Está en la página 1de 3

Derechos humanos Internacionales y la legislación Mexicana.

Desde 1945, la comunidad internacional ha desarrollado y definido progresivamente el


derecho internacional de los derechos humanos. Los documentos fundacionales en la
materia son la Carta de las Naciones Unidas (1945) y la Declaración Universal de Derechos
Humanos (1948).

Así pues damos paso a indicar que los Derechos Humanos son unos conjuntos de
prerrogativas inherentes a la naturaleza de la persona y cuya realización efectiva resulta
indispensable para el desarrollo integral de los individuos que viven en una sociedad
jurídicamente organizada. Las principales características que se les atribuye son: inherentes,
universales, absolutos, inalienables, inviolables, imprescriptibles, indivisibles, irreversibles,
progresivos.

El derecho internacional de los derechos humanos abarca los sistemas universales y


regionales instituidos por los Estados. A través de la ratificación de los tratados
internacionales de derechos humanos, los gobiernos se comprometen a adoptar medidas y
leyes internas compatibles con las obligaciones y deberes dimanantes de los tratados.

En el caso de México, no necesita vincularse a un instrumento internacional para garantizar


y respetar los derechos humanos de sus ciudadanos, la Constitución de 1917 provee un
capítulo denominado "Garantías individuales"; capítulo I, Titulo Primero, artículos del 1 al 29.
En que se reconocen y garantizan derechos fundamentales de las personas.

¿Cuál es la diferencia entre las garantías individuales y los derechos humanos?


En las garantías individuales, el sujeto pretensor, titular de ellas puede ser una persona física
pero también puede ser una persona moral, nacional o extranjera. En cambio, los derechos
humanos el titular de tales prerrogativas sólo puede ser el individuo como persona física y
sabido es que la personal moral o jurídica, al no ser una persona humana, carece de
derechos humanos, independientemente de que, los seres humanos, socios o
representantes de una persona moral si pueden tener derechos humanos.
Los órdenes jurídicos se forman por un conjunto de normas cuya validez está referida a la
norma fundante básica, tal es el caso del orden jurídico mexicano, cuyo fundamento de
validez se encuentra en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

El orden jurídico mexicano se clasifica en:


a) Constitución Política;
b) leyes constitucionales y tratados internacionales;
c) el Derecho federal ordinario y el Derecho local

En México existe una primacía del Derecho Interno frente al Derecho Internacional, de
acuerdo al artículo 133 constitucional, el cual señala que: "Esta Constitución, las leyes del
Congreso de la Unión que emanen de ella y todos los tratados que estén de acuerdo con la
misma, celebrados y que se celebren por el Presidente de la República, con aprobación del
Senado, serán la Ley Suprema de toda la Unión. Los jueces de cada estado se arreglarán a
dicha Constitución, leyes y tratados, a pesar de las disposiciones en contrario que puedan
haber en las constituciones o leyes de los Estados."

La Suprema Corte de Justicia de la Nación en varias ocasiones se ha pronunciado al


respecto: “Supremacía del Derecho Interno sobre el Derecho Internacional”.

Todos los tratados internacionales, y desde luego los de derechos humanos, celebrados de
acuerdo con el procedimiento previsto por el artículo 33 de la Constitución Política de los
Estados Unidos Mexicanos son parte del derecho interno de México. Entonces, los derechos
humanos protegidos en México son:
a) los que la Constitución de 1917 y sus leyes federales y las Constituciones locales y sus
leyes reconocen;
b) más todos aquellos que no se encuentren en dichas normas, pero sí en los tratados
internacionales ratificados por México, con lo cual se refuerza el reconocimiento y la defensa
de los derechos humanos en nuestro país, y las características de progresividad,
universalidad, indivisibilidad, irreversibilidad y eficacia directa;
c) las resoluciones de la SCJN;
d) la jurisprudencia de la Corte IDH, y
e) los derechos humanos implícitos.
Finalmente la reforma que sufrió en 2011 la Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, fueron modificaciones a los Artículos 1, 3, 11, 15, 18, 29, 33, 89, 97, 102 y 105
en materia de Derechos Humanos. El nuevo texto exige a todas las autoridades que respeten
los tratados internacionales de derechos humanos de los que México es firmante en los
puntos en que dichos tratados sean más amplios que las “garantías individuales” que
actualmente contiene la legislación nacional.

Referencias
 De los Santos, M.A. (2016) Derechos Humanos: Compromisos Internacionales,
Obligaciones Nacionales. Reforma Judicial. Revista Mexicana de Justicia, núm. 25-26.
Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Consultado el 26 de noviembre de
2017. Disponible en:
https://revistas.juridicas.unam.mx/index.php/reforma-judicial/article/view/8735/10770
 Trejo García, E.C. (2006) Los tratados internacionales como fuente de derecho
nacional. Cámara de Diputados. Consultado el 26 de noviembre de 2017. Disponible
en: http://www.diputados.gob.mx/sedia/sia/spe/SPE-ISS-01-06.pdf
 United, N. (2014). Los principales tratados internacionales de derechos humanos.
Nueva York: United Nations Publications
 Carpizo, J. (2011) Práctica internacional mexicana La Constitución mexicana y el
derecho internacional de los derechos humanos. Consultado el 26 de noviembre de
2017. Disponible en:
 http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-
46542012000100022