Está en la página 1de 112

TABLA DE CONTENIDO I

II WALTER PARDAVÉ LIVIA


TABLA DE CONTENIDO III

WALTER PARDAVÉ LIVIA

Estrategias ambientales
de las 3R a las 10R
Reordenar
Reformular
REDUCIR
REUTILIZAR
Refabricar
RECICLAR
Revalorizar energéticamente
Rediseñar
Recompensar
Renovar
Pardavé Livia, Walter, 1996-
Estrategias ambientales de las 3R a las 10R / Walter Pardavé
Livia -- Bogotá: Ecoe Ediciones, 2007.
108 p. ; 24 cm.
ISBN 978-958-648-493-0
1. Política ambiental 2. Medio ambiente 3. Gestión ambiental I.Tít.
333.716 cd 21 ed.
A1111337

CEP-Banco de la República-Biblioteca Luis Ángel Arango

Colección: Ciencias naturales


Área: Ecología y medio ambiente
Primera edición: Bogotá, D.C., abril de 2007
ISBN: 978-958-648-493-0

© Walter Pardavé Livia


E-mail: wpardave@unab.edu.co

© Ecoe Ediciones
E-mail: correo@ecoeediciones.com
www.ecoeediciones.com
Carrera 19 No. 63C-32, Pbx. 2481449, fax. 3461741

Coordinación editorial: AOH[DQGHU$FRVWD4XLQWHUR


Autoedición: Yolanda Madero T.
Carátula: Patricia Díaz
Fotolito: Imagen Gráfica
Impresión: Editorial Kimpres Ltda.
Calle 19 sur No. 69C-17, pbx. 4136884




Impreso y hecho en Colombia


DEDICATORIA
A mis hijas María Camila y Dina Marcela,
Por un ambiente sano
Para ellas y todos los niños.
TABLA DE CONTENIDO

Preámbulo ................................................................................................... XI
Capítulo 1. Reordenar ............................................................................... 1
Capítulo 2. Reformular ............................................................................. 9
Capítulo 3. Reducir ................................................................................... 19
Capítulo 4. Reutilizar ................................................................................ 27
Capítulo 5. Refabricar .............................................................................. 31
Capítulo 6. Reciclar .................................................................................. 37
Capítulo 7. Revalorizar energéticamente ................................................. 45
Capítulo 8. Rediseñar ............................................................................... 51
Capítulo 9. Recompensar .......................................................................... 59
Capítulo 10. Renovar .................................................................................. 63
Bibliografía ................................................................................................. 73
Cibergrafía .................................................................................................. 74
Apéndice A: Glosario de términos ............................................................. 77
Apéndice B: Síntesis de normatividad ambiental en Colombia ................ 81
Apéndice C: Listado de entidades gubernamentales en Colombia por
áreas ambientales .................................................................................. 87
Apéndice D: Pasos para que las empresas inicien el camino hacia la
excelencia ambiental ............................................................................. 89
VIII WALTER PARDAVÉ LIVIA

LISTA DE TABLAS

Tabla 1.1 Consideraciones de costos ecológicos relacionados con el


producto ................................................................................. 7
Tabla 1.2 Consideraciones de costos ecológicos relacionados con el
Proceso/Instalación/Gestión ................................................... 7
Tabla 1.3 Consideraciones de costos ecológicos relacionados con la
limpieza de emisiones no controladas .................................... 7
Tabla 1.4 Consideraciones de costos ecológicos relacionados con las
acciones legales ambientales .................................................. 8
Tabla 1.5 Consideraciones de costos ecológicos relacionados con el
cumplimiento de la normatividad general .............................. 8
Tabla 2.1 Aspectos de adquisición y procesos de materias primas para
la reformulación de productos ............................................... 12
Tabla 2.2 Aspectos de manufactura y distribución para la reformulación
de productos ........................................................................... 13
Tabla 2.3 Aspectos de uso y empaque para la reformulación de
productos ................................................................................ 13
Tabla 2.4 Aspectos después del uso y su disposición final para la
reformulación de productos ................................................... 13
Tabla 2.5 Algunas afirmaciones de características ambientales de un
Producto ................................................................................. 14
Tabla 3.1 Guía básica de las técnicas de reducción de residuos ............ 21
Tabla 6.1 Beneficios del reciclado ......................................................... 40
Tabla 6.2 Sistema de recogida y reciclado de residuos en algunos países . 41
Tabla 8.1 Prácticas de rediseñar considerando recuperación y
reutilización ............................................................................ 55
Tabla 8.2 Prácticas de rediseñar considerando el desensamblaje .......... 56
Tabla 8.3 Prácticas de rediseñar considerando la minimización de
residuos .................................................................................. 56
Tabla 8.4 Prácticas de rediseñar considerando la conservación
de energía ............................................................................... 57
Tabla 8.5 Prácticas de rediseñar considerando la conservación
de materiales .......................................................................... 57
Tabla 8.6 Prácticas de rediseñar considerando reducción de
riesgos crónicos ...................................................................... 57
Tabla 8.7 Prácticas de rediseñar considerando la prevención
de accidentes .......................................................................... 57
Tabla 10.1 Indicadores usados para evaluar la calidad de la gestión
ambiental de la empresa ......................................................... 71
TABLA DE CONTENIDO IX

LISTA DE FIGURAS

Figura 2.1 Algunos tipos de etiquetas ecológicas en el mundo ............... 15


Figura 2.2 Procedimiento para la concesión de la ecoetiqueta ................ 16
Figura 3.1 Clasificación de las Técnicas de Minimización de Residuos ... 22
Figura 5.1 Ecología de la fabricación ...................................................... 32
Figura 5.2 La Ecología del uso del producto ........................................... 33
Figura 6.1 Esquema general del rol del reciclado industrial ................... 39
Figura 8.1 Esquema general de ecodiseño .............................................. 55
Figura 10.1 Paralelismo entre la gestión de la calidad y la gestión
ambiental ................................................................................ 65
Figura 10.2 Ciclo básico de desarrollo de un Sistema de Gestión
Ambiental ............................................................................... 67
Figura 10.3 La Gestión Ambiental en una empresa .................................. 68
X WALTER PARDAVÉ LIVIA
TABLA DE CONTENIDO XI

PREÁMBULO

En 1986 los países de nuestro planeta fabricaban sólo una séptima parte de
los productos que fabricaba en 1991, y sólo extraía una tercera parte de los
minerales.

Este ritmo de industrialización ha tenido graves efectos para el medio am-


biente y para la base mundial de recursos naturales.

Algunos de estos efectos, conocidos por todos son los siguientes:

- La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera, contribuyente


primario al efecto invernadero, ha aumentado durante los últimos 25 años
en más del 10% provocando un incremento del calentamiento global.
- La concentración en la atmósfera de clorofluorcarbonos (CFC’s) ha
aumentado de modo preocupante, siendo una de las causas del «agujero
de ozono» que ha motivado el incremento perjudicial de la radiación
ultravioleta, contribuyendo entre otros efectos también al aumento del
calentamiento global.
- Las emisiones crecientes de dióxido de azufre SO2 y de óxidos de nitrógeno
NOx, que aumentaron en 40% y 100% respectivamente en el lapso
comprendido entre 1960 y 1980. Estos contaminantes son la causa
principal del incremento de la acidez de algunos componentes del medio
natural, especialmente lagos de agua dulce, ríos, bosques y suelos, y
contribuye al deterioro del medio antrópico, en particular, construcciones,
edificios, vías y monumentos históricos.
- El incremento de los desechos, especialmente metales pesados y productos
químicos tóxicos, que son dispersados y que se acumulan en suelos y
sedimentos.
XII WALTER PARDAVÉ LIVIA

Por otra parte, la industrialización ha aportado numerosos beneficios porque


ha acercado el crecimiento económico de los países subdesarrollados, a los
niveles de vida que exhiben los países desarrollados; estando los países en desa-
rrollo ansiosos por acelerar sus procesos de industrialización. Pero hay señales
de que el ritmo de degradación medioambiental es mayor en las zonas donde
hay industrialización.

Aunque se reconoce que el modelo económico que ha producido los estilos


de vida que se han promovido en el mundo industrializado y en la minoría privi-
legiada de los países en desarrollo, es insostenible, por consiguiente hay necesi-
dad, como se expresó en el Club de Roma, de promover y consolidar cuanto
antes políticas de desarrollo ambiental y económico sostenibles procurando re-
conciliar economía y ecología.

Constituyendo la protección del medio ambiente, el motor impulsor para la


denominada Nueva Revolución Verde, como elemento que desencadene el cam-
bio en los modelos económicos actuales. Es imprescindible reconocerlo sin que
ello signifique renunciar al desarrollo, sino que sea una razón válida para solucio-
nar los retos tecnológicos que se planteen.

Para abordar la tarea de la Gestión Ambiental en las empresas, a nivel inter-


nacional y a nivel nacional se han planteado, y se han llevado a cabo, diversas
propuestas de acciones para mejorar el comportamiento de la empresa respec-
to a los asuntos ambientales internos y externos. Dentro de los esfuerzos desa-
rrollados para la Gestión Ambiental para las empresas, tenemos:

A nivel internacional
• El Sistema de Gestión Medioambiental de la Organización Internacional de
Estandarización (ISO)
• El Modelo de la Cámara de Comercio Internacional
• El Modelo la firma alemana Ernst Winter y Sohn
• Programas de Producción más Limpia de la Agencia de Protección Ambiental
(EPA)
• Programas de Prevención de la contaminación de la EPA
• Iniciativa Zeri (Zero Emissions Research Initiatives)
TABLA DE CONTENIDO
PREÁMBULO XIII

A nivel nacional
• El enfoque de Gestión Ambiental del Consejo Colombiano para el Desarrollo
Sostenible (CECODES).
• La propuesta del Instituto Colombiano de Normas Técnicas (ICONTEC).
• Los esfuerzos de la Asociación Nacional de Industriales (ANDI)
• Programa de Gobierno respecto a Producción más Limpia (PML, P+L)
• Las propuestas del Centro Nacional de Producción más Limpia, entre otras
entidades.

Dentro del empeño de compatibilizar economía y ecología con rostro huma-


no, como se indica anteriormente, múltiples soluciones han sido planteadas.
En este sentido, a continuación se presenta una propuesta orientada a desa-
rrollar ESTRATEGIAS AMBIENTALES denominada: De las 3 erres a las
10 erres, que propende, además de contribuir con el futuro de nuestro planeta,
ayudar a transformar las dificultades en oportunidades, los gastos en ahorros y
los riesgos en beneficios.

Los problemas ambientales son considerados por nosotros como


externalidades negativas impuestas a terceros, en otras palabras el costo de las
actividades realizadas por una parte lo sufragan otras que no intervienen en el
proceso. Por ello es necesario REORDENAR, tanto productores, distribui-
dores y consumidores son responsables de los daños causados, lo que equivale
a adoptar el principio «el que contamina paga», a través del cual se debe buscar
introducir los costos medioambientales dentro de los costos de producción.

La aceptación de un enfoque ecológico es deber de los productores para


con ellos mismos y para con los habitantes de la tierra, en este sentido hay que
intensificar los estudios de factibilidad que permitan REFORMULAR los pro-
ductos de modo que se empleen atributos como: reciclabilidad y
biodegradabilidad, entre otros, con los objetivos de protección del medio am-
biente.

Una alternativa que favorecerá la calidad de vida a los seres humanos, es la


de REDUCIR la utilización y el consumo de materias primas y energía, recu-
rriendo a fuentes renovables y minimizando los residuos durante el ciclo de vida
de los productos.
XIV WALTER PARDAVÉ LIVIA

El REUTILIZAR productos y sus envases, empaques y/o embalajes es una


muestra de la vía compatible de la protección de la naturaleza, puesto que impi-
de que se consuman materias primas y energía vírgenes para fabricar nuevos
productos.

Los procesos de desmontaje, inspección, reabastecimiento, remontaje y en-


sayo final, pueden hacer procesos y/o productos más útiles y menos contami-
nantes, como un claro indicativo que el REFABRICAR es una manera de bus-
car procedimientos de menor impacto.

En la actualidad la obtención de materias primas derivadas del producto final


ya utilizado, representa una fuente importante que puede ser renovada para
muchos productos indefinidamente, el RECICLAR depende principalmente de
tres factores: el valor del material como residuo, el costo del proceso de reciclaje
y la aplicabilidad de la materia prima obtenida.

El REVALORIZAR energéticamente los procesos, productos y los resi-


duos, es una alternativa para no perder de vista, en función de las desventajas de
los recursos energéticos no renovables, a modo de ejemplo los residuos plásti-
cos presentan valor calórico intrínseco más altos que otros tipos de residuos.

Partiendo de la premisa de que es «mejor prevenir que curar», se deben


REDISEÑAR los productos, equipos y procesos, incorporando sistemas que
eleven la eficiencia ambiental, imitando a los ecosistemas para que los productos
finales se conviertan en el eslabón siguiente de la cadena.

Las organizaciones ya adoptan diferentes tipos de incentivos: económicos y


de reconocimiento (casos como los que emplean Golden Carrots, Energy Star,
Green Lights, entre otros), RECOMPENSAR a la innovación relacionada con
acciones medioambientales, a modo de ejemplo: impuestos a los que provocan
contaminación para que sea costoso causarla, no a subvenciones para activida-
des de consumo excesivo de recursos naturales, exención de impuestos para adop-
ción de tecnologías limpias y equipos de control, financiación de proyectos que
reduzcan impactos ambientales.

También debemos RENOVAR apoyados por las prácticas actuales para


que no reflejen una mentalidad lineal, apoyada en que la naturaleza no es un
TABLA DE CONTENIDO
PREÁMBULO XV

pozo con fondo ilimitado de recursos, a una mentalidad circular buscando ciclos
en nuestros circuitos productivos y en nuestros circuitos de vida.

En el futuro no será suficiente con ponerse al día en normas regulatorias y en


rutinas de descontaminación, sino que habrá que adelantarse a los problemas
ambientales, aplicando alternativas innovadoras y modificando planteamientos
defensivos.

En las páginas siguientes, se realiza una ampliación de cada «erre», con bi-
bliografía y cibergrafía complementaria.

Finalmente quiero agradecer a todas aquellos amables lectores y no lectores,


que hacen posible este aporte y, como siempre estaremos atentos a sus sugeren-
cias, críticas y comentarios, que vayan en pro de avanzar en la consolidación de
una mejor calidad ambiental y por ende de una mayor calidad de vida…SALVO
MEJOR PARECER.
XVI WALTER PARDAVÉ LIVIA
Capítulo 1.
REORDENAR

“Todas las cosas de la naturaleza tienen valor,


las cosas de la economía tienen solamente precio”
(Forum Global Río de Janeiro, 1992)

Los principales problemas medioambientales son externalidades negati-


vas impuestas a terceros. En otras palabras, el costo de las actividades reali-
zadas por una parte lo sufragan otras partes que no intervienen directamente
en el proceso de producción o consumo que ha originado las externalidades.

Si la parte responsable de provocar un daño medioambiental no está suje-


ta a responsabilidad por ello, tendrá un interés insuficiente en resolver el
problema. Por tanto si ha de hallarse una solución a los problemas medio-
ambientales es importante que los causantes de los mismos sean responsa-
bles no sólo en términos monetarios del daño causado.
2 WALTER PARDAVÉ LIVIA

Esto equivale a adoptar el principio “El que contamina paga” o sea, que
el contaminador debe asumir el costo de las medidas que reducen la conta-
minación y no el estado o la sociedad.

Este principio que permite Reordenar el proceso medioambiental a fin


de alcanzar los objetivos de mantener la calidad medioambiental, ha pasa-
do a ser una realidad mediante el empleo de impuestos, tasas y gravámenes
(Ver capítulo 9 Recompensar), a los contaminadores.

La aplicación de este principio permitirá que cada empresa pueda inter-


nalizar los costes medioambientales contemplándolos dentro de sus costes
de producción.

De acuerdo a Sunke y Leal (1985, Pág. 17) los costos ambientales hacen
referencias a los consumos necesarios, y debidamente valorados económi-
camente, de factores relacionados a las siguientes funciones:

• Suministrar los recursos materiales y energéticos necesarios para la pro-


ducción de bienes y servicios requeridos para satisfacer las necesidades
humanas.
• Proveer de capacidad asimilativa los desechos de la actividad económica
de producción y consumo.
• Constituir un conjunto de bienes y servicios “naturales“ orientados a las
necesidades de recreación y calidad de vida de la población.

Estos costos medioambientales, atendiendo su origen, pueden clasificarse


en tres grandes grupos:

• Costos de factores naturales de producción: se incluye en este grupo


el consumo, en unidades monetarias, necesario para el proceso de pro-
ducción, de los bienes que la naturaleza ofrece. Estos factores naturales
pueden ser: materias primas, combustibles, materiales para mante-
nimiento, suministros, etc., tanto renovables como no renovables.
• Costos de la prevención de la contaminación: son costos que se contraen
a fin de minimizar, contener y cuando es posible, evitar la contaminación.
En ocasiones estos costos son inseparables de los vinculados a la operación.
• Costos de descontaminación y restauración del entorno natural: a
diferencia de las anteriores, estos costos no son el punto de arranque del
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 3

proceso de producción, sino costos que se contraen para eliminar los


efectos no deseados, daños al medio ambiente, ocasionados por el proceso
de producción (transformación y distribución) y/o consumo.

Cuando los efectos no deseados son significativos, los costos derivados


de la descontaminación, por muy elevados que sean, no permiten alcanzar
una recuperación satisfactoria del entorno dañado. Así ocurre en activida-
des que suponen un riesgo grave para la supervivencia tanto del propio
hombre como de algunas especies vegetales y animales. Este alto riesgo
puede conducir a rechazar aquellas actividades que, por su elevado costo
ecológico, no resultan en todo caso rentables dado que no existen ingresos
capaces de compensar dicho costo.

Cuando los efectos no deseados son reversibles, el hábitat natural puede


recuperarse total o parcialmente, de forma satisfactoria, siempre y cuando
se lleven a cabo actuaciones de descontaminación y restauración de dicho
hábitat, adquiriéndo en este caso, gran importancia la planeación , el pre-
supuesto y el control de los costos ambientales.

Dichos costos serán compartidos cuando proceden de efectos acumu-


lativos generados por diversas entidades, es decir, cuando procedan de la
suma de actividades de varias entidades, siendo poco significativa una sola
actuación.

Además, cuando estos costos se generan en actividades con efectos re-


tardados surge el problema de su periodicidad, ya que dichos efectos se
manifiestan en períodos diferentes, a veces posteriores, al que se realiza la
actividad que la ocasiona.

La necesidad de captar estos costos, que en la actualidad ya no son op-


cionales, es consecuencia de su propia existencia, derivada de los riesgos
que comportan las actividades por la legislación vigente y en todo caso, de
las exigencias del mercado. Prescindir en la gestión productiva de estos
costos, considerándolos exclusivamente dentro del balance social, para
mejorar la imagen externa de la entidad puede suponer no calcular adecua-
damente el costo del producto por omitir uno de los elementos de costo.

De la misma manera que no cabe duda en valorar y asignar el costo de


materiales, de personal, de amortizaciones o de cualquier factor que se con-
4 WALTER PARDAVÉ LIVIA

suma, se debe asignar siempre el costo ambiental a los costos necesarios


para el cálculo del precio del producto.

En definitiva, no identificar y asignar los costos medioambientales, man-


teniendo una posición mecanicista (Fernández Cuesta, 1992) puede llevar
a descapitalizar la empresa, por repartir como beneficios lo que en realidad
son costos medioambientales y a una pérdida difícilmente recuperable de
la cuota de mercado.

Como se va indicando, en cada empresa concreta, las variables medio-


ambientales pueden afectar tanto a las inversiones como a los costos opera-
tivos (Elorriaga 1993, Fernández Cuesta 1993).

Por un lado, la actuación sobre estas variables supone una renovación o


un aumento de la capacidad, vida útil o valor residual de los desechos,
repercutiendo sobre el costo de los productos o los márgenes a través de las
respectivas amortizaciones.

De otra parte, su cómputo como costo de un período determinado de-


penderá de su relación con los ingresos de dicho período y además, en el
ámbito externo de los principios de prudencia e importancia relativa.

Esta diferenciación entre inversión y costo presenta grandes dificultades


en algunos casos (Fernández Cuesta, 1993) y por ello la Sociedad de Con-
tadores Públicos Certificados del Estado de Nueva York, citados por Sharp
1992, permite capitalizar los costos que contrae una entidad para contener,
neutralizar, prevenir o eliminar la contaminación ya existente o que pueda
producirse en el futuro, siempre y cuando reúnan al menos uno de los tres
requisitos siguientes:
• Aumentan la capacidad o la vida útil de un producto
• Reducen o imposibilitan la contaminación futura
• Disminuyen a fin de preparar un producto desechado para su venta.

Adicionalmente a la identificación de costos ambientales, es necesario


considerar las nuevas oportunidades de negocio que la prevención, la des-
contaminación y la restauración ambiental ofrecen (Bertolini, 1992) y que
se han agrupado bajo la denominación de Ecoindustrias (Amat y Rieradevall,
1990).
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 5

Los beneficios ecológicos son voluntariamente aceptados e incluidos en


los costos por algunas empresas, pero no por otras, que pueden mantener
un menor costo productivo y no ver afectada la funcionalidad inmediata del
producto en el mercado, es decir, no consideran dentro de los costos tota-
les, los costos ambientales o no los internalizan. Si el consumidor no valora
estos beneficios ecológicos, el producto competirá en desventaja de costos
en el mercado por tener un menor margen o por tener que fijar un mayor
precio para mantenerlo.

También es lógico pensar que los productos diseñados ecológicamente,


tienen costos superiores que los diseñados siguiendo las pautas habituales
de costos mínimos sin internalización de los costos ambientales, debido a
la necesidad de realizar mayores inversiones en investigación y desarrollo.
Además, un comportamiento ambiental estricto, del conjunto de la empre-
sa, supone un incremento de los costos generales de ésta. Por otra parte, los
costos de comunicación son necesarios e importantes en las etapas inciales
del ciclo de vida de los productos que aportan una novedad real que debe
ser dada a conocer a los consumidores.

Sin embargo, se puede presentar, que en el mediano plazo, los ahorros


de energía y materiales sean realmente efectivos y generen una reducción
de los costos. Además, las políticas gubernamentales de protección al me-
dio ambiente también ayudarán a equilibrar la diferencia de costos, me-
diante ayudas empresariales para la protección del medio ambiente, menos
tasas por la reducción de las emisiones contaminantes, planes de incentivos
para el cambio a tecnologías limpias, entre otros.

En todo caso, es previsible que se deba transmitir al consumidor un be-


neficio diferente a los beneficios primarios del producto, por sus caracterís-
ticas ecológicas y las de la empresa que lo produce y lo distribuye, así
como el respeto a los valores ecológicos que se ofrecen con su compra. Sin
embargo, tenemos que aceptar que en la actualidad esta información no
fluye hacía el comprador debido a la falta de realidad en los precios aplica-
dos por el mercado.

Los costos calculados para estimar el precio y la utilidad de los produc-


tos en la empresa no informan de la realidad ecológica del proceso de fabri-
cación y de los componentes. Si el consumidor recibiera esta información
de forma completa, sus decisiones cambiarían muchas veces. El conoci-
6 WALTER PARDAVÉ LIVIA

miento del efecto de algunos sistemas de extracción o producción en el


medio ambiente le preocuparían y le harían pensar en la repercusión que
nuestro consumismo actual va a tener para las generaciones futuras. Si,
además, pudiera comparar estos efectos con otros sistemas alternativos que
mejoran o hacen mínimos dichos efectos sobre el entorno natural, seguro
que sería mucho más exigente en sus decisiones de compra.

Por tanto, si consideramos que el precio es el indicador general del valor


que el consumidor da al producto, es importante que dicho precio refleje
los valores ambientales que el producto tiene, junto con todos los demás
valores y costos de su producción.

En teoría el precio más adecuado debe estar comprendido entre un míni-


mo indicado por sus costos unitarios y un máximo de valor percibido que le
asignan los consumidores y, además, debe reflejar un valor adecuado en
relación con las ofertas de los productos competidores.

Los consumidores reaccionan a los sobreprecios de una forma muy dife-


rente, según los tipos de productos considerados (si es de compra repetitiva
o esporádica, alta o baja implicación, etc.).

Diversas investigaciones indican que el consumidor mantiene su inten-


ción de compra a pesar del sobreprecio; pero lo cierto es que el efecto
inhibidor por el precio elevado, que surge entre la intención de compra y la
compra real, es muy grande. Fijar precios superiores a la competencia para
los productos ecológicos puede ser necesario, por sus costos más elevados
y para mantener el margen de utilidad.

Otra forma de calcular a los costos totales (CT) de un producto, lo cons-


tituye la relación siguiente:

CT = CD + CL + CE

Donde:
CD: Costos Directos, son los costos asignables claramente al producto
(materias primas, envases, energía, producción, etc.)
CL: Costos Indirectos, son los costos no asignables de forma directa al
Producto (costos de personal para consultoría, administración, servi-
cios, impuestos, entre otros)
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 7

CE: Costos ecológicos, son los costos asignables a permisos de emisión,


tasas retributivas y en general los costos a considerar por la empresa,
de acuerdo a Producto, Proceso/Instalaciones/Gestión; limpieza de
emisiones no controladas, acciones legales ambientales y cumplimiento
de la normatividad general (Ver Tablas 1.1, 1.2, 1.3, 1.4 y 1.5).

Tabla 1.1 Consideraciones de costos ecológicos relacionado con el pro-


ducto

• Incremento de costos por la introducción de materiales respetuosos con


el medio ambiente
• Reducción de costos por la disminución de entradas de materias primas
y/o energía
• Reducción de costos por disminución de envases y empaques inne-
cesarios
• Donaciones a grupos de presión medioambiental, ligados directamente
a la venta del producto, pero separados de los atributos del producto.

Tabla 1.2 Consideraciones de costos ecológicos relacionados con el pro-


ceso/instalaciones/gestión

• El gasto de capital en procesos y tecnologías limpias


• Los costos generales ecológicos asociados con el cambio de gestión y
comercialización de la empresa
• Reducción de costos en insumos
• Eliminación de residuos rutinarios peligrosos y no peligrosos
• Materias primas pérdidas en pruebas y en reestablecimiento de opera-
ciones.

Tabla 1.3 Consideraciones de costos ecológicos relacionados con la lim-


pieza de emisiones no controladas

• Costos de limpieza del lugar, después de accidentes o derrames, así


como de las operaciones y su administración
• Costos de establecer y mantener el plan de manejo y el plan de contin-
gencia
• Costos de los seguros asociados con la potencial responsabilidad medio-
ambiental.
8 WALTER PARDAVÉ LIVIA

Tabla 1.4 Consideraciones de costos ecológicos relacionados con


acciones legales ambientales

• Sanciones por el incumplimiento y comportamiento ilegal con las


normativas ambientales
• Costos por restituciones de pérdida de recursos naturales y/o futuras
compensaciones.

Tabla 1.5 Consideraciones de costos ecológicos relacionados con el cum-


plimiento de la normatividad general

• Cumplimiento con las normas de estandarización y diseño de productos


• Gastos generales administrativos asociados con controlar, informar,
formar en la investigación y control de los materiales
• Pago y administración de impuestos y depósitos o fianzas
• Costos de defensa legal.

LECTURAS RECOMENDADAS

AMAT y RIERADEVALL. Las ecoindustrias y su implantación en España, Con-


greso internacional del medio ambiente, Ambio 90, España,1990.
CALOMARDE, José V. Marketing Ecológico, Ediciones Pirámide grupo anaya,
esic editorial, Madrid España, 2000.
CONESA FERNÁNDEZ-VITORA, Vicente. Instrumentos de la Gestión Ambiental
en la Empresa, Ediciones mundi-prensa, España,1997.
DOBSON, Andrew. Pensamiento Verde. Editorial Trotta S.A., España, 1999.
FERNÁNDEZ CUESTA, C. El coste de la descontaminación y restauración del
entorno natural, Revista Española de la financiación y contabilidad, España,
1995.
FERNÁNDEZ CUESTA, C. Paradigma Ecológico y Contabilidad Especial. IV
Congreso Nacional de Economía, páginas 587 – 595, España,1992.
FERNÁNDEZ CUESTA, C. La Contabilidad y el Medio Ambiente, Revista Técni-
ca Contable; año xliv n° 522, páginas 397 – 408, Junio, España, 1992.
Instituto Internacional de Maryland para la Economía Ambiental www.
kabir.umd.edu
OTMANN, Jaquelyn A. Green Marketing, Second Edition, NTC Business Books,
USA, 1998.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 9

Capítulo 2.
REFORMULAR

“Dios siempre perdona los errores,


los hombres a veces; la naturaleza nunca”
(Anónimo)

La aceptación de un enfoque ecológico en los productos industriales de


modo que no se perjudique al medio ambiente, desde la extracción, transpor-
te, fabricación, distribución y uso final de la vida útil (productos amigables
del medio ambiente, productos ambientalmente amigables, productos
ecológicos ó productos verdes), debe ser el ideal de todo producto.

En este sentido se deben intensificar los estudios de factibilidad para


sustituir ciertos materiales y reformular los productos, de modo que se
empleen materiales y procesos que cumplan con los objetivos de protec-
ción del medio ambiente.
10 WALTER PARDAVÉ LIVIA

Las exigencias medioambientales han dejado de ser sólo una demanda


social para convertirse en un elemento de competitividad, por lo que lograr
“productos ecológicos” o “productos verdes” se está convirtiendo en una
necesidad vital de supervivencia, en un mercado que se distingue por la
competencia desenfrenada.

Numerosos estudios y encuestas entre los consumidores, especialmente


de los países desarrollados, muestran que hoy algunos de ellos, están dis-
puestos a pagar más por aquellos productos que se consideran, que benefi-
cian o son menos dañinos para el medio ambiente.

El consumismo medioambiental representa profundos cambios psicoló-


gicos y sociológicos y del sistema de producción y distribución. Debemos
considerar la ampliación de la responsabilidad social de los empresarios y
consumidores, en las relaciones de intercambio, ya que se incluye en el
entorno natural; este cambio representa una serie de condicionantes, tales
como:
- El abandono de los productos o forma de producción perjudiciales
ecológicamente.
- El abandono del uso de envases/empaques que perjudiquen al medio
ambiente.
- El abandono del uso desmedido de materias primas o energía
- El asumir los costos sociales que genera la producción y el consumo
de los productos.

Las primeras empresas que emplearon consideraciones ecológicas en


sus procesos o productos, pensaban que los beneficios medioambientales
habían sido suficientes para la venta masiva de sus productos, pero la can-
tidad de información como «biodegradable», «amigo del ozono», «garanti-
zado ecológico» tuvo como efecto escepticismo y confusión . Se requiere
compromiso. Más que mostrar uno o dos atributos del producto y disfrazar
los productos y/o envases con afirmaciones sin sentido y que inclusive
podrían resultar engañosas.

Las empresas que hoy se consideran exitosas por sus aspectos ecológicos,
ya no consideran a los consumidores como individuos con apetitos insacia-
bles por los productos materiales, sino como seres humanos preocupados
por el mundo (manera en que ellos mismos interactúan con el reto del de-
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 11

sarrollo sostenible y la forma como los bienes materiales impactan en sus vi-
das positivamente igual que negativamente, tanto a corto como a largo plazo).

Las limitaciones que esto supone son compensadas por una diferencia-
ción del producto que debe ser desarrollada. Para ello las posibles estrate-
gias básicas son:
• Reformulación de un producto existente
• Reformulación de un producto nuevo
• Sustitución de productos ecológicos no aceptables

Para cada una de estas estrategias se debe estructurar una metodología


de trabajo, que tenga en cuenta las responsabilidades sociales aceptadas
por la empresa para sus productos ecológicos.

En empresas de nueva creación, el planteamiento ecológico es relativa-


mente sencillo de establecer, ya que los resultados de las decisiones de
implantación de sistemas y productos ecológicos dependen de la técnica
disponible y de los inversionistas. Pero en una empresa en funcionamiento,
el problema de adaptación puede ser complejo. En este caso para la formu-
lación de un nuevo producto, o la reformulación completa, pueden presen-
tarse conflictos entre productos ecológicos y los no ecológicos dentro de la
misma empresa.

Para afrontar este problema se puede realizar la disgregación de unida-


des de negocio. Esta estrategia permite no afectar el conjunto de la empre-
sa. Si la empresa mantiene una política medioambiental defensiva y quiere
pasar a políticas de producto ofensivas limitadas, por ejemplo lanzando
una línea de productos mucho más respetuosos o controlados medio-
ambientalmente que los elaborados actualmente, la separación de activida-
des puede ser una alternativa válida. Esto permite una prueba limitada que
sirve de ensayo a la empresa.

Para un producto que tiene una estrategia integrada, se requiere:


• Reducción del número de componentes del producto: esto reduce las
averías y reparaciones, a la vez que minimiza el consumo de energía y
materiales.
• Reducción del consumo de energía del producto: ayudará a reducir la
contaminación y la desaparición de los recursos naturales
12 WALTER PARDAVÉ LIVIA

• Formulación de un producto limpio, evitando insumos que generan


polución, tanto por sí mismos como por sus empaques
• Productos concentrados, disminuirán el costo del transporte
• Productos durareros y/o reutilizables, aunque pueden desestimular la
demanda.
• Productos reciclados y reciclables. Para ello es necesario facilitar los
elementos logísticos y técnicos.
• Minimización de envases, el consumidor ecorresponsable sabe valorar
el consumo innecesario de recursos en el envase.

Los productos ya no deben ser formulados de una manera lineal, sin una
mirada al impacto a largo plazo sobre la sociedad y el valor de los recursos
naturales que ellos representan. Los productos de recursos intensivos de
ayer están siendo reemplazados por productos innovadores.

No existe un producto ecológico por sí mismo, sino en función de su


comportamiento medioambiental durante todo su ciclo de vida, desde el
análisis de las materias primas que lo componen, sus procesos productivos
en conjunto, su uso, los residuos generados por su distribución y transporte
y finalmente su eliminación.

Las Tablas 2.1, 2.2, 2.3 y 2.4 muestran aspectos a considerar en la


reformulación de productos

Tabla 2.1 Aspectos de adquisición y procesamiento de materias


primas y energía para la reformulación de productos

• Conservación de recursos naturales como agua, suelo y aire


• Protección del hábitat natural y de la biodiversidad
• Disminución de los desechos y prevención de la polución
• Disminución de residuos tóxicos
• Uso sostenible de los recursos renovables
• Uso de materiales reciclados y recuperados
• Uso eficiente de la energía
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 13

Tabla 2.2 Aspectos de adquisición y procesamiento de materias primas


y energía para la reformulación de productos

• Mínimo uso de materiales


• Mínima utilización de sustancias tóxicas en la manufactura
• Derivado/generación y manejo integral de desechos
• Consumo de energía
• Uso de agua
• Emisiones al aire, vertimientos al agua y disposición al suelo

Tabla 2.3 Aspectos de uso y empaque, para la reformulación


de productos

• Uso eficiente de la energía para la fabricación de empaques


• Menor consumo de materias primas, envoltorios más delgados,
geometría adecuada de envases.
• Uso de materiales menos tóxicos para los envases y empaques

Tabla 2.4 Aspectos después del uso y su disposición final, para la


reformulación de productos

• Productos reciclables
• Mayor durabilidad
• Productos biodegradables
• Seguridad cuando son incinerados o depositados en rellenos sanitarios

En esta dirección, los fabricantes han lanzado un sinnúmero de afirma-


ciones sobre características de sus productos respecto al comportamiento
con el medio ambiente. Dichas afirmaciones varían desde comentarios ge-
nerales como “protege el medio ambiente” hasta afirmaciones más espe-
cíficas como “no contiene metales tóxicos”; algunas como las de
“reciclable”, se refieren más al envase respecto al producto en sí.

En la Tabla 2.5 se da un listado de algunos términos usados para presen-


tar atributos ecológicos de un determinado producto.
14 WALTER PARDAVÉ LIVIA

Tabla 2.5 Algunas afirmaciones de características medioambientales


de un producto

• Biodegradable • Blanqueado con oxígeno


• Sin clorofluorcarbonos • Protege el ozono
• Puede convertirse en abono • Fotodegradable
• Degradable • Reciclable
• No genera toxinas • Hecho con material reciclado
• No genera furanos • Reutilizable
• Aprovecha la energía • No daña la capa de ozono
• Protege el medio ambiente • Ecológico
• 100% natural • Amigable con el medio ambiente
• No blanqueado con cloro • Energy Star
• No tóxico • Sello verde
• Orgánico

Uno de los instrumentos de gestión ambiental empresarial que garantiza


el atributo o característica medioambiental, de un producto, es la denomi-
nada “etiqueta ecológica”, “sello ambiental” o simplemente “ecoetiqueta”.

La Ecoetiqueta consiste en un logotipo que permite diferenciar aquellos


productos que, sometidos a unas limitaciones y condiciones, ofrecen ma-
yor respeto al medio ambiente (o menor daño o denominado también ami-
gable ambientalmente), que otros productos del mercado con idénticos o
similares usos, cumple los siguientes objetivos:
• Facilita información exacta y verídica de la información que acompaña
al producto.
• Sensibiliza a los consumidores durante la selección.
• Mejora las ventas y/o la imagen del producto.
• Inculca a los fabricantes y diseñadores de productos y servicios, el
sentimiento de ecorresponsabilidad.
• Defiende el medio ambiente.

La Figura 2.1, muestra algunos tipos de ecoetiquetas de diversas partes


del mundo: Ecomarca (Japón), Elección ambiental (Nueva Zelanda), Es-
quema de Etiquetado verde (Singapur), entre otros.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 15

Figura 2.1 Algunos tipos de etiquetas ecológicas en el mundo


16 WALTER PARDAVÉ LIVIA

El procedimiento para la consecución de la certificación que permite el


uso de la etiqueta ecológica depende de cada organización que otorga la
certificación, en la Figura 2.2 se presenta de forma esquemática y general
los pasos para acceder a la ecoetiqueta en la Unión Europea.

NOMINACIÓN
DE LA
CATEGORÍA

EVALUACIÓN CICLO DE VIDA


INSUMOS
DE LA JUICIO
MOTIVADORES
CATEGORIA CIENTÍFICO

CRITERIOS
PARA SU
ACEPTACIÓN

CALIFICACIÓN A
COMPAÑÍAS
PARA SU
POSIBLE
APROBACIÓN

Figura 2.2 Procedimiento para la concesión a un fabricante de la ecoetiqueta


ESTRATEGIAS AMBIENTALES 17

En el caso de Colombia, cualquier productor, importador o comer-


cializador de un producto puede aplicar a la ecoetiqueta, pero para ello
debe demostrar que también cumple con todos los criterios medioam-
bientales descritos en las Normas Técnicas Colombianas que se desarrolla-
ron con este fin.

Estos requisitos envuelven aspectos tanto de manufactura, como de di-


seño del producto o servicio.

El interesado debe buscar a uno de los auditores o certificadoras acredi-


tadas por la Superintendencia de Industria y Comercio para verificar la con-
formidad con los criterios definidos para su grupo de productos. Los costos
de la verificación realizada por la certificadora corren por cuenta del solici-
tante. El trabajo de la certificadora es chequear toda la información necesa-
ria para verificar la conformidad y el cumplimiento de los criterios, además
de realizar las mediciones, pruebas o ensayos necesarios en laboratorios
igualmente acreditados por la Superintendencia de Industria y Comercio.

Todos los productos ecoetiquetados serán monitoreados por la certifica-


dora, por lo menos una vez al año, durante el término de la validez de la
licencia. Igualmente, el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo
Territorial recibirá comentarios o quejas por parte de consumidores o com-
petidores, información que será procesada de acuerdo a su veracidad y se
dará curso a investigaciones en la medida que proceda. Una licencia de uso
del sello puede ser revocada en el evento con las regulaciones o condicio-
nes establecidas en el contrato de licenciamiento.

Para ecoetiquetas obtenidas en otros países, el interesado debe registrar


la entrada de productos con esta característica. Si se desea homologar dicha
etiqueta para Colombia se deben revisar los Acuerdos de cooperación y
reconocimiento mutuo que haya adelantado la autoridad nacional con otras
similares.
18 WALTER PARDAVÉ LIVIA

LECTURAS RECOMENDADAS

CONESA FERNÁNDEZ-VITORA, Vicente. Instrumentos de Gestión Ambiental


en la Empresa, Ediciones Mundi-Prensa, España (1997).
GÓMEZ ARIAS, Javier y DUQUE GÓMEZ Ernesto. Ecosellos: Aplicación al
Marketing Green y los Negocios Internacionales, Ecoe Ediciones Colombia
(2004).
PARDAVÉ LIVIA, Walter. Envases y Medio Ambiente, Ecoe Ediciones Colom-
bia (2003).
RIECHMANN, Jorge. Qué son los alimentos transgénicos. Editorial Integral, Es-
paña (2002).
RODRÍGUEZ, Miguel Ángel y Ricart Joan Enric. Dirección Medioambiental de
la Empresa, Ediciones Gestión 2000, España (1998).
Programas de Etiquetado y Certificación Forestal Sostenible
www.rainforest-alliance.org
Asociación de Consumeristas Ecológicos Alliance Willapa
www.willapay.org
Ecoetiquetas del Mundo
www.negociosambientales.cl/documentos/contecoeti.htm
La Etiqueta Ecológica de Europa
http://europa.eu.int/environment/ecolabel/
Casos Prácticos de Compra Verde y Ecoetiquetaje
www.randagroup.es/ma/ecoetq21.htm
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 19

Capítulo 3.
REDUCIR

“Un mundo con menos desechos y mínimos problemas, requiere


máximos esfuerzos de los mejores hombres del mundo”
(WaPaLi)

En orden jerárquico, a continuación de la prevención de la contamina-


ción como estrategia de ordenamiento ambiental, la reducción del consu-
mo de materias primas y energía, recurriendo a fuentes renovables, y la
minimización de residuos en todo el ciclo de vida de los productos (de la
cuna a la tumba), es una propuesta que reducirá a corto y a largo plazo los
riesgos de los seres humanos y el medio ambiente.

Según la USEPA la Prevención de la Contaminación, consiste en la


“Utilización de los materiales, procesos y métodos que reduzcan o elimi-
nen la producción de contaminación o desechos en el punto mismo donde
20 WALTER PARDAVÉ LIVIA

se generen. Esto significa recurrir a métodos que usen menos materiales


peligrosos, menos materiales inocuos, menos energía, menos agua y me-
nos recursos en general, así como métodos que protejan los recursos natu-
rales a través de uso eficiente de los mismos”.

Dentro de los innumerables beneficios que se pueden lograr con la preven-


ción de la contaminación, Freemann Harry 1988, considera los siguientes:
• Se mejora el “resultado final” de una empresa.
• Se cumple con mayor facilidad con las normas y reglamentos medio-
ambientales.
• Se demuestra un compromiso proactivo para en verdad aspirar a una
gestión medioambiental adecuada de la empresa.
• Se evitan problemas futuros de manejo de desechos.
• Se ahorran costos de materiales por eliminación o reducción de desechos
y también ahorros en costos por reglamentos y contratos.
• Se logran mejoras significativas en materia de conservación de agua y
energía.
• Se logra una calidad más consistente del producto.
• Se logra también mejorar la efectividad empresarial, minimizar la
incertidumbre, evitar las transferencias entre diversos medios y en general
proteger los recursos naturales y sus fuentes.

De acuerdo a Gary E. Hunt, 1988; la manufactura de cualquier producto


genera salidas (desechos líquidos, sólidos y gaseosos), además de que es-
tos materiales representan un riesgo para el medio ambiente, son materiales
y energía valiosos que se pierden en el proceso de producción y exigen una
inversión significativa en el control de la contaminación, por ello muchas
industrias se han percatado del valor de reducir los desperdicios durante el
proceso de manufactura, y de esta manera buscar no sólo beneficios econó-
micos para las industrias, además de mejorar la calidad del medio ambiente.

La reducción de desechos/desperdicios/residuos puede lograrse desde


cambios operativos sencillos, mayor capacitación, mejor administración
de los inventarios o tecnologías diversas.

La Tabla 3.1 presenta una guía básica de las técnicas de reducción de


residuos.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 21

Tabla 3.1 Guía Básica de las Técnicas de Reducción de Residuos

Áreas Técnicas
Control de inventarios
Administración de inventarios
Control de materiales

Modificación del proceso Cambio de materiales


de producción Modificación del equipo en proceso
Separación en el origen
Reducción de volumen
Concentración
Recuperación in situ
Recuperación
Recuperación fuera de la planta

Fuente: Adaptado de Harry M. Freemann, Prevención de la Contaminación, Pág. 11 (1988)

Según Miñana, Marazuela y López, 1995; la minimización de residuos,


comprende “la adopción de medidas organizativas y operativas que permi-
tan disminuir hasta niveles económica y técnicamente factibles la cantidad
y la peligrosidad de los subproductos y contaminantes generados (residuos,
vertidos y emisiones al aire, suelo, o agua) que precisan un tratamiento o
eliminación fina”.

Todo esto se puede conseguir por medio de su reducción en origen y,


cuando esto no es posible, mediante el reciclado de los subproductos en el
mismo proceso o en otros, o bien mediante la recuperación de determina-
dos componentes o recursos de los que contienen.

Entre los beneficios de ésta implementación se tiene:


• Suponen ahorros de los gastos de eliminación, disminuyen el consumo
de materiales y son, con frecuencia, inversiones rentables.
• Facilitan mejorar la imagen de la empresa, dirigida a mitigar la creciente
preocupación de la sociedad y, en especial, de las asociaciones de
consumidores “verdes” y grupos ecologistas.
• Se integran en un modelo de estrategia empresarial que pretende aunar
conceptos de seguridad industrial, calidad y medio ambiente; de ahí que
constituyen un excelente ingrediente para alcanzar la calidad total reper-
cutiendo sensiblemente en la competitividad.
22 WALTER PARDAVÉ LIVIA

Para aplicar estrategias de minimización de residuos hay que tener en


cuenta, entre otros, los siguientes aspectos:
• Cuantitativo: generar menor cantidad de residuos
• Cualitativo: producir residuos menos dañinos
Objetivo final: reducir impactos o efectos negativos en el medio ambiente.

La Figura 3.1 presenta la clasificación general de las técnicas de minimi-


zación de residuos atendiendo al principio básico de no generación de residuos.

Cualquier empresa, a la hora de decidir la técnica de minimización más


adecuada, debe tener en cuenta las entradas y salidas dentro del proceso,
dando absoluta prioridad a la reducción en origen para, en su defecto, in-
tentar corregir el impacto en la fase final.

- Sustitución y/o purificación de materias primas


Reducción - Modificaciones en el proceso productivo
en origen - Modificaciones en equipos auxiliares
- Sustitución o modificación de productos

Minimización Recuperación - Reciclaje para su empleo como materia prima


de en el - Utilización del residuo para una aplicación útil
residuos emplazamiento - Recuperación de material

- Venta a otra empresa


Recuperación - Pago por su retirada
externa
a un gestor de residuos

Técnicas
Alternativas
- Depuración
- Vertederos
Corrección - Incineración
- Depósito de seguridad
- Recuperación del terreno

Figura 3.1 Clasificación de las Técnicas de Minimización de Residuos


Fuente: Manual de minimización de residuos y emisiones industriales, Tomo I, Instituto
Cerda, España (1992)
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 23

La reducción en origen, pretende minimizar la cantidad y/o peligrosi-


dad de las emisiones, vertidos y residuos, para ello dispone, entre otras de
las siguientes técnicas:
• Utilización de materias primas sin componentes contaminantes: supone
someter la materia prima a procesos de purificación y/o depuración antes
de incluírlos en los procesos. Para esto es necesario desarrollar métodos
de revisión para todas las materias primas adquiridas, comprobando la
aprobación de la adquisición de materiales tóxicos y buscando materias
primas alternativas, menos peligrosas. De igual modo, sería conveniente
asegurar que solamente se está adquiriendo la cantidad necesaria de
materias primas, realizando para ello un estricto control de la gestión de
inventarios. En muchos casos los costes de eliminación de materias
primas en exceso o caducados superan ampliamente los costes de
adquisición.

• Modificaciones en el proceso productivo: esta técnica se basa en una


mejora de los procedimientos de operación y mantenimiento. Se trata
de introducir una revisión más estricta de la explotación y el mante-
nimiento de los procesos industriales, al objeto de maximizarlos para
conseguir la máxima eficiencia en la utilización de materias primas. Así
se pueden introducir cambios de tecnología y/o procedimientos, sustitu-
ción de equipos y de maquinaria, segregación de flujos de productos
residuales, etc.
Una revisión de estos procedimientos incluye todas las fases que los
mismos comprenden, desde la entrada de materias primas hasta el
almacenamiento del producto acabado. Una forma de mejorar la eficacia
operativa del proceso vendría dada por la modificación y mejora de los
procesos de producción.

Dentro de estas técnicas es conveniente mencionar las Tecnologías Más


Limpias (denominadas también tecnologías no generadoras de productos
residuales), como aquellas que integran procesos de fabricación de
productos en las que todas las materias primas y energía son utilizadas
de la forma más racional e integrada al ciclo, de manera que el impacto
sobre el medio ambiente sea mínimo. La aplicación de nuevas tecnologías
suele traer consigo un cambio drástico en los procesos de producción y
viene precedida por una fase de investigación y desarrollo.
24 WALTER PARDAVÉ LIVIA

• Alteraciones en equipos auxiliares: esta técnica incluye modificación


de actividades complementarias al proceso productivo (mantenimiento,
limpieza de instalaciones, depuración de materiales).
Los equipos auxiliares que pueden ser modificados como por ejemplo:
calderas, transformadores eléctricos (sustituidos por otros que no utilicen
PCBs o Policlorobifenilos), compresores, generadores de vapor, etc.

• Modificación del producto por otro alternativo compatible con el actual:


se trata de introducir variaciones en el producto, bien cambiando su diseño
de forma que se utilice menos material en la producción, o bien
recurriendo a un material de menor repercusión ambiental.
La modificación del diseño es la solución más viable para este tipo de
minimización, en el sentido que las empresas prefieran optar por esta
vía más que por la sustitución del producto, a no ser que haya restricción
por la normatividad vigente.

La recuperación en el emplazamiento, está basado en técnicas que se


aplican sobre el efluente, residuo o emisión, dentro de la propia instalación;
y también en la posterior recuperación desde el producto residual, inclu-
yendo para ello técnicas que permitan separar unos residuos de otros ya
que, una vez que el residuo ha sido individualizado, es más fácil recuperar
los materiales que pueden tener un valor económico, operativo, industrial o
energético.

Las técnicas persiguen la reincorporación de los subproductos al mismo


proceso o su incorporación a otro, en la misma fábrica o en otra diferente,
en su estado actual o luego de un tratamiento previo simple y consistente,
por lo general, en la extracción de algunos contaminantes como materia
prima con una función análoga, o no, a la que tenía el producto original, el
objetivo es aprovechar la mayor parte del subproducto generado.

Existen otras técnicas donde la recuperación o el reciclado pueden lle-


varse a cabo fuera de la planta, cuando no son factibles otras técnicas; y se
recurre a ellas cuando:
• La industria no tiene el equipamiento disponible
• No se produce suficiente cantidad de residuos en la fábrica, que haga
rentable la instalación de un sistema de tratamiento.
• El material recuperado no puede ser reutilizado en el proceso.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 25

Normalmente, a modo de ejemplo, se envían fuera de determinadas fá-


bricas subproductos o residuos como: aceites, disolventes, lodos de galva-
nización, baños de procesos electrolíticos, baterías, chatarras metálicas,
productos plásticos, entre otros.

En este caso los residuos podrían ser retirados por una empresa externa,
distinguiéndose dos modalidades:

• El residuo es útil como materia prima, o segunda materia, en otra empresa


externa, la cual está dispuesta a pagar dinero por él. Es decir, el residuo
o emisión se convierte en subproducto que es vendido a dicha empresa
externa.
• Se paga a un gestor de residuos para que lo retire y trate, regenere o
disponga en sus instalaciones.

Para optimizar la utilización de estas técnicas, se puede acudir a los ser-


vicios de los intermediarios que operan en el mercado o a bolsas de transfe-
rencias de subproductos (las denominadas “Bolsas de Residuos y/ o
subproductos”). En el caso de Colombia, tenemos BORSI, la Bolsa de
Residuos y Subproductos Industriales, como parte del apoyo que presta el
Centro Nacional de Producción Más Limpia, que opera actualmente en al-
gunas ciudades como Medellín y Bogotá.

Estas entidades tratan de promover el reciclado y la recuperación como


negocio rentable, poniendo en contacto al generador de un residuo y a los
potenciales usuarios, intentando difundir los éxitos de minimización que
puedan resultar de interés para empresas con procesos análogos.

En todo caso, la experiencia demuestra que la reducción en origen es


preferible al reciclado o la recuperación. Se ha comprobado que la reduc-
ción en origen representa un beneficio económico superior al obtenido por
medio del reciclado o la recuperación, ya que el ahorro de materias primas
es más valioso que el valor del residuo vendido.
26 WALTER PARDAVÉ LIVIA

LECTURAS RECOMENDADAS

ALLESSIE. M.M.J. An Approach to the prevention and recycling of waste. Rev.


UNEP Industry and Environment January-March (1989), Pág. 25-29.
CORDERO GARRIDO, Luis. Los Residuos y su Gestión. Instituto de Investiga-
ciones Ecológicas, Málaga, España (1995).
FREEMAN, Harry M. Manual de Prevención de la Contaminación Industrial.
Editorial Mc Graw Hill Interamericana, México (1990).
MORSE, Myles E. US EPA shifts its priorities to pollution prevention. Rev. UNEP
Industry and Environment January-March (1989), Pág. 30-34
PRAKASH CHANDAK, Surya. “DESIRE”, Demonstration in small industries
for reducing waste. Rev. UNEP Industry and Environment October-December
(1994), Pág. 41-50.
SARASWAT, N. and KHANNA P. Waste minimization in Industry: issues and
prospects. Rev. UNEP Industry and Environment January-March (1989), Pág.
45-47.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 27

Capítulo 4.
REUTILIZAR

“Hay cosas y vivencias tan bellas en nuestro hermoso


planeta tierra, que no la ven sino … cuando desaparecen”

La estrategia de la reutilización es más afín al sector de envases y el


embalaje, y contempla volver a utilizar el mismo envase para el mismo
producto u otros similares.

Según la directiva 94/42/CE de la Unión Europea, la reutilización es


toda operación en la que el envase, concebido y diseñado para realizar un
número mínimo de circuitos o rotaciones a lo largo de su ciclo de vida, sea
rellenado o reutilizado con el mismo fin para el que fue diseñado, con o sin
ayuda de productos auxiliares presentes en el mercado que permitan el re-
llenado del envase mismo, estos tipos de envases se considerarán residuos
de envases, cuando ya no se reutilicen.
28 WALTER PARDAVÉ LIVIA

Reutilizar, siempre que sea posible, es la alternativa más ambiental, eco-


nómica y sencilla. Es evidente, que lo ideal sería diseñar los procesos pro-
ductivos de forma que los subproductos de fabricación estuvieran ya pro-
gramados para ser las materias primas secundarias del siguiente o anexo
proceso de fabricación, bien en el mismo emplazamiento o bien en otros
cuyos procesos productivos se hubieran diseñado en base a dicha recupera-
ción.

Reutilizar implica generalmente la normalización del objeto reutilizable


de forma que facilite las transferencias al máximo, tanto entre diferentes
usuarios, como por razones de manipulación (almacenamiento, transporte,
clasificación, etc.) y fabricación (rentabilidad del diseño estudiado, gran-
des rotaciones, etc.) ya que el objeto reutilizable tiende a tener costos de
fabricación más elevados que el de un solo uso o desechable. Paletas de
transporte, bidones de diferentes tipos, cajas y envases de los más variados
(botellas de bebidas, cartuchos de impresoras, sacos, contenedores indus-
triales, etc.) han formado y forman parte de los objetos retornables más
comunes. Lamentablemente, y ante la presión constante a favor del envase
no retornable por parte de fabricantes de estos y algunos envasadores (cam-
pañas de promoción, ofertas de bebidas en envases de un solo uso, regalos,
anuncios en televisión, prensa en general, etc.) junto a la exclusión del
retornable en los supermercados que no han facilitado en la mayoría de
casos, el crecimiento de la logística inversa del envase.

Según Del Val, 1992, para aumentar el uso del envase retornable sería
necesario actuar en los siguientes campos:
• Revitalizar el sistema de garantía de disposición, actualizando los pro-
gramas de envases.
• Actuar sobre el diseño del envase: reducción del peso/volumen hasta el
límite técnico posible, normalización de los envases hasta reducir el
número de los mismos según volúmenes estandarizados y válidos para
las diferentes bebidas (modelo danés).
• Reorientar el sistema de recuperación de vidrio para calcinar (modelo
francés).
• Apoyar el sistema de lavado de botellas desde el punto de vista técnico
y logístico: organizando la recogida de botellas en el origen. Además
del sistema actual de contenedores y estableciendo centros de clasifica-
ción y lavado en función de la demanda de botellas.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 29

LECTURAS RECOMENDADAS

CAPUZ RIZO, S. y GÓMEZ NAVARRO, T. Ecodiseño: Ingeniería del ciclo de


vida para el desarrollo de productos sostenibles, Editorial Alfaomega, España,
(2004).
HERRERA PÉREZ, Teresa. Consideraciones económicas y ambientales de las
estrategias de gestión de residuos, Tesis de grado Universidad de Matanzas,
Cuba ,(1996).
THURGOOD, Maggie. Textile reclamation, reuse and remanufacture. Rev. UNEP
Industry and Environment July-September, Pág. 23-29. (1994).
Capítulo 5.
REFABRICAR

“La naturaleza y el cuerpo humano, son las formas de


concepción y manufactura más perfectas que existe”
(WaPaLi)

La refabricación puede definirse como el desmontaje, inspección,


reaprovisionamiento, remontaje y ensayo final de productos y procesos, en
la búsqueda de características amigables con el medio ambiente, como una
oportunidad para todo el planeta para alcanzar el Desarrollo Industrial
Ecológicamente Sostenible (DIES).

La parte superior del modelo presentado en la Figura 5.1 suele utilizarse


como punto de partida en los estudios ecológicos de la fabricación.
32 WALTER PARDAVÉ LIVIA

NATURALEZA

MATERIA
PRIMA DESECHO

PRODUCTO
TRABAJO
TRABAJADOR PRODUCCIÓN CLIENTES

SALARIO PRECIOS

INTERES CAPITAL

BANCOS

Figura 5.1 Ecología de la fabricación

La finalidad central es minimizar los residuos generados durante la fa-


bricación del producto, simplificar la reutilización de los productos y sus
componentes, así como minimizar el consumo de energía y otros impactos
negativos de la utilización del producto.

Para orientar la refabricación de componentes, es necesario recordar que


grandes cantidades de recursos valiosos se desechan cada año como resul-
tado de que son vistos como «desechos» y no como fuentes de materias
primas. Esta claro que con frecuencia la mejora en la recuperación de los
materiales podría proporcionar al fabricante ventajas no sólo ambientales,
sino también económicas.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 33

Por Calidad Ecológica de la Fabricación (CEF), se considera el mínimo


impacto ambiental negativo de la fabricación, y se evalúa por la cantidad
de desechos producidos por unidad o bien como productividad, que se dá
con el cociente:

CEF = CANTIDAD PRODUCIDA/CANTIDAD DE MATERIALES USADOS

La Figura 5.2 muestra la ecología del uso del producto, donde se obser-
va el ciclo del recorrido de las materias primas y energía hasta el producto
desechado.

MATERIAS PRIMAS Y ENERGIA CONSUMO DURANTE EL USO


A B

PRODUCTO USO
PRODUCCIÓN
D
C

EMISION PRODUCTO
DURANTE EL DESECHADO
USO

Figura 5.2. La ecología del uso del producto

La fabricación de los diversos componentes de un producto, proceso o


envase, requiere la comprensión y la aplicación del análisis del ciclo de
vida.

El análisis del ciclo de vida se ha definido habitualmente como una


forma de “evaluar los efectos ambientales asociados a cualquier actividad
industrial, desde la reunión inicial de las materias primas a partir de la tie-
rra hasta el momento en los que los residuos retornan a la tierra”.
34 WALTER PARDAVÉ LIVIA

Comparado con el simple estudio de la fabricación, sus cálculos son


más complicados, pero a cambio de ellos ganamos en capacidad de exami-
nar la idoneidad de conjunto del producto y los equilibrios entre las fases
de su vida.

Podemos así calcular, por ejemplo, lo ventajoso que será gastar más en
la fabricación, y así obtener un mejor rendimiento ecológico durante el uso
y desechado del producto.

En el análisis del ciclo de vida se utiliza en ocasiones un cálculo particu-


lar: la Aportación de Materiales por Unidad de Servicio (AMUS), que es
aproximadamente la inversa de la productividad del material, pero con la
diferencia de que también incluye los materiales y la energía consumidos
durante las fases de uso y desechado del producto.

El AMUS se determina tomando los datos mostrados en la figura 5.2,


como el cociente de las cantidades del flujo de materias primas y energía
(A) y el consumo durante el uso (B), respecto al uso (D).

AMUS = (A + B) / D

Uno de los programas pertinentes, para alcanzar una refabricación ade-


cuada, consiste en aplicar lineamientos de producción más limpia, que es
una estrategia preventiva para reducir al mínimo el impacto de la produc-
ción y los productos sobre el medio ambiente, aplicando las mejores tecno-
logías disponibles, además de medidas del tipo administrativo.

La adopción de esquemas de Producción Más Limpia, introducen cam-


bios en las materias primas, tecnología de procesos y reciclado interno («Tec-
nologías Más Limpias»), además, introducen en las empresas las ideas de
la gestión eficiente de materiales y energía.

Los impactos ambientales de las industrias, se pueden disminuir siguiendo


la pista a los residuos y emisiones hasta sus respectivos orígenes, en los
procesos y definiendo medidas para eliminar allí los problemas.

La idea básica es responder a las siguientes preguntas:


ESTRATEGIAS AMBIENTALES 35

• ¿Qué emisiones?
• ¿De dónde vienen nuestros residuos y emisiones?, y
• ¿Qué podemos hacer para evitar la producción de residuos?

Las soluciones, incluyen cambios organizativos, motivación y entrena-


miento para conseguir una buena administración; es así como Nielsen (1994)
define la “Tecnología Más Limpia” de la siguiente manera: “La Tecnolo-
gía Más Limpia (T+L) es una solución conceptual y de procedimiento para
el desarrollo, adquisición y utilización de procesos y de productos que evi-
ten y/o reduzcan los problemas medioambientales internos y externos a lo
largo de todo el ciclo de vida del producto”, e integra opciones para:

• Reducir el riesgo de accidentes en los que intervienen los productos


químicos y los procesos.
• Reducir al mínimo el consumo de materias primas, agua y energía; y
• Utilizar productos químicos y procesos alternativos menos peligrosos
para la salud humana y ecológica.

LECTURAS RECOMENDADAS

FREEMAN, Harry M. Manual de Prevención de la Contaminación Industrial.


Editorial Mc Graw Hill Interamericana, México (1990).
FUSSLER, Claude. The development of eco-efficiency in industry. Rev. UNEP
Industry and Environment October-December (1994), Pág. 71-74.
HAFEZ, Salah. Financing cleaner production in developing countries. UNEP
Industry and Environment October-December (1994), Pág.75-76.
HELLOT, Yves. Technologies propres. Rev. UNEP Industry and Environment
October-December (1994), Pág. 39-40.
LING, C.M. Cleaner production in small and medium – sized industries. Rev.
UNEP Industry and Environment October-December (1994), Pág. 68-70.
LONG, Bill, L. Cleaner production in OECD countries. Rev. UNEP Industry and
Environment October-December (1994), Pág. 23-27.
NIELSEN, Birgitte B. y otros. Waste management: clean technologies – update
on the situation in EU member states. Rev. UNEP Industry and Environment
October-December (1994), Pág. 28-35.
NOWAK, Zygfryd. Cleaner production in Poland: aiming at a joint industrial and
environment policy. Rev. UNEP Industry and Environment October-December
(1994), Pág. 36-38
GUNTER, Pauli . UPSIZING: Ciencia Generativa. Ediciones Universidad de
Manizales, Colombia (1997).
SANS FONFRÍA, R. y RIBAS Joan de Pablo. Ingeniería Ambiental: Contamina-
ción y Tratamientos, Editorial Alfaomega, México (1999).
Capítulo 6.
RECICLAR

“En la naturaleza no existen tumbas, la vida nunca termina


y todo lo que es desecho para uno es alimento para otro”
(Pauli Gunther)

La actividad del reciclado hace tres décadas era marginal y práctica-


mente sin mayor reconocimiento industrial. Su enfoque primordial no esta-
ba dirigido al medio ambiente, y la tecnología incluida no estaba perfeccio-
nada. Todavía el reaprovechamiento de bienes industriales es una tenden-
cia mundial, tanto por el aumento de la conciencia de la preservación
ecológica como por el aprovechamiento económico del material anterior-
mente utilizado.

En la actualidad la opinión pública está más concientizada, principal-


mente en los países desarrollados, con respecto a la importancia de dismi-
38 WALTER PARDAVÉ LIVIA

nuir la generación de residuos. En los Estados Unidos de acuerdo a investi-


gaciones oficiales, el 62% de la población está preocupada por los envases
no verdes, y procura adquirir productos cuyos envases tengan la virtud de
ser reciclables. En el Brasil, apenas un 16% tiene esa preocupación.

Según Humberto Arnes 1994, el reciclado es un proceso de separación


de las diversas acciones presentes en los residuos sólidos que pueden ser
rentabilizados en el proceso de producción-consumo y, por lo tanto, con un
valor de venta. Aunque su práctica es muy aconsejable, tiene el inconve-
niente de resultar a veces poco atractiva económicamente debido a la ines-
tabilidad de los mercados. También, de acuerdo a la directiva 94/62/CE de
la Unión Europea, el reciclado es la transformación de los residuos, dentro
de un proceso de producción, para su fin inicial o para otros fines, incluido
el reciclado orgánico, pero no la recuperación de energía.

El reciclado describe un amplio rango de actividades industriales y no


industriales, involucrando muchos materiales y productos. Este reciclado
está basado en un principio simple; los residuos deben ser tratados como un
recurso para, simultáneamente, reducir la demanda de recursos naturales y
la cantidad de materia que requieran una disposición final (Ver Figura 6.1).

La reciclabilidad de materiales/productos utilizados, es fundamentalmen-


te para minimizar la producción de residuos y, por consiguiente, disminuir
la necesidad de utilizar vertederos, rellenos sanitarios industriales, siste-
mas de incineración, o la disposición en cuerpos de agua o mares.

El reciclado no es un fin en si mismo, la finalidad es mejorar la eficien-


cia económica, reducir la contaminación y reducir el volumen de residuos
finales. Como se pretenda alcanzar esta meta, variará de acuerdo al flujo de
residuos (como los residuos industriales o los residuos post-consumo) y
debe ser diferente en los países suubdesarrollados respecto al que han al-
canzado los países denominados desarrollados.

Para reciclar los diversos residuos generados en las ciudades o en las


industrias, hay muchas opciones; ya sea aprovechando sus propiedades fí-
sicas para separarlos y luego recuperarlos en productos, o si se desea recu-
perar energía a partir del contenido en poder calorífico contenido en los
residuos.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 39

RECURSOS
PRODUCCIÓN
NATURALES

RECICLADO CONSUMO

RESIDUOS

DISPOSICIÓN
FINAL

Figura 6.1. Esquema general del rol del reciclado industrial.

La industria ha mostrado que es capaz de hacer sustanciales mejora-


mientos para la viabilidad económica del reciclado. Perspectivas exitosas
incluyen el diseño de productos para su reciclabilidad ayudando la recogi-
da de reciclables y desarrollando nuevas tecnologías de reciclado. No cabe
duda que los productos reciclados pueden ser más baratos que los produc-
tos equivalentes hechos de materiales vírgenes.

Dentro de las razones para desarrollar el reciclado, se tienen:


• Reducir la demanda de recursos naturales.
• Reducir la cantidad de residuos que requieran una disposición final.
• Disminuir la contaminación de suelos, agua o aire provocado por los
residuos.

La Tabla 6.1 muestra los beneficios del reciclado de diversos materiales


utilizados especialmente en envases.
40 WALTER PARDAVÉ LIVIA

Tabla 6.1 Beneficios del reciclado

RESIDUOS BENEFICIOS DEL RECICLADO

Por cada tonelada de papel recuperado se ahorran aproximadamente 3


PAPEL toneladas de petróleo.
Por cada tonelada de papel reciclado se ahorran 17-20 árboles
(aproximadamente 3m³ de madera).
Menor consumo de agua, aproximadamente 62% de reducción por cada
Tonelada de papel recuperado.
Por cada tonelada de papel reciclado se logra un 45% menos de DBO
(Demanda Bioquimica de Oxígeno), en los vertidos.
Reciclar una tonelada de plástico supone un ahorro de dos toneladas de
PLÁSTICOS petróleo.
Se reduce consumo de agua y se generan menos sustancias tóxicas.
Reciclar una tonelada de tetrabrik ahorra el equivalente de una tonelada
TETRABRIK de petróleo.
Reciclar un envase de tetrabrik supone un ahorro equivalente al de una
bombilla de 100 watts durante una hora y media.
Reciclar una tonelada de chatarra de hojalata supone ahorro de 1.5
toneladas de mineral de hierro, 0.5 toneladas de carbón coquizable y el
HOJALATA 70% de energía.
Cada tonelada de acero tiene 734 kg de material reciclable (casi 75%).
Cada tonelada de hojalata reciclada permite reducción de 30% de
emisiones al aire.
Tiene bajo coste y es rentable económicamente.
ALUMINIO Producir aluminio a partir de chatarra, supone ahorro de 95% de energía.
El proceso de reciclado se puede repetir indefinidamente con la misma
calidad.
Reciclar una tonelada de chatarra de aluminio supone ahorro de 5
toneladas de bauxita.
El proceso de reciclado de latas de aluminio tiene un rendimiento del
88%.

A su vez, se tienen diversos factores que obstaculizan el desarrollo del


reciclado, entre ellos tenemos:
• Bajos precios de las materias primas vírgenes.
• Elevación de los costos del reciclado (en algunos casos) por las exigencias
medioambientales.
• Mayor oferta de algunos materiales recuperados que la demanda del
mercado.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 41

• Para algunos materiales, insuficiente infraestructura: recogida, proce-


samiento y mercadeo.
• Deficiente cultura del reciclado.

Ahora se deben plantear medidas para hacer el reciclado más rentable,


entre ellas:
• Eliminar las subvención de las materias primas vírgenes (en algunos
casos), asignando precios justos que incluyan el daño medioambiental
que causan.
• Apoyo de los gobiernos al mercado de los productos reciclados
(subvenciones, estímulos, etc.).
• Prohibición de productos rivales que provoquen mayor impacto ambiental
en todo el ciclo de vida de la cuna a la tumba.
• Elevación de los costos de los sistemas de incineración y eliminación
final en los vertederos.
• Responsabilizar a todos los productores que intervienen en la generación
de residuos por los impactos y acciones para reparar estos daños
ambientales.
• Incentivar las innovaciones tecnológicas en el sector del reciclado.

Existen, especialmente en los países desarrollados, diversos sistemas de


recogida y reciclado de residuos, como en Alemania, Francia, Austria, Suecia
entre otros países (Ver tabla 6.2).

Tabla 6.2 Sistema de recogida y reciclado en diversos países

Temática/País ALEMANIA FRANCIA AUSTRIA SUECIA


DSD
SISTEMA DE (Dual System Eco-emballage ARA NFR
GESTIÓN Deutschland)
OBLIGACIONES Reciclar Eliminar Eliminar Eliminar
Porcentaje de Porcentaje de
Porcentaje de Porcentaje de
INDICADORES DE recogida y recuperación y
recuperación recuperación
GESTIÓN clasificación clasificación
Reciclado, Reciclado, Reciclado,
compostaje e compostaje e compostaje e
Reciclado incineración con incineración con incineración con
MÉTODOS DE recuperación recuperación recuperación de
RECUPERACIÓN energética energética energía
GARANTÍA DE Transformación Transformación Transformación
Productor
RETIRADA de materiales de materiales de materiales
RECOGIDA DE Público o Privado en
Privado Público
RESIDUOS privado principio
42 WALTER PARDAVÉ LIVIA

El sistema DSD Alemán (Dual System Deutschland), aplicado desde


1991, se basa en el principio de que el proveedor de un bien es responsable
de la eliminación de los residuos y de la reutilización y reciclado de los
envases y embalajes que lo contienen. Sus objetivos se pueden resumir en
reducción de los residuos de envases, reutilización y reciclado. Se basa en
un sistema de recogida de residuos de envases paralelo al sistema de reco-
gida municipal. Tiene tres elementos: recogida de los residuos de envases
cercana a los hogares (comodidad para el ciudadano); garantía de admisión
y aprovechamiento de los residuos recogidos mediante el sistema por parte
de los fabricantes de envases o de los proveedores de las materias primas; y
procedimiento de financiación. El sistema afecta a los fabricantes de enva-
ses y otros productos de los que se confeccionan envases así como a los que
comercializan envases, los productos antes mencionados y mercancías en-
vasadas. No se aplica el sistema a los envases con restos o residuos peligro-
sos para la salud o el medio ambiente ni los que deben ser eliminados aten-
diendo a otras normativas. El sistema lo gestiona una entidad comercial
denominada DSD que se encarga de suscribir los contratos que correspon-
dan con las empresas de eliminación de residuos, las cuales deben poner
contenedores a disposición de los usuarios y garantizar la recogida, clasifi-
cación y recuperación de los envases; de la asignación de distintivos a los
envases comprendidos en el sistema (punto verde); y de dar información a
los consumidores. Se financia mediante una tasa que pagan las empresas
que adquieren el derecho a poner el punto verde en sus envases. Con esos
ingresos debe cubrir el costo de organización del sistema de recogida y
reaprovechamiento de los residuos de envase.

El punto verde cumple las siguientes funciones:


• Informar al consumidor para que deposite los envases, una vez utilizados
en el sistema de recogida de los DSD.
• Distintivo para facilitar la clasificación de residuos de envases en el hogar.
• Instrumento de mercadeo (identifica el producto ecológico).
• Financiar el sistema.

El sistema eco-embalaje Francés, inició con objetivos más modestos


que el alemán en las tasas de reciclado, así como en el valor del punto
verde. La principal diferencia es que no duplica el sistema de recogida sino
que utiliza la red de recogida municipal. Está en acción desde 1992. Según
la norma francesa, los ayuntamientos (municipios) recibirán la colabora-
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 43

ción de la industria para desarrollar programas de valorización energética,


recogida selectiva y selección de embalajes. El programa ofrece a las em-
presas industriales y comerciantes el servicio de hacerse cargo de los enva-
ses que ponen en el mercado, con el propósito de valorizarlos una vez han
sido utilizados. Eco-emballaje paga a los ayuntamientos (municipios) un
canon por tonelada de material clasificado, que varia según el material, y
garantiza la aceptación de dichos materiales para destinarlos a valoriza-
ción. Las empresas contribuyen pagando por marcar sus envases con el
punto verde y los consumidores compran los productos que llevan dicho
punto para una vez los han consumido, clasificar sus residuos de envases
domésticos que la autoridades locales recogerán en la forma que hayan
establecido y los clasificarán. Los sectores industriales se encargan del re-
ciclado. Eco-emballaje también lleva a efecto campañas para informar de
las ventajas económicas y ecológicas de la valorización y les estimula a
clasificar sus residuos, de modo que facilita la recogida.

LECTURAS RECOMENDADAS

CHENG, Daniel M. Waste oil recycling in Hong Kong: an asia working model.
Rev. UNEP Industry and Environment July-September (1994), Pág. 17-19.
Hirose Takeo. The present state and future trends of recycling activities in japanese
industry. Rev UNEP Industry and Environment April-June (1994), Pág. 8-13.
LAURITZEN, Erik K. Economic and environment benefits of recycling waste
from the construction and demolition of buildings. Rev UNEP Industry and
Environment April-June (1994), Pág. 26-31.
LUND, Herbert F. Manual Mc Graw Hill de Reciclaje. Volumen I y II, Editorial
Mc Graw Hill, España (1996).
RATCLIFFE, Alan. Mechanical recycling of plastics: environmental perfomance
and economics. Rev. UNEP Industry and Environment July-September (1994),
Pág. 12-16.
TCHOBANOGLOUS G., THEISEN H. y VIGIL S. Gestión Integral de Residuos
Sólidos. Volumen I y II, Editorial Mc Graw Hill, España (1994).
VELDHUIZEN, Hennie and SIPPEL Bob. Mining discarded electronics. Rev
UNEP Industry and Environment July-September (1994), Pág. 7-11.
WELLS, Christopher. The brazilian recycling commitment: helping stimulate
recycling in a developing country. Rev. UNEP Industry and Environment July-
September (1994), Pág.14-17.
XIBERTA ESTEVAN, Juan Ignacio. Gestión de Envases y Embalajes y sus Resi-
duos. Instituto de Investigaciones Ecológicas, España (1995).
44 WALTER PARDAVÉ LIVIA

Recycling Today (El Portal del Reciclaje Industrial)


www.recycling.today.com
Recycler´s World (El mundo de los recicladores)
www.recycle.net
Recupel: Reciclaje de Productos Electrónicos
www.recupel.be/portal/
BIR Bureau of International Recycling
www.bir.org
Recyclage Recuperation Magazine
www.recyclagemag.com/news
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 45

Capítulo 7.
REVALORIZAR
energéticamente

“La energía es, en grado considerable, el soporte sobre el cual


opera la palanca negocios-relaciones ambientales”
(WaPaLi)

La revalorización, comprende la búsqueda de un nuevo esquema de va-


lor económico, ecológico, social; de los diversos residuos generados por
las actividades humanas. Una de las áreas que ofrece posibilidades de reva-
lorización es la energía a partir de los residuos.

Los problemas ambientales asociados con la energía son complejos y


críticos. La energía puede derivarse de fuentes no renovables (carbón, pe-
tróleo, gas, nuclear ) o fuentes renovables (madera, viento, mar, solar,
geotérmica y agua). Los combustibles se derivan predominantemente de
recursos no renovables.
46 WALTER PARDAVÉ LIVIA

La extracción de estos, no solo agota el recurso escaso (el cual puede


tener usos alternativos más sostenibles), también interrumpe la estructura o
el curso normal de los ecosistemas, además de que emplea energía en el
proceso de adecuación y uso.

Los materia prima combustible, extraída, es transportada y procesada,


empleando energía tradicional, antes de llegar a los usuarios finales o esta-
ciones de potencia en las que adicionalmente es procesada antes de llegar a
los consumidores en forma de electricidad o calor (USA, Rusia, Europa).
La generación de energía es en sí misma muy intensiva en combustible y
por consiguiente no eficiente en ella. Su uso y procesamiento produce calor
de desecho por producto, emisiones de gases y partículas, y por consi-
guiente está directamente ligada a la creación de lluvia ácida, calentamien-
to global, contaminación de aire y gran cantidad de otras intrusiones en la
biosfera (agua y suelo). Las implicaciones de esas intrusiones son todavía
objeto de argumentos en los más variados escenarios, en los cuales se su-
giere la devastación de la especie humana, de la misma manera en los paí-
ses desarrollados o en los de menor desarrollo, para no mencionar el im-
pacto en otras especies y en el planeta conjunto.

Las implicaciones de la energía nuclear también están lejos de encon-


trarse en línea recta; y los esquemas geotérmicos e hídricos originan mu-
chos problemas ambientales.

El consumo per cápita de energía en los países desarrollados es aproxi-


madamente siete veces mayor que en los países menos desarrollados. La
creciente presión por energía en el mundo en desarrollo continuará relacio-
nado con el fomento de la industrialización; mientras que la demanda por
madera para combustible añade la destrucción de bosques con el consi-
guiente deterioro del hábitat, terrenos desérticos, inundaciones y similares
problemas.

Por otro lado, el aumento justificado de las voces clamando por estrictos
límites a las grandes emisiones de gases y otros, que contaminan la atmós-
fera, han motivado a algunas empresas, realizar mayores inversiones de
capital en la implementación de sistemas de depuración o limpieza de las
emisiones, han motivado plantear prioritariamente, en algunos países, la
incineración u otros procesos térmicos con recuperación de energía, como
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 47

una opción que no debe subestimarse, sobre todo en países en vías de desa-
rrollo con limitadas reservas energéticas, aunque, por supuesto, hay que
mejorar la tecnología, para que esta opción no prorrogue impactos ambien-
tales negativos.

La incineración con recuperación de energía es utilizada en diferentes


medidas por los países, que van de un 80% en Suiza a propuestas de elimi-
nar esta opción en Alemania.
En relación a los residuos especialmente de envases, los residuos sóli-
dos plásticos son un ejemplo de las posibilidades de esta estrategia, debido
a que su reciclado se dificulta por la variedad de tipos y tipos de plásticos
que se emplean.

Todos los plásticos tienen un valor calórico intrínseco más alto que la
madera y el papel. Por ejemplo, en el caso del polietileno y el polipropileno,
sus valores calóricos son incluso más altos que las del gas oil. La incinera-
ción de los plásticos ha sido atacada sobre sus bases ambientales, aunque
los argumentos en su contra se han ido desvaneciendo a medida que la
tecnología es mejorada, para reducir las emisiones ácidas y a que los aditi-
vos de los plásticos que contienen cadmio y plomo son reemplazados por
aditivos que no contengan metales pesados.
La revalorización por medio de la incineración con recuperación de ca-
lor puede utilizar potencialmente todos los plásticos, por demás resistentes
a la degradación y puede ser una opción válida, particularmente donde la
selección y clasificación de cada tipo de plástico sea difícil o costosa, espe-
rando para la primera década del 2000 su destino sea un 35% de la revalo-
rización de los plásticos por vía energética.

Dentro de las fuentes de energía renovables, que ya se observan en nues-


tros días tenemos:
Energía solar directa ó fotovoltaica, energía eólica, energía solar indi-
recta ó termosolar, bioconversión, y otras como la energía térmica oceánica,
energía geotérmica y energía mareomotriz.
La denominada energía de la biomasa o bioconversión, incluye cualquier
medio de obtener energía a partir de materia orgánica, a diferencia de la que
ocurrió hace millones de años, como en el caso de los combustibles fósiles. A
modo de ejemplo, vamos a describir la operación de una planta moderna de
combustión y generación de energía a partir de residuos sólidos.
48 WALTER PARDAVÉ LIVIA

Imaginemos una ciudad de un millón de habitantes que produce en pro-


medio 1.000 toneladas de residuos sólidos urbanos al día, del cual el 80%
se someterá a combustión para generar energía.

A continuación se describe, el procedimiento de recuperación de ener-


gía a partir de residuos sólidos urbanos, que consta de los siguientes pasos:
• Los residuos sólidos son inspeccionados y se retiran los materiales reci-
clables, voluminosos y los no combustibles.
• Los residuos no separados se colocan en bandas transportadoras que
alimentan a desfibradoras que reducen el tamaño de las piezas a 15
centímetros o menos.
• Imanes poderosos retiran metales ferrosos para reciclarlos antes de la
combustión.
• El resto se introduce en quemadores, en los que los materiales ligeros
arden en suspensión y los pesados sobre una parrilla móvil.
- Los quemadores producen calor que calienta agua en una caldera, la
cual a su vez produce vapor, que impulsa las turbinas generadoras de
electricidad.
- Cuando termina la combustión, la ceniza residual se transporta a una
instalación de procesamiento que recupera otros metales.
- Los gases de la combustión pasan por un rocío de cal secador y
absorbente que neutraliza el bióxido de azufre y otros gases nocivos
y luego por precipitadores electrostáticos que retiran las partículas.
La emisión que resulta emite muchos menos contaminantes que una
planta de energía equivalente que utiliza carbón o petróleo.
- Las cenizas volátiles y residuales se depositan en rellenos sanitarios.

Para evaluar el impacto de este tipo de propuesta, observemos resulta-


dos promedios de operación en un año de operación.
Residuos sólidos urbanos: 1 millón de toneladas.
Metales reciclados: 40.000 toneladas (4%).
Materiales reciclados o recuperados: 180.000 Toneladas (18%)
Materiales a incineración: 820.000 Toneladas (82%)
Generación de energía: 650.000 Megawatts por hora.
Equivalencia de combustible: 303 millones de litros de petróleo.
Todo esto se puede lograr con los residuos sólidos urbanos, por ello la
importancia de revalorizar la energía.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 49

LECTURAS RECOMENDADAS

Organización Latinoamericana de Energía OLADE


www.pub.ecu.net.ec:82/olade/htms/olade.htm
CENSOLAR España
www.censolar.es
Centro de Investigaciones Energéticas Medioambientales y Tecnológi-
cas CIEMAT
www.ciemat.es
Instituto de Energías Renovables de España
www.ciemat.es/ciemat/areas/IER/ier.html
Agencia Internacional de Energía USA
www.em.doe.gov
Capítulo 8.
REDISEÑAR

“Las empresas pueden rediseñar sus sistemas industriales para


alcanzar tanto la calidad ambiental como la eficiencia económica”
(Fiksel Joseph)

Vivimos en dos mundos que se interconectan, el primero es el mundo


natural que ha sido forjado en un periodo evolutivo de cientos de millones
de años y el segundo es el mundo artificial, de ciudades, granjas y artefac-
tos, que hemos diseñado para nosotros mismos en los últimos milenios. La
condición que amenaza a ambos mundos es la insostenibilidad debida a la
falta de integración entre ellos.

Imaginemos el mundo natural y el artificial mezclados con armonía y


orden en sus interacciones, intersecciones y afinidades, y en lugar de tener
52 WALTER PARDAVÉ LIVIA

un tejido simple tendremos una rica urdimbre que genera unidad por el
respeto a las diferencias.

“El confuso panorama de nuestras ciudades y ecosistemas es resultado


de la ausencia de la practica de un diseño con un profundo conocimiento de
la naturaleza”.

Los diseñadores necesitan desarrollar la sensibilidad para entretejer con


gracia y efectividad al diseño natural con el humano. El diseño ecológico
es la efectiva adaptación a la integración con los procesos biológicos.

En este sentido, la evolución es el proceso natural de diseño, y lo mara-


villoso de este es que sucede en forma continua y global. La mínima forma
de vida animal o vegetal tiene la máxima lección de diseño, saber recono-
cerla y adaptarla es parte de una serie de conocimientos y habilidades que
se han perdido, por ejemplo es extraña la presencia de un curso de biología
en escuelas de diseño o de astronomía en las facultades de arquitectura.
En la actualidad toda la cultura que se posee proviene de la cultura de la
pobreza y no somos capaces de construir otro Chartres, otro Taj Mahal, ni
siquiera podríamos financiar tales obras y ya olvidamos ¿Cómo? ¿Por qué?
y ¿Para qué?

El ingenio y la gracia de cualquier artefacto medieval usado por los


maestros constructores de catedrales nos revela el contraste que hoy vivi-
mos, en una época extraordinariamente rica en medios, pero paupérrima
en fines. Tenemos mucha prisa en llegar, ¿pero a donde vamos?

En el siglo XII Gerardo de Cremona decidió traducir del árabe al latín


una gran cantidad de tratados de filosofía, matemáticas, óptica, astrono-
mía, etc. Y comenzó entonces el redescubrimiento del cosmos, y la aten-
ción que los estudiosos pusieron a los actos más sencillos de la naturaleza
los condujo hacía la presencia de los verdaderamente reales.

Alfredo de Bath se preguntaba, en sus «cuestiones naturales» (Siglo XII)


¿Porqué las plantas brotan de la tierra?, Hoy vemos olvidado cómo pregun-
tar, y en las escuelas se nos entrena sólo para responder con fórmulas
predigeridas, aprendidas de memoria para justificar la ilusión de un progre-
so inverso: a mayor comunicación más aislamiento, a más medicina peores
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 53

enfermedades, a más transporte menos movilidad, a más escuelas mayor


ignorancia.

Cuando diseñamos, lo hacemos con el estrecho margen que la inmediatez


de las presiones, de un indefinible mercado impone, y no tomamos en cuenta
ni las generaciones que nos precedieron, ni las que nos sucederán; confundi-
mos el arte de diseñar con una modernidad prodiga en desperdicios.

“No nos percatamos del enorme daño al diseñar un empaque que durará
doscientos años para un producto de sólo quince días”. Somos capaces de
reconocer cientos de marcas comerciales pero no distinguimos el cilantro
del perejil.

Nos es indispensable el reencuentro con el mundo natural si queremos


conservar la integridad e independencia física, emocional y psicológica ante
las amenazas de las Tecnotribus paranoides formadas neobarbaros (el hom-
bre actual depredador y contaminador), que como dignos herederos de
Omar el Vandalo (que en el siglo VII hizo calentar durante seis meses los
baños públicos de Alejandría, con los manuscritos originales de la Biblia,
el tratado de las secciones cónicas de Euclides y miles de tesoros de igual
valor), ya reemplazaron historias por telenovelas, educación por entreteni-
miento y naturaleza por tecnología, esto último imposible, pues ni la más
avanzada integración podrá sustituir la noble eficiencia de la fotosíntesis
producida por una hoja de pasto.

Y como todo debe comenzar por el principio, es necesario darnos cuenta


del montón de cosas inútiles que hemos aprendido y cuanto antes desapren-
der lo fantasioso que nos han enseñado en las escuelas de diseño para tener
espacio, ritmo y maniobra suficientes para recuperar el arte olvidado de
hacer preguntas simples, tales como; ¿Por donde aparece el sol?, ¿Porqué
nacen las plantas?, ¿Porqué los árboles son verdes? y ¿Cómo se producen
los alimentos?

Estarán de acuerdo que «es mejor prevenir que curar», en este sentido
deben rediseñarse los productos, los procesos y equipos. Incorporando tec-
nologías que eleven la ecoeficiencia en todo el ciclo de vida de los produc-
tos «de la cuna a la tumba» promoviendo tecnologías, técnicas y actitudes
medioambientalmente sanas.
54 WALTER PARDAVÉ LIVIA

El rediseño debe abarcar los sistemas de gestión empresarial, requirien-


do incorporar los problemas logísticos del retorno (en el caso de envases/
empaques y embalajes ya es un imperativo) a su sistema de gestión; los
problemas logísticos de retorno pueden ser tales que permitirían cambiar la
estructura de los costos logísticos de la empresa.

Una contradicción interesante surge entre el diseño de los envases con


una óptica de mercadeo y el diseño con énfasis en consideraciones medio-
ambientales, la solución está dada por el acercamiento de ambas posicio-
nes: el envase/empaque/embalaje ecológico.

La fase de diseño de un producto nuevo suele ser crucial por los efectos
ambientales del producto. Las decisiones en la fase de diseño restringen
seriamente el alcance de los posibles cambios que pueden hacerse en mo-
mentos posteriores. Por esta razón, a los diseñadores suele pedírseles “di-
señar para el entorno”, es decir plantearse no sólo la fabricación sino tam-
bién las fases posteriores del ciclo vital del nuevo producto, incluyendo su
uso y desechado.

La elección del material es un asunto prominente en el que el diseñador


tiene gran influencia. A veces será posible usar para un fin un material
nuevo y medioambientalmente mejor, a veces es suficiente con mejorar el
procedimiento de un viejo material. En todo caso, el material óptimo debe
cumplir sus funciones más tiempo, ser procesado en forma menos despil-
farradora o adquirirse con menos residuos.

Un objetivo más distante es la desmaterialización, al hacer los produc-


tos gradualmente más pequeño y ligeros.

Según Joseph Fiksel, 1997, de acuerdo a su esquema general de ecodiseño


de productos (Ver figura 8.1), un diseño para el ambiente debe considerar
las siguientes prácticas:
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 55

PARA LA CONSERVACIÓN DE RECURSOS

E PARA LA SOSTENIBILIDAD
C
O
PARA LA PROTECCIÓN DEL
D
PROTECCIÓN DE HÁBITAT,
I
AMBIENTAL BIODIVERSIDAD,
S
AGUA, AIRE Y
E
Ñ CLIMA
O

PARA LA SALUD Y PARA REDUCCIÓN DE RIESGOS


SEGURIDAD CRÓNICOS

PARA LA PREVENCIÓN DE ACCIDENTES

Figura 8.1 Esquema General de ecodiseño

A continuación en las Tablas 8.1, 8.2, 8.3, 8.4, 8.5, 8.6 y 8.7 se presenta
un listado de prácticas de ecodiseño o diseño para el medio ambiente o
también rediseño ecológico.

Tabla 8.1 Prácticas de Rediseñar considerando la Recuperación y la


Reutilización

• Diseñar para la recuperación de materiales


• Evitar materiales compuestos
• Especificar los materiales reciclables
• Usar embalajes reciclables
• Diseñar para la recuperación de componentes
• Diseñar envases reutilizables
• Diseñar para restauración
• Diseñar para remanufactura
56 WALTER PARDAVÉ LIVIA

Tabla 8.2 Prácticas de Rediseñar considerando el Desensamblaje

• Facilitar el acceso de componentes y fácil separación


• Optimizar la secuencia de desensamblaje
• Evitar las piezas incrustadas
• Simplificar las conexiones entre los componentes
• Evitar resortes, poleas, arneses
• Evitar adhesivos y soldaduras
• Evitar sujetadores de rosca
• Diseñar para la simplicidad
• Reducir la complejidad del producto
• Reducir el número de piezas
• Diseñar piezas multifuncionales
• Utilizar piezas en común

Tabla 8.3 Prácticas de Rediseñar considerando la Minimización de Residuos

• Diseñar para la reducción en la fuente


• Reducir las dimensiones del producto
• Especificar materiales de peso liviano
• Diseñar envoltorios más delgados
• Aumentar la concentración de los líquidos
• Reducir la densidad de los componentes
• Reducir el peso del embalaje
• Usar documentación electrónica
• Diseñar para la separación
• Facilitar la identificación de materiales
• Usar materiales similares o compatibles
• Evitar contaminantes de los materiales
• Diseñar para la recuperación y reutilización de los residuos
• Diseñar para la incineración de residuos
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 57

Tabla 8. 4 Prácticas de Rediseñar considerando la Conservación de Energía

• Reducir el uso de energía en la producción


• Reducir el consumo de energía eléctrica
• Reducir el uso de energía en la distribución ya sea minimizando la distancia
de transporte o el volumen de cargamento
• Usar formas renovables de energía

Tabla 8.5 Prácticas de Rediseñar considerando la Conservación de Materiales

• Diseñar productos multifuncionales


• Especificar materiales renovables
• Usar componentes remanufacturados
• Diseñar para la longevidad del producto
• Diseñar componentes susceptibles de ser mejorados
• Diseñar soportes reutilizables
• Diseñar para varios servicio
• Diseñar para la durabilidad en servicios
• Diseñar para ciclo cerrado de reciclaje
• Diseñar para recuperación de embalajes
• Diseñar envases reutilizables

Tabla 8.6 Prácticas de Rediseñar considerando la reducción de riesgos


crónicos

• Reducir descargas en la producción


• Evitar las sustancias tóxicas y peligrosas para la salud
• Evitar sustancias nocivas para la capa de ozono y el calentamiento global
• Usar sustancias solubles en agua
• Asegurar la biodegradabilidad del producto

Tabla 8.7 Prácticas de Rediseñar considerando la Prevención de Accidentes

• Evitar materiales cáusticos y/o inflamables


• Dejar margen para la liberación de presión
• Minimizar el potencial de fugas
• Usar cierres a prueba de niños
• Disuadir al consumidor con información del producto.
58 WALTER PARDAVÉ LIVIA

LECTURAS RECOMENDADAS

CAPUZ RIZO, S. y Gómez Navarro T. Ecodiseño: Ingeniería del ciclo de vida


para el desarrollo de productos sostenibles. Editorial Alfaomega, España, 2004.
FIKSEL, Joseph. Ingeniería de Diseño Medioambiental DFE, Editorial Mc Graw
Hill Interamericana, España, 1997.
FULLANA P, y PUIG R. Análisis de ciclo de vida. Rubens Editorial, España,
1997.
LUBIN, Jaime. Diseño Ecológico, Un camino diferente. Centro de Diseño
Ecológico DUE, Sierra del Tigre, Jalisco, México, 2000.
Centro para el Diseño Sustentable del Reino Unido
www.cfsd.org.uk
Información de Ecodiseño en Austria
www.ecodesign.at/ecodesign-eng/
Centro Nacional para el Diseño Ambiental en Australia
www.cfd.rmit.edu.au
Red Global de Diseñadores de Productos Ecológicos
www.o2.org
Sociedad Americana de Diseño Industrial, Capitulo de Diseño Verde
www.dsf.org/ecosection
Grupo de Diseño Ambiental de la Universidad Carnegie Mellon USA
www.ce.cmu.edu/green_design/index.htm
EPA sobre Ecodiseño
www.epa.gov/opptintr/dfe/index.htm
Centro de Gestión en Centroamerica para Ecodiseño
www.cegesti.org/ecodiseño
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 59

Capítulo 9.
RECOMPENSAR

“Los problemas medioambientales, son también


problemas de negocios… Por encima de todo”
(WaPaLi)

Las políticas económicas y ambientales no pueden separarse ya. En pri-


mer lugar porqué es imprescindible integrar las consideraciones ambienta-
les en los sectores productivos y en segundo término, porque se persigue
una mayor eficacia económica en las políticas nacionales. De ahí el desa-
rrollo que se está efectuando de los instrumentos económicos, a fin de po-
tenciar el papel del mercado y de complementar la acción administrativa
establecida a través de la regulación directa.

Dentro de estos instrumentos económicos aptos para su inclusión están,


entre otros, los siguientes:
60 WALTER PARDAVÉ LIVIA

• Impuestos o cánones de vertido. Vinculados directamente a las cantidades


medidas o estimadas de los vertimientos. Estos impuestos se aplican en
varios países para luchar contra la contaminación del agua o para recaudar
fondos destinados a inversiones en equipos integrales de lucha contra la
contaminación.

• Incentivos en los impuestos indirectos. Se pueden crear incentivos para


reducir contaminación introduciendo nuevos impuestos sobre productos
asociados al deterioro del medio ambiente. A modo de ejemplo, sobre
los biocidas, los fertilizantes o reducción de los mismos, como es el
caso de la gasolina sin plomo.

Según la OECD (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Eco-


nómico), estos impuestos deben aplicarse sobre todo a productos consumi-
dos o utilizados en grandes cantidades y que sean fáciles de identificar.

Cuando un producto es fuertemente tóxico y se quiera suprimir, o al


menos reducir considerablemente su empleo, la prohibición total o parcial
es preferible a la aplicación de un impuesto. Cuando mayor sea la elastici-
dad de la demanda y las posibilidades de sustitución de ciertos productos,
mayor será la eficacia de los impuestos para la defensa del medio ambiente.

• Subsidios a través del sistema fiscal. Los sistemas de ayudas financieras


utilizados para la protección del medio ambiente son de diferentes clases:
Subsidios directos, préstamos a tasas de interés favorable, etc.

Hay varios modos de utilización de un sistema de fiscalidad directa (im-


puesto sobre los beneficios e impuestos sobre la renta), que tenga por fin
una política de defensa del medio ambiente. Por ejemplo, las inversiones
en tecnologías más limpias, equipos de control, o depuración de vertidos
podrían dar derecho a una amortización acelerada o a otras concesiones
fiscales.

En la práctica, a pesar de las fuertes críticas en su contra, los subsidios


son procedimientos utilizados con gran frecuencia, su justificación reside
en las ventajas que tiene para acelerar la puesta en marcha de una política
ambiental durante un periodo transitorio de adaptación.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 61

• Las tasas ecológicas. Se refieren básicamente a las previstas como gra-


vamen a la producción y consumo de energía y emisiones de dióxido de
carbono, derivadas de la reducción de gases causantes del efecto
invernadero presentes en la atmósfera para el control del cambio climático.

El efecto invernadero (calentamiento global del planeta por acción de


gases como el dióxido de carbono CO2 y el metano CH4), es probablemen-
te el problema ambiental más importante en el ámbito macroecológico y
cuya solución es difícil y de enorme costo; hasta el punto de que los exper-
tos están anunciando ya que el efecto invernadero amenaza seriamente el
crecimiento económico, de la forma en que se viene produciendo.

• Seguros ecológicos. Si las empresas que originan riesgos e impactos


ambientales son obligadas a asegurar a esas fuentes contra estos riesgos,
es posible que analicen a fondo el conjunto de operaciones. La selección
tecnológica será más cuidadosa y se escogerá con mayor precisión, de
las opciones disponibles para poner en práctica, sistemas de control de
la contaminación y su mantenimiento, además de que ello puede llevar a
una reducción del costo del seguro.

Además de estos mecanismos reguladores, en cada organización pueden


adoptarse diferentes incentivos económicos y mecanismos de mercado (se-
llos ecológicos, sellos de garantía, certificaciones de viabilidad), o de reco-
nocimientos (premios a la innovación, certificaciones ISO 14001, etc.) y a
los modos de actuación “ecológicos, verdes o limpios”, de los recursos hu-
manos.

LECTURAS RECOMENDADAS

GARCÍA PÉREZ María Angeles. Financiación de la reconversión Industrial en


materia de medioambiental, Instituto de Investigaciones Ecológicas, Málaga,
España (1995).
ESTEBAN BOLEA, María T. Fiscalidad y Medio Ambiente, Instituto de Investi-
gaciones Ecológicas, Málaga, España (1995).
GRAY R., BEBBINGTON J., WALTERS D., Traducido por Samuel Mantilla,
Contabilidad y Auditoría Ambiental, Ecoe Ediciones, Colombia (1999).
Capítulo 10.
RENOVAR

“Los retos medioambientales representan incertidumbre;


para enfrentarlos y solucionarlos se requiere audacia”
(WaPaLi)

No solamente se necesita mejorar en la esfera medioambiental; se nece-


sita el hábito de mejorar en todo.

Renovar concepciones, mentalidad, actuaciones de los gobernantes, pro-


ductores y consumidores para con el ambiente; es un paso determinante
hacia un proceso de fabricación o de etapas del servicio, de los productos y
de los sistemas de gestión, de modo que las generaciones futuras puedan
disfrutar de una vida mejor en un ambiente sano.

En este punto, como se ha indicado, la calidad en la empresa no solo es


una cuestión de técnica y de normas. Es sobre todo, una cultura, un com-
portamiento que se soporta en la responsabilidad.
64 WALTER PARDAVÉ LIVIA

Responsabilidad en la concepción, en el diseño, en la fabricación, en el


transporte y en la distribución del producto. A tales efectos, es imprescin-
dible aplicar conjuntamente los conceptos y disciplinas de calidad, seguri-
dad y medio ambiente.

En este contexto, el medio ambiente, al igual que el aseguramiento de la


calidad, no puede considerarse como un campo separado del concepto de
Calidad Total, sino que se configura como un aspecto más del mismo.

Partiendo de este enfoque, existe una serie de puntos comunes, conside-


rados como ventajas, que justifican el unánime criterio de considerar la
calidad ambiental como parte de la calidad total:
• La calidad ambiental ayuda a mitigar las pérdidas de la industria por
desastres ecológicos.
• Disminuye el despilfarro económico que suponen los residuos no
aprovechados.
• Mitiga la responsabilidad empresarial por accidentes evitables si existiese
una planificación ambiental adecuada.
• Facilita la consecución de créditos, y la suscripción de pólizas de seguro,
a aquellas empresas que desarrollan actividades calificadas como de
riesgo.

Respecto a las empresas en relación a su atención hacía el medio am-


biente, las empresas son de dos tipos: reactiva, negándose a aceptar las
presiones o reaccionando ante ellas cuando no les queda otro remedio, o
proactiva, adelantándose a las demandas de los interesados e intentando
buscar nuevas oportunidades en los retos que toda situación de cambio con-
lleva.

Las empresas «reactivas» consideran la temática medioambiental como


un problema netamente técnico y, por lo tanto crean, y podría añadirse que
de mala gana, departamentos medioambientales de carácter técnico, que
sólo se ocupan del medio ambiente en situaciones de emergencias o consi-
derando sólo aspectos de presupuesto.

Las empresas «proactivas»comprenden que el medio ambiente no es un


tema técnico que puede encerrarse en las fronteras de un departamento téc-
nico, sino que se trata de un tema horizontal que afecta a toda la organiza-
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 65

ción y qué, por tanto, es responsabilidad de la dirección general. En conse-


cuencia, en lugar de considerar el medio ambiente como un problema fren-
te al que reaccionar, lo incluyen como un elemento crítico en sus procesos
de definición estratégica.

En numerosos trabajos se han comparado los procesos y programas de


mejora de la calidad con los de mejora del impacto ambiental, como puede
verse en la Figura 10.1 .

isfacción clie e presión / m


Sat reducir nte agen
tes d edi
oa
r/ defe
ión / reducir imp
ina c nar ac
lim oducto / produ to

m
i

cc
lim t

bie
de vida del

isfa
cto
E

r iclo
s

np

nte
os
pro

E
nc

Sat
tió

us

tió

du
Ges

cto
Ges
Visión/ Visión/
Misión Misión

Gestión de Calidad Gestión Medioambiental

Figura 10.1 Paralelismo entre La gestión de calidad y la gestión


medioambiental

Vemos que en ambos casos, se mira hacia afuera, bien sea a los clientes
en particular o a los interesados en general. Y se contemplan todas las acti-
vidades de la empresa que directa o indirectamente pueden incidir en su
grado de satisfacción, implican por lo tanto, profundos cambios culturales
y estructurales en las organizaciones. El compromiso y la participación de
todos sus integrantes, y una fluida comunicación y relación entre departa-
mentos, e interfuncional, son condiciones necesarias para que los objetivos
mencionados anteriormente sean alcanzados.

Otro factor determinante para que todo ello sea realidad es la actuación
de la dirección. Las funciones y el estilo de los directivos de todos los
niveles también han de sufrir una profunda metamorfosis.
66 WALTER PARDAVÉ LIVIA

Para garantizar el mejoramiento continuo en las empresas, en los casos


de aseguramiento de la calidad existe el instrumento voluntario y normali-
zado de implantación (Normas ISO 9.000) que permite posteriormente la
certificación de la calidad por un organismo externo, para los casos del
medioambiente existen las Normas ISO 14.000.

Las normas establecidas para la gestión ambiental derivan de las normas


de gestión de la calidad, por lo que ambas gestiones presentan correlacio-
nes evidentes.

Ahora bien, por su propia naturaleza tienen también peculiaridades ori-


ginales.
Así por ejemplo, en las mejoras de calidad de un proceso, los objetivos
básicos son suprimir las ineficiencias del propio proceso y que el producto
del mismo sea excelente. Sin embargo, la gestión medioambiental, además
de este objetivo, tiene como finalidad básica minimizar y tratar adecuada-
mente los efectos medioambientales negativos que se derivan del proceso
(emisiones a la atmósfera, vertidos a las aguas residuales, ruidos, etc.).

De ahí se deduce la complementariedad de los sistemas de Gestión


Medioambiental (ISO 14.000) y de Aseguramiento de la Calidad (ISO 9.000)
en el marco del sistema integral de Calidad Total, dado que en ambos se
adoptan enfoques paralelos, con el idéntico fin de conseguir adaptarse a
unas directrices previamente definidas.

Por su parte, el programa de gestión medioambiental hace referencia a


los medios para alcanzar los objetivos y metas de la organización, de forma
parecida a los ISO 9.000 cuando se refieren a la forma de asegurar que la
organización pueda cumplir los requisitos contractuales y a los medios para
cumplirlos mediante el control de las actividades de diseño.

Así pues, para las organizaciones que trabajan o quieran trabajar con las
normas ISO 9.000 y que deseen implantar una gestión medioambiental de
acuerdo con el sistema de gestión medioambiental ISO 14.000, la relación
entre los requisitos de ambas normas se concretaría en los siguientes pasos:
(Ver Figura 10.2:
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 67

Responsabilidad
de Dirección

Comunicación Política Efectos


Externa Ambiental Ambientales

Plan estratégico
Revisiones del Medio
Ambiente
Mejoramiento
Continuo

Auditorías de Sistema de
Gestión Ambiental Gestión Ambiental

Registros Control Documentación


Operacional

Fuente: Adaptado de Cascio J, Guía ISO 14.000 (1998)

Figura 10.2 Pasos del ciclo de desarrollo de un


sistema de gestión ambiental

• Responsabilidad de la dirección
• Política medioambiental
• Los efectos medioambientales
• Plan estratégico de medio ambiente
• El sistema de gestión medioambiental
• Documentación de la gestión medioambiental
• El control operacional
• Registros de la gestión medioambiental
• Auditorías de la gestión medioambiental
• Revisiones de la gestión medioambiental
• Comunicación externa
68 WALTER PARDAVÉ LIVIA

Como ya se ha indicado, una estrategia empresarial requiere de una ade-


cuada implantación e integración de un sistema de gestión medioambiental,
cuyo objetivo es definir e implantar la política medioambiental más ade-
cuada a la actividad, productos y servicios derivados de la actividad de la
empresa, dirigido a prevenir y/o minimizar los efectos medioambiental,
asegurando la aptitud del sistema para su control y posibilitando la demos-
tración de esta aptitud entre las personas interesadas.

La gestión medioambiental en una empresa, debe seguir de acuerdo a lo


descrito en la Figura 10.3.

Pre-auditoría

Política y obejtivos
Estrategia

Sistema de
Auditoría Gestión Gestión
Medio ambiental

Certificación
Declaración
Medioambiental
Marketing y
Comunicación

Verificación
Medioambiental

Fuente: Miñaña, Marazuela, López; Instituto de Investigaciones Ecológicas, España


(1995)

Figura 10.3 La Gestión Medioambiental en una empresa


ESTRATEGIAS AMBIENTALES 69

Tal como se presenta en el esquema, el primer paso a dar, sería conocer


la situación ambiental en que se encuentran sus distintos centros industria-
les y que personal, medios técnicos y procedimientos de gestión empresa-
rial que ya posee pueden ser utilizados para desarrollar su gestión
medioambiental, es decir, realizar su Situación ambiental actual o
preauditoria ambiental inicial; la cual puede realizarse por personal de la
propia empresa o por una firma especializada, siendo necesario en cual-
quier caso que el equipo de trabajo esté formado por especialistas multidis-
ciplinarios y que sea independiente de las personas y actividades que van a
ser analizadas.

Las áreas a cubrir en esta revisión inicial serían las siguientes:


• Los requisitos normativos y legales de carácter o incidencia ambiental,
que regulan actividades existentes en la planta industrial analizada.
• La evaluación y registro de los efectos medioambientales significativos
generados.
• Un examen de las prácticas y procedimientos existentes de gestión
medioambiental.
• Una valorización de la situación encontrada (efectos medioambientales
generados, gestión realizada y situación legal)

El siguiente paso sería que la dirección de la empresa elaborara e hiciera


público un documento escrito (Política Medioambiental) que, teniendo en
cuenta la estrategia empresarial general, recoja el compromiso de la organi-
zación en el cumplimiento de los requisitos medioambientales y legales y
defina, de acuerdo con los resultados en la revisión previa, la forma de cum-
plir dicho compromiso y de asegurar una mejora continua de su actuación.

Sin embargo, la política medioambiental no tiene ningún valor si no se


acompañada de un nuevo paso: el establecimiento de un Plan Estratégico
de Medio Ambiente, con su correspondiente calendario que recoja periódi-
camente los objetivos y las metas a alcanzar por la organización y los re-
cursos presupuestarios y operativos que se le asignan. Para ser operativos,
se requiere nombrar un representante de la dirección, es decir, el Responsa-
ble de Medio Ambiente de la empresa.

Una misión importante de este responsable debe ser: determinar el Sis-


tema de Gestión Medioambiental más adecuado para su empresa. Este
70 WALTER PARDAVÉ LIVIA

sistema de gestión medioambiental debe establecerse en un Manual de


Gestión mantenido al día, que contenga funciones y responsabilidades, re-
gistros, normativas, procedimientos y la verificación medioambiental, la
cual debe ser efectuada por un Verificador Medioambiental, que es una
persona o entidad independiente de la empresa sometida a revisión, que ha
de disponer metodologías y procedimientos de inspección documentadas,
que incluyan mecanismos de control de calidad y las debidas garantías de
confidencialidad cuyo objetivo final es certificar, previa verificación, de la
fiabilidad de los datos y de la información incluidas en las declaración re-
sultante de la Auditoria Medioambiental.

Si el verificador encontrase cualquier género de deficiencias, habría que


remitir a la dirección de la empresa las recomendaciones pertinentes en
cuanto a las mejoras que han de realizarse. A su vez, los verificadores
deberán ser acreditados por un organismo competente.

Si partimos de la base de que el medio ambiente debe ser un factor a


tener en cuenta en el proceso de formulación de la estrategia de negocio de
una empresa y que dicho proceso ha de planificar el desarrollo de las capa-
cidades que harán posible la consecución de sus objetivos estratégicos, se
puede afirmar que las capacidades medioambientales forman parte del in-
ventario de capacidades de negocio de una empresa. Por lo tanto, el grado
de desarrollo de las capacidades medioambientales de una empresa puede
depender, al menos en parte, del grado de desarrollo de negocio. Sin em-
bargo, no hay duda de que el medio ambiente influye en la forma en que las
empresas son gestionadas y, por lo tanto, en la planificación del desarrollo
de capacidades medioambientales.

También el rendimiento medioambiental de las empresas depende, par-


cialmente, del rendimiento medioambiental de sus proveedores. En conse-
cuencia, y de acuerdo con su poder de compra y su estrategia medio-am-
biental, las empresas pueden exigir a sus proveedores una mejora de su
rendimiento medioambiental. Si sus capacidades medioambientales son
bajas, dichos proveedores pueden encontrarse en una posición de desventa-
ja competitiva por motivos medioambientales. Por lo tanto, las empresas
deberán intentar mejorar sus capacidades medioambientales de forma que
puedan satisfacer los requerimientos y necesidades de sus clientes.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 71

La Tabla 10.1 muestra indicadores que se pueden utilizar para evaluar


la calidad de la gestión medioambiental en una empresa, y son las que esta-
rán siempre en proceso de mejoramiento continuo.

Tabla 10.1 Indicadores usados para evaluar la calidad de la gestión


ambiental de la empresa

• Evaluación del impacto ambiental de las actividades de la empresa


• Comunicación de la empresa con agentes de presión
• Reputación medioambiental de la empresa
• Definición de la estrategia medioambiental
• Involucración de las diferentes áreas de la empresa en su gestión
medioambiental
• Despliegue de objetivos medioambientales en las áreas de la
empresa
• Apoyo de los sistemas de información a la mejora del rendimiento
medioambiental de la empresa
• Contabilización de los costes medioambientales
• Involucración de los primeros niveles de dirección en la mejora
del rendimiento medioambiental de la empresa
• Involucración de los mandos intermedios en la mejora del ren-
dimiento medioambiental de la empresa
• Involucración de los empleados en la mejora del rendimiento
medioambiental de la empresa
• Prevención de la contaminación
• Consideración del medio ambiente en el proceso de diseño de pro-
ductos y servicios
• Uso de la metodología del análisis de ciclo de vida (ACV)
• Adopción y desarrollo de nuevas Tecnologías más limpias

Fuente: Rodríguez M.A y Enric R.J Dirección Medioambiental de la Empresa, Edicio-


nes Gestión 2000, España, 1998.
72 WALTER PARDAVÉ LIVIA

LECTURAS RECOMENDADAS

CASCIO, Joseph, WOODSIDE Gayle y MITCHELL Philip. Guía ISO 14.000:


Las nuevas normas internacionales para la administración ambiental, Editorial
Mc Graw Hill Interamericana, México, 1997.
HUNT David y JOHNSON Catherine. Sistemas de Gestión Medioambiental. Edi-
torial Mc Graw Hill, España,1996.
MAC LEAN Gary. ISO 9.000: Documentación de Calidad, Editorial Mc Graw
Hill, México,1996.
MIÑANA SANJUAMBENITO, Francisco. Planificación Ambiental en la Em-
presa. Instituto de Investigaciones Ecológicas, Málaga, España,1995.
WOODSIDE, Gayle y AURRICHIO, Patrick. Auditoría de sistemas de gestión
medioambiental, Introducción a la norma ISO 14.000. Editorial Mc Graw Hill,
España, 2001.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 73

BIBLIOGRAFÍA

CAPUZ RIZO S. y GÓMEZ NAVARRO T. Ecodiseño: Ingeniería del ci-


clo de vida para el desarrollo de productos sostenibles, Editorial
Alfaomega, México, 2004.

CONESA FERNANDEZ–VITORA, V. Instrumentos de la Gestión Am-


biental en la Empresa, Ediciones Mundi-Prensa, España, 1997.

DENISON Edward y YU REN GUANG. Packaging 3: Envases Ecológicos,


Mc Graw Hill Interamericana Editores, México, 2002.

FIKSEL JOSEPH. Ingeniería de diseño medioambiental DFE: Desarrollo


Integral de productos y procesos ecoeficientes, Mc Graw Hill
Interamericana, España, 1997.

GÓMEZ ARIAS J. y DUQUE GÓMEZ E. Ecosellos: Aplicación al Mar-


keting Green y los Negocios Internacionales, Ecoe Ediciones, Bogotá
Colombia, 2004.

GORDILLO HERNÁNDEZ David. Ecología y Contaminación Ambien-


tal, Interamericana Mc Graw Hill Editores, México, 1995.

GRAY Rob, BEBBINGTON Jan y WALTERS Diana. Traductor: Samuel


Alberto Mantilla. Contabilidad y Auditoría Ambiental, Ecoe Ediciones,
Bogotá Colombia, 1999.

HENNECHART Dominique. Mercadeo Ecológico y Mercadeo Social,


Escuela Internacional de Postgrados UDES, Bucaramanga, Colombia,
1999.
74 WALTER PARDAVÉ LIVIA

CIBERGRAFÍA

PROGRAMA DE LAS NACIONES UNIDAS PARA EL DESARROLLO PNUD


www.undp.org
PROGRAMA DE LAS NACIONES UNIDAS PARA EL MEDIO AMBIENTE
PNUMA
www.undp.unep.org
INSTITUTO INTERNACIONAL PARA EL DESARROLLO SOSTENIBLE
www.iisd1.iisd.ca
CENTRO DE TECNOLOGIAS LIMPIAS UCLA USA
www.cetseas.ucla.edu
AGENCIA DE PROTECCION AMBIENTAL USA
www.epa.gov
WEB SITE DE INGENIERIA AMBIENTAL
www.enviroindustry.com
CONSEJO MUNDIAL DE EMPRESAS POR EL DESARROLLO SOSTENIBLE
www.wbcsd.ch
WEB SITE DE ECOLOGIA INDUSTRIAL
www.ambinet.org
AGENCIA DE EUROPA AMBIENTAL
www.eea.dk
PROGRAMA DE REDES DE DESARROLLO SOSTENIBLE
www.sdnp.undp.org
FUNDACION ENTORNO, EMPRESA Y MEDIO AMBIENTE
www.fundacion-entorno.org/home.htm
NACIONES UNIDAS POR EL DESARROLLO SOSTENIBLE
www.un.org/esa/sustdev/
RED DE DESARROLLO SOSTENIBLE DE MÉXICO
www.rds.org.mx
CENTRO PANAMERICANO DE INGENIERIA SANITARIA Y AMBIENTAL
CEPIS
www.cepis.org.pe
GNET RED AMBIENTAL DE TECNOLOGIA Y MEDIO AMBIENTE
www.gnet.org
ULSF ASOCIACION DE UNIVERSIDADES LÍDERES PARA EL FUTURO
SUSTENTABLE
www.ulsf.org
INSTITUTO NACIONAL PARA EL MEDIO AMBIENTE USA
www.cnie.org
AGENCIA DE MEDIO AMBIENTE DE CÁNADA
www.ec.gc.ca
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 75

UICN UNION INTERNACIONAL PARA LA CONSERVACIÓN DE LA NA-


TURALEZA
www.imaginet.fr
CENTRO DE CALIDAD AMBIENTAL DEL ITESM MÉXICO
www.uninet.mty.itesm.mx
MINISTERIO DE AMBIENTE, VIVIENDA Y DESARROLLO TERRITORIAL
COLOMBIA
www.minmabiente.gov.co
IDEAM INSTITUTO DE ESTUDIOS AMBIENTALES Y METEREOLÓGICOS
COLOMBIA
www.ideam.gov.co
USAID AGENCIA PARA EL DESARROLLO INTERNACIONAL USA
www.info.usaid.gov
SOCIEDAD PARA EL ANÁLISIS Y DESARROLLO DE LA PROMOCION
DEL CICLO DE VIDA
www.spold.org
APÉNDICE A
GLOSARIO

ACTITUD PROACTIVA. Actitud de las BIOMASA. Masa de materia biológica


industrias y ciudadanos de cara a la me-
jora continua en sus prácticas medioam- CALIDAD DE VIDA. Termino relativo a
bientales para cumplir de antemano los la existencia de condiciones que mejoran
requisitos que cada nueva ley pueda es- el medio o entorno habitable para los se-
tablecer. res humanos, bienestar de los seres vivos
y grado en que una sociedad ofrece la
ANÁLISIS DE CICLO DE VIDA (ACV). oportunidad real de disfrutar de todos los
Recopilación y evaluación de las entra- bienes y servicios disponibles. Abarca as-
das y salidas y los potenciales impactos pectos tan amplios como la alimentación,
medioambientales del sistema del produc- abrigo junto con el sentimiento de perte-
to a lo largo de su ciclo de vida. nencia y autorrealización.

ASPECTO AMBIENTAL. Elementos de CAPA DE OZONO. Estrato de ozono (oxí-


las actividades, productos o servicios de geno triatómico), en la parte superior de
una organización que pueden interactuar la atmósfera, que bloquea la radiación
con el medio ambiente. ultravioleta del sol.

AUDITORÍA AMBIENTAL. Proceso de CERTIFICACIÓN. Procedimiento median-


verificación sistemático y documentado te el cual una tercera parte afirma por es-
para obtener y evaluar objetivamente la crito, que un producto, proceso o servi-
evidencia para determinar si el Sistema cio está conforme con los requerimien-
de Gestión Ambiental (SGA) de una or- tos especificados.
ganización está conforme con los crite-
rios de la auditoría del SGA, establecidos CICLO DE VIDA. Etapas consecutivas e
por ella, y comunicar los resultados de interrelacionadas de un sistema de pro-
este proceso a la gerencia. ducto, desde la adquisición de materia
prima o desde su extracción como recur-
BIODEGRADABLE. Que se consume o so natural hasta la disposición final.
descompone en sustancias naturales como
dióxido de carbono y agua, por la acción CLOROFLUORCARBONADOS
de organismos biológicos, en particular (CFCs). Moléculas orgánicas sintéticas
los denominados descomponedores. que contienen uno o más átomos de Car-
bono y Flúor, y que están identificados
BIODIVERSIDAD. Se entiende como la como los que destruyen la capa de ozono.
variedad de los organismos vivos de cual-
quier fuente, o la diversidad dentro de CONTABILIDAD AMBIENTAL. Gene-
cada especie, entre las especies y las com- ración, análisis y utilización de informa-
plejidades que forman parte. ción financiera y no financiera destinada
a integrar las políticas económica y
BIOGAS. Mezcla de gases que resultan de medioambiental de la empresa en bene-
la digestión de la materia orgánica. ficio de la sostenibilidad.
78 WALTER PARDAVÉ LIVIA

CONTAMINACIÓN. Presencia, concentra- EFECTO INVERNADERO. Incremento


ción o cantidad de sustancia o energía que de la temperatura atmosférica, causada
de manera directa o indirecta, causan efec- por el aumento de la concentración y cau-
tos adversos sobre el medio ambiente y dal de dióxido de carbono y otros gases,
los seres vivos. que absorben y retienen la radiación tér-
mica que por los regular escapa de la tierra.
CONTAMINANTE. Un constituyente de un
material o energía que se sabe o sospe- EMBALAJE. Recipiente o envoltura que
cha que es agente de riesgo para el medio sirve para agrupar y transportar produc-
ambiente o los seres vivos. tos. Tiene como funciones: proteger el
contenido, informar sobre su manejo,
DESARROLLO SOSTENIBLE. Repre- datos de requisitos legales, composición,
senta un sistema de crecimiento, que sa- ingredientes y promoción del producto
tisface las necesidades actuales de la hu- por medio de alguna simbología.
manidad, sin comprometer la capacidad
de las generaciones futuras para satisfa- EMPAQUE. Es un sistema coordinado me-
diante el cual los productos, producidos
cer sus propias necesidades.
o cosechados, son acomodados dentro de
un conjunto empaque, para su traslado del
DESEMPEÑO AMBIENTAL. Resultados
sitio de producción al lugar de consumo,
medibles del Sistema de Gestión Ambien-
sin que sufra daño. El objetivo es lograr
tal, relativos al control de los aspectos
un vínculo comercial entre el producto y
ambientales de la organización basados
el consumidor.
en la política, los objetivos y las metas
ambientales. ENERGÍA. Capacidad de realizar un traba-
jo. Las formas más comunes son la luz,
DISEÑO PARA EL MEDIO AMBIENTE la electricidad, el movimiento y la ener-
(DFE, Design For Environment). Es un gía química de compuestos como el azú-
Programa cuyo objetivo es de generar car, la gasolina y otros combustibles.
negocios, incorporando consideraciones
ambientales en el plan y rediseño de pro- ENVASE. Es el contenedor que está en con-
ductos, procesos y técnicas para la direc- tacto directo con el producto mismo, que
ción del sistema. protege, conserva, o identifica; además de
facilitar su manejo y comercialización.
ECOEFICIENCIA. La capacidad de una
entidad o producto de satisfacer simultá- ESPECIFICACIÓN. Documento que pres-
neamente las metas del coste, calidad y cribe los requerimientos, con los cuales,
rendimiento, y reducir los impactos ambien- debe estar conforme el producto o servi-
tales y conservar los recursos valiosos. cio.

ECOLOGÍA. Estudio de las relaciones mu- EVALUACIÓN DEL CICLO DE VIDA.


tuas de los organismos y que tienen con Recopilación y evaluación, de acuerdo
el medio en que viven. con un conjunto sistemático de procedi-
mientos, de las entradas y salidas de ma-
ECOSISTEMA. Es un sistema complejo don- teriales y energía y los impactos ambien-
de se presentan interacciones entre las dife- tales potenciales de un sistema de produc-
rentes especies, y entre éstas y su medio. to a través de su ciclo de vida.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 79

EXTERNALIDAD. Cualquier efecto en las total requiere de un proceso constante, que


operaciones no incluido en los cálculos es el mejoramiento continuo, donde la
usuales de ganancias y pérdidas. perfección nunca se logra pero siempre
se busca.
FOTOSÍNTESIS. Proceso químico que rea-
lizan las plantas verdes para producir con NO BIODEGRADABLE. Que no lo con-
la energía del sol, glucosa a partir de agua sumen ni descomponen los organismos
y dióxido de carbono. Se libera oxígeno biológicos, como por ejemplo los plásti-
como un subproducto. cos y el aluminio.

IMPACTO AMBIENTAL. Se dice que hay NO CONFORMIDAD. El no cumplimien-


impacto ambiental, cuando una acción o to de un requisito especificado
actividad produce una alteración, modi-
ficación o cambio positivo o negativo en ORGANIZACIÓN. Compañía, corpora-
el medio o alguno de sus componentes. ción , firma, empresa o institución, o par-
Esta acción puede ser un proyecto de in- te o una combinación de ellas, sea ésta
geniería, un programa, un plan, una ley o incorporada o no, pública o privada, que
una disposición administrativa con tiene sus propias funciones y administra-
implicaciones ambientales. ción.
Hay que hacer constar que el término «im-
pacto» necesariamente no implica PLÁSTICO. Es un material sintético com-
negatividad, ya que podría ser positiva o puesto de moléculas gigantes cuyos com-
negativa. Es la diferencia entre la situa- ponentes bases son el carbono, hidróge-
ción del medio ambiente futuro, tal y no, oxígeno, nitrógeno y silicio, que dan
como se va manifestar como consecuen- origen a una amplia variedad de produc-
cia de la realización del proyecto. tos terminados procesados por el hom-
bre.
INCINERACIÓN. Es una combustión con
exceso de oxígeno, llevada a cabo a muy POLÍTICA AMBIENTAL. Declaración
altas temperaturas. Es un método muy por parte de una organización de sus in-
eficaz para eliminar grandes cantidades tenciones y principios, en relación con su
de sustancias. desempeño ambiental global, que le sir-
ve de marco para la acción y para fijar
MATERIAL. Sustancia que ocupa un lugar sus objetivos y metas ambientales.
en el espacio y tiene propiedades intrín-
secas. PREVENCIÓN DE LA CONTAMINA-
CIÓN. Uso de procesos, prácticas, ma-
MEDIO AMBIENTE. Entorno en el que teriales o productos que evitan, reducen
opera un sistema, que incluye aire, agua, o controlan la contaminación, las cuales
suelo, recursos naturales, flora, fauna y pueden incluir reciclado, tratamiento,
su interrelación. cambio de proceso, mecanismos de con-
trol, uso eficiente de los recursos y susti-
MEJORAMIENTO CONTINUO. Es un tución de materiales.
esfuerzo para aplicar mejoras en cada área
de la organización, a la que se entrega a PROCEDIMIENTO. Manera especificada
clientes. La administración de la calidad de ejecutar una actividad
80 WALTER PARDAVÉ LIVIA

PROCESO. Conjunto de recursos interre- plazar, regenerar o restaurar de alguna u


lacionados y actividades que transforman de otra forma, una vez que se haya utili-
entradas en salidas. zado, en tiempos medidos en escala hu-
mana.
PRODUCTO. Cualquier bien o servicio
RESIDUO. Cualquier material o energía
«QUIEN CONTAMINA PAGA». Princi- generado en el proceso de extracción,
pio según el cual la responsabilidad am- beneficio, transformación, consumo, uso,
biental se atribuye al beneficiario de un post-uso, o disposición final, que no per-
producto, o servicio en cada fase de su mite ser nuevamente usado en el proceso
ciclo de vida. que lo generó, pero tiene potencialidad
de ser aprovechado.
RECURSO. Cualquier cosa que puede ser
utilizada o aprovechada. VERIFICACIÓN. Acto de revisar, inspec-
cionar, probar, comprobar, auditar, o de
RECURSO NATURAL NO RENOVA- otra forma, establecer y documentar si los
BLE. Es un recurso natural que no se items, procesos o servicios, o documen-
puede reemplazar, regenerar o restaurar tos, están conformes con los requerimien-
de alguna u otra forma, una vez que se tos especificados.
haya utilizado, en tiempos medidos en
escala humana. VENTAJA COMPETITIVA. Una carac-
terística de una empresa que le permite
RECURSO NATURAL RENOVABLE. superar a sus competidores en términos
Es un recurso natural que se puede reem- económicos o de otro tipo.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 81

APÉNDICE B
SÍNTESIS DE NORMATIVIDAD
AMBIENTAL EN COLOMBIA

AGUA
· Ley 41 de 1993. Organización del sector de adecuación de tierras
· Ley 357 de 1997. Convención relativa a los humedales de importancia
Internacional, especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas
· Ley 373 de 1997. Programa para el uso eficiente y ahorro del agua
· Decreto 1541 de 1978. Aguas no marítimas
· Decreto 1594 de 1984. Usos del agua y residuos líquidos
· Decreto 475 de 1998. Norma Técnica de calidad de agua potable
· Decreto 155 de 2004. Tasas por utilización de aguas
· Decreto 1700 de 1989. Creación de la Comisión Nacional del Agua
Potable y Saneamiento Básico.
· Decreto 1866 de 1994. Reglamenta parcialmente el Artículo 69 de la
Ley 160 de 1994.
· Decreto 2190 de 1995. Elaboración del Plan Nacional de Contingencias
contra derrames de Hidrocarburos, Derivados y Sustancias Nocivas en
aguas marinas, fluviales y lacústres.
· Decreto 2340 de 1984. Aclaración del Decreto 1594 de 1984.
· Decreto 2857 de 1981. Reglamenta la parte XIII, Título 2, Capítulo III
del Decreto 2811 de 1974.
· Decreto 2858 de 1981. Permisos especiales para estudios de factibilidad
de aprovechamiento de aguas.
· Decreto 3100 de 2003. Tasas retributivas por la utilización directa del
agua, como receptor de vertimientos puntuales.
· Decreto 3102 de 1997. Reglamenta el Artículo 15 de la Ley 373 de 1997,
en relación con la instalación de equipos, sustancias e implementos de
bajo consumo de agua.
· Decreto 4742 de 2005. Modifica el Artículo 12 del Decreto 155 de 2004.
82 WALTER PARDAVÉ LIVIA

AIRE
· Ley 6 de 1969. Aprobación del tratado sobre prohibición de armas
nucleares en la atmósfera.
· Ley 30 de 1990. Aprobación del Convenio de Viena para la protección
de la capa de ozono.
· Ley 140 de 1994. Regula la Publicidad Exterior Visual en el Territorio
Nacional.
· Ley 304 de 1996. Aprueba acuerdo para la creación del Instituto
Interamericano para la Investigación del cambio Global.
· Decreto 002 de 1982. Reglamenta parcialmente el Título I de la Ley 009
de 1979 y el Decreto 2811 de 1974 sobre emisiones atmosféricas.
· Decreto 89 de 2005. Adopta la reglamentación de la publicidad exterior
visual, para el Municipio de Bucaramanga.
· Decreto 423 de 2005. Medidas para controlar, exportación de sustancias
agotadoras de la capa de ozono.
· Decreto 948 de 1995. Reglamenta parcialmente la ley 23 de 1973, en
relación con la prevención y control de la contaminación atmosférica y
la protección de la calidad de aire.
· Decreto 979 de 2006. Modifica artículos 7,10,93,94 y 108 del Decreto
948 de 1995.
· Decreto 1228 de 1997. Modifica parcialmente el Decreto 948 de 1995.
· Decreto 1552 de 2000. Modifica el Artículo 38 del Decreto 948 de 1995.
· Decreto 1697 de 1997. Modifica el Artículo 38 del Decreto 948 de 1995
· Decreto 2107 de 1995. Modifica el Artículo 38 del Decreto 948 de 1995
· Decreto 2206 de 1983. Sustituye el Capítulo XVI de la vigilancia, control
y sanciones del Decreto 002 de 1982 sobre emisiones atmosféricas.
· Resolución 005 de 1996. Reglamenta niveles permisibles de emisión de
contaminantes producidos por fuentes móviles terrestres a gasolina o
diesel.
· Resolución 058 de 2001. Normas y límites máximas permisibles de
emisión para incineradores y hornos crematorios de residuos sólidos y
líquidos.
· Resolución 125 de 1996. Adiciona a la Resolución 898 de 1995
· Resolución 304 de 2001. Medidas para importación de sustancias
agotadoras de la capa de ozono.
· Resolución 378 de 1997. Condiciones de expedición del certificado de
emisiones para la prueba dinámica.
· Resolución 415 de 1998. Establecen casos en las cuales se permite la
combustión de los aceites de desecho y sus condiciones técnicas.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 83

· Resolución 441 de 1997. Revoca el Artículo 2 de la Resolución 1619 de


1995.
· Resolución 528 de 1997. Prohibe producción de refrigeradores y
congeladores que requieran o contengan CFCs, y fijan requisitos de
importación de los mismos.
· Resolución 532 de 2005. Requisitos, términos, condiciones y obligaciones
para las quemas abiertas, control en áreas rurales para actividades
agrícolas y mineras.
· Resolución 619 de 1997. Factores a partir del cual se requiere permiso
de emisión atmosférica por fuentes fijas.
· Resolución 627 de 2006. Norma nacional de emisión de ruido y ruido
ambiental.
· Resolución 681 de 1997. Adiciona el Artículo 2 de la Resolución 378 de
1997.
· Resolución 874 de 2004. Metodología para la asignación del remanente
de importación de sustancias agotadoras de la capa de ozono.
· Resolución 886 de 2004. Modifica la Resolución 58 de 2002.
· Resolución 909 de 1996. Modifica la Resolución 5 de 1996.
· Resolución 970 de 2001. Modifica Artículos de la Ley 99 de 1993 y el
Decreto 948 de 1995.
· Resolución 1048 de 1999. Fija niveles permisibles de emisión de
contaminantes producidos por fuentes móviles terrestres a gasolina o
diesel en condiciones de prueba dinámica.
· Resolución 1208 de 1997. Condiciones de expedición del certificado de
emisiones por prueba dinámica para los importadores de vehículos.
· Resolución 1289 de 2005. Modifica parcialmente la Resolución 898 de
1995, sobre biocombustibles
· Resolución 1351 de 1995. Adopta la declaración denominada Informe
de Estado de Emisiones (IE-1).
· Resolución 1446 de 2005. Modifica parcialmente la resolución 415 de
1998.
· Resolución 1619 de 1995. Desarrolla parcialmente artículos 97 y 98 del
Decreto 948 de 1995.
· Resolución 1792 de 1990. Adopta valores límites permisibles para la
exposición ocupacional del ruido.
· Resolución 8321 de 1983. Normas sobre protección, conservación de la
Audición de la salud, bienestar por causa de ruidos.
84 WALTER PARDAVÉ LIVIA

FAUNA
· Decreto 1394 de 1984. Autoriza al ICA , para delegar en el INDERENA,
funciones de supervisión y control de asistencia técnica en fauna y
aprovechamiento forestal.
· Decreto 1840 de 1994. Ambito de aplicación de normas de sanidad
animal.
· Decreto 2967 de 1997. Designa puertos autorizados para el comercio
Internacional de especímenes de Fauna y Flora Silvestre.
· Decreto 4688 de 2005. Reglamenta el Código Nacional de los Recursos
Naturales Renovables y de Protección del Medio Ambiente.
· Resolución 573 de 1997. Procedimiento de permiso que se refiere a la
Convención sobre Comercio Internacional de Especies Amenazadas de
Fauna y Flora Silvestre.

FLORA
· Ley 02 de 1959. Zonas Forestales Protectoras y Bosques de Interés
General
· Ley 139 de 1994. Certificado de Incentivo Forestal CIF
· Ley 299 de 1996. Protege la Flora Colombiana, reglamenta los jardines
botánicos.
· Decreto 331 de 1998. Reglamenta parcialmente la Ley 299 de 1996 en
materia de Jardines Botánicos.
· Decreto 877 de 1976. Señala prioridades referentes al uso del recurso
forestal
· Decreto 900 de 1997. Reglamenta el Certificado de Incentivo Forestal
para Conservación
· Decreto 1614 de 1980. Reglamenta los Artículos 55,60 y 216 del Decreto
2811 de 1974.
· Decreto 1791 de 1996. Establece el régimen de aprovechamiento forestal.
· Decreto 1824 de 1994. Reglamenta parcialmente la Ley 139 de 1994.

LEGISLACIÓN GENERAL
· Ley 23 de 1973. Facultades para expedir el Código Nacional de los
Recursos Naturales
· Ley 09 de 1979. Código Nacional de los Recursos Naturales Renovables
y de Protección del medio Ambiente.
· Ley 60 de 1993. Normas orgánicas sobre distribución de competencias.
· Ley 99 de 1993. Creación del Ministerio del Medio Ambiente
· Ley 142 de 1994. Régimen de los Servicios Públicos Domiciliarios
· Ley 491 de 1999. Establece el Seguro Ecológico
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 85

· Ley 697 de 2001. Fomenta el uso racional y eficiente de energía


· Ley 905 de 2004. Modifica la Ley 590 de 2000.
· Decreto 93 de 1998. Plan Nacional para la Prevención y Atención de
Desastres.
· Decreto 266 de 2000. Norma para suprimir y reformar las regulaciones,
tramites y procedimientos.
· Decreto 2532 de 2001. Reglamenta parcialmente el estatuto tributario
· Decreto 2591 de 1991. Reglamenta acción de tutela
· Resolución 486 de 2002. Forma y requisitos para presentar solicitudes
de calificación de exclusión de impuesto a las ventas al Ministerio de
Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial.
· Resolución 1023 de 2005. Adopta Guías Ambientales como instrumento
de autogestión y autorregulación.
· Resolución 1260 de 2005. Deroga el Artículo 21 de la Resolución 1007
de 2004.
· Resolución 1552 de 2005. Adopta los manuales para evaluación de
Estatutos Ambientales y de Seguimiento Ambiental del Proyecto.
· Resolución 1555 de 2005. Reglamenta el uso del Sello Ambiental
Colombiano.

LICENCIAS AMBIENTALES
· Decreto 1122 de 1999. Normas para suprimir tramites
· Decreto 1180 de 2003. Reglamenta el Título VIII de la Ley 99 de 1993
sobre Licencias Ambientales.
· Decreto 1220 de 2005. Reglamenta el Título VIII de la Ley 99 de 1993
sobre Licencias Ambientales.
· Decreto 2150 de 1995. Sentencia C-433 de 1996 que declaró inexequible
el Artículo 133, y 134 del Decreto 2150 de 1995 respecto a Planes de
Manejo Ambiental.
· Resolución 1137 de 1996. Cambio de actividades de proyectos de
hidrocarburos que cuentan con Licencia Ambiental.

ORDENAMIENTO TERRITORIAL
· Ley 009 de 1989. Normas sobre Planes de Desarrollo Municipal,
Compraventa y expropiación de bienes.
· Ley 380 de 1997. Modifica la Ley 9 de 1989 y la Ley 3 de 1991.
· Decreto 1052 de 1998. Reglamenta las disposiciones referentes a
Licencias de Construcción y Urbanismo, ejercicios de Curadurías Urbanas
y sanciones urbanísticas.
86 WALTER PARDAVÉ LIVIA

PARTICIPACIÓN CIUDADANA
· Ley 70 de 1993. Desarrolla el Artículo transitorio 55 de la Cosntitución
Política.
· Ley 472 de 1998. Desarrollo del Artículo 88 de la Constitución Política,
en relación a las acciones populares y de grupos.
· Ley 850 de 2003. Reglamenta las veedurías ciudadanas
· Decreto 1320 de 1998. Reglamenta la consulta previa con las
Comunidades Indígenas y Negras, para la explotación de los Recursos
Naturales dentro de su territorio.
· Decreto 1397 de 1996. Crea la Comisión Nacional de Territorios
Indígenas y la Mesa de Concertación
· Decreto 2762 de 1993. Sobre Audiencias Públicas en materia de Licencias
y permisos ambientales.

RESIDUOS SÓLIDOS
· Ley 253 de 1996. Aprueba el Convenio de Basilea
· Ley 430 de 1998. Normas prohibitivas en materia ambiental, referente a
desechos peligrosos.
· Decreto 605 de 1996. Reglamenta la Ley 142 de 1994, en relación a la
prestación de Servicio Público Domiciliario de Aseo.
· Decreto 838 de 2005. Modifica el Decreto 1713 de 2002, sobre
disposición de residuos sólidos.
· Decreto 1443 de 2004. Reglamenta parcialmente el Decreto 2811 de
1974.
· Decreto 1521 de 1998. Reglamenta el Almacenamiento, manejo,
transporte y distribución de combustibles líquidos derivados del petróleo.
· Decreto 1609 de 2002. Reglamenta el manejo y transporte terrestre
automotor de mercancías peligrosas por carretera.
· Decreto 1713 de 2002. Reglamenta la Ley 142/94, Ley 632/00 y la ley
689/01.
· Decreto 4126 de 2005. Modifica el Decreto 1669/02 sobre Gestión
Integral de Residuos Hospitalarios.
· Decreto 4741 de 2005. Reglamenta parcialmente la prevención y manejo
de los residuos o desechos generados en la Gestión Integral.
· Decreto 1140 de 2003. Modifica parcialmente el Decreto 1713 de 2002.
· Decreto 1505 de 2003. Modifica parcialmente el Decreto 1713 de 2002,
en relación con Planes de Gestión Integral de Residuos Sólidos.
· Decreto 1505 de 2000. Reglamenta la Gestión Integral de Residuos
Hospitalarios
· Resolución 11 de 1996. Reglas de contratos de concesión de servicio de
aseo.
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 87

· Resolución 115 de 1999. Comisión de regulación de Agua Potable y


Saneamiento Básico.
· Resolución 189 de 1994. Regulaciones para impedir la introducción al
territorio nacional de Residuos Peligrosos.
· Resolución 477 de 2004. Modifica Resolución 1045/03 de Planes de
Gestión Integral de Residuos Sólidos.
· Resolución 458 de 2002. Control y prevención de hornos de producción
de clinker.
· Resolución 541 de 1994. Regula el cargue, descargue, transporte,
almacenamiento y disposición de escombros y otros.
· Resolución 1096 de 2000. Reglamento Técnico de Agua Potable y
saneamiento básico RAS.
· Resolución 1390 de 2005. Pautas de cierre de Rellenos Sanitarios
· Resolución 1488 de 2003. Condiciones de límites permisibles de
emisiones, por llantas en hornos de clinker.

SUSTANCIAS QUÍMICAS
· Ley 55 de 1993. Aprueba el Convenio de Ginebra, sobre utilización de
productos químicos en el trabajo.
· Decreto 3788 de 1986. Reglamenta el Estatuto Nacional de
Estupefacientes
· Resolución 001 de 1995. Adiciona a la Resolución 009 de 1987.
· Resolución 004 de 1996. Adiciona a la Resolución 001 de 1996.
· Resolución 007 de 1992. Adiciona Tolueno y Anhidrido Acético a la
Resolución 009 de 1987.
· Resolución 009 de 1987. Reglamenta la importación, fabricación,
distribución, transporte y uso de acetona, cloroformo, eter etílico, ácido
clorhídrico y demás al Artículo 20 de la Ley 30 de 1986.
APÉNDICE C
LISTADO DE ENTIDADES
GUBERNAMENTALES EN COLOMBIA,
POR ÁREAS AMBIENTALES

- USOS DEL SUELO Y NORMAS URBANÍSTICAS


Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial
Planeación Municipal o quién corresponda, Curadurías Urbanas
Corporación Autónoma Regional

- ESPACIO PÚBLICO, QUE INCLUYE ORNATO URBANO Y


PAISAJE
Planeación Municipal o quién corresponda
Secretaría de Gobierno Municipal

- AGUA, CUENCAS HIDROGRÁFICAS, CALIDAD DE CUERPOS


DE AGUA, CALIDAD DE ACUEDUCTOS, ALCANTARILLADO Y
TRATAMIENTO DE AGUAS RESIDUALES Y CANTIDAD Y
CALIDAD DE AGUAS SUBTERRANEAS.
Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial
Corporación Autónoma Regional
Empresa de Servicios Públicos Domiciliarios
Secretaría de Salud Municipal

- RESIDUOS SÓLIDOS QUE INCLUYE DESECHOS PELIGROSOS


INDUSTRIALES, HOSPITALARIOS Y DOMÉSTICOS
Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial
Corporación Autónoma Regional
Empresa de Aseo Municipal

- CALIDAD DE AIRE
Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial
Corporación Autónoma Regional
Secretaría de Salud Municipal
Secretaría de Transito y Centro de Revisión Automotor
90 WALTER PARDAVÉ LIVIA

- RUIDO
Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial
Secretaría de Gobierno Municipal
Secretaría de Salud Municipal
Centro de Revisión Automotor
Corporación Autónoma Regional

- FAUNA, QUE INCLUYE LA PROTECCIÓN DE LA FAUNA


SILVESTRE Y DE LOS ANIMALES DOMÉSTICOS
Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial
Corporación Autónoma Regional
Secretaría de Gobierno Municipal
Secretaría de Salud Municipal
Entidades de Defensa de la Naturaleza o defensora de animales

- PREVENCIÓN DE DESASTRES, ESPECIALMENTE ASOCIADOS


A EVENTOS NATURALES O DE REPERCUSIONES SOBRE EL
MEDIO NATURAL COMO INUNDACIONES, DESLIZAMIENTOS,
SISMICIDAD Y QUEMAS.
Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial
Oficina Nacional de Prevención de Desastres
Corporación Autónoma Regional
Comité local de emergencias
Cuerpo de Bomberos Voluntarios

- FLORA, QUE INCLUYE BOSQUES, ZONAS DE RESERVA


FORESTAL, PARQUES NACIONALES O MUNICIPALES DE
ESPECIAL INTERÉS POR SU VEGETACIÓN, ARBORICULTURA
URBANA Y REFORESTACIÓN.
Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial
Corporación Autónoma Regional
Empresas de Servicios Públicos que manejan cuencas

- ALIMENTOS
Secretaría de Salud

- EDUCACIÓN AMBIENTAL Y PARTICIPACIÓN COMUNITARIA


EN TEMAS AMBIENTALES
Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial
Corporación Autónoma Regional
Entidades de Desarrollo Comunitario
ESTRATEGIAS AMBIENTALES 91

APÉNDICE D
PASOS PARA QUE LAS EMPRESAS
INICIEN EL CAMINO HACIA LA
EXCELENCIA AMBIENTAL
Fuente: Adaptado de. LATORRE E. Emilio, Empresa y Medio
Ambiente en Colombia, Edición CEREC Fescol, Colombia, 1996.

La siguiente guía corresponde a unos pasos, que debe desarrollar una


determinada empresa para iniciar el camino que les permitan alcanzar la
excelencia ambiental (entendiendo el camino hacía la excelencia ambiental de
una empresa como el proceso de diagnóstico de su gestión ambiental que
culmina con el desarrollo e implantación de planes de mejora de su rendimiento
ambiental)

I. La Junta Directiva y el Gerente deben decidir y asumir el total


compromiso de buscar, alcanzar y mantener la Excelencia ambiental.

II. La empresa debe crear, constituir, organizar y consolidar un área de


Gestión Ambiental para dirigir las tareas ambientales.

III. La empresa debe fomentar y exigir que sus proveedores hayan obtenido
la Certificación ambiental de sus actividades.

IV. La empresa debe realizar el desarrollo tecnológico – ambiental de sus


operaciones y procesos en los aspectos:
- Control de la contaminación atmosférica
- Control de los vertimientos líquidos
- Control de los residuos sólidos
- Control de la emisión de ruido y vibraciones
- Control de la contaminación de fuentes subterraneas
- Control del uso del recurso agua y de la energía

V. La empresa debe efectuar un mejoramiento paisajístico de su


emplazamiento (fábrica, instalaciones), tanto en la parte interna como
en la parte externa.
92 WALTER PARDAVÉ LIVIA

VI. La empresa debe establecer un Programa y Estrategias de mejoramiento


ambiental, en sectores como el acopio y transporte de materias primas
y la distribución de productos terminados.

VII. La empresa debe preparar, organizar y poner en marcha un Plan de


Seguridad Industrial.

VIII.La empresa debe preparar, organizar y poner en marcha un Plan de


Seguridad Industrial.

IX: La empresa debe preparar un Plan de Contingencia, para situaciones


de accidentes y emergencias que puedan afectar colectivamente a sus
trabajadores, a las comunidades circundantes y al entorno donde se
desenvuelve la empresa.

X. La empresa también debe propiciar un Plan de mejoramiento ambiental


de los vehículos de la organización, en cuanto a control de emisiones,
control de ruido, prevención y control de derrames y además el
mejoramiento estético.

XI. La empresa debe establecer y mantener Programas de monitoreo y


vigilancia ambiental.

XII. La empresa debe propiciar acciones de integración de la comunidad


con el manejo ambiental de la empresa.

XIII.La empresa debe programar auditorías medioambientales tanto de forma


interna como de manera externa.

XIV.La empresa debe mantener actualizado los requerimientos normativos


que exige el estado y las autoridades ambientales.

XV. La empresa no debe escatimar esfuerzos en realizar acciones de índole


socio-ambiental en la comunidad o municipios donde la empresa tiene
influencia.

XVI.La empresa debe organizar y periodicamente debe ofrecer, acciones


de capacitación en aspectos medioambientales: A nivel directivo, a
jefes de producción y de control de calidad, personal operativo y
también a personal administrativo.