Está en la página 1de 3

PATRONES DE PERSONALIDAD

Introvertido: Son personas que tienden a ensimismarse, mostrándose tranquilos y


no emocionales. Suelen ser apáticos, distantes y poco sociales. Sus necesidades
de afecto y sentimientos son mínimos. Tratan de no involucrarse emocionalmente
con otros, no se sienten seguros, y carecen de deseo y de la capacidad de sentir
alegría o tristeza con profundidad. No evitan a los demás, simplemente son
indiferentes a quienes lo rodean.

Inhibido: Son adolescentes que tienden a ser bastantes tímidos o incomodarse


ante otros. Estos jóvenes desean acercarse a la gente, pero han aprendido que
es mejor mantener la distancia y no confiar en la amistad de los otros. Aunque a
menudo se sienten solos, evitan el contacto interpersonal, temen el rechazo y
tienden a guardar para sí sus sentimientos más fuertes.

Pesimista: son adolescentes que se caracterizan por exhibir un aspecto abatido


y melancólico, quizás desde la infancia. Poseen una visión triste y pesimista de la
vida. La mayoría se siente culpable y con remordimientos, percibiéndose a sí
mismo como inadecuados o sin valor.

Sumiso: tienden a ser sentimentales, sensibles y amables en sus relaciones con


otros, son extremadamente reacios a ser asertivos con ellos mismos, y evitan
tomar la iniciativa o asumir el rol de líder. Exhiben un comportamiento adhesivo y
temen a la separación. Es común que menosprecien sus logros y desestimen sus
capacidades.

Histriónico: son habladores, con encanto social y frecuentemente exhibicionistas


o emocionalmente expresivos tienden a mantener relaciones intensas pero breves
con los demás. Buscan experiencias interesantes y nuevas formas de excitación.
Frecuentemente les aburre la rutina y las relaciones que duran demasiado tiempo.

Egocéntrico: tienden a tener bastante confianza en sus capacidades y a menudo


son vistos por los demás como centrados en sí mismo o narcisistas. Raramente
dudan de su propio valor, y actúan de forma segura. Suelen ser arrogantes,
explotadores y no comparten o se interesan poco en las necesidades de los otros.

Rebelde: Son adolescentes que tienden a actuar de manera antisocial, a menudo


evitan comportarse de acuerdo a las pautas socialmente aceptadas. Estos
adolescentes suelen tener actitudes de profunda rebeldía que los puede llevar a
conflictos con sus padres, la escuela o autoridades legales.

Rudo: Son adolescentes que tienden a ser dominadores y a abusar de los demás.
Generalmente cuestionan los derechos de los otros y prefieren controlar la
mayoría de las situaciones. A menudo son rudos y poco amables, y suelen
impacientarse con los problemas o debilidades ajenas.

Conformista: son personas formales, eficientes, respetuosas y conscientes de las


normas, son individuos que intentan hacer lo correcto y lo adecuado. Suelen
contener las emociones, y son muy controlados y tensos. Prefieren vivir su vida
de una forma muy ordenada y bien planificada, evitando las situaciones
imprevistas e inesperadas.
Oposicionista: Son adolescentes que suelen estar descontentos, comportándose
de modo negativista y malhumorado, con reacciones a menudo imprevistas.
Pueden ser agradables y sociables y al mismo tiempo que hostiles e irritables.
Con frecuencia se sienten confundidos y arrepentidos de lo hecho, pero incapaces
de controlar sus estados de ánimo.

Autopunitivo:

Tendencia Límite:

Difusión de la identidad:
Expresan su preocupación acerca de confusos sentimientos con referencia a
quienes son y lo que quieren. Poco seguras de su identidad, se muestran
descentradas con referencia a las metas y valores futuros de sus vidas. Parece
que carecen de dirección y con frecuencia no tienen claro el tipo de persona que
les gustaría ser.

Desvalorización de sí mismo:
Los individuos con este tipo de preocupación pueden tener un sentido de quiénes
son, pero manifiestan que sienten una extensa gama de insatisfacciones con
respecto a esa imagen de si mismos. Hablan directamente de sus sentimientos de
baja autoestima. Encuentran en sí mismo muy pocas cosas dignas de ser
admiradas y temen que se van a quedar muy lejos con referencia a aquello a lo
que podrían aspirar.

Desagrado por el propio cuerpo: Son personas que se encuentran descontentos


de las imperfecciones o desviaciones que perciben de su madurez física o
morfológica. Asimismo, suelen manifestarse insatisfechos en relación con su
atracción física o encanto social.

Inconformidad con respecto al sexo: Revelan a adolescentes confusos o


desagradables con los pensamientos y sentimientos sexuales. Están preocupados
por sus impulsos y a menudo temen expresar su sexualidad. Se hallan
preocupados por conflictos en donde se requiere ejercer un rol sexual

Inseguridad con los iguales: Manifiesta desánimo y tristeza por ser rechazados
por sus pares. Desean aprobación pero fallan en lograrla por lo que muchos se
apartan y quedan aún más aislados.

Insensibilidad social: indica tendencia a ser fríos e indiferentes al bienestar de


otros. Caracterizan a personas que desean anular los derechos de los demás con
tal de lograr sus fines personales. Carecen de empatía y muestran poco interés en
construir lazos personales profundos.

Discordancia Familiar: Reconocen que sus familias son tensas y conflictivas.


Sienten tener pocas fuentes de apoyo y tienen un sentimiento general de
extrañeza con sus padres; dependiendo de la personalidad de los padres, estas
dificultades pueden reflejar rechazo paternal o rebelión adolescente.
Abusos en la infancia: son indicadores de sentimientos de vergüenza o enojo
hacia el hecho de haber sido sujeto de abuso verbal, físico o sexual por parte de
sus padres, hermanos, parientes o amigos de la familia.

Trastorno de la alimentación

Inclinación al abuso de sustancias:

Predisposición a la delincuencia: indican que los adolescentes tienden a liderar


situaciones en las que se violan los derechos de los otros, tales como amenazar a
otros, uso de armas, robos, engaños y otras clases de conducta antisocial

Propensión a la Impulsividad: son adolescentes que tienden a actuar de


acuerdo con sus sentimientos ante la mínima provocación. Tienen poco control
sobre sus impulsivos sexuales y agresivos. Fácilmente excitables ante el menor
problema, descargan sus impulsos de manera repentina, impetuosa y a menudo
arriesgada.

Sentimientos de ansiedad: Adolescente que posee una sensación de presagio y


aprehensión sobre toda clase de problemas lo que los hace sentir nerviosos e
inquietos. A menudo esperan temerosamente que aparezcan eventos
desconocidos de carácter tormentoso

Afecto Depresivo: Son sujetos que muestran una disminución del nivel de
actividad, claramente distinto del que los caracterizaba en el pasado. Son menos
efectivos, tienen sentimientos de culpa y fatiga, desesperanza hacia el futuro, falta
de confianza, retraimiento social y sensaciones de inadecuación.

Tendencia al suicidio: Son adolescentes que admiten tener pensamientos y


planes suicidas. Reconocen sentimientos de menosprecio y desesperanza. La idea
de que otros estarían mejor sin ellos es común en este tipo de pensamiento. Los
puntajes elevados en esta escala deben ser tenidos muy en cuenta por familiares y
profesionales.