Está en la página 1de 4

Trauma oral y avulsión de dientes después de

explosión de cigarrillos electrónicos.

Cigarrillos electrónicos (E-cigarettes), o vaporizadores personales, fueron presentados en el 2003,


y han estado disponibles en los Estados Unidos desde el 2007. Además de las preocupaciones de
de seguridad y salud de la entregas de aerosoles de nicotina a través de los E- cigarette, durante
los pasados 8 años, hay reportes de fuego y explosiones causados por los dispositivos E-cigarrillos
han llevado a la US Fire Administration a evaluar la seguridad de estos dispositivos. Estas
explosiones han sido observadas suficientemente fecuentes que la US Department of
Transportation ha prohibido recientemente este dispositivo en equipaje documentado a borde de
aviones. Este reporte contribuyr que existe conocimiento acerca del peligro relacionado a los E-
cigarette, describiendo lesiones orales leves y severas, provenientes de una explosión de un E-
cigararette.

Cigarrillos electrónicos (E-cigarettes), o vaporizadores personales, fueron presentados en 2003 y


han estado disponibles en Estados Unidos desde 2007. Desde su aparición en el mercado, más de
466 marcas y al menos 7,764 sabores han sido comercializados. El dispositivo cuenta con un
elemento de calefacción y un cartucho “tanque” que contiene la solución de vapor. La solución es
una mezcla de nicotina, saborizantes, y aditivos, así como Propylene Glycol y glicerina vegetal,
para mejorar los efectos del vapor. Es alimentado comúnmente por una batería de ion de litio, que
es activado manualmente o cuando el consumidor empieza a inhalar. Ha habido algunos reportes
beneficiosos de usuarios de E-cigarettes, con un potencial más bajo a factores de riesgo para
enfermedades cardiovasculares con vapor de E-cigarettes contra Humo de Cigarro. Estos efectos
son controversiales y han sido contrarrestados por reportes citando efectos dañinos acerca de los
componentes solubles del vapor del E-cigarette en la función de la barrera endotelial
promoviendo inflamación. Estudios en animales han sugerido que la ingesta del aerosol del E-
cigarette, es más segura que el tradicional humo de cigarrillo. Sin embargo, a pesar de que algunas
sugerencias populares de que él E-cigarette podría representar una forma más segura de traslado
de nicotina que los cigarrillos convencionales, el International Association for the Study of Lung
Cancer no recomienda como alternativa para fumar a los E-cigarettes, citando la falta de
directrices basada en la evidencia. Otras preocupaciones tempranas de seguridad de E-cigarettes
se han concentrado en la seguridad y salud de la transferencia de nicotina y otros aditivos
aerosolizados. La presencia de elementos metálicos y partículas de silicato en el vapor de aerosol
han sido reportadas como mayor que en un cigarrillo convencional. Incluso hay algunos reportes
de envenenamiento y muertes después de intencionalmente o accidentalmente ingerir el líquido
del E-cigarette.

Existen debates si el E-cigarette tiene un rol dentro de los programas para dejar de fumar o si el
uso del E-cigarette podría ser un punto de entrada o sustitución del uso del tabaco convencional.
En los Estados Unidos donde fumar es ilegal, E-cigarettes han sido comercializados por los
comisarios, a pesar de que la promoción de estos dispositivos permanece controversial.
En adición a las preocupaciones de seguridad y salud de los dispositivos en aerosol, durante los
pasados 8 años, reportes de fuego y explosiones causados por los dispositivos E-cigarettes ha
dejado a la US Fire Administration a evaluar la seguridad de estos dispositivos. Se ha observado
que tienen más riesgo de una explosión mientras cargan. Usando un cargador diferente al
cargador recomendado de fábrica puede someter a la batería de Ion de litio a una corriente más
elevada de la segura, llevando a una temperatura mayor a la que puede resultar a fuego o una
explosión.

Las explosiones han sido observadas suficientemente con frecuencia, incluso la Us Departmente
of Transportation ha prohibido recientemente los E-cigarettes por el peligro relacionado a ellos,
por la descripción de lesiones orales leves y severas causadas por las explosiones d e un E-
cigarettes.

Reporte del caso


Este reporte describe el caso de un hombre de 18 años de edad quien tuvo quemaduras orales y
abdominales, laceraciones orales, fracturas dentales, y avulsión dental de una explosión de un E-
cigarette mientras estaba en su boca. El paciente estaba utilizando un dispositivo de E-cigarette
durante la tarde antes de su presentación. Inicialmente fue visto en el exterior de un hospital, y
después fue trasladado a el “Authors Institution” para que más adelante la unidad de cirugía de
quemados lo evaluara. Antes de la consulta, el paciente recibió una cobertura de medicación con
antibióticos y analgésicos con fármacos y antiinflamatorios no esteroideos. Se pidió una consulta
dental para evaluar el trauma oral del paciente. En la presentación, el paciente declaró “Mi E-
cigarette explotó y perdí muchos dientes”. Reportó que ocurrió en el momento que activó el
dispositivo, presionando el botón. No se reporté pérdida de conciencia, pero oara él fue incierto
algunas cosas después de la explosión.

El paciente tiene un historial médico notable por desorden de Deficit de atención e hiperactividad
que ha estado tratada por liberación controlada de metilfenidato (36mg). El paciente reportó
fumar solamente E-cigarette y no cigarrillos tradicionales.

La evaluación clínica mostró hinchazón en el labio superior e inferior, y un hematoma en el labio


inferior derecho, una laceración de 1.o cm de diámetro en el borde del bermellón del labio
izquierdo, y una laceración de 3 x 1.5 cm en la mucosa labial superior. El incisivo lateral superior
derecho fue completamente intruído y el incisivo central derecho fue avulsionado. El incisivo
central izquierdo fue fracturado a nivel cervical y el incisivo lateral mostró una fractura de esmalte
mínima con dentina sensible. Se observó una lesión de tejido gingival blando asociada, y el tejido
palatino de los incisivos centrales tenía una laceración de 2 cm. Avulsión parcial de los tejidos
mediados del paladar y equimosis moderada se observaron en el ápice del paladar duro, y hubo
ulceración de tejido blando a la izquierda de la línea media del paladar blando. No hubo lesión en
la lengua o en la orofaringe posterior.

La tomografía computarizada maxilofacial sin contraste, radiografía panorámica y la radiografía de


tórax fueron revisadas. Aparte de lesiones de tejido blando y duro. La tomografía computarizada
mostró engrosamiento de la mucosa de los senos maxilares provocado por cambios inflamatorios.
Se tomaron radiografías periapicales para confirmar la posición del incisivo lateral superior
derecho y asociado a fractura de crestas alveolares, hubo 2 mm del incisivo central superior
derecho retenido, probablemente era de la parte apical del diente.

La radiografía de tórax no mostro signos de enfermedad cardiopulmonar aguda, ni de


radiopacidades dentales o de objetos extraños en pulmones o abdomen.

Después de platicar con el paciente y su familia y para tener más opciones de reconstrucción con
implantes dentales, se decidió que el resto radicular del incisivo central superior derecho debía ser
extraído inmediatamente con injerto de hueso graft para preservación del alveolo. Se administró
anestesia local (lidocaína al 2% con epinefrina 1:100.000 y el resto radicular del incisivo central
superior derecho fue extraído. Se realizo una extracción atraumática, conservando la altura del
hueso para la futura colocación del implante.

Se colocó un aloinjerto óseo (puros particulate, simmer dental. Warsaw, IN) en el alveolo y se
compactó con presión local. Se usó sutura de vicryl 4-0 en la parte anterior del maxilar para el
cierre primario de la herida sobre el sitio del injerto. Cinco Suturas de cat-gut crómico (3 - 0,
Ethicon, Inc) se colocaron en El paladar y el área del incisivo central derecho superior. Después de
conseguir hemostasia de la laceración y de los sitios del injerto, el incisivo lateral derecho se
posiciono en posición fisiológico sin contacto con el antagonista, y un alambre de acero inoxidable
no rígido (calibre 24) la férula se unió desde el canino derecho hacia el primer premolar izquierdo.
Se le dieron las instrucciones postoperatorias al paciente y sus padres, así como enjuagues de
clorhexina (0.12%). El paciente regreso a la unidad quirúrgica de quirófano para continuar con su
atención y se programó su cita en la clínica dental en una semana.

En la cita de seguimiento, el paciente y su madre informaron que habían visto a su dentista y que
éste había decidido retirar la férula, extraer el incisivo lateral derecho y colocar un injerto óseo en
el sitio para una futura colocación de implante. La exploración clínica mostró mejora de las
lesiones de tejido blando. Se observó hinchazón mínima. Se hicieron pruebas sensoriales al tacto
ligero de dos puntos y se hizo el pinchazo en los labios superior e inferior, bilateralmente. El
paciente no reporto alteraciones en la sensación extraoral, pero informo que no podía mover
completamente su labio superior en el lado derecho, lo que se atribuyó a un edema de labios
persistente. El paciente eligió continuar con el tratamiento de su dentista quién planificó un
retenedor essix para reemplazar los dientes anteriores perdidos hasta que estuviera listo para la
rehabilitación final, probablemente con implantes y prótesis fija

Discusión

A pesar de la información limitad sobre el riesgo y seguridad de los cigarros electrónicos, su uso
público y su conciencia han incrementado exponencialmente en años recientes. En Estados
Unidos, su uso en la población general aumentó de 0.6% en 2009 a 2.7% in 2010 y a 6.2% en 2011.
El mercado mundial de cigarros electrónicos está calculado en 10 billones de dólares en ventas
para 2017.

La administración de comida y fármacos de Estados unidos para el los productos del tabaco
reportó que de 2008 a principios de 2012, hubo 47eventos adversos, 8 de los cuales fueron serios,
relacionados con los cigarros electrónicos, de estos, un caso de lesiones por quemaduras de la
cara causada por la explosión de los cigarrillos electrónicos. La administración de incendios de
estados unidos encontró 25 incidentes aislados de explosión y quemaduras por cigarros
electrónicos, según los medios de 2009 hasta agosto de 2014. Las lesiones por quemadura severas
se asociaron con estos incidentes. Dos lesiones serias ocurrieron cuando el dispositivo explotó en
la boca de los usuarios. Los autores enterados de dos casos recientes reportados en los medios de
lesiones serias por la explosión de cigarros electrónicos. Esto es probablemente debido a diversos
factores, incluyendo, pero no limitándose a estos, variaciones en el diseño del dispositivo, la
compatibilidad entre el cigarro electrónico y el cargador, modificaciones de usos, así como el
error humano. El diseño de los dispositivos fue comparado con un misil, con la batería alineada
con el eje largo del dispositivo y el punto de falla más común en la batería de los extremos. La
ruptura del sello de la batería puede convertirlo en un proyectil volador. Los peligros se asocian
con el uso de baterías in los cigarros electrónicos requiere de más estudios. Las fallas en el
mecanismo la frecuencia de quemaduras, toques y explosiones de peligro no son bien conocidas.

Como la seguridad y regulación respecto al uso del cigarro eléctrico se están debatiendo
activamente. Es importante para observar la morbilidad asociada a las lesiones de la cavidad oral y
en la dentición pueden ser graves. Aunque son raras, estas lesiones requieren tratamiento
inmediato, intermedio y tratamiento a largo plazo y seguimiento. El paciente presentado sufrió
extensas lesiones periorales y orales de una explosión de cigarrillos electrónicos. La lesión
involucro múltiples superficies mucosas y provoco avulsión y fractura de los dientes. El daño
permanente en este joven paciente requerirá múltiples procedimientos para reconstruir el tejido
perdido y restablecer resultados funcionales y comenticos aceptables. Este tratamiento no está
exento de riesgos y se asocia con un gasto de dinero y tiempo.

En el caso presenten la explosión del cigarro electrónico ocurrió mientras el naciente estaba
usándolo y sosteniéndolo con sus labios. La dirección del impacto fue hacia la parte posterior y
superior de la cavidad oral (la úlcera creo una huella alargada en el paladar duro e implicó el
paladar blando. Los ojos del paciente no se involucraron y o tuvieron evidencia de aspiración de un
cuerpo extraño a los pulmones. Sin embargo, considerando el shock que experimento el paciente
durante la explosión súbita, el riesgo de asfixia es una preocupación.

Según el conocimiento de los autores, este es el primer informe publicado en la literatura


científica que describe la extensión del daño tisular y lesiones orales sostenidas de una explosión
de cigarrillos electrónicos. Mientras que el ensamblaje de las características de los eventos
adversos asociados con el uso del cigarrillo electrónico. La notificación de tales lesiones en la
literatura científica será beneficiosa hasta que se disponga de datos más concretos procedentes de
estudios a gran escala.

jadrianhzorrilla@gmail.com