Está en la página 1de 4

Sociedad Anónima Abierta

Para constituir una Sociedad Anónima Abierta, se necesita tener al


menos 500 sociosaccionistas y sus socios pueden entrar y salir
comprando o vendiendo acciones. A continuación veremos algunas de
sus principales características.

¿Qué es la Sociedad Anónima


Abierta?
Una Sociedad Anónima Abierta, es una persona jurídica conformada con
los aportes o el patrimonio de los accionistas, que son responsables
hasta el monto de sus aportes en la sociedad.

La Sociedad Anónima Abierta desarrolla actividades mercantiles siempre,


y entre sus principales características, se definen las que enumeraremos
a continuación.

Características Sociedad Anónima Abierta:


 Todas las Sociedades Anónimas Abiertas deben estar inscritas en
la Bolsa de Comercio.

 Este tipo de sociedad tiene que tener al menos 500 accionistas


para poder constituirse.

 Al menos el 10% del capital suscrito debe pertenecer a más de 100


accionistas, dejándose fuera a aquellos accionistas que de modo
individual o a través de otras personas naturales o jurídicas
mantengan la propiedad sobre un porcentaje superior a ese
porcentaje de capital suscrito.

 Tiene que regirse voluntariamente por las disposiciones y normas


de una Sociedad Anónima Abierta, como sujetarse al control de la
Superintendencia de Valores y Seguros, y registrarse en el Registro
de Valores. Esto implica someterse a la fiscalización de la SVS.

 Las Sociedades Anónimas Abiertas pueden hacer oferta pública de


sus acciones.

 Tienen que tener un directorio elegido por la Junta de Accionistas.


¿Cuáles son los derechos de los
accionistas?
Todos los inversores que se convierten en accionistas de una sociedad
anónima, adquieren algunos derechos, tales como:

 Obtener dividendos: que provienen de parte de las utilidades que


genera la sociedad. En el caso de las Sociedades Anónimas
Abiertas, las utilidades nunca pueden ser inferiores al 30% de las
utilidades del ejercicio. Los responsables finales de repartir los
dividendos es la Junta de Accionistas.

 Obtener acciones libres de pago, lo que sería una manera de


obtener dividendos con cargo a las utilidades.

 Voz y voto en las juntas ordinarias y extraordinarias.

 Tener información de la situación de la empresa.

 Suscribir nuevas acciones cada vez que aumente el capital.

 Derecho a retiro y a participar en el patrimonio si la sociedad se


liquida.

 Proponer medidas sobre la marcha del negocio, cuando se trata de


accionistas que tienen el 10% o más de las acciones con derecho a
voto.

 Ceder acciones libremente y mantener la propiedad sobre sus


acciones, si así lo desea.

 Fijar la remuneración del directorio cada año, si es que este es


remunerado.

Las acciones en una sociedad


anónima abierta
Las sociedades anónimas abiertas, están hechas de acciones que van
conformando el patrimonio de la sociedad, y reflejan el porcentaje de
propiedad y nivel de control que tiene cada accionista.

Las acciones de una sociedad anónima abierta son un instrumento de


inversión y capitalización que van rentabilizándose al ritmo del mercado,
lo que es algo muy variable. Que tengan mayor o menor valor es algo que
depende de muchos factores en torno a ellas, y los accionistas pueden ir
apostando a ganar sus dividendos cuando se reparten.
Tipos de acciones:
Cuando se fundan los estatutos sociales y los títulos, se establecen dos
tipos de acciones, que serían.

Acciones ordinarias: Este tipo de acciones dan a los dueños una cierta
cantidad de derechos, y se emiten por un tiempo definido, que se
determina por la duración que tenga la sociedad.

Acciones preferentes: Este tipo de acciones van dando


privilegios respecto a los dividendos, para elegir directores o que el
accionista pueda involucrarse en otras materias. La diferencia más
notable con las acciones ordinarias, es que tienen que ser emitidas por
un plazo definido.

La emisión de las acciones


Para que las acciones sean emitidas, hay dos tipos de definiciones que
distinguen la emisión física nominativa y la desmaterializada:

Nominativas: Estas son acciones que se emiten a nombre de un titular,


cuyo traspaso requiere de un trámite formal entre el que compra y el que
vende, aparte que se debe comunicar a la empresa emisora para
actualizar el registro de accionistas.

Desmaterializadas: Estas son las acciones que el emisor acordó con la


empresa de depósito de valores, de modo que se pueden emitir
físicamente los títulos para ser depositados y el emisor debe mantener
un registro de cada serie emitida.

En la bolsa de valores se va difundiendo el valor de los índices


accionarios, de modo que los inversionistas cuenten con referencias para
medir su evolución.

¿Por qué invertir en acciones?


Si alguna vez han pensado en invertir en acciones, es porque ya saben
que con una acción pueden ganar o perder dentro del negocio de una
sociedad anónima.

Para quien emite una acción, ésta es una vía de financiar sus
operaciones, obteniendo así los recursos necesarios para financiar sus
proyectos y devolver rentabilidad a los accionistas.

¿Cómo comenzar a invertir en acciones?


Para entrar a ser inversionista de acciones cotizadas en a bolsa y
iniciarse en el camino de comprar y vender, se debe seguir los siguientes
pasos:
1. Contactar a un corredor de bolsa, más comúnmente llamados
bróker, que estén inscritos en la bolsa de valores.

2. Llenar una ficha donde se reflejan los datos personales y la


relación que se tendrá con la corredora, es decir, se indica si se
dejará títulos en custodia, si las órdenes se darán de forma verbal
o escrita y cuáles serán las comisiones de la corredora.

3. Los títulos de las acciones quedan en custodia del corredor, y


estos se registran a nombre del corredor, aunque los nombre de los
dueños de las acciones también quedan registrados en la
corredora

4. Se adjunta copia del carnet de identidad cuando se trata de una


primera operación de compra.

5. El mercado es el que fija los máximos o mínimos a invertir en


acciones, así que se puede decir que límites no existen. Claro está
que mientras más inviertes, más posibilidades tienes de ganar (o
perder).