Está en la página 1de 4

Cómo actualizar la versión de mi iPad

Una de las grandes ventajas de iOS respecto a otros sistemas móviles es que las actualizaciones llegan a todos
los dispositivos de forma simultánea, sin importar si son más nuevos o viejos. Hasta que Apple desecha un
dispositivo y lo deja sin actualizar suelen pasar varios años, lo cual es un punto muy a su favor. Es un
procedimiento habitualmente sencillo pero muchos de los fallos o problemas más frecuentes (consumo de
batería, inestabilidad, etc…) son porque no lo hemos hecho como debíamos. Os vamos a explicar qué es
actualizar, qué es restaurar, y las diferencias entre ambos procesos, así como cuándo es más conveniente
elegir uno sobre otro.

Actualizaciones OTA
Debido a que es el procedimiento más simple y accesible, aunque no se realiza mediante iTunes os lo explico
rápidamente. Las actualizaciones vía OTA se realizan desde el propio dispositivo, es necesario estar
conectado a una red WiFi y recomendable tener el iPhone o iPad conectado a la carga o con la batería casi
completa. Se accede desde el menú “Ajustes>General>Actualización de software” y simplemente hay que
pulsar en “Descargar e instalar”. Es siempre una actualización (ahora después entenderéis lo que quiero decir)
y la más recomendable cuando todo va bien y queremos pasar entre versiones menores (dentro de un
mismo iOS).

Actualizar o Restaurar con iTunes

iTunes ha sido el método clásico de actualizar o restaurar nuestro dispositivo desde el inicio de los tiempos, y
la única forma de hacerlo hasta que aparecieron las actualizaciones OTA. Estas opciones están en la pestaña
Resumen de iTunes una vez conectamos nuestro iPhone, iPad o iPod Touch a iTunes. En la parte superior, tal
y como muestra la imagen, aparecen dos botones, uno para actualizar (1) y otro para restaurar (2). ¿Pero no es
lo mismo? En absoluto. Os explico las diferencias:

 Actualizar: tu dispositivo quedará con la última versión de iOS disponible, pero con todo el contenido
y configuraciones que tenía previamente. Es decir, estará como estaba antes, pero con la nueva versión
de iOS instalada.
 Restaurar: tu dispositivo se restaura, es decir, se borra por completo y se instala la nueva versión. El
resultado final por lo tanto es un iPhone o iPad como recién salido de fábrica, vacío, sin
configuraciones ni aplicaciones ni contenido multimedia, pero con la última versión de iOS instalada.

Actualizar o Restaurar, esa es la cuestión


En esto realmente nadie se va a poner de acuerdo. Cada uno tiene sus propias experiencias y según ellas actúa.
Mis recomendaciones, basadas en mis propias experiencias, son las siguientes:
 Actualizar es el método más simple y rápido, y el más recomendable cuando se dan pequeños saltos
entre versiones (iOS 8.2 a iOS 8.3, por ejemplo), siempre y cuando tu iPhone o iPad se comporte con
normalidad y no tengas ningún problema.
 Restaurar es un proceso más largo, pero es el más recomendable en determinadas situaciones:
consumo excesivo de batería, jailbreak hecho, bajo rendimiento, inestabilidad y cierres de aplicaciones
no deseados, funcionamiento inadecuado, y cuando se va a pasar de una versión grande a otra grande
(iOS 7 a iOS 8). Si tienes cualquiera de estos “problemas” lo mejor es que restaures tu
dispositivo, porque la actualización lo que hará será arrastrar todo a la nueva versión, y con ello todos
los problemas.

Es importante sobre todo el problema del Jailbreak. Si tienes Jailbreak NUNCA actualices mediante
iTunes (mediante OTA no podrás). Los tweaks y el propio Cydia instalan archivos en ubicaciones y
configuraciones que a la larga te provocarán serios problemas, sobre todo de rendimiento y batería. Lo mejor
es restaurar en este caso.

¿Y la copia de seguridad?
La copia de seguridad debe usarse para dejar tu dispositivo tal y como estaba antes de una restauración. Si eso
es lo que quieres, entonces adelante, restaura tu copia de seguridad sin miedo. Pero si precisamente eso es lo
que no quieres, no uses tu copia de seguridad. Si tu dispositivo iba lento, consumía mucha batería, las
aplicaciones se cerraban, y sobre todo, tenía Jailbreak, evita el uso de la copia de seguridad o se
reproducirán los mismos fallos que tenías en la nueva versión.

Seleccionar el archivo manualmente


Para actualizar o restaurar tu iPhone o iPad mediante iTunes se debe descargar el firmware, que no es otra
cosa que el archivo con el sistema operativo que se instalará. Esto es algo automático, y lo más recomendable
para la mayoría. Pero en algunas ocasiones queremos descargar nuestro archivo y usarlo más adelante. Para
ello deberemos elegir manualmente el archivo “IPSW” a la hora de actualizar o restaurar, lo cual se hace
de forma muy simple: pulsando una tecla de nuestro teclado a la vez que pulsamos sobre el botón Actualizar o
Restaurar de iTunes. Esa tecla varía dependiendo de si estamos en Windows o en Mac.

 Windows: tecla Shift


 Mac OS X: tecla Alt

Nos aparecerá entonces una ventana en la que se nos pedirá que seleccionemos qué archivo IPSW queremos
usar. Recordad que sólo podréis instalar la versión que Apple firma en ese momento, que suele ser únicamente
la última lanzada. Además el archivo debe ser el compatible con nuestro dispositivo, porque cada modelo
de iPhone e iPad tiene un archivo diferente.