Está en la página 1de 41

Información de 1 DE PEDRO

MÉTODO CRITICO

1) ¿QUIÉN ESCRIBIÓ EL LIBRO? Pedro

2) ¿CUÁNDO FUE ESCRITO? 64 d.C.

3) ¿A QUIEN FUE ESCRITO? Expatriados en Ponto, Galacia, Capodecia, Asia y Bitinia

4) ¿DE DONDE FUE ESCRITO? Roma. (Babilonia)

MÉTODO HISTÓRICO

1) ¿CUÁL ES ÉL TRASFONDO HISTÓRICO DEL LIBRO?

Bajo la persecución de Nerón a los cristianos, empezó en Roma luego por el ejemplo de Nerón se
estimularon los enemigos de los cristianos, y en todos lados los perseguían, la iglesia ya tiene unos
35 años, y estaba pasando en toda la iglesia de la época (5:9). Nerón 54-68, ejecuto a Pablo posible
por esta época, esta epístola nace poco antes del martirio de Pedro mismo. Otra de las epístolas
generales, 1 Pedro fue enviada a los cristianos del Asia Menor. Es principalmente una exhortación
a permanecer firmes en la persecución. El escritor de la epístola fue el apóstol Pedro. Fue escrita
probablemente durante los años 62-69 d.C.

BEI. Había llegado la hora en que el pastor seria herido y las ovejas se dispersarían. Jesús decidió
pasar sus ultimas horas con sus once discípulos y prepararlos para el fuego de la prueba que
habría sobrevenirles. Sin embargo, después de la resurrección y ascensión de Jesús no parecía que
las pruebas fueran tan difíciles. Los fariseos, contrariados por lo sucedido, procuraban acallar a
quienes con sus enseñanzas y milagros estaban trastornando a Jerusalén, pero nada parecía
amenazar de muerte a los discípulos. Todo cambio cuando alguien tiro la primera piedra y murió
lapidado Esteban, el primer mártir cristiano. De esto fue testigo presencial Saulo de Tarso, quien
no solo aprobó la muerte de Esteban sino que acudió al sumo sacerdote y consiguió que le diera
permiso para aprender a “los del Camino”, que andaban divulgando el evangelio.
Providencialmente, esa purga de Saulo no duro mucho tiempo, porque Jesús lo salvo en el camino
a Damasco. Con todo, la persecución de los creyentes en Cristo continuo. El rey Herodes se
convirtió en adversario de los creyentes, y los judíos que habían aceptado a Jesús como el Mesías
fueron dispersados hacia otras provincias romanas.

Sin embargo, no fue sino hasta el reinado de Nerón que la persecución de los cristianos llego mas
allá de las fronteras de Juda. Corría el rumor de que Nerón incendio Roma para poder
reconstruirla a su gusto. Valiéndose de los cristianos como chivo expiatorio a fin de desviar de sí
mismo la atención del pueblo, Nerón los culpo del incendio e inicio la persecución sistemática de
los hijos de Dios. Jesús había preparado a Pedro para las pruebas que tendría que soportar; ahora
Pedro prepararía a otros. Pedro escribió esta primera carta entre los años 63 y 64 d.C., en la
víspera de la persecución de Nerón. Este murió en el 68 d.C., pero no sin que antes Roma
ejecutara a Pedro.

2) ¿SI ES UNA EPÍSTOLA CUANDO FUE FUNDADA LA IGLESIA? Son varias iglesias, unas o casi todas
fundadas por Pablo, y unas cuantos frutos de Pentecostés.

3) ¿DE QUIEN ESTA COMPUESTA LA IGLESIA? Está Compuesta de judíos y gentiles.

4) ¿CUALES SON SUS FUERZAS Y SUS DEBILIDADES? Fuerza: unas iglesias ya maduras y formadas.
Debilidades: afectadas por la persecución.

MÉTODO LITERARIO

1) ¿QUE GENERO D LITERATURA ES EL LIBRO? Literatura Epistolatoria.

MÉTODO PANORÁMICO

1) ¿CUÁL ES LA IDEA PRINCIPAL DEL LIBRO? El ejemplo y él sacrifico de Jesús.

2) ¿CUÁL FUE LA RAZÓN PRINCIPAL POR LA CUAL SE ESCRIBIÓ ESTE LIBRO? Animar y exhortar a
una iglesia perseguida.
PALABRAS CLAVE EN 1 PEDRO (RV1960): prueba (padecer, padecimiento, sufrir, sufrimientos,
afligidos), gracia, gloria, salvación, Jesucristo, Dios, Espíritu Santo, llamar, elegido (escogido),
santo.

TEMAS: Esperanza, sufrimiento, santidad, humildad, sumisión.

RECIPIENTES: Mayormente creyentes gentiles (1:14, 18; 2:9, 10); 4:3, 4) en las cinco provincias del
cuadrante noroeste de Asia Menor (la moderna Turquía), llamados expatriados (extranjeros) - con
un juego de palabras sobre la diáspora judía (exiliados) - en el mundo.

OCASIÓN: Probablemente preocupación por un ataque persecución local que algunos creyentes
nuevos (2:2, 3) estaban experimentando, como resultado directo de su fe en Cristo.

ÉNFASIS: El sufrimiento por causa de la justicia no debe sorprendernos; los creyentes deben
someterse al sufrimiento injusto de la manera que Cristo lo hizo; Cristo sufrió por nosotros para
librarnos del pecado; el pueblo de Dios debe vivir rectamente todo el tiempo, pero especialmente
frente a la hostilidad; nuestra esperanza para el futuro está basada en la certeza de la resurrección
de Cristo.

Estructura de 1 Pedro

Titulo: “A los perseguidos por Cristo”

Versículo Calve: 4:13 “Sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo
para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría”

1:1 Pedro a expatriados


Una Esperanza viva

Doctrina

1:3 Una esperanza viva

1:10 Profetas indagaron

1:13 Vuestro entendimiento

Obediencia en verdad

1:22 Obediencia a la verdad

2:1 Desechando toda malicia

2:4 Acercándonos a Él

2:9 Linaje escogido

2:11 Deseos carnales

Someteos

Práctica

2:13 Someteos a toda institución

2:18 Criados estad sujetos

3:1 Mujeres estad sujetas

3:7 Maridos igualmente

3:8 Un mismo sentir


Dispuestos a todo

3:13 ¿Quién si seguís el bien?

4:1 Cristo padeció por nosotros

4:7 El fin se acerca

4:12 No sorprendáis de pruebas

5:1 Ruego a los ancianos

Apacentad Saludos

5:6 Humillaos bajo Dios

5:12 Silvano

Autor y fecha

El versículo de apertura de la epístola dice que fue escrita por Pedro, quien claramente fue el
líder entre los apóstoles de Cristo. Los escritores del evangelio enfatizan este hecho l colocar su
nombre a la cabeza de cada lista de los apóstoles (Mt 10; Mr 3; Lc 6; Hch 1), e incluyendo más
información acerca de él en los cuatro Evangelios que de cualquier otra persona fuera de Cristo.
Originalmente conocido como Simón (gr.) o Simeón (heb.), Marcos 1:16; Juan 1:40, 41, Pedro era
el hijo de Jonás (Mt 16:17) quien también era conocido como Juan (Jn 1:42), y un miembro de una
familia de pescadores que vivían en Betsaida y más tarde en Capernaum. Andrés, el hermano de
Pedro, lo trajo a Cristo (Jn 1:40-42). Él era casado, y su esposa aparentemente lo acompañaba en
su ministerio (Mr 1:29-31; 1 Co 9:5).

Pedro fue llamado a seguir a Cristo a principios del ministerio de Señor (Mr 1:16, 17), y más
tarde fue establecido al apostolado (Mt 10:2; Mr 3:14-16). Cristo lo renombró Pedro (gr.), o Cefas
(aram.), ambas palabras quieren decir "piedra" o "roca" (Jn 1:42). EL Señor claramente escogió a
Pedro para dar lecciones especiales a lo largo de los Evangelios (Mt 10; 16:13-21; 17:1-9; 24:1-7;
26:31-33; Jn 6:6; 21:3-7, 15-16). Él era el vocero de los doce, expresando sus pensamientos y
preguntas como también los suyos. Sus triunfos y debilidades están narrados en los Evangelios y e
Hechos 1-12.

Después de la resurrección y ascensión, Pedro inició el plan para escoger a un reemplazo para
Judas (Hch 1:15). Después de la venida del Espíritu Santo (Hch 2:1-4), él fue capacitado para
convertirse en el principal predicador del evangelio desde el día de Pentecostés en adelante (Hch
2-12). Él también llevó a cabo milagros notables en los primeros días de la iglesia (Hch 3-9), y abrió
la puerta del evangelio a los samaritanos (Hch 8) y a los gentiles (Hch 10). De acuerdo a la
tradición, Pedro tuvo que ver a su esposa siendo crucificada, pero la alentó con las palabras:
"Recuerda al Señor". Cuando llego el momento que él fuera crucificado, se dice que él rogó y dijo
que no era digno de ser crucificado como su Señor, sino que más bien de ser crucificado de cabeza
(67-68 d.C.), lo cual la tradición dice que lo fue.

Debido a su prominencia única, no había carencia de documentos falsos en la iglesia primitiva


que falsamente decían ser escritos por Pedro. No obstante, el hecho de que el apóstol Pedro es el
autor de 1 Pedro, es cierto. El material en esta carta lleva el reflejo definitivo de sus mensajes en el
libro de los Hechos. La carta enseña, por ejemplo, que Cristo es la Piedra rechazada por el
edificador (2:7. 8; Hch 4:10, 11), y que Cristo no es parcial (1:17; Hch 10:34). Pedro le enseña a sus
lectores a vestirse " de humildad" (5:5), un eco del momento en el que el Señor se ciñó con una
toalla y lavó los pies de los discípulos (Jn 13:3-5). Hy otras afirmaciones en l carta similares a los
dichos de Cristo (4:14; 5:7, 8). Además, el autor dice haber sido testigo de los sufrimientos de
Cristo (5:1; 3:18; 4:1). Por sí estas evidencias internas fueran poco, es digno de notarse que los
primeros cristianos universalmente reconocieron esta carta como la obra de Pedro.

La única duda significativa que surge acerca del hecho de que Pedro es el autor emana del estilo
más bien clásico de griego empleado en la carta. Algunos han argumentado que Pedro, siendo un
pescador "sin letras" (Hch 4:13), no podría haber escrito en griego sofisticado, especialmente a la
luz del estilo menos clásico de griego empleado en la escritura de 2 Pedro. No obstante, este
argumento no está sin una buena respuesta. En primer lugar, el hecho de que Pedro fuera "sin
letras" no quiere decir que era analfabeta, sino que nada más carecía de preparación académica,
rabínico en las Escrituras. Además, aunque el arameo pudo haber sido el idioma primordial de
Pedro, el griego habría sido una segunda lengua hablada ampliamente en Palestina. También es
aparente que por lo menos algunos de los autores del NT, aunque no estaban muy preparados
académicamente, podrían leer el griego del AT de la Septuaginta.

Más allá de estas evidencias de la capacidad de Pedro en griego, Pedro también explicó (5:12)
que él escribió esta carta "por conducto de Silvano", también conocido como Silas. Es probable
que Silvano haya sido el mensajero designado para llevar la carta a sus lectores originales. Pero
más se encuentra implícito por esta afirmación en que Pedro está reconociendo que Silvano sirvió
como su secretario o amanuense. El dictado era común en el mundo romano antiguo (Pablo y
Tercio; Ro 16:22), y los secretarios frecuentemente podían ayudar con la sintaxis y la gramática.
Entonces, Pedro, bajo la superintendencia del Espíritu Santo de Dios, dictó la carta a Silvano,
mientras que Silvano, quien también era un profeta (Hch 15:32), pudo haber ayudado en algo de
la composición del griego más clásico.

Los más probable es que Primera de Pedro fue escrita poco antes o poco después de julio, 64
d.C. cuando la ciudad de Roma ardía, de esta manera una fecha de escritura de 64-65 d.C.
Contexto Histórico de 1 Pedro

Cuando la ciudad de Roma ardía, los romanos creyeron que su emperador, Nerón, había
prendido fuego a la ciudad, probablemente por su increíble deseo perverso por construir. Para
poder construir más, él tenía que destruir lo que ya existía.

Los romanos estaban totalmente devastados. Su cultura, en un sentido, desapareció con la


ciudad. Todos los elementos religiosos de su vida fueron destruidos, sus grandes templos,
reliquias, y aún los ídolos de su casa fueron quemados. Esto tuvo grandes implicaciones religiosas
porque los hacia cree que sus deidades habían sido incapaces de lidiar con esta conflagración y
también fueron víctimas de ella. Las personas estaban si casa y sin esperanza. Muchos habían
muerto, Su resentimiento amargo era severo, y Nerón se dio cuenta de que tenía que redirigir la
hostilidad.

El chivo expiatorio del emperador fueron los cristianos, quienes ya eran odiados porque
estaban asociados con los judíos, y porque eran vistos como personas que eran hostiles a la
cultura romana. Nerón esparció esta idea rápidamente de que los cristianos habían prendido
fuego a la ciudad. Como resultado, una intensa persecución en contra de los cristianos comenzó, y
pronto se esparció a lo largo del Imperio Romano, tocando lugares al N de las montañas Tauro,
tales como Ponto, Galacia, Capodocia, Asia, y Bitinia (1:1), e impactando a los cristianos, a quienes
Pedro llama “peregrinos”. Estos “peregrinos”, quienes probablemente eran gentiles, en su
mayoría (1:14, 18; 2:9, 10; 4:3), posiblemente llevados a Cristo por Pablo y sus asociados, y
establecidos en las enseñanzas de Pablo, necesitaban fortalecimiento espiritual por sus
sufrimientos. De esta manera el apóstol Pedro, bajo la inspiración del Espíritu Santo, escribió esta
epístola para fortalecerlos.

Pedro escribió que él estaba en “Babilonia” cuando escribió la carta (5:13). Tres lugares se
han sugerido para esta “Babilonia”. En primer lugar, una guardia romana en la parte norte de
Egipto se llamaba Babilonia, pero ese lugar era demasiado oscuro, y no hay razones para pensar
que Pedro llegó a estar allí. En segundo lugar, Babilonia antigua en Mesopotamia es una
posibilidad; pero sería muy poco probable que Pedro, Marcos, y Silvano estuvieron en este lugar
que más bien era pequeño y distante al mismo tiempo. En tercer lugar. “Babilonia” es un alias para
Roma; quizás una palabra código para Roma. En tiempos de persecución, los escritores eran más
cuidadosos de lo normal para no poner en peligro a los cristianos al identificarlos. De acuerdo a
algunas tradiciones, Pedro siguió a Santiago y a Pablo y murió como mártir cerca de Roma
alrededor de dos años después de que escribió esta carta, y así podemos ver que él había escrito
esta epístola cerca del fin de su vida, probablemente mientras se estaba quedando en la ciudad
imperial. Él no quiso que la carta fuera encontrada y que la iglesia fuera perseguida, por esa razón
pudo haber escondido su lugar bajo la palabra código, “Babilonia”, la cual aptamente encaja
debido a la idolatría de la ciudad (Ap 17, 18).
Preguntando a los "para" en 1 Pedro

1:2= ¿Santificados para que? : Para obedecer

1:3= ¿Nos hizo nacer de nuevo para que? : Para una esperanza viva.

¿Porque es viva? : Por la resurrección de Jesucristo.

1:4= ¿Para quien? : Para vosotros.

1:5= ¿Fe para que? : Para alcanzar la salvación.

1:5= ¿Para cuando? : Para ser manifestada en el tiempo postrero.

1:6,7= ¿Pruebas para que? : Para someter a prueba vuestra fe.

1:22= ¿Purificando las almas en obediencia a la verdad por el Espíritu para que? : Para el amor
fraternal no fingido.

2:2= ¿La leche espiritual para que? : Para que por ella crezcáis.

2:5= ¿Casa y sacerdocio para que? : Para ofrecer sacrificios a Dios.

2:9= ¿Linaje y sacerdocio santo para que? : Para que anunciéis.

2:12= ¿Manera de vivir para que? : Para que lo que murmuren, glorifiquen a Dios.

2:20,21= ¿Para qué fuimos llamados? : Para sufrir haciendo lo bueno.

2:21= ¿El ejemplo de Cristo para que? : Para que sigáis sus pisadas.

2:24= ¿Llevo nuestros pecados para que? : Para que estando muertos al pecado vivamos a la
justicia

3:1= ¿Mujeres sujetas para que? : Para que los que no crean sean ganados.

3:7= ¿Dando honor a la mujer para que? : Para que vuestras oraciones no tengan tropiezo.

3:9= ¿Fuisteis llamados para que? : Para que hederéis bendición.

3:15= ¿Estad siempre preparados para que? : Para presentar defensa a la fe.

3:16= ¿Buena conciencia para que? : Para que sean avergonzados por la buena conducta.

3:18= ¿Para qué Cristo padeció? : Para llevarnos a Dios.

4:16= ¿Para qué predico a los muertos? : Para que sean juzgados según hombres y vivan según
Dios.
4:11= ¿Ministrar conforma al poder de Dios para que? : Para que en todo sea Dios glorificado.

4:13= ¿Para qué gozarse ahora?: Para gozarse también en la revelación de su gloria.

Retos de Interpretación

Primera de Pedro 3:18-22 permanece como unos de los textos más difíciles del NT de traducir y
después interpretar. Por ejemplo, ¿acaso "Espíritu" en el 3:18 se refiere al Espíritu Santo, o al
Espíritu de Cristo? ¿Predicó Cristo a través de Noé entes del diluvio, o predicó Él mismo después
de la crucifixión (3:19)? ¿Estaba compuesta la audiencia de esta predicación de humanos en el día
de Noé o demonios en el abismo (3:19)? ¿Enseña el 3:20, 21 regeneración bautismal (salvación), o
salvación por fe únicamente en Cristo?

Temas históricos y teológicos

Debido a que los creyentes a quienes se dirige esta carta estaban sufriendo persecución que se
incrementaba más y más (1:6; 2:12, 19-21; 3:9, 13-18; 4:1, 12-16, 19), el propósito de esta carta
era enseñarles como vivir victoriosamente en medio de esa hostilidad: 1) sin perder la esperanza;
2) sin amargarse; 3) mientras confiaban en su Señor; y 4) mientras esperaban su Segunda Venida.
Pedro deseo impresionar en sus lectores que al llevar una vida obediente, victoriosa bajo aflicción,
un cristiano de hecho puede evangelizar a su mundo hostil (1:14; 2:1, 12, 15; 3:1-6, 13-17; 4:2; 5:8,
9).

Los creyentes constantemente están expuestos a un sistema del mundo energizado por Satanás y
sus demonios. Sus esfuerzos consisten en desacreditar a la iglesia y destruir su credibilidad e
integridad. Una manera en la que estos espíritus operan es encontrando a cristianos cuya vida no
es coherente con la Palabra de Dios, y después desfilarlos frente a incrédulos para mostrar lo falso
que la iglesia es. No obstante, los cristianos deben de permanecer firmes en contra del enemigo y
callar a los críticos por el poder de una vida santa.

En esta epístola, Pedro es más bien efusivo al recitar dos categorías de verdad. La primera
categoría es positiva e incluye una larga lista de bendiciones otorgadas a los cristianos. Conforme
habla de la identidad de los cristianos y lo que quiere decir conocer a Cristo, Pedro menciona un
privilegio y bendición, uno tras otro. Tejido en esta lista de privilegios está el catálogo del
sufrimiento. Los cristianos, aunque extremadamente privilegiados, también deben saber que el
mundo los tratará injustamente. Su ciudadanía está en el cielo y son extranjeros en un mundo
hostil, energizado por Satanás. De esta manera la vida cristiana puede ser resumida como un
llamado a la victoria y gloria a través del camino del sufrimiento. Entonces, la pregunta básica que
Pedro responde en esta epístola es: ¿Cómo deben los cristianos lidiar con la enemistad? La
respuesta incluye verdades prácticas y se enfoca en Jesucristo como el modelo de uno que
mantuvo una actitud triunfal en medio de la hostilidad.

Primera Pedro también responde a otras preguntas prácticas acerca de la vida cristiana tales
como:

¿Necesitan los cristianos un sacerdote para interceder ante Dios por ellos? (2:5-9)

¿Cuál debe ser la actitud del cristianos para con el gobierno secular y la desobediencia civil? (2:13-
17)

¿Cuál debe ser la actitud de un empleado cristiano a un jefe hostil (2:18)

¿Cómo debe una dama cristiana conducirse? (3:3, 4)

¿Cómo puede una esposa creyente ganar a su marido incrédulo? (3:1, 2)

Estudiando 1 de Pedro

Lea toda la Primera Espitota de Pedro, y haga lo siguiente:

En los primeros versículos Pedro se refiere a sí mismo y nos dice quiénes son sus destinatarios; en
los últimos versículos de la carta declara su propósito al escribirla. Anote en la hoja Capítulos de 1
Pedro, lo que aprenda acerca del autor y el propósito de la carta.
Preste mucha atención lo que Pedro nos dice acerca de sus destinatarios. ¿En qué situación se
encuentran? ¿Qué les sucede? Anote en la hoja de Observación de 1 Pedro, todo lo que descubra
acerca de ellos.

Lea la carta capitulo por capitulo. Marque de manera distintiva las palabras clave, junto con sus
sinónimos y formas pronominales. Marque también gracia y todos los casos en que se menciona el
diablo. Si de veras quiere entender esta carta, amote en el margen del texto bíblico las verdades
aprendidas de toda palabra clave.

Pedro da muchas órdenes e instrucciones a sus lectores en cuanto a varios asuntos, tal como este
del versículo 1:13: “Ceñid los lomos de vuestro entendimiento.”

Subraye todas las instrucciones y órdenes que Pedro da a lo largo de la carta, y anótelas bajo
“Instrucciones generales” en la hoja de observación de 1 Pedro.

Al evaluar esas órdenes e instrucciones verá que se escribió 1 Pedro no sólo para sus primeros
destinatarios sino también para usted. Reflexione en cómo aplicar esas instrucciones a su propia
vida.

Pedro también instruye a determinados grupos de personas, tales como criados, esposas, esposas,
etc. En la hoja de observación, bajo el titulo correspondiente, elabore una lista de sus
instrucciones a cada grupo.

Basado en lo que ha leído, ¿por qué cree que los creyentes deben cumplir con todo lo ordenado?
En otras palabras, ¿qué suceso futuro nos motiva para vivir de acuerdo con las exhortaciones de
Pedro?

Por último, resuma los temas de los capítulos y anótelos en los capítulos de 1 Pedro.

Aplicación de 1 Pedro

UN LLAMADO A LA APLICACIÓN:
1. ¿Que ha aprendido en cuanto a la manera como debe vivir? ¿Cómo debe responder a los
demás, aun cuando ellos no vivan rectamente ni lo traten bien a usted? ¿Que ejemplo nos ha
dejado Cristo, según 1 Pedro 2:21-25? ¿Esta dispuesto a seguirlo?

2. Al pensar en los sufrimientos de los creyentes contemporáneos de Pedro, ¿cree que deba
sorprenderle a usted si le sucede lo mismo? ¿Que efecto tendría en su vida el sufrimiento?

3. Aun cuando no haya ningún Nerón que lo amenace a usted, ¿anda su adversario el diablo
como león rugiente, buscando a quien devorar? Según 1 Pedro, ¿qué debe hacer usted?

4. Cuándo vuelva nuestro Señor Jesucristo, ¿lo hallara a usted firme en la gracia que le ha
concedido? ¿Que debe usted hacer, o que debe cambiar, a fin de estar listo para verlo cara a cara?

APLICACIÓN FINAL DE 1 PEDRO

1. ¿Cuales son las verdades básicas de 1 Pedro?

2. ¿Cómo se aplican estas verdades a mi vida?

3. ¿En vista de estas verdades, que cambios deberían hacer en mi vida?.

4. ¿Cómo pienso llevar a cabo estos cambios?

5. ¿Cuál será mi oración personal referente a esta verdad, y los cambios que debería efectuar
en mi vida?

APLICACIÓN PRÁCTICA

La seguridad de la vida eterna es dada a todos los cristianos. Una forma de identificarnos con
Cristo, es compartiendo Sus sufrimientos. Para nosotros, eso significaría soportar insultos y
calumnias de parte de aquellos que nos llaman “aleluyas” o “santurrones.” Esto es tan poco,
comparado con lo que Cristo sufrió por nosotros en la cruz. Permanece firme en lo que sabes y
crees que es lo correcto, y regocíjate cuando seas el objetivo del mundo y Satanás para lastimarte.
El Tiempo de 1 Pedro

ca. 27 d.C. Andrés lleva a su hermano Simón Pedro a Jesús.

ca. 29 d.C. Pedro es testigo de la transfiguración.

ca. 30 d.C. Pedro niega a su Señor en la víspera de la crucifixión.

ca. 30 d.C. Pedro, líder de la iglesia después de Pentecostés.

ca. 41 d.C. Pedro, el primero en llevar el evangelio a los gentiles.

ca. 50 d.C. Pedro habla ante el concilio de Jerusalén.

ca. 62 - 64 d.C. Se escribe 1 Pedro.

ca. 64 - 67 d.C. Se escribe 2 Pedro.

ca. 67 d.C. Ejecución de Pedro y Pablo en Roma.

Bosquejo de 1 Pedro

Salutación (1:1-2)

Alabanza a Dios por su gracia y salvación (1:3-3-12)

Exhortación a llevar una vida de santidad

(1:13-5:11)

El requisito para la santidad (1:13-2:3)


La oposición de los creyentes (2:4-12)

Una casa espiritual (2:4-8)

Un pueblo escogido (2:9-10)

Extranjeros y peregrinos (2:11-12)

Sometimiento a la autoridad (2:13-3:7)

Sometimiento a los gobernantes (2:13-17)

Sometimiento a los amos (2:18-20)

El ejemplo de sometimiento de Cristo (2:21-25)

Sometimiento de las esposas a los esposos (3:1-6)

El deber correspondiente de los esposos (3:7)

Deberes de todos (3:8-17)

EL ejemplo de Cristo (3:18-4:6)

Conducta apropiada en vista del fin de todas las cosas (4:7-11)

Conducta de aquellos que sufren por Cristo (4:12-19)

Conducta de los ancianos (5:1-4)

Conducta de los jóvenes (5:5-11)

El propósito de la carta (5:12)

Saludos finales (5:13-14)

Palabras clave en 1 Pedro

1 Pedro Total Referencias

prueba (padecer, padecimiento, sufrir, sufrimientos, afligidos) 7 1:6,7(2),11 - 2:19 - 4:12,16

gracia 8 1:2,10,13 - 3:7 - 4:10 - 5:5,10,12


gloria 10 1:7,21, 24 - 2:20 - 4:11,13 - 5:1,4,10,11

salvación 4 1:5,9,10 - 2:2

Jesucristo 11 1:1,2,3(2),7,13 - 2:5 - 3:21 - 4:11 - 5:10,14

Dios 40 1:2,3,5,21(2),23 - 2:4,5,9,10,12,15,16,17,19,20 - 3:4,5, 15,17,18,20,21,22 -


4:2,6,10,11(3),14,16,17(2),19 - 5:2, 5,6,10,12

Espíritu Santo 5 1:2,11,12,22 - 4:14

llamar 3 1:15 - 2:9 - 5:10

elegido (escogido) 2 1:2 - 2:9

santo 4 1:12,15,16 - 2:5

Líderes Eclesiásticos

Pedro concluye su primera carta con una exhortación a los ancianos a que “apacienten la grey de
Dios” (5:2). A continuación encontrará un resumen de las responsabilidades y calificaciones de los
ancianos y de los diáconos, que son los otros oficiales de la iglesia que se mencionan en el NT.

Guardianes/Obispos/Ancianos

Diáconos

Significado

La palabra griega presbuteros, literalmente significa “anciano”, por lo que comúnmente se traduce
de esa manera.

La palabra griega diakónos literalmente significa “siervo”

Responsabilidades

Pastorear o “apacentar” la Iglesia de Dios; alimentar, liderar, guiar y nutrir (Hch 20:28; 1 P 5:2)

Administrar o gobernar la Iglesia de Dios (1 Ti 5:17; Tit 1:5)

Enseñar y predicar (Ef 4:12, 13; 1 Ti 3:2; 5:17).


Representar a la iglesia (Hch 20:17).

Orar por los enfermos (Sgt 5:14).

Encargarse de las necesidades físicas que se presenten entre los creyentes (Hch 6:1-6).

Liberar a los ancianos de ciertos trabajos para que se dediquen de lleno a su ministerio, a predicar
y a orar (ch 6:1-6).

Calificaciones según

1 Timoteo 3

Irreprensible (v. 2; Tit 1:6)

Marido de una sola mujer (v.2; Tit 1:6).

Decoroso (v.2).

Sobrio (v.2; Tit 1:8)

Prudente (v. 2).

Hospedador (v.2; Tit 1:8)

Apto para enseñar (v.2; Tit 1:9)

No dado al vino (v.3; Tit 1:7)

No pendenciero, sino amable (v.3; Tit 1:7).

No codicioso de ganancias deshonestas (v.3; Tit 1:7).

Apacible (v.3).

No avaro (v.3).

Que gobierne bien su casa (v.4).

Que tenga hijos que s ele sujeten (v.4; Titi 1:6).

Que no sea un neófito (v.6).

Que tenga buen testimonio (v.7).

Irreprensible (v.10).
Marido de una sola mujer (v.12).

No dado al vino (v.8).

No codicioso de ganancias deshonestas (v.8).

Que gobierne bien su casa (v.12).

Honesto, reverente (v.8).

Sin doblez, sin falsedad (v.8).

Que tenga una conciencia pura (v.9).

Que sean aprobados primero (v.10).

Calificaciones según

Tito 1

No soberbio (v.7).

No iracundo (v.7).

Amante de lo bueno (v.8).

Justo (v.8).

Santo (v.8).

Dueño de sí mismo (v.8).

Lectura de 1 Pedro

Datos de Orientación de 1 Pedro


Contenido: carta de aliento para cristianos que están experimentando sufrimiento, instruyéndolos
sobre cómo deben responder en forma cristiana a sus perseguidores, y los alienta a vivir vidas
dignas del llamamiento que han recibido.

Autor: Pedro, escrita por Silas (5:12), acompañante por un tiempo de Pablo.

Fecha: aproximadamente el año 64-65 d.C., desde Roma (5:13, Babilonia era usada tanto por
judíos como por cristianos para referirse a Roma como un lugar de exilio).

Recipientes: mayormente creyentes gentiles (1:14, 18; 2:9, 10; 4:3, 4) en las cinco provincias del
cuadrante noroeste de Asia Menor (la moderna Turquía), llamados expatriados (extranjeros) - con
un juego de palabras sobre la diáspora judía (exiliados) - en el mundo.

Ocasión: probable preocupación por un ataque de persecución local que algunos creyentes nuevos
(2:2, 3) estaban experimentando, como el resultado de su fe en Cristo.

Énfasis: el sufrimiento por causa de la justicia no debe sorprendernos; los creyentes deben
someterse al sufrimiento injusto de la manera que Cristo lo hizo; Cristo sufrió por nosotros para
librarnos del pecado; el pueblo de Dios debe vivir rectamente todo el tiempo, pero especialmente
frente a la hostilidad; nuestra esperanza para el futuro está basada en la certeza de la resurrección
de Cristo.

Panorama de la Primera Epístola de Pedro

La preocupación principal de Pedro es acerca de los verdaderos cristianos que están viviendo en
el contexto de hostilidad y sufrimiento. La carta avanza en una manera elíptica, cubriendo primero
una y luego otra de estas preocupaciones, volviendo a ellas una y otra vez a los largo de la carta. Al
mismo tiempo, estas preocupaciones están ubicadas dentro del contexto del sufrimiento y
resurrección de Cristo. Su sufrimiento se ofrece como un patrón para los creyentes y también
como base para la salvación, y su resurrección da esperanza en medio del sufrimiento presente.

La acción de gracias inicial (1:3-12) establece los temas: salvación, esperanza para el futuro,
sufrimiento, fe genuina (vivir fielmente). El resto de la carta se divide en tres partes (1:13-2:10 /
2:11-4:11 / 4:12-5:11), señaladas por el tratamiento de "amados" en 2:11 y 4:12 (y la doxología en
4:11). La primera parte es un llamamiento a vivir santamente, con énfasis en su vida juntos como
pueblo de Dios. Usando toda clase de imágenes del Antiguo Testamento, Pedro les vuelve a
asegurar que ellos son el pueblo de Dios por elección, cuyas vidas deben dar evidencia de que son
hijos, y por eso ofrecen alabanzas.
La segunda parte se enfoca principalmente en que son el pueblo de Dios para bien del mundo
pagano (2:12) que son los responsables de su sufrimiento. Pedro empieza (2:11-3:7) alentándoles
a su sumisión, en semejanza a la de Cristo, en ambientes institucionales (gobierno pagano, 2:13-
17; amos paganos, 2:18-25; esposos paganos, 3:16) en los que los creyentes puedan esperar el
sufrimiento. Entonces generaliza esta apelación para todos los creyentes (3:8-4:6),
específicamente cuando enfrentan el sufrimiento por hacer el bien. De nuevo, la muerte y
resurrección de Cristo sirve como base para la santidad y la esperanza. Concluye hablando una vez
más a su vida como pueblo de Dios (4:7-11).

En la tercera parte pone a su sufrimiento en un contexto teológico, mientras alienta a los


ancianos a dirigir a los otros en respuestas cristiana apropiadas ante el sufrimiento no merecido,
así como también en sus relaciones unos con otros.

Recomendaciones Específicas para la Lectura de la Primera Epístola de Pedro

El vocabulario especial de esta Epístola dice mucho de la historia y debe ser observado con
atención conforme se avanza en la lectura. Estas palabras son especialmente importantes:
sufrimiento (11 veces), anastrofe ("manera de vida , conducta", 6 veces: 11:15, 18; 2:12; 3:1, 2,
16), Dios (39 veces), Cristo (22 veces), Espíritu/espiritual (8 veces), voluntad de Dios (4 veces),
elección/llamamiento (10 veces), salvar/salvación (6 veces) y esperanza (5 veces), junto con un
número de otras palabras que apuntan al futuro (herencia, gloria, etc), más un gran vocabulario
que les recuerda que ellos son el pueblo de Dios que viven como "expatriados", "extranjeros" o los
que están en el exilio en el mundo presente.

Lo que impulsa la carta de principio a fin es el sufrimiento de ellos. La preocupación de Pedro es


que entiendan su sufrimiento en el contexto general de los propósitos salvadores de Dios. De aquí,
el fuerte énfasis en la obra del Dios trino. Dios, el autor de la salvación los ha escogido y llamado
para que sean su pueblo en el mundo. El sufrimiento puede ser entendido por tanto como algo
acorde con loas más altos propósitos de Dios (su voluntad), sin embargo, la muerte y la
resurrección de Cristo han hecho que la salvación final de ellos sea absolutamente segura para que
así vivan en esperanza. Observe que Pedro, significativamente, siempre se refiere a la obra
redentora de Cristo en términos de su sufrimiento (preferentemente a "morir") por nosotros, lo
que al mismo tiempo sirve como ejemplo que debe ser seguido (2:21-24; 3:15-18), todo lo cual es
hecho posible por el Espíritu (1:2; 2:5; 4:14). Todo esto es dicho una y otra vez, con el interés obvio
de alentarlos y animarlos.
Al mismo tiempo, Pedro está grandemente preocupado por la manera en que ellos viven, tanto
por su conducta juntos como pueblo, como por la manera en que responden al sufrimiento
Primero, les recuerda repetidamente que ellos son un pueblo peregrino - extranjeros y
expatriados aquí, cuya herencia está en el cuelo - y que deben vivir la vida del cielo durante su
morada temporal en la tierra. Segundo, al vivir de esta manera ellos servirán como pueblo
sacerdotal en favor de los paganos que son hostiles a ellos de modo que sean "ganados" (3:1). De
esta manera, sus lectores deben cumplir su llamamiento donde Israel fracasó: ser una bendición
para las naciones. Al final, no hay ninguna cosa en esta carta que no tenga estos finales en mente.
Esté alerta a estos asuntos conforme avanza en la lectura.

El lector también necesita tener en mente lo que era un amo en el primer siglo para poder
apreciar lo que se exhorta en 2:18-3:7. En maneras que son difícilmente comprensibles a las
culturas occidentales, en la familia grecorromana del primer siglo, el hombre cabeza de la casa era
el absoluto "amo y señor". En la mayoría de tales familias, si a él le interesaban las cosas religiosas
de alguna manera (y la religión era parte de su estilo de vida, fuera que la tomaran en serio o no),
entonces era costumbre que toda la casa (la esposa, los hijos, los siervos) adoptara la religión del
jefe de familia. Pedro está hablando en este contexto, donde algunos siervos y esposas se habían
salido de la costumbre en este asunto volviéndose seguidores de Cristo; por lo que, cuando él
habla del esposo en una manera secundaria en 3:7 asume que el esposo y la familia han seguido a
Cristo.

Un Recorrido por la Primera Epístola de Pedro

1:1, 2 Saludos

Este saludo es teológicamente compacto. Esté alerta a los énfasis de Pedro: su elección, el ser
"expatriados" y la obra salvadora de Dios trino.

1:3-12 Una berakah (bendición de Dios)


De acuerdo con la imaginación judía y el énfasis a todo lo largo, Pedro empieza con una berekah
("bendición de Dios"; Ef 1:3), primero con un énfasis en su futuro seguro (3-5) antes de volverse al
sufrimiento de ellos (6), que tiene un valor refinador (7), señalando de nuevo al futuro, esta vez
con el enfoque en Cristo (8, 9 ). Esta salvación del fin del tiempo traída mediante Cristo fue
profetizada por los profetas, pero no estaba disponible para ellos, ni para los ángeles (10-12).
Después de leer esta sección completa e identificar estas características , el lector tal vez querrá
regresar y leer de nuevo para captar su esplendor.

1:13-2:10 El llamamiento a una vida santa como pueblo de Dios

Con énfasis en el llamado de Dios, en el carácter (1:15-17) y en la obra redentora de Cristo (18-
21), Pedro empieza por recordarles que el llamado de Dios era un estilo de vida santo,
especialmente en sus relaciones comunitarias (1:22-2:3). El objetivo de Dios es un "casa espiritual"
(templo), donde un pueblo santo ofrece "sacrificios espirituales" (2:4-8). Observe cómo concluye
(9,10): mediante el uso de lenguaje de Éxodo 19:5, 6 y Oseas 1:9 y 2:23, vuelve a asegurar a estos
creyentes gentiles que ellos son la continuación del nuevo pacto del pueblo de Dios.

2:11-3:7 El llamado particularizado en varios ambientes no cristianos

Después de una exhortación inicial a "tener una conducta ejemplar entre los gentiles" (2:1, 12),
él los exhorta a someterse "por causa del Señor": primero a las autoridades gobernantes (13-17), y
segundo, los siervos cristianos (la palabra griega es muy específica) a sus amos paganos (2:18-25),
especialmente cuando son tratados injustamente. Aquí él apela al sufrimiento y a la obra
redentora de Cristo con toda clase de evocaciones de Isaías 53:3-6 (tal vez el lector querrá una
pausa y leer el pasaje de Isaías, y luego buscar los ecos en 1 Pedro).
Finalmente, apela a las esposas cristianas de esposos paganos (3:1-6) - estas esposas tienen muy
poco que decir en un familia tal, pero su modo de vida debe reflejar a Cristo - , y concluye (7) con
una breve palabra a los esposos cristianos acerca de su relación con sus esposas.

3:8-4:11 El llamado generalizado frente a la hospitalidad

Inmediatamente Pedro generaliza, empezando de nuevo con relaciones comunitarias (3:8-12),


antes de enfocarse en la manera de responder ante el sufrimiento no merecido (13-17), apelando
al sufrimiento de Cristo, su proclamación (de triunfo) a "los espíritus encarcelados"
(probablemente ángeles caídos) y su resurrección (18-22)

Observe que, no como en 2:18-25, el sufrimiento de Cristo de nuevo sirve como patrón, esta vez
para dejar atrás el pecado (4:1-6). La exhortación final (7-11) una vez más tiene que ver con la vida
como pueblo de Dios, puesto esto en el contexto de "el fin", con la alabanza de Dios mediante
Jesucristo como objetivo.

4:12-5:1 Conclusión: sufrimiento, esperanza y conducta cristiana.

Hablando del asunto del sufrimiento por última vez, ahora Pedro (4:12-19) lo pone en
perspectiva teológica (la soberanía de Dios y su regocijo por el privilegio de ser participantes en los
sufrimientos de Cristo y por consiguiente llevando su nombre). Con una variedad de ecos de 2:24,
25 (respecto a Cristo) y apelando a su propio papel, en 5:1-4 Pedro insta a los ancianos a dirigir al
pueblo por su ejemplo en esos asuntos (un muy importante ""por tanto" que no se tradujo en 5:1
en RVA) antes de apelar por última vez a su vida comunitaria (5) y a su sufrimiento mientras
esperan la "eterna gloria de Cristo Jesús" (6-11)

5:12-14 Saludos finales


La carta concluye con una nota muy breve acerca de su propósito, palabras concisas de saludos
y un deseo final de paz.

Libro: "Como leer la Biblia libro por libro" por Gordon D. Fee y Douglas Stuart

Comentario

1 PEDRO

Una Iglesia Perseguida

Pedro

De su vida posterior de estar con Jesús no tenemos más noticias que sus dos Epístolas. De las
palabras de Jesús en Juan 21:18 juzgamos que debe de haber muerto como mártir. Como principal
entre los Doce, parece probable que haya visitado todos los centros principales de la Iglesia en el
mundo romano.

La tradición romana de que Pedro fundara la iglesia en Roma y que fuera durante 25 años su
obispo, no tiene fundamento histórico alguno. Es una ficción inventada siglos después, cuando los
obispos romanos se volvían codiciosos de enseñorearse del cristianismo. Pedro no era papá.
Algunos historiadores de la Iglesia creen que no hay evidencia suficiente para poder afirmarse que
Pedro haya estado en Roma nunca. Sin embargo, la mayoría de ellos convienen en que
probablemente haya llagado allá cerca del último año de su vida, ya sea llevado por orden de
Nerón o por su propio deseo de afirmar a los cristianos bajo los terribles golpes de la persecución
neroniana, y que allí haya padecido el martirio.

Según la tradición de "Quo Vadis", Pedro, abrumado por la solicitud de sus amigos de que él se
salvara, huía de Roma. De noche, e la Vía Apia, vio en visión a Jesús, a quien preguntó, "Señor. ¿a
dónde vas?" Jesús le contestó, "Voy a Roma, para ser crucificado otra vez." Avergonzado y
humillado, Pedro volvió a la ciudad, y crucificado cabeza abajo, como indigno de ser crucificado en
la misma forma que su Señor. Es solamente un tradición, y no sabemos cuánto pueda tener de
hechos históricos.
También afirma la tradición que la esposa de Pedro, llamada Concordia o Perpetua, padeció
igualmente el martirio, mientras Pedro la animaba diciéndole, "Recuerda, querida, a nuestro
Señor."

Los Destinatarios

Las iglesias de las cinco provincias de Asia Menor: Ponto, Galacia, Capadocia; Asia y Bitinia
(Hechos 13), las cuales habían sido fundadas por Pablo. Aun cuando no se dice, suponemos que
Pedro haya visitado estas iglesias en alguna época. A algunas de ellas Pablo había escrito, poco
antes, las epístolas de Gálatas, Efesios y Colosenses. 1 Pedro tiene algunos parecidos notables con
Efesios. Más tarde, Juan dirigió a algunas de estas mismas iglesias el libro de Apocalipsis.

"Los extranjeros esparcidos" (1:1) parece indicar a judíos cristianos dispersos. Pero el 2:10
demuestra que cuando menos la mayor parte eran gentiles. La expresión, tomada del cautiverio
antiguotestamentario de los judíos, dispersos en tierra extraña, se aplica aquí a los cristianos,
como peregrinos en la tierra, lejos del hogar, padeciendo, viajando hacia la anhelada patria
celestial (2:11). La epístola respira la fragancia del cielo.

Donde se Escribió

"Babilonia" (5:13). Algunos creen que sea la Babilonia literal del Eufrates. Otros creen que
signifique Roma, llamada Babilonia en sentido figurado. En Apoc. 17, se le llama Babilonia a Roma.
En aquellos tiempos, de persecución los cristianos, por motivos de prudencia, debían cuidar de
cómo hablaban de la potencia reinante, a la cual deban un nombre que entenderían ellos mismos
entre sí, pero no los de afuera. Quizás el uso de "ella" (la iglesia) en la misma frase, indique el
sentido figurado de "Babilonia." Marcos estaba presente con Pedro (5:13), y de 2 Tim 4:11
deducimos que Marcos debe de haber estado en Roma más o menos al tiempo de escribirse esta
Epístola.

Motivo de la Carta

La persecución neroniana de los cristianos fue muy severa en Roma y sus alrededores, pero no
fue general en todo el Imperio. Sin embargo, el ejemplo del Emperador estimuló a los enemigos de
los cristianos en todas partes, a que se aprovecharan del menor pretexto para perseguirles. Era
una época de prueba. La Iglesia ya tenía unos 35 años. Había padecido la persecución en
diferentes lugares. Pero ahora la Roma imperial, que hasta ahora había permanecido indiferente, y
aun en algunos casos amistosa, había acusado a la Iglesia de un crimen terrible y se dedicaba a
castigarla. La Iglesia pasaba por su primera prueba mundial (5:9). Parecía que hubiera llagado el
fin. Era literalmente una "prueba de fuego" (4:12); cada noche se quemaba a los cristianos en los
jardines de Nerón. Parecía realmente que el diablo, como "león rugiente" (5:8), estuviera a punto
de devorar a la Iglesia.

Se cree que posiblemente Pedro haya escrito esta carta inmediatamente después del martirio
de Pablo, y la haya enviado con Silas (5:12) quien había sido ayudante de aquél, a estas iglesias
que Pablo había fundado, para animarles a que se mantuvieran firmes bajo el padecimiento,
dándoles Silas personalmente la noticia de martirio de Pablo a las iglesias de éste. Así pues, la
Epístola nace en una atmósfera de padecimientos, poco antes del martirio de Pedro mismo, y
exhorta a los cristianos a que no hallen cosa extraña el que tenga que sufrir, acordándoles que
Cristo mismo hizo Su obra mediante el sufrimiento.

Capítulo 1. LA HERENCIA INCORRUPTIBLE DEL CRISTIANO

Las Pruebas (6-11) y la gloria eterna. Las pruebas son más preciosas que el oro (7), por cuanto
necesitamos de ellas para limpiarnos de la escoria mundana y porque significan mayor gozo al
final. Una y otra vez corren parejas al sufrimiento y la gloria: Pruebas y gloria (7); las aflicciones de
Cristo y luego la gloria (11); los participantes de las aflicciones de Cristo gozarán en la revelación
de Su gloria (4:13); Pedro, testigo de los padecimientos de Cristo, será partícipe de Su gloria (5:1);
luego de padecer un poco de tiempo, la gloria eterna (5:10). Esto era el consuelo de Pablo (2 Cor
4:17); la aflicción, y luego la eterna gloria.

Capítulos 2, 3. EL PEREGRINAJE TERRENAL DEL CRISTIANO

Un pueblo elegido (2:9-11), en un mundo hostil, llamado fuera de él para ser portador de la luz
celestial. En todas tus relaciones terrenales, nunca olvides quien eres.
Actitud hacia el Gobierno Civil (2:13-17). Hasta donde es posible, sé buen ciudadano o súbdito
terrenal bajo el cual vives, para promover así el buen nombre de tu religión, aun cuando encabece
el gobierno Nerón.

Los Esclavos Cristiano (18-25). En la iglesia del primer siglo había muchos esclavos. Se les
exhorta a que sean fieles, leales y sumisos aun a los amos más brutales, a causa de su profesión de
fe en Cristo. Véase además bajo: Ef 6:5-9; Col 3:22-25; Tito 2:9-14.

Las Esposas Cristianas (3:1-6). "Llamándole señor" indudablemente no debe tomarse en el


sentido de una esclavitud abyecta a u esposo, sino la devoción abnegada que conquiste su
admiración y afecto,y si es incrédulo, mediante el tacto y el amor le gane para Cristo. Véase
además Ef 5:22-33; Col 3:18; Tito 2:3-5. No nos parece que los versículos 3-4 prohíban el deseo de
la mujer de hacer atractiva su persona, sino que amonestan contra el adorno excesivo, y
recuerdan que ningún atavío exterior puede ser sustituto del ornato de una atractiva personalidad
cristiana.

Los Esposos Cristianos (7). Es de hombría tratar con consideración al sexo más débil. El plan de
Dios es que el amor matrimonial sea mutuo, considerando cada uno al otro. Si alguno de los dos
tiene mal carácter o lengua, hace tanto más difícil que sea considerado el otro. "Para que vuestras
oraciones no sean impedidas" (7); nada extingue más fácilmente la llama de la oración, como
razonamientos en el matrimonio.

Cristo Predicó a los Espíritus Encarcelados (18-22) Este pasaje parece decir que Jesús, en el
intervalo entre Su muerte y Su resurrección, fue en persona y predicó a los espíritus
desobedientes de los días de Noé. Algunos lo toman en el sentido de que el espíritu de Cristo,
antes de Su encarnación, estaba en Noé quien predicaba a los antediluvianos. Otros creen que los
"espíritus" no eran de hombres sino de ángeles malos, y que la predicación no era un mensaje de
salvación sino la proclamación ante ellos de la victoria de la Cruz; y que los "los muertos" (4:6) no
eran los antediluvianos sino amigos difuntos de los destinatarios de la Epístola,quienes habían
oído el Evangelio estando aún vivos. Moffatt y Goodspeeed, en sus traducciones, suponen un error
en el texto griego, e interpretan que fue Enoc, u no Jesús, quien así predicó; traducción que no
solamente se permite libertades indebidas en el texto, sino que hace estragos en el contexto.

Capítulos 4, 5. LA PRUEBA DE FUEGO


Estad Preparados para Padecer (4:1-6) Era una época de persecución. La exhortación especial de
la epístola era para aquellos cristianos, para que estuvieran preparados para soportarla. Pero hay
aquí consuelo para los cristianos que viven en tiempos normales, pues pocas personas atraviesan
esta vida sin sufrimientos de una o de otra clase; padecimientos físicos, mentales o de corazón.
Uno de los aspectos extraños de la Providencia es que muchos tienen que sufrir precisamente de
la manera en que menos lo quisieran, o tienen que pasar la vida siéndoles negado precisamente
aquello que más quisieran que no se les niegue. Estos bien pueden consolarse con la seguridad de
que cuando Dios más presiona sobre alguno, es porque El espera que el diamante salga pulido con
especial brillo y hermosura. Cuanto mayor sea el padecimiento en este mundo de la carne, tanto
mayor será la gloria en el mundo eterno.

El Amor Fraternal (7-11). Cubre multitud de pecados (8). Las exhortaciones de Pedro al amor
tierno y ferviente con verdaderas joyas (1:22; 3:8, 13). Hermanos en la común gloriosa esperanza,
sed verdaderos hermanos unos de los otros en el sufrimiento.

La Prueba de Fuego (12-19). La persecución bajo Nerón era obra directa del diablo (5:8). Sin
embargo, en la misteriosa providencia de Dios, resultaría en el bien de la Iglesia, una prueba más
preciosa que la del oro (1:7). Desde entonces ha habido muchas persecuciones, muchas de ellas
más brutales y más extensas que la de Nerón, en las cuales innumerables millones de cristianos
han soportado toda suerte imaginable de torturas. Cuando pensamos en ello, debiéramos
avergonzarnos los que no la hemos experimentado, de nuestra displicencia a causa de nuestras
propias y pequeñas dificultades.

La Humildad de Pedro (5:1-7). Muy diferente de aquellos dignatarios eclesiásticos que se hacen
llamar "sucesores de San Pedro" y han sido todo lo contrario de lo que Pedro decía. La gran
ambición sempiterna de ellos ha sido la de "enseñorearse" sobre el rebaño de Dios.

Silvano (12), llamado también Silas, portador de la epístola. Posiblemente haya ayudado a
escribirla tal como hizo en algunas de las de Pablo (1Tes 1:1; 2 Tes 1:1)

Marcos (13) estaba presente con Pedro. Se cree que haya escrito su Evangelio bajo la dirección
de Pedro. Había estado en Roma durante el primer encarcelamiento de Pablo (Col 4:10), y muy
probablemente en el segundo también (2Tim 4:11)
Diccionario

PEDRO, EPÍSTOLAS DE Dos de las siete epístolas llamadas “universales” o “católicas” porque están
dirigidas a un grupo amplio de personas. ( •Epístolas universales (o católicas).

Autor y fecha. Ambas cartas se atribuyen al apóstol Pedro. Sin embargo, se han levantado
discusiones al respecto. En cuanto a la primera de las epístolas, muchos consideran que el griego
que utiliza es demasiado fino, quizás el mejor de todo el NT, lo cual apuntan como posible prueba
de que no pudo haber sido Pedro el autor. Si bien es cierto que el apóstol era un pescador galileo
sin mucha educación, los críticos dejan de lado el hecho de que era costumbre utilizar
amanuenses para este tipo de misivas. Por lo tanto, es posible que este fuera el caso. Los que así
piensan, señalan a las palabras de 1 P. 5:12 (“Por conducto de Silvano, a quien tengo por hermano
fiel, os he escrito brevemente...”). Este Silvano es •Silas, que era ciudadano romano (Hch. 16:19–
40) y hombre prominente en el evangelio, compañero de Pablo, que bien pudo haber servido de
amanuense, debiéndose a él la refinación en el lenguaje. También se señala que en ningún
momento Pedro hace en la primera epístola alusiones a la vida del Señor Jesús, lo cual resulta
extraño a los críticos. Pero éstos pasan de lado la abundante correspondencia entre muchos de los
pasajes que Pedro enseña en 1 Pedro y otros que figuran en los discursos del Señor Jesús.

En cuanto a la segunda carta, el griego es de diferente estilo, lo cual puede atribuirse, de nuevo, al
uso de un amanuense. Esa fue la opinión de Jerónimo. Algunos críticos alegan que se trata de una
obra pseudoepigráfica, esto es, que alguien escribió la carta y la atribuyó a Pedro, como era
costumbre hacer con personajes famosos a fin de darle autoridad a un escrito. Al observar las
diversas alusiones que se hacen en la epístola a escenas de la vida de Pedro con el Señor Jesús, se
alega que se trata de un truco del autor para dar la apariencia de que es Pedro quien escribe. Esto,
evidentemente, tuerce demasiado las cosas. Esta carta fue utilizada por autores cristianos del siglo
II, aunque no siempre decían citarla. Clemente de Alejandría, que nació en el año 150 d.C. llegó
incluso a escribir un comentario sobre ella. Eusebio, escribiendo alrededor del año 354 d.C.
reconoce que algunos dudaban de su canonicidad, pero que la mayoría de las iglesias la
aceptaban. Sin embargo, no deben menospreciarse las observaciones que se hacen al estilo
exageradamente artificioso, casi barroco, del griego que usa 2 Pedro y por lo helenizado que
parece su contenido.

Se estima que Pedro murió en Roma durante la persecución de Nerón, en el año 64 d.C. De
manera que estas cartas debieron ser escritas pocos años antes de esa fecha, precisamente desde
Roma, que es mencionada como “Babilonia” en 1 P. 5:13.

Propósito. La primera carta tiene por propósito animar a los creyentes de las regiones del “Ponto,
Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia” para que supieran enfrentar las dificultades que acarrea la
profesión de cristiano. Las circunstancias no están relacionadas con una persecución oficial del
estado, sino por la oposición general que encontraban entre no creyentes, que ocasionaba
sufrimientos.

La segunda carta parece estar dirigida a combatir las enseñanzas de un gnosticismo primitivo que
se había infiltrado en las iglesias, al igual que lo hacía Pablo con otras epístolas, especialmente
•Colosenses. Algo curioso en cuanto a esta epístola es la relación que tiene con la de Judas. De los
veinticinco versículos que componen •Judas, por lo menos quince aparecen también en 2 Pedro.
Es evidente que ambos dependieron de una misma fuente, pero no se sabe si uno de los dos
autores copió al otro. Como estas citas comunes se refieren a historias que aparecen en la
literatura apócrifa intertestamentaria, los críticos de la autoría de Pedro la utilizan para subrayar
sus puntos de vista.

Desarrollo. Primera de Pedro. El apóstol comienza evocando la elección de los creyentes,


renacidos “para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo” y “guardados por el poder
de Dios”. Aclara que en ese momento, sin embargo, tenían que ser “afligidos en diversas pruebas”.
Dice que la salvación que disfrutan es algo que los profetas inquirieron y los ángeles “anhelan
mirar”, por lo cual deben ceñir sus lomos y vivir santamente, sabiendo que habían sido rescatados
“con la sangre preciosa de Cristo” y que habían renacido “por la palabra de Dios que vive y
permanece para siempre” (1 P. 1:1–25).

Los creyentes son “piedras vivas ... casa espiritual y sacerdocio santo”, agrupados alrededor de la
piedra angular, que es Cristo. Pedro ruega a los hermanos que se comporten como “extranjeros y
peregrinos”, absteniéndose “de los deseos carnales que batallan contra el alma” Les exhorta a
obedecer a las autoridades. Los siervos son llamados a la obediencia, poniéndoseles el ejemplo de
Cristo, “quien cuando le maldecían, no respondía con maldición”. El Señor Jesús es el “Pastor y
Obispo de vuestras almas” (1 P. 2:1–25).

Las mujeres también deben obedecer a sus maridos. Pone como ejemplo a Sara y a “aquellas
santas mujeres” del AT. Todos deben tener la misma actitud, “no devolviendo mal por mal, ni
maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo”. Si acaso hay que sufrir “por causa de
la justicia”, eso es una bienaventuranza. No hay que temer, sino tener “buena conciencia”. Es
mejor padecer “haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere”, imitando así a Cristo, quien
padeció “por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios”. Cristo incluso “predicó a
los espíritus encarcelados” ( •Descenso al infierno). Les recuerda su bautismo, que es “como la
aspiración de una buena conciencia hacia Dios” (1 P. 3:1–22).

Los sufrimientos de Cristo son ejemplo para los que le siguen, los cuales no quieren vivir
“conforme a las concupiscencias de los hombres”. Los gentiles se asombran de esto, pero el fin se
acerca. Hay que velar y, sobre todo, tener “ferviente amor”. Cada uno debe usar su don “como
buenos administradores de la multiforme gracia de Dios”. No deben sorprenderse “del fuego de
prueba que” les había sobrevenido, sino gozarse de ser “participantes de los padecimientos de
Cristo”. Repite que si son “vituperados por el nombre de Cristo”, son bienaventurados. Lo que
tienen que evitar es padecer “como homicida, o ladrón, o malhechor”. Los que padecen “por la
voluntad de Dios” deben encomendar sus almas al Creador y hacer el bien (1 P. 4:1–19).
Pedro se dirige a los ancianos y les amonesta a apacentar “la grey de Dios”, de manera voluntaria
“no por fuerza ... no por ganancia deshonesta ... no como teniendo señorío”. El Señor Jesús, “el
Príncipe de los pastores”, les recompensará en su venida. Los jóvenes deben ser obedientes y
humildes. Anima a todos a la sobriedad y a velar, sabiendo que “el diablo, como león rugiente”,
busca devorarles. “Mas el Dios de toda gracia” les confirmará. Termina señalando que les escribe
“por conducto de Silvano” y que “la iglesia que está en Babilonia”, así como Marcos, les saludan (1
P. 5:1–14).

Segunda de Pedro. El apóstol comienza hablando del “conocimiento de Dios y de nuestro Señor”.
Luego expone, in crescendo, que los creyentes deben añadir “a la fe ... virtud; a la virtud,
conocimiento; al conocimiento, dominio propio...” Dice que si esas cosas están en abundancia en
ellos no serían“sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo”. Pedro se
preocupará, por tanto, de que ellos tengan siempre “memoria de estas cosas”.Por eso les escribía,
aclarando que no les había predicado “con fábulas artificiosas”, sino comunicando su experiencia
personal con Cristo. Les habla de la“palabra profética más segura”. Ninguna parte de la Escritura
“es de interpretación privada”, sino inspirada por el Espíritu Santo (2 P. 1:21).

Sin embargo, “hubo también falsos profetas entre el pueblo”. Pedro dice que entre los hermanos
los habrá también. Son personas que “por avaricia harán mercancía” de los creyentes. Estos serán
condenados, como Dios condenó “a los ángeles que pecaron”, y a Sodoma y Gomorra. Pero como
salvó a Lot, así “sabe el Señor librar ... a los piadosos”. Luego el apóstol expone sobre el respeto
que se debe guardar a las “potestades superiores” de los cuales hablaban mucho los falsos
maestros, que son imitadores de •Balaam. Considera que estos últimos se comportan como un
“perro que vuelve a su vómito” o una “puerca lavada” que retorna a revolcarse en el cieno... (2 P.
2:1–22).

Pedro dice que esta es su segunda carta. Que en ambas les recuerda las palabras de los profetas y
el mandamiento del Señor, pero recordando que “en los postreros días vendrán burladores”,
diciendo que el Señor Jesús retardaba mucho su promesa de regresar. Esa gente olvidaba
voluntariamente muchas cosas, entre ellas, que “para con el Señor un día es como mil años, y mil
años como un día”. Lo que sucede es que el Señor “es paciente” y no quiere que ninguno se
pierda. Pero el día del Señor vendrá. Los creyentes lo que deben hacer es esperar y apresurarse
para ese día, porque esperamos “cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia”.
Deben entender que “la paciencia de nuestro Dios es para salvación”, tal como les había escrito
Pablo. De manera que, “sabiéndolo de antemano”, los creyentes debían guardarse del “error de
los inicuos” y, más bien, crecer “en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador
Jesucristo”.

Lockward, A. (2003). Nuevo diccionario de la Biblia. (809). Miami: Editorial Unilit.


Palabras Clave de 1P

Prueba (padecer, padecimiento, sufrir, sufrimiento, afligidos) / gracia / gloria / salvación /


Jesucristo / Dios / Espíritu Santo / llamar / elegido (escogido) / santo. (RV 1960)

Prueba (padecer, padecimiento, sufrir, sufrimiento, afligidos)

1 Pedro 1:6

En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que
ser AFLIGIDOS en diversas PRUEBAS,

1 Pedro 1:7

para que sometida a PRUEBA vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque
perecedero se PRUEBA con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado
Jesucristo,

1 Pedro 1:11

escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual
anunciaba de antemano los SUFRIMIENTOS de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos.

1 Pedro 2:19

Porque esto merece aprobación, si alguno a causa de la conciencia delante de Dios, SUFRE
molestias padeciendo injustamente.

1 Pedro 3:14

Mas también si alguna cosa PADECÉIS por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no
os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis,

1 Pedro 4:13
sino gozaos por cuanto sois participantes de los PADECIMIENTOS de Cristo, para que también en la
revelación de su gloria os gocéis con gran alegría.

1 Pedro 4:12

Amados, no os sorprendáis del fuego de PRUEBA que os ha sobrevenido, como si alguna cosa
extraña os aconteciese,

1 Pedro 4:16

pero si alguno PADECE como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello.

1 Pedro 4:19

De modo que los que PADECEN según la voluntad de Dios, encomienden sus almas al fiel Creador,
y hagan el bien.

1 Pedro 5:1

Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los
PADECIMIENTOS de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada:

1 Pedro 5:9

al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos PADECIMIENTOS se van cumpliendo en
vuestros hermanos en todo el mundo.

Gracia

1 Pedro 1:2

elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser
rociados con la sangre de Jesucristo: GRACIA y paz os sean multiplicadas.

1 Pedro 1:10

Los profetas que profetizaron de la GRACIA destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente


indagaron acerca de esta salvación,

1 Pedro 1:13

Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la
GRACIA que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado;

1 Pedro 3:7
Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso
más frágil, y como a coherederas de la GRACIA de la vida, para que vuestras oraciones no tengan
estorbo.

1 Pedro 4:10

Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos administradores de la
multiforme GRACIA de Dios.

1 Pedro 5:5

Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de
humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, Y da GRACIA a los humildes.

1 Pedro 5:12

Por conducto de Silvano, a quien tengo por hermano fiel, os he escrito brevemente,
amonestándoos, y testificando que ésta es la verdadera GRACIA de Dios, en la cual estáis.

Gloria

1 Pedro 1:7

para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque
perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, GLORIA y honra cuando sea
manifestado Jesucristo,

1 Pedro 1:24

Porque: Toda carne es como hierba, Y toda la GLORIA del hombre como flor de la hierba. La hierba
se seca, y la flor se cae;

1 Pedro 2:20

Pues ¿qué GLORIA es, si pecando sois abofeteados, y lo soportáis? Mas si haciendo lo bueno sufrís,
y lo soportáis, esto ciertamente es aprobado delante de Dios.

1 Pedro 4:11

Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al
poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la
GLORIA y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

1 Pedro 4:13
sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la
revelación de su GLORIA os gocéis con gran alegría.

1 Pedro 5:1

Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los
padecimientos de Cristo, que soy también participante de la GLORIA que será revelada:

1 Pedro 5:10

Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su GLORIA eterna en Jesucristo, después que hayáis
padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.

1 Pedro 5:11

A él sea la GLORIA y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

Salvación

1 Pedro 1:5

que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la SALVACIÓN que está
preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.

1 Pedro 1:9

obteniendo el fin de vuestra fe, que es la SALVACIÓN de vuestras almas.

Jesucristo

1 Pedro 1:3

Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo
renacer para una esperanza viva, por la resurrección de JESUCRISTO de los muertos,

1 Pedro 1:13

Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la
gracia que se os traerá cuando JESUCRISTO sea manifestado;

1 Pedro 1:25
Mas la palabra del SEÑOR permanece para siempre. Y esta es la palabra que por el evangelio os ha
sido anunciada.

1 Pedro 2:13

Por causa del SEÑOR someteos a toda institución humana, ya sea al rey, como a superior,

1 Pedro 3:12

Porque los ojos del SEÑOR están sobre los justos, Y sus oídos atentos a sus oraciones; Pero el
rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.

1 Pedro 3:15

sino santificad a Dios el SEÑOR en vuestros corazones, y estad siempre preparados para
presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la
esperanza que hay en vosotros;

Dios

1 Pedro 1:2

elegidos según la presciencia de DIOS Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser
rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.

1 Pedro 1:3

Bendito el DIOS y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo
renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos,

1 Pedro 1:5

que sois guardados por el poder de DIOS mediante la fe, para alcanzar la salvación que está
preparada para ser manifestada en el tiempo postrero.

1 Pedro 1:23

siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de DIOS que
vive y permanece para siempre.

1 Pedro 2:4

Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para DIOS escogida y
preciosa,

1 Pedro 2:5
vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para
ofrecer sacrificios espirituales aceptables a DIOS por medio de Jesucristo.

1 Pedro 2:12

manteniendo buena vuestra manera de vivir entre los gentiles; para que en lo que murmuran de
vosotros como de malhechores, glorifiquen a DIOS en el día de la visitación, al considerar vuestras
buenas obras.

1 Pedro 3:15

sino santificad a DIOS el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar
defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que
hay en vosotros;

1 Pedro 3:17

Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de DIOS así lo quiere, que haciendo
el mal.

1 Pedro 3:20

los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de DIOS en los días
de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas
por agua.

1 Pedro 4:11

Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al
poder que DIOS da, para que en todo sea DIOS glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la
gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.

1 Pedro 4:14

Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de
DIOS reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros
es glorificado.

1 Pedro 4:16

pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique aDIOS por ello.

1 Pedro 5:2

Apacentad la grey de DIOS que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino
voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto;

1 Pedro 5:5
Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de
humildad; porque: DIOS resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes.

1 Pedro 5:10

Mas el DIOS de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis
padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.

Espíritu Santo

1 Pedro 1:12

A éstos se les reveló que no para sí mismos, sino para nosotros, administraban las cosas que ahora
os son anunciadas por los que os han predicado el evangelio por el ESPÍRITU SANTO enviado del
cielo; cosas en las cuales anhelan mirar los ángeles.

1 Pedro 4:14

Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso ESPÍRITU de
Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es
glorificado.

Llamar

1 Pedro 1:15

sino, como aquel que os LLAMÓ es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de
vivir;

1 Pedro 2:9

Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para
que anunciéis las virtudes de aquel que os LLAMÓ de las tinieblas a su luz admirable;

1 Pedro 2:21

Pues para esto fuisteis LLAMADOS; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos
ejemplo, para que sigáis sus pisadas;

1 Pedro 3:9

no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo,
sabiendo que fuisteis LLAMADOS para que heredaseis bendición.
1 Pedro 5:10

Mas el Dios de toda gracia, que nos LLAMÓ a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis
padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca.

Elegido (escogido)

1 Pedro 1:2

ELEGIDOS según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser
rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas.

1 Pedro 2:4

Acercándoos a él, piedra viva, desechada ciertamente por los hombres, mas para Dios ESCOGIDA y
preciosa,

1 Pedro 2:6

Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo,
ESCOGIDA, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado.

1 Pedro 2:9

Mas vosotros sois linaje ESCOGIDO, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para
que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable;

Santo

1 Pedro 1:15

sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros SANTOS en toda vuestra manera de
vivir;

1 Pedro 3:15

sino SANTIFICAD a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para
presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la
esperanza que hay en vosotros;
Vista Panorámica de 1 Pedro

Pedro (que significa “piedra”), el escritor de esta carta (1:1), fue nombrado así por Jesús cuando su
hermano Andrés se lo presentó (Jn 1:40–42). El era nativo de Betsaida (Jn 1:44), una pequeña
aldea pesquera en la costa del norte del Mar de Galilea. Después vivió en Capernaúm (Mt 8:5, 14)
donde él trabajó como pescador. Lo que queda de su casa, donde Jesús a menudo se hospedó,
puede verse hoy en día. La suegra de Pedro fue sanada por Jesús (Mr 1:29–31). Fue un testigo
ocular de los sufrimientos de Cristo (5:1), y la tradición dice que él fue crucificado con la cabeza
hacia abajo en un lugar no muy distante de Roma en el año 67 o 68 d.C. El experimentó en carne
propia muchas de las formas de sufrimiento acerca de las cuales escribió.

Pedro indica que está escribiendo desde Roma, porque saluda desde Babilonia, lo que
probablemente era una palabra en clave para Roma. Es claro que Marcos, quien estaba con Pedro
cuando él escribió (5:13), había estado en Roma durante el primer encarcelamiento del apóstol
(Col. 4:10). Nerón incendió a Roma en julio del 64 d.C., y culpó a los cristianos de todo el imperio
por actos escandalosos, acelerando así su persecución. Pedro escribió esta estimulante carta a
fines del 64 o a principios del 65 d.C. y fue llevada por Silvano (5:12). El asunto clave, dirigido en
una manera oportuna, es “¿Cómo deben portarse los cristianos en medio de la inmerecida
animosidad contra ellos?”

Los recipientes de la carta eran principalmente cristianos desterrados y dispersados a través de


cinco provincias (1:1) en lo que hoy es Turquía. Aunque algunos convertidos judíos pueden haber
estado entre los primeros lectores, parece claro que la mayoría eran gentiles. Son descritos como
que vivían en ignorancia espiritual antes de su conversión (1:14), sumidos en tinieblas y sin
identidad como pueblo (2:9–10) e involucrados en conducta inmoral (4:3–5).

La experiencia cristiana de la gente a quien Pedro escribió era una mezcla de bendición y
sufrimiento. Había la posibilidad del sufrimiento por hacer el mal (2:20; 4:15), cosa que no debe
ocurrir en un creyente. También habría sufrimiento según la voluntad de Dios (4:19). Tal
sufrimiento era de esperarse (4:12) y se debería resistir pacientemente (2:20), sin venganza (3:9),
pero con gozo (4:13). Los creyentes no deben tener problema con ese tipo de pruebas (3:14), sino
que deben considerar las muchas bendiciones que resultan de ellos (1:6–7; 2:19–20; 3:14; 4:14).
Pedro les recuerda a sus lectores que Cristo sufrió (1:11;2:21, 23; 5:1) y proporcionó un ejemplo
de cómo triunfar sobre tales situaciones (2:21; 4:1–2). Usando siete palabras diferentes para
sufrimiento, el apóstol Pedro comienza su carta en una manera emotiva, recordándole a sus
lectores de su propia confianza y experiencia (1:3–2:10). Esta confianza se basa en lo que Dios le
ha proporcionado a cada creyente. La conducta correcta de los cristianos en el sufrimiento es algo
crucial (2:11–12) y puede ser aplicado en la comunidad (2:13–25), la familia (3:1–12), e incluso
hacia adversarios que atacan la conducta (3:13–17) y el carácter de los creyentes (4:1–6). La
conducta deseada está ilustrada ampliamente por el sufrimiento de Cristo (2:21–25; 3:18–22). Los
cristianos deben servirse el uno al otro al usar sus dones espirituales (4:7–11) y alentarse entre sí
con actitudes sanas (4:12–19). Los líderes espirituales son desafiados a edificar a los suyos (5:1–5)
y la guerra espiritual debe ser emprendida para mutua protección (5:6–11).
Con un saludo de paz, tanto en la apertura (1:1–2) como en las observaciones finales (5:12–14), la
carta de Pedro proporciona recursos necesarios para los creyentes que resisten pruebas por amor
de la fe en Cristo; y es una fuente perpetua de estímulo a cada generación de cristianos.

Hernández, E. A., & Lockman Foundation (La Habra, C. (2003). Biblia de estudio : LBLA. (1 P). La
Habra, CA: Editorial Funacion, Casa Editoral para La Fundacion Biblica Lockman.

Conexiones

La familiaridad de Pedro con la ley del Antiguo Testamento y los profetas, le permitían explicar
varios pasajes del Antiguo Testamento a la luz de la vida y la obra del Mesías, Jesucristo. En 1
Pedro 1:16, él cita Levítico 11:44 “Sed santos, porque yo soy santo.” Pero él lo parafrasea
explicando que la santidad no es alcanzada por guardar la ley, sino por la gracia otorgada a todos
los que creen en Cristo (v.13). Más adelante, Pedro explica la referencia a la “piedra angular” en
Isaías 28:16 y el Salmo 118:22 como Cristo, quien fue rechazado por los judíos a causa de su
desobediencia e incredulidad. Las referencias adicionales al Antiguo Testamento, incluyen la
ausencia de pecado en Cristo (1 Pedro 2:22 / Isaías 53:9) y exhortaciones para vivir santamente a
través del poder de Dios que da bendición (1 Pedro 3:10-12; Salmos 34:12-16; 1 Pedro 5:5;
Proverbios 3:34).

Extras de 1 Pedro

Los "por que" en 1 Pedro Preguntas en la Biblia 1 Pedro en Wikipedia

Hoja de Observación de 1 Pedro Capítulos de 1 Pedro * EPÍSTOLAS CONTEXTO

Ocasión de 1 Pedro Lugar de escritura * EPÍSTOLAS HERMENÉUTICA


"Puesto que la mayoría de los libros del Nuevo Testamento están preocupados por la manera en
que el pueblo de Dios vive sus relaciones unos a otros, es importante para la historia bíblica tener
un libro que se enfoque especialmente en que seamos como Cristo (repitiendo su historia, como
fue) en nuestra respuesta al sufrimiento que viene como el resultado de la hostilidad de los no
cristianos"

Fuente: www.indubiblia.org

final de página

También podría gustarte