Está en la página 1de 21

Cumbre Rusia–China

Por: Víctor Wilches

Diciembre de 2006

El presente análisis busca contribuir al debate sobre las


relaciones entre Rusia y China en el mundo de hoy,
centrándose en lo que ha venido aconteciendo entre estos
dos poderes, en este nuevo siglo. A manera de
introducción, la primera parte, versa sobre la última
Cumbre de los dos países; la segunda, tercera y cuarta es
un análisis prospectivo sobre las relaciones ruso–chinas,
obtenidas del libro: “Rusia y China: Una Posible Alianza.
¿Existen Factores Objetivos para una „Nueva Guerra
Fría‟?”.
Cumbre Rusia–China

¿Una simple cooperación o una alianza de futuro?

Por Víctor Wilches

Parte I

El presente análisis busca contribuir al debate sobre las relaciones entre Rusia y China en
el mundo de hoy, centrándose en lo que ha venido aconteciendo entre estos dos poderes,
en este nuevo siglo. A manera de introducción, la primera parte, versa sobre la última
Cumbre de los dos países; la segunda, tercera y cuarta es un análisis prospectivo sobre
las relaciones ruso–chinas, obtenidas del libro: “Rusia y China: Una Posible Alianza.
¿Existen Factores Objetivos para una „Nueva Guerra Fría‟?”.(1)

Introducción

Los efectos de la trascendental cumbre realizada en el mes de marzo en Pekín entre


Rusia y China, enmarcada en la Asociación Estratégica de Coordinación firmado por los
dos países en 1996, ha permitido que el tratado bilateral entre en una nueva fase, por un
lado, estrecha y mejora sus mutuas relaciones, y por otro, permite que cada vez vaya
tomando mayor cuerpo y solidez el „eje‟ o „alianza‟ que se viene gestando entre los dos
países. Alianza a la que el ministro de relaciones exteriores ruso, Sergei Lavrov, se
refiere, afirmando que “esta estratégica asociación es irreversible”. Hecho que de por sí,
puede alterar en el inmediato futuro la geopolítica tanto del Asia como del mundo entero.

La Cooperación entre los dos Estados es tan importante que el presidente ruso, Vladimir
Putin, viajó a su encuentro con el presidente chino, Hu Jintao, acompañado por una
delegación de 800 asesores y empresarios en diferentes áreas para firmar los 22
acuerdos.

Los acuerdos van desde las áreas militar, económica, comerciales, incluyendo los
energéticos; pero los acuerdos que realmente están propiciando un verdadero giro
estratégico a nivel mundial, son aquellos que se remiten al campo de: a) el militar, b),
los energéticos –petróleo, gas, carbón y nuclear–, y c) a una mayor unificación común de
las políticas en los foros internacionales que se orientan a constituir un mundo
multipolar.

Entre las materias en el ámbito de la política regional e internacional se encuentran dos


importantes temas en la declaración conjunta firmada por las partes, Rusia “continuará
adherida la „política de una sola China‟ y reconoce a la República Popular de China como
el único gobierno legítimo… y Taiwán como una parte inalienable del territorio de China”
(China View, 21–03–2006). Así mismo, Rusia se opone a que Taiwán se adhiera a las
Naciones Unidas o a otra organización internacional ya que sólo naciones soberanas

2
pueden hacerlo, tampoco venderá armamento militar a Taiwán; igualmente, “Rusia
reconoce la Región Autónoma del Tíbet como parte inalienable de China”.

A su vez, la declaración “crea una íntima cooperación para resolver los temas de Irán y
de Corea del Norte, en donde Moscú y Pekín se comprometen a presionar ante los
organismos internacionales para la no–proliferación de armas nucleares”; esto no es otra
cosa que, buscar la solución de los conflictos por la vía pacífica, con apego al derecho
internacional y producto de acuerdos multilaterales. En cuanto al tema de Irán, que sea
la Agencia Internacional de la Energía Atómica –AIEA–, la que resuelva el caso,
oponiéndose tajantemente a que Irán sea sancionado económica o militarmente. En el
caso de Corea del Norte, impulsan y respaldan la „mesa de conversaciones a seis bandas‟
(Rusia, China, Japón, Corea del Norte, Corea del Sur y EEUU). Además, los dos países
abogan por la “reanudación de las negociaciones entre Palestina e Israel para establecer
el Estado de Palestina”; y en cuanto al tema de proliferación y carrera armamentista
espacial, están preparando un documento que se expresa sobre ello.

Entre los acuerdos está la exitosa la delimitación de “sus disputas limítrofes, fronteras
comunes de más de 4300 kilómetros que Rusia y China comparten, que fueron materia
de litigio durante los últimos cuarenta años” (Xinhuanet, 21–03–2006). Además, se
comprometen a continuar con su desmilitarización.

De los “22 acuerdos firmados, dos terceras partes están relacionados con la cooperación
económica y comercial. Lo que dará un favorable vuelco a los lazos económicos y
comerciales rusos–chinos”. Esas relaciones comerciales bilaterales entre los dos países
fueron en “2005 de U$S 29,1 mil millones de dólares, significando un aumento del 37%
para las dos partes” teniendo como meta “que estas relaciones comerciales lleguen entre
los 60 mil a los 80 mil millones de dólares en el 2010”, en la misma medida que los dos
países favorezcan sus intercambios comerciales multifacéticos y de cooperación
(Xinhuanet, 22–03–2006).

Además, de estos acuerdos, Sergei Lavrov afirmó que: “las dos partes firmaron y
acordaron, fortalecer, expandir y continuar la cooperación bilateral en campos de la
aviación civil, exploración espacial, agricultura, anti–terrorismo, y servicios laborales”.
Pero el hito lo marcaron los acuerdos energéticos firmados: hidrocarburos –petróleo y
gas, y en energía nuclear.

La trascendencia que tienen estos acuerdos energéticos viene dada por la vital
importancia que tienen los hidrocarburos en este nuevo siglo, fundamentalmente el gas
en los años venideros.

Un abastecimiento seguro a mediano y largo plazo, garantiza que los Estados no sufran
en el futuro crisis de crecimiento económico, industrial, comercial. Por ello, vemos hoy
cómo los Estados industrializados, ya sea a través de acuerdos energéticos o comerciales
o través de imposiciones y desestabilizaciones políticas o, a través de la agresión militar
directa, se están haciendo a estos valiosos recursos. El ejemplo típico es la guerra e
invasión contra Irak por parte de EEUU, secundado por el Reino Unido, y pese al fracaso,
a los elevados costos a todo nivel de la aventura bélica y a la derrota militar que está
sufriendo Washington, ahora intenta una nueva agresión contra Irán para hacerse a los
inmensos recursos de petróleo y de gas que posee este país.

No en vano, a la vez que el nuevo trazado de los oleoductos y gasoductos van creando
una red de conexiones, fundamentalmente en el Asia y el Oriente Medio, también
construyen una intrincada telaraña de vínculos, relaciones y alianzas geopolíticamente
estratégicas que están configurando el nuevo orden internacional.

3
Rusia, con sus inmensas riquezas de petróleo y gas, se está convirtiendo en el principal
actor político a nivel regional y mundial, debido a la forma de cómo está maximizando
sus recursos energéticos de acuerdo a sus intereses estratégicos. En 2002, Rusia,
Kazajstán, Turkmenistán y Uzbekistán, firmaron un acuerdo sobre cooperación en la
esfera del gas; este acuerdo le brindó a Rusia el poder de control sobre las reservas
mundiales, ya que la Comunidad de Estados Independientes (CEI (2)), actualmente
posee algo más del 40% de las reservas mundiales y, virtualmente todos los gasoductos
de la CEI atraviesan el territorio ruso. (3)

En la cumbre, Moscú y Pekín, acordaron la construcción de dos nuevos gasoductos, entre


la compañía rusa Gazprom y la China Nacional Petroleum Corporation (CNPC) que van
desde la zona este de Siberia a China. Rusia suministraría a China de 30 a 40 mil
millones de metros cúbicos de gas natural, el costo de estos gasoductos será de U$S 10
mil millones de dólares.

Así mismo, la compañía china (CNPC) y la firma rusa Transneft acordaron un estudio de
factibilidad conjunto para darle impulso al oleoducto que va a China, su valor aproximado
es de U$S 11,5 mil millones. Este oleoducto iría desde el Este de Siberia al terminal de
Nakhodka en el Océano Pacifico, estimándose su terminación para el 2008, dicho
proyecto ha sufrido cambios en su trazado debido a que Japón asumió el compromiso de
pagar el costo total, obligando a que éste no vaya directamente hacia China como se
había planeado inicialmente, sino que, sea un ramal desprendido desde Skovorodino en
Rusia, a la frontera con China; esto va acompañado de otro convenio para refinar la
venta de productos petrolíferos por parte de la compañía rusa en China (Ria Novosti, 23–
03–2006).

Moscú, además, construirá dos plantas de poder nuclear con tecnología rusa en China,
una primera planta generará electricidad en lo inmediato. “Esta primera unidad será la
más avanzada del mundo” afirmó Alexander Krykov, vocero del monopolio ruso
Atomstroiexport y, la segunda, entrará en funcionamiento en el 2007 (Ria Novosti, 23–
03–2006).

Todos estos enormes movimientos están fraguando una sólida alianza entre Rusia y
China, iniciada hace más de una década con la Asociación Estratégica de Coordinación
1996, ampliada en el año 2001 con el Tratado de Amistad y Cooperación y Buena
Vecindad, que como bien lo expresó Hu Jintao: “son pasos importantes de los dos países
para profundizar la amistad, mejorar la cooperación y promover la asociación estratégica
de cooperación entre las dos naciones”, (China Daily, 21–03–2006).

Los dos países encuentran en sus intereses vitales el mejoramiento de sus relaciones, a
la vez que Rusia logra garantizar un aliado estratégicamente importante con quien
compartir sus grandes recursos energéticos. Por su parte, China asegura, garantiza y
obtiene a largo plazo, el suministro de petróleo y gas; esto hace que la relación se realce
y se manifieste más profundamente con sus políticas estratégicas en la Organización de
Cooperación de Shangai (Rusia, China, Kazajstán, Kirguizistán, Tayikistán y Uzbekistán),
con el fortalecimiento de sus relaciones militares, el mejoramiento en la relaciones
comerciales, y por supuesto, en los substanciales compromisos energéticos, y a la vez,
una mayor similitud en sus posturas diplomáticas a nivel internacional.

A la par que se vienen dando estos desarrollos en el continente asiático, EEUU ha


implementado una serie movimientos, tratando de evitar que otros de los grandes
poderes de este continente –el caso de India– establezcan relaciones estrechas tanto con
Moscú como con Pekín.

Para Washington, su verdadero rival es China, por ello, está tratando de crearle cercos e
impedimentos, tal como fue la reciente visita del presidente de EEUU, George Bush, a su

4
homologo de India, Manmohan Singh, donde acordó que le entregaría material nuclear,
no siendo otra cosa que una jugada de Washington para alejar a Nueva Delhi de Moscú y
Pekín.

En la “Estrategia de Seguridad Nacional 2006” (www.whitehouse.gov), la Casa Blanca


hace referencia explícita a Rusia y a China, pero fundamentalmente a esta última,
señalando: “China no debe actuar como si pudiera acaparar los recursos energéticos” o
“tratar de manejar los mercados, en lugar de abrirlos”. Además, según Bill Gertz en el
diario The Washington Times de 18–03–2006, afirma que: “el Pentágono está
movilizando aviones bombarderos, portaviones y submarinos para la isla Guam en el
pacífico, como parte de un nuevo „cerco‟ estratégico con la intención de prepararse para
un conflicto con China…”, “Peter Rodean, asistente del secretario de defensa para
asuntos de seguridad, sentencia: esto es “la respuesta al surgimiento de la amenaza
militar de China y que hace parte de la Estrategia Nacional de Seguridad 2006 de la Casa
Blanca”.

En cuanto a la oferta nuclear hecha por Bush a la India, –sin importarle que la política de
la AIEA vuele por los aires–. El proceso de este ofrecimiento tiene un largo recorrido y
diferentes oponentes al interior de Estados Unidos; por esto, Rusia se movió
rápidamente, dado que las necesidades energéticas de Nueva Delhi son acuciantes;
Moscú ya comenzó a hacer entrega de uranio empobrecido para la planta de poder
nuclear de Tarapur, y entregará 50 toneladas de material nuclear para los generadores
Tarapur 1 y 2, que serán suficientes hasta el 2012 (The Hindu, 30–03–2006).

Todos estos cambios que se están precipitando a nivel mundial, son el reajuste
internacional de los diferentes actores que aspiran a ser poder a escala regional o
mundial. Hecho que a su vez, demuestra que EEUU dejó de ser el poder hegemónico
global, enfrentado ahora a nuevos rivales y bloques de poder; esta nueva etapa que
surgió tras la agresión unilateral de Washington contra Irak y la posterior derrota militar
que le viene infligiendo el pueblo iraquí, marca el inicio del nuevo orden internacional en
el que se avizora cómo, los nuevos poderes están abogando por un mundo multipolar y
multilateral.

En este momento decisivo de las relaciones y de la política internacional hay que tener
presente cuatro elementos relevantes, sin que ello nos lleve a descartar ni a dejar de
lado otros actores y poderes importantes en el contexto global:

1) EEUU no va a permitir fácilmente ni a querer la pérdida de su rol de poder


hegemónico, tratando por todos los medios de continuar y implementar sus políticas
unilaterales conculcando el derecho internacional y desconociendo a las instituciones
multilaterales, adelantando acciones agresivas que comprometan la seguridad y la paz
mundial.

2) Rusia y China quizá será la alianza o eje de poder más determinante en ese nuevo
orden internacional, este bloque centrará sus esfuerzos en fortalecer su Cooperación
Estratégica, la Organización de Cooperación de Shangai y el entorno de influencia político
de Rusia –la CEI y la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva–.

3) La India estará presente como un nuevo poder indiscutible en esta nueva etapa debido
a su crecimiento económico, tecnológico y militar.

4) Independientemente de cómo se conformen los diferentes bloques de poder, el


escenario de ese nuevo orden internacional es el Continente Asiático.

5
Parte II

La segunda parte de este análisis tratará sobre los Acuerdos y Cooperación Militar y
Relaciones Comerciales Ruso–Chinas.

1. Tratado de Amistad y Cooperación y Buena Vecindad (2001)

Con la firma del Tratado de Amistad y Cooperación y Buena Vecindad entre Rusia y China
en Moscú en julio de 2001, los dos países apuntaban a una importante asociación y el
comienzo de una nueva era de aproximación y de coordinación estratégicas. Las
perspectivas que se presentan hacia el futuro como consecuencia de la firma de este
tratado, que tiene una extensión de calidad de miembro y de constitución de una alianza
político–militar en el Asia Central más allá del marco de la Organización de Cooperación
de Shanghai (SCO(1)), de la que dos países hacen parte. Por eso, no es de sorprender
que China hubiese intentado anteriormente subestimar la preocupación de EEUU y de
Occidente sobre la profundización de esta asociación sobre seguridad sino–rusa opinando
que el Tratado político de la Amistad y Cooperación no sería 'nada especial (2).”

La conformación de esta sociedad estratégica no alude a terceros socios; pero hay voces,
al interior de Rusia, que urgen la necesidad de que Moscú debe reestructurar su política
exterior y contemplar asociaciones y desarrollos más cercanos, además de China, con la
India, Irán y Corea del Norte, debido al unilateralismo continuado de EEUU(3). Esto lo
sustentan, como consecuencia de las diferentes crisis presentadas a escala mundial y que
han llevado a que Rusia y China intensifiquen cada vez mas sus intercambios y
coordinación en foros bilaterales y multilaterales. Esto se pudo ver, más acentuado, en el
asunto iraquí que dominó casi todas las reuniones e intercambios de alto nivel ruso–sino.
Rusia y China apoyaron la continuación de las inspecciones en Irak para satisfacer la
resolución 1441 del Consejo Seguridad de la ONU y para encontrar una solución
diplomática para la crisis. Ello realzó la importancia de coordinar sus actuaciones sobre el
asunto iraquí, así, como en otros temas internacionales.(4)

La relación entre estos dos grandes poderes asiáticos puede ser una forma de alianza en
contra de la hegemonía de los EEUU, lo que a su vez hace más difícil que cualquiera de
los dos Estados llegue a acuerdos con Washington. Aunque, con el reciente giro en la
política internacional, como resultado de los acontecimientos geopolíticos, las estrechas
relaciones bilaterales no han evitado que rusos y chinos prometan una fuerte ayuda a los
EEUU y a sus aliados en la nueva “Guerra Global contra el Terrorismo”. Y esto se debe,
en gran medida a que los dos países sufren en sus propios territorios la amenaza
terrorista de corte islamista y del separatismo radical. La erradicación de estas
amenazas, son un punto de convergencia común en lo doméstico, igualmente, a más
largo plazo, los une intereses estratégicos como protagonistas en la disputa en la que se
ha convertido actualmente el Asia Central.(5)

El artículo 9 del y Cooperación de Amistad ruso–chino, contiene en líneas generales un


pacto de mutua–defensa siempre que una de las partes 'crea que hay una amenaza de
agresión.' El tratado también llama a rechazar los planes de EEUU para desplegar un
escudo antimisiles de defensa nacional. Y aboga por un “nuevo orden internacional justo
y racional.” El Senador por el Estado de Oklahoma en los EEUU, James Inhofe(6), dice
que 'con este tratado, resultaría, por ejemplo, que cualquier movimiento militar de China
contra Taiwán ahora sería sostenido por el enorme arsenal nuclear de la antigua Unión
Soviética.' Respondiendo, a una pregunta sobre una posible respuesta rusa–china por el
retiro de EEUU del Tratado de Misiles Anti–Balístico (ABM), el presidente de la Federación
Rusa, Vladimir Putin dijo, “que Rusia es bastante fuerte para responder con lo que posee
ante cualquier cambio en la esfera de la estabilidad estratégica.”

6
El presidente ruso, Putin, ha repetido en varias ocasiones que “China es socio estratégico
de Rusia', y que los EEUU y la Unión Europea son sus 'socios de confianza', en una clara
yuxtaposición de los dos tipos de socios. Aunque estas observaciones fueron en
respuesta a quienes están llamando a una estrategia de futuro que le haga frente a la
“expansión” y “amenaza” china. En su respuesta Putin les recordó que Rusia tiene una
estrategia a largo plazo para las relaciones con China, y esta es el Tratado de Amistad y
Cooperación. Es por lo tanto importante tomar decisiones comunes 'sobre la base del
consenso y de mutuo respeto con los intereses de los dos países.'(7) Pekín describió a
Moscú como “socio estratégico vital de China.' Es por eso que, 'decidimos crear tal
mecanismo con Rusia porque nuestras posiciones son afines en una amplia gama de
asuntos internacionales y regionales, en nuestra evaluación de la situación internacional,
y también en la tarea de mantenimiento de la paz y cooperación en el desarrollo global
en general, afirmó el Consejero de Estado Chino, Tang Jiaxuan. (8)

Pese al llamado a unificar la 'coordinación' en cuanto a la política extranjera y a que los


dos gobiernos han denunciado las políticas unilaterales de EEUU, además de abogar por
la construcción de un mundo multilateral, la alianza rusa–china aún tiene lazos
superficiales. Esto se debe en gran medida al temor ruso por el mayor potencial
económico y el aumento del poder militar chino, que podría traer posibles implicaciones
para su seguridad. Igualmente, encuentra que China utiliza la misma frase de “sociedad
estratégica” para describir sus relaciones con Rusia, con EEUU y con Japón. Que se
sintetiza en la política de los “tres noes” que rigen la política de China hacia Rusia:
“Ninguna alianza, ninguna oposición y ningún blanco contra un tercer país.”(9)

También hay voces que manifiestan que la alianza rusa–china representa una grave
amenaza y que, además, está orientada contra los EEUU, situación que podría implicar
un cambio en el equilibrio estratégico de poder en el ámbito mundial. Que incluso este
pacto, no solamente ampliará las ventas de armas rusas a China, sino que también
compromete a los dos países en una amplia agenda internacional, ya que el tratado llama
a extender la cooperación e información tecnológica en áreas tales como: la espacial y
nuclear; así como la coordinación de la política en las Naciones Unidas, el Banco Mundial
(BM) y la Organización Mundial de Comercio (WTO).(10)

Rusia y China continúan trabajando conjuntamente para alcanzar metas comunes. Los
sucesos de los últimos años –especialmente las intervenciones militares de EEUU en
Serbia, Afganistán, e Irak– hubieran podido ser una oportunidad para consolidar la
alianza ruso–china, pero esto no se ha dado, debido, en gran parte, a las desconfianzas
mutuas, presiones internas y externas, y las relaciones e intereses internacionales que
tiene cada Estado; pero no por ello, se puede desconocer que los dos países han venido
actuando en algunos importantes temas de manera conjunta, como por ejemplo: el
aumento de las inversiones y las relaciones comerciales, fundamentalmente en petróleo y
gas; los intercambios tecnológicos y el incremento de las ventas de armas y material
militar ruso a China; y el apoyo mutuo en ciertos asuntos internacionales como es el
respaldo de Moscú a Pekín de una sola “China dos sistemas” –aplicado al tema de
Taiwán–. China, en reciprocidad, apoya el dominio ruso sobre Chechenia. Igualmente, en
los logros progresivos en el Asia Central y sobretodo, en el tema que los inquieta tanto a
los dos países, los grupos fundamentalistas islámicos y los movimientos separatistas
radicales dentro de sus fronteras nacionales.

2. Acuerdos militares y transferencias de armas por parte de Rusia a China

Las ventas de armas a China es quizá el elemento más dinámico de las relaciones ruso–
chinas. Que por un lado, han contribuido a la modernización militar china; y por el otro, a
mantener el complejo militar–industrial ruso en actividad. Esta tendencia se ha venido
dando desde los tempranos años „90, con unas transferencias de unos (11) U$S 12 mil
millones de dólares americanos, incluyendo equipo avanzado.(12) Ventas que se han

7
visto aumentadas por el embargo que sostienen EEUU y la Unión Europea (EU) a China,
lo cual a permitido que en Rusia algunos sectores se planteen la necesidad de proveer a
China de armas tecnológicamente más sofisticadas antes de que se levante el embargo
europeo.

Estas ventas de armamento han venido constituyendo la dimensión más destacada de la


relación bilateral. Con la firma del Acuerdo de Cooperación Técnico–Militar en 1992, las
estimaciones anuales de entregas que iban de los U$S 600 millones a los U$S 1000
millones de dólares durante los años 90‟s y de los U$S 1500 millones a los U$S 2000
millones durante el periodo comprendido entre el 2000 y el 2002.(13)

En 2003 las exportaciones de hardware militar producido en Rusia ascendieron a los U$S
3400 millones de dólares y las nuevas órdenes solicitadas alcanzan los U$S 4300
millones, siendo éste, el promedio más bajo de los 4 años anteriores, pues éste se ubicó
en los U$S 5400 millones anuales. Siendo la India y China el mercado base del material
militar ruso. En 2004 los ministros de defensa de Rusia y China firmaron un protocolo de
trabajo bilateral en la continuación de la Cooperación Técnico–Militar por el valor de U$S
2000 millones, planteándose que esto se va a modificar en el futuro. China prefiere
adquirir más licencias y emprender progresos comunes de hardware militar, que
continuar con la política de simple comprador de sistemas terminados. (14)

Las necesidades chinas a solventar en las relaciones con Rusia son: equipo y armamento
militar, suministro de energía y fuentes de comercio. La demanda china en el área militar
se debe a que su producción militar aún se encuentra lejos de los estándares
estadounidenses, rusos y europeos. Por lo que para poder aumentar su poder militar, sus
miradas se centran en Moscú. (15) A la par de estas necesidades, existe para China el
complejo tema de Taiwán, y por ello, Pekín también busca el apoyo político internacional
de parte de Moscú. Aunque no ha logrado todo lo deseado, a pesar de ser Rusia bastante
generoso. En el caso de la reciente venta de dos submarinos “Clase–Kilo”, dotados de
misiles anti–portaaviones SS–N–22 Sunburn, diseñado para hundir porta–aviones de
EEUU, Moscú decidió parar su entrega último momento, material militar que podría haber
alterado el equilibrio entre las fuerzas chinas y estadounidenses.(16)

Los principales pedidos de China son aviones Su–27 y aviones avanzados de combate
Su–30, helicópteros de transporte Mi–17, aviones de transporte Il–72, aviones de
advertencia y control A–50, misiles de defensa aérea SA–10 y SA–15, tanques T–72,
submarinos diesel Clase–Kilo, destructores de Clase–Sovremenny (equipados con mísiles
supersónicos, SS–N–22 Sunburn), y otros sistemas militares convencionales avanzados.
En 2002 China pidió dos destructores Sovremenny y ocho submarinos Clase–Kilo, y ha
intentado comprar cuarenta bombarderos Su–30. Además, en febrero de 1996 China
compró una licencia multi–anual a Rusia para montar doscientos Su–27 (sin derecho a
exportarlos a terceros países). China también requiere importar las piezas de repuesto
rusas de los sistemas operacionales por años.(17)

Las entregas de Rusia a China han estimulado las compras de material y armamento
militar y de sistemas de alta tecnología por parte de la India, lo que gustosamente,
aprovechan los rusos. De esta forma, logran diversificar sus exportaciones de material
bélico a la vez que activan su complejo militar–industrial. Esto a su vez, hace que China
trate de adquirir más y mejor material militar. Todas estas ventas que en un comienzo
fueron en forma de trueque, hoy se llevan a cabo en moneda fuerte o en condonación de
deuda externa del Estado de la Federación Rusa.

Una consecuencia resultante de las transferencias militares rusas a China, es que ésta ha
aumentado su poder militar, tornándose en uno de los principales rivales para EEUU
Desplazando del foco a la misma Rusia, por lo que el crecimiento del poderío militar chino

8
puede resultar inquietante para la Casa Blanca y el Pentágono. De ahí que la orientación
que plantee Washington hacia Pekín podría ser un factor positivo para Moscú. (18)

Voces inquietas al interior de los EEUU argumentan que la transferencia de tecnología y


la venta de armas rusas a China hace que “(...) la modernización militar china
proveniente de la asistencia de Rusia, le dé la idea al gobierno (de EEUU) de enfocarse
en la emergencia de la relación estratégica entre Rusia–China.”(19) En el 2000 el
Congreso de EEUU creó la China Commission, a instancias de los republicanos en el
Consejo de Seguridad Nacional, y un año después requirieron al Pentágono el “Reporte
Anual” sobre el poder militar chino.(20)

China también ha avanzado en otras áreas importantes como son los ejercicios militares
conjuntos con Rusia, y con otros Estados de Asia Central y del sureste asiático. En el
primer trimestre de 2005 la agenda de las relaciones bilaterales ha estado muy activa.
Tras varias visitas a alto nivel, incluyendo la primera consulta inter–gubernamental de
Rusia–China sobre temas de seguridad y tres rondas de negociaciones para preparar el
primer ejercicio militar conjunto en el otoño, con observadores de la Organización de
Cooperación de Shanghai, SCO.(21)

Ya en el 2002 China y Kirguizistán condujeron el primer ejercicio bilateral anti–terrorista


dentro del marco de la SCO. Siendo las primeras maniobras militares de China con otro
país, también otros Estados SCO han anunciado el deseo de sostener ejercicios
similares.(22) El primer ejercicio naval ruso–chino, entre dos flotas de guerra, la flota
pacífica rusa y de la flota china del mar del este, basados en Shanghai, tuvo lugar en
octubre de 1999.

La cooperación substancial que se desprende del acuerdo entre Rusia y China de 1993,
ha permitido que los chinos capten especialistas rusos en armas para trabajar en China y
en contra parte, los especialistas chinos han sido empleados en institutos aeroespaciales
rusos. Entre los años 1991 a 1997, 5205 consejeros militares rusos fueron a China y en
el mismo periodo, 1646 especialistas chinos en defensa fueron graduados en las
academias militares de Rusia.

3. Evolución de las relaciones comerciales ruso–chinas

La dimensión económica es cada vez mayor en la asociación rusa–china, veamos:

En mayo de 2003, la visita del presidente de la República Popular China, Hu Jintao a


Moscú, finalizó con un tratado de suministro de petróleo a 25 años que fue firmado entre
la empresa petrolera Yukos de Rusia y China National Petroleum Corp (CNPC), de China.
Este acuerdo requiere la construcción de un oleoducto de 2400 kilómetros, desde Siberia
del este a la norteña ciudad china de Daqing.(23)

En el 2004, fue anunciado que el programa de desarrollo marítimo de Kray, región en el


lejano este de Rusia, prevé atraer a cerca de 500000 trabajadores chinos antes de 2010
(hoy emplea a unos 15000).

Después de la cumbre de octubre de 2004, China está planeando invertir U$S 12 mil
millones en la economía rusa. Sin embargo, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha
exigido que esta inversión esté en el centro de la tecnología emergente de Rusia y no en
el sector de los recursos naturales.(24)

En febrero de 2005, en su reunión con el Primer Ministro de Rusia, Mikhail Fradkov, el


consejero diputado del Estado chino, Tang Jiaxuan, expresó sus esperanzas de avanzar
en algunos 'campos clave de la cooperación,' incluyendo economía y comercio, los
sectores de energía, ciencia, tecnología e inversión; se espera que el volumen del

9
comercio bilateral ruso–chino alcance los U$S 60 mil millones antes de 2008, más de
U$S 20 mil millones que en el 2005. La meta es aumentar el volumen comercial anual
entre U$S 60 a U$S 80 mil millones en el 2010.(25)

Rusia tiene necesidad del dinero chino. Y China requiere de la economía rusa para una
inversión continuada. Estas necesidades son resueltas constantemente por las compras
militares chinas y la exportación de petróleo y gas. Entre los años 1990 al 2001, China
compró a Rusia equipo militar por un valor de U$S 10 mil millones, rubro que ha
continuado incrementándose en el transcurso de los últimos años. Además, las compras
chinas de energía han constituido una porción significativa de la cifra de negocios anual.
Armamento y petróleo son el eje central de la extensión del comercio ruso–chino,
mientras que la venta de las mercancías habituales generan solamente una pequeña
parte del mercado.

Se argumenta que Rusia ganará más en su relación comercial con China y con el resto
del mundo cuando Moscú, eventualmente, se adhiera a la Organización Mundial del
Comercio, WTO.(26) Parece que China necesita a Rusia más de lo que Rusia necesita a
China. Rusia requiere de la inversión china para mantener su industria militar en pie,
mientras tanto la situación para China es diferente ya que no tiene ninguna alternativa
más que comprarle a los rusos (mientras Europa y los EEUU mantengan el embargo). Sin
las armas rusas la seguridad nacional de China estaría en peligro. Igualmente, la
creciente demanda energética china obliga a Pekín a adquirir los recursos energéticos
rusos. Mientras que por el contrario, en un mercado global, Rusia no tiene problema para
encontrar compradores para sus hidrocarburos.(27)

Durante la década pasada los intercambios comerciales ruso–chinos han crecido, pero no
en la misma proporción que los militares. El gobierno ruso ha intentado convencer a los
chinos de que inviertan en gran escala, en el empobrecido lejano este ruso, pero los
chinos prefieren hacerlo en el Asia sur–oriental. 'Rusia desea balancear su comercio con
China de modo que no dependa tanto de ventas militares. También esperan atraer la
inversión china en Rusia,' decía un miembro de la delegación rusa en Pekín en marzo de
2000.(28)

Los dos países a la hora de emprender las relaciones comerciales mutuas se encuentran
frente a una serie de impedimentos como son: los sistemas jurídicos financieros, las
políticas reguladoras de seguros, que hacen ineficaces los esfuerzos comerciales de
ambos Estados, exponiendo a comerciantes y a inversionistas ante obstáculos
adicionales. A finales de 2002, solamente 1100 firmas que implicaban un cierto capital
ruso han invertido en China (con U$S 250 millones de dólares), y menos de quinientas
empresas con un cierto capital chino han invertido en Rusia (con aproximadamente el
mismo monto de dólares en inversiones). Relativamente son pocas las empresas a riesgo
compartido ruso–chino registradas que han llegado a ser funcionales.(29)

La complementariedad comercial extendida y creciente que se da entre los dos países,


queda rota cuando se trata de atraer recursos de inversión extranjera a sus territorios,
pues ambos Estados son competidores por la inversión estadounidense, europea y de
otras fuentes de recursos. A Rusia le interesa comercializar sus artículos disponibles
mientras que China está interesada en alta tecnología y en la fabricación en su propio
territorio, con licencias cedidas.

10
Parte III

La parte III estará dedicada a tratar los temas sobre cooperación energética, tecnológica,
las relaciones de cooperación de Rusia y China con la India.

1. Acuerdos y cooperación energética: petróleo y gas

La necesidad de recursos energéticos y fundamentalmente de petróleo y gas está


haciendo que Rusia haya ido adquiriendo un papel protagónico no solo en Asia sino a
escala mundial por su enorme capacidad de reservas energéticas con las que cuenta hoy.
China, con su acelerado aumento de consumo de energía y la necesidad de cubrir tal
déficit (en el 2015 será de 7,4 millones de barriles diarios, de los cuales la mitad tendrá
que ser importada (1)), ha hecho que estos dos importantes Estados del Asia se vean
como socios en varios temas tanto a escala regional como internacional.

El reciente período se puede definir en cuatro componentes importantes en el área de los


recursos energéticos:

1. Acuerdos y desarrollos de proyectos energéticos entre Rusia y China;

2. Ventas de productos energéticos de Rusia, que lo conviertan en un actor de peso en el


plano regional y mundial;

3. Mejor manejo por parte de Rusia de sus recursos; y,

4. Choques entre diferentes poderes por la competencia de recursos y la estabilidad


regional y mundial.

Primero, China a través de la compañía China National Petroleum Corporation (CNPC) se


comprometió en 2001 a construir un oleoducto entre Kazajstán y la provincia china de
Xinjiang, y otro entre Kazajstán e Irán por una comisión de cerca de U$S 9000 millones
de dólares. Esta presencia china en Asia Central ha ido acompañada de más acuerdos
ruso–chinos como el de la extracción en los campos de gas natural en Liberia, y en la
construcción de un gasoducto en la región de Irkustk en China, que conectará
posiblemente a Japón y a Corea del sur, estrechando así los lazos.

China y Rusia acordaron en 2001 construir un oleoducto de 2400 kilómetros que llevará
petróleo desde Siberia a China nororiental (2). Incluso en el año 2003, acordaron
examinar conjuntamente los recursos de petróleo y gas natural en las cuencas de sus
zonas fronterizas de Muhe–Ushumun, Sunwu–Zeysko, Bureinskaya y Sanjiang–Amur,
que se estiman con una reserva de 80 millones de toneladas de petróleo (3).

En diciembre de 2004, Yugansk, la compañía petrolera más importante del consorcio


Yukos, vendió por U$S 9350 millones de dólares al Baikal Finance Group el 76.79%;
luego de ello el ministro de energía e industria ruso dijo que los activos de Yugansk
serían entregados a una compañía enteramente estatal y que hasta un 20% de ésta se
pueden ofrecer a la compañía china CNPC; ese mismo día, Rosneft de propiedad del
Estado ruso compró las finanzas de Baikal. La verdad tras la compra emergió en el
periódico ruso Vedomosti quien divulgó que la CNPC ayudó al pago de Rosneft subsidiario
principal de Yukos ofreciendo un crédito por U$S 6000 millones de dólares a cambio de
48,4 millones de toneladas de petróleo antes del 2010.(4)

11
Segundo, el crédito de la CNPC tuvo un efecto importante añadido para China y fue
revivir el oleoducto del lejano oriente ruso, acordado en un primer momento en 2001,
con recursos chinos, esperando que lleve a China, 20 millones de toneladas de petróleo
bruto al año, hasta llegar a 30 millones antes de 2010(5). Viktor Khristenko, quien actuó
como Primer Ministro de Rusia, del 24 de febrero al 25 de marzo de 2004, anunció que
China recibirá petróleo a través de este ramal, que sería construido y concluido en mayo
de 2005. Japón anteriormente se comprometió con Rusia a construir éste por lo que el
destino final del petróleo siberiano de Angarsk, se ha convertido en tema candente. A
pesar de los acuerdos ruso–chinos y del reparto de la firma Yukos, Rusia se ha visto
abocada a cambiar la ruta del transporte del crudo a su puerto de Nakhodka. Este
cambio permitirá a Japón acceder al petróleo primero que China (6). Esta opción es más
eficiente económicamente para Rusia, dado que Japón asumiría los costos totales de la
construcción de este oleoducto.

Tercero, los intercambios comerciales y acuerdos de cooperación entre Rusia y China han
mantenido un crecimiento constante y han mejorado cualitativamente, sin alcanzar aún
el grado ideal. Con la decisión rusa sobre el oleoducto y el cambio del recorrido original
de éste –de Angarsk a Daqing–; que ahora irá en una ruta favorable a Japón (Angarsk–
Nakhodka), demuestra la naturaleza de las políticas globales de Rusia en el control de
sus recursos energéticos (petróleo y gas), viéndolos como herramienta para aumentar su
papel político y económico en Asia(7), maximizando así sus intereses estratégicos.

Por lo que parece, ahora Rusia es mucho más cuidadosa con su petróleo como “arma”
que vendiendo armamento a otros(8). Quizás el uso del petróleo de Siberia del este y del
lejano este, cuyas reservas de 2800 millones de toneladas, le sirvan a Rusia para
cimentar una relación más sólida con China. Por ello, está tratando de hacer un manejo
más cuidadoso de estos recursos, ya que si se mira, cuál es la mejor opción, en caso de
inversiones y de tecnología, estarían en mejor condición de transferirlos y brindarlos a los
EEUU(9). Pero para Rusia, hoy, es más importante una empresa estratégica conjunta con
China con la que comparte una frontera de más de 4000 kilómetros; más muchos otros
intereses regionales e internacionales.

Cuarto, los elementos que influyen en las relaciones en Asia, y principalmente en el


oriente de Asia Central, son las necesidades cada vez mayores de asegurar el acceso a
los recursos energéticos por parte de todos los Estados interesados e implicados en la
región, en la que hay que incluir a EEUU; la importancia estratégica de estos recursos
pueden, en el futuro, conllevar a que de ellos dependan Japón, Europa y EEUU, además
de otros Estados y regiones. China es un consumidor importante y sus necesidades de
petróleo, gas y carbón irán en aumento progresivo, por lo que necesita de Rusia,
Kazajstán y Turkmenistán. Japón compite con China por los recursos de Rusia. Las
compañías de EEUU se esfuerzan en lograr participar en proyectos regionales de energía,
centrando más su atención en los recursos de la zona del mar Caspio (10).

Ello convierte al Asia en una zona en la que hacen presencia diferentes Estados y poderes
regionales y globales a la caza de esos importantes recursos; contribuyendo a aumentar
la inseguridad no solo de la zona, sino del ámbito mundial. Todo esto, ha hecho que
Rusia se movilice más cerca de sus recursos energéticos siberianos, caspianos y centro
asiáticos. Recursos que, además de aumentar las arcas rusas y de contribuir a su
crecimiento económico, están convirtiendo a Moscú en el jugador asiático más activo, con
posibilidades de alianzas muy fuertes e importantes en el mundo entero.

2. Rusia–China: cooperación tecnológica y técnica

Aunque las transferencias de petróleo continúan siendo enormes, así como las ventas de
equipo militar, Rusia y China se ofrecieron mutuamente por primera vez varios proyectos
para el desarrollo económico y científico. Dicha cooperación incluye el desarrollo de

12
proyectos de circuitos integrados (IC), del diseño, montaje y entrega de equipo de
aviación civil, de la fabricación de carros pesados Ural y de la construcción de un
ferrocarril entre Ussuriisk, Primorye, y Dongning en la provincia de Heilongjiang en
China, para exportar hasta 20 millones de toneladas del carbón de Dongning a través de
la ciudad portuaria rusa de Ussuriisk.(11)

Rusia carece de experiencia en el control de calidad de la producción y del manejo


gerencial. Igualmente, no cuenta con la sofisticación en los sistemas de armas y
principalmente en áreas de la electrónica y del software, haciendo que esté por detrás de
otros países del área asiática y de otros continentes. Ese factor es palpable en los
aviones de combate SU–30MKK y en la segunda adquisición e instalación de dos
destructores Clase–Sovremenny del plan naval de China, proyecto 956EM, que serán
entregados en 2006. El sistema de control de armas del SU–30MKK se construye sobre
tecnología obsoleta, el radar N–001, aunque fue aumentado, aún sigue estando fuera de
los estándares tecnológicos de hoy (12). Por lo que China a pesar de haber recibido
tecnología avanzada de Rusia en los campos militar, nuclear y espacial, ha preferido
acudir a los mercados del oeste para adquirir tecnologías avanzadas.(13)

Las principales tendencias en la cooperación técnico–militar ruso–chinas a finales de


2003, buscaban levantar el techo tecnológico de las demandas chinas en las
transferencias de armamentos sofisticados, con un fuerte énfasis chino en adquirir
sistemas avanzados de armas marítimas.

China no seguirá satisfecha con la compra de armamento cuyo nivel tecnológico


corresponde al de hace dos décadas. Por ello, los conocedores de esta situación levantan
voces al interior de Rusia haciendo llamados para que se le entregue a China armamento
más moderno (14). Los militares chinos saben del nivel tecnológico, de los aviones de
combate y de las naves entregadas a la India, por parte de Rusia. Sí Moscú quiere
preservar su actual posición respecto al mercado chino, será solamente a condición de
ofrecerle armamento más sofisticado (15). De todas formas, el acercamiento que se está
originando entre Rusia y China, puede traducirse en lo inmediato, en una cooperación
más estable y profunda en transferencias de armas y tecnología y, en temas de
seguridad regional y mundial.

3. Acuerdos de cooperación ruso–chinos con la India

El avance de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, hacia el este, los
bombardeos a la antigua Yugoslavia y la acción unilateral en la “guerra de Kosovo”
llevaron a Rusia a plantearse un acercamiento con China y con la India. Puede que ese
posible triangulo no se materialice debido a que cada uno está tratando de consolidar sus
intereses, y a su vez ampliar su relación con los EEUU.(16)

Hoy, estos tres Estados comparten intereses mutuos que van desde problemáticas
internas a agendas regionales e internacionales que los acercan. Lo cierto es que en caso
de formarse este “triangulo estratégico,” sugerido hace cuatro años por el que fuera
Primer Ministro de Rusia, Yevgeny Primakov (17), plantearía de por sí, el esbozo de una
posible nueva era de grandes bloques de poder político y militar, y quizás esto sería el
inicio de un nuevo periodo de “Guerra Fría”.

El que esta potencial unidad se consolide, depende de diferentes circunstancias, que los
pueden forzar a su conformación. Los factores que conllevarían a precipitar una posible
alianza Rusia–China–India, serían los siguientes:

1.– Rusia entiende que para crear un nuevo balance de poder en el Asia necesita de un
mayor acercamiento con China, que a su vez le brinde ventajas. Esta posible alianza
requiere que además sean incluidas la India e Irán. El objetivo primordial de tal unidad

13
es prevenir el afianzamiento de los poderes occidentales en el Asia central y en el
Cáucaso. La Organización de Cooperación de Shanghai, SCO, puede proporcionar un foro
adecuado para el avance de este eje estratégico: Rusia–China–India. La SCO incluye
actualmente a Rusia, China, Kazajstán, Uzbekistán, Kirguizistán y Tayikistán, la India se
perfila como candidato potencial; con la adhesión de la India, la significación de la SCO
aumentaría, afirmó el presidente Putin (18), en la reciente cumbre de la SCO, en julio de
2005, donde estuvieron presentes con carácter de observadores la India, Irán y Pakistán.

2.– Rusia, China y la India entienden que por tener una serie de intereses convergentes
a escala regional e internacional, puede de hecho, añadir sustancia para la construcción
de ese posible bloque de poder. Los tres estuvieron inquietos por la guerra emprendida
por EEUU contra Irak y protestaron porque lo entendieron como un rechazo a las reglas
internacionales. Estos tres Estados dan respaldo a la primacía de dirimir la solución de las
crisis en el seno del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas(19). Tiempo atrás,
Rusia se había ya comprometido a trabajar junto con la India por el establecimiento de
un mundo multipolar basado en igualdad de la soberanía de los Estados. Moscú y Nueva
Delhi expresaron 'su determinante oposición al unilateral uso o amenaza de utilizar la
fuerza en violación de la carta de la ONU, y a la intervención en los asuntos internos de
otros países, incluyendo el tipo de intervención humanitaria.”(20)

3.– La venta de armas y de recursos energéticos juegan un gran papel en esta relación
trilateral. Rusia y China han llegado a discutir la posibilidad de desarrollar conjuntamente
un Sistema Regional de Escudos de Misiles Defensivos, sí EEUU ignora sus objeciones y
continua llevando adelante el sistema de escudos anti–misiles. En el área militar Rusia y
la India realizaron ejercicios navales en 2003, en el Océano Indico en el que se simuló un
ataque con misiles de travesía de largo alcance. (21)

En octubre de 2000, Rusia y la India firmaron una declaración de asociación estratégica,


entre los que se encuentran la unión en la Investigación y Desarrollo (I+D), los acuerdos
de cooperación tecnológica–militar y, la continuación con el entrenamiento en los
aspectos de interés común. Esta asociación generó un atractivo más, para el
acercamiento de China a este posible triangulo estratégico (22). Tras varios años de
negociaciones, en enero de 2004, la marina hindú podía finalmente firmar un arreglo con
Rusia para la adquisición del portaaviones almirante Gorshkov de 44500 toneladas (23).
En 2004 se comenzó a hablar de que Rusia y la India en colaboración con China trabajan
en la unión en la Investigación y Desarrollo (I+D), para la creación de cazas de quinta
generación. (24)

4.– Lo multi–étnico de los tres Estados los lleva a preocuparse por el aumento del
separatismo étnico nacionalista y el islamismo fundamentalista. La preocupación rusa son
sus porosas fronteras y las relaciones volátiles con los Estados vecinos al sur y en el Asia
central; para China la presencia del nacionalismo separatista y el islamismo radical
principalmente en la provincia Xinjiang. Lo mismo que le acontece a la India en la región
de Cachemira.

Rusia y China se han brindado mutuo apoyo en materias regionales. China apoya los
esfuerzos rusos para contener el separatismo doméstico ruso y las acciones de Moscú en
Chechenia; por su parte, Rusia apoya a China en el tema de Taiwán, Tíbet, y rechaza la
presión por parte de occidente en el tema de Derechos Humanos. La India a su vez,
teniendo presente el principio de no–interferencia en asuntos internos de otros Estados,
tuvo cuidado y abandonó la valoración en política de asuntos extranjeros en cuanto a
China, cesando increíblemente su posición con respecto al Tíbet; por su parte China
retiró el apoyo a los separatistas en Assan y el Noroeste hindú, Pekín asume a su vez,
una 'posición de cuidadosa neutralidad' en el tema de Cachemira(25), las tensiones
pasadas por las agudas disputas fronterizas han sido tratadas, hoy el principal conflicto
sino–hindú se centra en el abastecimiento de armas nucleares por parte de China a

14
Pakistán, pero la India ha sido tranquilizada por la decisión por parte de Pekín de unirse y
de trabajar constructivamente con el Comité Zangger.(26)

Por su parte Rusia y la India, preocupados por la situación del fundamentalismo islámico
han experimentado un mejor acercamiento, lo que a su vez a traído el deterioro de la
relación de Rusia con Pakistán, agravado por la posición paquistaní frete al islamismo y a
su incondicional sumisión hacia los EE.UU.; proximidad que se traduce también en el
apoyo ruso a la India para que ésta se incluya en la directiva de foros internacionales
como en el de Cooperación Económica Asia-Pacífico, APEC.[27]

Parte IV

Parte IV: Esta cuarta parte estará dedicada a tratar el tema la Organización de
Cooperación de Shanghai (SCO).

1. Organización de Cooperación de Shanghai (SCO).

Después de la desintegración de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), el


presidente del gobierno regional de Xuar, China, visitó los países Uzbekistán y Kazajstán,
explorando futuros compromisos en la región.

En 1991, China y Kazajstán firmaron un acuerdo intergubernamental por cinco años, que
reduce las tarifas en las importaciones y exportaciones, promoviendo una mayor
cooperación en temas de seguridad y economía. El progreso de este diálogo multilateral,
creó medidas de confianza militar y de seguridad a lo largo de las fronteras de China con
Asia Central [28], y animó a nuevos compromisos cuyo resultado fueron diferentes
discusiones entre Moscú y Pekín, que dan vida en 1996, al Acuerdo Bilateral sobre las
Fronteras.

Inmediatamente firmado este acuerdo, China encabeza los esfuerzos que darán lugar al
nacimiento en abril de 1997 de la organización conocida como “Shanghai Cinco” (Rusia,
China, Kazajstán, Kirguizistán, y Tayikistán). Moscú eleva su interés en esta iniciativa
china, debido al descontento con diferentes Estados occidentales a raíz del conflicto
balcánico [29]. Uzbekistán que en un comienzo participó como observador, opta más
adelante por adherirse. Cinco años más tarde, en la cumbre de Shanghai 2001,
“Shanghai Cinco”, se convierte en la Organización de Cooperación de Shanghai (SCO),
una organización internacional con estructura formal y componente militar, el Grupo
Anti-Terrorista, con base en Uzbekistán[30]; siendo hoy la estructura de seguridad más
importante de la región, con secretaría en Pekín. El desarrollo de esta organización ha
despertando el interés de la India y Pakistán por integrarse [31], países que en la última
cumbre de la SCO en julio 2005, participaron al igual que Irán como Estados
observadores.

La SCO crea en 2004 una fuerza regional Anti-Terrorista en Bishkek, capital de


Kirguizistán. En su primer plan militar la SCO llevó a cabo ejercicios militares comunes en
Kazajstán implicando a las fuerzas armadas de los seis países miembros [32]. Además,
de la Convención Anti-terrorismo de Shanghai, la organización ha impulsado iniciativas

15
para que Naciones Unidas desempeñen un importante papel a escala mundial. Ya en el
2000 habían afirmado públicamente que "inquebrantablemente promoverán la
consolidación del papel de la ONU como el único mecanismo universal para salvaguardar
la paz y la estabilidad internacional"; y que se "oponen al uso de la fuerza o de la
amenaza de la fuerza, en las relaciones internacionales sin la antes aprobación del
Consejo de Seguridad de la ONU."[33]

Con la firma de la Declaración de Tashkent, Uzbekistán, en mayo de 2004, se extienden


los objetivos de la organización a otros asuntos de interés común, como son la
cooperación para la erradicación de la pobreza, y en el comercio; también se formaliza la
ayuda para el mantenimiento de la seguridad en el Asia Central.

Los países miembros reiteran su firmeza conjunta para combatir las fuerzas
desestabilizadoras tales como el “terrorismo, separatismo y extremismo”[34], así como
el tráfico de drogas, para contener y “enfrentar las nuevas amenazas a la
seguridad”[35]. Dado que el terrorismo es el tema de más preocupación [36], se
comprometieron a consolidar sus acuerdos realizando ejercicios militares conjuntos anti-
terroristas, para el control del comercio ilegal de armas, munición y explosivos, así como
la entrada de mercenarios dentro de sus fronteras. Además, la Declaración de Tashkent,
emanan acuerdos, sobre el deber de especificar todo tipo de ejercicios militares, su
número, alcance y escala, debiéndose informar toda actividad militar importante que
ocurra en un área dentro de los 100 kilómetros cercanos a la frontera de los Estados
miembros. Y así mismo se eliminan todos aquellos ejercicios militares que intenten
oponer un Estado contra otro al interior de la SCO.

La organización también está trabajando por la integridad y reforzando la ayuda


comunitaria contra las amenazas separatistas que padece cada Estado miembro. Por ello,
y como consecuencia de la situación de inestabilidad política, económica, social de la
región, los Estados centro asiáticos, Kazajstán, Kirguizistán, Tayikistán y Uzbekistán, se
vieron obligados a asociarse a la SCO, que poco a poco se ha convertido en un ente
importante de seguridad colectiva[37]. El desarrollo sobrevino así, en primer lugar,
porque ninguno de estos Estados aisladamente podía derrotar estas amenazas y
sediciones violentas; en segundo lugar, la presencia de EE.UU. aumentan la inestabilidad
de la región, ya que incentivan las contradicciones, fracturando de un lado a las naciones
más incipientes, y de otro, acarreándole conflictos a los Estados más cimentados. En este
panorama internacional, sería inverosímil imaginar que EE.UU. brinde su apoyo a Rusia, a
China o los otros países de la zona, para enfrentar estas amenazas; escudándose
principalmente en el manejo de las tensiones en el conflicto chechenio, en las diferencias
sobre la solución del tema taiwanés, y en tratamiento a los abusos contra los derechos
humanos en el Asia central.

Tres factores que se han convertido en los problemas más acuciantes en el Asia Central
hoy:

1. Competición geopolítica entre Rusia, China, Irán, y de otros Estados centro asiáticos,
además de EE.UU., por el control del petróleo y el gas;

2. La aparición de fenómenos fronterizos, como el tráfico ilegal de armas y de drogas; y

3. Las insurrecciones y el terrorismo de corte islamista.

16
Entre los grupos señalados como una seria amenaza para la estabilidad de la región,
están el movimiento de los Talibán en Afganistán; el Hizb ut-Tahrir que anhela la
instauración de un califato en las repúblicas centro asiáticas; el Movimiento Islámico de
Uzbekistán (IMU), grupo que emergió de los uzbeks que habían luchado junto al Partido
Islámico del Renacimiento (IRP) en la guerra civil de Tayikistán. El IMU ha lanzado
repetidas ofensivas en el Valle de Fergana, desde bases en Mazar-e-Sharif y Konduz al
norte de Afganistán. Países como Uzbekistán, Tayikistán y Kirguizistán comparten el área
del valle de Fergana, por lo tanto, todas las actividades que tengan lugar en este
importante valle del Asia Central tienen un gran impacto sobre los tres Estados.[38]

Las dos principales organizaciones internacionales de seguridad de carácter regional, la


Organización de Cooperación de Shanghai (SCO) y la Organización del Tratado de la
Seguridad Colectiva (CSTO) de la Comunidad de Estados Independientes (CIS), se han
comprometido a cooperar sobre estos temas. La SCO ha realizado ejercicios conjuntos
militares anti-terroristas en diferentes momentos y con distintos alcances. Algunos de
estos ejercicios han tenido lugar en China y Kazajstán, y varios de éstos incluían a
comandos de la Fuerza Colectiva de Despliegue Rápido[39] (CRDF) de la SCO. China y
Kazajstán por su parte han comenzado ha cooperar en la lucha contra las organizaciones
clasificadas como terroristas por parte de la ONU y EE.UU.; como al Movimiento Islámico
del Este de Turkestán (ETIM)[40]. La SCO y la CSTO han dando muestras de
cooperación, resultado lógico, dado que los objetivos y calidades de miembro de estas
dos organizaciones son similares, y ambas ahora tienen bases de anti-terrorismo en
Kirguizistán.[41]

Rusia y las naciones centro asiáticas miembros de la SCO, han insistido para que la
organización ponga más énfasis en la cooperación económica, mientras que los
representantes chinos han mostrado más interés en la cooperación militar y anti-
terrorista, con el objetivo de construir una sólida organización de seguridad que le haga
frente a las amenazas regionales comunes[42]. Por lo que los acuerdos bilaterales ruso-
chinos, se prestan y se revelan como herramienta para el mantenimiento de la
estabilidad en la región.[43]

La SCO ha realizado pasos significativos, desde la década pasada, en la esfera


económica, impulzando el desarrollo de una mayor cooperación y competencia
económica entre los seis Estados miembros. China se ha convertido en el socio
comercial, no-CIS, más importante de Kazajstán, Uzbekistán y Kirguizistán. El comercio
bilateral de China con Kazajstán alcanzó US $497 millones aproximadamente en 1996.

Sin duda, la conformación y el desarrollo de la organización “Shanghai” como foro


regional ha beneficiado más a China que a todos los demás Estados miembros. El foro ha
ido incluyendo progresivamente temas económicos, políticos y problemas regionales de
seguridad, de los que no ha habido escasez en el período 1996-2002[44]. Así mismo,
han reconocido la necesidad de forjar lazos económicos más fuertes, como medio
indispensable para erradicar la pobreza en la región; para este fin, establecieron grupos
de trabajo, tales como: comercio, promoción de inversiones, costumbres y otros. La
agenda de la SCO, incluye acuerdos sobre medidas para elevar el comercio en la región y
para formular la legislación que apoya el libre flujo de mercancías, de capitales, de
servicios y de tecnologías[45], siendo esto un logro de los Estados de menor tamaño de
la organización.

17
Los principales factores que impiden que se produzca una mayor profundización en la
cooperación en la SCO son:

a) las desconfianzas y suspicacias que persisten entre los diferentes países miembros.
Las naciones central asiáticas no comparten del todo las opiniones chinas sobre las
amenazas regionales, y mucho menos no comparten en su totalidad las preocupaciones
por las amenazas terroristas;

b) las carencias de las repúblicas del Asia Central de los suficientes mecanismos políticos,
sociales y de seguridad para oponerse a sublevaciones nacionalistas internas y a los
ataques de los agitadores islamistas. Hoy, estos Estados se encuentran en medio de un
ambiente potencialmente explosivo;

c) la incapacidad de Rusia y de China de construir un mecanismo capaz de proporcionar


verdadera seguridad regional en áreas de interés común, situación que demanda
mayores esfuerzos. Pues, hasta ahora, este sistema de seguridad no ha ayudado mucho
a contener la presencia del fundamentalismo islámico en la región [46];

d) la ineficacia de los Estados asiáticos centrales para constituir una eficaz fuerza militar
que ejerza influencia contra el terrorismo y las fuerzas insurgentes;

e) el incumplimiento de la en la SCO como organización de sus cometidos militares en la


guerra contra el terrorismo [47]; y,

f) sumado a todo esto, la presencia militar de los EE.UU. en la región, como consecuencia
de la “Guerra Global contra el Terrorismo”, en su sedienta necesidad por controlar los
recursos energéticos de petróleo y gas, han contribuido a desestabilizar la precaria
situación de seguridad en la región y fundamentalmente a aumentar los peligros
procedentes del “triangulo de la eterna guerra” [48], Tayikistán-Afganistán-Pakistán.

Los factores de cohesión más destacados que han ido convirtiendo a la SCO en una
indispensable y primordial organización regional de cooperación y seguridad, son:

a) el trascendental rol que desempeña la organización, en el mantenimiento de la


seguridad y estabilidad en Asia Central y en el extremo oriente del continente. Su
desarrollo podrá ayudar a formar una zona de paz al sureste y al este de Rusia [49];

b) los acelerados progresos en cooperación en el área de seguridad y defensa de la


región han dado resultados inmediatos, como la puesta en marcha de ejercicios militares
conjuntos con la participación de sus miembros, como el realizado por Rusia y China[50],
de agosto a septiembre de 2005, denominado “Misión de Paz 2005”.

c) facilitar los acuerdos para la seguridad de las fronteras entre los miembros de la
organización, como en el caso de China, que ha delimitado sus fronteras con Rusia,
Kazajstán, Kirguizistán, y Tayikistán;

d) los persistentes emplazamientos que ha realizado la organización para que la ONU y


su Consejo de Seguridad, sea el mecanismo que resuelva los diferentes contenciosos y
conflictos que se dan, ya sean a escala regional o mundial. Demandando la construcción
de un mundo multilateral;

18
e) la preocupación por parte de los arquitectos de las políticas ruso-chinas frente a las
diferentes problemáticas de la región, como son las actividades de Irán, Pakistán,
Turquía, Arabia Saudita, y la ingerencia de Estados Unidos en Asia central [51];

f) el creciente incremento comercial y de mercado entre las diferentes naciones


participantes en la organización; y,

g) agregado a todo esto, el despliegue bélico estadounidense a lo largo del continente y


fundamentalmente en Asia Central ha obligado, a que Rusia y China estrechen más sus
relaciones de cooperación para salvaguardar sus intereses estratégicos.

Debido a la importancia del Asia Central, las rivalidades geopolíticas han comenzado a
tener diferentes respuestas y soluciones en el marco regional e internacional, que pueden
implicar serios desarrollos y trascendentales cambios en el inmediato futuro. Una de
estas manifestaciones fue la posición adoptada, al finalizar la última cumbre de la SCO,
en Astana capital de Kazajstán, del 5 al 6 de julio de 2005, en la que, los Estados
miembros llaman a "la coalición anti-terrorista" liderada por EE.UU. a definir un plazo
sobre su presencia militar sobre el territorio de países miembros de la SCO. Recalcada
con vehemencia por parte de Uzbekistán, a la que el ministro de los Asuntos Exteriores,
Roza Otunbayeva de Kirguizistán, se unió, proclamando, "Somos parte de la coalición
anti-terrorista (...) Sin embargo, hay un plazo limitado para cada uno de los que viene a
algún sitio. Somos miembros SCO. Ponemos a la vista este tema junto con otros Estados
miembros”[52]. Aunque Washington trató de desviar este serio llamado contra sus
intereses en la región, argumentando que su presencia allí se debe a tratados bilaterales;
no por ello, esta exigencia deja de ser un duro golpe para los objetivos e intereses
estadounidenses en el Asia Central. Finalmente, esta situación llevó a un ultimátum por
parte de Uzbekistán para que EE.UU. se retire en menos de 180 días de la base que tiene
en su territorio.

Finalmente Washington se vio obligado a retirarse de la base que tenía en Uzbekistán a


finales de 2005, y actualmente tiene problemas con la base en suelo de Kirguizistán.
Pero muchos de los interrogantes sobre la presencia de EE.UU. en el Asia Central se
podrán aclarar en la próxima de cumbre de la SCO que tendrá lugar a mediados de 2006.

19
Notas:

Parte I:

1.- Wilches, Víctor. “Rusia y China: Una Posible Alianza. ¿Existen Factores Objetivos para una „Nueva Guerra
Fría‟?” GrönMåne Ed. Stockholm, Dic. 2005.
2.-Los miembros de la Comunidad de Estados Independientes son: Rusia, Ucrania, Kazajstán, Bielorrusia,
Armenia, Georgia, Azerbaiyán, Kirguizistán, Moldavia, Tayikistán, Turkmenistán, Uzbekistán.
3.- Wilches, Víctor. pg. 91. ob. cit.

Parte II:

1.- SCO: Organización de Cooperación de Shanghai. Todas las Siglas que aparecen en el estudio corresponden
a la forma inglesa, exceptuando la ONU y la OTAN.
2.- Irvin Lim Fang Jau. Dragon Dance: China's Global Charm Offensive as Grand Strategies of Dalliance and
Distraction. Journal of the Singapore Armed Forces, Journal V27 N3 2001.
3.- Bin, Yu. At the Dawn of a Unipolar World…cit.
4.- Bin, Yu. At the Dawn of a Unipolar World. Wittenberg University. 1st Q u a r t e r 2003: China-Russia
Relations. Center for Strategic and International Studies, CSIS; Enero-marzo, 2003.
5.- Irvin Lim Fang Jau. Dragon Dance…cit.
6.- Timmerman, Kenneth R. China and Russia Align against U.S - sign Sino-Russian Friendship Treaty; United
States. Insight on the News; agosto 13, 2001.
7.- Bin, Yu. At the Dawn of a Unipolar World…cit.
8.- Bin, Yu. Back to Geostrategics. Wittenberg University. Center for Strategic and International Studies, CSIS;
agosto 3, 2003.
9.- Weitz, Richard. Why Russia and China have not formed an anti-American alliance - Russia and Eurasia.
Naval War College Review, FindArticles; Otoño 2003.
10.- Timmerman, Kenneth R. China and Russia Align Against U.S - sign Sino-Russian Friendship Treaty; United
States…cit.
11.- US $: Significa que son dólares americanos, y válido para todo el documento.
12.- Bin, Yu. Back to Geostrategics… cit.
13.- The Military Balance. Central and South Asia. Volume 103, Number 1 / October 01, 2003; pgs: 126-144;
octubre 1, 2003.
14.- The Military Balance 2004. Russia Part II. Volume 104, number 1, 2004
15.- Oresman, Matthew. Challenges To The Sino-Russian Relationship. CHINA BRIEF, Volume 4, Issue 24.
Jamestown Foundation; diciembre 7, 2004
16.- Weitz, Richard. Why Russia and China have not formed an anti-American alliance - Russia and Eurasia…cit.
17.- Weitz, Richard. Why Russia and China have not formed an anti-American alliance - Russia and Eurasia…cit.
18.- Makiyenko, Konstantin. The Russian-Chinese Arms Trade: an Attempt at Qualitative Analysis. Centre for
Analysis of Strategies and Technologies. Moscow Defense Brief, No. 1, 2005.
19.- Waller, J. Michael. New reports detail the China threat; for the first time, an official policy document clearly
states that Beijing's military buildup against Taiwan is a clear and present danger to U.S. interests in the Pacific
- World: China. Insight on the News; agosto 19, 2002.
20.- Ibíd.
21.- Bin, Yu. Back to Geostrategics…cit.
22.- Weitz, Richard. Why Russia and China have not formed an anti-American alliance - Russia and Eurasia…cit.
23.- Blagov, Sergei. Russia-China-India: An axis of denials…cit.
24.- Oresman, Matthew. Challenges To The Sino-Russian Relationship…cit.
25.- Bin, Yu. Back to Geostrategics…cit.
26.- Oresman, Matthew. Challenges To The Sino-Russian Relationship…cit.
27.- Ibíd.
28.- Weitz, Richard. Why Russia and China have not formed an anti-American alliance - Russia and Eurasia…cit.
29.- Ibíd.

Parte III y IV:

1.- Oresman, Matthew. Challenges To The Sino-Russian Relationship…cit.


2.- Irvin Lim Fang Jau. Dragon Dance: China's Global Charm Offensive as Grand Strategies of Dalliance and
Distraction…cit.
3.- Blagov, Sergei. Russia-China-India: An axis of denials. Asia Times, julio 3, 2003
4.- Stelzer, Irwin M. The axis of oil: China and Russia find a new way to advance their strategic ambitions, The
Weekly Standard, febrero 7, 2005. Y también en, Bin, Yu. Back to Geostrategics…cit.
5.- Blagov, Sergei. Russia-China-India: An axis of denials…cit.
6.- Oresman, Matthew. Challenges to the sino-russian relationship…cit.
7.- Bogaturov, Alexei. International relations in central-eastern Asia: geopolitical challenges and prospects for
political cooperation. The Brookings Institution Center For Northeast Asian Policy Studies; junio 2004.
8.- Bin, Yu. At the Dawn of a Unipolar World…cit.
9.- Stelzer, Irwin M. The axis of oil: China and Russia find a new way to advance their strategic ambitions…cit.
10.- Bogaturov, Alexei. International relations in central-eastern Asia: geopolitical challenges and prospects for
political cooperation...cit.
11.- Bin, Yu. At the Dawn of a Unipolar World…cit.

20
12.- Makiyenko, Konstantin. The Russian-Chinese Arms Trade: an Attempt at Qualitative Analysis…cit.
13.- Weitz, Richard. Why Russia and China have not formed an anti-American alliance - Russia and Eurasia…cit.
14.- Lim Fang Jau. Dragon Dance: China's Global Charm Offensive as Grand Strategies of Dalliance and
Distraction…cit.
15.- Makiyenko, Konstantin. The Russian-Chinese Arms Trade: an Attempt at Qualitative Analysis…cit.
16.- Rahm, Julie M. Russia, China, India: A New Strategic Triangle for a New Cold War? -international relations.
Parameters, diciembre 22, 2001.
17.- Blagov, Sergei. Russia-China-India: An axis of denials…cit.
18.- Ibíd.
19.- Ibíd.
20.- Rahm, Julie M. Russia, China, India Strategic Triangle for a New Cold War?…cit.
21 Blagov, Sergei. Russia-China-India: An axis of denials…cit.
22 Rahm, Julie M. Russia, China, India: A New Strategic Triangle for a New Cold War?…cit,.
23.- The Military Balance. Central and South Asia. Volume 104, Number 1 / January 1, 2004 Pages: 309 – 317.
24 Bin, Yu. Back to Geostrategics…cit.
25.- Rahm, Julie M. Russia, China, India: A New Strategic Triangle for a New Cold War?…cit.
25.- El Comité Zangger fue formado a principios de los años 1970 para establecer directrices y poner en
práctica las provisiones de control de exportación del Tratado de No-Proliferación Nuclear (Artículo III (2).
Según este Artículo " Cada Estado Parte del Tratado se compromete a no proveer: (a) fuentes o el material
especial fisionable, o (b) el equipo o el material sobre todo diseñado o listo para el tratamiento, uso o
producción de material especial fisionable, a cualquier Estado no-nuclear para objetivos pacíficos, a no ser que
la fuente o el material especial fisionable estén sujetos a los salvaguardas requeridos por este artículo. " La lista
de artículos controlados desarrollados por el Comité Zangger se conoce como la Trigger List porque la
exportación de aquellos artículos tiene salvaguardas de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA).
(Nota del Autor)
26.- Ibíd.
27 Clarke, Michael. Xinjiang and China‟s Relations with Central Asia, 1991-2001: Across the „Domestic-Foreign
Frontier‟? School of International Business and Asian Studies, Griffith University; Brisbane, Australia. Asian
Ethnicity, Volume 4, Number 2, June 2003. Taylor and Francis Group; junio de 2003.
28.- Ver la página 11.
29.- Marquand, Robert. Go west: China looks to transform its frontier. - Edition The Christian Science Monitor;
septiembre 26, 2003.
30.- Weitz, Richard. Why Russia and China have not formed an anti-American alliance …cit.
31.- Blagov, Sergei. Russia-China-India: An axis of denials…cit.
32.- Weitz, Richard. Why Russia and China have not formed an anti-American alliance …cit.
33 Sharma, Devika. China's new security concept. Observer Research Foundation, apareció en Pioneer, New
Delhi; julio, 2 2004.
34.- Ibíd.
35.- Weitz, Richard. Why Russia and China have not formed an anti-American alliance…cit.
36.- Engelhardt, Tom. Moving out of the superpower orbit. Asia Times; mayo 4, 2005.
37 Clarke, Michael. Xinjiang and China‟s Relations with Central Asia, 1991-2001: Across the „Domestic-Foreign
Frontier‟?...cit,.
38.- CRDF: Fuerza militar que depende de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, CSTO.
39 ETIM: Grupo separatista islamista del Uighur en la provincia de Xinjiang de China.
40.- The Military Balance. Central and South Asia...cit.
41.- Bogaturov, Alexei. International relations in central-eastern Asia: geopolitical challenges and prospects for
political cooperation...cit.
42.- Bin, Yu. Back to Geostrategics…cit.
43.- Clarke, Michael. Xinjiang and China‟s Relations with Central Asia, 1991-2001: Across the „Domestic-Foreign
Frontier‟? ...cit.
44.- Sharma, Devika. China's new security concept…cit.
45 Malik, V. P., General. Global Trends And Strategic Changes: The Asian View From India. Observer Research
Foundation, Análisis; diciembre 27, 2004.
46.- Engelhardt, Tom. Moving out of the superpower orbit…cit.
47.- Bogaturov, Alexei. International relations in central-eastern Asia: geopolitical challenges and prospects for
political cooperation...cit.
48.- Sergei, Ivanov. Russia's Geopolitical Priorities and Armed Forces. Russia in Global Affairs; abril 16, 2004.
49.- Bin, Yu. Back to Geostrategics…cit. Y también en, Novosti, Russian-Chinese troops conduct landing and
assault exercises in China. Novosti, agosto 24, 2005.
50.- Weitz, Richard. Why Russia and China have not formed an anti-American…cit.

21