Está en la página 1de 2

BLANCO

el blanco sería un lugar donde no hay nada para ver


Jean-François Lyotard *

Posa el pincel sobre la tela

pinta blanco sobre blanco

parece despintar

hace del pintar una búsqueda

un arte antes del arte

un sitio donde todavía no hay nada para ver

una experiencia que aún no tiene nombre


Tal vez el blanco no sea un color; hay quienes al mirarlo no ven nada, no saben
qué decir, esperan una explicación que les permita comprender…
Probablemente algo similar sintieron en Moscú los que vieron por primera vez
Cuadrado blanco sobre blanco (Malévich, 1918). Parecería que las vanguardias
artísticas experimentan que sólo cuando ya no quedan casi rastros del arte
tradicional es posible gestar un nuevo arte. En los 70 las reflexiones de
Lyotard sobre las artes visuales comienzan desplazarse de una estética
libidinal, asociada al psicoanálisis, véase Freud según Cézanne (1971) en
Dispositivos pulsionales, hacia una estética de lo sublime, más influida por La
crítica del juicio (Kant, 1790). Este viraje se acentúa en la década de los ’80,
dando lugar al texto mencionado en el epígrafe. Para Lyotard la experiencia
de lo sublime estaría marcada por la presencia que algo que la rebasa, que es
irrepresentable; de allí su interés por los monocromos blancos de René
Guiffrey, con quien mantuvo diálogos frecuentes; véase Esperando a Guiffrey
(1973) y Sobre cinco pinturas… (1976).

le blanc serait un lieu où il n’y a rien à voir » Lyotard, Jean-François (2011). Entretien avec
René Guiffrey sur le blanc, la ligne et l’imprésentable (extraits). Textes dispersés II:
artistes contemporains. Écrits sur l’art contemporain, vol. IV. Leuven: Leuven UP: 136 [1982].

http://esbozos-sketches.blogspot.com/2018/01/lyotard-blanco.html