Está en la página 1de 3

TALLER GRUPAL TIPOS DE SUSPENSIÓN

2DO ELECTROMECÁNICA
REALICE UN RESUMEN UTILIZANDO CUADROS, MENTEFACTOS, MAPAS CONCEPTUALES, CUADRO RESUMEN PARA
LOS SIGUIENTES TEMAS:

VERIFICACIÓN Y CONTROL DE LOS SISTEMAS DE SUSPENSIÓN

En primer lugar, hemos de tener en cuenta que la suspensión, junto a los frenos y la dirección, ocupa un lugar primordial
en la seguridad activa del vehículo, por tanto, es muy importante vigilar el correcto funcionamiento de este conjunto.
Como ejemplo cabe citar, que si hacemos una prueba con dos vehículos totalmente iguales, uno con amortiguadores
nuevos y el otro con amortiguadores desvanecidos, y circulando a la misma velocidad, cuando deciden detener el
coche, el vehículo que lleva mal los amortiguadores tarda un 30% más en detener el vehículo.

La verificación de un sistema de suspensión deberá comenzar con las oportunas pruebas del vehículo en carretera,
que ponen de manifiesto las anomalías existentes. Un recorrido por carretera sinuosa da idea de la estabilidad y
balanceo en curvas, que si es deficiente indica una suspensión blanda en exceso. Si se hace circular el vehículo por
carreteras en mal estado, podrán constatarse los golpeteos y ruidos que puedan existir.
Del resultado de estas pruebas se obtendrán los siguientes síntomas:

a) Suspensión blanda: porque las ballestas, muelles, barras de torsión, etc., han perdido flexibilidad, lo que se produce
con el paso del tiempo debido a las cargas que tienen que soportar constantemente.
Se manifiesta también en que la altura de la carrocería al suelo disminuye. La reparación en este caso consiste en
cambiar el elemento defectuoso.
También la suspensión puede resultar blanda debido a unos amortiguadores en mal estado, en cuyo caso deberán
sustituirse, teniendo la precaución de montar los nuevos del mismo tipo que los viejos, para que no existan nunca tipos
de dureza diferentes, sobre todo en un mismo eje. Por esta misma razón es aconsejable sustituir los dos del mismo eje
a la vez.

b) Suspensión dura: debido al agarrotamiento parcial de una ballesta, amortiguador, eje de articulación de suspensión,
etc., en cuyo caso deberá desmontarse el elemento defectuoso y proceder a su limpieza y reparación ó sustitución si
es preciso.

c) Suspensión ruidosa: Debido a la rotura de alguna hoja de ballesta, muelle o barra de torsión, en cuyo caso es
necesario cambiarlos. También pueden provenir los ruidos de los amortiguadores, sus casquillos elásticos o los brazos
oscilantes, barra estabilizadora y, en general, de cualquier articulación elástica del sistema. En cualquier caso, será
necesario localizar el ruido y cambiar la pieza defectuosa.
Siempre que se observe cualquier casquillo deteriorado deberá cambiarse, aunque no sea el causante del ruido.

d) Vibraciones en la suspensión: Debidas generalmente a holguras en los ejes de los brazos oscilantes o
deformaciones de los mismos, en cuyo caso se producen irregularidades en el sistema de dirección, como se verá en
próximos temas. También pueden ser debidas a defectos de los amortiguadores, los cuales hay que desmontar para
su comprobación, o bien, utilizar una máquina especial que los prueba montados en el vehículo.
Finalizada la prueba en carretera, se procederá a inspeccionar el vehículo tratando de localizar holguras o desgastes
de los componentes, especialmente en las articulaciones de rótulas, brazos de suspensión, etc., y en la unión de estos
elementos al chasis. Fundamentalmente se revisarán los siguientes puntos:
1.- Desgastes de las rótulas en las que se orienta la mangueta (figura 1), que se pondrán de manifiesto por
holguras, que se notan al forzar la rueda de arriba abajo teniéndola levantada. Si existe holgura o una pérdida
importante de grasa de la rótula por desgaste de los guardapolvos, deberá sustituirse dicha rótula, lo cual se realiza
soltando sus fijaciones a la porta mangueta y brazo de suspensión respectivamente (fig. 2). Cuando la rótula va fijada
por cono y tuerca (fig. 3), para soltarla de su fijación ha de utilizarse un útil (C) que se acopla entre el brazo (B) y el
extremo del perno de la rótula (A). Actuando sobre el tornillo del útil se consigue el despegue del cono de fijación.

2.- Holguras en articulaciones de brazos oscilantes, que pueden comprobarse intentando mover el brazo
correspondiente con ayuda de una palanca, teniendo la rueda levantada del suelo. En caso de encontrar holguras,
deberá desmontarse el brazo de suspensión para sustituir el casquillo elástico deteriorado. La extracción puede verse
en la figura 4 y el montaje del nuevo silenblok en la figura 5.

3.- Deberá comprobarse el estado, posicionamiento y montaje de la barra estabilizadora,


ver figura 6, tanto en sus extremos como en el casquillo elástico (figura 7).

4.- Se comprobará si existen fugas de líquido en los amortiguadores, lo que se detecta por las manchas que dejan.
Esto indica mal estado del amortiguador, será necesaria la sustitución, teniendo en cuenta que deben cambiarse
siempre los dos del mismo eje, aunque el otro esté bien.

5.- Si la suspensión es blanda, deberán desmontarse los amortiguadores para comprobar su estado, lo cual se realiza
abriéndolos a mano hasta su máxima extensión. Este movimiento debe producirse de manera que el amortiguador
vaya abriéndose sin saltos ni irregularidades. Si resulta fácil y rápida su apertura, el amortiguador se encuentra
deteriorado. La misma prueba debe realizarse cerrando el amortiguador y los resultados deben ser similares. En el
desmontaje y montaje de amortiguadores, hay que poner especial atención de colocar los correspondientes anillos de
caucho y arandelas en la misma posición que llevaban antes de desmontar.

6.- Deberá inspeccionarse el estado de los muelles helicoidales, constatando las posibles roturas o el
posicionamiento defectuoso sobre sus soportes. En cualquier caso de anomalía se sustituirá el elemento defectuoso.
En las suspensiones de tipo MCPherson (figura 8), se desmontará todo el conjunto soltándole de sus fijaciones inferior
(1) y superior (2). Posteriormente y utilizando el útil al efecto (figura 9), podrá desmontarse el amortiguador. Sin este
útil capaz de comprimir el muelle mientras se sueltan las fijaciones del amortiguador a la copela superior, no puede ser
desmontado éste, ya que la soltar la tuerca de fijación se produciría el disparo del muelle, con el consiguiente riesgo
de accidente.

Ing. Juan Sebastián Núñez


7.- En los sistemas de suspensión por barras de torsión deberá realizarse una inspección del estado de las barras
y una verificación de alturas de la carrocería, que determina el estado de la suspensión.
Cuando esta altura sea insuficiente, deberá procederse al reglaje correspondiente. Si alguna de las barras estuviera
en mal estado, deberá ser sustituida, para lo cual se procederá a descomprimir la suspensión y posteriormente a retirar
la barra de torsión. El montaje de la nueva barra se realiza posicionando el brazo de suspensión a una determinada
altura (especificada por el fabricante) por medio de un útil como el representado en la figura 10. En esta posición se
introduce la barra, quedando posteriormente la carrocería a la altura adecuada del suelo.

Finalizadas las reparaciones que haya sido preciso realizar, se procederá nuevamente a probar el vehículo en carretera,
para constatar que los defectos encontrados anteriormente han sido corregidos con reparaciones bien realizadas.

Ing. Juan Sebastián Núñez