Está en la página 1de 118

Organización del Tratado de Fondo para el Medio Ambiente Programa de las Naciones

Cooperación Amazónica Mundial Unidas para el Medio Ambiente

GESTION INTEGRADA Y SOSTENIBLE DE LOS RECURSOS


HÍDRICOS TRANSFRONTERIZOS EN LA CUENCA DEL RÍO
AMAZONAS CONSIDERANDO LA VARIABILIDAD Y EL
CAMBIO CLIMÁTICO OTCA / GEF / PNUMA

GEF - AMAZONAS

Componente – II: Comprensión de la base de recursos naturales de la Cuenca


del Río Amazonas.
Sub-proyecto- II.3. Formulación del ADT – PAE de la Cuenca Amazónica

Producto #3

Informe final del ADT nacional consolidado

Percy Summers Sarria, Ph.D.

Consultor nacional para la preparación del ADT Nacional - Perú

31 de Julio, 2014
Acrónimos

ADT – Análisis del Diagnostico Transfronterizo

ANA – Autoridad Nacional del Agua

CIAM - Consejo Interregional Amazónico

CMNUCC – Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático

CPUE - Captura por Unidad de Esfuerzo

DICAPI – Dirección General de Capitanías y Guardacostas

DIGESA – Dirección General de Salud Ambiental

DREM - Dirección Regional de Energía y Minas

ECA – Estándar de Calidad de Agua

EIA – Estudio de Impacto Ambiental

ENSO – Oscilación del Sur El Niño (El Niño Southern Oscillation, ENSO por sus siglas en inglés)

EPS – Empresa Prestadora de Servicios de Saneamiento

FENAMAD - Federación Indígena de Madre de Dios y Afluentes

GEF – Fondo para el Medio Ambiente Mundial (Global Environmental Fund)

GEI – Gases de Efecto Invernadero

IIAP – Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana

IIRSA - Iniciativa de Integración de la Infraestructura Sudamericana

INEI – Instituto Nacional de Estadística e Informática

IPCC - Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático

LMP – Límite Máximo Permisible

MEF – Ministerio de Economía y Finanzas

MINAGRI – Ministerio de Agricultura y Riego

MINAM – Ministerio del Ambiente

2
MINSA – Ministerio de Salud

MTC – Ministerio de Transporte y Comunicaciones

OEFA – Organismos de Evaluación y Fiscalización Ambiental

OTCA – Organización del Tratado de Cooperación Amazónica

OXY - Occidental Petroleum Corporation

PAE – Plan de Acciones Estratégicas

PBI – Producto Bruto Interno

PNUMA – Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

SENAMHI – Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú

SUNASS – Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento

3
ÍNDICE

Resumen Ejecutivo ............................................................................................. 7


Introducción ..................................................................................................... 10
Descripción sobre el ecosistema Amazónico en el Perú ..................................... 11
Metodología ..................................................................................................... 12
Lecciones sobre el desarrollo del Taller ............................................................. 18
Principales problemas transfronterizos ............................................................. 20
Problema Transfronterizo #1 – Minería ilegal e informal ....................................................................... 20
1. Descripción del problema e importancia transfronteriza ........................................................... 20
2. Principales impactos ambientales y socio-económicos .............................................................. 21
3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz .................................................................................. 24
4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro ........................................................................ 27
Problema Transfronterizo #2 – Contaminación de aguas por explotación petrolera ............................ 30
1. Descripción del problema e importancia transfronteriza ........................................................... 30
2. Principales impactos ambientales y socio-económicos .............................................................. 31
3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz .................................................................................. 34
4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro ........................................................................ 37
Problema Transfronterizo # 3 – Contaminación de las aguas por vertimiento de aguas residuales
domesticas .............................................................................................................................................. 39
1. Descripción del problema e importancia transfronteriza ........................................................... 39
2. Principales impactos ambientales y socio-económicos .............................................................. 41
3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz .................................................................................. 43
4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro ........................................................................ 44
Problema Transfronterizo #4 – Deforestación ....................................................................................... 46
1. Descripción del problema e importancia transfronteriza ........................................................... 46
2. Principales impactos ambientales y socio-económicos .............................................................. 47
3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz .................................................................................. 53
4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro ........................................................................ 56

4
Problema Transfronterizo #5 – Contaminación por transporte fluvial .................................................. 58
1. Descripción del problema e importancia trasfronteriza ............................................................. 58
2. Principales impactos ambientales y socio-económicos .............................................................. 59
3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz .................................................................................. 61
4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro ........................................................................ 63
Problema Transfronterizo #6 – Uso no sostenible de los recursos hidrobiológicos............................... 64
1. Descripción del problema e importancia trasfronteriza ............................................................. 64
2. Principales impactos ambientales y socio-económicos .............................................................. 66
3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz .................................................................................. 67
4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro ........................................................................ 70
Problema Transfronterizo #7 – Eventos hidrológicos extremos............................................................. 72
1. Descripción del problema e importancia transfronteriza ........................................................... 72
2. Principales impactos ambientales y socio-económicos .............................................................. 74
3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz .................................................................................. 77
4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro ........................................................................ 79
Problema Transfronterizo #8 – Erosión y transporte de sedimentos..................................................... 82
1. Descripción del problema e importancia transfronteriza ........................................................... 82
2. Principales impactos ambientales y socio-económicos .............................................................. 83
3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz .................................................................................. 85
4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro ........................................................................ 88
Problema Transfronterizo #9 – Pérdida de glaciares .............................................................................. 90
1. Descripción del problema e importancia transfronteriza ........................................................... 90
2. Principales impactos ambientales y socio-económicos .............................................................. 91
3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz .................................................................................. 92
4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro ........................................................................ 94
Problema Transfronterizo #10 – Débil institucionalidad en la gestión de la cuenca amazónica ........... 96
1. Descripción del problema e importancia transfronteriza ........................................................... 96
2. Principales impactos ambientales y socio-económicos .............................................................. 97
3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz .................................................................................. 99
4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro ...................................................................... 101

Conclusiones y recomendaciones.................................................................... 102

5
Fuentes (Bibliografía) ...................................................................................... 109

6
Resumen Ejecutivo

La cuenca Amazónica es la mayor cuenca en los trópicos americanos abarcando casi 7.8
millones de Km2. Sus recursos son compartidos por ocho países; Bolivia, Brasil, Colombia,
Ecuador, Guyana Inglesa, Perú, Suriname y Venezuela, y el territorio de la Guyana Francesa. En
este documento presentamos el Análisis Diagnostico Transfronterizo (ADT) para los recursos
hídricos de la Amazonia peruana.

La cuenca del río Amazonas contiene una rica diversidad de ecosistemas de importancia global
como regulador de clima y reserva sensible de carbono. Además el agua que drena de la cuenca
representa entre el 15 y 20% de la descarga total mundial de agua dulce fluvial influyendo
sobre las grandes corrientes oceánicas que a su vez son reguladoras del sistema climático
global. Además la diversidad de ecosistemas terrestres y acuáticos mantiene un grado de inter-
relación entre ambos que contribuyen a crear una de las zonas de más vasta diversidad
biológica, incluyendo numerosas especies endémicas. Esta diversidad en ecosistemas también
ha dado pie a una gran diversidad social y cultural incluyendo 385 pueblos indígenas y
numerosos pueblos ribereños, comunidades rurales y pequeños, medianos y grandes
propietarios, así como empresas de varios tipos que aprovechan los recursos naturales
renovables (madera, peces, biomasa, entre otros) y no renovables (petróleo, gas, minerales,
entre otros) de la región.

En la Amazonia peruana, los recursos de la cuenca son importantes para el bienestar de las
poblaciones locales y para el desarrollo económico del país. Entre los sectores económicos
principales están la agricultura, pesquerías, productos forestales, la extracción de hidrocarburos
y minerales, el turismo y la extracción de recursos renovables del bosque. Las poblaciones
rurales, sobre todo las más pobres, son altamente dependientes del capital natural de los
bosques y ríos de la Amazonía, sobretodo de los peces y de los suelos en las planicies de
inundación que se renuevan anualmente para la producción agrícola. Los diferentes sectores
económicos en la región Amazónica también dependen de los recursos hídricos de la región,
pero pueden representar una amenaza a la sostenibilidad de estos recursos si no son
manejados adecuadamente. La construcción de grandes proyectos de infraestructura, como
carreteras e hidroeléctricas, ya ha impactado el ciclo hidrológico en varios puntos de la cuenca.
Planes futuros para la expansión de este tipo de proyectos son una amenaza para la
sostenibilidad del recurso hídrico si estos no son planificados adecuadamente para mitigar
estos impactos.

Para tomar en cuenta los aspectos sociales y ambientales de los problemas transfronterizos
actuales y potenciales de los recursos hídricos en la cuenca Amazónica, la Organización del
Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA), el Programa de las Naciones Unidas para el Medio

7
Ambiente (PNUMA) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF), promueven el proyecto
“Manejo integrado y sostenible de los recursos hídricos transfronterizos de la cuenca del río
Amazonas considerando la variabilidad y el cambio climático”. Como parte de este proceso la
OTCA en colaboración con la Autoridad Nacional del Agua (ANA) en el Perú, han preparado el
Análisis Diagnostico Transfronterizo (ADT), como paso previo al Plan de Acciones Estratégicos
(PAE) para la Amazonía peruana. El ADT es una evaluación participativa y científica de la cuenca
Amazónica en el Perú, las amenazas a sus recursos hídricos y las causas subyacentes de estas
amenazas. El ADT del Perú es parte de un proceso más amplio para la creación de un ADT a
nivel de todos los países de la Amazonía como herramienta de gestión para mejorar la
colaboración entre países para decisiones y acciones a nivel regional en favor de la gestión de
los recursos hídricos transfronterizos.

El ADT identifica y evalúa los diez problemas críticos transfronterizos principales determinados
participativamente en base a sus impactos actuales y futuros en la salud de los ecosistemas
acuáticos y de la cuenca Amazónica en general. Se identificaron como los diez problemas
críticos los siguientes: (1) Contaminación de aguas por minería ilegal/informal, (2)
contaminación de aguas por explotación de hidrocarburos, (3) contaminación por vertimiento
de aguas residuales domésticas, (4) deforestación, (5) contaminación de aguas por transporte
fluvial, (6) uso no sostenible de los recursos hidrobiológicos, (7) eventos hidrológicos extremos
(sequías y avenidas), (8) erosión y transporte de sedimentos, (9) pérdida de glaciares, y (10)
débil institucionalidad para la gestión de recursos hídricos transfronterizos.

Los problemas transfronterizos más relevantes para la Amazonia peruana considerando


criterios del grado de impacto y su relevancia a nivel de la cuenca Amazónica en el Perú fueron
los de contaminación de aguas por minería aluvial de oro, la contaminación de aguas por la
explotación de hidrocarburos y la deforestación de las partes altas de la cuenca y los bosques
ribereños. A nivel transfronterizo también se deben considerar la importancia de los impactos
del uso no sostenible de los recursos hidrobiológicos, sobretodo de las especies migratorias de
peces y la erosión y transporte de sedimentos. Los que no muestran una relevancia significativa
a nivel de la cuenca Amazónica y a nivel transfronterizo son la contaminación por transporte
fluvial y la contaminación por aguas residuales.

Muchos de los problemas transfronterizos están relacionados a dos aspectos que son
transversales – la débil gobernanza e institucionalidad de los recursos hídricos y el cambio
climático. Estos restringen y pueden afectar los esfuerzos por promover una gestión sostenible
de los recursos hídricos a nivel nacional y a nivel de la cuenca Amazónica. Finalmente, a estos se
deben sumar los posibles impactos futuros de proyectos de gran infraestructura como la
expansión de hidrovías, hidroeléctricas y carreteras que aunque no fueron identificados en el
ADT pueden aumentar el grado de impacto de varios de los problemas transfronterizos

8
identificados, específicamente los impactos por deforestación, erosión y transporte de
sedimentos y destrucción del hábitat de los recursos hidrobiológicos.

El documento concluye con una serie de recomendaciones hacia la generación del Plan de
Acciones Estratégicas. Entre estos se resaltaron: (1) la creación de Planes Integrales de Cuencas
Transfronterizas, (2) el diseño un Plan de fiscalización multisectorial que considere la naturaleza
integral del recurso hídrico, (3) la implementación de una Estrategia de Comunicación y
Educación para los diversos actores, desde las poblaciones en el campo hasta las instituciones
del Estado, (4) el fortalecimiento de capacidades y el empoderamiento de los gobiernos locales
y regionales en temas de gestión del recurso hídrico, (5) el diseño de un Programa de
Investigaciones Científica e Interdisciplinaria de los recursos hídricos, (6) la implementación de
Sistemas de Monitoreo y Gestión Comunitario del recurso hídrico y de sus causas, y (7) la
instalación de un Sistema de Gobernanza de los Recursos Hídricos a diferentes niveles
incluyendo un modelo de gobernanza y una autoridad transfronteriza a nivel de la Amazonía.

9
Introducción

La cuenca Amazónica es uno de los grandes ecosistemas a nivel global que aún mantiene su
ciclo hidrológico, y los procesos ecológicos que dependen de él, a niveles relativamente
saludables. A diferencia de otras grandes cuencas, la Amazonía conserva la mayor parte de su
cobertura original, incluyendo extensas llanuras de inundación que permite a los recursos
hidrológicos renovarse anualmente. Los niveles de contaminación y proyectos de gran
infraestructura, como represas e hidroeléctricas, aún no han afectado de manera irreversible al
ecosistema Amazónico. El crecimiento económico y la seguridad alimentaria están
estrechamente relacionados al capital natural y los servicios ambientales que provee este
ecosistema.
A pesar de este escenario favorable la región de la Cuenca Amazónica enfrenta un incremento
sin precedentes de amenazas que ponen en riesgo esta estabilidad. El cambio climático, la
migración de poblaciones de zonas de extrema pobreza hacia la Amazonia, la expansión de la
red de carreteras y la deforestación son algunos de estos procesos que están cambiando
rápidamente el paisaje de la Amazonia. Los impactos ya están afectando la salud, la seguridad
alimentaria y el bienestar humano en diferentes partes de la Amazonia. A la complejidad de las
amenazas se suma que la Cuenca del Amazonas es compartida por 8 países (Bolivia, Brasil,
Colombia, Ecuador, Guyana, Perú, Suriname y Venezuela), por lo cual se requieren
compromisos y acciones a escala transfronteriza para la gestión de sus recursos hídricos.
El Proyecto “Manejo integrado y sostenible de los recursos hídricos transfronterizos de la
cuenca del río Amazonas considerando la variabilidad y el cambio climático” financiado por el
Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF), implementado por el Programa de las Naciones
Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y ejecutado por la Organización del Tratado de
Cooperación Amazónica (OTCA), busca promover la institucionalidad de estos compromisos y
acciones entre a una escala transfronteriza. Como parte de este esfuerzo el proyecto promueve
el desarrollo de un Análisis Diagnóstico Transfronterizo (ADT), que será seguido por un
Programa de Acciones Estratégicas (PAE) para la cuenca del Amazonas. En este documento
presentamos los resultados del proceso ADT de la Cuenca Amazónica en el Perú, que luego será
analizado en conjunto con los ADTs de los otros países Amazónicos para crear un ADT a nivel de
toda la cuenca.
El principal objetivo del ADT para el Perú es identificar, cuantificar y establecer prioridades para
abordar los principales problemas ambientales de naturaleza transfronteriza. En este caso, el
ADT se centrará en los principales problemas asociados a la gestión y conservación del recurso
hídrico e hidrobiológico y de los ecosistemas asociados a estos recursos.

10
Descripción sobre el ecosistema Amazónico en el Perú

La cuenca Amazónica está localizada en los trópicos entre la latitud 5º N y 17 º S. Es la cuenca


de drenaje más largo del mundo cubriendo un área aproximada de 6´869,000 km2 cubiertas
casi en su totalidad por bosques húmedos tropicales. Es uno de los biomas o ecoregiones más
ricos en biodiversidad a nivel global además de proveer servicios ecosistémicos críticos para el
mantenimiento del clima y la seguridad alimentaria de gran parte de las poblaciones que viven
en la región.

Para los intereses de este documento consideramos el concepto de la cuenca hidrográfica del
río Amazonas incluyendo las cuencas tributarias que tienen su origen en la Cordillera de los
Andes. Según la Comisión Europea y OTCA (2005), existe una fuerte justificación para
considerar la Cordillera Andina en los estudios de la Amazonia debido a la fuerte influencia,
directa e indirecta, de la orografía andina y su fauna y flora en el equilibrio hidrológico de la
cuenca del río Amazonas. Además, la barrera física de los Andes determina los regímenes
climáticos del continente Americano además del equilibrio geoquímico de las llanuras de
inundación en la Amazonía baja y con ello los altos niveles de productividad y la renovación de
los recursos hidrobiológicos. Considerando este concepto hidrológico de la cuenca es
importante para la evaluación de los problemas transfronterizos debido a que algunos
problemas como la pérdida de los glaciares y la erosión y transporte de sedimentos tienen su
origen en la parte Andina de cuenca Amazónica. Por otro lado, el desarrollo económico en un
lado de la cuenca, por ejemplo en el Brasil, dependerá de decisiones de manejo en sus países
vecinos en los Andes: la sedimentación asociada a altos niveles de deforestación en los Andes
reducirán el tiempo de vida de las hidroeléctricas en construcción en el río Madeira. Si a esto se
le suma la pérdida económica por la disminución del hábitat de numerosas especies de peces
comerciales (Bayley 2013) muchos de estos proyectos serán inviables desde el punto de vista
económico.

La cuenca Amazónica puede considerarse un mosaico de aguas de diferentes características


que recorren ríos, quebradas, humedales, bosques ribereños e inundables. Dependiendo de su
origen, que influye en sus características físicas y química, las aguas pueden ser blancas, claras y
negras. Las aguas blancas usualmente provienen de los Andes y transportan grandes volúmenes
de sedimentos y nutrientes necesarios para la productividad de las zonas bajas de la Amazonia.
Por ejemplo, más del 90% de las partículas orgánicas en el lecho principal del río Amazonas
provienen de los Andes (McClain et al. 2008). Además el pulso anual del río influencia los
bosques aledaños existiendo una íntima relación e intercambio entre los ecosistemas acuáticos
y ribereños con los ecosistemas terrestres o de terra firme. Esta relación se vuelve más
compleja por la fuerte influencia de los Andes en la geoquímica de los suelos de las zonas bajas.

11
Sioli (1984) considera las planicies de inundación una extensión geoquímica de los Andes en un
mar verde de características muy diferentes que son los bosques de terra firme.

La importancia de la cuenca del Amazonas para el Perú no debe subestimarse. A nivel de la


cuenca Amazónica, la parte de la Amazonía peruana llega a ser hasta el 13% de su extensión
total pero incluyen una parte importante de la subregión Andina, que como hemos visto
anteriormente, tiene una importancia desproporcional sobre el clima, la hidrología y ecología
del resto de la cuenca. Por otro lado, la cuenca del río Amazonas en el lado peruano representa
casi el 75% de la superficie total del Perú. A pesar de que menos del 10% de la población se
encuentra en el lado de la Amazonía, la mayor parte del recurso hídrico, y de otros recursos
naturales renovables como la madera y la biodiversidad, están en la parte Amazónica del Perú.

Los recursos hídricos juegan un rol clave en la promoción del crecimiento económico y la
reducción de la pobreza en la Amazonía peruana. Según los especialistas, más del 90% de la
población en la Amazonía depende principalmente de los recursos hidrobiológicos como fuente
de proteína y para su bienestar. Adicionalmente las industrias, como hidroeléctricas, muestran
un rápido incremento de demanda por agua. Así como aumenta la población en la región,
aumentan sin una debida planificación los procesos de urbanización en la Amazonia peruana y
el aumento de la demanda de agua para consumo así también como la contaminación asociado
a este crecimiento poblacional. Además de la creciente demanda por agua, también estamos
experimentando una reducción en la cantidad de agua disponible en ciertas regiones de la
Amazonia, sobre todo para las épocas de estiaje (Fundación Bustamante de la Fuente 2010).
Estas relaciones son aún más críticas cuando entendemos que no afectan a todos por igual, y
que son las poblaciones más pobres las que se ven más afectadas por la reducción en la
disponibilidad de agua y en el acceso a poblaciones saludables de recursos hidrobiológicos para
su sustento.

Metodología

El ADT es un documento técnico, científico y participativo que provee la línea base del
conocimiento actual sobre los problemas transfronterizos prioritarios. Es la base principal para
la planificación de acciones para mitigar estos problemas en el futuro y desarrollar procesos
como el Programa de Acciones Estratégicas (PAE). EL análisis de este documento se basa en los
resultados del taller nacional ADT enfocado en la identificación y priorización de los problemas
transfronterizos (documento producto #2), tomando en cuenta también procesos a nivel
nacional y su articulación a procesos regionales y globales.

Importancia de la participación de los actores

12
El involucramiento en el proceso de formulación del ADT de los principales actores y sectores
que juegan un rol en la gestión de los recursos hídricos de la Amazonia es clave si se quiere
asegurar su apoyo en el proceso y en la implementación de las acciones a ser propuestas en el
futuro. Por un lado, son los actores locales los que mantienen el conocimiento del origen y los
impactos de los problemas transfronterizos, y por otro son muchos de estos actores los que
tienen el poder de hacer la diferencia entre la formulación de propuestas y su efectiva
implementación en campo. La metodología GEF prioriza en este caso la implementación de un
taller ADT donde los principales actores locales identifican, priorizan y sustentan la selección de
los principales problemas transfronterizos y las acciones futuras para su mitigación. Para que
los resultados del taller cuenten con el aval y apoyo de la población directamente afectados por
la gestión de los recursos hídricos, también se tomó en cuenta la representatividad de los
actores. El equipo de trabajo hizo un gran esfuerzo para asegurar la participación de actores
claves durante el proceso del taller ADT.

Otro aspecto clave del proceso ha sido el entrenamiento de los diferentes actores en la
metodología del ADT. El equipo de trabajo para el desarrollo del taller ADT está conformado
por un consultor regional, un consultor nacional y representantes de la Autoridad Nacional del
Agua. Este equipo se reunió en varias ocasiones para revisar la metodología, preparar los
insumos y materiales del taller y definir los roles que cada uno debía cumplir durante y después
del taller. Así también como alinear conceptos y asegurar la representatividad y legitimidad de
los actores que participaron en el taller.

Taller ADT

El taller se dividió en cuatro fases:

1. Identificación y priorización de los principales problemas transfronterizos


2. Identificación de los principales impactos ambientales y socioeconómicos de estos
problemas
3. Desarrollo de la cadena causal, identificando las principales causas directas, subyacentes
(económicas e institucionales) y las causas raíz de cada problema
4. Identificación de posibles acciones estratégicas para mitigar o solucionar los problemas
transfronterizos.

Los problemas específicos y generales fueron identificados en base a sus impactos actuales y
futuros en la salud de los ecosistemas acuáticos y de la cuenca Amazónica en general. Cada
problema identificado se priorizo en base a los criterios de ámbito geográfico y en base a sus
severidad actual y en el futuro. El ejercicio de priorización resulto en una lista de 10 problemas
transfronterizos críticos prioritarios para los recursos hídricos en el Perú (cuadro 1).

13
Cuadro 1: Problemas Transfronterizos críticos prioritarios de Recursos Hídricos en la
Amazonía peruana.

No. Problemas Transfronterizos críticos prioritarios de Recursos Hídricos


01 Contaminación de aguas por minería ilegal / informal
02 Contaminación de aguas por explotación petrolera
03 Contaminación por vertidos de aguas residuales domésticas
04 Deforestación
05 Contaminación de aguas por transporte fluvial
06 Uso no sostenible de los recurso hidrobiológicos
07 Eventos hidrológicos extremos (sequías / avenidas)
08 Erosión y transporte de sedimentos
09 Pérdida de Glaciares
10 Débil institucionalidad para la gestión de los Recursos Hídricos Transfronterizos

Aparte de identificar los principales problemas transfronterizos, los participantes al taller ADT
también identificaron los impactos directos e indirectos, sociales y ambientales, para cada uno
de los problemas identificados. En el cuadro 2 se presenta la sistematización de los resultados
para los 10 problemas críticos prioritarios.

Cuadro 2: Impactos de los Problemas Transfronterizos Críticos

Problemas
No. Impacto Directo Impacto Indirecto
Transfronterizos
1 Minería ilegal / informal  Desequilibrio del  Disminución de ingresos
ecosistema acuático y económicos y alimentos
ribereño  Deterioro de la salud y
 Contaminación del agua calidad de vida
con metales pesados  Destrucción de la faja
 Contaminación de los marginal
recursos hidrobiológicos  Pérdida de áreas de cultivo
 Erosión de suelos  Contaminación de agua
 Deforestación potable
 Conflictos sociales
 Migración social (invasión
de áreas indígenas y
usurpación/tráfico de
tierras )
 Incremento de actividad
delictiva
 Pérdida (Disminución) de
los recursos hidrobiológicos
 Extinción de fauna acuática

14
2 (Hidrocarburos)  Agua contaminada  Deterioro del ecosistema
Contaminación de aguas  Agua con metales acuático
por explotación petrolera pesados  Deterioro de la salud de las
 Disminución de los poblaciones humanas
recursos hidrobiológicos  Alteración de la salud
 Pérdida de la  Deterioro de la calidad de
biodiversidad acuática vida
 Degradación de suelos  Incremento de
 Contaminación del aire enfermedades
 Presencia de  Incremento de la tasa de
enfermedades desnutrición
 Incremento de los costos  Conflictos socioeconómicos
operacionales  Desplazamiento de
 Disminución de la calidad comunidades indígenas
de agua  Extinción de especies de
flora y fauna
 Migración de especies de
fauna
3 Contaminación por  Deterioro del ecosistema  Disminución de ingresos
vertimiento de aguas acuático económicos y seguridad
residuales domésticas  Contaminación del agua alimentaria
de uso doméstico  Deterioro de la salud
 Disminución de los  Incremento de los costos de
recursos hidrobiológicos tratamiento del agua
 Pérdida de la  Incremento de la tasa de
biodiversidad acuática desnutrición
 Deterioro de la cadena  Incremento de
alimenticia enfermedades (prevenibles)
 Problemas de salud en  Deterioro de la belleza
poblaciones ribereñas paisajística
 Disminución de la  Reducción del oxígeno
actividad turística disuelto en agua
 Infecciones respiratorias
 Enfermedades dérmicas
 Eutrofización
 Pérdida de especies
4 Deforestación  Deterioro del ecosistema  Pérdida de la biodiversidad
acuático  Disminución de flora y
 Reducción de la fauna
disponibilidad hídrica en  Conflictos sociales
la cuenca  Pérdida de áreas de cultivo
 Erosión de suelos  Contaminación de agua
 Desertificación  Migración y pérdida de
 Migración especies nativas
 Residuos sólidos  Desequilibrio de la
 Cambio climático economía
 Alteración del ciclo  Cambio en la estacionalidad
hidrológico de la vaciante y creciente de

15
 Migración de especies los ríos
 Lixiviación de metales  Perdida de recarga de
pesados por efecto de acuíferos
precipitación  Cambio en los hábitos
 Reducción del reproductivos de las
rendimiento productivo especies ictiológicas
 Aumento de las  Disminución de ingresos
emisiones de gases de económicos de los
efecto invernadero pobladores locales
 Degradación de suelos  Migración de poblaciones
ribereñas
 Cambio climático
 Desertificación y sequías
 Vulnerabilidad
 Perdida de la biodiversidad
genética
 Cierre de empresas
madereras y desempleo
5 Contaminación de aguas  Disminución de recursos  Incremento de desnutrición
por transporte fluvial hidrobiológicos  Incremento de
 Pérdida de biodiversidad enfermedades
acuática  Deterioro de la salud
 Contaminación de agua  Incremento de los gastos en
de consumo la salud pública
 Contaminación de  Presencia de enfermedades
cuerpos naturales de prevenibles
agua  Reducción de la
 Deterioro de la cadena biodiversidad acuática
alimenticia  Incremento de los costos
 Incremento de operacionales
enfermedades  Eutrofización
gastrointestinales
6 Uso no sostenible de los  Sobre explotación de los  Desequilibrio del
recurso hidrobiológicos recursos hidrobiológicos ecosistema acuático
 Impactos sobre la  Desequilibrio
seguridad alimentaria socioeconómico
 Pérdida de la  Desnutrición
biodiversidad  Predominio de especies
 Contaminación del hidrobiológicas sin valor
ecosistema acuático comercial
 Extinción de especies de  Deterioro de la salud
fauna y flora pública
 Proliferación de la pesca  Deterioro de la calidad de
ilegal vida
 Disminución de los  Menos ingresos para los
recursos hidrobiológicos pescadores y pobladores
para la economía local locales
 Sobrepesca contaminada

16
7 Eventos hidrológicos  Perdida de poblaciones  Perdidas económicas e
extremos (sequías / de flora y fauna incremento de precio de
avenidas)  Restricción de la alimentos
navegación  Perdidas económicos por
 Contaminación del agua costo de transporte
 Salud pública
 Plagas y enfermedades
8 Erosión y transporte de  Pérdida de áreas de  Aumento de nivel de
sedimentos cultivo pobreza
 Mayor severidad de las  Aumento de la tasa de
inundaciones que afectan migración
los ecosistemas  Menores ingresos y
 Colmatación de cauces deterioro
(incremento de fajas  Deterioro de la calidad de
marginales) vida

9 Pérdida de Glaciares  Disminución de las  Conflictos sociales


fuentes de agua
10 Débil institucionalidad para  Actividades ilegales  Desequilibrio del
la gestión de los Recursos  Sobre explotación de ecosistema acuático
hídricos Transfronterizos recursos naturales  Desequilibrio sociales,
 Poco control de los ambientales y económicos
recursos hídricos  Irregularidades en la
 Contaminación de los gestión del recurso hídrico
cuerpos de agua  Deterioro de la calidad de
 Aumento de actividades vida
informales que generan
contaminación

Un resultado interesante es que algunos de los impactos recurrentes como por ejemplo,
pérdida de biodiversidad y deterioro de los ecosistemas acuáticos, fueron problemas
transfronterizos identificados pero no priorizados durante el taller. Esto puede deberse al perfil
que predominó entre los participantes que fue sesgado hacia profesionales en la gestión del
recurso hídrico, priorizando estos temas sobre los de conservación de la biodiversidad y los
ecosistemas.

Después de identificar los impactos se realizó la cadena causal para cada uno de los problemas
transfronterizos priorizados. La cadena causal determina la secuencia causa-efecto de un
problema desde sus causas inmediatas hasta sus causas raíz. El objetivo es la identificación de
las causas más importantes para que puedan ser el objeto de políticas apropiadas de
remediación y mitigación. Entendiendo los vínculos entre los temas que afectan la naturaleza
transfronteriza de los problemas en la cuenca y las causas de sus problemas ayudará a los
actores locales y los tomadores de decisión a apoyar acciones sostenibles y costo-efectivas.

17
Las siguientes categorías fueron incluidas en el análisis de la cadena causal:

Causas directas o inmediatas – variables físicas, biológicas o químicas con impacto directo
sobre un problema crítico transfronterizo. Usualmente son visibles y tangibles (ej. Cambios en
el uso de la tierra, aumento de insumos agrícolas), y en áreas específicas.

Causas subyacentes – contribuye a las causas inmediatas. Son identificadas como las prácticas y
usos de recursos subyacentes y sus causas sociales y económicas. En el taller se distinguieron
las causas secundarias o económicas, para identificar los sectores económicos que provocan
causas inmediatas, y las causas terciarias o institucionales, asociadas a las decisiones tomadas
por los agentes socio-económicos que causan los impactos directos o indirectos.

Causas raíz – Asociados a las presiones que subyacen los sectores sociales y económicos.
Usualmente relacionadas a aspectos fundamentales de macroeconomía, demografía, patrones
de consumo, valores, y acceso a información.

Lecciones sobre el desarrollo del Taller

El taller ADT cumplió con los objetivos esperados y obtuvo interesantes resultados sobre los
problemas transfronterizos, sus causas e impactos. Sin embargo, como en todo proceso, hubo
lecciones sobre la planificación y desarrollo del taller que resumimos en esta sección.

Las lecciones aprendidas del taller fueron:

 Parte importante de la fase de planificación es asegurar, a través de la invitación con


anticipación e información detallada, la participación de especialistas de las diferentes
instituciones involucradas en la gestión de recursos hídricos. La convocatoria es un paso
muy importante durante la fase de planificación del proceso. No solo en el mapeo e
identificación de las instituciones que deben participar por su rol en los temas de
gestión de recursos hídricos, sino también en comunicar los objetivos del taller para
asegurar el nivel de los participantes. Notamos que algunos participantes, aunque
pertenecían a instituciones importantes en el tema, no necesariamente eran los
especialistas que mejores aportes podían dar al proceso. También se podría enviar
preguntas tentativas que los participantes traigan preparadas sobre los temas que se
tocaran en el taller.
 Es importante preparar bien al equipo de trabajo antes del taller en los conceptos y la
metodología a emplearse. El equipo de trabajo encargado del ADT debe estar alineados
en los conceptos y la metodología asi como los roles que cada uno tendrá en las
diferentes partes del taller. Presentaciones lideradas por el consultor regional, con el

18
apoyo del consultor nacional, antes del taller ayudará a resolver dudas y alinear
conceptos.
 Es clave antes del taller ADT tener claridad sobre los roles de los diferentes miembros
del equipo de trabajo. Es importante que los diferentes miembros del equipo de trabajo
se reúnan con anticipación para consensuar los diferentes roles que tendrán cada uno
durante las diferentes fases del taller. Un taller con participación tan amplia y con
numerosos ejercicios participativo requiere un apoyo logístico y facilitadores que
puedan asegurar el flujo y la calidad de los resultados que se obtendrán durante el
taller.
 Para facilitar la discusión durante los trabajos en grupos es importante preparar
insumos o materiales con tiempo, e incluso enviar algunos de estos a los participantes
antes de realizarse el taller para que puedan revisarlos con anterioridad. El uso de
mapas a escala con las cuencas transfronterizas y donde se puedan visualizar algunos
aspectos como principales ciudades, carreteras, red hidrográfica, e impresas en formato
A0 pueden ayudar a enriquecer la discusión. Las instrucciones sobre el ejercicio
resumidas paso por paso y difundidas antes del taller pueden ayudar a enfocar al grupo
en la discusión desde el inicio del ejercicio optimizando el uso del tiempo y la calidad de
los productos finales.
 Preparar formatos electrónicos o en versión digital para cada uno de los trabajos
grupales o pasos del ADT. Uno de los insumos principales que facilitaron la
sistematización del análisis de los resultados ha sido el uso de formatos electrónicos en
planillas Excel. Esto ayuda a pasar en limpio y en un mismo formato, los principales
resultados de cada ejercicio grupal, facilitando la presentación de los resultados
grupales durante el taller y su sistematización después del taller. También disminuye
errores debido a que es el mismo grupo que pasa en limpio sus resultados durante el
taller.
 Reunión diaria del equipo de trabajo para evaluar el desarrollo del taller. Los miembros
del equipo encargados del taller deben reunirse diariamente al finalizar el día para
evaluar el desarrollo del taller, alinear conceptos, evaluar los ejercicios grupales y así
afinar roles y conceptos entre el equipo para mejorar el desarrollo del taller al día
siguiente.
 Es importante el respaldo o apoyo político del taller por representantes tanto del
gobierno como de la OTCA. El éxito de la convocatoria e interés durante el taller fue
asegurado con la presencia y participación de altos funcionarios de las diferentes
instituciones que lideran el proceso como fueron el Secretario General de la ANA y el
Director Ejecutivo de la OTCA entre otros. De manera similar, el apoyo local de la oficina
descentralizada del ANA para la logística antes y durante el taller fue un factor clave
para asegurar el éxito del taller así como de su difusión a través de los medios locales.

19
Principales problemas transfronterizos

Problema Transfronterizo #1 – Minería ilegal e informal

1. Descripción del problema e importancia transfronteriza

La minería ilegal es uno de los principales problemas ambientales de nuestros tiempos por la
magnitud, duración y gravedad de los impactos que genera sobre el ambiente y sobre la salud
de las poblaciones humanas. A pesar de que mineros informales llegaron a la Amazonia en
busca de oro desde la década de 1970, es en los últimos 10 años que esta actividad se ha
expandido rápidamente con enormes impactos ambientales sobre la salubridad humana y
finalmente sobre la economía y el desarrollo rural. Estudios recientes muestran que el área
impactada se ha duplicado solo en los últimos dos años, resultado de los altos precios del oro, y
un complejo sistema de corrupción que permite la proliferación de esta actividad de manera
ilegal (El Comercio 19 de setiembre 2013). Solo en Madre de Dios existen 3,763 derechos
mineros, que cubren 600,000 hectáreas, de los cuales 52% están en la zona de exclusión minera
(Benítez 2013). El problema no solo sucede en la Amazonía Peruana; se estima que existen
entre 300,000 y 400,000 mineros de oro en toda la cuenca Amazónica, pero es en el Perú, y
específicamente en Madre de Dios, donde el problema se ha agudizado (Brack et al. 2011). A
pesar de que los impactos físicos sobre la morfología de los ríos y la remoción de los bosques
son impactantes, la trascendencia de sus impactos es aún mayor debido a la gran cantidad de
mercurio que se utiliza para su amalgamación y que finalmente se vierte a los cuerpos de agua.
En Madre de Dios la producción de oro entre 1990 y 2003 fue de 136 TM de oro para lo cual se
utilizaron 273 TM de mercurio (INEI Compendio Estadístico Departamental 2004 en Benítez
2013). Este mercurio luego es transportado por el agua y consumido por los peces,
acumulándose en concentraciones cada vez mayores en la cadena trófica. Por lo tanto la
minería ilegal e informal es un problema que trasciende el ámbito local, extendiéndose hacia
otras partes de la cuenca Amazónica a través del transporte del mercurio vía los ríos y los peces
y otros animales contaminados que migran a lo largo de los ríos y cuerpos de agua de la
Amazonía.

Los impactos de la minería ilegal sobre la contaminación del agua y de manera indirecta sobre
la salud y la seguridad alimentaria de las poblaciones en la Amazonia, está fuertemente
asociada con otros problemas transfronterizos críticos. Los tres principales, por su efecto
acumulativo, son (1) la deforestación, (2) erosión de riberas y sedimentación de ríos y (3) el uso
no sostenible de las poblaciones de peces y otros recursos hidrobiológicos. En el caso de los
primeros dos por el aumento de los niveles de sedimentos que la maquinaria pesada de la
minería acarrea y que suma a los ya altos niveles en el agua por deforestación y erosión de

20
riberas y en el caso de las poblaciones de peces por el aumento de niveles de mercurio y otros
metales pesados en sus tejidos que altera su comportamiento y reproducción.

2. Principales impactos ambientales y socio-económicos

Como parte del proceso del ADT, participantes en el taller identificaron los principales impactos
ambientales y socioeconómicos de la contaminación de aguas producto de la minería ilegal
(Figura 1). Entre los impactos ambientales, los diferentes grupos coincidieron en priorizar los
graves impactos del uso de mercurio y otros metales pesados sobre la salud de las personas y
ecosistemas, así como los que provienen de los impresionantes desplazamientos de sedimentos
que alteran el paisaje y destruyen los ecosistemas acuático y ribereños. Estos a su vez
ocasionan impactos irreversibles sobre la salud de las personas y reduce las poblaciones de
recursos hidrobiológicos que son la principal fuente de sustento de las poblaciones ribereñas e
indígenas de la región. Los impactos indirectos incluyen un deterioro pronunciado de la calidad
de vida y la seguridad alimentaria de las poblaciones locales. Finalmente todo esto tiene serios
impactos asociado a pérdidas económicas debido al aumento de enfermedades y de la pérdida
de productividad de las personas afectadas por la contaminación del mercurio. Un diagrama de
flujo que resume los principales impactos encontrados por los participantes durante el taller en
Iquitos se presenta como Figura 1 en este documento.

Figura 1. Impactos sociales (color azul) y ambientales (color verde) de la minería ilegal e
informal.

21
disminucion de la
actividad turistica

Disminucion de Disminución de
recursos ingresos económicos y
hidrobiologicos alimentos

incremento de la tasa de
degradacion del desnutricion
ecosistemas
hidricos
Pérdida de la
Eutroficacion biodiversidad acuática

Contaminacion de aguas
por mineria informal perdida del
aurífera fitoplancton

problemas de salud baja calidad de vida


en poblaciones incremento de
ribereñas y en las enfermedades
ciudades

pérdida de ingresos

Contaminación del agua de los ríos con metales pesados

El principal impacto que tiene la minería ilegal es la contaminación de las fuentes de agua y de
los recursos hidrobiológicos por metales pesados, principalmente el mercurio. El mercurio,
como otros metales pesados, es tóxico o venenoso a muy bajas concentraciones y no es fácil
eliminarlo una vez que se acumula en los tejidos biológicos. A diferencia de otros elementos, el
mercurio no es necesario para los procesos fisiológicos de los seres vivos, pero se acumula en
sus tejidos, aumentando su concentración a su vez que sube en la cadena trófica.

El mercurio es utilizado desde épocas pre-incaicas para amalgamar las partículas de oro de la
arena. Una vez que se extraen las arenas y gravas del lecho del río o de los suelos aluviales esta
debe ser lavada para separar las arenas finas que son las que contienen mayor concentración
de oro. A esta arenilla aurífera se le aplica el mercurio para la amalgamación, utilizando hasta
2.8 kg de mercurio por kilo de oro extraído. Una parte del mercurio pasa directamente al suelo
o al agua. Luego, para recuperar el oro la mezcla se quema y el mercurio se evapora saliendo a
la atmosfera y oxidándose en pocos días cae nuevamente a los bosques o a los ríos a través de
las lluvias. El mercurio luego es transportado por el agua o se acumula en los peces y plantas
que absorben el mercurio. A pesar de los esfuerzos por promover tecnologías que usan poco
mercurio o que recuperan el mercurio gaseoso, los mineros ilegales no han adoptado este tipo
de tecnologías.

22
Los seres humanos eventualmente absorben el mercurio a través del consumo del agua o de los
peces y otros organismos que han acumulado mercurio. El mercurio y metilmercurio es
transportado por la sangre y se concentra en el cerebro, cerebelo y medula espinal. Si una
persona está embarazada el mercurio pasa la membrana placentaria y se aloja en el feto.
También se puede alojar en los riñones, en el hígado, los tiroides, las glándulas adrenales,
páncreas, espermatocitos, cristalino e intestinos. Una vez que se aloja en un organismo su
eliminación es muy lenta (CENSOPA, 2010; Ascorra, 2006 en Brack et al., 2011). A partir de
ciertos niveles críticos, el mercurio se vuelve altamente tóxico provocando daños irreversibles
al cerebro y al sistema nervioso central. El problema de la concentración de mercurio es aún
más grave debido a su difícil eliminación y la facilidad de pasar de una generación a la siguiente.

Estudios recientes muestran la alta exposición de las poblaciones cercanas a las zonas de
extracción de oro, siendo particularmente vulnerables las poblaciones indígenas. Uno de los
estudios más ambiciosos está siendo implementado en Madre de Dios. El ecólogo Luis
Fernández, del Instituto Carnegie de Investigaciones en la Universidad de Stanford y líder del
estudio con otras Universidades e Instituciones en el Perú1, encontró que de las 28
comunidades urbanas y 13 comunidades nativas estudiadas en Madre de Dios, todas, sin
excepción, presentaron niveles de contaminación de mercurio por encima de los límites
permitidos. El caso es particularmente crítico para las comunidades nativas, poniendo incluso
su supervivencia en riesgo, debido a que los niveles de mercurio en estas comunidades son
cinco veces mayor que el límite máximo permisible, y dos veces más alta que en las poblaciones
urbanas aledañas (Fernández 2013). Otra población vulnerable son las mujeres en edad fértil
que presentaron niveles de mercurio más altas que el promedio (la media fue de 2.98 ppm en
comparación a la media de 2.73 ppm para toda la muestra). Estas mujeres trasmitirán el
mercurio a las generaciones futuras que crecerá con limitaciones productivas, cognitivas e
intelectuales que afectaran el desarrollo social y económico de esta región del país. Si bien este
estudio refleja la realidad de Madre de Dios donde el problema es más crónico, la minería ilegal
se sigue expandiendo por el resto de la Amazonia Andina del Perú con similares potencial de
contaminación, afectando principalmente a las poblaciones más vulnerables como son las
poblaciones indígenas y mujeres en edad fértil.

A la contaminación que se produce por la amalgamación del oro, se le debe añadir el mercurio
y los otros metales pesados como metales sulfurosos que ocurren naturalmente en los suelos

1
Los socios del Carnegie Amazon Mercury Ecosystem Project (CAMEP) son; El Instituto Carnegie de Investigaciones
para la Ciencia, la Universidad Nacional Amazónica del Madre de Dios (UNAMAD), el Instituto del Perú de la
Universidad de San Martín de Porras, el Grupo de Química Ambiental y Computacional de la Universidad de
Cartagena, la Asociación para la Conservación de la Cuenca Amazónica (ACCA), la Asociación para la Investigación y
el Desarrollo Integral (AIDER), la Asociación Huarayo, Caritas Perú, Consorcio Madre de Dios y la Sociedad
Zoológica de Frankfort.

23
amazónicos y que son liberados al ambiente por los procesos de extracción de oro de los lechos
y riberas de los ríos con dragas y otras maquinarias pesadas.

Contaminación de las aguas por la remoción de sedimentos del fondo del rio y de los lechos y
riberas.

Otros impactos están asociados a la contaminación de aguas por la remoción de los sedimentos
en gran escala, directamente asociado a las operaciones de la maquinaria de la minería aurífera
ilegal. Las maquinas operan succionando los sedimentos de los lechos y riberas de los ríos,
incluso del fondo del cauce de un río, alterando el curso del rio, sus riberas y playas y en las
zonas aledañas removiendo la vegetación. Esto tiene impactos dramáticos sobre la dinámica e
hidrología de los ríos así como del hábitat de los recursos hidrobiológicos que dependen de
estos ecosistemas para alimentarse, reproducirse, desovar y como refugio de sus crías. Las
actividades asociadas a las dragas y otros equipos también aumenta la turbidez del agua y la
disponibilidad de oxígeno y alimentos para los peces. El resultado es que el fitoplancton y las
plantas sumergidas comienzan a morir y los peces o desaparecen o emigran hacia otras zonas.
Otros impactos incluyen la colmatación de sedimentos los cauces de los ríos y lagunas, la
acumulación de fango en los suelos, el deterioro de la calidad del agua superficial, la reducción
de otros recursos hidrobiológicos como quelonios, moluscos, crustáceos, etc. y finalmente la
degradación del paisaje. Aunque no se han encontrado estudios que estimen el impacto que
tiene el incremento de los sedimentos en los ríos causados por la minería ilegal a lo largo de su
cauce, estimaciones visuales usando sobrevuelos en Madre de Dios sugieren que estos
impactos persisten por cientos de kilómetros hacia Brasil y Bolivia resaltando el impacto
transfronterizo de esta actividad en el lado Peruano (Asner et al. 2013).

Un tercer grupo de impactos de la contaminación del agua proviene de los desechos de aceites
quemados, restos de lubricantes y otros contaminantes asociados a las operaciones de la
minería ilegal.

3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz

La cadena causal de la minería ilegal e informal trabajada durante el taller es presentada como
el Anexo I de este documento.

El análisis de la cadena causal identificó las siguientes causas raíz para la contaminación de las
aguas por la minería acuífera ilegal:

 Inefectividad de los niveles de gobierno para fiscalizar la comercialización,


transporte y uso de sustancias químicas peligrosas
 Inacción del estado para formalizar la minería informal

24
 Lento proceso de implementación de la Zonificación Ecológica y Económica y del
Ordenamiento Territorial en los Gobiernos Regionales
 Débil articulación e inversión del estado en la implementación sostenible de las
políticas ambientales
 Débil implementación de políticas de los estados transfronterizos para conservar
y proteger el ecosistema Amazónico.

Si bien todas estas causas raíz son importantes, todas están enfocadas en la débil
institucionalidad y falta de gobernanza para implementar las políticas ambientales en relación a
la informalidad de la minería aurífera en la selva. La literatura identifica otros causas raíz
igualmente importantes en relación al aumento de la minería ilegal como son el aumento del
precio del oro (Brack et al. 2011; Ipenza 2012; RAISG 2012; Asner et al. 2013), la extrema
pobreza en zonas andinas y su relación con la migración hacia la Amazonía (Dourojeanni et al.
2009; RAISG 2012), y la predominancia de la informalidad en la economía nacional. Por
ejemplo, es la red de personas, incluso con contactos en sectores del gobierno, que habilitan,
financian y distribuyen insumos químicos y lavan dinero y oro de las concesiones en Madre de
Dios lo cual permite que esta actividad siga operando de manera informal (El Comercio 19 de
setiembre 2013).

Entre las causas institucionales resaltan la falta de capacidad del estado por supervisar,
fiscalizar y controlar la comercialización del oro de estas áreas, así como de la instalación de
maquinarias y tecnologías no apropiadas. Por otro lado también se nota la falta de capacidad
de promover buenas prácticas, incluyendo el ordenamiento territorial y la valoración de los
servicios ambientales que se pierden o los costos ambientales. En Madre de Dios existen 1566
derechos o denuncios pero solo 16 disponen de la autorización a explorar; las otras 1546
operan en la ilegalidad (Ipenza 2012). Existen fuertes contradicciones entre las leyes que
otorgan derechos a pequeños mineros y mineros artesanales, con muy pocas restricciones y
sobre otros derechos privados como tierras indígenas, concesiones ecoturísticas, forestales,
etc. y el tipo de minería que se practica, usando cargadores frontales, dragas sofisticadas y sin
restricciones al uso de sustancias altamente tóxicas como el mercurio. Además debemos
considerar que este tipo de facilidades han sido promovidas desde el gobierno por los últimos
20 años. Es recién a partir de la creación del Ministerio del Ambiente, que se ha iniciado una
campaña para ordenar estas contradicciones y falta de institucionalidad. Sin embargo, a pesar
de algunas interdicciones puntuales en puntos críticos (e.g. en la zona de amortiguamiento de
la Reserva Nacional Tambopata), la capacidad del Ministerio del Ambiente para dirigir la acción
conjunta que requiere este tipo de intervenciones es limitada. El año pasado se inició un
proceso de formalización de la minería ilegal pero hasta el momento ningún minero se ha
legalizado. A esto se debe añadir una capa adicional de complejidad que financia las actividades

25
de la minería ilegal y que está asociado al tráfico de drogas: la venta ilegal de oro en el mercado
y el lavado de dinero (El Comercio 27 de agosto de 2013; El Comercio 19 de setiembre 2013).

Entre las causas económicas, los expertos han resaltado una serie de factores como la alta
rentabilidad de la minería ilegal, los bajos costos de los insumos y mano de obra, la venta ilegal
del oro a bajo costo y sin tributación, entre otros. Estos puntos están fuertemente asociados a
las causas institucionales que reflejan la poca capacidad del estado para controlar actividades
ilícitas. A esto le añadimos las condiciones económicas que permiten la operatividad de todo un
sistema informal e ilegal a partir de un petitorio minero con mínimos requisitos que permite
enganchar insumos, mano de obra, maquinaria, etc. a muy bajos costos y sin necesidad de
adecuar las prácticas a los estándares ambientales exigidos por ley. Esta lógica económica
permite que la minería ilegal prospere y se desarrolle con rentabilidades muy altas y a muy
bajos costos en comparación con operar bajo la legalidad (Arana 2003; Brack et al. 2011; Ipenza
2012).

A esto hay que añadirle la poca información y estudios que demuestren el verdadero costo de
los daños ambientales. Si bien sabemos que hay impactos severos de la contaminación de los
ríos por mercurio y de la destrucción del hábitat de peces por sedimentación de los ríos, es
poco lo que sabemos sobre su costo a la economía local, debido a los problemas de salud
crónica, la disminución de los recursos pesqueros y sus impactos sobre la seguridad alimentaria,
así como de sus impactos en las generaciones futuras que verán afectados sus capacidades
productivas. Este costo adicional de la minería ilegal trae sobre el resto de la sociedad en el
Perú y en los países vecinos es necesario estimarlo para visibilizar el real impacto de esta
actividad sobre el desarrollo sostenible de la región.

Las causas directas de la contaminación de los ríos en la Amazonia por la minería ilegal incluyen
una larga lista de prácticas ilegales de extracción de oro aluvial incluyendo; (1) uso de
sustancias químicas tóxicas como el mercurio, (2) uso de dragas en zonas no autorizadas, (3)
prácticas de extracción inadecuadas, (4) utilización de equipos materiales y maquinaria en mal
estado, (5) extracción en Áreas Naturales Protegidas y cercanas a centros poblados, (6)
desarrollo de actividad minera sin autorización, entre otras. A esta lista se le añade otras dos
actividades directas distintas; la falta de investigación y uso de tecnologías modernas y seguras,
y la aceptación de la minería ilegal por sectores de la comunidad que no tienen trabajo. En el
primer caso es interesante porque existen tecnologías simples que no utilizan mercurio (e.g.
Clean Gold), que son apropiadas para minería de pequeña escala pero no se ha tenido éxito en
su adopción a gran escala por diversos factores, entre ellos la lógica económica de la economía
informal descrita arriba y los pocos incentivos que existen actualmente para adoptar
tecnologías limpias. El segundo caso es interesante porque está asociado también a causas
indirectas como el mayor costo de oportunidad de la minería en relación con otras actividades

26
económicas locales como la agricultura, y la falta de información de los riesgos en salud
asociados a las actividades de la minería ilegal. Sin embargo, a diferencia de los facilitadores y
empresarios mineros que financian la mayoría de las operaciones ilegales en Madre de Dios, las
personas locales que ingresan a esta actividad económica de manera independiente
usualmente usa tecnología muy rustica como carretillas (Arana 2003).

4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro

El modelo extractivo de minería aluvial tiene fuertes impactos adversos sobre la salud de los
ecosistemas por el uso del mercurio y la sedimentación y alteración de los ríos que destruye el
hábitat y los peces que son el principal medio de sustento de las poblaciones locales. Los
impactos transcienden fronteras debido a la gran movilidad de los contaminantes como el
mercurio a través del agua y los peces migratorios. Además el mercurio se queda en los tejidos,
acumulándose en la cadena trófica y transmitiéndose de generación a generación. Los fuertes
impactos no solo comprometen la biodiversidad acuática sino también la salud de las
poblaciones que verán en las futuras generaciones malformaciones genéticas, y problemas de
desarrollo mental debido a la acumulación de mercurio de una generación a la siguiente. El
impacto de estas enfermedades al desarrollo de la región y la sobrevivencia de grupos
vulnerables, como las comunidades indígenas, aún es incierto.

Se estima que la minería ilegal es directamente responsable de la deforestación de 150,000


hectáreas en la Amazonia Peruana (Dourojeanni et al. 2009). Asociado a los impactos sobre el
cauce de los ríos esta la deforestación de la vegetación ribereña y otros ecosistemas aledaños
incluyendo las zonas inundables. Como el oro se deposita en los suelos fluviales, áreas aledañas
al río que tienen bajo la vegetación arbórea suelos de origen aluvial también son dragados
eliminando la cobertura vegetal y la capa orgánica y fértil de suelo. Un estudio reciente por
Asner et al. (2013) estima que solo en Madre de Dios, la minería ilegal es responsable de la
deforestación de 50,000 hectáreas, un incremento de 400% entre el periodo de 1999 a 2012. La
tasa anual de deforestación se triplicó en los últimos años, de 2,166 ha/año antes del 2008 a
6,145 ha/año para el periodo 2008-2012. Este estudio solo enfocó la deforestación directa,
mientras que indirectamente la deforestación puede ser mucho mayor debido a que la minería
ilegal también atrae otras inversiones en agricultura y ganadería que aumentan la
deforestación asociada a esta actividad. Finalmente, no se contabiliza la degradación ambiental
en bosques aledaños que puede ser alta también debido a la cantidad de mercurio y otros
metales pesados que afectan la vegetación aledaña sin necesidad de remover su cobertura
(árboles muertos en pie).

Las actividades asociadas a las dragas y otros equipos pesados como retroexcavadores (se
estiman que existen más de 500 solo en Madre de Dios) están asociados a otros problemas
transfronterizos identificados por los especialistas participantes del taller nacional como la

27
erosión de suelos y sedimentación de los ríos. Estas actividades aumentan la turbidez del agua y
la disponibilidad de oxígeno y alimentos para los peces. El resultado es que el fitoplancton y las
plantas sumergidas mueren, y los peces o desaparecen o emigran hacia otras zonas. Otros
impactos incluyen la colmatación de sedimentos los cauces de los ríos y lagunas, la acumulación
de fango en los suelos, el deterioro de la calidad del agua superficial, la reducción de otros
recursos hidrobiológicos como quelonios, moluscos, crustáceos, etc. y finalmente la
degradación del paisaje. Aunque no se han ubicado estudios que estimen el impacto que tiene
el incremento de los sedimentos en los ríos causados por la minería ilegal a lo largo del cauce
del río, estimaciones visuales usando sobrevuelos en Madre de Dios sugieren que estos
impactos persisten por cientos de kilómetros hacia Brasil y Bolivia resaltando el impacto
transfronterizo de esta actividad en el lado Peruano (Asner et al. 2013).

Entre los impactos sociales encontramos un tráfico de trata de personas, especialmente


menores de edad, que traen de zonas de extrema pobreza en Puno y Cuzco. Así también
existen mafias de contrabando de mujeres jóvenes para prostitución, todo esto asociado a la
demanda de estos servicios en las zonas de minería ilegal. Según un informe elaborado por el
diario español, El Mundo, existen más de 400 prostíbulos clandestinos asociados a las zonas de
minería ilegal, donde más de 1000 menores de edad son explotadas sexualmente.

Otro impacto social asociado a la minería ilegal ha sido la invasión de tierras indígenas, predios
agrícolas titulados y áreas naturales protegidas. Según la Federación Indígena de Madre de Dios
y Afluentes (FENAMAD), al 2012, de las 32 comunidades indígenas afiliadas 13 han sido
afectadas, y según la Dirección Regional de Energía y Minas (DREM) de Madre de Dios, en las 12
comunidades afectadas hay 516 concesiones mineras y más de 5 mil ilegales operando (El
Comercio 17 setiembre 2012). A pesar de que la ley prohíbe la minería en estas zonas, ni la
DREM ni los nativos tienen las capacidades para expulsar a tanta gente fuera de sus territorios.

Considerando la lista de acciones propuestas durante el taller de Iquitos y la revisión de la


literatura sobre los impactos y causas desarrolladas en las secciones anteriores se plantea la
siguiente lista a considerar en el Plan de Acciones Estratégicas:
 El Estado debe liderar un Plan Integral para Ordenar la Actividad Minera incluyendo;
o Inventariar y mapear principales zonas de contaminación de aguas por
actividades de minería ilegal;
o Fortalecer a las Gerencias de Recursos Naturales de las principales provincias
donde existe la minería ilegal y acompañen al MINEM y otros sectores en el plan
de formalización en marcha y a la OEFA en las acciones de fiscalización;
o Priorizar la ejecución e implementación de sus ZEE-OT en coordinación con la
OEFA;

28
o Iniciar un Plan de Recuperación de áreas degradadas por la minería ilegal que
incluya pilotos para ir identificando las prácticas y especies forestales adecuadas
para promover la recuperación del suelo forestal.
 Desde el Estado se debe implementar un Plan Sostenible de Articulación Multisectorial
para supervisar y fiscalizar la comercialización y transporte de productos químicos
tóxicos y peligrosos. El uso de insumos para minería ilegal puede ser controlada desde
una adecuada coordinación multisectorial que determine la procedencia y destino de
insumos y maquinaría. Los altos niveles de corrupción y la falta de voluntad política no
han permitido avanzar en este tipo de planes que pueden ser más costo-efectivos y
prácticos que la fiscalización en campo.
 Desde el Estado, y con apoyo de la Sociedad Civil, también se debe iniciar una Campaña
informativa y de educación ambiental sobre los verdaderos riesgos e impactos de la
contaminación del agua por la minería ilegal. Una población informada y con
conocimiento sobre sus derechos y responsabilidades en torno a un ambiente saludable
puede ser el mejor aliado contra la minería ilegal;
 Así como se debe informar a la población, se debe aunar esfuerzos para capacitar a los
extractores mineros sobre prácticas ambientales y de seguridad e higiene ocupacional.
Existen prácticas de extracción de oro sin el uso de mercurio o recuperando hasta el
100% del mercurio utilizado pero estos no son adoptados por la minería ilegal por
costos pero también por falta de conocimiento sobre los verdaderos riesgos para la
salud de trabajar con mercurio;
 También se debe impulsar la investigación para mejorar nuestro entendimiento sobre
los verdaderos impactos de la contaminación por mercurio y otros metales pesados así
como de su movilidad por la cadena trófica. También se deben priorizar estudios para
mejorar las prácticas y tecnologías para el manejo de mercurio debido a que estas
existen pero no son adoptadas por los mineros. Finalmente, solo en Madre de Dios
existen más de 32,000 hectáreas que requieren ser recuperadas y para la cual debe
crearse el conocimiento para recuperar suelos con niveles tan críticos de contaminación
y degradación.
 El Estado debe liderar la estandarización de protocolos de toma, análisis e
interpretación de muestras de sedimentos, agua y tejidos de peces y humanos que sean
compatibles también con las de otros países Amazónicos. Debido a la gran movilidad del
mercurio por la cuenca y a su permanencia y acumulación en el tiempo es clave un
sistema de monitoreo adecuado no solo en las fuentes sino también a nivel de cuencas
nacionales y transfronterizas para entender sus impactos y movilidad por la cadena
trófica. Debido al alto nivel de vulnerabilidad es importante priorizar estudios y sistemas
de monitoreo en comunidades indígenas y ribereñas de la Amazonia.

29
 El Estado debe diseñar políticas para promover la participación y el empoderamiento
de las comunidades locales en la protección y vigilancia de las fuentes de aguas en las
cuencas transfronterizas para evitar la minería ilegal en sus territorios y limitar la
contaminación de aguas por mercurio a nivel transfronterizo.

Problema Transfronterizo #2 – Contaminación de aguas por explotación


petrolera

1. Descripción del problema e importancia transfronteriza

A nivel global, la disminución de reservas de hidrocarburos, la creciente demanda por energía y


el alto costo del precio del petróleo han resultado en una expansión sin precedentes en la
exploración y explotación de hidrocarburos en la Amazonía peruana. Gran parte del norte y el
oeste de la Amazonía están cubierta de concesiones que se superponen con zonas de extrema
sensibilidad ecológica y cultural, incluyendo aquellas habitadas por pueblos indígenas no
contactados y en situación de aislamiento (Finer et al. 2008; RAISG 2012). Entre los países
Amazónicos, es el Perú el que tiene la mayor cobertura de su territorio sobrepuesto con lotes
petroleros; hasta 84% de la Amazonía Peruana esta concesionada para actividades de
hidrocarburos (Finer et al 2008). De estos, 20 se superponen sobre once reservas comunales y
zonas reservadas y 17 sobre reservas territoriales para proteger a grupos indígenas en
aislamiento voluntario (Finer et al. 2008).

Es importante definir las diferentes fases de la extracción de hidrocarburos; (1) exploración, (2)
explotación, (3) transporte (principalmente gasoductos y oleoductos pero también transporte
fluvial en zonas de la Amazonia Peruana), y (4) transformación (refinerías e industrias). Es en la
fase de explotación donde la mayoría de los problemas críticos de contaminación suceden, y
como demuestran los casos en el rio Corrientes, estos pueden permanecer impactando suelos y
ríos por décadas después de que se originaron. Del total de lotes en licitación en la Amazonia,
hasta el 2008, 7 tenían contratos de explotación y 46 contratos de exploración (Gamboa 2009).

Las actividades de explotación de hidrocarburos en la Amazonía han ocasionado una serie de


impactos ambientales negativos sobre la calidad del agua, la flora, la fauna, el suelo y las
poblaciones de la Amazonía. Los ecosistemas acuáticos son los más afectados por estos
impactos a través de la contaminación de los ríos, la cual origina graves problemas de carácter
ecológico, social y económico. Estudios del IIAP han encontrado metales pesados sobre los
límites permisibles para el consumo humano como cadmio, zinc, cobre, cromo, mercurio y
plomo en varios puntos de los ríos Pastaza, Corrientes, Tigre, Samiria y Marañon (IIAP 1995).
Muchos de los derrames y zonas contaminadas en los lotes 8 y 1AB durante la década de los
80s y 90s en Loreto siguen sin remediarse y contaminando las fuentes de agua de estos ríos a

30
pesar de las exigencias en los contratos de explotación que incluyen la remediación de estos
puntos contaminantes.

El Perú, como los otros países Amazónicos, consideran estratégico mantener control sobre los
recursos de hidrocarburos, manteniendo la propiedad de estos y promoviendo su explotación
sin considerar la real dimensión de los impactos sociales y ambientales. Es por eso que en los
últimos años han salido a la luz el resultado de más de 30 años de negligencia por parte del
estado como en el lote 1-AB en Loreto que ha dado origen a los conflictos recientes en el
Corrientes y con los Awajun en el departamento de Amazonas (Chirif 2010).

A pesar de los conflictos sociales y los grandes riesgos ambientales asociados a la extracción de
hidrocarburos, la dependencia de la sociedad actual en combustibles fósiles no va a disminuir
pronto y en la Amazonía, son los países en la vertiente oriental de los Andes, los que mantienen
las reservas más extensas de petróleo. Con la expansión de la explotación de hidrocarburos en
la selva aumenta también la probabilidad de problemas transfronterizos asociados a la
contaminación de las aguas debido a derrames, vertimiento de aguas producidas, rompimiento
de oleoductos, entre otros. Es importante que se hagan las actividades de exploración y
explotación de hidrocarburos bajo los estándares más altos de mitigación de impactos tanto en
el lado social como ambiental.

2. Principales impactos ambientales y socio-económicos

Los participantes reunidos en el taller ADT de Iquitos resumieron los principales impactos
ambientales y sociales que produce la contaminación del agua por la extracción de
hidrocarburos en la Figura 2. La contaminación del agua se produce principalmente durante la
perforación del pozo y en la fase de explotación o producción. Durante la fase de perforación, la
contaminación puede ser producida por los lodos de perforación sin tratamiento adecuado.
Estos lodos contienen cloruros, sulfatos, y metales pesados como bario, cadmio, cobre,
mercurio, zinc, plomo y otros tóxicos (Gómez Garcia 1995).

Figura 2. Impactos sociales (azul) y ambientales (verde) de la contaminación de aguas por las
actividades extractivas de hidrocarburos.

31
Disminución de la
degradacion del biodiversidad ictiológica
ecosistemas
acuáticos
Migración de fauna

incremento de la tasa de
desnutricion / seguridad
Contaminacion de aguas alimentaria
por extracción de Disminucion de
hidrocarburos recursos incremento de Deterioro de la calidad de
hidrobiologicos enfermedades vida

impacto economico
(recurso pesquero )

problemas de salud Desplazamiento de


en poblaciones comunidades
ribereñas y caserios indígenas

En la fase de producción, la contaminación históricamente estaba asociada al vertimiento de las


aguas de formación y por los derrames de crudo en los pozos y durante su transporte por
gasoductos y oleoductos, o por transporte fluvial. Las aguas de formación o de producción son
un subproducto de la extracción de hidrocarburos; salen del subsuelo con el petróleo a una
temperatura de 90 °C, son más saladas que el agua del mar y contienen una gran cantidad de
metales pesados como plomo, cadmio, bario, mercurio, arsénico y otros. El vertimiento de las
aguas de formación a fuentes naturales de agua con sus impactos sobre la salud de las
poblaciones locales y los recursos hidrobiológicos era una práctica común en los lotes
petroleros de la Amazonia hasta años recientes. Es recién a partir del conflicto entre el estado y
los Achuar del rio Corrientes, que en el 2006 el Acta de Dorissa exige que las empresas
petroleras reinyecten las aguas de formación de vuelta al subsuelo. Esto a pesar de que las
técnicas y leyes para la reinyección de estas aguas existían en los países de origen de estas
empresas extranjeras como Occidental Petroleum Corporation (Oxy) desde la década de los
40´s (Chirif 2009). Con tecnologías cada vez más modernas y mayor control social y capacidades
de las comunidades locales en monitorear estas actividades, se espera que disminuyan las
situaciones de derrames. Sin embargo, como muestra el caso reciente del Gas de Camisea,
inaugurado el 2004, a pesar de la larga lista de buenas prácticas de la empresa, hasta el 2007,
se han reportado 6 rupturas del gaseoducto con derrames e impactos importantes sobre el
ambiente (Dourojeanni et al 2009).

Aparte del vertimiento de aguas de formación a los ríos y quebradas, tradicionalmente las
empresas petroleras almacenaban desechos incorrectamente, causando daños importantes a la
salud y al medio ambiente. Por ejemplo, en el lote 1-AB, Oxy almacenó líquido de

32
perforaciones, petróleo crudo, y subproductos del crudo en pozas de tierra sin ningún sistema
de impermeabilización. Las aguas con metales pesados filtraron al suelo, y eventualmente a las
aguas superficiales y subterráneas (ERI, Racimos de Ungurahui y Amazon Watch 2007). Los
problemas sobre la salud humana, en este caso de la etnia Achuar, incluyen concentraciones
muy altas de plomo en la sangre, niveles que hoy causan problemas con el desarrollo de los
niños. Asimismo se han encontrado en niños y adultos de dos comunidades Achuar de la zona
niveles muy altos de cadmio (Ministerio de Salud 2006).

Lo impactante de los niveles de contaminación de las aguas producto de las actividades de


explotación de hidrocarburos es su permanencia en el tiempo como focos de contaminación.
Por ejemplo, en las cuencas de los ríos Pastaza, Tigre y Corrientes aún quedan muchos focos de
contaminación que son herencia de las malas prácticas usadas por Oxy para almacenar
desechos y lodos de perforación que PlusPetrol, quien compró los derechos para explotar el
lote 1AB, ha debido remediar. Escenarios similares continúan en los otros lotes de la zona como
los pozos del lote 8x en Trompeteros que además contaminan las aguas y tierras de la Reserva
Nacional Pacaya Samiria.

Los resultados de años de contaminación se reflejan en los altos niveles de metales pesados en
las poblaciones Achuar de los ríos Corrientes y Pastaza. En el 2005 se tomaron muestras de
sangre en 7 comunidades indígenas Achuar por encargo de la Comisión Intrasectorial para la
prevención y mitigación de la contaminación por plomo y otros metales pesados bajo la
coordinación de DIGESA – Dirección General de Salud Ambiental (Min de Salud 2006); en los
análisis de plomo en sangre, 42.9% de los niños superan el valor límite de absorción y 78.6%
tiene niveles de cadmio que exceden los valores límites de tolerancia biológica; entre
adolescentes el 61.3% tiene niveles superiores para plomo y 64.5% para cadmio; entre adultos
el 72.4% supera el valor límite de absorción para plomo y 65.4% excede el límite de tolerancia
biológica para cadmio.

Si bien los casos de los ríos Corrientes y los pozos del lote 8x en Trompeteros están entre los
casos más críticos debido a la antigüedad de los lotes, la contaminación y negligencia
compartida de las empresas y el Estado se pueden ver para casos más recientes. Uno de los que
está bien documentado es el caso de Maple en Ucayali en el lote 31-B. A raíz de denuncias que
promovieron los moradores de la comunidad shipiba Canaán de Cachiyacu se comprobó
evidencias de contaminación ambiental, tanto de manera permanente como accidental, con
efectos negativos sobre la salud y alimentación de los comuneros. Además se evidenciaron
impactos sociales y culturales en especial sobre mujeres y niñas por abuso de los trabajadores
de la empresa (La Republica 27 de setiembre 2006).

Similar al caso de la minería ilegal, la contaminación de aguas durante las fases de explotación
impacta tanto a la salud humana como a los recursos hidrobiológicos y los ecosistemas

33
acuáticos. Las aguas saladas y los derrames de crudo sobre los cuerpos naturales de agua
modifican sus variables físicas, biológicas y su contenido químico. Durante los primeros estados
de contaminación se modifican la dureza, la temperatura el pH y el color del agua (Gómez
Garcia 1995). En los estadios posteriores el oxígeno disuelto, factor decisivo para los recursos
acuáticos, puede ser degradado hasta crear ambientes anaeróbicos y ácidos que no son aptos
para organismos vivos. Estos cambios químicos también están relacionados a la solubilidad de
los agentes contaminantes en el petróleo que se solubilizan en el agua; específicamente el
tolueno, el pentano y el benceno. Gómez Garcia (1995) también identifica la presencia anormal
de sales como un factor que aleja a los peces e impacta en la migración de especies de peces
para los cuales una gradiente de salinidad en el agua forma una barrera invisible, afectando el
potencial pesquero y la seguridad alimentaria de las poblaciones locales.

Los derrames y la lixiviación continua de pozas antiguas que no han sido remediadas tienen
impactos a largo plazo sobre la salud humana y su desarrollo que aún no son bien conocidas.

Finalmente, la intensificación del tránsito fluvial en los ríos amazónicos, incluido el de grandes
barcazas para transporte del petróleo y carga para abastecimiento, es un factor de grave
alteración de los ecosistemas acuáticos incluyendo las poblaciones de peces y otros recursos
hidrobiológicos (Torres-Espinoza et al. 2010; Ortega et al. 2013).

3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz

Durante el taller los participantes diseñaron una cadena causal de la contaminación de aguas
por la extracción de hidrocarburos e identificaron las siguientes causas raíz:

 Falta de una educación (conciencia ambiental)


 Poca presencia del Estado en el control ambiental
 Corrupción de funcionarios del Estado
 Aumento de la explotación de hidrocarburos

A estos habría que aumentar una causa raíz adicional que es la producción petrolera declinante
e insuficiente en el Perú, al punto que hoy se importa crudo del Ecuador por una suma de hasta
$3,600 millones de dólares al año. La política de expansión de contratos petroleros busca
reducir esta brecha y es parte de una Política Energética Nacional para el periodo 2010 – 2040.

El crecimiento económico y el desarrollo moderno requieren y son dependientes de los


combustibles fósiles, y el Perú, como los otros países Andino-Amazónicos, tiene importantes
reservas en la Amazonia. La necesidad de aumentar las reservas de petróleo y otros
hidrocarburos no es en sí una causa raíz que resultaría en la contaminación de los cuerpos de
agua y recursos hidrobiológicos de la Amazonia. Los problemas surgen cuando esta expansión
de contratos petroleros se superpone sobre otros derechos pre-existentes; desde la posesión y

34
propiedad de pueblos indígenas a concesiones forestales, predios agrícolas, reservas naturales
y otras áreas críticas acompañados a su vez de un débil gestión ambiental; sin recursos
adecuados, sin normas que se refieran a los límites máximos permisibles, sin las capacidades
técnicas para el monitoreo adecuado de estas actividades, etc. En este escenario es que la
expansión de la explotación de hidrocarburos aumenta la contaminación y pone en riesgo
crítico la salud, la seguridad alimentaria y el bienestar de las poblaciones en la Amazonia. Esto a
pesar de que existen las tecnologías y herramientas para mitigar y minimizar estos impactos
(Finer et al. 2013).

Esto se puede ver resumido en la Política Energética Nacional 2010 – 2040, y la política dirigida
desde el Ministerio de Energía y Minas para ampliar los contratos de lotes petroleros en la
Amazonia que actualmente están desarticulados de cualquier otra iniciativa de planificación a
nivel nacional o regional. La sectorialización del desarrollo sin una visión integral y coherente es
una de las causas raíces principales de los problemas ambientales y conflictos que surgen con
relación a las actividades extractivas de hidrocarburos.

Finalmente, se debe añadir a la serie de causas listadas anteriormente el tema de corrupción a


todo nivel, desde la licitación de los lotes petroleros que se pudo observar en el 2008 en los
medios hasta en los monitoreos en campo. Por ejemplo, entre 1997 y 2003, cuando finalmente
OSINERG hizo una fiscalización en campo en los lotes 1AB y 8 de Pluspetrol encontró niveles de
metales pesados muy por encima de los límites permisibles, recién dieron cuenta que los
reportes de monitoreo de vertimientos de agua presentados por la empresa por casi 7 años no
correspondían a los lugares reales de vertimiento que debían reportar (Ministerio de Salud
2006; Chirif 2009).

Entre las causas institucionales se debe resaltar la poca capacidad institucional del estado para
controlar y supervisar las actividades asociadas a la extracción y transporte de hidrocarburos,
los bajos presupuestos del Estado y del sector privado para controlar y mitigar los impactos
cuando estos suceden y un marco regulador inadecuado que no es ni cumplible, ni eficiente, ni
transparente.

La falta de capacidades del Estado para controlar y supervisar las actividades asociadas a la
extracción y transporte de hidrocarburos está asociada a la necesidad del Estado de tener los
recursos, el equipo y los técnicos adecuados para monitorear el cumplimiento de estándares
ambientales y sociales en campo. Retomando el ejemplo del caso de los lotes 1AB y 8x, a pesar
de los numerosos reclamos de las comunidades nativas de la zona, el ente encargado de
monitorear simplemente responde oficialmente que los reportes de la empresa no muestran
contaminación y esperó siete años para realizar una visita de campo que confirmó lo contrario.
En otro caso público más reciente, dos organismos del Estado, DIGESA y el IIAP entraron en un
debate público sobre el real daño de la contaminación del rio Marañon por el derrame de 320

35
barriles de petróleo en junio 2010, donde la Dirección General de Salud Ambiental (DIGESA)
encontró niveles de contaminación por debajo de los límites establecidos de 0.5 miligramos por
litro y el IIAP encontró “un alto contenido de aceites y grasas que sobrepasan en más de cien
veces los Estándares Nacionales de Calidad Ambiental para Agua” (IIAP 2010 p. 5).

Un problema institucional clave es el marco regulatorio y la institucionalidad que rigen las


actividades extractivas. Por un lado, el marco regulatorio existente requiere que las empresas
demoren un promedio de 14 a 15 años entre la fase de exploración a finalmente explotar el
petróleo en el área (Beatriz Merino en entrevista a Revista Oro Negro mayo-junio 2013). Esto
solo alimenta los niveles de corrupción mencionados anteriormente. Sin embargo este mismo
marco regulatorio es débil para mitigar y prevenir conflictos sociales a partir de la
contaminación.

El Acta de Dorissa que precedió la norma que obliga a las empresas a reinyectar las aguas de
formación o producción y la creación del SIA que pasa la supervisión del monitoreo de la
contaminación del Ministerio de Energía y Minas a un ente independiente, son importantes
pasos hacia una mejor institucionalidad. Estos deben ser complementados con un marco legal
para la gestión social temprana que permita prevenir los conflictos sociales.

Las causas económicas incluyen una falta de inversión en infraestructura y capacitación del
personal para mitigar impactos y derrames. Por ejemplo, en el diagnóstico ambiental en el rio
Tigre, parte del lote 1AB bajo contrato con Pluspetrol, no solo se encontraron niveles altos de
contaminación en los ríos y fuentes de agua sino también corrosión severa sobre la línea diesel,
tuberías sin el soporte tipo “H” reglamentado por ley y sin cubrimiento para evitar erosión,
control de presión de bombeo malogrados, entre otros problemas que aumentan la
probabilidades de derrames en la zona. La falta de inversión en el mantenimiento de la
infraestructura es un problema recurrente en varios lote petroleros como los lotes 1AB y 8 de
Pluspetrol, y el lote 31 de Maple (Chirif 2009).

La poca participación de comunidades nativas y locales en las actividades petroleras también


es otras de las causas de la contaminación de los recursos acuáticos en la Amazonia. A pesar de
la reciente promulgación de la Ley de Consulta Previa, son escasos los mecanismos de
participación ciudadana. En las fases de entrega de concesiones no existen mecanismos de
participación y acceso a la información; las poblaciones solo son convocadas cuando se va a
aprobar el Estudio de Impacto Ambiental (EIA). El EIA es uno de los últimos pasos en este
proceso. Tampoco existe una obligación por parte del Ministerio de Energía y Minas por incluir
las sugerencias o aportes de las audiencias públicas (Claps 2013).

Una de las pocas experiencias exitosas de participación de comunidades locales es el Programa


de Monitores Indígenas de la Federación de Comunidades Nativas del Corrientes (FECONACO).

36
En esta iniciativa, pobladores indígenas lideran el trabajo de vigilancia ambiental en las
comunidades afectadas por la explotación petrolera lo que permite detectar nuevos derrames y
monitorear adecuadamente los trabajos de remediación. La información es proporcionada a
Pluspetrol, OSINERGMIN, MINAM, OEFA, Diresa, Defensoría del Pueblo y la Fiscalía Ambiental.
Hasta comienzos del 2011 el programa tenía capacitados a 14 monitores en cursos teóricos y
prácticos sobre procesos de reinyección de aguas saladas, remediación de suelos
contaminados, explotación petrolera, uso de GPS, interpretación de resultados de monitoreo
de calidad de aguas, etc. El existo del programa ha promovido su réplica en la cuenca vecina del
Pastaza con la Federación Indígena Quechua del Pastaza (FEDIQUEP).

Las causas directas o inmediatas de la contaminación de aguas por la explotación petrolera


tienen su origen en el vertimiento de los desechos de las fases de exploración y explotación
debido a malas prácticas que se vienen dando en algunos casos por más de 40 años como en el
caso de los lotes 1AB y 8, y otros por accidentes o manejo inadecuado de los residuos. Sin
embargo, como se ha mostrado en las causas indirectas y de raíz, incluso en el caso de los
accidentes, existen prácticas y tecnologías que no son empleadas adecuadamente que podrían
disminuir considerablemente incluso las fuentes no antropogénicas de contaminación.

4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro

Es necesario conciliar la necesidad de aumentar los volúmenes de extracción de hidrocarburos


con la necesidad de una adecuada gestión ambiental y social que prevenga la contaminación de
las aguas y que informe y capacite adecuadamente a los pobladores locales a lidiar con estos
problemas. El Plan Nacional de Energía 2010 - 2040 es una propuesta interesante pero no es
suficiente. Se requiere alinear este plan con una planificación regional a nivel de la Amazonía
donde se consideren los verdaderos costos y riesgos de la exploración y explotación de
hidrocarburos con otros intereses regionales; es decir se requiere ir más allá de un plan
sectorial.

A partir de los aportes en el taller y de la revisión de estudios recientes sobre el tema se sugiere
considerar en el futuro Plan de Acciones Estratégicas los siguientes puntos;

 El otorgamiento de nuevas concesiones debe este alineado a las otras necesidades


regionales y nacionales, y debe ser parte de un dialogo donde los diferentes sectores
puedan contribuir a priorizar cuales áreas deben ser adjudicadas a extracción de
hidrocarburos y cuales deben permanecer para otros fines; regulación de agua,
bienestar de pueblos en aislamiento voluntario, etc.
 El Estado debe trabajar con el sector privado el diseño de planes de contingencia para
los derrames a nivel regional así como crear las capacidades para su implementación

37
 El Estado debe asegurar que los procesos de exploración y explotación de
hidrocarburos sean trasparentes y no como actualmente se llevan a cabo sin la debida
información, sobre todo a las poblaciones que serán afectadas, para un adecuado
proceso y así evitar conflictos futuros.
 Los participación empresarial debe cubrir los más altos estándares de responsabilidad
social: existen las tecnologías para mitigar y remediar problemas que se han presentado
en el pasado como las descritas en Finer et al. 2013 que deben ser asumidas por las
empresas en ecosistemas frágiles como el de la Amazonía.
 Se debe promover estudios de investigación y valoración económica para determinar
el verdadero valor de remediación y mitigación de impactos. Algunos contratos no
consideran el verdadero costo de mitigación y remediación de impactos en ecosistemas
frágiles como el de la Amazonia.
 Se debe tener un sistema de prevención de accidentes y derrames actualizado y
promover la participación de las comunidades locales en la prevención de derrames. El
último derrame el 10 de julio de 2014 en el Tramo I del Oleoducto Norperuano, en la
quebrada Cuninico (afluente del río Marañon), mostró el lento desempeño de Petroperu
en encontrar y mitigar el derrame en comparación con la rápida ubicación del derrame
por parte de los pobladores locales.
 Respetar derechos pre-existentes, especialmente áreas naturales protegidas, reservas
territoriales para poblaciones en contacto inicial o en aislamiento voluntario,
concesiones forestales entre otras.
 El marco político y normativo debe incorporar efectivamente las limitaciones y
salvaguardas para la protección de la diversidad socioambiental en la Amazonia.

La extracción de hidrocarburos tiene varios impactos y causas asociados a otros problemas


transfronterizos. En el caso de la deforestación, la extracción de hidrocarburos puede tener un
impacto directo durante la fase de exploración (líneas sísmicas, trochas y pozos) y explotación
(helicópteros o caminos), sin embargo indirectamente puede abrir áreas extensas de selva
relativamente inaccesibles a la colonización. También en el caso de los oleoductos y
gaseoductos, abren caminos para que agricultores y madereros tengan acceso a bosques que
de otra manera no accederían.

Debido a que muchos de los metales pesados asociados a la extracción de hidrocarburos


también son producidos durante la minería informal, como el cadmio y el mercurio, estos
aumentaran aún más sus concentraciones a lo largo de la cadena trófica del ecosistema
Amazónico cuando ambas actividades se superponen. Similar es el caso de la contaminación
por desechos productos del transporte fluvial y con los procesos de erosión y sedimentación de
ríos. La concentración de impactos de sedimentación por erosión y contaminación de los ríos
por lavado de motores y desecho de lubricantes al río en áreas donde estas prácticas ya son

38
frecuentes pueden incrementar el impacto de los daños sobre la salud humana y las
poblaciones de peces y otros recursos hidrobiológicos que finalmente impactan la seguridad
alimentaria y los niveles de nutrición de las poblaciones locales.

También se debe incluir aquí el impacto acumulativo a nivel transfronterizo de las actividades
de extracción de hidrocarburos en otros países vecinos. En el caso particular del Perú, el caso
del rio Napo es emblemático debido a décadas de extracción de hidrocarburos en esta cuenca
del lado Ecuatoriano y cuyos impactos negativos siguen afectado a las poblaciones indígenas y
ribereñas del lado Peruano.

Problema Transfronterizo # 3 – Contaminación de las aguas por vertimiento


de aguas residuales domesticas

1. Descripción del problema e importancia transfronteriza

Los cuerpos de agua dulce constituyen un recurso natural invalorable en diversos aspectos:
económico, cultural, estético, científico y educacional. Actualmente, estos ecosistemas
experimentan cambios en su biodiversidad, calidad y cantidad por las diversas actividades
humanas que están ocasionando contaminación, destrucción y degradación de los hábitats
(Ortega, et al. 2010). Esto está convirtiendo a la región más rica del mundo hídricamente, en la
menos apta para el acceso a un agua segura. La contaminación de las fuentes de agua, no solo
afecta al ser humano, sino que también afecta a la fauna y flora de la región, repercutiendo en
la calidad de vida de las personas (MINAM 2009).

El incremento demográfico, sumado a políticas poblacionales y aprovechamiento del territorio


amazónico, incrementa la emisión de aguas residuales, directamente a los ríos, aumentando la
contaminación de los ríos y de las áreas urbanas (SENAMHI, 2008). Las aguas residuales están
compuestas por material orgánico e inorgánico que sin un tratamiento apropiado constituyen
un elevado riesgo para la salud pública y el ambiente. Según un diagnostico situacional de la
SUNASS (2008), a fines de 2007 en el Perú solo el 29% de las aguas residuales pasa por un
sistema de tratamiento de aguas residuales, muchos de los cuales tienen serias deficiencias en
su operación, antes de ser vertidas a los cuerpos de agua naturales (mar, ríos y lagos).

De otro lado, datos oficiales muestran una reducción en el porcentaje de la población rural en
la Amazonía con acceso a fuentes mejoradas de agua de 40% en el año 2002 a 36% en el 2009
(INEI Encuesta Nacional de Hogares 2002-2009 en CSA 2011). Los datos para acceso de servicios
de saneamiento mejorados muestran cifras igualmente preocupantes. Mientras que el
promedio nacional es de 75%, los datos de acceso a saneamiento mejorado en las zonas rurales
llega solo a 44%, siendo Ucayali, Loreto y Madre de Dios los departamentos más desatendidos
(CSA 2011). En el caso de la población sin ningún tipo de desagües los valores también

39
muestran que el promedio amazónico de 24% está muy por encima del promedio nacional de
17%; en algunos casos, como en la región amazónica de Pasco, el porcentaje llega a 49% (CSA
2011).

Los participantes del taller ADT en la ciudad de Iquitos, definieron a la contaminación de las
aguas por vertimiento de aguas residuales domésticas como uno de los problemas
transfronterizos prioritarios. Según el reglamento de la Ley de Recursos Hídricos, Ley Nº 29338,
las aguas residuales domésticas son aquellas de origen residencial, comercial e institucional que
contienen desechos fisiológicos y otros provenientes de la actividad humana. La generación de
aguas residuales es una consecuencia inevitable de las actividades humanas. Sin embargo
existen procesos para tratar las aguas residuales antes de su vertimiento final. La
contaminación por vertimiento de aguas residuales se presenta en diferentes grados,
principalmente en las capitales de distritos por la disposición de residuos sólidos y aguas
servidas.

Por otro lado, las poblaciones amazónicas mayoritariamente usan el agua de ríos, quebradas,
cochas, manantiales y de pozos y en algunos casos, aprovechan el agua de lluvia. Respecto al
desagüe, las áreas urbanas cuentan con este sistema, mientras que las rurales
mayoritariamente tienen letrinas individuales o comunales. Es notorio que una gran parte de la
población amazónica, principalmente rural, no tiene acceso a un servicio higiénico adecuado y,
en la mayoría de los casos, los desechos van directamente al agua.

Según la Ley de Recursos Hídricos es la Autoridad Nacional del Agua la entidad encargada de
autorizar el vertimiento de aguas residuales tratadas a un cuerpo de agua, previa opinión
técnica favorable de las Autoridades Ambiental y de Salud considerando el cumplimiento de los
Estándares de Calidad Ambiental del Agua (ECA-Agua) y los Límites Máximos Permisibles (LMP).
En la práctica, el tratamiento de aguas residuales es muy limitado y casi no existente en las
zonas rurales de la Amazonía.

En Pucallpa las aguas servidas de la ciudad van a parar a la laguna de Yarinacocha. Diversos
desagües que se encuentran desperdigados por toda la ciudad, van a dar a un gran colector
natural, el cual desemboca posteriormente en el río Ucayali, precisamente a pocos metros del
lugar donde es captada el agua para abastecer a la ciudad (SENAMHI, 2008). Estudios del IIAP
han encontrado en todos los cuerpos circundantes a las ciudades de Iquitos, Pucallpa y
Tarapoto la contaminación por nitratos y coliformes totales y fecales por encima de los límites
máximos permisibles (Gómez-Garcia, 1995).

El Plan Nacional de Acción Ambiental (PLANAA-Perú 2011-2021) recoge como meta al 2021 que
el 100% de aguas residuales domésticas urbanas son tratadas y el 50% de éstas, son reusadas.
Esto sigue la meta 7C de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, al cual está suscrito el Perú, y

40
que tiene como meta “Reducir a la mitad, para el año 2015”, el porcentaje de personas sin
acceso sostenible al agua potable y a servicios básicos de saneamiento”. Según el informe
preparado por el Centro de la Sostenibilidad Ambiental de la Universidad Peruana Cayetano
Heredia, titulado “Amazonía y los Objetivos de Desarrollo del Milenio”, este objetivo muestra
avances incipientes para la Amazonía en el Perú.

Si bien no existen los estudios o reportes suficientes respecto a la magnitud de este problema
que aqueja a la Amazonía, instituciones gubernamentales y algunos autores independientes lo
consideran, al igual que los participantes en el taller, como uno de los problemas vinculados al
recurso hídrico y la salud de la población local de la región (Gómez García 1995; Benítez 2013).

2. Principales impactos ambientales y socio-económicos

Los miembros de distintas instituciones involucradas con la gestión de los recursos hídricos
reunidos en el taller ADT de Iquitos resumieron los principales impactos ambientales y sociales
que produce la contaminación de las aguas por el vertimiento de aguas residuales domesticas
en la Figura 3.

Figura 3. Impactos ambientales (verde) y sociales (azul) de la contaminación de las aguas por
vertimientos de aguas residuales.

Disminución de ingresos
reduccion del económicos y alimentos
Oxigeno Disuelto en
Desequilibrio del Disminucion de recursos
agua ecosistema acuático hidrobiologicos

incremento de la
Contaminación de las tasa de desnutricion
Mayor costo de Pérdida de la
aguas por vertimiento de tratamiento de
aguas residuales biodiversidad acuática
aguas
domesticas

incremento de
enfermedades Alteración de la salud

Entre los impactos ambientales se identificó el impacto del vertimiento de las aguas residuales
doméstica sobre el oxígeno disuelto en el agua, el cual se reduce considerablemente por la
descomposición aeróbica de la materia orgánica, lo que trae consigo un desequilibrio en el
ecosistema acuático, deteriorando el hábitat y los recursos hidrobiológicos.

La disminución del oxígeno disuelto trae como consecuencia que las aguas dejen de ser aptas
para la mayor parte de los seres vivos (Gómez García 1995). Si la descarga se hace en aguas

41
confinadas como una bahía o un lago la acumulación de nutrientes puede ocasionar la
eutrofización y la acumulación de vegetación que deteriora el hábitat de la fauna y flora local.
Los peces y otros recursos hidrobiológicos que necesiten aguas ricas en oxígeno mueren o
migran. Por otro lado, los requerimientos de oxígeno son más críticos en peces de aguas cálidas
que frías (Mancini, 2002). El resultado final en aguas cálidas donde hay una disminución
significativa del oxígeno es la degradación de los ecosistemas acuáticos y los recursos
hidrobiológicos.

Gran parte de la población rural y periurbana en la cuenca amazónica se abastece de pescado


de río y depende de la pesca como fuente primordial de alimentación, especialmente en los
estratos socioeconómicos más pobres y entre las poblaciones indígenas (Doroujeanni et al.
2009; Brack et al 2011; Fernandez et al. 2013). Incluso, en ciertas partes de la cuenca como en
la subcuenca Pichis, los niveles de consumo de pescado, que llegan a 191.8 g/pescado/día, son
entre los más elevados del mundo (Castro 2013). La degradación de los ecosistemas acuáticos y
sus recursos hidrobiológicos debido a una reducción del oxígeno disuelto en el agua tendrá
fuertes impactos socioeconómicos sobre las poblaciones que dependen de estos recursos para
su sustento, disminuyendo sus ingresos económicos y poniendo en riesgo su seguridad
alimentaria. La interrelación entre la pesca y el medio ambiente implica la existencia de
ecosistemas acuáticos saludables resulte fundamental para la seguridad alimentaria (Sirén,
2011).

Incremento de enfermedades/Salud

Es un hecho que el vertido de aguas residuales sin depurar ocasiona daños, en ocasiones
irreversibles, al medio ambiente, afectando a los ecosistemas acuáticos. Por otro lado, el
vertido de aguas residuales no tratadas supone riesgos para la salud pública.

El agua es fuente de vida. Todas las actividades de la comunidad amazónica, principalmente de


la rural, se desarrollan en torno al agua. Por tanto, el agua contaminada es uno de los mayores
problemas que tiene que afrontar una comunidad, ya que es la causa fundamental de
enfermedades transmisibles e infecciosas que empeoran la calidad de vida de las personas. Del
mismo modo, la contaminación de las fuentes de agua tradicionales con diferentes productos
tóxicos ocasiona daños irreparables que empeorarán su calidad de vida futura y la de las
próximas generaciones. Además, la falta de acceso a saneamiento favorece la ocurrencia de
enfermedades de tipo diarreica o colérica y de enfermedades como el dengue. Más de cinco
millones de personas mueren cada año por enfermedades relacionadas con el agua, lo que
equivale a diez veces más que el número de muertos a causa de guerras en el mundo (MINAM
2009).

Mayor costo de tratamiento de aguas

42
Tanto la afectación a la salud por aguas contaminadas como la afectación en el ecosistema
acuático impactan en la economía de una población. Recuperar la salud humana implica gasto.
Recuperar un ecosistema también implica gastos, añadiendo a esto al perjuicio económico
directo por la falta de alimentos debido a la disminución del recurso hidrobiológico en cantidad
y variedad. Este impacto económico se ve agudizado especialmente en una región como la
Amazónica, en la que el Agua de calidad es vital como recurso y como fuente de bienes y
servicios.

Otro impacto económico directo lo experimentan las plantas potabilizadoras de agua que
incrementan sus costos debido a la pobre calidad del agua que procesan (Sorrequieta, 2004).
Por ejemplo el costo por tratamiento de agua de fuente contaminada por m3 fue estimado en
0.56 S./ en comparación con 0.17 S./ cuando el agua proviene de una fuente no contaminada
(ANA y GIZ 2013). En pocas palabras, como lo expresaron los participantes en el taller, el costo
del tratamiento del agua está directamente relacionado a su nivel de contaminación. La falta, y
pésimo estado de mantenimiento, de los sistemas de tratamiento de aguas residuales le cuesta
al Perú S/. 2260 millones cada año según un estudio del Banco Mundial (Banco Mundial 2006).

3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz

La cadena causal de la contaminación de aguas por vertimiento de aguas residuales domesticas


trabajada durante el taller es presentada como el Anexo 3 de este documento.

Entre las causas raíz, los participantes en el taller identificaron el crecimiento poblacional
debido a la migración. Diversos especialistas afirman que el crecimiento poblacional en la
Amazonía ha estado asociado a la migración, y que este sigue siendo un proceso imperecedero
en la región. Pero las migraciones han sido resultado de diversos factores. Las políticas de
colonización y poblamiento, la expansión de actividades extractivas, el terrorismo y
narcotráfico, son algunos de los factores que ha conllevado a la migración en el Perú. Todo ello
seguido del desarrollo de infraestructura vial, sin considerar mejorías proporcionales en
educación, salud y servicios básicos (Dourojeanni et al. 2009).

Este crecimiento poblacional origina el crecimiento desordenado de la población urbana y de


los barrios marginales (Dourojeanni et al. 2009). Esto fue asociado, en el taller, a una falta de
plan de desarrollo o de ordenamiento territorial que ha conllevado a la falta, entre otros
servicios, de plantas de tratamiento de aguas residuales.

Por otro lado, la débil gobernanza y gobernabilidad para ejecutar obras de tratamiento de
aguas residuales domésticas ha contribuido a la falta de un plan de desarrollo que incluya, en el
proceso de crecimiento de las ciudades y poblados, la construcción de plantas de tratamiento
de las aguas residuales domésticas. A esto se suma que si bien se han descentralizado las

43
funciones ambientales, los municipios carecen de los recursos y capacidades para la
implementación de las plantas de tratamiento. Un indicador de la falta de capacidades para el
manejo de las plantas de tratamiento de aguas residuales fue evidenciado en el estudio
situacional de las 143 Plantas de tratamiento que existen en el país y donde se encontró que el
11% no estaban en operación, 81% de estas no tenían ningún tipo de mantenimiento, 39%
tenían una sobrecarga hidráulica, 72% no tenían desarenador, entre otros graves problemas en
su operación (SUNASS 2008).

Sin duda, América es un continente con agua, pero con debilidades institucionales en la gestión
de sus recursos hídricos. La gobernanza se refiere a una serie de cambios que se dan entre el
gobierno y la sociedad (Mats, 2004) para reconstruir el sentido y la capacidad de dirección de
ésta última y su relación con el medio ambiente. Mientras que la gobernabilidad se refiere al
estado resultante de la aplicación de estos mecanismos y procesos, es un fin de la
administración (Domínguez, 2012). Uno de los desafíos de gobernanza en la región es proveer
de agua segura, continua y accesible para todos en condiciones equitativas (Domínguez, 2012).
Algunos pasos importantes en esta dirección han sido la nueva Ley de Recursos Hídricos y su
reglamento, que incluyen una visión más integral en la gestión del agua y la descentralización
de muchas funciones hacia gerencias o direcciones a nivel local. Esto permite hacer que se
tomen decisiones con mayor cercanía a los usuarios pero también implica un riesgo si es que las
funciones descentralizadas no son acompañadas por un presupuesto y capacidades que les
permita cumplir estas funciones.

Los conflictos socio-territoriales para la disposición de aguas residuales, el desconocimiento y


falta de capacitación a la población respecto al tema, la ineficiente gestión presupuestaria y el
no contar con técnicos especializados en el tema, forman una cadena de causa – efecto
analizado en el taller.

Para influenciar la planificación del desarrollo y la toma de decisiones, se requieren datos e


información que muestren la importancia de proteger los hábitats acuáticos y mantener sus
servicios ecosistémicos. En la Amazonía, hay una necesidad de aplicar la gestión tanto en la
demanda como en la oferta del agua, una gestión innovadora acorde a los elementos sociales,
económicos, ambientales, políticos e institucionales integrados y con una visión de largo plazo.

4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro

El aumento de la población, la migración hacia las ciudades, la falta de planificación en los


procesos de urbanización y el crecimiento económico son todos factores presentes en la
Amazonía peruana que determinan un aumento progresivo en el vertimiento de aguas
residuales sin tratamiento a los cuerpos de agua. Por su alto impacto en la salud, la seguridad
alimentaria, y la economía, los principales instrumentos de gestión ambiental como el Plan de

44
Acción Ambiental (2011-2021) recogen la necesidad de trabajar plantas de tratamientos en las
principales ciudades del país pero es necesario que esto sea parte de un enfoque más integral
que incluya el fortalecimiento de capacidades técnicas para la operatividad de estas plantas de
tratamiento, y con sistemas de gobernanza o gestión hídrica trasparentes y participativas, así
como con campañas de educación y comunicación.

Los problemas de gobernabilidad del agua en la región son de tres tipos: la administración del
agua a partir de la unidad del ciclo hidrológico (aguas superficiales y aguas subterráneas) para
gestionarse integralmente, la provisión de servicios eficientes para hacer efectivo y universal el
acceso al agua potable y saneamiento y, la formulación e implementación de políticas efectivas,
transversales, coordinadas, especialmente con las territoriales y la acción subsidiaria de los
gobiernos cuando sea posible; la experiencia en la región demuestra que si se construyen
colectivamente las soluciones, que si se involucran más actores sociales en la toma de
decisiones, hay más garantía de permanencia y continuidad de las instituciones (Domínguez,
2012).

A partir de los aportes de los participantes del taller, los instrumentos de gestión existentes y
de la literatura especializada se recomienda tomar en cuenta los siguientes puntos en el diseño
de un Plan de Acción Estratégico:

 Es importante fortalecer capacidades de los actores gubernamentales, sociedad civil,


instituciones no gubernamentales, y empresas privadas en temas sanitarios y
ambientales enfocados al agua. Campañas de educación y comunicación lideradas por el
ANA en coordinación con las otras instituciones responsables de como las EPS, DIGESA,
MINAM, DICAPI, SUNASS, MEF y el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento,
enfocadas en la importancia del recurso hídrico y los impactos del vertimiento de aguas
residuales sin tratar.
 Es importante también, desarrollar mecanismos de participación de la población,
fortalecer capacidades de los gobiernos locales, priorizar presupuestos y desarrollar
tecnologías adecuadas para construir plantas de tratamiento de aguas residuales en la
Amazonía, priorizando a las ciudades más grandes. Esto debe ir acompañado de las
capacidades técnicas para su mantenimiento y operatividad. De esta manera se
contribuiría en mejorar la calidad del agua en la región. La mala gestión de las plantas de
tratamiento existentes (SUNASS 2008) requiere una participación más activa de la
sociedad civil en su operatividad y el monitoreo de la calidad de las aguas vertidas a los
cuerpos de agua.
 Es indispensable desarrollar políticas y estrategias para evaluar la calidad de las aguas
residuales a partir de un diagnóstico de las cuencas altas, medias y bajas para
determinar la situación actual sobre la contaminación de aguas contaminadas por aguas

45
residuales domésticas. Muchos instrumentos como el PLANAA (2011-2021), la Agenda
Ambiental (2013-2014), el Programa de Adecuación de Vertimientos y Reuso de Agua
Residual (PAVER), el Plan Nacional de Vigilancia de la Calidad del Agua, entre otros,
tienen metas e indicadores para prevenir el deterioro de la calidad del agua pero su
implementación a veces es sectorial y desarticulada de la realidad local. Estas políticas y
estrategias deben estar vinculadas a la formulación de planes, programas y el
ordenamiento territorial de la región y deben ir acompañados de la participación de los
actores principales a nivel local con un debido acompañamiento técnico del ANA,
SUNASS y DIGESA.
 En el caso de la contaminación de cuerpos de agua por el vertimiento directo de las
aguas residuales es claro el vínculo con impactos sobre la salud y la seguridad
alimentaria de los pobladores locales pero no es claro su impacto a una escala
transfronteriza. Es importante iniciar estudios coordinados entre DIGESA (responsable
del monitoreo y control de la calidad de los recursos hídricos), el IIAP y el ANA para
inventariar los puntos de contaminación y definir los diferentes impactos del
vertimiento de aguas residuales y priorizar cuales requieren acciones a nivel de gestión
transfronteriza.

Problema Transfronterizo #4 – Deforestación

1. Descripción del problema e importancia transfronteriza

La deforestación es consecuencia directa de la expansión de la agricultura y ganadería, bien sea


de gran escala o de pequeños productores. En parte significativa, ella responde a la necesidad
de expandir la agricultura en tierras apropiadas para ello, conforme a la legislación y sobre
tierras debidamente tituladas. Pero la mayor parte de la deforestación es informal e instalada
en tierras sin aptitud agropecuaria y sin uso de técnicas adecuadas. Por eso es que la superficie
deforestada es mucho mayor que la utilizada anualmente. Parte de ella es literalmente
abandonada pero otra parte está sometida a rotaciones de largo plazo que implican un uso
innecesariamente extensivo, inclusive en tierras fértiles. Todo esto es consecuencia de no
aplicar técnicas apropiadas y de la ausencia del Estado para apoyar la agricultura sostenible y
para hacer cumplir la ley en los lugares donde se construyen nuevo proyectos de gran
infraestructura como carreteras e hidroeléctricas (Dourojeanni et al. 2009; MINAM 2009b).

Por otro lado la ampliación de áreas de cultivos ilegales, el tráfico de tierras y el crecimiento de
la agroindustria en los últimos años ha generado el aumento de áreas deforestadas en la
Amazonía peruana sin una respuesta adecuada por parte de las autoridades locales, regionales
y nacionales. A pesar de existir un proceso de ordenamiento territorial que debería diferenciar
las tierras con potencial agrícola de las tierras con aptitud forestal, en la práctica la migración

46
desordenada y las políticas sectoriales priman sobre los procesos de ordenamiento. El resultado
es una sobreposición de derechos de propiedad formales e informales, conflictos sociales a
partir de esta sobreposición, corrupción a nivel de funcionarios del estado que priorizan la
agenda de su sector sobre la resolución de estos conflictos y por último la deforestación y
degradación de las tierras forestales.

Los participantes del taller ADT identificaron a la Deforestación como un problema


transfronterizo prioritario. Su principal preocupación es la relación entre el cambio climático,
los cambios en la cobertura forestal y sus impactos sobre ciclo hidrológico.

Esto puede verse fundamentado en que la cobertura forestal es de vital importancia para la
captación de agua y el buen funcionamiento de los sistemas ecológicos del mundo. Esta
cobertura alberga una enorme cantidad de biodiversidad de especies de flora y fauna y protege
y preserva a las cuencas hidrográficas por su capacidad de retener y proveer agua de alta
calidad, haciendo del ecosistema un recurso natural interesante y atractivo (Price, 1998). Según
Salati et al (1979) entre 50 y 60% del total de lluvia en la región provienen de la
evapotranspiración de esta cobertura forestal. Modelos recientes combinando información de
campo con modelos globales de clima estiman que si los patrones de deforestación en la
Amazonia continúan veremos una reducción de la precipitación de 12% durante la época de
lluvias y de 21% durante la época seca (Spracklen et al. 2012).

La explotación forestal, la deforestación y la actividad agropecuaria convencional subsiguiente


han expuesto millones de hectáreas a procesos erosivos violentos que han generado niveles de
pobreza extremos, casi insolubles sin inversiones para restaurar suelos y ecosistemas. Lo más
lamentable de esa acción que continúa hasta el presente es la bajísima intensidad de uso de la
tierra, siendo que apenas unas 700,000 ha de más de 8 mm ha deforestadas producen alguna
cosecha cada año (Dourojeanni et al. 2009).

2. Principales impactos ambientales y socio-económicos

Los participantes del taller ADT de Iquitos resumieron los principales impactos ambientales
y sociales que produce la deforestación en la Figura 4.

Figura 4. Impactos sociales y ambientales de la deforestación.

47
disminucion del Conflictos sociales
Alteración del ciclo recurso hidrico por el uso del agua
hidrológico

perdida de la Disminucion de Migracion de


fertilidad del suelo ingresos economicos comunidades
Erosión de suelos
Deforestación
Lixiviacion de metales Contaminacion de
pesados rios Reducción de los
recursos
hidrobiologicos
Fragmentación y
degradación de los Sedimentación de rios
ecosistemas
forestales

Perdida de
biodiversidad

Cambio en la
Aumento de las Calentamiento estacionalidad de la
emisiones de GEI global vaciante y creciente de los
rios.

Alteración del ciclo hidrológico - disminución del recurso hídrico - Conflictos sociales por el
uso del agua

El agua dulce es un recurso global importante y cada vez más escaso: las poblaciones humanas
ahora usan más del 50% del agua de escorrentía accesible. Los bosques proveen una filtración
natural crítica, así como sistemas de almacenamiento que suministran un estimado del 75% del
agua fresca accesible globalmente. Sólo el Amazonas es responsable por el 15% del agua de
escorrentía global. Los bosques y sus suelos recogen y purifican enormes cantidades de agua
proveniente de las lluvias durante las estaciones húmedas y la liberan lentamente durante las
temporadas secas, lo que ayuda a la regulación de los ciclos de inundación y sequía (Rautner et
al. 2013).

Entre los bosques de la cuenca Amazónica, son los bosques de la vertiente oriental de los Andes
que mantienen una influencia determinante sobre el resto de la cuenca, como reguladores de
caudales, con un alto rendimiento hídrico (Tobón y Arroyave, 2007; Ataroff y Rada, 2000;
Cavelier, 1991; Cavelier y Goldstein, 1989) y como proveedor de sedimentos y nutrientes para
sostener los altos niveles de productividad en las planicies de inundación de la Amazonía baja
(McClain y Naiman, 2008). Ayudan especialmente a controlar y mantener los flujos de agua
durante los períodos secos, lo que los hace de una singular importancia hidrológica en el
trópico (Bruijnzeel, 2006). El Perú alberga una alta proporción de estos bosques sin embargo
estos también están entre los ecosistemas de bosques más amenazados por la deforestación y
por los grandes proyectos de infraestructura (Cuesta et al. 2009).

Los servicios ecosistémicos de aprovisionamiento, regulación y desintoxicación proveen agua


potable directamente a más de 60 millones de indígenas que viven en los bosques tropicales, y

48
el suministro de agua de al menos un tercio de las ciudades más grandes del mundo depende
de áreas forestales protegidas (Rautner et al. 2013).

Generalmente, en los casos en que el bosque natural es sustituido por otros usos del suelo, con
frecuencia pastos y cultivos, se generan cambios considerables en el régimen hidrológico de las
cuencas de alta montaña. Esto es esencialmente resultado del cambio en las propiedades
hidrofísicas del suelo (Tobón et al., 2009a) y de cambios en la dirección y magnitud de los flujos
de agua hacia los ríos y las quebradas. Entre los principales impactos causados por el cambio en
el uso del suelo en los ecosistemas de bosques montanos están: el aumento de la erosión,
deslizamientos de tierras, inundaciones, contaminación, degradación del régimen hidrológico y
escasez de agua (Tobón 2009).

Pese a ello la tasa de alteración y destrucción de estos bosques sigue siendo alta (De Noni et al.,
1990; Hofstede, 1995a). Investigaciones sugieren que la deforestación continua de la cuenca
del Amazonas podría generar una reducción del 12% en la precipitación en temporada húmeda
y del 21% en la temporada seca para el 2050 (Spracklen et al. 2012). Esto podría impactar el
suministro de agua potable, y la regulación del contagio de enfermedades transmitidas por el
agua (Rautner, et al. 2013). A escala transfronteriza pone en riesgo los $15 billones que genera
la agricultura en la Amazonía brasileña aparte de la fuente de generación de energía en el Brazil
que depende en un 65% de la generación hidroeléctrica en la cuenca Amazónica (Aragao 2012).

Erosión de suelos - perdida de la fertilidad del suelo - Disminución de ingresos económicos de los
pobladores - Migración de comunidades Indígenas y Campesinas.

Los suelos de la Amazonía mantienen su fertilidad mientras exista una cobertura vegetal que
los alimente con materia orgánica. Los microorganismos y la microfauna del suelo
descomponen rápidamente esta materia orgánica hacia sustancias asimilables por las plantas.
Dentro del bosque se mantiene una humedad y temperatura constantes, que permiten la vida y
acción de estos microorganismos (Baillie 1996; MINAM, 2009b).

La capa de hojarasca o mantillo, depositada sobre el suelo, actúa como conservador de


humedad y como protector del suelo contra la erosión. La infiltración de agua al suelo es más
fácil debido a la textura del mismo que produce la materia orgánica. La capa de mantillo es
como una esponja almacenadora de humedad. Los microelementos son extraídos de la
profundidad por las raíces de los árboles y trasladados a la superficie a través de la caída de las
hojas. Este ciclo se repite eternamente, mientras el ecosistema bosque se mantenga intacto o
levemente perturbado (Baillie 1996; MINAM, 2009b).

La Amazonía es una amplia región con características ecológicas especiales caracterizada por su
gran biomasa forestal y diversidad biológica. Sin embargo, sus suelos son considerados pobres y
no aptos para una agricultura intensiva (Muro, 1978). Como han diagramado en el flujo-grama

49
de impactos durante el taller ADT, cuando se elimina su cobertura forestal los suelos
rápidamente se erosionan y traen como consecuencia la perdida de fertilidad del suelo.

La agricultura es una de las actividades económicas más importantes del poblador nativo de la
Amazonía. Es de tipo intensivo y depende principalmente del esfuerzo humano, usando
herramientas sencillas. El bosque es rozado y posteriormente quemado aumentando
inicialmente su fertilidad, al transferirse los nutrientes de la vegetación a los horizontes
superficiales del suelo, elevando el pH y reduciendo la disponibilidad de iones tóxicos de
aluminio. Sin embargo, los elevados niveles de nutrientes pueden durar 2 o 3 años
(Buschbacher 1986, Lamprecht 1990). Esto permite el establecimiento de dos o tres periodos
de cultivos anuales y luego la tierra es abandonada, por espacio de varios años para permitirle
al suelo su recuperación natural (Dancé, 1981), produciéndose así la agricultura migratoria.

Dourojeanni (1987) define a la agricultura migratoria como el conjunto de técnicas que utilizan
los agricultores que sólo disponen de instrumentos de labranza básicos, que no pueden invertir
ningún capital en el trabajo y cuya finalidad esencial es producir alimentos para ellos mismos.
Se practica en suelos cuya fertilidad disminuye rápidamente y que en consecuencia debe
someterse a “barbechos” o “purmas” (periodos de descanso) de duración relativamente larga.

Esta agricultura es una de las causas directas y principales de la deforestación pero a su vez es
uno de los impactos.

Nueva área para


Agricultura

Empobrecimient
Deforestación
o del suelo

Empobrecimine
Deforestación
to del suelo

Nueva área para


Agricultura

50
Erosión de suelos - Lixiviación de metales pesados por efecto de precipitación /
Sedimentación de ríos - contaminación de ríos - reducción de los recursos hidrobiológicos

Los bosques ribereños o de galería están adyacentes a los ríos con una variedad de especies
vegetales protectoras y proveedoras de agua, por lo tanto estos son ricos en especies de
plantas que sirven como filtradoras de sedimentos, permitiendo que el agua de los ríos sea
saludable y de alta calidad. La exuberante vegetación que existe en los bosques de galería evita
la erosión de suelos, además son un refugio importante para los reptiles y anfibios y otras
especies de fauna característico de estas zonas húmedas. Estos bosques tienen un valor
importante en belleza escénica, sus paisajes son estéticos y recreativos y poseen un atractivo
natural característico (FAO, 2005).

La mayor importancia de los bosques ribereños es que sirven como una barrera contra los
sedimentos, estos tienen la capacidad de retenerlos y evitar que lleguen a las fuentes de agua.
Esto se debe a la rugosidad y a la resistencia de la cobertura vegetal donde existen muchas
especies que sirven como filtros por su capacidad radicular. Según los estudios de Ceccon
(2003), el nitrógeno en el escurrimiento del agua subterránea superficial puede ser reducido en
un 80% después de pasar por un bosque ribereño.

Como consecuencia de la deforestación se produce la pérdida de la biodiversidad y la reducción


de los servicios ambientales del bosque (por ejemplo fijación del CO2, ciclo del agua, etc.).
Asimismo, la erosión de suelos, por deforestación en laderas (MINAM 2009).

Periodos largos de cultivos sin una fertilización llevan a un rápido deterioro de las condiciones
del suelo. En un valle con Ultisoles en la Amazonia, los cultivos presentaron síntomas de
deficiencia de ciertos nutrientes en un periodo menor de 5 años y después de 8 años sus
rendimientos descendieron hasta niveles insignificantes con saturaciones de aluminio en
complejos de intercambio de hasta el 100% (Sánchez et al. 1983). Con el uso de barbechos, los
nutrientes aumentan y los suelos se recuperan (Jordan 1985, Dubois 1990). Con la vegetación
natural, los mecanismos de control de pérdida de nutrientes en los ecosistemas de bosques
húmedos tropicales, son por lo menos tan efectivos como los de zonas templadas (Jordan
1985).

Los nutrientes, además de perderse por erosión y lixiviación, también se pierden con la
extracción selectiva de madera. En terrenos degradados o muy poco fértiles, el
almacenamiento de nutrientes en la biomasa es un aspecto importante de la función del
ecosistema. Además de su infertilidad inherente, hay que tener en cuenta la facilidad de
compactación y degradación de la estructura de los suelos. Con el aumento de la población en
la Amazonía y la demanda por productos como madera y suelos para agricultura, aumenta la
presión sobre el uso recurrente de estos ecosistemas para la extracción selectiva de madera y

51
los cambios de uso del suelo. Diversos estudios contemplan el impacto ambiental de las
actividades forestales considerando que el manejo forestal natural siempre debería ser
restringido a las intervenciones de baja intensidad (de Graaf 1986, Jonkers 1987, Martini et al.
1994).

Fragmentación y degradación de los ecosistemas forestales - Pérdida de biodiversidad

Además de su valor intrínseco, la gran biodiversidad de la Amazonía actúa como un depósito de


capital natural, que provee un rango amplio de servicios vitales de los ecosistemas. Estos
servicios ecosistémicos sustentan la seguridad alimentaria, del agua, la energía y la salud en
escalas locales y globales, y son fundamentales para la prosperidad y la resiliencia futura de las
sociedades y las economías. La deforestación y la degradación forestal amenazan el suministro
de estos servicios, con estimativos que sugieren que el 15% de las especies del bosque tropical
ya están extintas y que el 85% restante se encuentra bajo amenaza creciente. El
reconocimiento de estos valores y su incorporación como capital natural junto al capital
financiero es un reto y una oportunidad sustancial para el sistema económico del siglo XXI. Se
requieren mecanismos de política y del sector privado que reconozcan las interdependencias
que conectan los servicios ecosistémicos y los impactos probables de la deforestación en su
provisión continua (Rautner et al. 2013).

Aumento de las emisiones de Gases de efecto invernadero - Calentamiento global - Cambio


en la estacionalidad de la vaciante y creciente de los ríos.

Los bosques tropicales juegan un papel crucial en la regulación del clima mundial. Ellos actúan
como ‘sumideros de carbono’, al secuestrar vastas cantidades de dióxido de carbono (CO2) de
la atmósfera, almacenadas en el suelo y en la materia vegetal. Es probable que el cambio
climático antropogénico multiplique las amenazas de la deforestación a la seguridad del agua,
los alimentos y la salud, y que acarree costos sociales, ambientales y económicos muy altos.
Cada año los bosques tropicales procesan, a través de la fotosíntesis y la respiración, seis veces
más carbono del que emiten los humanos por el uso de combustibles fósiles (Rautner et al.
2013).

Es probable que el cambio climático aumente la frecuencia de eventos extremos, tales como
sequías e inundaciones, impactando la seguridad del agua y generando efectos subsecuentes
sobre la seguridad energética, de los alimentos y de la salud (Rautner et al. 2013).

De acuerdo con el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por
sus siglas en inglés), ninguna estrategia de mitigación climática tiene el potencial de ejercer un
impacto mayor y más inmediato sobre las reservas globales de carbono global que la reducción
y prevención de la deforestación (Rautner et al. 2013).

52
3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz

La cadena causal de la deforestación trabajada durante el taller es presentada como el Anexo 4


de este documento.

La principal causa directa de la deforestación en la Amazonía peruana es la tala y la quema del


bosque por parte de los colonos para instalar cultivos y pastos. Como se explicó en detalle en la
sección de impactos, al perderse la cobertura forestal la fertilidad del suelo disminuye
rápidamente y luego de producir cultivos agrícolas por periodos de unos años los productores
convierten estas áreas de pastos para el ganado o los abandonan. Cuando ya no existen más
áreas de bosques primarios para reemplazarlas por cultivos agrícolas los productores se
desplazan o migran a otro sitio para empezar de nuevo con el mismo ciclo –agricultura
migratoria– (MINAM 2009).

Estudios recientes en Ucayali muestran que en las zonas más cercanas a las vías principales de
comunicación son convertidos a pastizales. Aunque solo el 23% de los agricultores
entrevistados por un estudio en 1998 tiene ganado casi la mitad (49%) habían instalado
pastizales en sus propiedades (Yanggen 2003). Esto les permite mantener control sobre su
propiedad, aumenta el valor de la tierra y les permite alquilar los pastos a los agricultores con
mayor capital y que manejan grandes rebaños de ganado.

La agricultura migratoria de tumba y quema de bosques para instalar cultivos y sobrevivir de


éstos es la principal causa de la deforestación en la Amazonía peruana. A ello se une que el
86,35% de los suelos de la Amazonía peruana tiene vocación únicamente para la forestería,
producción o protección forestal (ONERN, 1982). Muy raros son los suelos en la región de la
Selva que tienen vocación agrícola o para pastos (MINAM 2009).

A pesar de la importancia del ciclo de la agricultura migratoria en la deforestación en el Perú, su


importancia relativa a nivel global como causa directa de la deforestación está siendo
reemplazada por la expansión de la agricultura industrial y la ganadería a gran escala (Butler y
Laurance 2008). Nuevas fronteras de deforestación en Ucayali y la frontera entre los
departamentos de San Martin y Loreto, muestran la creciente importancia de la agricultura a
gran escala para biocombustibles (especialmente palma aceitera) como causa directa de la
deforestación.

Entre las causas económicas identificada en la literatura y en el taller es el crecimiento de la


demanda de commodities a nivel global. La producción y el comercio de las commodities de
mayor riesgo para los bosques en la Amazonía son – aceite de palma, soya, carne y madera
tropical. La creciente demanda por estos productos y la oferta de tierras en la Amazonía las
convierte entre las mayores causas globales de deforestación y degradación tropical. Esta

53
pérdida dramática de los bosques está poniendo en riesgo la biodiversidad global y la seguridad
de los servicios vitales de los ecosistemas que éstos proporcionan. Las causas directas de
deforestación por parte de commodities están influenciadas por interacciones complejas y
específicas con una serie de causas subyacentes o causas raíz, tales como el crecimiento de la
población mundial, la débil gobernanza y la pobreza. En este escenario, el cambio climático
actúa como causa potencial de la deforestación y como multiplicador de la amenaza de cada
una de las otras causas subyacentes (Rautner et al. 2013).

Entre las causas institucionales están las políticas de Estado, que han alentado la migración
hacia la Selva con el fin de ampliar la frontera agrícola para cultivos. Esta acción ha provocado la
migración de campesinos de la región de la Sierra a la Selva en busca de tierras y un mejor nivel
de vida. Falta una mayor coordinación intersectorial a nivel nacional y regional para evitar el
proceso de deforestación, principalmente la autoridad forestal del Ministerio de Agricultura con
el Ministerio de Energía y Minas, Vivienda (COFOPRI), Transporte, y Defensa (tala ilegal).

Aunque la apertura de carreteras o vías de penetración a la región de la Selva fue identificada


como una causa directa, la deforestación ocasionada por la apertura de la vía es relativamente
baja en relación a la magnitud de la deforestación que resulta de la migración que la sigue. A la
apertura de una carretera principal le siguen la apertura de trochas secundarias o ramales por
madereros y traficantes de tierras que aumenta considerablemente el área impactada por la
extracción forestal y la deforestación. Donde el hombre no tiene acceso a extraer y movilizar la
madera, los bosques se mantienen intactos. Como experiencia, la deforestación se ha
incrementado en todos los casos donde se abrieron carreteras o vías de penetración en la
Amazonía peruana, o en el borde de los ríos, debido a los asentamientos humanos y a la
agricultura migratoria (Laurance et al. 2004; Laurance 2008; Dourojeanni 2009; MINAM 2009).
En estos casos la apertura de carreteras y de otros proyectos de gran infraestructura es
también una causa indirecta económica por la magnitud de la migración que promueve

Tradicionalmente la deforestación en el Perú se ha debido principalmente a la expansión de la


agricultura migratoria, la ganadería, la proliferación de los cultivos ilícitos, la expansión urbana
y las obras de infraestructura vial. Sin embargo, durante los últimos años han aparecido nuevas
amenazas a la conservación e integridad de los bosques. Entre ellas el incremento de la
exploración y explotación de hidrocarburos, los megaproyectos de infraestructura vial y
energética, así como la expansión de los monocultivos agroindustriales y agroenergéticos de
especies introducidas para la producción de biocombustibles. Estos últimos han demostrado ser
una de las principales causas de deforestación de bosques tropicales, generando graves
impactos ambientales, sociales y económicos (Butler y Laurance 2008; SPED 2012).

A ello se añade que en el Perú no existe un catastro rural, ni forestal, ni de las áreas
deforestadas, por lo cual, la expansión de los cultivos energéticos constituyen una amenaza a

54
los bosques naturales en tanto generan incentivos que promueven procesos masivos de
deforestación, quema y ocupación de bosques primarios, mediante el tráfico de tierras para el
establecimiento de monocultivos agroenergéticos (SPED 2012).

El análisis de la cadena causal identificó las siguientes causas subyacentes o raíz para la
deforestación:

 Políticas de desarrollo económico que no toman en cuenta la realidad Amazónica


 Proceso de transformación del pensamiento y actitud del hombre Amazónico en
su relación con la naturaleza hacia una economía de mercado
 Ineficiente canalización de recursos económicos y capacidades humanas.

A estos se le debe sumar las causas subyacentes que promueven la migración de los Andes
hacia la Amazonia y que es el inicio del ciclo de deforestación en la región. Detrás de esta
migración esta una política de Estado que promueve el crecimiento económico en el Perú a
partir de las industrias extractivas, principalmente minería en los Andes e hidrocarburos en la
Amazonía. Las concesiones para estas actividades son otorgadas sobre tierras comunales
indígenas y campesinas. En las comunidades campesinas de los Andes, las empresas extractivas
incluso compran las tierras a las comunidades que luego usan esta fuente de dinero para la
compra de tierra en la selva. Esta política económica incluye la promulgación de decretos
legislativos para debilitar la tenencia de tierras comunales campesinas y facilitar su parcelación
y compra y venta. Un paquete de ocho decretos supremos que buscaban debilitar la tenencia
comunal en la Amazonía no resultó y culmino en el conflicto denominado “el baguazo” y que no
permitió que estos decretos prosperaran (Smith 2009).

Este modelo económico que favorece a ciertos sectores como la minería e hidrocarburos se ha
priorizado sobre un ordenamiento territorial basado en la aptitud de la tierra. A esto se suma
que existe incluso dentro de un mismo sector como el de agricultura, políticas de estado que
favorecen una agricultura industrial sobre la pequeña producción y que consigue imponerse
sobre los procesos de ordenamiento territorial (IDL Reporteros 13 de septiembre, 2013).
Entonces debemos reconocer dos causas subyacentes: (1) la predominancia de la agenda
política de los diferentes sectores sobre la visión integral que promueve la zonificación
económica y ecológica y el ordenamiento territorial, y (2) el predominio dentro de un mismo
sector, de las actividades económicas que favorecen a los grandes capitales.

Finalmente, el predominio del interés de grandes capitales sobre los intentos de una
planificación integrada no sería posible sin la débil institucionalidad y la red de corrupción que
permite que se perpetúe este sistema.

55
4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro

Los procesos que conllevan a la deforestación en la Amazonía peruana no solo continuaran sino
probablemente la aceleren en el futuro. El crecimiento económico en el Perú continuará y con
esto las inversiones en los Andes y la Amazonia que promueven las migraciones hacia nueva
zonas de bosque perpetuando el ciclo de la deforestación. A esto se suma la promoción de
nuevos proyectos de gran infraestructura como la carretera interoceánica centro entre Pucallpa
y Cruzeiro do Sul en Brasil, y la carretera Iñapari y Puerto Esperanza que comunicará a las
regiones de Ucayali con Madre de Dios. La deforestación causara impactos críticos sobre los
recursos hídricos si estos no se manejan o mitigan de una forma apropiada. Además suman a
impactos cumulativos sobre el ciclo hidrológico a la escala de toda la cuenca Amazónica.

La estrategia y las acciones para contrarrestar la deforestación y mitigar sus impactos sobre los
recursos hídricos deben abordarse desde un enfoque integral que considere la relación entre la
cobertura forestal y el agua. Debe integrar acciones a diferentes escalas y en diferentes
sectores. Sobre todo debe hacer prevalecer las herramientas de planificación integrales sobre
los intereses económicos sectoriales asegurando que existan los mecanismos y los incentivos
económicos para mantener el capital natural y los bienes y servicios ecosistémicos,
especialmente hídricos, que son necesarios para el bienestar de las poblaciones locales y a nivel
global.

Considerando la lista de acciones propuestas durante el taller ADT en Iquitos y la revisión de la


literatura sobre los impactos y causas desarrolladas en las secciones anteriores se plantea la
siguiente lista de recomendaciones a futuro:
 El Estado debe liderar programas de capacitación a líderes y autoridades comunales en
control forestal, sobretodo de deforestación no autorizada. A pesar de que los procesos
de ordenamiento territorial se han dado en varias zonas de la Amazonia peruana, la
capacidad del Estado para que se respete esta zonificación aun es débil. Muchas
concesiones, áreas naturales protegidas y territorios indígenas son invadidos y
deforestados a pesar de la presencia de poblaciones locales que no tienen los medios
para hacer respetar sus derechos. Una estrategia integral debe incluir la
descentralización de este control pero para esto se deben preparar a los líderes y
autoridades locales en legislación ambiental y control forestal para liderar sistemas de
control forestal local con el soporte del Estado.
 En algunos casos donde las comunidades han sido empoderadas por el Estado se han
dado ejemplos muy buenos de sistemas participativos y locales de monitoreo y control
ambiental (e.g. con comunidades indígenas a lo largo del gaseoducto de Camisea y en el
lote 1AB de Loreto). Estas deben ser utilizadas como ejemplo para diseñar e

56
implementar sistemas comunitarios de control y manejo forestal en zonas prioritarias
de la Amazonia.
 El Estado en sociedad con el sector privado y las universidades debe promover la
investigación en tecnología de la madera y otros productos del bosque. Una de las
razones por las cuales la cobertura forestal es reemplazada por otros productos es por el
mayor valor de los productos agrícolas en comparación con los productos maderables y
no-maderables que el bosque provee. Estudios que puedan poner en valor estos
productos crearían incentivos para que bosques en pie puedan competir
económicamente con los productos que deriven de otro tipo de coberturas.
 Estudios han demostrado que los territorios comunales titulados detienen la
deforestación. Promover la titulación de tierras indígenas y comunitarias o fortalecer
su régimen de propiedad provee los mecanismos para que estas puedan ejercer un
control efectivo sobre sus bosques. Aunque muchas comunidades han conseguido la
titulación de sus territorios, aún existen muchas poblaciones indígenas y ribereñas que
no tienen territorios seguros.
 El Estado debe promover políticas y mecanismos financieros que incentiven iniciativas
económicas sostenibles. Las políticas y programas desde el gobierno no deben priorizar
solo el crecimiento económico y atraer capital financiero sin condiciones sino priorizar
aquellos que generan una sostenibilidad a partir de la conservación del capital natural
que provee los recursos renovables de los bosques y cuerpos de agua en la Amazonía.
 El Estado debe diseñar e implementar una estrategia de conservación de bosques que
incluya mecanismos de valoración y compensación por conservar. Esto se viene dando
a través del Programa de Conservación de Bosques del Ministerio del Ambiente con
buenos resultados pero limitado a comunidades indígenas de la Amazonia. Sin embargo
la mayoría de la deforestación ocurre en pequeños predios privados y tierras del Estado
bajo control de posesionarios sin títulos de propiedad. Las nuevas oportunidades que
surgen a partir de los mercados para servicios ecosistémicos, como los que cumplen los
bosques como sumideros de carbono, deben servir para canalizar fondos y proyectos de
conservación condicionados para pequeños agricultores y contener así el ciclo de
deforestación.
 El surgimiento de nuevas tecnologías y los compromisos del Perú bajo la Convención
Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) ha impulsado diversas
iniciativas para medir y monitorear la deforestación. Sin embargo aún no existe un
sistema oficial liderado desde el Estado. Es clave que desde el Estado, y con apoyo de la
cooperación internacional, se diseñe e implemente un sistema de control y monitoreo
de la deforestación y degradación forestal a nivel nacional y en las diferentes regiones
para informar y planificar acciones y medidas para controlarla.

57
Problema Transfronterizo #5 – Contaminación por transporte fluvial

1. Descripción del problema e importancia trasfronteriza

La contaminación por transporte fluvial fue identificada como uno de los diez problemas
críticos transfronterizos en la Amazonia. Con más de 6000 km de vías navegables en la
Amazonía, el transporte fluvial es la principal vía de transporte en la Amazonia Peruana, tanto
para el flujo de pasajeros como para el comercio, y más recientemente para las actividades de
extracción de hidrocarburos y turismo (MTC 2005). Esto contrasta con el alto grado de
informalidad y falta de seguridad en las operaciones de transporte fluvial, y a su vez, en la
pobre infraestructura para que estos operen de manera adecuada (MTC 2005).

A pesar de esto la contaminación por transporte fluvial es relativamente baja en comparación


con las otras fuentes de contaminación como son la minería ilegal y la extracción de
hidrocarburos. Los impactos actuales son puntuales y asociados a los principales puertos en la
Amazonia como Iquitos y Pucallpa, y a tramos de navegación de alta tráfico y riesgo como el del
rio Marañon o el bajo Nanay. Sin embargo esto está cambiando rápidamente con el crecimiento
económico y la consolidación de nuevos proyectos de gran infraestructura en la Amazonia.

En las últimas décadas hay un resurgimiento de interés por la extracción de materia prima de la
selva; principalmente madera e hidrocarburos, y más recientemente la agricultura industrial
para biocombustibles. Esto ha permitido el crecimiento económico de la región pero sin una
planificación adecuada, resultando en un aumento del transporte fluvial en toda la red de ríos y
cuerpos de agua de la cuenca sin tomar en cuenta los impactos que esto genera sobre el
ambiente y la salud de los pobladores locales. Con este crecimiento también han proliferado las
fuentes contaminantes asociados al transporte fluvial y sus impactos sobre la salud humana y
los ecosistemas acuáticos.

A esto se suma el interés del Gobierno peruano por priorizar la transformación de los
principales ríos de la Amazonia peruana en hidrovías. Esto es parte de un plan mayor
denominada la Iniciativa de Integración de la Infraestructura Sudamericana (IIRSA) y que
plantea la construcción de ejes de integración y desarrollo, que son franjas multinacionales que
concentran los flujos de comercio actuales pero sobre todo potenciales. Como parte de estos
ejes, se han propuesto corredores intermodales entre los puertos del Pacifico y los centros de
producción de la amazonia de Brasil. Esto incluiría hidrovías para mejorar la navegabilidad
fluvial de los ríos en la Amazonia y conectarlo con las principales carreteras permitiendo una
salida a los puertos de Paita, Bayovar y Lima. Estas hidrovías aumentarían considerablemente el
tráfico fluvial a lo largo de los principales ríos navegables y con esto la contaminación a partir
del transporte fluvial sino se toman las medidas adecuadas.

58
2. Principales impactos ambientales y socio-económicos

Los participantes del taller ADT de Iquitos identificaron los principales impactos ambientales y
sociales que produce la contaminación de aguas por transporte fluvial. Estos están resumidos
en la Figura 5.

Figura 5. Impactos ambientales (color verde) y socioeconómicos (color celeste) de la


contaminación de aguas por transporte fluvial.

Pérdida de la
Degradación de biodiversidad acuática
ecosistemas acuáticos

Migración de fauna
acuática

Contaminacion de aguas por Disminucion de recursos incremento de la tasa de


transporte fluvial hidrobiologicos desnutricion

incremento de
enfermedades

Problemas de salud
desplazamiento de
comunidades indigenas

Los impactos del transporte fluvial pueden dividirse entre aquellos que son provocados por los
hidrocarburos, principalmente debido a derrames durante su transporte, y aquellos que son
causados por las grasas y aceites que son mal desechados durante el mantenimiento de las
embarcaciones fluviales. El segundo es usualmente un impacto asociado a localidades cercanas
a los puertos fluviales.

Los efectos provocados por los hidrocarburos a la salud humana usualmente están asociados a
los hidrocarburos aromáticos policíclicos, los cuales están asociados al cáncer, especialmente el
benzopireno. Cuando estos compuestos son absorbidos se acumulan en el tejido graso
metabolizándose rápidamente, siendo uno de sus metabolitos el agente cancerígeno. Los
efectos de la contaminación por petróleo pueden separarse en los de corto y largo plazo. En los
de corto plazo encontramos; (1) los causados por revestimiento y asfixia. El petróleo en el agua
rápidamente se expande creando una fina capa de petróleo que inhibe la transmisión de luz,
disminuye el oxígeno disuelto y se impregna sobre la biota acuática, causando mortalidad en

59
particular entre las aves que pierden su capacidad de volar y flotar; (2) los que se originan de la
toxicidad de los compuestos que se encuentran en el petróleo. Entre estos, encontramos que
aun en bajas concentraciones, los hidrocarburos saturados producen narcosis, y en mayores
concentraciones la muerte. A largo plazo los hidrocarburos se acumulan y amplifican en la
cadena trófica, permaneciendo prácticamente inalterable, hasta que su acumulación y
concentración alcanza la toxicidad y la muerte.

Los impactos causados por las grasas y aceites están asociados a la naturaleza de estos de flotar
sobre la superficie. Incluso pequeñas cantidades de estas sustancias puede cubrir grandes
superficies de agua, reduciendo la oxigenación del agua y disminuyendo el oxígeno disuelto en
el agua. La acumulación de estas sustancias en lugares como puertos y centros de embarque
puede crear medios acuáticos sin vida. Finalmente, el costo del proceso de tratamiento de estas
aguas se vuelve mucho más alto, y en el caso de los aceites, especialmente los minerales, estos
suelen ser tóxicos.

Es debido a estas razones que los especialistas identificaron tres impactos directos que tienen
la contaminación del transporte fluvial; (1) la degradación de los ecosistemas acuáticos, (2) la
disminución de los recursos hidrobiológicos, y (3) los problemas de salud. Estos impactos
pueden ser muy localizados como en el caso cercano a los numerosos puertos en ciudades
como Iquitos, Yurimaguas, Contamana o Pucallpa, o estar asociados a accidentes con
embarcaciones que transportan hidrocarburos. Como mencionamos anteriormente, las
principales ciudades de la Amazonia en el Perú no están conectadas a la red eléctrica sino
genera su electricidad con la quema de combustibles fósiles, que es transportada vía fluvial. El
rio Marañon por ejemplo es uno que ha sufrido numerosos derrames, el último en junio del
2010 con impactos muy fuertes sobre la flora y fauna y sobre la salud de los habitantes locales,
muchos de ellos indígenas que ya sufren de altas concentraciones de metales pesados en su
cuerpo debido a los múltiples problemas con la extracción de hidrocarburos en la zona (El
Comercio 29 de junio, 2010; Dourejeanni 2010).

Entre los impactos indirectos, los expertos identificaron como impactos ambientales la perdida
de la biodiversidad acuática, y la migración de la fauna acuática, sobre todo de los peces que
son un alimento indispensable en la dieta de las poblaciones ribereñas e indígenas de la
Amazonía. Por el lado social y económico, los impactos indirectos incluyen el incremento de la
tasa de desnutrición, el incremento de enfermedades y el desplazamiento de comunidades
indígenas. Los tipos de impactos se pueden entender mejor a través de un ejemplo concreto.

En un estudio reciente en la zona de influencia del proyecto Camisea, los miembros de las
comunidades en el ámbito del proyecto perciben el constante tránsito fluvial por las
embarcaciones (moto chatas, lanchas, botes fuera de borda, barcas de alto tonelaje, etc.) entre
Atalaya, Sepahua y la Planta de Malvinas, y la contaminación asociada a este incremento en el

60
tránsito fluvial, como una de las principales causas de la disminución de la biomasa pesquera en
los ríos Urubamba y Camisea (Torres et al. 2010). Esto a su vez ha impactado directamente en la
seguridad alimentaria de las poblaciones indígenas que dependen directamente de la pesca
como su principal fuente de proteína en su dieta (Torres et al. 2010). El impacto sobre la
disminución de peces se traduce en un cambio de conductas en las comunidades sobre el
esfuerzo y los instrumentos de pesca, estos a su vez en sus patrones culturales y la
sostenibilidad de los recursos hidrobiológicos (Torres et al. 2010).

A pesar del alto grado de contaminación asociado al transporte fluvial, este aun es bajo en
consideración con otros problemas. Incluso su impacto es muchas veces localizado,
principalmente asociado a puertos y embarcaderos o ríos con intenso tráfico fluvial y quizás con
poca relevancia a nivel transfronterizo por ahora. Sin embargo, por razones mencionadas
anteriormente, la navegación va aumentar considerablemente y con ello su potencial impacto
sobre la región. Además, los impactos que tiene la contaminación por transporte fluvial muchas
veces suma a lo que proviene de otros problemas transfronterizos, sobretodo de la minería
ilegal y la extracción de hidrocarburos. Estos producen muchos de los mismos metales pesados
y químicos que aumentan progresivamente su impacto y su acumulación en la cadena trófica.

3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz

La cadena causal de la contaminación de aguas por transporte fluvial trabajada durante el taller
es presentada como el Anexo 5 de este documento.

Entre las causas inmediatas encontramos dos tipos de causas directas; el que es acumulativo,
resultado de un incremento del transporte fluvial sin un control adecuado del uso de
combustibles y disposición de residuos, y el asociado a un evento puntual pero de gran
impacto, usualmente un accidente fluvial durante el transporte de hidrocarburos, que resulta
en una gran cantidad de residuos contaminantes en el río. En el caso de la contaminación
acumulativa por transporte fluvial encontramos que este está asociado a una serie de acciones
como: (1) el vertimiento de combustibles y aceite al río por las embarcaciones, (2) vertimiento
de aguas servidas y residuos sólidos, ambos sin tratar, de las embarcaciones de pasajeros al río,
(3) prácticas inadecuadas de mantenimiento de máquinas de estas embarcaciones, (4) limpieza
de estas embarcaciones, y (5) derrame de combustibles al rio. Estas acciones están asociadas a
su vez con equipos de transporte deteriorados, una baja conducta de educación ambiental
asociada al tratamiento de residuos, y al incumplimiento o desconocimiento de normas de
seguridad y limpieza.

Por ejemplo, en el caso del estudio en el entorno del proyecto Camisea, comuneros mencionan
que la contaminación de los ríos por el lavado de motores es una práctica común entre
empleados o propietarios de embarcaciones de las empresas o personas particulares que lavan

61
sus motores en el río y arrojan desechos, lubricantes y otros residuos directamente al río
(Torres et al. 2010).

El segundo tipo de causa está asociada a derrames de hidrocarburos directamente al río.


Muchas de las principales y medianas ciudades de la Amazonia aún dependen de la quema de
combustibles fósiles para generar electricidad y esta se transporta usualmente por vía fluvial.
Los derrames durante el transporte de hidrocarburos es una causa directa de contaminación de
los ríos en la Amazonia.

Entre las causas indirectas económicas encontramos que los diferentes usuarios o empresas
que usan los ríos para transportar productos o pasajeros no adecuan sus embarcaciones a los
estándares de seguridad y mantenimiento requeridos por ley. Esto ocurre en los diferentes
sectores que usan el transporte fluvial para sus actividades, entre estas están el sector
pesquero, el maderero, el de hidrocarburos, turismo y los armadores que transportan carga y
pasajeros. También, encontramos un problema similar de informalidad en la venta de
combustibles y del servicio de transporte público fluvial en general. Si bien existen las leyes y
reglamentos de seguridad y control ambiental, no hay ni los presupuestos ni las capacidades en
las instituciones que deben fiscalizar el cumplimiento de estos reglamentos.

La falta de incentivos para invertir en el mantenimiento adecuado de las embarcaciones y en la


adopción de prácticas de seguridad para evitar derrames durante el transito fluvial, están
directamente asociadas a causas institucionales. Estas incluyen una débil institucionalidad para
hacer cumplir estos reglamentos y para promover mecanismos por lo cual los armadores
inviertan en el mantenimiento de sus embarcaciones y en el desecho adecuado de los residuos
de las actividades de transporte fluvial. No hay capacidades en las autoridades fluviales para
capacitar y promover estos cambios a nivel de los armadores fluviales. Tampoco hay una
voluntad política para promover este tipo de inversiones a nivel de la actividad portuaria fluvial.

Finalmente, las causas indirectas económicas e institucionales tienen a su vez causas raíz o
subyacentes. Entre estas están la poca voluntad política de los tomadores de decisión sobre
aspectos ambientales en general. Más importante aún, los especialistas identifican como causa
raíz que los tomadores de decisión no están convencidos de la importancia de los impactos de
la contaminación sobre la salud y el ambiente a pesar de las razones científicas y técnicas que
muestran lo contrario. Esto está asociado a una siguiente causa identificada que son los hábitos
arraigados en la población sobre el uso inadecuado de espacios públicos o de uso común como
son los ríos y otros cuerpos de agua. Los cambios culturales promovidos por la sociedad
moderna no promueve un cuidado adecuado de los espacio de uso común ni toma los
problemas ambientales y sus impactos como algo prioritario. Esto causa al final que no exista
una adecuada aplicación de la política de educación ambiental ni que las instituciones

62
encargadas de la supervisión y fiscalización ambiental estén interesadas y adecuadamente
preparadas para ejercer estas tareas.

4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro

Existen planes para ampliar una amplia red de hidrovías a lo largo de la Amazonia y que esta se
articule a una serie de carreteras y proyectos económicos de grandes inversiones. Esto
incrementará significativamente el transito fluvial. En un escenario convencional el transito
fluvial, con poca inversión en el mantenimiento de las embarcaciones y en seguridad para evitar
accidentes, así como la inadecuada infraestructura portuaria, resultará en un incremento
exponencial de los niveles de contaminación en los ríos. Los accidentes serán más frecuentes
con el aumento del transporte y la demanda por hidrocarburos. También con el incremento del
turismo, cuyas embarcaciones suelen ser más contaminantes en residuos sólidos y aguas
servidas que el transporte de carga. Es esencial que el tema de la seguridad en la navegación
fluvial se monitoree con rigor y que los armadores de las embarcaciones tomen las
precauciones para evitar o mitigar la probabilidad de accidentes fluviales en el transporte de
hidrocarburos. Por su lado el estado debe ayudar a promover un cambio de actitudes hacia el
cuidado de los ríos y cuerpos de agua, liderando las capacitaciones a los armadores y
propietarios de embarcaciones para que adopten buenas prácticas de seguridad y en la
disposición de los residuos y aguas servidas que provienen de sus embarcaciones.

En el caso de su impacto transfronterizo consideramos que es bajo debido a lo puntual y


focalizado de la contaminación. Sin embargo, si existen casos de derrames con impactos a miles
de kilómetros de distancia. En el caso de Perú esto es particularmente grave debido a la
extracción de hidrocarburos en el vecino país de Ecuador donde muchas de las zonas de
extracción son cabeceras del rio Napo.

A partir de los aportes de los participantes del taller, los instrumentos de gestión existentes y
de la literatura especializada se recomienda tomar en cuenta los siguientes puntos en el diseño
de un Plan de Acciones Estratégicas:

 Promover campañas de capacitación en el manejo, y de mayor control intersectorial,


para disminuir el vertimiento de residuos sólidos y líquidos de los navíos y
embarcaciones fluviales. Estas campañas deben incluir talleres de manejo de residuos a
nivel primario y secundario. También deben priorizar las grandes embarcaciones de
turismo que está aumentando en el río Amazonas y que tienen un rango de impacto
mucho mayor por la gran cantidad de residuos sólidos y líquidos que producen. Además,
por el tipo de actividad económica deben ser los primeros en poner el ejemplo para
mantener y mejorar la calidad del agua y los ríos con fines recreativos y de turismo.

63
 EL Estado debe exigir estándares muy altos de seguridad para el transporte de
hidrocarburos. Estas son el tipo de inversiones que el Estado debe exigir a las empresas
privadas a priorizar y evitar en el futuro nuevos derrames y contaminación de ríos como
los que han venido ocurriendo en el río Marañón y que después los costos de
remediación e impactos sociales locales tengan que ser asumidos con dinero del Estado.
 El Estado debe cumplir con exigir los más altos estándares en le revisión técnica de las
embarcaciones. Esto debe complementar las campañas de capacitación y comunicación
mencionadas en el primer punto.
 El Estado y las instituciones de investigación deben ampliar estudios sobre los impactos
que tendrán la construcción de hidrovías en la Amazonía. Para esto se deben hacer
estudios de línea base sobre los cursos cambiantes de los ríos en la Amazonía y los
sistemas de adaptación al río de las poblaciones ribereñas y la biodiversidad acuática.
Estos impactos y los costos económicos de mitigarlos deben ser incluidos en las
evaluaciones de viabilidad de hidrovías promovidas desde el MTC. Los actuales estudios
de estos proyectos de infraestructura fluvial no incluyen este tipo de análisis (ejemplo
ver MTC 2005).
 Acompañando los estudios de costo-beneficio de los proyectos de infraestructura fluvial
promovidos desde el MTC se deben incluir estudios de valoración de los servicios
ecosistemicos (e.g. control de sedimentación de ríos, hábitat para la reproducción de
especies comerciales de peces, etc) que los ríos y cuerpos de agua cumplen
naturalmente y cúal sería el real costo de perdida de estos servicios con la construcción
de hidrovías.
 El Estado debe promover e implementar una estrategia de comunicaciones sobre la
gestión integral y responsable de los recursos hídricos y de los servicios de agua potable
y saneamiento, adecuados a la realidad Amazónica y considerando a las poblaciones
rurales. Esto debe incluir sistemas de información y de gestión del conocimiento y de
apoyo al control de la contaminación de embarcaciones en los ríos y cuerpos de agua de
la Amazonía.

Problema Transfronterizo #6 – Uso no sostenible de los recursos


hidrobiológicos

1. Descripción del problema e importancia trasfronteriza

Desde tiempos prehispánicos los recursos hidrobiológicos han jugado un rol principal en la
seguridad alimentaria y la calidad de vida de las poblaciones en la Amazonia. En la actualidad,
los recursos hidrobiológicos, especialmente los recursos pesqueros, pero también otras
especies de fauna acuática (tortugas, churos – Pomacea sp., cangrejos – Pseudothelphusidae,
camarones – Macrobrachium sp., conchas, etc.) son la principal fuente de proteína animal entre

64
las poblaciones ribereñas e indígenas de la Amazonia peruana. La pesca de subsistencia es un
componente esencial en la dieta alimentaria de los pobladores locales atendiendo hasta el 75%
del volumen total de pescado desembarcado en Loreto y Ucayali. También es uno de los
principales sectores económicos en la Amazonía peruana; las capturas totales de pesca
ascienden a 80 millones de dólares anuales (Tello y Bayley, 2001). En las ciudades grandes y
medianas de la cuenca Amazónica, los bajos precios del pescado (mucho menor que la carne de
res, pollo o cerdo) permiten a las personas de reducidos ingresos acceder diariamente a esta
fuente de proteína (Tello y Bayley 2001).

Sin embargo vemos hoy una notable reducción de los recursos pesqueros en la Amazonia
peruana. Por ejemplo, en Ucayali se reporta una reducción de hasta un 54% en el volumen de
pesca anual; de un promedio de 11,000 toneladas anuales a 5,000 (diario Gestión 28 de abril
del 2014). Esta disminución de los volúmenes de pesca está asociado a volúmenes de
extracción no sostenibles, sobre todo a través de prácticas que depredan los stocks pesqueros
pero también por la deforestación de las partes altas de la cuenca que trae consigo la
sedimentación de los ríos, la contaminación de los ríos por actividades extractivas como
hidrocarburos y minería ilegal y los impactos del cambio climático sobre los regímenes de
migración y reproducción. A esto se suma la perdida y degradación del hábitat de los peces en
las zonas bajas de bosques inundables que sirven de refugio y alimentación (Riofrio et al. 2008;
Bayley 2013).

La gestión y conservación de los recursos hidrobiológicos en la Amazonía es un reto enorme.


Las poblaciones de recursos acuáticos, sobre todo los peces, dependen de la compleja relación
entre las grandes extensiones de bosques inundables, planicies de inundación y cuerpos de
agua. Así también de los “pulsos” de inundación, asociado a la alta productividad de los ríos
amazónicos (Salo et a. 1984; Junk et al., 1989; Bayley et al. 1992) y de los cambios hidrológicos
anuales que a su vez dictan los ciclos reproductivos de las especies de peces. La alta
biodiversidad de especies y el poco conocimiento científico de su bioecología, sobretodo de
aquellas importantes para el consumo humano, aumentan la complejidad de su manejo (Bayley
2013).

Su importancia transfronteriza es sumamente alta. Sobre todo si consideramos la interrelación


entre los bosques de la zona alta, que previenen la sedimentación de los ríos y regulan el flujo
de agua a los ríos y los bosques de las planicies inundables en las zonas bajas. La zona alta es
caracterizada por bosques montanos y bosques de neblina que ocupan las cordilleras orientales
de los países Amazónicos, desde Colombia hasta Bolivia, mientras que la mayor parte de la
extensión de la bacía Amazónica se encuentra en el país vecino de Brasil. Los peces migratorios
representan entre el 50 y el 96% de los desembarques totales en las principales ciudades de la
Amazonia (Barthem 2013). Muchas tienen características migratorias transfronterizas, entre

65
ellos la mayor parte de los grandes bagres, que están entre las principales especies de peces de
valor comercial. Otras especies de gran valor comercial como las de los géneros Bryon,
Prochilodus, Colossoma y Piaractus, también migran, aunque en menor escala, a lo largo de los
ríos Amazónicos donde la sobrepesca o el uso no sostenible en un país pueden afectar los
stocks de peces comerciales en los países vecinos.

2. Principales impactos ambientales y socio-económicos

Durante el taller los diferentes grupos de trabajo identificaron los principales impactos del uso
no sostenible de los recursos acuáticos (Figura 5). Entre estos se agruparon dos impactos
directos; la reducción de las poblaciones de peces, especialmente de las especies de
importancia económica y para la seguridad alimentaria de los pobladores ribereños e indígenas,
y el desequilibrio de los ecosistemas acuáticos.

Figura 6. Impactos sociales y ambientales del uso no sostenible de los recursos hidrobiológicos.

extincción de especies
desequilibrio del
ecosistema acuático Cambios en los
patrones de desnutrición
deteriorada capacidad consumo
del ecosistema para
Uso no sostenible de mantener poblaciones
los recursos saludables de peces
hidrobiológicos

Reducción de las disminucion de los


poblaciones de peces de recursos e ingresos de la perdida de calidad de
importancia economica poblacion vida del poblador local
y para subsistencia

pérdida de la seguridad desnutrición


alimentaria

Estudios basados en la información de los desembarques totales de la flota pesquera en las


ciudades de la Amazonia peruana muestran una intensificación de la pesca durante las últimas
décadas (Riofrio et al. 2008).

La intensificación de la pesca muestra dos fases muy marcadas: en la primera no existe una
disminución en el volumen ni en el rendimiento de las pesquerías totales pero si una
substitución de especies. Si la sobrepesca continúa el volumen, las tallas de los peces y el
rendimiento comienzan a bajar drásticamente. Esto se puede observar en los trabajos a largo
plazo que se han hecho a través de estadísticas de desembarque (Riofrio et al. 2008) y en
estudios de monitoreo en campo a largo plazo en el río Pachitea (Castro 2013), en la zona de
influencia del río Camisea (Ortega 2013) y en Madre de Dios (Cañas 2013).

66
A pesar que la intensificación de la pesca implica grandes cambios en la composición de
especies desembarcados, no se encuentran indicios de una reducción en el rendimiento de las
pesquerías de la Amazonia peruana. Rendimientos comerciales a similares niveles de esfuerzo
fueron encontrados en la Amazonia peruana para el periodo 1986 – 1996. El aumento en la
intensidad de la pesca ha promovido cambios en la composición de los desembarques de la
flota pesquera, de especies grandes como Colossoma macropomum y Brycon spp hacia especies
pequeñas de alto rendimiento, rápido crecimiento y menor precio como son Mylossoma spp. y
Triportheus spp. En un estudio más reciente de los desembarques en el puerto de Ucayali,
Riofrio et al. 2008, para el periodo 1994 al 2006, muestra que a pesar de un incremento
constante del volumen de peces capturados, la Captura por Unidad de Esfuerzo (CPUE) ha
bajado drásticamente, especialmente entre 1996 y 2006. Esto mostraría que el mayor volumen
de pesca se debe a un mayor esfuerzo de pesca debido al continuo incremento de la demanda a
pesar de que el CPUE disminuye, lo que indicaría la sobreexplotación del recurso (Riofrio et a.
2008). Cuando se evalúan impactos a nivel de las pesquerías regionales si encontramos otros
patrones. Por ejemplo, en ríos más medianos y pequeños donde las redes de espera funcionan
como barreras a la migración de especies, los stocks naturales de peces han disminuido
considerablemente (Torres et al. 2012).

Los impactos indirectos de esta sobreexplotación y consecuentemente reducción de los stocks


de peces naturales es más difícil de medir. Entre estos están los impactos sobre la seguridad
alimentaria y los ingresos de la población que se dedica a esta actividad. Debido a su
importancia como fuente de ingresos y sustento de las poblaciones locales, sobretodo de las
poblaciones más pobres, la reducción de los stocks de peces y el cambio de la estructura de
pesca, conlleva a cambios en los patrones de consumo, disminución de ingresos, perdida de la
seguridad alimentaria y eventualmente desnutrición y perdida de la calidad de vida. A nivel de
la pesca comercial, los impactos indirectos también incluyen un costo asociado a la pérdida de
empleos, la menor comercialización de peces y el costo para los consumidores que tendrán que
adquirir otras fuentes de proteína animal. Además la sobrepesca y extracción no-sostenible de
otros recursos hidrobiológicos está contribuyendo a la pérdida de la biodiversidad en los
ecosistemas de agua dulce.

3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz

Es importante resaltar que la sobrepesca y el uso no sostenible de los recursos hidrobiológicos


no es la única ni la más importante de las causas de la reducción de las poblaciones de estas
especies. En una revisión de las principales causas de la reducción de las poblaciones de peces
en los ríos Amazónicos, el especialista Peter Bayley que estudia estas especies por más de 40
años en los ríos de Brasil y Perú, determina las principales causas entre las que la
sobreexplotación pesquera es la cuarta causa en importancia de magnitud; siguiendo en orden

67
de importancia a la modificación de la hidrología (incluyendo la perdida de áreas inundables), la
perdida de bosque ribereños, y a la pérdida de bosques fuera de zonas ribereñas (Bayley 2013).
Las causas que se refieren en esta sección están asociadas al uso no sostenible de los recursos
hidrobiológicos y no necesariamente a las causas de la reducción de las poblaciones de peces
naturales. La cadena causal del uso no sostenible de los recursos hidrobiológicos es presentado
en el Anexo 6 de este informe.

Entre las causas directas los expertos locales identificaron 3 grupos; (1) la sobrepesca y
sobreexplotación de los recursos hidrobiológicos, (2) el manejo ineficiente, o falta de planes de
manejo, incluyendo el uso de técnicas nocivas para la pesca como el uso de dinamita, barbasco
y venenos agrícolas, así como la pesca la época de desove, y (3) la escasez de conocimiento de
los recursos pesqueros y sus hábitats.

A lo largo de la Amazonia peruana, la expansión de hábitos inadecuados y cambios en las


técnicas de pesca son responsables, junto con otros factores, de la disminución y deterioro de
las poblaciones de peces. Entre estos encontramos el uso de la dinamita que produce
mortandad masiva incluyendo individuos jóvenes y en reproducción, aparte de destruir los
hábitats naturales como pozas y aumentar la sedimentación de los ríos (Castro 2013: Ortega
2013). La proliferación del uso de redes de monofilamento es cada vez más accesible debido a
su bajo costo. Esto va de la mano también con el uso de redes con aberturas de malla cada vez
más pequeñas que no están de acorde con la talla promedio de las principales especies de
consumo (Castro 2013). El uso de tóxicos, especialmente barbasco, elimina peces adultos,
juveniles y crías, y otros organismos acuáticos en un área determinada, usualmente quebradas
y brazos de ríos. A pesar de que es biodegradable, el uso frecuente inhibe la recuperación
poblacional de las especies de peces (Ortega 2013).

Entre las causas indirectas económicas identificadas en el taller con expertos podemos
agruparlas en (1) el incremento de la demanda de peces y recursos hidrobiológicos, (2) limitada
inversión en investigación, capacitación y transferencia de conocimiento, y (3) limitado
conocimiento sobre las especies, sus ciclos reproductivos, hábitat y otros. La sobrepesca y la
extracción no-sostenible de los otros recursos hidrobiológicos en la Amazonía están
directamente asociados al crecimiento de la densidad poblacional y de la capacidad adquisitiva
de esta población.

Otra causa indirecta económica de la sobre pesca y la sobreexplotación de los recursos


hidrobiológicos está asociada a cambios en los hábitos y técnicas de pesca. Esto no fue
identificado durante el taller pero es citado de forma recurrente en la literatura especializada
(Tello y Bayley 2004; Castro et al. 2008; Bayley 2013; Castro 2013; Ortega et al. 2013). En las
miles de comunidades ribereñas distribuidas a lo largo de los ríos de la Amazonía, la
substitución de técnicas de pesca por el uso de mallas de monofilamento, dinamita y el uso

68
cada vez más frecuente del barbasco están contribuyendo significativamente a los patrones de
sobrepesca. Esto se confirma con la substitución gradual de especies en la composición de
especies, abundancia y estructura de tamaños, de especies de ciclo de vida largo como los
sábalos (Brycon sp.) por las de ciclo corto y tamaños más pequeños, como se viene reportando
en estudios de largo plazo en la cuenca de los ríos Pachitea (Castro 2013) y Urubamba (Ortega
2013).

Las causas indirectas institucionales se pueden agrupar en tres principales; (1) falta de
autoridad y recursos financieros y técnicos para hacer cumplir la ley, (2) insuficiente normativa
e incumplimiento de esta, y (3) bajo nivel educativo. Una revisión de la literatura especializada
reciente identifica también como causas indirectas institucionales que; (4) la legislación actual
no considera la seguridad alimentaria de los miles de pobladores que viven de la pesca de
subsistencia; a pesar de que el 75% de la pesca proviene de este sector (Smith y Pinedo 2000;
Castello 2013), y (5) el estado prioriza el derecho de otorgar los recursos hidrobiológicos a
terceros sobre el de los pescadores y usuarios locales desincentivando la conservación de los
recursos en sus territorios (Soria 2013).

Hay una falta de congruencia entre la institucionalidad que se impone desde el estado y la
realidad local donde se generan la mayor parte de las actividades de pesca y extracción de
recursos hidrobiológicos (Soria et al. 2008; Castello 2013; Soria 2013). En los últimos años
diversos estudios han mostrado como las comunidades de pescadores organizados pueden ser
más eficientes en el manejo pesquero que aquellos esfuerzos que provienen del modelo
convencional desde el estado (Smith y Pinedo 1999; McGrath et al. 1993; Pinedo y Summers
1999; Soria et al. 2008). Ferré y Riofrío (2013) muestra como la descentralización ha permitido
nuevos enfoques más integrales en la gestión de pesca que transfieren parte de las funciones
de control y vigilancia a Comités Locales de Vigilancia Pesquera (COLOVIPES). Sin embargo,
Castello (2013) reflexiona que los recursos hidrobiológicos requieren atender necesidades a
diferentes escalas y que su institucionalidad debe ser integral para atender las necesidades de
los pescadores y de las poblaciones de peces a escalas geográficas congruentes con las
amenazas.

Entre las causas raíz encontramos nuevamente una lista de causas asociadas por un lado a la
limitada conciencia sociopolítica, y la escasa difusión para sensibilizar a la población y por otro a
la falta de la capacidad del estado para controlar y normar la pesca. Finalmente también se
identifica el crecimiento poblaciones como una causa raíz de la sobrepesca y uso no sostenible
de los recursos hidrobiológicos.

La causa raíz de una falta de institucionalidad o una institucionalidad que no puede hacer
cumplir las normas ya se identificó anteriormente. Sin embargo, debe identificarse como causa
raíz de esto el enfoque teórico, que da pie a esta institucionalidad sectorial basado en tamaños

69
mínimos de pesca y vedas, que si bien son necesarias no son suficiente para una adecuada
gestión de los recursos hidrobiológicos. Este enfoque tiene sus raíces en la visión tradicional de
la gestión de los recursos naturales como un problema que puede ser resuelto exclusivamente
desde una ciencia de los recursos pesqueros, ignorando las dimensiones sociales y políticas en
la gestión de los recursos naturales (Knight and White 2009). La visión científica y sectorial de la
gestión pesquera debe ser balanceada con la dimensión humana donde por ejemplo el
pescador no es simplemente alguien quien debe seguir las normas impuestas por especialistas
del estado sino que negocia, participa y monitorea los recursos pesqueros como un aliado en su
manejo.

Asociada a esta necesidad de una visión más interdisciplinaria de la gestión de los recursos
hidrobiológicos está el desconocimiento del verdadero valor de la actividad pesquera en la
economía regional de la Amazonia. El único estudio reciente para la Amazonia es el de Almeida
et al. (2004) que estima para la Amazonia Brasileña, que atribuye al sector pesquero
continental un valor anual de $220 millones de dólares y 168,000 empleos. Conociendo la
verdadera magnitud del valor de la pesca comercial y de subsistencia es posible tener los
argumentos para canalizar los fondos necesarios para su ordenamiento y gestión, así como para
que el sector pesquero y los miles de pescadores que dependen de esta actividad para su
subsistencia pueda argumentar en favor de la conservación de su recurso ante la construcción
de hidroeléctricas e hidrovias que tendrían impactos irremediables sobre las poblaciones de
peces y otros recursos hidrobiológicos en la Amazonia (Bayley 2013).

4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro

El uso y manejo de los recursos hidrobiológicos tiene retos enormes en un futuro cercano. Los
proyectos de gran infraestructura en la Amazonia peruana, sobre todo la construcción de
hidroeléctricas e hidrovías tendrá un impacto sin precedentes sobre la hidrología de los grandes
ríos en la Amazonia, sobre todo en los bosques inundables que son críticos para el ciclo
reproductivo de la mayoría de las especies de peces en la cuenca. Además a la sobrepesca se le
debe sumar los impactos de la deforestación de las riberas de los ríos en las zonas altas y de los
bosques de inundación que en conjunto ponen en riesgo la viabilidad de las poblaciones de
peces.

Los esfuerzos para la gestión de la pesca y los recursos hidrobiológicos deben abordarlo desde
un enfoque integral, que considere las interrelaciones del bosque, el agua y los peces. Además
debe dejar de ser un enfoque sectorial desde la ingeniería pesquera y balancearlo con una
visión social. Que considere no solo los peces sino también los pescadores como aliados en el
manejo y gestión de las poblaciones de peces y otros recursos hidrobiológicos.

70
Considerando la lista de acciones propuestas durante el taller ADT en Iquitos y la revisión de la
literatura sobre los impactos y causas desarrolladas en las secciones anteriores se plantea la
siguiente lista de recomendaciones a futuro:
 Crear e implementar un sistema de control y monitoreo del estado y desarrollo de las
pesquerías alineado a los sistemas de monitoreo de pesquerías en los otros países
Amazónicos. Esfuerzos por monitorear caudales y la carga de sedimentos en suspensión
se han logrado a nivel de la Amazonía con el programa HiBam que puede servir de
ejemplo para programas a nivel pan-Amazónico para los estudios de la ecología y
migración de las principales especies comerciales y de importancia para la seguridad
alimentaria.
 Promover ordenanzas regionales para controlar la sobre-explotación de los recursos
hidrobiológicos con la participación de las poblaciones locales (e.g. COLOVIPES). Existen
multiples experiencias a lo largo de la Amazonía para la gestión de los recursos
pesqueros a nivel local que deben ser reforzadas y reconocidas. Por otro lado estos
esfuerzos de control de los recursos a nivel local debe alinearse a esfuerzos desde el
Estado para el monitoreo y control de las pesquerías migratorías.
 Planificar acciones para la gestión transfronteriza de peces migratorios, sobretodo de
los bagres y especies como la gamitana (Colossoma macropomum) que tienen gran
importancia comercial.
 Promover una coordinación a nivel nacional o interregional, de las acciones de gestión
de los recursos hidrobiológicos bajo el paraguas del CIAM – Consejo Interregional
Amazónico. Muchas de las especies comerciales y de importancia para la seguridad
alimentaria de miles de pobladores Amazónicos son migratorios o cruzan fronteras
regionales y hasta transfronterizas para cumplir con su ciclo reproductivo. Esfuerzos
para su control y manejo requieren ser a estas escalas si se busca asegurar la
sostenibilidad de la extracción comercial de estos recursos.
 Considerar cambios en la legislación para adoptar la conservación de los recursos
acuáticos, especialmente el hábitat de estos recursos y las interrelaciones entre bosque
y agua. Es importante buscar una mayor concordancia entre la legislación pesquera, el
manejo local de los recursos hidrobiológicos y el enfoque integral de cuenca
 Es importante que este enfoque considere la visión indígena y ribereña de la gestión de
los recursos hidrobiológicos. La mayor parte de los pobladores ribereños e indígenas
mantienen una fuerte dependencia de los recursos hidrobiológicos para su bienestar y
medios de vida. Ellos han desarrollado conocimientos y prácticas de control y manejo de
los recursos que muchas veces son más eficientes que los que se quieren imponer desde
el Estado. Se debe fortalecer y valorar estos conocimientos y capacidades orientadas a
la conservación de especies nativas.

71
 Promover trabajos coordinados que incluyan estudios científicos para entender la
dinámica poblacional de estas especies.
 Promover estudios de valoración económica de los recursos hidrobiológicos en la
Amazonía, en términos de rendimiento, renta y empleos.
 Promover que esta valorización se considere para estimar los estudios de costo-
beneficio de proyectos de gran infraestructura y orientar mejores decisiones sobre el
uso del espacio Amazónico.

Problema Transfronterizo #7 – Eventos hidrológicos extremos

1. Descripción del problema e importancia transfronteriza

La calidad y cantidad del recurso hídrico es esencial para la agricultura y pesquería (seguridad
alimentaria); para la generación de energía hidroeléctrica y el transporte fluvial (seguridad
energética); y es fundamental para el consumo humano.

La cuenca amazónica peruana, que también incluye parte de los Andes, tiene la mayor
disponibilidad hídrica de los recursos hídricos de la nación (constituye el 97.7%). Según Kuroiwa
(2012), el índice hídrico es de 232,98 m3/hab./año, lo que representa aproximadamente 114
veces la disponibilidad hídrica en la cuenca del Pacífico peruano.

Mantener estos niveles hídricos es importante para una región como la amazónica donde el
agua es recurso y fuente. Pero ¿Qué sucede cuando el recurso hídrico es amenazado por los
efectos del cambio climático, ocasionando eventos hidrológicos extremos? Para los asistentes
al taller, los eventos hidrológicos extremos fueron calificados como uno de los principales
problemas transfronterizos ocasionando inundaciones, sequías, pérdidas en la biodiversidad, la
economía e impactos en la salud y seguridad alimentaria de la población local, regional y quizás
mundial. Esta calificación se sustenta en los eventos que se han presentado en la última década
en la Amazonía y en el mundo en general.

A corto, mediano y largo plazo el aumento de eventos hidrológicos extremos afectará la


seguridad alimentaria de la Amazonía peruana poniendo en riesgo su desarrollo. Si bien, la
Amazonía ha sido caracterizada por la variabilidad ambiental, con inundaciones estacionales
que ocurren anualmente entre Diciembre y Junio y un periodo de vaciante entre Julio a
Noviembre, y sus habitantes como ribereños e indígenas han adaptado sus modos de vida a
estos flujos estacionales de los ríos amazónicos. Sin embargo, en los últimos años los cambios
estacionales han aumentado en intensidad y frecuencia creando años anómalos incluso para un
ecosistema caracterizado por esta variabilidad. Estudios de caudales históricos en el rio
Amazonas muestran que la frecuencia de avenidas extremas se ha incrementado desde los
años 1970. Por ejemplo, en la estación de Obidos, en la parte baja del Amazonas, se han

72
reportado a partir de 1970 16 eventos que superan los 250,000 m3/s mientras que entre 1903 y
1970 solo se reportaron 5 de estos eventos (Figura 1).

Figura 7. Caudales tomados en la central Obidos (Espinoza et al. 2013).

Estudios por Callede et al. (2004;2008) muestran que no existe un cambio en la media o la
descarga mínima o máxima por la mayor parte del siglo veinte pero que a partir de los 1970s,
estos valores aumentan mientras que a partir del siglo XXI el caudal mínimo durante la época
de estiaje ha venido disminuyendo de manera constante (Figura 1).

Los estudios de Espinoza et al (2006), utilizando los datos de caudales de la estación de


Tamshiyacu, también encuentran patrones similares para la Amazonía Peruana, especialmente
la disminución significativa de los caudales de estiaje con sequías extremas (escorrentía inferior
a 500 mm o 12000 m3/s) en los años 1995, 1998, 2005, y 2010. Las sequías reportadas en el
2005 y 2010 han sido consideradas entre las intensas en la historia de la cuenca Amazónica.
Esta variabilidad es aún más dramática si se considera que una de las sequías más extremas,
reportada en Setiembre del 2010 (8300 m3s-1) fue seguida por una de las cuatro mayores
descargas históricas para la Amazonia en Abril del 2011 (49500 m3s-1) reportadas en
Tamshiyacu (Espinoza et al. 2012). Existe pues una intensificación de los eventos hidrológicos
extremos desde 1970. Además esta variabilidad en los caudales y los valores extremos que se
han encontrado para la Amazonía están directamente relacionados a los patrones de
variabilidad en la precipitación y a indicadores climáticos regionales, y estos a su vez con el
cambio climático a nivel global.

Figura 8. Recientes eventos hidrológicos extremos en el río Amazonas (Espinoza et al. 2013).

73
La estación de Tamshiyacu, en la parte alta de la cuenca Amazónica y al este de la ciudad de
Iquitos en Loreto, mide el drenaje de un área de 750 mil km2, 50% del cual está sobre los 500
metros y corresponde alrededor del 16% de la descarga total del rio Amazonas en su
desembocadura en el Atlántico. Sin embargo, los patrones de descargas mínimas y máximas, y
la alta correlación entre los eventos extremos reportados en la estación de Tamshiyacu con los
reportados en la estación de Obidos muestran que a pesar de representar solo el 16% de la
descarga total, hay una fuerte influencia de la vertiente oriental de la región Andina hacia la
parte baja de la Amazonia que se encuentra en Brasil y que durante años de eventos extremos
está dirigida por cambios climáticos regionales y la disminución o aumento de precipitación en
la parte oeste de la Amazonia.

2. Principales impactos ambientales y socio-económicos

Los participantes del taller ADT identificaron los principales impactos sociales y ambientales de
los eventos hidrológicos extremos que se resumen en la Figura 7. Los impactos se agruparon en
tres impactos directos: la erosión y sedimentación de ríos, las sequías y los desbordes o
inundaciones.

Figura 9. Impactos sociales y ambientales de los eventos hidrológicos extremos (sequias y


avenidas).

74
Perdidas económicas e
incremento del precio
de los alimentos
Erosión y Pédida de poblaciones
sedimentación de ríos de flora y fauna
Incremento de la
desnutrición entre
poblaciones ribereñas e
indigenas

EVENTOS Restricción de la
EXTREMOS Sequias Pérdidas económicas a
navegación la población
HIDROLÓGICOS

Incremento de los
Contaminación del problemas de salud
Desbordes agua Plagas y enfermedades
pública

El quinto reporte del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC
por sus siglas en inglés) determinó 5 impactos del aumento de los eventos climáticos extremos:
(1) disponibilidad del agua y alimentos, (2) condiciones adversas para la salud humana, (3)
degradación de hábitats, (4) reducción de cosechas, y (5) migración y extinción de especies
(IPCC 2014).

En las últimas décadas, los eventos hidrológicos extremos en la Amazonia incluyen sequías
extremas durante el 2005 y el 2010 e inundaciones durante los años 1999, 2009 y 2012.
Durante estos eventos extremos identificamos la perdida de las poblaciones de fauna y flora
como un impacto indirecto de las sequias e inundaciones. Esto a su vez tiene un impacto
socioeconómico sobre la economía de las poblaciones locales, su seguridad alimentaria y su
salud. Aunque no identificado durante el taller, la literatura especializada reciente también
encuentra un impacto ecológico indirecto, sobre todo de las sequias y el incremento de
mortalidad forestal con la función de los bosques para mitigar el cambio climático (Malhi et al.
2008; Phillips et al. 2009).

Con relación a los impactos sobre la pérdida de poblaciones de flora y fauna Bodmer et al.
2013 han realizado estudios en la Reserva Nacional Pacaya Samiria donde encuentran un
impacto sobre varias especies de fauna silvestre incluyendo una disminución de la abundancia
de delfines, peces y aves de orilla. Los ungulados, roedores y edentados terrestres también se
han visto afectados por la reducción de la disponibilidad de hábitat y alimentas durante las
crecientes extremas. Esto a su vez ha afectado la disponibilidad de caza para los indígenas
locales Cocama y con ellos su seguridad alimentaria. Debido a que muchas especies de peces
usan los bosques inundables como hábitat, y esto depende de que puedan entrar a estos
bosques inundables por periodos largos, los años de sequias extremas tiene un fuerte impacto

75
sobre las poblaciones de estas especies. Todas las especies estudiadas (Astronatus ocellatus,
Liposarcus pardalis, Pygocentrus nattereri, y Serrasalmus rhombeus), excepto el bosquichico
(Prochilodus nigricans) mostraron una disminución significativa en la estructura de clases de
tamaño en el 2011 y 2012 debido a la sequía del 2010. Esta disminución también repercute
sobre la seguridad alimentaria de los Cocama y otros pueblos ribereños de la región.

Escenarios climáticos modelados para la Amazonia predicen una intensificación de las sequias
en la Amazonia y un aumento de la temperatura media entre 2 y 3 °C para el año 2050. Esto
disminuiría la productividad primaria neta y convertiría al ecosistema amazónico de un
sumidero a una fuente de COs (Friend et al. 1997; Cox et al. 2008). Además los modelos de
deforestación en Amazonia muestran que incendios forestales después de años de sequias
intensas pueden liberar una cantidad similar de CO2 que los procesos de deforestación
antropogénica (Aragao et al 2010). Modelos más recientes determinan un escenario más
complejo donde la parte sur de la Amazonía se volverá más seca pero con una Amazonia
occidental que se volverá más húmeda con grandes inundaciones durante las estaciones de
creciente y con eventos extremos cada vez más frecuentes (Cook et al. 2012; Langerwisch et al.
2012). A los modelos se suman las mediciones hechas durante los años de sequias intensas en
1998, 2005 y 2010. Estos muestran un incremento de la probabilidad de fuegos, aceleran la
mortalidad de los árboles y su crecimiento. Por ejemplo, Williamson et al. 2000 encontró un
aumento de 50% en la tasa de mortalidad de los árboles de la Amazonia central después del
episodio ENSO del 1997-1998. Durante la sequía extrema del 2005, por lo menos 3,000 km2 de
bosques fueron quemados en las regiones de Madre de Dios, Pando (Bolivia) y Acre (Brasil). El
resultado es una alteración del balance de carbono a nivel regional y los bosques pasan de
amortiguar el cambio climático a acelerar el proceso (Phillips et al. 2009; Lewis et al. 2011).

Los efectos de los eventos hidrológicos extremos, afectan además, a otras actividades que
impactan indirectamente sobre la salud y la economía de las poblaciones locales y regionales en
la Amazonía. Durante las sequias extremas de 2005 y 2010 los niveles de los ríos alcanzaron los
menores valores registrados y la navegación fluvial se detuvo aislando a pueblos y afectando al
turismo y los ecosistemas ribereños a los largo de los diferentes ríos Amazónicos. La reducción
de los niveles de los ríos y lagos de la Amazonia afecta los niveles de pesca, principal fuente de
proteína animal, el suministro de agua potable y el transporte fluvial, principal vía de
comunicación en la región (Marengo 2009). La humedad llegó a ser tan baja que cuando llegó la
estación seca las temperaturas se mantuvieron entre 3 y 5 °C sobre el promedio. Debido a este
aumento en las temperaturas la frecuencia de incendios subió 300% sobre la media anual.
Como consecuencia del fuego se tuvieron que cerrar aeropuertos, escuelas y comercios a parte
de la miles de personas que tuvieron que ser atendidas en hospitales. A pesar de que no existen
estimaciones del costo de las sequias e inundaciones extremas, algunos indicadores sugieren la
magnitud del problema. En el Estado de Acre en Brasil por ejemplo, Defensa Civil estimó una

76
pérdida de aproximadamente $87 millones solo debido al fuego durante la sequía del 2005, que
corresponde a aproximadamente 10% del PBI del Estado (Marengo 2009).

Los impactos esperados en base a escenarios proyectados muestran un aumento en la


frecuencia y magnitud de los eventos hidrológicos extremos (CAN 2008). Por ejemplo, los
escenarios del cambio climático para el Perú muestran que el Fenómeno del Niño será más
intenso, y probablemente más frecuente en el futuro. Considerando que El Niño del 97/98
significó la pérdida de entre 4.5 y 14% del PBI del país, el aumento de la probabilidad de este
tipo de eventos extremos implicará un aumento del posible impacto económico en el país y en
la región Amazónica. Un estudio de la CAN estima que al año 2025, el daño económico de los
eventos extremos significará una pérdida aproximada de 30 millones de dólares anuales o 4.5%
del PBI, pudiendo comprometer el potencial desarrollo de la región (CAN 2008).

3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz

La cadena causal de los eventos hidrológicos extremos trabajada durante el taller es presentada
como el Anexo 7 de este documento.

De los resultados del taller es posible agrupar las causas directas de los eventos hidrológicos
extremos, listadas por los participantes, en tres grandes grupos. El primer grupo estaría
conformado por la expansión agrícola, las técnicas inapropiadas en la agricultura, incendios
forestales (para la agricultura), la expansión urbana y la sobre explotación de los recursos
naturales. Estas a su vez, además de guardar estrecha relación entre sí, están vinculadas a la
deforestación. Asimismo, existe una fuerte correspondencia de estas causas con el incremento
de los gases de efecto invernadero (GEI) y el cambio climático.

Un segundo grupo de causas primarias o directas, estaría referido a los megaproyectos y los
trasvase de ríos. Mientras que un tercer grupo estaría conformado por la desglaciación, los
incendios forestales (por altas temperaturas) y los fenómenos naturales como el Niño y la Niña.

Las principales causas secundarias de los dos primeros grupos de causas primarias, según los
especialistas, estarían referidas al incremento de las actividades extractivas legales e ilegales
(minería, madera, infraestructura, etc.), incremento del nivel de pobreza en la cuenca y a los
intereses económicos particulares. Mientras que, el tercer grupo de causas primarias fue
relacionado al incremento de actividades extractivas y a los intereses económicos particulares.

Por el grado de magnitud e impacto a nivel de grandes extensiones de la cuenca Amazónica es


importante considerar los eventos extremos recientes que tienen su causa directa en procesos
climatológicos a nivel regional. La literatura especializada atribuye estos eventos extremos a

77
dos procesos: (1) la influencia de los patrones de precipitación en la Amazonía debido a los
Fenómenos de El Niño y La Niña, y más reciente (2) por el incremento de la temperatura en la
superficie marina del Atlántico Norte tropical (Marengo et al. 2008). El Fenómeno de El Niño
está asociado con anomalías negativas de precipitación en el norte y oeste de la Amazonia que
a su vez resultan en una drástica reducción del caudal de los ríos de la cuenca. Por otro lado el
Fenómeno de La Niña resulta en anomalías positivas de precipitación y el incremento de los
caudales de los ríos en la cuenca. En el caso del aumento de la temperatura de la superficie del
Atlántico Norte Tropical conlleva a una disminución de las precipitaciones especialmente en el
sudoeste de la cuenca, además de un aumento de temperaturas por encima de la media.
Sequias extrema como las del 2005 y 2010 han sido asociadas al calentamiento del Atlántico
Norte Tropical, mientras que la sequía extrema del 97/98 al Fenómeno de El Niño. El aumento
de los GEI y el cambio climático son causas indirectas del aumento en la frecuencia e intensidad
de estos procesos climatológicos a nivel regional que conllevan a eventos hidrológicos extremos
en la Amazonía (Cox et al. 2008; Marengo et al. 2008; Zeng et al. 2008; Phillips et al. 2009).

Según los participantes del taller, entre las causas raíz identifican la pobreza en la cuenca, el
interés económico y el crecimiento de actividades extractivas legales e ilegales, son
consecuencia de la falta de planes y programas para afrontar los cambios por eventos
extremos, de un plan de ordenamiento territorial, de la escasa voluntad política y la falta de
disponibilidad presupuestal para el desarrollo e implementación de normas (incluyendo la ley
de consulta).

La cuenca amazónica incluye áreas alto andinas en donde se encuentran las cabeceras de sus
ríos. La dependencia compartida sobre los recursos naturales de la cuenca amazónica y al
mismo tiempo el riesgo compartido ante eventos extremos, es un llamado a generar planes y
programas de nivel local y regional junto con medidas decisivas a nivel nacional. De los
resultados del taller se deduce la gran importancia que tiene el enfoque de cuencas para los
especialistas. A partir del enfoque de cuenca, es necesario que en la formulación de planes y
programas se tengan en cuenta los atributos de la tierra, los recursos hídricos, los factores
socioeconómicos que repercuten en el desarrollo de los seres humanos y las prácticas de uso
de la tierra en particular.

Por otro lado, los especialistas advierten de las amenazas a la seguridad de la región y de los
altos costos ambientales, sociales y económicos que traen consigo los eventos hidrológicos
extremos. La falta o ineficiente acción preventiva crea problemas sin precedentes a todo nivel,
incluso a nivel internacional. Esta causa raíz fue expresada en el taller como la falta de
implementación de políticas de gestión de los recursos naturales y la deficiente distribución del
presupuesto a nivel local, regional y nacional.

78
Finalmente, si bien la falta de certeza en la predicción de las sequias, inundaciones e incendios
aumenta los riesgos para el bienestar humano y las actividades económicas, esto no fue citado
directamente por el grupo de especialistas asistentes al taller. Pero puede verse incluido dentro
de la falta de planes y programas para afrontar los cambios por eventos extremos,
principalmente relacionándolo con la falta de capacidad técnica/científica para desarrollar
modelos predictivos y preventivos.

Las causas raíz identificadas durante el taller concuerdan con la alta vulnerabilidad del país a los
impactos de los eventos extremos debido a que la economía depende principalmente de
sectores muy vulnerables al cambio climático como son la agricultura, la pesca y la extracción
de recursos naturales (CAN 2008). Además, los problemas de fondo de pobreza y la inequidad
son factores determinantes, sobre todo cuando comparamos a la población urbana con la rural.
En el Perú, el porcentaje de pobreza en las zonas rurales supera el 67.6%. Características que
incrementan la vulnerabilidad a eventos extremos incluyen la presión demográfica, la pobreza,
la inequidad, el crecimiento urbano sin planificación, la baja inversión en servicios, la
degradación de la tierra, la migración rural, y los problemas de coordinación intersectorial y las
capacidades de las instituciones para lidiar con este tipo de problemas. Los mayores impactos
serán sobre las poblaciones de ribereños e indígenas que viven en las proximidades de los ríos
cuyos medios de vida son regulados por el ciclo anual de los ríos.

4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro

Los participantes al taller y la literatura especializada concuerdan que los severos cambios
hidroclimáticos (precipitación, evapotranspiración) y sus efectos a través del aumento de la
intensidad y frecuencia de eventos hidrológicos extremos permanecerán en el futuro. Cambios
drásticos en los caudales de los principales ríos que drenan la cuenca Amazónica se han venido
registrando desde los últimos cuarenta años (Callede et al. 2004; Espinoza et al. 2009). Estos
tienen su origen en cambios climatológicos que se dan a nivel regional, como son el Fenómeno
del Niño y el aumento de la temperatura en la superficie del Atlántico Norte tropical. Algunos
modelos que proyectan los impactos del cambio climático sobre la región Amazónica predicen
una tendencia hacia una desertificación o savanización de la Amazonia, que a su vez exacerbará
la pérdida de la cobertura forestal y la función de la Amazonía como un sumidero de carbono
(Malhi et al. 2008; Cox et al. 2008). Otros modelos proyectan un aumento de los niveles de
precipitación que se concentra en la época lluviosa y que progresivamente aumenta la
diferencia entre los caudales picos y los niveles mínimos (Gloor et al. 2013). A pesar de las
diferencias, las sequías e inundaciones extremas no se han dado uniformemente a lo largo de la
cuenca Amazónica debido a que los valores extremos de precipitación se han asociado al
Noreste y este de la cuenca mientras que la sequía extrema se ha concentrado en el sur y el
este de la cuenca. Independiente de los modelos, estos eventos hidrológicos extremos tienen

79
un impacto sobre amplias extensiones de la cuenca. Además, la fuerte influencia de la región
Andina sobre la geomorfología, ecología y biogeoquímica de la cuenca Amazónica (McClain y
Naiman 2008), resalta el alcance transfronterizo de los eventos hidrológicos extremos en la
parte alta de la cuenca sobre el rio Amazonas y su extensa llanura de inundación.

Uno de los principales retos que enfrenta la región Amazónica en el futuro no es solo el
aumento en la frecuencia e intensidad de los eventos extremos sino la alta vulnerabilidad del
país y de la región amazónica en general a estos impactos. El Perú y la región amazónica en
general son altamente vulnerables debido a que su economía depende principalmente de
sectores muy vulnerables al cambio climático como son la agricultura, la pesca y la extracción
de recursos naturales (CAN 2008). Además, la desigualdad, la pobreza y la degradación
ambiental aumentan la vulnerabilidad de las poblaciones en la Amazonía. El Perú es
considerado entre los países de más alto riesgo al cambio climático; casi un tercio de la
población está clasificada como vulnerable o extremadamente vulnerable al cambio climático
(Hoffman y Grigera 2013). El cambio climático es un tema transversal e intensifica los presentes
problemas transfronterizos como el de eventos hidrológicos extremos. Medidas para
contrarrestar los impactos de problemas transfronterizos, como el de eventos hidrológicos
extremos, requieren la adopción de medidas de adaptación.

Para Llambí y Lindemann (2010), la incorporación de la adaptación al cambio climático en la


gestión sostenible de la tierra y el agua es de suma importancia para la región amazónica en su
conjunto. También es importante la adopción de un enfoque integrado de cuencas para el
diseño de políticas y soluciones institucionales a diferentes escalas. Asimismo, la planificación
conjunta con los actores involucrados y la participación de los gobiernos municipales y
regionales en la gestión de cuencas hidrográficas se puede institucionalizar vinculándolos a su
vez a las políticas nacionales e internacionales.

En la lista de acciones o propuestas para mitigar los problemas transfronterizos diseñada por el
grupo de participantes presentes en el taller, para el problema de eventos hidrológicos
extremos resaltamos:

 Ampliación de programas de incentivos económicos para la conservación de los


bosques. Esto requiere mecanismos que aseguren incentivos que sean económicamente
interesantes para que los pobladores locales conserven sus bosques. Esto debe
integrarse a los mapas de vulnerabilidad para concentrar esfuerzos en áreas que son
críticas para prevenir eventos hidrológicos extremos.
 Programas de recuperación de bosques que tengan capacidad de absorción y retención
de agua. Esto requiere un mejor entendimiento de la relación de los diferentes tipos de
cobertura vegetal y suelos con su capacidad de regulación de agua para poder priorizar

80
a nivel espacial y de cuencas los esfuerzos de recuperación y restauración de la
cobertura forestal.
 La valoración económica del patrimonio natural y los servicios ecosistémicos de la
cuenca. Conociendo el valor de los servicios ambientales de las áreas o coberturas
naturales claves podemos determinar cuál será el costo de la pérdida de estos servicios
ambientales por eventos extremos que podrían registrarse y que además podrían ser
irreversibles.
 Diseñar un programa de investigaciones prioritarias en diferentes disciplinas para
determinar el verdadero costo de las pérdidas económicas por las afectaciones de los
eventos extremos en la Amazonia. Entre estos se deben incluir estudios para; (1)
determinar los escenarios de cambio climático regionalizados, (2) efecto que tiene la
elevación de la temperatura y cambio de precipitación sobre los principales cultivos y la
dinámica poblacionales de las principales especies de peces amazónicos comerciales, (3)
efecto del calentamiento global sobre el Fenómeno del Niño. Este tema de investigación
es clave porque los modelos actuales que estiman los costos de eventos extremos no
consideran un aumento en la frecuencia e intensidad de estos eventos a futuro. (4)
Efecto sobre las fuentes de agua incluyendo el costo de reemplazarlas si estas se viesen
afectadas, y (5) valoración de los servicios ecosistemicos de áreas prioritarias.
 Diseñar un programa de investigaciones prioritarias para entender y mejorar nuestras
capacidades de predecir eventos extremos en la Amazonía que incluyan aspectos
amplios del contexto ecológico, climatológico, hidrológico y sociológico de la región.
Mejorar nuestro entendimiento sobre las interacciones hidro-ecológicas y nuestra
capacidad para generalizar sobre las consecuencias de los cambios de precipitación en
diferentes regiones de la cuenca Amazónica y sus causas naturales y antropogénicas.
Este programa estaría asociado al primero, y ambos se retroalimentan pero tienen fines
distintos pero complementarios.
 Promover la gestión del territorio a través de las Autoridades de Cuenca para
garantizar un manejo integrado del recurso hídrico considerando los diferentes usuarios
que dependen de él. Las Autoridades de Cuenca deben tener la capacidad de facilitar el
diseño de un Plan Maestro de largo plazo que incluya las estrategias de adaptación al
cambio climático y a los eventos extremos asociados al cambio climático.
 Fortalecer las capacidades de los gobiernos locales en temas de gestión ambiental y de
estrategias de cambio climático. Transferir la tecnología y crear las capacidades de las
instancias a nivel regional para adoptar tecnologías de monitoreo de la deforestación y
degradación de los bosques que sean reforzadas con sistemas participativos de gestión.
 Fortalecer el Sistema Integral de Monitoreo y Alerta Temprana para eventos extremos
considerando las áreas donde estos se originan – las climatología y el calentamiento de
la temperatura de la superficie del agua en El Pacifico y Atlántico Tropical norte. El ANA

81
está planificando un Grupo Técnico de Trabajo de Gestión de Riesgos y un Sistema de
Alerta Temprana de Desastres. Es clave que este se provea de información
proporcionada por la investigación para mejorar nuestra capacidad de entender y
predecir eventos extremos.

Problema Transfronterizo #8 – Erosión y transporte de sedimentos

1. Descripción del problema e importancia transfronteriza

Fuertes pendientes y suelos relativamente jóvenes hacen de los Andes una fuente importante
de sedimentos a las partes bajas de la cuenca. Una característica de los tributarios de origen
Andino hacia el Amazonas son las fuertes concentraciones de sedimentos en el agua. Estos
sedimentos a su vez transportan materia orgánica y nutrientes hacia las zonas bajas de la
cuenca. Los sedimentos y las inundaciones asociadas al periodo de lluvias mantienen la
productividad de las amplias planicies inundables y lagos de importancia estacional para el ciclo
de vida de diversos recursos hidrobiológicos. Finalmente, los productos de las áreas de
producción primaria en los lagos y planicies de inundación eventualmente retornan al rio,
formando importantes fuentes de energía para las comunidades heterotróficas que viven aquí
(Richey et al. 1990; Melack y Forsberg, 2001 en McClain 2008). Muchos peces migratorios que
bajan anualmente de los Andes a los tributarios de aguas negras y claras del Amazonas regresan
a reproducirse y alimentarse en los cauces de los ríos de origen andino y las planicies de
inundación, transportando también nutrientes y materia orgánica y subsidiando la cadena
trófica de los ríos en las partes bajas (McClain 2008).

Estudios muestran la desproporcional importancia de los Andes en la cantidad de sedimentos


que el rio Amazonas transporta; representando 15% de la cuenca pero 82% de los sólidos
suspendidos totales (Gibbs 1967 en McClain y Naiman 2008). Estudios posteriores por Meade y
colegas concluyeron que los sedimentos de origen Andino constituyen entre 90 y 95% de la
carga sedimentaria en el tronco principal del río Amazonas (Meade 1984; Meade et al. 1985).
Los valores de la carga sedimentaria han sido revisados a partir de diferentes bases de datos
disponibles, campañas de campo y redes nacionales de colecta de datos hidrometereológicos
en Filizola y Guyot (2011) concluyendo que el flujo total de sedimentos en suspensión
exportado por el río Amazonas varía entre 600 y 800 x 106 toneladas por año.

Los sedimentos suspendidos de origen Andino en el rio Amazonas no solo transportan un


inmenso flujo de minerales sino también otros elementos y materiales. Tributarios de origen
Andino proveen una orden de nitrógeno de hasta 1170 megagramos (MG) por año y 806 MG
por año de fosforo en comparación de 119 y 43 Mg por año de los tributarios de origen
Amazónico (Richey y Victoria 1993). Además los Andes contienen los únicos depósitos

82
considerables de carbonatos y evaporitas que resultan en un incrementos de la capacidad de
intercambio catiónico de los ríos de originen Andino en comparación con tributarios de aguas
negras y claras (Stallard y Edmond 1983). Los sedimentos de origen Andino también
transportan una cantidad considerable de materia orgánica. Todos estos atributos la hacen
responsable de los procesos de formación de los más de 2010 kms de extensión y 67,99 km 2 de
área que representa la planicie aluvial del rio Amazonas (Melack y Forsberg, 2001). Esta planicie
de inundación, cuya productividad neta llega a 113 Tg de carbono por año, es uno de los
ecosistemas más productivos a nivel global, excediendo a la productividad de los bosques
tropicales adyacentes por un factor de 5 (los bosques de tierra firme tienen una productividad
de hasta 17 Mg carbono por hectárea por año).

A pesar de que la erosión y el transporte de sedimentos son procesos naturales y necesarios


para el mantenimiento de la geomorfología y los ciclos biogeoquímicos y ecológicos en la
cuenca del Amazonas, los procesos de deforestación y degradación de suelos en la región
Andina han aumentado significativamente el flujo y transporte de estos. La pérdida excesiva del
suelo, resultado de sistemas inadecuados del uso de la tierra (principalmente deforestación
seguida por prácticas agrícolas inapropiadas) tienen implicancias para la productividad, la
seguridad alimentaria y por lo tanto el uso sostenible del recurso del suelo a nivel de la
Amazonia Andina. Similarmente, el aumento de sedimentos puede resultar en problemas de
sedimentación de los reservorios de agua, reducción del tiempo de vida de las hidroeléctricas,
aumento de los costos del tratamiento del agua y la contaminación y degradación de los
hábitats de los recursos hidrobiológicos en los sistemas fluviales (Walling 2009).

Por sus vínculos cercanos al cambio del uso de la tierra, tipos de cobertura e hidrología de una
cuenca, la erosión y el transporte de sedimentos son sensibles a cambios en el clima, a la
cobertura del suelo y a un amplio rango de actividades humanas. Estos incluyen deforestación,
extracción de minerales, urbanización, desarrollo de gran infraestructura, la construcción de
reservorios e hidroeléctricas, y programas de conservación de suelos (Walling 2005).

Aunque los impactos globales se han concentrado en los impactos sobre el cambio climático, es
importante considerar otros indicadores de cambio en el funcionamiento del sistema
ecosistema global. Erosión de suelos y transporte de sedimentos son otro indicador de los
cambios en el funcionamiento del sistema global y estos cambios en las tasas de erosión y
sedimentos tienen importantes repercusiones socioeconómicos y ambientales (Walling 2009).

2. Principales impactos ambientales y socio-económicos

Durante el taller los diferentes grupos de trabajo identificaron los principales impactos del uso
no sostenible de los recursos acuáticos (Figura 8). Entre estos se agruparon dos impactos
directos; la reducción de las poblaciones de peces, especialmente de las especies de

83
importancia económica y para la seguridad alimentaria de los pobladores ribereños e indígenas,
y el desequilibrio de los ecosistemas acuáticos.

Figura 10. Impactos sociales (celeste) y ambientales (verde) de la erosión y el transporte de


sedimentos.

Aumento de la
pobreza

Perdida de áreas
de cultivo Aumento de la
tasa de migracion

Erosion de suelos
y transporte de Menores
sedimentos Degradación de ingresos
suelos
Reducción de la
productividad del
suelo
Reducción de
Aumento de la
cuerpos de agua y
severidad de las
colmatación de
inundaciones
cuencas

Reducción del
tiempo de vida de
las hidroelectricas
y reservorios de
aguas

Entre los impactos directos, los asistentes al taller identificaron que el aumento desmedido de
la erosión de suelos y transporte de sedimentos resulta en la perdida de áreas de cultivo, el
aumento de la degradación de suelos y la reducción de los cuerpos de agua así como la
colmatación de cuencas. Estos a su vez resultan en impactos indirectos ambientales como son
la reducción de la productividad del suelo, y el aumento de la severidad de las inundaciones, y
en impactos indirectos sociales como el aumento de la pobreza y la migración.

84
Richey et al. (1997) revisan los principales impactos de los procesos de cambio de la cobertura
del suelo en la Amazonía sobre los recursos hídricos incluyendo;

 Un incremento del flujo de agua, sedimentos, materia orgánica y nutrientes desde las
zonas altas, incluyendo un pulso inicial de nutrientes y cambios en la naturaleza y
composición de la materia orgánica transportada;
 Cambios en el flujo hidrológico, especialmente en los procesos de escorrentía;
 Aumento de eventos extremos sobre todo por la menor capacidad de retención y
transpiración de la superficie, por lo menos en los procesos iniciales,
 Cambios en los patrones y frecuencias de avenidas;
 Movimientos de sedimentos en los canales, cambiando las características y propiedades
físicas del agua y de la estructura morfológica de los ríos;
 Cambios en la producción relativa de CO2 y CH4 dependiendo de los cambios
hidrológicos y de materia orgánica;
 Cambios en la productividad primaria en la superficie del agua debido al aumento de la
turbidez y a los aumentos de nitrógeno y fosforo.

Algunos impactos socioeconómicos que no se identificaron incluyen la sedimentación de


represas que reduce la producción y los costos de mantenimiento de energía, y el tratamiento
de agua. Por ejemplo, la represa Gera en San Martín, que funciona desde 1981 colapso el 13 de
marzo del 2009 debido al desborde del rio Gera, afectando no solo la infraestructura de la
hidroeléctrica sino poblaciones y un puente principal bloqueando la comunicación vial entre las
ciudades de Tarapoto y Moyobamba. Debido a la deforestación de más del 60% de la
subcuenca, los procesos de sedimentación colmataron la represa. En el 2009 la hidroeléctrica,
cuya producción estimada era de 5.6 MW había bajado a 2.4 MW y el nivel de sedimentación
en el año 2009 había llegado al nivel esperado para el año 2030. Solo el dragado de los
sedimentos en la represa, es decir, sin considerar los costos de reparación de infraestructura
vial, viviendas y cultivos perdidos, ascendió a 3 millones de soles entre el 2009 – 2010 (Tang
2012).

3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz

La cadena causal del aumento de erosión y transporte de sedimentos trabajada durante el


taller es presentada como el Anexo 8 de este documento.

Entre las 10 causas directas identificadas durante el taller en Iquitos la mitad se refieren a
causas asociadas a las malas prácticas de uso del suelo. Estas son: (1) deforestación, (2)
asentamientos urbanos en fajas marginales, (3) mal uso de tierras, (4) ausencia de prácticas de
conservación de suelos, y (5) sobrepastoreo. Otras causas directas incluyen la expansión de los
procesos de urbanización, los excesivos niveles de precipitación, la falta de estudios técnicos

85
relacionados a la oferta hídrica de los ríos, y el vertimiento de sólidos y aguas servidas a los ríos.
Es importante resaltar la relación directa entre los procesos de aumento de erosión y
sedimentos en los ríos con el problema transfronterizo de deforestación explicado en extenso
como el problema transfronterizo #4. La pérdida de la cobertura forestal en la zona Andino-
Amazónica hacia un paisaje de pastos y cultivos agrícolas está causando drásticos cambios en la
hidrología y ecología de la cuenca Amazónica a nivel regional.

Entre las causas indirectas económicas podemos reconocer tres directamente relacionadas con
el uso de la tierra como son la tala indiscriminada de madera, la pérdida de cobertura vegetal
en las zonas de cabeceras de cuenca y la expansión de biocombustibles. Un segundo grupo se
refiere a causas de origen técnico como son la falta de obras para controlar cárcavas y la
construcción de defensas ribereñas, la falta de plantas de tratamiento de aguas residuales y
rellenos sanitarios y la falta de zanjas de infiltración. El tema de defensas ribereñas es
interesante. A pesar de su expansión en nuestro país, los criterios técnicos para su construcción
no son siempre los adecuados. Si bien canaliza agua y previene inundaciones en la zona urbana
esta canalización elimina los meandros y vegetación ribereña que contiene los sedimentos y la
velocidad del agua, aumentando la probabilidad y magnitud de las inundaciones en zonas más
abajo (Hughes et al. 2012). Muchas ciudades de Europa están promoviendo proyectos para
reemplazar defensas ribereñas construidas hace más de 100 años atrás y reconstruir el cauce
original del rio y sus planicies de inundación asociadas debido a su importancia ecológica y su
rol en la prevención de desastres. Un ejemplo de esto es el esfuerzo transfronterizo por
restaurar las planicies de inundación a lo largo del rio Danubio (Instituto Nacional para la
Investigación y Desarrollo del Delta del Danubio 2010). Otras causas indirectas económicas
incluyen variación estacional climática y la falta de zonificación a nivel de políticas y en el
campo.

Las causas terciarias o institucionales identificadas son: (1) falta de control y hacer cumplir las
normas legales, (2) falta de una Zonificación Ecológica Económica, (3) falta de decisiones
políticas de los gobiernos locales, regionales y nacional, y (4) falta de políticas de conservación y
valoración ambiental en gestión ambiental. En el caso de la Zonificación Económica y Ecológica,
encontramos que muchas regiones en la Amazonía como Loreto, San Martín, y Madre de Dios,
ya tienen esta herramienta de gestión pero su aplicación en la práctica es limitada. Las políticas
sectoriales no están, como debería ser, debajo de esta herramienta sino se ejecutan
independientemente en el territorio sin tomar en cuenta la zonificación existente. Es así, por
ejemplo, que encontramos sobreposición de lotes petroleros y mineros sobre áreas naturales
protegidas y territorios indígenas, titulación de predios agrícolas en zonas de pendientes no
aptas para agricultura, proyectos de infraestructura sobre áreas de uso de protección, etc.

86
La relación entre la valoración ambiental y los procesos de sedimentación también es
importante como en el caso descrito anteriormente de la represa del Gera en San Martín.
Muchos de los estudios de gran infraestructura como represas, hidroeléctricas e hidrovías no
consideran el rol de los bosques en contener la erosión de los suelos y la sedimentación de los
ríos. Como resultado, los estudios de costo-beneficio de los proyectos sobreestiman la
capacidad de producción de energía y la vida útil de las hidroeléctricas. La rápida colonización
en torno a los proyectos de gran infraestructura más bien acelera los procesos de
deforestación. El resultado es una rápida colmatación de la infraestructura con la reducción de
su capacidad para generar energía, y elevados costos de mantenimiento que en muchos casos
comprometen la viabilidad económica proyecto. La valoración del rol de los bosques en
contener la erosión y sedimentación ayudaría a diseñar mecanismos de inversión en el
proyecto para proteger este capital natural y alargar la vida útil de la infraestructura.

Otro costo de los impactos de gran infraestructura son los impactos indirectos al cambiar la
hidrología y las funciones ecológicas del río. Bayley (2013), quien ha estudiado la relación de
pesca y variables sociales y ambientales en la Amazonía por más de cuatro décadas, identifica la
alteración de la hidrología del río como la principal amenaza al mantenimiento de las
poblaciones de peces económicamente viables en los tributarios de la Amazonia. Sin embargo,
los impactos de los cambios en el transporte de sedimentos y nutrientes que sigue la
inundación causada por las represas y su impacto sobre la biodiversidad y las poblaciones que
dependen de las pesca para su subsistencia no entran en los cálculos de costo-beneficio de
estos proyectos. Algo similar ocurre con las propuestas de grandes hidrovías en la zona norte
de la Amazonía del Perú a pesar del fuerte impacto que esto tendrá sobre el hábitat y las
poblaciones de peces que son la principal fuente de proteína para el 70% de la población de esa
región (Dourojeanni et al. 2011). La pobre planificación y la falta de valoración de estos
impactos en los proyectos de gran infraestructura pueden aumentar los niveles de pobreza y
vulnerabilidad de las poblaciones más pobres en la Amazonía.

Entre las causas raíz o subyacentes los especialistas que participaron en el taller identificaron
tres principales; (1) decisiones políticas poco orientadas al bien común, (2) corrupción
generalizada en los diferentes niveles de gobierno, y (3) débiles capacidades en valoración
ambiental. Si bien existen pocas capacidades en valoración ambiental, debido a que es una
rama de la economía relativamente reciente, también hay una relación entre la causa de
corrupción generalizada y la valoración de los proyectos de gran infraestructura. Muchos de
estos proyectos de gran infraestructura obedecen a favores o intereses políticos y minimizan
adrede los costos y la valoración de los impactos de estos proyectos. Este es el caso de la
propuesta de la carretera al distrito de Purus que costaría más de US$300 millones y que no
tiene un estudio de valoración de impactos adecuado pero si varios casos de corrupción por
parte de los madereros y políticos interesados en el proyecto (Global Witness 2013).

87
Una causa subyacente que no ha sido identificada pero que sigue de la cadena causal y de la
discusión de las causas institucionales, es la sectorización de las decisiones políticas por sector.
A pesar de una clara necesidad de una planificación integrada usando herramientas como
valoración ambiental y zonificación, y donde se priorice el bien común en el Perú, cada sector
del gobierno prioriza sus propias agendas políticas. Esta característica de la política económica
en el Perú se mantiene como uno de las principales causas del desorden y caos en la ocupación
de la tierra y subsecuente deforestación y sedimentación de ríos en la Amazonía.

4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro

El continuo crecimiento económico del país y la construcción de proyectos de gran


infraestructura van a aumentar los procesos que conllevan al aumento de la erosión y
sedimentación de ríos en la Amazonía. Existe una articulación muy fuerte entre los problemas
transfronterizos identificados anteriormente de deforestación y uso no sostenible de los
recursos hidrobiológicos con el de erosión y transporte de sedimentos. En el primer caso
porque la deforestación, por procesos de migración o asociados a proyectos de gran
infraestructura, es una causa directa de la erosión y sedimentación de ríos. En el segundo caso,
porque la sedimentación de ríos impacta directamente a las poblaciones de peces, por un lado
reduciendo el oxígeno disuelto en el agua y por otro alterando la estructura física del río,
afectando la navegación comercial y los hábitats críticos para la reproducción y alimentación de
los peces. En el futuro, la valoración de este tipo de impactos, y la necesidad de priorizar la
planificación integrada sobre los intereses de diferentes sectores económicos, pueden ayudar a
tomar mejores decisiones sobre el uso del territorio y mitigar muchos de los impactos que son
productos de la erosión y sedimentación en la Amazonia.

Durante el taller ADT, los participantes determinaron una lista de acciones futuras para
contrarrestar las causas de la débil gobernabilidad e institucionalidad que existe con relación a
los recursos transfronterizos. Considerando estos aportes y la revisión de la literatura
especializada se recomiendan las siguientes acciones prioritarias:

 Se requiere formular un programa de fortalecimiento de capacidades y educación


ambiental sobre todo a nivel de gobiernos locales y regionales. Este programa debe
reforzar conocimientos y la importancia de los vínculos entre las partes altas de la
cuenca y los procesos ecológicos e hidrológicos en las zonas bajas de la cuenca.
 El Estado con apoyo del sector privado y la sociedad civil, debe promover economías
alternativas para cultivos ilícitos, minería ilegal y extracción ilegal de madera. Se
deben promover buenas prácticas agrícolas sobre todo en las zonas altas de la cuenca
que son fuentes de sedimentos y así disminuir los niveles de erosión y sedimentación en
los ríos.

88
 Fortalecer los procesos de ordenamiento territorial, planificando el crecimiento urbano
y priorizando la conservación de áreas naturales protegidas que son prioritarias para el
mantenimiento de cabeceras de cuenca. Estudios a nivel de cuenca deben identificar
zonas prioritarias para conservar y restaurar que puedan disminuir los niveles de
erosión y sedimentación de ríos.
 Promover programas de investigación que puedan evaluar los problemas de salud
asociados a la deforestación y sedimentación de ríos. Determinar el costo adicional que
ocasionan los problemas de salud debido a estos procesos y comparar con los costos de
restauración de cuencas y mitigación de la deforestación.
 Identificar a nivel de cuencas las áreas prioritarias para el control de erosión y promover
en estas zonas la priorización de proyectos de conservación de suelos y estructuras de
protección de riberas y control de cárcavas. En las zonas andinas los proyectos deben
promover y establecer mecanismos para financiar la adopción de prácticas agrícolas que
conserven suelos, sobre todo en zonas nuevas de expansión agrícola.
 En las principales ciudades de la cuenca promover la construcción de plantas de
tratamiento de aguas residuales y de actividades productivas (para aguas mieles del
café por ejemplo). Estos planes deben acompañar programas de educación ambiental y
comunicaciones para promover la participación ciudadana en el monitoreo y la
reducción de vertimiento de sólidos en los cuerpos de agua.
 Se deben promover programas de investigación para determinar los flujos de
sedimentos y nutrientes desde la parte Andino-Amazónica de la cuenca, y la
variabilidad temporal y espacial de estos flujos. Estos estudios deben articularse con
otros de tipo ecológico que nos permitan entender la dependencia de los hábitats y los
recursos hidrobiológicos en la Amazonía de los recursos que provienen de los ríos de
origen Andino.
 El Estado debe liderar la implementación de proyectos y programas de reforestación y
manejo de bosques en la zona Andino Amazónica, sobre todo en áreas críticas con
problemas de erosión de suelos. También debe priorizarse la conservación de los
ecosistemas ribereños por su rol en el control de los procesos de sedimentación de ríos
y como hábitat de conectividad entre pisos ecológicos.
 El Estado debe asignar mayor presupuesto para la investigación y ejercicios de
valoración ambiental de los proyectos de gran infraestructura. Aún son pocos los
proyectos de gran infraestructura que consideran el verdadero costo ambiental para
poder negociar que la inversión privada considere acciones de mitigación de estos
impactos como parte del proyecto. Esto es claro en el caso de la sedimentación de ríos y
sus impactos sobre el transito fluvial, la salud y la seguridad alimentaria de las
poblaciones cuando se proponen nuevas carreteras e hidroeléctricas.

89
 Los fuertes vínculos de interrelación entre la fuente de sedimentos y que da origen a los
altos niveles de productividad del rio Amazonas en la zonas bajas requiere que la
necesidad de la gestión de estos ríos a nivel de cuencas, y en el caso del Amazonas a
nivel de una gran cuenca transfronteriza. Los planes de Brasil para expandir la
construcción de hidroeléctricas, pavimentación de carreteras e intensificación de la
agricultura en la cuenca Amazónica debe considerar los vínculos ecológicos e
hidrológicos que unen esta área con las prácticas de manejo y gestión de las cabeceras
de la cuenca en la zona Andino-Amazónica. Construcción de grupos técnicos para
labores de monitoreo y vigilancia por cuenca.

Problema Transfronterizo #9 – Pérdida de glaciares

1. Descripción del problema e importancia transfronteriza

Los glaciares andinos son una fuente importante del recurso hídrico en el Perú y da origen a
muchos de los ríos que conforman la cuenca Amazónica. Los glaciares abastecen de agua a las
principales ciudades de los Andes y a la ciudad de Lima, así como a una gran parte de la
agricultura e industria que se localiza en la costa peruana donde las lluvias son escasas.
También son proveedores de los caudales y la regulación de estos caudales para la generación
de electricidad; hasta un 70% de la energía en la comunidad andina es de origen hidroeléctrico
(CAN 2007). A su vez sirven de reguladores del ciclo hidrológico, manteniendo el caudal de agua
en los meses y años que la precipitación baja, asegurando así la provisión de agua para la
agricultura, la generación de electricidad, el consumo humano y para el mantenimiento de los
ecosistemas naturales (CAN 2007; MINAM 2010).

La mayoría de los glaciares en el Perú dan origen a ríos que vierten sus aguas a la cuenca del
Amazonas. Estos glaciares forman una extensa columna a lo largo de la cordillera Andina que
provee de agua a los principales afluentes del rio Amazonas incluyendo los ríos Marañón,
Huallaga, Pachitea, Urubamba, Iñambari, Mantaro, y Apurímac. Según los inventarios de
glaciares de 1997, de los 3,044 glaciares inventariados, 1,824 proveen agua en dirección de la
cuenca Amazónica, lo que equivale al 52% del volumen total de agua (cuadro 3). Los glaciares
tropicales deben cumplir un rol crítico como recurso hídrico para las poblaciones andino-
amazónicas.

Cuadro 3. Distribución de glaciares en el Perú por cuencas hidrográficas.

Cuenca N° glaciares Área (km2) Espesor (m) Volumen (km3)


Pacífico 1129 878,4 29,8 25686
Amazonas 1824 1113,0 26,1 29276
Lago Titicaca 91 50,4 23,6 1189
Total 3044 2041,8 27,6 56151

90
Fuente: INRENA 1989 en Benites 2013.

A nivel global, el Perú mantiene una interdependencia crítica con los glaciares al mantener
aproximadamente el 71% de los glaciares tropicales del mundo (MINAM 2010; ANA 2013). Sin
embargo, estos glaciares están siendo altamente amenazados por el aumento de la
temperatura global y el cambio climático. Este retroceso glaciar está afectando la disponibilidad
de los recursos hídricos para el consumo humano (el 95% de la población peruana utiliza aguas
que provienen de zonas alto-andinas), la agricultura, la generación de energía y la salubridad de
los ecosistemas naturales.

Un reciente estudio para actualizar el Inventario Nacional de Glaciares y Lagunas en el Perú


(ANA 2013), determinó que desde los años 70, las 19 cordilleras nevadas más importantes
(2679 glaciares representando hoy 1298 km2) han reducido su superficie glaciar en
aproximadamente 43%, con un marcado incremento en el balance negativo para los últimos
quince años. Los glaciares pequeños, ≤ 1 km2, son los más susceptibles a los cambios de
superficie pero estos son también los más comunes, representando hasta 87.4% del número
total de glaciares.

A pesar de la reconocida importancia de los glaciares en el Perú como recurso hídrico y como
un indicador del cambio climático, no se encontró en la literatura la contribución de estos a
como recurso hídrico nivel de la cuenca Amazónica y a la escala transfronteriza. Sin embargo,
debido a la importancia del rol de la vertiente oriental de los Andes en el ciclo hidrológico de la
cuenca Amazónica y de los glaciares a su vez en el régimen hídrico de esta región, queda
pendiente priorizar estudios para determinar el rol de los glaciares a la escala transfronteriza y
del impacto del retroceso glaciar sobre el ecosistema Amazónico.

2. Principales impactos ambientales y socio-económicos

Los impactos ambientales y socioeconómicos de la pérdida o retroceso de los glaciares en el


Perú identificadas durante el taller ADT se presentan en la Figura 9.

Figura 11. Impactos ambientales (verdes) y socioeconómicos (celestes) de la pérdida de


glaciares en el Perú.

91
Sequías y
desertificación
Disminución del
recurso hídrico
Conflictos sociales

Pérdida o retroceso de Formación de nuevas Aumento de riesgo de


los glaciares lagunas desastres por aludes

Derrumbes,
deslizamientos,
erosión de riberas y
escorrentia superficial

Los impactos directos del retroceso glaciar identificados por los especialistas durante el taller
ADT fueron la disminución del recurso hídrico, la formación de nuevas lagunas y el incremento
de incidentes de derrumbes y deslizamientos. El proceso de desglaciación generará inicialmente
un mayor flujo de agua durante los siguientes 25 a 50 años pero luego disminuirá agudizando la
falta de agua en las épocas de estiaje y en consecuencia reduciendo su disponibilidad para
consumo humano, agricultura, energía y otros (CAN 2007). Esta disminución del recurso hídrico
resultará eventualmente en sequias y desertificación, así como en conflictos sociales a causa de
la falta de agua durante los meses de escasez de lluvias. La formación de lagunas, por otro lado,
aumentará el riesgo de desastres por la susceptibilidad de estos de ocasionar aludes y
deslizamientos de tierra y agua. Solo en la Cordillera Blanca, se han asociado al menos 30
desastres asociados a desprendimiento de glaciares y la formación de lagunas con un promedio
de 30,000 muertos hasta el 2004 (Carey 2004 citado en CAN 2007). Otros impactos del deshielo
de glaciares son el incremento de la escorrentía superficial y la erosión de riberas con impactos
indirectos sobre la sedimentación y colmatación de ríos en las zonas más bajas (MINAM 2010).

3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz

La cadena causal de la pérdida o retroceso de los glaciares trabajada durante el taller es


presentada como el Anexo 9 de este documento.

Las causas inmediatas o directas de la pérdida de los glaciares son el aumento de la


temperatura a nivel global debido a las actividades antropogénicas, y a las anomalías de

92
temperaturas por los eventos relacionados con la OSEN – la Oscilación Sur de El Niño (CAN
2007; MINAM 2010). Los eventos OSEN pueden subir la temperatura atmosférica de los Andes
entre 1 y 3 °C adicionales a los efectos del cambio climático (CAN 2007). Estudios que
monitorean variables climatológicas en el trópico andino han encontrado un incremento de la
temperatura promedio de 0.11°C por década desde 1950. Enfocando el periodo más reciente,
entre 1974 y 1998, el incremento sube a 0.34°C (Vuille y Bradley 2000; Vuille et al. 2003 citados
en CAN 2007). Modelos de circulación general2, basados en que la cantidad de dióxido de
carbono en la atmósfera se duplique, estiman un aumento de 1 a 2°C hasta los 4000 msnm y
entre 2 y 3 °C por encima de los 4000 msnm (Mountain Research Initiative 2004 en CAN 2007).

Los asistentes al taller enfatizaron las causas directas antropogénicas del cambio climático, y
por tanto de la pérdida de los glaciares, como son; las actividades industriales, la quema de
pastos y bosques, la sobreexplotación de los recursos forestales, la intensificación de la
agricultura, la deforestación, la expansión agrícola, ganadería en pie de los glaciares y el cambio
de uso del suelo. También resaltaron una falta de priorización en la importancia cultural de los
glaciares en el paisaje. Este último ha sido identificado como un elemento clave para aumentar
la resiliencia y la capacidad de adaptación de las poblaciones en los Andes ante la pérdida de los
glaciares.

Entre las causas secundarias o económicas se identificaron la falta de inversión para; (1)
generar data informativa, (2) fortalecer capacidades, y (3) tecnología limpia. Si bien existen
esfuerzos de inversión a estos tres niveles, estas inversiones no están a una escala que puedan
revertir y adaptarse a la pérdida de los glaciares. También se identificó como una causa
económica la falta de una zonificación ecológica y económica eficiente. Esto estaría también
directamente asociado a prácticas inadecuadas del uso de la tierra que aumentan las emisiones
de carbono y contribuyen al cambio climático. Sin embargo debemos tomar en cuenta que la
contribución de las emisiones de GEI del Perú al cambio climático es mínima, 0.4% del total
global (MINAM 2010). Por lo tanto la contribución de inversiones que mitiguen cambio
climático a nivel nacional, como el uso de tecnologías limpias y una eficiente zonificación, son
muy bajas. Finalmente se identificaron como causas económicas, la poca actitud de diálogo
(multinivel e intercultural) y los altos niveles de vulnerabilidad en las poblaciones. Es
importante resaltar que la pérdida de los glaciares, y los impactos que estos causan, son una de
las razones por la cual el Perú es considerado entre los diez países más vulnerables al cambio
climático (Tyndall Centre, 2004 citado en MINAM 2010).

Las causas terciarias o institucionales identificadas fueron; (1) una falta de disponibilidad de
información a nivel institucional, (2) una falta de identificación de público objetivo (pertinencia

2
Modelos matemáticos basados en las ecuaciones que rigen la dinámica de la atmósfera y que estiman cambios a
partir de perturbaciones como el cambio climático (ver informes de la IPCC en 2001 y 2007).

93
cultural), (3) una falta de articulación institucional y (4) gastos ineficientes de los recursos. A
pesar de que en los últimos años se ha generado información sobre el retroceso de los
glaciares, las instituciones no han asumido el reto de informar, educar y preparar a las
poblaciones para asumir una actitud proactiva para adaptarse, y en caso mitigar, los problemas
que están surgiendo por la pérdida de los glaciares.

Las causas subyacentes o socio-políticas identificadas muestran los debilidades estructurales


para implementar una gestión eficiente, integrada y sostenible de los recursos hídricos en un
contexto de cambio climático. Entre estos se encuentra; (1) la falta de políticas de estado (no
solo de quinquenio), (2) la informalidad, (3) la falta de normatividad adecuada, (4) la brecha
entre la legislación y la población, (5) la falta de apertura al dialogo por parte del estado, y (6) la
discriminación estructural.

4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro

La pérdida de los glaciares es un proceso inminente que tendrá impactos irreversibles sobre la
disponibilidad hídrica para miles de personas en los Andes y en la selva alta del Perú. Los
especialistas estiman que la mayor parte de los glaciares desaparecerán en los siguientes 20 a
30 años (conclusión del Foro Internacional sobre retroceso de glaciares andinos, Huaraz 2010).
Sin embargo no es claro cuál será su real magnitud de impacto sobre los ecosistemas
Amazónicos y a nivel transfronterizo. Es crítico ampliar los estudios sobre la pérdida de los
glaciares, y los modelos de circulación general, a determinar el rol de los glaciares a nivel de la
cuenca Amazónica.

Sería importante reformular el problema de pérdida de glaciares como parte de un problema


más amplio que si tienen un impacto considerable sobre los ecosistemas Amazónicos como es
el de cambio climático.

Debido a que el aporte del Perú a una mitigación del impacto climático es mínima, los esfuerzos
para contrarrestar los impactos de la pérdida de los glaciares en torno a la cuenca Amazónica y
a nivel transfronterizo deben ser enfocados en medidas de adaptación.

A partir de las causas raíz, los asistentes al taller en Iquitos propusieron los siguientes planes de
acción a futuro:

 El fortalecimiento del cumplimiento efectivo del Acuerdo Nacional. Este punto es


importante debido a que responde a la necesidad de políticas de Estado que
comprometan la gestión integral de los recursos hídricos.
 El fortalecimiento de capacidades sobre gestión gubernamental, sobre todo a nivel de
partidos políticos. Este punto también es importante considerando que responde a una
necesidad identificada durante el taller de contrarrestar los altos niveles de

94
informalidad y corrupción a todos los niveles del gobierno y que impiden una real
gobernabilidad en torno al uso y la disponibilidad de información técnica adecuada para
gestionar los temas ambientales como la reducción de los glaciares.
 La revisión integral de la normatividad para su actualización e implementación. Esto
responde a la falta de normatividad adecuada y la brecha entre la legislación y la
población en torno a la importancia de los glaciares como recurso hídrico y elemento
cultural del paisaje.
 Fortalecimiento de capacidades en interculturalidad. Como en el caso anterior también
responde a romper con la discriminación estructural y la falta de apertura al dialogo por
parte del Estado. Estos puntos son claves para poder remover las barreras que no
permiten pasar de políticas sectoriales a políticas integrales para la gestión integral de
los recursos hídricos como los glaciares.

A nivel de acciones y retos futuros para contrarrestar los futuros impactos del cambio climático
y el retroceso de los glaciares debemos;

 Integrar las consecuencias de la pérdida de glaciares y sus posibles impactos en la


planificación nacional, regional y local. Muchos de los instrumentos de planificación y
gestión en los sectores de desarrollo económico, salud, educación y otros sectores no
incluyen aun aspectos de mitigación y adaptación al cambio climático. La pérdida de
glaciares tiene importantes repercusiones que deben ser contemplados a nivel
transversal en todos los documentos e instrumentos de gestión del territorio Andino-
Amazónico. Los proyectos diseñados en el formato SNIP deben incluir estos aspectos
también para asegurar que se tomen las medidas apropiadas para asegurar la viabilidad
económica y la sostenibilidad de estos proyectos en un escenario de cambio climático.
 Promover los estudios sobre la vulnerabilidad al cambio climático y dinámica de
glaciares. Entre estos se deben priorizar los estudios sobre la disponibilidad de los
recursos hídricos en las cuencas glaciares, y sus impactos sobre la población, la
producción de energía y las actividades productivas valorizadas. Además aún es incierto
cómo y dónde impactará el retroceso glaciar sobre el ecosistemico Amazónico.
 El nivel de importancia de Perú como centro de la mayor proporción de glaciares
tropicales a nivel global, y el crítico rol que cumplen como fuente y regulador de
recursos hídricos sugiere la necesidad de un centro de investigaciones sobre glaciares
tropicales de calidad internacional que lidere este tipo de estudios desde una visión
interdisciplinaria.
 Fortalecer los niveles de resiliencia de las poblaciones locales y sus modos de vida
(salud, sistemas de producción, seguridad alimentaria) ante impactos del retroceso
glaciar. El retroceso de los glaciares ya está afectando la disponibilidad y la regulación
del recurso hídrico en varias cuencas y ciudades de la región Andino-Amazónica. Es clave

95
ir identificando los puntos más afectados e ir preparando a la población a adaptarse a
un nuevo escenario donde los caudales pueden estar aumentando en el presente pero
disminuirán en el futuro afectando los sistemas de producción, la salud y la seguridad
alimentaria si es que no se van tomando las medidas para ir preparando a la población a
estos cambios como reservorios de agua, diversificación de cultivos y de estrategias
económicas, entre otros.
 Promover la difusión de información y su uso por poblaciones locales sobre la
disponibilidad de agua y medidas de adaptación a adoptar. Muchas de las propuestas de
adaptación a nuevo contexto de cambio climático y de retroceso de los glaciares
requiere de una población que entienda sobre los riesgos y los impactos que vendrán a
futuro. El manejo de la información y una población empoderada y participando de la
generación de esta información debe ser una estrategia central en esta dirección. Esta
estrategia también debe incluir la concientización y empoderamiento de la población
sobre sus responsabilidades y derechos en torno al recurso hídrico.
 Una población que esta concientizada, empoderada y lista para modificar conductas y
adoptar prácticas de adaptación al cambio climático y retroceso glaciar deberá como
siguiente paso tener acceso a herramientas y mecanismos para implementarlos. El
Estado, con ayuda de la sociedad civil y el sector privado, debe crear los incentivos para
la conservación y mantenimiento de ecosistemas que mitiguen impactos de perdida
de glaciares. Estos incentivos pueden incluir mecanismos de compensación por servicios
ecosistemicos, pagos condicionados, créditos o financiamiento para adoptar prácticas
agrícolas de conservación de suelos o diversificación de estrategias económicas, entre
otros.
 Finalmente se debe crear un fondo para asegurar la sostenibilidad de las acciones a
tomar arriba. Los nuevos mecanismos de financiamiento bajo el paraguas de la
Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) son un
punto de partida debido a que muchos de estos priorizan fondos priorizarán medidas de
adaptación al cambio climático incluyendo la pérdida de glaciares.

Problema Transfronterizo #10 – Débil institucionalidad en la gestión de la


cuenca amazónica

1. Descripción del problema e importancia transfronteriza

El concepto de gobernabilidad está asociado a espacios de poder político y se refiere al ejercicio


eficiente, eficaz y legítimo del poder y la autoridad para el logro de objetivos sociales y
económicos (Pulgar-Vidal 2005). Definiciones modernas incluyen un rol más activo de la

96
sociedad civil y definen la gobernabilidad como “procesos colectivos formales e informales de
toma de decisión y de elaboración de normas sociales con relación a asuntos políticos” (Hufty
2011). Es así como un sistema de gobernanza está integrado por reglas y procedimientos, ya
sean formales e informales, que configuran un marco institucional con diferentes actores. Es
importante entonces entender la gobernanza no solo como el conjunto de leyes y normativas
gubernamentales y su ejecución, sino también los marcos políticos, organizativos y culturales
que determinan como estos son gestionados y controlados (Cronkleton et al. 2007). El grado de
gobernabilidad del sistema está definido por cuan transparente, eficiente y legítimamente
reconocido es este sistema (Pulgar-Vidal 2003).

En el caso de los recursos hídricos e hidrobiológicos en la Amazonía, los especialistas


identificaron durante el taller que la débil institucionalidad y gobernabilidad de los recursos
hídricos es uno de los diez problemas críticos en el Perú. Esto a pesar de que se ha aprobado
recientemente la nueva Ley de Recursos Hídricos (Ley N° 29338), su reglamento y el Plan
Nacional de Recursos Hídricos. Estos cambios han mejorado el marco institucional dela gestión
del agua: centralizando las decisiones, políticas, información y monitoreo de los recursos
hídricos bajo la Autoridad Nacional del Agua (ANA). Debe resaltarse que el artículo 33 de la Ley
propone al Ministerio de Relaciones Exteriores la suscripción de acuerdos internacionales para
la gestión integrada del agua en cuencas transfronterizas. Sin embargo este proceso de
institucionalidad que plantea la Ley de Recursos Hídricos aún está en proceso de construcción.
El estado Peruano se ha caracterizado en el pasado por ser centralista, no participativo y sin
una coordinación sectorial para resolver problemas de gestión complejos como el de los
recursos hídricos (Soria 2013). Es así que los diferentes actores, especialistas y usuarios de los
recursos hídricos aún perciben esta debilidad en la gestión de los recursos hídricos. Además,
debe considerarse la institucionalidad del sistema, o hasta qué punto estas reglas y
procedimientos pasan a ser conductas socialmente y culturalmente aceptadas.

2. Principales impactos ambientales y socio-económicos

Los impactos ambientales y socioeconómicos de la débil institucionalidad para la gestión de las


cuencas transfronterizas en el Perú identificadas durante el taller ADT se presentan en la Figura
10.

Figura 12. Impactos ambientales (verdes) y socioeconómicos (celestes) de la débil


institucionalidad de la gestión de cuencas transfronterizas en el Perú.

97
Contaminación de los Proliferación de
recursos hídricos enfermedades

Aumento de
actividades ilegales
Deforestación de
Perdidad de
ecosistemas ribereños
biodiversidad
y zonas inundables

Debil institucionalidad Incremento de la


en la gestion de la economía informal
cuenca amazonica
Sobre-explotación de
Perdida de la
los recursos
seguridad alimentaria
hidrobiológicos

Desconocimiento de
normas
Desacuerdos
Debil control sobre los
bilaterales en cuencas
RRNN
transfronterizas
Debil conocimiento
sobre el territorio
fronterizo
Debil seguridad social

Los impactos directos de la débil institucionalidad identificados por los especialistas durante el
taller ADT fueron el aumento de actividades ilegales, el incremento de la economía informal, el
desconocimiento de normas y el débil conocimiento sobre el territorio fronterizo. En los tres
primeros casos hay una estrecha relación debido a que la debilidad de los arreglos
institucionales que rigen la gestión de los recursos hídricos incentiva un sistema paralelo que es
muchas veces informal, y hasta ilegal. Una característica de este sistema es desconocer las
normas y reglas que rigen el sistema oficial. El cuarto impacto asociado al débil conocimiento
sobre el territorio fronterizo está asociado al poco interés que en el pasado se la ha dado a una
visión integral de cuenca, dejando de lado la importancia que actividades en otros países pero
en la misma unidad de cuenca territorial puedan tener sobre el nuestro y viceversa. Esto a
pesar de los numerosos ejemplos anteriores que han resaltado la importancia de considerar
una visión transfronteriza, como en el caso de las poblaciones de grandes bagres migratorios o
la extracción de hidrocarburos. En estos casos los impactos de malas prácticas en un país
pueden trasladarse a países vecinos como ya ha ocurrido con derrames de petróleo en Ecuador
que contaminan a poblaciones en el lado peruano en la cuenca del río Napo.

Los impactos indirectos ambientales incluyen la contaminación de los recursos hídricos, la


deforestación de ecosistemas ribereños y zonas inundables, la sobre-explotación de los
recursos hidrobiológicos, el débil control sobre los recursos naturales y eventualmente la
pérdida de biodiversidad. Estos a su vez generan impactos indirectos sociales incluyendo
proliferación de enfermedades, perdida de la seguridad alimentaria, debilita la seguridad social

98
y a nivel político desacuerdos bilaterales en cuencas transfronterizas. En este último caso, es la
falta de acuerdos que conlleva a una fragilidad institucional en las zonas de frontera que es
aprovechada por los extractores ilegales. Un caso conocido es el de la cuenca Putumayo donde
extractores de madera y pescadores comerciales del lado colombiano operan y extraen los
recursos del lado peruano sin autorización. Las capacidades del lado peruano de controlar estas
actividades ilegales son mínimas.

3. Causas inmediatas, subyacentes y de raíz

La cadena causal de la débil gobernanza e institucionalidad de la gestión de la cuenca


Amazónica trabajada durante el taller es presentada como el Anexo 10 de este documento.

Las causas inmediatas o directas de la falta de gobernabilidad para los recursos hídricos
transfronterizos se pueden agrupar en 5: los de origen institucional (débil estructura
organización y funcional de las instituciones y falta de control en los procedimientos de
gobernabilidad), los que tienen un trasfondo político (falta de interés de las autoridades y
ausencia de políticas consensuadas transfronterizas), los que están asociados a una falta de
capacidades (falta de capacidades en temas de conservación de los recursos hídricos), a una
falta de equipamiento (falta de equipos para el control y monitoreo) y los que están asociados a
la falta de proyectos y programas de monitoreo de los recursos transfronterizos. Lo interesante
es lo que no se menciona: principalmente una falta de participación de los usuarios de estos
recursos y de los pobladores locales en los sistemas de monitoreo y gestión de los recursos
hídricos. Prevalece el aspecto técnico-normativo sobre el modelo participativo a pesar de que la
Ley de Recursos Hídricos busca promover ambos de igual manera para un control más eficiente
y sostenible.

La cadena causal identifica a las causas indirectas económicas en dos puntos principales; una
centralización de los recursos económicos, y una falta de inversión para proyectos,
capacitaciones y contratación de personal capacitado. Estos a su vez dependen de una serie de
causas terciarias o institucionales que pueden ser agrupadas en: (1) aquellas que enfatizan la
debilidad de la institucionalidad actual como son la falta del principio de autoridad por parte de
las instituciones gubernamentales y la débil presencia de estas instituciones en el campo, (2)
causas de orden comunicacional como aquellas que notan la falta de sensibilización y
concientización de las autoridades locales, regional y nacionales en aspectos ambientales y la
falta de difusión de las normas ambientales, (3) las causas que realzan la sectorialización de la
gobernanza, como es la débil articulación de instituciones involucradas en temas ambientales, y
(4) las causas asociadas a una falta de capacidades que incluye la falta de autoridades con
profesiones afines al cargo de gestión de recursos hídricos e incentivos para mantener los
mejores funcionarios trabajando para el estado. Nuevamente se nota la ausencia de la

99
identificación de causas asociadas a la falta de una participación de los usuarios de estos
recursos en su monitoreo y gestión.

Los especialistas y asistentes al taller ADT identificaron 5 causas raíces o subyacentes: (1) la
ausencia de una conciencia en la población sobre la importancia de los recursos hídricos, (2)
una desinformación social respecto a los recursos hídricos transfronterizos, (3) la falta de
inclusión social en las políticas del estado sobre el manejo de los recursos hídricos, (4) una falta
de responsabilidad y compromiso social por parte de las empresas e industrias en temas
ambientales, y (5) una falta de presión social, al estado, por parte de las poblaciones
transfronterizas. Entre las causas raíz o subyacentes resaltan dos que tienen que ver con la
importancia de una participación de los usuarios en la gestión y que estos por un lado no son
incluidos en los planes y políticas desde el estado pero por otro no tienen el capital social para
presionar al estado hacia modelos de gestión más inclusivos.

Encontramos dos patrones importantes entre las causas de la baja gobernabilidad de los
recursos hídricos en la Amazonía peruana. Por un lado se ha avanzado con cambios
significativos en el nuevo marco legal de los recursos hídricos y su reglamento, centralizando los
aspectos técnicos y normativos en una sola entidad, la Autoridad Nacional del Agua. Es más,
esta legislación incluye un proceso de descentralización de sus competencias a nivel local
promoviendo la gestión a diferentes escalas e incluye conceptos de gestión integral a nivel de
cuencas. Sin embargo esto es parte de un proceso y se requiere una transferencia no solo de
funciones sino también de recursos y de generar las capacidades técnicas y administrativas a
todo nivel (Soria 2013). Por otro lado, sobresale la necesidad de que no se consideren solo los
aspectos técnicos y normativos sino también los sociales.

La importancia de la participación de los pobladores locales y de otros usuarios de los recursos


hídricos, ha sido recurrente a lo largo de los otros problemas en la gestión de los recursos
hídricos transfronterizos. Sobre todo debido a que los recursos hídricos se mueven y están
dispersos en áreas geográficas extensas donde los usuarios de estos recursos también se
encuentran. Esto a diferencia de los organismos de control que no tienen capacidad para
abarcar y monitorear áreas tan extensas. Por otro lado son los usuarios de estos recursos los
que tienen acceso a esta información y a mecanismos de control que no son posibles desde un
sistema centralizado. Ejemplos de la gestión local de los recursos hídricos existen para el tema
de pesquerías continentales en la Amazonia (McGrath et al. 1993; Smith y Pinedo, 1999) y para
sistemas de monitoreo de actividades extractivas en el norte de Loreto (PUINAMUDT 2014) y
en el Urubamba (ProNaturaleza 2012). Estos sistemas de información y monitoreo deben ser
complementarios a los aportes de la información científica que generan instituciones de
investigación y del estado.

100
Debido a que muchos analistas de política asumen que los derechos de propiedad deben ser
establecidos por una autoridad externa ― el Estado ―, invisibilizan los sistemas de propiedad
común (sistemas locales de gestión organizados localmente sin el rol del estado). Se presume
que si no se encuentran documentos legales que crean estos regímenes de propiedad, estos no
existen. Muchas de las políticas de uso de los recursos hídricos y de los recursos hidrobiológicos
son impuestos por instituciones centralizadas sobre poblaciones indígenas y ribereñas que en
muchos casos incrementan la presión sobre estos recursos en vez de fomentar su protección
(Ostrom 2008).

4. Futuros impactos y retos para el manejo futuro

Durante el taller, los participantes determinaron una lista de acciones futuras para
contrarrestar las causas de la débil gobernabilidad e institucionalidad que existe con relación a
los recursos hídricos transfronterizos. Estos incluyeron:

 Desarrollar políticas asertivas consensuadas por el Estado, destinando recursos


suficientes y descentralizando para crear conciencia y valorar la importancia y utilidad
de los recursos transfronterizos.
 Diseñar e implementar un programa de educación ambiental, dentro del ámbito
transfronterizo, relacionado al uso y manejo de recursos hídricos.
 Propiciar la participación de la población local a través de mecanismos simplificados
para el manejo de los recursos hídricos.
 Fortalecer por parte del estado a los actores locales, en temas relacionados al manejo
de los recursos hídricos transfronterizos.
 Difundir por todos los medios de comunicación social, las políticas y acciones del
estado en relación a los recursos hídricos transfronterizos.
 Establecer acuerdos entre todos los miembros de la OTCA, para la generación de
fondos económicos, relacionados a la gestión y manejo de los recursos hídricos.
 Promover sistemas de gobernanza de los recursos hídricos que consideren acciones a
diferentes niveles incluyendo la participación local en el monitoreo y la gestión de los
recursos hídricos e hidrobiológicos.

101
Conclusiones y recomendaciones

Luego de la revisión de los resultados del taller y la literatura especializada y reuniones de


trabajo con especialistas podemos concluir los siguientes puntos.

1. El taller ADT de Iquitos identificó participativamente los 10 problemas prioritarios


transfronterizos en base a los impactos actuales y futuros que tienen sobre el bienestar
humano y la salud de los ecosistemas a nivel de la cuenca Amazónica. Se identificaron
como los diez problemas críticos los siguientes: (1) Contaminación de aguas por minería
ilegal/informal, (2) contaminación de aguas por explotación de hidrocarburos, (3)
contaminación por vertimiento de aguas residuales domésticas, (4) deforestación, (5)
contaminación de aguas por transporte fluvial, (6) uso no sostenible de los recursos
hidrobiológicos, (7) eventos hidrológicos extremos (sequías y avenidas), (8) erosión y
transporte de sedimentos, (9) pérdida de glaciares, y (10) débil institucionalidad para la
gestión de recursos hídricos transfronterizos.
2. Los problemas transfronterizos más relevantes para la Amazonia peruana,
considerando criterios del grado de impacto y su relevancia a nivel de la cuenca
Amazónica en el Perú, fueron los de contaminación de aguas por minería aluvial de oro,
la contaminación de aguas por la explotación de hidrocarburos y la deforestación de las
partes altas de la cuenca y los bosques ribereños. A nivel transfronterizo también se
deben considerar la importancia de los impactos del uso no sostenible de los recursos
hidrobiológicos, sobretodo de las especies migratorias de peces, los eventos extremos y
la erosión y transporte de sedimentos. Los que muestran una menor relevancia
significativa en el presente a nivel de la cuenca Amazónica y a nivel transfronterizo son
la pérdida de glaciares, la contaminación por transporte fluvial y la contaminación por
aguas residuales. Esto no quiere decir que en varios puntos de la Amazonia, regiones o
poblaciones que dependen de estas fuentes de agua, estén sufriendo los impactos de
estos problemas, pero esto aún no se perciben a una escala transfronteriza. En algunos
casos, como el de la pérdida de glaciares, se requieren estudios más avanzados para
determinar su rol en el ciclo hidrológico a escala transfronteriza, y los posibles impactos
de la pérdida de este rol a nivel de la cuenca Amazónica.
3. Varios de los problemas transfronterizos pueden tener un efecto acumulativo con
otros, o incluso, multiplicador, aumentando en varias veces los posibles impactos
ambientales y sociales que los problemas transfronterizos tendrían por separado. Un
ejemplo de esto son los impactos que diferentes problemas transfronterizos pueden
tener sobre las poblaciones de peces de importancia económica y para la seguridad
alimentaria. La extracción no sostenible de estos recursos tiene un impacto directo
sobre estas poblaciones pero su capacidad de recuperación para la mayoría es
relativamente alta si la presión disminuye. Sin embargo, cuando otros problemas, como

102
los impactos de erosión y sedimentación, el dragado del lecho del río por minería
aluvial, la deforestación de las riberas de los ríos y la contaminación de aguas, confluyen
para aumentar la turbidez del agua y disminuir el oxígeno disuelto en el agua, y eliminar
el hábitat de reproducción y alimentación de los peces, la capacidad de las poblaciones
de peces de mantenerse a niveles viables para su extracción sostenible puede reducirse
e incluso desaparecer a nivel comercial.
4. La mayoría de los problemas transfronterizos están relacionados a dos aspectos que son
transversales – la débil gobernanza e institucionalidad de los recursos hídricos y el
cambio climático. Estos restringen y pueden afectar los esfuerzos por promover una
gestión sostenible de los recursos hídricos a nivel nacional y a nivel de la cuenca
Amazónica.
5. Debido al gran tamaño de la cuenca Amazónica este aún mantiene gran parte de su
estructura y cobertura vegetal, incluyendo sus llanuras de inundación, intacta, un ciclo
hidrológico estable, y contaminación aún a niveles localizados. Esto le permite aun
contener grandes impactos como los de la minería aluvial en Madre de Dios o el de los
derrames de hidrocarburos en Loreto. Sin embargo, algunos indicadores de que estos
problemas están aumentando y que podrían llegar a tener un impacto irreversible a
nivel del ecosistema de toda la cuenca se comienzan a percibir.
6. Otros problemas tendrán un impacto no inmediato sino acumulativo a nivel temporal
y/o espacial. Este es el caso de varios de los minerales pesados que se encuentran como
resultados de los procesos de la minería aluvial y la extracción de hidrocarburos.
Muchos de estos se van acumulando en los tejidos y músculos (bioacumulación) y son
difíciles de eliminar una vez que entran en la cadena trófica (biomagnificación). A pesar
de ser tóxicos sus efectos no son inmediatos sino que serán evidentes después de varios
años o a través de trastornos genéticos y mentales de las generaciones futuras.
7. Uno de los problemas críticos que no fue priorizado durante el taller ADT pero con
posibles repercusiones a nivel transfronterizo es la pérdida de la biodiversidad
acuática. Aunque este no fue priorizado por los participantes del taller ADT fue
identificado como un impacto ambiental de varios de los problemas transfronterizos
que a su vez podía causar impactos en la salud y seguridad alimentaria de las
poblaciones locales. Mucha de la economía local gira alrededor de la extracción de los
productos de los bosques y cuerpos de agua que permiten a estas poblaciones
mantener sus patrones de vida. La pérdida de la biodiversidad implica no solo la pérdida
de las fuentes de sustento de miles de pobladores indígenas y ribereños de la Amazonia,
sino también fuentes de material genético que son una potencial fuente de insumos a
nivel de alimentos, medicinas, fibras y otros materiales que podrían perderse. A nivel
transfronterizo la pérdida de biodiversidad puede desencadenar una serie de otros

103
impactos sociales y ambientales no solo a nivel local, sino a nivel de la cuenca,
desestabilizando los ecosistemas acuáticos y los servicios ambientales que brinda.
8. Otro problema transfronterizo que fue identificado a partir de la literatura
especializada pero no en el taller ADT fue el del cambio climático. Sin embargo fue
identificado como un tema trasversal a varios de los problemas priorizados, incluso
como causa de problemas como eventos extremos y perdida de glaciares. El origen
antropogénico del cambio climático y su posible impacto sobre varios de los problemas
identificados lo vuelven un tema clave para entender la dinámica de varios de los
problemas identificados en el taller ADT.
9. Finalmente, un tercer problema transfronterizo que no fue priorizado pero que
aparece como un tema trasversal a varios de los problemas transfronterizos es la
construcción de proyectos de gran infraestructura, sobre todo los que están bajo el
paraguas de la IIRSA. Los proyectos de gran infraestructura aparecen como un eje
catalizador de otros problemas e impactos transfronterizos como en el caso de
carreteras (deforestación y sedimentación de ríos), hidroeléctricas (reducción del
hábitat y stocks de los recursos hidrobiológicos), e hidrovías (contaminación por
transporte fluvial y hábitat y stocks de recursos pesqueros). A esto se suma la
posibilidad de la construcción de trasvases de la cuenca Amazónica hacia el lado del
Pacífico. Debido a la magnitud y escala de estos proyectos de gran infraestructura sus
posibles impactos tienen una escala transfronteriza.

En base a los resultados del taller ADT y considerando los aportes de los participantes del
taller y el análisis de estos en el presente informe es posible hacer algunas
recomendaciones hacia un Plan de Acciones Estratégicas.

a. Crear Planes Integrales de Cuencas Transfronterizas con sistemas de planificación e


implementación de acciones en comités de cuencas a escala transfronteriza. Muchos de
los problemas con la gestión de los recursos hídricos es que esta no respeta
jurisdicciones a nivel político sino que están regidas por procesos geográficos,
ecológicos y socioeconómicos a escala supranacional como es el caso de los procesos en
la Amazonia. Muchos de los problemas identificados como los eventos extremos y la
erosión y sedimentación de los cuerpos de agua tienen un originen en la parte Andina
de la cuenca pero cuyos impactos se sienten a nivel de las poblaciones en las partes
bajas de la cuenca. Otros problemas como el uso no sostenible de los recursos
hidrobiológicos están asociados a ciclos biológicos, y migraciones que traspasan los
linderos políticos de las naciones haciendo inviable la gestión de estos recursos
considerando solo parte de su ámbito. Los problemas identificados a nivel del ADT en
Perú necesariamente requieren un nivel de planificación y de negociación de acciones
para mitigar estos impactos con actores en otros países. El manejo integrado del recurso

104
hídrico debe considerar a los diferentes tipos de usuarios y crear estos espacios de
concertación a nivel de Autoridades de Cuencas transfronterizas.
b. Los problemas en la gestión de los recursos hídricos requieren un plan y una
fiscalización multisectorial que considere la naturaleza integral del recurso hídrico. Este
ha sido el caso de la minería ilegal que ha requerido una articulación de esfuerzos entre
sectores como el MEF, MINSA, MTC y otros para poder controlarlo. En otros casos como
el transporte fluvial de hidrocarburos o de embarcaciones de turismo se deben exigir las
más altas normas de seguridad incluyendo los procesos de revisión técnica. El recurso
hídrico es un derecho que impacta y afecta a múltiples sectores más allá de las
responsabilidades bajo la Autoridad Nacional del Agua, como son sus impactos y las
responsabilidades de sectores como salud, energía y agricultura. Esto sugiere un
liderazgo del ANA para promover planes de fiscalización que incluyan todos estos otros
sectores que tienen una influencia pero también una responsabilidad hacia la gestión
del recurso hídrico. Planes convencionales desde los sectores, visualizando solo los
objetivos sectoriales y no como estos impactan o dependen de otros sectores como en
el caso del recurso hídrico, son una de las causas subyacentes trasversal a varios de los
problemas transfronterizos analizados en este documento. La fiscalización multisectorial
es un primer paso hacia una visión más integral de resolver los problemas de los
recursos hídricos en la Amazonía.
c. Otro de las causas trasversales a los problemas transfronterizos analizados es la falta de
información o de conocimiento, tanto de los impactos de los problemas
transfronterizos, como de los derechos y responsabilidades de las poblaciones hacia los
recursos hídricos. Esto no solo fue identificado a nivel de las poblaciones en general sino
incluso dentro del Estado y sus instituciones. Por lo tanto una de las líneas de acciones
prioritarias debe ser una estrategia de comunicación y educación para diversos
públicos, desde las poblaciones y comunidades locales en el campo hasta las
instituciones del Estado que tienen un impacto o dependen directamente del recurso
hídrico. Entre otras acciones se debe también incluir programas de fortalecimiento de
capacidades y educación ambiental hacia los gobiernos locales y regionales. Existe una
necesidad de resaltar la necesidad de un enfoque integral, territorial y multisectorial en
su gestión. Finalmente, este el proceso de aprendizaje no solo debe ser de arriba hacia
abajo, sino también de abajo hacia arriba resaltando el valor del conocimiento
tradicional y su potencial rol en la gestión de los recursos hídricos.
d. Asociado a una estrategia de comunicación y educación ambiental en torno a los
recursos hídricos se requiere un fortalecer capacidades y empoderar a los gobiernos
locales y regionales así como a la población en general en temas de gestión del recurso
hídrico. Esto se identificó como una necesidad trasversal a la mayoría de los problemas
transfronterizos analizados. Por un lado se debe capacitar y fortalecer las capacidades

105
de los gobiernos locales en temas de gestión del recurso hídrico, incluyendo la
necesidad de una visión integral y multisectorial para su gestión. Por otro se deben
transmitir las capacidades técnicas a estos gobiernos locales para manejar las plantas de
tratamiento de aguas residuales, monitorear la calidad del agua y los puntos de
contaminación, adoptar tecnologías apropiadas, entre otros. Los planes de capacitación
a nivel de las comunidades y poblaciones locales deben ser dirigidos según la zona a su
participación en la gestión y monitoreo del recurso hídrico, sobre todo en zonas de
acción transfronteriza. Se debe incluir metodologías para identificar y revalorar prácticas
tradicionales de gestión del recurso hídrico que sean compatibles con su conservación.
Se debe diseñar módulos de capacitación específicos para mineros artesanales sobre
prácticas ambientales y de seguridad, a pescadores en temas de monitoreo y control de
los recursos hidrobiológicos, a las autoridades comunales en temas de control forestal, y
en general a las poblaciones sobre sus responsabilidades y derechos en torno al recurso
hídrico.
e. Otra necesidad trasversal a la mayoría de los problemas transfronterizos es la necesidad
de un Programa de Investigaciones Científicas e Interdisciplinaria sobre los verdaderos
impactos y el costo que estos impactos generan a la sociedad. Este programa debe ser
liderado desde el IIAP como institución del Estado responsable de promover la
investigación en la Amazonía. Sin embargo el ADT identifica varios puntos y vacíos de
información crítica para la gestión del recurso hídrico que deben considerarse y que
listamos a continuación;
a. Estudios sobre los impactos de la contaminación por mercurio y otros metales
pesados sobre las poblaciones aledañas, los recursos hidrobiológicos y su alcance
a escala transfronteriza;
b. Estudios de valoración de los servicios ecosistémicos (e.g. control de sedimentos,
provisión de hábitat para el ciclo biológicos de especies comerciales de peces,
etc.) que los ríos y cuerpos de agua cumplen naturalmente y cuál sería el costo
de la pérdida de estos servicios que ocasionan los proyectos de gran
infraestructura en planificación como las hidrovías y las hidroeléctricas;
c. Estudios de valoración económica sobre la oferta de los recursos hidrobiológicos
en la Amazonía en términos de rendimiento, renta y empleos y para la seguridad
alimentaria;
d. Estudios interdisciplinarios que determinen el verdadero costo de las pérdidas
económicas por las afectaciones de los eventos extremos en la Amazonía;
e. Estudios interdisciplinarios a escala regional que nos permitan entender y
mejorar nuestras capacidades para predecir eventos extremos en la Amazonia y
que por lo tanto incluyen el contexto ecológico, climatológico, hidrológico y
sociológico en la región;

106
f. Estudios para evaluar los problemas de salud asociados a la deforestación y
sedimentación de ríos;
g. Estudios que contribuyan a entender el rol de la parte Andino-Amazónica en el
flujo de sedimentos y nutrientes de la cuenca y la variabilidad espacial y
temporal de estos flujos;
h. Estudios sobre la disponibilidad de los recursos hídricos en las cuencas glaciares
y sus impactos sobre la población, la producción de energía y las actividades
productivas, así como determinar cómo y dónde impactará el retroceso glaciar
sobre el ecosistema Amazónico;
i. Estudios sobre el rol de conocimiento tradicional indígena y ribereño para temas
de gestión de recursos hidrobiológicos y prácticas de adaptación a eventos
extremos.
f. Asociado al Programa de Investigaciones se debe diseñar e instalar un Sistema Integral
de Monitoreo que provea información sobre el estado actual y desarrollo del recurso
hídrico y las causas e impactos asociados a los problemas asociados al recurso hídrico.
Un ejemplo claro de la escala y nivel que se puede alcanzar con protocolos de
monitoreo que alimenten los esfuerzos de investigación es el programa HyBam que
genera información sobre caudales y sedimentos a escala regional. El Sistema Integral
de Monitoreo debe usar este ejemplo para crear protocolos y estándares de toma,
análisis e interpretación de datos para varios temas donde existen vacíos de información
como son las pesquerías y otros recursos hidrobiológicos, mercurio y otros metales
pesados, el vertimiento de aguas residuales, entre otros. En el caso de eventos extremos
el Sistema Integral de Monitoreo debe incluir un sistema de Alerta Temprana integrado
al monitoreo del clima en las áreas donde estos eventos extremos se originan.
g. El Sistema Integral de Monitoreo a escala de la cuenca debe estar articulado a Sistemas
de Monitoreo y Gestión Comunitario tanto del recurso hídrico como de las causas de
los problemas transfronterizos como son la deforestación, la sobre extracción de los
recursos hidrobiológicos y la contaminación por extracción de hidrocarburos y minería
aluvial. La efectiva participación de comunidades en el sistema de monitoreo del recurso
hídrico y de sus amenazas son un aliado al Estado para controlar y monitorear las causa
de los problemas transfronterizos del recurso hídrico. Además crea capacidades a nivel
local, reduce las amenazas y crea un flujo de información constante de bajo costo y
descentralizado sobre el recurso hídrico. Los Sistemas de Monitoreo y Gestión
Comunitaria del recurso hídrico deben también articularse a los Planes Integrales de
Gestión de Cuencas definidos anteriormente.
h. Finalmente se debe instalar un Sistema de Gobernanza de los Recursos Hídricos a
diferentes escalas, incluyendo acuerdos entre los miembros de la OTCA, para un modelo
de gobernanza y una autoridad transfronteriza a nivel de la Amazonía. A escala nacional

107
este nivel de coordinación para las acciones de gestión del recurso hídrico podría estar
bajo el paraguas del CIAM. A esta escala supranacional se deben dar los lineamientos y
los protocolos para el diseño y la implementación de la Estrategia de Comunicaciones y
Educación, el Programa de Investigación Científica y el Sistemas Integral de Monitoreo
descritos arriba para que puedan ser compatibles con los información generada a escala
de la cuenca. Igualmente, los Planes Integrales de Cuenca se tendrán que ir alineando
con el Sistema de Gobernanza de los Recursos Hídricos a nivel nacional y después a nivel
transfronterizo. Este Sistema de Gobernanza a Escala Transfronteriza debe existir para
alinear políticas y protocolos que puedan ser compatibles a nivel transfronterizo como
el Sistema Integral de Monitoreo o los protocolos para los ejercicios de valoración
económica de impactos sobre el recurso hídrico pero debe ser flexible para permitir el
diseño de acciones a diferentes niveles desde acciones a nivel Nacional lideradas desde
el Estado, a aquellas que se definan a escala de las Autoridades de Cuencas
suprarregionales, hasta las que promueven la participación local en el monitoreo y la
gestión de los recursos hídricos e hidrobiológicos.

108
Fuentes (Bibliografía)

ANA - Autoridad Nacional del Agua. 2014. Inventario nacional de glaciares y lagunas.

ANA –Autoridad Nacional del Agua y GIZ. 2013. Oportunidades de mejoras ambientales por el
tratamiento de aguas residuales en el Perú. Segundo Encuentro Internacional Pro-VMA. Lima, 15 de
marzo del 2013.

Aragao, L.E.O.C. 2012. The rainforestʾs water pump. Nature. 489(7415):217-8.

Arana Cardo, M. 2003. Impacto ambiental por minería en las zonas de amortiguamiento de la Reserva
Nacional Tambopata. INRENA – Instituto Nacional de Recursos Naturales. Reserva Nacional Tambopata.

Asner, G.P., Llactayo, W., Tupayachi, R., y Ráez Luna, E. 2013. Elevated rated of gold mining in the
Amazon revealed through high-resolution monitoring. PNAS – Proceedings of the National Academy of
Sciences. 110(46) 18454-18459.

Ascorra, C. 2010. Contaminación mercurial en Madre de Dios y alternativas de solución. Informe. Caritas
Madre de Dios.

Baillie, I.C. 1996. Soils of the humid tropics. En: P.W. Richards. The Tropical Rain Forest. Second Edition.
Cambridge University Press.

Banco Mundial. 2006. PERÚ: La Oportunidad de un País – Diferente. Editores Marcelo M. Giugale,
Vicente Fretes-Cibils, y John L. Newman.

Bayley, P. 2013. Principales amenazas sobre los recursos pesqueros amazónicos y cómo enfrentar los
peligros. En: Collado, L. Castro, E. e Hidalgo, M. (Eds.) Hacia el manejo de las pesquerías en la cuenca
Amazónica. Perspectivas transfronterizas. Instituto del Bien Común.

Benites, J. 2006. Proyecto manejo integrado y sostenible de los recursos hídricos transfronterizos en la
cuenca del río Amazonas considerando la variabilidad climática y el cambio climático. Resumen
Ejecutivo. Perú

Benites, J. 2013. Sistematización de conocimientos e información de los recursos hídricos de la


Amazonía Peruana: Estudio de arte de la GIRH. Informe. Dirección de Conservación y Planeamiento de
Recursos Hídricos. Autoridad Nacional del Agua. Ministerio de Agricultura y Riego.

Bodmer, R. Fang, T., Puertas, P., Antunez, M., Chota, K. y Bodmer, W. 2013. Cambio Climático y Fauna
Silvestre en la Amazonia Peruana Impacto de la Sequía e Inundaciones Intensas en la Reserva Nacional
Pacaya Samiria. Perú.

Brack, A., Ipenza, C., Alvarez, J., Sotero, V. 2011. Minería aurífera en Madre de Dios y contaminación con
Mercurio – Una bomba de tiempo. Ministerio del Ambiente. Lima, abril del 2011.

109
Butler, R.A., y Laurance, W.F. 2008. New strategies for conserving tropical forests. Trends in Ecology and
Evolution 23:469-472.

Callede, J., Guyot, J.-L., Ronchail, J., LˈHote, Y., Niel, H., de Oliveira, E., 2004. Evolution du debit de
lˈAmazone a Obidos de 1902 a 1999. Hydrological Sciences Journal 49, 85–97.

Callede, J., Ronchail, J., Guyot, J.-L., 2008. Deboisement amazonien: son influence sur le debit de
lˈAmazone a Obidos (Bresil). Revue des Sciences de lˈEau 21, 59–72.

CAN – Comunidad Andina de Naciones. 2007. ¿El Fin de las Cumbres Nevadas? Glaciares y Cambio
Climático en la Comunidad Andina. Publicado por la Secretaria General de la Comunidad Andina., el
Instituto de Investigación para el Desarrollo, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio
Ambiente, Oficina Regional para América Latina y el Caribe y la Agencia Española de Cooperación
Internacional.

CAN - Comunidad Andina de Naciones. 2008. El Cambio climático no tiene fronteras. Impacto del
Cambio Climático en la Comunidad Andina.

Cañas, C. 2013. Pesca y pesquerías en la cuenca Madre de Dios, Perú. En: Pinedo, D. y Soria C. (Eds.) El
manejos de las pesquerías e n los ríos tropicales de Sudamérica. Centro Internacional de Investigaciones
para el Desarrollo. Instituto del Bien Común. Mayol Ediciones.

Castello, L. 2013. Perspectivas sobre el manejo comunitario de las pesquerías en la Amazonía. En:
Collado, L. Castro, E. e Hidalgo, M. (Eds.) Hacia el manejo de las pesquerías en la cuenca Amazónica.
Perspectivas transfronterizas. Instituto del Bien Común.

Castro, E. 2013. Situación de la pesca y los recursos pesqueros en la cuenca del río Pichis, Oxapampa,
Perú. En: Collado, L. Castro, E. e Hidalgo, M. (Eds.) Hacia el manejo de las pesquerías en la cuenca
Amazónica. Perspectivas transfronterizas. Instituto del Bien Común.

CENSOPAS – Centro Nacional de Salud Ocupacional y Protección del Ambiente para la Salud. 2010.
Niveles de exposición a mercurio en población de Huepetuhe – Madre de Dios y factores de riesgo de
exposición. Informe Técnico. MINSA – Instituto Nacional de Salud, 83 pp.

CIAT - Centro Internacional de Agricultura Tropical. 1993. Desarrollo rural en la amazonia peruana.
Colombia.

Chirif, A. 2010. Petróleo y pueblos indígenas de Loreto: una visión histórica. Presentación en “40 años de
Petróleo en Loreto”, organizado por la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental.

Claps, L.M. 2013. Expansión petrolera y pueblos indígenas en la Amazonía. El caso Perenco.
CooperAccion.

Collado, L. Castro, E. e Hidalgo, M. Editores. 2013. Hacia el manejo de las pesquerías en la cuenca
Amazónica. Perspectivas transfronterizas. Instituto del Bien Común.

110
Comisión Europea y OTCA – Organización del Tratado de Cooperación Amazónica. 2005. Una propuesta
para la definición de los límites geográficos de la Amazonía. Eva, H.D. y Huber, O. Editores. Oficina de
Publicaciones Oficiales de las Comunidades Europeas.

Cook, B., Zeng, N., and Yoon, J. 2012. Will Amazonia dry out? Magnitude and causes of change from IPCC
climate model projections. Earth Interact. 16 1-27.

Cox, P.M., Harris, P.P., Huntingford, C., Betts, R.A., Collins, M., Jones, C.D., Jupp, T.E., Marengo, J.A., y
Nobre, C.A. 2008. Increasing risk of Amazonian drought due to decreasing aerosol pollution. Nature
letters. 453(8) 212-215..

Cronkleton, P., Leigh Taylor, P., Barry, D., Stone-Jovicich, S. and Schmink, M. 2008. Gobernanza
ambiental y el surgimiento de movimientos forestales de base. CIFOR – Center for International Forestry
Research. Occasional Paper No. 9.

CSA - Centro para la Sostenibilidad Ambiental. 2011. Estado de los Objetivos de Desarrollo del Milenio
en la Amazonía Peruana. Centro para la Sostenibilidad Ambiental de la Universidad Peruana Cayetano
Heredia). Publicado por Articulación Regional Amazónica (ARA).

Cuesta, F., Peralvo, M. y Valarezo, N. 2009. Los bosques montanos de los Andes Tropicales: Una
evaluación regional de su estado de conservación y de su vulnerabilidad a efectos del cambio climático.
Programa Regional ECOBONA-Intercooperation.

Dance C., José. 1981. Tendencias de la deforestación con fines agropecuarios en la Amazonía peruana.
Revista Forestal del Perú. Volumen 10 - N° 1-2: 1-8. CEDINFOR.

Domínguez, Judith. 2012. Hacia una buena gobernanza para la gestión integrada de los Recursos
Hídricos. VI Foro Mundial del Agua.

Dourojeanni, M. 1987. Desarrollo rural integral en la Amazonía peruana con especial referencia a las
actividades forestales. En: Seminario FAO:SIDA sobre el papel de la Silvicultura en el Desarrollo Rural de
América Latina. Roma, Doc. FOR:GCP/RLA 50 (SWE), pp. 109-128.

Dourojeanni, M. 2010. Hidrovías en la Amazonía del Perú.

Dourojeanni, M., Barandarián, A., y Dourojeanni, D. 2009. Amazonia peruana en 2021. Explotación de
recursos naturales e infraestructuras. ¿Qué está pasando? ¿Qué es lo que significan para el futuro?
ProNaturaleza – Fundación Peruana para la Conservación dela Naturaleza.

ERI – EarthRights International, Racimos de Ungurahui y Amazon Watch. 2007. Un legado de daño:
Occidental Petroleum en territorio indígena de la Amazonía peruana. WWF Perú.

El Comercio. 29 de junio de 2010. Rio Marañon supera límites permisibles de hidrocarburos.

El Comercio. 17 de setiembre de 2012. Por: Ralph Zapata Ruiz. Mineros ilegales devastan territorios
indígenas. A12 Regiones.

111
El Comercio. 27 de agosto de 2013. Las mafias de oro se infiltran en lista para formalización.

El Comercio. 27 de agosto 2013. Los gobiernos regionales defienden la formalización de las mafias del
oro.

El Comercio. 27 de Agosto 2013. Martha Meier Miro Quesada. La Minería Ilegal: Delito ambiental sin
precedentes.

El Comercio. 19 de Setiembre 2013. Diez razones para rechazar la minería informa e ilegal en nuestro
país.

Espinoza, J.C., Guyot, J.L., Ronchail, J., Cochonneau, G., Filizola, N., Fraizy, P., Labat, D., Oliveira, E.,
Ordoñez, J.J. y Vauchel, P. 2009. Contrasting regional discharge evolutions in the Amazon basin (1974-
2004). Journal of Hydrology. 375:297-311.

Espinoza, J. C., Ronchail, J., Guyot, J.L., Junquas, C., Drapeau, G., Martinez, J.M., Santini, W., Vauchel, P.,
Lavado, W., Ordoñez, J., and Espinoza, R. 2012. From drought to flooding: understanding the abrupt
2010-2011 hydrological annual cycle in the Amazonas river and tributaries. Environmental Research
Letters. 7 (2012).

Espinoza, J.C. Ronchail, J., Lavado, W., Santini, A., y Guyot, J.L. 2013. Eventos hidrológicos extremos en la
cuenca andino-amazónica: El rol de los océanos Pacífico y Atlántico. Reunión científica del ORE-HYBAM.
La Paz, 2013.

Fernández, L. E. 2013. Mercurio en Madre de Dios: Concentraciones de mercurio en peces y seres


humanos en Puerto Maldonado. Primer informe del proyecto CAMEP. Instituto Carnegie para la Ciencia.

Ferré, W. y Riofrío-Quijandría, J. 2013. Políticas públicas en la gestión de los recursos pesqueros en la


Amazonía peruana. En: Collado, L. Castro, E. e Hidalgo, M. (Eds.) Hacia el manejo de las pesquerías en la
cuenca Amazónica. Perspectivas transfronterizas. Instituto del Bien Común.

Filizola, N. y Guyot, J.L. 2011. Fluxo de sedimentos em suspensão nos ríos da Amazônia. Revista
Brasileira de Geociências. 41(4):566-576.

Finer, M. Jenkins, C. N. y Powers, B. 2013. Potential of best practice to reduce impacts from oil and gas
projects in the Amazon. PLoS ONE 8(4).

Foro Peruano para el Agua, 2009. Diagnóstico y marco estratégico para la gestión integrada de la cuenca
del Río Nanay, Loreto.

Friend, A.D., A.K. Stevens, R.G. Knox and M.G.R. Cannell. 1997. A process based, terrestrial biosphere
model of ecosystem dynamics. Ecological Modelling 95:249-287.

Galvis, G., Mojica, J. I., Duque, S. R., Castellanos, C., Sánchez-Duarte, P., Arce, M., Gutiérrez, A., Jiménez,
L. F., Santos, M., Vejarano-Rivadeneira, Arbeláez, F., Prieto, E., y Leiva, M. 2006. Peces del medio

112
Amazonas. Región de Leticia. Serie de Guías Tropicales de Campo Nro.5. Conservación Internacional.
Editorial Panamericana, Formas e Impresos. Bogotá, Colombia. 548 pp.

Gamboa, C. 2009. Amazonía, hidrocarburos y pueblos indígenas: Un estado de la cuestión en el caso


Peruano (2003 – 2008). Derecho, Ambiente y Recursos Naturales, Lima. 22p.

GCP y CIAT. 2013. Agenda de seguridad para la Amazonia: Resumen de hallazgos y recomendaciones
iniciales.

Global Witness 2013. Rocky Road: How legal failings and vested interests behind Peru´s Purús highway
threaten the Amazon and its people.

Gloor, M., Brienen, R.J.W., Galbraith, D., Feldpausch, T.R., Schongart, J., Guyot, J.L., Espinoza, J.C., Lloyd,
J. y Phillips, O.L. 2013. Intensification of the Amazon hydrological cycle over the last two decades.
Geophysical Research Letters. 40:1-5.

Gómez García, R. 1995. Diagnóstico sobre la contaminación ambiental en la Amazonía Peruana. IIAP -
Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana. Documento Técnico N°15.

Hoffman, M. y Grigera, A. 2013. Cambio Climático, Migración y Conflicto en la Amazonía y en los Andes.
El Aumento de Tensiones y las Opciones de Políticas Públicas en Sudamérica. Amazonía Andina – Perú.

Hufty, M. 2011. Investigating policy processes: The Governance analytical framework. En: Research for
sustainable development: Foundations, experiences and perspectives. Pp. 403-424. U. Wiesmann, H
Hurni (Ed.) Geographica Bernensia, 2011.

Hughes, F. M. R., González del Tánago, M., y Mountford, O. J. 2012. Restoring floodplain forests in
Europe. En: Stanturf, J. Madsen, P. Lamb, D. (Editores). A Goal-Oriented approach to forest landscape
restoration. Springer.

IDL – Reporteros. 2013. Los comebosque. Por Danae Rivadeneyra y Esteban Valle Riestra. Publicado el
viernes 13 de septiembre, 2013.

IIAP – Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana. 2010. Informe sobre la contaminación del río
Marañon ocasionada por el derrame de petróleo de junio 2010.

IIAP,PUCP y Foro Peruano para el Agua. 2009. Diagnóstico y marco estratégico para la gestión de la
cuenca del río Nanay, Loreto. Iquito, Peru.

IPCC WGII 2014. Climate Change 2014: Impacts, adaptation and vulnerability. Technical summary.

Junk, W.J., Bayley, P.B., Sparks, R.E. 1989. The flood pulse concept in river-floodplain systems. Special
publication of the Canadian Journal of Fisheries and Aquatic Sciences. 106:110-127.

Knight, R.L., y White, C. 2009. Editores. Conservation for a new generation: Redefining natural resources
management. Island Press.

113
Kuroiwa, J. 2012. Diagnóstico del agua en las américas. “Recursos hídricos en el Perú. Una visión
estratégica”. México.

Langerwisch, F., Rost, S., Gerten D., Poulter, B., Rammig, A and Cramer, W. 2012. Potential effects of
climate change on inundation patterns in the Amazon Basin. Hydrological Earth Systems Science
Discussions. 9:261-300.

Lewis, S.L. Brando, P.M., Phillips, O.L., van der Heijden, G.M.F., y Nepstad, D. 2011. The 2010 Amazon
drought. Science. 331: 554.

Llambí, L. y Lindemann, T. 2010. Enfoque de cuencas. Informe de política. Asistencia a los países Andinos
en la reducción de riesgos y desastres en el sector agropecuario. FAO. Roma. Italia.

Mahli, Y. Roberts, J.T., Betts, R.A., Killeen, T.J., Wenhong, L., and Nobre, C. 2008. Climate change,
deforestation and the fate of the Amazon. Science 319. 169; 10.1126/science1146961.

Marengo, J. 2009. Impactos de extremos relacionados con el tiempo y el clima – Impactos sociales y
económicos. Boletín del Grupo de Investigación en Cambio Climático –GPMC. INPE. Brasil.

Marengo, J.A., Nobre, C.A., Tomasella, J., Oyama, M.D., Sampaio de Oliveira, G., Oliveira, R., Camargo,
H., Alves, L., y Brown, F.I. 2008. The Drought of Amazonia in 2005. Journal of Climate. 21:495-516.

Martino, D. 2007. América del Sur. Deforestación en la Amazonía: principales factores de presión y
perspectivas.

McClain, M. y Naiman, R. J. 2008. Andean influences on the biogeochemistry and ecology of the Amazon
river. BioScience Vol. 58. No. 4: 325-338.

McGrath, D., F. de Castro, Futemma, C., Amaral, B., y Calabria, J. 1993. Fisheries and the evolution of
resource management on the lower Amazon floodplain. Human Ecology. Vol. 21. N° 2, pp. 167-195.

Melack, J.M. y Forsberg, B.R. 2001. Biogeochemistry of Amazon floodplain lakes and associated
wetlands. Pages 235-274 in McClain M.E. Victoria, R.I., Richey, J.E. (Eds.) The Biogeochemistry of the
Amazon Basin. New York: Oxford University Press.

Ministerio de Salud. 2006. Análisis de situación de salud del pueblo Achuar. Dirección General de
Epidemiología. Serie Análisis de Situación de Salud y Tendencias N°06/018.

MINAM - Ministerio del Ambiente. 2009a. Agua para la vida ¿Cómo cuidar nuestras fuentes de agua
comunitarias? Proyecto Araucaria XXI Nauta, Agencia Española de Cooperación Internacional para el
Desarrollo. Enlace Regional Loreto.

MINAM - Ministerio del Ambiente. 2009b. Causas y medidas de mitigación a la deforestación en áreas
críticas de la Amazonía peruana y a la emisión de gases de efecto invernadero.

MINAM - Ministerio del Ambiente. 2009c. Mapa de Deforestación de la Amazonía Peruana 2000.
Capítulo 4 “Causas de la deforestación”.

114
MINAM – Ministerio del Ambiente. 2010. El Perú y el Cambio Climático. Segunda comunicación Nacional
a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático 2010.

MINAM – Ministerio del Ambiente. 2011. Plan Nacional de Acción Ambiental (PLANAA) – Perú 2011-
2021. Segunda edición. Aprobado por D.S N° 014-2011.

Ministerio de Comercio Exterior y Turismo. 2009. Manual de buenas prácticas ambientales para el
Servicio de transporte turístico acuático. Plan Nacional de Calidad Turística del Perú – CALTUR.

MTC – Ministerio de Transportes y Comunicaciones. 2005. Estudio de navegabilidad del río Ucayali en el
tramo comprendido entre Pucallpa y la confluencia con el río Marañón. Informe Final. Elaborado por
Consorcio H&O – ECSA Ingenieros.

Mosquera, C. Chávez, M.L., Pachas, V.H. y Moschella, P. 2009. Estudio diagnóstico de la actividad minera
artesanal en Madre de Dios. COOPERACCION, Caritas - Madre de Dios y Conservación Internacional –
Perú.

ONERN 1982. Clasificación de las Tierras del Perú. Lima. Perú. 113 pp.

Ortega, H. Riofrío, J.C., y Velásquez, M. 2013. Evaluación de la pesca comunal en comunidades nativas
del bajo Urubamba. En: Collado, L. Castro, E. e Hidalgo, M. (Eds). Hacia el manejo de las pesquerías en la
cuenca Amazónica. Perspectivas transfronterizas. Instituto del Bien Común.

Ortega, H, et al. 2010. Biota acuática en la Amazonia Peruana: diversidad y usos como indicadores
ambientales en el Bajo Urubamba (Cusco – Ucayali).

Ostrom 2008. Design principles of robust property-rights institutions: What have we learned? Workshop
in Political Theory and Policy Analysis. Indiana University, Park Avenue, Bloomington, Indiana.

Peraza, M. 2009. Evaluación de la zona de recarga hídrica y bosques ribereños en la Subcuenca del Río
Cumes, Jesús de Otoro, Intibucá, Honduras.

Phillips, O.L., Aragao, L.E.O.C., Lewis, S.L., Fisher., J.B., Lloyd, J., López-González, G., Malhi, Y.,
Monteagudo, A., Peacock, J., Quesada, C.A., van der Heijden, G., Almeida, S., Amaral, I., Arroyo, L.,
Aymard, G., Baker, T.R., Banki, O., Blance, L., Bonal, D., Brando, P., Chave, J., Alves de Oliveira, A.C.,
Dávila Cardoso, N., Czimezik, C., I., Feldpausch, T.R., Freitas, M.A., Gloor, M., Higuchi, N., Jiménez, E.,
Lloyd, G., Meir, P., Mendoza B. C., Morel, A., Neill, D.A., Nepstad, D., Patiño, S., Penuela, M.C., Prieto, A.,
Ramírez, F., Schwarz, M., Silva, J., Silveira, M., Thomas, A.S., ter Steege, H., Stropp, J., Vásquez, R.,
Zelazowski, P., Alvarez Dávila, E., Andelman, S., Andrade, A., Kuo-Jung, C., Erwin, T., Di Fiore, A., Honorio,
E. Keeling, H., Killeen, T., Laurance, W.F., Peña-Cruz, A., Pitman, N.C., Núñez Vargas, P., Ramírez-Angulo,
H., Rudas, A., Salamao, R., Silva, N., Terborgh, J., y Torrez-Lezama, A. 2009. Sensibilidad a la Sequía del
Bosque Amazónico. Science 323. 1344(2009).

Plana, Edward. 2007. Introducción a la ecología y dinámica del bosque tropical. España.

115
ProNaturaleza. 2012. Memoria Institucional. ProNaturaleza – Fundación Peruana para la Conservación
de la Naturaleza.

PUINDAMUDT – Pueblos Indígenas Amazónicos Unidos en Defensa de sus Territorios. 2013.


Observatorio Petrolero de la Amazonía Norte. Página web http://observatoriopetrolero.org/

Pulgar-Vidal, M. 2005. Gobernanza ambiental descentralizada: Oportunidades para la sostenibilidad y el


acceso a los recursos naturales para los territorios rurales pobres. Fondo Mink´a de Chorlaví.

RAISG - Red Amazónica de Información Socioambiental Georeferenciada. 2012. Amazonia bajo presión.

Rautner, M., Leggett, M., Davis, F., 2013. El Pequeño Libro de las Grandes Causas de la Deforestación,
Programa Global Canopy: Oxford.

Revista Oro Negro. Mayo – Junio 2013. Entrevista a Beatriz Merino – presidenta de la Sociedad Peruana
de Hidrocarburos. Pp:20-27.

Richey, J.E., Hedges, J.J., Devl, A. H., y Quay, P.D. 1990. Biogeochemistry of carbon in the Amazon river.
Limnology and Oceabography 35:352-371.

Richey, J.E., Wilhelm, S.R., McClain, M.E., Victoria, R.L., Melack, J.M. y Araujo-Lima, C. 1997. Organic
matter and nutrient dynamics in river corridors of the Amazon basin and their responses to
anthropogenic change. Ciencia e Cultura. Journal of the Brazilian Association for the Advancement of
Science. Volume 49:1/2.

Riofrio Quijandria, J. C., Ferre Rodríguez, W. R., Velarde D. A. 2008. Contribuciones para el manejo de la
pesca comercial den Pucallpa (Ucayali, Perú), En: Pinedo, D. y Soria C. (Eds.) El manejos de las pesquerías
e n los ríos tropicales de Sudamérica. Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo.
Instituto del Bien Común. Mayol Ediciones.

Rivas, Victorino y Chuquilin, Edilberto. 2011. Evaluación de los niveles de contaminación de aguas
residuales en la quebrada FUNAS-I, con fines de tratamiento con humedales.

Salati, E. 1979. Recycling of water in the Amazon, Brazil: an isotopic study. Water Resources Research,
15, n.5.

SENAMHI – Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú. 2008. Monitoreo hidrológico de la
calidad de agua en la cuenca amazónica peruana. Perú.

SENAMHI - Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú. 2013. Evaluación hidrológica
estacional a nivel nacional setiembre 2012 – Abril 2013. Perú

Sirén, A. 2011. El consumo de pescado y fauna acuática silvestre en La Amazonía ecuatoriana.


Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Roma.

Smith, R. C. 2009. Bagua: la verdadera amenaza. Revista Poder. Lima – Julio: 48-53.

116
Smith, R. y Pinedo, D. 2002. Editores. El cuidado de los bienes comunes: Gobierno y manejo de los lagos
y bosques en la Amazonía. Lima, IEP; Instituto del Bien Común. Estudios de la Sociedad Rural, 21.

Soria, C. A. M., Summers, P. M., and Rodríguez-Flores, J. V. 2008. La política pesquera y la pesca
artesanal en el río Neguache, Pichis. En: Gerardo Damonte, Bernando Fulcrand, y Rosario Gómez
(Editores), Perú: El Problema Agrario en Debate – SEPIA XII.

Soria, C. 2013. Análisis de las políticas públicas y gobernanza colaborativa en la gestión de los recursos
pesqueros. En: Collado, L. Castro, E. e Hidalgo, M. (Eds.) Hacia el manejo de las pesquerías en la cuenca
Amazónica. Perspectivas transfronterizas. Instituto del Bien Común.

Soria, C. y García Cerrón, E. L. 2013. Informe Final: Análisis de la legislación peruana para el manejo
integrado de recursos hídricos transfronterizos en la cuenca del Amazonas considerando la variabilidad y
el cambio climático.

Sorrequieta, A. 2004. Aguas Residuales. Reuso y tratamiento.

SPDE – Sociedad Peruana de Ecodesarrollo. 2012. Cultivos agroenergéticos en la Amazonía peruana.

Spracklen, D.V., Arnold, S.R., y Taylor, C.M. 2012. Observations of increased tropical rainfall preceded by
air passage over forests. Nature 489(7415):282-285.

SUNASS – Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento. 2008. Diagnóstico Situacional de los


Sistemas de Tratamiento de Aguas Residuales en las EPS del Perú y Propuestas de Solución.
GTZ/PROAGUA.

Tang Tuesta, M. 2012. Estudio de caso: PSA Hídrico en la cuenca del Gera. Presentación AMPA –
Amazónicos por la Amazonía.

Tobón, C. 2009. Los bosques andinos y el agua. Serie investigación y sistematización #4. Programa
Regional ECOBONA – INTERCOOPERATION, CONDESAN. Quito.

Torres Espinoza, L.F., Armas Palomo, M.F. y Zapata Fuentes, F.J. 2010. Análisis de percepciones sobre la
reducción de la biomasa pesquera en la zona de influencia del proyecto Camisea. Derecho Ambiente y
Recursos Naturales, WWF – Perú, Instituto del Bien Común.

Vuille, M. y Bradley, R. 2000. Mean temperatura trends and their vertical structure in the tropical Andes.
Geophysical Research Letters, vol. 27(23):3885-3888.

Vuille, M., Bradley, R.S., Werner, M. y Keimig, F. 2003. 20th century climate change in the tropical Andes:
observations and model results. Climate Change 59(1/2):75-99.

Walling, D.E. 2009. The impact of global change on erosion and sediment transport by rivers: current
progress and future challenges. The United Nations World Water Assessment Programme. Side
publications series. Scientific paper.

117
Williamson, G.B., Laurance, W.F., Oliveira, A.A., Delamonica, P., Gascon C., et al. Conservation Biology 14
1538-1542.

Yanggen, D. 2001. Deforestación en la selva peruana: Un análisis del impacto de los diversos productos
agropecuarios y tecnologías. En: SEPIA VIII. El Problema Agrario en Debate. Lima, Perú p. 579-608.

Zeng, N. Yoon, J., Marengo, J.A., Subramaniam, A., Nobre, C.A., Mariotti, A., and Neelin, J.D. 2008.
Causes and impacts of the 2005 drought. Environmental Research Letters. 3:4002.

118