Está en la página 1de 5

Universidad

Señor de Sipán

FACULTAD DE DERECHO
ESCUELA PROFESIONAL DE DERECHO

ANALISIS DEL 2° PLENO CASATORIO CIVIL

ASIGNATURA : PRACTICAS PRE PROFESIONALES III

ALUMNO :
VARGAS CARDENAS, Alfredo

DOCENTE : Dr. PALOMINO GUERRA, Carlos

CICLO : IX

CHICLAYO, 28 DE JUNIO DEL 2017


I. Introducción
El presente trabajo consiste en realizar un análisis al Segundo Pleno
Casatorio Civil, la cual marca un importante antecedente en la jurisprudencia
nacional; al esclarecer, determinar y uniformizar la forma de interpretación de
los artículos 950 y 899 del Código Civil.

La presente resolución que tuvo por litigantes a Rafael Agustín Lluncor


Castellanos, Gladys Filomena Lluncor Moloche como demandantes y a la
familia Cepeda Yzaga como demandados, y el resultado el cual fue declarar
infundado el recurso de casación de Gldys Lluncor y su padre servirá de
modelo para futuros procesos que sean parecidos, así evitando que
resoluciones contradictorias tengan como resultado la afectación de derechos
por no uniformizar la interpretación de la norma.

La metodología que se empleara para el desarrollo del artículo de


análisis es descriptiva y analítica. Contando con tres partes para su mejor
conceptualización y aclaración:

1. Exposición de los hechos y motivación de Casación: En esta parte se


hará una descripción de los hechos y motivaciones legales que el pleno
casatorio toma en consideración para dar sentencia.
2. Análisis: El autor interpretara la decisión del pleno tomando en
consideración la ratio legis de los artículos mencionados y la opinión
doctrinaria de expertos y operarios del Derecho.
3. Conclusión: Se explicara la importancia de este pleno casatorio como
jurisprudencia relevante para otros casos de coposesión para la
prescripción adquisición.

Este esfuerzo académico está dirigido al público en general, interesado


o inmerso en el Derecho, esperando cumplir de esta manera los objetivos
propuestos.
II. Exposición de los hechos y motivación de Casación
Gladys Filomena Lluncor Moloche y Rafael Agustín Lluncor Castellanos
plantean una demanda con la finalidad que se les declare por prescripción
adquisitiva, copropietarios del bien inmueble ubicado en la Calle María Izaga n°
769 en la Chiclayo, predio que anteriormente era conocido con la dirección
María Izaga n°126 cuando el señor Rafael Lluncor Castellano empezó a
habitar. Esta demanda fue interpuesta contra la familia Cepeda Yzaga quienes
alegan propiedad del mencionado inmueble.

Admitida la demanda, Arbulu Arbulu, uno de los emplazados, contesta


argumentado que ellos cuentan con justo título sobre el inmueble y que
además los poseedores no venían ejerciendo propiedad sobre el mismo sino
que habitaban el inmueble producto de un contrato de arrendamiento firmado
por el señor Guillermo Cepeda Yzaga y Rafael Lluncor Castellanos; por lo que
al no haber “animus domini” no puede existir usucapión siendo el señor Rafael
Lluncor y su hija servidores de la posesión.

Gladys Lluncor Moloche apela la sentencia de primera instancia, considerando


que existen dos poseedores en forma paralela y universal del bien (ella y su
padre) por lo que puede ejercer usucapión por su parte al no haber ocupado el
predio con servidora de la posesión. La Corte Superior de Lambayeque dio
sentencia interpretando de manera equivocada el artículo 950 e inaplicado el
artículo 899 del Código Civil. Considerando que no puede solicitarse
prescripción adquisitiva de existir coposesión por lo que esta es exclusiva y no
puede ser compartida con otra persona.

Tras sentencia de segunda instancia encontramos los siguientes puntos de


controvertidos:

 Rafael Agustín Lluncor Castellanos reconoce ser arrendatario del


inmueble.

 Gladys Filomena Lluncor Moloche explotaba un negocio comercial en


dicho inmueble, el cual cuenta con licencia.

 Uno de los fundamentos en los que se basa Gladys Filomena Lluncor


Moloche, es que habiendo nacido en el inmueble y cumpliendo la
exigencia legal de diez años de posesión continúa, podía prescribir.

El tema central de discusión es al respecto de la aplicación del articulo 950 y la


inaplicación del articulo 899 por parte de la Corte Superior de justicia de
Lambayeque.

Al entendimiento del magistrado de la Corte Superior de Lambayeque, para ser


beneficiado del usucapión, articulo 950 C.C, el que lo solicita debe de poseer el
bien de forma continua, pacífica y pública como propietario; pero en el presente
caso, tomando en cuenta que la propiedad tiene como una de sus
características la exclusividad, no es lógica la pretensión de usucapión por dos
personas por lo que se incumple con esa característica.

Al tomar esta interpretación se omite la aplicación y el análisis del artículo 899


del Código Civil, correspondiente a coposesión, por lo que los demandantes se
ven afectados.

Por ello la señora Gladys Lluncor Moloche impugna recurso de casación. El


Pleno Casatorio de la Corte Suprema de Justicia de la República declara, por
unanimidad lo siguiente:

 Infundada el recurso de casación interpuesto por Gladys Filomena


Lluncor Moloche.

 Establece que la correcta interpretación del artículo 950 del Código Civil
debe hacerse en el sentido que nada obsta para que dos o más
poseedores homogéneos puedan usucapir, puesto que de ver
amparado su pretensión devendrían en copropietarios, figura jurídica
que esta prevista en nuestra legislación.

 Impusieron a Gladys Filomena Lluncor Moloche una multa de dos


Unidades de Referencia Procesal de acuerdo con el artículo 398 del
Código Procesal Civil.

 Ordenaron la publicación de la sentencia en el Diario Oficial “El


Peruano”.

Dejando en claro que no es fundada su demanda no por el motivo de la


coposesión sino por el hecho de que ella al igual que su padre son servidores
de la posesión por lo que no les corresponde el derecho a usucapir.

III. Análisis
En este pleno realizado una correcta interpretación considera que nada obsta
para que dos o más poseedores homogéneos puedan usucapir, al concederse
tal pretensión devendría en el derecho como copropietarios, el cual es
contemplado en nuestro código civil y no una figura ad hoc; y sobre la
inaplicación del artículo 899, los demandantes se ven afectados, ya que dicho
artículo reconoce la existencia coposesión cuando dos o más personas poseen
un mismo bien conjuntamente, sin embargo no es aplicable tal articulo para el
caso porque el demandante Rafael Agustín Lluncor Castellanos era
arrendatario del inmueble en materia del caso, y por ende carece del “animus
domini”, requisito subjetivo principal para usucapir, por lo que este derecho que
tiene como arrendatario también se extiende a su hija Gladis Filomena Llúncor
Moloche y no se le considera como coposeedora ya que carece de tal
condición.
No existe el “animus domini”, pues la posesión por arrendamiento se trata de
una posesión de derecho en la que una persona ejerce una posesión inmediata
sobre un bien; y el propietario, es decir, el titular del derecho de propiedad
ejerce una posesión mediata. El poseedor inmediato que no posee para si
mismo sino para un poseedor mediato, se le considera como servidor de la
posesión y por lo tanto si bien los demandantes pueden alegar que han
ejercido posesión pacífica, continua y pública, no han cumplido el requisito de
actuar como propietarios o dueños, puesto que la propiedad es brindada para
su posesión por el propietario mediato mediante un contrato de arrendamiento,
por ello el Pleno Casatorio no considera fundado el recurso.

De esta forma se rectificó la interpretación que el juez anterior había dado con
respecto al caso planteado, pues no se trataba de centrarse en la Coposesión
sino en la Prescripción Adquisitiva de Propiedad.

IV. Conclusiones

 El Pleno Casatorio nos ha permitido conocer más sobre las instituciones de la


posesión, co-posesión, propiedad, usucapión, el derecho de uso y habitación.

 Brinda una correcta interpretación para el Artículo 950 del código Civil y el
Articulo 899 porque establece como requisito para que se dé la coposesiones
que dos o más personas posean el bien conjuntamente pero tienen que tener
el animus domini para que puedan usucapir y si es servidor de la posesión no
puede usucapir.

 El aporte principal que nos da esta resolución es que el coposeedor no está


prohibido en solicitar la prescripción adquisitiva de dominio, sin embargo
necesita actuar como propietario (animus domini).