Está en la página 1de 2

UNIVERSIDAD SANTA MARÍA LA ANTIGUA

SEDE MONSEÑOR JOSÉ LUIS LACUNZA CARDENAL CHIRIQUÍ


PLANEMAINENTO URBANO Y REGIONAL
INVESTIGACIÓN N°1
ESTUDIANTE: ASTRID CEDEÑO
CÉDULA: 4-777-1395
FECHA: 18-01-18
1. Evaluación conceptual del urbanismo.
La palabra urbanismo se deriva del vocablo latino “urbus” que significa ciudad y por
definición nos dice que es el estudio de la planificación, ordenación y diseño de la
población en las ciudades o del territorio. Engloba un conjunto de disciplinas que
se encargan de estudiar los asentamientos humanos para su diagnóstico,
intervención y comprensión, se apoya mucho en la geografía urbana para intentar
comprender los procesos urbanos a fin de planificar su evolución para la
cualificación del espacio. La complejidad de una ciudad, implica de igual manera la
complejidad del urbanismo ya que éste se encuentra enfocado a través de distintos
matices, por ejemplo la forma y disposición de la ciudad, además de la dinámica de
las actividades económicas, ambientales y sociales que se desarrollan en la misma.
Básicamente dicho de otro modo, el urbanismo se ocupa de la ordenación de una
ciudad haciéndola útil de acuerdo a las necesidades de los ocupantes de la región.
2. Civilizaciones que definieron bases del planeamiento.
Las primeras civilizaciones urbanas surgen hacia el 3000 a. C. en diversos lugares
de África y Asia: en los valles del Tigris y el Éufrates (Ur, Uruk), en el valle del
Nilo (Menfis, Giza, Tebas, Abidos), en la llanura del valle del río Hoang-ho (Huixia,
Anyang, Gaocheng), y en el valle del Indo (Harapa, Mohenjo-Daro). En general, son
todas ciudades todavía muy vinculadas a la agricultura, practicada en los territorios
cercanos, con poblaciones reducidas (en torno a los 20.000 habitantes) y planta
irregular, salvo las ciudades indias.
Hipodamo de Mileto (hace unos 500 años a.C.), considerado como el primer
urbanista de la historia; hizo el plan urbanístico de El Piero, el puerto de Atenas; por
consiguiente Atenas-Grecia, sería una de las primeras ciudades con ordenamiento
urbanístico. Luego se encuentra Nerón que tras el incendio de Roma-Italia, hizo
reconstruir la ciudad sobre un plan distinto del trazado original. Estos urbanistas
gracias su gran talento para la ingeniería, sentaron las bases arquitectónicas de un
sinfín de edificios y estructuras de carácter público que caracterizaron el urbanismo
occidental durante siglos y que resultan del todo sorprendentes por su extrema
ingeniosidad, como el alcantarillado, los acueductos, fuentes, puentes, termas,
pavimentos, mercados, palacios, basílicas, teatros, anfiteatros, circos, etc.
3. Disciplinas que conforman el urbanismo.
Las teorías de la urbanística están en estrecha relación y convergen con otras
disciplinas interesadas en el estudio de la ciudad y el territorio y en la intervención
sobre ambos como: la arquitectura, la ingeniería civil, las ciencias políticas, la
ecología, la geografía, la economía, el derecho, la sociología, etc., así otras ciencias
humanas como: la historia, la antropología, la lingüística, la semiótica, etc.
4. Importancia de georreferenciar y orientar las propuestas de ingeniería,
arquitectura y urbanismo.
Las ciudades como entes vivos y dinámicos, se han ido transformando y desde
luego cambiando, creciendo, incrementando sus usos y funciones. Si no se orienta
la ingeniería y la arquitectura hacia las bases del urbanismo seguiremos
coexistiendo en territorios urbanos caóticos, desintegrados y ambientalmente
degradados debido a la falta de planificación, por ende la georreferenciación de
componentes como el tipo de suelo, la infraestructura, las estructuras, entre otros,
nos permitirá tener comunidades con un ordenamiento eficiente de acuerdo a los
que nos brinda el lugar y en base a las necesidades de la población.
5. Importancia y fechas de los solsticios y equinoccios de este año.
Las cuatro estaciones están determinadas por cuatro posiciones principales en la
órbita terrestre en su giro alrededor del Sol (plano de la eclíptica), que reciben el
nombre de solsticios y equinoccios: solsticio de invierno (punto Capricornio, 21 de
diciembre, duración del día es la mínima del año), equinoccio de primavera (punto
Aries, 20 de marzo), solsticio de verano (punto Cáncer, 21 de junio, mayor duración
del día del año) y equinoccio de otoño (punto Libra, 23 de septiembre, duración del
día igual a la de la noche).
En los equinoccios, el eje de rotación de la Tierra es perpendicular a los rayos del
Sol, que caen verticalmente sobre el ecuador. En los solsticios, el eje se encuentra
inclinado 23,5º, por lo que los rayos solares caen verticalmente sobre el trópico de
Cáncer (verano en el hemisferio norte) o de Capricornio (verano en el hemisferio
sur).
A causa de la excentricidad de la órbita terrestre, las estaciones no tienen la misma
duración, ya que la Tierra recorre su trayectoria con velocidad variable. Va más
deprisa cuanto más cerca está del Sol (perihelio) y más despacio cuanto más
alejada (afelio), cumpliéndose la segunda Ley de Kepler: “El radio vector que une
un planeta y el Sol barre áreas iguales en tiempos iguales”.