Está en la página 1de 4

CITA: Arnod, J. (2000). La dimensión afectiva en el aprendizaje de idiomas. Madrid.

Cambridge, University
Press.

(Arnod, 2000, 259)

CAMBIO: Con los cambios y descubrimientos, el profesor adquiere una consideración diferente, un buen
profesor tiene un buen dominio del idioma, y una formación apropiada sobre la metodología de la
enseñanza, y además debe tener en cuenta la propia inteligencia emocional. Millet dice que: “cuando el
profesor de centra en el aprendizaje de sus alumnos al final tienen que trabajar en sí mismos” (entrevista
con Jonson, 1997, 20)

Para los profesores puede resultar beneficioso el trabajo sobre su desarrollo personal, como Griggs
(1996, 232 cit. Arnold 2000) afirma “esa toma de concienca (sobre uno mismo) y esa creencia en el
potencial humano es una fuerza transformadora por sí misma. Establece una base sólida para el
aprendizaje y el trabajo eficaces y para la conexión profunda con el yo a la vez que con los demás”. Lier
también comenta y apoya esta visión del profesor, relacionada con sus propias cualidades y su visión
personal.

---------

CITA: González, P., Villarrubia, M (2011). La importancia de la variable afectiva en el aprendizaje de L2.
Instituto Cervantes de Leeds. /ESTA CITA ESTÁ INCOMPLETA PORQUE NO PUDE ENCONTRAR EL
ARTICULO/

CAMBIO: Las emociones desencadenan una acción, es decir, constituyen una motivación, pero estas
emociones solo se activan cuando están relacionadas con el ámbito personal. (Bisquerra, Filella 64, 2003
cit. en González, Villarrubia, 2011). Se puede afirmar que todos estamos de acuerdo en que los alumnos
motivados aprenden mejor y más rápido, por lo que motivar a los estudiantes debería implicar un mejor
resultado cognitivo En este proceso la figura del profesor, debe ser un “educación emocional” para así
lograr que el estudiante aprenda, desarrolle, y utilice sus habilidades emocionales y afectivas. Desde la
infancia el educador es un ejemplo importante de las actitudes, emociones, sentimientos y
comportamientos. El profesor es, consciente o inconscientemente «un agente activo de desarrollo
afectivo y debería hacer un uso consciente de estas habilidades en su trabajo». (Rafael Bisquerra y
Gemma filella 1, 201). En el entorno de una clase ELE, la interacción profesor-alumno, se produce,
normalmente en un entorno más adulto, por lo que el proceso es diferente que el de un niño y un
adolescente, siendo más bien, un entorno en el que se intercambian opiniones y experiencias, por lo que
el profesor, más que un ejemplo o referente, adquiere la figura de mediador, formador y “educador
afectivo” que fomenta el aprendizaje de la lengua y la cultura.

Las emociones transmitidas por el profesor, hacen que el alumno sea capaz de percibir la diversidad
emocional y fomentara la percepción y comprensión de los sentimientos propios y ajenos, ya que al igual
que la gramática y el léxico, el objetivo final es que el alumno sea capaz de reconocer y comprender
emociones ajenas, transformando las propias dependiendo de lo que se quiera transmitir, es decir, se
aportara la «competencia emocional» que le ayudará a resolver y comunicar situaciones como en el
resto de las destrezas. En resumen, es de gran importancia que el profesor conozca bien sus emociones,
para saber transmitirlas a los estudiantes y así aportar las herramientas comunicativas en el aula, previas
a su uso en un contexto real.

-------

CITA: Cortés Moreno, M. (2001): «¿Enseñar español en Taiwán?: Reflexiones sobre la situación actual».
Glosas Didácticas, Revista Electrónica Internacional de la Sociedad Española de Didáctica de la Lengua y
la Literatura, 7. Recuperado de: http://203.68.184.6:8080/dspace/handle/987654321/274

CAMBIO Al profesor se le pueden ofrecer algunas recomendaciones, de entre las que el educador pueda
tener la libertad de elección, poniendo a prueba cada una hasta encontrar la que se adapte más a su
grupo meta. Algunas de estas opciones, cuyos resultados son buenos, son:

 Aproximarse a los alumnos en el trato, avanzando hacia una relación de igual a igual,
respetándose unos a otros, pero actuando con confianza.

 Traspasar responsabilidades del profesor a los alumnos.

 Procurar una variedad en las actividades, en los materiales, en la dinámica de trabajo en


clase.

-------

CITA: Pérez, J (2013). Propuesta de una metodología neuroholística basada en los hallazgos de la
neurolingüística. Marcoele revista de DIDÁCTICA ELE, 16. Recuperado de:
http://marcoele.com/metodologia-holistica/

CAMBIO: Desde el enfoque holístico, que abarca a la persona en su totalidad, tanto el plano emocional,
cultural y social, todos estos aspectos son constitucionales al acto educativo. Por esto, el educador ejerce
un nuevo rol, ya que pasa de ser considerado como un mero transmisor a un negociador cultural, usando
la expresión de Mayers (2007, 23 cit. Pérez 2013)
------------

CITA: Pons, D. (2013). Las inteligencias múltiples en los manuales de ele. Marcoele revista de DIDÁCTICA
ELE, 16. Recuperado de: http://marcoele.com/suplementos/inteligencias-multiples/

CAMBIO

Para empezar a trabajar las inteligencias múltiples, diversos autores aconsejan evaluar las inteligencias
de los alumnos como las del profesor (Gallego, 2008, 277 cit. Pons 2013). En primer lugar, el docente
debe realizar una autoevaluación sobre sus propias tendencias, ya que se puede motivar a los alumnos
que comparten capacidades afines, pero también se puede caer en el problema de dejar desatendidos
aquellos alumnos con otras habilidades. A nivel de los estudiantes, es aconsejable llevar a cabo la
evaluación de sus potencialidades y tomarlas como base para desarrollar la labor pedagógica. Richards y
Rodgers (2003, 119-120), citados en Gallego (2008, 279 A ESTA GALLEGO LA TIENES QUE ENCONTRAR
PORQUE HACER UNA TRIPLE CITA ES RARO) aconsejan que se apoye los puntos fuertes de cada
estudiante, estructurando los materiales para cada individuo (o grupo similar de individuos) teniendo en
cuenta estos puntos fuertes.

Amstrong (2006) nos dice que “no existe un mega test que proporcione un estudio exhaustivo de las
inteligencias múltiples”, recomendando como camino a seguir la observación y discusión con los
alumnos. Otros autores también proponen técnicas similares, por ejemplo, Lazear (2004, 54, citado por
Gallego, 2008, 279), sugiere

realizar el visionado de una película y pedir a los alumnos que expliquen aquellos aspectos que les
han llamado más la atención, a través de un cuestionario, donde podemos ver que cada alumno
podrá destacar ideas diferentes y diferentes aspectos de la película.

CAMBIO: El factor de la experiencia para el profesor de idioma es importante, ya que puede ir


analizando el ámbito afectivo dentro del trabajo como profesores. (Arnold, 2006, 2)

(Arnold, 2006, 3)

CITA: Arnold, J (2006). Los factores afectivos en el aprendizaje del español como lengua
extranjera. Recuperado de:
http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/antologia_didactica/claves/arnold.htm