Está en la página 1de 12

9/8/2016 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.

HTML

     Ponencia de la Magistrada Úrsula María Mujica Colmenarez.

LOS HECHOS:

   En vista de que el Tribunal Único de Primera Instancia en Funciones de Juicio con competencia en Materia de delitos de
Violencia  contra  las  Mujeres  del  Circuito  Judicial  Penal  del  estado  Zulia,  no  estableció  claramente  los  hechos  que  dio  por
probados, esta Sala transcribe los hechos por los cuales acusó el Ministerio Público, en fecha 12 de diciembre de 2008, siendo los
siguientes:

“El  día  28  de  Octubre  de  2008,  la  ciudadana  SILVIA  ELENA  GONZÁLEZ,  se  apersonó  a  la  residencia  de  su  ex  ­
concubino ciudadano JORGE LUIS VILLALOBOS VILLALOBOS, ubicada en Carrasqueño, Sector el 40, vía la Tetona,
Granja El Cañamón, Parroquia Luis de Vicente, Municipio Mara del Estado Zulia, a buscar a la hija de ambos de un año
de edad, para llevarla al médico, encontrándose en la misma sus hijos LUIS MARIO de siete años de edad, NOHERMI
MIGUEL ÁNGEL, de cuatro años de edad y ZULIMAR VERÓNICA VILLALOBOS GONZÁLEZ de un año de edad, y
al momento en que la referida ciudadana SILVIA ELENA GONZÁLEZ se encontraba a espalda del ciudadano JORGE
LUIS VILLALOBOS VILLALOBOS vistiendo a su hija de un año de edad, éste la sometió amarrándola con un mecate,
tirándola  a  la  cama,  golpeándola  y  despojándola  de  su  ropas,  abusando  de  ella  sexualmente,  penetrándola  a  la  fuerza
primero  con  sus  partes  genitales  y  posteriormente  con  un  trozo  de  madera,  y  al  tratar  la  ciudadana  SILVIA  ELENA
GONZÁLEZ  de  huir  de  su  agresor  fue  golpeada  nuevamente  por  el  ciudadano  JORGE  LUIS  VILLALOBOS
VILLALOBOS, amenazándola de muerte con un arma blanca aprovechando la ciudadana SILVIA ELENA GONZÁLEZ
en un descuido de su agresor a salir de la residencia completamente desnuda huyendo por el monte, siendo auxiliada por
vecinos del Sector, quienes algunos la vistieron y la trasladaron al C.D.I. de la Sierrita, donde le prestaron asistencia y
otros rodearon al ciudadano JORGE LUIS VILLALOBOS VILLALOBOS hasta que se presentó una comisión policial
que practicó la detención del mismo.”.

         El Tribunal Único de Primera Instancia en Funciones de Juicio con competencia en Materia de delitos de Violencia contra
las  Mujeres  del  Circuito  Judicial  Penal  del  estado  Zulia,  en  fecha  5  de  mayo  de  2010,  CONDENÓ  al  ciudadano  JORGE
RAMÓN VILLALOBOS VILLALOBOS, venezolano, natural de Maracaibo, estado Zulia, titular de la cédula de identidad  N°
9.781.192, a cumplir la pena de TRECE (13) AÑOS y CUATRO (4) MESES DE PRISIÓN, más las accesorias de ley por  la
comisión del delito de VIOLENCIA SEXUAL, previsto y sancionado en el segundo aparte del artículo 43 de la Ley Orgánica
sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en perjuicio de la ciudadana Silvia Elena González.

Contra  tal  decisión,  la  abogada  Yula  Moreno,  Defensora  Pública  Primera  en  Materia  de  Delitos  de  Violencia  contra  las
Mujeres, adscrita a la Unidad de la Defensa Pública del estado Zulia, en fecha 10 de junio de 2010, ejerció recurso de apelación a
favor del acusado de autos.   

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML 1/12
9/8/2016 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML

La Corte de Apelaciones de la Circunscripción  Judicial Penal del estado Zulia, constituida por los jueces Juan José Barrios
León,  Gladys  Mejía  Zambrano  (ponente)  y  Rafael  Rosillo,  en  fecha  26  de  julio  de  2010,  DECLARÓ  INADMISIBLE  por
extemporáneo el Recurso de Apelación interpuesto por la defensa.

  Contra  esta  decisión,  la  abogada  Yula  María  Moreno,  en  su  carácter  de  defensora  del  ciudadano  JORGE  RAMÓN
VILLALOBOS VILLALOBOS, presentó Recurso de Casación. 

Esta Sala de Casación Penal, en fecha 20 de junio de 2011, declaró SIN LUGAR la primera denuncia y CON LUGAR la
segunda denuncia del Recurso de Casación, interpuesto por la Defensa del acusado y en consecuencia ANULÓ la decisión dictada
por  la  Corte  de  Apelaciones  del  estado  Zulia,  por  cuanto  el  Tribunal  Único  de  Primera  Instancia  en  Funciones  de  Juicio  con
competencia  en  Materia  de  delitos  de  Violencia  contra  las  Mujeres  de  la  referida  Circunscripción,  omitió  librar  la  boleta  de
traslado  al  acusado  Jorge  Ramón  Villalobos  Villalobos,  para  imponerlo  del  texto  íntegro  de  la  sentencia  condenatoria;  y
ORDENÓ  reponer  la  causa  al  estado  que  el Tribunal  Único  de  Primera  Instancia  en  Funciones  de  Juicio  con  competencia  en
Materia de delitos de Violencia contra las Mujeres del Circuito Judicial Penal del estado Zulia, librase las correspondientes boletas
de traslado del acusado de autos e hiciera efectiva la notificación del texto íntegro de la sentencia publicada por dicho tribunal, en
fecha 5 de mayo de 2010.

En fecha 26 de septiembre de 2011, el Tribunal Único de Primera Instancia en Funciones de Juicio con Competencia en
Materia de Delitos de Violencia contra las Mujeres del Circuito Judicial Penal del estado Zulia, notificó del texto íntegro de la
sentencia publicada en fecha 5 de mayo de 2010.   

En  fecha  29  de  septiembre  de  2011,  la  abogada  Yula  María  Moreno  Urdaneta,  en  su  carácter  de  defensora  del  acusado
presentó Recurso de Apelación, contentivo de quince (15) folios, contra la sentencia publicada por el Tribunal de Mérito, en fecha
5 de mayo de 2010.

En fecha 6 de junio de 2012, la abogada Yula María Moreno Urdaneta, en su carácter de defensora del acusado presentó
Recurso de Apelación, contentivo de diecinueve (19) folios, contra la sentencia publicada por el Tribunal de Mérito, en fecha 5 de
mayo de 2010.

En  fecha  12  de  junio  de  2012,  el  Secretario  del  Tribunal  Único  de  Primera  Instancia  en  Funciones  de  Juicio  con
Competencia en Materia de Delitos de Violencia contra las Mujeres del Circuito Judicial Penal del estado Zulia, dejó constancia
de haber retirado de la puerta principal de ese despacho, la boleta de notificación librada a nombre de la ciudadana Silvia Elena
González, en su carácter de víctima, en la causa que se le sigue al imputado de autos, siendo ésta la última notificación efectuada
por dicho despacho.

En fecha 28 de junio de 2012, la Corte de Apelaciones de la Sección de Adolescente y con Competencia en Materia de
Violencia  Contra  la  Mujer  del  Circuito  Judicial  Penal  del  estado  Zulia,  al  admitir  el  Recurso  de  Apelación  presentado  por  la
Defensa, expresó lo siguiente “…se constata que fue interpuesto el presente Recurso de Apelación por parte de la Defensa en
fecha 29 de septiembre de 2011 ante el Departamento de Alguacilazgo del Circuito Judicial Penal del estado Zulia, y ratificado
dicho recurso en fecha 6 de junio de 2012…”; es decir que la Corte de Apelaciones, consideró el segundo recurso de apelación
presentado por la Defensa como una ratificación del primer recurso de fecha 29 de septiembre de 2011.  

En fecha 17 de agosto de 2012, la Sala Única de la Corte de Apelaciones de la Sección de Adolescente y con Competencia
en Materia de Violencia Contra la Mujer, constituida por los jueces Leani Bellera Sánchez, Hizallana Marín Urdaneta y Vileana
Meleán Valbuena (ponente), declaró SIN LUGAR el Recurso de Apelación ejercido por la defensa.

En fecha 17 de septiembre de 2012, la defensa del acusado, interpuso Recurso de Casación.

El Recurso de Casación fue interpuesto en tiempo hábil y no contestado por la parte Fiscal.

En fecha 15 de octubre de 2012, se dio cuenta en Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia del expediente,

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML 2/12
9/8/2016 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML

siendo asignada la ponencia a la Dra. Blanca Rosa Mármol León.     

Con motivo de la jubilación de la Magistrada Blanca Rosa Mármol de León, se incorporó la Doctora Úrsula María Mujica
Colmenarez, Cuarta Suplente de la Sala de Casación Penal del Tribunal Supremo de Justicia, quien con tal carácter suscribe la
presente decisión.

En  fecha  5  de  abril  de  2013,  esta  Sala  declaró  admisible  las  dos  denuncias  del  Recurso  de  Casación  presentado  por  la
Defensa del acusado.

En fecha 7 de mayo de 2013, se realizó la audiencia pública en presencia de las partes, quienes expresaron sus alegatos.

Cumplidos como han sido los demás trámites procedimentales, la Sala pasa a dictar sentencia en los términos siguientes:

PLANTEAMIENTO DEL RECURSO DE CASACIÓN

PRIMERA DENUNCIA:

                Con base en el artículo 460 del Código Orgánico Procesal Penal vigente para la fecha de presentación del presente
recurso, (hoy 452), la recurrente denunció la violación de ley por falta de aplicación de los artículos 173, 364.4° y 456 del Código
Orgánico  Procesal  Penal  vigente  para  la  fecha  de  la  interposición  del  recurso,  (hoy    157,  346.4°  y  448)  de  nuestra  ley  penal
adjetiva, “por carecer la recurrida de la debida motivación al pronunciarse sobre el primer motivo de apelación.”.

                Para fundamentar la denuncia alegó lo siguiente:

“(…)
En la presente causa, esta defensa recurrió a la decisión dictada por la primera instancia ya que ésta había valorado un
medio  de  prueba  obtenido  Ilícitamente  y  la  Alzada  declaró  sin  lugar  lo  pedido,  considerando  que  el  a  quo  no  había
violentado los principios de oralidad e inmediación, por lo tanto, carece de la debida motivación.

Ciertamente, el primer motivo de Apelación esgrimido por esta defensa en la segunda instancia del proceso, fue relativo a
las PRUEBAS OBTENIDAS ILEGALMENTE,  como  lo  señala  el  artículo  197  del  Código  Orgánico  Procesal  Penal,
por cuanto el Juez de Juicio valoró el acta Cadena de custodia y condenó a mi defendido por la valoración a la declaración
testimonial de la funcionaria BERENICE YOLA HERNANDEZ SUAREZ, quien realizó la experticia a las evidencias
de interés criminalístico que fueron entregadas por personas sin identificación, anónimas, que según los funcionarios se
encontraban  en  el  lugar  el  día  que  realizaron  la  aprehensión  del  ciudadano  JORGE  RAMÓN  VILLALOBOS
VILLALOBOS, es por lo que se cuestiona esta defensa (sic) y nunca encontró respuesta lógica en Segunda Instancia, a la
pregunta: ¿cómo es posible que se valorara la experticia practicada a una pantaleta de color rosado que no fue señalada
por el acta de cadena de custodia y cómo es posible que se determinara que por tener la pantaleta manchas de sangre y
semen mi defendido es el responsable, sino se determinó con pruebas hematológicas o heredo biológicas (sic) de ADN
a quién pertenecía la sangre y a quién el semen?, ¿Cómo se determina ciertamente que dicha prenda de vestir la
portaba  la  víctima  si  manifestó  que  su  prenda  íntima  era  de  otro  color?,  ¿Cómo  se  sabe  de  dónde  procede  la
prenda de vestir si los funcionarios no recabaron la evidencia, fue entregada a ellas por personas cubiertas bajo el
anonimato, no fue entregada por la víctima o los denunciantes?.
Durante  el  juicio  oral  la  funcionaria  BERENICE  YOLA  HERNANDEZ  SUAREZ  nunca  señaló  que  la  sangre  o  el
semen  que  apareció  pertenecían  a  mi  defendido  por  lo  que  no  se  pudo  vincular  a  mi  representado  como  la  persona
responsable del delito de Violencia Sexual, en consecuencia no se pudo demostrar que la supuesta víctima fuera abusada
sexualmente.
En el escrito de apelación esta defensa, adujo que se observaba claramente que el Tribunal tomó en cuenta la declaración
de la funcionaria BERENICE YOLA HERNANDEZ SUAREZ    y  adminiculó  la  declaración  con  el  testimonio  de  la
víctima SILVIA ELENA GONZALEZ, para luego concluir en el establecimiento de un hecho relacionado al delito de
Violencia Sexual.

Ciertamente, la redacción de la sentencia es bastante confusa, ambigua y oscura que impide apreciar el proceso lógico que
siguió el Tribunal, más aún lo que se aprecia es el seguimiento de un proceso ilógico que no tiene pies ni cabeza, pero la
Corte de Apelaciones pese a las denuncias realizadas, no se percató de esto.

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML 3/12
9/8/2016 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML

En este orden, se aprecia que la Juez de Juicio de Primera Instancia valoró la prueba de la ropa interior y el ACTA DE
CADENA  DE  CUSTODIA,  de  fecha  28­10­08,  en  cuyo  contenido  se  evidenció  que  los  funcionarios  policiales  no
colectaron  evidencia  en  el  sitio  del  suceso,  sino  que  fueron  entregadas  a  éstos  por  personas  anónimas,  de  la  cual  no
dejaron  constancia  de  su  identificación  o  rindieron  alguna  entrevista,  las  manipuló,  las  contaminó,  por  lo  que  se
desconoce si se encuentra o no vinculada la (sic) hecho punible, y la Corte de Apelaciones al respecto, consideró que la
referida  prueba  documental  fue  valorada  pero  sin  fundamentar  los  motivos  por  qué  la  estaba  valorando,  omitiendo  la
Corte lo alegado por la defensa en cuanto a que se que (sic) se había violentado lo establecido en el artículo 202­A y 202­
B del Código Orgánico Procesal Penal, así como el artículo 197 ejusdem, relativo al Registro de  Cadena de Custodia.
(Subrayado de la Sala).

La recurrente para apoyar su fundamentación, transcribió fragmentos de la “…Sentencia N° 490 de la Sala de Casación
Penal, Expediente N° 162 de fecha 23­04­2009… (SIC)”, siendo lo correcto, sentencia N° 162, dictada por esta Sala en fecha 23
de abril de 2009, expediente C08­482, ponente Dra. Blanca Rosa Mármol de León y luego expresó lo siguiente:

“(…)

No es el acta de cadena de custodia lo que está viciado, es la prueba misma, su forma de obtención y que el Ministerio
Público no le practicó las debidas pruebas a dichas prendas de vestir, para determinar su conexidad con el hecho punible,
con la víctima y con mi defendido.
 (…)

La  finalidad  de  la  apelación  encuadrada  en  las  pruebas  obtenidas  ilegalmente  no  fue  comprendida  por  la  Corte  de
Apelaciones, incurriendo en una desviación ocular e intelectual, al decir, que el a quo  valoró dichas pruebas por cuanto
fueron admitidas según las reglas del Código Orgánico Procesal Penal por parte del juez de Control en fase intermedia,
incurriendo en un grave vicio que afecta la motivación del fallo de Alzada…” (Subrayado de la Sala).       
 

SEGUNDA DENUNCIA:

Con base en el artículo 460 del Código Orgánico Procesal Penal vigente para la fecha de presentación del presente recurso,
(hoy  452),  la  recurrente  denunció  la  violación  de  ley  por  falta  de  aplicación  de  los  artículos  173,  364.4°  y  456  del  Código
Orgánico  Procesal  Penal  vigente  para  la  fecha  de  la  interposición  del  recurso,  (hoy    157,  346.4°  y  448)  de  nuestra  ley  penal
adjetiva, “por carecer la recurrida de la debida motivación al pronunciarse sobre el segundo motivo de apelación.”.

Al respecto, adujo lo siguiente:

“(…)

Esta  Defensa  recurrió  de  la  decisión  dictada  por  la  primera  instancia  ya  que  ésta  había  incurrido  en  ILOGICIDAD
MANIFIESTA  por haberle dado valor probatorio a un testimonio referencial, considerando la Alzada, que el a quo había
valorado en forma correcta la testimonial de la ciudadana funcionaria EVA CAROLINA FLORES GUILLÉN, adscrita
al Departamento de Ciencias Forenses del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas, aduciendo que
existía la posibilidad de penetración en una persona con antecedentes de partos y éste puede no dejar huellas, (opinión
que  resaltó  la  experta  DRA  LORENA  LARUSO,  en  el  juicio  llevado  a  cabo  por  esta  sala  en  el  asunto  N°  VP02­S­
2009­005579,  lo  cual  es  aplicable  al  presente  caso  para  poder  determinar  si  hubo  violación  y  ante  esta  situación
narrada puede haber la posibilidad de que hubo la penetración pero no dejó huellas, por lo que manifestó la experta
que no hubo lesión en el área genital, argumentaciones éstas que hacen que la recurrida carezca de la debida motivación,
ya que la misma es totalmente ilógica.
En  efecto,  se  alegó  como  Segundo  Motivo  de  Apelación  en  la  segunda  instancia  del  proceso,  el  fundamentado  en  el
artículo 109 numeral 2° de La Ley Orgánica Sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, por incurrir
la sentencia impugnada en el vicio de ilogicidad manifiesta en la motivación, motivo que fue declarado sin lugar por la
Sala Única de la Corte de Apelaciones Sección Adolescentes y con competencia en Violencia contra la Mujer.
(…)

La recurrida no ha hecho otra cosa más que desviar los argumentos esgrimidos en la apelación, aparte de incurrir en una

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML 4/12
9/8/2016 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML

cantidad asombrosa de contradicciones, olvidando incluso que quien sostiene una tesis, debe imponer una retórica y una
teoría de argumentación que sustente su posición, sin jamás darse por enterado de la existencia de otras argumentaciones
que puedan desvirtuar la tesis que se sostiene.” (Subrayado de la Sala).
 

RESOLUCIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN:

Vista la relación existente entre las denuncias del Recurso de Casación interpuesto por la Defensa del ciudadano JORGE
LUIS  VILLALOBOS VILLALOBOS,  en  las  cuales  se  denunció  que  la  Corte  de  Apelaciones  incurrió  en  el  vicio  de  falta  de
motivación,  pues  a  juicio  de  la  impugnante,  la  recurrida  no  resolvió  motivadamente  el  Recurso  de  Apelación,  atinente  a  la
obtención  ilegal  de  pruebas,  tales  como  el  acta  de  cadena  de  custodia  y  la  declaración  de  la  funcionaria  quien  realizó  las
evidencias  de  interés  criminalístico;  que  la  alzada  incurrió  en  ilogicidad  manifiesta  al  expresar  que  el  “a  quo”  había  valorado
correctamente la testimonial de la funcionaria Eva Carolina Flores Guillén, pues a su criterio, la recurrida desvió los argumentos
esgrimidos  en  la  apelación  incurriendo  “…en  una  cantidad  asombrosa  de  contradicciones…”,  esta  Sala  pasa  a  resolverlas  de
forma conjunta.      
A fin de constatar la veracidad de las denuncias, la Sala transcribe parte del Recurso de Apelación admitido por la Corte de
Apelaciones:
 “DEL PRIMER MOTIVO DEL RECURSO
(…)
La  defensa  denuncia  enfáticamente  el  vicio  establecido  en  el  ordinal  2°  del  artículo  109  de  la  Ley  Orgánica  sobre  el
Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia…
(…)
Esta defensa denuncia la infracción de esta norma en lo que respecta a la ilogicidad en la motivación de la sentencia…
(…)
Para demostrar el vicio de ilogicidad en la sentencia recurrida esta Defensa pasa a hacer las siguientes consideraciones:
Con  la  declaración  de  las  ciudadanos  JAVIER  JOSÉ  MURGA  MUCHACHO,  NELSON  DE  JESÚS  URDANETA,
YOANDRI LUIS PAZ Y CHARLES ERNESTO ROMBOS ARRIENTA adscritos al Departamento de Carrasquero de la
Policía Regional del Estado Zulia, quienes practicaron la orden de aprehensión y la inspección técnica del sitio, por lo que
dejaron  constancia  en  el  acta  de  aprehensión  que  las  personas  que  se  encontraban  en  el  lugar  les  entregaron  al  hoy
acusado  JORGE  RAMÓN  VILLALOBOS,  como  también  le  hicieron  entrega  de  algunas  evidencias  de  interés
criminalístico  encontrados  por  estos  habitantes  en  el  lugar  donde  supuestamente  sucedieron  los  hechos,  es  decir,  en  la
casa del hoy acusado, con un objeto de palo, semejante a pene en erección y un blumers, por cuanto dejan claramente
acreditada la aprehensión del ciudadano y como ocurrieron los hechos.
Ahora bien, con la declaración del niño LUIS MARIO VILLALOBOS GONZÁLEZ, quien en el debate oral y público,
manifestó: “Que el hoy acusado agarró un palo y éste manifestó que era para su mamá y que fue amenazado igualmente
por su padre quien lo amarró y le manifestaba que lo iba a matar junto con su hermano y vio cuando violó a su madre y la
golpeó,  es  todo”.  Ahora  bien,  al  momento  de  realizarles  las  preguntas  y  respuestas  al  niño  Luis  Mario  Villalobos
González, le preguntaron: Dónde estaba tu mamá sin ropa, él responde al lado, la golpeó durísimo, con un palo con un
tubo, es decir, que se evidencia en actas que el niño no pudo observar cuando presuntamente el ciudadano Jorge Ramón
Villalobos,  quiso  (sic)  o  violó  a  la  ciudadana  Elena  González,  ya  que  sólo  observó  que  presuntamente  la  golpeó,  pero
tampoco está seguro, ya que está confundido que si fue un palo o con un tubo, además el niño en declaración señala que el
hecho ocurrió en la noche, aunado a que se encontraba supuestamente amarrado en el exterior de la casa, entonces como
pudo  observar  la  supuesta  violación?  Y  esta  declaración  a  su  vez  no  se  compara  con  la  declaración  de  la  hoy  víctima
Silvia Elena González, que asegura que el supuesto hecho fue ocurrido en horas de la mañana.
También, podemos referirnos a la declaración del ciudadano JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ DELGADO, quien en el Juicio
Oral  y  Público  fue  juramentado  y  expuso  lo  siguiente:  “Bueno  ese  día  yo  estaba  en  mi  casa  cuando  veo  venir  por  el
camino la mujer corriendo desnuda y le digo que pasa y salió corriendo y se tallo (sic) al monte y le dije a mi hermano
que fuera a ver y se metió en una casa y donde una vecina (sic) y que pasa a esa mujer se metió debajo de la cama  y que
paso bueno (sic) y que la vienen acosando y dice que se siente mal que tiene un dolor para llevarla para el CDI (sic) y en
eso viene la gente de la comunidad y dijeron que iban a buscar a un hombre en una granja porque estropeó a una mujer y
lo obligaron porque ella decía que le habían introducido un palo por su parte y los vecinos la encontraron, eso fue lo que
vi, es todo. Al momento de realizarles las preguntas a el ciudadano se refirió a lo siguiente: podría detallar las vestimentas
que le prestaron a la señora Silvia y éste a su vez contestó: fue una bata pero no se decirle el color, otra; era la blusa rota
que llevaba la señora Silvia, contestó estaba rota, otra: cómo era la blusa rota que llevaba la señora Silvia, contestó: estaba
rota,  otra:  ese  monte  puede  describirlo,  contestó:  hay  unas  uñas  de  gato,  pringamozas,  otra:  puede  ocasionar  rasguños,
contestó: iba desnudita como Dios  la trajo al mundo, pero con una blusa rota, otra: cómo fue eso que se metió al monte,
contestó: cuando yo le dije que pasa como la veo (sic) con esa desesperación y ella se asustó y se tallo (sic) al monte y
con esa uña de gato creo que se aruñó toda. Además dicho testigo nuevamente le preguntaron dónde observó a la señora
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML 5/12
9/8/2016 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML
con esa uña de gato creo que se aruñó toda. Además dicho testigo nuevamente le preguntaron dónde observó a la señora
lesionada, éste señaló que fue en la parte del rostro, en la cara, y anteriormente había dicho que fue en el cuerpo que la
había lesionado, podemos señalar que hay una duda con su mismo testimonio, también nos podemos referir al momento
cuando señala que le había visto desnuda; y después en el mismo interrogatorio señaló que tenía una bata rota.
Además, nos podemos referir a la declaración del ciudadano ROBERT ADRIAN MAYOR TORRES, y expuso ante la
audiencia oral y pública: “ese fue como a las nueve o diez que el muchachito de ella me dice que la estaba golpeando a la
madre y la vi corriendo desnuda, él la metió a la casa y me asomo, y entré a la casa a ver si estaba y ya no estaba ya se
había ido y no se para donde agarró, es todo.”
Ahora bien, podemos referir a la declaración de la ciudadana víctima SILVIA ELENA GONZÁLEZ, quien fue impuesta
de las generales de la ley y quien prestó su juramento y fue impuesta del contenido de los artículos 242 del Código Penal
y  345  del  Código  Orgánico  Procesal  Penal,  referidos  al  Falso  y  el  Delito  de  Audiencia,  y  expuso  entre  otras  cosas  lo
siguiente: ese hombre y llegué allá, cuando yo llegué allá en el cuarto, él me agarró por atrás y me dijo vamos hacer (sic)
yo lo empujé a él y me dio una patada y me dijo que me iba a picar con el cuchillo me salvé porque me escapé y se pegó
atrás mío con el machete, le decía a la gente que yo me volví loca que yo estaba borracha, yo pedí auxilio a un señor que
estaba arreglando la luz, bueno me encerró adentro con los muchachos, la gente fueron a aflojar la puerta pa salvar (sic) a
los  muchachos  y  no  sé  qué  hizo  con  los  muchachos,  y  después  me  molestaba  por  teléfono  y  dijo  que  me  daba  dos
millones  pa  que  (sic)  lo  soltara;  yo  fui  para  que  la  mamá  de  él  dos  veces  y  primero  me  dio  doscientos  y  después
doscientos, para la comida los muchachos, yo le agarré esa plata, es todo. Ahora bien, el momento de la declaración la
víctima afirmó que sí sangró en su parte vaginal respondiendo a preguntas pero al practicar el examen médico forense  al
día  siguiente  de  la  ocurrencia  del  hecho,  no  se  encontró  rasgos  de  sangre,  ni  lesión  en  su  vagina,  además  al  momento
cuando le practicaron el examen médico para ver si tenía una lesión en el cuerpo y en la cara, no se encontró ninguno ni
menos  en  las  manos,  ya  que  la  misma  dice  que  la  habían  amarrado  con  un  mecate,  además  la  ciudadana  víctima  no
específica la hora donde supuestamente sucedieron los hechos.  
Ahora  bien,    señalamos  de  las  funcionarias  BERENICE  YOLA  HERNÁNDEZ  Y  LA  EXPERTA  FORENSE  EVA
CAROLINA FLORES GUILLÉN, adscritas al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, dichas
funcionarias alegan que hay lesiones físicas pero a nivel de las partes íntimas de la víctima no se puedo encontrar
nada (se pregunta esta Defensa ¿cómo semejante objeto de madera de 25 cm aproximadamente al ser introducido
por la vagina con violencia como es posible que no aparezcan lesiones ni siquiera inflamación cuando la víctima
alega haber sangrado por su parte íntima?), además alega la experta forense Eva Carolina Flores Guillén, que no
se pudo determinar la violación por ser una mujer parida, también manifiestan que se encontró sangre humana y
semen humano pero no acreditan a quien pertenece dicha sangre y semen, si es a la referida víctima no específica
la hora donde supuestamente sucedieron los hechos.
…Los  elementos  de  pruebas  evacuados  en  el  juicio  fueron  valorados  uno  como  indicios,  no  realizando  el  Juzgador  la
contraposición  y  el  análisis  en  conjunto  de  unos  con  los  otros,  no  señalando  además  que  convencimiento  arrojó  cada
elemento que valoró como indicio, por lo que su análisis fue fraccionado y sólo se limitó a una simple enumeración de los
medios de prueba evacuados, constituyendo ello una falta de motivación de sentencia, que produjo un fallo imposible de
compartir, ya que la consideró no conforme a Derecho.
(…)
Dicho  esto,  ciudadanos  Jueces,  no  queda  otro  camino  que  poner  de  manifiesto  que  en  la  sentencia  recurrida,
existen sendos vicios de ilogicidad  puesto  que  el  hecho  que  da  por  probado  el  Juez  de  Juicio,  no  corresponde  con  la
declaración  rendida  por  los  funcionarios  actuantes,  así  como  la  declaración  del  acusado  Jorge  Ramón  Villalobos
Villalobos, ya que durante el debate quedaron varias dudas como por ejemplo, el examen practicado a la víctima, que
no se le encontró ninguna lesión a nivel de sus partes íntimas, como las lesiones producidas en todo su cuerpo, la
sangre y el semen supuestamente recolectados al momento de la experticia, así como los objetos encontrados, como
lo  es  un  palo    en  el  lugar  de  los  hechos,  que  supuestamente  con  eso  el  ciudadano  Jorge  Villalobos  abusó
sexualmente a la ciudadana Silvia González, (ex concubina), los testimonios de los ciudadanos José Luis Rodríguez
Delgado y Robert Mayor Torres, el testimonio de la ciudadana Silvia Elena González, como su hijo Luis Villalobos,
en  consecuencia  mal  puede  el  Juzgador  apartarse  de  una  prueba  de  certeza  como  ésta  y  tomar  lo  dicho  por  los
funcionarios y de los presuntos testigos.
(…)
Es  por  todo  ello  podemos  concluir  que  la  sentencia  recurrida  adolece  de  una  logicidad  manifiesta  al  momento  de  ser
valorada las pruebas, trayendo como consecuencia una injusta sentencia condenatoria en contra del hoy acusado.
Ciudadanos Jueces, quiere decir claro esta Defensa que entiende y da por sentado el hecho, que la Corte de Apelaciones
no conoce de los hechos debatidos en el juicio oral y público, que ésta conoce sólo del derecho, y de las disposiciones,
que establece el Código para recurrir de una sentencia DEFINITIVA, todo ello en función del principio de inmediación
que reina en nuestro proceso penal; y dista mucho de la intención de quien suscribe, endosar tales responsabilidades a sus
hombros.
En tal sentido, es necesario dejar claro, que todo lo aquí expuesto es para evidenciar la forma como el juzgador
valora  las  pruebas  aquí  evacuadas,  dando  la  espalda  a  los  preceptos  establecidos  en  el  artículo  22  de  la  norma
adjetiva y dando paso a una sentencia manifiestamente ilógica; y ello es así puesto que si la única prueba científica y
de  CERTEZA  con  la  que  lamentablemente  se  cuenta  en  el  presente  caso,  rebate  lo  expuesto  por  los  testigos,
lamentablemente  crea  una  duda  razonable  en  la  mente  del  justiciable  y  por  ende  da  paso  al  principio  constitucional,
establecido en el artículo 24 de nuestra carta magna, que instruye en todo proceso penal la duda favorece al reo, también
conocido como IN DUBIO PRO REO.
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML 6/12
9/8/2016 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML
conocido como IN DUBIO PRO REO.
(…)
SEGUNDO MOTIVO DEL RECURSO
En  relación  al  ordinal  2  del  artículo  109  de  la  Ley  Orgánica  sobre  el  Derecho  de  las  Mujeres  a  una  Vida  Libre  de
Violencia,  referente  a  las  pruebas  obtenidas  ilegalmente,  o  incorporadas  con  violación  a  los  principios  de  la  audiencia
oral, en el caso concreto la Defensa destaca, como primer punto las pruebas hematológicas, de sangre y de semen
que  señalan  en  el  examen  médico  forense,  que  efectivamente  son  esas  sustancias  pero  no  especifican  a  quienes
pertenecen, además al momento de que le pregunta a la víctima la ciudadana Silvia González de qué color era el
blúmers que tenía el día de los hechos, respondió que era anaranjado, y en el acta  de cadena custodia se evidencia
que uno de los blumers es de color verde.
También  podemos  señalar  que  al  momento  que  supuestamente  le  dieron  los  objetos  a  los  funcionarios  policiales
cerca del lugar de los hechos, no hubo una identificación de las personas que entregan las evidencias en una bolsa y
mucho  menos  una  entrevista,  ya  que  las  mismas  no  se  recolectaron  en  el  lugar  de  los  hechos,  que  fueron  en  la
residencia del hoy acusado y al momento de la inspección técnica del sitio del suceso, no se encontró ningún objeto
de  interés  criminalístico,  dichos  funcionarios  realizaron  un  minucioso  rastreo  por  toda  la  zona  en  busca  de
evidencias de interés criminalístico obteniendo resultados infructuosos.
Por  lo  anteriormente  planteado  podemos  traer  a  colación  en  artículo  (sic)  197  del  Código  Orgánico  Procesal  penal,
referente a la licitud de la prueba…
(…)
Podemos concluir que, las pruebas obtenidas como lo es el examen médico forense, como las evidencias incautadas, y la
inspección realizada en el lugar de los hechos, no están claros es por sí misma, es por lo que decimos que son pruebas
obtenidas ilícitamente, sin estar claras y con ello no  sin estar claras y con ello no poder (sic) llegar al esclarecimiento de
los hechos.
(…).” (Resaltado de la Sala).
 
Ahora  bien,  la  Corte  de  Apelaciones,  Sección  Adolescente  con  Competencia  en  Materia  de  Delitos  contra  la  Mujer  del
Circuito Judicial Penal del estado Zulia, luego de referirse a los alegatos expuestos por la recurrente en el Recurso de Apelación
de fecha 29 de septiembre de 2011 y de transcribir la determinación precisa y circunstanciada de los hechos que el tribunal de
juicio estimó acreditados,  resolvió lo siguiente: 
 
“(…)
Considerando  esta  Alzada  que  la  referida  sentencia,  si  fue  debidamente  fundamentada  por  el  Juzgador  de  Instancia,
mediante  un  análisis  coherente  y  racional  de  todos  y  cada  uno  de  los  medios  probatorios  desarrollados  durante  el
transcurso del debate, así como a través de un razonamiento lógico, del cual se pudo establecer la veracidad de los hechos
controvertidos,  para  posteriormente  proceder  la  instancia  en  un  acertado  proceso  de  adecuación  típica,  a  establecer  las
normas penales sustantivas que resultaban aplicables e imponer las sanciones correspondientes, advirtiendo la conducta
típica  del  Ciudadano  JORGE  RAMÓN  VILLALOBOS  VILLALOBOS,  en  el  hecho  denunciado  por  la  Ciudadana
Víctima SILVIA ELENA GONZÁLEZ y que consistió en la comisión del delito de VIOLENCIA SEXUAL, concurriendo
de suyo, (sic) un pronóstico de condena. En el caso puesto a la consideración de la Sala, se observa que las circunstancias
fácticas determinadas por el Tribunal de Juicio, se correspondían con el cúmulo probatorio controvertido en el juicio y
que  el  razonamiento  para  el  fallo  por  la  comisión  del  delito  tipificado  artículo  43  (sic)  de  la  Ley  Orgánica  sobre  el
Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, se ajustó a un estudio y deducción coherente de tales pruebas.  
En este sentido, es importante señalar que la sentencia debe contener un lógico y coherente fundamento argumentativo
que sustente cada uno de los puntos controvertidos que dan objeta al fallo, (sic) acorde con lo anterior, la Sala Penal del
Tribunal  Supremo  de  Justicia,  ha  mantenido  de  forma  pacífica  y  reiterada  el  criterio  acerca  de  que  motivar  un  fallo,
implica explicar la razón en virtud de la cual se adopta una determinada resolución, discriminando el contenido de cada
prueba, confrontándola con las demás pruebas existentes en autos.
Asimismo,  es  importante  destacar,  que  en  cada  caso  concreto  las  exigencias  de  la  motivación  son  particulares.  Así  las
cosas, será más rigurosa en algunos juicios cuyas complejidades y actividad probatoria obligan al Juez o a la Jueza un
análisis comparativo más meticuloso.
 
La Alzada, para apoyar sus argumentos, transcribe parte de la  sentencia N° 1397 de fecha 17 de julio de 2006, dictada por
la Sala Constitucional y la sentencia N° 422 de fecha 10 de agosto de 2009, dictada por esta Sala de Casación Penal, relativas al
vicio de falta de motivación y continúa expresando lo siguiente:
“Por  ello,  es  deber  de  la  Alzada,  verificar  que  el  Juez  o  la  Jueza  de  Juicio,  al  apreciar  los  elementos  de  pruebas
incorporados al proceso, haya observado las reglas de la lógica y la experiencia corroborando que de su razonamiento no
se evidencie arbitrariedad ni violación a las máximas de experiencia, toda vez que si bien es cierto el juez o la jueza de
juicio,  no  está  sujeto  a  sujeta  a  normas  legales  que  predeterminen  el  valor  de  las  pruebas,  no  es  menos  cierto  que  la
valoración  y  selección  de  las  pruebas  que  han  de  fundar  su  convencimiento  debe  respetar  los  límites  DEL  JUICIO
SENSATO,  de  manera  tal  que  pueda  comprobarse  que  la  solución  dada  al  caso  es  consecuencia  de  una  interpretación
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML 7/12
9/8/2016 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML
SENSATO,  de  manera  tal  que  pueda  comprobarse  que  la  solución  dada  al  caso  es  consecuencia  de  una  interpretación
racional del ordenamiento que escapa de lo arbitrario.
Por  otra  parte,  en  cuanto  al  alegato  de  falta  de  motivación  por  ilogicidad  derivada  del  análisis  realizado  por  el
Juzgador de Mérito, a las deposiciones de quienes elaboraron las pruebas técnicas traídas al contradictorio, lo cual
concatenado  a  lo  referido  por  los  testigos  referenciales  o  de  oídas,  fue  lo  que  le  llevó  al  Juez  de  Mérito  a  la
convicción  y  a  razonar  sobre  la  base  de  la  absoluta  credibilidad  de  lo  señalado  por  la  ciudadana  Silvia  Elena
González,  lo  cual  se  desprende  del  acta  misma  del  debate;  razón  por  la  cual,  mal  puede  la  recurrente  alegar  la
presunta falta de motivación por ilogicidad, toda vez que, el razonamiento y fundamentación elaborada por el Juez de
Instancia,  efectuada  con  base  a  las  pruebas  promovidas  y  debatidas  en  el  juicio  oral  y  público,  llevaron  al  Tribunal
constituido  de  manera  unipersonal,  consideró  (sic)  demostrada  la  existencia  de  la  comisión  del  delito  de  VIOLENCIA
SEXUAL,  previsto  y  sancionado  en  el  artículo  43  de  la  Ley  Especial  y  a  demostrar  la  culpabilidad  en  ese  hecho  del
acusado Jorge Ramón Villalobos Villalobos.
Con  base  al  razonamiento  anterior,  esta  Corte  considera  que  la  sentencia  no  adolece  del  vicio  de  ilogicidad  en  la
motivación de la sentencia y en este sentido reitera el criterio que se ha mantenido en cuanto a lo que debe considerarse
como ilogicidad. En este caso, la ilogicidad planteada estaría referida a las premisas sobre la existencia del hecho, el
cual se dio por demostrado con testimonios y con las pruebas técnicas practicadas concatenadas a lo referido por
los  testigos  referenciales  y  existiendo  libertad  de  prueba,  la  premisa  mayor  determinó  el  hecho  juzgado  y
demostrado;  la  premisa  menor,  determinó  la  norma  penal  o  tipo  legal  en  la  que  subsumió  la  conducta  y  la
conclusión  del  silogismo  fue  establecer  que  se  trató  del  delito  de  Violencia  Sexual.  Luego  con  respecto  a  la
culpabilidad  se  establecieron  las  premisas  siguientes:  identificación  al  acusado  como  autor  con  base  a  pruebas
testimoniales  sobre  la  conducta  desplegada  por  él,  a  la  fecha  de  su  captura,  luego  su  relación  con  el  hecho
investigado  al  momento  que  ocurrieron,  en  virtud  de  que  el  mismo  se  encontraba  sometido  por  un  grupo  de
personas,  quienes  eran  vecinos  de  la  vivienda  en  la  que  ocurrieron  los  hechos  y  quienes  manifestaron  ver  a  la
víctima  huir  desnuda,  lo  cual  llevó  a  la  determinación  del  Juez  de  Instancia  de  forma  inequívoca  que  lo
denunciado por la Ciudadana Silvia Elena González había sucedido tal y como lo denuncia, razón por la cual el
Tribunal  de  Mérito  decretó  su  culpabilidad  como  conclusión  del  silogismo.  Con  lo  cual  queda  establecido  que  la
sentencia  no  resulta  viciada  de  motivación  lógica,  ya  que  la  redacción  de  la  misma  se  evidencia  que  el  sentenciador
efectuó un razonamiento lógico.
Por lo tanto concluye esta Corte Superior, respecto al argumento de la Defensa Pública acerca de que la sentencia
recurrida posee sendos vicios de ilogicidad, resulta a todas incierto y debe ser declarado SIN LUGAR. En virtud de
lo cual, esta Alzada determina, respecto a la primera Denuncia del escrito de apelación interpuesto por la Defensa Pública,
debe ser declarado SIN LUGAR. Y así se declara.
Como  SEGUNDA  DENUNCIA  alega  la  Defensa  Pública,  que  la  sentencia  recurrida  se  fundó  en  prueba  obtenida
ilegalmente o incorporada con violación a los principios de la audiencia oral, conforme al artículo 109 de la Ley Orgánica
sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, ya que al momento en el cual supuestamente, le dieron los
objetos  a  los  funcionarios  policiales  cerca  del  lugar  de  los  hechos,  no  hubo  una  identificación  de  las  personas,  que
entregaron las evidencias en una bolsa y mucho menos, una entrevista ya que las mismas, no se recolectaron en el lugar
de los hechos, que fue en la residencia del hoy acusado y al momento de la inspección técnica del sitio del suceso, no se
encontró ningún objeto de interés criminalístico, puesto que dichos funcionarios, realizaron un minucioso rastreo por toda
la zona en busca de evidencias de interés criminalístico, obteniendo resultados infructuosos, por ello trae a colación lo
señalado en artículo 197 del Código Orgánico Procesal Penal, referente a la ilicitud de la prueba, narrando que conforme a
las reglas de la legislación procesal y de los convenios internacionales en materia de derechos humanos.” (Resaltado de la
Sala).
 
                Luego, la Corte de Apelaciones transcribe el artículo 339 del Código Orgánico Procesal Penal y el comentario realizado
por  el  autor  Rodrigo  Rivera  en  su  obra  “Código  Orgánico  Procesal  Penal.  Comentado  y  concordado  con  el  Código  Orgánico
Procesal Penal, la Constitución y Otras Leyes”, respecto al artículo 339 de la ley adjetiva,  e indica: 
“Como corolario a lo ut supra señalado, observa esta Alzada que se evidencia un error de interpretación del artículo 197
del Código Orgánico Procesal Penal, por parte de la Defensa Pública, toda vez que en primer término, la circunstancia de
que la víctima en virtud de la conmoción que significa la manera de hablar en juicio acerca del color de la ropa interior
que tenía puesta al momento de ser agredida, manifestando un color diferente y en segundo término, que los funcionarios
actuantes hayan encontrado prendas íntimas y una evidencia material (objeto de madera), no vicia la prueba per se toda
vez que se trata de una prueba de orientación que al ser adminiculada y analizada con el resto de las probanzas debatidas
en juicio, llevaron a la convicción del Juez de Instancia de la comisión del delito.
Por  otro  lado,  se  constata  de  actas,  que  a  los  folios  Dieciséis  (16)  al  treinta  de  la  Primera  Pieza  del  Asunto  N°  VP02­
R2012­00592, donde consta las Pruebas Documentales ofrecidas por el Ministerio Público y que fueron Admitidas por el
Juez de Control, las cuales se trataron de: 1.­ Acta Policial de fecha 28/10/2008, suscrita por los funcionarios adscritos al
Departamento Policial de Carrasquero de la Policía Regional del estado Zulia, 2.­ Acta de Cadena de Custodia de fecha
28/10/2008  procedente  del  referido  Departamento  Policial,  lo  cual  fue  concatenado  al  Resultado  del  Examen  Médico
http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML 8/12
9/8/2016 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML

Legal  N°  9700­168—10279  de  fecha  02/12/2008,  considerando  quienes  aquí  deciden  que  dichas  pruebas  han  sido
admitidas según las reglas del Código Orgánico Procesal Penal por parte del Juez de Control en Fase Intermedia, para ser
incorporadas en el juicio para su lectura, toda vez que, su realización se llevó a efecto en la Fase primigenia del proceso,
esto es, en la Fase de Investigación; en segundo término, es en esa fase de investigación que se efectúa el control de dicha
prueba  y  en  donde  la  Defensa  posee  el  derecho  de  impugnar  la  misma,  proponer  diligencias  de  investigación  para
desvirtuarla ó requerir en la Fase del Juicio la presencia de dicho experto/funcionario para que deponga en juicio y así,
realizar  las  preguntas  que  como  Defensa  a  bien  tuvieren  realizar,  todo  lo  cual  sucedió  en  el  caso  subjudice,  ya  que  de
actas se constata que la Defensa Pública en el transcurso del juicio oral, no desvirtuó ni impugnó ningún testimonio.”.
 
La recurrida para fundamentar sus consideraciones, mencionó la sentencia N° 472, de fecha 6 de agosto de 2007 dictada
por  esta  Sala,  referente  a  la  incorporación  de  pruebas  a  través  de  lectura  y  la  licitud  de  las  mismas  y  de  seguidas  concluye  lo
siguiente:
“Visto lo anteriormente citado considera esta Alzada que la referida sentencia, si fue debidamente fundamentada por el
Juzgador  de  Instancia,  mediante  un  análisis  coherente  y  racional  de  todos  y  cada  uno  de  los  medios  probatorios
desarrollados  durante  el  transcurso  del  debate,  así  como  a  través  de  un  lógico  razonamiento  jurídico,  del  cual  se  pudo
establecer la veracidad de los hechos controvertidos, para posteriormente proceder la instancia en un acertado proceso de
adecuación  típica,  a  establecer  las  normas  penales  sustantivas  que  resultaban  aplicables,  e  imponer  las  sanciones
correspondientes; advirtiendo la conducta del ciudadano JORGE RAMÓN VILLALOBOS VILLALOBOS, en el hecho
denunciado  por  la  ciudadana  víctima  SILVIA  ELENA  GONZÁLEZ  y  que  consistió  en  la  comisión  del  delito  de
VIOLENCIA SEXUAL, concurriendo de suyo, (sic) un pronóstico de condena. En el caso puesto a la consideración de la
Sala, se observa que las circunstancias fácticas determinadas por el Tribunal de Juicio, se correspondían con el cúmulo
probatorio controvertido en el juicio y que el razonamiento para el fallo por la comisión del delito tipificado en el artículo
43 de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, se ajustó a un estudio y deducción
coherente  de  tales  pruebas,  por  otra  parte,  los  expertos  que  depusieron  en  juicio,  reafirman  con  sus  conocimientos
científicos  que  sus  apreciaciones  calificadas,  partieron  o  se  originaron  desde  el  inicio  por  lo  que  alegó  el  día  de  los
hechos, la ciudadana Silvia Elena González. Por tanto, resulta obvio para esta Corte, que al valor (sic) de este testimonio
deriva  de  la  ratificación  de  su  veracidad,  para  ello,  el  quebrantamiento  de  tal  fiabilidad  ocurre  con  el  ejercicio  del
contradictorio frente al medio de prueba y este fue ejercido en la audiencia oral, tanto de la parte de la Fiscalía, como de
la Defensa Pública, y del propio Tribunal a quo, como arriba se narró.
A  este  tenor  esta  Corte  concluye,  que  observadas  las  denuncias  realizadas  por  la  Defensa  Pública  de  las  cuales  ha
conocido esta Alzada, que el fallo se encuentra motivado y lógico, toda vez que la declaración dictada, se fundó en las
actas procesales que se mencionan, donde el análisis, liberación e interpretación de las pruebas, corresponde a la actividad
examinadora  del  Juez  de  Mérito,  en  virtud  del  Principio  de  Inmediación,  por  tanto,  no  estando  presente,  el  vicio  de
ilogicidad  en  la  motivación  de  la  sentencia  dictada  por  el  Tribunal  de  Juicio,  por  las  razones  que  se  han  señalado,  así
como tampoco, la errónea aplicación de una norma jurídica prevista en el artículo 22 del Código Orgánico Procesal Penal,
esta  Corte  Superior  considera  que  lo  procedente  en  derecho,  es  declarar  SIN  LUGAR  el  Recurso  de  Apelación  de
Sentencia propuesto. Así se Declara.”      
 
                De lo anteriormente transcrito, se evidencia que la razón asiste a la recurrente, pues la Corte de Apelaciones, Sección de
Adolescentes con Competencia en Materia de Delitos de Violencia contra la Mujer del Circuito Judicial Penal del estado Zulia,
resolvió  de  manera  genérica  y  poco  precisa  la  primera  denuncia  del    Recurso  de  Apelación,  referida  a  la  ilogicidad  en  la
motivación, toda vez que no explicó de forma específica, clara y convincente que la sentencia dictada por el Tribunal “A quo”,
está motivada lógicamente.
En  tal  sentido,  la  Defensa  del  acusado  en  el  Recurso  de  Apelación  denunció  el  vicio  de  inmotivación  por  ilogicidad
manifiesta, al respecto adujo que los hechos probados por el Tribunal de Juicio no se corresponden con la declaración rendida por
los  funcionarios  actuantes  en  el  procedimiento,  con  la  declaración  del  acusado  Jorge  Ramón  Villalobos  Villalobos,  con  lo
expuesto  por  los  testigos  referenciales  José  Luis  Rodríguez  Delgado  y  Robert  Mayor  Torres,  con  lo  declarado  por  el  testigo
presencial niño Luis Mario Villalobos González, con la declaración de la víctima Silvia Elena González; con lo depuesto por la 
funcionaria Berenice Yola Hernández y con lo dicho por la médico forense Eva Carolina Flores Guillén.
Igualmente,  la  recurrente  en  apelación  señaló,  que  con  los  exámenes  médicos  forenses  practicados  a  la  víctima,  no  se

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML 9/12
9/8/2016 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML

evidencia violación alguna; también cuestionó el hecho de que en los fluidos corporales recolectados, tales como sangre y semen,
no se determinó a quien pertenecían; que no se le practicó experticia al palo de madera de 25 centímetros que supuestamente fue
introducido en la vagina de la víctima; y que por ello no se subsumen los hechos en el delito de Violencia Sexual, tipificado en el
artículo 43  de  la  Ley  Orgánica  sobre  el  Derecho  de  las  Mujeres  a  una  Vida  Libre  de  Violencia,   por  el  cual  fue  condenado  su
defendido.
Ahora bien, la Corte de Apelaciones ha debido realizar un resumen pormenorizado de todos y cada uno de los elementos
probatorios estimados por el tribunal de juicio, en el cual se observe que efectivamente, se verificó, que tales elementos fueron
valorados  y  concatenados  por  el  “a  quo”,  conforme  al  método  de  la  Sana  Crítica,  establecido  en  el  artículo  22  del  Código
Orgánico Procesal Penal vigente, con el fin de dar respuesta fehaciente, clara y precisa a lo aducido por la Defensa en la primera
denuncia del Recurso de Apelación atinente a ilogicidad en la motivación.
Esta Sala ha establecido criterio al respecto, señalando lo siguiente:
“… Constituye un deber fundamental para la Corte de Apelaciones cuando así lo haya, alegado el recurrente, verificar y
determinar que en la sentencia sometida a su revisión se haya realizado un análisis detallado de las pruebas debatidas en el
juicio oral, así mismo, la comparación de unas con otras bajo el método de la sana crítica racional, con la determinación
clara y precisa de los hechos que dan por probados y el derecho aplicable…”. Sentencia Nº 164, del 27 de abril de 2006.
“Las Cortes de Apelaciones como tribunales de derecho, al examinar los fundamentos de la sentencia, deben percatarse de
la correcta hilvanación de los elementos ya establecidos por el sentenciador de juicio, de los cuales se desprende la razón
de  éste  para  adoptar  la  consecuencia  judicial,  descartando  así  la  falta,  contradicción  o  ilogicidad  en  la  motivación  de  la
sentencia.” Sentencia N° 122 de fecha 5 de marzo de 2008.
“…las  Cortes  de Apelaciones  como  tribunales  de  alzada  deben  dar  un  razonamiento  amplio  que  permita  convalidar  el
derecho  aplicado  y  su  relación  con  los  hechos  ya  establecidos  por  el  tribunal  de  instancia,  observando  el  análisis,
concatenación y logicidad de las pruebas, comparando lo advertido por el recurrente y el fundamento en que se basa la
sentencia.” Sentencia N° 661, de fecha 28 de noviembre de 2007, ponente Dr. Eladio Ramón Aponte Aponte.
 
                De igual modo ha establecido esta Sala, en reiterada jurisprudencia, que las Cortes de Apelaciones incurren en el vicio
de  falta  de  motivación  “…al  no  resolver  con  un  razonamiento  propio  y  específico  los  alegatos  planteados  en  el  recurso  de
apelación,  toda  vez  que  se  limita  a  plasmar  referencias  doctrinales  y  señalar  de  manera  genérica  algunos  aspectos  a  manera
justificativa, sin resolver de manera precisa el planteamiento realizado por la defensa en el recurso de apelación…”. Sentencias
Nros  136,  277,  215  y  677  de  fechas  10/04/2007,  22/5/2008,  15/4/2008  y  30/11/2007,  respectivamente,  ponencias  de  la  Dra.
Blanca Rosa Mármol de León.
                Es pertinente mencionar la sentencia N° 708, de fecha 10 de marzo de 2011, dictada por la Sala Constitucional, en la
cual se estableció como criterio vinculante, en lo atinente a la naturaleza de la Tutela Judicial Efectiva, lo siguiente:
“El derecho a la tutela judicial efectiva, de amplísimo contenido, comprende el derecho a ser oído por los órganos de
administración de justicia establecidos por el Estado, es decir, no sólo el derecho de acceso sino también el derecho a
que,  cumplidos  los  requisitos  establecidos  en  las  leyes  adjetivas,  los  órganos  judiciales  conozcan  el  fondo  de  las
pretensiones  de  los  particulares  y,  mediante  una  decisión  dictada  en  derecho,  determinen  el  contenido  y  la
extensión del derecho deducido, de allí que la vigente Constitución señale que no se sacrificará la justicia por la omisión
de formalidades no esenciales y que el proceso constituye un instrumento fundamental para la realización de la justicia
(artículo 257). En un Estado social de derecho y de justicia (artículo 2 de la vigente Constitución), donde se garantiza una
justicia  expedita,  sin  dilaciones  indebidas  y  sin  formalismos  o  reposiciones  inútiles  (artículo  26  eiusdem),  la
interpretación de las instituciones procesales debe ser amplia, tratando que si bien el proceso sea una garantía para que las
partes puedan ejercer su derecho de defensa, no por ello se convierta en una traba que impida lograr las garantías que el
artículo 26 constitucional instaura.” (Resaltado de la Sala).
 
Por consiguiente, la Corte de Apelaciones, Sección de Adolescentes con Competencia en Materia de Delitos de Violencia
contra la Mujer del Circuito Judicial Penal del estado Zulia, al no resolver de forma específica, clara y precisa las pretensiones
deducidas por la impugnante, violó el principio de Tutela Judicial Efectiva, preceptuado en el artículo 26 de nuestra Carta Magna.

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML 10/12
9/8/2016 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML

 Razón por la cual, esta Sala DECLARA CON LUGAR el Recurso de Casación interpuesto por la Defensa del Ciudadano
JORGE RAMÓN VILLALOBOS VILLALOBOS, ANULA la decisión dictada por la precitada Corte de Apelaciones en fecha 17
de agosto de 2012, y ORDENA  remitir  el  expediente  al  Juez  Presidente  del  Circuito  Judicial  Penal  del  estado  Zulia,  para  que
previa distribución remita los autos a otra Sala de la Corte de Apelaciones del referido Circuito Judicial, a fin de que dicte nueva
decisión que prescinda del vicio que dio lugar a la presente decisión.

DECISIÓN:
Por lo antes expuesto, este Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Penal, Administrando Justicia en nombre de
la República y por autoridad de la ley, DECLARA CON LUGAR el Recurso de Casación interpuesto por la Abogada Yula María
Moreno Urdaneta, en su carácter de Defensora Pública especializada en delitos de Violencia contra la Mujer, adscrita a la Unidad
de  la  Defensa  Pública  del  estado  Zulia,  actuando  en  representación  del  ciudadano  JORGE  RAMÓN  VILLALOBOS
VILLALOBOS, ANULA la decisión dictada por la precitada Corte de Apelaciones en fecha 17 de agosto de 2012, y ORDENA
remitir el expediente al Juez Presidente del Circuito Judicial Penal del estado Zulia, para que previa distribución remita los autos a
otra Sala de la Corte de Apelaciones del referido Circuito Judicial, a fin de que dicte nueva decisión que prescinda del vicio que
dio lugar a la presente decisión.

Publíquese, regístrese, remítase el expediente y ofíciese lo conducente.

Dada, firmada y sellada en el Salón de Audiencias del Tribunal Supremo de Justicia, en Sala de Casación Penal, en Caracas
a 25 los  días del mes junio  de dos mil trece. Años: 203° de la Independencia y 154° de la Federación.

La Magistrada Presidente,

Deyanira Nieves Bastidas

El Magistrado Vicepresidente, 
                                                                                                                                                                                         
                                                                                                                                               El Magistrado,

Héctor Coronado Flores             
                                                                                                                                                                                       
                                                                                                                                             Paúl José Aponte Rueda

La Magistrada,                           
                                                                                                                                                                                       
                                                                                                                                             La Magistrada Ponente,

 Yanina Beatriz Karabín de Díaz      
                                                                                                                                                                                 
                                                                                                                                             Úrsula María Mujica Colmenares

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML 11/12
9/8/2016 historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML

      
                                                                                                                                                                                                                   
 La Secretaria,

Gladys Hernández González  

BRMdL/mau.­                                             
Exp. 12 ­00325

http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scp/junio/248-25613-2013-C12-325.HTML 12/12