Está en la página 1de 3

CERÁMICOS

Se componen de elementos metálicos y no metálicos, siendo los óxidos, nitruros y carburos las combinaciones más frecuentes.

ENLACE. ESTRUCTURA

La mayoría presenta enlace iónico, covalente o un enlace intermedio entre ellos. En la mayoría de materiales cerámicos, el enlace tiene
un porcentaje de carácter iónico o covalente, función de la diferencia de electronegatividad entre los átomos (el carácter iónico aumenta
con la diferencia de electronegatividad), por lo que la clasificación en materiales iónicos puros o covalentes no es precisa.

Las propiedades resultan de la naturaleza del enlace interatómico (iónico y/o covalente) y de la disposición espacial de los átomos. El
enlace iónico y covalente son más fuertes que el metálico, razón por la que las cerámicas son más duras que los metales. La estructura puede
ser cristalina (cerámicas iónicas y covalentes) o amorfa (cerámicas covalentes).

CERÁMICAS IÓNICAS

El ordenamiento espacial está determinado por la maximización de las fuerzas electrostáticas de atracción (distancia mínima entre iones
de carga contraria) y por la minimización de fuerzas de repulsión (que los iones del mismo signo estén alejados).

Reglas de Pauling. Se usan para determinar la estructura de cristales iónicos.

1. La carga neta en la estructura debe ser nula. Fórmula química general: AmXp donde m y p están determinados por la neutralidad de
la carga.
2. El número de coordinación (número de aniones que rodean a un catión) está determinado por el cociente entre el radio del catión y
el del anión (rc/ra). Esta regla establece la geometría necesaria para que el catión permanezca en contacto con los aniones que la
rodean.

Las situaciones más estables corresponden a las de número de coordinación mayor, siendo los más frecuentes el 4 y el 6. En una
estructura compacta como la FCC y la HCP, existen huecos en la red donde un átomo puede colocarse. Un átomo que se coloque en un hueco
octaédrico de una estructura FCC, tendrá número de coordinación 6. Un átomo que se coloque en ese hueco en una estructura FCC, tendrá
número de coordinación 4.

CERÁMICAS COVALENTES

El enlace covalente impone condiciones de tipo direccional y sólo afecta a los átomos primeros vecinos, es decir, al orden de corto
alcance. La estructura de cerámicas covalentes consta de un primer nivel, a corto alcance, donde hay un número de enlaces y disposición de
los mismos marcado por la naturaleza de los átomos que lo forman (a esta estructura a corto alcance se les llama monómetro). En un segundo
nivel, estos monómeros se unirán entre sí, de forma ordenada (cristalina) o desordenada (amorfa).

Estructura de silicatos. La red de sílice (SiO2) se forma cuando muchos tetraedros se unen entre sí a través de los átomos de oxígeno. La
sílice es polimórfica, es decir, puede adoptar distintas estructuras, dependiendo de cómo se unan los tetraedros entre sí: de forma ordenada
(diferentes formas de cristalinidad) o desordenada (amorfo, vidrios).

Por ejemplo, en la cristobalita (análoga al diamante, sólo sustituyendo al C por unidades 𝑆𝑖𝑂44− ) los monómeros se unen entre sí a través
de átomos de oxígeno, sin embargo, los puentes de unión entre monómeros también pueden ser iones metálicos, dando lugar a estructuras
complejas. En el cuarzo, con mayor dureza que muchos aceros comunes, las unidades tetraédricas forman una estructura tridimensional
espiral.

En base a la estructura unitaria, los silicatos se pueden agrupar en cuatro familias ordenadas de mayor a menor contenido de iones
metálicos: ortosilicatos, pirosilicatos, metasilicatos (cadenas o laminares) y cristales tridimensionales (cuarzo o aluminosilicatos).

VIDRIOS

Existen unos pocos óxidos formadores de vidrio, como el óxido de boro y el óxido de fósforo, que tienen una estructura unidad tetraédrica
semejante a la sílice. Los vidrios son silicatos no cristalinos cuya red es suficientemente abierta como para que otros óxidos puedan
introducirse en cantidades apreciables.
Los materiales cristalinos sufren un cambio brusco de volumen cuando su temperatura se reduce por debajo
de la temperatura de fusión, debido a que los átomos se ordenan cuando solidifica. Sin embargo, los materiales
amorfos no sufren dicha reducción brusca de volumen, sino que disminuye gradualmente, hasta que se produce
un pequeño cambio de pendiente en la temperatura de transición vítrea. A los materiales amorfos se les conoce
como líquidos subenfriados.

La combinación de transparencia y dureza a temperatura ambiente, y la excelente resistencia a la corrosión


en la mayoría de los ambientes hacen al vidrio indispensable para muchas aplicaciones de ingeniería. Pueden
estar formados por SiO2 puro o tener modificadores (Na2O, CaO, B2O3) e intermediarios (Al2O3), que cambian las
propiedades del vidrio, haciéndolo útil para una gran variedad de aplicaciones.

Los óxidos modificadores entran en la red de la sílice rompiendo los puntos de unión de los tetraedros (disminuyen el punto de fusión y
aumentan la fluidez, facilitando el procesado). Los óxidos intermediarios no pueden formar vidrios por sí mismos pero que pueden
introducirse en la estructura de un vidrio por sustitución de las unidades tetraédricas SiO 2. Los vidrios formados a partir de SiO2 puro se
caracterizan por un alto punto de fusión, resistencia al choque térmico, alta trasmisión espectral y no se colorea por efecto de la radiación.
A pesar de ser caro y difícil de procesar, es idóneo para lunas de los vehículos espaciales y para sistemas ópticos en dispositivos
espectrofotométricos.

ARCILLA

Son silicatos de aluminio hidratado (metasilicatos laminares), y hay varios tipos (Ej. caolinita Al2(Si2O5)(OH)4). Está formado por láminas
que se unen entre sí por enlaces débiles como fuerzas de Van der Waals o puentes de hidrógeno, ya que algunas láminas terminan en grupos
(OH)-. Esto explica la deformabilidad de la arcilla o la facilidad con la que la mica se puede separar en escamas.

Al añadir agua, esta se intercala entre las láminas rompiendo los enlaces débiles que las unen y aumentando la deformabilidad de
material. Cuando la arcilla se calienta a altas temperaturas, el agua se evapora y se produce un entrecruzamiento entre láminas adyacentes
(por reacción irreversible), dando lugar a un material resistente y frágil.

OTROS CERÁMICOS

Grafito. Una de las formas poliformas en las que se presenta el C. Tiene una estructura en capas, donde los átomos de C dentro de una
capa se unen por enlace covalente fuerte en matrices hexagonales, y las capas se unen entre sí por enlaces secundarios débiles. De esta
forma, las capas pueden deslizar fácilmente una sobre otra, lo que confiere al grafito propiedades lubricantes y explica su utilización en
lápices.

Fibra de carbono. Formada por láminas de átomos de carbono ordenados en un patrón regular hexagonal como el grafito. Sin embargo,
en el grafito las láminas se sitúan paralelamente unas a otras (es un material cristalino), mientras que en la fibra de carbono se colocan al
azar (es un material amorfo), apretadas o juntas. La fibra de carbono es una fibra sintética fabricada a partir de poliacrilonitrilo. Está
constituida por finos filamentos de 5-10 μm de diámetro compuestos principalmente por carbono, donde cada filamento de carbono es la
unión de muchos miles de fibras de carbono. Tiene propiedades mecánicas similares al acero, aunque es tan ligera como la madera o el
plástico.

Fibra de vidrio. Formada por hebras delgadas de sílice o de formulaciones especiales de vidrio, extruidas a modo de filamentos de
pequeño diámetro y aptas para ser tejidas. Tiene aplicaciones en materiales compuestos, como refuerzo de polímeros.

IMPERFECCIONES CRISTALINAS

Pueden existir defectos puntuales en materiales cerámicos, pero en las cerámicas iónicas es necesario mantener una distribución
equilibrada de cargas. Esto se puede conseguir de diversas formas: por sustitución de iones, creando vacantes (da lugar a estructuras no
estequiométricas) o jugando con la combinación de defectos (Shottky y Frenkel) para equilibrar las cargas.

Dislocaciones. En algunos materiales cerámicos se observan dislocaciones, pero no se mueven con facilidad. La escasa deformación que
se puede observar en algunos casos es más probable que ocurra mediante mecanismos como el deslizamiento de bordes de grano y el flujo
viscoso de las fases vítreas.

Defectos superficiales y volumétricos. Los límites de grano y las superficies de las partículas son defectos superficiales importantes en
materiales cerámicos. En general, un grano de tamaño fino aporta mayor resistencia que los de grano grueso, ya que los finos ayudan a
reducir los esfuerzos que se desarrollan en sus bordes debido a la expansión y la contracción anisotrópica. En los materiales cerámicos, puede
haber poros e inclusiones.
PROPIEDADES

- Mecánicamente presentan valores de rigidez y resistencia comparables a los de los metales, son de elevada dureza, aunque
tradicionalmente han tenido valores de fragilidad extrema (falta de ductilidad) y una elevada susceptibilidad a la fractura. Sin embargo,
se han diseñado algunos materiales nuevos que presentan una mejor resistencia a la fractura.
- Aunque no sean tan tenaces como los metales, son mucho mejores en cuento a resistencia a la corrosión, al desgaste, al deterioro y a
la degradación.
- Son aislantes del calor y la electricidad, dado que tienen bajos valores de conductividad.
- Son los más resistentes a temperaturas elevadas y a ambientes agresivos.
- Pueden ser transparentes, translúcidas u opacas.
- Algunos óxidos cerámicos pueden presentar comportamiento magnético.
- Cerámicas tradicionales: arcilla sílice, feldespato… Nuevas cerámicas técnicas, cerámicos avanzados: Al2O3, SiC, Si3N4…
- Aplicaciones más importantes: estructurales, eléctricas, ópticas, magnéticas, comunicación, decorativas,…

MECÁNICAS

Módulo elástico. Es superior en cerámicos que en metales debido a la mayor rigidez de los enlaces iónico y covalente.

Dureza. Las cerámicas son los materiales más duros, por lo que son utilizados como abrasivos.

Límite elástico y resistencia mecánica / Ductilidad. En cerámicas covalentes, los electrones del enlace están muy localizados en zonas
determinadas entre los átomos. Para que una dislocación se mueva, tendría que romper y recomponer todos y cada uno de los enlaces a
medida que atraviesa el cristal. Además, son enlaces muy fuertes. Esto implica que para que la dislocación se moviera haría falta mucha
energía, tan alta como la de descohesión, lo que hace que con frecuencia no se muevan. Debido a esto, estos materiales presentan una
elevada resistencia mecánica y límite elástico, y muy baja ductilidad. En cerámicas iónicas, durante el movimiento de una dislocación, no
pueden entrar en contacto iones de signo opuesto porque se produciría repulsión. Si durante el movimiento de una dislocación, el signo de
los iones próximos no varía, se podrá mover. Sin embargo, cuando al moverse la dislocación cambia el signo de los iones próximos, será
necesario romper la fuerza de repulsión y por tanto la resistencia que opone la red al desplazamiento de esta dislocación será muy grande.
Para la deformación de un cristal, es preciso activar varios sistemas de deslizamiento, por lo que podría conseguirse cierta ductilidad, aunque
no mucha. Así, las cerámicas iónicas tienen una resistencia mecánica alta, aunque inferior a la de las covalentes, y baja ductilidad.

Tenacidad a la fractura. Los materiales cerámicos tienen una tenacidad a la fractura muy baja, ya que, al someterlos a esfuerzo, las
grietas se propagan muy rápidamente y sin requerir mucha energía. Esto es debido a que no se produce deformación plástica del material
previa a la fractura como en los materiales dúctiles, lo cual sí absorbería mucha energía. La existencia de griegas hace que, en la práctica, los
materiales cerámicos se rompan a valores de esfuerzo inferiores a su resistencia mecánica teórica (la calculada para un material sin grietas)
la cual sí es muy elevada. Así, puede romper a una tensión muy inferior a la de los metales, y a valores distintos para cada ensayo.

La resistencia a compresión en cerámicos es 15 veces superior que a tracción, por lo que se utilizan en aplicaciones a compresión. La
diferencia de comportamiento a tracción y a compresión se debe a que en compresión, las grietas se propagan de manera estable. La factura
no se produce por la rápida propagación de una grieta, sino por el lento avance de multitud de grietas que conducen a la trituración final del
material.

ABRASIVAS

La gran dureza de algunos materiales cerámicos les hace útiles como abrasivos para cortar, afilar y pulir otros materiales. Las partículas
deben ser duras con extremos cortantes afilados, y debe tener cierta porosidad para proporcionar canales para el aire o líquido de
refrigeración. Las partículas de alúmina y de carburo de silicio son abrasivos cerámicos más usados en la industria.

TÉRMICAS

Debido a la fuerza del enlace covalente o iónico, las cerámicas tienen un punto de fusión muy alto, por lo que se usan como material
refractario (capaz de soportar altas temperaturas) y tienen baja conductividad térmica, por lo que se usa como aislantes térmicos.

CERÁMICAS AVANZADAS. SENSORES

Sensor de oxígeno ZrO2. Consiste en crear vacantes de oxígeno en el material, de modo que el oxígeno libre a un lado del material tienda
a introducirse en el material y difundir hasta el otro lado; este movimiento crea una diferencia de potencial que se puede medir. Para ello se
añaden impurezas de Ca2+ al ZrO2, de modo que para compensar la carga se producen vacantes de Zr+4 y O2-. Si se pone el ZrO2 en contacto,
por un lado, con un gas con contenido de O2 alto y desconocido, y por el otro lado con un gas de contenido conocido de O2 (gas de referencia),
se puede medir la diferencia de voltaje que se produce cuando difunden los aniones de O 2- entre el gas externo (el que se quiere medir) y el
gas de referencia (que contiene el sensor).