Está en la página 1de 4

Capitulo 1

Durkheim al abordar la función que cumple el proceso de división del trabajo se pregunta a que necesidad
corresponde.(Una vez resuelto esto podrá preguntarse si esa necesidad es de la misma naturaleza que
aquellas a las que responden otras reglas de conductas cuyo carácter moral no se discute).
Es la condición necesaria del desarrollo intelectual y material de las sociedades, es la fuente de la
civilización. Se concede a la civilización un valor absoluto, no se considera la búsqueda de otra función
para la división del trabajo.
La civilización no sirve a los progresos de moral, sino que es en los grandes centros industriales donde los
crimines y suicidios son más numerosos. No presenta los signos exteriores en los que se reconocen los
hechos morales. La actividad industrial tiene su razón de ser: responde a necesidades. Pero esas
necesidades no son morales. De todos los elementos de la civilización, la ciencia es el único que, en ciertas
condiciones, presenta un carácter moral. Las sociedades tienden cada vez mas a considerar un deber para
el individuo a desarrollar su inteligencia, asimilando las verdades científicas establecidas. Todo el mundo
esta obligado a no permanecer en la ignorancia, en muchas sociedades esta sancionado tanto por la opinión
pública como por la ley. No hay nada en la civilización que presente el criterio de moralidad, ella es
moralmente indiferente. Si la división del trabajo no tuviera otro rol que el de volver posible la civilización,
participaría de la misma neutralidad moral.

Durkheim considera que la división del trabajo tiene un carácter moral. Considerando a la moral como
aquella que comprende todas las reglas de acción que se imponen imperativamente a la conducta y a las
cuales esta ligada una sanción
La división del trabajo es la fuente principal, sino única, de la solidaridad social en las sociedades
contemporáneas. Cohesiona a los individuos.
Al ser función de la división del trabajo el ser fuente de solidaridad y cohesión, tiene un carácter moral,
pues las necesidades de orden, armonía y de solidaridad social pasan por ser morales.
El efecto más notable de la división del trabajo no es aquella que aumente el rendimiento de las funciones
divididas sino que las vuelve solidarias. Su rol en diferentes casos no es solo embellecer las sociedades
existentes sino hacer posibles sociedades que sin ella no existirían.
La solidaridad es inminentemente un hecho moral que por si mismo no se presta a la observación exacta ni
a la medida. Por ello necesitamos estudiar este hecho interno a través de un hecho externo que lo
simbolice, lo exprese. Ese símbolo visible es el derecho. Donde la solidaridad social existe o no exista, a
pesar de su carácter inmaterial, en ese estado de pura potencia, sino que manifiesta su presencia por medio
de efectos sensibles. Allí es donde es fuerte, inclina fuertemente a los hombres hacia los otros, poniéndolos
en contacto, multiplicando las ocasiones que tienen de encontrarse vinculados.
Cuanto mas solidarios son los miembros de una sociedad mas relaciones diversas sostienen unos con otros y
con el grupo tomado colectivamente, si sus encuentros fueran poco frecuentes no dependerían unos de otros
más que de una manera intermitente y débil.
La vida social donde existe de modo duradero tiende a adoptar una forma definitiva y a organizarse y el
derecho no es otra cosa que esta misma organización en lo que ella tiene de mas estable y preciso. La vida
general no puede desarrollarse sobre un punto sin que la vida jurídica se desarrolle sobre el mismo tiempo
y en la misma relación. Hay certeza de encontrar reflejadas en el derecho todas las variedades esenciales de
la solidaridad social.
Lo que le otorga las características especificas a cada tipo de solidaridad social es la naturaleza del grupo
cuya unidad asegura, por eso varia según los tipos sociales. Podemos hablar de una tendencia general a la
sociabilidad. Pero lo que existe realmente son formas particulares de solidaridad. Cada una con su
naturaleza propia , por lo tanto esas generalidades solo pueden dar una explicación incompleta del
fenómeno.

Puesto que el derecho reproduce las formas principales de solidaridad social, no hace falta más que
clasificar las diferentes especies del mismo para buscar cuales son los tipos de solidaridad social que le
corresponde.Conviene clasificar a las reglas jurídicas según las diferentes sanciones a las que van ligadas.
Hay dos clases: aquellas que producen un daño al agente o probarlo de alguna cosa de la que disfruta. Se
llama represiva, y es el caso del derecho penal. Y aquellas de otras clase que consisten en volver a poner las
cosas en su lugar, en restablecer bajo su forma normal los vínculos perturbados, son las reglas restitutivas.
Las primeras son comprendidas por el derecho penal y las restitutivas por el derecho civil, el comercial y el
procesal, etc.
Capitulo 2

Solidaridad mecánica o por semejanza

El lazo de solidaridad social al que corresponde el derecho represivo es aquel cuya ruptura constituye el
crimen. Considerado como aquel acto que determinas contra su autor una pena.
Se observa la existencia de diferentes tipos de crímenes. La única característica común a todos los crímenes
es que estos consisten en actos universalmente reprobados por los miembros de cada sociedad. La prueba
es que la reacción que todos ellos determina por partes de la sociedades, a saber, la pena, es siempre y en
todas partes, salvo por diferencias de grados, la misma. La unicidad del efecto revela la unidad de la causa.
En las sociedades primitivas donde todo el derecho es penal, es la asamblea del pueblo la que administra la
justicia.
Los sentimientos colectivos a los que corresponden el crimen debe distinguirse de los demás por alguna
propiedad característica: deben tener cierta intensidad media, y estar gravados con fuerza en las
conciencias
El conjunto de las creencias y los sentimientos comunes al término medio de los miembros de una sociedad
forma un sistema determinado que tiene su vida propia, podemos llamarlo la conciencia colectiva o común.
Es independiente de las conciencias particulares en que están ubicados los individuos: ellos pasan y ella
permanece.

Un acto es criminal cuando ofende los estados fuertes y definido de la conciencia colectiva.
La primera y la principal función de la conciencia colectiva y del derecho penal en la que esta se expresa es
hacer respetar las creencias y tradiciones y prácticas colectivas.
Es la sociedad la que castiga y si la sociedad es la única que dispone de la represión, es porque ella es
atacada , aunque también lo sean los individuos y es el atentado dirigido contra ella el que la pena
reprime.
Es indudable que el derecho penal era que su origen religioso. La religión es esencialmente social.
En las sociedades inferiores los delitos mas numerosos son los que lesionan la cosa publica. Los delitos
contra la religión, las costumbres, la autoridad, etc.
El derecho penal simboliza la solidaridad mecánica. Hay una cohesión social cuya causa se halla en una
cierta conformidad, de todas las conciencias particulares con un tipo común, que no es otro que el tipo
psíquico de la sociedad. En este tipo de sociedad los individuos son atraídos entre si no solo porque se
parecen , sino que están ligados también a lo que constituyen la condición de existencia de ese tipo
colectivo, a la sociedad que forman por medio de su reunión.
Hay en nosotros dos conciencias: 1. Una que no contiene mas que estados que son personales a cada uno de
nosotros, y que nos caracterizan, representa nuestra personalidad individual y la constituye. 2 Otra que
comprende los estados comunes a toda la sociedad. Representa el tipo colectivo y la sociedad sin la cual el
mismo no existiría. Estas dos conciencias están ligadas entre si y tiene un único sustrato orgánico.
La solidaridad que nacida de las semejanzas liga directamente al individuo a la sociedad es la solidaridad
mecánica.
Es otra solidaridad la que expresa el derecho represivo. Loa actos que prohíbe el derecho represivo son los
que ofenden la conciencia común y la fuerza que tiene este derecho es un producto de las sociedades tiene y
tiene por efecto mantener la cohesión social que resulta de estas semejanzas.

Capitulo 3

La solidaridad debida a la división del trabajo u orgánica

La naturaleza misma de la sanción restitutiva muestra que la solidaridad social a la que corresponde este
derecho es de una especie diferente.
Lo que distingue a esta sanción es que no es expiatoria, sino que se reducen a una simple revisión y
recomposición de las cosas. Los daños y perjuicios no tienen carácter penal, es una forma de volver sobre
el pasado y restituirlo tanto como sea posible a su forma normal.
Las reglas de la sanción restitutiva o bien no forman parte de la conciencia colectiva o bien no constituyen
mas que estados débiles de esta. El derecho represivo corresponde al corazón, al centro de la conciencia
común, el derecho restitutivo nace en regiones muy excéntricas de la conciencia común y se extiende
todavía mas allá de ella.
A diferencia del derecho represivo que tiende a permanecer difuso en la sociedad, el derecho restitutivo
funciona a través de órganos cada vez mas especializados. La parte mas general del mismo es le derecho
civil y cuenta con tribunales y funcionarios especializados.
La sociedad esta muy presente en la esfera de la vida jurídica moderna. Es la sociedad la que hace posible
este derecho y lo hace funcionar. Es ella la que dicta el derecho por medio del órgano de sus representantes.
Cuando la sociedad interviene no es para salir como arbitro de un conflicto de partes, sino que aplica el
caso particular las reglas generales y tradicionales del derecho. Y el derecho es social en el más alto grado.
Y se observa que tiene un objeto completamente diferente al interés de los litigantes.
*Para apreciar la importancia de la acción social hay que observar , tanto en el momento en que la acción
se aplica , en que el vinculo perturbado se restablece como también cuando se instituye.
Es necesaria tanto para fundar como para modificar una cantidad de relaciones jurídicas que rige este
derecho y que el consentimiento de los intereses no basta para crear ni para cambiar. Son principalmente
las que conciernen al estado de la personas.
Las reglas con sanción restitutiva son extrañas a la conciencia común, los vínculos que determinan no son
los que afectan a todo el mundo, es decir que se establecen inmediatamente, no entre el individuo y la
sociedad , sino entre partes restringidas y especiales de la sociedad , a las que ligan entre si. Como esta no
esta ausente de ellos debe estar más o menos interesada, sentir sus repercusiones. Dependiendo la
vivacidad, interviene más o menos cerca y más o menos activamente, por medio de órganos especiales
encargados de representarla. Estas relaciones son diferentes de las que reglamenta el derecho represivo
porque estas ligan directamente y sin intermediarios a la conciencia particular con la conciencia
colectiva, al individuo con la sociedad,
Estos vínculos pueden adoptar dos formas distintas: negativos y se reducir a una pura abstención o bien
son positivos o de cooperación. A las dos clases de reglas que determinan unos y otros corresponden dos
tipos de solidaridad social que es necesario distinguir
La relación negativa puede servir de modelo a los demás es la que une la cosa a la persona. Las cosas
forman parte de la sociedad como las personas y juegan en ella un rol específico, es necesario que sus
vínculos con el organismo social se encuentren determinados. Hay una solidaridad de las cosas cuya
naturaleza es lo suficientemente especial como para traducirse en consecuencias jurídicas de un carácter
particular.
Los jurisconsultos, distinguen dos clases de derechos: dan a unos el nombres de reales y a los otros el de
personales. El derecho de propiedad, las hipoteca, pertenecen a la primera clase, el derecho al crédito, a la
segunda. Lo que caracteriza a los derechos reales es que por si solos, dan nacimiento a un derecho de
preferencia y persecución de la cosa. El derecho que tengo sobre la cosa es exclusivo frente a cualquier otro
que viniere a establecerse después del mío.
La solidaridad real liga directamente las cosas a las personas, pero no las personas entre si. Se puede
ejercer un derecho real creyéndose solo en el mundo, haciendo abstracción de los demás nombres. Por
consiguiente, como es solo por intermedio de las personas que las cosas se integran en las sociedad , la
solidaridad que resulta de esta integración es completamente negativa. Ella hace que las cosas graviten
con orden alrededor de las voluntades.

Retomando el derecho restitutivo:

El derecho restitutivo comprende al civil, comercial, de familia, procesal administrativo, constitucional ,


contractual, etc. El derecho solo representa los contornos, las grandes líneas de las relaciones sociales, las
que se encuentran idénticamente en esferas de la vida colectiva.
Existe una especificación de las funciones que se manifiestan en los múltiples formas de contratos y en la
amplia relación de estos entre si. Las reglas jurídicas regulan múltiples tipos de vínculos
Los vinculaos que regula el derecho cooperativo con sanciones restitutivas y la solidaridad que estos
expresan resultan de la división del trabajo social.
Esta en la naturaleza de las tareas especiales escapar a la acción de la conciencia colectiva. Esto es, el alto
grado de especialización va desbordando a la conciencia común.
La solidaridad que produce la división del trabajo supone individuos que difieren unos de otros ;la
solidaridad organiza solo es posible si cada uno tiene una esfera de acción que le es propia y por
consiguiente una personalidad . Es necesario pues que la conciencia colectiva deje descubierta una parte
de la conciencia individual, para que allí se establezcan esas funciones especiales que ella no puede
reglamentar y cuanto mas extensa es esta región, más fuerte es la cohesión que resulta de esta solidaridad.
Por una parte cada uno depende tanto mas estrechamente de la sociedad cuanto mas dividido esta el
trabajo
Por otra parte, la actividad de cada uno es tanto más personal cuanto mas especializada
La individualidad del todo crece al mismo tiempo que la de las partes, la sociedad se vuelve mas capaz de
moverse con unidad, a la vez que cada uno de sus individuos tiene movimientos propios. Esta solidaridad
se parece a la que encontramos en los animales superiores. Cada órgano tiene en ellos su fisonomía
especial, su autonomía y sin embargo la unidad del organismo o es tanto mayor cuanto mas adecuada se
encuentra esta individualidad de las partes. Por ello da el nombre de solidaridad orgánica a la
solidaridad debida a la división del trabajo
El derecho juega en la sociedad un rol análogo al del sistema nervioso en el organismo. Tiene por tarea
regular las diferentes funciones del cuerpo, de modo de hacerlas operar armónicamente.
La solidaridad aquí descripta acontece cuando el individuo depende de la sociedad porque depende de
las partes que la componen.