Está en la página 1de 19

UNIVERSIDAD SANTA MARIA

NUCLEO ORIENTE

FACULTAD DE FARMACIA

SALUD PÚBLICA II

PROFILAXIS Y CONTROL EPIDEMIOLÓGICO DE LA


MALARIA

Prof. Bachilleres:

Humberto Juárez. Juan Kafruni C.I:25.131.615

Yelsin Ledezma C.I:25.361.932

Sarimar Nssier C.I 25.897.409

Gabriela Mosqueda C.I 25.911.690

Barcelona, septiembre de 2017.

1
ÍNDICE

Pág.

₋ INTRODUCCIÓN
₋ BASES LEGALES…………………………………………………………...….5
₋ PROFILAXIS Y CONTROL EPIDEMIOLÓGICO DE LA MALARIA…....…8
₋ Paludismo o Malaria…………………………………………………….…8
₋ Causas……………………………………………………………......……..8
₋ Ciclo de vida………………………………………………...………………8
₋ Prevalencia……………………………………………………………..…..9
₋ Síntomas………………………………………………………………….…9
₋ Diagnostico…………………………………………………………………9
₋ Tratamiento: medicamentos antipalúdicos………………………….10
₋ Vacunas contra el paludismo………………………………..…………11
₋ Farmacoresistencia…………………………………………………...…11
₋ Prevención o Profilaxis………………………………………………….12
₋ Medidas profilácticas en Venezuela……………………….……...…..13
₋ Vigilancia epidemiológica…………….………………………………...14
₋ Rol del farmacéutico………………………………………………….…15

₋ CONCLUSIONES………………………………………………………….…16

₋ BIBLIOGRAFIAS……………………………………………………………..18

₋ ANEXOS……………………………………………………………………….19

2
INTRODUCCIÓN

La medicina preventiva y salud pública es la especialidad médica que


da lugar a actividades y políticas de promoción y protección de la salud;
además de la vigilancia de la salud de la población, de la identificación de sus
necesidades sanitarias y de la planificación, gestión y evaluación de los
servicios sanitarios. Su objetivo es reducir la probabilidad de la aparición de la
enfermedad, o impedir o controlar su progresión. Está constituida por cinco
áreas profesionales específicas: la epidemiología, la administración sanitaria,
la medicina preventiva, la salud ambiental, laboral, y la promoción de la salud.
En este sentido, se le denomina profilaxis a la acción preventiva de la aparición
de las enfermedades infectocontagiosas, y en el caso de que suceda su
manifestación, esta busca contrarrestar su propagación en la población.

Con respecto a este tema, para evitar la aparición o propagación de una


enfermedad es de suma ayuda la intervención del Estado, a través la
propagación de campañas de concientización hacia la población, y así lograr
una conducta responsable y comprometida por parte de los individuos. Por
ejemplo, con respecto a la epidemia de malaria o paludismo es tarea del
gobierno elaborar una campaña de concientización que aporte medidas para
prevenir los criadores de mosquitos.

Se sabe que la malaria, es una enfermedad potencialmente mortal


causada por parásitos del género Plasmodium que se transmiten al ser
humano por la picadura de mosquitos hembra infectados del género
Anopheles. Hay cuatro cinco especies de parásitos causantes del paludismo
en el ser humano, si bien dos de ellas - Plasmodium falciparum y Plasmodium
vivax - son las más peligrosas.

La mayoría de los casos y de las muertes se registran en el África


subsahariana, pero también se ven afectadas Asia Sudoriental, Latinoamérica
y Oriente Medio. Cabe destacar que en Latinoamérica en común observar la
existencia de casos clínicos relacionados a la malaria debido a que las
condiciones climáticas y la humedad dan pie la presencia de posibles
criaderos. Sin embargo, en muchos países de la región sur del continente
americano han logrado erradicar esta enfermedad en sus zonas más
pobladas. Caso contrario a la realidad vive hoy en dia en Venezuela.

3
Es bien sabido que para el año 1961, Venezuela se convirtió en el
primer país del mundo en erradicar la malaria, según la Organización Mundial
de la Salud (OMS). Ahora, 56 años después, los casos de paludismo (como
también se conoce a la enfermedad) han aumentado peligrosamente en
muchas regiones como lo son: el Estado Sucre, Anzoátegui, Monagas, Nueva
Esparta, Bolívar, Amazonas y Delta Amacuro.

Es por ello que este informe tiene por objetivo explicar todas las
medidas profilácticas existentes relacionadas a la formación de criaderos a fin
de prevenir la propagación e infección de la malaria en nuestra comunidad.
Destacando siempre el importante rol que desempeña el profesional
farmacéutico en la promoción, cuidado y prevención de dicha enfermedad.

4
BASES LEGALES
La Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, dota al
pueblo de instrumentos de sometimiento de los órganos del estado a su poder
soberano. Pinto V. Horacio. (2004, p. 24)”Los artículos 83 y 84 de la Carta
Magna definen la interacción entre la democracia participativa y protagónica y
el Sistema Público de Salud. El deber de participar en la promoción y defensa
de la salud, de cumplir las medidas sanitarias y de saneamiento ambiental, así
como el deber y el derecho de participar en la toma de decisiones en las
instituciones públicas de salud, conciben un nuevo rol de los ciudadanos y
ciudadanas en la salud integral.”

Artículo 83. La salud es un derecho social fundamental, obligación del


estado, que lo garantizará como parte del derecho a la vida: El estado
promoverá y desarrollará políticas orientadas a elevar la calidad de vida, el
bienestar colectivo y acceso a los servicios. Todas las personas tienen
derecho a la protección de la salud, así como el deber de participar
activamente en su promoción y defensa, y el cumplir con las medidas
sanitarias y de saneamiento que establezca la ley, de conformidad con los
tratados y convenios internacionales suscritos y ratificados por la República.

La Constitución de la República le otorga a la salud, la calidad de


derecho social de rango constitucional e igualmente le encomienda al estado
la obligación de garantizarlo y proveerlo, igualmente le asigna a los ciudadanos
el deber de formar parte y cumplir con su consecución. Igualmente introduce
el concepto de intersectorialidad en la consecución de la salud al señalar que
el estado promoverá políticas orientadas a elevar la calidad de vida.

Artículo 84. Para garantizar el derecho a la salud, el Estado creara,


ejercerá la rectoría y gestionara un Sistema Público Nacional de Salud, de
carácter intersectorial, descentralizado y participativo, integrado al sistema de
seguridad social, regido por los principios de gratuidad, universalidad,
integralidad, equidad, integración social y solidaridad. El sistema público de
salud dará prioridad a la promoción de la salud y a la prevención de
enfermedades, garantizando tratamiento oportuno y rehabilitación de calidad.
Los bienes y servicios públicos de salud son propiedad del estado y no podrán
ser privatizados. La comunidad organizada tiene el derecho y el deber de
participar en la toma de decisiones sobre la planificación, ejecución y control
de la política específica en las instituciones públicas de salud.

5
Este artículo define las características filosóficas y operativas del
sistema de salud, igualmente le da potestad y le asigna el deber a la
comunidad organizada de participar en todos sus ámbitos al igual que en la
formulación de las políticas de salud.

Esto trae como consecuencia que los ciudadanos, entiendan a la salud


desde una óptica de participación, corresponsabilidad, pertenencia e
intersectorialidad dirigida a la obtención de la salud.

Tan solo no los dos artículos anteriores hacen alusiones a la


participación ciudadana igualmente los artículos siguientes hacen referencias
al respecto:

ARTICULO 70..."De los medios de participación y protagonismo del


pueblo en ejercicio de su soberanía (Empresas comunitarias, cooperativas,
cajas de ahorro, asamblea de ciudadanos, referendo, consulta popular, etc.).

ARTICULO 166..."Constitución del Consejo Regional de Planificación y


Coordinación de Políticas Públicas, presidido por los Gobernadores con la
participación de Alcaldes, Ministerios, legisladores y representantes de las
comunidades organizadas.

ARTICULO 182..."Constitución del Consejo Local de Planificación


Pública, como Órgano municipal en la materia, presidido por los Alcaldes con
la participación de los Concejales, Juntas parroquiales, Organizadores
Vecinales y otras de la Sociedad Civil.

ARTICULO 184... “La Ley creará mecanismos abiertos y flexibles para


que los Estado y Municipios descentralicen y transfieran a las comunidades y
grupos vecinales organizados los servicios que estos gestionen previa
demostración de su capacidad para prestarlos, promoviendo: La transferencia
de servicios en materia de salud, educación, vivienda, deporte, cultura…”

ARTICULO 185..."Constitución del Consejo Federal de Gobierno como


órgano encargado de la Planificación y Coordinación de Políticas y proceso de
descentralización, integrado con un representante de la Sociedad Organizada.

ARTICULO 299..."El Estado conjuntamente con la iniciativa privada


promoverá el desarrollo armónico (de la economía nacional) ...mediante una
planificación estratégica, democrática, participativa y de consulta abierta.

6
ARTICULO 300..."La ley establecerá las condiciones para la creación
de entidades funcionalmente descentralizadas para la realización de
actividades sociales.

Esto ha permitido la formulación de una serie de instrumentos legales


donde su objetivo fundamental es la promoción y fortalecimiento de la
Participación Comunitaria.

7
PROFILAXIS Y CONTROL EPIDEMIOLÓGICO DE LA MALARIA

₋ Paludismo o Malaria.

El paludismo o malaria es una enfermedad provocada por el parásito


Plasmodium, un parásito unicelular, que se transmite a través de la picadura
de mosquitos infectados hembra del género Anopheles.

En el organismo humano, los parásitos se multiplican en el hígado y


después infectan los glóbulos rojos. Si no se trata, el paludismo puede poner
en peligro la vida del paciente en poco tiempo, pues altera el aporte de sangre
a órganos vitales, y genera un estado tóxico generalizado. En muchas zonas
del mundo los parásitos se han vuelto resistentes a varios antipalúdicos.

₋ Causas.

El paludismo es causado por parásitos del género Plasmodium que se


transmiten al ser humano por la picadura de mosquitos hembra infectados del
género Anopheles, los llamados vectores del paludismo. Hay cuatro especies
de parásitos causantes del paludismo en el ser humano (Plasmodium
falciparum, malariae, ovale y vivax), si bien dos de ellas: Plasmodium
falciparum y Plasmodium vivax, son las más peligrosas.

P. falciparum es el parásito causante del paludismo más prevalente en el


continente africano. Es responsable de la mayoría de las muertes provocadas
por el paludismo en todo el mundo.

P. vivax es el parásito causante del paludismo dominante en la mayoría de


los países fuera del África subsahariana.

₋ Ciclo de vida.

La malaria se propaga cuando un mosquito infectado con parásitos de


malaria pica a una persona no infectada. Los parásitos entran al torrente
sanguíneo de esa persona y migran al hígado. Cuando los parásitos maduran,
dejan el hígado e infectan los glóbulos rojos. Los mosquitos se infectan cuando
se alimentan de personas infectadas.

8
Su ciclo de vida se da en 4 fases evolutivas: 1. huevo, 2. larva, 3. pupa, 4.
vector.

₋ Prevalencia.

En 2015, casi la mitad de la población mundial corría el riesgo de padecer


el paludismo. La mayoría de los casos y de las muertes se registran en el África
subsahariana, pero también se ven afectadas Asia Sudoriental, Latinoamérica
y Oriente Medio. En 2015, 91 países y áreas experimentaban una transmisión
continua de la enfermedad.

Algunos grupos de población corren un riesgo considerablemente más


elevado que otros de contraer la enfermedad y presentar manifestaciones
graves: los lactantes, los niños menores de cinco años, las embarazadas y los
pacientes con VIH/sida, así como los emigrantes no inmunes de zonas
endémicas, los viajeros y los grupos de población itinerante.

₋ Síntomas.

El paludismo es una enfermedad febril aguda. En un individuo no inmune,


los síntomas suelen aparecer entre 10 y 15 días tras la picadura del mosquito
infectivo. Puede resultar difícil reconocer el origen palúdico de los primeros
síntomas (fiebre, dolor de cabeza y escalofríos), que pueden ser leves. Si no
se trata en las primeras 24 horas, el paludismo por P. falciparum puede
agravarse, llevando a menudo a la muerte.

Los niños con enfermedad grave suelen manifestar uno o más de los
siguientes síntomas: anemia grave, sufrimiento respiratorio relacionado con la
acidosis metabólica o paludismo cerebral. En el adulto también es frecuente la
afectación multiorgánica. En las zonas donde el paludismo es endémico, las
personas pueden adquirir una inmunidad parcial, lo que posibilita la aparición
de infecciones asintomáticas.

₋ Diagnostico.

El diagnostico idealmente se realiza por medio de gota gruesa (esta prueba


se realiza mediante una punción en el lóbulo de la oreja en donde la primera

9
gota extraída debe ser descartada) y extendido, en los cuales se debe
visualizar el parasito. Sin embargo, el examen de rutina debe ser la gota
gruesa debido a su mayor sensibilidad, pues concentra la muestra de seis a
veinte veces más que el extendido; por tanto, es posible detectar entre 5 y 10
parásitos/ul de sangre. Esto lo hace muy adecuado en el caso de parasitemias
bajas.

₋ Tratamiento: medicamentos antipalúdicos.

El diagnóstico y el tratamiento tempranos del paludismo atenúan la


incidencia de la enfermedad, reducen sus efectos mortales y contribuyen a
prevenir su transmisión. La mejor opción terapéutica disponible,
especialmente para el paludismo por P. falciparum, es el tratamiento
combinado con artemisinina.

La Cloroquina se acercaba a este ideal, pero actualmente han aparecido


muchas resistencias a ella (sobre todo en P. falciparum, pero también en P.
vivax) y ya sólo es útil en las pocas áreas libres de resistencia en P.falciparum
(algunas zonas del Caribe, de Centroamérica y de Oriente Medio). Se debe
tomar una vez por semana desde 1 a 2 semanas antes de iniciar el viaje,
durante el mismo, y hasta 4 semanas después.

El Proguanil es más caro, de sabor amargo, y se debe tomar todos los días.
También han aparecido resistencias. Su efectividad aumenta si se toma junto
a la cloroquina.

La Mefloquina se recomienda por la Organización Mundial de la Salud


(OMS) como el medicamento de primera elección para la prevención del
paludismo en las zonas en las que hay resistencia de P. falciparum a la
Cloroquina. Esto incluye amplias áreas de Sudamérica, casi toda el Africa
subsahariana, el sur y sureste asiático y Oceanía. No obstante, este
medicamento no se debe tomar en los casos de mujeres embarazadas, alergia
al fármaco, antecedentes de enfermedad mental, epilepsia etc.

La Doxiciclina es una alternativa a la mefloquina, pero no debe usarse en


embarazadas ni en niños menores de 12 años, y provoca un aumento de
sensibilidad de la piel a las radiaciones solares. La doxiciclina es un antibiótico
del grupo de la tetraciclina, y no tiene licencia como profilaxis del paludismo
en todos los países.

10
Otras alternativas son, en adultos, la Primaquina; la combinación de
Atovacuona y Proguanil en niños, o un nuevo producto -está en el mercado
desde 1998- la Malarona.

₋ Vacunas contra el paludismo.

Actualmente, no hay ninguna vacuna autorizada contra la malaria. Sin


embargo, la OMS señala que las investigaciones sobre una vacuna contra el
paludismo por P. falciparum, conocida como RTS,S/AS01, está muy
avanzada.

En la actualidad, la vacuna es objeto de evaluación mediante un gran


ensayo clínico que se lleva a cabo en siete países africanos y se ha presentado
a la Agencia Europea para la Evaluación de Medicamentos para una revisión
regulatoria. La OMS recomendará su uso en función de los resultados finales
obtenidos en los ensayos clínicos.

₋ Farmacoresistencia.

La resistencia a los antipalúdicos es un problema recurrente. Las


resistencias en P. falciparum a generaciones anteriores de fármacos como la
cloroquina y la sulfadoxina-pirimetamina se generalizaron durante las décadas
de 1950 y 1960, socavando la lucha contra el paludismo y revirtiendo la mejora
progresiva en la supervivencia infantil.

La OMS recomienda un seguimiento continuo de la resistencia a los


antipalúdicos, y presta apoyo a los países para que refuercen esta importante
área de trabajo. El tratamiento combinado recomendado incluye artemisinina
y otros fármacos antiparasitarios.

11
₋ Prevención o Profilaxis.

La lucha antivectorial es el medio principal de reducir la transmisión del


paludismo. Si la cobertura de las intervenciones de esta índole es suficiente
en una zona determinada, se protegerá a toda la comunidad.

La OMS recomienda proteger a todas las personas expuestas a contraer


la enfermedad mediante medidas eficaces de lucha antivectorial. Para el
control efectivo del vector, recomienda proteger a toda la población que se
encuentra en riesgo de infectarse. Hay dos métodos de lucha contra los
vectores que son eficaces en circunstancias muy diversas: los mosquiteros
tratados con insecticidas y la fumigación de interiores con insecticidas de
acción residual.

₋ Mosquiteros tratados con insecticidas

Los mosquiteros que se utilizan preferentemente en los programas de


salud pública están impregnados con insecticidas de acción prolongada. En la
mayoría de los lugares, la OMS recomienda distribuir este tipo de mosquiteros
a todas las poblaciones en riesgo. La forma más costo-eficaz de conseguirlo
es suministrarlos gratuitamente, de modo que todas las personas tengan
acceso a ellos en las mismas condiciones.

Al mismo tiempo, es preciso utilizar estrategias de comunicación eficaces


para convencer a todas las personas que se encuentran en riesgo de contraer
la enfermedad de la importancia de dormir todas las noches bajo estos
mosquiteros y de cuidar de que se mantengan en buen estado.

₋ Fumigación de interiores con insecticidas de acción residual

La fumigación de interiores con insecticidas de acción residual (FIAR) es


una intervención potente que reduce en poco tiempo la transmisión del
paludismo. Su eficacia se obtiene cuando se fumiga al menos el 80% de las
casas de las zonas destinatarias. La FIAR es eficaz durante 3 a 6 meses,
dependiendo de los insecticidas utilizados y del tipo de superficie fumigada.
En algunos lugares, es preciso repetir la operación varias veces para proteger
a la población durante toda la temporada de transmisión del paludismo.

12
₋ Medidas profilácticas en Venezuela.

En cada estado del territorio venezolano se encuentran distribuidas las


sedes de atención de Salud Pública anteriormente denominadas
“Malariologia”, destinadas a la promoción educativa y prevención de
enfermedades infectocontagiosas. Su función, como parte de la política de
salud descentralizada en Venezuela, es hacer llegar a todas las regiones del
país las herramientas necesarias para concientizar, tratar y evitar la
propagación diversas enfermedades a través de vectores.

En el caso de la Malaria, a la hora de realizar un tratamiento efectivo, los


profesionales sanitarios deben poder realizar un diagnóstico adecuado de la
enfermedad y de la fase en la que se encuentra el parásito. Viendo el parásito
en la sangre (gota gruesa), comprobando el antígeno o mediante la realización
de una PCR (una prueba diagnóstica que permite tipificar la especie de
Plasmodium que produce la infección) los médicos especializados en
enfermedades infecciosas pueden recetar uno u otro medicamento, teniendo
en cuenta que pueden producirse co-infecciones por dos tipos distintos de
Plasmodium.

Actualmente, debido al aumento de los casos reportados de malaria


alrededor de todo el territorio venezolano, específicamente en los estados
Sucre, Anzoátegui, Monagas, Nueva Esparta, Bolívar, Amazonas y Delta
Amacuro. Los profesionales en el área proceden a tomar acciones como:
fumigación por rociamiento intramural con DDT, destrucción de criaderos del
mosquito, rociamiento de caotrina a toldillos y cortinas; promoción de
repelentes personales, rellenos sanitarios y drenajes, petrolización,
recolección de basuras, desmonte de solares, calles y alrededores de
viviendas, detección casa por casa de enfermos para su curación y aplicación
de un larvicida (Abate) en las aguas de abasto familiares o vecinales.

Es importante tomar en cuenta que el rociamiento intramural con DDT


debe realizarse a una concentración del 40% para áreas cerradas como
viviendas, oficinas, etc. En zonas donde se ha detectado la resistencia de los
mosquitos al DDT se utiliza el organofosforado fenantreno, dicha técnica se
aplica a través de una mochila motoroceadora de izquierda a derecha y en
forma de “Z” con el objetivo de atrapar al insecto sin dañar las paredes. La
fumigación de áreas cerradas se realiza con insecticidas de amplio espectro
combinados con gasoil, para ello se emplean las camionetas de fumigación
que debilitan y controlan al vector sin dañar el ambiente. Estos procedimientos

13
deben realizarse una vez cada 3 meses y se tiene que mantener una constante
vigilancia epidemiológica para procurar siempre que el vector esté controlado.

Estos profesionales también recurren a la realización de estudios


entomológicos para el estudio del vector, esto viene asociado a la captura de
los zancudos para su posterior análisis. Cabe destacar que para dicho
procedimiento solo se toman en cuenta los mosquitos hembra (los cuales se
diferencian de los machos por tener las antenas desordenadas o deformes)
debido a que estas son quienes portan la enfermedad. Una vez identificada la
hembra, se procede a contabilizar y analizar los huevos para determinar qué
insecticida es el apropiado en caso de haber resistencia.

₋ Vigilancia epidemiológica.

La vigilancia consiste en hacer un seguimiento de la enfermedad y de las


respuestas programáticas, así como en la adopción de medidas basadas en
los datos recibidos. En la actualidad, muchos países en los que la prevalencia
del paludismo es elevada no disponen de suficientes sistemas de vigilancia y
no son capaces de analizar la distribución y las tendencias de la enfermedad,
por lo que no pueden responder de forma óptima ni controlar los brotes.

Es fundamental mantener una vigilancia eficaz allí donde se encuentra la


enfermedad hasta lograr su eliminación. En la Estrategia Técnica Mundial
contra la Malaria 2016-2030 se recomienda que los países conviertan la
vigilancia en una intervención básica. Si se dispone de sistemas de vigilancia
sólidos, es posible aplicar las medidas de los programas de forma óptima para:

₋ Promover la inversión de agentes nacionales e internacionales de


forma que corresponda a la carga de paludismo en cada país o zona
dentro de los países.
₋ Asignar recursos a las poblaciones que más los necesitan y a las
intervenciones más eficaces para lograr el máximo impacto en
términos de salud pública.
₋ Evaluar periódicamente si los planes avanzan según lo esperado y
si es necesario ampliar el alcance o el tipo de intervenciones que se
efectúan.
₋ Explicar el impacto de la financiación recibida y permitir que la
población, sus representantes electos y los donantes determinen si
resulta rentable.

14
₋ Evaluar si se han alcanzado los objetivos del programa, fijándose en
las intervenciones que han funcionado para mejorar la eficacia y la
eficiencia de los programas.

Es preciso reforzar con urgencia los sistemas de vigilancia para responder


oportuna y eficazmente a la enfermedad en las regiones en que es endémica,
prevenir los brotes y epidemias, hacer un seguimiento de los progresos
alcanzados y conseguir que los gobiernos y la comunidad internacional
asuman la responsabilidad de la lucha contra el paludismo.

₋ Rol del farmacéutico.

El farmacéutico es un efector, gestor y promotor de la salud pública y, en


su rol de agente sanitario desempeña un papel fundamental en la prevención
y vigilancia epidemiológica. Este logra ejecutar de manera efectiva su papel
comunicador, activista y supervisor en los distintos niveles de atención
enfocados en el tratamiento de esta patología al ser profesional preparado en
el área.

En su rol de comunicador, el farmacéutico puede participar en las políticas


de educación comunitaria al impartir sus conocimientos a la población a fin de
concientizar ofreciendo datos relacionados a la proliferación de dicho vector y
de cómo evitarlo manteniendo una higiene adecuada y utilizando además
repelentes de zancudos (cabe destacar que existen alternativas de repelentes
como lo son la cascara de naranja, mandarina, coco y los termiteros o casas
de comején que al ser quemadas funcionan como excelentes insecticidas).

El farmacéutico contribuye además en la atención sanitaria de dicha


enfermedad teniendo a su disposición los tratamientos adecuados para tratar
esta afección, pues de ser asi, el profesional logra mantener un control de la
entrada y salida de dichos fármacos antipalúdicos lo cual le permite determinar
si hay un aumento o disminución de la morbilidad y de esta forma denunciar
ante las autoridades pertinentes la existencia de posibles casos. En las
instituciones de salud pública dedicadas a la prevención y control de vectores,
el profesional de farmacia puede también desempeñarse en el área de control
de calidad con respecto a la higiene sanitaria, control de aguas, formulación
de compuestos insecticidas y creación de nuevos fármacos o vacunas que
promuevan la profilaxis de la malaria.

15
CONCLUSIONES

La malaria o paludismo es una seria enfermedad tropical, que en los casos


más graves puede resultar fatal. Está extendida en áreas tropicales y
subtropicales de todo el mundo. Desde un punto de vista global, constituye un
enorme problema de salud pública, con 300 a 500 millones de nuevos casos
cada año. En Europa se diagnostican anualmente miles de casos, tanto entre
visitantes de zonas endémicas (en las que existe la enfermedad), como entre
inmigrantes procedentes de esas zonas. Algunos de estos casos terminan con
la muerte del paciente.

Algunos grupos de población corren un riesgo considerablemente más


elevado que otros de contraer la enfermedad y presentar manifestaciones
graves: los lactantes, los niños menores de cinco años, las embarazadas y los
pacientes con VIH/sida, así como los emigrantes no inmunes de zonas
endémicas, los viajeros y los grupos de población itinerante.

Esta infección es una de las enfermedades más antiguas. Existen datos


que sugieren su presencia en el hombre prehistórico y ya se describe en
papiros egipcios y en los mitos chinos, donde se define como la acción
conjunta de tres demonios. Uno con un martillo (símbolo de la cefalea), otro
con un cubo de agua helada (representativo de los escalofríos) y otro con un
horno ardiente (la fiebre).

Con respecto a la farmacoterapia utilizada para tratar dicha afección, la


OMS recomienda, antes de administrar el tratamiento, la confirmación del
diagnóstico con métodos parasitológicos (ya sean pruebas de microscopía o
de diagnóstico rápido). La prescripción de un tratamiento basada únicamente
en la sintomatología debe reservarse para aquellos casos en los que no sea
posible hacer un diagnóstico parasitológico.

Es preciso reforzar con urgencia los sistemas de vigilancia para responder


oportuna y eficazmente a la enfermedad en las regiones en que es endémica,
prevenir los brotes y epidemias, hacer un seguimiento de los progresos
alcanzados y conseguir que los gobiernos y la comunidad internacional
asuman la responsabilidad de la lucha contra el paludismo.

Como parte de la labor que desempañan los profesionales especializado


en el área de la salud en Venezuela está la comunicación y educación sanitaria
que resulta de gran ayuda e importancia a la hora de promover la prevención
de enfermedades (en este caso la malaria). Además, buscan ofrecer a las

16
comunidades diversas alternativas y medidas profilácticas para el control de
vectores transmisores del parásito.

17
BIBLIOGRAFIAS

₋ Paludismo, medias profilácticas. OMS (enero de 2012). Disponible


en:
http://www.who.int/topics/malaria/es/

₋ Profilaxis, definición. Significados (19/07/2015). Disponible en:


https://www.significados.com/profilaxis/

₋ Paludismo en Venezuela: epidemia vergonzosa. Yanes M.


(08/08/2017). Disponible en:
http://www.el-nacional.com/noticias/columnista/paludismo-
venezuela-epidemia-vergonzosa_197625

₋ La malaria: síntomas, prevención y tratamiento. Vélez C.


(10/09/2017). Disponible en:
http://informe21.com/salud-y-bienestar/la-malaria-sintomas-
prevencion-y-tratamiento

18
ANEXOS

19