Está en la página 1de 13

UMG

Anatomía
Doc. Díaz
Carolin Rubí Moreno Mauricio
8200-17-3807

RISORIO DE SANTORINI

Es el más superficial de los músculos de la pared lateral de la boca y se extiende

de la región parotídea a la comisura labial.

Inserciones. Por atrás, se inserta en el tejido celular que cubre a la región

parotídea, después sus fibras convergen hacia delante y se fijan en la cara

profunda de la piel de la comisura labial.

Relaciones. Su cara superficial está cubierta por la piel, en tanto que su cara

profunda se halla en relación con la parotídea, con el masetero y con el

buccinador.

Inervación. Recibe filetes del nervio cervicofacial.

Acción. Desplaza hacia atrás la comisura labial, cuando se contraen los dos al

mismo tiempo producen la sonrisa, de donde deriva el nombre de este musculo.


TRIANGULAR DE LOS LABIOS

Se extiende del maxilar inferior a la comisura labial.

Inserciones. Se inserta por medio de láminas aponeuróticas en el tercio interno

de la línea oblicua externa del maxilar inferior; sus fibras convergen luego hacia la

comisura de los labios, donde se mezclan con las del cigomático mayor y las del

camino, para ir a terminar en la cara profunda de los tegumentos.

Relaciones. Por du cara superficial esta relación con la piel, mientras su cara

profunda cubre al cuadrado de la barba y al buccinador.

Inervación. Esta inervando por filetes procedentes del cervicofacial.

Acción. Desplaza hacia abajo la comisura de los labios. Es, por lo tanto, el

musculo que proporciona a la cara expresión de tristeza.

CUADRADO DE LA BARBA

Se extiende también del maxilar inferior al labio correspondiente.

Inserciones. Como el anterior, se origina inferiormente en el tercio interno de la

canzar por su borde interno, y en la línea media, a su homónimo del lado del lado

opuesto, termina finalmente, en la cara profunda de la piel del labio inferior.

Relaciones. Se halla cubierto por el triangular en su tercio inferior y está en

relación con la piel en sus dos tercios superiores. A su vez cubre la cara externa

del maxilar y se entrecruza con el semiorbicular inferior. En el espacio triangular


limitado por los bordes internos de los dos cuadrados el borde de la barbilla se

encuentran situados los músculos borlas de la barba.

Inervación. Recibe filetes del nervio cervicofacial.

Acción. Al contraerse los músculos de ambos lados levantan la piel del mentón y

la aplican contra la sínfisis.

RECTO MAYOR DEL ABDOMEN

Es un musculo largo y aplanado que se extiende del pubis a la parte anteroinferior

del tórax.

Inserciones. Se inserta por abajo en el borde superior y cara anterior medio de un

tendón corto, cuyo haz interno se entrecruza con el del lado opuesto en la línea

media y en la cara anterior de la sínfisis. El haz externo, más ancho que el interno,

produce una expansión triangular, cuya base va a insertarse a la espina del pubis

y a la cresta pectina, presentando un borde externo libre. Esta porción tediosa esta

reforzada, a menudo, por haces del tendón conjunto.

A partir de estos tendones de inserción, se extiende la masa muscular, que se

dirige casi verticalmente hacia arriba y forma a su llegada el tórax y tres

digitaciones. La más interna se inserta en la cara anterior y borde inferior del

séptimo cartílago costal, así como en la cara anterior de los apéndices xifoides y

en el ligamento costo xifoideo. La diagnosticarían media se fija en el cara anterior

y borde inferior del sexto cartílago costal. Por último, la digitación externa, más
ancha que las anteriores, es también la que llega más arriba y se inserta en la ara

anterior y borde inferior del quinto cartílago costal.

A lo largo de este musculo, se encuentran láminas tendinosas transversales. Ya

rectilíneas y en zigzag, que la dividen en diversas secciones musculares. Por lo

común son en número de tres a cinco y pueden abarcar una parte o toda la

anchura del musculo.

Relaciones. Cada musculo recto está envuelto por una vaina aponeurótica,

constituida por las aponeurosis de los músculos anchos del abdomen que, al llegar

a la línea aponeurótica que separa un recto del otro.

La cara interior de este musculo se relaciona en su parte inferior con el piramidal

y, en el resto, a través de la hoja anterior de su vaina, con la piel; la cara posterior

se halla en relación con la fascia transversales, el tejido celular subperitoneal, el

peritoneo y las vísceras abdominales. En contacto directo con el musculo, dentro,

por consiguiente, de su vaina aponeurótica, se encuentran la arteria epigástrica y

la mamaria interna que se anastomosan entre si junto con sus correspondientes

venas.

Inervación. Se halla inervado este musculo por los seis últimos nervios

intercostales u por el abdominogenital mayor.

Acción. Su contracción produce la flexión del tórax sobre la pelvis cuando

permanece fijo el pubis y, al contrario, dobla la pelvis sobre el tórax, cuando

permanecen fijas las costillas


PIRAMIDAL DEL ABDOMEN

Es un músculo extraordinariamente variable que puede llegar a faltar en algunos

individuos. Se extiende del pubis a la línea blanca. Su forma es más o menos

triangular.

Inserciones. Se inserta por medio de cortas fibras tendinosas en el pubis y en la

cara anterior de la sínfisis pubiana, inmediatamente por delante del texto mayor.

Sus fibras medias de inserción se entrecruzan con las del recto mayor y el oblicuo

mayor del lado opuesto. Desde aquellos lugares, las fibras se dirigen hacia arriba

y adentro para ir a fijarse en las partes laterales de la línea blanca, terminando

como am media distancia entre el pubis y el ombligo.

Relaciones. Este musculo se halla envuelto en la vaina del recto mayor, del que

está separado, sin embargo, por una delegada lamina fibroconjuntiva. En

consecuencia, su cara anterior está separada del a piel por la hoja anterior de la

vaina del recto mayor.

Inervación. Recibe un ramo nervioso procedente del nervio abdominogenital

mayor.

Acción. Es un músculo rudimentario en el hombre que se halla muy desarrollado

en los mamíferos marsupiales. Su función en el hombre es obscura, aunque se le

atribuye la de mantener en tensión la línea blanca.


OBLICUO MAYOR DEL ABDOMEN

Es un musculo ancho, carnoso por detrás y tendinoso por adelante, que ocupa el

plano más superficial de los músculos de la pared, anteroteral del abdomen. Se

extiende de las costillas a la cresta iliaca arco femoral, pubis y línea blanca.

Inserciones. Mediante siete u ocho digitaciones musculotendinosas se inserta,

este musculo, por su parte superior, en la cara externa de las siete u ocho ultimas

costillas; las cinco o seis primeras digitaciones se entrecruzan con las análogas

del serrato mayor y las tres últimas con la del dorsal ancho.

Después, sus fibras se dirigen al mismo tiempo que divergen, hacia delante, abajo

y adentro para terminar por fijarse en la cresta iliaca, en el borde anterior del

hueso coxal, en el pubis y en la línea blanca.

En la cresta iliaca se insertan los haces mas posteriores del musculo por medio de

una hoja aponeurótica que se extiende por el labio externo de la cresta iliaca,

hasta la espina anterosuperior.

En el borde anterior del hueso iliaco se insertan los haces siguientes a favor de

una aponeurosis que a manera de cinta pasa por encima de los órganos que en

este lugar se dirige de la cavidad abdominal al muslo, y que son: el musculo psoas

iliaco cubierto por su aponeurosis (fascia iliaca), los vasos femorales y el musculo

pectíneo con su propia aponeurosis. Al nivel de la fascia iliaca la aponeurosis del

oblicuo mayor se le adhiere de una manera intima. Sobre los vasos femorales

pasa como un puente por delante de ellos constituyendo en este lugar el borde

anterior del anillo crural. Sobre la aponeurosis de pectíneo, la del oblicuo mayor se
refleja hacia atrás y arriba, hasta la cresta pectínea; esta porción refleja tiene

forma triangular, de base externa, y es el llamado ligamento de Gimbernat.

La misma aponeurosis de inserción de gran oblicuo se prolonga hasta el pubis

donde va a insertarse en el espacio comprendido entre la espina y la sínfisis de

dicho hueso, formando tres fascículos de inserción, de los cuales dos son

superficiales y uno profundo.

Los haces superficiales de la inserción pubiana del oblicuo mayor son un haz

externo y otro interno. El primero se dirige hacia abajo y adelante, y en tanto que

la mayor parte de sus fibras se insertan en la espina del pubis, otras descienden

hasta la sínfisis. El fascículo interno sigue la misma dirección que el externo hasta

la síntesis del pubis, donde sus fibras se entrecruzan con las del fascículo interno

del lado opuesto.

Ambos fascículos, externo e interno, constituyen los pilares del mismo nombre del

orificio inguinal superficial, y limitan un espacio triangular que es, precisamente, el

orificio exterior o superficial del conducto inguinal. Por su parte superior ambos

pilares se hallan unido entre si por fibras intercolumnares, también llamadas fibras

asciformes, las cuales por consiguiente limitan por arriba el orificio exterior del

conducto inguinal.

El fascículo profundo se dirige por detrás del superficial interno hacia la línea

media pasa a lado opuesto y termina en el labio anterior del borde superior del

pubis, así como en la parte interna de la cresta pectínea. En consecuencia, los

haces profundos de ambos lados se cruzan por delante del recto anterior del
abdomen y constituyen a su paso el plano posterior de los orificios inguinales,

donde reciben el nombre de ligamento de colles o pilar posterior de los orificio

inguinal superficial.

La parte de aponeurosis que se extiende de la espina iliaca anterosuperior a la

espina del pubis, forma una cuerda fibrosa muy tensa, la cual en rigor está

constituida no solamente por las fibras aponeuróticas del oblicuo mayor, sino

también por fibras propias tendidas de una espina a la otra. Esta parte recibe el

nombre de arco crural o arco de Falopio.

A causa del modo de insertarse la aponeurosis del oblicuo mayor en el borde

anterior del hueso coxal y en el pubis, quedan constituidos como ya se ha dicho,

dos orificios, uno externo y otro interno. El externo o anillo crural se halla limitado

por arriba y delante por el arco crural, abajo y atrás por el ligamento de Cooper,

adentro por el borde externo del ligamento de Gimbernat y afuera por la cinta

iliopectinea que resulta de la inserción de la aponeurosis del oblicuo sobre la

fascia iliaica en su parte interna. Este orificio de paso a la arteria y vena femoral y

aloja por dentro al ganglio de Cloquet.

El orifico interno o anillo inguinal superficial está limitado por fuera por el pilar

externo, por dentro por el pilar interno, por arriba por las fibras asciformes y por

atrás por el ligamento de Colles. Por el atraviesa el conducto espermático en el

hombre y el ligamento redondo en la mujer.

Por arriba de si inserción pubiana la hoja aponeurótica del oblicuo mayor pasa por

delante del recto anterior del abdomen, se entrecruzan en la línea media con la del
lado opuesto y con las aponeurosis del oblicuo menor y del transverso. Originan

entre todas una rafe fibroso que se extiende de la sínfisis del pubis al apéndice

xifoides y recibe el nombre de línea blanca.

Relaciones. La cara superficial del oblicuo mayor está en relación con la

aponeurosis superficial del mismo, que se adhiere íntimamente a la aponeurosis

de inserción; también se relaciona con el tejido y con la piel. Su cara profunda esta

relación con el recto anterior y con el piramidal del abdomen, con el oblicuo menor

y con las siete u ocho últimas costillas, así como con los cartílagos corales y los

músculos intercostales correspondientes. Entre su borde posterior, el anterior del

dorsal ancho y la cresta iliaca queda delimitado el triángulo de Petit, cuyo fondo

está constituido por el oblicuo menor y el transverso.

Inervación. Recibe ramos nerviosos procedentes de los cuatro últimos nervios

intercostales y de los abdominogenitales mayor y menor.

Acción. Su contracción hace descender las costillas, por lo cual este músculo

funciona como espirador. También es flexor y rotador hacia el lado opuesto del

tronco sobre la pelvis y compresor de las vísceras abdominales.

LUBRICALES DE LA MANO

Son cuatro y se les denomina, de afuera adentro, como primero, segundo, tercero

y cuarto lumbricales. Acompañan a los tendones del flexor profundo, donde se

inserta y se extienden hasta la prolongación tendinosa de los interóseos.


Inserciones. Los lumbricales primero y segundo se insertan por arriba en el borde

radial de los tendones del flexor profundo correspondientes al dedo índice y al

medio.

Cada uno de los últimos, en cambio se inserta en los bordes vecinos de los dos

tendones del flexor profundo entre los cuales se halla colocado.

La inserción superior de los lumbricales se prolonga hacia arriba hasta el nivel de

la articulación carpometacarpiana; por abajo desciende hasta el tercio inferior del

metacarpio.

Los cuatro músculos se dirigen después hacia los dedos, correspondientes,

ligeramente separados de los tendones a los que acompañan, bordean la

articulación metarcarpofalángica por su parte anterior y externa, y mediante un

tendón aplanado van a terminar, al mismo tiempo que el interóseo

correspondiente, en la cinta tendinosa lateral y externa originada por la bifurcación

de los tendones de los extensores y descienden hasta la tercera falange.

Relaciones. Por delante se halla cubiertos por el arco palmar superficial y por

ramas nerviosas del cubital y del mediano, en tanto que sus caras posteriores

cubren los espacios interóseos y más hacia abajo al ligamento atravesó

intermetacarpiano.

Inervación. Los dos lumbricales externos reciben su inervación del mediano y los

dos internos del cubital.


Acción. Doblan la primera falange sobre el metacarpo y extienden las dos últimas

sobre la primera.

INTEROSOS PARMALES DE LA MANO

Son tres, uno para cada espacio intermetacarpiano, salvo el primero. Ocupan

solamente la mitad del espacio interóseo correspondiente.

Inserciones. Se insertan en la parte anterior de la cara interna del segundo

mertacarpio y en la misma parte de la cara externa de los metacarpianos cuarto y

quinto. Terminan por un tendón que rodea la articulación metacarpofalangica por

el lado correspondiente, tomando adherencias en ella y va a fijarse al tendón; el

primero al exterior del cuarto dedo y, el tercero, al extensor del menique. Su

tendón de inserción es común en gran parte con el de los lubrícales.

Relaciones. Están en relación por delante con la aponeurosis palmar profunda,

con los tendones flexores y con los músculos lumbricales, y por atrás con los

interóseos dorsales.

Inervación. Se hallan inervados por unos filetes nerviosos procedentes del ramo

profundo del cubital.

Acción. Producen la flexión de la primera falange sobre el metacarpiano y

extienden las dos últimas sobre la primera. Aproximan los dedos al eje de la mano.
INTERÓSEOS DORSALES DE LA MANO

Son cuatro y se les denomina como primero, segundo, tercero y cuatro, contados

de afuera para dentro. Ocupan todo el espacio intermetacapiano.

Inserciones. Se inserta por arriba en los bordes vecinos de los metacarpianos

contiguos, así como en las caras contiguas de dichos huesos. Desde esos

lugares, sus fibras convergen y se prolongan en un tendón que va a insertarse a la

parte superior del borde distal (con relación al eje de la mano) de la primera

falange del dedo correspondiente, teniendo un expresión aponeurótica, en realidad

una prolongación de su tendón, que va a confundirse con el tendón de los

lumbricales y termina al mismo tiempo que este en el tendón extensor.

Relaciones. Por delante se relacionan estos músculos con los interóseos

palmares y con las arterias intercoreanas anteriores, así como con los tendones

del flexor profundo y con los lumbricales que los acompañan. Por su cara posterior

están en relación con las arterias interóseas dorsales, con los tendones

extensores, con la aponeurosis dorsal y con la piel.

Inervación. Es la misma que la de los palmares.

Acción. Es semejante a la de los palmares. Sin embargo, la acción secundaria

que efectúa es antagónica; pues mientras los palmares aproximan los dedos al eje

de la mano, los dorsales los separan del mismo eje.