Está en la página 1de 2

Dentro de una organización la forma más importante para medir los resultados es a través de

los objetivos. Los objetivos se desprenden de la visión y misión de la empresa y son la única
herramienta de navegación de los subordinados, ya que serán el principal patrón de medición
del fracaso o éxito de cada departamento. Es por esta razón que los objetivos deben
ser planteados claramente desde un comienzo.

Las características que debe tener un objetivo para que sea bien redactado son:

 El objetivo debe ser medible. El ser medible quiere decir que debe tener un patrón
de comparación con el cual se puede contrastar los resultados del proceso. Por
ejemplo podemos dar como objetivo: “Aumentar la producción de la planta en un
2% sobre la producción del mes anterior” en vez de “Aumentar la producción de la
planta”. Como podemos observar este último objetivo carece completamente de un
patrón de medición, lo cual producirá una desorientación de la organización.

 El objetivo debe ser verificable. Como se dijo en el punto anterior los objetivos se
deben verificar al finalizar el periodo o proceso planificado.

 El objetivo debe ser alcanzable. En algunas compañías no es raro encontrarse con


objetivos como “Aumentar las ventas en un 80% con respecto al mismo mes del año
anterior” cuando el patrón de crecimiento en realidad dice que a lo largo de la
historia el crecimiento ha sido solo de un 5% con respecto al mismo mes del año
anterior. Este tipo de objetivos mal planteados provoca desmotivación en el personal
que se encuentra trabajando para cumplirlo, lo que en el largo plazo produce una
disminución en la eficiencia y productividad. También es importante destacar que
tampoco se trata de definir objetivos fáciles y predecibles, muy por el contrario
deben ser difíciles de lograr pero razonables.

 Los objetivos deben estar de acuerdo con las directrices y planes


organizacionales. Los objetivos deben ir en la misma dirección que ha definido el
mando superior de la empresa. Este punto a pesar de ser un poco “obvio” muchas
veces no se toma en cuenta por los distintos departamentos de una compañía,
dándose casos en los cuales cada unidad funciona como una isla, separada del bien
común organizacional.
 La definición de los objetivos debe integrar las opiniones de los subordinados.
Los objetivos deben ser elaborados en conjunto con los subordinados de la empresa
para lograr resultados óptimos.