Está en la página 1de 7

1. Concepto de inmuno-regulación.

Se define como una falta de respuesta a un antígeno inducida por la exposición anterior
a ese antígeno. Cuando los linfocitos específicos se encuentran con sus antígenos
pueden activarse, lo que conduce a las respuestas inmunitarias, o pueden inactivarse o
eliminarse, lo que lleva a la tolerancia. Los antígenos que inducen tolerancia se llaman
tolerógenos o antígenos tolerogénicos.
tolerancia frente a lo propio, es una propiedad fundamental del sistema inmunitario
normal, y no tolerar lo propio da lugar a reacciones inmunitarias contra antígenos
propios.
2. Tolerancia central y tolerancia periférica.
Tolerancia Central: Se produce durante la maduración de los linfocitos en los órganos
linfáticos centrales (generadores), donde todos los linfocitos en desarrollo pasan a
través de un estadio en el cual el encuentro con el antígeno puede llevar a la muerte
celular o a la sustitución del receptor para el antígeno autorreactivo por uno nuevo.

Tolerancia central en el linfocito T


Durante su maduración en el timo, muchos linfocitos T inmaduros que reconocen
antígenos con avidez alta son eliminados y algunas de las células supervivientes de la
línea CD4* evolucionan a linfocitos T reguladores.
La selección negativa de los timocitos es responsable del hecho de que el repertorio de
linfocitos T maduros
que abandona el timo y puebla los tejidos linfáticos periféricos no responda a los
antígenos propios presentes en el timo.
Algunos linfocitos T CD4* autorreactivos que se encuentran con antígenos propios en el
timo no son eliminados, sino que se diferencian en linfocitos T reguladores específicos
frente a estos antígenos.
Las mutaciones del gen AIRE son la causa de una enfermedad autoinmune
multisistémica llamada síndrome poliendocrino autoinmunitario (APS). Este grupo de
enfermedades se caracteriza por una lesión mediada por anticuerpos y linfocitos frente
a múltiples órganos endocrinos, incluidos las paratiroides, las suprarrenales y los islotes
pancreáticos.

Tolerancia central del linfocito B


Los linfocitos B inmaduros que reconocen antígenos propios en la médula ósea con
afinidad alta cambia su especificidad o son eliminados. Dos mecanismos pueden ayudar
en la tolerancia central:
Edición del receptor: Si los linfocitos B inmaduros reconocen antígenos propios que
están presentes en una concentración alta en la médula ósea; comienza unos estímulos
de señales intensa en el linfocito; como consecuencia de tales señales es que los
linfocitos B reactivan sus genes RAGl y RAG2 e inician una nueva ronda de
recombinación VJ en el locus de la cadena ligera k, de inmunoglobulina (Ig). De tal
manera se expresa una nueva cadena ligera de Ig, lo que crea un receptor del linfocito
B con una nueva especificidad.
Eliminación: Si la edición fracasa, los linfocitos B inmaduros pueden ser eliminados (es
decir, mueren por apoptosis).
Tolerancia periférica: Se produce cuando, a consecuencia del reconocimiento de
antígenos propios, los linfocitos maduros se hacen incapaces de responder a ese
antígeno o son inducidos a morir por apoptosis, o cuando los linfocitos T reguladores
suprimen activamente los linfocitos T maduros.
Tolerancia periférica en linfocitos T
Es el mecanismo por el cual los linfocitos T maduros que reconocen antígenos propios
en los tejidos periféricos se vuelven después incapaces de responder a estos antígenos.
Se lleva a cabo por varios mecanismos:
Anergia: La exposición de los linfocitos T CD4* maduros a un antígeno sin
coestimulación o inmunidad innata puede hacer a las células incapaces de responder a
ese antígeno; el reconocimiento del antígeno de manera prolongada puede llevar a la
anergia; dentro de la cual puede haber varias vías bioquímicas como:
• Las células anérgicas muestran un bloqueo en la transducción de señales inducida
por el TCR.
• El reconocimiento de un antígeno propio puede activar ubicuitina ligasas celulares,
que ubicuitinan proteínas asociadas al TCR y las dirigen a la degradación proteolítica en
los proteosomas o los lisosomas; lo que lleva a una activación defectuosa del linfocito
T.
• CTLA-4 tiene una mayor afinidad que el CD28 por
las moléculas B7 y así impide que los coestimuladores B7 de las APC se unan al CD28;
además produce señales inhibidoras que niegan las señales producidas por el TCR.
• PD-1 se une a cualquiera de sus ligandos PD-Ll y PD-L2 y esto lleva a una inactivación
de los linfocitos T.

Bloqueo de la señal: por linfocito T regulador


Eliminación por apoptosis: Los linfocitos T que reconocen antígenos propios sin
inflamación o que son estimulados repetidamente con antígenos mueren por apoptosis
que puede ser por la vía mitocondrial (intrínseca) o por la vía mortal (extrínseca)

3. Conceptos: anérgia, inmunosupresión, senescencia inmunológica y exhaustación


celular.
Anergia: La exposición de los linfocitos T CD4* maduros a un antígeno sin
coestimulación o inmunidad innata puede hacer a las células incapaces de responder a
ese antígeno; el reconocimiento del antígeno de manera prolongada puede llevar a la
anergia; dentro de la cual puede haber varias vías bioquímicas como:
• Las células anérgicas muestran un bloqueo en la transducción de señales inducida
por el TCR.
• El reconocimiento de un antígeno propio puede activar ubicuitina ligasas celulares,
que ubicuitinan proteínas asociadas al TCR y las dirigen a la degradación proteolítica en
los proteosomas o los lisosomas; lo que lleva a una activación defectuosa del linfocito
T.
• CTLA-4 tiene una mayor afinidad que el CD28 por
las moléculas B7 y así impide que los coestimuladores B7 de las APC se unan al CD28;
además produce señales inhibidoras que niegan las señales producidas por el TCR.
• PD-1 se une a cualquiera de sus ligandos PD-Ll y PD-L2 y esto lleva a una inactivación
de los linfocitos T.

4. Factores que afectan la respuesta inmune.


n
5. Mecanismos de inmuno-regulación.
como el receptor activador CD28, se une a moléculas B7, CTLA-4 tiene una mayor afinidad
que el CD28 por las moléculas B7 y así impide que los coestimuladores B7 de las APC se
unan al CD28; la cola citoplásmico del CTLA- 4 tiene una posible estructura inhibidora que
puede contrarrestar las señales dependientes de las ITAM del TCR y del CD28.
La importancia del CTLA-4 en la inducción de la tolerancia la ilustra la observación de que
los ratones con genes inactivados que carecen de CTLA-4 presentan una activación
incontrolada del
linfocito con un aumento de tamaño masivo de los ganglios linfáticos y del bazo, e
infiltrados linfociticos multisistémicos mortales indicativos de una autoinmunidad
sistémica.
PD-1
Reconoce dos ligandos, llamados PD-Ll y PD-L2; la PD-Ll se expresa en las APC y muchas
otras células tisulares, y la PD-L2, sobre todo, en las APC; la unión de la PD-1 a cualquiera
de sus ligandos lleva a una inactivación de los linfocitos T; este es más importante para
limitar las respuestas de las células efectoras diferenciadas en los tejidos periféricos.