Está en la página 1de 4

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS UAPA

Escuela de:

Psicología Industrial

TEMA:

TAREA No. 2

ASIGNATURA:

HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA

PRESENTADO POR:
Karina Giselle Jimenez Lopez
17-0486

FACILITADORA:
Esperanza Minervinio
1-Elabora una síntesis acerca del contexto filosófico, su largo pasado, considerando
los siguientes aspectos:

a. Un largo pasado.

A lo largo de la historia se han ido configurando dos posiciones filosóficas ante la ciencia,
cuyo enfrentamiento ha tenido, y para algunos tiene todavía, un carácter paradigmático.
Estas concepciones de la ciencia han venido adoptando distintas denominaciones:
idealismo/realismo, neopositivismo/relativismo, etc., aunque en el campo de las ciencias
humanas y sociales se ha extendido el uso de los términos paradigma
cuantitativo/cualitativo, quizá por la identificación con los procedimientos e instrumentos
utilizados.

b. Descartes y los orígenes de la filosofía y la ciencia moderna.

Descartes consideró que, en sentido estricto, solo existe una ciencia, la sabiduría humana.
La razón es una y la misma aunque se aplique a objetos diferentes. Es cierto que hablamos
de distintas ciencias, pero ello sólo por la diferencia de sus objetos, diferencia que ni
siquiera debe implicar el uso de métodos de investigación distintos. Como nos dice en el
“Discurso del método”: “La razón es una y la misma por diversos que sean los asuntos a
los que se aplique, y no recibe más cambios por ello que los que imprime a la luz del sol
la diversidad de objetos que ilumina.”

c. Descartes y el argumento racionalista.

Descartes enuncia dos argumentos:

- Estoy tan expuesto al error como cualquier otro:

“hay hombres que yerran al razonar, aun acerca de los más simples asuntos de geometría,
y cometen paralogismos (razonamientos incorrectos), entonces juzgué que yo estaba tan
expuesto al error como otro cualquiera y rechacé como falsas todas las razones que
anteriormente había tenido por demostrativas".

Sin ir más lejos, en la matemática, la más racional de las ciencias, existe la posibilidad de
equivocarse, aun en una operación sencilla cabe la posibilidad del error. Cabe también la
posibilidad de que todos los argumentos racionales sean falaces, de que todo
conocimiento racional sea falso.
- El genio maligno:

Los razonamientos o procesos discursivos se apoyan en "principios", por ejemplo "el todo
es mayor que la parte". Estos principios del conocimiento racional no son conocidos de
forma discursiva sino intuitivamente, es decir, sin que nuestro pensamiento fluya, sino de
modo inmediato, por simple inspección del espíritu.

“supondré que cierto genio o espíritu maligno, no menos astuto que burlador y poderoso,
ha puesto toda su industria en engañarme”

d. El sistema cartesiano: racionalismo, innatismo e interaccionismo mecanicista.

Los razonamientos o procesos discursivos se apoyan en "principios", por ejemplo "el todo
es mayor que la parte". Estos principios del conocimiento racional no son conocidos de
forma discursiva sino intuitivamente, es decir, sin que nuestro pensamiento fluya, sino de
modo inmediato, por simple inspección del espíritu. "Supondré que cierto genio o espíritu
maligno, no menos astuto que burlador y poderoso, ha puesto toda su industria en
engañarme"

2-Investiga en el internet y en el libro de texto, en la web y otras fuentes acerca del


extracto de la fuente original: Descartes y el interaccionismo, innatismo e
interaccionismo mecanicista entre mente y cuerpo, ver los diferentes aspectos
relativos a los diferentes teóricos. Tomar en cuenta las aportaciones de: John
Locke, George Berkeley entre otros.

Aunque la gran distinción filosófica entre la mente y el cuerpo en el pensamiento


occidental puede ser rastreada desde los griegos, es en la obra fecunda de René Descartes
(1596-1650), matemático, filósofo y fisiólogo francés, al que debemos la primera
explicación sistemática de las relaciones entre la mente y el cuerpo.

En esta obra, Descartes describe el mecanismo de la reacción automática en respuesta a


los estímulos externos. De acuerdo con su propuesta, los movimientos externos afectan
las terminaciones periféricas de las fibrillas nerviosas, que, a su vez, desplazan las
terminaciones centrales. Cuando las terminaciones centrales son desplazadas, el modelo
de espacio interfibrilar es dispuesto de otro modo y el flujo de los espíritus animales es
así dirigido hacia los nervios apropiados. Fue la explicación de Descartes de este
mecanismo por medio de una reacción automática y diferenciada lo que le condujo a ser
generalmente considerado como el fundador de la teoría del reflejo.
Descartes intenta, al inicio de su tratado de Las pasiones del alma limitarse a la
presentación del aspecto físico como base explicativa de nuestros sentimientos o
pasiones, sin embargo, al introducir el problema de las funciones del alma, no mantiene
la separación tajante entre alma y cuerpo sino que busca explicar las relaciones entre
ambas substancias como relaciones de acción mutua o interacción.
Descartes funda el interaccionismo, muchas veces calificado de ininteligible, en la noción
primitiva de la unión mente-cuerpo. Esta noción no es una idea clara y distinta del
entendimiento, sino una idea primitiva que está en la base, no de la reflexión teórica sobre
las sustancias, sino de la vivencia cotidiana, empírica y concreta de que nos
experimentamos a nosotros mismos como una unidad y no como dos substancias
incomunicadas.