Está en la página 1de 13

Etología

La etología (del griego «ηθος» ethos, costumbre, y «λóγος» logos, razonamiento,


estudio, ciencia) es la rama de la biología y de la psicología experimental que estudia
el comportamiento de los animales en sus medios naturales, en situación de libertad o
en condiciones de laboratorio, aunque son más conocidos los estudios de campo. Al
estudiar especialmente el comportamiento en el medio natural, la investigación
etológica se distingue de la conductual, centrada en el medio artificial o de laboratorio.
Los científicos dedicados a la etología se denominan etólogos y estudian las
características conductuales distintivas de un grupo determinado y cómo estas
evolucionan para la supervivencia del mismo en un ambiente determinado. Su objeto
de estudio es el comportamiento animal en su interacción con el medio. Los seres
humanos, también animales, forman parte del campo de estudio de la etología.
Algunos autores denominan a esta especialización etología humana, diferenciándola
expresamente de la psicología o la sociobiología.3
Los objetivos de los etólogos son el estudio de la conducta, instinto y de las relaciones
con el medio, así como el descubrimiento de las pautas que guían la
actividad innata o aprendida de las diferentes especies animales. Así, los etólogos han
estudiado en los animales aspectos tales como la agresividad, el apareamiento,
el desarrollo del comportamiento, la vida social, la impronta y muchos otros.

Historia de la etología
A principios del siglo XX se creó la psicología comparada, que consistía en el estudio
de la conducta y las capacidades psicológicas de las diferentes especies animales y que,
en este sentido, consideraba la conducta humana como uno de los muchos tipos de
conducta animal. Los conductistas utilizaron este método en sus estudios, pero a partir
de 1973, cuando los científicos Konrad Lorenz, Karl R. von Frisch y Niko
Tinbergen recibieron el Premio Nobel por sus estudios sobre la conducta de los
animales, la etología comenzó a considerarse ciencia con pleno derecho, y la psicología
comparada se integró en esta nueva ciencia.
En Europa, la investigación del comportamiento animal se desarrolló resaltando
los estudios de campo y las conductas instintivas. Hemos de destacar a algunos de los
más brillantes etólogos: Konrad Lorenz, con su estudio sobre la impronta en
los gansos; Karl von Frisch, centrado en el sistema de comunicación de las abejas,
y Niko Tinbergen, interesado en el estudio sobre el instinto en el pez conocido
como espinoso. En los Estados Unidos, durante la primera mitad del siglo XX, destacó
una investigación del comportamiento animal centrada en las conductas aprendidas
en medios controlados. Estas investigaciones dieron lugar a la psicología comparada y al
conductismo.
En 1951, Niko Tinbergen publicó The Study of Instinct (El estudio del instinto), donde
plantea las cuatro preguntas sobre las que se apoya la etología (causacional, del
desarrollo u ontogenético, evolución y filogenético), y se encarga de hacer una
distinción entre la psicología comparada y la etología. En 1966, Robert Hinde hace una
síntesis de las dos, y distingue los aspectos más destacables de cada una.
La Etología puede ser definida como el estudio del comportamiento de las especies
animales, todas, incluido el hombre, en su medio natural. Fue fundada por Konrad
Lorenz y Niko Tinbergen, los cuales resaltaron la predisposición innata de los animales
a responder de una forma concreta a unos estímulos concretos, una predisposición que
es adaptativa, esto es, que tiene un claro valor de supervivencia. El hecho de analizar el
proceso adaptativo de un animal puso de manifiesto que:
1. los animales no dirigían sus comportamientos a todos los Es por igual (un mono
recién nacido no se comporta igual ante una serpiente que ante un águila o
ante su madre).
2. sus comportamientos no eran azarosos (la respuesta a cada uno de esos
estímulos requiere una acción precisa desde el primer momento, no se puede
esperar a que aparezca un reforzador para aprender una R adaptativa (puede
que ese reforzador sea demasiado aversivo y nos produzca la muerte).
3. los reforzadores no actuaban sobre cualquier conducta de la misma forma (la
conducta de cortejo no puede estar reforzada igualmente por la obtención de
una pareja que por un trozo de comida).
La Etología supuso una reacción frontal ante el ambientalismo conductista (Watson
dijo: “Dadme una docena de niños sanos…, y garantizaré que puedo coger cualquiera
de ellos al azar y educarlo para que sea el tipo de especialista que yo quiera elegir:
médico, abogado, artista, comerciante, jefe, e incluso, mendigo y ladrón, con
independencia de sus talentos, aficiones, tendencias, habilidades, vocaciones…”), que
era en aquel entonces el único referente en el estudio del comportamiento animal, y
por eso precisamente los etólogos hacían énfasis en los factores innatos del
comportamiento: sin embargo eran lo suficientemente listos como para ver la
necesidad de una psicología que explicara cómo es que la tendencia, aparentemente
innata del canto de los pájaros, por ejemplo, se va perfeccionando con la práctica y
depende de la experiencia temprana de los cantos emitidos por otros congéneres.

Los etólogos fueron una “gente muy rara” que bien venía desilusionada por el
conductismo, bien venía rebotada de la Biología, pues para algunos biólogos el estudio
de la base biomolecular de la herencia (el análisis del ADN) era incapaz de dar cuenta
de toda la riqueza del proceso evolutivo.
Para Lorenz, corroborando la mencionada continuidad que este enfoque daba al
proyecto de la Psicología Comparada, el primer libro de Etología fue La expresión de las
emociones en los animales y en el hombre. En esa obra, Darwin destacaba las
similitudes y diferencias que existen en las diferentes especies a la hora de expresar, de
dar a conocer, sus sentimientos a otros animales, congéneres de su misma especie o
no. Darwin trazó un denominador común en cuanto a las emociones: según él expresar
los sentimientos tenía valor adaptativo. Lo que hicieron los etólogos fue ampliar el
número de campos, y al emocional añadieron el social, el reproductor, el alimenticio…
todos considerados bajo la idea de que eran de alguna forma útiles para la
supervivencia de la especie.
El trabajo de los etólogos se desarrolló fundamentalmente en Europa, donde las
promesas pragmáticas en el ámbito de la educación hechas por Watson no resultaban
creíbles. A diferencia de USA, aquí en Europa, había menos cajas de Skinner, un aparato
que era en parte responsable del espíritu ambientalista que dominaba la explicación de
la conducta observable de los animales. La caja de Skinner, como la de Thorndike, era
un medio en el que el uso inteligente de las estructuras heredadas servía de muy poco
al animal. Esa herencia y su uso tenían un valor adaptativo limitado al medio en el que
el sujeto se había desarrollado, y no servía por tanto en unas condiciones tan
artificiales como las dispuestas en el laboratorio (resulta muy informativo comparar la
torpeza del gato en la caja de Thorndike y su habilidad y astucia - sigilo, observación
continuada, paciencia, selección del momento de ataque…- a la hora de cazar ratones).

¿Qué es la etología?
La etología es la ciencia que estudia el comportamiento de los animales. Aunque los
seres humanos se han interesado siempre por las costumbres de los animales –a
menudo por razones de tipo práctico-, la etología es una ciencia relativamente
reciente y sus objetivos y métodos no se establecieron formalmente hasta la
segunda mitad del siglo XX. Más concretamente, en el año 1963 Nikolaas
Tinbergen, un científico holandés que desarrolló buena parte de su carrera
profesional en Gran Bretaña, publicó un artículo científico titulado, precisamente,
"Acerca de los objetivos y métodos de la etología". Algunos años más tarde,
Tinbergen, Lorenz y von Frisch recibirían el premio Nobel de Fisiología y Medicina
por sus estudios sobre el comportamiento de los animales, de modo que la
etología se convertiría en una ciencia con entidad propia.

De una forma muy sencilla, la etología tiene dos objetivos: describir y explicar el
comportamiento de los animales. Por esta razón algunos autores dicen que la
etología pretende estudiar qué hacen los animales y por qué lo hacen. La
descripción de la conducta de los animales se realiza mediante la observación, y de
ahí que la imagen característica de un/a etólogo/a sea la de una persona que pasa
muchas horas observando y registrando la conducta de los animales. La
explicación de la conducta, por otra parte, requiere trabajos experimentales o de
comparación entre especies. De acuerdo con el artículo de Tinbergen al que nos
hemos referido antes, explicar la conducta supone estudiar su control –es decir, los
mecanismos fisiológicos que son responsables de la misma-, ontogenia –cómo
cambia a lo largo de la vida del animal-, función –cómo contribuye a la
supervivencia y éxito reproductivo del individuo que manifiesta la conducta – y
evolución –de que manera la conducta se ha modificado a lo largo de la historia
evolutiva de la especie-. Estos cuatro aspectos del comportamiento de los
animales –control, ontogenia, función y evolución- se conocen a menudo como
las cuatro preguntas de Tinbergen.

El término "etología clínica" se utilizó por primera vez en los años setenta para hacer
referencia al estudio de los cambios de conducta que los veterinarios utilizan para
diagnosticar las enfermedades de los animales. Actualmente, el objetivo de la
etología clínica es más amplio e incluye la prevención, el diagnóstico y el
tratamiento de los problemas de comportamiento de los animales domésticos.
Los problemas de comportamiento son aquellas conductas de los animales que
resultan peligrosas o molestas para las personas, o que pueden causar una lesión o
una enfermedad en el animal que las manifiesta. Algunos ejemplos de problemas
de comportamiento del perro y del gato son la conducta agresiva, la eliminación
en lugares inapropiados, el ladrido excesivo o las conductas de automutilación.
Algunos problemas de comportamiento son el resultado de una enfermedad,
mientras que otros son la expresión de una conducta normal que, sin embargo,
resulta inapropiada en el entorno doméstico.

Los problemas de comportamiento son relativamente frecuentes y disminuyen la


satisfacción que proporciona el hecho de tener un animal de compañía. Por otra
parte, muchos problemas de comportamiento disminuyen del bienestar de los
animales y, en el caso del comportamiento agresivo, pueden suponer un peligro
para las personas o para otros animales. Afortunadamente, la mayoría de los
problemas de comportamiento de los animales domésticos pueden resolverse,
aunque, como ocurre con cualquier otro problema, el tratamiento es tanto más
fácil y eficaz cuanto antes se identifica el problema y se consulta al veterinario
especialista en etología.
¿En qué consiste la etología?

La etología emergió como disciplina diferenciada en la década de los años 20 del siglo
pasado a través de los esfuerzos de Konrad Lorenz, Karl von Frisch y Niko
Tinbergen, que en 1973 recibieron el Premio Nobel de Fisiología o Medicina de
forma conjunta por sus contribuciones al estudio del comportamiento. Tomaron
influencias del trabajo fundacional de, entre otros, el ornitólogo Oskar Heinroth
y Julian Huxley, y del estudioso de las hormigas William Morton Wheeler, quien
popularizó el término “etología” en un artículo de 1902.

Los etólogos usan la metodología comparativa para estudiar conductas como la


cooperación, la inversión parental, el conflicto, la selección sexual, y la agresión
en diversas especies. Hoy en día, la etología como etiqueta ha sido
progresivamente sustituida por otras como ecología del comportamiento o
psicología evolucionista. Estas áreas del conocimiento tienden a poner más énfasis
en las relaciones sociales en lugar del individuo; sin embargo, aún mantienen la
tradición del trabajo de campo y se fundamentan en la teoría de la evolución.

Los estudiosos de la etología trabajan casi siempre en el propio medio del animal para
llevar a cabo investigaciones experimentales basadas en hipótesis. La combinación
entre el trabajo de laboratorio y el de campo refleja un concepto subyacente muy
importante de la disciplina: que el comportamiento es adaptativo, es decir, que
permite que un animal encaje mejor en su entorno y sea más probable que
sobreviva y se reproduzca.

El método de la etología

Los etólogos, como la mayoría de científicos, generan hipótesis acerca del


comportamiento animal. Para ponerlas a prueba de forma empírica, Tinbergen
propone que cualquier investigador debería tener muy presente las siguientes
cuatro preguntas al formular hipótesis si se pretende dar una explicación completa
del fenómeno:
1. Función

El investigador debe preguntarse de qué forma la conducta es adaptativa. Qué


aspectos facilitan su supervivencia y, por consiguiente, que sea más probable que
pase sus genes a la siguiente generación.

2. Mecanismo
El investigador tiene que dar respuesta a la pregunta de qué estímulo o estímulos
dispara la conducta a estudiar. Asimismo, si la respuesta ha sido modificada por
algún aprendizaje reciente.

3. Desarrollo
¿Cómo cambia este comportamiento a lo largo del ciclo vital del animal? El
experimentador debe dilucidar si hay unas experiencias tempranas que sean
necesarias para que el animal adquiera este comportamiento.

4. Historia de evolución
El investigador debe encontrar la respuesta a si el comportamiento objeto de estudio
se asemeja de alguna forma a alguno exhibido por otras especies. En este
sentido, debe formularse también cómo puede haber evolucionado la conducta a
través del desarrollo de la propia especie o grupo.

Conceptos clave de la etología


Una de las ideas fundamentales de la etología es la existencia de pautas de acción
modal (PAM). Las PAM son comportamientos estereotipados que ocurren en una
secuencia rígida, en situaciones determinadas como respuesta a un estímulo concreto.
Una especie de “reflejo comportamental” que ocurre de forma inevitable y siempre de
la misma forma.

Por ejemplo: el ganso, siempre que ve uno de sus huevos fuera del nido, hará rodar el
huevo de vuelta a su lugar con el pico. Si retirásemos el huevo, el ganso seguiría
haciendo rodar un huevo imaginario. Asimismo, intentará mover cualquier objeto con
una forma parecida al huevo como una pelota de golf, un pomo o hasta huevos
demasiado grandes como para haberlos puesto un ganso. No puede evitar hacerlo de
forma refleja porque la PAM está imbuida en su cerebro como un circuito.

La conducta como adaptación


Dado que la etología nace como branca de la biología, los etólogos se ocupan mucho
de la evolución de la conducta en los términos de la teoría de la selección natural. Es
importante tener en cuenta que este acercamiento es puramente especulativo. No es
posible encontrar conductas fosilizadas ni podemos examinar datos geológicos para
localizarla a lo largo de la historia.
La evidencia más concreta sobre la teoría de que la conducta va evolucionando se
limita a pequeñas instancias de evolución que se dan dentro de una especie, pero
jamás hemos sido testigos directos de un cambio conductual entre especies
encadenadas. Existe un cierto nivel de extrapolación cuando la etología trata estos
temas.

Los animales usan PAMs par comunicarse


Más arriba hemos hablado de lo que la etología llama pautas de acción modal y de
cómo se asemeja a un reflejo. Una vez identificadas las PAM, pueden ser comparadas
de especie a especie para contrastar semejanzas y diferencias en aquellas conductas
parecidas.
Un ejemplo conocido de cómo las PAM intervienen en la comunicación animal son las
abejas. Estos fascinantes insectos se comunican los unos con los otros a través de unas
danzas aéreas en forma de ocho. Al danzar, tomando el “eje del ocho y el sol como
puntos de referencia, forman un ángulo que indica a las otras abejas de la colonia
dónde hay néctar, y su duración indica cuán lejos está.

La impronta es un tipo de aprendizaje


Un concepto relacionado de la etología es el de impronta. Este es un tipo de
aprendizaje especial que ocurre durante un período crítico, fuera del cual ya no puede
ocurrir,durante el que el joven animal aprenderá algún patrón de conducta social hacia
sus progenitores o hermanos. El aprendizaje no podrá ocurrir fuera de este período
crítico.
Por ejemplo, Konrad Lorenz observó que desde que nacen, las aves como los patos,
los gansos y los cisnes son capaces de identificar a sus progenitores y seguirlos de
forma espontánea. Demostró cómo los patitos nacidos en incubadora podían formar
una impronta con el primer estímulo que percibieran al nacer, por ejemplo, el propio
calzado de Lorenz.

¿Cuál es el objeto de estudio de la etología


Es la ciencia que estudia el comportamiento de los animales cuando se encuentran en
libertad. Existen animales que tienen una vida salvaje, muestran la belleza de la vida
animal. Pero también existen ejemplos de animales que se han integrado en la rutina
personal de muchas familias.
Por ejemplo, existen personas que tienen una mascota en casa. El perro y los gatos son
un ejemplo. Muchas personas tienen un perro, salen a pasear con este y sienten que
este animal les hace mucha compañía. De este modo, en la convivencia diaria, se
establece una relación entre el dueño y los animales. Por ello, atraves de la etología, es
posible obtener mayor información sobre el comportamiento animal con el objetivo de
poder comprenderlo mejor.

ETOLOGIA COMO ESTUDIO DE LOS ANIMALES EN EL


CONTEXTOEN EL QUE HABITAN
La etología estudia el comportamiento de los animales en el contexto en el que se
encuentran, es decir, ya sea en su medio natural o en otro contexto. Conviene
puntualizar que también existe la etología humana, que se centra en el estudio del
comportamientode las personas.

La Etología, ¿Por qué es importante?


Es una ciencia relativamente nueva como tal pero se pierde en la historia del hombre,
cuando los primeros hombres se dieron cuenta que teniendo alrededor de sus
campamentos aquellos lobos que acudían a los restos de comida que desechaban,
servían como vigilantes alertando de la presencias de enemigos comunes, en realidad
esto ya era Etología.

Pero como tal la Etología rompe a partir de los años 40 del siglo pasado impulsada por
los premios novel Niko Timbergen y Konrad Loren entre otros.
Etología, palabra derivada del griego (ethos), que significa carácter o costumbre y
(logia) que significa estudio, o sea, el estudio científico del comportamiento de un
especie.
¿Es importante su estudio en el caso del perro? Es tan importante, que de él depende
la convivencia mutua y el adiestramiento de nuestro perro.
Solo, conociendo las pautas de conductas normales de nuestro perro, detectaremos
las anormales. El hombre tiene que tener en cuenta, que el perro, es una especie
diferente a la nuestra y por tanto con comportamiento y necesidades también
diferentes. Es el hombre, el que al parecer tiene la facultad de razonar, el que tiene que
elegir, si puede o no permitir y has que punto, algunas de las costumbre y
comportamiento de su mascota.

Para conseguir esto tiene que conocer el (Etograma) de su perro, Llamamos Etograma
al conjunto de actitudes y comportamientos internos (instintos) y adquiridos
(aprendizaje), que realiza un animal con el fin de adaptarse al medio que le rodea,
(coloco la denominación de instintos, por ser una forma coloquial de expresar las
actitudes y comportamientos inquiridos de forma interna por el organismo del animal).

La mayor parte de los problemas viene dado por tres tipos de conductas:

- Conductas normales del animal, pero que el hombre, no acepta en su convivencia con
el perro.

- Conductas anormales o alteradas, como consecuencia del intento, de modificación de


la conducta del animal para hacer frente a situaciones dadas en el ambiente que le
rodea.

- Conductas Patológicas, que se dan como resultado de una de una alteración del
organismo del animal, que pueden ser de orden, Psíquico o fisico.

Para el hombre, muchos de los comportamientos son anormales, cuando de alguna


forma, le son molestos para él, sin darse cuenta, que son normales en la especie, de
acuerdo al medio y la experiencia del animal con el mismo. Jugamos con nuestro
cachorro y nos divierte, los esfuerzos que hace para subir al sofá, pero cuando el
animal, comience a reclamar el sofá como suyo, diremos que es un comportamiento
agresivo, cuando si entendiéramos su comportamiento, lo que habríamos hecho, es
jugar y divertirnos con él viendo sus esfuerzos para subir al sofá, e incluso ayudarle a
subir, pero una vez finalizado el juego , reclamaríamos el sofá, y crearíamos un espacio
vital a nuestro alrededor, en determinadas situaciones, como cuando estudiamos o
trabajamos, de forma tal que la habituación del animal le hará entender y respetar
estas situaciones o sea se acomodará al medio, mediante sus instintos y el aprendizaje.

Pero de la misma manera el hombre también tiene que respetar las situaciones en que
el perro necesita tener su espacio vital, cuando come o duerme, La etología es en fin la
forma que tenemos para saber qué es lo que nuestro perro nos dice y de esta forma
corregir problemas y conseguir una convivencia pacífica y agradable para nuestra
familia y nuestro perro.

ANEXO
FA C U LTA D
AA
UNAP
FACULTAD DE CIENCIAS FORESTALES
ERSCUELA DE INGENIERIA FORESTAL

PRACTICA MONOGRAFICA

ASIGNATURA : VIDA SILVESTRE

TEMA : ETOLOGIA

DOCENTE : LUIS ALVAREZ VASQUEZ

INTEGRANTES : - PEREZ LOPEZ CARLOS JORDAN


-VALDIVIA QUINTERO GILARY
-PAREDES PIZANGO JEAN
-MONCADA SOTO ROBERTO

FECHA DE ENTREGA : 18/01/2018

IQUITOS-PERU
2018
BIBLIOGRAFIA
 https://es.wikipedia.org/wiki/Etolog%C3%ADa

 http://www.ugr.es/~aula_psi/Etologia.htm

 http://www.mundoanimalia.com/articulo/_Que_es_la_etologia_

 https://psicologiaymente.net/psicologia/etologia
 https://www.definicionabc.com/ciencia/etologia.php
 https://www.tribunaavila.com/blogs/buen-ciudadano-canino/posts/la-etologia-
por-que-es-importante