Está en la página 1de 9

© 2010.

Texto: Barbara Zurer Pearson


© 2010. Traducción: Bilingual Readers

Diseño de cubierta: Miguel Ordóñez

© 2010. De la presente edición: Bilingual Readers, SL

Esta edición es una adaptación del libro Raising a Bilingual Child,


de la editorial Living Language, un sello de Random House, Inc.

Bilingual Readers
c/ Aguas, 3
28005 Madrid
91 354 68 57

www.bilingualreaders.es
facebook.com/bilingualreaders
twitter.com/bilingualrdrs

Primera edición: Septiembre de 2010

Todos los derechos reservados.

ISBN: 978-84-92968-05-3
Depósito Legal: M-36998-2010

IMPRESO EN ESPAÑA

Omagraf, SL
Índice

Introducción............................................................................... 11

Capítulo 1. Los beneficios del bilingüismo infantil......................... 17


Capítulo 2. Aprender una primera lengua...................................... 49
Capítulo 3. Aprender dos (o más) lenguas...................................... 79
Capítulo 4. Cómo crear un entorno bilingüe................................ 117
Capítulo 5. La voz de la experiencia: Testimonios........................... 151
Capítulo 6. ¿Hay niños que no puedan aprender dos idiomas?....... 201
Capítulo 7. Mitos sobre los niños bilingües.................................... 221

Recursos...................................................................................... 235
Bibliografía................................................................................. 241
Sobre la autora............................................................................ 251
Introducción

S ieres bilingüe y piensas educar a tus hijos, o ya lo haces, de forma bilingüe,


este libro te interesará.
Si no eres bilingüe pero te planteas si serías capaz de educar a tus hijos de
forma bilingüe, este libro también te interesará.
Y además, si estás interesado en la increíble historia de cómo los niños apren-
den dos o más idiomas al mismo tiempo, este libro también te interesará.

Consigue que tu hijo sea bilingüe es una guía que explica qué hacer
y qué esperar cuando estás criando a un futuro bilingüe1. Asimismo,
encontrarás información general que te permitirá pasar del cómo al
por qué. En ocasiones usarás este libro como un manual de consulta
rápida para ayudarte con una determinada estrategia. Otras veces te
sentirás fascinado, como yo, por los milagrosos progresos de los niños
más pequeños en su camino hacia el lenguaje y la alfabetización, y
querrás informarte ampliamente sobre las circunstancias que atañen a
las distintas fases. Este libro también cumple ese propósito.

1
Utilizo la palabra «bilingüe» para indicar que se habla más de un idioma, dos
o más, siguiendo la convención de llamar a cualquier idioma, excepto al primero,
«segundo», aunque sea el tercero o el décimo. En ocasiones utilizo la palabra
«multilingüe» para referirme específicamente a personas que hablan más de dos
idiomas.
BARBARA ZURER PEARSON

En Consigue que tu hijo sea bilingüe quiero compartir contigo mi


pasión por las lenguas y mi sueño de un bilingüismo universal. «Uni-
versal» puede sonar pretencioso, pero ¿por qué no? Todos crecemos
hablando una lengua2, ¿por qué no hablar dos, o más? Frecuentemen-
te, cuando coincido con personas de Guatemala, Dinamarca, Israel, o
la India, por ejemplo, me cuentan que en esos países se espera que los
niños se eduquen de forma bilingüe. No es algo inusual. Puede que
sus modos de vida no sean como los nuestros, pero sus hijos sí lo son,
pues nacen con las mismas capacidades para aprender idiomas que los
tuyos y los míos.

Fascinación personal e interés profesional

Mi interés en el desarrollo del bilingüismo es, a un tiempo, personal


y profesional. Yo no fui educada de forma bilingüe. Tuve mi primera
experiencia con el bilingüismo en mi etapa universitaria, cuando viví
en el extranjero. Quizá simplemente fue la magia de encontrarme en
París con veinte años, pero sentí un cambio al descubrir un mundo
mucho más amplio gracias a que podía vivir en otro idioma. Puesto
que era capaz de hablar con los franceses en su propio idioma, pude co-
nocer historias de gente con vidas únicas que ni siquiera hubiese podi-
do imaginar desde mi casa en Nueva York. De alguna forma me sentía
más extravertida cuando hablaba en francés, e incluso me sorprendí a
mí misma al escribir poesía también en francés, algo que no suelo hacer
en mi lengua materna. A pesar de que técnicamente había sobrepasa-
do la edad de aprender una segunda lengua como un hablante nativo,
muchas veces me tomaban por uno. Esto hacía que me sintiera como si
hubiese ganado una medalla en los Juegos Olímpicos de los idiomas.

Cuando hablo de lenguas, me refiero a «hablar» y «escuchar», pero no pretendo


2

excluir la lengua de signos, que es «hablada» con las manos y «oída» con los ojos.
Las personas que conocen una lengua de signos y una hablada (o dos lenguas de
signos) son un importante subgrupo de bilingües, y las ideas contenidas en este libro
también son aplicables a ellos.

12
CONSIGUE QUE TU HIJO SEA BILINGÜE

Mis hijos tampoco fueron educados de forma bilingüe (¡no con-


taba con este libro!). Afortunadamente, vivíamos en Miami, Florida,
una ciudad con una gran riqueza lingüística, y mis hijos mostraron
un gran interés por los idiomas desde bien pequeños, e incluso como
adolescentes. Ahora, de adultos, también son bilingües, aunque no
«casi nativos», como podían haber llegado a ser si hubiesen aprendido
antes su segunda lengua.
Aunque hablar dos idiomas ha constituido una parte importante de
mi vida adulta, de niña me perdí la experiencia de vivir en dos idiomas.
Sin embargo, como investigadora universitaria tuve la suerte de poder
compartir muy de cerca la experiencia de veinticinco familias com-
prometidas con el objetivo de criar a sus hijos de forma bilingüe. Estas
familias nos permitieron, a mis compañeros de la Universidad de Mia-
mi y a mí misma, grabar todos los aspectos que pudimos del desarro-
llo lingüístico de sus bebés sin que molestáramos demasiado. Nuestro
primer contacto con los bebés fue cuando tenían tres meses de edad,
antes de que empezaran a balbucear, y pudimos ver delante de nuestras
narices cómo crecían y hablaban dos lenguas a un tiempo. Gracias a sus
frecuentes visitas a nuestro laboratorio, entablamos amistad con muchas
de las familias, y unos cuantos padres continuaron trayendo a sus hijos
al laboratorio, aunque la financiación para el estudio ya había termi-
nado y muchas de las conclusiones ya habían sido publicadas. Nuestro
proyecto, en vez de analizar la evolución de un único niño, fue uno
de los primeros en estudiar un amplio grupo de jóvenes bilingües. En
muchos sentidos fue como hacer veinticinco estudios distintos. Poder
observar cuán diferentes eran cada una de las veinticinco experiencias
de las otras resultó tan fascinante como las conclusiones generales que
publicamos en medios especializados.
En otro sentido, el estudio al que me acabo de referir también fue
pionero. Fue mi primera investigación sobre bilingüismo. Con el tiem-
po, el grupo de estudio sobre bilingüismo (Bilingualism Study Group),
que yo coordinaba junto con Kimbrough Oller, recibió financiación
para trabajar con grupos bilingües de distintas edades: bebés bilingües,
niños bilingües, escolares bilingües, universitarios bilingües y algunos
adultos bilingües. El grupo de estudio sobre bilingüismo estaba muy

13
BARBARA ZURER PEARSON

unido y, gracias a aquellos estudios, escribimos un libro conjunto y


artículos para publicaciones especializadas. Esta experiencia me ha per-
mitido fajarme con la ingente y, a menudo, contradictoria información
existente sobre bilingüismo y poner a tu disposición los aspectos que
considero más relevantes para los padres.

¿A quién va dirigido este libro?

Consigue que tu hijo sea bilingüe está pensado para padres, o futuros
padres, y sus amigos y familiares. Si eres padre, en este libro encon-
trarás la información necesaria para abordar la educación bilingüe de
los niños (cómo y por qué) y sabrás que la ciencia está de tu parte si
decides criar a tus hijos de esta manera. Si eres familiar o amigo, po-
drás comprender las necesidades de las familias bilingües. Y por qué
no, también me agradaría que este libro cayese en manos de alguien
que no haya pensado en el bilingüismo. Este libro te mostrará cómo
tú, como tutor, puedes crear un ambiente en el que los niños crez-
can con dos idiomas. El libro ofrece tanto una amplia visión sobre el
fenómeno del bilingüismo como una detallada guía de acciones que
puedes llevar a cabo para proporcionar a tus hijos la motivación y la
oportunidad de tener enriquecedoras interacciones en dos idiomas
mientras realizan las tareas cotidianas.

Información, ánimo y consejos prácticos

En muchas familias que pueden llegar a ser bilingües, incluso en


aquellas en las que los adultos hablan dos idiomas, con frecuencia los
padres carecen de las instrucciones básicas para llevar a cabo esta tarea.
Esta guía ofrece información detallada, ánimo y consejos prácticos
para crear y mantener un ambiente bilingüe para tus hijos.
Muchos lectores son conscientes de las ventajas que para los niños
supone el hecho de ser bilingüe. Incluso algunos de vosotros estáis re-

14
CONSIGUE QUE TU HIJO SEA BILINGÜE

creando para vuestros hijos las condiciones que os permitieron llegar


a ser bilingües cuando erais niños. Otros queréis mejorar la experien-
cia lingüística que tuvisteis en un hogar monolingüe, para así facilitar
que vuestros hijos aprendan dos lenguas.
Este libro confirmará tu presentimiento de que educar a tu hijo
de forma bilingüe conlleva enormes ventajas. En él se muestran in-
vestigaciones que así lo demuestran, así como testimonios de algunas
personas que educaron a sus hijos de forma bilingüe, o que fueron
educadas, con éxito, de forma bilingüe. Siempre que me es posible
incluyo recursos para ayudar a los padres a crear un hogar que fomen-
te un desarrollo bilingüe.
Asimismo, también juego el papel de «abogada del diablo» para
analizar los argumentos contrarios a una educación bilingüe, que
puede que hayáis oído alguna vez: que dos lenguas confunden a los
niños, o que el aprendizaje temprano de una segunda lengua merma
el conocimiento de la primera. La información y los ejemplos3 que
encontrarás en este libro te permitirán desterrar esos temores y ganar
confianza en la decisión de educar a tus hijos en dos lenguas.
Mi deseo es doble. Por un lado, ilusionaros con la posibilidad de
educar a vuestros hijos de forma bilingüe y, por otro, ayudaros a conse-
guirlo. Personalmente, quiero creer que algún día tendré nietos y ahija-
dos bilingües. ¡Quizá este libro ayude a sus padres y a otros lectores!

Cómo utilizar este libro

Los siete capítulos del libro siguen una secuencia lógica, pero creo
que es posible que los padres consulten las distintas secciones de for-
ma aleatoria según sus necesidades. El siguiente listado, «¿Qué se pue-
de encontrar en este libro?», sigue el orden de las páginas e incluye los
temas principales de cada capítulo. Si decides saltártelo, te recomien-
do echar un vistazo al apartado de Recursos, tras el capítulo 7.

3
Las referencias de cada capítulo pueden encontrarse al final del libro.

15
BARBARA ZURER PEARSON

¿Qué se puede encontrar en este libro?

Argumentos e investigaciones que refuerzan tu decisión de criar a


tus hijos de forma bilingüe (capítulo 1).
Información básica sobre el aprendizaje lingüístico de la primera
lengua de tu hijo (capítulo 2).
Información básica sobre el hecho de ser bilingüe (capítulo 3).
Las estrategias más importantes para hogares y comunidades bilin-
gües (capítulo 4).
Testimonios de familias bilingües (capítulo 5).
Qué síntomas detectar: educar a un niño bilingüe que sospechas
que tiene necesidades especiales (capítulo 6).
Evidencia científica que demuestra que criar a un niño de forma
bilingüe no daña su capacidad cognitiva ni su desarrollo académico.
Además se trata el asunto de la identidad de los niños bilingües (ca-
pítulo 7)
Personas, lugares y recursos para padres de niños bilingües (recursos).

Nota sobre la edición española

Esta nueva edición en español me llena de un orgullo especial.


Tanto España como la Unión Europea, dos entidades plurilingües,
son una fuente de inspiración para mí. La versión en español de esta
obra es una adaptación del libro Raising a Bilingual Child, publicado
en Estados Unidos en 2008. Esta nueva obra sigue mostrando mis raí-
ces estadounidenses, pero en Bilingual Readers han intentado evitar
que el eje fuera Estados Unidos, para darle un enfoque más global.
Según cómo se mire, el español es el cuarto idioma más hablado del
mundo, si incluimos los cincuenta millones de hablantes en Estados Uni-
dos. Convive con otros idiomas en gran cantidad de países por todo el
mundo, así que es normal que sus hablantes aspiren a ser bilingües. Como
verás a continuación, no tenemos por qué elegir entre unos idiomas y
otros. Podemos tenerlos todos, especialmente si empezamos de niños.

16