carencia de madurez, debilidad de carácter,


cobardía, espíritu de sumisión, desmoralización, mitomanía, ideas de grandeza, ambiciones
utópicas o desmedidas, falta de firmeza, de voluntad, incapacidad para dirigir y organizar con
equilibrio y certeza, ideas descabelladas, etcétera.

También señala problemas con el padre, suegro, esposo, hermano jefe superior, etc., siempre
según el tipo de tirada o pregunta formulada. Asimismo, advierte del peligro de pérdida de cargo,
empleo o de posibilidades de promoción, y de bienes, propiedades o negocio por mala gestión.
Indudablemente refleja falta de armonía familiar y conyugal.

V, EL PAPA: El arcano de El Sumo Sacerdote, El Papa, El Pontífice, El Sacerdote, El Hierofante, El


Maestro Sagrado, El Gran Iniciado, simboliza máxima autoridad o capacidad espiritual para
conectar el mundo terrenal y material con el celestial, el superior o del Más Allá; es la mente capaz
de aunar lo visible con lo invisible, lo materialista con lo espiritual, lo mundano con lo sagrado. Es
el pensamiento elevado por antonomasia, la inspiración divina o idealista.

Por consiguiente, en determinadas preguntas, suele representar al hombre al que se recurre o


solicita consejo o ayuda de algún tipo: médico, abogado, mago, religioso, sacerdote, maestro,
psicólogo, sociólogo, psiquiatra, dentista, sanador, etcétera. Y, por supuesto, es un naipe que
habla de la enseñanza, de los institutos, de la universidad, de la educación, de la pedagogía, de los
estudios en general.

Como respuesta a una cuestión de dinero, suerte, negocio o finanzas, el arcano de El Sumo
Sacerdote aconseja prudencia, austeridad, ahorro, mesura, equilibrio. Advierte que hay que evitar
grandes gastos o inversiones, puesto que se acerca un período difícil, de penuria, de poco dinero,
de máxima austeridad y ahorro, de «vacas flacas», en que habrá de apretarse el cinturón.

En lo creativo, profesional, El Papa también expresa aquellos trabajos que requieren paciencia,
inspiración, delicadeza, idealismo, imaginación, armonía, equilibrio, etc., como puede ser la
pintura, la novelística, la poética, la filosofía, la música, el retablo, las labores artesanales... , pero
que no dan muchos beneficios monetarios a sus practicantes. Es decir, se trata de un arcano que
señala que con este tipo de trabajos uno obtendrá más satisfacciones morales y espirituales que
económicas.

Como consejero espiritual y patriarca también suele representar al padre, al familiar, al maestro,
al gurú o aquel hombre que más admiramos y que tiene una especial influencia anímica sobre
nosotros. Es el consejo sabio, la rectitud moral, la guía docta, la conciencia, los conocimientos
adquiridos a través del estudio, la sapiencia mística y esotérica, la vocación religiosa y misionera.

El Sumo Sacerdote siempre alude a los trabajos, profesiones y empresas destinadas a ayudar,
servir, curar y consolar al prójimo, incluidas la medicina, la sociología, la psicología y las prácticas
ocultistas.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Suele significar falta de equilibrio o de moderación entre
lo material y lo espiritual, carencia de sentido común, salud deficiente por mala alimentación o
vicios, relajación moral, atracción por ideas o doctrinas perniciosas, riesgos de ser perjudicado por
mentiras y calumnias, peligro de recibir malos consejos de abogados, asesores, médicos…
Asimismo, puede advertir de dificultades con un profesor, instructor, maestro, religioso, místico,
ocultista, etcétera.

Por otro lado, predice falta de paciencia para el estudio, la meditación o las prácticas religiosas o
esotéricas, además de ser poco resistente a la soledad. También puede señalar un sentido
religioso equivocado, fanatismo o beatería, atracción por sectas religiosas exóticas o grupos de
bajo sentido moral.

En otro plano, significa desconfianza, deslealtad, intrigas, engaños, despreocupación moral o


religiosa, poco sentido de sacrificio hacia los demás, carencia de espiritualidad, obstáculos y
retrasos en proyectos, irresponsabilidad conyugal y familiar, insociabilidad, falta de armonía con el
padre, escaso sentido de la tradición hogareña o familiar, predominio de lo mundano y frívolo
sobre lo sagrado-espiritual, predisposición a realizar negocios poco limpios o claros.

VI, LOS ENAMORADOS: El arcano de Los Enamorados, de Los Amantes, del enamorado, del
enamoradizo, del amor, simboliza la leyenda de Hércules debatiéndose entre la Virtud y el Vicio,
pero también hace referencia a la de Psiquis (La Belleza) y Eros (Cupido, el Amor), de cuya unión
nació la Voluptuosidad. Por consiguiente, es un naipe que nos habla del amor y de las pruebas
sentimentales por encima de cualquier otra consideración.

El hombre entre las dos mujeres que figura en el naipe simboliza la personalidad y el cuerpo
(centro) que se debate entre lo consciente y masculino (derecha) y lo inconsciente y femenino
(izquierda) y, en otro plano, entre el ánima/animus (derecha) y la sombra (izquierda), que
popularmente se conocen como lado bueno y lado malo, ángel y demonio, bondad y maldad,
virtud y vicio, blanco y negro, respectivamente.

De ahí que sea un arcano que nos hable de conflictos sentimentales y conyugales, de amores, de
erotismo, de voluptuosidad, de deberes conyugales, de infidelidades, de mariposeo romántico. Es
una carta que simboliza el fluido misterioso o magnético que une a las personas, a los
enamorados, a los que simpatizan, a los que se atraen, por lo que es un arcano que significa amor,
sexo, enamoramiento, uniones sentimentales, pruebas y fricciones sentimentales, disgustos
románticos y conyugales, infidelidad conyugal, adulterio, seducción, inestabilidad amorosa o
conyugal... Igual representa al hombre que se mueve entre dos mujeres como a la fémina que
titubea entre dos galanes o pretendientes.

Asimismo, es un naipe que puede señalar peleas entre amigos o colegas a causa de mujeres
relacionadas con el trabajo, negocio, empresa, cargo. De una forma u otra advierte de que uno
deberá enfrentarse con una elección dolorosa, que se encontrará en una encrucijada, que habrá
de dirimir un dilema, Igual puede ser el tener que elegir entre dos empleos o cargos que le gustan
como entre dos viviendas, dos amistades, etcétera.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Suele expresar falta de vitalidad, perversiones sexuales,
graves conflictos conyugales, peleas hogareñas por infidelidad o vicios, amores imposibles o
alocados, pesimismo patológico, impotencia sexual temporal o crónica, frigidez, bigamia, divorcio,
rompimiento de noviazgo, celos patológicos o motivados por la menopausia, enfermedades
psicosomáticas motivadas por problemas conyugales o románticos, libertinaje, miedo a las
ataduras conyugales.

VII, EL CARRO: El naipe de El Carro, La Carroza, El Carro del Destino, El Carro de la Providencia, El
Carro Triunfal, simboliza el espíritu dirigiendo al cuerpo, la mente conduciendo el vehículo social,
la libertad que obtiene el hombre a través del conocimiento y de la creatividad. Expresa el éxito, el
triunfo, la fama y el reconocimiento que pueden obtenerse a través de los propios esfuerzos,
conocimientos, destreza y dinamismo. De ahí que se considere que este arcano significa la realeza,
el carro triunfal de los antiguos conquistadores, la carroza de los reyes y, en consecuencia, la
victoria de lo espiritual y la auto disciplina que domina a la materia, simbolizado por el carro
arrastrado por dos caballos y conducidos de manera experta (para que no se desboquen) por el
conductor o cochero, para que no se aparten del camino elegido.

Además, esta carta significa que es necesario controlar las emociones y sentimientos y mostrarse
firmes a la hora de tomar cualquier determinación. En cierta forma, los dos caballos simbolizan las
fuerzas vitales primitivas del individuo que deben dominarse, civilizarse, domesticarse. De una
forma u otra, el arcano de El Carro nos habla o relaciona con nuestro destino, con nuestro caminar
por el mundo, con nuestros logros, anhelos, conquistas o fracasos y con los esfuerzos cotidianos
que hacemos por dominar y someter la materia a la naturaleza.

Por lo tanto, en conjunto, es un arcano más materialista que espiritual, ya que representa las
ambiciones materiales, las realizaciones mundanas y los logros económicos y sociales que nos
empujan hacia la cristalización de nuestro destino. En lo positivo, como respuesta a una cuestión,
y a una sola carta, es un naipe que sugiere éxito, triunfo, victoria, logro, obtención, dominio o
consecución de lo que se desea. Expresa continuidad o movimiento hacia adelante, marcha hacia
la meta, progresión hacia el objetivo propuesto, avance en pos de la victoria final. Igual puede
indicar asuntos que se ponen en marcha, acontecimientos positivos que se avecinan, como la
aceleración en los asuntos que ya marchaban bien.
En el plano creativo significa destreza, maestría, pericia, arte, agilidad, habilidad, etc., pero
especialmente en lo que se refiere a trabajos manuales, artesanales o empresas comerciales y no
tanto en aplicaciones intelectuales o filosóficas.

Se comprende que en el mundo moderno es un arcano que debe relacionarse con los vehículos
terrestres: automóvil, carro, tractor, excavadora, tren, motocicleta, bicicleta, etc., y, en
consecuencia, con el empleo de chófer, el permiso de conducir, las autoescuelas, los profesores de
autoescuela, los conductores, taxistas, representantes comerciales, viajantes, transportistas,
camioneros, repartidores de todo tipo, mensajeros, carteros, repartidores de telegramas,
etcétera. Y, en lo negativo, indica que pueden producirse accidentes o contratiempos con el
automóvil o cualquier otro tipo de vehículo.

En el plano de las profesiones, El Carro también representa a los fabricantes de automóviles y


motocicletas, así como a los vendedores de los mismos y a las tiendas de recambios.

Hay que insistir en que este arcano simboliza, de manera especial, a los representantes
comerciales, a los viajantes que van ofreciendo sus productos de puerta en puerta.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Suele advertir de actividades mentales y proyectos


inconvenientes o negativos, de angustia o depresión emocional, desmoralización, desequilibrio
nervioso, intemperancia s de carácter, fatiga, agotamiento, enfermedad o lesión que impiden la
actividad normal de la persona (en especial afecta al aparato locomotor).

Asimismo, significa malas noticias (carro y mensajeros cabeza abajo), falta de equilibrio o de
sensatez para alcanzar lo que se ambiciona o se tiene en marcha, pérdidas económicas, empresa
que no funciona bien, pérdida del sentido de la realidad y de lo práctico, persona que no escucha
ni acepta los consejos de los demás, pérdida de empleo o de pedido importante, falta de
prudencia que traerá perjuicios, contratiempos, problemas, obstáculos insalvables.

Por otro lado, este arcano al revés acentúa el peligro de accidente de automóvil u otro vehículo
(vuelco del carro), lesiones fortuitas o profesionales (sobre todo en el caso de prácticas deportivas
en que intervengan mucho los pies, como montañismo, fútbol, ciclismo, baloncesto, atletismo,
hockey sobre patines, patinaje, etc.), aumentando el peligro de lesiones en los pies y piernas (el
carro o el conductor no podrán andar durante algún tiempo). En el caso de preguntar por un
partido, carrera, competición quiniela, etc., el carro cabeza abajo significa derrota.

VIII, LA FUERZA: El arcano de La Fuerza (una mujer dominando a un león), de la fortaleza, la


firmeza, la bravura, el arrojo significa la fuerza divina o moral que todo lo puede si sabe
disciplinarse. Para Jung simboliza «el inconsciente controlado por el consciente», o sea, la mente
inconsciente controlada, disciplinada y purificada por la mente consciente, lo que, en otras
palabras quiere decir la superación o amaestramiento de los instintos salvajes de la naturaleza o
de la fuerza natural, el auto control de las pasiones materiales por lo espiritual y el sentido común,
la fuerza bruta domada por la luz del alma.
En conjunto, pues, es un naipe que significa fuerza física y moral, firmeza de voluntad, sentido de
responsabilidad y disciplina, personalidad quebrantable y dominadora, capacidad para dirigir y
mandar, magnanimidad, energía y capacidad para enfrentarse con éxito a problemas personales o
profesionales. Cuando el consultante es una mujer y le sale mucho este arcano a su favor, suele
indicar que tendrá que tomar las riendas económicas del hogar o empresa, ya que el marido no
estará o no está capacitado para ello

Es una carta que presagia que los problemas más difíciles se resolverán gracias al esfuerzo
personal, tenacidad y firmeza de voluntad, que todo se superará a base de recursos personales,
que se obtendrán reacciones y logros comerciales, profesionales o políticos a base de trabajos
arduos y de destreza propios; no hay que contar con padrinos ni golpes de suerte.

Por consiguiente, es un arcano que representa el mundo laboral, el trabajo, el empleo, el cargo y,
en particular, las profesiones mecánicas, manuales y artesanales así como la laboriosidad,
destreza, energía y talento práctica para llevar a cabo la tarea señalada. Por tanto, habla más de
empresas industriales, talleres, construcciones mecánicas o electromecánicas, edificación, etc.,
que de creatividad literaria o pictórica o vocación religiosa.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Suele expresar el vuelco, la reducción disminución de las
virtudes y cualidades que califican positivamente al arcano. Por lo tanto, puede denunciar
debilidad moral y física, disminución física y psíquica de nacimiento o a causa de un accidente,
impotencia sexual, carencia de firmeza de voluntad, desánimo, desgana, inconstancia, pereza,
apatía, desidia, inseguridad, indecisión, vitalidad disminuida, peligro de una operación quirúrgica,
recuperación lenta después de una operación o accidente, convalecencia larga y pesada (sobre
todo si la carta que sigue es El Colgado), agotamiento, estrés, problemas psicológicos, poca
preparación para enfrentarse con los problemas de la vida, pérdidas financieras, mezquindad,
riesgo de aguantar a un cónyuge o jefe tiránico, déspota, irascible o colérico.

En el plano creativo-laboral acostumbra señalar falta de paciencia para estudios largos o trabajos
delicados o de precisión, pérdida de empleo (voluntario o por despido procedente), taller que no
rinde beneficios, largo período de baja laboral, situación de paro.

IX, EL ERMITAÑO: El naipe de El Ermitaño, el fraile, el monje, el cenobita, el anacoreta, el eremita,


el peregrino, el anciano, el viejo sabio, simboliza paso del tiempo, la vejez, la acumulación de
experiencia y, por tanto, representa a los dioses Cronos y Saturno.

En la mayoría de Tarots, en este arcano figura un ermitaño, fraile o anciano (El Viejo Sabio) que
sostiene un farol con la mano derecha, que significa la búsqueda de la verdad espiritual, de la
sabiduría interior, el verdadero camino para no extraviarse, la luz que sale del lado derecho (de la
honradez, de lo correcto, de lo consciente).

Por otro lado, el hábito y manto que lleva el eremita significa la discreción, la austeridad, la
humildad y la renuncia voluntaria al boato y pompa de la vida social y mundana.
En lo más negativo, es el mendigo, el hombre que ha rechazado las obligaciones del mundo y que
sólo aspira a vivir de la limosna y de la caridad, lejos de las grandes ambiciones y pasiones.

En lo práctico y cotidiano, es una carta que manifiesta moderación, prudencia y cautela; de ahí
que El Ermitaño se apoye en el cayado, como si fuera una tercera pierna o sostén, la de la
experiencia y reflexión. Por ello es la antítesis de El Loco, el arcano que refleja la fogosidad e
imprudencia juveniles.

Es un naipe que expresa el estudio y la meditación, los deberes morales y religiosos, la iniciación
espiritual, la sabiduría y que hay que relajar los nervios, calmar las tensiones y dominar las
inquietudes por medio de la reflexión, del auto control y del relajamiento. Aquí pues, significa
incluso la práctica del yoga.

Y si se pregunta por la marcha de un negocio, quiere decir que se tendrán que hacer grandes
sacrificios por el mismo, que sólo saldrá a flote con paciencia, que no dará beneficios, que habrán
muchas dificultades para remontar el bache o la corriente adversa. A veces, este arcano
recomienda el saber callar, el no explicar asuntos personales secretos familiares a nadie, el no
hablar en balde, sobre todo en el lugar de trabajo, ya que lo que uno diga puede volverse en su
contra.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Suele expresar fanatismo religioso, beatería, iluminado o
profeta desequilibrado o excéntrico, falso gurú, falsa sabiduría, plagio de las obras o
conocimientos de los demás, incapacidad para el estudio de carreras largas, ateísmo, hipocresía
religiosa, amores secretos, homosexualidad, onanismo patológico, amores prohibidos con
religiosos, sectas religiosas de baja moral, y en lo más mundano y personal denuncia avaricia,
tacañería, mezquindad, mendicidad patológica, usura, oídos sordos a consejos sensatos,
incumplimiento de las prescripciones médicas, enfermedad senil, falta de raciocinio, demencia
senil, enfermedad de Parkinson.

Arteriosclerosis, rechazo de toda dieta alimenticia, dificultades para superar una enfermedad o
para remontar un bache económico, conceptos erróneos en materia financiera o administrativa,
falta de paciencia y de sentido común para solucionar un problema, período de hambre, penuria o
escasez, incapacidad para ver la realidad de las cosas, atolondramiento, falta de madurez de
carácter.

X, LA RUEDA DELA FORTUNA: El arcano de La Rueda de la Fortuna, del Giro de la Vida, de la Rueda
de la Vida, del Girar del Mundo, de la Rueda del Mundo, de la Rueda del Universo o del
Firmamento, de la Rueda Zodiacal, de la Mano del-Destino, del Ciclo de la Suerte, es el más
genuino exponente de la ley del karma, de la ley de causa y efecto que gobierna nuestra vida
presente y futura, tanto por lo que se refiere a nuestras reencarnaciones o diferentes venidas al
mundo, como en las consecuencias de nuestros actos actuales y su repercusión (premio o castigo)

En general, es una carta que señala orden, equilibrio, buena marcha, movimiento hacia adelante,
nuevo ciclo, etapa o período, ideas innovadoras, viajes provechosos, traslados que atraerán
beneficios, golpe de suerte (sea profesional, comercial o en juegos de azar), buenas oportunidades
comerciales, ciclo positivo que hay que aprovechar, ambiciones que se concretan en alegrías o
beneficios, promoción profesional progreso empresarial, aumento de sueldo, suerte en exámenes
escolares u oposiciones, prosperidad ...

Asimismo, si el naipe está a favor, puede significar logro obtenido por los esfuerzos o
conocimientos de uno, por la casualidad o por la intervención de la suerte o de la diosa Fortuna,
por lo que, muchas veces, suele anunciar el fin de los problemas del consultante y el inicio de una
nueva y provechosa etapa. En otro plano significa asuntos que saldrán a la luz o se harán públicos,
llegada de cartas, noticias, escritos, instancias, documentos o comunicaciones por largo tiempo
esperados, asuntos o negocios que se pondrán en marcha o mejorarán notablemente.

Incluso es un arcano que señala éxito en investigaciones, inventos, construcciones,


establecimiento de líneas marítimas, agencias de viajes, lavanderías, tintorerías.

Pero nunca hay que olvidar que el presagio de La Rueda de la Fortuna no es fijo o estable, ya que
es un arcano que expresa lo que va y viene, lo que rueda sobre sí, lo que indica que nada
permanece y que todo se transforma, lo que cambia y desaparece, que lo que en algún momento
está arriba más tarde está abajo y viceversa; esto quiere decir que hay que aprovechar las
ocasiones cuando se presentan y no olvidar las previsiones cara al futuro, ya que hoy se puede
tener mucho dinero y mañana, deudas.

En otros casos, La Rueda de la Fortuna hace referencia al servicio contra incendios y a los servicios
de salvamento y rescate en la mar, lago o rio, se trate de náufragos, accidentados, ahogados,
navíos averiados o incendiados, etcétera. Incluso puede representar a los remolcadores o navíos
que intervengan en un rescate marítimo o lucha contra la contaminación del mar o las costas.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Puede revelar viaje próximo que traerá problemas o
perjuicios o que no saldrá como estaba proyectado, accidente en el transcurso del mismo o
alteración de la salud por ingerir agua o alimentos en malas condiciones.

Asimismo, suele anunciar pérdidas económicas, negocios o asuntos que no marchan, cambios
negativos, problemas circulatorios o neurovegetativos, peligro de pérdida de bienes o dinero,
asuntos que se retrasan o marcharán muy lentamente, pérdidas en los juegos de azar o
especulaciones financieras, promociones profesionales que se retrasan, tienda o negocio que
tardará en traspasarse, dificultades para encontrar un nuevo empleo estable, fuertes gastos
inesperados.

En lo sentimental, problemas conyugales, noviazgo que no funciona, impotencia, boda que se


retrasa, dificultades monetarias que crean conflictos en el hogar.

También anuncia desmoralizaciones, depresiones emocionales, agotamiento físico, carencia de


creatividad, inseguridad, falta de confianza en la suerte futura.
XI, LA JUSTICIA: Es un arcano que simboliza la ley, el orden, el equilibrio, la estabilidad, la
regularidad, el método, la equidad, la claridad mental y de juicio, la disciplina, la regularidad.

Por supuesto, este naipe significa la justicia de los hombres y las leyes (la administración de
justicia) y, por consiguiente, representa los pleitos, conflictos con la justicia, policía de fronteras,
policía municipal, jueces, abogados, notarios, procuradores, fiscales, juzgados, reclamaciones
judiciales, persecución por la justicia, arbitrios, impuestos, etcétera. Así, según la índole de la
pregunta o la videncia del momento, La Justicia seguida de La Torre puede anunciar
encarcelamiento o detención. Pero en caso de problemas conyugales señala separación o divorcio.

Asimismo, es una carta que puede estar relacionada (según la videncia o inspiración del momento
o cuestión planteada) con indemnizaciones, reclamaciones, pleitos o querellas por accidente, sea
de tráfico, ferrocarril, aviación o laboral. En lo positivo, significa actuar con justicia y equidad,
restablecer la paz, la armonía y la calma (en la empresa, familia, hogar, ciudad, país, etc.) hacer las
paces o llegar a un acuerdo entre contendientes, enemigos o pleiteante s. ya que es un arcano que
representa el orden laboral, la estabilidad familiar y social, la organización social, familiar y
política, la placidez, la calma.

En el plano profesional, La Justicia hace referencia a trabajos y carreras económicas,


administrativas, de gestoría, etcétera. Y por lo que se refiere al tiempo meteorológico, es un
arcano que indica tiempo equilibrado, tiempo estable.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Suele significar desequilibrio moral, sexual, material o
mental, que puede ser pasajero o durar mucho tiempo, de acuerdo con la índole de las otras
cartas y de la videncia del momento. Asimismo, indica caprichosidad alimentaria, falta de
frugalidad, no cuidar la salud, abuso del tabaco o del alcohol, desequilibrio metabólico, riesgo de
intoxicación alimentaria o envenenamiento por alimentos en malas condiciones, neurosis, falta de
sentido común para sacar adelante un proyecto o negocio, matrimonio que marcha mal, conflictos
monetarios, mala marcha de un comercio, etcétera.

En lo más negativo, advierte del peligro de ser víctima de injusticias, estafas, calumnias, falsas
acusaciones, conspiraciones de la justicia, con el consiguiente riesgo de detención, proceso o
encarcelamiento, sobre todo si La Justicia al revés va seguida de La Torre. En tales casos anuncia
que hay que estar prevenido contra la actuación de magistrados, abogados y policías corruptos.
También presagia multas, impuestos inesperados, problemas con contratos de alquiler o compra y
venta mal redactados, abuso de confianza o estafa por parte de un administrador, gestor o
abogado, procedimiento jurídico que se retrasa, pleito que no se gana o que no trae los beneficios
esperados, fraude en la contabilidad, etcétera.

XII, EL COLGADO: El arcano de El Colgado, del ahorcado, del suspendido, de la picota, del
martirizado, del inmovilizado, en su representación de la iniciación espiritual a través de la
expiación o sacrificio propio.
Se considera, pues, que El Colgado del árbol de la vida es el símbolo de la vida del espíritu en
detrimento de la vida del cuerpo. Su sentido .general en el campo de la adivinación es, por tanto,
el de renuncia, sacrificio, expiación, dolor, martirio, purificación. Para Jung es el descenso al
inconsciente, a las profundidades del alma, el conocerse a sí mismo, el primer sacrificio del «yo» al
relegar a segundo término los materialismos externos o mundanos; es el sufrimiento y exploración
interiores en busca de lo trascendental.

Este naipe comunica la idea de inmovilidad, de falta de libertad, de estancamiento, de situación


estacionaria, de ataduras, de paralización, que traducido al lenguaje vulgar significa que la
situación que ha motivado la consulta (sea personal o comercial) seguirá estacionaria, que se
mantendrá sin cambios. En este caso señala paciencia, resignación, vida rutinaria, sacrificios…, sólo
para que el conflicto o situación se mantenga. Pero también tiene su parte positiva: conservación
del empleo (si éste ya se posee) y conservación del negocio o matrimonio. Pero en la otra cara de
la moneda se seguirá sin trabajo (si se está en el paro o sin empleo), se continuará sin encontrar la
pareja adecuada, etcétera.

Muchas veces, esta carta ha de interpretarse como un período etapa de transición, de calma, de
«impasse», de situación estática, de tiempo de espera para actuar de no mover un asunto, sino
que será mejor dejarlo como está y esperar una ocasión más propicia, toda vez que El Colgado no
puede moverse, no puede andar. Por consiguiente, expresa los esfuerzos y sacrificios que se
tendrán que hacer para conseguir lo que se desee. Además, indica que se avanzará muy
lentamente, tan lentamente que se tendrá la impresión de que nada se mueve, de que todo está
como suspendido en el aire, de que pasa el tiempo en balde, como si nada ocurriera.

Si se inquiere por el resultado de unos estudios, exámenes u oposiciones y sale El Colgado, quiere
decir que alguna asignatura quedará pendiente en suspenso, «colgada».

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: En el plano de la salud, acostumbra significar que la


misma no marcha bien, con tendencia al desequilibrio o agravamiento de cualquier dolencia,
proceso u operación. Presagia complicaciones con la tensión arterial (sobre todo si se tiene la
presión alta) y el sistema circulatorio, problemas con várices, gota, flebitis y accidentes que
afectan al aparato locomotor, fracturas o dislocaciones óseas, esguinces musculares, melancolía,
neurosis obsesiva (en especial si la carta va seguida de El Diablo), desequilibrio nervioso,
inestabilidad mental, mala circulación cerebral, complejo de inferioridad, arteriosclerosis,
enfermedad de Parkinson.

Asimismo, en lo más grave, señala el peligro de caer en el alcoholismo o la drogadicción, sobre


todo si el naipe que sigue es El Diablo. Por otro lado, anuncia que los proyectos e ideas de uno no
se podrán poner en marcha en mucho tiempo o que quedarán paralizados. Presagia ayudas que no
llegarán, colaboraciones que no se concretarán, asociaciones que no se llevarán a cabo, contratos
que no se firmarán, pedidos que no se obtendrán, etcétera.

Otros significados de este arcano cuando sale al revés son: apatía, abulia, desgana, indolencia,
obsesiones, manías, obcecaciones, fanatismos ideológicos, poca suerte monetaria, carencia de
espíritu de sacrificio por la comunidad, mitomanía, fantasías exageradas, alucinaciones, poca
preparación para soportar las obligaciones domésticas, taciturnidad, falta de firmeza de voluntad.

XIII, LA MUERTE: El arcano de La Muerte, de la guadaña, del esqueleto, del Más Allá, del señor del
tiempo, del dios de la oscuridad, de la siega humana, de la hora suprema, simboliza por excelencia
a los dioses Cronos (griego) y Saturno (latino) en su aspecto más temible: el de terminar con todo
para empezar de nuevo, el del tiempo que devora a sus propios hijos, el del que todo lo puede y
con todos acaba.

En negocios o actividad laboral, tiene el sentido de quiebra, traspaso, cambio de actividad, pérdida
de empleo, situación de paro, transformación completa del local o edificio, nueva razón social o
nuevo lugar de residencia, acompañado todo de una evolución psicológica y personal y de un
reciclaje profesional.

En el plano más adverso o doloroso puede anunciar fallecimiento o accidente en la familia,


operación quirúrgica grave o delicada (propia o no), viudez, herencia, muerte o destrucción de un
negocio por accidente o atentado (incendio, riada, coche bomba, etc.) divorcio, hijo o hija que
abandonan el hogar, ruptura grave en la familia por problemas de herencia, cambio súbito de la
situación financiera, pérdida de cargo oficial, traición profesional o política, ruina familiar o
pérdida de propiedades o de empresa inmobiliaria (en especial si va seguida de La Torre), averías
graves, incendios o percances en vehículos (automóvil, camión, tractor, etc., sobre todo si a
continuación sale El Carro).

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Puede significar una mejoría que no se produce o que se
retrasa, sea referente a una enfermedad o a una situación económica adversa (en este caso puede
ser una carta algo más favorable que cuando sale del derecho); muerte que se retrasa, que aún
tardará en llegar, sea física o se trate del cierre definitivo de una empresa o negocio; período lento
o transitorio en que todo parece quedar muerto o como invernado, por lo que recomienda
paciencia y resignación, puesto que las cosas o proyectos ya volverán a ponerse en marcha pasado
algún tiempo; error médico en el diagnóstico de una dolencia o en la correspondiente terapéutica;
enfermedad crónica o lesión incurable, pero de desenlace lento; transformación lenta de un
negocio o situación personal conflictiva; inversiones sexuales (homosexualidad, lesbianismo);
traslado profesional o político que uno no deseaba; alejamiento del lugar de nacimiento;
emigración, exilio; huida del hogar paterno o abandono de la familia; alcoholismo, tabaquismo,
drogadicción.

XIV, LA TEMPLANZA: El arcano de La Templanza, de la moderación, del mensajero alado, del


arcángel, del ángel anunciador, que representa en figura de mujer alada, mezclando los líquidos de
dos vasijas, simboliza a las diosas Hebe e Isis, encargadas de hacer llegar los mensajes divinos a los
mortales, tradición que luego adoptaría la forma de ángeles en las civilizaciones mesopotámicas y
de las mismas pasaría a las culturas judía, cristiana e islámica.

En el plano adivinatorio es una carta que indica templanza, moderación, equilibrio, economía,
mutación, armonía, conjugación, estabilidad, ecuanimidad, mesura, proporción o mezcla de
distintas tendencias en vistas a aprovechar lo mejor de todas, como buscar la coordinación de
ideas, proyectos, ideologías, intereses económicos, etcétera. Expresa, por consiguiente, la
habilidad para armonizarlo todo y para elegir el momento oportuno a la hora de realizar cualquier
cosa.

Es una carta positiva que augura protección espiritual, ayuda angélica, superación de conflictos
por medio de rituales o rezos a los espíritus angélicos, oraciones o invocaciones al ángel de la
guarda, inspiración creativa, sexto sentido, sueños creativos, oportunidades que traerán
beneficios, iniciativas que darán grandes satisfacciones, reconciliaciones sentimentales o
familiares, pactos o acuerdos sociales o económicos, consolidación de proyectos.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Sobre todo, denuncia la tendencia a dejarse llevar por la
corriente de la moda o de las circunstancias en el plano moral o social, relajación moral, carencia
de equilibrio o de moderación en todo lo que se emprende, falta de identidad propia y de firmeza
de voluntad, incapacidad para mantener la fe religiosa o las enseñanzas morales recibidas, falta de
mesura o templanza en los placeres y apetitos (juego, bebida, tabaco, sexo, comida), caída en
extremismos e intemperancias de carácter, incapacidad para colaborar con los demás,
terquedades, etcétera.

XV, EL DIABLO: El arcano de El Diablo, el demonio, el maligno, el espíritu del mal, el tentador, el
genio del mal, el dios de las tinieblas, simboliza las pasiones, perversiones, lascivia, lujuria, maldad,
que a veces se apodera del espíritu del hombre y lo convierte en esclavo de lo pecaminoso, de los
vicios y de la auto destrucción moral. De ahí que, en el naipe, figure El Diablo, Satanás, teniendo a
dos acólitos o adoradores atados con cuerdas o cadenas al cuello (por lo general, según el tipo de
Tarot, un hombre y una mujer encadenados a una anilla que se encuentra en el centro de un
pedestal, como en el Tarot Español o el Tarot de Marsella), ligaduras que representan las ataduras
a las bajas pasiones y delitos, que convierten al ser humano en esclavo del mundo de las tinieblas.

En general, simboliza el destino la adversidad, los peligros, las conspiraciones, los adversarios, la
fatalidad, los obstáculos, la fuerza mayor que tenemos en contra, las fuerzas negativas o peligrosas
que buscan nuestra ruina, las trampas que nos preparan las personas en quienes confiamos,
etcétera. Aunque se trate de un amigo de toda la vida, del esposo o esposa, de los hijos,
familiares, etc., y salga El Diablo, hay que estar alerta contra la actuación del mismo y no confiar
ciegamente en él; hay algo oculto en marcha que repercutirá desfavorablemente en uno.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Acostumbra indicar tentaciones que se superan, vicios
que logran dejarse, rompimiento de hábitos perniciosos, malas aficiones de las que uno se
arrepiente, peleas y enfrentamientos conyugales y familiares (pero no tan graves como cuando
está del derecho), falta de orden en la economía familiar, mala gestión familiar o del negocio;
riesgo de que el cónyuge, los padres o los jefes se enteren de una mala actuación del consultante;
riesgo de ser víctima de anónimos amenazas o llamadas de gente malvada que no se da a conocer;
padecimiento de estafa o abuso de confianza por parte de un familiar, enfrentamientos con
parientes políticos.
En el plano de la salud, es una carta que suele ser más benigna que cuando sale del derecho (como
si fuera «medio diablo», «menos maligna»): tendencia a que una enfermedad o dolencia sea
menos virulenta (aunque sea maligna o incurable), pero que progrese muy lentamente y dure
mucho más tiempo el sufrimiento. Denuncia las mismas enfermedades ya especificadas en el
apartado de la salud, pero con mayor hincapié en las dolencias del recto, hemorroides pólipos
intestinales, impotencia sexual, sexualidad anal, homosexualidad, lesbianismo.

En el terreno de los vicios y pasiones destructoras, puede referirse a actividades delincuenciales,


antisociales o fuera de la ley (tanto si está del revés como invertida), como ladrones, atracadores,
navajeros, estafadores, violadores, delincuentes sexuales, etc., sea para calificar al consultante
como víctima o como delincuente, o para denunciar el terreno peligroso en el que se mueve (o en
el que piensa moverse).

XVI, LA TORRE: El arcano de La Torre, la Atalaya, la Torre de Faros, la torre de fuego, el torreón
herido por el rayo, el castillo o la fortaleza que se derrumba, simboliza la caída y expulsión de Adán
y Eva del Paraíso Terrenal, el hundimiento de la Torre de Babel, la ruina del Templo de Jerusalén,
la caída de la Bastilla, las torres del Temple, etc., es decir, todo lo relacionado con el pecado del
orgullo, de la soberbia, el creerse superior a los demás y querer dominarlos, el egoísmo del poder
y, en consecuencia, el querer compararse a los dioses, quienes, como respuesta, fulminan a los
ilusos y pecadores con sus mortíferos rayos. Esta es la causa de que en el arcano figure (en la
mayoría de los Tarots) un rayo destruyendo la cúspide de una torre, de la que caen dos hombres,
que simbolizan los proyectos y deseos malogrados, las ilusiones que caen al vacío.

Puede considerarse que, a nivel personal, es un naipe que «manifiesta los cambios forzosos de los
pensamientos equivocados», toda vez que ha de interpretarse «como un rayo de luz del
entendimiento, emanado del cielo, del inconsciente, que se abate sobre la Torre, el cuerpo. La
cúspide o cúpula que se desmorona o es derribada por el rayo simboliza los pensamientos que son
desechados, que caen en el vacío, para dejar paso a las nuevas ideas».

Así, en el plano mántico, es una carta que tiene el significado general de alteraciones, cambios y
transformaciones inesperadas, ya sea en el sector de lo material (dinero, negocio, bienes,
propiedades, empleo, cargo), lo físico (salud, enfermedades, accidentes, dolencias crónicas) o lo
sentimental (rompimiento, separación, divorcio, viudez).

No debe sorprender, pues, que indique (según el tipo de pregunta que se haga y la videncia del
tarotista) pérdidas monetarias, negocios que no marchan y que van a la ruina, situación financiera
que se derrumba, cambio de empleo o de negocio, bancarrota, quiebra de empresa, deudas que
no se cobran, grave quebranto económico por mala gestión personal o por sufrir estafa o abuso de
confianza, proyectos quiméricos o fantasiosos que se derrumbarán, esperanzas fallidas de
recuperación, ideas o ambiciones que se malogran, asuntos que se tambalean, negocios o
proyectos poco consolidados que corren peligro de venirse abajo, penuria monetaria, falta de
liquidez en una empresa.
En el plano laboral, presagia despido, pérdida de posición, contrato temporal que no se renueva,
situación de paro, sueldos o beneficios que no se perciben, empleo que no se obtiene.

Asimismo, es un naipe que hace referencia negativa a la vivienda o local que se busca (sea para
alquilar o comprar), tanto como domicilio como para poner un negocio u oficina. Ya sean una
pareja de novios, un comerciante o una familia quienes pregunten si pronto encontrarán el local
que necesitan, si sale La Torre como respuesta (a una sola carta), quiere decir que no, que se
derrumba el proyecto o ilusión. Además, en circunstancias especiales, incluso puede advertir del
peligro de abuso de confianza o estafa al alquilar o comprar una vivienda. Si se trata de arrendar
un local o vivienda hay que estipular muy bien el tipo de arrendamiento y contrato y no confiar en
la palabra de nadie.

En el plano familiar, cuando se inquiere por el futuro de todos, sobre todo a nivel de propiedades
o de vivienda, La Torre señala hay que insistir en los conflictos o problemas inesperados que
afectan al domicilio, al hogar, y que van desde goteras o escapes de agua hasta robos en casa,
pasando por subida inesperada de alquiler o impuestos, cuarteamiento de paredes o reparaciones
urgentes de electrodomésticos. Incluso avisa, en caso de arrendamiento, de no realizar obras en la
vivienda o local sin el permiso escrito y bien estipulado del propietario, de lo contrario se sufrirán
disgustos o problemas legales.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: En conjunto, augura los mismos obstáculos, dificultades,
problemas, accidentes, enfermedades, etc., que cuando sale del derecho, pero menos graves, más
suaves y situaciones más pasajeras o superables. Aunque sigue pronosticando pérdidas
económicas o financieras o de propiedades por imprudencia empresarial, mala gestión personal o
familiar, etcétera.

También señala retrasos en la superación de problemas monetarios o en la obtención de


préstamos bancarios o ayudas de personas influyentes. Si se está buscando un local de negocios o
piso indica que no se encontrará pronto. En lo psíquico, denuncia depresión emocional leve, falta
de equilibrio mental, afección neurológica, neurosis, obsesiones, fobias, claustrofobia,
agotamiento físico y nervioso, confusión sobre el camino a seguir, actitudes antisociales y
antirreligiosas, etcétera. Al igual que cuando está de pie, en personas jóvenes indica huida del
hogar paterno o de un centro de reclusión, pensionado.

En lo más peligroso, advierte del peligro de detención o encarcelamiento por cuestiones


financieras, persecución de la justicia por ideas políticas o religiosas, sanciones o arresto por
indisciplina profesional (si se trata de militares, policías, etcétera).

Por otro lado, augura pérdidas económicas en caso de accidente o enfermedad, por carecer de los
seguros correspondientes o estar los mismos mal redactados.

En caso de construcciones e inmobiliarias, La Torre invertida señala que alguna obra o edificación
no se terminará, que quedará a medio hacer por falta de fondos, peleas entre socios o
matrimonio, etcétera.
En el plano sentimental, puede llegar a expresar alguna obsesión sentimental por una persona,
pérdida de la virginidad, desequilibrio emocional y mental originado por una tragedia, ruptura
amorosa o viudez. También suele expresar impotencia sexual temporal.

XVII, LA ESTRELLA: El arcano de La Estrella, de las estrellas, de los astros, simboliza el cielo
estrellado, el influjo de los astros, la astrología, en nuestras vidas, los puntos luminosos que desde
el firmamento o bóveda celeste guían los pasos del hombre durante la noche y le envían sus
efluvios inspiradores y vivificantes.

Desde un punto de vista esotérico hay que considerar que la gran estrella que se ve en el arcano
es la fuente cósmica de energía que irradia a través de siete estrellas más pequeñas, o sea, las
siete «estrellas o puntos interiores» o chakras del cuerpo (centros magnéticos vitales del ser
humano). Son, asimismo, los siete rayos de la astrología esotérica postulada por Alice A. Bailey y
discípulos.

De todo ello se desprende que se trata de una carta de buena suerte o positiva, de buen augurio,
de esperanza realizadora, de fertilidad, de mejora, etcétera.

Desde el punto de vista mántico o adivinatorio, este naipe representa el sueño y sus revelaciones,
los astros y sus predestinaciones, la inspiración y sus frutos espirituales y creativos, la intuición y
su luz para hallar el camino adecuado. Expresa esperanza de mejoras, posibilidades de obtener lo
que se desea, idealismo, estética, amor por lo bello y armónico, intuición, confianza en el destino,
consolación ante la adversidad del pasado, sensibilidad, refinamiento, ternura, compasión ante los
avatares de los demás, presentimientos, premoniciones inspiración, sexto sentido, luz interna.

En el plano íntimo suele expresar buenos sentimientos, corazón magnánimo, deseos de paz y
concordia. Mírese como se mire es un naipe de esperanza, alegría, buenas noticias, ilusión; nuevas
y mejores perspectivas profesionales, empresariales o familiares; problemas que se solucionan,
iniciativas que darán sus frutos, nuevas oportunidades, placeres, diversiones, reuniones
agradables, actividades sociales, ayudas, realizaciones y logros personales, sapiencia interior,
ilustración, cultura, educación, urbanidad, buen humor, jovialidad, estudios o exámenes que se
aprueban.

En el terreno comercial, financiero y profesional se trata de un arcano que anuncia solución de


problemas, superación de obstáculos, expectativas positivas, entrada moderada de dinero, buen
principio de un comercio o tienda; apertura de conversaciones de colaboración, fusión,
integración, etc., con otras empresas; ocasiones comerciales que rendirán beneficios.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Suele expresar frustraciones sentimentales y


profesionales, ilusiones que no se cumplen, promesas rotas, desesperanza, decepción, desilusión,
desconfianza en los demás, falta de confianza en sí mismo, ceguera espiritual, impiedad,
desequilibrio entre lo espiritual y lo sexual, riesgo de dejarse dominar por lo pasional y erótico,
insensibilidad, incultura, ignorancia, descortesía, impudor, desvergüenza, insolencia, abandono
personal, suciedad, falta de higiene personal, negligencia, indolencia, pasividad, indiscreción,
fatalismo, superstición exagerada por lo astrológico o artes adivinatorias, carencia de sentido del
deber o de responsabilidad, actitudes antisociales relaciones amorosas inconvenientes, fetichismo
sexual, inmadurez sexual, dificultades para ser madre, desengaño sentimental o pérdida del amor
que se sentía por otra persona, trabajos o empresas que no dan beneficios, falta de inspiración
creativa.

XVIII, LA LUNA: El arcano de La Luna, de la noche, de las tinieblas, de la oscuridad, del Sueño, del
Cangrejo, del cielo nocturno, de la diosa lunar

Es un naipe que indica tanto desilusiones, espejismos, proyectos irrealizables (por fantasiosos),
como enemigos secretos u ocultos (sobre todo mujeres) y peligros (especialmente en los viajes y
con el agua). A nivel de perjuicios familiares incluso advierte, en ocasiones, de desperfectos en la
vivienda o pérdidas económicas a causa de un escape de agua, goteras, inundaciones, riadas.

Como es un naipe más conflictivo que positivo, siempre advierte que hay que actuar con suma
cautela y sigilo y que no hay que dejarse arrebatar por los sentidos, por las acciones
temperamentales ni por las decisiones impremeditadas.

De una forma u otra, siempre pronostica desengaños afectivos, frustraciones conyugales y


familiares, enemigos que atacarán la unidad familiar, personas vecinas o colegas que actuarán con
hipocresía y falazmente (traicionando los secretos o confianza que se habían puesto en ellas),
peleas con parientes, conflictos con la madre o con la suegra, estafas por parte de socios o
familiares, inestabilidad económica hogareña (que será muy grave si La Luna sale acompañada de
La Torre).

Es un arcano que indica que hay que aprender a controlar y convivir con los instintos de la mente
inconsciente, por mucho que nos desconcierten a veces. También se refiere a los vicios y pasiones
que mantenemos ocultos a los demás y que nos torturan interiormente. Así, ante determinadas
preguntas, tanto puede hablar de caprichos o fantasías eróticas como de desórdenes emocionales
o morales, de ideas utópicas o quiméricas, de amores ocultos o infidelidades conyugales.

Es, asimismo, un naipe que expresa inconstancia de afectos, estudios y proyectos; confusión
mental y emocional en un momento dado, período o ante un determinado problema; situaciones
personales, familiares o profesionales inciertas o confusas; asuntos que requerirán largas
deliberaciones y negociaciones; impedimentos inesperados, resultados tardíos.

En lo negativo y peligroso advierte del peligro de ser víctima de embustes, estafas, trampas,
falsedades, celadas, abusos de confianza (por parte de íntimos o familiares), viajes o contactos
inoportunos que no saldrán como están pensados, errores, mentiras, difamación, calumnia,
ataques con anónimos, escándalo social o familiar provocado por otros, desfalco, etc.., por lo que,
al mismo tiempo, avisa al consultante para que aprenda a ser cauto, a tener la boca cerrada y no
explicar cuestiones íntimas ni familiares a nadie, y mucho menos en público. Al respecto, es un
naipe que presagia que hay que guardarse de falsas amistades femeninas.
En cierta forma, por consiguiente, La Luna es un arcano de purificación y de expiación personales,
en que el sufrimiento y los desengaños aceleran la madurez de la persona y le hacen abrir los ojos
a la realidad del mundo, dejando atrás sentimientos y procederes demasiado infantiles.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Puede indicar dificultades para ser madre o quedar
embarazada, problemas con la menstruación, que ésta sea dolorosa, riesgo de aborto o
interrupción del embarazo, riesgo de seducción y convertirse en madre soltera, poca
responsabilidad para llevar el hogar y su economía. En el terreno emocional y de la salud puede
anunciar un estado pasajero de alteración nerviosa o mental, depresión emocional crónica o
persistente, brotes histéricos, neurosis obsesiva, alucinaciones, celos patológicos, obesidad,
procesos reumáticos, afecciones en el aparato digestivo, ingesta alimentaria equivocada o
caprichosa, alcoholismo, fantasías neuróticas, masturbación exagerada, lesbianismo y las otras
perversiones indicadas en el plano amoroso.

En el plano personal augura equivocaciones profesionales o comerciales, divorcio, separación,


abandono del hogar paterno, abulia, dejadez, pereza, mitomanía imprudencias monetarias o
financieras que traerán pérdidas a la familia, negocios que no tendrán larga vida, manías o
superstición.

XIX, EL SOL: El arcano de El Sol, de la luz, de la energía, de la vitalidad, de la luminosidad, del día,
del brillo, de la luz universal, de la luz divina, de la luz espiritual, de la razón, de la concordia…
representa la gran divinidad natural que todo lo fertiliza y vivifica, al dador de vida, toda vez que la
luz y el calor procedentes del Sol es lo que hace posible la vida en la Tierra.

Es, por consiguiente, un naipe positivo, de buen augurio, de vaticinio esperanza dar, de presagio
favorable.

Desde la vertiente profesional y creativa, es un arcano que significa logros, éxitos, beneficios,
dinero, oro, reputación, gloria, celebridad, fama, honores, reconocimientos, fortuna,
satisfacciones, premios…

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Tiene especiales significados referidos a la salud: corazón
débil, debilidad, riesgo de afecciones cardiovasculares, problemas con la circulación de la sangre,
necesidad de acudir al cardiólogo o de hacerse un electrocardiograma, piedras o problemas en la
vesícula, falta de vitalidad, depresión emocional, miopía, vista cansada o afecciones en los ojos,
fotofobia, hipertensión, taquicardia…

En el plano de los accidentes advierte del riesgo de insolación, quemaduras epidérmicas,


quemaduras con productos químicos, agua o aceite hirviente, quemaduras por fuego, enfermedad
o lesión por radiación atómica o nuclear.

En lo concerniente al amor y matrimonio hace alusión a todo lo contrario de cuando sale del
derecho; así, nos habla de peleas, enfrentamientos, falta de armonía, infelicidad, ruptura de
compromiso, divorcio, separación, impedimentos familiares o sociales para contraer matrimonio
con la persona amada, etcétera.
Otros significados de esta carta al revés (siempre de acuerdo con el tipo de pregunta, tirada y
videncia del momento) son: fracaso profesional o comercial carencia de fortuna, éxito que se
retrasa mucho o que no llega, adversidad, obstáculos insalvables, megalomanía vanidad, fracaso
personal, ideas y negocios que no dan fruto, ofuscación de ideas, impopularidad, falta de padrinos
o de ayudas externas para alcanzar lo que se ambiciona, egoísmo, narcisismo, pérdida de bienes o
de dinero, robo de joyas o de objetos valiosos, necesidad de gafas correctoras, incapacidad para
ver el camino a seguir, talento literario o artístico que no es aceptado o comprendido por el
público, fama y fortuna que no se alcanzan.

XX, EL JUICIO: El arcano de El Juicio, de la resurrección, del despertar, del ángel de la trompeta, del
ángel Gabriel, del ángel del Juicio Final, pero para ser juzgados por nuestras obras, y que
recibiremos el premio o castigo correspondiente, que en la vida cotidiana tiene el significado de
éxito o fracaso en nuestros asuntos de acuerdo con nuestros aciertos o errores.

Es una carta que habla de transformación y evolución psicológica hacia un nuevo «todo» o
conjunto en que impera el equilibrio entre los tres factores más importantes de la personalidad:
mente, corazón y espíritu. Por consiguiente, señala un renacimiento espiritual por encima de
cualquier otra circunstancia.

El ángel de la trompeta que figura en el arcano es un símbolo de anunciación, de notificación, ya


se trate de un cambio personal o de una transformación social. Ha llegado el momento de abrir los
ojos a un nuevo mundo, a una nueva manera de ser, de sentir y de ver las cosas, de separar lo
verdadero de lo falso, el trigo de la paja, y de tomar resoluciones, prescindiendo o sacrificando lo
caduco, lo que ya ha fenecido. En lo más elevado, el ángel toca la trompeta, llama a la
resurrección, a fin de que los seres humanos salgan de sus tumbas, es decir, que abandonen los
sepulcros de la ignorancia y abran los ojos a otro mundo de mayor sapiencia, a otra realidad más
culta y responsable.

De una forma u otra, pues, es una carta que significa el nacimiento a una nueva vida, que termina
o se acerca al final de un período de espera o de transición, que se aproxima un cambio de
situación personal, social o profesional, que viene una transformación personal en la manera de
actuar o enfocar las cosas de la existencia, que hay una evolución psicológica.

Es un naipe que ante la pregunta por la suerte o el inmediato futuro anuncia un cambio para
mejorar, una reforma comercial o empresarial beneficiosa, una situación personal o familiar más
armoniosa o estable. Si se estaba pasando un bache o una crisis monetaria o profesional, señala
que se volverá a levantar la cabeza, que resucitarán las ilusiones, proyectos y ambiciones. Si los
momentos críticos son de tipo idealista-espiritual o vocacional-creativo, ese renacimiento como se
desprende de todo lo dicho es positivo y clarificador, pero la nueva manera de ver las cosas es más
espiritual que materialista, se renace con ideas más sublimes.

En conjunto se trata de una carta resolutiva que transfigura y renueva lo existente, y en función de
ello, el conflicto, las dudas, el desconcierto o las dificultades desaparecen por lo que a su forma
anterior se refiere. Por supuesto, ese cambio a veces es mucho más suave, armónico y positivo
que el que marca el arcano de La Muerte, que viene a significar «borrón y cuenta nueva» y corta
todo cordón umbilical con el pasado. En cambio, El Juicio siempre mantiene una ligazón, una
memoria, un contacto umbilical con lo pretérito.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: En tal circunstancia suele augurar contrariedades,


retrasos, proyectos que se estancan o permanecen hundidos, negocios que no mejoran, demoras
en contratos o cobros, postergaciones profesionales o políticas, aplazamientos en cobros o en
llegada de beneficios, pensiones que se retrasan, tardanza en la mejora económica.

Otros significados son: falta de prudencia o de ponderación, superstición patológica, miedo


enfermizo a la muerte o a la soledad, apostolado o proselitismo religioso fanático, retraso en la
curación de una dolencia, convalecencia larga, falta de equilibrio psíquico, dolencia crónica o
incurable, juicio erróneo sobre la propia valía y sobre la vida, ofuscamiento espiritual, pérdida de
pleito o juicio, suspenso en examen o prueba, multa o sanción judicial o profesional, divorcio,
ruptura con socio o colaborador, depresión emocional impotencia sexual frigidez, soledad,
embargo de bienes, disgustos familiares, problemas con todo lo concerniente a seguros de vida.

XXI, EL MUNDO: El arcano de El Mundo, del universo, del cosmos, de la fuente de la naturaleza,
del centro del universo, del Anima Mundi (el alma del mundo), recuerda a la diosa griega Gea,
Titea madre universal de todo lo viviente y la fuerza nutricia inextinguible y, según Hesíodo,
personificación del principio cósmico.

Este arcano, el del principio y la fecundidad es el más positivo y beneficioso del Tarot (de ahí que
se llame la «gran fortuna»), ya que contiene la cuaternidad, el número cuatro, en la forma de
cuatro figuras (una en cada esquina del naipe) que son alegorías de lo más importante y esencial
del mundo: un toro (o buey), un león, un águila y un hombre ángel, es decir, los cuatro reyes del
reino animal, ya que el toro es el rey del ganado, el león, el rey de la selva, el águila, el rey de los
aires, y el hombre-ángel, el rey de la creación.

CUANDO SALE EN POSICIÓN INVERTIDA: Acostumbra significar mala suerte, revés, mala racha,
adversidad, infortunio, fatalidad, contrariedades, carencia de ayudas y apoyos, el que todos están
en contra de las ideas o proyectos de uno (sea en la familia, trabajo, comunidad de vecinos),
fracaso, desmoralización, pérdidas monetarias, beneficios o asuntos que se retrasan, éxito o
triunfo a medias, que no se consigue o no se recibe todo lo que se esperaba por los esfuerzos de
uno (puede ser la obtención de popularidad pero que no va acompañada del dinero o fortuna que
se ansiaba), creativo (músico, escritor, pintor) que no tiene mucho éxito de público y crítica,
agotamiento por exceso de trabajo, enfermedad producida por el abuso de los placeres o de la
buena vida, obesidad peligrosa, enemigos que retrasan o dificultan la realización de un proyecto,
amor imposible, etcétera. Asimismo, manifiesta falta de visión sobre la realidad del mundo y de su
problemática, incapacidad para salir adelante con los estudios, trabajo o negocio; conformismo,
abulia, depresión emocional, angustia ante la incapacidad de alcanzar la meta propuesta, falta de
sociabilidad, aislamiento, odio exagerado al prójimo, carencia de sentido social o de relaciones
públicas, espiritualidad mal entendida, agobio ante la maldad del mundo, falta de sentido práctico
y económico.

También podría gustarte