Está en la página 1de 3

I N T R OD U C C I Ó N

Cada pueblo escribe su historia a través de distintas manifestaciones.


Yautepec ha escrito la suya a través de la fiesta. El Carnaval es un
fenómeno cultural complejo que puede ser considerado desde varios
puntos de vista, desde lo Histórico, pasando por lo Antropológico y lo
Sociológico, hasta llegar a lo Psicológico. En general, es una festividad
pagana que encarna, narra, retrata y describe los lenguajes simbólicos
de la sociedad mediante elementos y ritos tan antiguos como la música y
la danza. La Fiesta del Carnaval, algo mítica por sus nublados orígenes,
constituye una narración que refleja los espejismos en el proceso de
construcción de nuestra identidad histórica.

Quizá todavía tenemos que saldar una deuda para descifrar el enigma
de esa teatralidad que encierra el traje del chinelo en sus dos vertientes,
en su sobriedad y en su elegante fastuosidad; la máscara –inexorable
rostro artificial de la burla y el sarcasmo-, retrata en lenguaje simbólico
el origen de aquellos componentes y supuestos básicos de una cultura
en “ciernes”, la mestiza. Mezcla de lo indígena y lo español, pero
también resistencia contra el español, el cacique, el tirano, este nuevo
Folclore será el fermento de una gran festividad que se ha ido
transformando a través del tiempo.
Nos da cuenta, por ejemplo, cómo comenzó el mundo, cómo fueron
creados seres humanos y animales, y cómo se originaron ciertas
costumbres, ritos o formas de las actividades humanas. Casi todas las
culturas poseen o poseyeron alguna vez mitos y vivieron en relación con
ellos.
La Historia y las leyendas dan testimonio de ese ayer que hoy Nuestras generaciones han sido constructoras de nuevas
épocas; sus testimonios son de invaluable valor para las generaciones que nos habrán de suceder. evocamos con nuestra
propia mirada. La herencia del pasado, el fundamento de la tradición.

La exposición que aquí presentamos es una selección de 19 fotografías del Acervo Histórico Fotográfico de Yautepec y
constituye un esfuerzo de recuperación de nuestra conciencia histórica. Se estima que todas las imágenes fueron
capturadas alrededor de 1910 y 1940. Es posible que, con el auge de las Fiestas del Centenario de la Independencia de
México y con la visita del entonces Presidente de la República, el General Porfirio Díaz, para inaugurar la remodelación
del Zócalo y hacer entrega del Kiosco y las bancas, nuestro pueblo se haya vuelto un bello paisaje poblado por Mujeres,
Hombres, Ancianos y Niños que hoy nos miran a través de estas imágenes que son ventanas abiertas al espacio, al tiempo…