Está en la página 1de 2

23/9/2017 El comienzo de la Internacional Populista | El Nuevo Herald

El comienzo de la Internacional Populista


PEDRO CAVIEDES

19 DE NOVIEMBRE DE 2016 3:16 PM

Durante esta semana he leído con preocupación un término que empieza a aparecer cada vez con más
frecuencia en la prensa: La Internacional Populista. La periodista y escritora Anne Applebaum, autora
de los libros El telón de acero y La destrucción de Europa del Este, describe en un artículo en El
País a los miembros de esta organización como personas que “no quieren conservar ni preservar lo
existente, sino que pretenden acabar radicalmente con las instituciones actuales para recuperar, por
la fuerza, otras del pasado, o las que ellos creen que existieron. Su retórica cobra formas distintas en
cada país, pero sus proyectos revolucionarios suelen incluir la expulsión de los inmigrantes o, por lo
menos, la vuelta a sociedades totalmente blancas (o totalmente holandesas o alemanas), la
resurrección del proteccionismo, la vuelta atrás respecto a los derechos de la mujer o las minorías y el
fin de las instituciones internacionales y de todo tipo de cooperación externa”.

En otras palabras, es una organización que busca casi una vuelta a la barbarie y un retroceso sin
precedentes, a todos los increíbles avances que hasta ahora ha logrado la democracia liberal, desde
que fue fundada en el año 1776 en los Estados Unidos de Norteamérica, y se expandió como el
ejemplo a seguir en todos los países de Occidente.

Si es cierta la existencia de este movimiento del que se supone parte el UKIP (partido del Brexit en el
Reino Unido) y el Frente Nacional de Marine Le Pen en Francia, y que uno de sus líderes es Vladimir
Putin y el otro ahora es el presidente electo Donald Trump, el triunfo de éste sería el mayor reto a la
libertad que se ha producido desde el advenimiento de la Unión Soviética después de la Segunda
Guerra Mundial. Rusia y Estados Unidos, las dos grandes potencias que dominaron el devenir de la
historia en gran parte del siglo XIX y todo el siglo XX, tendrían en la cima del poder a dos personajes
que reman juntos en su nacionalismo, xenofobia, racismo y autoritarismo.

Lo advierten intelectuales y expertos como Timothy Garton Ash, catedrático de Estudios Europeos en
la Universidad de Oxford y director del proyecto freespeechdebate.com, que opina que estamos ante
“la globalización de la antiglobalización, el frente popular de los populistas, la internacional de los
nacionalistas”.

http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article115701628.html 1/2
23/9/2017 El comienzo de la Internacional Populista | El Nuevo Herald

Tomado el poder ejecutivo en USA, solo queda como estandarte de los valores que han hecho grande
a esta nación, sus instituciones y sistema de pesos y contrapesos. Son estos el Congreso, las cortes y la
prensa libre a la que, después de elegido, Donald Trump sigue atacando con furia desde su cuenta de
Twitter.

Por esto, congresistas y líderes del Partido Demócrata, siendo el partido de oposición, tienen una
responsabilidad enorme frente a la humanidad, pero, aunque suene extraño, quizá sea mayor la del
Partido Republicano, pues son estos los que deberán trazar la raya entre su beneplácito con el poder y
sus principios democráticos. Si no hay voces independientes en el GOP capaces de oponerse a
posibles impulsos dictatoriales del presidente electo, estaremos a las puertas de un Estados Unidos
desconocido, que censura, acosa, persigue, oprime.

Pudiera estar equivocado (¡ojalá!) y el presidente Trump pase a la historia como el estadista de la
unidad y la democracia. Pero a juzgar por su nombramiento a Steven Bannon, cerebro del xenófobo
Breitbart News, como consejero presidencial, y de Jeff Sessions, senador de Alabama al que ¡un
Comité Republicano! no permitió ser juez federal por sus posiciones racistas, como Fiscal General, y
al general retirado anti islamista Flynn, como consejero de seguridad nacional, todo parece indicar
que la batalla por la libertad apenas comienza.

Escritor colombiano.

www.pedrocaviedes.com

http://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article115701628.html 2/2