Está en la página 1de 1

Estimados colegas y amigos.

Con inmensa satisfacción, me dirijo a Uds., en estas mis primeras palabras como Presidente electo del
Colegio de Odontólogos de la Provincia de Jujuy. Y digo satisfacción pues finalmente y luego de un largo y
empinado camino, el 22 de marzo pasado fuimos elegidos como nuevas autoridades.
Como es de nuestro conocimiento, pasaron 15 años, para que ustedes pudieran ejercer la preciada
democracia optando entre dos grupos de valiosos colegas que anhelábamos ocupar los primeros cargos de
la Mesa Directiva. En este sentido, el 22 de marzo, fue la culminación de al menos para mi, un DIFÍCIL
PROCESO. Proceso iniciado hace 5 meses atrás, cuando se oficializaron las dos listas. Utilizo la palabra
difícil pues este transcurso estuvo cargado de impugnaciones, recusaciones, renuncias, malos entendidos y
lamentables difamaciones. Todo esto hizo que enfrentar un acto eleccionario fuera un verdadero desafío
para los integrantes de ambas listas. Pero como dice Santa Catalina de Siena "La perseverancia es la que
recibe la corona" y así el 22 de marzo se convirtió en un verdadero día cívico, en donde 570 matriculados
tuvimos la oportunidad de elegir a nuestros representantes.
Entonces, estimados colegas, les pido me permitan, según una frase que conozco desde hace varios años,
hacer uso del único exceso permitido; EL DE LA GRATITUD.
Sin distinguir prioridades quisiera expresar mi agradecimiento al Tribunal Electoral, constituido por los
Dres. Reque, Matorras y Cuevas, pues le tocó la ardua tarea de resolver los pormenores surgidos de una
resolución vigente desde el año 2001 relacionada con el padrón habilitado para votar.
Al Dr. Pablo Buitrago, que en el año 2000, me convocó junto a otros colegas a formar parte de la
subcomisión de extensión científica creada recientemente y en el año 2002 a acompañarlo en su presidencia
como tesorero, cargo que ocupe durante cuatro años, que me permitió adquirir experiencia y conocer más a
nuestra Institución. Actividad que considero fundamental para desempeñar el cargo que aspiraba y en el que
ustedes me situaron.
A los integrantes de mi lista, que no dudaron en acompañarme en la propuesta, Dra. Rosana Albornoz,
Gonzalo Linares, Margarita Olmos, Marcela Artunduaga, Pablo Buitrago, Adrián Sequeiros, Marta Palma,
y Fabiana Lipari.
Al apoderado de nuestra lista, Dr. Diego Ribotis, a quien convoqué, creyendo en ese momento, que su
actividad solo consistiría en el formalismo de presentar una lista, de acuerdo a lo que la experiencia
eleccionaria de la Institución evidenció durante 14 años. Sin embargo su tarea fue más intensa y representó,
con total convencimiento y firmeza los intereses de nuestro grupo.
A la secretaria y vocal primer saliente de la Mesa Directiva, Dra. Marcela Assef y Mariela Moreno Franck,
como así también A las vocales primera y segunda suplente, Dras. Susana Assef y Andrea Rodríguez, por el
apoyo, la confianza brindada y las palabras de aliento en los momentos más difíciles.
A todos los colegas que hicieron el esfuerzo de estar al día con la cuota de matriculación para poder
participar del acto eleccionario, respetando la resolución del 2001.
A los fiscales de listas, por su dedicación, en especial a los Dres. Ma. Elena Cantarella y Carlos Miranda. A
mis compañeros del servicio de odontología del Hospital W. Gallardo, al personal que trabaja en la
Institución y por supuesto a todos los colegas que participaron del acto eleccionarios. Principalmente a los
200 odontólogos que depositaron su confianza en la Lista Blanca. Vaya un afectuoso abrazo para todos
ellos, sin dejar de destacar a los colegas del interior que también dijeron presente.
Les dije que la gratitud es considerada un exceso permitido, es por esto que les pido me permitan dedicar
un párrafo aparte a mis padres, hermanas y mi hermana y colega, Dra. Daniela Amerise, ya que con la
misma intensidad que se alegraron y celebramos el resultado del escrutinio, compartieron mi angustia
vivida en los momentos más álgidos, como sólo una FAMILIA lo puede vivenciar
Pasado los agradecimientos, quisiera referirme brevemente a la tarea que queda por delante. Como sabrán,
nuestra plataforma fue realista, sin grandes ambiciones ni utopías, basado en lo que nuestra Institución nos
obliga a trabajar. Esto DEBE sin embargo, acompañarse de nuevas propuestas por parte de ustedes para
enriquecer nuestra gestión.
Se, que tanto el acto eleccionario como sus resultados han dejado tela para cortar y tal vez queden algunos
retazos, pero es momento de darle el corte final! Es por ello, que quisiera despedirme instándolos a
erradicar de nuestro vocablos las palabras "QUÉ HACE EL COLEGIO?, que dejan entrever un sentido de
NO PERTENENCÍA. Y reemplazarla por “qué haremos por NUESTRA INSTITUCIÓN”!!!. Solo así
alcanzaremos lo ideales que los creadores de todas las instituciones odontológicas soñaron, para obtener la
ODONTOLOGÍA que merecemos. Muchas Gracias.