Está en la página 1de 7

1

COLEGIO NUEVO GIMNASIO


VIDA ÍNTEGRA Y AUTÓNOMA

Tema: Tiempo y Trabajo


GIO NUEVO GIMNASIO
VIDA
Profesora: Ana María ÍNTEGRA
Rosas R. Y AUTÓNOMA
NIT 860.007.058-9
Estudiante: ___________________________________________
Curso: ___________________________

La ciencia jovial F. Nietzsche


42. Trabajo y aburrimiento
En el mundo actual, encontramos varios grupos de
personas, según la clase de trabajo que hacen. Veamos:

1. Hay un grupo de personas que cuando buscan


trabajo, sienten aburrimiento, porque van a trabajar pero
no hacen lo que les gusta, solo trabajan, porque
necesitan ganar dinero para vivir.

Muchas veces, este grupo de personas trabajan en lo


primero que les ofrecen, sin pensar en que van a estar
haciendo en esos trabajos, no se preocupan por buscar
con calma, aunque se demoren, un trabajo que de
verdad les entusiasme y les haga felices.

Por ejemplo: Cuando un músico quiere buscar trabajo y

1
2

no consigue una banda, una academia ó un programa


de radio o televisión donde puede mostrar lo que sabe,
cantando sus canciones y tocando el piano. Resulta que
lo primero que le ofrecen es un trabajo de vender ropa
en un almacén. El músico acepta el trabajo y pasa todo
el día muy aburrido, vendiendo ropa, sin poder cantar y
tocar el piano, que es lo que más le gusta hacer.

2. Otro grupo de personas, deciden no trabajar hasta


cuando consiguen un trabajo que realmente les gusta y
las hace felices. Mientras tanto, les toca aburrirse en
casa, sin dinero para ir de paseo, a cine, a un restaurante,
porque si no tienen trabajo, no ganan dinero y no
pueden gastar nada.

En este grupo, pueden encontrarse personas que


prefieren no tener nada, ser pobres y vivir de lo que los
demás les dan como limosna, antes que ponerse a
trabajar.

3. Existe otro grupo de personas que son más difíciles con


la búsqueda de trabajo, porque son más exigentes,
quieren un trabajo fácil y también quieren ganar mucho
dinero.

301. La locura de los contemplativos

2
3

En este fragmento se habla de cómo las personas ven las


cosas, como las sienten y cómo las disfrutan.
Se dice que aunque las personas pueden ser felices, no
lo son, solo porque ven las cosas diferentes, de una
manera equivocada de la realidad.

Las personas somos diferentes de los animales, porque


escuchamos pensando, miramos pensando y hablamos
pensando. Los animales no.

La felicidad nuestra depende de qué hagamos por


nosotros mismos, de no quedarnos apenas
contemplando (observando) el mundo, sin hacer nada.

Cuando se hacen cosas interesantes, se descubre el


placer y la felicidad y crecen las posibilidades de ser feliz.
Cuando no se hace nada, simplemente no se crece, no
se llega más lejos, no se va más allá y la vida se vuelve
infeliz.

Todos tenemos una vida que es real y que está lista para
vivirla como queramos, para ser felices o infelices. Todo
depende de las cosas que hagamos, de sentir y de
actuar como protagonistas, no como observadores.

Solamente nos hace falta más fuerza, para hacer las

3
4

cosas buenas que nos hacen felices. Siempre debemos


atrapar esa fuerza y ponerla en práctica.

329. Ocio y desocupación

Hoy en día no hay tiempo para estar desocupados, sin


hacer nada, siempre estamos con el reloj en la mano,
haciendo una cosa después de la otra y a veces,
haciendo varias cosas al mismo tiempo.

Por ejemplo: Cuando almorzamos, estamos viendo las


noticias por la televisión.

Cuando estamos en visita, también estamos chateando


con otras personas por el celular.

Ahora, el trabajo no deja tiempo para el descanso, para


el ocio, para quedarse sin hacer nada, solo mirando, solo
observando… sin afán y sin ninguna presión para realizar
un trabajo y luego otro y otro más.

En los tiempos muy antiguos, era al contrario, había más


tiempo para el ocio, para el descanso, para contemplar
(observar) todas las cosas de la vida con más calma. Los
señores y las señoras no trabajaban, solamente los más

4
5

pobres tenían que trabajar.

Hoy en día no hay tanto tiempo para descansar, para


sentarse con la familia y con los amigos por largas horas
para leer, para conversar, para declamar (recitar
poesías), para simplemente estar acompañados, sin los
afanes del trabajo.

El aroma del tiempo Byung-Chul Han


Des-tiempo
La aceleración y el afán que tenemos hoy en día para
hacer las cosas, sin parar, no nos permite tener unos
tiempos que tienen comienzo y final.
La presión de estar trabajando, nos hace apretar el
tiempo para alcanzar a realizar muchas actividades en
un solo día.

El tiempo nunca se acaba, por eso las personas pueden


hacer actividades sin parar, una después de la otra, sin
encontrar el final. Por eso, podemos decir, que el tiempo
ha perdido el ritmo que podría detenerlo y guiarlo para
dar un inicio y un final.
(Han, 2015, p. 15).

5
6

Hoy en día, las cosas pasan más rápido, a veces sin dar
la importancia necesaria a cada una, con un tiempo
más largo para disfrutarlas.

El presente es muy corto y ya no dura como antes, por el


afán de pasar rápido de una actividad a otra.

La aceleración del tiempo, no permite llegar a la


tranquilidad, al reposo y al descanso total.

Aburrimiento profundo
Hoy vivimos con la idea de que no podemos perder el
tiempo y por eso, ahora, es el tiempo el que pierde a las
personas.

A pesar de tantos afanes y de falta de tiempo, las


personas sienten mucho aburrimiento.
Por ejemplo: El papá que le dice a su hijo:
Dantón date prisa, no podemos perder el tiempo.
Dantón se viste y piensa que todos los días tiene que
hacer lo mismo, levantarse, bañarse, vestirse y alistarse sin
perder el tiempo. Por eso, Dantón piensa que todo esto

6
7

es muy aburrido.
La única manera de hacer que esto cambie, es
controlando el tiempo, dándole rítmo, es decir un inicio y
un final a cada cosa que hacemos. Si repartimos el
tiempo y hacemos las actividades que nos toca y
también las actividades que nos gusta, podemos
encontrar la tranquilidad, el descanso y la felicidad.

Intereses relacionados